Arre caballo! https://arrecaballo.es Un repaso por toda la historia de la caballería Mon, 13 Aug 2018 08:21:07 +0000 en-US hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.9.7 Operaciones en el norte de Inglaterra en 1644 https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/operaciones-en-el-norte-de-inglaterra-en-1644/ https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/operaciones-en-el-norte-de-inglaterra-en-1644/#respond Mon, 13 Aug 2018 08:21:07 +0000 https://arrecaballo.es/?p=10849 Situación a finales de 1.643 Al acabar el año de 1.643, la situación estratégica era la siguiente: En el norte, el parlamento escoces firmó un tratado con el parlamento de Londres por el cual proporcionarían un ejército de unos 20.000 efectivos bajo el mando de Alexander Leslie, conde de Leven. El conde de Newcastle se […]

The post Operaciones en el norte de Inglaterra en 1644 appeared first on Arre caballo!.

]]>
Situación a finales de 1.643

Al acabar el año de 1.643, la situación estratégica era la siguiente:

  • En el norte, el parlamento escoces firmó un tratado con el parlamento de Londres por el cual proporcionarían un ejército de unos 20.000 efectivos bajo el mando de Alexander Leslie, conde de Leven.
  • El conde de Newcastle se encontraba se encontraba rodeado por los escoceses por el norte, el conde de Manchester por el sur, y por el este por el ejército de lord Fairfax que se encontraba en Midlands para evitar el trasvase de fuerzas entre las dos zonas realistas.
  • En Midlans Fairfax tenía en frente el ejército realista de Byron.
  • En Londres se encontraba el ejército del conde de Essex que estaba en tablas con el ejército del rey Carlos I que tenía su capital en Oxford.
  • En el sur se encontraban el ejército realista de lord Hopton tenía en frente a William Waller.

Primera Guerra civil Inglesa. Situación finales de 1.643

Batalla de Nantwich (25 de enero de 1.644)

A finales de 1.643, el rey Carlos había firmado una “cesación” con los confederados irlandeses. Esto le permitió recordar varios regimientos ingleses que habían sido enviados a Irlanda después de la rebelión Irlandesa de 164.1, para reforzar sus ejércitos. En noviembre de 1643, varios de estos regimientos fueron enviados a Cheshire donde se estaba levantando un nuevo ejército, mandado al principio por lord Capell. Capell fue reemplazado en diciembre por lord Byron, que había sido un comandante de una brigada de caballería con éxito.

Byron lanzó una ofensiva desde el sur con 5.000 hombres contra las guarniciones parlamentarias en Cheshire, la mayoría de los cuales fueron rápidamente capturadas. Las tropas que regresaron recientemente de Irlanda se comportaron con un grado de crueldad que no se había mostrado previamente en la Guerra Civil Inglesa. En la iglesia de Barthomley, el 26 de diciembre, la guarnición parlamentaria se rindió después de que los realistas encendieran un fuego contra las puertas para expulsarlos. Al menos doce de los prisioneros, en su mayoría milicias locales, fueron ejecutados con la aprobación de Byron.

El 27 de diciembre, William Brereton, el comandante parlamentario en Cheshire y Lancashire, intentó concentrar sus fuerzas para enfrentarse a Byron, pero fue derrotado por un ataque realista repentino en la Segunda Batalla de Middlewich. Las fuerzas parlamentarias destrozadas se retiraron a la seguridad de Nantwich, mientras que el propio Brereton huyó a Manchester en Lancashire.

Nantwich era la única ciudad de Cheshire que aún conservaban los parlamentarios. Su guarnición contaba con 2.000 hombres bajo el mando del coronel George Booth, y estaba bien abastecida.

Byron lanzó un ataque contra la ciudad el 18 de enero de 1.644, pero fue derrotado con 500 bajas. Junto con las bajas de los enfrentamientos anteriores en Cheshire, la enfermedad y las deserciones, las fuerzas de Byron se habían reducido a un total de unos 3.500 hombres. Sin embargo, mantuvo un sitio de Nantwich.

En Londres, el Parlamento consideró que la posible pérdida de Nantwich era inaceptable (era una base clave para interrumpir el flujo de fuerzas realistas de Irlanda) y, por lo tanto, se ordenó a Thomas Fairfax que marchara a Chester. Había conquistado con éxito Lincolnshire después de su victoria en la batalla de Winceby el 11 de octubre de 1.643, pero sus fuerzas no estaban en su mejor momento; no les habían pagado y los suministros eran escasos. Los intentos de retrasar su marcha fueron rechazados y el 29 de diciembre de 1.643 estaba en camino de socorrer Nantwich. De camino se unió William Brereton en Manchester, runiendo una fuerza de alrededor de 2.500 infantes, 500 dragones y 1.500 jinetes de Lancashire, Cheshire y Yorkshire.

El invierno de 1643/44 fue duro y el paisaje circundante estaba cubierto de nieve. El puente de la carretera de Chester en la ciudad estaba controlado por los parlamentarios, pero los realistas podían cruzar el río por un puente en Beam, a 0,8 kms hacia el norte. El cuartel general de Byron estaba en la aldea cercana de Acton, al oeste, a una distancia de aproximadamente 1,5 kms de distancia. Sus fuerzas estaban acuarteladas en un círculo alrededor de la ciudad.

El 24 de enero, la fuerza de Fairfax dispersaron a una pequeña fuerza realista que intentó bloquear el camino a Nantwich en el bosque Delamere. Byron estaba decidido a mantener el asedio, pero al día siguiente se produjo un deshielo repentino que provocó que el río Weaver aumentara drásticamente. En consecuencia, ordenó a su infantería y artillería que se movieran hacia la orilla oeste del Weaver alrededor de Acton, donde el suelo estaba más seco, pero el puente en Beam (y un transbordador hacia el norte) fue arrastrado por las aguas de la inundación, dejando a los realistas varados en la orilla este. Por lo tanto, no tuvo más remedio que hacer una marcha de unos 10 kms para llegar a otro cruce en Minshull Vernon para apoyar a su infantería en Acton.

Batalla de Nantwich 25 de enero de 1644. Despliegue de fuerzas

Cuando las fuerzas de Fairfax marcharon sobre Acton, el coronel Richard Gibson (sustituto del sargento mayor general de Byron, Sir Michael Erneley, que estaba enfermo) desplegó cuatro regimientos de infantería realistas para enfrentarlos, la mayor parte de la artillería realista se concentró en el cementerio de Acton, a la izquierda de la línea de Gibson. El regimiento de infantería reclutado localmente de Fulk Hunke protegía la retaguardia contra la guarnición de Booth en Nantwich.

La fuerza de Fairfax atacó sobre las 14,00 horas. Fairfax fue informado de que Byron se acercaba a su retaguardia izquierda desde la dirección de Minshull Vernon, pero desplegó solo dos regimientos de infantería y su propia tropa de caballería para enfrentarlos, mientras su cuerpo principal avanzaba contra Gibson. Las tropas de Gibson repelieron el primer ataque parlamentario, pero la caballería parlamentaria mandada por su primo William Fairfax rebasó, a la derecha realista y la obligó a retirarse. El centro realista rompió y también se retiró. Booth lideró una salida desde Nantwich con 600 mosqueteros que se sobrepusieron al regimiento de Hunke y llegaron al cementerio de Acton, invadiendo la posición de artillería y el tren de bagajes realista.

Los realistas retrocedieron a la iglesia de Acton donde el coronel Gibson se rindió a Fairfax bajo términos. La artillería y el tren de equipajes fueron capturados y unos 1.500 oficiales y hombres fueron tomados prisioneros. El propio lord Byron se retiró a Chester.

La batalla marcó una victoria significativa para los parlamentarios. Nantwich aliviada, la dominación realista de Cheshire fue aplastada.

 

 

Asedio de  Lathom House (28 febrero-26 mayo 1.644)

Latham House fue una de las pocas fortalezas realistas en Lancaster en 1.644, estaba defendida por la condesa de Derby mientras su esposo estaba ausente en la Isla de Man. La casa estaba rodeada por un foso de ocho metros de ancho, respaldado por una fuerte empalizada, detrás de la cual se levantaba la casa misma, dando a los defensores una defensa concéntrica. La condesa había reunido una guarnición de 300, con líderes experimentados y un buen nivel de suministros antes del comienzo del asedio.

El martes 27 de febrero, se habían tomado los alrededores de la casa a una distancia de una a 5 kms. El resto de la semana se gastó en negociaciones. El capitán Markland primero llevó una citación formal de rendición en nombre de Thomas Fairfax, quien además prometió que usaría su influencia con el Parlamento si el conde de Derby se entregaba a su merced. Lady Derby solicitó una semana de tiempo para enviarle un mensaje a su marido el conde para conocer su opinión. Eso fue rechazado, y Fairfax luego le pidió que fuera en su coche a New Park, una casa a aproximadamente medio kilómetro de Lathom, para tener una entrevista personal con él y sus coroneles. Pero la condesa recordando su nacimiento, le devolvió una arrogante negativa. Después de dos días más de mensajes, Assheton y Rigby fueron a Lathom con proposiciones, que como era de esperar, fueron severas. La casa y todas las armas y municiones debían ser entregadas, y la guarnición tenía permiso para partir a Chester o a otro lugar; lady Derby residiría en Knowsley, se le permitirían 20 mosqueteros para su protección, o se uniría al conde en la Isla de Man. Estas condiciones fueron rechazadas “como deshonrosas en ciertas partes”.

Asedio de Lathom House defendida por Charlotte Stanley condesa de Derby 1.644. Autor J. Godfrey Sculp

Era evidente que todas las negociaciones eran inútiles. La condesa estaba decidida a mandar el asedio, y finalmente se hizo evidente que ella simplemente estaba jugando con el tiempo. A comienzos de marzo, se ordenó a Thomas Fairfax que se retirara a tareas más importantes, dejando que su primo William Fairfax comenzara el bombardeo el 12 de marzo, las fuerzas sitiadoras eran entre 2.000 y 3.000 efectivos.

La guarnición no se limitó a mirar el ataque, sino que pronto comenzó a realizar salidas que hostigaron en gran medida a la fuerza sitiadora. El martes 12 de marzo, el capitán Farmer condujo 100 infantes y los 12 jinetes que poseía toda la guarnición, atacaron las obras de los sitiadores y mataron a varios de ellos, tomando 6 prisioneros. El siguiente domingo por la noche, el capitán Chisenhale salió por la puerta trasera con 30 hombres y obligó a los parlamentarios a una huida ignominioso.

Gran parte de los disparos contra la casa fueron imprecisos, y se desperdiciaron grandes cantidades de municiones, aunque es evidente que los disparos de cañón causaron un gran daño a los edificios. El arma más exitosa de los sitiadores era un gran mortero que estaba cargado de metralla o con bolardos de piedra de 8 libras e hizo una ejecución considerable.

Sin embargo, Él también fue llamado el 24 de marzo, y el sitio fue llevado a cabo por el coronel Rigby. Los sitiadores continuaron bombardeando la Casa pero sin mucho efecto; y la guarnición continuó realizando salidas. En la mañana del miércoles 11 de abril, los capitanes Farmer y Radcliffe sacaron a la mitad de la guarnición de una puerta trasera y expulsaron a los parlamentarios de la mayoría de sus obras, que entonces se habían formado alrededor de las murallas, Radcliffe demostrando especial valentía. La retirada fue asegurada por los capitanes Ogle y Chisenhale. Los realistas declararon que habían clavado los cañones de los sitiadores, pero como el bombardeo continuó después sin interrupción, la declaración debe ser falsa.

Hacia mediados de abril, un disparo fortuito entró por la ventana de la habitación de lady Derby; diez días después, sin embargo, dos balas de cañón más grandes irrumpieron en la habitación y se vio obligada a trasladarse a otra parte del edificio.

A finales de abril, capitán Chisenhale salió desde la puerta oriental, sorprendió a los sitiadores y después de una dura lucha los expulsó de sus trincheras, consiguió hacerse con un gran mortero y llevárselo. Los parlamentarios debieron haber sufrido considerablemente en esa escaramuza, y perdieron aún más en prestigio, aún más cuando el coronel Rigby había invitado a varios de sus amigos a presenciar la rendición de la Casa. Los sitiadores fueron desalentados y muchos de sus otros cañones fueron removidos para prevenir su captura.

Asedio de Lathom House 1644. Captura de un cañón durante una salida. Autor George Cattermole

Los parlamentarios intentaron cortar el suministro de agua de Lathom y drenar el foso. Lo primero era imposible, ya que los manantiales que suministraban el pozo dentro de Lathom se extraían de un terreno más elevado al este de la casa. Se comenzó una cavar una zanja para vaciar el foso, pero un ingeniero asistente, fue hecho prisionero durante una salida, y explicó el diseño de la zanja.

Las defensas se mantuvieron, y el sitio fue abandonado la noche del 27 de mayo, ante la llegada del príncipe Ruperto, que avanzaba por Lancashire.

Los realistas afirmaron que al menos 500 parlamentarios murieron en el asedio. Charlotte y su familia partieron hacia la Isla de Man, dejando el cuidado de Lathom House al coronel Edward Rawstorne

 

 

El príncipe Ruperto en Lancashire

El 24 de mayo comenzó la marcha hacia Lancashire, y los realistas se alojaron en Knutsford, que está a solo 17 kms de la frontera de Lancashire; al día siguiente avanzaron a Stockport, a solo a 11 kms de Manchester. Las fuerzas del príncipe Ruperto se estimaban el 2.000 jinetes y 6.000 infantes, y se dece que llevaban 50 cañones ligeros. En Stockport, los coroneles realistas Mainwaring y Duckenfield fueron enviados con unos 3.000 hombres para oponerse a su avance, pero al parecer resistieron muy poco, y después de una corta escaramuza huyeron hacia Manchester, dejando 800 prisioneros. Los realistas ocuparon Stockport, y se les unieron algunos de la caballería de Newcastle de Derbyshire. Ruperto dejó algunos de estos para guarnecer Stockport, y se trasladó a Lancashire con el cuerpo principal de su ejército.

Tan pronto como Ruperto entró en Lancashire, sus fuerzas se incrementaron considerablemente, y los realistas locales acudieron en tropel.

El coronel Rigby levantó el asedio de Lathom y decidió dirigirse a Bolton, pensando que Ruperto marcharía hacia Blackburn, o Lancaster. Rigby entró en la ciudad el 27 de mayo, y la mañana siguiente Ruperto apareció ante la ciudad.

Los realistas se acercaron a la ciudad sobre las 14,00 horas desde el sudeste, y de inmediato lanzaron un ataque en varios puntos, el primer asalto fue rechazado con la pérdida de 200 hombres. El coronel Rigby hizo una salida con la caballería para evitar el segundo ataque, pero fueron derrotados. El conde de Derby en persona encabezó el segundo ataque, tras un cuarto de hora de lucha desesperada, los realistas entraron en la ciudad que carecía de murallas, unos 1.200 soldados parlamentarios murieron y unos 700 fueron hechos prisioneros, unos 400 realistas murieron. El coronel Rigby a caballo se mezcló con los realistas cuando entraron en la ciudad, y aprovechando la confusión general, huyó con un asistente a Yorkshire.

La captura de Bolton, o “masacre de Bolton” como lo llamaron los escritores parlamentarios, tras la toma de la ciudad se produjo una matanza, a la que se atribuyen a los regimientos católicos irlandeses, dado que Bolton era un bastión del puritanismo.

El ejército de Ruperto descansó en Bury, donde fue reforzado. Luego avanzó hacia Liverpool, que estaba fuertemente fortificado y ocupado por el coronel Moore, gobernador parlamentario. En el extremo norte de la ciudad había una muralla de tierra, y un foso de 12 metros de ancho y 3 de profundidad. En el extremo sur había un castillo también protegido por un foso que podía llenarse con agua del río; todas las calles que daban al río estaban cerradas, mientras que las del otro lado de la ciudad estaban con empalizadas y defendidas con cañones. Los parlamentarios también tenían el control del río, y un refuerzo de 400 tropas inglesas y escocesas de Manchester fue llevado a Warrington y desde allí enviado a Liverpool por agua.

Ruperto empezó el asedio y bombardeo el 6 de junio. Al mediodía del 10 de junio, después de haber hecho brechas en los muros de tierra con fuego de cañón, los realistas lanzaron un asalto que fue rechazado. Durante la noche siguiente, los parlamentarios abandonaron la ciudad y se fueron a bordo de los barcos desde el puerto, dejando sus colores en los restos de las murallas como un ardid. Cuando el regimiento del coronel Henry Tillier (otra unidad que había regresado recientemente de Irlanda) avanzó hacia la ciudad a la mañana siguiente, encontraron tan solo a 400 defensores “de los más pobres”, muchos de los cuales fueron asesinados, solo algunos fueron dados cuartel.

 

Batalla de Ormskirk (20 de agosto de 1.644)

El príncipe Ruperto dejó a John Byron como gobernador de Liverpool, y él mismo marchó a la casa Lathom, cuyas fortificaciones se fortalecieron considerablemente bajo su dirección, y nombró al coronel Rawsthorne gobernador de la fortaleza.

Después de su derrota en la batalla de Marston Moor el 2 de julio de 1.644, la caballería realista abandonó la ciudad de York a su suerte y se retiró sobre los Peninos. El príncipe Ruperto fue a Chester y se acordó que lord Molyneux y Thomas Tyldesley se aventurarían hacia el norte en Lancashire en una redada de reclutamiento. Mientras estuvieron allí, se les unieron los rezagados realistas, incluidos lord Byron, Gorge, Lord Goring y Sir Marmaduke Langdale hasta que sumaron una fuerza de unos 2.500 jinetes. Sin embargo, fueron perseguidos y hostigados por la fuerza mixta de la infantería de Lancaster y de caballería bajo el mando John Meldrum que finalmente los alcanzó en Aughton Moor (o Aughton Moss), un páramo al suroeste de Ormskirk en Lancashire el 20 de agosto de 1.644.

Los realista obligados a detenerse, desplegaron en el páramo. La infantería parlamentaria avanzó y realizó una descarga sobre los jinetes que se retiraron en desorden, y luego fueron derrotados por una carga de la caballería parlamentaria. Se tomaron unos 300 prisioneros realistas.

Los comandantes realistas Byron y Molyneux se vieron obligados a dejar sus caballos y esconderse en un maizal. La llegada de la noche evitó una gran victoria para Meldrum; ya que sus fuerzas estaban dispersas , y los realistas consiguieron escapar a Cheshire.

Después de la derrota de los realistas en la batalla de Ormskirk, Bolton fue recapturado, sin ninguna lucha digna de mención, en septiembre. El 18 de septiembre, el ejército de Byron fue destruido al intentar evitar un socorro al castillo de Montgomery.

Meldrum después puso sitio a Liverpool; pero las fortificaciones eran fuertes, y la ciudad resistió durante diez semanas. El conde de Derby reunió tropas en Cheshire para el alivio de la ciudad; pero fue derrotado por William Brereton. En los últimos días escaparon los soldados ingleses de la guarnición, llevándose consigo parte del ganado, y se rindieron a los sitiadores, muchos de los cuales pasaron el servicio bajo el Parlamento. Los oficiales de la ciudad, al darse cuenta de que la resistencia era inútil después de este incidente, intentaron escapar por mar como hizo el coronel Moore cuando el príncipe Ruperto capturó Liverpool. Pero el resto de la guarnición, que eran tropas irlandesas, temieron que se les excluyera, el 1 de noviembre abrieron las puertas a los parlamentarios bajo promesa de que sus vidas fueran respetadas. Y se les permitiese volver a Irlanda.

La casa Lathom fue nuevamente sitiada, su guarnición constaba de 200 jinetes y 300 infantes bajo el coronel Vere, quien tras la derrota en Ormskirk se había refugiado allí. La casa resistió hasta el 2 de diciembre de 1.645, cuando la causa realista estaba en colapso. Las secuelas del sitio reflejan bien en Fairfax. Al final de la guerra, se le concedió la Isla de Man, perdida por lord Derby, y en un galante gesto, transmitió los ingresos que obtuvo de la Isla a la condesa.

Primera Guerra Civil Inglesa operaciones en 1644. Autor Swanston Map Archive

 

Invasión escocesa

A principios de 1.644, la guerra Civil Inglesa se amplió cuando un ejército covenante escocés invadió Inglaterra Septentrional, en alianza con el Parlamento, estaba dirigido por Alexander Leslie, primer conde de Leven, con David Leslie como jefe de la caballería y con Alexander Hamilton como jefe la artillería, los tres eran veteranos del servicio sueco bajo el gran Gustavo Adolfo. El 19 de enero Leslie cruzó la frontera con unos 18.000 efectivos, de los cuales 3.000 eran jinetes y llevaban 120 cañones, cruzaron el río Tweed y se dirigieron hacia el sur.

Su primer objetivo era la ciudad de Newcastle-on-Tyne, que el Parlamento inglés estaba ansioso por capturar para asegurar suministros regulares de carbón para Londres desde los yacimientos carboníferos de Northumbria. También era el principal puerto realista por donde recibían armas y suministros del continente.

Leven avanzó cautelosamente hacia el sur a través de Northumbria, pero no encontró oposición. Thomas Glemham, el gobernador realista de Newcastle, tenía fuerzas insuficientes para enfrentarse a los escoceses; los realistas abandonaron la guarnición de Alnwick y se dirigieron a Newcastle.

El 28 de enero, la vanguardia escocesa estaba en Morpeth, a 24 kilómetros al norte de Newcastle-upon-Tyne. Los caminos inundados causados por un deshielo repentino ralentizaba el avance escocés y Leven permaneció en Morpeth durante varios días para reunir a todas sus fuerzas antes de continuar con el avance.

El ejército realista del Norte, dirigido por William Cavendish, marqués de Newcastle, en esos momentos se encontraba asediando la ciudad portuaria de Hull, inmediatamente levantó el asedio y se dirigió contra los escoceses, llegando a Newcastle-upon-Tyne el 2 de febrero, 12 horas antes de que lo hicieran los escoceses, defendiendo la ciudad. El conde de Leven se presentó ante Newcastle el 3 de febrero y ofreció la rendición que fue rechazada.

Los escoceses tomaron por asalto y capturaron las obras del noreste de la ciudad, pero no pudieron montar un asalto debido a las demoras en el asentamiento de su artillería. Durante su gobierno, Thomas Glemham había mejorado las defensas de Newcastle y pronto quedó claro que la ciudad podría resistir un largo asedio. Los escaramuzas realistas de la guarnición interrumpieron los intentos escoceses de consolidar su posición y asegurar puntos de cruce sobre el río Tyne, que culminaron el 19 de febrero, cuando la caballería escocesa se enfrentó en Corbridge a la caballería realista mandada por Marmaduke Langdale, sufriendo una dura derrota, aprendiendo la lección de que la caballería realista era muy superior y debían evitar el enfrentamiento con la misma.

En lugar de comprometer al ejército escocés en un largo y difícil asedio, Leven decidió evitar Newcastle y avanzar hacia el sur. Dejó seis regimientos para bloquear Newcastle, forzó un cruce del Tyne en Ovingham alrededor del 28 de febrero y marchó hacia Sunderland, donde los ciudadanos se declararon a favor del Parlamento. El 4 de marzo de 1.644, los escoceses ocuparon Sunderland, obteniendo así una base segura de operaciones en el norte de Inglaterra y un puerto para recibir suministros.

Para evitar que los realistas recibiesen refuerzos en su lucha contra los escoceses, el conde de Essex mandó un ejército mandado por lord Fairfax y su hijo, Thomas Fairfax, para atacar a las fuerzas realistas en Gales, mandadas por lord Byron. Ambos ejércitos se enfrentaron en la batalla Nantwich el 25 de enero, tras la victoria, Fairfax se dirigió a York para unirse a los escoceses.

Con el fin de que el rey Carlos no enviase refuerzos a Newcastle, Essex envió un ejército mandado por William Waller desde Londres para atacar desde el sur, el rey Carlos ordenó a lord Hampton para detenerle, ambos ejércitos se enfrentaron el 29 de marzo en la batalla de Cheriton, en la que los realistas fueron derrotados. Essex también ordenó a Edward Montagu, 2º conde de Mánchester, levantar un ejército en el este, llamado Asociación del Este, para apoyar a los escoceses.

El marqués de Newcastle siguió cautelosamente a los escoceses al sur y estableció su cuartel general en Durham. La mayor parte de marzo de 1.644 se empleó en maniobras de tropas, obstaculizadas por fuertes nevadas y terreno difícil, ya que cada lado trató de obtener una ventaja táctica sobre el otro. Aunque hubo feroces escaramuzas, ninguno de los comandantes estaba dispuesto a comprometerse en una batalla campal. Cuando el clima mejoró a principios de abril, el conde de Leven avanzó hacia Quarrington Hills, al sudeste de Durham, amenazando las líneas de comunicación de Newcastle con Yorkshire. El marqués decidió retroceder en lugar de arriesgarse a quedar cortado. Tenía la intención de retirarse a la línea del río Tees y pararse en Piercebridge, pero alrededor del 11 de abril, le llegaron noticias de que la guarnición vital de Selby había caído en manos de los parlamentarios de Yorkshire, amenazando al bastión realista de York.

 

 

Ataque realista desde el sur

Cuando el marqués de Newcastle marchó hacia el norte contra los escoceses en enero, dejó atrás un pequeño ejército de realistas de Yorkshire bajo el mando del coronel John Belasyse, el gobernador de York, a quien se ordenó defender contra las incursiones parlamentarias en Yorkshire y aportar hombres y suministros hacia el norte al ejército principal cuando fuera necesario. Belasyse confiaba en la caballería ligera para patrullar Yorkshire; también mantuvo guarniciones principales en Doncaster y Sheffield así como en York, la capital realista del norte.

Durante el mes de febrero de 1.644, los parlamentarios de Hull atacaron varias posiciones realistas en Riding del Este, atacando al norte hasta Whitby el 20 de febrero. Las fuerzas de Belasyse se estiraron aún más cuando el coronel Lambert regresó del servicio en Cheshire. El 3 de marzo, Lambert expulsó a los realistas de Bradford y se estableció allí como base para las redadas en Riding del Oeste. El 21 de marzo, Belasyse trasladó su cuartel general de York a Selby, en el río Ouse. Selby era una posición estratégica clave, situada entre las fuerzas parlamentarias en Hull al este y Bradford al oeste.

En Selby, el coronel Belasyse fue reforzado por la caballería de Newark dirigida por el mayor general George Porter. El 25 de marzo, Belasyse y Porter tomaron la iniciativa con un ataque contra la guarnición del coronel Lambert en Bradford. El ataque casi logró aplastar a los defensores. Después defenderse contra varios asaltos realistas, los parlamentarios se estaban quedando sin municiones. En su desesperación, Lambert intentó salir de la ciudad. La ruptura tomó por sorpresa a los realistas e inesperadamente cambió las tornas para los atacantes, resultando de la huida de la caballería de Porter. Lambert rápidamente volvió a ocupar Bradford y reanudó su defensa, mientras que Belasyse, privado de la mayor parte de su caballería, abandonó el ataque y se retiró a Selby. Porter regresó a Newark en desgracia y se negó a regresar a Selby.

Los parlamentarios de Yorkshire planearon un asalto a la sede de Belasyse en Selby. Thomas Fairfax regresó a través de los Peninos desde Cheshire con su caballería de Yorkshire y varios soldados de infantería de Lancashire. En Ferrybridge, Thomas unió fuerzas con lord Fairfax y un contingente de Hull. Fueron reforzados por las fuerzas del coronel Lambert de Bradford y de John Meldrum de la Asociación de Midlands, alcanzando su fuerza unos 1.500 jinetes y 1.800 infantes. El 11 de abril, el ejército parlamentario combinado asaltó a Selby desde tres direcciones a la vez. Muy superados en número, los realistas de Belasyse se defendieron resueltamente en luchas callejeras, pero finalmente se vieron abrumados después de que Belasyse fuera herido y capturado. Aunque la mayoría de la caballería realista escapó, unos 1.600 soldados de infantería fueron hechos prisioneros.

 

 

Asedio de York

La caída de Selby fue un desastre para los realistas del norte. York quedó completamente abierta para ser atacada por los Fairfax con solo dos regimientos custodiando la ciudad. El gobernador de York, el coronel Belasyse, estaba prisionero de los parlamentarios. Tan pronto se enteró de las noticias, el marqués de Newcastle abandonó sus operaciones contra los invasores escoceses en el condado de Durham y se apresuró hacia el sur con el ejército realista del norte para la defensa de York. El conde de Leven envió a la caballería para hostigar a la retaguardia del ejército en retirada de Newcastle y luego lo siguió al sur con el ejército principal escocés. Leven ocupó Darlington el 14 de abril y Northallerton al día siguiente, donde un único regimiento de infantería realista ofreció una resistencia fútil. En Thormanby, el 16 de abril, Leven abandonó la persecución de Newcastle y marchó a través de Boroughbridge para reunirse con lord Fairfax y los parlamentarios de Yorkshire en Wetherby el 18 de abril. El ejército aliado marchó para sitiar York, llegando a la ciudad el 22 de abril.

El asedio de York era una empresa formidable. Situada en la confluencia del río Ouse y el pequeño río Foss, la ciudad dominaba los únicos puentes sobre el río Ouse entre Selby y Boroughbridge, lo que dificultaba el cerco. El río Foss había sido represado cerca de su confluencia con el Ouse poco después de la conquista normanda, causando que el río formara un gran lago, conocido como el estanque del Rey, que protegía los accesos del noreste. La ciudad estaba rodeada por un circuito continuo de murallas romanas y medievales construidas sobre una muralla de tierra. Aunque algunas de sus defensas se habían vuelto ruinosas en la primera mitad del siglo XVII, el rey Carlos ordenó que fueran reparadas y fortalecidas durante su estancia de cuatro meses en York en 1.642. Se construyó un anillo exterior de terraplenes y fuertes más allá de las murallas para la protección adicional y los cañones se montaron en las cuatro puertas principales de la ciudad (bars) y en el castillo que dominaba las defensas del sur. La guarnición estaba bien provista de provisiones y estaba completamente guarnecida después de la llegada del ejército del norte del marqués de Newcastle el 18 de abril de 1.644.

Los ejércitos sitiadores se establecieron alrededor de la ciudad en un gran arco, con el ejército de lord Fairfax al este, los escoceses al sur y al oeste. Se construyó un puente de barcas sobre el río Ouse en Acaster Malbis, unos pocos kms al sur de York para permitir las comunicaciones entre los dos ejércitos. Inicialmente, el sector al norte entre Ouse y Foss se dejó abierto a excepción de patrullas ocasionales. Antes de que el asedio comenzara en serio, los aliados tenían que asegurar la zona circundante. El puente de Stamford (Stamford Bridge) fue capturado el 24 de abril, pero los ataques aliados en el castillo de Cawood fueron rechazados. Los ataques desde la guarnición realista en Pontefract amenazaban posiciones aliadas al sur de York, mientras que Hugh Cholmley enviaba atacantes de Scarborough para hostigar a los del este. Al norte, el marqués de Montrose y Robert Clavering capturaron el castillo de Morpeth, obligando al conde de Leven a enviar tropas desde el asedio para asegurar sus líneas de comunicación con Escocia. Pero gradualmente los aliados consolidaron su posición. John Meldrum finalmente capturó el castillo de Cawood el 19 de mayo y se establecieron puestos avanzados para contener las incursiones de los realistas.

A principios de junio de 1.644, el conde de Manchester llegó a York con el ejército de la Asociación del Este, tras haber asegurado el condado de Lincolnshire para el Parlamento con la captura de Lincoln el 6 de mayo y Gainsborough. La llegada de Manchester el 3 de mayo, aumentó el numero de tropas aliadas alcanzando 25.000 efectivos. El veterano Leven fue aceptado como comandante en jefe de los tres ejércitos aliados. La Asociación del Este ocupó la zona septentrional previamente desguarnecida para completar el cerco de la ciudad. Un segundo puente de barcos se construyó a través del Ouse en Poppleton para establecer la comunicación entre los ejércitos.

Henry Vane llegó con órdenes para que los comandantes aliados marcharan contra el príncipe Ruperto, que estaba reuniendo un ejército realista a través de los Peninos en Lancashire. Sin embargo, los generales se mostraron reacios a dividir sus fuerzas, y Vane finalmente reconoció que tenían razón en continuar el asedio. Durante la conferencia de Vane con los generales, la posibilidad de deponer al rey Carlos fue abiertamente debatida por primera vez. Los generales rechazaron unánimemente la idea, y es posible que la desilusión del conde de Manchester con la causa parlamentaria comenzara como resultado de estas discusiones.

La primera batería de artillería aliada se estableció en el sector de lord Fairfax y comenzó a bombardear las murallas de York el 5 de junio. Dos días más tarde, los escoceses asaltaron tres fuertes aledaños que cubrían el acceso occidental a la ciudad, dos de los cuales fueron capturados. Este revés provocó que el marqués de Newcastle abriera negociaciones para la rendición. Después de un intercambio de negociadores con los comandantes aliados, se concertó un cese al fuego el 14 de junio cuando los comisionados de ambas partes se reunieron para discutir los términos. No pudieron llegar a un acuerdo. Los líderes aliados sospecharon que Newcastle estaba tratando de ganar tiempo y siguieron adelante con los planes para tomar la ciudad por sorpresa.

Al darse cuenta de que las murallas de York eran demasiado fuertes como para ser destruidas por el fuego de artillería, los aliados iniciaron operaciones mineras en dos puntos: en el sureste en Walmgate Bar y en el noroeste cerca de torre de Santa María (St Mary’s Tower). Planearon explotar las minas y asaltar por las dos brechas simultáneamente. Sin embargo, el 16 de junio, la mina en Santa María explotó prematuramente. El mayor general Crawford envió 600 infantes de la Asociación del Este a través de la brecha, pero el ataque se llevó a cabo en forma aislada. Los realistas contraatacaron y aseguraron la brecha.

Los atacantes fueron cortados y forzados a rendirse antes de que los aliados pudieran apoyar el asalto, sufriendo 300 bajas. No se hicieron más intentos para asaltar la ciudad. Mientras tanto, la fuerza de ayuda del príncipe Ruperte se preparaba para levantar el sitio de York.

 

 

La marcha Ruperto a York

El príncipe Ruperto del Rin, sobrino del rey Carlos I, partió el 5 de mayo de Oxford hacia el norte con el objetivo de liberar Lancashire, llegó a Shrewsbury el 16 de mayo, reuniendo afanosamente reclutas y refuerzos (incluyendo a Goring).

El 25 de mayo, Ruperto capturó por sorpresa Stockport.

El 28 de mayo, Ruperto asaltó Bolton en un sangriento asalto que acabó en una masacre.

El 30 de mayo, la caballería de York se unió a Ruperto.

El 11 de junio Ruperto capturó Liverpool.

El 11 de junio, el rey Carlos escribió a Ruperto, ordenándole que aliviara a York.

Marcha del príncipe Ruperto a Marston Moor mayo- julio 1.644. Fuente Osprey

El 14 de junio, el rey Carlos escribió de nuevo a Ruperto ordenándole perentoriamente aliviar a Yorky luego regresara al sur para reunirse con el Rey. Estas órdenes fueron escritas precipitadamente, pues el propio Rey estaba presionado duramente por los ejércitos parlamentarios, y contenía algunas frases ambiguas.

La falta de provisiones era un gran problema para los sitiados, y Newcastle envió un mensaje a Ruperto para que levantara el asedio. Ruperto marchó a través de los montes Peninos con un ejército de 6.000 jinetes y 8.000 hombres de infantería.

El 26 de junio, Ruperto alcanzo el castillo de Skipton a unos 70 kms de York, dónde descansó durante tres días para dar descanso a sus tropas, y alertando a la guarnición de York.

El 28 de junio, los sitiadores recibieron la noticia de que Ruperto se encontraba con un ejército en las inmediaciones.

El 30 de junio, Ruperto alcanzó Knaresborough, una marcha de un día hacia el noroeste de York. Los aliados habían estado esperando que los refuerzos de las Midlands bajo John Meldrum y el conde de Denbigh podrían librarlos de esa amenaza, pero supieron que estas fuerzas no podían intervenir a tiempo. Por lo tanto, abandonaron el asedio, dejando una fuerza para fijar a los sitiados, y se concentraron en Marston Moor, a unos 8 kms al suroeste de Yhork, en el flanco del camino previsto de Ruperto hacia York (a lo largo de la vieja calzada romana llamada Ermine Street, la actual A59), con lo cual cerraban el camino a York.

Ruperto el día 1 de julio envió una potente fuerza de caballería por el camino que esperaban los aliados, alcanzado el río Nidd en frente de Marston Moor, al verlos los aliados formaron sus fuerzas y esperaron la llegada del cuerpo principal para presentar batalla, mientras los aliados esperaban el cruce del río Nidd, el grueso del ejército real envolvió por Boroughbridge cruzando el río Ouse (llamado entonce Ure) y cruzó el río Swale por el puente de Thornton, y derrotó a los dragones de Mánchester, que eran las fuerzas encargadas de la protección de un puente de barcazas sobre el Ouse en la aldea de Poppleton, unas tres millas al norte de York. Mientras tanto, Goring jefe de la caballería de Newcstle entró en contacto con la guarnición de York, entrando en la ciudad a través de la puerta de Bootham Bar, que había sido tapiada con tierra para evitar los efectos de la artillería enemiga, teniendo que retirar la tierra para que pudiera pasar.

Asedio de York 1644. Lord Goring entra con la caballería de Newcastle en la ciudad tras romper el asedio parlamentario el 1 de julio, el día antes de la batalla de Marston Moor. El general a caballo (1) es saludado por un caballero del entorno de Newcastle (2), va seguido por un portaestandarte (3) y sus tropas (4), el estandarte (5) es de color verde representando un caballero cortando un nudo con la espada, al fondo se ve una de las torres de entrada a la ciudad conocida como Bootham Bar, la puerta había estado tapiada con tierra para evitar los efectos de la artillería y explosivos enemigos, la tierra tuvo que ser quitada para que pudieran pasar. Autor Graham Turner.

 

Batalla de Marston Moor (2 de julio de 1.644)

Despliegue de los ejércitos

Recuperada York, era casi seguro que los escoceses, Manchester y Fairfax se retirarían y se dividirían, pero Ruperto insistió en que las órdenes recibidas del rey (que no mostró a Newcastle) eran derrotarlos en el campo de batalla. El 2 de julio, los ejércitos aliados estaban ya marchando hacia el sur desde Marston Moor, habían enviado el tren de bagajes a la ciudad de Tadcaster a unas millas al sur de Long Marston, habían dejado una fuerza combinada de caballería para proteger la retirada en Long Marston, cuando ivieron que los realistas estaban cruzando el puente de barcas capturado y avanzando hacia el páramo. Las tropas aliadas fueron llamadas apresuradamente, pero Ruperto no atacó inmediatamente. Había ordenado a Newcastle que se le uniera con parte de la guarnición de York, pero estas tropas se habían amotinado por la falta de paga y de suministros, y por lo tanto llegaron tarde.

Ambos ejércitos formaron por la tarde, y los desplegaron de la manera siguiente:

Escoceses y parlamentarios  ocuparon Marston Hill, una prominencia baja pero aun así por encima del resto en el llano valle de York, entre las aldeas de Long Marston y Tockwith. Tenían la ventaja de la altura, pero los campos de maíz que había entre las dos aldeas obstaculizaron su despliegue.

  • Ala izquierda estaba bajo mando de Oliver Cromwell, en el extremo izquierdo 500 dragones escoceses de dos regimientos al mando de los coroneles John Liburne y Hugh Fraser, a continuación 3.000 jinetes de la Asociación del Este, incluyendo el propio regimiento de Cromwell llamado ironsides o ‘costillas de hierro, desplegados en dos líneas con 600 infantes mosqueteros intercalados. A retaguardia 1.000 jinetes ligeros escoceses bajo el mando de David Leslie.
  • Centro, bajo varios generales sin un comandante general, consistía en 14.000 infantes, con de 30 a 40 piezas de artillería (principalmente ligera). Los distintos regimientos habían sido desplegados precipitadamente mientras volvían al campo y estaban bastante desordenados, desplegaron en tres líneas: en primera línea a la izquierda la mayor parte de los infantes de Mánchester bajo el sargento mayor general Lawrence Crawford, a brigada de lord Fairfax en el centro y a continuación las brigadas escocesas de William Baillie; en la segunda línea a la izquierda la brigada de Livingstone, a continuación las brigadas de Dunfermine, de Cassillis, Loudon, y Sinclair; en tercera línea tres brigadas de lord Fairfax y la brigada de Dudhope.
  • Ala derecha fue mandada por Thomas Fairfax, con 2.000 jinetes de Yorkshire y de Lancashire, y 600 mosqueteros intercalados desplegados en dos líneas, la segunda mandada por John Lambert; con 1.000 jinetes ligeros escoceses a retaguardia, en el extremo derecho 500 dragones en dos regimientos mandados por Thomas Morgan y lord Fairfax.

Batalla de Marston Moor 1.644. Despliegue de fuerzas Autor John Fawkes

Los ejércitos realistas ocuparon el páramo que quedaba en la parte inferior, detrás de una zanja de drenaje. Cuando llegó tardíamente el contingente de York, las disposiciones de Ruperto fueron criticadas por lord Eythin, uno de los principales oficiales de Newcastle, por haberlos llevado muy cerca del enemigo. Puesto que Eythin también pontificó que el día estaba demasiado avanzado para atacar o disponerse de otro modo, el ejército realista no se retrasó antes de prepararse para pasar la noche.

  • Ala izquierda consistía en 2.100 de caballería, principalmente de la “caballería del Norte”, y 500 mosqueteros, bajo el mando de lord Goring, desplegaron en dos líneas, en primera línea la brigada de Charles Lucas, el regimiento de Pouland Eyre, y el regimiento de Frescheville; en segunda línea la brigada de Richard Dacree y el regimiento de Carnaby.
  • Centro era nominalmente mandado por Eythin, aunque el sargento mayor general Henry Tillier condujo a la mayoría de las tropas. Una esperanza vana de mosqueteros se alinearon en la zanja. Las unidades de infantería del ejército de Ruperto, unos 7.000 hombres, formaron a la primera línea (los regimientos de Henry Tiller, de Michael Emeley, de Robert Broughton, de Thomas Tydesley, de Henry Warren); en segunda línea el contingente de la infantería de 3.000 hombres del ejército de Newcastle (regimientos de Edward Chisenal, de Dervishire, de Henry Cheater); en tercera línea una brigada de 600 jinetes de la “Caballería del Norte”, bajo el mando de Guillermo Blakiston, y la brigada de los White Coats bajo el mando de Macmworth. El centro disponía de 14 cañones del campaña.
  • Ala derecha estaba dirigida por John Byron, primer Barón Byron, entonces lord Byron, con 2.600 a caballo y 500 mosqueteros intercalados, desplegados en dos líneas, en primera línea los regimientos de Marcus Trevor, de William Baughan, de John Urrey, y de John Byron; en segunda línea los regimientos de Príncipe Ruperto, de Thomas Leveson, de Thomas Tydesley, de lord Molyneux, y de Samuel Tuke .
  • Reserva mandada por Ruperto en persona con 600 jinetes, con la brigada de Edward Widdrington y su propia Guardia de Corps a caballo.

Batalla de Marston Moor 2 de julio de 1.644. El príncipe Ruperto junto a los cañones

 

Fase inicial

La batalla comenzó con un duelo de artillería, las baterías parlamentarias estaban asentadas en posiciones más altas y tenían ventaja, en el ala derecha realista, la caballería de lord Byron tuvo que retirarse debido a las bajas, incluyendo la de su propio sobrino. Cromwell ordenó adelantar sus cañones con dos regimientos de infantería de apoyo, los realistas respondieron adelantando sus cañones y enviando a los regimientos de infantería príncipe Ruperto y lord Byron como apoyo.

La consiguiente lucha hace que los parlamentarios tengan ventaja debido a que luchaban cuesta abajo y los realistas enviaron a los regimientos de infantería de Thomas Tydesley y de Henry Warren para reforzarles y defender la zanja.
La infantería de Newcastle llegó al despliegue y se situó en la segunda línea, en el otro bando llegaron también las brigadas de infantería escocesas, que se situaron en segunda y tercera línea.

Las escaramuzas entre los puestos avanzados se desarrollaron durante la tarde, Ruperto pensó que que la batalla no ocurriría hasta el día siguiente. Pero, cerca de las siete y media de la tarde, se desató una tormenta lluvia y rayos, y Cromwell ordenó un ataque general, tomando a los realistas por sorpresa.

 

Ataque parlamentario

En el flanco izquierdo las brigadas de infantería parlamentarias conducidas por el mayor general Lawrence Crawford, flanquearon a los regimientos realistas príncipe Ruperto y lord Byron que estaban defendiendo los cañones, que retrocedieron a la línea principal, al mismo tiempo el ala izquierda parlamentaria de Cromwell cargó contra el ala derecha realista de Byron, que ordenó una contra-carga, descolocando con esto a sus propias tropas e impidiendo que sus mosqueteros pudieran abrir fuego.

Batalla de Marston Moor 2 de junio 1.644. Los ironsides de Cromwel cargan contra el ala realista de Byron, en la contracarga recibió una herida en el cuello. Autor Graham Turner

En el centro, la mayoría de la línea delantera aliada de la infantería consiguió forzar su paso a través de la zanja. A la derecha, el ala de sir Thomas Fairfax se fue peor. Su caballería quedó desordenada por la zanja y por el fuego de mosquete realista y cuando Goring contraatacó, los hombres de Fairfax fueron echados del campo.

La mayoría de tropas de Goring se dispersaron en la persecución o salieron de la batalla para saquear el tren aliado del bagaje, pero algunos de ellos bajo sir Charles Lucas giraron para atacar el flanco derecho de la infantería aliada. Al mismo tiempo, parte de la infantería de Newcastle y de la brigada a caballo de Blakiston los contraatacaron de frente. Bajo estos asaltos en la confusión y la oscuridad que iba cayendo, aproximadamente la mitad de los escoceses y de la infantería parlamentaria huyeron. Leven y lord Fairfax también abandonaron el campo, creyendo todo perdido. Manchester permanecía, pero no mandaba más que a su propio regimiento de infantería cerca de la retaguardia aliada. Sin embargo, una brigada escocesa bajo el conde de Crawford-Lindsay y el vizconde Maitland resistió firme contra Lucas, y detrás de ellos el sargento escocés comandante general James Lumsden consiguió reformar parte del centro aliado.

Mientras tanto, Ruperto reunió a algunos de los hombres de Byron (incluyendo el propio regimiento de Ruperto a caballo) y los condujo, junto a su reserva, contra Cromwell. Un oficial parlamentario escribió: “la propia división de Cromwell pasó un mal rato; pues cargaron contra ellos los más valientes hombres de Ruperto tanto de frente como por el flanco; se mantuvieron a punta de espada durante un buen rato, cortándose entre ellos; pero al final (así le plugo a Dios) los sobrepasó, dispersándolos antes de él como polvo“. Los escoceses de David Leslie, con el tiempo, inclinaron la balanza en favor de Cromwell. Los jinetes de Ruperto escaparon y él mismo se libró de ser capturado por poco, refugiándose en un campo de alubias.

Batalla de Marston Moor 1.644. Los ironsides de Cromwel avanzando para atacar a príncipe Ruperto, con el que se dice tuvo un enfrentamiento personal. Autor Graham Turner

 

Victoria de Cromwell

Para entonces ya era completamente de noche. El campo de batalla era una escena de salvaje confusión, y miles de fugitivos de ambos bandos se dispersaron por el campo en un radio de varias millas alrededor. Un mensajero de Irlanda que cabalgaba buscando al príncipe Ruperto escribió: “En esta horrible distracción recorría el país; aquí me encontraba con un grupo de escoceses lamentándose, ‘Ay de nosotros, estamos deshechos’; y estaba tan lleno de lamentaciones y lutos, como si les hubiera llegado el día del juicio y la condenación, y de donde no sabían a donde escapar; y luego me topé con una tropa destrozada reducida a cuatro y un corneta; de vez en cuando con un pequeño oficial de infantería sin sombrero, banda, espada, o nada salvo sus pies y lengua suficiente para preguntar el camino a las siguientes guarniciones, que (para decir la verdad) estaban repletas de rezagados de ambos lados dentro de unas pocas horas, aunque estuvieran alejadas del lugar de la lucha 20 o 30 millas”.

Los cinco ejércitos habían perdido a sus comandantes en jefe. Newcastle, que en cualquier caso raramente había dirigido a sus hombres en el campo de batalla, había cargado con un cuerpo de jinetes voluntarios y estaba fuera de alcance. Podía haber resultado una batalla de resultado incierto, pero los jinetes disciplinados de Cromwell se habían reunido y fueron la clave de la victoria. Thomas Fairfax había consiguió abrirse camino a través de los hombres de Goring hasta alcanzar a Cromwell e informar de la situación en el flanco derecho aliado. Cromwell ahora condujo su caballería envolviendo la parte posterior de los realistas para atacar al ala de Goring desde retaguardia. Goring intentó reunir sus cansadas y desorganizadas tropas para hacer frente a esta amenaza, pero ellos también fueron superados.

Cromwell y Crawford giraron sobre los restos del centro realista, sobrepasando unidades sucesivas. Finalmente parte de la infantería de Newcastle, los whitecoats (casacas blancas), reunidos para crear una última resistencia en un recinto llamado White Sike Close, donde por un rato repelió todos los ataques de Cromwell. Rechazaron entregarse y con el tiempo fueron superados, sobreviviendo sólo un puñado de ellos.

Batalla de Marston Moor 1644.La última posición de los casacas blancas de Newcastle. 1 bandera; 2 los mosqueteros delante; 3 piqueros humedos; 4 piqueros secos; 5 ironsides de Crommwel; se dice que sólo 30 que fueron hechos prisioneros. Autor Graham Turner

Los realistas perdieron 4.000 hombres, muertos, muchos de la última resistencia de los casacas blancas. 1.500 realistas cayeron prisioneros, incluyendo a sir Charles Lucas y Henry Tillier. Las bajas escocesas y parlamentarias fueron mucho menores; quizás únicamente 300 muertos. El grueso de las muertes aliadas se produjo en el ejército de Fairfax. Charles, hermano de sir Thomas Fairfax, resultó herido de muerte.

 

Secuelas

La guerra civil inglesa, desde 1.642 hasta 1.645. Marston Moor fue decisivo para que el Parlamento se hiciera con el control del norte de Inglaterra.

Dos días después de la batalla, Ruperto reunió a 5.000 jinetes y algunos cientos de hombres de infantería en York. Consideraba que le habían pedido volver al sur para unirse al rey, y marchó de regreso detrás de los Peninos. Mientras tanto, el marqués de Newcastle (quién había gastado toda su extensa fortuna en la causa realista) y sus principales oficiales marcharon al exilio en ultramar. Con la marcha de Ruperto y de Newcastle, los realistas abandonaron de hecho el norte de Inglaterra.

