Siglo XVIII Guerras Revolucionarias Francesas I (1.789-95) Guerra de la Vendée (1.794-95)

Las columnas infernales. Devastación de la Vandée

El 7 de enero de 1.794, Kléber presentó un plan al general Turreau. Según él, las fuerzas de Vendée ya no eran peligrosas y se estima su fuerza en 6.200 hombres en total, mientras que los republicanos tienen 28.000 soldados operativos. Propuso proteger las costas de los ingleses, rodear y atravesar el territorio insurgente mediante el uso de campamentos fortificados como puntos de apoyo, para ganar la confianza de los habitantes y finalmente atacar solo las manifestaciones de los rebeldes. Pero este plan fue rechazado por Turreau, sin duda por oposición personal. Kléber obtuvo la aprobación de los representantes de Carrier y Gilet, pero se negaron a actuar. Kléber finalmente fue transferido el 9 de enero al ejército de las costas de Brest.

El 16 de enero de 1.794, Turreau solicitó órdenes claras sobre el destino de las mujeres y los niños, a de los representantes de la misión Francastel, Bourbotte y Louis Turreau (su primo) que no respondieron, declarándose enfermos. Por último, en base a la Ley del 1 de agosto de 1.793 aprobó la Convención Nacional y varios decretos de los representantes en misión, desarrolló un plan de campaña en la que 20 columnas móviles, más tarde llamado “columnas infernales” que estaban encargadas devastar y aplicar la política de tierra arrasada en los territorios insurgentes de los departamentos de Maine y Loira, Bajo-Loira, Vendée y Deux-Sèvres que formabann la Vendée militar. Solo se debían preservar unas pocas ciudades esenciales para la marcha de las tropas.

Guerra de Vendée. Columnas infernales en 1794

El 19 de enero de 1.794, envió a sus generales las instrucciones a seguir. La orden es pasar por encima de la bayoneta a todos los rebeldes “que encontrasen con las armas en la mano, o convencidos de haberlas tomado”, así como “las niñas, mujeres y niños que estuvieran en este caso”. “Agregó que “solo las personas sospechosas no se salvarán más”, pero no se puede ejecutar sin que el general lo haya ordenado previamente. Por otro lado, los hombres, las mujeres y los niños cuyo patriotismo no está en duda deberán ser respetados y evacuados a la retaguardia del ejército. Desde el 23 de enero, el representante de Laignelot denuncia a la Convención las masacres cometidas en las cercanías de Challans por las tropas del general Haxo , pero su carta no provoca reacción.

El Comité de Seguridad Pública primero parecía aprobar el plan, el 8 de febrero de 1.794, Carnot le escribió a Turreau que “sus medidas parecen buenas y sus intenciones puras.” Pero cuatro días después, volvió a seguir el asombro causado por la decisión de Cholet en la Vendée. El día 12 de febrero, antes de la Convención, Barère denunció una “ejecución bárbara y exagerada de decretos“, reprochó al general por haber quemado aldeas pacíficas y patrióticas en lugar de localizar a los insurgentes.

El 13 de febrero, Carnot convoca a Turreau para “reparar sus fallos”, poner fin a su táctica de difusión de las tropas, atacar en masa y exterminar finalmente a los rebeldes: “Es necesario matar a los bandidos y no quemar las granjas”. Sin sentirse apoyado, Turreau presentó su renuncia dos veces el 31 de enero y el 18 de febrero, siendo rechazadas a pesar de las denuncias de los administradores departamentales. El comité de Seguridad Pública luego delegó sus poderes en el West a los representantes en misión Francastel, Hentz y Garrau, considerándolas en mejores condiciones para evaluar las medidas que deben tomarse en el acto. Estos últimos dan su aprobación al plan de Turreau, diciendo que “no habría forma de traer la calma a este país, excepto sacando a relucir todo lo que no era culpable e implacable, por exterminando al resto y repoblando lo antes posible con los republicanos”.

El plan de Turreau se refiere al territorio de la Vendée militar, que incluía 735 municipios, poblados al comienzo de la guerra con 755.000 habitantes.
De enero a mayo de 1.794, el plan se llevó a cabo. En el este, Turreau tomó el mando personal de 6 divisiones divididas en 11 columnas, mientras que en el oeste, el general Haxo, que hasta entonces había perseguido a Charette en las costas, fue responsable de formar 8 columnas más pequeñas, cada una con unos pocos cientos de hombres, y dirigió al este para encontrar a las otras 12. Se enviaron otras tropas para formar las guarniciones de las ciudades a preservar. Los generales interpretarían libremente las órdenes recibidas y actuarían en una variedad de maneras. Algunos oficiales no siguieron las órdenes de destrucción y asesinatos sistemáticos y cumplieron con las órdenes de evacuación para las poblaciones consideradas republicanas. El general Moulin evacuó escrupulosamente a los habitantes considerados patriotas. Haxo continuó su búsqueda de Charette sin obedecer las órdenes bárbaras de Turreau: “¡Somos soldados, no verdugos!”. Él por ejemplo, respetó la casa señorial de Charette en Fonteclose.

