Siglo XVIII Guerras Revolucionarias Francesas I (1.789-95) Guerra de los Pirineos o del Rosellón (1.794-95)

Muerte del general Ricardos

Hasta entonces la campaña del Rosellón es un triunfo que toda Europa comenta. A lo largo de 1.793 se habían sucedido las victorias francesas en todos los frentes: habían derrotado a ingleses y holandeses en Hondschoote, a los austriacos en Watignies, a los prusianos en Geisberg, habían reconquistado Tolón forzando la evacuación de las tropas desembarcadas, y habían sometido las rebeliones monárquicas de Lyon y la Vendeé. Francia era victoriosa en todas partes menos en los Pirineos. Los mejores generales europeos eran derrotados uno tras otro por los revolucionarios, pero Ricardos logró mantenerse en suelo francés y salió victorioso en once combates.

Pero el nuevo año de 1.794 iba a ser muy distinto. Con las operaciones paralizadas por el invierno Godoy convocó en Madrid a los generales Ricardos, Caro y Castelfranco debatir la situación. Aprovechó para explicar en Madrid lo vulnerable de su posición y las penurias que vivía su ejército, que contaba los días de espera para un contraataque galo. Mientras estaba en Madrid contrajo una pulmonía que puso fin a su vida el 13 de marzo. Siendo reemplazado por Alejandro O’Reilly, que murió el 23 de marzo de una enfermedad intestinal, antes de llegar tomar el mando, siendo reemplazo por Luis Fermín de Carvajal y Vargas, conde de la Unión.
La pérdida del mejor general español coincidió justo con lo contrario en el bando francés: el ejército de los Pirineos-Orientales, que a lo largo de nueve meses había tenido ocho comandantes en jefe, encontró al fin un líder capaz. El general Jacques-François Dugommier que tomó el mando el 16 de enero aureolado por la victoria conseguida en Tolón (donde Napoleón había sido su jefe de artillería).

Dugommier impuso una férrea disciplina, creó campos de entrenamiento para formar a los nuevos reclutas, desde las ciudades de Tolouse y Béziers le llegaron fusiles, cañones, uniformes y calzado y recibió cuantiosos refuerzos. Cassanyes orquestó eficazmente una campaña de propaganda antiespañola que nutrió sus filas con voluntarios. Y, por si todo esto fuera poco, los españoles le hicieron un favor eliminando a Claude Fabre, que murió en un encuentro fortuito con una avanzadilla española. Robespierre trató de convertir a Fabre en un mártir de la Revolución, e hizo trasladar su cuerpo con todos los honores al Panteón de París. Pero en el Rosellón se celebró el final de su particular dictadura en la región, hasta el punto de que se difundió el rumor de que los autores de su muerte no eran soldados españoles, sino franceses disfrazados. Fuera eso cierto o no, tras la muerte de Fabre, Robespierre llevó a cabo una dura purga del ejército y la administración civil de los Pirineos Orientales. De enero a mayo de 1.794 fueron a la guillotina 58 altos cargos y algunos más mueren en la cárcel, incluidos cuatro generales.

De cualquier forma, pese a la caza de brujas de Robespierre, el ejército de los Pirineos Orientales se convirtió en una fuerza considerablemente superior a lo que había sido hasta entonces. Al llegar la primavera de 1.794 alcanzaba el número de 66.000 soldados plenamente efectivos, frente a los 25.000 españoles, de los cuales 20.000 eran infantes y 4.500 jinetes (577 de los Carabineros Reales, 400 del Príncipe, 530 del España, 457 del Algarbe, 160 Voluntarios de España, 477 del Almansa, 432 del Pavía, 469 del Sagunto, 472 del Numancia y 411 del Lusitania) con que contaba Luis Fermín de Carvajal y Vargas, conde de la Unión.

Casi la misma correlación de fuerzas se daba en el frente vasco-navarro. El general francés Muller disponía de 60.000 soldados contra los 20.000 del español Ventura Caro. El general Caro solicitó a Godoy refuerzos una y otra vez, advirtiéndole de que si no se reforzaba considerablemente llegaría el desastre, pero no recibió nada más que promesas. Dimitió y fue sustituido por el conde de Colomera.