Batalla de Marston Moor 29 de junio de 1.644. Oliver Cromwell dirigiendo los ironsides (costiillas de hierro) tras la batalla. Autor Ernest Crofts

Los aliados se reagruparon y reasumieron el sitio de York. La guarnición se entregó en términos honorables el 16 de julio. A lo largo de los meses siguientes los escoceses y los parlamentarios eliminaron lentamente las guarniciones restantes de realistas por toda la Inglaterra norteña. La caballería realista de la zona, la caballería del Norte, siguió luchando por el rey Carlos bajo Marmaduke Langdale, pero se fueron haciendo más indisciplinados y licenciosos, apartando de la causa realista a muchos simpatizantes anteriores.

En la batalla de Marston Moor, el príncipe Ruperto había sido decisivamente derrotado por primera vez en la guerra, y perdió su reputación de invencibilidad. Con posterioridad a la batalla se descubrió el cuerpo de su perro faldero, Boye. La propaganda parlamentaria sacó mucho partido de esto, tratando a Boye casi como un familiar del diablo.

En contraste, se estableció la reputación de Oliver Cromwell como comandante de la caballería. Durante los meses siguientes, ejerció una creciente influencia en la Cámara de los Comunes y en los ejércitos parlamentarios en el campo.

 

Campañas en Escocia 1.644

Antecedentes

En respuesta a la invasión de los covenantes escoceses a principios de 1644, los realistas se prepararon para incitar revueltas en Escocia y una invasión de Irlanda para distraer al ejército covenante. En febrero de 1.644, James Graham, el conde (más tarde marqués de Montrose), recibió el cargo de general de las fuerzas del Rey en Escocia. Él planeó levantar una rebelión contra los covenantes en el sudoeste de Escocia, mientras que el realista George Gordon, marqués de Huntly, encabezó una rebelión similar en el noreste. Simultáneamente con estos levantamientos, el conde de Antrim se comprometió a llevar un ejército al otro lado de Irlanda para invadir Escocia desde el oeste.

En marzo de 1.644, Gordon de Huntly en las Tierras Altas expulsó a los covenantes de Aberdeen y ocupó el burgh. Montrose y Robert Clavering cruzaron la frontera cerca de Carlisle con una pequeña fuerza de caballería y dragones de Yorkshire para ocupar Dumfries el 14 de abril. La Convención respondió nombrando comandante al conde de Callendar de las fuerzas covenantes en el sur de Escocia y ordenándole que marchase contra Montrose, mientras que el marqués de Argyll dirigió un ejército para enfrentarse a Huntly en Aberdeen.

El 20 de abril, Montrose abandonó a Dumfries ante la aproximación de Callendar, después de lo cual Clavering insistió en regresar a Inglaterra con su caballería. Huntly fue expulsado de Aberdeen el 1 de mayo y huyó para salvar su vida en las Tierras Altas. Se consideró traicionado por Montrose y nunca volvió a confiar en él.

Cuando Montrose y Clavering regresaron a Tyneside, descubrieron que el ejército covenante principal había pasado por la ciudad de Newcastle y había avanzado a York. A principios de mayo, Montrose, entonces promocionado a marqués, atacó la guarnición de covenante en Morpeth, apoderándose de la ciudad alrededor del 10 de mayo y ordenando artillería desde Newcastle para asediar el castillo, que se rindió el 29 de mayo. Clavering yPhilip Musgrave mientras tanto procedieron a hostigar a las guarniciones escocesas al sur del Tyne. Sin embargo, la campaña en el norte fue eclipsada por el asedio de York y la posterior derrota del príncipe Ruperto y los realistas del norte en la batalla de Marston Moor en julio de 1.644. Montrose se unió a Ruperto en Richmond en Yorkshire dos días después de la derrota. Mientras Ruperto se retiraba para reagrupar sus fuerzas en la frontera con Gales, Montrose regresó a Escocia. Cruzó la frontera a mediados de agosto de 1.644 con solo unos pocos compañeros. Montrose comprendió que los covenantes en el sur de Escocia eran demasiado fuertes para que los realistas locales se arriesgaran a un levantamiento y planearon en su lugar levantar las Tierras Bajas del noreste y los clanes de las Tierras Altas.

Mientras tanto, el conde de Antrim había logrado reunir una fuerza de 1.600 hombres como una avanzada de su ejército invasor. Dirigida por Alasdair MacColla, la brigada Irlandesa comprendía tres regimientos. Las tres compañías de la guardia de MacColla eran escoceses de Hebridean, el resto eran irlandeses de Ulster, Connacht y Dublín, con varios veteranos del ejército español de Flandes. MacColla desembarcó en Ardnamurcham en las Tierras Altas del oeste el 8 de julio de 1.644. Primero capturó el castillo de Mingary para servir de base de operacionesy luego marchó hacia el este hacia Aberdeen con la intención de unir fuerzas con el marqués de Huntly. Sin embargo, Huntly ya había disuelto sus fuerzas y se había escondido en el extremo norte de Escocia.
Rodeado de fuerzas hostiles, MacColla giró hacia el sur en Atholl. Aparentemente, por casualidad, MacColla se encontró con Montrose en Blair Atholl en Perthshire, donde, el 30 de agosto de 1.644, Montrose fue nombrado diputado del Rey en Escocia.

 

Batalla de Tippermuir (Tibbermore) (1 de septiembre de 1.644)

El Comité de Estados en Edimburgo tardó en reconocer la seriedad de la amenaza planteada por Montrose y MacColla. Aprovechando su falta de preparación, Montrose marchó hacia el sudoeste desde Blair Atholl hacia Perth. El ejército de Montrose consistía en los 1.600 irlandeses de MacColla y los 800 highlanders de los clanes Stewart, Robertson y Graham que habían sido llamados contra MacColla, pero se les persuadió de seguir a Montrose.
Perth estaba defendido por una fuerza apresuradamente reunida de covenantes y tropas locales bajo el mando de lord Elcho y el conde de Tullibardine.

Aunque los realistas más tarde afirmaron haber enfrentado a 6.000 hombres, probablemente eran alrededor de 2.000 infantes y 400 jinetes, muchos de los cuales eran reclutas locales, recién contratados y desentrenados. Los covenantes se enfrentaron a Montrose en campo abierto en Tippermuir en la llanura de Strathearn al oeste de Perth el 1 de septiembre de 1.644. Tullibardine mandaba la infantería en el centro, lord Elcho mandaba la caballería en el ala derecha, y James Scott de Rossie mandaba la caballería en el ala izquierda. Los covenantes también tenían dos piezas pequeñas de artillería de campaña.

La brigada irlandesa de MacColla se estableció en seis filas en el centro de la posición realista. Para evitar ser flanqueado por la caballería covenante, Montrose desplegó sus tropas de las Tierras Altas en los flancos con solo tres filas de profundidad sobre un frente más ancho que los covenantes. Montrose mismo comandó el ala derecha, lord Kilpont el ala izquierda. Mientras que la mayoría de los realistas estaban armados convencionalmente con picas y mosquetes, también se dice que estaban presentes arqueros de MacDonald.

Brigada Irlandesa de Montrose: 1 portaestandarte y estandarte; 2 piquero; 3 guardaespaldas del clan McCholla. Autor Graham Turner

La batalla comenzó con escaramuzas entre los mosqueteros de ambos ejércitos en el centro. Cuando la avanzada cocenante retrocedió, Montrose ordenó un avance general a lo largo de toda su línea. Cuando los irlandeses de MacColla se abalanzaron sobre ellos, la mayor parte de la infantería de Tullibarne en el centro dio media vuelta y echó a correr. En el ala derecha realista, Montrose condujo a sus montañeses a ocupar un área relativamente alta antes de que la caballería covenante pudiera alcanzarlos. Después de disparar una sola descarga, los montañeses cargaron, lanzando piedras y atacando con espadas. Desesperada, la caballería giró y huyó, colisionando con la infantería que se había quedado en el campo y causando una derrota general. Cuando los realistas invadieron y capturaron la artillería de Covenanter, la derrota fue completa.

La ciudad de Perth se rindió inmediatamente y se capturó una gran cantidad de armas y suministros. Los detalles de las bajas se desconocen, aunque los covenantes afirmaron que sus soldados fueron masacrados por los seguidores de Montrose y la ciudad fue saqueada.

 

Batalla de Aberdeen (13 de septiembre de 1.644)

Después de su victoria en la batalla de Tippermuir y la captura de Perth, el marqués de Montrose recibió la noticia de que el marqués de Argyll estaba marchando desde Stirling con una gran fuerza covenante. Ansioso por mantener el impulso de su campaña, Montrose dejó Perth el 4 de septiembre y marchó hacia el noreste a lo largo del Firth of Tay. El bien defendido burgo de Dundee fue convocado a rendirse pero se negó, por lo que Montrose continuó hacia Aberdeen. La mayoría de los hombres de los clanes de las Tierras Altas partieron con su botín después de Tippermuir, y los hombres de lord Kilpont se separaron después de que Kilpont fue asesinado por su propio segundo al mando, Stewart de Ardvorlich. Sin embargo, Montrose se unió a dos tropas de caballos bajo Nathaniel Gordon y Thomas Ogilvy.

Montrose apareció ante Aberdeen el 12 de septiembre con tres regimientos irlandeses (Laghtnan, McDonnell, O’Cahan) con un total de 1.500 hombres, 100 highlanders de MacDonald y dos tropas de caballería. El 13 de septiembre, el burgo fue convocado a rendirse. Durante las negociaciones, se dice que un soldado de la guarnición covenante disparó y mató a un chico tamborilero que acompañaba a los heraldos, lo que enfureció a Montrose y a sus tropas que juraron venganza contra los covenantes de Aberdeen.

Después de haber rechazado la rendición, una fuerza covenante bajo el mando de Lord Balfour de Burleigh salió y se desplegó a lo largo de una elevación a unos 2 kms al sur del burgo. La elevación coronaba la vertiente norte del valle How Burn y dominaba un complejo de edificios y estanques conocido como Justice Mills en su extremo occidental. La infantería de Burleigh eran unos 2.000 hombres: dos regimientos regulares de covenantes (el suyo y el de lord Forbes), la milicia de Aberdeen y algunos reclutas locales. También tenía alrededor de 300 jinetes, incluidos tres tropas regulares, que se desplegaron en las alas.

Batalla de Aberdeen, 13 de septiembre de 1.644. Despliegue de fuerzas

Montrose se detuvo en el lado opuesto del valle con el arroyo separando ambos ejércitos. MacColla y Montrose estaban en el centro de la línea realista al frente de los tres regimientos irlandeses. Se colocaron mosqueteros y dos docenas de jinetes en cada ala para obstaculizar a la caballería covenante. William Rollo comandó el ala derecha realista; el coronel Hay, un soldado profesional que había servido con lord Huntly, mandaba el ala izquierda.

La batalla comenzó cuando el coronel Hay avanzó para sacar a un destacamento de mosqueteros covenantes de Justice Mills. Un contraataque de la tropa de caballo del capitán Keith fue rechazado y se desarrolló un tiroteo cuando los mosqueteros covenantes se movieron hacia delante para disputar la posición. William Forbes de Craigevar avanzó con 50 jinetes covenantes para atacar el regimiento de Manus O’Cahan a la izquierda del centro monárquico. Los mosqueteros abrieron filas para dejar que pasar a los jinetes covenantes, luego giraron y lanzaron una descarga sobre sus espaldas. La caballería realista de Nathaniel Gordon atacó y derrotó a los covenantes desordenados, capturando a Craigevar y su segundo al mando. En el ala derecha, lords Crichton y Fraser lideraron los ataques de caballería covenante contra la caballería ralista de Thomas Ogilvy y el regimiento irlandés de MacDonnel. Aunque los ataques covenantes en ambas alas fueron en gran parte ineficaces, lograron mantener los regimientos de O’Cahan y MacDonnel inmovilizados e incapaces de unirse al ataque realista en el centro, donde Montrose y MacColla condujeron al regimiento de Laghtnan por la empinada ladera contra la posición principal de Burleigh. Después de un breve tiroteo, los irlandeses arrojaron sus mosquetes y cargaron con espadas y puñales al centro covenante. La línea se derrumbó inmediatamente cuando los milicianos dieron media vuelta y corrieron hacia la ciudad, perseguidos y masacrados en las calles por los furiosos irlandeses.

Batalla de Aberdeen, 13 de septiembre de 1.644. Brigada Irlandesa de Montrose en la que representa la formación de de piqueros y mosqueteros desplegados en líneas de fuego luchando contra el centro covenante. Autor Peter Dennis.

El burgo de Aberdeen fue sometido a una orgía de asesinatos, saqueos y violaciones de tres días que Montrose no intentó detener. Pudo haber querido dar un ejemplo a Aberdeen por haberse resistido, pero las atrocidades cometidas dañaron en gran medida su causa. Al enterarse de que el ejército que perseguía al marqués de Argyll estaba avanzando desde Brechin, Montrose leyó la proclamación del Rey contra el Pacto y se retiró hacia las Tierras Altas.

Argyll ocupó Aberdeen el 19 de septiembre con una fuerza de 4.000 infantes y 900 jinetes. Durante septiembre y octubre de 1.644, los covenantes persiguieron a los realistas a través de grandes extensiones del noreste de Escocia. Argyll envió un gran destacamento para asegurar Inverness, mientras que la fuerza mucho más pequeña de Montrose se debilitó aún más cuando Alasdair MacColla insistió en marcharse para reclutar en las Tierras Altas Occidentales, llevándose 500 de sus hombres con él. Montrose intentó levantar el clan Gordon monárquico alrededor de su bastión de Strathbogie (ahora llamado Huntly). Se le unieron unos pocos cientos de miembros de los clanes, pero sus esfuerzos se vieron obstaculizados por la continua ausencia del líder del clan, el marqués de Huntly, y por el hecho de que su hijo mayor, lord Gordon, se había aliado con los covenantes.

El 28 de octubre, Argyll finalmente alcanzó a Montrose en el castillo de Fyvie en Aberdeenshire. Hubo escaramuzas continuamente durante varios días en las proximidades del castillo, pero Montrose mantuvo una posición defensiva sólida y Argyll no pudo llevar a la pequeña fuerza realista a la batalla. Cuando Argyll se retiró para buscar forraje para sus caballos, Montrose aprovechó la oportunidad para escapar a través de las colinas hacia Blair Atholl. Como muchos de los seguidores de Montrose lo estaban abandonando, Argyll regresó a Edimburgo, convencido de que el levantamiento realista se desvanecería por completo con el comienzo del invierno.

The post Operaciones en el norte de Inglaterra en 1644 appeared first on Arre caballo!.

]]>
https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/operaciones-en-el-norte-de-inglaterra-en-1644/feed/ 0
Operaciones en el Norte de Inglaterra en 1643 https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/operaciones-en-el-norte-de-inglaterra-en-1643/ https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/operaciones-en-el-norte-de-inglaterra-en-1643/#respond Sun, 12 Aug 2018 11:35:59 +0000 https://arrecaballo.es/?p=10829 Conquista de Leeds A principios de 1.643, Thomas Fairfax pasó a la ofensiva contra los realistas de Yorkshire. Habiendo reunido una fuerza de 9 tropas de caballería y dragones, 1.000 mosqueteros y 2.000 infantes, marchó desde Bradford para atacar a William Savile en Leeds. Dividiendo sus fuerzas, Fairfax atacó a Leeds desde ambos lados del […]

The post Operaciones en el Norte de Inglaterra en 1643 appeared first on Arre caballo!.

]]>
Conquista de Leeds

A principios de 1.643, Thomas Fairfax pasó a la ofensiva contra los realistas de Yorkshire. Habiendo reunido una fuerza de 9 tropas de caballería y dragones, 1.000 mosqueteros y 2.000 infantes, marchó desde Bradford para atacar a William Savile en Leeds. Dividiendo sus fuerzas, Fairfax atacó a Leeds desde ambos lados del río Aire el 23 de enero. El ataque comenzó en una tormenta de nieve con el propio Fairfax encabezando el asalto contra la línea de defensas de los realistas en el lado occidental de la ciudad, mientras que el capitán Mildmay lideró un ataque simultáneo al puente sobre el Aire desde el sur. Los realistas resistieron ferozmente durante tres horas, pero finalmente se sintieron abrumados. William Savile escapó a caballo y los parlamentarios ocuparon Leeds, tomando 450 prisioneros, 2 cañones y una tienda de armas y municiones.

Tras la caída de Leeds la posición tanto del lado realista como del lado parlamentario en Yorkshire era fluida y ninguno de los dos bandos tenía ascendencia. El parlamento tenía Leeds, Bradford, Halifax y las otras ciudades lanares de West Riding, Hull estaba bajo John Hotham, Scarborough bajo Hugh Cholmley.

La fuerza principal parlamentaria estaba bajo el mando de lord Fairfax, con su hijo Thomas Fairfax, en Selby manteniendo contacto entre Hull y West Riding. El resto del condado estaba mayormente bajo control o abierto al ejército realista. Los realistas habían reunido un ejército de al menos 10.000 hombres bajo William Cavendish, conde de Newcastle.

Guerra Civil en Yorkshire 1643

Llegada de la Reina

Alarmado por el éxito de Fairfax en Yorkshire, el conde de Newcastle abandonó sus planes de avanzar hacia las Midlands y regresó a York para consolidar su posición, dejando las guarniciones avanzadas en Pontefract y Newark. Sus fuerzas se vieron reforzadas por la llegada de armas, municiones y tropas enviadas desde el continente por la reina Henrietta Maria. El 2 de febrero, la Reina misma zarpó hacia Yorkshire con un convoy final de armas y un suministro de dinero para la causa del Rey. Inicialmente rechazado por las tormentas en el Mar del Norte, la flota de la Reina desembarcó en Bridlington el 22 de febrero, escoltado por el almirante Tromp. Al día siguiente, un escuadrón de buques de guerra parlamentarios comandados por el vicealmirante William Batten bombardeó Bridlington, poniendo en peligro la vida de la Reina y amenazando a su convoy de suministros, hasta que una amenaza de Tromp obligó a Batten a retirarse.

La Reina esperó en Bridlington hasta que llegó el momento adecuado para trasladar su valiosa carga al sur del ejército del Rey en Oxford, l Reina descansó durante unos días y luego fue conducida a York, adonde llegó el 5 de marzo. Entre el séquito de la reina estaba el veterano escocés Lord Eythin, que fue nombrado teniente general y comandante de infantería en el ejército del norte del rey y se convirtió en el principal asesor militar del conde de Newcastle.

Aunque las prioridades militares de Newcastle se vieron afectadas por la necesidad de proteger a la Reina, ella desempeñó un papel activo en negociaciones secretas con los comandantes parlamentarios Hugh Cholmley en Scarborough y John Hotham en Hull. Convencido por la reina, Cholmley desertó a los realistas y entregó el castillo de Scarborough el 25 de marzo de 1.643
John Hotham, gobernador del importante puerto de Hull, que había negado la entrada en Hull al rey Carlos I el 29 de abril de 1.642, antes de que comenzara la guerra Civil Inglesa, se vio influenciado por la llegada de la Reina al este de Yorkshire y por el cambio de bando de su amigo Hugh Cholmondeley. Sin embargo, se sospechó la inminente deserción de Hotham, y sería arrestado en Hull por oficiales leales al Parlamento el 28 de junio de 1.643

 

 

Batalla de Seacroft Moor (30 de marzo de 1.643)

No existe ningún lugar con el nombre Seacroft Moor y el nombre surgió ya que era el nombre dado por el señor Thomas Fairfax a la batalla que informó al Parlamento poco después de la misma.

Primera Guerra Civil Inglesa. Operaciones en 1643. Fuente Swanston Map Archive

El cambio de bando de la ciudade de Scarborough, dejó a los Fairfax en una posición débil en Selby, siendo amenazada y decidió trasladar su ejército a Leeds en Yorkshire del Oeste.

El conde de Newcastle situó su ejército de unos 10.000 hombres en Clifford Moor, una buena situación para controlar los cruces de los ríos en Wetherby y Tadcaster y para atacar a los Fairfax en Selby o sus líneas de comunicación a Leeds. Lord Fairfax decidió que Selby tenía que ser abandonada y el ejército parlamentario debería retirarse a Leeds.

Con el fin de distraer la atención de la atención de Newcastle lejos de la ruta de Selby a Leeds, lord Fairfax envió a su hijo con tres partidas de caballería (unos 200 jinetes) y un cuerpo de soldados de infantería (posiblemente 1.000 hombres) hacia Tadcaster vía Sherburn. Mientras marchaban, tomó los 1.500 hombres restantes, los cañones y las municiones en el lento viaje a Leeds. El objetivo de enviar a Thomas Fairfax con ese grupo de hombres a Tadcaster era engañar a los realistas. Funcionó porque Newcastle llegó a la conclusión de que el objetivo de Fairfax era atacar a York.

Tadcaster estaba defendido por unos 300 infantes realistas, que al verlos llegar, huyeron rápidamente hacia York. Fairfax se quedó durante unas 4 horas destruyendo sus defensas.

Newcastle envió al coronel Georde Goring con 20 partidas de caballería (unos 2.000 jinetes) a través del Wharfe y luego a Tadcaster. El general King marchó detrás en apoyo de Goering con una poderosa fuerza de infantería realista y algunos cañones, pero no llegaron a tomar parte en la batalla.

Batalla de Seacroft Moor 30 de marzo de 1643. Despliegue de fuerzas. Autor John Fawkes

El general Goring llegó el 30 de marzo de 1.643 a Tadcaster y comenzó a perseguir a los hombres de Thomas Fairfax.

Superado en número, Fairfax ordenó a sus soldados de infantería que se encaminaran hacia Leeds, cruzando Bramham Moor, mientras él se quedaba con su caballería para frenar el avance de Goring, bloqueando las estrechas vías que conducían a Braham Moor, con buenos resultados. Sin embargo, al llegar a Bramham Moor, descubrió que los soldados de infantería estaban esperando en el borde del páramo (probablemente en los alrededores de Headley Bar) esperando órdenes de continuar. Él dividió a los soldados de infantería en dos grupos y protegió la retaguardia con su caballería.

La caballería realista se dividió en tres grupos y se mantuvieran fuera del alcance de los mosquetes parlamentarios. Los hombres de Fairfax cruzaron Bramham Moor de forma segura y llegaron a algunos campos cercados (casi con certeza Kiddal y posiblemente Potterton). Los campos cercados proporcionaron protección contra la caballería. La seguridad que brindaban las cercas al ejército parlamentario les dio una confianza falsa.

Batalla de Seacroft Moor 30 de marzo de 1643. Thomas Fairfax encuentra a su infantería en Bramham Moor, esperando órdenes de continuar

Era un día cálido. Los hombres estaban sedientos y cansados. Buscaron beber en las casas y carecían de disciplina y no estaban al tanto de la posición peligrosa en la que se encontraban. Los oficiales tuvieron dificultades para sacarlos de las casas.

Avanzaron con algo de desorden hacia el próximo páramo que Fairfax llamó Seacroft Moor, que puede coincidir con el actual Whinmoor.

Si Fairfax hubiera visto lo que probablemente sucedería, tal vez se habría trasladado al sur, a la protección de las laderas más empinadas y los campos cerrados de Barwick y Scholes.

Cuando los hombres de Fairfax llegaron al Whinmoor, se sorprendieron al ver a la caballería realista acercarse a ellos desde el norte.

No pudieron aguantar la carga de la caballería y fueron derrotados. Se estima que Fairfax perdió 200 hombres muertos y alrededor de 1.000 prisioneros.

Batalla de Seacroft Moor 30 de marzo de 1643. Autor Palamades Palamadesz

 

Batalla de Ancaster Heath (11 de abril de 1.643)

Mas al sur la región era predominantemente a favor de los parlamentarios, pero se vio amenazada cuando un destacamento del ejército del conde de Newcastle en Yorkshire había ocupado Newark en Nottinghamshire el 18 de diciembre. Newark era de gran importancia estratégica para mantener las comunicaciones entre la capital realista de Oxford y las fuerzas del conde de Newcastle en el norte, y rápidamente se convirtió en un centro de operaciones contra los parlamentarios en Midlands y Lincolnshire.

En febrero de 1.643, el sargento mayor general Thomas Ballard lideró a 6.000 parlamentarios de las Midlands en un asalto a Newark. Después de expulsar a los defensores de las guarniciones periféricas, el ataque de Ballard vaciló y fue definitivamente fue rechazado cuando John Henderson encabezó una salida de la ciudad, lo que llevó a sospechar de que Ballard se había confabulado con los realistas. A partir de entonces, Newark se fortificó extensamente y se mantuvo como un importante bastión realista durante la Primera Guerra Civil Inglesa.

Fortaleza de Newark 1643. Permaneció en manos realistas hasta el final de la guerra

En marzo de 1.643, una gran fuerza de realistas de Newark comandados por Charles Cavendish y John Henderson marcharon hacia Lincolnshire y capturaron la ciudad de Grantham en un ataque sorpresa. Los realistas no guarnecieron a Grantham sino que marcharon hacia Boston. El comandante parlamentario en Lincolnshire, lord Willoughby de Parham, intentó bloquear el avance realista con una fuerza de 1.500 soldados, pero en un breve enfrentamiento en Ancaster Heath el 11 de abril, los parlamentarios fueron fácilmente derrotados por la fuerza realista más grande, la ubicación exacta e la batalla es desconocida.

Alarmado de que las maniobras de Cavendish pudieran anunciar una marcha hacia el sur por el ejército del norte del conde de Newcastle, el Parlamento ordenó a lord Willoughby que realizara otro ataque contra Newark. Willoughby unió fuerzas con el coronel Cromwell de la Asociación del Este y el capitán Hotham con un contingente de Nottingham en Sleaford el 9 de mayo. Avanzaron a Grantham el 11 de mayo, pero permanecieron allí durante dos días más, lo que le dio tiempo a Cavendish y Henderson para preparar un contraataque. En las primeras horas del 13 de mayo, Cavendish realizó un ataque sorpresa contra las tropas de lord Willoughby alojadas en la aldea de Belton, matando a 70 y tomando 40 prisioneros. Más tarde en el día, los realistas hicieron un segundo avance. Después de un intercambio de fuego de mosquete, Cromwell, en su primera acción independiente como comandante de caballería, lideró una carga que expulsó a los realistas del campo. A pesar de la victoria parlamentaria, sin embargo, la marcha a Newark fue abandonada.

 

 

Batalla de Wakefield (20 de mayo de 1.643)

Se dan diferentes razones para el ataque parlamentario a la ciudad de Wakefield. Una de ellas es que después del desastre de la batalla de Seacroft Moor, lord Fairfax el comandante parlamentario en Yorkshire fue sometido a la presión por las familias para obtener la liberación de los 800 a 1.000 soldados parlamentarios capturados por los realistas, muchos de ellos del área de Bradford.

Es probable que los prisioneros parlamentarios de Seacroft Moor se hubieran incorporado al ejército realista, como solía ser la práctica común con los prisioneros durante la Guerra Civil Inglesa. Los prisioneros parlamentarios se habrían dispersado entre los regimientos realistas, muchos de ellos no estrían ya en Wakefield.

Otra razón más probable es que el comandante del ejército realista del Norte, el conde de Newcastle, al planear su ataque en Bradford, la ciudad de lana de Yorkshire del Oeste, había trasladado su suministro de munición de reserva a Wakefield anticipándose a su avance sobre Bradford. Este suministro de municiones consistía en barriles de pólvora. Los mosqueteros tenían que fabricar sus propias balas de plomo.

Cada bando tenía espías en el territorio enemigo y el mando parlamentario habrá sabido que la munición realista estaba en Wakefield. Su captura reduciría significativamente la capacidad de combate del ejército realista y aumentaría la del Parlamento.

Como Wakefield estaba siendo utilizado como base avanzada para el avance realista en Bradford, las tropas realistas hicieron pocos esfuerzos para fortificar la ciudad contra un ataque parlamentario.

Thomas Fairfax resolvió lanzar un ataque sorpresa contra los realistas en Wakefield para asegurar la liberación de los hombres Bradford capturados en la batalla de Seacroft, obtener prisioneros que serían intercambiados por los hombres Bradford o más probablemente para capturar la reserva de munición realista.

Thomas Fairfax había sido notificado que el sábado 19 de mayo de 1.643 los oficiales de la fuerza realista en Wakefield asistirían a un juego de bolos en la casa Heath. La ocasión implicaría beber durante la tarde y la noche jugando a los bolos en el césped en la parte posterior de la casa. La casa Heath estaba situada a dos millas al este de Wakefield, al otro lado del río Calder, desde la ciudad; la ruta más rápida era a través del puente de Wakefield al sur de la ciudad.

Se resolvió que Thomas Fairfax montaría el ataque contra Wakefield en las primeras horas del domingo de Pentecostés el 20 de mayo de 1.643.

Con la expectativa de que la fuerza realista en Wakefield ascendía a unos 900 hombres, Thomas Fairfax reunió una fuerza de 8 tropas de caballería (500 jinetes) y 3 compañía de dragones (300 hombres) y 1.000 infantes de las guarniciones parlamentarias en Leeds, Bradford, Halifax y Howley Hall.

La fuerza realista en Wakefield es reportada por Sir Thomas Fairfax y comprende 7 tropas de caballería (unos 500 jinetes) y unos 3.000 infantes con 4 cañones. Esta cifra no incluía al regimiento Realista del coronel William Lampton que se incorporó a Wakefield después de lanzado el ataque. Un regimiento identificado del ejército realista era el de infantería de George Wentworth.

Thomas Fairfax reunió su fuerza parlamentaria para el ataque a Wakefield a la medianoche en Howley Hall; una gran casa de campo, a unas 7 millas (11 kms) al noroeste de Wakefield, ocupada por un partidario parlamentario John Savile de Lupset y guarnecida por tropas parlamentarias.

La caballería se formó en dos grupos, 4 tropas bajo Sir Thomas Fairfax y 4 tropas bajo Henry Foulis. La infantería estaba mandada por el general Gifford y William Fairfax, el primo de Thomas Fairfax.

Batalla de Wakefield 20 de mayo de 1643. Despliegue de fuerzas. Autor John Fawkes.

A las 02,00 horas la madrugada, la fuerza de Thomas Fairfax salió de Howley Hall hacia el sudeste en dirección al norte de Wakefield.

A las 04,00, la fuerza parlamentaria llegó a la aldea de Stanley, 3,5 millas (5,6 kms) al este-noreste de Wakefield. En la aldea de Stanley atacaron a una fuerza realista compuesta de 2 tropas de caballería y algunos dragones, tomando 21 prisioneros.

En este momento las tropas realistas en Wakefield eran conscientes del ataque de una fuerte fuerza parlamentaria. La dificultad para los realistas era que la mayoría de los oficiales y el gobernador (Francis Mackworth) estaban en la fiesta de bolos en la casa Heath, al otro lado del río Calder, desde donde tardarían media hora en incorporarse, suponiendo que estuvieran en condiciones debido al consumo de alcohol.

Los mosqueteros a pie y los dragones realistas tomaron posiciones a lo largo de los setos a las afueras de Wakefield y se construyeron apresuradamente barricadas en las calles principales.

La fuerza parlamentaria de Thomas Fairfax avanzó en Wakefield por la carretera norte desde Oulton.

Los mosqueteros realistas fueron rechazados y obligados a regresar a Wakefield y se lanzaron ataques en la ciudad, uno por Northgate por el norte y el otro por Warrengate por el este. Henry Foulis y el coronel William Fairfax atacaron Northgate, mientras que Thomas Fairfax y el sargento mayor general Gifford atacaron por Warrengate.

El ataque duró una hora y media, al final del cual las barricadas fueron asaltadas a pesar del fuego de los mosquetes y de los cañones realistas y los realistas se replegaron al centro de Wakefield. Las tropas parlamentarias capturaron un cañón realista y lo giraron contra la guarnición.

Con la demolición de las barricadas, Thomas Fairfax y Henry Foulis cargaron con sus tropas de caballería limpiando las calles de realistas. El general George Goring, que regresaba de la fiesta de los bolos en la casa Heath, lideró un furioso contraataque que lo llevó a su propia captura.

La caballería realista fue perseguida en la plaza del Mercado por Thomas Fairfax quien, al verse solo, se vio obligado a poner su caballo en una de las barricadas para reunirse con sus hombres.

En la plaza del mercado, los atacantes parlamentarios encontraron tres tropas de caballería realistas y el regimiento de infantería del coronel Lampton. El general Gifford mandó un trompetista para ofrecerles a estos hombres cuartel si dejaban las armas y se rendían. Esa oferta fue rechazada.

Gifford abrió fuego con el cañón capturado y la caballo parlamentaria cargó contra las tropas realistas y las expulsó de Wakefield en confusión. La batalla había terminado antes de las 09,00.

Una vez que dominó a Wakefield, Thomas Fairfax no permaneció en la ciudad, dejandola más tarde en la mañana con una gran cantidad de prisioneros y municiones realistas, volviendo a las líneas parlamentarias.

Batalla de Wakefield 20 de mayo de 1643. Lucha dentro de la ciudad

En la batalla de Wakefield, las tropas parlamentarias capturaron de los 27 banderas realistas de infantería, 3 estándares de caballería, al general Goring, 3 tenientes-coroneles (incluido Thomas Bland, teniente coronel del regimiento de George Wentworth), 1 mayor, 11 capitanes, 5 tenientes, 15 insignias y alrededor de 1.500 soldados. 1 comandante y 1 capitán, ambos heridos quedaron en Wakefield después de dar su palabra como prisioneros. También se tomaron 4 cañones realistas y la reserva de municiones del ejército realista del norte del conde de Newcastle.

Francis Mackworth (el sargento mayor general de infantería del ejército realista del norte del conde de Newcastle) escapó de Wakefield.

Thomas Fairfax en su informe de la batalla al Parlamento afirmó que había perdido 7 hombres muertos: un empleado de las tiendas, un alférez del infantería, un intendente de caballería y 4 soldados. Un número no especificado de tropas parlamentarias resultó herido.

 

 

Batalla de Gainsborough (28 de julio de 1.643)

El 20 de julio de 1643, lord Willoughby capturó Gainsborough en Lincolnshire para el Parlamento, interrumpiendo así las comunicaciones del conde de Newcastle con Newark y bloqueando el avance realista de Yorkshire que se esperaba después de la victoria de Newcastle en la batalla de Adwalton Moor. El Comité de Seguridad del Parlamento ordenó a John Meldrum y al coronel Oliver Cromwell reforzar a lord Willoughby, cuya posición en Gainsborough estaba amenazada por un destacamento de caballería realista comandado por Charles Cavendish. Meldrum y Cromwell unieron fuerzas con un grupo de tropas locales de Lincolnshire en el norte de Scarle el 27 de julio y luego se apresuraron a llegar a Gainsborough. La fuerza combinada parlamentaria comprendía 20 tropas de caballos y cuatro compañías de dragones.

Los parlamentarios se encontraron con la avanzada guardia de dragones de Cavendish en la mañana del 28 de julio, a unas pocas millas al sur de Gainsborough. El cuerpo principal de los realistas estaba situado en la cima de una colina empinada con tres regimientos de caballería en la parte delantera y el regimiento de Cavendish de reserva en la retaguardia. Un avance parlamentario hizo retroceder a los dragones realistas. Los parlamentarios avanzaron y lograron ganar terreno, dirigiendo al cuerpo principal de los monárquicos en una furiosa carga de caballería. Mientras que la mayoría de los parlamentarios persiguieron a los realistas que huían, el coronel Cromwell se dio cuenta de que Cavendish había mantenido su propio regimiento en reserva y se estaba preparando para contraatacar a la retaguardia parlamentaria que estaba indefensa. Reuniendo a sus soldados, Cromwell permitió que la fuerza de Cavendish pasara a su lado, luego dio vuelta liderando una carga contra la retaguardia realista. Los realistas fueron empujados colina abajo y derrotados. El propio Cavendish fue asesinado en la melée.

Más tarde ese mismo día, mientras Meldrum y Cromwell supervisaban el reabastecimiento de Gainsborough, llegaron noticias de otra fuerza realista que se acercaba desde el norte. Los comandantes parlamentarios salieron con su caballería y 400 de la infantería de Willoughby. Dos tropas de realistas fueron fácilmente expulsadas, pero al llegar a la cima de una colina cercana, los parlamentarios se sorprendieron al encontrarse frente al ejército principal del norte de Newcastle, avanzando para asediar Gainsborough. Los soldados de Cromwell realizaron una acción retardadora para cubrir la retirada de la infantería parlamentaria. A los destacamentos comandados por el capitán Ayscough y el mayor Whalley se les ordenó retirarse alternativamente y lograron mantener a raya a todo el ejército de Newcastle consiguiendo que la fuerza parlamentaria se retirase a Gainsborough con la pérdida de solo dos hombres.

Los parlamentarios no pudieron resistir al ejército de Newcastle. Lord Willoughby abandonó Gainsborough y Lincoln y se retiró a Boston, pero las escaramuzas en torno a Gainsborough son una indicación de la creciente sofisticación de las tácticas de la caballería parlamentaria, y de las habilidades de liderazgo de Oliver Cromwell en particular.

Batalla de Gainsborough (28 de julio de 1643). La caballería parlamentaria a pesar de la derrota demostró cierto grado de sofisticación

 

 

Batalla de Adwalton Moor (30 de junio de 1.643)

Antecedentes

El desastre de las armas realistas en la batalla de Wakefield causó la pérdida de un número significativo de soldados de infantería, el arma en el que los ejércitos realistas eran notoriamente débiles y la pérdida del principal suministro de munición del conde de Newcastle, junto con la captura de su comandante de caballería el general George Goring.

El conde de Newcastle abandonó temporalmente su marcha hacia Bradford y se reincorporó a York solo para renovar su avance a mediados de junio de 1.643.
El primer objetivo realista fue Howley Hall entre Pontefract y Bradford, la mansión fortificada propiedad del partidario del Parlamento lord Savile y ocupada por su pariente John Savile de Lupset con una guarnición parlamentaria.

Howley Hall se encuentra entre Batley y Morley en Yorkshire Oeste, justo al sur de la carretera principal de Bradford a Wakefield, y Thomas Fairfax lo había utilizado como punto de reunión para su exitosa incursión contra el general Goring el 19 de mayo de 1.643.

El 22 de junio, los realistas tomaron por asalto y capturaron la guarnición parlamentaria en Howley Hall y al final del mes renovaron su avance en Bradford una ciudad no fortificada, acercándose por la antigua calzada romana desde Wakefield. Llevaban provisiones para no más de 12 días.

Lord Fairfax y sus comandantes parlamentarios, su hijo Thomas Fairfax y el sargento mayor general John Gifford opinaban que la mejor estrategia era salir de Bradford y encontrarse con el ejército realista en la batalla en lugar de retener a Bradford ante un asedio.

El 30 de junio, los parlamentarios marchaban para enfrentarse al ejército realista, esperando montar un ataque sorpresa para compensar sus números inferiores. El conde de Newcastle advertió su aproximación e inmediatamente desplegó sus tropas en las alturas de Adwalton Moor, a 5 millas (8 kms) al suroeste de Bradford. Como resultado ambos ejérictos se enfrentaron en una clásica batalla de encuentro que tomó el nombre de la batalla de Adwalton Moor.

 

La batalla

En este tipo de batalla la rapidez en el planeamiento y ejecución es la clave del éxito. Los Fairfax siguieron adelante con su ataque, desplegando por delante los mosqueteros y los escaramuzadores realistas fueron rechazados y los parlamentarios establecieron una línea defensiva entre los setos y cercados al borde del páramo. Thomas Fairfax mandaba el flanco derecho, el comandante general Gifford mandaba el izquierdo, y lord Fairfax estaba el el centro con la reserva.

Los realistas desplegaron la infantería en vanguardia, con Howard mandando el flanco izquierdo, el flanco derecho lo mandaba el general James King, un oficial escocés de considerable experiencia y reputación al servicio sueco, regresó a Inglaterra con la reina Henrietta María, Newcastle, Newcastle mandaba la infantería y la caballería.

La caballería realista se vio obligada a atacar en desventaja entre los huecos en los setos, que estaban alineados con los mosqueteros parlamentarios. Dos cargas realistas fueron rechazadas, luego Thomas Fairfax lideró un avance para perseguir a los realistas mientras retrocedían hacia las alturas del páramo.

Batalla de Adwalton Moor 30 de junio 1.643. Despliegue de fuerzas. Autor John Fawkes

 

En la derecha realista, la caballería se vio obstaculizado por la presencia de una amplia zona de minas o excavaciones de carbón a cielo abierto.

En el ala derecha de Thomas Fairfax, 13 o 14 tropas de caballería realista (alrededor de 900 hombres) regresaron al ataque con cierto éxito alrededor de la entrada al campo, pero fueron nuevamente expulsados por la pérdida de su comandante, el coronel Herne.

Tras el rechazo de este segundo asalto montado por los realistas, el ala de Thomas Fairfax corrió hacia la artillería realista en concierto con el ala izquierda de Gifford, que también avanzó fuera de la cobertura de los campos cerrados. La artillería realista abrió fuego contra las tropas parlamentarias que avanzaban.

Batalla de Adwalton Moor 30 de junio de 1643. La caballería parlamentaria expulsa a los mosqueteros realistas de los setos.

El ejército realista estaba a punto de conceder la victoria y retirarse del campo de batalla cuando el coronel Kirton persuadió a Newcastle para que le permitiera hacer una carga más con sus piqueros. Cayó sobre la posición de Gifford en el flanco izquierdo, haciendo retroceder a los parlamentarios. La artillería realista concentró fuego sobre los hombres de Gifford mientras un cuerpo de caballería realista conducido por el general James King se abrió paso alrededor del flanco norte del ejército parlamentario y penetrando la línea de cobertura atacó el ala izquierda de Gifford causando un colapso de sus tropas y una huida desordenada de regreso a Bradford.

Batalla de Adwalton Moor 30 de junio de 1643. El coronel realista Kirton cargando con sus piqueros haciendo retroceder a los parlamentarios. Fuente Royal Mail Stamps

En el ala derecha parlamentaria, los hombres de Thomas Fairfax, inconscientes del colapso en el ala izquierda, fueron atacados nuevamente por la caballería realista. Después de haber repelido nuevamente la caballería realista, Thomas Fairfax recibió la orden de retirarse. En ese momento las tropas realistas estaban entre su ala y el camino a Bradford.

El avance del ala de Thomas Fairfax lo había llevado a una carretera llamada Warren Lane que cruzaba el páramo y conducía hacia el sur, tomó esa carretera y finalmente llegó a Halifax, al sudoeste, y luego regresó a Bradford.

El resto del ejército derrotado de lord Fairfax huyó a Bradford.

 

Secuelas

Se estima en el bando parlamentario unos 500 soldados y unos 1.500 capturados, muchos de ellos en la huida a Bradford después del colapso del ejército parlamentario. Muchos más se habrán dispersado a sus hogares. Una estimación apropiada sería 100 muertos, 200 heridos.

El conde de Newcastle llevó su ejército a Bradford la misma noche de la batalla y abrió un bombardeo de la ciudad al día siguiente. Al darse cuenta de que Bradford era insostenible, lord Fairfax salió con la mayor parte del ejército parlamentario y marchó a Hull la noche del 1 de julio. Thomas Fairfax se quedó atrás con una pequeña fuerza para cubrir la retirada, y luego se separó dos días más tarde acompañado por su esposa e hija y unos de 50 jinetes. La ciudad se rindió poco después.

En el camino a Leeds, los parlamentarios fueron interceptados por 300 jinetes realistas. La mayoría de los parlamentarios fueron muertos o capturados; lady Fairfax fue hecha prisionera. Thomas logró escapar con Henry Fowles, el mayor general Gifford y tres soldados. Al llegar a Leeds, encontró a 80 soldados de infantería que también escaparon de Bradford y una pequeña guarnición dejada por su padre. Thomas decidió evacuar a Leeds y partir inmediatamente hacia Hull. Después de una marcha de 20 horas, la fuerza parlamentaria de cuatro tropas de caballería, 300 dragones y 300 soldados de infantería llegó a Selby sin incidentes. Lord Fairfax y la fuerza principal de Bradford estaban justo delante de ellos y estaban en el proceso de cruzar el río Ouse en ferry. Sin embargo, Thomas supo que Selby estaba ocupado por caballería realista procedente de castillo de Cawood, y que se estaba preparando para atacar a los hombres de lord Fairfax.

Batalla de Adwalton Moor 30 de junio de 1643. Persecución de los parlamentarios

Thomas avanzó hacia Selby para tomar por sorpresa a los realistas. Fueron expulsados después de una feroz batalla en las calles durante la cual Thomas recibió un disparo en la la muñeca izquierda. A pesar de sus heridas, ordenó a algunas de sus tropas cruzar el río para cubrir a lord Fairfax y luego encabezó el resto a lo largo de la orilla sur del río Humber para acercarse a Hull desde el otro lado del estuario de Barton. La pequeña fuerza de 100 soldados se enfrascó en una lucha constante con la caballería realista durante gran parte del camino, pero logró cruzar a Hull la noche del 4 de julio.

 

 

Asedio de Hull (septiembre-octubre de 1.643)

Después de su victoria sobre los Fairfax en la batalla de Adwalton Moor, el conde de Newcastle avanzó hacia el sur en Lincolnshire con su principal ejército del norte. Capturó a Gainsborough y Lincoln y parecía estar en una posición fuerte para atacar más profundamente en el territorio de la Asociación del Este, y desde allí amenazar a Londres. Sin embargo, la ausencia del ejército de Newcastle de Yorkshire permitió a los Fairfax fortalecerse fuertemente en Hull. En agosto de 1.643, Thomas Fairfax había establecido una base avanzada en Beverley y estaba liderando incursiones de caballería contra posiciones realistas, que culminaron en un ataque a al puente de Stamford cerca de York que obligó al conde Newcastle a abandonar su marcha al sur y regresar con su ejército a Yorkshire.

A principios de septiembre de 1.643, las tropas de Newcastle ocuparon las ciudades y pueblos alrededor de Hull y comenzaron a construir movimientos de tierra y emplazamientos de armas para sitiar la ciudad. El bombardeo de Hull comenzó el 2 de septiembre, pero fue en gran parte ineficaz porque las obras de asedio de los realistas estaban demasiado lejos de las murallas de la ciudad. El fuerte principal realista fue capturado y destruido en una salida parlamentaria durante la primera semana del asedio. El 14 de septiembre, lord Fairfax ordenó que se abrieran las esclusas y se rompieran las orillas del río Humber para inundar la tierra circundante, como había ocurrido durante el primer asedio de Hull en 1.642.

Fortificaciones de Hull antes del asedio, vista desde el oeste. Plano dibujado por Wenceslaus Hollar

El 22 de septiembre, el coronel Cromwell cruzó desde el lado de Lincolnshire con mosquetes y pólvora para los defensores, uniéndose a los Fairfax en oraciones y ayuno antes de regresar a Lincolnshire. Cuatro días más tarde, Thomas Fairfax llevó su caballería y dragones a través del Humber para unir fuerzas con la Asociación del Este, dejando la defensa de la ciudad en manos de lord Fairfax, quien fue reforzado con 500 soldados comandados por John Meldrum.

El 9 de octubre, los realistas intentaron tomar las defensas. Aunque las fortificaciones periféricas fueron capturadas, los realistas no pudieron consolidar el ataque y fueron rechazados. Dos días más tarde, Meldrum lideró un ataque contra los emplazamientos de los cañones realistas. La fuerza parlamentaria de unos 1.500 hombres estaba compuesta por soldados de la guarnición, marineros de los buques de guerra y ciudadanos de la ciudad. Meldrum atacó en dos divisiones, una dirigida por el coronel Lambert, y la otra por Thomas Rainsborough, capitán del barco el León. Los asaltantes invadieron los emplazamientos de cañones realistas y lograron llevarse varios cañones de asedio.

El 12 de octubre, el conde de Newcastle abandonó el asedio de Hull y se retiró a York, dejando a Cavendish para controlar a Hull. El fracaso del asedio, en combinación con la victoria parlamentario en la batalla de Winceby en Lincolnshire, terminó con las esperanzas de los realistas de un avance hacia Londres por parte del ejército del norte del conde de Newcastle.

 

 

Batalla de Winceby (11 de octubre de 1.643)

Antecedentes

El conde de Newcastle capturó Gainsborough y Lincoln en julio y agosto de 1.643; luego detuvo bruscamente su avance hacia el sur y regresó a Yorkshire para atacar Hull donde los Fairfax estaban ganando fuerza. Al mismo tiempo que Newcastle partía de Lincolnshire, el Parlamento nombraba al comandante Edward Montagu, conde de Manchester,de la Asociación del Este, con órdenes de impedir cualquier avance realista hacia Londres. Manchester primero aseguró Anglia del Este sitiando a Lynn en Norfolk, donde Hamon Lestrange se había declarado por el Rey después de negarse a pagar la tasación de impuestos del Parlamento. El asedio continuó hasta que Lestrange se rindió a mediados de septiembre. Manchester entonces marchó a Boston donde reunió a sus fuerzas en preparación para una invasión de Lincolnshire.

La fuerza de Cavendish que había sido dejada en Hull demostró ser insuficiente porque no pudieron evitar que John Meldrum entrase en la ciudad con 500 soldados de infantería del ejército de Manchester para reforzar la guarnición de Hull, ni la evacuación de Thomas Fairfax y la fuerza de caballería del Parlamento de Yorkshire, unos 1.500 jinetes (27 tropas cada una alrededor de 60 efectivos), que escapó a Lincolnshire y se unió a una Asociación Oriental reorganizada bajo el mando del conde de Manchester. Ahora con una importante amenaza para su retaguardia, Cavendish devolvió a su ejército realista a Hull, aunque dejó guarniciones en todo Lincolnshire, incluida una fuerza fuerte de 200 efectivos en el castillo de Bolingbroke. La fuerza realista en Newark, a unos 50 kilómetros al oeste, estaba disponible para apoyar si era necesario.

El 9 de octubre, el ejército de la Asociación del Este y la caballería de Fairfax marcharon desde Boston para asediar el castillo de Bolingbroke, una de las guarniciones dejadas por el conde de Newcastle. La guarnición en el castillo de Bolingbroke había cavado terraplenes para aumentar las anticuadas defensas medievales y esto resultó oportuno porque cuando el Cavendish se retiró, Montagu asedió el castillo. Bolingbroke era un lugar estratégico, estaba situado en el acceso principal al noroeste a través de las tierras fértiles desde la fortaleza parlamentaria de Boston, el objetivo principal de Manchester era sacar a la guarnición realista de Newark y llevarla a una batalla en campo abierto. El ardid funcionó para William Widdrington, general de Lincolnshire, y John Henderson, gobernador de Newark, mordieron el anzuelo y reunieron una fuerza realista para socorrer a Bolingbroke.