Guerra de Vendée. Actuación de las columnas infernales en 1794

Por otro lado, las tropas al mando de Cordellier, Grignon, Huché y Amey se distinguieron por su violencia y sus atrocidades, hasta el punto de exterminar poblaciones enteras, masacrando indiscriminadamente a realistas y patriotas. Estas tropas saquearon, masacraron a la población civil, violando y torturando, matando a mujeres y niños, a menudo con cuchillos para evitar desperdiciar la pólvora, quemaron pueblos enteros, incautaron o destruyeron cultivos y ganado. Las mujeres embarazadas fueron aplastadas bajo las prensas, los recién nacidos fueron empalados al final de las bayonetas. Testimonios de soldados o agentes republicanos indican que mujeres y niños fueron cortados vivos o arrojados vivos a hornos de pan encendidos. A veces, los miembros de la Comisión Civil y Administrativa creada en Nantes para recuperar alimentos y ganado en beneficio de los azules, acompañan a los ejércitos, lo que salvaba vidas y localidades.

El 1 de abril, Lequinio presentó un informe al Comité de Seguridad Pública, poco después de que se recibiera una delegación de republicanos vendeanos en París para reclamar la distinción entre el país fiel y el país insurgente.

Se concedió un plazo final a Turreau que especifica sus objetivos; “Debemos exterminar a todos los hombres que tomaron las armas y golpear con ellas a sus padres, sus esposas, sus hermanas y sus hijos. Vendée debe ser solo un gran cementerio nacional; es necesario expulsar de su territorio a los realistas desarmados, los tibios patriotas … y cubrir este país con lo más puro de la nación. Repoblarlo con buenos Sans-Culottes” . Pero sin resultado, y controlado por las tropas de Vendée, Turreau finalmente se suspendió el 17 de mayo de 1.794, y la actividad de las columnas infernales disminuyó gradualmente durante la primavera. Este cambio fue la consecuencia de una reanudación de las operaciones por parte del comité de seguridad pública que, “a costa de utilizar los lemas más fuertes y una determinación de hierro, lograr controlar la violencia que se extiende por el país”.

Durante ese período, cientos de aldeas fueron quemadas, devastadas y de 20.000 a 50.000 civiles de Vendée fueron masacrados por las columnas infernales, algunos lograron refugiarse en los bosques y las arboledas que el país tenía. Desde el otoño de 1.793 hasta la primavera de 1.794, los ejércitos republicanos revivieron una táctica de masacres y destrucción que no se había observado en Europa desde la guerra de los Treinta Años. La Vendée estaría profundamente marcada por este dramático pasaje en su historia, tanto en el paisaje como en las mentalidades, y aún conserva su memoria hoy a través de asociaciones, lugares de memoria y espectáculos.

Renacimiento del ejército vendeano

A principios de 1.794, la situación de los ejércitos vendeanos era extremadamente crítica. Charette, Joly, Savin y La Cathelinière en el Bajo-Poitou y en el País de Retz; La Rochejaquelein, Stofflet, Pierre Cathelineau y La Bouëre en Anjou reuneron solo a unos pocos cientos de hombres bajo sus órdenes.

Los sobrevivientes del viaje (Virée) de Galerne, La Rochejaquelein y Stofflet unieron fuerzas, pero desde el 3 de enero fueron dispersados por el general Grignon. El 15 se realizó una nueva concentración, a pesar del refuerzo de las fuerzas de Cathelineau y La Bouëre, La Rochejaquelein solo tenía solo 1.200 hombres para oponerse a las columnas infernales. Sin embargo, ganó algunos éxitos, el 26 de enero Chemillé y Vezins, débilmente defendidos, fueron tomados. Pero dos días después, durante el ataque contra un grupo de saqueadores en Nuaillé, un francotirador mató a tiros a La Rochejaquelein.

Guerra de Vendée. Muerte de Henri de La Rochejaquelein el 28 de enero de 1794. Autor Alexandre Bloch

Jean-Nolas Stofflet tomó el mando del ejército cuya fuerza se veía reforzado día a día por los campesinos que huían de las columnas de Turreau. El 1 febrero venció el general Joseph Crouzat en la batalla de Gesté, en la que 1.800 vendeanos emboscaron a 3.000 republicanos. Luego tomó Beaupréau y recupera a Chemillé.

El 8 de febrero, con una fuerza de 4.000 a 7.000 vendeanos, atacó Cholet. Aunque defendida por 3.000 hombres, la ciudad fue tomada, el general Caffin resultó gravemente herido y el general Moulin que había recibido dos disparos, se suicidó disparándose en la cabeza. Sin embargo, el general Cordellier llegó en refuerzo con su columna y retomó la ciudad. Cholet permaneció solo dos horas en manos de los vendeanos, sin embargo, el evento resonó en París y provocó la ira del Comité de Seguridad Pública que amenazó a Turreau. Stofflet insistió: el 14 de febrero, atacó al general Cordellier en Beaupréau, pero fue derrotado. Luego se dirigió al sur, se unió a Haut-Poitevin Richard y juntos con una fuerza de 5.000 a 1.000 efectivos, asaltaron Bressuire defendida por Louis Gignon con unos 2.000 efectivos, que fueron derrotados y la ciudad ocupada. Luego regresa a Cholet, pero Turreau había evacuado a la población y quemado la ciudad; los vendeanos solo encuentran ruinas.

