Siglo XVIII Guerras Revolucionarias Francesas I (1.789-95) Asedio de Tolón (1.793)

Ocupación aliada de Tolón

Después del arresto de los diputados girondinos el 2 de junio de 1.793, se produjeron una serie de insurrecciones en las ciudades francesas de Lyon, Aviñón, Nimes y Marsella, conocidas como revueltas federalistas. En Tolón, los revolucionarios expulsaron a la facción jacobina existente, pero pronto fueron suplantados por los monárquicos que eran más numerosos.

El 7 de septiembre, los aliados comenzaron a levantar un ejército tras el anuncio de la recuperación de Marsella y de las represalias que tuvieron lugar allí a manos de los revolucionarios, las fuerzas realistas de unos 1.500 efectivos, dirigidas por el barón de Imbert, solicitaron el apoyo de la flota anglo-española, que estaba en la guerra del Rosellón. El 28 de agosto, los comandantes británicos y españoles de la flota, desembarcaron 17.000 hombres en la bahía de los Islotes.

El almirante Samuel Hood de Royal Navy, tenía 23 buques de línea, 13, fragatas y 13 barcos de diferentes clases con unos 12.000 marineros y el almirante Juan de Lángara de la flota española que operaba en Rosas, en la costa de Gerona, con 12 buques de línea, fue reforzada por la fuerza naval de Federico Gravina, que había partido de el Ferrol el 9 de julio, alcanzando los 23 buques de línea, 8 fragatas con 13.000 marineros. Hood pidió a Lángara el refuerzo de seis navíos y el almirante español reaccionó dirigiéndose a Tolón con toda su escuadra.

Las fuerzas desembarcadas fueron: 1.626 británicos (RI-11, RI-25, RI-30 y RI-69), que serían reforzados el 27 de octubre (RI-1, RI-18, 1 Cía de marines y 1 Bón de artillería) alcanzaron los 2.653 efectivos; 6.523 españoles (1 BI de los RIs de Córdoba, Málaga, el suizo Betschart y el irlandés Hibernia, 2 BIs del RI Mallorca, 1 BI de marina, RIs provinciales de Chinchilla y Lorca, 2 Cías granaderos y 1 ED del Rey); 3.332 napolitanos (4 BIs y 4 Cías de granaderos, 1 Cía de marines, 1 Bía) y 1.584 piamonteses (3 BIs y 1 BG).

De 25 al 26 de agosto de 1.793, las tripulaciones de la flota se rebelaron contra su comandante, el vice-almirante realista Jean-Honoré de Trogoff, señor de Kerlessy, dirigidos por el contra-almirante republicano Jean René César de Saint-Julien de Chabon, que intentó reorganizar la flota para hacer frente a los rebeldes y a la Royal Navy.

Los rebeldes amenazaron con bombardear la flota con bolas al rojo, desde la batería de la Gran Torre, Saint-Julien respondió con bombardear a la ciudad y colgar a los miembros del comité si la flota era atacada.

La noche del 27-28 de agosto la moral de la flota se colapsó, con las lealtades divididas, muchos marineros abandonaron los barcos, y huyeron.

El 29 de agosto, la flota anglo-española entró en el puerto de Toulon; Saint-Julien ordenó a la flota prepararse para la lucha, pero solo 4 barcos de los 17 le obedecieron y tuvieron que refugiarse en el pequeño puerto. Las británicos desembarcaron 1.200 hombres en el puerto de Toulon, sin encontrar resistencia, rápidamente ocuparon el fuerte La Malgue y enviaron destacamentos a la ciudad. Poco después llegó Langara con 12 buques de línea y 3.000 soldados.

El barón d’Imbert entregó el puerto de Tolón a la marina británica, y el contra-almirante Saint-Julien se entregó a los ingleses, ya que temía ser linchado por los rebeldes.

Tolón izó la bandera real, la flor de lis, y d’Imbert declaró al Luis XVII de 8 años como rey de Francia el 1 de octubre. Este resultado produjo una situación potencialmente mortal para la república francesa, ya que la ciudad tenía un arsenal naval clave y era la base de 26 barcos de la línea (aproximadamente un tercio del total disponible de la Armada Francesa). Sin este puerto había pocas posibilidades de ambiciones navales francesas. Como resultado, cualquier deseo de desafiar a los aliados, y específicamente a los británicos, por el control de los mares estaría fuera de discusión. Además, su pérdida enviaría una señal peligrosa a otros que se preparan para rebelarse contra la República.