Segunda Batalla de Le Boulou (30 de abril al 1 de mayo de 1.794)

Luis Fermín de Carvajal y Vargas, conde de la Unión, finalmente aceptó el mando del ejército. Abatido por el estado de debilidad del ejército, de la Unión se había negado tres veces al mando del ejército, diciendo lo que se necesitaba era un ángel y no un hombre.

De la Unión desplegó su ejército de 20.000 hombres para sostener el valle del río Tech, con las defensas al norte y al sur del río. El teniente-general Eugenio Navarro mandaba de la división del flanco derecho, cuyas posiciones se incluían Collioure y Port-Vendres en la costa. La división central de 8.300 hombres del teniente general Jerónimo Giron-Moctezuma, marqués de las Amarillas mantenía los fuertes en Le Boulou, Montesquieu-des-Albères y el campamento de las Trompetas. El teniente-general Juan Miguel de Vives y Feliu con 5.500 soldados de la división de la izquierda defendía Céret, donde de la Unión instalado su cuartel general. El teniente-general John Forbes con el contingente portugués desplegó en la extrema izquierda en Arles-sur-Tech y Amelie-les-Bains-Palalda.

Nada bueno presagiaba paro los españoles, a primeros de abril, se recibieron los primeros ataques en Bayuls, que no obstante salieron mal del encuentro. El 17 de abril, lo intentaron en de nuevo en Mas de Paille y el sobre Palau, donde acudieron 120 caballos de Algarbe, pero los franceses más organizados y con mayor número, derrotaron a los 400 hombres que guarnecían las baterías de Palau, que se perdieron definitivamente.
Este audaz plan fue adoptado por la mayoría de los votantes, tenía que tener éxito y abrir el camino para los españoles a la fortaleza de Bellegarde, la única ruta que le quedaba a su caballería para transportar material de guerra. Tomás Morla deseaba que la retirada de las tropas se realizase por el paso del macizo de Vallespir, donde estaban los regimientos portugueses.

El consejo vota en contra, y la mayoría de los oficiales aceptaron que la retirada se hiciera por el camino que habían construido en el Col de Portell y decidieron que solo las divisiones portuguesas se retirarían a través de las gargantas Vallespir y Ter. Quartel opinaba ganar el puente de Céret y luego dirigirse al municipio de Maureillas para cruzar el Col de Portell. Por orgullo, el voto de Quartel rechazó la idea de retirar equipo, equipaje y animales durante la noche; los oficiales prefirieron descansar a sus hombres y hacerlo por la mañana. El 30 de abril de 1.794 al amanecer, los españoles se dieron cuenta de que la llanura al pie del macizo de Albères estaba cubierta por el ejército de los Pirineos Orientales.

Jacques Dugommier, Jefe del ejército francés instaló su cuartel general en Banyuls-del Aspres con una reserva de 14 batallones y asentó una batería de 3×24 en las Trompetas-Bajas. Detrás, en las alturas de la aldea de Tresserra, desplegaron 8.000 voluntarios con la intención de agregar prestigio a la superioridad del número. Los expertos españoles que dominan la topografía de las orillas de Tech conocen el pico Saint-Christophe debido a su altura (1.000 m), el mando español cree que los artilleros franceses no pueden subir sus cañones por la empinada pendiente que lleva a la cima de la ermita. El Estado Mayor de Jacques Dugommier identifica el macizo desocupado que facilitará la maniobra de la división de Dominique Pérignon contra la división de del marqués de las Amarillas en Boulou.

Dugommier había desplegado:

  • División derecha bajo Charles-Pierre Augereau 10.700 soldados de infantería y 80 de caballería. Su brigada derecha ocuparía Taillet, su brigada central ocuparía Oms, y su brigada izquierda Llauro.
  • División izquierda bajo Pierre-François Sauret con 7.300 infantes en 6 BRIs y 100 húsares llevó a cabo el sector costero en el flanco izquierdo. Detrás de la división se encontraba la brigada Claude Victor Perrin en reserva frente al pueblo de Saint-Genis para bloquear a los españoles que pasaran por el pueblo de Argelès.
  • División del centro bajo Dominique Pérignon representó la principal fuerza de choque francés con 8.500 soldados de infantería y 1.300 de caballería, apoyados por tres brigadas de reserva con 7.000 hombres.