Combate en Cholet (8 de febrero de 1794). Suicidio del general Moulin al ser derrotados por los vendeanos. Autor Beniot-Levy Jules

Por su parte, Charette abandonó su refugio en Touvois a principios de febrero y fácilmente tomó Aizenay. Sapinaud, que regresaba del norte del Loira, también estaba tratando de reformar el ejército del Centro. El 2 de febrero, los dos jefes se reunieron en Chauché, donde con 2.600 hombres hicieron retroceder la columna de Lachenay. El 6 de febrero, atacaron y aplastaron la guarnición de Legé. Charette y Sapinaud luego avanzaron sobre Machecoul, pero el 10 de febrero, en Saint-Colombin, chocan con la columna Duquesnoy que los derrotó. Los vendeanos se replegaron sobre Saligny, donde las fuerzas de Charette y Sapinaud se separaron.

En el País de Retz , las columnas de Haxo atacaron al ejército de La Cathelinière, éste se refugió en el bosque de Princé pero, herido, fue capturado el 28 febrero, siendo guillotinado en Nantes el 2 de Marzo. Louis Guérin le sucedió a la cabeza de Paydrets y se unió a Charette, a quien reconoció como jefe. Unió su tropa con la de Joly, sin embargo, Turreau y Cordellier le pusieron en fuga en el bosque de Gralas. El 28 de febrero, mantuvo bajo control las columnas de los generales Cordellier y Crouzat en Lucs-sur-Boulogne, pero los republicanos masacraron a los habitantes de la parroquia. Charette tenía apenas un millar de hombres y el 1 de marzo intentó sin éxito tomar La Roche-sur-Yon. El 5 de marzo, escapa de Haxo en La Viventière en Beaufou. Haxo luego rastreó implacablemente a las tropas de Charette en el bosque, pero el 21 de marzo fue muerto durante una lucha en Clouzeaux. Su muerte desconcertó a los republicanos y salvó a Charette de cierta destrucción. Este ataca a Challans sin éxito el 7 de abril, después tomó Moutiers-les-Mauxfaits el 19 de abril.

Otro sobreviviente del Viaje de Galerne, Gaspard de Bernard de Marigny formó un nuevo ejército en el Gâtine. El 25 de marzo, las fuerzas combinadas de Stofflet, Sapinaud y Marigny tomaron Mortagne-sur-Sèvre. El 22 de abril, Charette, Stofflet, Sapinaud y Marigny se reunieron en el castillo de La Boulaye, en Châtillon-sur-Sèvre. Al no elegir un nuevo generalísimo, los cuatro jefes hicieron un juramento, con el sable en alto, para ayudarse mutuamente. Los vendeanos luego marcharon hacia Saint-Florent-le-Vieil, pero chocaron en el camino con el ayudante-general Dusirat, y se retiraron después de una batalla indecisa. Marigny fue destituido por haber llegado demasiado tarde, furioso, regresó a Haut-Poitou. Condenado a muerte por una corte marcial el 29 de abril, Marigny, enfermo, fue fusilado en Combrand el 10 de julio por hombres de Stofflet.

La lucha continuó, el 6 de mayo, Dusirat se apoderó del bosque de Vezins, refugio de Stofflet. A finales de mayo, Charette, Stofflet, Sapinaud reunieron sus ejércitos en Legé. Con 8.000 hombres, los vendeanos aplastaron la guarnición de Mortagne en los páramos de Béjarry luego marcharon sobre Challans pero el ataque fue rechazado. A principios de julio, Charette fue expulsado de Legé por Huché y Aubertin, luego, el 17 de mayo, hizo retroceder una columna en Chambodière. Turreau fue suspendido el 17 de mayo y las operaciones militares disminuyeron en intensidad. Los republicanos abandonaron el campo y se atrincheraron en campamentos fortificados, mientras que los soldados campesinos vendeanos dejaron las armas para recoger la cosecha.

Tratado de La Jaunaye (17 de febrero de 1.795)

El general republicano Alexandre Dumas, fue nombrado comandante en jefe del ejército Occidental el 17 de agosto de 1794, llegó a Nantes en septiembre. Inspecciona las tropas y la situación. El 8 de octubre, después de establecer la fuerza (47.887 hombres, incluidos 29.814 personas sanas), denunció en un informe al comité de Seguridad Pública las condiciones y abusos de la guerra civil y solicitó ser relevado de su mando. El general Dumas fue seguido por el comité de Sguridad pública que refuerza a 15,000 hombres del ejército de las costas de Brest y 6,000 hombres del ejército de las costas de Cherburgo.

Según la Convención Thermidorian, los representantes en misión (Bollet, Boursault, Ruelle) y los nuevos líderes militares, Hoche en Bretaña, Canclaux en Vendée, aprobaron una política de clemencia. Los prisioneros fueron liberados, los rebeldes amnistiados. El 24 de septiembre y 13 de octubre de 17.94, se prometió una amnistía a los rebeldes de Ille-et-Vilaine y Morbihan que se rindierrn en diez días. A partir de entonces, la amnistía se extiende a los rebeldes que se sometieran en un mes mediante el decreto del 2 de diciembre, mientras que los representantes en misión estaban autorizados por la Convención para negociar con los jefes realistas. El 23 de diciembre, se iniciaron las negociaciones y Charette recibió a Bureau-Batardière y Blin, emisarios republicanos, el 25 de diciembre. Después de laboriosas negociaciones, se decide que Charette se reuniría con los comisionados de la Convención en el castillo de La Jaunaye, el 12 de febrero de 1.795. Sin embargo, el 28 de enero, Stofflet solicitó el restablecimiento del trono en un manifiesto refrendado por el abad Bernier.