Asedio de Tolón (1793). Vista del asedio desde las alturas de Ollioulles, se observa el puerto interior y las alturas del monte Moron. Autor Jean-Antoine-Siméon Fort, colección de René Chartrand

Comienzo del asedio

Las primeras fuerzas republicanas en acudir a Tolón fueron una avanzada enviada por el Jean-François Carteaux, jefe del ejército del Piamonte, que envió al brigadier Mouret con unos 800 efectivos para ocupar Ollioules, a 6 km de Tolón. Su misión era ocupar las alturas que dominan el puerto interior. Los refugiados de Marsella avisaron del acercamiento de los franceses, en repuesta se envió un destacamento de 200 británicos bajo el capitán Elphinstone y 300 españoles bajo el brigadier Izquierdo, que salieron de la ciudad a las 15,00 horas del 31 de agosto, y alcanzaron el paso antes de que llegaran los franceses. Poco después llegaron los franceses, en el enfrentamiento los británicos tuvieron 1 muerto y 13 heridos, los españoles 3 muertos y 2 heridos, y los franceses tuvieron 8 muertos y 30 prisioneros, así como la pérdida de 2 cañones y 2 colores de batallón. Los franceses huyeron y los aliados dejaron una guarnición en Ollioules como una posición de cobertura.

Los aliados formaron un perímetro defensivo de 13 km alrededor de Tolón en forma de “U” invertida, con 11 fuertes y reductos. Las posiciones más importantes eran el fuerte de la Malgue en el este de la ciudad, el fuerte de Crix Faron en la cima de una colina de 563 metros de altura, y el fuerte de Malbousquet en el oeste de la ciudad, este perímetro interior tenía 4 km y estaba guarnecido por 1.171 británicos y 3.166 españoles.

Mientras tanto, las tropas de la Convención, el ejército del Piamonte llamado ejército “Carmagnoles“, bajo el mando del general Carteaux, después de sus reconquistas de Aviñón y Marsella, luego de Ollioules, el 8 de septiembre, llegaron frente a Toulon y acompañado por los 6.000 hombres del ejército de Italia, estacionados en los Alpes Marítimos, mandados por el general Lapoype, que acababa de apoderarse de La Valeta, y buscaba apoderarse de los fuertes del monte Faron, que dominaba ciudad al este.

Fueron reforzados por 3.000 marineros y soldados de la guarnición, quienes, siguiendo el ejemplo del contralmirante Saint-Julien, se negaron a servir a los británicos (a diferencia del comandante de la flota, el Contralmirante Trogoff y el la mayoría de los capitanes, casi todos los realistas) y escaparon de Toulon, a veces desertaron nadando. El conjunto formó el ejército provisional conocido como “el campamento frente a Toulon“.

Los aliados a primeros de septiembre estaban en inferioridad de fuerzas de 3 a 1, pero tenían ciertas ventajas, tenían superioridad en artillería, habían capturado unos 300 cañones franceses en la base naval y en los fuertes, solo el fuerte de La Malgue tenía 124 cañones. Además el terreno favorecía la defensa, cualquier ataque a los fuertes importantes, estarían sometidos a fuego de enfilada de los barcos aliados. También las líneas interiores favorecían la defensa y las líneas exteriores hacían difícil la coordinación de los ataques franceses. Los representantes en misión Barras y Fréron fueron capaces de establecer una red de espionaje entre los comerciantes que vendían mercancías a los aliados, proporcionando información sobre fuerzas y disposiciones.

El jefe de artillería de Carteaux, el Tcol Elzéar-Auguste Cousin de Dommartin, fue herido en Ollioules, los representantes en misión, le impusieron al joven capitán Napoleón Bonaparte, presente en el ejército de Aviñón a pesar de la mutua antipatía entre los dos hombres.

Cuando Napoleón llegó por primera vez a las dependencias del ejército y se presentó, el general Cartaux, éste le dijo que “sus servicios no serían necesarios para la recuperación de Tolón, ¡era bienvenido a compartir la gloria de la operación!”. Al día siguiente fue invitado a inspeccionar a los sitiadores que se preparaban para la batalla. Napoleón se sorprendió cuando descubrió que los pocos cañones disponibles, estaban mal asentados, estaban colocados a dos disparos de distancia del puerto, y las bolas que estaban destinadas a destruir la flota terminaban golpeando las casas de campo vecinas.

Mientras intentaba solucionar estos problemas, a Napoleón se le dieron instrucciones para el asedio. Napoleón dispararía sobre la ciudad durante tres días, momento en el cual el general Cartaux atacaría en tres columnas. El plan era desesperado, y no ayudaba que Napoleón tuviera solo 24 años. Además de unos pocos servicios fallidos durante la Revolución Corsa, no tenía experiencia en la guerra y tenía que vencer una ciudad fortificada con un poderoso escuadrón naval que había conectado fuertes y defendió el puerto que podría usarse para refuerzos.

Sin embargo, Napoleón no se sintió intimidado por nada de esto y rápidamente se dio cuenta de que Tolón tendría que ser abandonada o entregada. También se dio cuenta de que, aunque el objetivo principal del asedio, Tolón no era el objetivo principal para ser atacado.

Primeras baterías francesas

El 16 de septiembre, después de ser nombrado jefe de artillería, Napoleón mandó abrir fuego con las batería emplazadas cerca de la costa Cap Négre y Beau Rouge rompieron fuego contra embarcaciones inglesas. Al siguiente día lo continuaron con otras tres baterías cercanas al pueblo de La Seyne. Los buques y baterías flotantes respondieron desde la madrugada del 19 con su artillería de 24 lbs y, desde más lejos, los navíos San Juan Nepomuceno (74) y el Saint George (98), respectivamente. No obstante tras sufrir daños de consideración y algunas bajas, los republicanos, repararon las primeras y continuaron sus fuegos el día 20, siendo de nuevo contestados reciamente por los de los buques.