El 27 de abril de 1794 a las 4 de la mañana la división derecha francesa de Augereau recibió la orden de tomar posesión de las aldeas de Taillet, Llauro y Oms y establecer el sistema de hostigamiento de su división, con ataques simulados y repetidos en la colina donde se encontraba la ermita de San Ferréol.

La información sobre las maniobras se transmite al conde de la Unión, que se apresuró a extender su división y ordenó a dos columnas que subieran al Mont Riorol en cada ribera del arroyo Riucerda. La columna izquierda formada por 2 BIs de los guardias valonas llegó al reducto Palmera y construyó un nuevo reducto de 6 cañones al suroeste de la ermita de Saint-Ferréol. La columna de la derecha subío los barrancos de la corriente de Riorol y obliga a las brigadas de Augereau a retirarse de la lucha.

Al día siguiente, 28 de abril, la división de derecha de Augereau volvió a la carga a través de intensas bombardeos de artillería. El conde de la Union evacuó a sus brigadas de los barrancos de Piton Riorol y reforzó los reductos de Piton de Palméra con 2 batallones de artillería.

La brigada Joseph-Marie Dessaix con 1.300 cazadores a pie de la Legión de Allobroges se apoderó de los reductos de Palmera y obligó a los artilleros españoles a retirarse del Pitón y descender a la orilla del Tech.

El conde de La Union consideró que era hora de atacar. Lanzó su división izquierda bajo las órdenes de Pedro Mandinueta con el apoyo de las brigadas portuguesas que vinieron a reforzar las aldeas de Palada y Arles contra la división francesa que lo rodeaba en la aldea de Oms.

Cometió un error de estrategia tan deseado por el EM francés. Retiró a 2.000 hombres en su división del centro instalado en el campamento de la aldea de Trompetas bajo las órdenes del príncipe de Monforte.

Segunda Batalla de le Boulou (29 de abril al 1 de mayo de 1794). Ofensiva francesa

El 29 de abril al amanecer, la división de izquierda española atacó a las brigadas de Charles Augereau en el puente Ceret. Las brigadas francesas se retiraron todo el día seguidas por las brigadas españolas. Los cazadores se retiraron de una colina a otra y de una posición a otra para divertir al enemigo durante todo el día.

El 29 de abril de 1.794, a altas horas de la noche, el conde de La Unión, celebró su último consejo de guerra en su cuartel general en Ceret. Su jefe de gabinete, Tomás Morla, un talentoso experto en artillería aseguró que los combates que se llevan a cabo en el municipio de Oms por Pierre Augereau son ataques falsos y que el cuartel general en el pueblo de Céret no es el objetivo de los franceses. Durante el consejo, Tomás Morla, propone por votación atacar directamente al ejército de Jacques Dugommier con la división de Eugenio Navarro desde Collioure, surgiría a la izquierda del ejército francés, mientras que la división de la derecha bajo las órdenes del marqués de las Amarillas abandonaría el campamento de Boulou y uniría fuerzas con el de Juan-Miguel Vives de Céret para contrarrestar a los franceses que quisieran atacar la división de Francisco-Javier Venégas De Saavedra en Montesquieu.

El 30 de abril, se produjo el ataque general francés. La división izquierda francesa bajo las órdenes de Pierre Sauret se despliega con 6 brigadas y empuja de regreso a Argelès en el noreste, la división de refuerzo española comandada por Eugenio Navarro desde Collioure y Port-Vendres. La brigada de Claude-Victor Perrinen en segunda línea se extendió a través de la llanura que se inclina a su izquierda en la orilla del Tech y se enfrentó al pueblo de Saint-Genis des Fontaines para bloquear la retirada de las brigadas españolas que se retirasen hacia el pueblo de Argelés.

Salió de la aldea de Saint Genis des Fontaines a la derecha, cruzó el lecho del río Laroque para subir un camino estrecho al amanecer, llegar a las estribaciones del macizo de Albères y ponerse a disposición de la división del centro de Dominique Pérignon que se concentraba bajo sus órdenes 2/3 del ejército de los Pirineos Orientales.