Al mismo tiempo, se reanudan las operaciones militares republicanas. Organizando columnas móviles, Canclaux hostigó a las bandas realistas y logró aislar a Stofflet de Charette. Por su parte, Hoche organizó una efectiva guerra de contraguerrilla para combatir a lo chuanes.

Se concluye un acuerdo de paz en La Jaunaye, cerca de Nantes, el 17 de febrero de 1.795: Se otorgó amnistía a los rebeldes, se les devolvieron sus bienes, se pagaron indemnizaciones en caso de venta o incendio, incluso se incluyeron en la lista a los emigrantes, así como el reembolso de los vales y asignaciones. Los vendeanos estarían exentos de los gravámenes militares y les dejaron sus armas, las tropas republicanas se retiraron y se les concedió la libertad de culto. Charette firmó, pero no Stofflet, que no llegó a La Jaunaye al día siguiente. La pacificación de La Prévalaye, cerca de Rennes, el 20 de abril de 1.795, dió las mismas condiciones a los chuanes.

Stofflet marcha hacia el Loira, ordenando una leva, pero solo puede reunir un ejército de 3.000 combatientes. El 18 de marzo, sus tropas fueron empujadas de regreso a Chalonnes-sur-Loire, así como a Saint-Florent-le-Vieil cuatro días después. Pocos días después, los republicanos se apoderaron del arsenal del ejército de Anjou. Abandonado por la mayoría de sus hombres, desmoralizado; Stofflet se refugió en el bosque de Maulévrier. El 26 de marzo, pidió una tregua, luego firmó la paz el 5 de mayo en Varades.

Sin embargo, la inseguridad permaneció. Los insurgentes que no han abandonado sus armas lideraron en muchas regiones la “caza de los patauds” (los patriotas). Los republicanos fueron víctimas de hostigamiento y brutalidad, robados o incluso asesinados cuando se resolvían disputas donde se unían las cuestiones políticas, la venganza personal y la simple criminalidad. En muchas zonas rurales municipios, en manos de los realistas, los patriotas que se han refugiado en las ciudades se les prohibió la devolución, por la fuerza. Sin embargo, fue durante este período que los retornos de refugiados comenzaron a tener lugar en grandes cantidades.

Expedición de Quiberon (23 de junio al 21 de julio 1.795)

Preparación

Luis XVIII y el conde de Artois se habían dividido las responsabilidades en la lucha contrarrevolucionaria y los respectivos teatros de operaciones. Luis se hizo cargo de la política y de la región que iba de los Alpes a los Pirineos. El conde, por su parte, se responsabilizó de las provinCías occidentales (Vendée, Bretaña, Normandía), y nombró general en jefe de Bretaña al conde Joseph de Puisaye.

Las fuerzas eran emigrados habían integrado los ejércitos prusiano, austriaco y holandés al comienzo de la Primera Coalición, pero, en constante disputa con el personal aliado, finalmente se habían dirigido a Inglaterra. Como eran pocos efectivos, se reclutaron 2.848 soldados prisioneros republicanos en cárceles británicas fueron reclutados e incorporados a las divisiones realistas, cuyas fuerzas ascendieron a 5.437 hombres divididos en dos divisiones. La primera división mandada por el mariscal de campo Hervilly y 3.600 hombres debía desembarcar la primera.

La segunda división, compuesta por casi 2.000 bajo las órdenes del mariscal de campo Sombreuil, debía seguir una semana más tarde, seguida a su vez por el conde de Artois y 10.000 soldados británicos que desembarcarían en Ille-et-Vilaine con vistas a tomar Saint-Malo. En espera de la llegada del hermano del rey, el mando de la expedición recayó en Joseph de Puisaye.

La Royal Navy reunió sus barcos en Spithead Bay, 9 buques de guerra (incluidos 3 buques de línea y 2 fragatas) y 60 de transportes de tropas y suministros para los chuanes: 17.610 uniformes de infantería, 5.000 uniformes de caballería, 60.000 pares de zapatos, 35.000 rifles, 8 cañones de 4, 2 cañones de 8, 600 barriles de pólvora de 120 libras cada uno, 600 cajas de municiones, comida para tres meses, 2 millones de libras en monedas de oro y millones de moneda francesa falsas.

El punto elegido para el desembarco tenía diversos inconvenientes para los invasores: se trataba de una estrecha lengua de tierra cuyas barreras impedían el acceso a parte de la costa. La ubicación tampoco era del gusto de todos, pues una facción de los exiliados cuyo líder y rival de Puisaye era François de Charette, se mostraba partidario de realizarlo en la Vendée.

Se decidió equipar a algunos de los exiliados con uniformes británicos, ignorando la animadversión que los bretones sentían hacia los ingleses, e incorporar prisioneros republicanos de las cárceles inglesas, sin tener en cuenta que su lealtad hacia la causa realista era más que dudosa.

Desembarco

El 17 de junio partió el vicealmirante Cornwallis con los 9 buques de guerra y los 60 mercantes, cuando apareció un escuadrón francés de 12 buques de línea y 11 fragatas bajo el mando del almirante francés Villaret, Cornwallis ordenó la retirada de los mercantes a Inglaterra.