El 18 de septiembre, Napoleón estableció su primera Bía en la colina de Saint-Laurent, conocida como de “la Montaña” con 4×24 y 1×36, protegidos por una pared de madera con escombros. La distancia de 3.500 metros resultó excesiva.

Asedio de Tolón 1793. Batería de la Montaña, Napoleón dispara un cañón contra la fragata Aurora, mientras los representantes Salicetti y Frerón le observan . Autor Adam Hook

Después de un reconocimiento, Napoleón Bonaparte concibió un plan para tomar los fuertes de Éguillette y Balaguier, en la península de Caire, para luego cortar el paso entre el puerto pequeño y el gran puerto, lo que reduciría los suministros marítimos, necesarios para los asediados.

Carteaux, reacio, envió solo un destacamento débil bajo el general Delaborde, quien fracasó en su intento, Federico Gravina, se efectuó un desembarco en la península de Caire o de Balaguier con 530 hombres, de ellos 150 del RI Mallorca, 150 ingleses, 50 granaderos y 93 marines, y 57 granaderos del RI Hibernia, divididos en tres columnas. Ocuparon la altura de L’Eguillete, donde el enemigo intentaba emplazar cañones para tirar contra los fondeaderos. Los aliados, alertados por el ataque, construyeron un gran reducto de tierra, en la cima de la colina, llamado fuerte Mulgrave, en honor del comandante británico. Fue apoyado por tres fuertes más pequeños, llamados: San Felipe, San Cosme y San Carlos. El complejo aparentemente inexpugnable fue apodado por los británicos como “Little Gibraltar” (pequeño Gibraltar).

Bonaparte, insatisfecho con su única batería, conocida como “la Montaña”, estableció otra el 21 en la costa de Brégaillon, conocida como “Sans-Culottes” con 1×44 cañón y 1×12 obús. El almirante trató de silenciar a las poderosas baterías, pero sin éxito.

Asedio de Tolón (1793). Batería francesa de Sans Culottes, se observa el cañón de 44 lbs

Las fuerzas francesas estaban divididas en tres divisiones:

  • División derecha bajo el mayor-general Delaborde con su cuartel general en La Seyne, contaba con la BRI de Brulè, BRI de Victor, y BRI de Dugua.
  • División central bajo el mayor-general Mouret, con su cuartel general en Ollioules, que también era el cuartel general francés y de la artillería, con la BRI de Garnier, BRI de Gardanne, y la BRI?
  • División izquierda bajo el mayor-general Lapoype con su cuartel general en la Valette, con 5 BRIs (Massena, Labarre, Guillot, Micas y Argod)

Duelos artilleros

Los duelos artilleros los días 23 y 25 de septiembre entre baterías republicanas que abrieron fuego al que contestaron los buques San Juan, San Ildefonso y San Jorge y la fragata francesa La Efigénie, armada en bombarda con 2 morteros. Se destruyó la batería republicana de la Viña. El San Juan, que era el objetivo principal del enemigo, recibió algunos impactos desde las seis de la mañana hasta las cinco y media de la tarde, en que terminó la acción, efectuando, por su parte, 1.695 disparos.

Otro duelo artillero, entre artillería republicana y los buques, tuvo lugar el día 25, sufriendo esta vez el que más el navío San Ildefonso. El día 24 de septiembre se había artillado la altura de Balaguier con 1×24 y 4×6 cañones, desde donde los cañones llegaban a unos molinos ocupados por las avanzadas republicanas.

El día 26 de de septiembre, avanzando por las alturas del NE, se acercaron los franceses a los fuertes de Faron y Pomet y atacaron a éste último, siendo rechazados por cuatro veces, con grandes pérdidas. El día 27 abrió fuego la artillería del castillo de Pomet al divisar patrullas enemigas en sus alrededores. También en ese día, el alférez de fragata don Juan Vildosola, escoltando 8 carros de municiones, batió y dispersó a una fuerza enemiga superior a la suya que le había tendido una emboscada.

El día 1 de octubre, al amanecer, el general Lapoype con 1.000 efectivos, realizó un ataque sorpresa contra el fuerte Este de Faron, donde había una avanzada y un reducto guarnecidos por un centenar de hombres. A las diez de la mañana del mismo día, el almirante Gravina, en persona, salió al contraataque al frente de 1.200 hombres de todas las naciones aliadas; iban con él su segundo, el brigadier Izquierdo, lord Mulgrave, comandante de las fuerzas inglesas; el caballero Revell, de las sardos; el caballero Pignatelli, de los sicilianos, y el conde del Puerto. Lleva en vanguardia a los españoles.