Los enfrentamientos esporádicos estallaron en Bolingbroke el 10 de octubre, pero antes de que el asedio estuviera en marcha, una escaramuza de caballería en un puesto parlamentario cerca de Horncastle alertó sobre el acercamiento de una columna realista de ayuda. La fuerza realista, reunida desde las guarniciones de Newark, Lincoln y Gainsborough, comprendía unas 80 tropas de caballería y dragones bajo el mando de William Widdrington y John Henderson. El conde de Manchester ordenó un avance para encontrarse con el enemigo, dejando un pequeño destacamento para mantener el bloqueo de Bolingbroke.

Habiendo sido alertado por el enfrentamiento el día anterior, en la mañana del 11 de octubre, Manchester formó sus fuerzas en la colina de Bolingbroke, sin embargo, no había ningún realista a la vista y no fue hasta el mediodía que recibió información de que aún se encontraban a unos 5 km al noroeste, aunque avanzaban hacia la posición. En vez de esperar a que se acercaran, Manchester envió a toda su fuerza de caballería bajo el mando de Oliver Cromwell, la infantería parlamentaria comenzó un avance, confiando que ellos sería una reserva estratégica en caso de que la caballería tuviera dificultades.

 

Despliegue inicial

La caballería parlamentaria se encontró con los realistas en la aldea de Winceby, a unos 5 km al oeste de Bolingbroke. La fuerza de Cromwell consistía en alrededor de 70 tropas de caballería y dragones; aunque las 80 tropas realistas eran mayor en número, tenían menos efectivos, por lo que ambos fuerzas eran similares unos 3.000 efectivos.

Los realistas y parlamentarios estaban en elevaciones separadas por una pequeña llanura. La caballería parlamentaria marchaba en tres divisiones: en vanguardia el coronel Bartolomew Vermuyden al mando de los dragones, en el centro la caballería de Cromwell que desplegaría en 3 grupos y en retaguardia la caballería de Fairfax que desplegaría en 3 grupos. La caballería realista desplegó: en vanguardia los dragones, y detrás 3 grupos: a la izquierda John Henderson, en el centro y derecha William Widdrington, a retaguardia 3 grupos bajo el mando de William Saville. La infantería parlamentaria todavía marchaba desde Bolingbroke.

Batalla de Winceby (11 de octubre de 1.643). Despliegue de fuerzas

 

La batalla

Los dragones de ambos bandos avanzaron, desmontaron y abrieron fuego en un intercambio de disparos de mosquete, cubriendo el despliegue de sus caballerías.

Cromwell condujo sus grupos al trote hacia la llanura. A medida que avanzaban hacia las líneas enemigas, los jinetes realistas dispararon dos andanadas, la segunda a quemarropa. Un disparo de esta descarga mató al caballo de Cromwell. Cromwell logró ponerse en pie, pero Ingram Hopton lo derribó de nuevo cuando la caballería realista realizó un contraataque. Hopton pudo haber tenido la intención de tomar prisionero a Cromwell, pero fue muerto. Cromwell montó otro caballo entregado por un soldado y se reincorporó a la acción.

Batalla de Winceby (11 de octubre de 1.643). Muerte del caballo de Oliver Cromwell. Fuente Royal Mail Stamps

En la izquierda realista, Henderson parece que tuvo cierto éxito imponiéndose a la derecha parlamentaria, que fue rechazada. Sin embargo, en el centro y en la izquierda parlamentaria, Cromwell carga de los disciplinados ironsides (costillas de hierro) tuvo un éxito significativo rompiendo las líneas de Saville y haciéndoles retroceder hacia las líneas de retaguardia.

Aprovechando el desorden en el centro y la derecha realistas, Fairfax lideró la retaguardia parlamentaria en un devastador ataque de flanco, los realistas atacados por el frente y el flanco fueron completamente derrotados, dándose a la fuga, siendo perseguidos implacablemente por los parlamentarios. En particular, los dragones realistas, que habían desmontado para luchar contra la acción inicial, fueron abandonados por su caballería y fueron masacrados por las fuerzas de infantería que entonces llegaban desde Bolingbroke.

 

Secuelas

La batalla de Winceby no duró más de media hora. 300 realistas fueron muertos y otros 800 fueron hechos prisioneros, más de un tercio de la fuerza original, mientras que las bajas parlamentarias fueron escasas unos 20 muertos y muchos más heridos. Por su parte en el fracaso en Winceby, John Henderson, gobernador de Newark, fue reemplazado por Robert Byron. Más significativamente, la derrota realista también obligó a William Cavendish a cancelar su asedio de Hull y llevar a su ejército al sur. Pero aun así su fuerza se había visto mermada por el asedio y Lincolnshire seguiría siendo un condado dividido hasta el colapso de la causa realista en el norte en la batalla de Marston Moor al año siguiente. Para la guarnición en el castillo de Bolingbroke ahora no había esperanza de alivio y se rindieron el 14 de noviembre de 1.643.

Fue significativo como la primera colaboración militar entre Cromwell y Fairfax. Estratégicamente puso fin a la amenaza de una marcha hacia el sur por parte del ejército del norte del conde de Newcastle.

 

La crisis del Santa Ana

En Lancashire, antes del comienzo de la guerra civil, había tensión social y económica entre las ciudades que generalmente apoyaban al Parlamento, y la nobleza terrateniente y la aristocracia que controlaban las áreas rurales y apoyaban al rey en su mayoría como realistas. Había también una división religiosa con algunas ciudades que apoyaban los movimientos inconformistas disidentes. Bolton era conocida como la “Ginebra del norte”, una referencia a la ciudad de Suiza, que era un centro del calvinismo.

La principal figura realista en Lancashire fue James Stanley, séptimo conde de Derby. Fue lento para tomar medidas para asegurar el condado al comienzo de la guerra civil en 1.642. Intentó conquistar Manchester a la que asedió desde el 24 de septiembre al 1 de octubre, pero ante la enconada resistencia abandonó el asedio, en el mes de noviembre sufrió las derrotas en los enfrentamientos de Chowbent y Lowton Moor, tras los cuales se suspendieron las hostilidades durante varias semanas.

El reinicio real de las hostilidades se debió a un accidente bastante curioso, el barco la fragata española Santa Ana de la flotade Dunkerque, que transportaba reclutas para ser entrenados en los Países Bajos, fue apartada de su curso por los vientos contrarios, apareciendo frente a la punta de Rossall , en la esquina noroeste del Fylde. Primero se pensó que era una nave realista; pero como no se hizo ningún intento de desembarcar, finalmente se envió un piloto y se descubrió que el barco estaba varado en la desembocadura del río Wyre en el lado de Rossall (que se encuentra en el actual puerto de Fleetwood), y fue tomado en nombre del Parlamento.

El conde de Derby, sin embargo, que estaba en Lathom, se enteró del hecho y partió apresuradamente con una tropa de jinetes, cruzó el Ribble y se quedó esa noche (el sábado 4 de marzo) con el lord Clifton en Lytham Hall. El mismo día, 4 compañías de infantería del Parlamento llegaron al Fylde desde Preston bajo el mando del mayor Sparrow, y se agruparon alrededor de Poulton y Singleton. Pero la conducta de los parlamentarios fue incomprensible. A la mañana siguiente (domingo 5 de marzo) Sparrow sacó a sus hombres en un lugar llamado Hoes (actual Layton Common), pero al enterarse de que el conde estaba marchando hacia el norte desde Lytham, se retiró, transportó a sus hombres sobre Wyre y marchó a lo largo de la orilla oriental del estuario hasta un punto opuesto al actual pueblo de Fleetwood. Mientras tanto, Derby cabalgaba directamente hacia la nave sin resistencia; tomó prisioneros al coronel Dodding y a lord Townson de Lancaster que estaban de guardia, prendieron fuego al barco y, se llevaron consigo, los oficiales españoles y sus damas, cabalgaron apresuradamente hacia Lathom esa misma noche, deteniéndose solo para registrar Rossall Hall en busca de armas. Cuando la Santa Ana ardió los cañones se descargaron, cayeron al fondo con el barco o cayeron al agua. Pero los parlamentarios recuperaron la mayoría de ellos y los enviaron por mar a Lancaster para fortalecer las fortificaciones allí.

El embajador español negó toda intención de interferir en la Guerra Civil Inglesa, y solicitó que la tripulación fuera enviada de manera segura a Londres y desde a Flandes. Los oficiales en el campo realista fueron bien tratados, pero los desafortunados marineros fueron llevados al campo, algunos de ellos murieron de hambre.

Durante los meses de marzo y abril hubo enfrentamientos casi incesantes en Lancashire con diversa fortuna. A fines de febrero, el Parlamento tenía a Preston y Lancaster, Blackburn y Bolton además, los realistas aún conservaban la posesión de Wigan, Warrington y Liverpool; y se hicieron repetidos intentos por cada bando en las posiciones del otro bando.

Los realistas fueron los primeros en actuar. A mediados de marzo, se formó un plan para recuperar las armas españolas de Lancaster. El conde de Derby salió de Wigan el lunes 13 de marzo, con 600 infantes y 400 jinetes, y el martes por la noche se quedó nuevamente con el lord Clifton en Lytham Hall, sus hombres fueron acuartelados alrededor de Kirkham. Se quedó uno o dos días para convocar al Fylde, que realista, y así se sumó a sus números 3.000 milicianos (club men) a los que se nombró a los oficiales. Luego se unieron John Girlington y lord Tyldesley con 600 soldados más de York, de los cuales la mitad eran mosqueteros, y toda la fuerza se dirigió hacia Lancaster. Temprano en la mañana del 18 de marzo la ciudad fue convocada, pero respondieron que todas sus hombres disponibles y armas estaban en el castillo, donde había unas 600 tropas parlamentarias bajo Holcroft y Sparrow.

El castillo no estaba provisto para un asedio, y no tenía un suministro de agua adecuado, pero los realistas no hicieron ningún intento de tomarlo, y se dedicaron a saquear e incendiar la ciudad. Cuando se enteró de que los parlamentarios coronel Assheton y John Seaton estaban en marcha desde Preston con 11 compañías de infantes y algunos jinetes, se retiraron a Ellel, a unas 8 kms al sur de Lancaster.

 

 

Ataque realista a Bolton (28 de marzo de 1.643)

Como era de esperar, el conde de Derby comenzó a planear un avance en territorio enemigo, y realizó un segundo ataque contra Bolton el 28 de marzo de 1.643. Sin embargo, Bolton estaba preparado, y estaba bien guarnecido, mientras que los parlamentarios también habían establecido una guarnición para su protección adicional, en la ciudad de Bury. Los realistas llegaron a Bolton sobre las 15,00 horas, los hizo una propuesta de rendición que fue rechazada, no hicieron ningún ataque hasta que se hizo de noche. Después lanzaron un fuerte ataque contra las fortificaciones exteriores de tierra y hubo enfrentamientos en lugares cerrados durante algún tiempo. Los asaltantes finalmente fueron derrotados con la pérdida de 10 hombres. Después de que algunos refuerzos a la ciudad habían llegado desde Bury, los realistas lanzaron otro ataque sobre el lado sur de la ciudad, y debido a la oscuridad pudieron acercarse bastante a las paredes de tierra antes de ser detectados; pero este intento no tuvo mejor éxito y finalmente se retiraron con la pérdida de 23 hombres.

 

 

Conquista parlamentaria de Wigan

Cuatro días después del ataque sin éxito del conde de Derby contra Bolton, los parlamentarios sitiaron a Wigan. Esto fue en la víspera de Pascua de 1.643. Su fuerza consistía en 2.000 infantes, en su mayoría mosqueteros, y de 200 a 300 jinetes, con 8 cañones, bajo el mando del coronel Holland; el regimiento de Assheton también acompañó a la expedición. Wigan estaba al mando del el mayor general Blaire, un escocés que el Rey había recomendado al conde de Derby. Atacando ferozmente en el extremo sureste de la ciudad, los mosqueteros de Assheton forzaron una entrada después de una hora de lucha, y la guarnición Wigan, que contaba con 1.400 hombres, se rompió y huyó en desorden; se tomaron muchos prisioneros. Algunos de la guarnición, sin embargo, se dirigieron a la torre de la iglesia, y dispararon desde causando considerables bajas a la fuerza atacante; y fue necesaria la amenaza para volar la iglesia con pólvora antes de que se les redujera a la rendición. La ciudad fue saqueada a fondo por la soldadesca parlamentaria. Sin embargo, no ocuparon Wigan, sino que se marcharon la misma noche, su partida probablemente se apresuró por un informe de que el conde de Derby estaba en camino a su ayuda. El conde llegó hasta Standish Moor; pero al escuchar que Wigan había sido tomada, saqueada y abandonada por el enemigo, regresó a Lathom. Un escritor del parlamento estimó el saqueo en 20.000 libras.

 

 

Ataque a parlamentario Warrington (5 de abril 1.643)

Eufóricos por su éxito en Wigan, las tropas parlamentarias atacaron Warrington el 5 de abril. En esto se unieron William Brereton, el comandante en jefe en Cheshire, quien a fines de marzo estaba acuartelado con su caballería en Nantwich; y había enviado 500 infantes para unirse a él en el intento. Warrington estaba fuertemente defendido, el conde de Derby estaba allí en persona. El lunes 3 de abril, el capitán Ardern y algunos otros capitanes se acercaron a la ciudad desde el lado de Cheshire, pero la guarnición realista vio la pequeñez de la fuerza, salió y los derrotó en Stockton Heath. Las fuerzas principales de Brereton poco después surgieron en un segundo ataque también derrotado por los realistas. Brereton, sin embargo, permaneció en el terreno y, al reforzados por las tropas de Holland procedentes de Manchester, atacaron a Warrington el 5 de abril. El avance fue desde dos lados, cerca de la iglesia parroquial, una batería fue colocada en la colina Moot, y desde el oeste donde los hombres de Brereton ocuparon la casa de un tal Edward Bridgman en Sankey, a 1,5 kms del pueblo. Los realistas, sin embargo, lucharon con gran determinación, y a pesar de su número, los parlamentarios no pudieron entrar en ningún punto.

 

 

Batalla de Whalley (20 de abril de 1.643)

Las fuerzas parlamentarias en Blackburn Hundred estaban todavía estaban muy desorganizadas y evidentemente desanimadas por su revés en Warrington el 5 de abril. Después de esa acción, el conde de Derby se trasladó a Preston, donde se preparó para explotar el éxito y convocó a un equipo general allí a mediados de abril. Acompañado por lord Molyneux, Gilbert Hoghton, el coronel Tyldesley y otros realistas conocidos salió de Preston a la cabeza de 11 tropas de jinetes, 700 infantes, y unos 2.000 milicianos, en su mayoría de Fylde, que suman alrededor de 5.000 hombres.

Siguiendo por la orilla norte del Ribble llegaron a Ribchester al mediodía del miércoles 19 de abril, cruzaron el río en ferry en Salesbury y marcharon hacia Whalley. Los parlamentarios fueron cogidos completamente por sorpresa. Dos tropas de jinetes en Dukenhalgh Hall cerca de Clayton-le-Moors eran únicas fuerzas en el vecindario, y éstas se retiraron a Padiham, después de enviar aviso al coronel Shuttleworth, que estaba en su casa en Gawthorpe. Shuttleworth recibió el mensaje durante la noche, pero mensajes a sus fuerzas, y la mañana siguiente se había reunido una tropa de jinetes y unos 500 infantes. El conde de Derby, en lugar de continuar su marcha, había ocupado Whalley, y esa misma mañana temprano, reunió sus tropas en el lado este del río Calder, aparentemente esperando ser atacado. El mismo Derby tenía su cuartel general en Whalley Abbey, en la casa de Ralph Assheton. Los realistas cometieron un gran error al no avanzar de inmediato.

Sin embargo, después de un poco de retraso, avanzaron y los exploradores de ambos bandos se acercaron cerca del Read Hall, a medio camino entre Padiham y Whalley. Los realistas eran tan abrumadoramente superiores en número, Shuttleworth y sus capitanes se negaron a enfrentarse a ellos, y ordenaron una retirada general hacia Padiham. Pero los soldados se negaron y esperaron el avance de los realistas.
A unos 1,5 kms de Whalley, en la carretera principal a Padiham, las tropas parlamentarias esperaban el avance monárquico justo por encima del Read Hall, ocultando a sus mosqueteros detrás de los muros de piedra a ambos lados del camino. Cuando la vanguardia realista bajaba la colina por Easterley hacia el arroyo, fueron sorprendidos por los disparos de los mosqueteros parlamentarios que los desordenó; y huyeron hacia Whalley perseguidos por la infantería parlamentaria. Los hombres de Shuttleworth presionaron duramente a los realistas, y cuando llegaron a Whalley, la retirada se había convertido en una derrota. Los realistas que permanecían en Whalley, fueron cogidos por sorpresa, no ofrecieron ninguna resistencia, y se unieron a la huída.

La persecución se extendió a lo largo de unas 8 kms; y las tropas parlamentarias que los perseguían se encontraron el suelo sembrado de armas que los realistas habían arrojado en su huida. El propio conde de Derby con dificultad mantuvo algún tipo de orden en la retaguardia. Al llegar a Salesbury, a los jinetes e infantes se sumergieron en el agua sin esperar a los botes, y vadearon el río con el agua al cuello. Una vez al otro estuvieron a salvo de los ataques, pero la huida continuó hacia Preston.

Assheton no tardó en explotar la victoria en Whalley. Dos días más tarde marchó sobre Wigan (22 de abril), que fue ocupado por el coronel Tyldesley con 9 tropas caballería y 700 infantes; Assheton tenía 2.200 jinetes e infantes pertenecientes a la guarnición de Manchester, y los realistas no estaban en condiciones de resistir a los números superiores. Regresaron a Lathom sin luchar, y Assheton demolió las fortificaciones en Wigan. Al enterarse de la pérdida de Wigan, la Reina envió un mensaje al conde de Derby para que no volviera a enfrentarse al enemigo hasta que ella le enviara refuerzos; pero, después de haber esperado durante quince días en vano, Molyneux y Tyldesley lo persuadieron para que intentara apresurarlo en persona. No hay duda de que la Reina en este momento tenía la intención de invadir Lancashire. Ella escribió desde York al Rey el 23 de abril “mi proposición es esta: separar del cuerpo del ejército 2.000 lacayos y 1.000 jinetes, 200 dragones y algunos cañones y enviarlos de inmediato a Lancashire para unirse al conde del Derby y limpiar ese condado, lo que espero que se pueda hacer en diez o doce días, y luego venir a visitarme a Newark“; y tres semanas después de esto, ella escribe nuevamente que el ejército debía marchar directamente sobre Leeds, Bradford y Halifax. Derby debía regresar, recoger las tropas que pudiera y permanecer a la defensiva hasta que “el ejército pueda marchar hacia Manchester, lo que espero que sea pronto, porque creo que al ser tomado Leeds, los otros dos lugares serán insignificantes, y así Manchester entrará en juego, y si tomamos todo, Lancashire es suyo”. Sin embargo, estos planes se vieron frustrados por la derrota realista por Thomas Fairfax en la batalla de Wakefield en mayo; y ya no había ninguna esperanza de refuerzos para los realistas de Lancashire del ejército de la Reina. Derby regresó a Lancashire; y habiendo llegado un rumor de una invasión escocesa por medio de la Isla de Man, se le persuadió a navegar allí para evitarlo.

Al regresar a Lancashire a fines de mayo, cruzó apresuradamente el condado con muy pocos seguidores y cabalgó hasta Whitehaven, desde donde tomó el barco a la Isla de Man, donde desembarcó allí el 15 de junio. La condesa de Derby y sus hijos permanecieron en Lathom House.

Mientras tanto las cosas habían ido de mal en peor para la causa realista en Lancashire. Después de la captura de Wigan, Assheton había perseguido a Molyneux y Tyldesley de Ormskirk a Preston, y de allí a través del Ribble en el Fylde. Los realistas se acantonaron en Kirkham durante dos días, pero Assheton prácticamente no ofreció resistencia; marcharon hacia el norte a través del Wyre y, a través de Cockerham, hacia Hornby. Assheton siguió hasta Lancaster; tomó de allí 14 de los cañones españoles y dejó el resto para fortificar el Castillo, regresó a través de Preston a Manchester. En la marcha de regreso, sus hombres aprovecharon su ausencia temporal para desviarse a través del Fylde, donde saquearon a realistas y parlamentarios por igual. Después del regreso de Assheton, Tyldesley cruzó a Yorkshire para unirse a la Reina; Molyneux se dirigió hacia el sur otra vez, y tomando algunos prisioneros a los que dejó en Lathom pasó a Hale Ford en Cheshire.

En junio de 1.643, prácticamente todo Lancashire estaba por primera vez en manos del Parlamento; Lathom House y el castillo Greenhalgh eran los únicos lugares realistas. El condado fue limpiado de todas las fuerzas del Rey, se hizo que todos los que habían huido de cualquier parte pudieran regresar con sus esposas, hijos y amigos y tener lo que sus enemigos les habían dejado.

The post Operaciones en el Norte de Inglaterra en 1643 appeared first on Arre caballo!.

]]>
https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/operaciones-en-el-norte-de-inglaterra-en-1643/feed/ 0
Operaciones en el suroeste de Inglaterra .643 https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/operaciones-en-el-suroeste-de-inglaterra-643/ https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/operaciones-en-el-suroeste-de-inglaterra-643/#respond Sun, 12 Aug 2018 10:15:06 +0000 https://arrecaballo.es/?p=10806 Antecedentes A fines de 1.642, el ejército realista de Ralph Hopton retrocedió de Devon cruzando el río Tamar hacia Cornualles. A principios de enero de 1.643, el coronel Ruthven, el gobernador parlamentario de Plymouth, intentó reforzar su posición atacando a Saltash en el lado de Cornualles de Tamar. Ruthven casentó artillería en el lado de […]

The post Operaciones en el suroeste de Inglaterra .643 appeared first on Arre caballo!.

]]>
Antecedentes

A fines de 1.642, el ejército realista de Ralph Hopton retrocedió de Devon cruzando el río Tamar hacia Cornualles. A principios de enero de 1.643, el coronel Ruthven, el gobernador parlamentario de Plymouth, intentó reforzar su posición atacando a Saltash en el lado de Cornualles de Tamar. Ruthven casentó artillería en el lado de Devon y llevó tres buques de guerra al estuario del río para bombardear a Saltash en preparación para un asalto a través de Plymouth mediante infantería en botes. El gobernador realista de Saltash, William Courtney, pidió urgentemente refuerzos. Ralph Hopton avanzó con el regimiento del coronel Trevannion para reforzar la guarnición de Saltash, y los ataques del parlamentario fueron rechazados. Sin embargo, la llegada a Plymouth de refuerzos parlamentarios de Somerset y Dorset finalmente permitió al coronel Ruthven aplastar a los realistas y forzar el cruce del Tamar en Newbridge, a unos 11 kms al norte de Saltash. Los realistas abandonaron la línea del río Tamar y volvieron a Bodmin mientras Ruthven avanzaba hacia Cornwall y concentraba sus fuerzas en Liskeard.

El 17 de enero, fuertes tormentas empujaron tres buques de guerra parlamentarios cargados de armas y dinero al puerto realista de Falmouth. Los barcos fueron rápidamente capturados. Esta inesperada ganancia permitió a Hopton volver a equipar al ejército realista e incluso pagar a sus soldados por adelantado. La moral estaba alta cuando los realistas marcharon hacia Lostwithiel y se acantonaron en la finca de lord Mohun en Boconnoc.

 

Batalla de Braddock Down (19 de enero de 1.643)

Ralph Hopton y los líderes de los realistas de Cornualles sabían que estaban amenazados por dos ejércitos parlamentarios: la fuerza del coronel Ruthven en Liskeard y el contingente de lord Stamford marchando hacia el norte de Cornualles. En un consejo de guerra en Lostwithiel el 18 de enero, la posición de facto de Hopton como comandante del ejército de Cornualles se confirmó formalmente y se tomó la decisión de marchar inmediatamente contra Ruthven antes de que pudiera unir fuerzas con Stamford.

Ruthven confiaba en la victoria sobre los realistas y quería ganarse la gloria para sí mismo. Contra órdenes, salió para atacar a los realistas antes de lord Stamford y sus refuerzos llegaron a Liskeard.

La mañana del 19 de enero, los realistas de Cornualles partieron de Lostwithiel hacia Liskeard. Hacia el mediodía, la vanguardia de dragones avistó el ejército de 4.000 efectivos de Ruthven en la cresta de una colina en el lado este de Braddock Down. Hopton desplegó sus fuerzas en una cresta similar dentro del alcance de los mosquetes parlamentarios con un valle poco profundo que separaba ambos ejércitos. Bevil Grenville mandaba una gran fuerza de la infantería realista en el centro, algunos caballeros y dragones protegían los flancos. Hopton tenía dos pequeños cañones de campaña que ocultó colocando jinetes frente a ellos.

Batalla de Braddock Down 19 de enero de 1643. Despliegue de fuerzas

Los ejércitos escaramucearon e intercambiaron disparos de mosquete durante dos horas, ninguno de los dos bandos deseaba descender de su fuerte posición defensiva para atacar al otro. Finalmente, después de dirigir oraciones, Hopton descubrió sus cañones de campaña y ordenó el ataque. Los cañones dispararon una salva cuando Grenville condujo a la infantería de Cornualles cuesta abajo y luego cuesta arriba contra las líneas parlamentarias. Ambas alas de la caballería cargan simultáneamente. Los mosqueteros parlamentarios lanzaron una sola descarga irregular contra los realistas que avanzaban, luego todo el ejército de Ruthven dio vuelta y huyó.

Batalla de Braddock Down 19 de enero de 1643. Avance realista apoyado por dos cañones. Fuente Royal Mail Stamps

Los parlamentarios se retiraron a Liskeard, solo para ser expulsados cuando la gente del pueblo se declaró por el Rey y se levantó contra ellos. Los realistas perseguidores avanzaron sin oposición. Más de 1.000 parlamentarios se rindieron después de la batalla. Cinco valiosos cañones y un almacén de armas también fueron capturados. Los realistas afirmaron haber perdido solo dos hombres. La victoria en la batalla de Braddock Down estableció a Ralph Hopton como líder indiscutible de los realistas de Cornualles.

Hopton explotó su victoria con un avance inmediato hacia Devon. Envió una columna bajo el mando de John Berkeley y el coronel Ashburnham contra el ejército del conde de Stamford, que había llegado a Launceston. Stamford se dio la vuelta y se retiró a Tavistock. El 22 de enero, la fuerza principal de Hopton asaltó a Saltash, recapturando la ciudad y devolviendo al coronel Ruthven a Plymouth. Los realistas no estaban equipados para montar un asedio a gran escala de Plymouth, así que bloquearon la ciudad y atacaron las guarniciones periféricas. El poeta Sidney Godolphin, que sirvía como voluntario en el ejército de Hopton, fue muerto en una escaramuza en Chagford cerca de Okehampton el 8 de febrero. Sin embargo, la ocupación realista de las ciudades de los alrededores de Plymouth significó que las fuerzas de Hopton estaban demasiado dispersas para operar efectivamente. El 22 de febrero, después de que los realistas fueran expulsados de Modbury, Hopton abandonó su invasión de Devon y una vez más retrocedió de nuevo en Cornualles.

Guerra Civil Inglesa en Cornualles y Devon enero y febrero de 1643

 

Batalla de Launceston ( 23 de abril de 1.643)

El 28 de febrero, Ralph Hopton y el conde de Stamford acordaron una tregua local en Devon y Cornualles, durante la cual ambas partes aprovecharon la oportunidad para reorganizar sus fuerzas.

Cuando la tregua expiró el 22 de abril de 1.643, los parlamentarios tomaron la iniciativa con un ataque contra el ejército de Cornualles reunido en Launceston. En ausencia del conde de Stamford, que sufría de gota, el ejército parlamentario de 3.500 infantes y cinco tropas de caballos estaba comandado por el general James Chudleigh. Hopton había tomado una fuerte posición defensiva en Beacon Hill (actual Windmill Hill) al sur de Launceston. Todavía estaba esperando la llegada de varios contingentes cuando Chudleigh se acercó a Launceston en la mañana del 23 de abril. El asalto inicial del parlamentario hizo retroceder a los mosqueteros realistas apostados al pie de la colina, pero la llegada constante de refuerzos a lo largo del día permitió a Hopton mantener la posición en contra de nuevos ataques.

Por la noche, el ejército de Cornualles estaba completamente reunido y Hopton preparado para contraatacar. Reagrupó a su infantería en tres columnas separadas comandadas una por él mismo, otra John Berkeley y la tercera por el mayor general Basset, y luego cargó contra al cuerpo principal de los parlamentarios. Debilitados y exhaustos por las pérdidas sufridas durante el día, los parlamentarios retrocedieron en desorden. Afortunadamente para Chudleigh, John Merrick había llegado esa noche con 700 greycoats (casacas grises) londinenses enviados por el conde de Essex como refuerzos. Al frente de los greycoats, Chudleigh cubrió la retirada, personalmente dirigió a los equipos de bueyes para salvar su artillería. La explosión de un carro de pólvora desanimó a los realistas de perseguirlos mientras los parlamentarios se retiraban a Devon.

 

 

Batalla de Sourton Down (25 de abril de 1.643)

Ralph Hopton y el ejército de Cornualles avanzaron hacia Okehampton mientras los parlamentarios se retiraban de Launceston. Hopton estaba decidido a dar un golpe decisivo antes de que el enemigo tuviera tiempo de reagruparse, pero se movió demasiado rápido hacia Devon, sin un reconocimiento adecuado. Cuando Hopton se acercó a Okehampton, el general Chudleigh condujo una pequeña fuerza de caballería para emboscar a los realistas en Sourton Down, al borde del parque Nacional de Dartmoor.

La fuerza realista siguió en su marcha nocturna y estaba cruzando Sourton Down en formación de columna liderada por 150 dragones, luego marchaba la infantería seguida por la artillería, a continuación el resto de la infantería y en retaguardia 300 jinetes y dragones.

El capitán Drake dirigió una carga contra la vanguardia realista, los dragones de la misma entraron en pánico y retrocedieron en desorden, chocando con la infantería que marchaba detrás. Los parlamentarios presionaron en su ataque y derrotaron a la mitad del ejército realista. Lord Mohun y Bevil Grenville se posicionaron para defender la artillería mientras Hopton le ordenaba a Nicholas Slanning que llevara la retaguardia, éste lideró tres tropas de caballería, totalizando 108 hombres en Sourton Down, dividiendo su fuerza en seis escuadrones de 18 hombres cada uno y los desplegó en el sur de Down Hill, haciendo el mejor uso de la oscuridad y la cobertura.

Batalla de Sourton Down 25 de abril de 1643. Carga de la caballería realista del capitán Drake. Autor Peter Dennis

El contraataque cogió por sorpresa a los parlamentarios, cuyo ataque del parlamentario finalmente fue rechazado y los realistas tomaron posiciones defensivas entre los antiguos terraplenes en el páramo. Reforzado por 1.000 infantes de Okehampton, Chudleigh continuó amenazando a los realistas. Mientras las escaramuzas esporádicas continuaron durante la noche, una violenta tempestad se desató en el campo de batalla, empapando a los combatientes y aumentando la confusión y el terror.

Eventualmente, los realistas se retiraron en un desorden considerable, dejando atrás cañones, tiendas y pólvora. En la confusión, los parlamentarios también capturaron el baúl de viaje de Ralph Hopton, que contenía cartas del Rey ordenando al ejército de Cornualles unir fuerzas con el marqués de Hertford y el príncipe Mauricio en Somerset.

Esta escaramuza, más que una batalla, tipificaba el tipo de acciones que aparecieron en la guerra civil temprana en el suroeste con probablemente no más de unos 3.500 hombres en la fuerza de Hopton contra 1.200 hombres en Chudleigh, pero a pesar del tamaño de las fuerzas enemigas, los factores que ocurrieron con el ataque sorpresa en la oscuridad contra una columna de marcha harían de este un encuentro interesante.

 

 

Batalla de Stratton (16 de mayo de 1.643)

Consciente del plan realista de combinar los ejércitos de Ralph Hopton y lord Hertford, el conde de Stamford reunió a todas las fuerzas parlamentarias disponibles en Torrington en Devon y se preparó para marchar contra Hopton antes de poder reunirse con Hertford.

Stamford envió 150 jinetes bajo las órdenes de George Chudleigh (padre del general James Chudleigh) en una incursión de diversión en Bodmin, con el objetivo de capturar a los altos dignatarios realistas de Cornualles e interrumpir el reclutamiento de fuerzas realistas; mientras que el propio Stamford partió desde Okehampton hasta la costa norte, recogiendo refuerzos y cruzando el río Tamar en Cornualles dirigiéndose a Stratton, llegando con con una fuerza de 5.400 infantes, 200 jinetes y 13 cañones, llegando el 15 de mayo. Ocupó una posición defensiva fuerte en una colina ahora conocida como Stamford Hill al norte de la ciudad.

El señor Kendall, de 70 años, alcalde realista de Lostwithiel, murió en el asalto de George Chudleigh a Bodmin. Se dice que Kendall mató a 10 soldados parlamentarios antes de ser abrumado.

El domingo 13 de mayo, los realistas se encontraron con la fuerza de George Chudleigh cabalgando hacia Bodmin y tuvo lugar una escaramuza prolongada, antes de que Ralph Hopton se diera cuenta de que este no era el principal ejército parlamentario. El ejército de Hopton llegó a Santa María la noche siguiente. Una escasez severa de suministros significaba solo una galleta por hombre, un nivel de raciones que continuó durante toda la marcha hasta el final de la batalla. Con unidades del ejército realista de guarnición en Bodmin y conteniendo al coronel Ruthven en Plymouth, Ralph Hopton solo pudo reunir 2.400 infantes y 500 jinetes para contrarrestar la invasión de Cornwall por parte de Stamford. A pesar de ser superados en número dos a uno, Hopton estaba decidido a atacar el campamento de Stamford mientras la mayoría de la caballería parlamentaria estaba ausente.

Los parlamentarios estaban asentados alrededor de una fortaleza de la Edad de Hierro en la cima de Stamford Hill. La ladera oriental de la colina estaba densamente arbolada y demasiado empinada para un asalto. Hopton dividió su infantería en cuatro columnas de unos 600 hombres cada una para atacar la colina desde diferentes direcciones en un gran arco. Sus 8 cañones fueron distribuidos por igual entre las columnas. Hopton y lord Mohun lideraron las columnas desde el sur; Bevil Grenville y Nicholas Slanning lideraron sus columnas desde el oeste; Nicholas Slanning y el coronel Trevanion atacaron desde el oeste pero un poco más al norte; Thomas Bassett y el coronel Godolphin atacaron desde el norte. Los 500 jinetes bajo el coronel John Digby se mantuvieron en reserva.

Batalla de Stratton, Cornualles (16 de mayo de 1.643). Despliegue de Fuerzas. Autor John Fawkes

La batalla comenzó al amanecer del 16 de mayo. Durante la noche, los parlamentarios habían alineado setos en la base de la colina con mosqueteros y se produjo un tiroteo. Cuando los mosqueteros fueron desalojados, la infantería de Cornualles luchó incansablemente por las empinadas laderas ante la resuelta oposición de los defensores. Ninguno de los dos bandos tuvo una clara ventaja, a mediados de la tarde los realistas se estaban quedando sin municiones. En este momento crucial, el general James Chudleigh lideró un contraataque de piqueros parlamentarios en una carga cuesta abajo siguiendo la carretera, que se estrelló profundamente en la columna de Bevil Grenville. Grenville fue derribado en el choque, pero John Berkeley llevó a sus mosqueteros para disparar contra los piqueros parlamentarios de los campos circundantes y más hombres de Grenville salieron a la carretera, e hizo una desesperada contra-carga que cambió el rumbo de la batalla, inspirando a los realistas a mayores esfuerzos. Chudleigh fue hecho prisionero y los parlamentarios comenzaron a ceder.

Finalmente, entre las tres y las cuatro de la tarde, las columnas flanqueantes realistas alcanzaron la cima de la colina. La línea parlamentaria colapsó cuando los realistas avanzaron a la cumbre.

Los parlamentarios huyeron, dejando 300 muertos y 1.700 prisioneros. Los realistas capturaron los 13 cañones parlamentarios y 70 barriles de pólvora, municiones y sobre todo provisiones, para el deleite de la hambrienta soldadesca. Los realistas muertos en la batalla fueron alrededor de 90. La victoria de Hopton aseguró Cornwall para el Rey.

El conde de Stamford huyó a Barnstaple y luego a Exeter; George Chudleigh y la caballería parlamentaria abandonaron a Bodmin y se retiraron a Devon. Los parlamentarios mantenían guarniciones en Plymouth, Exeter, Bideford y Barnstaple, pero no tenían un ejército de campaña efectivo en Devon. El hijo de Chudleigh, el general James Chudleigh, hecho prisionero en se pasó al bando realista.
Bloqueado en Exeter, el conde de Stamford culpó de la derrota a Chudleigh, rendición de Exeter supuso el final efectivo de la carrera de lord Stamford como comandante parlamentario.

 

 

Batalla de Lansdown Hill (5 de junio de 1643)

 

Antecedentes

La derrota del conde de Stamford en la batalla de Stratton dejó el Parlamento sin ejército de campo en Devon o Cornualles. Ralph Hopton envió destacamentos para bloquear las guarniciones parlamentarias en Plymouth y Exeter luego marchó hacia el este con el ejército de Cornualles para reunirse con el marqués de Hertford y el Príncipe Mauricio que había marchado desde Oxford. Los dos ejércitos unieron fuerzas en Chard en Somerset el 4 de junio de 1.643.

A pesar de su falta de experiencia militar, lord Hertford era el oficial superior y comandante general del ejército realista combinado, pero Hopton actuaba como mariscal de campo y el príncipe Mauricío mandaba la caballería. La fuerza de la fuerza realista era de 4.000 infantes, 2.000 jinetes, 300 dragones y un tren de artillería de 16 cañones de campaña. Había sospechas y peleas ocasionales entre los veteranos de Cornwall de Hopton y la caballería de Oxford. El mismo Hopton criticaba la laxa disciplina de Mauricio sobre sus jinetes y su propensión a saquear. A principios de junio de 1.643, los realistas aseguraron Somerset estableciendo guarniciones en Taunton, Bridgwater, Dunster Castle y Wells, y luego avanzaron con el ejército realista principal contra las fuerzas de la Asociación Occidental del Parlamento, comandadas por William Waller.

Después de su derrota en la batalla de Ripple Field y la incapacidad de penetrar en Gales, Waller consolidó su posición en Gloucester. A finales de mayo de 1.643, avanzó hacia Worcester, pero su ataque inicial fue rechazado y se retiró al recibir informes de que las tropas marchaban hacia el oeste desde Oxford. Con Hopton también avanzando desde el sudoeste, Waller concentró el ejército de la Asociación Occidental del Parlamento alrededor de Bath.

Waller llegó a Bath el 8 de junio. Durante los días siguientes, envió 8 tropas de caballería y un regimiento de dragones para cubrir la retirada de Edward Popham en las cercanías de Taunton. Popham estaba amenazado por una fuerza perseguidora de jinetes comandada por el príncipe Mauricio. Alrededor del 12 de junio, la retaguardia de Popham fue dispersada en Chewton Mendip por la caballería realista bajo el mando de lord Carnarvon. Los refuerzos parlamentarios llegaron a tiempo para expulsar a los realistas más allá de Chewton, solo para atacar ellos mismos cuando se encontraron con la fuerza principal de Mauricio. El Príncipe dirigió una carga que derrotó a la mitad de los parlamentarios antes de que tuvieran tiempo de prepararse, pero las tropas restantes giraron y atacaron la retaguardia de los realistas. Durante el melée, el príncipe Mauricio fue herido y hecho prisionero. Fue rescatado hacia la noche por la caballería de Carnarvon después de varias determinadas cargas.

Durante junio de 1.643, William Waller reunió a todas las fuerzas parlamentarias disponibles en Bath en Somerset. Se unió a la caballería que había sido parte del ejército del conde de Stamford en Devon, y también por el recientemente levantado regimiento de coraceros de Arthur Hesilrige que se hizo conocer como los langostas (lobsters). Aunque Waller reunió alrededor de 2.500 jinetes y dragones, se quedó corto de infantería. Solicitó refuerzos de la guarnición parlamentaria en Bristol, pero el coronel Fiennes envió solo 500 hombres. A principios de julio, Waller pudo reunir no más de 1.500 infantes.

Hacia fines de junio, el ejército realista de lord Hertford avanzó hacia Frome. A pesar de las incursiones de hostigamiento de la caballería de Waller, los realistas entraron en Bradford-upon-Avon el 2 de julio. El puente que cruzaba el río Avon le dio a Hertford un claro camino hacia Oxford y la opción de acercarse a Bath bien desde el sur o bien envolviendo desde el norte. Waller respondió al organizar su ejército en Claverton Down, a dos millas al este de Bath.

 

La batalla

El coronel Robert Burghill fue enviado con un cuerpo de jinetes y dragones sobre un vado cerca de la casa Claverton, donde los parlamentarios habían construido un reducto defensivo. Temprano en la mañana del 3 de julio, Burghill atacó a los puestos de avanzada realistas en el lado este de Avon. Ralph Hopton marchó con un destacamento de infantería de Cornualles para expulsar a los parlamentarios. Después de feroces escaramuzas en Monckton Farleigh, Burghill hizo una retirada al punto de cruce fortificado en Claverton House. Los parlamentarios defendieron el cruce el resto del día, después se retiraron al campamento principal de Waller cuando cayó la noche.

Los comandantes realistas Hertford, Hopton y príncipe Mauricio decidieron continuar su movimiento con la esperanza de asegurar terreno elevado al norte de Bath, interponiendo así sus fuerzas entre el ejército de Waller y Bristol. Waller también era consciente de esta posibilidad y se retiró a Bath antes de marcharse el 4 de julio para ocupar el terreno alto.

Waller ocupó una posición dominante en la cima de Lansdown Hill, a 5 millas (8 kms) al norte de Bath, disponía de 4.000 efectivos 2.500 jinetes mandados por Arhtur Hezellrig y 1.500 infantes mandados por él. Los parlamentarios construyeron parapetos de tierra y piedra para proteger a sus mosqueteros y piezas de artillería. Cada flanco estaba cubierto por maderas donde se asentaron más mosqueteros.

Batalla de Lansdown Hill 5 de julio de 1643. Posición parlamentaria

Los realistas se acercaron en la mañana del 5 de julio, disponían de unos 6.000 efectivos, 2.000 jinetes, 300 dragones y 4.000 infantes mandados por Bevil Grenville, después de algunas escaramuzas iniciales, se establecieron en Freezing Hill, inmediatamente al norte de los parlamentarios en Lansdown. Los dos ejércitos se enfrentaron durante dos horas, con ocasionales escaramuzas y disparos de artillería. Al darse cuenta de que Waller no tenía intención de abandonar su posición inexpugnable, los realistas comenzaron a retirarse hacia el cercano pueblo de Marshfield.

Cuando el ejército realista comenzó a alejarse, Waller envió una gran fuerza de caballería y dragones para atacar su flanco y retaguardia. Los dragones parlamentarios avanzaron al amparo de setos hasta que estuvieron dentro del alcance de los mosquetes. Las descargas repentinas causaron pánico entre la caballería realista, que retrocedió en desorden, abriéndose paso a través de los mosqueteros de Cornualles que habían sido posicionados para cubrir la retirada. Sin embargo, los los hombres de Cornish se mantuvieron firmes y lograron detener el ataque parlamentario hasta que la caballería de lord Carnarvon acudió para apoyarlos.

Al darse cuenta de que sus tropas habían obtenido una ventaja táctica, Ralph Hopton tomó la iniciativa y ordenó un asalto frontal contra la posición principal parlamentaria en Lansdown Hill, con el apoyo de ataques de flanqueo en las laderas este y oeste. La infantería avanzó al amparo de los bosques y setos, con los piqueros de Cornualles bajo el mando de Bevil Grenville encabezando el ataque. El asalto vaciló cuando los realistas llegaron a la cima de la colina donde fueron expuestos a la fuerza total de mosquetes y fuego de artillería de los parlamentarios detrás de los parapetos. Grenville formó a los piqueros en una posición defensiva y logró detener tres contraataques de los coraceros de Heselrige. Durante la tercera carga, el propio Grenville fue gravemente herido por un golpe de alabarda en la cabeza.

Batalla de Lansdown Hill 5 de julio de 1643. Despliegue de fuerzas. Autor John Fawkes

Incapaz de desalojar a los realistas y flanqueado por los mosqueteros en el bosque, William Waller ordenó una retirada de 400 metros al refugio de un muro de piedra que discurría lateralmente a través del terreno llano en la cima de la colina. Los parlamentarios cargaron sus armas y crearon huecos en la pared para defender la nueva posición. Los realistas también habían logrado transportar artillería hasta la cima de la colina; se cubrieron detrás de los parapetos que los parlamentarios acababan de abandonar. En ese momento, la oscuridad estaba cayendo. Ambas partes estaban agotadas por la batalla y no hubo más enfrentamientos después de la caída de la noche. La posición realista cerca del borde de la pendiente era precaria, pero Waller consideraba que su propia posición era igualmente desesperada. Al amparo de la oscuridad, ordenó al ejército parlamentario que se retirara a Bath, dejando mechas encendidas y montones de picas para simular un ejército vigilante.

Batalla de Lansdown Hill 5 de julio de 1643. Muerte de Bevill Grenville. Fuente Royal Mail Stamps

 

Secuelas

Los realistas quedaron en posesión del campo, pero sus bajas fueron importantes, con unos 250 muertos y muchos más heridos. Las pérdidas del parlamentario fueron más ligeras, con 20 muertos y 60 heridos. Bevil Grenville murió de sus heridas, lo que fue un duro golpe para la moral de la infantería de Cornualles, aunque se dice que su hijo de 15 años John Grenville fue subido a la silla de su padre y reconocido jefe de la familia Grenville por los de Cornish. Otro revés ocurrió el día después de la batalla: Ralph Hopton resultó gravemente herido cuando un carro de municiones fue volado por una chispa de una mecha encendida, dejándolo mal quemado y temporalmente cegado y paralizado.

 

 

Batalla de Roundway Down (13 de julio de 1.643)

 

Asedio de Devizes, (9 al 13 de julio de 1.643)

William Waller jefe de los parlamentarios, tras la batalla de Lansdown Hill el 5 de julio, al enterarse de que el ejército realista de Ralph Hopton se retiraba hacia Chippenham a través de Marshfield, aseguró refuerzos de la guarnición del Parlamentario de Bristol y se lanzó en su persecución.

Cuando Waller se acercaba a Chippenham el 9 de julio, la avanzada de la caballería de Waller alcanzó a los realistas y los atacó cuando se acercaban a Devizes. La caballería del príncipe Mauricio y el regimiento de infantería lord Mohun que iban en retaguardia, se enfrentaron a la vanguardia parlamentaria en la aldea de Rowde, manteniendolos a raya y dando tiempo de infantería realista para entrar en la ciudad de Devizes. En un consejo de guerra el 10 de julio, Ralph Hopton acordó defender Devizes con la infantería y la artillería, mientras que el príncipe Mauricio se dirigió a Oxford en busca de refuerzos con lord Hertford y lord Carnarvon. Mauriccio rompió el cerco a la medianoche con 300 jinetes, cabalgando hacia el sudeste para evadir las patrullas de Waller antes de dirigirse al norte hacia Oxford.

El príncipe Mauricio y sus compañeros recorrieron las 45 millas (72 kms) desde Devizes hasta Oxford en una sola noche. Cuando llegaron, descubrieron que la mayor parte del ejército de Oxford estaba en las Midlands con el príncipe Ruperto y la Reina. Inmediatamente se envió un convoy con municiones y suministros con 600 jinetes, bajo el mando del conde de Crwford a Devizes para aliviar el asedio.

El 11 de julio, soldados del propio regimiento de caballería de Waller, bajo el mando del comandante Dowet tendieron una emboscada e interceptaron al conde de Crawford que estaba acercándose a Devizes desde el noreste con los 600 jinetes realistas y el convoy de suministros y municiones para Hopton. En una confusa escaramuza nocturna, la caballería de Crawford se dispersó y las municiones y suministros fueron capturados. Aunque este choque había impulsado la perspectiva inmediata de éxito, Waller quedó preocupado por la aparente facilidad con la que los realistas podrían ir de Oxford para socorrer a Devizes. Waller instó al conde de Essex, cuyo ejército estaba en frente de Oxford, para evitar cualquier intervención adicional de la capital realista.

En Oxford se preparó una fuerza de rescate de 1.500 jinetes bajo el mando de lord Wilmot, con el apoyo de John Byron y el conde de Crawford. El príncipe Mauricio, lord Carnarvon y los 300 jinetes que habían cabalgado desde Devizes también se unieron a la columna. Se requisaron dos cañones de bronce y un suministro de pólvora y municiones. La fuerza de ayuda se reunió en Marlborough el 12 de julio y se acercó a Devizes en la tarde del día siguiente.

Mientras tanto, en Devizes, la ciudad carecía de murallas, Waller había desplegado sus fuerzas en el lado este de la ciudad y había instalado una batería en Coatefield Hill. Ralph Hopton inició las negociaciones el 11 de julio, obteniendo un respiro de un día, pero Waller sospechó que estaba jugando con el tiempo y procedió con los preparativos para un asalto. Aunque carecían de pólvora y municiones, los realistas instalaron su artillería en los restos del castillo de Devizes, barricaron las calles con troncos de árboles y carros, y alinearon los setos y terraplenes alrededor de la ciudad con mosqueteros. Los parlamentarios atacaron en la mañana del 12 de julio, apoyados por fuego de artillería desde Coatefield Hill. Los realistas resistieron ferozmente; aunque algunos de los trabajos exteriores fueron invadidos, el principal ataque parlamentario fue rechazado.

 

Despliegue inicial

Waller estaba planeando nuevos ataques contra Devizes cuando sus exploradores informaron sobre el acercamiento de la fuerza de ayuda de Wilmot durante la mañana del 13 de julio. Waller sacó a todo su ejército y se reagrupó en Roundway Down, al norte de Devizes, dejando algunas tropas para proteger sus carros de artillería y equipaje. El ejército parlamentario consistía en aproximadamente 2.500 infantes y entre 2.500 y 3.000 jinetes y dragones, apoyados por 8 cañones de campaña. Waller desplegó sus tropas convencionalmente, con 5 regimientos de infantería en el centro con la caballería en las alas y artillería cubriendo los espacios intermedios.

El ejército parlamentario era el doble del tamaño de la fuerza de socorro realista, que consistía en 1.800 jinetes sin infantería y 2 cañones ligeros “galloper”. Wilmot esperaba que Hopton enviase los 3.000 infantes realistas estacionados en Devizes para apoyar a su caballería, pero Hopton fue persuadido por sus oficiales, de retrasar la salida, ya que sospechaban que la retirada de Waller era una estratagema para tentarlos a abandonar la ciudad.