El 23 de junio partieron dos escuadras de 9 barcos de guerra (incluyendo 3 buques de línea y dos fragatas) al mando de los almirantes Hood y Warren y 60 transportes de tropas, portando las dos divisiones de exiliados. Esta primera expedición estaba compuesta por los RI de Hervilly (1.318), RI de Hector (700), RI de Dresnay (600), RA Lealista (600 + 10 cañones), y RI Emigrados Lealistas (250).

El almirante francés Villaret-Joyeuse dejó Brest y atacó el escuadrón de Warren sobre Îles de Glénan, pero se vio obligado a retirarse rápidamente hacia la isla de Groix y perdió dos barcos de la línea. Los británicos conservaron la superioridad naval para el resto de la expedición.

Bahía de Quiberon. Mapa de la zona

Tras dos días de niebla, el día 27 de junio el tiempo se aclaró y los republicanos avistaron los buques ingleses en la bahía de Quiberón. Al mismo tiempo recibían señales procedentes del fuerte de Penthièvre que informaban de que están desembarcando en gran número, Belle-Île fue bloqueado por varios buques británicos.

El 28 de junio los ingleses desembarcaron en Carnac y conminaron a los defensores de Belle-Ïle a rendirse, los cuales rechazaron la propuesta. Dado que los chuanes habían derrotado previamente a la guarnición de Auray y tomado Carnac, Landévant y Locoal-Mendon, toda la costa estaba en manos de los realistas, y el desembarco se realizó sin oposición.

La noticia del desembarco causó una afluencia de refuerzos a Carnac, y las fuerzas de chuanes se incrementaron en pocos días a 15.000 hombres. Del 27 al 29 de junio, trabajaron para regimentar a los chuanes. Se crearon 6 divisiones, dirigidas por los coroneles, y cada grupo de dos divisiones estaba bajo el mando de un mariscal de campo.

El 28 de junio, se celebró una misa en la playa de Carnac por Urbain-René de Hercé, obispo de Dol, acompañado de 40 sacerdotes, en homenaje a Luis XVII. Sin embargo, d’Hervilly se negó a mezclarse con los chuanes y los emigrantes fueron a escuchar una misa especial en la iglesia de Carnac. Este acto causó una ruptura entre los emigrantes y los chuanes.

Desembarco de los realistas en Quiberon en junio de 1795. Autor Paul-Emile Boutigny

Ataque al fuerte Sans-culotte

El fuerte Penthièvre, conocido por los republicanos como fuerte Sans-Culotte, estaba defendido por 700 efectivos el RI41 de línea mandados por un tal Delise, bloqueaba la ruta al norte de la isla. Fue atacado por 1.500 chuanes y 150 británicos. Los defensores del fuerte, sin comida, se rindieron en 3 de julio. Los emigrantes propusieron a los 700 soldados republicanos que se alistaran en las fuerzas realistas, 400 aceptaron que los otros 300 fueron embarcados en los barcos británicos. El fuerte retomó su antiguo nombre de Penthièvre.

Ofensiva de los emigrados

El 9 de julio, el personal realista celebró consejo de guerra. Cadoudal propuso un plan para tratar de romper las líneas republicanas, con el objetivo de aprovechar su dominio del mar para desembarcar tropas más allá de estas líneas para poder atacarlos por retaguardia. Este plan apoyado fue aprobado por el consejo. El 10 de julio, dos columnas de chuanes, una de 2.000 hombres mandados por Jean-Baptiste-Paul-Marie de Lantivy-Kervéno y Jean Jan, la otra de 3.500 hombres mandados por Tinténiac y Cadoudal, reforzados por RI Emigrado Lealista, embarcaron en el puerto de Haliguen en barcos británicos y desembarcaron, el primero en el oeste en Pouldu en Clohars-Carnoët, el segundo en el este en Sarzeau. Los chuanes, vestidos con uniformes británicos, tenían la tarea de reunir un máximo de tropas y tomar las líneas republicanas por retaguardia el 16 de julio para lanzar un ataque combinado con el ejército de emigrados.

Durante ese tiempo había aumentado el número de tropas republicanas: en el momento del desembarco, 9.200 republicanos ocupaban Morbihan sin contar la guarnición de Belle-Île. Mientras tanto, Hoche había recibido como refuerzo a 4.000 soldados de Côtes-du-Nord que habían pasado por Ploërmel, que fueron puestos bajo las órdenes del general Valletaux. La división del Loira-Loire-Inferior con 5.000 hombres mandados por el general Lemoine, había llegado desde Nantes a través de La Roche-Bernard.

En Rennes el general Chérin envió al general Drut con 3.600 hombres. Desde mediados de julio en adelante, Hoche pudo contar con casi 23.000 hombres en Morbihan, principalmente concentrados en Quiberon, entre Lorient y Vannes.

Por otro lado, el general Chabot en Brest y el general Aubert du Bayet, comandante del ejército de las costas de Cherburgo estacionadas en Saint-Malo, por temor a nuevos desembarcos británicos, enviaron solo unas pocas tropas. Aubert du Bayet envió solo 500 hombres a Quiberon.