También hicieron una salida los del fuerte Faron. A las tres de la tarde, los españoles, avanzando ardorosamente por un terreno muy quebrado, recuperaban la altura dominante. Los republicanos se retiraron precipitadamente montaña abajo, dejando en la cumbre 250 muertos y muchos más en el barranco. Pereció señor Didot, que mandaba el ataque. Federico Gravina resultó herido de consideración en una pierna.

Asedio de Tolón (1793). Mapa del Asedio

Después del fracaso del general Lapoype contra el fuerte de Faron, se le pidió a Bonaparte que bombardease el gran fuerte de Malbousquet, cuya captura condiciona la de la ciudad.

El día 8 de octubre, para clavar los cañones de una batería que los republicanos preparaban para disparar contra la de la izquierda de Balaguier, que defendía el fondeadero de las escuadras y, desde este puesto, se efectuó una salida después de reforzarle con 230 hombres de marinería y tropa de la escuadra española. A las doce de la noche, mandadas por el Tcol Nugent, del RI de Hibernia, salieron 400 hombres, asaltando por sorpresa la batería y clavando 3×24 cañones enemigos, 1×6 y 2×14 morteros, rompiendo también las cureñas e inutilizando las municiones. La niebla impidió una acción, prevista y coordinada con ésta, contra la batería republicana de este frente llamado de los Molinos, pues las tropas que estaban preparadas para efectuarla no vieron el cohete de señal de haber conseguido las otras el objetivo con la destrucción de la artillería.

El 14 de octubre fue avisado Gravina de que el ejercito republicano montaba una operación, en fuerza, contra el fuerte de Malbousquet; salió al encuentro de los atacantes con fuerzas españolas y napolitanas mandadas por el brigadier Izquierdo, e inglesas y sardas bajo Mulgrave.

Los españoles, que estaban a la izquierda, ocuparon la altura de Les Gaux, frente a Malbousquet, y un destacamento maniobró en apoyo de los ingleses, que habían establecido contacto con los franceses por la derecha; así fueron cogidos de flanco y batidos por el conde del Puerto, que fue prontamente reforzado por las tropas de marina del capitán de navío Estrada y el batallón de Hibernia. Después, a causa de lo quebrado del terreno, la gran superioridad del enemigo, estar apoyado este con artillería y acercarse la noche, se vieron forzados a emprender la retirada, que se hizo en buen orden.

Ese mismo día, hubo operaciones en el frente de Levante, pues el gobernador del castillo de la Malgue, el capitán de navío Helfiston, con tropas españolas, inglesas, napolitanas y francesas, tomó posesión de la altura que domina al cabo Brun, puesto de gran importancia por dominar una amplia zona de la Rada Grande.

Los republicanos atacaron en fuerza, al día siguiente, y Helfiston tuvo que replegarse. Gravina, cuando recibió noticias de esa retirada, ordenó una salida o amplia incursión para la recuperación de esa altura de cabo Brun, cortar al enemigo si se podía y, en todo caso, atacar el campamento republicano de La Garde. La base de partida fue el fuerte de Artigues; la fuerza 3.003 hombres de infantería, 40 dragones y 8 piezas de artillería, se dividió en dos columnas, que marcharon juntas hasta La Valette; mandando previamente, a la altura de cabo Brun, un destacamento compuesto por una compañía de marina y otra del RI Mallorca, a ocupar una elevación que aseguraba la comunicación con la plaza y vigilaba el valle Favier, por el que discurren las comunicaciones con el castillo de Turnes, Ardenes y Lugar de Ribest. Izquierdo se dirigió por el camino de Sollies, batiendo su vanguardia de dragones, un destacamento enemigo.

El 18 de octubre, llegó el general Rafael Valdés y notificó que Gravina había sido nombrado general en jefe de las fuerzas aliadas de Tolón, dado que las fuerzas españolas eran mayoría en la plaza. Esto no sentó bien a los ingleses. Los españoles tenía 20 buques de línea frente a los 10 británicos.
Promovido a comandante del batallón de artillería el 19 de octubre, Napoleón organizó una gran batería conocida como “la Convención” (cañones 7×24), frente al fuerte de Mulgrave, en la colina de la Arena; estaba apoyada por la de “des hommes sans peur” (hombres sin miedo) (cañones 3×16 y morteros 2×12 y 3×8) asentada en la colina Dumonceau a tan solo 300 metros del fuerte Mulgrave, que fueron terminadas el 28 de octubre.

Asedio de Tolón (1793). Situación de las baterías francesas. Fuente Osprey
Asedio de Tolón (1793). Efectivos de las posiciones aliadas y baterías francesas. Fuente Osprey

El 27 de octubre llegaron 1.000 refuerzos británicos de Gibraltar que incluían el RI-1 y el RI-18, bajo el general O’Hara, que relevaría a Mulgrave.

Con la caída de Lyon el 9 de octubre, los franceses recibieron refuerzos, alcanzando los 25.000 efectivos, frente a los 16.000 aliados, de los cuales una cuarta parte estaban enfermos.