Segunda Batalla de le Boulou (29 de abril al 1 de mayo de 1794). Vista de la batalla

Los cañones franceses dispararon contra los regimientos portugueses de Péniche y Cascais de Gomes Freire de Andrade, neutralizando los asaltos de los regimientos de caballería del conde del Donadio y los de Joaquim Cavaleri que se apresuran hacia ellos y los obligaron a retirarse para encontrar protección hacia los reductos de los artilleros del RI de Algarbe bajo las órdenes de Pedro Roca.

La división central del general Pérignon avanzó con la primera brigada de Dominique Martin salió a la derecha del pueblo de Saint-Genis, cruzo el río Laroque por un camino estrecho para subir al pico Saint Christophe. Subió a la ermita de Sant-Cristau y asentó 6×12 cañones y 13×8 obuses montados en mulas, luego bajaron a la Place des Signaux para emboscar en el puente Maillots cerca de la ciudad de Cluses, el camino que conducía a la fortaleza Bellegarde. Esta hazaña militar cambió la estrategia y el curso de la lucha, la batería instalada en un balcón natural domina las crestas salientes, al hacer fuego, los proyectiles caían en cascada sobre la brigada de Valentino Bellvis-Moncada. El marqués de las Amarillas bajo un diluvio de balas de cañón se replegó hacia Boulou por el vado de Sant-Joan, que terminaba en el camino hacia el pueblo de Maureillas.

La segunda brigada de Théodore Chabert estaba estacionada detrás del montículo del antiguo campamento de Villelonga de los Montes sin encontrar demasiadas dificultades, se situó frente a los reductos de la granja de las Trompetas Altas.

La tercera brigada de François-Hilarion Point compuesta por los artilleros del 17 se estacionó a la derecha a la altura de la brigada Théodore Chabert en la aldea de las Trompetas bajas y bombardeó los reductos del coronel Francisco-Javier Venegas de Saavedra y los de Ildefonso Arias.

Los 800 soldados de infantería del general Jean Labarre colocaron 14 obuses a la derecha para apoyar a la tercera brigada. Durante la noche del 30 de abril de 1.794, los dos ejércitos vigilan sus posiciones y vivaquearon en las laderas de los Albéres, los heridos fueron evacuados. Se enciende una gran cantidad de fuegos y su humo permite localizar los campamentos.
La desesperación de La Unión era extrema, y decidió la retirada, que comenzó al día siguiente 1 de mayo, a partir de las 4 de la mañana, la división central de Pérignon recibió instrucciones de Jacques Dugommier para apoderarse del municipio de Montesquieu.

Batalla de Boulou (29 de abril al 1 de mayo de 1794). Toma de Montesquieu el 1 de mayo

Pérignon dio la de ataque contra el reducto español de Montesquieu. Los artilleros españoles se retiraban y llevaban consigo a Francisco-Javier Venegas ee Saavedra, gravemente herido. Cumin Milhaud recibió la orden de empujar a las españoles contra las Trompetas-Altas y contra las dos brigadas de reserva de Louis Lemoine en la aldea de Banyuls dels Aspres y los 550 jinetes de François Quesnel para reforzar la brigada Dominique Martin en el campamento de las Trompetas-Bajas. Luis Fermín de Carvajal envió refuerzos a los combatientes de Montesquieu. Envió 2.000 soldados de infantería a las órdenes de Del Puerto a las Trompetas-Bajas para apoyar a los artilleros del príncipe de Montforte. El príncipe de Montforte con sus 2.800 soldados de infantería y 800 jinetes abandonan las Trompetas-Bajas y, según la decisión del consejo de guerra, regresaron a la orilla derecha del río Tech para ir al pueblo de Maureillas, De repente, envía a 400 jinetes en la orilla derecha de Tech a Pont du Boulou para permitir la retirada de los 8.300 soldados de infantería del marqués de las Amarillas que evacuaban en la orilla izquierda del Tech reforzados por la concentración de la brigada de Pedro Mendinueta, cruzaron el vado de Sant-Joan cerca de Boulou y siguieron por la carretera de Maureillas para llegar al Col de Portell.