El 15 de julio, una nueva flota de barcos de transporte británicos comandados por Francis Rawdon-Hastings apareció en la bahía de Quiberon. Llevaba la segunda división emigrada, bajo las órdenes del marqués Charles de Virot de Sombreuil con el RI Rohan, Legión de Béon, Legión de Bamas, Legión de Perigord, y Legión de Salm-Kiburg con unos 400 efectivos cada una, así como la respuesta del gobierno británico a la carta de Puisaye enviada el 27 de junio. Esta carta, escrita por William Windham, puso fin a la discordia entre d’Hervilly y Puisaye al confirmar a este último como líder de la expedición. Para aclarar la situación, el gobierno promovió a Puisaye a teniente-general en el seno del ejército británico.

Batalla de Plouharnel (16 de julio de 1.795)

Sombreuil le pidió a Puisaye que pospusiera el ataque por un día, para tener tiempo de desembarcar y armar a sus hombres para que ellos también pudieran participar en el combate. Pero Puisaye tuvo que negarse para poder actuar en concierto con Tinténiac. Durante la noche del 15 al 16 de julio, Le Prestre de Vauban navegó con 1.500 chuanes en los barcos de Warren, y desembarcó en Carnac con sus tropas para intentar un ataque de diversión. Se acordó un código con Puisaye: cuando Le Prestre de Vauban se empezara el combate, lanzaría un primer cohete; si era rechazado, debería lanzar un segundo.

El 16 de julio, a las tres y media de la mañana, la lucha comenzó en Carnac y Vauban disparó su primer cohete.

En el fuerte Penthièvre, Puisaye, creyendo haber escuchado un clamor en el campo republicano, creyó en un ataque de Tinténiac y ordenó una ofensiva general. 2.600 emigrados y unos 1.500 chuanes dirigidos por el general d’Hervilly se pusieron en marcha. El RI de Dresnay y 600 chuanes mandados por el duque de Lévis ocupan el flanco derecho, el RI de Héctor se situó en el centro-derecha, la primera compañía del RI Emigrante-Lealista en el centro, donde forma la vanguardia, la artillería real detrás de ella con 8 piezas de artillería, Le RI de Hervilly ocupa el centro-izquierda.

En el flanco izquierdo, 1.000 insurgentes mandados por el caballero de Saint-Pierre y 400 chuanes de la división Auray comandados por el coronel Glain. Frente a este ejército había 18.000 soldados republicanos mandados por el general Louis Lemoine, quien había reemplazado a Lazare Hoche, que se había ido a Lorient ese día para contrarrestar a los chuanes del Ejército Rojo.

Pero el asunto comenzó mal para los realistas, Vauban fue rechazado y tuvo que volver a embarcarse, lanzó su segundo cohete, pero Puisaye no lo vio.

Al norte de la península, los emigrados entraron en contacto con la vanguardia comandada por el republicano Jean Humbert, este último a la vista de la ofensiva volvió rápidamente a sus líneas después de una breve lucha. Los realistas lo persiguen en buen orden y se acercan a las líneas republicanas. Los republicanos dejaron que los realistas se acercaran y luego abrieron fuego con toda su artillería, es decir, 4 Bías de 12 y 8 lbs. Las tropas en el centro, sorprendidas por tal potencia de fuego, quedaron fijadas en el lugar. En el flanco izquierdo, los chuanes, más ligeros y con menos equipamiento que los RIs emigrados, luego cargaron a la bayoneta. Se las arreglan para llegar a los atrincheramientos y entrar en combates cuerpo a cuerpo. En el flanco derecho, el regimiento Héctor y los chuanes del duque de Lévis cargaron dos veces contra los reductos, pero finalmente fueron rechazados.

En el centro, los emigrados, inmovilizados por un tiempo, se reorganizaron y bajo el ímpetu de Hervilly intentaron atacar. Disciplinados, los emigrados progresaron en buen orden a pesar del fuego de metralla cuando de Hervilly se derrumbó, alcanzado por una bola de mosquete. Desorganizados por la pérdida de su general, los emigrados finalmente huyeron, la caballería republicana comandada por el ayudante general Vernot-Dejeu, apoyado por tropas de infantería, salió de sus atrincheramientos y se puso en marcha en su persecución. Varios heridos fueron rematados por soldados de infantería.

Los realistas se refugiaron en el fuerte Penthièvre, perseguidos de cerca por los republicanos. Parte de los chuanes de Jacques Le Prestre de Vauban, regresaron de Carnac y 300 soldados ingleses intervinieron para proteger la retirada, mientras los artilleros del fuerte Penthièvre y 5 lanchas británicas 4 abrieron fuego contra los republicanos, que frente a esa potencia de fuego, retrocedieron rápidamente.

Las pérdidas republicanas fueron 23 muertos y 71 heridos, incluido Vernot-Dejeu, mientras que los aliados tuvieron de 300 a 400 muertos, unos 1.000 heridos, y 5 cañones perdidos. El general de Hervilly moriría de sus heridas en Londres el 14 de noviembre.

Batalla de Quiberón (21 de junio de 1.795)

Después de hacer retroceder a los emigrados el 16 de julio en la batalla de Plouharnel, el general Hoche había convocado un consejo de guerra con sus oficiales y los representantes en misión para saber si era aconsejable atacar al fuerte Pentièvre que bloqueaba el paso hacia la península. Sin embargo, el mismo día, los emigrados recibieron como refuerzo a 1.500 hombres comandados por Charles de Sombreuil y todavía había unos 2.000 hombres en condiciones de combate en la división Hervilly, además de los 5.000 chuanes que quedaban en la península, que daba un total de unos 9.000 efectivos realistas. Hoche tenía más de 15.000 hombres concentrados entre Lorient y Vannes. Pero para tomar Quiberon era necesario pasar dentro del alcance de cañones de barcos británicos y tomar el fuerte Penthièvre.