El 13 de julio, la fuerza de rescate de Wilmot llegó a Roughridge Hill, a 8 kms al noreste de Devizes, y disparó dos balas desde sus armas como señal para los sitiados, a continuación desplegó la caballería realista en tres brigadas. Él dirigió personalmente la de la derecha, mientras que John Byron comandaba la de la izquierda, y el conde de Crawford mantuvo su brigada a retaguardia en reserva, por delante envió una partida avanzada de 300 jinetes manda por Paul Smith.

Batalla de Roundway Down 13 de julio de 1643. Despliegue de fuerzas. El autor de la izquierda es John Fawkes; los de la derecha son carteles explicativos de la zona.

 

Desarrollo

La batalla comenzó alrededor de las 15,00 del 13 de julio. A medida que los realistas avanzaban, una partida parlamentaria avanzó para acosarlos. El comandante Paul Smith con su partida contraatacó, y los parlamentarios fueron rechazados. Arthur Heselrige, del ala izquierda parlamentaria, avanzó con su formidable regimiento de coraceros conocidos como los langostas (lobsters) por su característica coraza, para apoyar a los jinetes que huían. Las tropas de Heselrige estaban dispuestas en una formación de 6 filas; su carga fue recibida por la brigada de Wilmot, que avanzó al trote con una formación más extendida de 3 filas de profundidad. Cuando las líneas chocaron, la brigada de Wilmot envolvió a la de Heselrige y los parlamentarios cedieron terreno.

El capitán Richard Atkyns del regimiento Príncipe Mauricio atacó a un coracero que se supone era coronel Arthur Heselrige, el parlamentario disparó sus dos pistolas, Atkyns disparó una de advertencia y Heselrige se rindió, siendo posteriormente rescatado por sus propios hombres.

Batalla de Roundway Down 13 de junio de 1643. El capitán Richard Atkyns del regimiento Príncipe Mauricio atacando a un coracero que se supone es Arthur Heselrige jefe de los famosos langostas (lobster), disparó sus pistolas y sacó el sable, Atkyns hace un disparo de advertencia y Heselrige se rindió, siendo posteriormente rescatado por sus hombres. Autor Graham Turner

Parece muy probable que los langostas de Hesilrige cometieran el clásico error de recibir la carga de Wilmot parados, mientras la caballería monárquica cargaba. Estas etapas iniciales de la batalla probablemente ocurrieron en las laderas que llevan desde Roundway Hill hacia Roughridge Hill.

Batalla de Roundway Down 13 de junio de 1641. Los coraceros de Arthur Heselrige conocidos como los langostas son derrotados por los jinetes de lord Wilmot. Autor Angus McBride

Heselrige reunió a sus hombres para una segunda carga pero al ver que la segunda brigada realista estaba lista para apoyar a Wilmot, los coraceros se separaron y huyeron.

En el otro ala, la brigada realista de John Byron cargó cuesta arriba contra la brigada de Waller, que estaba lista para recibirlos con fuego de pistola. Los hombres de Byron cargaron con la instrucción de no responder al fuego de la pistola, hasta no haber empujado a los hombres de Waller a la segunda línea. Apoyado por la reserva de lord Crawford, Byron barrió el ala derecha parlamentaria del campo. Los realistas triunfantes persiguieron a la caballería parlamentaria que huía, varios de los cuales fueron empujados por al borde de un precipicio de Roundway Down, que tenía una caída de 300 pies (91 m) desde donde se despeñaron, la zona aún es conocida como “Bloody Ditch” (Zanja Sangrienta).

La infantería parlamentaria quedó varada. Su caballería había sido derrotada, pero Waller permaneció en el campo y formó a la infantería en cuadros defensivos. Durante más de una hora, los parlamentarios rechazaron los ataques de la caballería de Wilmot. Los ataques se volvieron más pesados a medida que más jinetes realistas regresaban al campo. Finalmente cuando los 3.000 infantes de Cornualles salieron de Devizes y avanzaron hacia el campo de batalla, Waller ordenó una retirada hacia el este.

Batalla de Roundway Down 13 de junio de 1641. Tras derrotar a la caballería parlamentaria en las alas, la infantería aguanta el ataque de la caballería realista. Fuente Royal Mail Stamps

La infantería parlamentaria comenzó a marcharse en buen orden pero perdió la cohesión cuando los hombres de Byron abrieron fuego contra ellos con un cañón capturado y avanzaron para atacar. En la confusión, Waller y sus oficiales montados galoparon hacia Bristol. La retirada se convirtió en una derrota cuando la infantería parlamentaria corrió hacia las laderas boscosas orientales. Cientos fueron muertos a sablazos o hechos prisioneros. Se tomó toda la artillería, municiones y equipaje de Waller. El ejército de la Asociación Occidental del Parlamento había sido aniquilado en la victoria más radical de las guerras civiles. Waller después de retirarse a Gloucester, se marchó a Londres.

Batalla de Roundway Down 13 de julio de 1.643. Secuelas de la batalla, encontrado y perdido. Autor Chris Collingwood.

Los realistas capturaron 28 banderas de infantería, 8 estandartes de caballería, y 7 cañones; unos 600 soldados parlamentarios fueron muertos y unos 1.000 fueron capturados. Los realistas tuvieron unos 200 muertos.

 

 

Asedio de Bristol (23 al 26 de julio de 1.643)

Después de la destrucción del ejército de la Asociación Occidental del Parlamento en la batalla de Roundway Down en julio de 1.643, el consejo de guerra del rey Carlos aprovechó la oportunidad para intentar asegurar las rutas entre Gales, el Oeste de Inglaterra y Oxford al tomar las fortalezas parlamentarias de Bristol y Gloucester. La llegada a Oxford del convoy de municiones de la Reina desde el norte a mediados de julio proporcionó los recursos necesarios. El ejército realista del oeste bajo lord Hertford y príncipe Mauricio avanzó para tomar Bath, que los parlamentarios abandonaron después de la Roundway Down, mientras Príncipe Ruperto marchaba desde Oxford para unirse a ellos con tres brigadas de infantería, dos brigadas de caballería, nueve compañías de dragones y un tren de artillería. El primer objetivo de los realistas era Bristol, la segunda ciudad de Inglaterra y el principal puerto de la costa oeste.

Asedio de Bristol julio de 1643. El príncipe Ruperto y su perro Boye en los alrededores de Bristol cuando se planea el asalto. Autor Mark Churms

Preparación parlamentaria

Los parlamentarios habían tomado el control de Bristol en noviembre de 1.642 cuando la ciudad fue ocupada por tropas bajo el mando del coronel Thomas Essex, un duro soldado profesional cuyo gobierno era impopular entre los ciudadanos, que fue reemplazado por el coronel Nathaniel Fiennes en febrero de 1.643.

Fiennes fue enérgico en sus esfuerzos por fortalecer y extender las defensas medievales de Bristol. Se construyó un anillo exterior de fortificaciones, que comprendía una serie de fuertes y reductos conectados por una muralla cortina de tierra y zanjas secas. El anillo exterior incorporó un terreno elevado que daba a la ciudad hacia el oeste y el norte. Las defensas internas rodearon la ciudad misma, con los ríos Frome y Avon formando una barrera natural y el castillo de Bristol protegía el promontorio entre los dos ríos. La iglesia de Santa María Redcliffe se convirtió en una obra fortificada. Alrededor de 100 piezas de artillería se distribuyeron a lo largo de las defensas. A pesar de la aparente fortaleza de la ciudad, sin embargo, Fiennes no tenía suficientes tropas para ocupar las fortificaciones. William Waller había tomado 1.200 soldados de la guarnición de Bristol para llevarlas a Roundway Down, dejando a Fiennes con solo alrededor de 2.000 tropas regulares y un número de milicias de la ciudad mal armadas para defender el circuito de 5 millas (8 kms) de murallas y fuertes.

Además, las nuevas y ambiciosas fortificaciones no estaban completas: la zanja era poco profunda en algunos lugares y los fuertes carecían de estructuras externas.

 

Preparación realista

Los ejércitos realistas de Oxford y del Oeste se reunieron delante de Bristol el 23 de julio. Al día siguiente, el príncipe Ruperto conminó a la ciudad para que se rindiera, lo que el coronel Fiennes rechazó. Ruperto y los comandantes de Oxford estaban convencidos de que las defensas de Bristol podrían ser tomadas por asalto sin recurrir al largo proceso de un asedio formal. En un consejo de guerra se decidió que cuatro brigadas o tertias de infantería, atacarían simultáneamente en diferentes puntos para abrumar a los defensores. Una vez dentro de las defensas exteriores, la infantería derribaría las murallas y llenaría las zanjas para permitir la entrada de la caballería. El ataque fue planeado para el amanecer del 26 de julio de 1.643 con las tres brigadas o tertias del ejército de Oxford acercándose a las defensas del norte, mientras que la brigada o tertia de Cornualles se acercaba desde el sur.

Asalto de Bristol 26 de julio de 1643. Despliegue de fuerzas

 

Asalto a la ciudad

En la mañana del ataque, la brigada de Cornualles entró en acción prematuramente antes de que se dispararan los cañones de señal, avanzaron en tres columnas al amparo de la oscuridad. Se llevaron carros para llenar la zanja alrededor de la puerta de Temple y construir un puente improvisado Sin embargo, la zanja era más profunda de lo esperado y se vieron obligados a llenar la zanja con fajinas de maleza antes de que pudieran llevar escaleras para escalar las murallas. Después de luchar durante media hora para llegar a las murallas, los defensores les devolvieron el fuego. La veterana tertia de Cornualles perdió hasta 300 hombres antes de Bristol, incluidos dos jefes que habían encabezado las columnas de asalto, Nicholas Slanning muerto por un disparo y el coronel Brutus Buck que había conseguido subir a la muralla siendo golpeado mortalmente por una alabarda, Bernard Astley fue herido de un disparo.

En el lado norte, la brigada de lord Grandison lanzó un asalto infructuoso contra la puerta de Stokes Croft, que el capitán Fawcett intentó volar con una carga explosiva. Cuando eso falló, Grandison condujo a sus hombres cuesta arriba para atacar el fuerte de Prior Hill. Al mismo tiempo, la brigada del coronel Belasyse atacó el fuerte del monte de Colston, pero ambos fuertes resultaron demasiado fuertes para ser asaltados. Lord Grandison fue herido de muerte. El corcel del príncipe Ruperto fue disparado y derribado cuando trataba de reunir a las tropas en retirada de Belasyse.

El avance vital fue realizado por la brigada del coronel Henry Wentworth, con el apoyo de los dragones del coronel Washington. El ataque de Wentworth contra la fortaleza de Brandon Hill se desordenó, pero sus hombres se encontraron fortuitamente en una zona de terreno no cubierta por las armas parlamentarias entre los fuertes de Brandon Hill y Windmill Hill. Lanzando granadas, los realistas hicieron retroceder a los defensores y lograron escalar la muralla de cortina. Una vez dentro de las defensas, los realistas comenzaron a derribar la muralla para abrir una brecha. Para cuando el coronel Fiennes contraatacó con su reserva de caballería, 300 realistas estaban dentro de la muralla. Los defensores fueron rechazados con picas y fuego.

Los hombres de Wentworth avanzaron para apoderarse de un punto fuerte conocido como el Essex Work, que los parlamentarios habían abandonado en pánico. La brigada de Belasyse y la caballería de Arthur Aston avanzaron a través de la brecha para reforzar a Wentworth. Mientras Ruperto estableció un puesto de mando en la brecha, Wentworth y Belasyse avanzaron hacia las defensas internas. La pelea se endureció alrededor de la puerta Frome Gate durante dos horas más; un grupo de mujeres entre las que se encontraban Dorothy Hazzard, Joan Batten y la viuda Kelly fueron a reforzar la puerta de Frome con sacos terreros y tierra impedir la entrada de los realistas. El coronel Henry Lunsford fue muerto y el coronel Belasyse sufrió una herida en la cabeza, pero la llegada de nuevos refuerzos de la brigada de Grandison permitió a los realistas abrirse paso por la puerta Frome y entrar en la ciudad.

Asalto de Bristol 26 de julio de 1643. Grupo de mujeres entre las que se encontraban Dorothy Hazzard, Joan Batten y la viuda Kelly ayudando a reforzar la puerta de Frome

Ruperto envió 1.000 infantes de Cornualles para reforzar el ataque en la puerta de Frome, estas tropas se abrieron paso entre los murallas, a las 14,00 el coronel Fiennes, gobernador de Bristol envió un parlamentario para pedir una tregua y ofreciendo la entrega de la ciudad. Los parlamentarios se estaban quedando sin municiones y los ciudadanos de Bristol, muchos de los cuales eran simpatizantes de los realistas, no estaban dispuestos a arriesgarse a la destrucción de su ciudad. A las 18,00 Ruperto aceptó los términos de la rendición de Bristol, el acuerdo permitía que la guarnición parlamentaria marchara, los oficiales y la caballería mantenían sus caballos y espadas y todos los soldados llevarían sus posesiones personales.

Fiennes marchó con sus tropas al día siguiente, dejando sus armas, municiones y artillería. Al parecer los términos no se cumplieron y los soldados parlamentarios fueron saqueados y despojados de lo que portaban las tropas realistas al salir de la ciudad. Se dice que esto fue en venganza por el saqueo de la guarnición realista después de la rendición de Reading.

Cuando regresó a Londres, Fiennes fue juzgado por incompetencia y sentenciado a muerte, aunque la sentencia fue revocada por el conde de Essex.

Aunque había sido costoso, la captura de Bristol fue una victoria importante para los realistas. Le dio al Rey el control de un puerto importante y la posesión de su flota, un pequeño buque de guerra, ocho buques mercantes armados y una serie de buques más pequeños, para formar el núcleo de una pequeña flota. Las fábricas de Bristol finalmente produjeron 300 mosquetes por semana, lo que aseguró un suministro regular de armas de fuego y condujo al abandono gradual de las picas en los ejércitos realistas.

 

 

Asedio de Gloucester (10 de agosto al 5 de septiembre de 1643)

El 1 de agosto de 1.643, el rey Carlos llegó en persona a la recién capturada ciudad de Bristol para resolver una serie de disputas entre los comandantes realistas y planear la siguiente fase de la estrategia realista. En un consejo de guerra, se tomó la decisión de dividir a los victoriosos ejércitos realistas. Los regimientos de Cornualles del ejército occidental se estaban amotinando después de sufrir fuertes pérdidas en Bristol y eran reacios a avanzar más al este. El príncipe Mauricio reemplazó al marqués de Hertford como comandante del ejército occidental y fue enviado con lord Carnarvon al sudoeste para atacar las fortalezas parlamentarias restantes en Dorset y Devon. Lord Hertford fue invitado a regresar a la corte en Oxford. Ralph Hopton, que resultó gravemente herido después de la batalla de Lansdown, fue elevado a la categoría sin par y nombrado vicegobernador de Bristol bajo el príncipe Ruperto. El ejército de Oxford fue reorganizado. Un destacamento fue dejado en la guarnición de Bristol, mientras que el resto marchó con el Rey, el príncipe Ruperto y el conde de Forth para Gloucester.

 

Preparación parlamentaria

Glaucester estaba situada a 20 millas (32 kms) al norte de Bristol, tenía el puente más abajo del río Severn, era la única fortaleza importante parlamentaria que quedaba entre Bristol y Lancashire. Era un gran obstáculo para los realistas porque interrumpía las comunicaciones entre Oxford y los campos de reclutamiento realistas del sur de Gales. El consejo de la ciudad estaba dominado por el concejal Thomas Pury, que era un celoso puritano. El gobernador de Gloucester era el coronel Edward Massie, que había cooperado eficazmente con William Waller durante su campaña en la frontera con Gales en la primavera de 1.643. Sin embargo, las defensas de la ciudad apenas eran adecuadas para resistir un asedio: las murallas de Gloucester databan de tiempos de la ocupación romana y el perímetro de la ciudad no estaba completo; su castillo medieval había sido desmantelado en gran parte y era utilizado como una prisión. Massie tenía dos regimientos de infantería con unos 1.500 hombres, bajo su mando. Carecía de suficiente artillería y solo tenía 40 barriles de pólvora.

Después de la caída de Bristol, Massie escribió al Parlamento solicitando dinero, suministros y refuerzos, pero también dio los pasos que pudo para mejorar las defensas de Gloucester. La población civil se unió a la guarnición en la construcción de terraplenes para llenar los huecos en la muralla perimetral y fortalecer las defensas existentes. Se obtuvo plomo para fabricar balas y dos molinos de polvo se pusieron a trabajar para fabricar pólvora. Cuando el ejército realista se acercó, Massie ordenó quemar los suburbios fuera de las murallas de la ciudad para negar la cobertura al enemigo.

 

Preparación realista

El rey Carlos esperaba que Gloucester se rindiera cuando llegara a la ciudad el 10 de agosto, pero el coronel Massie y los principales ciudadanos lo rechazaron. El príncipe Ruperto se dio cuenta de que las defensas de la ciudad apenas eran poco adecuadas y recomendó tomarla por asalto. El rey Carlos, sin embargo, prefirió evitar una repetición de las fuertes bajas sufridas en la toma de Bristol, por lo que ordenó un asedio formal, que fue dirigido por el conde de Forth. El río Severn formaba una defensa natural al oeste de la ciudad y el suelo al norte era pantanoso por lo que los realistas concentraron sus fuerzas al sur y al este. William Vavasour llevó tropas de Gales para completar el bloqueo al norte. Más refuerzos de Worcester y Oxford eventualmente llegaron para reforzar ejército realista ante Gloucester alcanzando unos 25.000 hombres, lo que llevó a un fuerte saqueo de las zonas circundantes.

Asedio de Glucester (10 de agosto al 5 de septiembre de 1643. Tropas realistas rodeando la ciudad. Autor Robert Hawke Dowling, Gloucester Museums Service Art Collection

Asedio de la ciudad

La principal batería realista estaba situada en Gaudy Green y comenzó a bombardear las murallas del sur. Los zapadores comenzaron a trabajar en las trincheras de asedio y los mineros fueron llevados desde el bosque de Dean para socavar la puerta este. También se tomaron medidas para cortar el suministro de agua de la ciudad cortando las tuberías de los conductos. El matemático Chillingworth diseñó elaborados motores de asedio para proporcionar cobertura a los mosqueteros en preparación para un asalto cuando se hubiera producido una brecha importante. Sin embargo, el sitio avanzó lentamente. El bombardeo de artillería resultó ineficaz. Las operaciones mineras se vieron obstaculizadas por manantiales subterráneos y contra minas excabadas por los defensores. Massie condujo una defensa agresiva. Se organizaron salidas frecuentes contra las líneas realistas para interrumpir las operaciones y costaron a los sitiadores hasta 1.000 hombres; la guarnición de Gloucester perdió solo 50 durante todo el asedio. Massie trabajó incansablemente para alentar a los defensores y asegurarles que la ayuda pronto estaría en camino.

Asedio de Glucester 1643. Salida de los sitiados contra los trabajos de las obras de asedio. Autor Graham Turner

Socorro de Gloucester

Las noticias del asedio de Gloucester tuvieron un efecto galvanizador en Londres, donde el humor se había vuelto sombrío debido a tantos éxitos realistas en todo el país durante el verano de 1.643. Sin embargo, el ejército de campo del conde de Essex se había debilitado por la enfermedad, la indisciplina y las deserciones quedaban menos de 6.000 infantes y 3.500 jinetes, lo cual era inadecuado para el alivio de Gloucester. Había permanecido inactivo durante varios meses mientras Essex se quejaba ante el Parlamento por la escasez de dinero, suministros y reclutas. El 19 de agosto, el Consejo Común de Londres acordó autorizar una brigada de bandas entrenadas y regimientos auxiliares para marchar hacia Gloucester con el ejército regular de Essex. Se eligieron los 5 regimientos de infantería para la campaña por sorteo, totalizando unos 6.000 efectivos. El Consejo también proporcionó un regimiento de caballería de milicia, un regimiento de guarnición y un pequeño tren de artillería. El comité del condado de Kent proporcionó otros dos regimientos de infantería.

Asedio de Glucester 1643. Las bandas entrenadas parten de Londres para levantar el asedio.

El ejército de Essex y la brigada de Londres se dirigieron a Gloucester el 26 de agosto, tomando una ruta al norte alrededor de Oxford en carreteras paralelas. Toda la fuerza se reunió en Brackley en Northamptonshire el 1 de septiembre, donde se les unieron los regimientos de caballería bajo las órdenes de Samuel Luke de Bedfordshire y lord Gray de Groby de Leicestershire. Lord Wilmot lideró los ataques de hostigamiento con la caballería realista de Oxford a medida que progresaba el avance, pero estos fueron fustigados con éxito por la caballería parlamentaria bajo James Ramsay y el coronel Middleton.

Campaña de Gloucester 1643. Movimiento de fuerzas

El príncipe Ruperto con la mayor parte de la caballería del Rey unió sus fuerzas con Wilmot el 4 de septiembre y libró una serie de acciones dilatorias en torno a Stow-on-the-Wold, pero el ejército de Essex llegó a Prestbury Hill, a 10 millas (16 kms) de Gloucester, el 5 de septiembre. En lugar de arriesgarse a quedar atrapado entre el ejército de Essex y la guarnición de Gloucester, el rey Carlos levantó el sitio y se retiró a Painswick, cubierto por la caballería de Ruperto.

Essex ocupó Gloucester el 8 de septiembre. El ejército de socorro había llegado justo a tiempo: la guarnición de Massie solo le quedaban sus últimos tres barriles de pólvora.

The post Operaciones en el suroeste de Inglaterra .643 appeared first on Arre caballo!.

]]>
https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/operaciones-en-el-suroeste-de-inglaterra-643/feed/ 0
Operaciones en el centro de Inglaterra 1643 https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/operaciones-en-el-centro-de-inglaterra-1643/ https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/operaciones-en-el-centro-de-inglaterra-1643/#respond Sun, 12 Aug 2018 09:03:03 +0000 https://arrecaballo.es/?p=10783 Situación estratégica a principios de 1.643 A comienzos del año 1.643, la situación estratégica era la siguiente: En Midlands se encontraba el ejército realista de Henry Hasting y en frente tenía al ejército parlamentario de lord Broke. En Londres se encontraba el ejercito del conde de Essex, y en frente tenía al ejército del rey […]

The post Operaciones en el centro de Inglaterra 1643 appeared first on Arre caballo!.

]]>
Situación estratégica a principios de 1.643

A comienzos del año 1.643, la situación estratégica era la siguiente:

  • En Midlands se encontraba el ejército realista de Henry Hasting y en frente tenía al ejército parlamentario de lord Broke.
  • En Londres se encontraba el ejercito del conde de Essex, y en frente tenía al ejército del rey Carlos I con el príncipe Ruperto que tenían su base en Oxford.
  • En el suroeste en Cornualles se encontraba el ejército realista de Ralp Hopton y enfrente tenía los ejércitos parlamentarios de lord Stamford y del coronel Ruthven.
  • En el nordeste (Yorkshire) se encontraban el ejército realista del conde de Newcastle se enfrentaba al ejército de lord Fairfax.
  • En el Noroeste (Lancashire) el conde de Derby se enfrentaba al coronel Asseshtone.
  • En el suroeste de Gales se encontraba el enclave parlamentario de Pembroque, rodeado de realistas.

Primera Guerra Civil Inglesa. Situación finales 1642

El enclave parlamentario centrado en la ciudad de Pembroke, estaba rodeado por Gales era ampliamente realista en simpatía o neutral. Lord Carbery no hizo nada contra los partidarios del parlamento en la región y se conformó con permitir que prevaleciera una tregua informal, de modo que durante la mayor parte de 1643, el área no se vio afectada por la guerra civil.

La situación cambió en septiembre de 1.643 con la firma de la Cesación de Armas, negociada entre el lord-diputado del Rey y los confederados irlandeses. El alto el fuego permitió a las tropas inglesas estacionadas en Irlanda regresar a Inglaterra para luchar por la causa realista. Los puertos marítimos de Pembrokeshire adquirieron un nuevo significado estratégico como posibles lugares de desembarco para las tropas que regresaban de Irlanda. A medida que las negociaciones para la Cesación se acercaban a su finalización, se requirió a lord Carbery que hiciera cumplir la autoridad del Rey en el sudoeste de Gales. El 18 de agosto, convocó a la alta burguesía de Pembrokeshire en Carmarthen y los persuadió para que firmaran una declaración en la que prometían obedecerlo y apoyar sus esfuerzos para asegurar Tenby y Pembroke para el Rey. El 30 de agosto, el alcalde y la corporación de Tenby firmaron una segunda declaración prometiendo obedecer a Carbery y negarse a ayudar al Parlamento. El 18 de septiembre, Carbery convocó a las bandas formadas de Pembrokeshire a una cita en Haverfordwest, donde el alcalde y los principales ciudadanos también declararon a favor del Rey. Según el periódico realista Royal Mercurius Aulicus, Carbery también persuadió al alcalde y corporación de Pembroke para que declarara por el Rey durante octubre. La campaña despiadada de diplomacia y persuasión de Carbery aparentemente había asegurado todas las fortalezas de Pembrokeshire a fines de 1.643 sin lucha.

 

Batalla de Hopton Heath (19 de marzo de 1.643)

Antecedentes

El 1.642 Parlamento aprovechó el vacío de poder que se había credo y rápidamente tomó el control de Derby y Nottingham. La primero fue ocupada por John Gell de Hopton y lo utilizó como base para expulsar a los realistas de Derbyshire y Nottinghamshire.

Sin embargo, la zona de Midland eran demasiado importante para permitir que el Parlamento la dominara, separaba las tierras del norte del Rey de Gales y Oxford, las líneas de comunicación que lo atravesaban, incluían el acceso a Yorkshire y Escocia, además de la proximidad a la capital realista en Oxford, significaban que el Rey tenía que asegurarla. En consecuencia, Henry Hastings, uno de los magnates de la Midland que se había unido al Rey, fue enviado de regreso para organizar la resistencia. Estableció una fuerza sustancial en Ashby de la Zouch Castle, mientras que John Digby fue enviado a apoderarse de Newark. Las fuerzas parlamentarias, bajo lord Gray, asediaron Ashby en enero de 1.643, pero se retiraron cuando se envió una fuerza de ayuda realista.

Después de un período de relativa inactividad durante el invierno, ambos bandos trataron de recuperar el impulso en el campo en la primavera de 1.643.

La siguiente acción del Parlamento fue enviar una nueva fuerza a la Midland bajo el magnate puritano lord Brooke. El 25 de febrero, Brooke derrotó a los realistas del coronel Wagstaffe en Stratford-upon-Avon y luego se dirigió a Lichfield, a la que puso bajo asedio. Mientras los parlamentarios buscaban romper el control realista en la región central de Inglaterra y también querían bloquear la ruta a la capital realista en Oxford desde Yorkshire, donde se estaban almacenando suministros críticos, particularmente municiones, desde el continente para apoyar el esfuerzo de guerra realista

La guarnición realista estaba bajo el mando de Philip Stanhope, conde de Chesterfield, fue quien puso determinada resistencia. La ciudad no tenía ni murallas ni una fortaleza, por lo que a guarnición se estableció en los alrededores de la catedral, que estaba rodeada por un muro alto. Se almacenaron municiones en la catedral y se montaron cañones en puntos estratégicos alrededor del edificio. Lord Brooke llegó a primeros de marzo y asedió el recinto. Las torres de la catedral sufrieron daños graves durante el bombardeo parlamentario. El 4 de marzo, Lord Brooke recibió un disparo en el ojo y murió mientras observaba la posición realista, un tirador que le disparó desde la aguja central de la Catedral era un tal “Dumb Dyott”, el hijo menor sordo y tonto de una familia noble local. La muerte del puritano radical, que había denunciado las catedrales como las guaridas del Anticristo, fue considerada como un juicio divino por los realistas. Su segundo, John Gell, se hizo cargo del sitio. La guarnición realista se rendiría a Gell dos días después el 6 de marzo, pero la muerte de lord Brooke fue un duro golpe para el Parlamento.

Alarmado por la pérdida de Lichfield, el rey Carlos envió a Spencer Compton, conde de Northampton, con un pequeño grupo de tropas para volver a tomar la ciudad. A mediados de marzo de 1.643, Northampton marchó hacia el norte desde Banbury con dos regimientos de caballería y un pequeño número de infantes. En Stafford, unió fuerzas con el coronel Henry Hastings con varios regimientos de caballería. El ejército realista combinado contaba con unos 1.200 hombres, en su mayoría de caballería.

Mientras tanto, después de su éxito en Lichfield, el parlamentario John Gell había dirigido su atención a Stafford. Arregló una reunión con el comandante de Cheshire, William Brereton en Hopton Heath, a unas 3 millas (5 kms) al noreste de Stafford, con la intención de atacar la ciudad con sus fuerzas combinadas.
Los dos ejércitos realistas se reunieron en Tamworth y el 18 de marzo de 1.643 y juntos marcharon hacia Stafford. Los realistas antes de llegar a Lichfield, recibieron noticias de los últimos movimientos parlamentarios.

A la mañana siguiente, Gell llegó a Hopton Heath a medio día del 19 de marzo, y desplegó a sus tropas a la espera de la llegada del contingente Cheshire mandado por William Brereton, que se acercaban a Hopton Heath desde el noroeste.

La batalla se libró en la tarde del 19 de marzo de 1.643. El terreno en Heath era una pradera, pero había una serie de campos, rodeados por setos, tanto al este como al oeste del sitio asociado con los pueblos cercanos de Hopton, Salt. y Weston. También había un parque cerrado de ciervos, el Ingenstre, al este.

 

Despliegue inicial

La fuerza parlamentaria estaba bajo John Gell y consistía en alrededor de 500 soldados de infantería y 300 dragones. Además, la fuerza de Brereton añadió 400 de caballería y otros 200 de infantería, aunque estos últimos estaban detrás y no estaban disponibles al comienzo de la batalla. Desplegó con los 300 dragones en la izquierda, en el centro John Gell con 700 de infantería, y a la derecha William Brereton con 400 de caballería. Ocupaban una cresta que se extiende entre la granja de Heathyards y Salt Heath. La fuerza principal de infantería estaba dentro del límite de una madriguera de conejos, cuyos movimientos de tierra proporcionaban cierta protección contra una carga de la caballería. Sin embargo, para ocupar la totalidad de la cresta, la línea parlamentaria se extendió y las tropas se dispersaron. Gell colocó sus cañones delante del ejército, posiblemente en el recinto que ahora ocupa la granja de Heathyards, y colocó sus dragones en su flanco izquierdo dentro de los cercados alrededor del Parque de ciervos de Ingestre. Otros dragones fueron desplegados a la derecha en Hayfield, lo que los puso en posición de disparar a través del campo de batalla. Una pequeña reserva se mantuvo en la retaguardia.

Alrededor de las 14,00 la fuerza de Brereton, que estaba compuesta de caballería, llegó del noroeste y se unió al flanco derecho del ejército parlamentario.

Los realistas llegaron alrededor de las 15,00, y desplegaron en la formación de batalla al sur de los parlamentarios. El ejército realista estaba bajo el mando de Henry Hastings. Desplegó 150 dragones en la derecha, en el centro 700 jinetes al mando de Spencer Compton y Thomas Byron, y a la izquierda otros 150 dragones.

Batalla de Hopton Heath 19 de marzo de 1643. Despliegue inicial y fase 1. Fuente Battlefields of Britain

Fase 1: acciones iniciales

Hastings envió a sus propios dragones para enfrentar a sus oponentes que se encontraban en los recintos a ambos lados del campo de batalla. Los dragones parlamentarios fueron rechazados y los de la izquierda abandonaron la artillería de apoyo. Al mismo tiempo, las dos fuerzas intercambiaron disparos de artillería con los realistas, que aparentemente obtuvieron lo mejor de la contienda con una de las piezas, una de 29 libras conocida como “Roaring Meg“, presuntamente infligiendo bajas significativas entre las fuerzas parlamentarias.

 

Fase 2: Ataque de Northampton

El conde de Northampton, el comandante de caballería realista, cargó contra las líneas parlamentarias. Sus fuerzas abrumaron a sus oponentes, bajo Brereton, y atacaron el centro parlamentario. Sin embargo, este último se mantuvo ayudado por su fuerte posición defensiva dentro de las madrigueras conejos. Northampton reagrupó a sus hombres y cargó contra la infantería parlamentaria una vez más, pero nuevamente los hombres de Gell resistieron. El caballo de Northampton tropezó en un agujero de conejo arrojando al Conde a las líneas parlamentarias donde se negó a rendirse y fue muerto.

Batalla de Hopton Heath 19 de marzo de 1643. Fase 2 y 3 :ataque de Northampton y ataque de Byron. Fuente Battlefields of Britain

 

Batalla de Hopton Heath 19 de marzo de 1643. Muerte del conde de Northampton cuyo caballo tropezó en un agujero de conejo arrojando al Conde a las líneas parlamentarias donde se negó a rendirse y fue muerto

Fase 3: Ataque de Byron

Los realistas se retiraron y se reagruparon una vez más listos para otro ataque. Con Northampton muerto, Thomas Byron tomó el mando de la caballería y atacó las líneas parlamentarias. Una vez más, los realistas derrotaron a la caballería enemiga, pero aún no pudieron romper el grueso de las tropas dentro de la madriguera de los conejos. Byron fue gravemente herido durante la acción.

 

Fase 4: Estancamiento

Al mismo tiempo que el último ataque realista, la propia fuerza de infantería de Brereton, unos 200 hombres, comenzó a llegar al campo de batalla. Con esto, Gell tenía suficientes efectivos para abandonar el laberinto de conejos y hacer retroceder a los atacantes. Su fuerza recuperó con éxito parte de su artillería y, al caer la noche, la batalla estaba en un punto muerto. Después del anochecer, los parlamentarios se retiraron dejando el campo a los realistas. Habían sufrido alrededor de 500 bajas, la gran cantidad debido a la naturaleza dispersa de sus tropas. Los realistas habían sufrido alrededor de 50 muertos o heridos.

Batalla de Hopton Heath 19 de marzo de 1643. Fase final: el estancamiento. Fuente Battlefields of Britain

John Gell se llevó el cuerpo del conde de Northampton. Cuando el hijo del conde se negó a devolver el cañón capturado en Hopton Heath o el dinero que Gell había pagado para embalsamar el cuerpo, el cadáver fue exhibido en las calles de Derby antes de ser enterrado en la iglesia de All Hallows.

 

Secuelas

La batalla eliminó la inmediata amenaza parlamentaria para Stafford. Brereton regresó a Cheshire y Gell a Derby. Esto fue particularmente importante ya que la reina Henerietta María había desembarcado en Bridlington en Yorkshire a finales de febrero cargada de dinero y municiones. Sin embargo, los realistas habían sufrido la pérdida de uno de sus comandantes clave, el conde de Northampton. Además, el ejército parlamentario estaba todavía intacto y tenía el control de la cercana Lichfield.

 

 

Asedio de Birmingham

Después de la muerte del conde de Northampton en la batalla de Hopton Heath, el rey nombró como comandante de las fuerzas realistas en las Midlands al príncipe Ruperto. Con la Reina y su convoy de municiones todavía en York, era vital asegurar una ruta segura para que ella avanzara hacia el sur para unir fuerzas con el Rey. Ruperto se dispuso a reducir las fortalezas de los parlamentarios o cabezas redondas en Midlands.

El primer objetivo de Ruperto fue Birmingham, conocido tanto por su intenso puritanismo como por su industria de hierro, que abastecía a los ejércitos parlamentarios con espadas. La ciudad no tenía murallas ni defensas naturales, pero una fuerza de 200 parlamentarios comandada por el capitán Greaves se situó detrás de movimientos de tierra construidos apresuradamente en Camp Hill cuando Ruperto se acercó con 1.200 jinetes y 700 infantes el 3 de abril. Aunque superados en número, los parlamentarios presentaron una resistencia sólida. Las tropas de Ruperto fueron rechazadas dos veces bajo un intenso fuego. Greaves se retiró a Birmingham cuando Ruperto envió partidas para envolver la posición parlamentaria. Los realistas fueron sometidos a un fuego renovado mientras avanzaban hacia Birmingham. Fueron detenidos temporalmente por un contraataque de los parlamentarios en el que lord Denbigh fue herido de muerte. Cuando los parlamentarios finalmente fueron expulsados, los realistas saquearon y quemaron la ciudad antes de seguir adelante.

Operaciones en las Midlands en 1643. Primera Guerra Civil Inglesa

 

Asedio de Lichfield

Ruperto continuó y asedió Lichfield que lord Brooke había capturado para el Parlamento en marzo de 1.643. La catedral de Lichfield se había transformado en una fortaleza temporal. Se hicieron varios intentos para asaltar los muros del recinto de la catedral durante el asedio de 10 días, pero careciendo de pesadas armas de asedio, Ruperto llamó a cincuenta mineros de Cannock Chase para drenar el foso alrededor del Close y luego hacer un túnel hasta los muros. Los túneles fueron llenados de pólvora, y el 20 de abril los zapadores de Ruperto detonaron la primera mina explosiva que se usaría en un asedio inglés para abrir una brecha masiva en las defensas. Incapaces de defender la brecha, los parlamentarios se rindieron a Ruperto al día siguiente.

Aunque Lichfield fue tomado, el príncipe Ruperto no pudo continuar su campaña para asegurar la región central para el Rey debido a eventos más al sur. El 13 de abril, el conde de Essex finalmente marchó para asediar a Reading en la primera etapa de su tan esperada campaña para atacar Oxford. Ruperto fue rápidamente llamado al sur para contrarrestar esta nueva amenaza a la capital realista.

 

Fortificación de Londres

Después de la batalla de Edgehill y el enfrentamiento en Turnham Green, existía un seria amenaza de la ciudad de Londres por los realistas, el comandante en jefe del Parlamento, el conde de Essex, ordenó fortificar la ciudad.

Los parlamentarios comenzaron los primeros trabajos en octubre de 1.642 y continuaron cada día los siguientes seis meses. Las mujeres de la ciudad echaron una mano para reclutar trabajadores marchando por las calles de Londres con tambores y banderas para animar a la población. Se estiman que se alcanzaron los 20.000 trabajadores sin paga, recibiendo solo raciones. Acudieron trabajadores de todos los oficios que trabajaron por turnos.

El sistema defensivo se componía de un perímetro de 11 millas (18 kms), con 22 fuertes para artillería, conectados por murallas y zanjas. Las zanjas tenían una anchura de 5,5 metros de ancho y 1,4 de profundidad, las murallas tenían una altura de 3 yardas (3 m) en la parte interior y en la parte exterior el doble. Fue la mayor hazaña de ingeniería militar realizada en cualquier parte del país durante el conflicto y en ese momento se encontraba entre los sistemas de defensa urbana más grandes de Europa.

Mapa de Londres en 1643. Se puede ver los fuertes y los complejos defensivos

El plano de las defensas de Londres realizado George Vertue en 1.738 es la imagen más conocida de lo que fue la más grande y quizás la más sofisticada de los esquemas de defensa urbana construidos durante las Guerras Civiles Inglesas. Aunque difícilmente se compara con esquemas en otras partes de Europa, en Gran Bretaña, solo se acercan los realizados en Oxford. Sin embargo, aunque hay algunas similitudes entre las defensas de Londres y Oxford, también hay diferencias: mientras que las defensas de Oxford eran básicamente un circuito abanderado, las defensas de Londres comprendían, en general, una serie de fuertes unidos por murallas y zanjas. Si bien hay otros ejemplos de esquemas de defensa tipo fortalezas conectadas (Bristol y Plymouth por ejemplo), es el tamaño de las defensas de Londres que demuestran su singularidad.

Construcción de un un fuerte en los alrededores de Londres 1643. La corporación de Londres decidió construir una serie de fortificaciones alrededor de la ciudad en una línea que alcanzaba 11 millas (18 kms), y que consistía en 22 fuertes con baterías y trabajos de de tierra, el de la imagen es el fuerte 22 considerado como un fuerte grande con 4 baluartes cerca de Blackman Street. Autores Donato Spedaliere y Sarah Sulemsohn Spedaliere.

 

Asedio de Reading (14-27 de abril de 1.643)

El comandante en jefe del Parlamento, el conde de Essex, permaneció inactivo en Londres durante varios meses mientras se llevaban a cabo las negociaciones de paz con el Rey.

A medida que las esperanzas de un tratado se desvanecían, el Comité de Seguridad planeó un ataque contra la capital realista, Oxford. En abril de 1.643, Essex finalmente salió al campo con el ejército principal parlamentario. Marchando desde Windsor el 13 de abril, avanzó hacia el bastión realista de Reading, que dominaba el paso del río Támesis, a medio camino entre Londres y Oxford.

Reading había sido ocupada por los realistas el invierno anterior cuando el ejército del rey se retiró de Londres hacia Oxford. Llos realistas construyeron defensas alrededor de la ciudad. Había una línea de fortificaciones al sur de Reading desde el río Kennet hacia el este hasta aproximadamente donde está actualmente Crown Street. Las murallas de la ciudad se reforzaron durante el invierno con piedra obtenida de la abadía de Reading y las defensas de la ciudad se reforzaron aún más con un sistema de zanjas, terraplenes y fuertes.

La guarnición estaba mandada por Arthur Aston y disponía de 2.000 infantes y 300 jinetes.

El 14 de abril, Essex apareció llegó a Caversham al frente de un ejército de 16.000 infantes, 3.000 jinetes y un tren de artillería. Cuando exigió la rendición de Reading, el gobernador Aston desafiante declaró que moriría o moriría de hambre en lugar de dejar las armas.

El domingo 16 de abril el conde de Essex cruzó el río Támesis desde Caversham y las tropas del parlamento barrieron las afueras del sur de la ciudad y se apoderaron del puente Caversham para protegerse de la posibilidad de que llegaran refuerzos desde Oxford. Se instalaron baterías y Essex estableció su cuartel general en la antigua casa solariega con foso de John Blagrave en Southcote. Ese mismo día los cañones del parlamentario abrieron fuego contra la ciudad.

Lord Gray se unió a Essex en Reading un par de días después con fuerzas adicionales de 3.000 soldados de infantería y casi 500 jinetes.

Katesgrove se convirtió en un foco para el ataque parlamentario durante el asedio, Essex se estaba concentrando ahora en su punto más al sur, donde, en Whitley Hill, justo fuera de los baluartes que cruzaban Southampton Street y Silver Street, se encontraba un fuerte llamado Harrison’s Barn. Pertenecía a Thomas Harrison, el rico cervecero que se aventuró mucho en la causa de su Rey. Por la noche, los hombres de Essex adelantaron sus baterías en el lado occidental hasta que estuvieron a tiro eficaz de Harrison Barn; se planeó que las fuerzas de lord Grey se acercaran de manera similar desde el este. El extremo sur de Reading ahora estaba bajo fuego pesado; La iglesia de San Giles fue gravemente dañada, y la tradición dice que su aguja recibió un impacto directo que la hizo caerse al suelo

Los defensores fueron reforzados por 600 mosqueteros y un suministro de municiones que llegaron en barco desde Sonning. El rey Carlos envió órdenes urgentes recordando al príncipe Ruperto desde el asedio de Lichfield en las Midlands para cabalgase para socorrer a Reading. El 19 de abril, Arthur Aston fue golpeado en la cabeza por un ladrillo que cayó. Aparentemente, la herida no le permitía hablar, por lo que su segundo, el coronel Richard Fielding, tomó el mando.

El 25 de abril, Fielding convocó una tregua y comenzó las negociaciones para la rendición. Ese mismo día, una fuerza de ayuda realista liderada por el Rey y el príncipe Ruperto llegó de Oxford y atacó el puente Caversham, siendo rechazados. Los términos de la entrega se acordaron el 26 de abril. Al día siguiente, la guarnición realista se marchó a Oxford y los soldados de Essex ocuparon Reading, que saquearon durante dos días antes de que se restableciera el orden. A su llegada a Oxford, el coronel Fielding fue juzgado en consejo de guerra por haber entregado la ciudad y sentenciado a muerte, pero fue indultado en el último momento por la intercesión del príncipe de Gales a instancias del príncipe Ruperto.

 

Batalla de Chalgrove Field, (18 de junio de 1.643)

La caída de Reading fue un retroceso serio para la causa realista. Oxford estaba amenazado por el conde de Essex, que se acercaba desde el este, y el ejército de William Waller, que estaba activo en el oeste alrededor de Gloucester. Afortunadamente para el Rey, sin embargo, Essex y Waller no aprovecharon la oportunidad para realizar un ataque coordinado contra Oxford. Después de la victoria de Ralph Hopton en Stratton en Cornwall, Waller estaba preocupado por evitar que Hopton avanzara hacia el este, mientras que Essex avanzaba lentamente hacia Oxford. A mediados de junio de 1.643, Essex se empantanó en Thame por la enfermedad extendida en su ejército y sin dinero para pagar a sus tropas descontentas.

Tras un informe del general de sus tropas de reconocimiento, se enteró de que el lugar estaba mal defendido, el 17 de junio de 1.643 Essex despachó una fuerza para tomar Islip un cruce sobre el río Cherwell al noreste de Oxford como un paso preliminar para un posible ataque contra Oxford.

Una fuerza de 3.000 jinetes realistas se encontraba en Bletchingdon y rápidamente tomaron posiciones en una elevación que dominaba el Cherwell en Islip haciendo que la fuerza parlamentaria abandonara la empresa y regresara a sus cuarteles, algunas de las tropas marcharon de regreso a Chinnor, ciudad donde fueron alojados, involucrando a estos hombres en una marcha hacia atrás de 40 millas (65 kms).

A principios de junio de 1.643, el oficial escocés coronel John Hurry desertó del ejército del conde de Essex y se dirigió a Oxford para ofrecer sus servicios al rey Carlos I. Hurry se entrevistó con el príncipe Ruperto y le dio a conocer los detalles de la disposición del ejército parlamentario del conde de Essex, con esa información el príncipe Ruperto reunió 1.800 hombres escogidos y realizar redadas para hostigar a las guarniciones de Essex e interrumpir sus intentos de bloquear Oxford. Hurry también informó del acercamiento de un convoy desde Londres que llevaba 21.000 libras para pagarle a las tropas de Essex, Ruperto planeo capturarlo.

La fuerza del príncipe Ruperto salió de Oxford cruzando el puente Magdalen durante la tarde del 17 de junio, el día de la incursión parlamentaria a Islip. La fuerza del príncipe Ruperto comprendía tres regimientos de caballería (del príncipe Ruperto, del Príncipe de Gales yde Henry Percy), las dos tropas de su propia guardia montada, el regimiento de 500 dragones de lord Wentworth y infantes mandados por el coronel Lunsford; unos 2.000 hombres en total.

Batalla de Chalgrove Field 18 de julio de 1643. Movimientos previos

Temprano a la mañana siguiente, los realistas irrumpieron en las guarniciones de parlamentarios en Postcombe, donde se encontró con hombres del regimiento de caballería parlamentaria del coronel Morley acuartelados en el pueblo, capturando a 9 de los soldados, los caballos y las armas del coronel Morley así como su estandarte; llegaron a Chinnor a la que rodearon a las 5 de la mañana. El mayor Legge lideró el ataque hacia Chinnor con la guardia avanzada. Las tropas parlamentarias en Chinnor habían regresado el día anterior de una marcha de 40 millas a Islip y de vuelta agotadas estaban dormidas con guardias inadecuados.

En la lucha subsiguiente, las tropas parlamentarias quedaron abrumadas y tuvieron 50 muertos y 150 prisioneros del regimiento de infantería de Samuel Luke, 3 banderines, y muchas armas y una cantidad de botín, dejando al pueblo en llamas.

A las 6 de la madrugada, la infantería realista salió de Chinnor en dirección suroeste a Watlington para tomar el camino de Icknield. Marchaban abrumados por el botín tomado en Chinnor y por la cantidad de prisioneros a escoltar.

Ruperto se apresuró a esperar sorprender al convoy, pero su escolta al parecer había sedo advertida de su aproximación y los carros se escondieron en el bosque, otras versiones dicen que el convoy ya había pasado. Incapaz de encontrar su presa, Ruperto se retiró en buen orden hacia Oxford, media hora más tarde a las 06,30. La columna realista de la marcha se habrá extendido unos dos kilómetros

A las 07,30 horas la caballería realista llegó a la aldea de Aston Rowant, a solo 2 millas de Chinnor, donde se encontraron con 3 tropas de caballería Parlamentaria, la del mayor John Gunter, la del capitán James Sheffield y la del capitán Richard Crosse.

Los realistas vieron un pelotón parlamentario en Beacon Hill a la izquierda de la columna. En Thame Philip Stapleton era el oficial que estaba de guardia escuchó los disparos en Chinnor y envió dos tropas de dragones para investigar. La partida regresó rápidamente para informar a Philip Stapleton que la guarnición de Chinnor había sido aniquilada por una gran fuerza de monárquicos que se dirigían hacia Watlington por el camino de Icknield. El resto de los dragones parlamentarios enviados a Chinnor partieron en busca del príncipe Ruperto, alcanzándolos en Aston Rowant, donde el comandante Gunter intentaba interferir la retirada realista.

En el cuartel general parlamento en Thame, estaba claro para Philip Stapleton que los realistas tenían la intención de llegar a Oxford a través del puente Chiselhampton sobre el río Thame (que no debe confundirse con el principal río Támesis del cual el Thame es un afluente), marchando por el camino de Icknield.

Stapleton despachó la tropa de dragones del capitán Dundasse hacia Chalgrove para interceptar a los realistas mientras reunía una fuerza más grande para perseguirlos.

El ejército parlamentario se encontraba ampliamente distribuido en alojamientos del este de Oxfordshire. Con el envío de las dos tropas de dragones a Chinnor y la tropa de dragones del capitán Dundasse a Chalgrove, Stapleton no tenía unidades disponibles de caballería y ordenó formar un cuerpo montado montado de unos 750 hombres muchos eran infantes y marchar lo más rápido posible para interceptar a la fuerza realista. El cuerpo partió de Thame alrededor de las 08,00. Muchos iban a pie y no habían peleado antes como una unidad.

Mientras tanto, la fuerza realista gravaba con los prisioneros, las armas capturadas y el botín estaba pasando por South Weston, siendo su retaguardia hostigada por los 300 jinetes y dragones liderados por el mayor Gunter.

La guardia del príncipe Ruperto comandada por el teniente coronel Daniel O’Neale y el regimiento de caballería de lord Percy atacaron a los hombres de Gunter y los obligaron a huir en desorden.

Poco después de este enfrentamiento, los dragones del capitán Dundasse se acercaron al comandante Gunter , que envió a Dundasse a Thame para informar a Philip Stapleton de los acontecimientos. Dundasse llegó a Thame alrededor de las 09.30 horas.

También alrededor de las 09,30 horas, la fuerza de caballería y dragones del comandante Gunter se unió al cuerpo montado de Thame y Gunter asumió el mando.

Batalla de Chalgrove Field. Movimientos el 17 y 18 de julio de 1643. Autor John Fawkes

También en la zona estaba el coronel John Hampden, segundo al mando del conde de Essex acompañado por el coronel John Dalbier, el intendente general del Parlamento y Samuel Luke, cuyo regimiento había sido aniquilado en Chinnor. Hampden, que no tenía experiencia de caballería, se unió al cuerpo montado cuyos efectivos alcanzaron unos 1.000 hombres montados, muchos de ellos oficiales de infantería, para atacar a la fuerza en retirada del príncipe Ruperto.