Batalla de Boulou (29 de abril al 1 de mayo de 1794). Españoles puestos en fuga cerca de Bagnols des Aspres. Autor .Jacques Gamelin

Jean Labarre, al frente del RC-22 estaba al acecho, se dio cuenta de que los dragones españoles del príncipe de Montforte se habían dividido en dos, y él hizo lo mismo con su caballería. Lanzó a François Quesnel y sus 800 jinetes en la orilla derecha en busca de los hombres del príncipe de Montforte. Jean Labarre toma la cabeza de la segunda brigada cruzaba el Tech desde las Trompetas-Bajas y galopó en la orilla izquierda para atacar a los 8.300 soldados de infantería del marqués de las Amarillas con la brigada de Pedro Mendinueta que cruzaba el vado de Sant-Joan, vieron a Ildefonso Arias y sus artilleros que evacuaban el reducto.

La brigada del general François Quesnel llegó demasiado tarde, la caballería española se encontraba en el pueblo de Cluses, cerca de las quebradas del río Roma, pero no escapó a la emboscada de Dominique Martin. En el puente de Céret, la retirada del ejército español tuvo muchas dificultades. El borde del puente estaba bajo la protección de Juan Miguel Vives, que tenía 5.500 hombres y Mariano Álvarez de Castro, jefe de la artillería española, construyó un reducto de 6×24 cañones, ambos hicieron un trabajo de seguridad notable. Después de explotar los barriles de pólvora y provocar grandes incendios, Pedro Mendinueta abandonó la ciudad de Oms y llegó apresuradamente al puente Ceret. Inmediatamente en la ermita de San Ferréol, Charles-Pierre Augereau se embarcó en su persecución, escoltado por dos brigadas, la de Jean-Joseph Guieu y la de Guillaume Mirabel. Juan Miguel Vives y sus hombres, satisfechos de haber evacuado las divisiones españolas, se retiraron a su vez hacia Maureillas. Charles-Pierre Augereau y Jean Labarre cruzaron el puente Céret, y cargaron contra la retaguardia española, mientras que François Quesnel tomaba la vanguardia del príncipe de Montforte en el estrecho camino de la fortaleza de Bellegarde, un desfiladero entre la roca y el barranco. La brigada Dominique Martin encabezado por el BI-I de la Guardia emboscada en el pueblo de Cluses-Hautes se enfrenta al resto de la tropa. Se produjo un desorden indescriptible, los españoles precipitaron la artillería y los carros al fondo de los barrancos, abandonaron los caballos, las mulas en la orilla y explotan los barriles de pólvora contra los contrafuertes montañosos para bloquear a los jinetes franceses en su persecución.

El ejército español sufrió 2.000 muertos y heridos. Otros 1.500 soldados adicionales, 140 cañones, y todos los trenes del ejército y los bagajes cayeron en manos de los franceses. Las pérdidas francesas facilitadas fueron 20 muertos. No se da el número de heridos.

Desde la cima de la colina de Banyuls-del-Aspres, Jacques Dugommier rodeado de su Estado Mayor observó la victoria, felicitó a Dominique Pérignon que acababa de unirse a él.

El 9 de mayo de 1794, Cumin Milhaud emitió una orden de requisa de los carreteros de los departamentos de Hérault y Gard para que devolvieran 153 cañones, 800 caballos y mulas, carpas y efectos de campo, equipaje abandonado por los 15.000 españoles.

Asedio de la fortaleza de Bellegarde (7 de mayo al 17 de septiembre de 1.794)

Los españoles volvieron a cruzar los Pirineos abandonando todas sus conquistas en Francia, con la única excepción de la poderosa fortaleza de Bellegarde en el en el paso de Le Perthus, que quedó sitiada. El marqués de Pérignon, con 15.000-20.000 hombres, quedó para llevar a cabo el bloqueo, mientras que el resto del ejército formaba una fuerza de cobertura en las laderas del sur de las montañas, para evitar ser aliviada.