El 11 de noviembre, Carteaux, despedido, fue reemplazado por el mayor-general Amédée Doppet, un ex-médico, cuya indecisión frustró un intento por sorpresa contra el fuerte Mulgrave, el 16 de noviembre; cuando varios piquetes franceses decidieron asaltar un puesto avanzado del fuerte Mulgrave, siendo capturados por los granaderos españoles, que fueron insultados desde las filas francesas, los granaderos golpearon a los prisioneros a la vista de los franceses, sus compañeros del RI Côte d’Or realizaron un contraataque para liberarlos, a los que se unieron parte de la brigada, otras unidades francesas realizaron ataques menores contra los reductos de Malbousquet y Sablettes, Bonaparte y Doppet se sumaron al ataque. Los aliados que no esperaban un ataque a plena luz del día, fueron tomados por sorpresa. Los españoles a duras penas consiguieron mantener el reducto de San Luis, guarnecido por fuerzas de los RIs de Chinchilla y Lorca. El ataque francés fue repelido con la llegada del general O’Hara con 1 Cía del RI-1 Royals, que rechazó a los franceses sin un líder.

Conscientes de la incompetencia de Doppet, los representantes le obligaron a renunciar. Fue sucedido por un soldado profesional, Jacques François Dugommier, que llegó acompañado por el general Jean-Pierre du Teil de 71 años, que había sido inspector de artillería, quien inmediatamente reconoció el valor del plan de Bonaparte y se preparó para la captura del fuerte de Mulgrave o Little Gibraltar. El 20 de noviembre, tan pronto como llegó, se estableció la batería de “les Jacobins” (cañones 3×24 y 5 morteros), en la cresta de Evescat, y la de los “Chasse Coquins” (cañones 3×16 y 3 morteros) en apoyo a la de los “Hombres sin miedo“. La batería “Farineiere” (morteros 4×12) se asentó para batir el fuerte Malbousquet.

Mientras tanto, el general Mulgrave, que había regresado a Inglaterra el 23 de noviembre, informó al secretario de la guerra Dundas acerca de la deteriorada situación militar en Tolón. Dundas alarmado ordenó la destrucción de la flota francesa y los la base naval, pero la orden llegaría tarde.

Salida contra la batería la Poudrière el 30 de noviembre

Los fuertes Malbousquet y Mulgrave fueron constantemente bombardeados por las baterías francesas. Creyendo que Malbousquet era el objetivo principal, y presionado por el bombardeo, el general O’Hara decidió actuar antes de que fuera demasiado tarde. Decidieron realizar una salida el 30 de noviembre para apoderarse de las baterías francesas. 2.350 efectivos partieron del fuerte Malbousquet en tres columnas: una columna anglo-sarda bajo Dundas, una columna española (700) bajo Izquierdo y una columna napolitana bajo Revel, se dirigieron a la batería la Poudrière (cañones 4×24), la batería fue tomada y los 4 cañones clavados. La brigada Garnier que tenía que defender las batería fue columnas asaltaban los almacenes de artillería. Las columnas perdieron la cohesión y no pudieron apoyarse mutuamente.

Llegando desde Ollioules, Dugommier reunió la división de Mouret y lanzó un contraataque contra el flanco aliado, el general O’Hara a caballo y sin escolta, se dirigió a lo que iba a ser su mayor éxito, cuando llegó a la batería la Poudrière que suponía había sido ocupada por los ingleses, pero estos se habían ido y los franceses aún no la habían ocupado, fue herido por un disparo en el brazo y hecho prisionero, con él estaban el capitán Rafael Echaburu, que le acompañaba como ayudante de campo del general Gravina estaba de enlace con las tropas españolas. Otro de los ayudantes de O’Hara, el alférez de navío Vázquez de Figueroa, se libró de caer prisionero porque estaba llevando una orden cuando cogieron al general.

Dugommier atacó a las columnas que se retiraron hacia el río Neuve, las bajas aliadas fueron 63 muertos, 286 heridos y 129 capturados (229 inglesas, 119 españoles y 65 sardos y napolitanos). Los franceses tuvieron 50 muertos y 150 heridos.

Asedio de Tolón (1793). Fuerzas francesas retomando la batería la Poudriere tomada el 30 de noviembre, tras el golpe aliado. Autor Sigismond Himely
Asedio de Tolón (1793). Detalle de las fuerzas francesas retomando la batería la Poudriere el 30 de noviembre. Autor Sigismond Himely

Batalla final

Dugommier, Lapoype y Bonaparte acordaron lanzar un asalto general en la noche del 16 al 17 de diciembre contra el fuerte Mulgrave o Litte Gibraltar, que había sido bombardeado la semana anterior, al mismo tiempo que se asaltaría el monte Faron.

El fuerte Mulgrave estaba defendido por 1.400 españoles, 260 británicos, 600 napolitanos y 160 sardos, tanto en el fuerte como en los fuertes menores de San Felipe, San Luis y San Carlos, o en reserva en el fuerte Balaguer.