Gunter se enfrentaba a tres regimientos de caballería realistas de probada agresividad y habilidad en el campo de batalla mandado por el príncipe Ruperto. La columna realista marchaba con la infantería y los carros en la parte delantera, seguidos por los dragones y detrás la caballería.

Ruperto se detuvo en Chalgrove, a 10 millas (16 kms) al sudeste de Oxford. Tras enviar al coronel Lunsford por delante para asegurar el puente de Chislehampton, Ruperto preparó una emboscada para sus perseguidores.

Batalla de Chalgrove 18 de junio 1.643. Marcha a la batalla. Autor Richard Beavis

El príncipe Ruperto hizo girar sus regimientos de caballería en un campo frente a la caballería parlamentaria que estaba apareciendo sobre Golder Hill al sudeste mientras la infantería realista continuaba por la pista hasta el puente de Chiselhampton con los prisioneros y la carga, los dragones que actuaban como retaguardia de la infantería, desmontaron y alinearon los setos en una emboscada contra cualquier persecución parlamentaria. La caballería realista se formó con el regimiento del príncipe Ruperto en el centro, con la guardia Príncipe a su derecha, el regimiento del príncipe de Gales en el flanco izquierdo y el regimiento de Lord Percy en el flanco derecho.

La caballería parlamentario se acercó por la ladera de Golder Hill desde la dirección de Thame entrando en un largo campo separado de la caballería realista por un gran seto. La caballería parlamentario se mantuvo en el extremo superior del campo.

El príncipe Ruperto ordenó a su infantería continuar la retirada para atraer a la fuerza parlamentaria. La idea del príncipe Ruperto era atraer a la caballería parlamentario hacia la emboscada de los dragones.

Batalla de Chalgrove Field 18 de julio de 1643. Despliegue de fuerzas. Autor John Fawkes

La fuerza parlamentaria los dragones llegaron al gran seto, y dispararon contra la caballería realista que se encontraba al otro lada, produciendo algunas bajas, detrás avanzo 6 tropas o cornetas que avanzaban paralelos al seto paralelamente a la infantería realista para darles caza, tenían una reserva de 2 tropas cerca de la casa Warpsgrove, y otra pequeña reserva de 1 tropa se encontraba en la base de Golder Hill.

Cuando el príncipe Ruperto consideró que la fuerza parlamentaria estaba demasiado, dio la orden de atacar, liderando una carga realmente atrevida al saltar sus caballos sobre el seto para llegar al enemigo, los parlamentarios aún estaban en columna fueron completamente sorprendidos, aguantaron la carga parados intentando disparar sus armas, la lucha fue corta y feroz y los parlamentarios se dieron a la fuga. Los parlamentarios los persiguieron durante unos kilómetros.

Los jinetes y los dragones parlamentarios derrotados que huían se encontraron más arriba en la carretera Thame con Philip Stapleton, que se acercaba con su regimiento. Stapleton detuvo la derrota pero no persiguió a la fuerza realista.
En la batalla que más bien se puede considerar una escaramuza, John Hampden fue herido de muerte alcanzado por dos disparos, falleciendo en Thame 6 días después, su muerte fue un gran revés para la causa parlamentaria. Las bajas se estiman en 100 muertos y 200 prisioneros parlamentarios, las realistas se desconocen.

Una semana después de la incursión de Chalgrove, el coronel Hurry lideró otro grupo de ataque de Oxford en Wycombe del Oeste, donde sorprendieron a una fuerza de dragones reclutas parlamentarios, matando a muchos de ellos, saqueando a continuación Wycombe. Esa incursión causó alarma en Londres y provocó fuertes críticas contra el conde de Essex en el Parlamento. Essex ofreció su renuncia, pero el Parlamento se negó a aceptarla.

Antes de la batalla de Chalgrove, la reina Henrietta María estaba en Bridlington con un convoy de armamento incapaz de moverse por temor a ser interceptado por el conde de Essex. Nueve días después de la batalla, Essex retiró su ejército al área de St Albans en Hertfordshire permitiendo a la Reina llevar su convoy a Oxford, escoltada por el Príncipe Ruperto.

 

 

Primera batalla de Newbury (20 de septiembre de 1.643)

Movimientos previos

Después del éxito de su marcha de socorro a Gloucester, el conde de Essex se enfrentó a la tarea de llevar su ejército a Londres. El alto mando realista se dio cuenta de que si el ejército de Essex podía ser derrotado tan decisivamente como lo había sido Waller en Roundway Down, Londres quedaría indefenso.

El 10 de septiembre, Essex marchó hacia el norte desde Gloucester a lo largo del valle de Severn hasta Tewkesbury. Ordenó la construcción de un puente de pontones sobre el río Severn en un intento de convencer a los realistas de que tenía la intención de marchar sobre Worcester. El ejército del Rey avanzó a Evesham, desde donde tuvo una clara marcha hacia Worcester y también bloqueó la ruta norte de regreso a Londres a través de Warwick. En la noche del 14 de septiembre, sin embargo, Essex salió de Tewkesbury e hizo una marcha forzada hacia el sur, con la intención de dirigirse corriendo hacia Londres por la ruta sur a través de Swindon, Newbury y Reading. Cuando los parlamentarios llegaron a Cirencester durante la madrugada del 15 de septiembre, tomaron por sorpresa a dos regimientos de caballería realistas alojados en la ciudad y capturaron cuarenta carretas de provisiones y municiones destinadas al ejército del Rey.

Pasaron varias horas antes de que el ejército del Rey fuera alertado. Los realistas de inmediato partieron en persecución de Essex, marchando en una ruta más o menos paralela y con el objetivo de cortar su retirada en Newbury. El ejército de Essex marchó obstinadamente hacia el este unas condiciones húmedas y fangosas. Aunque tenían una ventaja los realistas, el progreso de los parlamentarios se vio ralentizado por su pesado tren de artillería y por la inexperiencia de los regimientos de Londres, que no estaban acostumbrados a hacer campaña.

Primera Batalla de Newbury 1643. Movimientos previos

La caballería del príncipe Ruperto se adelantó al ejército del Rey, atacando a los rezagados e interceptando a la retaguardia parlamentaria en Aldbourne Chase en Berkshire Downs el 18 de septiembre. El ataque realista obligó a Essex a cruzar al lado sur del río Kennet para poner el río entre el ejército parlamentario y la caballería de Ruperto. Esta maniobra ralentizó aún más la marcha y le dio tiempo al ejército principal realista para ocupar Newbury antes que los parlamentarios, bloqueando la carretera de Londres y forzando una batalla que el conde de Essex había esperado evitar.

El ejército realista estaba bajo las órdenes del rey Carlos en persona, asesorado por su lord general, el conde de Forth, el general de caballería era el príncipe Ruperto y el sargento mayor general de la infantería era Jacob Astley. El conde de Essex manda a los parlamentarios, con el sargento mayor general Philip Skippon como su segundo al mando. Las dos divisiones del caballo parlamentario estaban comandadas pbaor Sir Philip Stapleton y el coronel John Middleton. Los tamaños exactos de los ejércitos no se conocen con certeza; se cree que fueron alrededor de 14,000 hombres cada uno. Ambos ejércitos tenían alrededor de veinte piezas de artillería, incluidas varias armas pesadas.

 

Despliegue inicial 

Los realistas llegaron a Newbury antes que los los parlamentarios y establecieron su campamento principal al sur de la ciudad. Essex avanzó hasta Enborne, a unas dos millas al oeste de Newbury. El campo de batalla estaba limitado al norte por el río Kennet y al sur por el arroyo Enborne. Los sectores norte y central del campo de batalla se cruzaban con carriles estrechos, recintos y setos, lo que dificultaba el despliegue y era un terreno inadecuado para la caballería. El sector central estaba dominado por terreno elevado con el estímulo de Round Hill como su punto más alto. Hacia el sur, la tierra continuaba elevándose hacia la amplia y abierta meseta de Wash Common, la única parte del campo de batalla adecuada para maniobras de caballería convencionales.

El ejército parlamentario disponía de 8.000 infantes, 5.000 jinetes, 150 dragones, y 2 cañones pesados y 20 ligeros. Desplegó con la infantería en el centro en dos líneas y la caballería en las alas.

  • Ala izquierda: mandada por el coronel John Middleton, con una brigada de caballería formada con los regimientos de caballería de John Middleton, de lord Grey de Groby, del coronel James Sheffield, de John Meldrum, del conde de Denbigh y del coronel Hans Behre, así como una compañía de dragones del capitán Jeremiah Abercrombie. Middleton ocupaba el terreno vallado al norte, fue reforzado con un fuerte contingente de mosqueteros al mandado del mayor Richard Fortescue del regimiento de Bulstrode.
  • Centro: por Essex, en primera línea los 15 regimientos regulares de infantería parlamentaria desplegaron en cuatro brigadas, mandadas de izquierda a derecha por lord Robarte (con los regimientos de William Constable, del coronel Francis Martin, y el suyo propio); la brigada del sargento mayor general Philip Skippon (con los regimientos de William Brooke, de Henry Bulstrode, y el suyo propio), la brigada del coronel Harry Barclay (con los regimientos del conde de Essex, de William Springate, y el suyo propio ) y la brigada del coronel James Holborne (con los regimientos del coronel Francis Thompson, del coronel George Langham y el suyo propio). En segunda línea los cinco regimientos de bandas entrenadas de la brigada de la ciudad bajo el sargento mayor general Randall Mainwaring (con su propio regimiento, el Rojo y Azul de las bandas, el Rojo, Azul y Naranja de los auxiliares).
  • Ala derecha: mandada por Philip Stapleton con una brigada de caballería compuesta por los regimientos del conde de Essex, del coronel John Dalbier, de James Ramsay, del coronel Arthur Goodwin, del coronel Edmund Harvey, del coronel Richard Norton, y de Samuel Luke; y una compañía de dragones al mando del capitán Cornelius Shibborne.

Essex avanzó temprano en la mañana del 20 de septiembre. La infantería parlamentaria obtuvo una ventaja táctica inmediata al ocupar Round Hill, que los realistas no habían podido asegurar. El sargento mayor Skippon desplegó su brigada y la de Harry Barclay y luego llevó la mayor parte de la artillería de campaña parlamentaria para mantener esa vital posición. La caballería de Middleton y los mosqueteros ordenados fueron a asegurar el flanco norte del parlamento hasta el río Kennet, mientras que la división de Stapleton avanzó para mantener el terreno abierto en Wash Common al sur.

Primera Batalla de Newbury 20 de septiembre de 1643. Despliegue de fuerzas. Autor John Fawkes

El ejército realista disponía de 6.000 infantes, 8.000 jinetes, y 20 cañones de diversos calibres (6 pesados , 6 medios y 8 ligeros), fue desplegado en cinco brigadas o tertias de caballería, comandadas por el príncipe Ruperto, lord Wilmot, Robert Dormer conde de Carnarvon, Charles Gerard y John Byron, y cuatro brigadas de infantería, dirigidas por John Belasyse, Gilbert Gerard, Nicholas Byron y William Vavasour. Desplegaron en un centro y dos alas:

  • Ala derecha mandada por William Vavasour con su brigada de infantería.
  • Centro centro mandado por John Byron con su brigada de caballería, y las brigadas de infantería Nicholas Byron, de John Belasyse y Gilbert Gerard.
  • Ala izquierda mandada por el príncipe Ruperto con las 4 brigadas de caballería restantes.

Los parlamentarios habían ganado la ventaja del terreno; la batalla de Newbury giró en torno a los intentos de los realistas de desalojarlos.

Primera Batalla de Newbury 20 de septiembre de 1643.Vista del campo de batalla y despliegue de fuerzas

La batalla

Ala izquierda

La batalla comenzó sin que las fuerzas hubieran completado el despliegue y la artillería hubiera llegado al campo de batalla. En el sector norte, la brigada galesa de William Vavasour se enfrentó con la infantería parlamentaria de la brigada de lord Robartes y los mosqueteros del comandante Fortescue unidos a la caballería del coronel Middleton. El avance de los realistas amenazó con aplastar a los parlamentarios hasta que el sargento mayor general Skippon desplegó a los auxiliares Azules de la segunda línea para reforzar la posición de Robartes. Los combates en el sector norte se empantanaron en un tiroteo estático entre los setos y recintos vallados con poco margen para que la caballería de Middleton pudiera operar de manera efectiva.

 

Centro

En el centro, la vanguardia realista consistía en dos destacamentos de mosqueteros liderados por lord Wentworth y el coronel George Lisle. Wentworth y Lisle no pudieron establecerse en Round Hill antes de que la brigada de infantería de Nicholas Byron subiera para reforzarlos. Los hombres de Byron se involucraron en una lucha furiosa con las unidades parlamentarias centrales de la brigada Skippon. Los realistas fueron rechazados, sufriendo muchas bajas. Cuando Nicholas solicitó el apoyo de la caballería, su sobrino John Byron llevó su propio regimiento y el de Thomas Aston. Los soldados realistas tuvieron que cortar un hueco en uno de los setos antes de poder atacar a la infantería parlamentaria. La primera carga de Byron fue rechazada, pero una segunda carga de Thomas Aston obligó a los parlamentarios a retroceder. Byron volvió a cargar, pero se retiró cuando Skippon llevó los regimientos auxiliares Rojo y Azul de su segunda línea para estabilizar el centro.

Aunque la intervención de la caballería de Byron permitió a la infantería realista ganar un punto de apoyo en el lado este de Round Hill, eso no fue apoyado por otras unidades y un contraataque del regimiento de pie del conde de Essex empujó a los realistas hacia atrás desde el suelo. había ganado.

Ala derecha

Al sur de Round Hill, la caballería de Philip Stapleton avanzó por el camino Bigg Hill y comenzó a desplegarse en el campo abierto de Wash Common. Solo una brigada parlamentaria tuvo tiempo de desplegarse antes de que atacara la caballería del príncipe Ruperto. Los parlamentarios se mantuvieron firmes y esperaron a recibir la carga antes de disparar contra los realistas. El ataque fue rechazado y Stapleton persiguió a los realistas de regreso a su punto de partida. Eso le dio a las otras brigadas de caballería parlamentarias tiempo para avanzar hacia el campo común. La infantería parlamentaria marchó para apoyar a la caballería. Un segundo ataque realista fue derrotado, pero después Ruperto avanzó con al menos tres brigadas y la caballería parlamentaria fue expulsada de Wash Common y de regreso al camino de Bigg Hill. Sin embargo, la caballería realista no pudo romper la infantería de apoyo parlamentaria.

Primera Batalla de Newbury 20 de septiembre de 1643. Enfrentamientos de caballerías en el flanco suroeste. La caballería realista se impone a la parlamentaria. Autor Graham Turner

El príncipe Ruperto pide que acuda la infantería realista en su ayuda, acuden las brigadas de Gilbert Gerrad y la brigada de John Belasyse, en respuesta a la llegada de esas brigadas, Essex pidió apoyo al sargento mayor general general Randall Mainwaring que mandaba la brigada de las bandas entrenadas para que le enviase refuerzos, éste envió al regimiento de infantería de su nombre.

El regimiento de Mainwaring llega a la posición y es abrumado por los regimientos de infantería realista de la brigada de Gilbert Gerard, siendo obligado a retirarse y produciéndose un hueco entre el centro y el ala derecha.

Los regimientos Azul y Rojo de las bandas entrenadas de Londres se redesplegaron para fortalecer el flanco sur del parlamento, quedando solo el regimiento Naranja auxiliar como reserva.

Se formó una batería realista en Wash Common mientras Skippon llevó sus cañones pesados para enfrentarse a los realistas en un intenso duelo de artillería, que se dice que fue el más feroz y el más sostenido de toda la guerra.

Primera Batalla de Newbury 20 de septiembre de 1643. La artillería realista disparando a la fuerzas parlamentarias en Round Hill, siendo el duelo artillero mas laergo y feroz de la guerra. Fuente Royal Mail Stamps

El día fue salvado para los parlamentarios por la resolución de los regimientos de las bandas entrenadas, que ocupaban el flanco sur, estos se reunieron en una pequeña pequeña elevación, resistiendo a los disparos de la artillería realista, con las picas hacia delante para proteger a los mosqueteros de las cargas de caballería, de los furiosos ataques de caballería e infantería. La infantería realista les hizo retroceder, pero pronto recuperaron su posición original, aguantando durante tres horas, hasta que finalmente la infantería realista se retiró. El aguante de las bandas entrenadas en Newbury es notable porque eran regimientos de milicias que no habían luchado en una gran batalla campal anteriormente.

Primera Batalla de Newbury 20 de septiembre de 1643. Las bandas entrenadas de Londres aguantan la carga de la caballería realista. Autor Graham Turner

 

Desenlace

Al caer la noche, ambos ejércitos estaban exhaustos y ninguno había obtenido una clara ventaja. Los parlamentarios se habían mantenido firmes, pero los realistas todavía bloqueaban el camino a Londres. El príncipe Ruperto y John Byron estaban a favor de continuar la batalla al día siguiente, pero el ejército realista había agotado casi todo su suministro de pólvora. El rey Carlos ordenó una retirada. Eso fue una sorpresa para los parlamentarios, que también esperaban que la batalla continuara. El Rey estaba consternado por la carnicería: alrededor de 3.500 hombres fueron muertos en Newbury, incluidos los altos cargos realistas como lord Carnarvon y lord Sunderland. Lo más doloroso para el Rey fue la muerte del vizconde de Falkland, su secretario de estado, de quien se dice que cabalgó deliberadamente hacia su muerte en Round Hill, desesperado por el horror de la guerra civil.

Alrededor del mediodía del 21 de septiembre, Essex reanudó su marcha a Londres. El príncipe Ruperto interrumpió la retirada de Essex con un ataque en su retaguardia en Aldermarston, durante el cual, según los informes, Philip Stapleton se acercó a Ruperto y le disparó a bocajarro. Afortunadamente para Ruperto, la pistola no se activó. Aunque la retaguardia del coronel Middleton fue derrotada, los incondicionales mosqueteros de las bandas entrenadas se defendieron del ataque de Ruperto y el ejército de Essex continuó su marcha hacia Reading, adonde llegó el 22 de septiembre. Decidiendo que la ciudad no podría ser mantenida, Essex evacuó la guarnición el 25 de septiembre. El conde de Essex regresó a Londres por delante de su ejército principal, que llegó a casa recibiendo una jubilosa bienvenida el 28 de septiembre de 1.643.

The post Operaciones en el centro de Inglaterra 1643 appeared first on Arre caballo!.

]]>
https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/operaciones-en-el-centro-de-inglaterra-1643/feed/ 0
Primera Guerra Civil Inglesa. Operaciones 1642 https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/primera-guerra-civil-inglesa-operaciones-1642/ https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/primera-guerra-civil-inglesa-operaciones-1642/#respond Sat, 11 Aug 2018 10:23:03 +0000 https://arrecaballo.es/?p=10760 Antecedentes Londres se sublevó y Pym organizó un comité insurrecional ante la complicidad del Parlamento y del pueblo de Londres por lo que Carlos I abandonó la ciudad el 10 de enero de 1.642. La Primera Guerra Civil inglesa estalla en agosto de 1.642. El Parlamento había comenzado a formar su ejército en junio de […]

The post Primera Guerra Civil Inglesa. Operaciones 1642 appeared first on Arre caballo!.

]]>
Antecedentes

Londres se sublevó y Pym organizó un comité insurrecional ante la complicidad del Parlamento y del pueblo de Londres por lo que Carlos I abandonó la ciudad el 10 de enero de 1.642. La Primera Guerra Civil inglesa estalla en agosto de 1.642.

El Parlamento había comenzado a formar su ejército en junio de 1.642. Alrededor de 80 tropas de caballería se reunieron, con 2 regimientos de dragones y 20 regimientos de a pie, de las Midlands y el sudeste de Inglaterra.

El 15 de julio de 1.642, el Parlamento nombró a Robert Devereux, conde de Essex como su capitán general, para comandar su ejército de campaña.

El mismo día, la reina Henrietta María, que había huido a los Países Bajos, nombró al príncipe Ruperto del Rin, como el general de caballería del rey Carlos. El príncipe Ruperto y su hermano, el príncipe Mauricio, pasaron el resto del mes y gran parte de agosto evadiendo los buques de guerra del Parlamento y navegando hacia Newcastle, desde donde cabalgaron para unirse al rey Carlos.

El príncipe Ruperto fue un importante comandante realista durante toda la Guerra Civil, nació el 17 de diciembre de 1.619, y tenía 22 años en 1.642, cuando llegó a Inglaterra para luchar por su tío, el rey Carlos. Era hijo del elector Palatino y Elizabeth, hermana del rey Carlos. Había estado en servicio durante la Guerra de los Treinta Años en el Continente de Europa, antes de ser capturado por los imperialistas. El emperador pensó lo suficiente en Ruperto como para ofrecerle un gobierno general, si se convertía al catolicismo, una oferta que el príncipe Ruperto rechazó.

Las universidades de Oxford y Cambridge contribuyeron con su plata y su placa de oro a la causa realista, y posteriormente hicieron generosos pagos en efectivo al rey Carlos. La placa de Cambridge fue interceptada por Cromwell en camino hacia el Rey el 10 de agosto de 1.642.

Para el 22 de agosto de 1.642, el rey Carlos estaba en Nottingham, donde levantó su estándarte. El príncipe Ruperto se unió al Rey con ingenieros y oficiales de artillería del Continente. Los oficiales escoceses se unieron y el ejército creció. La dificultad se demoró en levantar y equipar a los costosos regimientos de caballería, aunque la llegada del Príncipe le dio un importante impulso.

El primer acto del rey fue intentar apoderarse del puerto de Kingston-upon-Hull, donde había reunidas gran cantidad de armas, para la campaña de Escocia, pero sus tropas fueron rechazadas. Entonces el Rey se trasladó al sur, a Lincoln y Leicester donde obtuvo gran cantidad de armas. El 22 de agosto el rey Carlos I declaró la guerra al Parlamento y se volvió a trasladar, esta vez a Chester y posteriormente a Shrewsbury.

Ambas partes pasaron el resto de agosto y principios de septiembre reclutando fuerzas y entrenándolas. El Rey se mudó al oeste de Shrewsbury, donde esperaba estar en el centro para recibir un gran número de reclutas de Gales y las Marchas. El ejército del Parlamento había sido puesto bajo el mando de Robert Devereux, conde de Essex, que ocupó Northampton antes de comenzar a moverse hacia el oeste, hacia los Cotswolds. En el transcurso de las próximas semanas, los dos ejércitos aumentaron de tamaño y, a medida que crecían sus esferas de influencia, el enfrentamiento entre ellos se hizo cada vez más probable.

En Nottingham, se consideró que el rey Carlos estaba en riesgo ante cualquier intento parlamentario determinado sobre su persona. El 13 de septiembre de 1.642, el rey Carlos marchó con su ejército a Derby, y luego, el 20 de septiembre, a Shrewsbury, para reunirse con las tropas reclutadas en Gales, y de allí a Chester para consolidar el control realista de esta importante ciudad en la frontera galesa, antes de regresar a Shrewsbury.

John Byron marchó a Worcester, el 19 de septiembre de 1642, para mantener la ciudad con su regimiento de caballería para el Rey. Llevaba consigo la placa donada por la Universidad de Oxford.

El 23 de septiembre de 1642, Essex marchó su ejército parlamentario a Worcester, para tomar la ciudad, y para interponer su ejército entre el Rey y el apoyo de Gales.

Batalla del Puente de Powick (23 de septiembre de 1.642)

El 16 de septiembre de 1.642, una fuerza realista bajo el mando de sir John Byron entró en Worcester. Viajaba de Oxford a Shrewsbury con una importante suma de dinero proporcionada por la universidad de Oxford para financiar el esfuerzo de guerra realista. Su fuerza era pequeña y el Parlamento vio una oportunidad para desalojar a los realistas. Essex comenzó un avance hacia la ciudad y envió una vanguardia, bajo el coronel John Brown, para capturarlo. Llegó a la puerta de Sidbury de Worcester al amanecer del 22 de septiembre, pero se le denegó la entrada. En lugar de irrumpir en la ciudad, se retiró y decidió esperar a la fuerza principal. Mientras tanto, calculó que cuando Essex intentara forzar la ciudad por el oeste, los realistas se irían por el puente Worcester y escaparían hacia el este. En consecuencia el coronel Brown marchó con sus hombres hacia el sur hasta el puente Upton, sobre el río Severn, y luego avanzó hasta el puente Powick sobre el río Teme.

Estaba solo dos millas de Worcester y cerca de la carretera principal fuera de la ciudad hacia el oeste, que también conducía a Shrewsbury. Brown detuvo a sus tropas y esperó a que llegara la fuerza principal.

La red de inteligencia realista había demostrado ser eficaz porque el Rey estaba al tanto de las maniobras parlamentarias y despachó al príncipe Ruperto de Shrewsbury con una fuerza de alrededor de 1.000 de caballería con la tarea de apoyar a Byron. Llegó a las proximidades de Worcester durante la tarde del 23 de septiembre de 1.642 y desplegó su caballería en Wick Field, al norte del puente de Powick .

Ambas fuerzas en Powick Bridge eran alrededor de 1.000 efectivos, las fuerzas parlamentarias estaba compuesta de jinetes y dragones, bajo el mando del coronel Brown, contaba con la presencia de tres miembros del Parlamento: Edward Wingate, Nathaniel Fiennes y John Fiennes. Wingate en particular quería que Brown retrasara el avance y esperara al ejército principal bajo el conde de Essex, que estaba aproximadamente a un día de marcha hacia el sur con una fuerza de 20.000 hombres, mientras que otros entre ellos su segundo el coronel Sandys deseaban avanzar hacia Worcester.

La batalla (aunque tal vez se la describir mejor como una escaramuza) se libró la tarde del 23 de septiembre de 1.642.

 

Despliegue inicial

Los parlamentarios llegaron cerca del puente Powick al amanecer del 23 de septiembre. Brown decidió quedarse en el puente, tal vez debido a la influencia de los miembros del Parlamento adjuntos, y se trasladó su caballería en Powick Hams para descansar. Sin embargo, a media tarde los parlamentarios recibieron una serie de informes falsos o inexactos que sugerían que Byron estaba a punto de abandonar Worcester y que el conde de Essex se acercaba a la ciudad desde el sudeste. En realidad, el conde todavía estaba a 30 kilómetros de distancia, Byron no estaba a punto de abandonar la ciudad y el príncipe Ruperto esperaba justo al norte del río Teme esperando que los parlamentarios cruzaran el puente Powick. Rupert desplegó dragones en los setos a lo largo del camino al puente.

Batalla del Puente de Powick (23 de septiembre de 1642). Despliegue inicial, fases 1 y 2

 

Fase 1: Cruce del puente Powick

El coronel Sandys comenzó a cruzar el puente de Powick e inmediatamente se vio encauzado hacia un camino estrecho flanqueado a ambos lados por altos setos. Casi de inmediato fue atacado por los dragones realistas desplegados por Ruperto. Brown envió a sus propios dragones para limpiar a los realistas, pero su avance se retrasó, ya que tuvieron que abrirse camino a través de los hombres de Sandys que atestaban el camino. Al escuchar a sus dragones comenzar el combate, los realistas se desplegaron en el campo de Wick.

 

Fase 2: Campo de Wick

A medida que los dragones parlamentarios avanzaron sobre sus oponentes realistas, Sandys siguió indudablemente debido a su preocupación de que su posición actual, efectivamente atrapada en un carril estrecho, era insostenible. Dirigió su fuerza de caballería hacia el campo de Wick y fue seguido por más destacamentos de caballería parlamentaria.

 

Fase 3: Ataque realista

Ruperto esperó hasta que alrededor de la mitad de la fuerza parlamentaria se hubiera desplegado en el campo abierto y luego atacó.

Batalla del Puente de Powick (23 de septiembre de 1642). Fases 3, 4 , 5 y 6.

Fase 4: Fiennes se mantiene

El propio ataque de Ruperto fue efectivo y rompió el regimiento liderado por Sandys, quien fue muerto en la acción, lo que provocó que sus hombres huyeran hacia el puente Powick. Sin embargo, el regimiento parlamentario de Nathaniel Fiennes se mantuvo firme y recibió una carga de caballería liderada por el realista sir Lewis Dives en una formación estática con las dos fuerzas intercambiando fuego de pistola a quemarropa y prácticamente inmóviles.

 

Fase 5: Retirada parlamentaria

Fiennes había detenido el ataque de los realistas, pero no decisivamente, ya que el resto de la fuerza parlamentaria se había roto y huía hacia el puente. Además, ahora había fuerzas realistas en su retaguardia. Fiennes giró en redondo y cargó contra los realistas entre él y el puente, lo que le permitió volver a unirse a sus propias líneas en la retirada general hacia el puente Powick.

Batalla de Powick Bridge 23 de septiembre de 1642. Los parlamentarios huyen a través del puente. Fuente Royal Mail Stamps

Fase 6: El puente Powick

Cuando los parlamentarios huyeron hacia el puente Powick, el coronel Brown desplegó sus dragones para sostenerlo y esta fuerza logró detener a la caballería realista. Ruperto pudo haber tenido la tentación de perseguirlo, pero su objetivo primordial era asegurarse de que Byron llegara a Shrewsbury y que ya había despejado con éxito el camino. Ruperto no intentó forzar el puente y los parlamentarios pudieron retirarse sin impedimentos. Sin embargo, esto de ninguna manera redujo su entusiasmo por la retirada. La vanguardia parlamentaria huyó a través del puente Upton hacia Pershore, a unas ocho millas al sudeste, donde la caballería unida al ejército principal estaba empezando a llegar. Los soldados en retirada de la vanguardia dispersaron el pánico entre estos hombres que se unieron a la retirada que se dirigía hacia el grueso de las tropas bajo Essex. Sin embargo, tales hechos no impidieron que el Parlamento publicara un folleto en el que declarara su victoria en la batalla.

Secuelas

La batalla del puente de Powick fue poco más que una escaramuza, aunque costó 150 vidas, pero las lecciones se sacaron en ambas partes. La estrategia de príncipe Ruperto había sido audaz y había comenzado a forjar su reputación como un gran comandante. Sin embargo, resolvió que nunca más disminuiría la velocidad de su caballería para enfrentarse a un ataque estacionario y en su lugar debería cargar al enemigo al galope con las espadas desenvainadas. Por su parte, Essex estaba consternado por la acción, particularmente la retirada de su propia caballería, que estaba a unos ocho millas de la lucha real, e instigó un programa de entrenamiento mejorado.

Ruperto escoltó a la fuerza de Byron desde Worcester hasta Shrewsbury, donde los fondos que llevaba fueron indudablemente recibidos con gratitud por el Rey. El 24 de septiembre, Essex avanzó en Worcester y ocupó la ciudad a la que saqueó.

Saqueo del ejército del conde de Essex en 1642. 1 mosquetero del regimiento de John Hampden; 2 mosquetero del regimiento de Thomas Ballards; 3 piquerodel regimiento de lord Robartes. Autor Angus McBride

 

Batalla de Edgehill (23 de octubre de 1.642)

Camino a Londres

El 12 de octubre de 1.642, el rey Carlos salió de Shrewsbury con su ejército, para iniciar la marcha a Londres. Tomó 10 regimientos de caballería, 13 regimientos de infantería, 3 regimientos de dragones y un tren de artillería de 20 cañones.

Essex estaba en Worcester. Las guarniciones parlamentarias del ejército de Essex se encontraban en Hereford, Coventry, Northampton, Banbury y Warwick. Si bien dicha dispersión de la fuerza fue desacertada desde un punto de vista militar, pero el Parlamento necesitaba mantener la mayor cantidad de terreno posible para garantizar su apoyo y sus finanzas.

Durante este tiempo hubo negociaciones entre el Parlamento y el Rey, para ver si la disputa podía resolverse sin una guerra total. La buena fe de ambos lados fue cuestionable, pero cada uno buscaba convencer al país de que la intransigencia del otro era la causa de las continuas hostilidades.

La marcha realista fue obstaculizada por el clima húmedo, y tuvo que viajar a lo largo de una red de pistas fangosas, con columnas de carros, coches, caballos de carga, armas pesadas, infantería y jinetes.

Essex dejó Worcester y fue en su persecución el 19 de octubre de 1.642, sufriendo los mismos problemas en su ejército.

El rey Carlos y el ejército realista llegaron a Edgecote, una aldea a las afueras de Banbury, el sábado 22 de octubre. Un consejo de guerra decidió que el ejército descansaría en el área al norte de Banbury, para el día siguiente, mientras la brigada de Nicholas Byron, con 4 de los cañones más grandes del ejército, asaltaba Banbury, donde la guarnición parlamentaria comprendía el regimiento de infantería del conde de Peterborough y una tropa a caballo.

El rey Carlos I de Inglaterra dispuso a su ejército de tal forma que cortaba las líneas de comunicación del conde de Essex con Londres y los parlamentarios se toparon con su ejército haciendo inevitable la batalla.

Batalla de Edgehill 1642. Planeamiento de la batalla. El rey Carlos I de pie en el centro llevando una banda azul, el príncipe Ruperto del Rín sentado, lord Lindsey de pie junto al Rey señalando el mapa. El príncipe de Gales (más tarde Carlos II) y el duque de York (más tarde Juan II) están detrás, el portaestandarte es Edmund Verney. Autor Charles Landseer

Despliegue de los ejércitos

La loma de Edgehill, que se extiende de oeste a este, estaba cruzada por la carretera desde Kineton a Banbury, y se elevaba abruptamente a 300 pies (100 m) sobre Kineton.

El príncipe Ruperto llegó a Edgehill al amanecer, sus regimientos de caballería llegaron durante la mañana, y la infantería comenzó a desfilar, hacia el mediodía.

El ejército realista fue visto por primera vez por las tropas del Parlamento alrededor de las 8 de la mañana, cuando se estaban reuniendo para la adoración del domingo. Adoniram Byfield, capellán del regimiento de infantería de Henry Cholmondeley, describió cómo observó a los realistas desde lo alto de una colina.

Se dio la alarma y el ejército de Essex comenzó a reunirse al sureste de Kineton.

El ejército parlamentario se retrasó de la misma manera que los realistas, había acampado en varios pueblos de la zona y se encontraba disperso. Algunos de los regimientos de Essex estaban demasiado lejos para llegar a tiempo para la batalla.

Essex desplegó su ejército a través del Kineton hasta la carretera de Banbury, a una milla de la base de Edgehill, ocupando parcialmente una colina del “Valle del Caballo Rojo” entre Edge y el pueblo de Kineton. Disponía de unos 15.000 efectivos, de los cuales 2.000 eran jinetes, 700 dragones y unos 12.000 infantes.

Como el conde de Essex había prestado servicio continental con el príncipe holandés Mauricio de Nessau, es probable que el ejército parlamentario adoptara el sistema de los holandeses.

  • Ala derecha mandada por lord Feilding, con su regimiento, cubierto por 2 regimientos de dragones mandados por John Browne y James Wardlawe. A continuación se situó el regimiento de infantería William Fairfax. Disponía de 4 cañones.
  • El centro parlamentario desplegó en dos líneas. En la primera línea estaba la brigada infantería de John Meldrum, que comprendía los regimientos de Robartes, Constable y Meldrum; y a continuación la brigada de infantería del coronel Charles Essex, que comprendía los regimientos de Essex, Wharton, Mandeville y Cholmondeley. En la segunda línea, estaban a la derecha los regimientos de caballería de Philip Stapleton y William Balfour, y después la brigada de infantería del coronel Thomas Ballard, que comprendía los regimientos del conde de Essex, Ballard, Brooke y Holles.
  • El ala derecha estaba mandada por James Ramsey al norte de la carretera, con 24 de caballería y 500 mosqueteros separados de la brigada de Ballard en segunda línea. Esos mosqueteros ocupaban los setos, y parte se colocaron entre las tropas de caballería, una práctica común en Europa, disponía de 3 cañones.

El tren de artillería de Essex comprendía unos 40 cañones. No está claro cuántos estuvieron presentes en el campo de batalla, posiblemente unos 30. Ninguna autoridad establece cómo se dispuso la artillería parlamentaria, pero es probable que los cañones estuvieran asentados entre los regimientos de infantería de primera línea.

Batalla de Edgehill 1642. Despliegue de fuerzas. Autor John Fawkes

Essex estaba restringido para avanzar y atacar por una serie de factores; la colina hasta la posición realista era demasiado empinada; su ejército estaba lejos de haber completado el deslegue, debido a la dispersión de sus regimientos en campamentos sobre una amplia área, con 3 regimientos de infantería, 11 de caballería y de 5 a 10 cañones aún para llegar a la zona de despliegue; finalmente había restricciones políticas.

Durante los frenéticos meses de reclutamiento de tropas para el ejército del Rey, se había dedicado poca planificación a las formaciones que se adoptarían en la batalla. El lord general designado por el rey, el conde de Lindsey, en la mañana de Edgehill, propuso adoptar la formación de infantería de 8 filas del príncipe holandés Mauricio, con quien había servido, junto con el conde de Essex.

El príncipe Ruperto propuso las tácticas suecas de menos filas y formaciones más flexibles. Ruperto fue apoyado por Patrick Ruthven, lord Forth, que había servido en el ejército sueco bajo el rey Gustavo Adolfo. Jacob Astley, sargento mayor general, con el mando de la infantería, que había prestado servicios a los holandeses, apoyó al príncipe Ruperto.

El Rey revocó a Lindsey y aceptó el consejo del príncipe Ruperto. Ofendido por haber dejado de lado su autoridad, Lindsey renunció a su cargo de lord general y regresó para mandar su regimiento, pidiendo que se colocara en una posición destacada en la línea.

Batalla de Edgehill 1642. Formación realista. La infantería realista había sido instruida inicialmente según el modelo holandés, pero el príncipe Ruperto persudió a su tío el rey Carlos para cambiarlo según el modelo sueco, desplegó la infantería en 5 brigadas, 3 en primera línea y 2 en la segunda, la caballería se situó en las alas en dos líneas (C). Autor Adam Hook

El ejército del Rey desplegó en colina conocida como Edge (Edgehill) en el lado noroeste de la aldea de Radway, frente al ejército parlamentario, disponía de unos 15.000 efectivos, de los cuales 3.000 eran jinetes, 1.000 dragones y 11.000 infantes, que formaban 5 brigadas de infantería de unos 2.000 hombres cada una, 10 regimientos de caballería de unos 300 jinetes cada una, y 3 regimientos de dragones de unos 3.300. Desplegó de la siguiente manera:

  • Ala izquierda mandada por Henry Wilmot, contaba 1.300 jinetes en 5 regimientos de caballería (Grandson, Wilmot y Carnabon en primera línea, y en segunda línea Digby y Thomas Aston) a su izquierda 600 dragones en 2 regimientos (Edwuard Grey y Edmond Duncombe).
  • En el centro desplegaron 5 brigadas de infantería en 2 líneas. La primera línea con 3 brigadas, la de la izquierda la del coronel Henry Wentworth (con los regimientos de Wentworth, Gilbert Gerard, Thomas Salisbury y lord Molieux), la del centro del coronel Richard Feilding (con los regimientos de Fielding, Thomas Lunsford, Richard Bolle, Edward Fitton, y Edward Stardling), la derecha la brigada del coronel Charles Gerard (con los regimientos Gerard, Lewis Dyve, y Ralph Dutton). La segunda línea comprendía 2 brigadas de infantería, que cubrían los huecos entre las brigadas de primera línea, a la izquierda la brigada del coronel Nicholas Byron (con los regimientos de Byron, guardias del Rey, y John Beaumont), a la derecha la brigada de John Belasyze (con los regimientos de Balasyze, Thomas Blagge, y William Penyman).
  • Ala derecha mandada por el príncipe Ruperto, contaba con 1.700 jinetes en 5 regimientos de caballería (Guardias del Rey, príncipe de Gales, y príncipe Ruperto en primera línea y príncipe Mauricio y John Byron en segunda línea), a su derecha 400 dragones del regimiento de James Huser.
  • La reserva William Howard estaba detrás de la brigada de la derecha y estaba compuesta por los “Gentlemen Pensioners”, y los mosqueteros del coronel artillero Legge, que habían estado proporcionando escolta a la artillería pesada.

La artillería real comprendía 20 cañones, estaba mandada por John Heydon, el teniente general del tren. Como la formación adoptada era al estilo sueco, los cañones ligeros se habrían distribuido entre los regimientos de infantería de primera línea, y los cañones pesados se habrían situado en el centro, en el hueco entre las brigadas.

Batalla de Edgehill 1642. Vista del campo de batalla. Autor John Fawkes

La batalla

Essex era reacio a comenzar la batalla por múltiples razones. En primer lugar, había claramente un beneficio político para garantizar que el Rey realizara el primer acto agresivo. Sin embargo, tal vez lo más importante es que los realistas ocuparon una posición fuerte en lo alto de Edgehill. Cualquier ataque a una posición tan obviamente superior habría sido costoso. Además, Essex también sabía que tenía refuerzos en camino que aumentaría significantemente sus fuerzas tanto en infantería como en caballería.

 

Fase 1: Intercambio de artillería

Essex permaneció reacio a iniciar el ataque, los realistas abrieron fuego de artillería que fue respondido por los parlamentarios, unas fuentes afirman que empezó a las 14,00 horas y duró una, a pesar de que el fuego de artillería fue ineficaz, uno de los artilleros del Parlamento disparó al rey Carlos y casi le alcanzó.

Batalla de Edgehill 1642. Artillería parlamentaria, al fondo las brigadas de infantería relistas. Autor Graham Turner

 

Fase 2: ataque de los dragones

Alrededor de las 15,00 horas, una vez que los realistas finalizaron de desplegar en el campo de batalla, el príncipe Ruperto envió a sus dragones para limpiar los setos de mosqueteros para asegurar que su caballería pudiera cargar sin obstáculos. Los dragones reales consiguieron desalojar a los mosqueteros y dragones parlamentarios de los setos.

 

Fase 3: Carga del príncipe Ruperto

Después de que los dragones despejaron el camino, príncipe Ruperto lanzó una carga a gran escala contra la izquierda parlamentaria bajo James Ramsey, que disponía alrededor de 1.200 hombres para contrarrestar los 1.700 del monárquico. Sir Richard Bulstrode, que participó en la carga cuenta que el príncipe Ruperto ordenó a la caballería que marchara lo más compacta posible, manteniendo las espadas en alto para recibir la carga del enemigo sin disparar pistola ni carabina hasta abrirse paso entre el enemigo y hacer uso de las armas cuando fuera menester. En grupos compuestos por filas de tres, el ala derecha avanzó.

Se trataba de un avance en marcha lenta hasta la distancia de fuego. Ramsey había escogido una buena posición defensiva y había dispuesto a sus hombres en una suave colina con un pequeño río a los pies de sus laderas y un bosque se extendía a izquierda y por delante. El paso de estos obstáculos retrasó la marcha de los realistas y se pudo disparar contra ellos. Los mosqueteros formaban en filas de seis de fondo, con lo que, disparando por líneas podían mantener un fuego constante.

Sin embargo, el príncipe Ruperto estaba a Ramsey por el flanco, y este se vio obligado a corregir su lado izquierdo reduciendo su ritmo de fuego, extendiendo su línea y debilitando su capacidad de resistencia. Los realistas estaban dispuestos a cargar colina arriba y saltaron sobre cinco o seis sotos y zanjas lo que desordeno la caballería.

Cuando el ataque de Ruperto se aproximaba la caballería parlamentaria respondió abriendo fuego con los cañones alineados entre sus caballos, con los mosquetes y las pistolas. Entonces la caballería realista cargo contra ellos sable en mano. A pesar de lo desordenada de la carga, los hombres de Ramsey abrieron fuego demasiado pronto y la mayoría de las balas no dieron en su objetivo. El reverendo Marshall, que luchó en la batalla por el lado de los parlamentarios escribió: Nuestra ala izquierda, tras la segunda carga, huyo despreciablemente.

Su fuerza se rompió de inmediato y huyó hacia Kineton llevándose consigo una porción de la infantería del coronel Essex. La fuerza de Ruperto, ahora desatada, persiguió a la caballería enemiga fuera del campo hacia Kineton.

Batalla de Edgehill 1642. Carga de la caballería del príncipe Ruperto, desplegaron en 3 filas sable en mano. Autor Graham Turner

Según Bulstrode: “El príncipe Ruperto, tan ansioso por obtener ventaja no estaba satisfecho con guardar la posición, por lo que persiguió con furia al enemigo que huyo hacia el otro lado de Keinton en dirección a Warwick”.

El regimiento de infantería de Charles Essex, a la izquierda del frente parlamentario, vio a la caballería a su izquierda arrastrada por la carga frontal del príncipe Ruperto, y al ver que los infantes realistas avanzaban sobre ellos, dieron media vuelta y huyeron, a pesar de los esfuerzos de sus oficiales por mantener las posiciones.

Afortunadamente para el lado parlamentario, los soldados de la brigada de Ballard en la segunda línea estaban hechos de material más duro, y avanzaron hacia la brecha dejada por el regimiento Essex en fuga. La brigada de Ballard llegó a tiempo para recibir la carga de los 10.500 infantes realistas, con el resto de la primera línea parlamentaria.

 

Fase 4: Lord Wilmot

Al otro lado del campo de batalla, lord Wilmot, al mando del ala izquierda realista, cruzó un terreno difícil y atacó y quebró la caballería parlamentaria frente a él. Sin embargo gran parte de sus jinetes se desviaron hacía la izquierda y no entablaron contacto con las tropas de Balfour, que se encontraban en segunda línea, detrás del regimiento de infantería de Meldrum, aun así parte de sus tropas cayeron sobre la segunda línea de Balfour que abrió fuego contra ellos para después esperarlos con las espadas en la mano. Esa unidad, bajo William Balfour, se mantuvo firme. Al mismo tiempo, los realistas comenzaron un avance general de infantería.

El regimiento de infantería Fairfax en la derecha de la segunda línea realista también huyó.

Batalla de Edgehill 1642. La caballería realista atacando. Autor Harry Payne

 

Etapa 5: Estancamiento

La infantería de los realistas tras una oración dirigida por el sargento mayor general, Jacob Astley, inició el avance, aunque a un ritmo más mesurado. Las brigadas realistas en la segunda línea se cerraron en las brechas entre las brigadas de primera línea, de modo que hicieron un frente casi continuo.

Batalla de Edgehill 1642. Oración de Jacob Astley, sargento mayor jefe de la infantería realista se prepara para la batalla. Graham Turner

Antes de la batalla el conde de Essex había creado un nutrido cuerpo de coraceros, hombres experimentados que habían participado en su mayor parte en la guerra de los Treinta Años y la hizo entrar en combate disponiéndolas en líneas de asalto que que aguantaron al centro realista, retrocediendo ordenadamente hacía la segunda línea para abrir grandes brechas entre la infantería realista y después avanzar hacía su posición inicial, produciéndose un estancamiento de ambas infanterías al llegar la segunda línea.

 

Fase 6: Ataque contra la artillería realista

La gran fuerza de los realistas había sido su caballería, pero ésta había abandonado completamente el campo persiguiendo a sus oponentes. Por el contrario, una parte de la caballería parlamentaria, los regimientos bajo William Balfour, jefe de la caballería, y Philip Stapleton, situados a la izquierda en la segunda línea, detrás de la brigada de Meldrum, todavía estaban en posición y listos para ser usados.

Estos dos regimientos de caballería se lanzaron contra el avance de la infantería realista. El regimiento de Stapleton atacó a la brigada realista de Nicolas Byron, que fue capaz de formar un muro de picas y rechazar la carga de Stapleton.

Batalla de Edgehill 1642. La brigada realista de Byron, es capaz de formar un muro de picas y rechazar la carga del regimiento de caballería parlamentario de Stapleton

Balfour atacóa la brigada de de infantería realista de Feilding, capturando a Feilding y dos de sus coroneles, Stradling y Lunsford, la brigada huyó hacia Hedgehill. Continuando a través de la infantería, los jinetes de Balfour llegaron a una batería de artillería realista de 6 cañones situada en a retaguardia, dio la orden de clavar (introducir un clavo en el oído del cañón para dejarlo inutilizado) los cañones, al menos los dos pesados, pero al no tener clavos ni martillos, no pudieron clavarlos, pero mataron y consiguieron hacer huir a los sirvientes.

Batalla de Edgehill 1642. Captura de la artillería realista de seis cañones por los jinetes de Balfour que dio la orden de clavarlos (clavar un clavo en el oido u orificio de disparo para dejarlos inutilizados), especialmente a los dos más grandes, pero al no disponer de clavos no pudieron hacerlo . Autor Graham Turner

Fase 7: Ataque de flanco de Balfour

El conde de Essex decidió explotar la iniciativa obtenida por sus dos regimientos de caballería, y dirigió un ataque contra la brigada realista de infantería de Nicholas Byron. Los regimientos parlamentarios de infantería de lord Robartes y William Constable, apoyados por los regimientos de caballería de Balfour y Stapleton, y los regimientos de infantería del lord general y lord Brooke, cargaron contra la brigada realista de Byron y lo obligaron a retroceder, rompiendo filas.

El segundo ataque de Balfour fue casi decisivo, cargó contra el flanco izquierdo de la brigada realista, causando un cambio del eje de la batalla cuando el ejército del Rey intentó compensarlo. Por un momento, la situación parecía peligrosa para el ejército del Rey, ya que la línea de infantería realista estaba a punto de colapsar.

Batalla de Edgehill 1642. Carga de Balfour

Fue en este punto cuando el conde de Lindsey, al frente de su regimiento, recibió un disparo en la pierna y resultó mortalmente herido. Su hijo, lord Willoughby d’Eresby, estaba de pie junto a él, defendiendo a su padre caído con su media pica, hasta que fue hecho prisionero.
Los guardias del Rey lucharon contra el regimiento parlamentario de infantería de Constable, y durante este combate, Edmund Verney, portaestandarte real fue muerto, y el estandarte real fue capturado. Además, Nicholas Byron resultó herido, el teniente coronel Monro del regimiento del lord general muerto, y el teniente coronel Vavasour de los guardias del rey fue hecho prisionero.

Batalla de Edgehill 1642. Captura del estandarte real de Carlos. Autor Graham Turner

Fase 8: Estabilización

Los realistas se replegaron a un arroyo que se extendía a lo largo del campo de batalla, cuyas orillas proporcionaban un obstáculo entre ellos y los atacantes parlamentarios.