Los oficiales de ingenieros eran de la opinión de realizar un asedio formal en toda regla, pero no era la opinión de Hoche: quería terminarlo lo antes posible, su plan era tomar el fuerte por sorpresa.

Pero el mismo día, tres soldados de la RI-41 republicano se presentaron en el cuartel general. Eran los sargentos mayores Antoine Mauvage y Nicolas Litté y el artillero David Goujou. Estos soldados habían sido parte de la guarnición republicana de la fortaleza en el momento de su captura por los emigrados, luego acordaron alistarse en el ejército realista y habían sido asignados a la defensa de la fortaleza que habían abandonado discretamente para unirse de nuevo a los republicanos. Los tres hombres declararon que la mayoría de los soldados en la guarnición estaban listos para volverse contra los realistas y tenían la intención de guiar a las tropas republicanas para tomar el fuerte por sorpresa.

Hoche dudó, temía una trampa e interrogó a los tres hombres detenidamente. Finalmente, el artillero Goujon propuso regresar al fuerte, y después regresar para recuperar la contraseña, estas declaraciones finalmente convencieron a Hoche, quien decidió intentar el ataque sorpresa. Sin embargo, la larga y delgada franja de arena que separaba el pueblo de Sainte-Barbe del fuerte de Penthièvre estaba custodiada por la flota británica del comodoro Warren. Hoche decidió esperar hasta que un fuerte viento y un mar agitado obligaran a los barcos a alejarse de la costa, para poder lanzar un ataque discreto por la noche. Los tres desertores regresaron al fuerte de Penthièvre para advertir a sus compañeros y el ataque se arregló para la noche del 19 al 20 de julio.

Lazare Hoche pudo entonces ordenar el asalto decisivo, en la noche de 20 de julio, durante una violenta tormenta, atacó el fuerte de Penthièvre, defendido por 4.000 hombres, emigrados y chuanes, y cubierto por el fuego de los barcos británicos. Sin embargo, Hoche sabía que muchos soldados del ejército de emigrados, republicanos reclutados por la fuerza en las tropas realistas, estaban listos para entregarle el fuerte. Sin embargo, las tropas republicanas fueron recibidas con un disparo de cañón y, rápidamente, Hoche prefirió darse por vencido y ordenó la retirada, creyendo que los desertores habían fallado. Sin embargo, el ayudante general Jacques Mesnage pasó por alto el fuerte en el lado del mar y logró escalar las paredes del fuerte con sus hombres. Muchos desertores se unieron a él y volvieron sus armas contra los realistas, muchos defensores fueron masacrados.

Al ver la bandera tricolor ondeando en el fuerte, Hoche interrumpió la retirada y reanudó la orden de ataque a pesar de los soldados del RI Rotalier, quienes, ignorando los combates dentro del fuerte, continuaban disparando a las tropas republicanas El fuerte fue tomado por los republicanos, Hoche felicitó a Mesnage y le ascendió de inmediato general de brigada.

Luego, los británicos intentaron abrir fuego desde sus barcos, pero ciertos disparos alcanzaron tanto a los realistas como a los republicanos e incluso a los civiles. Joseph de Puisaye, juzgando que la situación era desesperada, ordenó a sus hombres que volvieran a embarcarse y se embarcó en el buque insignia para limitar la derrota: luego fue acusado de haber desertado para salvar su vida, sin embargo, 2.500 emigrados y chuanes pudieron ser evacuados gracias a la ayuda de las lanchas británicas. En el norte de la península, varios soldados de la primera división de emigrantes se pasaron nuevamente a los republicanos, otros se rindieron después de una corta resistencia.

Nada detuvo el progreso de los republicanos, solo Sombreuil y sus hombres, arrinconados, intentaron una resistencia final en el puerto Haliguen. El 21 de julio, durante la mañana que Hoche y Sombreuil comenzaron las negociaciones, los realistas capitularon poco después, bajo la promesa, al parecer, de que la vida de todos los soldados realistas sería respetada.

Los republicanos tuvieron de 10 a 20 muertos, y de 60 a 300 heridos, mientras que los realistas tuvieron un total de 250 muertos, 2.662 emigrados, 5.000 chuanes y 5.000 civiles fueron capturados por los republicanos, unos 700 civiles se ahogaron intentando huir. 1.327 chuanes, 902 emigrados, así como 890 civiles pudieron ser evacuados por barcos británicos. Sin embargo, los emigrados fueron desembarcados en la isla de Houat, en cuanto a los chuanes y los civiles, fueron desembarcados cerca de Lorient pero fueron capturados por los republicanos.

Fueron fusilados 748 prisioneros, de los cuales 627 eran emigrados o eclesiásticos y 121 chuanes.

Batalla de Quiberon (21 de junio de 1795). Embarque de las fuerzas lealistas. Autor Jean Sorieul
Batalla de Quiberon (21 de julio de 1795). Fuerzas lealistas y civiles esperando ser evacuados. Autor Philippe-Auguste Hennequin
Batalla de Quiberon en 1795. Últinma resistencia. Autor Pierre Outin

Continuación de las operaciones 1.795-96

La guerrilla se reanudó después del fracaso de la expedición anglo-realista, se extendió a Normandía, donde Louis de Frotté, después de haber desembarcado en Francia en 1.795, organizó la insurrección.