El comandante español, conde de la Unión, hizo varios intentos de romper el bloqueo, comenzando con un ataque infructuoso a la derecha del ejército francés que cubría el asedio el 19 de mayo. En junio intentó distraer a los franceses con ataques a su extrema derecha, en la Cerdaña, pero estos también fracasaron. Finalmente, a mediados de agosto, de la Unión decidió realizar otro ataque contra las fuerzas de cobertura francesas. Esta vez intentó distraer a los franceses con seis asaltos falsos contra los campamentos de los lugares de Manresa, Vilarroja, Cantallops, Coll de Banyuls, alturas inmediatas a Culera, y por mar contra Portvendres y Colliure y el verdadero ataque era contra la montaña de Terradas, puente del Grau y el lugar San Lorenzo de la Muga donde debía reunirse la mayor parte de 14.000 hombres de las mejores tropas y 6.000 somatenes para atacar la fábrica de la Muga que era su obsesión. El ejército español había recibido una brigada irlandesa, varios regimientos suizos y un gran número de reclutas para cubrir las bajas.

Burlando la vigilancia de los franceses, la división del general Curten el 13 de agosto, llegó al pie de la montaña de Terradas. Con poco fuego y a bayonetazos sin detenerse en tiroteos cumplió la orden de ocupar los puertos, desalojando a la brigada Lemoine. Pronto dominó el pueblo de Terradas y las alturas de la Magdalena preparándose para bajar a la fundición en cuanto entrasen en el valle las demás columnas que debían efectuar el ataque. Las brigadas del general Izquierdo y Perlasca, habían desalojado a los franceses del puente de Grau y esperaban para desembocar en la orilla izquierda del río Muga, donde Diego Godoy permanecía atascado con sus fuerzas. Por su parte Cahabía encontrado una gran resistencia en el pueblo de San Lorenzo de la Muga. Esto salvó a los franceses. Del campamento de La Junquera salieron nuevas columnas al mando del general Angereau, lanzándose contra la división de Curten. Comprendiendo el conde de la Unión que el desastre era inminente, ordenó la retirada a las tres de la tarde.

Batalla de San Lorenzo de Muga (13 de agosto de 1794). Muerte del general Guillaume Mirabel

Angereau, futuro mariscal de Napoleón, ordenó a Mirabel y Lemoine caer sobre Terrada, y el mismo flanqueó a Curten. El dispositivo español se vino abajo, y solo gracias a la actuación del RC de Borbón bajo el coronel José Zarauz y de los regimientos portugueses de Cascaes, Peniche, 1º de Oporto y 2º de Olivenza se evito una masacre. Los franceses contaron 800 bajas, incluido el general de brigada Guillaume Mirabel asesinado. Los españoles sufrieron pérdidas de 1.400 soldados muertos, heridos y desaparecidos.

Mientras La Unión intentaba levantar el asedio, una epidemia se extendía por la guarnición. Para el 31 de julio se había reducido a una cuarta parte de sus efectivos totales.

Fuerte de Bellgarde en el paso de Le Pertus

El marqués de Val-Santaro resistió durante un mes después del fracaso español el 13 de agosto, pero finalmente, el 17 de septiembre, se vio obligado a rendirse.

Cuando los franceses ocuparon la fortaleza descubrieron 68 pistolas y 40.000 barriles de pólvora, confirmando cuán costosa habría sido una tormenta. Cuando la noticia de la captura de Bellegarde llegó a París, la Convención lo renombró “Sud-Libre”, para que coincida con la fortaleza de Condé, que pasó a llamarse “Nord-Libre”.

Retoma francesa del fuerte de Bellegarde en el paso de Le Pertus el 17 de septiembre de 1794

A Ricardos se le había resistido resistido 11 días en 1.793. A Dugommier en 1.794 se le resistió durante 133 días, desde el 7 de mayo al 17 de septiembre de 1794, antes de tener que capitular finalmente por falta de víveres.

Dugommier no se decidió a cruzar la frontera hasta no contar con una superioridad todavía mayor sobre el conde de la Unión. Durante los siguientes meses, hasta noviembre, se concentró en reforzarse, se produjo un periodo de atonía, produciéndose escaramuzas de poca envergadura en la frontera.

Batalla de Roure o de la Montaña Negra (17-20 de noviembre de 1.794)

Para proteger a Figueras, Rosas , y el Alta Ampurdán, el teniente-general Luis Fermín de Carvajal, conde de la unión construyo una cadena de 90 reductos. Los defensores incluyen tropas de élite como los 3 BIs de los RIs de Guardias Españolas y Valonas. Las tropas de menor calidad como las milicias provinciales, también guarnecían las líneas. El conde de la Unión estaba asistido por la división portuguesa al mando del teniente general João Forbes , que incluía un BI cada uno de los RIs 1 2 de Olivenza, Cascais, Peniche, y Freire de Andrade.