Mientras la lucha se desarrollaba en el centro de la batalla, Charles Lucas atacó la retaguardia de la línea parlamentaria, con unos 250 jinetes que había conseguido reagrupar del ala izquierda de la caballería realista, cargó contra la brigada de Charles de Essex que huía. Si bien esta fuerza capturó varios estandartes y mató e hirió a un número de tropas parlamentarias, no llegaron a la línea principal, debido a la cantidad de fugitivos en su camino. Uno de los oficiales de Lucas, el capitán John Smith, del regimiento de caballería de lord Grandison, vio el estandarte real y algunos prisioneros escoltados desde el campo por un grupo de soldados parlamentarios. Smith y otro soldado les atacaron, consiguiendo recuperar el estandarte real y liberar al coronel Richard Feilding.

La caballería realista del ala derecha, después de perseguir a los jinetes parlamentarios hasta Kineton, saquearon el tren de bagajes que encontraron allí, apoderándose de un coche que pertenecía al conde de Essex. Fueron controlados en Kineton por la caballería parlamentaria y una brigada de infantería, comandada por el coronel John Hampden, que acudía al campo de batalla para ocupar, desde sus lejanos lugares.

Batalla de Edgehill 1642. La caballería realista asaltando el tren de bagajes. Tras de derrotar a la caballería parlamentaria la persiguió y se dedicó el tren de bagajes parlamentario en Roundhead. Autor Richard Beavis

La estabilidad luego fue restaurada con el apoyo de su artillería, los jinetes del príncipe Ruperto regresaron al campo de batalla debido a su persecución, y su llegada alentó a la infantería realista a oponerse firmemente a la línea parlamentaria que progresaba constantemente. Sin embargo, la caballería realista no pudo ser persuadida de atacar a la infantería parlamentaria, alegando que sus caballos estaban demasiado agotados. El príncipe Ruperto se negó a ordenar un nuevo ataque.

 

Fase 9: la retirada

Hacia las 16,30 horas y, con la oscuridad acercándose y ambos bandos ahora con poca munición, las dos fuerzas se desconectaron.

Al rey Carlos se le aconsejó que retirara su ejército del campo, pero se negó, apoyado por el consejo de John Culpeper, y pasó la noche con sus tropas en la base de la colina, listo para una nueva batalla a la mañana siguiente si era necesario. Hacía frío, y muchos de los infantes realistas dejaron sus puestos para buscar alojamientos más cómodos.

Durante la noche, aparecieron los regimientos parlamentarios desaparecidos; la brigada de infantería del coronel Hampden, compuesta por 2 regimientos, y el regimiento de caballería de lord Willoughby. Hampden instó a la reanudación de la batalla por la mañana, pero Essex se negó. Gran parte de la caballería parlamentaria había desaparecido, y varios de los regimientos de infantería habían sufrido muchas bajas.

Las bajas en cada lado parecían mucho peores de lo que realmente eran, debido a la cantidad de soldados dispersos, ya sea durante la batalla o bien al abandonar sus filas para buscar alojamiento durante la noche.

Al día siguiente, 24 de octubre de 1.642, Essex se fue con su ejército a Warwick, dejando el camino a Londres abierto, y los realistas regresaron a los barrios que ocupaban antes de la batalla, en las aldeas inmediatas al norte de Banbury. Durante la mañana, el rey Carlos envió a William de Neve al conde de Essex, con una oferta de perdón para todos los miembros del ejército de Essex que depondrían las armas y regresarían a su lealtad a la Corona.

 

Bajas en la batalla de Edgehill

Las bajas en la batalla son difíciles de cuantificar. Clarendon dice que el clérigo local, que se hizo responsable de enterrar a los muertos, dijo que había 3.000 cuerpos. Clarendon dice que, de estos, 1.000 eran tropas reales. Más tarde Clarendon enmienda su evaluación para decir que el ejército del Rey sufrió alrededor de 300 muertos.

Muchos de los rezagados y desertores parlamentarios no regresaron a su ejército en absoluto.

Parece probable que el ejército del Parlamento sufrió más bajas que el ejército del rey Carlos, por varias causas; muerte, heridas, captura, desorden y deserción.

Las estimaciones actuales bajas de la batalla son de alrededor de 1.500 muertos, heridos y capturados en el Parlamento y 1.000 para el Rey.

De los oficiales superiores, los realistas perdieron al lord general, lord Lindsey, que murió de su herida, Edmund Verney, el conde de Marshal y lord d’Aubigny fueron muertos. Varios altos oficiales fueron heridos o capturados. Patrick Ruthven, lord Forth, fue nombrado Lord General en lugar de Lindsey.

El lado parlamentario perdió al coronel lord Saint John y el coronel Charles Essex fueron muertos.

 

Anécdotas y tradiciones de la batalla de Edgehill

En las alas parlamentarias en la batalla de Edgehill, se adoptó la práctica europea de intercala grupos de jinetes con grupos de mosqueteros a pie. El resultado fue desafortunado. La caballería parlamentaria fue derrotada, dejando a los mosqueteros despedazados.

Antes de conducir al pie realista a la batalla en Edgehill, Jacob Astley, sargento mayor general del pie realista, se arrodilló y pronunció la memorable plegaria: “Señor, tú sabes cuán ocupado debo estar hoy. Si me olvido de ti, olvídate de mí“. Luego se puso de pie y gritó “En marcha muchachos“.

La tradición de la familia Verney dice que cuando se cortó la mano de Edmund Verney, portaestandarte real y se tomó el estandarte real en Edgehill, la mano de Edmund siguió sujetando el asta, aunque separada del resto de su brazo y cuerpo. Su cuerpo no fue recuperado después de la batalla.

El hijo mayor de Edmund Verney, Ralph, luchó por el Parlamento. Padre e hijo aparecen en un monumento conjunto con sus esposas, en la iglesia familiar de Middle Claydon.

El capitán John Smith fue nombrado caballero el día después de la batalla por el rey Carlos, por su hazaña al rescatar el estandarte real y liberar al coronel Feilding. En sus memorias, Edmund Ludlow dice que Smith para recuperar el estandarte real, se puso una bufanda anaranjada al estilo parlamentario y engañando al soldado parlamentario para que le entregase el estandarte. Esta narración parece ser inconsistente con la descripción dada por Clarendon de Smith al reducir al menos una de las escoltas del Parlamento, mientras recuperaba el estandarte. Ludlow luchó por el Parlamento.

Hay un monumento en la iglesia Radway erigido por su madre conmemorando al capitán realista Henry Kingsmill muerto en la batalla de Edgehill el 23 de octubre de 1642.

Los guardias del Rey contenía nobles de tal sustancia que Clarendon consideró que había más riqueza en esa formación que en ambas Cámaras del Parlamento.

La batalla de Edgehill contenía un buen ejemplo de los peligros asociados al uso de las mechas. Richard Bulstrode, en sus memorias, cuenta que un mosquetero fue a llenar su cantimplora de pólvora del barril del regimiento y metió la mano en el barril, sin recordar que tenía su mecha encendida en la mano. Se detonó una cantidad considerable de pólvora y muchos s oldados murieron.

Bulstrode afirma que el príncipe Ruperto formó la infantería en 6 filas de profundidad. Mientras mostraba que la disputa entre el método holandés y el sueco se resolvió a favor de los suecos, este episodio es una ilustración del alcance de la influencia del príncipe Ruperto en el ejército realista, el nombramiento del príncipe Ruperto fue como “general de caballería”. Lord Lindsey comandaba el ejército, y Jacob Astley ocupaba el cargo de sargento mayor general de la infantería, con la responsabilidad de llevar la infantería a la batalla. La caballería realista desplegó con 3 filas de profundidad, a la manera sueca.

Los ejércitos de la época no necesariamente usaban uniforme. Cada lado se identificará mediante alguna forma con una insignia o marca. En Edgehill, el ejército parlamentario llevaba bufandas naranjas. Unas 17 o 18 tropas de sir Faithful Fiennes no pudieron quitarse las bufandas al cambiar de bando y fueron abatidas por la caballería realista.

Edmund Ludlow luchó en Edgehill como guardaespaldas del conde de Essex. Llevaba armadura y, después de desmontar durante la batalla, le resultó extremadamente difícil volver a montar.

Muchos de los heridos, forzados a permanecer en el campo de batalla durante la noche, fueron salvados por el clima frío, que heló sus heridas y detuvo el sangrado.

Es una cuestión de registro que, después de la batalla, los cirujanos salvaron varias vidas mediante el uso de la trepanación de los cráneos de los soldados con heridas en la cabeza.

Una mujer local, Hester Whyte, presentó una petición al Parlamento para que se la recompensara por el cuidado de varios soldados heridos del ejército de Essex durante 3 meses después de la batalla, a menudo pasándose toda la noche con ellos y utilizando sus propios recursos para alimentarlos. Varios habitantes del área de Banbury recibieron sumas pagadas por el ejército de Essex por el cuidado de soldados heridos después de la batalla de Edgehill.

La mayoría, si no todos los regimientos parlamentarios, poseían capellanes en Edgehill. Después de la batalla, muchos de los capellanes se fueron a casa, aunque no está claro por qué. Dos capellanes, Adoniram Byfield y Thomas Case, publicaron relatos de la batalla. C.H Firth describe a los capellanes parlamentarios como “los primeros corresponsales de guerra”, muchos de ellos llevando un registro de las acciones de su regimiento.

 

Batalla de Turnham Green (13 de noviembre de 1.642)

El príncipe Ruperto propuso que con la caballería y dragones y unos 3.000 infantes dirigirse a toda prisa para tomar Londres, pero su idea fue rechazada por considerarse muy arriesgada.

El conde de Essex se dirigió de inmediato a Londres vía Daventry y San Albano, llegando a Londres el 7 de noviembre, donde fue aclamado. El Parlamento envió un mensaje al Rey para una reconciliación, sugiriendo el castllo de Widsor como lugar para llevar a cabo las negociaciones. El ejército de Essex ocupó un puente sobre el río Támesis en Kingston y la ciudad de Brentford para cerrar el paso a las fuerzas realistas.

Mientras tanto el Rey capturó la ciudad de Bambury, y el 29 de agosto entraba en Oxford, y el 9 de noviembre llegaban a las afueras de Londres.

El 11 de noviembre, los regimientos parlamentarios de infantería de lord Brokes y de Denzil Holles, apoyados con caballería llegaron a Brentford para reforzar las posiciones, se produjo un enfrentamiento con la vanguardia realista en el que los parlamentarios fueron derrotados, pero su sacrificio proporcionó tiempo al conde de Essex para reunir su ejército.

El 12 de noviembre el regimiento parlamentario de Hamden partió de Uxbridge para cubrir la retirada de Holles y Brokes, cuando éstos se retiraban de Brentford en desorden.

El 13 de noviembre el ejército de Essex y las bandas entrenadas de Londres presentaban batalla a los realistas en Turnham Bridge. Ese mismo día Essex ordenó un ataque de flanco con 2 regimientos de caballería y 4 regimientos de infantería para que desde Acton, cayeran sobre el flanco realista.

Marcha a Londres noviembre de 1642. Fuente Osprey

El Rey, que disponía de unos 12.000 efectivos, viendo que los parlamentarios casi le doblaban en número, y una vez más contrariamente a los consejos de Ruperto, retrocedió por el valle del Támesis hacia Oxford (perdiendo la posibilidad de un movimiento de flanqueo a través del leal Kent), donde estableció su cuartel general para el resto de la guerra. Nunca más durante la guerra civil los realistas estuvieron tan cerca de capturar Londres, y sin Londres no podían ganar la guerra.

Batalla de Turnham Green 13 de noviembre de 1642

 

Batalla de Piercebridge (1 de diciembre de 1.642)

William Cavendish, el primer duque de Newcastle-upon-Tyne, había sido nombrado por Carlos I como el gobernador a cargo de los cuatro condados más al norte: Northumbria, Durham, Westmorland y Cleveland. En Yorkshire, había dos comandantes parlamentarios, John Hotham, gobernador de Hull, estaba encerrado en la ciudad, y Ferdinando, lord Fairfax, que con su hijo Thomas Fairfax habían llegado a Bradford para comenzar a reclutar y entrenar a un ejército en esa zona. Muchos de Bradford y otros hombres de la zona respondieron con entusiasmo a la llamada.

Los realistas de Yorkshire le pidieron ayuda a Newcastle y se dirigió al sur con 8.000 hombres, conocidos como Casacas blancas (Whitecoats) o los Corderos de Newcastle (Newcastle’s Lambs). John Hotham se dirigió hacia el norte para encontrarse con ellos, y las dos partes colisionaron en el puente de Piercebridge.

Parece que no hubo una batalla a gran escala, sino una especie de escaramuza entre las partidas. Hotham con los cabezas redondas (roundheads, nombre con que se conocía a los parlamentarios por llevar el corto) que consistían en tres tropas (grupos) de jinetes y cuatro compañías de infantes, que marchaban de Richmond a Darlington, y se atrincheraron en el terreno elevado en Cliffe con dos cañones e inicialmente repelieron una embestida realista en el puente.

Movimientos de fuerzas diciembre de 1642. Batalla de Piercebridge y asedio de Bradford

Newcastle llevó sus cañones a la orilla opuesta de Carlbury y procedió a bombardear los cañones de los parlamentarios desde una altura mayor.

Con su mayor altura, derrotó a Hotman y cruzó a Yorkshire. En dos días estuvo en York, siendo recibido con alegría, por lo que Cumberland renunció al mando de los realistas de Yorkshire.

Newcastle descansó su ejército durante tres días y luego procedió contra lord Fairfax que se encontraba en Tadcaster.

A lo largo del día se produjo una dura contienda con los realistas realizando ataques decididos contra la ciudad pero siendo rechazados repetidamente. Lord Fairfax se vio obligado a retirarse de la ciudad durante la noche debido a la escasez de municiones y la falta de hombres. Los Fairfax se dirigieron al sureste para ocupar Selby. Newcastle luego se movió para aliviar a una pequeña guarnición realista en Pontefract.

Newcastle luego decidió avanzar a Riding del Oeste y atacar los centros de apoyo parlamentario en la región. Su objetivo principal era Bradford. Las fuerzas realistas bajo el mando de William Saville ocuparon Leeds y Wakefield que se rindieron tras una ligera resistencia y se dirigió a continuación a Bradford. Un destacamento de caballería realista comandado por John Henderson se dirigió hacia el sur a través de Nottinghamshire y aseguró Newark, que siguió siendo una importante guarnición realista durante la Primera Guerra Civil Inglesa.

 

Asedio de Bradford (diciembre de 1.642)

El 17 de diciembre de 1.642, William Savile envió mensajeros que exigían que la gente de Bradford contribuyera con grandes sumas al ejército realista y amenazaba con quemar la ciudad si no lo hacían. Los mensajeros fueron encarcelados y las demandas ignoradas. Este fue un valiente gesto de desafío ya que la ciudad no tenía soldados entrenados ni oficiales para defenderla. Bradford era una ciudad relativamente pobre y ciertamente no podía permitir el lujo de pagar soldados para defenderla durante un largo período.

Los otros pueblos y aldeas locales estaban al tanto de la situación, pero consideraban que la postura de la gente de Bradford era desesperada y condenada al fracaso. Al principio rechazaron todas las súplicas de ayuda. En la noche del 17 de diciembre, mucha gente local huyó de Bradford y la dejaron aún más vulnerable, pero los que se quedaron decidieron resistir. Durante la noche, el capitán John Hodgson, un oficial preparado, llegó desde Colley cerca de Halifax para tomar el mando. Al enterarse de la difícil situación de la ciudad, este hombre valiente y resuelto se movió de inmediato para ofrecer sus servicios y pudo organizar refuerzos.

En la mañana del sábado 18 de diciembre, alrededor de las 09,00 horas, Saville y su ejército avanzaron para tomar la ciudad. Los realistas desplegaron en dos cuerpos. Las unidades avanzadas estaban mandadas por el coronel Evers, el hijo mayor de lord Evers, y consistía en 3 tropas de caballería, 2 compañías de dragones, 100 de infantería, 20 zapadores para construir fortificaciones y trincheras, y 2 cañones. La artillería estaba comandada por el mayor Carew, un inglés de origen holandés. Las unidades posteriores estaban bajo el mando de Francis Howard y consistían en sus propias y las tropas de caballería del capitán Hilyard, 6 compañías de dragones del coronel Eddrington y 100 de infantería. Las fuentes señalan que el coronel Goring (más tarde lord Goring) acompañó a la fuerza y, además, estaba presente un familiar del conde de Newport.

Los defensores tenían hombres armados con 40 mosquetes y calivers (mosquetes pequeños) y alrededor de 30 piezas de caza armadas (mosquetes usados principalmente para cazar aves). Estos se colocaron en lugares estratégicos alrededor de la ciudad con una docena de los mejores tiradores en el campanario y en lavciglesia. También hubo un número similar de hombres con porras.

Los realistas instalaron sus cañones cerca de Barkerend a unos 300 metros de la iglesia, que era el punto fuerte clave en la defensa de la ciudad. La gente lo había asegurado lo mejor que podían y estaban decididos a defenderlo hasta el final, los cañones dispararon 17 veces.
Los realistas enviaron una tropa de caballería bajo el mando de John Goodricke para desviar la atención de los defensores mientras intentaban mover sus cañones a una mejor posición para disparar Kirkgate directamente a la ciudad.

La tropa de Goodricke rodeó el perímetro de la ciudad y, según los informes, secuestró a una mujer y mató a dos hombres desarmados. Los centinelas dispararon contra los realistas e hirieron a varios de sus caballos. La caballería se retiró cuando un grupo de hombres con porras se acercó.

Mientras tanto, los realistas habían movido sus cañones más cerca de la ciudad y el mayor Carew y algunos soldados de infantería ocuparon 2 casas dentro de 30 yardas de la iglesia sin oposición, excepto por el el fuego de mosquetes de la iglesia. Los defensores de la ciudad no eran lo suficientemente fuertes como para evitarlo.

Los tiradores del campanario apuntaban principalmente a los oficiales para causar desorden y desmoralizar a los soldados realistas.

Al mediodía, se necesitaba mucha ayuda y llegaron refuerzos con la forma de un gran número de hombres con porras y mosqueteros de Halifax y Bingley y las aldeas circundantes. Más mosqueteros se colocaron en la iglesia y los hombres porras en las calles que conducen a la ciudad.

Los mosqueteros en la iglesia y en las calles mantenían a los realistas en las dos casas bajo fuego constante y los que estaban en el campanario cortaban los refuerzos. Sin embargo, las grandes ventanas de las iglesias y la pequeñez de las casas dieron una clara ventaja a los realistas.

El cañón era claramente una amenaza seria y un peligro para la ciudad y sus defensores, y el capitán Hodgson decidió que se debía hacer algo para neutralizar esto. Un asalto fue hecho en las 2 casas por hombres con porras que derribaron las puertas y mataron a algunos de los realistas dentro. Otros huyeron al campo adyacente y fueron seguidos por los hombres porras y se desarrolló una feroz lucha cuerpo a cuerpo.
Se cree que el famoso coronel Goring fue derribado y atacado por algunos hombres con porras, pero fue rescatado por varios de sus soldados que saltaron sobre un seto para ayudarlo. Los mosqueteros realistas se reagruparon detrás de los setos y dispararon contra los hombres con porras y los hicieron retroceder de vuelta a la ciudad.

Los realistas comenzaron a retirarse a Leeds y fueron perseguidos por 50 hombres con porras y mosqueteros hasta Bradford Moor y luego se retiraron a la ciudad ya que tenían miedo de ser rodeados y atacados por la caballería realista. Toda la batalla duró aproximadamente 8 horas.
Al día siguiente, llegó un mensajero de los realistas para solicitar que se les devolviera el cuerpo de un oficial caído. El cuerpo fue entregado, puede haber sido John Harper.

Los oficiales realistas muertos fueron John Harper, el capitán Wray, y el capitán Binns, el número de soldados se desconoce.
John Goodricke recibió un bastonazo, y alrededor de 100 soldados resultaron heridos, según se informó desde Leeds, donde fueron alojados. Los parlamentarios tuvieron 12 heridos.

Se tomaron prisioneros, el sargento mayor Carew, 26 soldados, 10 caballos, 180 libras de pólvora y unos 40 mosquetes.

Con la excepción de los mosqueteros, los defensores estaban armados con armas groseras y no militares, como porras, palos, guadañas, azadas, mayales, alabardas y hoces en largos palos; y eran completamente indisciplinados. Sin embargo, su fervor puritano, espíritu de lucha y valentía parecen haberse cumplido ese día.

Los realistas, por su parte, también parecían carecer de experiencia y entrenamiento, y en particular en el manejo de su artillería. Se afirma que, aunque colocaron un cañón bastante cerca de la iglesia, pudieron hacer poco daño. Sin embargo, era un edificio robusto y estaba protegido por sacos de lana colgados de la torre para absorber parte del impacto del disparo.

Thomas Fairfax hizo una atrevida marcha nocturna a través del territorio controlado por los realistas con un destacamento de Selby para reforzar a Bradford el 23 de diciembre de 1.642.

Esta batalla fue la primera de cualquier tamaño en la Guerra Civil en Yorkshire y Thomas Fairfax se refirió a ella como tal.

The post Primera Guerra Civil Inglesa. Operaciones 1642 appeared first on Arre caballo!.

]]>
https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/primera-guerra-civil-inglesa-operaciones-1642/feed/ 0
Orígenes de la guerra https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/origenes-de-la-guerra/ https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/origenes-de-la-guerra/#respond Sat, 11 Aug 2018 08:43:55 +0000 https://arrecaballo.es/?p=10752 En 1.603 murió Isabel I de Inglaterra sin descendientes. Jacobo, hijo de María I de Escocia, sube al trono como el primer rey Estuardo de Inglaterra, de Escocia y de Irlanda. La situación política cambió: su falta de tacto con el Parlamento debido a su idea del derecho divino de los reyes desemboca en un […]

The post Orígenes de la guerra appeared first on Arre caballo!.

]]>
En 1.603 murió Isabel I de Inglaterra sin descendientes. Jacobo, hijo de María I de Escocia, sube al trono como el primer rey Estuardo de Inglaterra, de Escocia y de Irlanda. La situación política cambió: su falta de tacto con el Parlamento debido a su idea del derecho divino de los reyes desemboca en un largo conflicto que se agudizará con la sucesión en el trono de su hijo Carlos I.

El rey Carlos I se casó con Henrietta María, hija de Enrique IV de Francia en la iglesia de San Agustín, Canterbury, Kent. El matrimonio no fue popular porque ella era católica.

 

Petición de Derechos

Carlos I heredó de su padre el rey Jaime I de Inglaterra la Guerra de los Treinta Años y la consecuente crisis económica que supone una guerra tan larga para las arcas de un estado. Para financiar la guerra siguió como su padre pidiendo ayuda económica al Parlamento, lo que le acarreó la animadversión de la Cámara de los Comunes que esperaban que esto cambiara con el nuevo Rey. Estos además de negarse a proporcionar tal ayuda investigaron al primer ministro George Villiers, primer duque de Buckingham, principal aliado del Rey. En mayo de 1.626 Buckingham había encabezado una misión fallida a Cádiz y parecía que planeaba ayudar a los franceses a sofocar el levantamiento protestante hugonote. El Parlamento se movió para que Buckingham fuera destituido de su cargo.

Tras esto el Rey disolvió el Parlamento y decretó los “préstamos forzosos” , que obligaban, bajo pena de cárcel, a prestar dinero a la corona sin necesidad de autorización por el Parlamento. Muchos se negaron a pagar pero en la siguiente sesión parlamentaria en marzo de 1.627 la mayoría de parlamentarios así como la opinión pública eran opuestos al Rey y al duque de Buckingham ya que se llegó a encarcelar a alrededor de unos 70 nobles por este motivo.

El 13 de marzo, el Parlamento retiró de mala gana la noticia de que Carlos necesitaba dinero para financiar la guerra con Francia y España. En 1.628 volvió a publicar los Treinta y Nueve Artículos en la Iglesia de Inglaterra. Esto fue visto como un movimiento hacia Roma y evidencia de las inclinaciones católicas del rey.

El 7 de junio de 1.628 el Parlamento formó un comité de quejas y preparó una Petición de Derechos (Petition of Rights) que se presentó al Rey. La Petición fue diseñada para proteger a los súbditos de cualquier impuesto adicional no autorizado por el Parlamento.

Carlos firmó el documento a regañadientes. El 22 de agosto de 1.628 George Villiers, primer duque de Buckingham, fue apuñalado hasta la muerte por el teniente naval John Felton.

En marzo de 1.629 hubo explosiones en el Parlamento cuando se debatía la Petición de Derechos y se cerraron las puertas para mantener alejados a los guardias reales. El presidente, que quería suspender el procedimiento, se mantuvo en su silla. El Parlamento aprobó tres resoluciones:

  1. Declarar ilegal el encarcelamiento excepto en el caso de que se cometa un delito.
  2. Garantizar el habeas corpus para todo el mundo, que no se decrete la prisión preventiva para los acusados hasta que se demuestre el crimen que han cometido.
  3. Que los impuestos no aprobados por el parlamento como los préstamos forzosos sean declarados ilegales.

En marzo de 1.629, Carlos arrestó a nueve miembros de los Comunes por delitos contra el Estado, tres fueron encarcelados. Esta acción del Rey lo hizo más impopular. El Rey defendió su acción al declarar su creencia en su propio derecho divino, diciendo que “los príncipes no están obligados a dar cuenta de sus acciones, sino solo a Dios“.

Impulsado por su propia creencia en su derecho a gobernar sin restricciones, no pudo o no quiso negociar y en 1.629 simplemente disolvió el parlamento Inglés y gobernó durante los siguientes once años sin ellos. Esto se conoció como la “Tiranía de los Once Años” o la “Regla Personal“. Sin embargo, el papel del Parlamento consistía en otorgar impuestos para permitir al Rey mantener un gobierno que funcionara y, sin él, Charles se vio obligado a adoptar varios esquemas para recaudar ingresos.

 

Primera Guerra de los Obispos (1.639)

En 1.632 Tomás Wentworth, conocido como el “Tom Tomador Negro” por los irlandeses, lord diputado de Irlanda, gobernó Irlanda con mano firme. Sin embargo, su gobierno alienó a los plantadores del Ulster y antagonizó a los terratenientes de Connaught.

El 18 de junio 1.633, Carlos fue coronado rey de Escocia en la abadía de Holyrood en Edimburgo.

En agosto de 1.633 Carlos nombró a William Laud como arzobispo de Canterbury. Se sabía que Laud tenía inclinaciones católicas y Carlos esperaba que su nombramiento ayudaría a detener el ascenso de los puritanos.

En 1.635, Carlos I comenzó a nombrar obispos a su Consejo Privado escocés, órgano ejecutivo, las oportunidades de la nobleza disminuyeron todavía mucho más. John Spottiswood, arzobispo de Saint Andrews, fue nombrado canciller, el cargo político más alto del país. A muchos nobles se les dejó fuera del Consejo en impotente frustración, incluyendo a James Graham, primer marqués de Montrose.

De 1.634 a 1.636 Se impuso un impuesto a las ciudades costeras para pagar el mantenimiento de la Royal Navy. En un intento por recaudar más dinero, Carlos entonces extendió también el impuesto a las ciudades del interior.

Aunque la situación distaba de ser satisfactoria, las cosas continuaron más o menos igual, hasta una extraordinaria crisis que se desencadenó en 1.637, cuando William Laud, arzobispo de Canterbury, intentó imponer el Libro de Oraciones anglicano en la iglesia escocesa que era presbiteriana, apoyado por Carlos I, sin ningún tipo de consulta previa y en contra de la opinión de los principales obispos. En la crisis que siguió, la cólera de los presbiterianos encontró causa común con el resentimiento de la nobleza, y en febrero de 1.638 se adopta un manifiesto conjunto, el llamado Covenant o Convención Nacional. Aunque el documento no decía nada sobre el oficio del obispo como tal, rechazaba todas las innovaciones eclesiásticas de Carlos I. Los oponentes al rey tenían ahora un nuevo nombre: los covenantes. En noviembre del mismo año la Asamblea General de la iglesia reunida en Glasgow, a la cual asistieron tanto nobles como presbíteros, expulsó a los obispos instalados en Escocia por Jacobo I uno por uno. Escocia se convirtió en ese momento oficialmente en presbiteriana. Carlos I exigió la anulación de las decisiones de la Asamblea, pero los covenantes se negaron. La guerra le pareció al rey la única manera de resolver la situación.

Firma del Covenant o Convención Nacional en Greyfriars Kirkyard, Edimburdo en 1638

 

Firma del Covenant o Convención Nacional en Greyfriars Churchyard 1638. Autor William Brassey Hole

Convocar de nuevo al Parlamento era potencialmente peligroso debido a anteriores oposiciones y por la hostilidad a su política oficial. En su lugar, el Rey intentó formar una coalición de fuerzas contra los covenantes con los recursos existentes que tenía en Inglaterra y la oposición interna escocesa a los covenantes. Esta coalición se concentró en las Tierras Altas y en el territorio de los Gordons de Huntley en Aberdeen, incluyendo también tropas procedentes de Irlanda. Escocia iba a verse envuelta en ataques desde dentro y desde fuera.

La estrategia de Carlos I consistió en avanzar con el ejército real hasta las fronteras de Berwickshire, mientras que James Hamilton, conde de Arran, dirigía una fuerza anfibia por el fiordo de Forth, y Randal Macdonnell, el conde de Antrim, avanzó contra Archibald Campbell, conde de Argyll, un dirigente de los covenantes. A Hamilton se le encargó el objetivo suplementario de socorrer al marqués de Huntly.

Pero el montaje se vino abajo al estar los ejércitos enfrentadoss con los problemas logísticos usuales: hombres mal entrenados y equipados; problemas en los transportes; pocas bases seguras y almacenes insuficientes; y ausencia de un plan detallado de campaña. Thomas Wentworth, conde de Strafford y lord diputado de Irlanda, rehusó proporcionar el apoyo necesario para la invasión que se había planeado para Escocia. Los covenantes, aunque algo mejor preparados que el Rey, al menos contaban con la ventaja de tener la moral más alta por defender una causa que creían justa. La resistencia interna a los covenantes fue aniquilada en junio de 1.639 cuando los Gordons fueron derrotados por Montrose en la batalla por el puente sobre el río Dee, el único enfrentamiento serio en toda la guerra.

Carlos I de Inglaterra llegó a Berwick a finales de mayo, acampando con el resto de su ejército a pocos kilómetros al oeste de un lugar llamado Birks, en la orilla inglesa del río Tweed. La situación estaba lejos de ser buena: la mayoría de los soldados estaban mal preparados, la comida era escasa y se extendían las enfermedades. Todo el mundo estaba atormentado por los piojos, bautizado en el humor negro de los campamentos covenantes. Cuando el tiempo empeoraba, muy pocos encontraban refugio y no había árboles para construir chozas en los alrededores. La viruela era un peligro constante y las deserciones eran frecuentes.

En el otro lado del río, el ejército escocés al mando de Alexander Leslie soportaba condiciones apenas mejores que sus rivales ingleses. Según cuenta Archibald Johnston Warriston, Leslie tenía escasez de dinero, de caballos y de provisiones. Esta situación no podía continuar indefinidamente, y los escoceses no parecían querer cruzar la frontera. Incluso si vencían al Rey, su posición no estaría a salvo, ya que podría despertar la reacción de los ingleses. Como ninguna de las partes no podía ni avanzar ni retroceder, la única solución posible era negociar.

En Birks, Carlos I se encontraba en un aprieto. Su última esperanza desapareció cuando recibió una carta de Wentworth, lo que significa que no podía esperar ayuda de Irlanda, y le instaba a aplazar por un año la campaña. El conde de Bristol y otros nobles le explicaron que debía convocar el Parlamento si quería continuar la guerra contra los escoceses. Al darse cuenta de que toda su estrategia se derrumbaba, Carlos decidió aceptar las propuestas de negociaciones escocesas.

Las conversaciones comenzaron en la tienda del conde de Arundel el 11 de junio con la participación de seis escoceses, dirigidos por John Leslie Johnston de Warriston y el teólogo Alexander Henderson, ante el mismo número de ingleses. Poco después del inicio de la negociación, el Rey aparece en persona, primero frío, luego, gradualmente, relajado. Después de la promesa real de una nueva Asamblea y un nuevo Parlamento para arreglar la cuestión eclesiástica, Warriston le acusó de querer simplemente ganar tiempo. Aunque Carlos responde que “el diablo no podría haber hecho una interpretación menos caritativa“, presumiblemente nadie pensaba en una paz permanente. Sin embargo, ambas partes estuvieron de acuerdo en desmovilizar sus ejércitos, y Carlos, siempre rechazando las decisiones de la “supuesta” Asamblea de Glasgow, aceptó una nueva reunión en Edimburgo el 20 de agosto, seguida después por la convocatoria del parlamento de Escocia. El tratado de Berwick se firmó sobre estas bases el 18 de junio. Pero era sólo una pequeña pausa.

Como era de esperar, la Asamblea de Edimburgo confirmó todo lo decidido en la de Glasgow. Incluso fue más allá y descubió las verdaderas causas del conflicto con el Rey. La disputa por las diferencias religiosas y el gobierno de la Iglesia enmascaran una disputa mayor sobre el poder político tradicional. El Episcopado no sólo fue abolido, sino que se declaró que los hombres de la iglesia no podían ocupar cargos civiles. Peor aún para el punto de vista del rey, el nombramiento de los obispos por parte del rey no sólo fue una mala práctica, sino también contraria a la ley de Dios. Carlos aceptó el argumento de que el episcopado se debía dejar temporalmente a un lado de la Iglesia de Escocia, pero decir que era contrario a las Escrituras, significa que el rechazo no está limitado ni en el tiempo ni en el espacio. Y si el episcopado es universalmente ilegal, ¿cómo puede conservarse en Inglaterra e Irlanda? El Parlamento escocés, que se reunió poco después de la Asamblea, confirma de hecho la revolución en Escocia: el poder real absoluto estaba muerto.

Eso era inaceptable para Carlos, que podía gobernar como monarca absoluto en una parte de su reino, y como monarca constitucional en otra parte. En Inglaterra, esta situación era propicia para generar celos por la larga tradición inglesa de leyes constitucionales. Para Carlos, convocar un nuevo Parlamento de Westminster antes de la guerra de los Obispos era un asunto arriesgado, pero hacerlo después de la asamblea y el parlamento de Edimburgo sería un acto suicida.

 

Segunda guerra de los Obispos (1.640)

Desde que Carlos I regresó a Londres, preparaba una nueva campaña contra los escoceses. Hizo venir de Irlanda a Wentworth, nombrado conde de Strafford a principios de año y que, junto con el arzobispo William Laud, forman la columna vertebral del consejo real. Carlos creía estar entonces en posesión de un recurso de triunfo: una carta reciente de los escoceses pidiendo a Luis XIII su arbitraje en su conflicto con el Rey. Para Carlos y Strafford esta carta constituía un acto de traición, y el Parlamento debería compartir ese mismo punto de vista, por lo que decidió reunir al Parlamento.

El nuevo Parlamento se reunió en abril de 1.640, no prestó ninguna atención a esa carta y se centró sólo en sus propias demandas y sus problemas internos. Acordó no conceder ningún dinero para reanudar la guerra con Escocia, y la reunión se acabó tres semanas después, al ser disuelto por el Rey, por lo que fue conocido como “Parlamento Corto“. El Rey quedó en una peor situación política, económica y militar.

El fracaso de Carlos I ante el Parlamento Corto demostró que no tiene la aprobación de la nación inglesa y mejora enormemente la moral de los covenantes. Como Carlos hacía, o más bien intentaba hacer preparativos para una nueva guerra, los escoceses hicieron lo mismo. Se convoca una convención de estados, un parlamento sin autoridad real, que designó un comité ejecutivo para supervisar los preparativos para una “defensa justa y legítima de la religión, las leyes, la vida y la libertad del país”. Al igual que en 1.639, la oposición interna fue apartada mediante el ataque de los Gordon de Huntly y de los Ogilvie de Airlie.

Las semanas pasaban, comenzó el verano y el Rey permanecía en Londres reuniendo todos los recursos posibles. No está demasiado preocupado porque le habían dicho que el ejército escocés que se reunía en la frontera no daba señales de movimiento. Pero sus informaciones eran incorrectas.

Aparte de las guarniciones de Berwick-upon-Tweed y Carlisle, las únicas tropas inglesas cercanas a la frontera eran algunas unidades de caballería e infantería en Newcastle, que llegaron a partir de finales de abril de 1.640 con Edward, lord Conway.

En Escocia se reclutó un ejército, dirigido por oficiales profesionales, y que recibió armas por mar desde los Países Bajos. Alexander Leslie, un veterano de la Guerra de los Treinta Años, era un organizador muy capaz. Las tropas se reunieron cerca de Duns en Berwickshire.

Además de Conway en Newcastle, el principal ejército real estaba bastante lejos, en Selby en Yorkshire, y el Rey ni siquiera había abandonado Londres. En esta situación, el ejército de convenante escocés decidió actuar, para golpear el norte de Inglaterra, con el objetivo de tomar Newcastle, donde el carbón de Northumberland y Durham se embarcaba hacia Londres, proporcionando la principal fuente de energía de la capital.

El 17 de agosto una avanzadilla del ejército escocés cruzó el Tweed, seguido tres días más tarde por el grueso del ejército, guiado por Leslie. Era el ejército escocés con unos 24.000 efectivos, era más poderoso que había invadido Inglaterra desde 1.513.

Newcastle estaba mejor defendida al norte que al sur del Tyne, así que Wentworth escribió a Conway ordenándole que impidiera el paso del río a toda costa. El fuerte más cercano a la ciudad río arriba era el de la aldea de Newburn, cuatro millas al oeste. ASi los escoceses cruzaban el Tyne, no podría defenderse Newcastle; pero en lugar de concentrar todas sus fuerzas en Newburn, Conway intentó dos objetivos al mismo tiempo, dejando una buena parte de su ejército en la ciudad, mientras que con los otros 3.000 de infantería y 1.500 jinetes ocupó el fuerte. Ordenó construir trincheras y colocó 400 hombres y algunas piezas de artillería en ellas.

Leslie llegó a finales de la tarde del 27 de agosto, y ocupó Heddon Law, la altura sobre la aldea de Newburn. Colocó su artillería en una zona boscosa en la altura norte. Ocupó Newburn, y algunos de los cañones ligeros los puso en la torre de la iglesia para cubrir a las trincheras que había en el otro lado.

En la madrugada del 28 de agosto el río iba demasiado crecido para que lo pudieran cruzar los escoceses. Al comienzo de la tarde comenzó el intercambio de fuegos de artillería durante un tiempo, con ventaja para los escoceses, pues los ingleses apenas podían hacerles daños al tener los cañones en una zona baja.

Batalla de Newburn 28 de agosto de 1640. Cañones ingleses bombardean ineficazmente a los escoceses. Fuente Royal Stamps

Leslie cruzó el Tyne, con la infantería de la vanguardia, apoyada por la caballería. Ascendiendo a terreno más alto, los escoceses interceptaron el regimiento desorganizado de Wilmot. El pánico hizo presa de las tropas de Conway. El ejército inglés se batió en retirada. Leslie se detuvo para no perseguir al enemigo en retirada, pues el objetivo estaba logrado. La batalla de Newburn fue una escaramuza, sólo murieron 12 escoceses y 60 ingleses, pero dos días más tarde los escoceses entraron en Newcastle, abandonado por sus defensores, tomando posesión del puerto inglés más importante después de Londres y Bristol, cortando el suministro de carbón a Londres. La Segunda Guerra de los Obispos, apenas iniciada, está casi acabada.

Se abrieron conversaciones de paz en Ripon el 2 de octubre, que concluyó con el tratado de Ripon firmado el 21 de octubre. Carlos espera un tratado personal, como el de Berwick. Pero los escoceses ya no estaban dispuestos a aceptar solamente la buena fe del rey e insisten en que el tratado final implicase al parlamento inglés. Se concluyó un tratado provisional: los escoceses recibirían una suma abrumadora para el rey de 850 libras por día, y conservarían los territorios tomados del norte de Inglaterra hasta la conclusión de un tratado final en Londres. El traslado de las negociaciones a Londres es un movimiento particularmente peligroso para el Rey, porque permitía una estrecha cooperación entre los covenantes y el parlamento inglés.

El Rey y se vio obligado a convocar una nueva sesión del Parlamento, éste se reunió el 3 de noviembre en la primera reunión de lo que sería conocido como el Parlamento Largo. Oliver Cromwell fue elegido al Parlamento por segunda vez. Criticó abiertamente los impuestos de Carlos y el nivel de corrupción en la Iglesia de Inglaterra, y no se habló de la solicitud de financiación del Rey. Una vez más, el Rey y el Parlamento quedaron atrapados en un estancamiento político. El rey no pudo tener el dinero hasta que aceptó las demandas del Parlamento, que incluían una ley que establecía que el Parlamento debería reunirse una vez cada cinco años y el arresto por traición a Strafford. Carlos no tuvo más remedio que cumplir. El 20 de mayo de 1.641 Thomas Wentworth, conde de Strafford, sería ejecutado en Tower Hill.

En verano de 1.541 se firmó el acta Trienal. Este acto permitió que el Parlamento fuera convocado sin el mandato real y declarar el envío de dinero sin su consentimiento como ilegal.

Las negociaciones de paz culminan en la firma del tratado de Londres, ratificado por el Rey en agosto de 1.641. Carlos I se comprometió a retirar todas sus declaraciones en contra de los covenantes y a ratificar las decisiones tomadas por el parlamento de Edimburgo. Se otorgaron reparaciones por una cantidad de 300.000 libras, y los escoceses empezarán a retirar sus tropas del norte de Inglaterra cuando recibieron el primer pago. Parte del problema se resolvió aparentemente, pero otro, más serio, apareció.

 

La Gran Amonestación

A finales de verano de 1.641, estalló una revuelta en Irlanda que llevó las cosas a un punto crítico. Carlos necesitaba nuevamente un ejército, pero ahora las dos partes desconfiaban profundamente entre sí y el Parlamento temía que el Rey usara cualquier fuerza que se levantara contra ellos. En este momento, Inglaterra no tenía un ejército permanente, pero cada condado tenía bandas entrenadas, formadas por soldados a tiempo parcial que eran llamados a través del lord teniente de cada condado como el representante del Rey.

El Parlamento criticó el manejo del Rey de los asuntos en Irlanda y Escocia, aprobó propuestas de que el Parlamento y no el Rey debería ser responsable de la defensa del país.

El 22 de octubre de 1.641, estalló una rebelión católica en el Ulster y se extendió rápidamente por todo el país. Muchos colonos protestantes fueron expulsados de sus hogares y la rebelión se convirtió en una guerra.

En noviembre de 1.641 se redactó la Gran Amonestación, elaborado por Pym, enumeró las quejas del Parlamento contra el Rey desde que comenzó su reinado.

El 4 de enero de 1.642 Carlos instruyó a su fiscal general a emitir una acusación de traición contra un colega y cinco miembros de los Comunes, incluidos Pym y Hampden. Cuando el Parlamento se negó a admitir los cargos, Carlos envió una tropa de jinetes para realizar los arrestos. Sin embargo, el Parlamento había sido advertido y los cinco hombres habían huido. Ese movimiento de Carlos fue extremadamente impopular y en todo el país las personas se declararon por el Parlamento y contra el Papado. Carlos se retiró junto con su familia de Whitehall a Hampton Court.

El Speaker (portavoz del Parlamento) Lenthall responde a Carlos I el 4 de enero de 1642

En enero de 1.642 Carlos envió a su esposa Henrietta Maria al continente para conseguir el apoyo católico para su causa contra el Parlamento. También debía empeñar las joyas de la corona para comprar armas. Aunque ambas partes se estaban preparando para la guerra, las negociaciones continuaron.

Si el Parlamento concedía la financiación de Carlos I, habría tenido los medios y el mecanismo para reunir un gran ejército. Esto conduciría a una gran preocupación entre los miembros del Parlamento y aprobaron una Ordenanza de la Milicia en marzo de 1.642, lo que le permitía tomar el control de la milicia, prácticamente el único cuerpo armado del país.

Esto fue efectivamente una ley del Parlamento, pero sin el sello del Rey, y le dio al Parlamento el poder de reemplazar a los lord tenientes por otros partidarios

En abril de 1.642, Carlos intentó asegurar un arsenal de equipos que habían quedado en Hull de su campaña escocesa. Fue bloqueado por John Hotham, que había sido nombrado gobernador por el Rey el 11 de enero, y que posteriormente se declaró a favor del parlamento; con apoyo parlamentario y naval cerró las puertas de la ciudad al Rey, que se vio obligado a retirarse a York. Carlos hizo su cuartel general en York.

John Hotham gobernador de Hull niega la entrada a la plaza rey Carlos el 29 de abril de 1642, evitando que se hiciese con el armamento que había dentro

En mayo de 1.642, el Rey prohibió específicamente el cumplimiento de la Ordenanza de la Milicia y, a partir de entonces, comenzó a reunir al personal militar que lo rodeaba. La Ordenanza de la Milicia se puso en práctica a principios de junio y los principales parlamentarios comenzaron a reunir fuerzas: Henry Gray, conde de Stamford convocó a reclutadores locales en Leicestershire, mientras Lord Willoughby hizo lo mismo en Lincolnshire.

En respuesta, el Rey emitió Comisiones de Arreglos a la pequeña nobleza local (incluyendo a los lord tenientes depuestos) autorizándolos a convocar a las bandas entrenadas.

Huelga decir que las propias bandas reflejaban la población en general con lealtades divididas y por lo que ambas partes comenzaron a emitir comisiones para levantar regimientos de voluntarios. El 23 de agosto de 1.642, Charles elevó oficialmente su estandarte en Nottingham declarando la guerra al Parlamento.

El rey Carlos I de Inglaterra levanta el estandarte en Nottingham, dando comienzo la Primera Guerra Civil Inglesa. Autor Ernest Crofts

La guerra Civil Inglesa comenzó en 1.642 y finalizó en 1.651. Consistió en una serie de tres guerras en las que se enfrentaron militarmente y políticamente las fuerzas parlamentarias y los realistas. La Primera Guerra Civil Inglesa empezó en 1.642 y acabó en 1.646. Los otros dos episodios son la Segunda Guerra Civil Inglesa (1.648-49) y la Tercera Guerra Civil Inglesa (1.649-51).

 

Causas
Las principales razones que impulsaron a la guerra a favor del bando del Rey fueron:

  • La profunda lealtad hacia el Rey debido a la eficaz protección real proporcionada durante dos siglos.
  • La pureza de espíritu caballero, que presagiaba la era cortesana de Carlos II, pero que todavía estaba profundamente matizada con la antigua indisciplina feudal.
  • El militarismo de la nobleza de un experto soldado, que estuvo representado efectivamente por Ruperto del Rin, y finalmente una desconfianza generalizada hacia el puritanismo extremo, un sentimiento que según el vizconde de Falkland y otros estadistas era irrazonable y también intolerable para algunos realistas.
  • Todas estas razones motivaron a luchar a la infantería de la armada real. Según la percepción de los fuertes campesinos que fueron a la guerra siguiendo a sus terratenientes, los enemigos eran rebeldes y fanáticos. Para la caballería, compuesta mayoritariamente por la clase más noble, los rebeldes pertenecían a la burguesía. Mientras que los mercenarios de las guerras alemanas sentían desprecio por la milicia ciudadana.

La guerra civil dividió a las familias, mientras los estratos bajos reaccionaron con apatía. Fue una guerra de asedios y escaramuzas y no de grandes batallas. El Parlamento contaba con ventaja a largo plazo al disponer de los recursos humanos y económicos de Londres y de la ayuda de 20.000 escoceses. Por ello procuraron agotar a los realistas, cuyo principal general era el príncipe Ruperto, sobrino de Carlos.

El enfrentamiento entre el poder parlamentario y el poder real se saldó a favor del primero, moderando el Rey su política absolutista y viéndose controlado por el Parlamento. Fue entonces cuando éste aprobó numerosas leyes anti-absolutistas. Por ejemplo, se eliminó la Corte de la Cámara estrellada, se retiró el poder al rey de disolver el Parlamento y se condenó a muerte a William Laud, arzobispo de Canterbury y al conde de Strafford, gran aliado del rey.

The post Orígenes de la guerra appeared first on Arre caballo!.

]]>
https://arrecaballo.es/edad-moderna/primera-guerra-civil-inglesa-1642-46/origenes-de-la-guerra/feed/ 0
Asedio de Haddington (1.548-49) https://arrecaballo.es/edad-moderna/guerra-anglo-escocesa-o-rough-wooing-1542-51/asedio-de-haddington-1-548-49/ https://arrecaballo.es/edad-moderna/guerra-anglo-escocesa-o-rough-wooing-1542-51/asedio-de-haddington-1-548-49/#respond Fri, 10 Aug 2018 09:02:18 +0000 https://arrecaballo.es/?p=10712 Antecedentes Los ingleses seguía siendo poderosos en Escocia, el comandante inglés, Gray de Wilton capturó y guarneció Haddington y las aldeas periféricas antes del 23 de febrero de 1.548. La guarnición incluía 200 estradiotes albaneses que previamente habían luchado en el ejército francés. A fines de febrero de 1.548, el regente Arran llevó cuatro cañones […]

The post Asedio de Haddington (1.548-49) appeared first on Arre caballo!.

]]>
Antecedentes

Los ingleses seguía siendo poderosos en Escocia, el comandante inglés, Gray de Wilton capturó y guarneció Haddington y las aldeas periféricas antes del 23 de febrero de 1.548. La guarnición incluía 200 estradiotes albaneses que previamente habían luchado en el ejército francés.

A fines de febrero de 1.548, el regente Arran llevó cuatro cañones para asediar y tomar las casas de Ormiston, Brunstane y Saltoun en Lothian del Este, que John Cockburn de Ormiston y Alexander Crichton de Brunstane habían retenido para Inglaterra, y convocó a los hombres de Stirling, Menteith y Strathearn para el asedio. Gray de Wilton y Thomas Palmer comenzaron a fortificar la ciudad en serio después del 24 de abril de 1.548.

Haddington estaba en las orillas del río Tyne. Situada a una distancia considerable del mar a unas 4 millas (6 km), esta ciudad no podría ser defendido sin grandes gastos y peligros. Sus suministros de provisiones podrían cortarse fácilmente, ya que varias colinas cercanas de Garleton dificultaban la tarea de abastecer a la ciudad.

Torre de Haddington dentro del fuerte inglés 1548. Autor Andrew Spratt

La estrategia inglesa para el asedio de Haddington para consumir hacer recursos a los escoceses y franceses. Los soldados construyeron las fortificaciones junto a obreros de Inglaterra. La madera fue llevada del bosque de Broun de Colstoun.

El embajador francés en Londres, Odet de Selve, escuchó de un mercenario francés que servía en el lado inglés que la fortaleza era casi tan inexpugnable como Turín. Somerset incluso le mostró el plan a Odet de Selve, y dijo que era mejor que Calais. El diseño era de planta cuadrangular con cuatro bastiones, uno en cada esquina, llamados Bowes, Wyndham, Taylor y Tiberio, en honor a los comandantes. Francisco Tiberio era el líder de una compañía de mercenarios italianos.