Los fuertes que defendían el monte Farón estaban guarnecidos por 1.800 hombres (590 españoles, 490 británicos, 540 napolitanos, y 220 sardos). Una fuerte reserva británica estaba situada en el fuerte Le Malgue.

Para asaltar el fuerte Mulgrave, Dugommier decidió atacar en 4 columnas:

  • Primera columna bajo el Tcol Victor con 2.100 hombres, debía avanzar por el borde del agua al puerto interior. Debía abrir una brecha en el abatís.
  • Segunda columna bajo el Tcol Nicolás Brulé con 1.690 hombres, se dirigiría al suroeste y atacar el fuerte desde el lado suroeste, sería una finta para atraer la reserva aliada.
  • Tercera columna bajo el mayor-general Henri-François Deloborde (1.500), debería seguir la columna de Victor y penerar por la brecha.
  • Reserva bajo el Tcol Bonaparte y el capitán Muiron (1.500 efectivos) debían esperar en La Seyne y esperar el desarrollo.

Al anochecer del 17 de diciembre, Dugommier reunió los 7.000 efectivos del ataque en la villa de La Seyne, a 1,5 km del fuerte.

Asedio de Tolón (1793). Ataque al fuerte Mulgrave conocido como Little Gibraltar el 18 de diciembre. Plano del ataque. Fuente Osprey

A las 2 de la mañana bajo una fuerte tormenta, seguida de una neblina. Avanzaron la primera y segunda columna, dos puestos avanzados formados por piquetes de 20 a 25 hombres, uno británico y otro español fueron asaltados, pero dieron la alarma. La columna de Victor se enfrenta al fuerte San Luis, defendido por 437 españoles bajo el coronel Ariza, que rechazaron 3 asaltos seguidos, el propio Victor resultó herido, Napoleón decidió emplear la reserva, en el ataque de la reserva, el coronel Ariza fue herido, y decidió retirarse al fuerte de San Felipe, después de haber dado tiempo al fuerte principal para preparar la defensa.

A las 4 de la mañana, la columna de Brulé había iniciado el asalto del fuerte Mulgrave, y los defensores creyendo que era el asalto principal, y emplearon sus reservas para rechazarlo. Mientras estaban distraídos llegaron las fuerzas de Napoleón, que fueron detectadas cuando estaban cerca del fuerte, dado que la lluvia y neblina ocultaban sus movimientos, los cañones del fuerte de 32 y 24 lbs no tenían ángulo de depresión, y el fuerte carecía de artillería ligera. Los franceses alcanzaron la zanja y treparon sin dificultad las paredes, primero entraron los cazadores de la Legión de Allobroges y del BI-VI de Marsella dirigidos por el capitán Muiron y eran seguidos por granaderos, del BG-50, los defensores que eran artilleros navales y marines británicos. Bonaparte llegó cuando estaban finalizando de reducir a los defensores.

Asedio de Tolón (1793). Asalto al fuerte Mulgrave conocido como Little Gibraltar el 18 de diciembre. Se observa a Napoleón en el parapeto con los cazadores y detrás los granaderos con el general Dugommier al frente; los defensores son artilleros navales, marines y regulares. Autor Adam Hook

El capitán Connolly del RI-18 Royal Irish organizó un contraataque con unos 80 soldados, marines y artilleros navales, los británicos contraatacaron antes de que los granaderos franceses su hubieran incorporado, en el combate Napoleón fue herido por el espatón de un sargento británico, también resultaron heridos el general Dugommier y el capitán Moiron. Los franceses lograron apoderarse del fuerte y los británicos escaparon por el sur, perdiendo 62 marines, 29 marineros y 150 soldados, los franceses tuvieron 80 muertos y 150 heridos.

Asedio de Tolón (1793). Ocupación el fuerte de Mulgrave. Se aprecia los fuertes de Eguileette y de a la izquierda el fuerte de Balaguier, a la izquierda el reducto de San Luis el reducto de San Felipe. Autor Sigismond Himely

A las cuatro de la mañana recibió noticia el general Gravina, de que los enemigos habían ocupado el fuerte de Mulgrave y el fuerte de San Luis y de que los defensores se habían replegado sobre una altura inmediata a retaguardia, donde se encontraba el fuerte de San Carlos, resistiendo en ella. Gravina preguntó al jefe del sector, el general Izquierdo, si podría recuperar los fuertes perdidos o al menos mantenerse en San Carlos, pero no siendo posible ni lo uno ni lo otro, por la enorme intensidad del ataque enemigo, el general Lángara dispuso se retirase a la playa de Balaguier, donde estarían las lanchas de la escuadra con el mayor-general don Ignacio María de Alava para proceder a la evacuación del sector. Unos 400 napolitanos ocupaban el fuerte L’Eguilette establecieron una posición de bloqueo, que permitió el repliegue de las tropas aliadas sin ser molestados.

Los aliados embarcaron en el fuerte Balaguier en 3 fragatas a las 10,30, después de clavar los cañones y explotar la munición. Las fuerzas se evacuaron en orden sin realizar un solo disparo.