Dugommier desplegó un total de 36.000 soldados para su asalto, 22.000 en la primera línea: la división de Augereau en el flanco occidental con 9.000 hombres, la división del centro bajo de Pérignon con 8.700 soldados. La división del flanco oriental bajo Sauret con 4.300. La segunda línea tenía 7.500 hombres y la tercera línea contenía 4.500 soldados. A otros 8.000 soldados estaban en reserva.

Batalla de Roure o de la Montaña Negra (17-20 de noviembre de 1794). Movimientos de fuerzas

De la Unión desplegó 45.000 para defender sus líneas fortificadas, en dos líneas, en primera línea 35.000 efectivos y en segunda línea 10.000. El teniente-general Juan de Curten tenía 10.000 soldados para mantener San Lorenzo de la Muga, la montaña de Magdalena y Terradas en el flanco occidental. El teniente-general Juan Miguel de Vives y Feliu defendía el flanco oriental del puente del Molino del mar con 12.000 hombres. El teniente-general Jerónimo Girón-Moctezuma, marqués de las Amarilas se situó en el centro con 23.000 soldados defendiendo Roures.

Ataque inicial

Dugommier envió a sus divisiones hacia adelante en la noche del 16 de noviembre de 1.794. Augereau avanzó por el flanco derecho, mientras Pérignon se adelantó en el centro, con el apoyo del general Carlos Dugua con la reserva de caballería. Sauret y general de brigada Claude Perrin Victor montaron ataques simulados en el flanco izquierdo. El ataque de Augereau en la fundición de cañones en San Lorenzo de la Muga y Terrades resultó exitosa, forzando de Curten a retirar sus tropas españolas y francesas de emigrados hacia Llers.

Los ataques de los Pérignon en el centro y Sauret a la izquierda fallaron por el intenso fuego de artillería española desde la zona de Capmany. Una fuerza de caballería española y una brigada realista francesa bajo el conde francés de Gante rompieron a través de la línea de Sauret a Cantallops, llegando al campamento francés de Cantallops, pero fueron rechazados con la ayuda de refuerzos franceses procedentes del collado de Banyuls en el este, haciéndoles retroceder a sus posiciones originales.

En la mañana del 18 de noviembre el general Dugommier, el representante-en-misión Pierre Delbrel, y oficiales de estado mayor estaban observando el combate desde la cumbre de Montroig. La presencia de una batería de cañones franceses y el grupo de oficiales franceses atrajo una considerable fuego contra-batería de cañones españoles. Alrededor de las 7,30 de la mañana, un proyectil de artillería explotó cerca y un fragmento arrancó el brazo al mando del general Dugommier, matándolo en el acto. El general Catherine-Dominique de Pérignon, que asumió el mando del ejército francés, ordenó detener la ofensiva. Los españoles habían perdido el ala izquierda, pero mantenían intactos el centro y la derecha.

Batalla de Roure o de la Montaña Negra (17-20 de noviembre de 1794). Muerte del general Dugommier

Ataque final

El 18 y 19 de noviembre, el nuevo comandante en jefe francés celebró un consejo de guerra en La Junquera. Después de reorganizar su ejército, Pérignon determinó atacar desde el noroeste a lo largo del valle que va desde Montroig a Biure. El ataque comenzó al amanecer el día 20 de noviembre y se rompió a través de la primera y segunda líneas españolas. Tropas francesas pronto empezaron atacar el reducto de 25 cañones en el monasterio de Santa-María-del-Roure, 2 kilómetros al noroeste del puente del Molino (Pont de Molins). Los soldados del general de brigada Luis André Bon se acercaron hacia el valle Muga desde la dirección de Escaules. Los generales españoles Gaspard Cagival y Diego Godoy (hermano de Manuel Godoy) dirigieron un intenso fuego desde las defensas, que rompieron las lineas francesas en grupos pequeños. Sin embargo, después de ser reunidas por el general de brigada de brigada François Guillot, persistieron en el ataque durante tres horas. La lucha se volvió contra los españoles y la posición finalmente cayó alrededor de las 3 de la tarde mediante a una maniobra envolvente.