Detrás de los bastiones, hacia la mayor parte de los alrededores, los ingleses habían realizado varias obras de tierra formando plataformas y revellines, donde habían asentado una gran cantidad de armas de tamaño medio. Este escritor, que estaba en el ejército francés, concluye un largo relato de las fortificaciones al expresar su opinión sobre la fortaleza del lugar. El fuerte es muy conveniente y espacioso, que la guarnición en caso de necesidad puede retirarse en él y formar en orden de batalla. Las fuerzas inglesas de Haddington regularmente realizaban salidas, que se saldaban con pérdidas considerables, principalmente del lado de los ingleses. Un francés el oficial llamado Villeneuve cayó en uno de esos encuentros.

6.000 soldados franceses mandados por el señor D’Esse, asistido por algunos oficiales con experiencia, desembarcaron en Leith en mayo de 1.548 para ayudar a los escoceses en su lucha contra los ingleses, que tenían guarniciones en varios lugares en todo el reino. De esas tropas 1.000 eran caballería y hombres de armas, 2.000 eran infantes franceses, 3.000 eran infantería extranjera al servicio de Francia. Aquellas tropas que, como curiosamente observó un escritor, “hicieron poco bueno en Escocia, pero gastaron el dinero del rey de Francia“, se dirigieron a Edimburgo, donde permanecieron algunas semanas.

 

El asedio

Las tropas francesas y escocesas comenzaron a asediar seriamente la ciudad en junio de 1.548. El maestro de la artillería escocesa, lord Methven, organizó el traslado y asentamiento de los cañones para el asedio en junio. Esos cañones fueron llevados por mar a Aberlady el puerto más cercano en el Forth. El gran cañón escocés “Thrawinmouth” del castillo de Dunbar también se desplegó y los cañones en Broughty se asentaron el 3 de julio de 1.548.

El 5 de julio, Methven dio a María de Guisa un informe optimista del daño causado a las defensas inglesas por sus armas. Su fuego había demolido el Tollbooth dentro de la ciudad, y había avanzado trincheras hacia las murallas.

El 7 de julio se convocó el Parlamento en la Abadía de Haddington, ahora completamente demolida, que estaba situada a una milla al este de la ciudad, donde todavía hay un pequeño pueblo llamado la Abadía. Este Parlamento ratificó el matrimonio de la joven Reina con el Delfín y aceptó su educación en la corte de Francia, a cambio de la ayuda francesa contra los ingleses. Se afirma que hubo una disputa violenta sobre esos importantes arreglos, algunos que sostuvieron que solo iban a conseguir una guerra perpetua con Inglaterra y la esclavitud a Francia, mientras que otros argumentaron que deberían aceptar la amistad ofrecida de Inglaterra, que les garantizaría una larga paz en los términos más favorables; pero la mayoría fueron influenciados por motivos egoístas.

María de Guisa se acercó para ver el progreso del asedio el 9 de julio de 1.548 y su comitiva se puso al alcance de los cañones ingleses. Dieciséis de su séquito fueron muertos a su alrededor y ella quedó aterrorizada. En este momento, los ingleses estaban realizando contra-minas para contrarrestar los asedios franceses y escoceses.

Una fuerza escocesa se unió a las tropas francesas el 16 de julio, los refuerzos escoceses consistían principalmente en fuerzas fronterizas y de las Tierras Altas (moss-troopers y highlanders), cuya apariencia alucinó a los franceses, y que, según el escritor ya citado, “fueron una muy buena compañía para nosotros por espacio de dieciocho o veinte años“.”Los primeros usaban cotas de malla, y cada uno tenía un gran arco en su mano, su aljaba, espadas, y escudos colgando como una honda. Los montañeses estaban casi desnudos, tenían chalecos pintados y estaban cubiertos por un tipo de lana de varios colores, aludiendo a su variada ropa de tartán, y están armados como el resto con grandes arcos, grandes espadas“.

Estos auxiliares pronto comenzaron las escaramuzas con los ingleses, aparentemente sin esperar órdenes. Apenas habían llegado cuando alrededor de 600 de esos montañeses marcharon deliberadamente a las puertas de Haddington a desafiarlos. La guardia avanzada de los ingleses fueron derrotados, y planearon atacar a más de 500 de los sitiados, que estaban situados entre el puerto y las barreras; pero la descarga de artillería desde las fortificaciones, con cuya naturaleza estaban poco acostumbrados, pronto reprimieron su coraje. Los montañeses se tapaban los oídos y se arrojaban al suelo con cada disparo. Quedando en un completo desorden, los ingleses se preparaban para aprovecharlo, cuando el señor Linieres los alcanzó con un grupo elegido, y puso fin a su persecución. Un grupo de sus mosqueteros dispararon desde su flanco, mientras que otro oficial francés, a la cabeza de cincuenta caballeros, empujó a los ingleses hacia sus barreras“.

D’Esse, con Strozzi, D’Andelot, y más de veinte de sus oficiales, comenzaron a reconocer las partes vulnerables de las fortificaciones, para descubrir los lugares que podrían ser ventajosamente batidos. Quedaron expuestos a un fuego severo de algunos soldados que estaban tumbados disparando sus armas, pero una partida francesa logró desalojar a esos peligrosos tiradores.

Asedio de Haddington 1548, fuerte inglés de tierra y madera. Autor Andrew Spratt

D’Esse tuvo tiempo suficiente para ver las obras más estrechamente, y cuando lo hacía, se divirtió viendo a uno de de los montañeses del conde de Argyle. Probablemente nunca antes había visto un cañón, y habiendo observado la conducta de los franceses, al verlos avanzar sin miedo hacia la boca misma del cañón enemigo, caminó directo hacia un grupo de ingleses que estaban comprometidos con algunos franceses, y agarrando a uno de ellos, el montañés se lo echó a su espalda, y desafiando sus violenta lucha por librarse, lo llevó al campamento francés. Fue allí descubrieron que el cautivo enfurecido le había mordido el hombro al pobre Donald de una forma tan feroz, que casi murió por la herida. D’Esse recompensó al montañés con el presente de una cota de malla y 70 coronas, que recibió con gran gratitud.

Dos días después, más de 800 zapadores escoceses, bajo la dirección de un oficial francés llamado La Chapelle, comenzaron a realizar una trinchera a la izquierda del Puerto de la Abadía, y para construir otras obras que se consideraban suficientes para proteger a los sitiadores del fuego del enemigo. Algunos de los ingleses salieron para perturbar a los obreros, pero fueron vencidos con la pérdida de siete hombres por los señores de Strozzi y D’Andelot. Algunos días después el señor Strozzi resultó herido de gravedad en uno de esos encuentros que tenían lugar continuamente. Un desertor se acercó al campamento francés de la ciudad de Haddington, quien aseguró positivamente a D’Esse que los sitiados no tenían ni provisiones ni municiones para resistir más de doce días. Esto hizo que el comandante francés adelantara los trabajos de las trincheras, y comenzaron un furioso fuego las fortificaciones; pero eso hizo poco daño, así que D’Esse convocó un consejo de guerra, para considerar la viabilidad de intentar llevar a cabo un asalto.

El ataque se realizó pero fracasó y fue abandonado, y D’Esse se sintió deprimiedo al descubrir que cada ataque era inútil.

Para evitar que llegaran socorros a la ciudad durante el noche, el comandante francés ordenó que un oficial estuviese constantemente estacionado en una de las avenidas que lo conducían desde el campamento, confiando en que los escoceses en el otro lado de la ciudad también ejercerían la debida vigilancia. Pero un escocés al servicio de los ingleses, que era conocido por el singular sobrenombre de el hombre de las Dos Cabezas, se las ingenió para engañar a sus compatriotas.

Los refuerzos esperados llegaron a la ciudad, y los franceses se sorprendieron al encontrar a la mañana que 200 ingleses, con su equipaje y su tren, habían logrado pasar entre 8.000 escoceses, a una distancia de poco más de 200 pasos. Poco después de esta hazaña, tan bien gestionada por el hombre de las Dos Cabezas, todos los escoceses, con la excepción de unos 600 dependientes de los condes de Arran y Huntly, pensaron apropiado para retirarse a sus casas. Sus provisiones y los artículos necesarios se habían agotado, y estaban un poco molestos por la duración del asedio. Los ingleses en cambiaron las tornas contra el señor D’Esse, e insinuaron que tenían la intención de no actuar mas a la defensiva, sino que lo obligarían a levantar el sitio. El francés recibió ese aviso con sorpresa y agitación, y aunque él conscientemente planeó ocultarlo a los soldados, se lo comunicó a sus oficiales, y a la Reina Viuda, que estaba en Edimburgo.

Tras esa retirada, el señor d’Essé ordenó el repliegue de las armas pesadas el 17 de julio. El maestro artillero Methven llevó los cañones escoceses y franceses a Edimburgo y Leith, para que en caso de una salida por parte de los sitiados, no pudieran volverse contra sus propias tropas, manteniendo solo 6 pequeñas piezas de campaña en el campamento.

Los ingleses pusieron su amenaza en ejecución. Realizaron salidas contra los franceses a veces a pie, y a veces a caballo; los sitiadores se vieron obligados, a su vez, a actuar a la defensiva, aunque causaron algunas pérdidas a los atacantes.

El regente Arran recibió la información de que un ejército inglés compuesto por 40.000 hombres había resuelto avanzar a Escocia como en el caso de Pinkie, habían avanzado a seis millas de la metrópoli. Había verdad en el informe, pero los números de los efectivos ingleses estaban groseramente exagerados. Francis Talbot, 5º conde de Shrewsbury llegó el 23 de agosto de 1.548 con un ejército de tamaño similar al ejército inglés en la batalla de Pinkie, las tropas inglesas acamparon en un lugar llamado Fawside, en el barrio de Pinkie.

La Reina Viuda ahora resolvió usar su influencia en nombre de las tropas de D’Esse. Le habían informado que muchos franceses estaban pasando el tiempo en Edimburgo, y que la mayoría de los escoceses se habían retirado a casa. Su primer objetivo fue enviar un suministro adecuado de provisiones al campamento francés en Haddington, con un mensaje condescendiente de que “ella no podía pagar los servicios que se esperaba por su valentía con un presente tan pequeño, pero que podían confiar en ella. Dio su palabra de que emplearía todos los medios que Dios Todopoderoso había puesto en sus manos, y el favor de sus amigos, de que el mérito particular de cada uno de ellos sería reconocido plenamente“. Esa atención por parte de la Reina Viuda, que era su propia compatriota, complació a los franceses, de quienes se dice que de alguna manera habían levantado el asedio. Mientras tanto, la Reina Viuda comenzó a dejarse ver en Edimburgo. Montada a caballo y acompañada por varias de sus damas, visitó las casas de los ciudadanos, con quienes protestó por su apatía. Mientras recorría High Street, una multitud de personas se reunió a su alrededor y, consciente de su popularidad, se dirigió a ellos en un enérgico discurso en su propio idioma. “¿Es así, mis amigos”, preguntó ella, que ustedes secundan a los franceses? ¿Es ese el ejemplo que les dieron? Si mis ojos no hubieran visto este olvido de honor y deber, nunca me lo hubiera creído. Alguna vez pensé, y aún estoy dispuesta a tener los mismos sentimientos, que ninguna nación bajo el sol puede superar la vuestra en la gallardía. Después de todo, puede que os hayáis agolpado por mera curiosidad y que no deseéis luchar por el honor de vuestro país y apoyar a los franceses, vuestros aliados, contra tus enemigos ingleses. Mejor dejadme persuadirme a mí misma de que quieres armas y caballos para luchar con mayor ventaja. Convencida, por lo tanto, de que está por debajo del heroísmo de los escoceses incurrir en el reproche de la indiferencia hacia su país, les informo que dentro de dos días tendremos una batalla en Haddington. Sé que nunca se lo perdonarían si, por su propia negligencia, hubieran perdido esta oportunidad de hacer pagar las injurias que han recibido de ese mismo enemigo, injurias por el saqueo de vuestros bienes, por la destrucción de vuestras propiedades, la muerte de vuestros padres que os dieron la existencia, y de esos amigos de la familia con quien hacéis la vida deseable“.

Dirigiéndose a los soldados franceses que merodeaban en Edimburgo y que se habían sentido atraídos al lugar donde la Reina Viuda se dirigía a los ciudadanos, la princesa les dijo: “Estoy verdaderamente sorprendida de que ustedes, que se han entregado a la profesión de las armas, y que ya han hecho avances nobles en el camino del honor, no deben temer ser privados, por su propia apatía e inactividad, de esa reputación que usted y todos los valientes deben tener como el mayor valor. Con la intención de expulsarnos de Haddington, se han reunido cinco o seis mil ingleses, pero ya se ha tenido cuidado, con la ayuda de Dios, de frustrar sus intentos. Confío en que busquéis el honor únicamente por el honor, estimándolo como una completa compensación por todo el valor que podéis mostrar, y que realmente lamentaríais si no participarais en la gloria que espera a vuestros compañeros soldados en el campamento. La verdad es que esos hombres valientes son lo suficientemente numerosos como para asegurarse la victoria sin vuestra ayuda; pero los ingleses en tal caso solo sentirían el peso de sus brazos, y el mundo condenaría en voz alta vuestra conducta. Me convenzo a mi misma de que no vas a incurrir en semejante degradación“.

Estas palabras de la reina viuda de JacoboV y madre de la joven reina María tuvieron un poderoso efecto. Los ciudadanos respondieron con fuertes aclamaciones y declararon su disposición a defenderla. Los franceses entendieron la digna reprobación que les había dado y decidieron ir al campamento de Haddington. Una hora después, la reina viuda se había retirado de la calle principal a su residencia en el castillo, cada soldado escocés y francés en Edimburgo estaba en camino a Haddington.

En Haddington. D’Essehad decidió esperar el ataque de los ingleses en su campamento, y habiendo estacionado suficientes guardias de soldados escoceses y franceses en todos los puestos avanzados para evitar una sorpresa, ordenó a sus tropas que descansaran con sus armaduras puestas. Aproximadamente dos horas antes del amanecer los ingleses hicieron su salida, esperando que los vigilantes estuviesen dormidos, pero se encontraron que estaban preparados para recibirlos. D’Esse se dirigió a sus soldados en un largo discurso, y a tenor del mismo, el comandante francés evidentemente tenía poca confianza en sus tropas. Tuvieron lugar varias escaramuzas, y cayeron varios, pero al final comenzó un enfrentamiento regular, en el cual, según las afirmaciones francesas murieron 800 ingleses y más de 2.000 fueron hechos prisioneros. Se dice que solo 15 cayeron del lado de los escoceses y los franceses una afirmación completamente en desacuerdo con la verdad, ya que unos cientos fueron muertos, y los ingleses, si fueron realmente derrotados, se retiraron de tal manera, que D’Esse no se atrevió a seguirlos, ese comandante había resuelto sagazmente que “los asuntos serios e importantes no deben hechos precipitadamente“. Parece que la misma consideración cautelar fue tan agradable para los otros oficiales, que hay grandes dudas si los escoceses y los franceses obtuvieron realmente alguna ventaja importante.

Asedio de Haddington 1548.1 capitán mercenario alemán; 2 mosquetero español con la camisa por fuera para realizar una encamisada; 3 mercenario italiano; 4 arquero de las Tierras Altas, al fondo la iglesia de Santa María. Autor Graham Turner

El Regente con los franceses avanzaron para enfrentarse a los ingleses. El comandante inglés ofreció batalla, pero los escoceses se habían vuelto más sabios con la experiencia, y recordando su reciente derrota en ese mismo lugar, eligieron una posición donde sus oponentes no podrían atacarlos con seguridad. El comandante inglés no consideró prudente en tales circunstancias arriesgarse a un ataque, y se retiró en buen orden hacia Haddington. Los franceses no los siguieron, pretendiendo que no era su costumbre de perseguir a los que huían de la batalla.

D’Esse finalmente consideró necesario levantar el sitio. El regente Arran le había prometido la ayuda de 6.000 infantes y otros tantos jinetes como se requerían, pero no pudo cumplir con sus estipulaciones. El comandante francés reunió a sus oficiales y les informó de su resolución de abandonar el lugar, sobre todo porque era incapaz de enfrentarse a las fuerzas inglesas que avanzaban para expulsarlo de Haddington. D’Esse dijo a sus hombres “No hay ninguno de ustedes, señores, que no merezca comandar un ejército, y no se puede dejar de saber que los mejores oficiales deben retirarse cuando no pueden luchar. Sin embargo, estoy seguro de que preferirías quedaros y morir conmigo en este lugar, que huir en desorden ante nuestro enemigo, aunque sean más numerosos que en realidad lo son. Los buenos hombres se encuentran bajo la obligación indispensable de obedecer los mandamientos del honor, aunque tales órdenes deben ser atendidas con los mayores peligros; pues, como el deseo de la vida es lo que a menudo produce una muerte infame en la humanidad, así el amor a la virtud prueba la ocasión de la vida, interminable como la inmortalidad“.

Habiéndose expresado de esta manera filosófica, D’Esse comenzó su retirada a Edimburgo. estrechamente perseguido por los ingleses. Así terminó el asedio de Haddington, que resistió los esfuerzos combinados de los escoceses y sus aliados franceses.

Las tropas francesas en Edimburgo comenzaron una lucha en octubre de 1.548 por una culebrina enviada a reparar y varios escoceses fueron muertos en la Milla Real. D’Essé organizó una incursión nocturna en Haddington para aumentar su popularidad. La incursión fue rechazada después de que la guardia inglesa gritara “arcos y bills (alabardas)”, que según John Knox eran las armas habituales de la época. Mientras los franceses estaban lejos de Edimburgo, la gente del pueblo mató a algunos de sus heridos.

 

Final de la guerra

El 1 de noviembre de 1.548, Wilford escribió a Somerset describiendo el pésimo estado de Haddington, con una guarnición azotada por la peste.

Los ingleses se retiraron porque se habían quedado sin suministros, muchos de sus hombres habían muerto por enfermedad o durante los ataques nocturnos escoceses, y habían llegado más refuerzos franceses bajo Paul de Thermes. Los ingleses (y sus fuerzas mercenarias, que incluían soldados profesionales alemanes y españoles) evacuaron Haddington el 19 de septiembre de 1.549, dejando el castillo en ruinas, viajando por tierra a Berwick upon Tweed.

Las hostilidades terminaron con en el tratado de Boulogne firmado 24 de marzo de 1.550, que fue principalmente entre Francia e Inglaterra. La paz fue declarada en Inglaterra el sábado 29 de marzo de 1.550; una semana antes, el Consejo Privado había enviado órdenes secretas a los comandantes ingleses diciéndoles que no movieran los cañones que serían abandonados a los escoceses. Hubo condiciones para devolver a los prisioneros y desmantelar las fortificaciones fronterizas. Como parte del tratado, seis rehenes franceses e ingleses se intercambiarán el 7 de abril.

Los rehenes en ambos bandos fueron bien atendidos y la mayoría había regresado a su casa en agosto de 1550.

Se requería una negociación de paz por separado entre Escocia y el Sacro Imperio Romano, principalmente para que las disputas comerciales y de piratería pudieran resolverse. En agosto de 1.550, el regente Arran gravó a cuarenta de los principales burgos mercantiles de Escocia para financiar una embajada de Carlos V. Este tratado fue concluido en Amberes por Thomas, maestro de Erskine el 1 de mayo de 1.551. El Tratado de Norham en 1.551 terminó formalmente la guerra y la presencia militar inglesa se retiró de Escocia. En octubre de 1.551, María de Guisa fue recibida en Inglaterra y viajó desde Portsmouth para encontrarse con Eduardo VI en Londres.

No obstante el enfrentamiento en las fronteras (marches) entre los escoceses e ingleses continuaron a pequeña escala con incursiones locales en ambos bandos por los conocidos fronterizos

The post Asedio de Haddington (1.548-49) appeared first on Arre caballo!.

]]>
https://arrecaballo.es/edad-moderna/guerra-anglo-escocesa-o-rough-wooing-1542-51/asedio-de-haddington-1-548-49/feed/ 0
Antecedentes https://arrecaballo.es/edad-moderna/guerra-anglo-escocesa-o-rough-wooing-1542-51/antecedentes-2/ https://arrecaballo.es/edad-moderna/guerra-anglo-escocesa-o-rough-wooing-1542-51/antecedentes-2/#respond Fri, 10 Aug 2018 09:00:12 +0000 https://arrecaballo.es/?p=10652 Batalla del puente Linlithgow (4 de septiembre de 1.526) En el período posterior a la batalla de Flodden (1.513) existió una tregua incómoda entre Escocia e Inglaterra. Jacobo V tenía 17 meses cuando su padre fue muerto en Flodden, y el parlamento escocés pidió a John Stuart, duque de Albany, que actuara como regente durante […]

The post Antecedentes appeared first on Arre caballo!.

]]>
Batalla del puente Linlithgow (4 de septiembre de 1.526)

En el período posterior a la batalla de Flodden (1.513) existió una tregua incómoda entre Escocia e Inglaterra.

Jacobo V tenía 17 meses cuando su padre fue muerto en Flodden, y el parlamento escocés pidió a John Stuart, duque de Albany, que actuara como regente durante la minoría del rey. Albany ocupó el cargo como mejor podía hacerlo durante los siguientes diez años, a pesar de la lucha política interna de los lairds y las intrigas de los reyes francés e inglés. Sin embargo, una incursión invernal fue abortada en Wark en 1.523 fue la gota que colmó el vaso para Albany: una fuerza de 3.000 franceses fue repelida por una guarnición inglesa de 140 hombres. Enfrentado con el apoyo interno, y no pudiendo convencer a sus aliados franceses para suministrar más armas y hombres, Albany se retiró del continente para siempre.

Escoceses marchando a la frontera en 1523. Tenían que llevar mas de 40 días de suministros y aportar sus propios caballos y transporte. 1 infante montado de las tierras bajas con una jedwart ; 2 guarda de los bagajes con una alabarda o bill; 3 carretero; 4 jinete de la frontera. Autor Graham Turner

El vacío político dio paso al padrastro de Jacobo V, Archibald Douglas, 6 ° conde de Angus. En febrero de 1.525, después de años de exilio en Inglaterra, Angus llegó a Edimburgo a la cabeza de su propia comitiva y las de John Stewart, 3er conde de Lennox, y Sir Walter Scott de Buccleuch. Persuadió al Parlamento de que la custodia del rey debía ser por turnos, con cuatro lairds (terratenientes) a la vez cuidando al niño, naturalmente, Angus lideraría el primer grupo.

El parlamento estuvo de acuerdo, y Angus tomó al niño a su cuidado; él rápidamente rodeó al rey con sus propios aliados, y se negó a entregarlo al final de su período.

Entonces confiado en su control del trono, Angus declaró que la real la minoría de hijastro está llegando a su fin; pero él no había tomado en consideración del temperamento del adolescente, y JacoboV inmediatamente declaró su tío, Lennox, como su asesor favorito. Lennox aceptó el papel con cierta inquietud, pero organizó un intento de arrebatar el trono cuando el partido real se dirigió al sur de Melrose en julio de 1.526. Se las arregló para que Walter Scott de Buccleuch les emboscara en la torre de Darnock sin embargo, los fronterizos prefirieron enfrentar a los partidarios de Douglas en una pelea de pie. Fueron atacados, Scott fue herido, y Lennox se vio obligado a abandonar el campo de batalla apresuradamente.

Lennox cabalgó duro para llegar Stirling y, con el respaldo de la reina madre, levantó un ejército de unos 10.000 hombres que incluía a los condes de Glencairn, Cassilis, Eglington y Crawford, muchos de los lairds de Fife, las Tierras Occidentales y sus facciones de las Tierras Altas.

James Hamolton de Finnart conocido como el bastardo de Arran había reunido a unos 3.000 hombres de los burgos locales, fortificó el puente a través del Avon a unos 3 kilómetros al oeste de Linlithgow, y desplegó a sus hombres en la colina Pace estratégicamente importante con vistas a las rutas principales a la ciudad.

Batalla del puente Linlithgow 1526: 1 James Hamolton de Finnart conocido como el bastardo de Arran; 2 maestro artillero al fondo una culebrina de 20 libras; 3 zapador con pico y pala; 4 arcabucero lleva en el brazo la insignia de Santa Bárbara. Autor Angus McBride

Lennox se acercó al puente el 4 de septiembre; viendo la fuerza de su defensa, dejó atrás su artillería más pesada y una fuerza de contención en el lugar, luego con el resto marchó río arriba al vado de Manuel Nunnery. Allí forzó el cruce e hizo que sus tropas se formaran en dos batallas lideradas por él mismo y Glencairn; Lennox luego ordenó un avance en contra la posición de Hamilton. Los Hamiltons se aferraron a las alturas a pesar porque eran superados en número, y la victoria estaba asegurada cuando Angus llegó con 3.000 refuerzos de Edimburgo. El herido Lennox entregó su espada, pero luego fue brutalmente asesinado por James Hamilton de Finnart. Glencairn también fue herido, pero fue llevado a seguridad por Sir Andrew Wood de Largo, que había sido enviado por el rey para salvar a tantos rebeldes como pudo. No hay registros de bajas exactas de la acción, pero sin duda la búsqueda de fugitivos continuó hasta bien entrada la noche. Angus luego marchó sobre Stirling y Dunfermline para interceptar a la reina madre y los conspiradores, pero ya habían alcanzado las colinas.

Batalla del puente Linlithgow o de Linlithgow Bridge 1.526. Despliegue de fuerzas

El joven rey Jacobo se dio cuenta de que tendría que hacer sus propios planes para liberarse de los guardianes de Douglas. Finalmente, en 1.528, escapó del castillo de Edimburgo y se dirigió a Stirling, donde se encontró con su madre y señores que entonces declararon su lealtad hacia él; a la edad de 16 años, su minoría de edad realmente habían terminado. Archibaldo, conde de Angus, huyó al castillo de Tantallon y se preparó para el asedio, la mejoras de las defensas demostraron ser efectivas ya que, a pesar de ser bombardeado durante casi tres semanas, el castillo se aguantó y Jacobo V tuvo que levantar el sitio. Cuando estaban levantando el asedio, Archibaldo Douglas realizó una salida, capturando al maestro artillero Davis Falconer. Archibaldo posteriormente huyó al sur para exiliarse en la corte inglesa de Enrique VIII.

Asedio del castillo de Tantallon en 1528. Artillería de asedio. Fue un desastre para jacobo V, sus cañones con consiguieron abrir brecha en las murallas y se quedaron sin pólvora.

 

Asedio al castillo de Tantallon en 1528. Archibaldo Douglas hace una salida atacando a los asediadores cuando se disponían a abandonar el asedio. Autor Adrew Spratt

 

Asedio del castillo de Tantallon 1528. Archibaldo Douglas capturando al maestro artillero David Falconer durante una salida cuando los sitiadores se retiraban. Autor Andrew Spratt

Archibaldo finalmente sería indultado y regresó a Escocia en 1.543. Sin embargo, como protestante, inmediatamente firmó un acuerdo con Enrique VIII de Inglaterra para apoyar el matrimonio propuesto del príncipe Eduardo con María, reina de Escocia.

En los años que siguió a la política de James se movió cada vez más hacia una posición pro-francesa, particularmente después de casarse primero con una princesa francesa y luego, después de su temprana muerte, una duquesa francesa.

 

Batalla de Haddon Rig (1542)

Después de su Reforma en 1.534, el rey inglés Enrique VIII se declaró independiente de la Iglesia Católica, y le pidió a Jacobo V de Escocia, su sobrino, que hiciera lo mismo. Jacobo ignoró la petición de su tío y lo insultó aún más al negarse a reunirse con él en York.

En respuesta papa Pablo III buscó una alianza entre Escocia, Francia y el Sacro Romano Imperio contra Inglaterra. Eso hizo que Enrique VIII se gastara enormes sumas de dinero en proyectos para fortalecer las costas y las fronteras de Inglaterra. Enrique también consideró una invasión de Francia, pero su frontera norte era vulnerable a la invasión escocesa, por lo tanto alentó a su barones en el norte para atacar a Escocia, a debilitar aún más al rey escocés, Jacobo V, quien se estaba enfrentando a disensión interna.

Fortalecimiento de las costas inglesas en 1539. Un terraplén y foso conectan los castillos de Sandawn y Deal en Kent, en el medio se ve dos baluartes circulares. Autor Brian Delf

La represión de las Tierras Altas de Jacobo V fue brutal y efectiva; una gran gira naval de 1.540 le permitió atacar a muchas fortalezas costeras, dejando un rastro de miedo y resentimiento entre los líderes de las Tierras Altas, muchos de los cuales languidecían en las cárceles de las Tierras Bajas.

Después de esta demostración enfática de fuerza, hubo relativa paz en las Tierras altas.

Los escoceses atacaron Northumbria, y como respuesta un ejército inglés dirigido por Robert Bowes, guardián de la March del Este, se internó en territorio escocés con una fuerza de mas de 3.000 efectivos para atacar Teviotdate, salió a su encuentro George Gordon, 4º conde de Huntly con unos 2.000 efectivos, el encuentro tuvo lugar en Hadden Rig a unos 5 kms de Kelso, en el actual condado de Roxburgh, el 24 de agosto de 1.542 los ingleses sorprendidos, fueron derrotados sufriendo grandes pérdidas.

Otro grupo de fuerzas inglesas con unos 20.000 efectivos mandados por el duque de Norfolk fue enviado en octubre del mismo año para destruir y quemar algunas comunidades escocesas, incluyendo Kelso y Eccles, pero después de cuatro días de asalto se les acabaron los suministros, por lo que se vieron obligaron a regresar a casa en Berwick en Tweed.

Por otro lado, el rey Jacobo V ya había reunido sus propias fuerzas del ejército recién formadas con sus líderes correspondientes en Fala Muir ya que sus antiguos comandantes aprovechando la derrota de Norfolk se disolvieron y regresaron a casa. La mayoría de las personas que pertenecían a las clases nobles se habían separado y no podían ser influenciados por el rey para involucrarse en batallas y encuentros.

La disolución de las fuerzas escocesas en la Marcha Este hizo que rey Jacobo V intentara probar su fortuna en dirección oeste. Diferentes fuerzas del ejército se reunieron y se pusieron por bajo el mando del almirante de Escocia, Robert Maxwell, 4º señor de Maxwell a través de la provisión y asistencia del conde de Moray y el cardenal David Beaton, con el propósito de iniciar un ataque inesperado.

The post Antecedentes appeared first on Arre caballo!.

]]>
https://arrecaballo.es/edad-moderna/guerra-anglo-escocesa-o-rough-wooing-1542-51/antecedentes-2/feed/ 0
Border Reivers https://arrecaballo.es/edad-moderna/guerra-anglo-escocesa-o-rough-wooing-1542-51/border-reivers/ https://arrecaballo.es/edad-moderna/guerra-anglo-escocesa-o-rough-wooing-1542-51/border-reivers/#respond Fri, 10 Aug 2018 08:40:29 +0000 https://arrecaballo.es/?p=10731 Antecedentes Escocia e Inglaterra estuvieron frecuentemente en guerra durante la Baja Edad Media. Durante estas guerras, el sustento de la gente en las fronteras (Marches) fue devastada por los ejércitos contendientes. Incluso cuando los países no estaban en guerra, la tensión se mantuvo alta, y la autoridad real en ambos reinos a menudo era débil. […]

The post Border Reivers appeared first on Arre caballo!.

]]>
Antecedentes

Escocia e Inglaterra estuvieron frecuentemente en guerra durante la Baja Edad Media. Durante estas guerras, el sustento de la gente en las fronteras (Marches) fue devastada por los ejércitos contendientes. Incluso cuando los países no estaban en guerra, la tensión se mantuvo alta, y la autoridad real en ambos reinos a menudo era débil. La incertidumbre de la existencia significaba que las comunidades o personas emparentadas entre sí buscarían seguridad a través de su propia fuerza y astucia, y mejorarían sus medios de subsistencia a expensas de sus potenciales enemigos. La lealtad a un monarca débil o distante y la confianza en la efectividad de la ley generalmente hacen que las personas sean blanco de depredaciones en lugar de otorgarles seguridad.

Hubo otros factores que promovieron un modo de vida depredador. Entre ellos estaba el sistema de padre, de modo que muchas personas poseían tierras insuficientes para mantenerse. Además, gran parte de la región fronteriza es un páramo montañoso o abierto, no apto para la agricultura pero bueno para el pastoreo. La ganadería era fácilmente cruzada y llevada de regreso al territorio de los invasores por reivers montados que conocían bien el país. Los asaltantes también a menudo retiraban artículos domésticos fácilmente valiosos o artículos de valor, y tomaban presos para pedir un rescate.

Border reivers realizando correría en 1585. 1 heidman fonterizo bien equipado con borgoñota y coraza; 2 Border reiver con un skull debajo de la gorra, jack y arco; 3 hijo del heidman, lleva una brigadina, un latch (ballesta); 4 infante lowne lleva un capacete, un peto y una alabarda. Autor Angus Mcbride

Las actitudes de los gobiernos inglés y escocés hacia las familias fronterizas alternaban de la indulgencia e incluso estímulo, ya que estas familias feroces servían como la primera línea de defensa contra la invasión a través de la frontera, a un castigo draconiano e indiscriminado cuando su anarquía se hacía intolerable para las autoridades.

Reive” es una antigua palabra en inglés para “robar”, formado del verbo northumbrio y escocés reifen del antiguo rēafian inglés, y por lo tanto relacionado con el verbo arcaico estándar inglés reave (“saquear“, “robar“), y a la palabra inglesa moderna “ruffian“.

Border Reivers regresando con el botin que era principalmente ganado. Autor Bill Ewart de Langholm

Los reivers eran ingleses y escoceses y allanaron ambos lados de la frontera de forma imparcial, siempre y cuando las personas a las que asaltaran no tuvieran protectores poderosos ni conexión con sus propios familiares. Sus actividades, aunque por lo general a un día de viaje de la frontera, se extendían tanto al norte como al sur de sus principales guaridas. Hay informes de que los invasores ingleses llegaron a las afueras de Edimburgo, y las redadas escocesas se conocieron en el sur de Yorkshire. El más grande de ellos fue The Great Raid of 1.322, durante las guerras de Independencia de Escocia, donde llegó al sur hasta Chorley. La principal temporada de incursiones transcurría durante los primeros meses de invierno, cuando las noches eran más largas y el ganado y los caballos estaban gordos por haber pasado el verano pastando. Los números involucrados en una redada podían variar desde unas pocas docenas hasta campañas organizadas que involucran hasta 3.000 jinetes.

Cuando asaltaban, o montaban, como se denominaba, los reivers montaban los robustos y duros ponies famosos por la capacidad de abrirse paso sobre las pantanosas tierras como los cobs, hobbies y los galloways.

Para defenderse los jefes de los clanes vivían en castillos y torres desde donde se protegían de los clanes rivales, los habitantes ricos de la frontera vivían en casas fortificadas (bastle houses), para su seguridad contra asaltantes, era de dos plantas e inmensamente fuerte para su tamaño relativamente pequeño, tenía unas paredes de piedra de más de un metro de grosor. La planta baja era abovedada para evitar materiales inflamables y alojaba al ganado mas valioso. La planta superior era la vivienda a la que se accedía por una escalera escalera exterior que se retiraba durante la noche, las ventanas eran pequeñas y a veces eran solo aspilleras para las armas.

Asalto a una casa fortificada (bastle house) por los reivers en 1595. Se puede apreciar el techo abovedado de la planta baja para evitar incendios, el acceso a la vivienda mediante una escalera y las pequeñas ventanas con rejas de hierro. Autor Graham Turner

 

Asalto de los border reivers a una casa fortificada (bastle house). Era la tipica casa fronteriza, se observa que tiene ventanas pequeñas y la entrada alta a la que se accede con una escalera. Autor Graham Turner

 

Clanes de los reivers

Los reivers se asociaban en clanes familiares conocidos por el apellido del clan. Hay 77 apellidos predominantes que puede decirse que han sido Reivers. El jefe del clan vivía en un castillo y poseía numerosas torres. Algunos de los nombres de los clanes aún son comunes en toda la zona fronteriza, los más conocidos son:

Armstrong (o Armstrang). Los Armstrong dominaron la Marcha Oeste Inglesa y la Marcha Este Escocesa. Fue el clan más temido en la frontera. En 1.528 podían poner 3.000 hombres en la silla de montar. Algunos de los nombres famosos de Armstrong fueron Johnnie Armstrong, Kinmont Willie Armstrong, Sim Laird, Will III Armstrong y Sandie su hijo, Dick of Dryhope, Jock of the Side.

Border reivers dejando el castillo de Langholm del clan Armstrong. Estaba situado en la confluencia de los rios Ewes y Esk. Autor Bill Ewart de Langholm

 

Border reivers protegiendo el castillo de Langholm del clan de los Armstrong. Autor Bill Ewart de Langholm

Bell: inglés y escocés. Un gran apellido de la Marcha Oeste Escocesa, particularmente hostil a los Graham.

Burn o Bourne. Escocés de Teviotdale del Este. Una de las familias más depredadoras y viciosas de la Marcha Media escocesa, cuyas redadas y asesinatos alcanzaron su apogeo en la década de 1.590 cuando estaban bajo la protección de Robert Kerr. Eran los peores de los reivers de Teviotdale del Estey se supone que mataro a 17 Collingwoods en venganza por la muerte de uno de sus propios hombres. Nombre notable: Geordie Burn.

Charlton (Carleton). Era una familia inglesa aunque el nombre aparece también en el sudoeste de Escocia. Eran una de las familias más duras e intratables del lado inglés y alternadamente se aliaban con los escoceses en el oeste. Estaban enfrascados en una amarga venganza con los escoceses de Buccleuch.

Croser (Crosar, Crozier). Mayormente escocés. Una familia pequeña pero dura a menudo asociada con Nixons y Elliots y con frecuencia aliada con Inglaterra. Algunos nombres notables: Wild Will Croser, Nebless (sin nariz) Clemmie, Martin Clemmie.

Elliot. Era escocés. Menos numerosos que los Armstrong con quienes frecuentemente se aliaron pero tan depredadores como cualquier clan en la frontera. Ocasionalmente bajo protección inglesa, recibieron un subsidio de la reina Isabel durante su lucha con los escoceses. Nombres notables: Martin Elliot de Braidley, Little Jock of the Park, Robin de Redheuch, Archie Fire the Braes, William de Lariston, Martin Gibb.

Forster (Forrester, Foster). Mayormente inglés. Los Forsters escoceses se casaron con los ingleses. Los ingleses Forsters se aliaron con los Humes. Nombres notables: John Forster, Red Rowry, Will de Rowry.

Graham. Mayormente ingleses, pero listo para estar en ambos lados. Originalmente era escocés. Al lado de los Armstrong, los Graham probablemente fueron la familia más problemática en la frontera. Sus dos lealtades causaron confusión. Hubo un tiempo en que fue la familia más numerosa en la Frontera Oeste, con 500 jinetes en 13 torres en 1.552, fueron salvajemente perseguidos en el reinado de Jacobo VI y I. Nombres notables: Richie de Brackenhill, Jock de Peartree, Will de Jock y muchos más.

Las marchas (marcas o zonas fronterizas entre Escocia e Inglaterra. Situacion de los diferentes clanes

Hall. Inglés y escocés. Hubo un tiempo en que los más poderosos de Redesdale fueron odiados y temidos por ambos lados. En 1.598, en un incidente, los Halls escoceses y los Rutherford fueron señalados por los oficiales ingleses como dos apellidos a los que no se les debería dar un cuarto.

Hume (Home). Escocés. Un gran nombre en la historia escocesa y fronteriza, los Humes lograron una distinción extraordinaria como la única familia fronteriza que reclamaría la dominación continua en su propia Marcha. Por lo general, tenían la Marche Este Escocesa, y aunque con frecuencia tenían problemas con la Corona, nunca perdieron su eminencia e influencia.

Irvine. Escocés. Contribuyó mucho al desorden general a pesar de su pequeño número. Nombre notable: Willie Kang

Johnstone (Johnston, Johnstoun). Escocés, pero posiblemente de origen inglés. Reivers poderosos y también frecuentes guardianes. Su disputa con los Maxwell fue la más larga y sangrienta en la historia de la frontera.

Kerr (Ker, Carr, Carre). Escocés. Los Kerrs eran (con los Scotts) el clan principal de la Marcha Media Escocesa y con frecuencia fueron guardianes de los misma. Ninguna familia era más activa en la zona.

Maxwell. Escocés. La familia más fuerte en la Marcha Oeste Escocesa hasta que los Johnstones redujeron su poder en el siglo XVI. Los Maxwells a menudo fueron guardianes.

Castillo de Caerlaverock, construido 1270. Fue uno de los castillos más impresionantes de Escocia. Sede de la familia Maxwell durante más de 400 años, se encuentra en la desembocadura del río Nith, es de planta triangular, único en Escocia, está rodeado por una alta muralla de cortina con torres redondas en cada esquina, protegido por un doble foso.

Scott. Escocés. Una de las familias más poderosas de toda la frontera, tanto como reivers y como oficiales. Nombres notables: Walter Scott de Buccleuch, su nieto conocido diversamente como el Buccleuch intrépido, la maldición de Dios, etc.), Walter Scott (Auld Wat) de Haren.

Castillo Hermitage residencia del clan de los Scotts. Autor Graham Turner

 

Torre Dryhope, una fortaleza del clan Scott construida a mediados del siglo XVI que se encuentra cerca de St Mary’s Loch en Selkirkshire. Se aprecian los edificios secundarios y pajares dentro de la barmkin (recinto protegido) y, cerca, los campos cultivados y un molino de agua. La torre vivienda tiene la entrada el primer piso y se accede a través de una escalera de madera que se podría desmontar rápidamente en tiempos difíciles, la escalera de caracol que da acceso a los pisos superiores y las armas y armaduras almacenadas al alcance de la mano de los defensores. Autor David Simon

Había otros muchos menos importantes pero a modo de resumen se expone los clanes según las Marchas:

Marcha Este:

  • Escocia: Trotter, Dixon, Bromfield, Craw, Cranston.
  • Inglaterra: Selby, Gray, Dunne.

Macha Media:

  • Escocia: Young, Pringle, Davison, Gilchrist, Tait, Oliver, Turnbull (Trumble), Rutherford, Douglas, Laidlaw, Turner, Henderson.
  • Inglaterra: Ogle, Heron, Witherington (Woodrington), Medford, Collingwood, Carnaby, Shaftoe, Ridley, Anderson, Potts, Lee, Hedley, Dodd, Milburn, Milenrama, Stapleton, Stokoe, Stamper, Wilkinson, Hunter, Thomson, Jamieson

Marcha Oeste:

  • Escocia: Carlisle, Beattie (Baty, Batisoun), Little Carruthers, Glendenning, Moffat.
  • Inglaterra: Lowther, Curwen, Salkeld, Dacre, Harden, Hodgson, Routledge, Sastre, Noble.

 

Border reider famosos

Johnnie Armstrong

Johnnie Armstrong, laird de Gilnockie o Hollows, era un notorio bandolero escocés que intimidó grandes franjas de la frontera inglesa y extorsionó mediante el chantaje hasta el sur de Newcastle-upon-Tyne. La tradición dice que confinó sus depredaciones al lado inglés de la línea.

En 1.528, se informaba que en tiempos de problemas, el temible Armstrong y su confederación eran capaces de reunir a más de 3.000 jinetes y poco después, alardeó de que “no los ordenaría ningún rey de Escocia o Inglaterra“. En el verano de 1.530, en respuesta a esta creciente anarquía, el joven rey Jacobo V hizo planes para castigar a los principales malhechores de Liddesdale y Teviotdale, uno de los cuales era el famoso John Armstrong, cuyo prestigio, riqueza y creciente poder se estaban convirtiendo en una causa de mayor preocupación para el Rey y, además, los enemigos de Armstrong habían propagado un rumor de que había prometido “llevar esa parte de Escocia, bajo la obediencia de los ingleses y él mismo podría estar bien considerado para ese servicio“. Jacobo en consecuencia emitió una proclamación según la cual convocaba a todos los jefes de los clanes en las fronteras, asegurando el perdón si se sometían a la voluntad del rey.

Acompañado por un gran séquito de sus nobles, el Rey cabalgó a través de sus marchas (marcas) fronterizas, dispensando justicia y cazando a medida que avanzaba. Al llegar a Carlenrig en Teviotdale, James invitó a Johnnie Armstrong a encontrarse él. Gilnockie debidamente aceptó la invitación y con sus seguidores cabalgó desarmado para encontrarse con el Rey Él y sus hombres fueron inmediatamente capturados y ejecutados sin juicio. Aunque el ahorcamiento de Johnnie y sus compañeros en Carlenrig inicialmente sacudió a los Armstrong, pronto recuperaron su fuerza y continuaron siendo una de las familias de jinetes más temibles en la frontera.

Torre de Johnnie Armstrong en Gilnockie Tower, con los reivers regresando de un raid. Autor G. Cattermole

 

Batalla de Dryfe Sands (7 de diciembre de 1.593)

Fue una batalla entre los clanes Maxwell y Johnstone de Escocia, en 1593, a unos 3 kilómetros al oeste de Lockerbie el 7 de diciembre de 1593. Los Johnstones casi exterminaron a los Maxwell implicados en la batalla, dando lugar a la expresión proverbial “Lockerbie Lick“.

Durante el siglo XVI, los clanes Johnstones y Maxwell compitieron por la primacía de la Marcha Oeste Escocesa. Los jefes de los clanes Johnstone y Maxwell sirvieron en varias ocasiones como guardianes de la marcha. Sus respectivos clanes continuaron una disputa sangrienta durante casi un siglo. A finales de 1.593, John, séptimo lord Maxwell, conde de Morton y guardián de la Marcha Oeste Escocesa, reunió a 2.000 jinetes armados y, mostrando el estandarte del rey, invadió el distrito montañoso de Annandale, tierra de los Johnstones. Cualquiera que sea el motivo oficial, la intención personal de lord Maxwell fue de una vez por todas destruir a los antiguos enemigos y rivales de su familia por el poder en el suroeste de Escocia.

James Johnstone de Dunskellie, jefe de los Johnstones, había sido advertido por los Cummertrees de que el ejército de Maxwell se aproximaba y de su tamaño, se dio cuenta de que su clan pronto tendría una lucha desesperada por su existencia. Pidió ayuda a los ingleses, Grahams, Scotts, Carrutherses, Irvings, Elliots, Bells, y rápidamente levantó una fuerza de unos 800 efectivos. Lord Maxwell había ofrecido a sus seguidores una recompensa por la cabeza o la mano del laird de Johnstone, y James por su parte ofreció a sus seguidores una recompensa por la cabeza o la mano de lord Maxwell.

El capitán Oliphant, líder de una partida avanzada de los Maxwell, fue emboscado cerca de Lochmaben por los Johnstones. En la escaramuza, Oliphant fue muerto, y el resto de sus fuerzas se refugió en Lochmaben Kirk. Sin embargo, algunos Johnstones prendieron fuego al edificio, lo que obligó a los Maxwell a rendirse.

El ejército principal de lord Maxwell acampó cerca de Skipmyre, en una colina. Un día después, tomó la margen izquierda del río Dryfe, y se acercó al pueblo Johnstone de Lockerbie cerca de un lugar llamado Dryfe Sands. James mantuvo a la mayoría de sus hombres ocultos, pero envió un puñado de jinetes para provocar a la vanguardia de Maxwell, luego se retiró. Cuando la vanguardia rompió filas en su persecución con fuertes gritos de victoria, el cuerpo principal de Johnstones hizo una carga repentina y desesperada, tomando a los Maxwell por sorpresa y la vanguardia se precipitó hacia la fuerza principal desorganizándola. Esto permitió que la fuerza principal de Johnstone atacara al ejército principal de Maxwell, lo estaba desorganizado y confundido. Los lairds de Drumlanrig, Closeburn y Lag se alejaron del campo de batalla, presumiblemente seguidos por muchos de sus hombres. El ejército de Maxwell fue destruido, y el mismo Maxwell fue muerto por William Johnstone de Kirkhill, o posiblemente por James Johnstone.

Los Johnstones entonces persiguieron salvajemente a sus enemigos por las calles de Lockerbie y en las aguas del río Dryfe, matando a unos 700 de los Maxwell y cortando a otros con golpes de espada hacia abajo que causaron horribles heridas faciales conocidas como “lametas de Lockerbie“.

En medio de la carnicería, lord Maxwell suplicó misericordia y se ofreció a rendirse, pero los Johnstones le cortaron el brazo extendido y lo mataron. Se dice que el laird de Johnstone colocó la cabeza y la mano derecha de Lord Maxwell en las almenas de la torre de Lochwood como sangrientos trofeos de la abrumadora victoria de Johnstones en la batalla de Dryfe Sands.

 

Richie Graham

Operando en una escala algo menor que Johnnie Armstrong estaba Richie Graham, un bribón deshonesto, falsificador y gran extorsionador que controlaba su imperio criminal desde su casa en la torre en Brackenhill en el lado inglés de la March del Oeste. El Guardián de la Marcha, Lord Scrope, estaba continuamente atormentado por las actividades de los notorios Graham, un apellido muy famoso entre los fronterizos por su disposición marcial y en particular por Richie Graham de Brackenhill.

Graham era un famoso ladrón de caballos, una vez robó 80 caballos del Preboste de Falkland en Fife. Había, sin embargo hecho un recorrido más lucrativo en su incursión al norte del río Forth, en el que se hizo con 5.000 en oro y plata, que utilizó para falsificar moneda del reino. En el último piso de su torre de Brackenhill empleó a un “coyner” que convirtió el oro y la plata en una riqueza incalculable para el reiver sin escrúpulos.

Richie Graham chantajeó a los campesinos de las tierras de Gils tierra y del Esk inferior, prometiéndoles protección del reiver de los valles de la frontera escocesa a cambio de bienes o dinero. La gente local vivía en constante peligro, pero no siempre tenía los medios para pagar. A menudo se les recordaba su compromiso poniendo una lista de sus nombres clavados a la puerta de la iglesia Arthuret en la actualidad Longtown, un pequeño y encantador mercado de la ciudad en el lado inglés de la frontera. Muchas de las personas que acudían a los servicios en Arthuret, se encontraban con el desolador recordatorio.

Campesinos entregando dinero por su “protección” de un border reiver, a veces conchavados con las autoridades locales. Es de notar la construcción robusta de la casa con las ventanas pequeñas y la escalera que permitía el acceso a la entrada, que se encuentra muy por encima del nivel del suelo. Autores Gerry & Sam Embleton

En abril de 1.596, Richie Graham participó en el rescate de Kinmont Willie Armstrong, el más infame de los reivers de la frontera escocesa, desde el castillo de Carlisle. Aunque el inglés, acogió con agrado la participación, viéndolo como un medio para derrocar a la autoridad inglesa en la Marcha del Oeste de Inglaterra. El guardián de la Marcha Oeste Inglés, Thomas Lord Scrope, era un dolor en el lado del clan Graham no tanto por su capacidad de prevenir sus vidas del crimen sino porque a menudo tenía información de las redadas contempladas con el resultado de que tenían que ser abortadas.