Mientras asaltaban el fuerte Mulgrave, se realizaron 3 ataques de distracción.

Sobre el fuerte Malbousquet por el brigadier Pierre-Dominique Garnier con su brigada de unos 2.000 efectivos, supervisado por el mayor-general André Mouret, primero las baterías abrieron fuego, para distraer sobre el objetivo principal. El fuerte de San Antonio el Grande, mandado por el teniente de navío don Mariano Mendicueta. Rechazó a los enemigos, pero la guarnición inglesa del puesto de la Masca se vio obligada a retirarse sobre el referido fuerte de San Antonio.

Asedio de Toulon 1793. Los franceses disparando desde la Poudrière con cañones de 24 libras se bombardea al fuerte aliado de Malbusquet, mientras un batallón realiza un ataque de finta el 18 de diciembre.

Otro sobre el cabo le Brun dirigido por el Tcol La Harpe con 1 BI del RI-35.

El tercero y más fuerte sería realizado por Lapoype sobre el monte Faron con 4.000 tropas en 3 columnas: la de la izquierda la brigada del general André Messèna con 1.300 efectivos, la del centro bajo el Tcol Jean-François Micas con 1.300, y la derecha bajo el coronel François Argod con 1.300.
Lapoype tenía una gran distancia que recorrer en un terreno difícil, de noche y bajo la lluvia, pero a pesar de todo comenzó el ataque a las 3 de la mañana, con los cazadores e infantería ligera encabezando el ataque sigilosamente, los aliados no habían aprendido del ataque anterior y paso crucial Pas-de-la Masque estaba poco protegido por un piquete de españoles, la columna del centro de Micas, actuó como diversión, mientras que la columna de la izquierda evitó el fuerte la Cruz de Farón fuertemente defendido, y se dirigió hacia el fuerte Faron defendido por 395 efectivos (3 Cías una inglesa, otra napolitana y otra sarda con 7×24 cañones, bajo el Tcol sardo Faissone de Germagnano) que fue alcanzado sobre las 8 de la mañana, realizando tres asaltos que fueron repelidos. Sobre las 10 de la mañana, Masséna decidió evitar el fuerte Faron y dirigirse al sur contra el fuerte de Artigues, guarnicionado por 20 británicos y 89 napolitanos, que fue asaltado y ofreció poca resistencia. A las 11 de la mañana, al darse cuenta que los franceses había cortado su retaguardia, los españoles y napolitanos, abandonaron el fuerte del monte Faron dejando 3 Cías del RI-11 británico como forlorn hope para proteger la retirada.

Gravina se movía llevado de un lado a otro en una silla de manos, pues aún tenía abierta la herida. Dispuso un contraataque para expulsar al enemigo del paso de la Masca, del de Monge y de las alturas de San Antonio. Su plan era atacar en tres columnas, de modo semejante a como se había hecho el 1 de octubre, saliendo de los campamentos de San Antonio y Artigues, reforzando mucho la columna procedente de este último. Se desistió al ver que las fuerzas de que se disponía eran insuficientes para la empresa. Celebró un consejo de guerra Gravina y Hood eran partidarios seguir con la defensa, mientras que Dundas dijo que la defensa era imposible y Hood asintió. Se acordó abandonar todas las posiciones que aún mantenían, y replegarse al perímetro de Tolón, Hood ordenó inmediatamente destruir los buques franceses, así como los polvorines y muelles.

Reembarco de Tolón

El reembarco había de hacerse a las 11 de la noche del día 18, en la playa inmediata al fuerte de la Malgue. Las fuerzas españolas, al mando del Tcol Hogan, del regimiento de Hibernia, tenía que cubrir la retaguardia durante la retirada.

Ya en la mañana del día 18 embarcaron los enfermos en los buques (más de 2.000). Los toloneses, que temían represalias de los convencionalistas, embarcaron atropelladamente, arrojándose desde los muelles a las lanchas que envió Lángara al interior del puerto. En la tarde de ese día, las baterías de Balaguier y del fuerte de Santa Margarita bombardearon a los buques, forzando a que se trasladasen hasta la boca del puerto. También por la tarde se evacuaron las guarniciones de La Sablette y cabo Brun, éstas por la Malgue. Gravina, a pesar de su herida, quiso permanecer en la plaza hasta el último momento, pero, al adelantarse la hora de la evacuación, se retiró a bordo, a las 11 de la noche, embarcando en el muelle.

Asedio de Tolón 1793. Evacuación aliada del puerto de Tolón el 18 de diciembre. Incendio de parte de la flota francesa y del arsenal.

La retirada de las tropas fue dirigida, en la noche del 18 al 19, por el general Domingo Izquierdo. Ya desde las siete de la tarde se prepararon, formando en columnas, en la muralla. Se había proyectado salir por la puerta de Italia para dirigirse a la Malgue, pero, al avanzar los enemigos desde el Faron, acercarse y quedar batida la referida puerta, se salió por una poterna situada más cerca de la orilla, a buscar un camino para la Malgue, más bajo y que no quedaba batido.