Sin embargo, Puisaye perdió su crédito, denunció la actitud de los chuanes de Morbihan y sus jefes que, por hostilidad hacia los nobles, querían según él “establecer la igualdad bajo la bandera blanca”. Puisaye dejó Morbihan y fue a Ille-et-Vilaine, donde todos los jefes de división eran nobles, y se unió a la división Mordelles mandada por Jean-Joseph Ruault de La Tribonnière. Apenas se lo considera mejor allí que en Morbihan, pero conservaba el mando principal gracias al apoyo del conde de Artois. Puisaye quiso recrear una colonia enmarcada por los nobles y fundó la compañía de caballeros católicos. Varios emigrados se unieron en Francia para luchar con los chuanes, pero la convivencia no se realiza sin problemas, se desataron varias disputas entre los chuanes y los emigrados.

Chuanes preparando una embocada contra los republicanos franceses.

Los chuanes tuvieron algunas victorias, como la emboscando convoyes y columnas republicanos como el de Rocher de La Piochais el 26 de julio, la batalla de La Ceriseraie o de Carquefou el 12 de agosto, La Cornuaille el 8 de septiembre, la más importante sería la segunda batalla de Rocher de La Piochais, en la que 2.800 chuanes emboscaron a un convoy republicano procedente de Fougères intentaba aliviar Saint-Georges-de-Reintembault, asediada por los chuanes, el convoy escoltado por 500 republicanos con alimentos y municiones, fue emboscado en el mismo lugar que en julio. Los republicanos fueron rodeados, por todos los lados y les impidieron retirarse. Formaron en cuadro, pero permanecieron constantemente bajo el fuego de los chuanes, protegidos por los pantanos y emboscados detrás de las zanjas y setos. Finalmente decidieron realizar una carga a vanguardia, siendo abrumados por la superioridad numérica. El cuadro aguantó durante algún tiempo, finalmente un ataque chuano dislocó el cuadro y los que pudieron huyeron.

Segunda batalla de Rocher de La Piochais o de La Plochais (21 de diciembre de 1795). Los chuanes emboscan un convoy republicano. Autor Marie Felix Edmond de Boislecomte
Segunda batalla de Rocher de La Piochais o de La Plochais (21 de diciembre de 1795). Los chuanes emboscan un convoy republicano. Autor Marie Felix Edmond de Boislecomte

En enero de 1.796, Puisaye se unió a la división de Fougères, la más grande de Ille-et-Vilaine y nombró a su jefe Aimé Picquet du Boisguy, general en jefe de Ille-et-Vilaine y este de Côtes-d’Armor. Sin embargo, en realidad, Boisguy solo controlaba realmente el este de Ille-et-Vilaine y Frotté y Scépeaux reconocieron a Puisaye solo nominalmente como general en jefe.
Para luchar contra los chuanes, las fuerzas republicanas se dividieron en tres ejércitos. El ejército de las costas de Brest, mandado por Lazare Hoche, con sede en Rennes o Vannes, controla Finisterre, Morbihan, Côtes-d’Armor, Ille-et-Vilaine y Mayenne. El ejército de Occidente mandado por Jean Baptiste Camille de Canclaux, con sede en Nantes, controlaba Loire-Atlantique, Maine-et-Loire, Vendée y Deux-Sèvres. El ejército de las costas de Cherburgo mandado por Jean-Baptiste Annibal Aubert du Bayet, con sede en Saint-Malo, controla la Manche, Orne, Calvados, Sarthe y parte de Ille-et-Vilaine.

Sin embargo, en diciembre de 1.795 , el Directorio nombró a Lazare Hoche general en jefe de todas las fuerzas republicanas con base en el oeste y le otorgó plenos poderes. Los ejércitos de Occidente y las costas de Brest y Cherburgo se fusionan para formar el ejército de las costas del océano.
A pesar del desastre de Quiberon, los chuanes obtuvieron varias victorias en los meses siguientes, pero las cosas cambiaron con el cambio de tácticas realizado por Hoche a principios de 1.796.

Hoche estableció columnas móviles, prometió amnistía a los chuanes que se sometieran, garantizaba la libertad religiosa y se esfuerzaba por disciplinar al ejército. Muchos chuanes y vendeanos, sensibles a estas medidas de clemencia, depusieron las armas.

La prioridad para Hoche era pacificar la Vendée. Stofflet fue capturado, luego fusilado en Angers el 25 de febrero de 1.796. Charette, rastreado, fue hecho prisionero el 23 de marzo siendo fusilado el 29 de marzo de 1.796. Su muerte marcaría el final de la guerra de Vendée.

Con la Vendée pacificada, Hoche dirigió sus fuerzas hacia los chuanes, frente a la importancia de las fuerzas republicanas, estas sucesivamente fueron deponiendo sus armas. Scépeaux sería el primero en rendirse el 14 de mayo. Georges Cadoudal firmó la paz el 19 de junio, Louis de Frotté se negó a firmar la paz y se embarcó para Inglaterra y dejó a sus lugartenientes para firmar la paz el 23 de junio. Aimé Picquet du Boisguy sería el último en visitar el 26 de junio. En cuanto a Puisaye, regresó a Inglaterra.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-10-25. Última modificacion 2020-10-25.
Valora esta entrada