La implicación con los clanes escoceses era un caso de traición a los ojos de los ingleses, pero Richie Graham conspiró con ellos antes del rescate y hasta entró en el castillo de Carlisle para impugnar cualquier defensa de sus propios compatriotas.

Tras el exitoso rescate de Kinmont, hubo quienes eran propensos a deshacerse de los nombres de los conspiradores, incluido el de Richie Graham. Dos de estos fueron llevados ante Thomas lord Scrope para dar evidencia sobre el plan para liberar a Kinmont. Fueron amenazados por Richie Graham. Envió un mensaje a Andrew Graham diciendo que, a menos que negara lo que había dicho anteriormente como prueba, “ni él ni ningún otro de sus hijos quedarían con vida“.

Richie fue llevado ante el Consejo Privado en Londres por cargos que se remontaban a un asesinato de 1.584 y su conspiración y traición a causa del caso Kinmont. ¿El resultado? Él no fue castigado.

¿Por qué? Los Graham como clan fueron vistos como una fuerza poderosa en la región norte del reino de Isabel I. Eran un amortiguador contra los escoceses en un momento en que la hostilidad entre ambos países hervía a fuego lento justo bajo de la superficie de una paz incómoda.

 

Raid de Redeswire o batalla de Carter Bar (7 de julio de 1.575)

El Redeswire era una carretera que cruzaba el río Rede, esencialmente siguiendo el río hasta la cabeza de Redesdale, subiendo por la cuenca del río Rede y cruzando hacia Escocia. Los protagonistas llegaron a la escena de la batalla sin duda haber seguido el Redeswire desde sus respectivos puntos de partida, pero la pelea no tuvo lugar en el camino. Tuvo lugar en un punto debajo de una cresta del paso de Cheviot, que entra en Redesdale por encima de la aldea de Carter Bar, de ahí su nombre propio.

La batalla fue conmemorada en una “balada de la frontera” llamada “Raid de Reidswire“, que es cómo se llegó a conocer con ese nombre. Walter Scott también escribió un relato de la batalla, sin embargo, los bandos opuestos se encontraron en Carter Bar en una reunión organizada bajo lo que se suponía que era un día tregua, por lo que definitivamente no hubo incursiones transfronterizas.

La reunión se programó inicialmente para Kemelspeth, pero posteriormente se reordenó por conveniencia de los escoceses. Iba a ser entre los respectivos guardianes de las Marchas, irónicamente, los nobles responsables de mantener la paz en la frontera. Este tipo de reuniones eran acontecimientos bastante regulares en tiempos de relativa paz, donde la violencia se limitaba a robar y saquear al otro lado de la frontera: el pasatiempo habitual en la zona fronteriza.

El objetivo de tales reuniones era aclarar las quejas de cada lado y resolver cualquier disputa. Los guardianes de la marchas fronterizas se reunían una vez al mes, aunque también lo hacían cuando había un hecho extraordinario. Normalmente se celebraban cerca de la frontera y empezaban al amanecer y todas las personas que acudían tanto para tomar parte como espectadores tenían un salvoconducto hasta el nuevo amanecer. Era obligación de los guardianes de las marchas llevar a los acusados, que quedaban libres si eran declarados inocentes. A veces eran considerados como días festivos, donde acudían músicos, vendedores y taberneros.

Día de tregua en la frontera anglo-escocesa en 1.590. 1 Guardian de la Marcha Inglesa; 2 guardian la Marcha Escocesa; 3 el clark u oficinista buscando un documento; 4 heidman de la frontera. Autor Angus McBride

John Carmichael era el segundo guardián de Liddesdale, representando al guardián Escocés y llegó al Carter Bar con una pequeña banda de piqueros y arcabuceros. Estos eran predominantemente hombres de Liddesdale, dirigidos por Elliots y con otros de Teviot, Rule Water y Hawick. También hubo Turnbulls y Rutherfords presentes desde Jedburgh.

John Forster era el guardián de la Marcha Media de Inglaterra y llegó con George Heron de Chipchase, el guardián de Tynedale y Redesdale, y una fuerza considerable compuesta principalmente por arqueros. Forster era conocido por el doble trato y Carmichael sabía que no se podía confiar en él, aunque no se podía evitar la reunión. Para empeorar las cosas, el contingente escocés incluía a miembros de la familia Crozier, que eran archienemigos de los Fenwicks ingleses de Wallington. Cualquier tipo de argumento podría desencadenar el barril de pólvora si los asuntos no se manejaban correctamente. La arrogancia y la cabeza fría se establecieron para gobernar el día, particularmente la de Forster, el guardián inglés.

En el curso de los procedimientos, en la lista se encontraba un notorio filibustero inglés llamado Farnstein. Forster afirmó que era un fugitivo de la justicia, después de lo caual Carmichael, tomando esto como un pretexto para evitar el pago, gritó: “juega limpio“. Forster replicó con algunos insultos anglosajones e insinuaciones sobre la familia y el pedigrí de Carmichael. Su séquito, principalmente hombres de Redesdale y Tynedale, tal vez en busca de alguna vieja excusa, reaccionaron en apoyo al descargar una lluvia de flechas contra los escoceses. Todo el infierno se desató.

A pesar de que los ingleses comenzaron la refriega con un ataque cobarde y superaban considerablemente en número a sus enemigos, los escoceses finalmente obtuvieron lo mejor del conflicto. Varios guerreros fronterizos notables se nombran en la ‘Balada’, incluso George Douglas de Bean Jeddart, Rutherford de Hundlie, y Sir Andrew Turnbull de Bedrule sobre Rule Water. Las bajas en el lado inglés incluían a George Heron, su hermano John y muchos otros nobles ingleses notables, y Fenwick de Wallington quedó gravemente herido. Los prisioneros fueron llevados a Dalkeith, pero el regente Morton, que gobernaba para el joven rey Jacobo VI, tenía los ojos puestos en la sucesión de Isabel I y, como consecuencia, los trató bien y finalmente los envió a casa.

Actualmente, todos los años en junio-julio, las personas de Jedburgh celebran el festival de Callants, que se inauguró en 1.947. El festival es parte de los paseos comunes, que en estos días celebran las historia de la frontera y las leyendas, y conmemoran la tradición.

 

William Armstrong de Kinmont o Kinmont Willie

William Armstrong de Kinmont o Kinmont Willie, era un delincuente fronterizo y forajido activo en el país fronterizo anglo escocés en las últimas décadas del siglo XVI.

Quizás el más conocido de los reivers fronterizos, el primer ataque registrado de William Armstrong de Kinmont fue contra las Milburns de Tynedale en agosto de 1.583, cuando Armstrong probablemente tenía unos 40 años. En 1.585, acompañó a la campaña del conde de Angus contra el conde de Arran y saqueó a Stirling. Ocho años más tarde estaba nuevamente en Tynedale con 1.000 hombres, llevándose más de 2.000 bestias y 300 libras en botín.

Armstrong fue capturado por las fuerzas de la guardia inglesa de la Marcha Oeste en violación de un día de tregua en 1.596. En el día de la tregua, todos los que asistieron para presenciar los juicios penales recibían un salvoconducto durante un día y hasta la siguiente salida del sol. Kinmont, un testigo de los juicios, fue tomado contra la la costumbre de la frontera y encarcelado en el castillo de Carlisle. Walter Scott de Buccleuch (“el audaz Buccleuch”), guardián escocés de Liddesdale en cuya tierra se había producido el arresto, protestó ante el guardián inglés, Thomas Scrope, 10 º barón Scrope de Bolton.

Cuando Scrope se negó a liberar a Armstrong, Buccleuch planeó una audaz incursión para rescatarle, durante una carrera de caballos en Langholm el 13 de abril de 1.596, una fuerza de Ellists, escoceses, Armstogs y Grahams se reunieron en Morton en la tierra de Babateable. Dirigidos por Buccleuch se dirigieron al castillo.

La obscuridad y una noche lluviosa proporcionó la cobertura y la partida pronto cubrió las 10 milla (16 km) a Calise. La vanguardia de unos 30 a 40 hombres encabezaba la partida, detras equipados con palancas y escaleras le seguía el cuerpo principal, más atrás la retaguardia tomaba posiciones para cubrir la retirada si las cosa salía mal.

Cruzaron el río Eden y llegaron al castillo de Carlise, solo para darse cuenta de que las escaleras eran cortas para escalar la muralla. Desencantados tuvieron suerte de encontrar una pequeña puerta y decidieron romperla. Debido a la lluvia, los guardias se habían refugiado dentro, y Buccleuch y sus hombres entraron en el castillo sin ser detectados.

Buccleuch fue el quinto hombre en entrar en el castillo y animó a sus hombres, pronto encontraron la cámara donde estaba alojado Kinmont. Aunque se dio la alarma, se llevaron a Kinmont Willie con ellos, pronto estuvieron fuera del castillo. Con la fuga cubierta por la retaguardia, rápidamente cruzaron el río Eden y entraron en Escocia.

Rescate de Kinmont Willie 1596: 1 Walter Scott de Buccleuch, guardian de Liddesdale saludando a Kinmont (2) que está encadenado y es llevado por un hombre fuerte conocido como Red rowan (3), protegido por border reivers (4 y 5). Autor Angus McBride

 

Rescate de Kinmont Willie 1596. Huyendo a galope del castillo de Carlise despues de cruzar el río Eden. La retaguardia protege la huída. Autor Bill Ewart de Langholm

El incidente causó un gran escándalo en ambos lados. Isabel I de Inglaterra estaba furiosa porque una de sus fortalezas fronterizas había sido asaltada en un momento en que existía paz entre Inglaterra y Escocia. Su relación con Jacobo VI de Escocia fue probada. Isabel exigió que Buccleuch apareciera en su corte en persona. Jacobo se encontraba atrapado entre la lealtad a los escoceses, quienes se mantuvieron firmes en que Buccleuch no había hecho nada malo al rescatar a un hombre que había sido capturado ilegalmente y su deseo de complacer a su benefactora inglesa, la reina Isabel. Buccleuch finalmente cabalgó libremente desde el rey Jacobo hasta la reina Isabel. Después de su audiencia, la reina Elizabeth dijo: “Con diez mil hombres así, nuestro hermano en Escocia podría sacudir los tronos más firmes de Europa“, y le permitió partir.

En 1.600, Armstrong atacó el pueblo de Scotby con 140 jinetes, quemando y tomando prisioneros y ganado. En 1.602 montó su última incursión, al sur de Carlisle siendo hecho prisionero. Todavía estaba vivo dos años más tarde, y sus cuatro hijos que ayudaron a sacarlo del castillo de Carlisle son nombrados con frecuencia en las redadas fronterizas posteriores. La leyenda supone que murió en su lecho de vejez, en algún momento entre 1.608 y 1.611. La historia de la incursión en el castillo de Carlisle se cuenta en la balada “Kinmont Willie”.

 

Geordie Burn

Más abajo en la escala en esta jerarquía criminal estaba Geordie Burn, un matón común, levantador de infiernos, asesino, mujeriego e, inevitablemente, carne de horca.

Su carrera llegó a un abrupto final una noche oscura cuando fue atrapado en un emboscada por soldados bajo el mando de Robert Carey y le sorprendieron mientras manejaba ganado robado.

Captura de Geordie Burn el 14 de septiembre de 1596. Geordie Burn lleva un jack (chaleco con placas) y desafortunadamente para él, no lleva casco, empuña una pistola de rueda con hacha. Los soldados están ligeramente protegidos, pero bien armados. El hombre de la izquierda, que está atacando a Burn, usa un yelmo tipo borgoñota y está armado con una espada y una pistola de rueda, mientras que el soldado en el el primer plano descarga su mosquete con efecto devastador. Autores Gerry & Sam Embreton

Él fue condenado por su propia confesión en la noche antes de la ejecución, Carey, que en ese momento era sirviendo como viceguardian de la Marcha Este ingless, disfrazado de uno de sus propios soldados y con dos de sus sirvientes visitó a los condenados en su celda.

Charlando amablemente con ellos, Geordie le dio un franco y en última instancia, maldito resumen de su vida malgastada: dijo, que había vivido lo suficiente como para hacer tantas maldades como había hecho, y nos dijo que había yacido con más de 40 esposas de hombres tanto en Inglaterra como en Escocia; y que él había matado a 7 ingleses con sus propias manos, asesinándolos cruelmente; que había pasado toda su vida prostituyéndose, bebiendo, robando y tomado venganza profunda por ofensas leves. Habiendo escuchado la confesión de los condenados, Carey sintió que no podía aguantar un hombre tan malvado, y Geordie Burn fue condenado a muerte en Berwick en la mañana, muy temprano del 16 de septiembre de 1.596.

 

Equipamiento de los reivers

A juzgar por los estándares militares del siglo XVI, el equipo del reivers ha sido descrito como algo básico y misero y en un conjunto de las marchas inglesas en 1.584, un número considerable de jinetes se informaba que estaban equipados con no más de jack (chaleco de placas), gorro y lanza. Once años después, sin embargo, en la Marcha Media Inglesa, algunos soldados al menos estaban equipados con armadura de plaite (placas cosidas), cascos de hierro, skulls (cascos semiesféricos), lanzas, espadas y dagas, y arcos. Poco después, el obispo de Durham recomienda a lord Burghley que, idealmente, el equipamiento de un jinete debía constituir en un yelmo de hierro, una armadura de plaite (placas cosidas), perneras y braceras de plaite, botas y espuelas; una espada escocesa corta y una daga, un staffe de jinete y una pistolera.

En el lado escocés de la frontera, una ley del Parlamento esperaba que los hombres llevasen buklairs (escudos redondos) y sweirds (espadas), speirs (lanzas), jedburghstavis (arma astil), hagbuttis (arcabuces) y daggis (pistolas de rueda). Sin embargo muchos reivers sin duda salían a las redadas simplemente usando su ropa de diario, tal vez con un jubón de cuero resistente, y armado con no más de una lanza o staffe. También hay evidencia de que muchos reivers ingleses llevaban el fiable arco largo, mientras que algunos escoceses favorecían el uso del latch (una pequeña ballesta) popular entre los jinetes. Para aquellos que se lo podían pagar, la prenda protectora más popular usada en las marchas fronterizas era el jack de plaite (chaleco de placas cosidas). El uso de esta prenda fue confirmado por William Patten, un observador que acompañó al duque de Somerset en la gran expedición militar a Escocia en 1.547. En el campo de batalla de Pinkie Cleugh, Patten informó que los escoceses, incluidos muchos de su nobleza, estaban “vestidos con chaquetas lyke, y además que muchos llevaban espadas … de excelente temple … hechas para rebanar”. Por lo general, la protección de las piernas, brazos y el jack (chaleco) estaban construidos a partir de dos o tres capas de acolchado de paño entre los cuales se cosían pequeñas placas de hierro, el conjunto estaba sujeto a un material robusto, como fustán (tela gruesa) o cuero. Siendo menos engorroso que una armadura y ofrece una protección efectiva contra cortes y tajos, el jack era ideal para las actividades de un jinete ligero, también empleaban coraza (peto y espaldar) y a veces solo el peto.

A pesar del creciente uso de armas de fuego a fines del siglo XVI, todavía la malla tenía su lugar en el campo de batalla. Mientras que las escaramuzas contra una fuerza inglesa de arqueros y arcabuceros, de Beaugue nota que cuando se unieron a la batalla, “Nuestros soldados redoblaron sus golpes, y espada en mano irrumpieron contra el enemigo con una furia inexpresable”. Tuvieron muy pocas pérdidas por combate, ya que los ingleses estaban equipados con cascos y cota de malla.

Equipamiento de los border reivers siglo XVI: 1 burgoñota; 2 morrión combado; 3 capacete; 4 yelmo semiesférico o skull; 5 empuñaduras de espadas; 6 espada y sujeción; 7 puñales ballock; 8 pequeña ballesta o latch; 9 lanza; 10 pistola de rueda o dagg; 11 jack (chaleco de placas metálicas), 12 silla de montar con dos pistoleras para daggs; 13 equipo completo de un reiver listo para una correría. Autores Gerry & Sam Embleton

 

Desaparición de los reivers

En 1.603, Jacobo VI de Escocia se convirtió en Jacobo I de Inglaterra e inmediatamente se puso a unificar a los dos países. Jacobo estaba decidido a tener un reino unido y una prioridad era pacificar al país fronterizo y restaurar la ley y el orden. No perdió tiempo y en abril de ese año emitió una proclamación en Newcastle en su viaje al sur de Londres para su acceso al trono. Las Marchas y los puestos de guardia fueron abolidos. El término “fronteras” fue prohibido y la vieja frontera dejó de existir. Jacobo afirmó que las fronteras eran ahora “el corazón del país” y que “no se debía dar suministro a todos los rebeldes y desordenados, sus esposas o sus niños (bairnes) y que sean procesados a fuego y espada“.

Se aplicaron medidas severas para hacer cumplir la ley y hubo, después de siglos de desorden, la voluntad de ver que la ley se aplicara. Los hombres buscados fueron perseguidos y ejecutados. Ahora estaban sujetos a ‘Jeddart Justice‘, que era una ejecución sumaria sin juicio. Esto fue llevado a cabo con una eficiencia despiadada por los hombres del Rey, 140 de los “ladrones más ágiles y poderosos” fueron ejecutados pocas semanas después de la proclamación de Jacobo.

Todos los fronterizos tenían prohibido portar armas y solo podían poseer caballos de hasta 50 chelines. Privados de sus requisitos básicos, cesaron todas las actividades ilegales. Las familias que rehúsaban eran desposeídas de sus tierras. Sus casas fueron destruidas y la gente esparcida o deportada.

Algunos clanes que habían sido activos reivers abandonaron apresuradamente sus conexiones de reiver y buscaron y encontraron favor con el Rey y se unieron en la subyugación de las antiguas familias de recuperación, a menudo con gran entusiasmo. Muchos fueron recompensados con regalos de tierra, y prosperaron, adquiriendo las tierras de sus antiguos amigos y aliados. Por lo tanto, muchas familias orgullosas e intrépidas se dividieron y dispersaron más allá de su tierra natal.

Los Elliots, Armstrongs y Grahams fueron seleccionados para recibir atención especial. En los días transcurridos entre la muerte de la reina Isabel y la proclamación de Jacobo como rey, se habían aprovechado al máximo, lanzando una incursión masiva en Cumbria, donde robaron casi 5.000 ovejas. Esto fue conocido como ‘Ill Week’. Sin embargo, sufrieron gravemente por ello y esto marcó el comienzo del fin de los reivers.

Los tres clanes pagaron caro por su comportamiento anárquico, siendo exiliados en Irlanda fueron abandonados y forzados a vivir a duras penas entre los páramos y pantanos de Roscommon y Connaught. Se hizo hincapié en que la pena de muerte esperaba a todos los que intentasen regresar. Solo quedaron unas pocas familias, adoptando una forma de vida pacífica. La gran mayoría se mudó a Inglaterra, Irlanda, Estados Unidos y otros lugares, donde sus descendientes viven y prosperan hasta el día de hoy.

The post Border Reivers appeared first on Arre caballo!.

]]>
https://arrecaballo.es/edad-moderna/guerra-anglo-escocesa-o-rough-wooing-1542-51/border-reivers/feed/ 0
El ejército escocés siglo XVI https://arrecaballo.es/edad-moderna/guerra-anglo-escocesa-o-rough-wooing-1542-51/el-ejercito-escoces-siglo-xvi/ https://arrecaballo.es/edad-moderna/guerra-anglo-escocesa-o-rough-wooing-1542-51/el-ejercito-escoces-siglo-xvi/#respond Thu, 09 Aug 2018 09:47:29 +0000 https://arrecaballo.es/?p=10718 Reclutamiento y organización Los escoceses consiguieron levantar ejércitos importantes, en campaña de Flodden se estiman unos efectivos de 30.000 a 40.000 hombres con 17 piezas de artillería notables. El ejército de Jacobo V antes de la debacle en la batalla de Solway Moss en 1.542 reunió a 18.000 hombres en Fala, con otros 10.000 en […]

The post El ejército escocés siglo XVI appeared first on Arre caballo!.

]]>
Reclutamiento y organización

Los escoceses consiguieron levantar ejércitos importantes, en campaña de Flodden se estiman unos efectivos de 30.000 a 40.000 hombres con 17 piezas de artillería notables. El ejército de Jacobo V antes de la debacle en la batalla de Solway Moss en 1.542 reunió a 18.000 hombres en Fala, con otros 10.000 en la frontera; y el conde de Arran levantó 23.000 con 30 piezas de artillería de varios tamaños para la campaña en 1547.

Se usaron dos métodos confiables para aumentar esos números. El primero fue a través del sistema de comitiva, mediante el cual las tropas eran financiadas por los lairds (gobernantes territoriales) como ejércitos privados, y a su vez los lairds formaron ‘lazos de manrent‘ con el Rey; estos aseguraron, entre otras cosas, que proporcionarían un compromiso militar calculado en días-hombre como y cuando el Rey los llamara. Las tropas eran efectivamente los secuaces armados de los lairds, bien entrenados, equipados y acostumbrados a los rigores de campaña. Sin embargo, su presencia en un ejército escocés dependía del capricho de su señor, y los términos de su servicio eran a menudo vagos y abiertos a la interpretación. Bandas de merodeadores lideradas por lairds disidentes estaban fuera del control del rey o regente tenían un efecto desestabilizador en las frágiles bases de poder. Incidentes como la lucha de Cleanse the Causeway en 1.520, cuando los Douglas y Hamiltons lucharon en una batalla callejera a lo largo de la calle principal de Edimburgo, eran equivalentes a las guerras de pandillas.

Afortunadamente, las comitivas eran caras de mantener y, en consecuencia, pocas en número. La gran cantidad de hombres necesarios en tiempos de emergencia nacional se planteaba a través de un sistema de leva. En teoría, se esperaba que cada hombre entre las edades de 16 y 60 se debía unir al ejército durante 40 días en cualquier año.

Para el reclutamiento se empleaban el sonido de las campanas, los cuernos de caza, o se encendían los faros o en algunos casos más espectaculares: la llegada de una cruz ardiente llevada por el mensajero del rey, los “fencibles” (hombres capaces de defender el burgh) se espera que se reunieran en el local verde o en la cruz del mercado. Debían llevar armas, equipos, suministros, y cualquier cosa que necesitasen para prestar hasta los 40 días completos de servicio. Una vez que las tropas eran clasificadas en sus compañías asignadas, se tomaban los roles y se contabilizaban las ausencias, entonces marchaban (algunos cabalgaban), hasta el punto de reunión del ejército.

La reunión ponía suponía una pesada carga para la población. En la reunión de Edimburgo de 1.548, se enumeraron 736 comerciantes y sus sirvientes en tres de los cuatro burghs, y unos 717 maestros y sirvientes de los gremios artesanales: un total de 1.453 de una población total de alrededor de 10.000.

Algunos burghs prefirieron pagar por “wageurs” o sustitutos pagados para alcanzar los números; otros suministraron alimentos, carros y caballos en lugar de hombres. La debilidad inherente del sistema de levas radicaba en las limitaciones sobre la duración del servicio. Las levas podrían ser convocadas en más de una ocasión durante temporadas de campaña particularmente frenéticas, superando fácilmente el límite de 40 días, momento en el que tenían todo el derecho a disolverse, especialmente si sentían que sus propiedades y familias estaban bajo amenaza.

Los funcionarios intentaban compensar las limitaciones del sistema llamando a tropas de los burghs adyacentes ente una amenaza inminente, minimizando así el tiempo que requería llevar a los hombres a la línea del frente, o escalonar la llamada que permitiera rotar los turnos. Una reunión de 1.529 para una expedición a las Islas Occidentales fueron canceladas, ya que las levas de los burghs tenían que cosechar sus cultivos antes de incorporarse. El sistema de levas limitaba el ejército a una estrategia puramente defensiva: era prácticamente imposible llevar la guerra al otro lado de la frontera, soportar asedios prolongados o montar grandes expediciones en el extranjero utilizando tropas de leva. Incluso cuando estaban a la defensiva los escoceses tenían que llevar al enemigo a una batalla decisiva tan rápido como pudieran, antes de que sus tropas regresaran a casa.

Se llevaban a cabo “wappinschaws” (alardes para ver el estado de las armas) para asegurar que las levas formaban en buen orden y con rapidez. Actos del Parlamento especificaban la regularidad y las condiciones de estos alardes. Normalmente se hacían como respuesta a una campaña inminente, o a la sospecha de que los burghs estaban holgazaneando en sus deberes. En el acto se comprobaban las armas y el equipo que se esperaba que cada hombre llevaba con él; los hombres con poca o ninguna riqueza eran excluidos.

Los sheriffs, alguaciles y concejales de los burghs locales, eran los encargados de organizar la reunión No solo eran responsables de hacer cumplir el estándar requerido de armas y armaduras, sino que también debían registrar la participación, notar ausencias y proporcionar un refrigerio adecuado para la reunión de las tropas y de los espectadores (la asistencia a los wappinschaws eran a menudo impulsado por la provisión de cerveza y entretenimiento a expensas del público).

Los oficiales también decidirían quién debería capitanear las tropas, y agrupar a los hombres en unidades entre diez y 100 hombres. Se aprovechaba la oportunidad para instruir a los hombres en el uso de sus armas elegidas; sin embargo, rara vez había tiempo suficiente para inculcar la disciplina requerida cumplir con los estándares requeridos de un ejército profesional.

Aquellos que no comparecían, desfilaban con equipos de baja calidad o enviaban a sustitutos inadecuados eran multados. Un registro completo de la reunión era enviado de vuelta al parlamento, firmado y sellado por un número de testigos para evitar el fraude. Serían estos registros los que se utilizarían cuando se reuniese el ejército, para garantizar la participación que se esperaba. La presentación tardía de los registros incurrían en penas duras.

El reclutamiento no se limitaban a la reunión de hombres armados. También se referían a mano de obra para construir fortificaciones, apoyar el movimiento de artillería y llevar suministros al ejército. Estos los compromisos limitaban seriamente la cantidad de días-hombre disponibles para la campaña real.

Incluso en tiempos de paz relativa, la vida en el reino era violenta, asunto que requería de personas que respondieran rápidamente a una actividad hostil. De la Brosse señaló en 1.543, que durante su tiempo como embajador, que debido a las divisiones entre la población de Escocia, la población permaneció constantemente bajo los armas. La Reforma añadió aprehensión en el país; comentó que incluso los eclesiásticos, los frailes y los campesinos viajaban en grandes grupos armados con picas, medias picas, espadas y bucklers (escudos pequeños redondos). La lucha entre clanes y familias era frecuente, y los asesinatos y los “stouthreif” (robos con violencia) eran comunes. Los debilidad del gobierno durante las minorías de edad de los monarcas y las amargas disputa entre posibles herederos y regentes, significaba que el sistema de levas fue abusado para levantar ejércitos en apoyos de causas locales en vez de las causas nacionales, y la población pronto se cansó de la guerra.

Durante la minoría de edad de Jacobo V se produjeron algunas de las luchas más amargas, que culminaron en las batallas de Melrose y Linlithgow Bridge en 1.526. Muchos de los combatientes lucharon para resolver viejas rencillas familiares en lugar de decidir el destino del joven Rey. Los ingleses y los franceses manipularon las diferencias entre lairds en su propio interés; los sobornos, las coacciones y las tomas de rehenes aseguraban la lealtad de los escoceses vacilantes. Gran parte de la población de Lothian del Este durante el Rough Wooing se puso del lado de los ingleses, proporcionando suministro de alimentos, refugio y paso seguro para la guarnición de Haddington, y así se prolongó el asedio.

Organización

Ejércitos escoceses se organizaron en el más alto nivel en el modelo de tres “batallas”, “guardias” o “salas”, tradicionalmente llamadas “retaguardia”, “principal” y “vanguardia”. Sin embargo, esta formación no necesariamente sobrevivía al primer contacto con el enemigo. En Flodden, Jacobo IV avanzó contra los ingleses en cuatro o cinco batallas, dependiendo de la fuente consultada. El conde de Lennox en el puente de Linlithgow fue obligado a atacar con dos batallas, la tercera había sido dispersada por acciones anteriores y los supervivientes fueron absorbidos en las formaciones restantes.

La batalla “principal” solía ser liderada por el comandante de campo en persona, y las otros dos por sus lugartenientes de confianza. Si bien cada batalla comprendía una mezcla de diferentes tipos de tropas, era común que la caballería y la artillería fueran cuerpos independientes en el campo. Las guardias o batallas se organizaban generalmente según los orígenes regionales de las tropas. Esto aseguraba que los capitanes estaban familiarizados entre sí e inspiraban una lealtad regional; sin embargo, un inconveniente era que las diferencias locales como las religiosas, el lenguaje y la vestimenta eran enfatizados, promoviendo la desconfianza y los malentendidos con los camaradas en las otras guardias o batallas.

La organización dentro de las guardias o batallas era una extensión de la utilizada para los alardes o wappinschaws. En la llamada a las armas de Albany en 1.523 fue excepcional al detallar la necesidad de que los condados y las divisiones territoriales se dividieran en zonas iguales, generalmente por barrios. Cada trimestre se le asignaba un capitán (un señor o conde), que a su vez dividiría su barrio por el mismo factor, generalmente por parroquias, nombrando a su vez a sus oficiales subordinados.

Las levas reunidas en alardes o wappinschaws se dividían en unidades de tamaño adecuado por tipo de armas, con sus sargentos, whifflers y ventemens asignados por los burgueses. Aunque las unidades de 20 hombres eran las recomendadas, Estas unidades luego dependían de sus capitanes regionales en la formación, bajo su propias banderas y con sus propios suministros.

 

La caballería escocesa

El ejército escocés había fracasado consistentemente en desplegar una caballería efectiva durante los últimos 200 años. En Flodden Jacobo IV eligió luchar junto a sus hombres en el bloque del picas en vez de permanecer montado, esto no era solo una declaración de su intención de luchar hasta la muerte, sino también una decisión pragmática, reconocía que sus nobles no estaban entrenados para servir como una unidad de caballería pesada.

No era que los escoceses no tuvieran suficientes caballos: legislación exigía que cada hombre poseyera un caballo ya en el siglo XIII, y hacia el siglo XVI había un próspero comercio de exportación (legal o no) en la frontera. Sin embargo, los caballos rara vez eran del tipo apropiado para la caballería, la mayoría se criaba para el trabajo diario en las granjas y fincas. Hubo poco entusiasmo por mantener caballos destreros más grandes para la caballería pesada.

Tanto Jacobo IV como Jacobo V reconocieron la deficiencia en este arma, e intentaron mejorar la calidad de los caballos importando ejemplares más grandes en Dinamarca, Aragón y Francia. Jacobo IV instaló depósitos de sementales en Doune, Dundee y Newark, y él utilizó el Rapploch en Stirling para que pastasen los sementales a la vista de sus apartamentos en el castillo. Linlithgow alojó un buen grupo de establos donde, según las cuentas, Jacobomantuvo su bey castrado, un caballo negro y su yegua blanca.

El adiestrar caballos de batalla era una tarea muy costosa en tiempo y dinero, y pocos lairds tenían la inclinación de comprometerse con tales gastos. Los gentry (pequeña nobleza) ciertamente eran felices en cabalgar en el campo de batalla en los mejores caballos que tenían, pero sin adiestramiento en la táctica de cargar, formar rodilla con rodilla y llevar lanzas niveladas con sus colegas, cuando llegaban allí se sentían obligados a volver al método tradicional de lucha a pie. Esto también aseguraría que sus costosas monturas estaban situadas de forma segura detrás de las líneas, listas para una escapada o una persecución rápida dependiendo del resultado del enfrentamiento.

En completo contraste, el jinete ligero escocés fue observado en Europa como una fuerza de élite. Sus servicios fueron solicitados en las principales campañas del período, incluida la lucha entre Inglaterra y Francia. Las disputadas tierras de la frontera demostraron ser un entrenamiento ideal para las tácticas de caballería ligera; durante generaciones, estas tierras baldías habían sido atravesadas por incursiones y contraataques mientras las familias perseguían enemistades privadas con o sin la excusa temporal de los conflictos Anglo-Escoceses. Los border reivers estaban entrando en su apogeo a principios del siglo XVI, y proporcionaron la mayor parte de la caballería ligera para los ejércitos escoceses e ingleses.

Los reivers se criaron en la silla de montar, tomando parte en las sangrientas guerras fronterizas desde una edad temprana y tenían que aprender rápidamente las tácticas de infiltración, incursión, huida y emboscada. Montaban en razas rápidas, de pies firmes y fuertes como los cobs, hobbies y los galloways; estos rara vez se cuidaban o estabulaban, a menudo se les daba el pasto del páramo después de un día de marcha.

Estos hombres no se lo pensaban dos veces si tenían que quedarse en la silla de montar desde el amanecer al anochecer, a veces cubriendo la distancia casi increíble de hasta 60 millas al día, antes de montar sus incursiones en la oscuridad de la noche. Ellos llevaba consigo todos sus suministros y generalmente vivían de la tierra, proceso que inevitablemente incluía el saqueo y el pillaje tanto del territorio enemigo como el territorio propio. Su lealtad era a menudo cuestionable, a veces los jinetes de frontera ingleses se les podía encontrar hablando con sus contrapartes en el lado escocés.

Estos jinetes ligeros a menudo estaban armados hasta los dientes, llevaban un surtido de armas, incluidas espadas, pequeñas ballestas, arcos, lanzas o “palos con punzones” y jedwart (alabardas); en 1.550 podrían añadir un arcabuz y un par de pistolas en su arsenal. Se dice que los lairds locales podrían levantar mil jinetes bien armados en media hora después de hacer sonar la alarma, o (como era más común en los borders) el avistamiento del Trod Hot, manojo ardiendo de turba llevado a través el distrito en una punta de lanza por un jinete corriendo.

Hot Trod 1590. Era manojo ardiendo de turba llevado a través el distrito en una punta de lanza por un jinete corriendo para dar la alarma y convocar a los soldados: 1 el guardian de la marcha (frontera); 2 jinete llevando el Hot Trod; 3 jinete tocando la corneta. Autor Angus Mcbride

Artillería escocesa

Los monarcas Stewart eran entusiastas de la artillería y tomaron cualquier oportunidad de explorar el desarrollo de armas de pólvora.

Jacobo II había perdido la vida en el asedio de Roxburgh en 1.460 después de un arma estaba inspeccionando estalló en su cara. Jacobo III intentó desarrollar interés de su padre por la importación de cañones de bronce, pero tubo poco éxito antes de que el dinero se le agotara. Jacobo IV fue más exitoso; en 1.505 había contratado varios fabricantes de armas franceses, y designó a Robert Borthwick como maestro artillero. Jacobo ya había usado artillería con gran efecto al suprimir lairds de las Tierras Altas (Highland), y había perfeccionado su capacidad de transportar cañones a grandes distancias, en 1.497 había llevado un tren de artillería incluyendo la gran bombarda “Mons Meg” a las murallas del castillo Norham.

El gran cañón Mons Meg que se encuentra actualmente en el castillo de Edinburgo. Tiene un calibgre de 20″ (51 cm) y disparaba bolardos de piedra de 150 kg a 3 km de alcance. Fue construido en 1.449 por orden de Felipe III de Borgoña, y enviada como presente al rey Jacobo II de Escocia en 1.454

 

El gran cañón Mons Meg haciendo fuego. Autor Anrew Spratt

El tren de artillería que se dirigió hacia el sur en 1.513 fue uno de los mejores en salir del país. Consistía en 5 cañones o “curtals” que disparaban balas de 60 libras; 2 culebrinas de 20 libras (estas armas se llamarían más tarde las “Siete hermanas”); 4 culebrinas “pickmoyane” que disparaban balas de 6-7 libras, que había sido sacado del barco Rose Galley; y 6 culebrinas “moyane” que disparaban bolas de 5 libras. Los ingleses dijeron después de haber capturado los cañones, que eran los mejores que habían visto, con una forma elegante y un acabado brillante. Las armas más grandes eran tiradas por 36 bueyes y dirigidas por nueve conductores, y 20 zapadores los acompañaban con palas, picos y azadas para preparar el camino y construir los emplazamientos de armas.

Transporte del gran cañón Mons Meg, esta gran bombarda pesaba 6.000 kg y era tirada por 36 bueyes y acompañadas de 20 zapadores para abrir camino

Los cañones más pequeños eran tiradas por 16 bueyes y un caballo, con cuatro conductores y 10 zapadores. Los cañones eran transportados en primitivos carros de cañones o cureñas, y se utilizaban grúas para levantar y encender los cañones durante el mantenimiento. Manteca de las Islas Orcadas (una mezcla de aceite de oliva, cera y sebo de oveja) se usaba para engrasar las los cañones contra la oxidación, y estaba empaquetada en numerosos barriles. Se observó que algunos de los disparos se transportaban en 28 caballos de carga, aunque una artillería de ese tamaño obviamente requería muchas más municiones que esas. No es sorprendente que el tren de artillería requiriese numerosas carretas que llevasen toda la parafernalia para apoyar a los artilleros y sus cañones.

La artillería dejó Edimburgo en tres secciones entre el 18 y el 20 de agosto de 1.513, y las armas más grandes estaban en posición en Norham el día 22 luego de cubrir unas 50 millas (80 km), una hazaña notable teniendo en cuenta el mal estado de las carreteras y el mal tiempo.

Gran cañón Mons Meg transportado a un castillo

El desarrollo de la artillería escocesa no se detuvo al morir su principal benefactor. En 1.515 se estableció un nuevo horno en Edimburgo, con Borthwick como el maestro fundidor, un puesto que mantuvo hasta 1.531 (los servicios de Borthwick llegaron a un precio considerable, cuentas de tesorería establecieron su salario a en 100 libras al año). Fue sucedido por Piers de Rouen, que estuvo en el puesto durante los siguientes diez años, hábilmente asistido por Robert Hector. Hacia 1.523 Albany había reemplazado las armas perdidas en Flodden, y llevó 28 cañones y 4 “cañones dobles a Wark, junto con numerosas piezas más pequeñas. El reparto de los cañones fue inicialmente un proceso lento. Las cuentas del tesorero de 1539-41 muestran numerosas entradas que detallan el éxito el reparto de nuevos cañones después de semanas de trabajo antes de que finalmente fueran probados, montados, y en algunos casos decorados elaboradamente con los símbolos de estado. La demanda nuevamente superó a la oferta, y los escoceses importaron un número similar de cañones a los que habían producido pos si mismos.

La artillería escocesa pudo haber obtenido impresionantes resultados durante las marchas, pero parece haber sido mal utilizada en el campo de batalla. Ha habido mucha especulación sobre sí la artillería escocesa en Flodden fue superada por las pocas piezas inglesas más ligeras. La imprecisión y la baja cadencia de fuego se debió al clima, al mal posicionamiento y a las habilidades inadecuadas de los sirvientes (aunque las armas pesadas naturalmente toman más tiempo para ser servidas que las piezas más ligeras). Lo que está claro es que los experimentados artilleros navales empleados por los ingleses superaron a sus homólogos escoceses; la artillería escocesa falló notablemente en sucesivas ocasiones a lo largo del período, tanto en el campo como en en los asedios

En 1.528 la artillería real de Edimburgo y Dunbar se desplegó delante del castillo de Tantallon para derribar la fortaleza rebelde de Douglas, pero después de 20 días de tibio bombardeo, el Rey avergonzado fue obligado a retirarse. Para colmo de males, Archibaldo Douglas, conde de Angus, hizo una salida cuando los artilleros estaban desmantelando los cañones, matando al favorito del Rey, David Falconer, capitán de la guardia de pie, y capturó al maestro artillero Borthwick.

En mayo de 1.546, los castellanos respaldados por los ingleses se apoderaron del castillo de St Andrews. Los escoceses bajo el conde de Arran lo asediaron y arrastraron a dos grandes cañones cuyos nombres eran “Thrawn Mow” y “Deaff Meg”, así como 2 bastardas, 2 flaconetes dobles y varios cañones más pequeños. Siguió un asedio prolongado pero ineficaz, bastante obstaculizado por el hecho de que el hijo de Arran estaba retenido dentro del castillo. En noviembre, el Consejo Privado instó a los franceses a enviar más artillería y, más importante, artilleros expertos. Leo Strozzi fue enviado, desembarcando en Fife en julio de 1.547. Reubicó los cañones en las torres de la universidad y de la abadía, y movió las baterías restantes a posiciones mucho más cercanas. Le llevó tan solo seis semanas preparar las posiciones, reducir el castillo y forzar la rendición de la guarnición, un éxito que había sido eludido a los escoceses durante los 14 meses previos al bombardeo.

En septiembre de ese año los mismos cañones aparecieron a lo largo de las orillas del río Esk en Pinkie, bien provistos y bien protegidos; de nuevo, el número fue impresionante, con entre 25 y 30 piezas asentadas. Los registros afirman que los escoceses desplegaron 2 cañones, 1 culebrina media, 1 culebrina bastarda, 1 pas volent y otras dos piezas grandes, así como 20 pequeños cañones de bronce montados en carros. Se contrataron 500 hombres para servirlos, eran guiados por un tambor y se agrupaban en torno a una bandera con un bucarán pintado. Sin embargo cuando Arran decidió lanzar su ataque contra el ejército inglés, efectivamente desperdició la ventaja en artillería, ya que tuvo que dejar atrás las piezas más grandes atrincheradas en la orilla oeste del río. Luego se les pidió a los artilleros que transportasen sus piezas más ligeras a través del río y los campos arados con el fin de apoyar los bloques de picas. Todas las cuentas sugieren que lo hicieron estoicamente, pero nunca pudieron compensar el desequilibrio en número en el cuerpo a cuerpo final al pie de Falside Hill.

A pesar de tener discutiblemente los mejores cañones de Europa los escoceses continuamente no pudieron hacer mejor uso de ellos. Por lo tanto, es comprensible que cuando comenzó el asedio de Haddington en 1.548 los escoceses dejaron el despliegue artillero a sus aliados extranjeros; fueron ellos los que tuvieron que idear la toma de la fortaleza de nuevo estilo de traza italiana.

 

La infantería escocesa

Piqueros

Era el arma principal de los escoces, la formación principal era el bloque de picas o schiltron que tan buenos resultados les habían proporcionado el siglo anterior.

La mayoría de la infantería estaba armada con una pica, con un asta de 16-18 pies (4,8 a 5,5 m) con una punta de acero de 10 a 12 pulgadas (0,25 a 0,30 m) de largo. La punta de la pica estaba asegurada con pasadores de hierro remachados en la parte superior evitar que se saliesen durante la batalla. La mayoría de las astas eran importadas en Europa, y en particular en los Países Bajos, cuando el suministro de madera adecuada se agotó en Escocia; las cabezas eran hechas por por los cuchilleros y herreros locales.

Entre el bloque de picas o batalla, había un destacamento de hombres armados con bills o alabardas. Estas armas de mango largo combinaban una cuchilla de corte, una punta de lanza y un pico en un solo arma. En teoría, los alabarderos actuaban actuaron como protectores de los porta-estandartes, pero podrían ser enviados para interrumpir sobre los flancos del enemigo, una vez que habían perdido su orden. Fueron usados en pequeño número durante las encamisadas (incursiones nocturnas) y durante los trabajos de asedio renunciando a las engorrosas picas, siendo más fácil de manejar y más efectivas en los espacios confinados de las fortificaciones y trincheras.

Guerreros escoceses siglo XVI: a) highlander mercenario con arcabuz. Viste gorro, pantalones anchos y un abrigo. lleva una espada corta y ancha de un solo filo; b) highlander con arco, escudo targe y espada claymore, lleva puesto unleine (camisola). c) Piquero escocés con jack (acolchado) y escudo; d) jefe de las Tierras Altas; e) arquero montañés en plaid (tejido escocés) con cinturón y boina azul; f) highlander se ha quitado la camisa que ha recogido y anudado alrededor de su cintura, lleva un casco cónico de tipo celta, unescudo tarde con pico y un hacha lochaber (gancho para cortar riendas, etc.).

Las alabardas o bills eran a menudo el arma preferida para mantenerse en el hogar. Hay referencias en Edimburgo para que a burgueses y ciudadanos se les permitiese mantener alabardas en sus tiendas y locales, para su propia defensa y para sofocar la anarquía general a lo largo de High Street.

También los alabarderos eran los preferidos como guardaespaldas personales y para escoltas en los trenes de de bagajes y de artillería.

Más al sur, los fronterizos (borderers) estaban armados los jedwarts. Esta temible arma tenía una longitud 4 pies (1,2 m), con un mango de madera con una estrecha cuchilla de unos centímetros de ancha y una longitud de unos 30 cm con doble filo en la punta.

Los soldados escoceses podían recurrir a su espada y escudo cuando perdían su arma principal. La mayoría de las hojas eran importadas, y nunca hubo un taller real establecido para la fabricación de espadas como había para los cañones. Aun así, hubo un floreciente comercio de espadas, con al menos de 25 comerciantes en Edimburgo solo en los primeros años del siglo.

Las actas del Parlamento emitidas para iniciar wappinschaws en ese período, hacían poca distinción en cuanto a las preferencias regionales en armamento; los requisitos difirieron según las regiones.

Los montañeses (highlanders) desarrollaron la espada de dos manos “claidheamh-mor” (claymore), que se convirtió en el arma de elección en las Tierras Altas Occidentales, tenía entre 4 y 6 pies (1,2 a 1,8 m) de largo, se cree que tuvo sus orígenes en los doppelsoldners alemanes, y se usaron de forma similar, interrumpiendo en las formaciones de picas explotando brechas en la formación.

Guerreros montañeses (highlanders) esoceses. Autor Peter Dennis

Arqueros

El uso de arqueros por los escoceses nunca había coincidido con entusiasta uso de los arcos largos ingleses, y las batallas del siglo XV habían demostrado una y otra vez que los arqueros ingleses eran mortales contra las formaciones cerradas de piqueros escoceses. Eso no quiere decir que los escoceses no tenían arqueros; una gran proporción de los contingentes escoceses enviados a luchar en el extranjero consistían en arqueros, reclutados principalmente en la frontera, donde fue visto de primera mano el potencial de ese arma. En 1.420, el rey Jacobo I había reconocido la importancia de entrenar nuevos arqueros, especialmente prohibir futbol, que en aquella época era popular, a favor de que los hombres que practicasen el tiro con arco, al menos en cada día festivo. Se exigía a los comerciantes que trajeran al país arcos y flechas. Sin embargo, este fervor por el arco no sobrevivió a la muerte de ese Rey, y pronto los escoceses regresaron a las armas más tradicionales. El único legado notable fue la Guardia Escocesa (Garde Ecossaise), los guardaespaldas personales del rey de Francia, que estaban principalmente armados con el arco.

En el siglo XVI, la mayoría de los arqueros escoceses provenían de la frontera y las Tierras Altas, donde el uso del arco seguía siendo esencial para cazar y lidiar con vecinos problemáticos. A pesar de ambos Jacobo IV y Jacobo V eran entusiastas arqueros no intentaron establecer unidades permanentes de arqueros; cuando el ejército escocés se reunió en 1.513 y 1.547 fueron los montañeses a quienes se les pidió que proporcionaran arqueros.

También hubo un papel para la ballesta en los ejércitos escoceses. Aunque nunca empleada en masa en el campo de batalla en ese período, siguió habiendo un número para su uso por guarniciones y escaramuzadoras. Los registros financieros para el acondicionamiento de la flota de Jacobo V incluían ballestas y paveses. Los jinetes fronterizos retuvieron en su ya impresionante arsenal de armas una versión más ligera de la ballesta llamada “latch”.

Soldados ingleses y escoceses siglo XVI. Autores Liliane and Fred Funcken.

 

Armas de fuego

Las armas de fuego francesas desembarcaron en Dumbarton en julio de 1.513, unos dos meses antes de Lodden, incluían ‘400 arcabuces y 600 culebrinas de mano con sus municiones; pero no estuvieron presentes en la batalla de Flodden, ya que esta registrado que fueron trasladados a Stirling tres semanas después de la batalla. Hay poca evidencia física de que los arcabuces fueran usados en grandes cantidades en la batalla (aunque excavaciones recientes del lugar han encontrado bolas de arcabuz en Piper Hill), y no hay ninguna descripción escrita de que ese arma que se estuviera empleando en 1.513. Eso podría ser porque su presencia no tenía nada de especial y no requería ningún reconocimiento particular, o porque el clima húmedo les obligó a dejarlos en el campamento escocés.

Las menciones sobre el uso de arcabuces aumentaron con el paso de los años. Cuando lord Dacre escribió a Wolsey en 1.522, sobre la acumulación masiva de las fuerzas escocesas bajo Albany, advirtió específicamente que los escoceses estaban armados con 1.000 “hagbusches” montados en caballetes y cargados en carros en barriles, así como una gran cantidad de pistolas. Él pudo haber estado exagerando para apoyar su caso, pero la fuerza que finalmente marchó sobre Wark en el otoño de 1.523 se notó como bien provista de artilleros y ballesteros.

En 1.535, el parlamento exigió que la alta burguesía estuviera armada con “hagbuts” y “hagbuts of crochert” en los alardes o wappinschaws, pero la industria armamentistica escocesa no era capaz de suministrar armas de fuego de buena calidad en cantidades suficientes.

Los comerciantes marítimos fueron encargados de llevar a casa en cada embarcación dos o más armas de fuego o el metal para fabricarlas, así como pólvora y moldes, como pago para desembarcar sus bienes. Los franceses fueron constantemente llamados para proporcionar armas y artilleros a sus aliados escoceses.
Los registros muestran claramente el crecimiento en el despliegue de arcabuceros. El historiador contemporáneo Lindsay de Pitscottie notó que la vanguardia de Walter Lyndsey en Haddon Rig tenía 2.000 lanzas, 500 arqueros y 500 arcabuceros. Una división similar de armas fue empleada en 1.547 por la guarnición de Dundee, donde de los 300 hombres levantados, 200 iban a ser infantería, de los cuales la mitad iban armados con “hagbuttis”. La obstinada guarnición que tenía la abadía de Kelso en 1.545 estaba principalmente armada con arcabuces.

En 1.548, la guarnición inglesa de Broughty Ferry fue enviada de vuelta a las fortificaciones por 1.000 arcabuceros escoceses “montados”, un papel en el que los ingleses seguían utilizando mercenarios extranjeros. Los primeros años del siglo XVI fueron testigos del desarrollo de la pistola de rueda.

El primer registro del empleo de pistolas en la caballería fue en una acción en Haddington en 1.548, cuando un francés hirió a un hombre de armas inglés antes de ser derribado después de no poder cargar su arma a tiempo. La pistola de caballería o “dag” pronto se convertiría en un estándar para la caballería escocesa y los jinetes fronterizos.

The post El ejército escocés siglo XVI appeared first on Arre caballo!.

]]>
https://arrecaballo.es/edad-moderna/guerra-anglo-escocesa-o-rough-wooing-1542-51/el-ejercito-escoces-siglo-xvi/feed/ 0