El plan se llevó a cabo como estaba previsto, formando la extrema retaguardia la segunda compañía de granaderos de Mallorca, y la de cazadores de marina del teniente de navío José Ortega, con un destacamento de artilleros navales que clavaron los últimos cañones. Durante el embarco de las fuerzas de otras naciones estuvo la retaguardia formada en batalla en una altura, a la izquierda de la ciudadela de la Malgue, en previsión de que los enemigos intentasen un ataque. Las últimas que embarcaron fueron las de los RIs de Córdoba y Mallorca y, simultáneamente, la guarnición inglesa de La Malgue, con su gobernador, que fue el último en salir de la fortaleza. El último hombre que embarcó fue el coronel español José Ago, que no quiso hacerlo hasta no haber puesto a salvo a todos los soldados de todas las naciones aliadas.

El arsenal militar y los buques de guerra franceses que no podían salir se había dispuesto que fuesen incendiados, para lo cual el almirante Hood designó al capitán de navío Sidney Smith con algunos oficiales. El almirante Lángara nombró para esta misión a los tenientes de navío Pedro Cotiella y Francisco Riquelme. El incendio se inició en el Arsenal a las nueve de la noche, antes de la hora convenida, debido a una señal equivocada. A las diez de la noche ya había terminado la salida de las tropas y el Arsenal estaba totalmente en llamas. Mientras todo esto ocurría, los franceses seguían bombardeando la ciudad, especialmente las fortificaciones de las puertas de Francia y de Italia.

Asedio de Tolón 1793. Quema de los buques franceses el 18 de diciembre.

A parte de sus fuerzas, Hood y Gravina embarcaron 7.500 civiles, Hook se llevó 4 buques de línea: el Commerce de Marseille (118), el Pompée (74), el Scipio (74) y el Mighty (74); 7 fragatas y 3 corvetas. Se quemaron 8 buques de línea: el Triomphant (80), el Themistocles (74), el Duguay-Trouin (74), el Tricouleur (74), el Suffisant (74), el Liberté (74), el Hero (74) y el Destine (74), así como la fragata Lutine (12). Curiosamente el fuego en la base naval había sido llevado a cabo por prisioneros que Smith había liberado en el muelle, y que controlaron el incendio.

En el puerto quedaron 14 buques de línea franceses, la mayoría resultó muy dañados (a menudo parcialmente quemados o degradados), y pocos pudieron llegar al mar a corto plazo.

Las bajas aliadas en el asedio fueron unos 2.600 de los cuales 400 fueron muertos, los británicos tuvieron 150 muertos, 280 heridos y 270 capturados o desaparecidos. Los españoles 200 muertos, 640 heridos y 400 capturados o desaparecidos. Los sardos y napolitanos 100 muertos y unos 1.000 abandonados durante la evacuación. Los franceses tuvieron 500 muertos y 1.200 heridos.

La escuadra española se dirigió al fondeadero de las vecinas islas de Hyéres, para prepararse allí y dirigirse después a Mahón, con objeto de dejar enfermos, tropa y emigrados, éstos muy numerosos, al serlo los toloneses que temían la reacción de los convencionalistas. Frente a Tolón quedaron el navío San Joaquín y las fragatas Santa Cecilia y Florentina, para advertir a quien llegase por mar que la plaza estaba ocupada por el enemigo.

El almirante Hood dedicó su escuadra al bloqueo tanto de Tolón como de Marsella, después de destacar algunos buques para transportar tropas.

El 27 de diciembre de 1.793, el Comité de Seguridad Pública nombró a Jacques Dugommier general en jefe del ejército de los Pirineos Orientales, que llegó con 12.000 hombres como refuerzos, para repeler a las tropas españolas.

La represión

Las tropas republicanas entraron en la ciudad la mañana del día 19 de diciembre, dando comienzo a las represalias de inmediato. Los presos de las cárceles de Tolón fueron liberados, y se unieron a la matanza y al saqueo con entusiasmo. La ciudad había quedado reducida a 7.000 habitantes, la represión, liderada por Paul Barras y Stanislas Fréron, fue sangrienta: se estima que 700 a 800 personas, arrestadas por instrucciones de prisioneros liberados, fueron fusiladas sumariamente, en el campo de Marte, hasta el 31 de diciembre. Posteriormente, la comisión revolucionaria pronunció otras 290 condenas. Bonaparte, tratado por Jean François Hernández después de su lesión, fue ascendido a general de brigada, se encargó de revisar las defensas costeras de la Francia Mediterránea, y comenzó a elaborar un plan para expulsar a los piamonteses de sus posiciones en el norte de Italia.

El 24 de diciembre de 1.793, la Convención aprobó un decreto que estableció que: “Se elimina el infame nombre de Toulon. Esta ciudad ahora llevará el nombre de Port-la-Montagne”. El 30 de diciembre, se celebra el Día de la Victoria en el Champ-de-Mars en París en honor a la captura de la ciudad.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-10-24. Última modificacion 2020-10-24.
Valora esta entrada