Durante los primeros combates el día 20 de noviembre, el conde de la Unión se mantuvo en su cuartel general en la fortaleza de San Fernando en Figueras. Mientras cabalgaba al frente, recibió un informe de que el reducto de Santa-María-del-Roure había caído. Al llegar al puente del Molino, condujo una carga con 1.300 de caballería contra las brigadas de los generales de brigada Théodore Chabert y Jean-Antoine Verdier. Durante la refriega posterior, de la Unión fue alcanzado fatalmente por dos balas y cayó unos 300 metros de Santa-María-del-Roure, tenía 42 años.

De Curten y el general Domingo Izquierdo retiraron el ala izquierda al sur de Bàscara, detrás del río Fluviá, perseguido por Verdier. Una fuerza aislada de 2.000 soldados se retiraron de Llers a Figueras, donde se unieron a los de 7.000 hombres de José Andrés López Valdés, que guarnecían la fortaleza de San Fernando. Un número de heridos y rezagados de la batalla también se refugiaron en la fortaleza. El marqués de las Amarillas tomó el mando del mal sacudido ejército español y se dirigió hacia Gerona, dejando una retaguardia para cubrir la retirada.

Secuelas

Durante la batalla, los franceses tuvieron 3.000 bajas de los 35.000 comprometidos. Las pérdidas de hispano-lusas fueron 10.000 entre muertos, heridos y desaparecidos, de un total de 45.000 hombres. Los franceses capturaron 30 piezas de artillería. El ejército francés tomó rápidamente la ciudad de Figueras, pero en un primer momento la fortaleza de San Fernando, que estaba a 1,3 km al noreste de la ciudad, resistió. La guarnición eran unos 9.000 efectivos formada por desmoralizados y llegados en desbandada de muchas unidades, el castillo estaba bien aprovisionado y al mando del brigadier Andrés de Torres, quien había pedido ser reemplazado por no sentirse apto para defender la plaza. Acertó de pleno, pues triunfó la osadía del general Perignon, quien exigió la rendición nada más llegar, lograda tras realizar varios disparos. La capitulación fue decidida por votación de la junta de mandos, 36 contra 5, sin que el gobernador pechase con la responsabilidad. El 27 de noviembre, se rindió la plaza con toda la guarnición de 9.000 soldados y las 171 piezas de artillería cayeron en manos francesas, junto con la munición y las tiendas.

Un consejo de guerra, en Barcelona, dictó cuatro sentencias de muerte precedidas de degradación y prisión para casi todos los demás; los fusilamientos fueron sustituidos por destierro.

Asedio de Rosas (28 de noviembre 1.794 a 4 de febrero de 1.795)

El mismo día de la rendición del fuerte de San Fernando en Figueras, el general de división Pierre François Sauret invertía el puerto de Rosas.
Las defensas de Rosas consistían en la Ciudadela tipo Vauban y el castillo de la Trinidad. Estas fortificaciones fueron ordenados por el Carlos I de España en 1.543 y completado por 1.570. La Ciudadela tenía una forma pentagonal con cinco baluartes en las esquinas y revellines o medias lunas en todos los lados excepto el lado del mar. El castillo de la Trinidad tenía forma de estrella de 4 puntas en una altura 60 metros. La Ciudadela se encuentra justo al oeste de la ciudad, mientras que el castillo corona un promontorio 2,3 km al sur-sureste de la Ciudadela. Los 300 metros de altura del monte Puy-Bois dominaba el Castillo en el noreste. El teniente-general Domingo Salvador Izquierdo mandaba a los 4.800 hombres de la guarnición española. El almirante Federico Gravina con una flota de 13 buques de línea y otras 45 embarcaciones estaba en la bahía de Rosas. Estos barcos proporcionaban apoyo por el fuego y apoyo logístico a la guarnición.

El 28 de noviembre los franceses invirtieron Rosas con 13.261 soldados. Mientras Sauret tenía mando del asedio, Pérignon proporcionaba la cobertura al asedio. Seis brigadas estaban subordinados a Sauret para la operación, estaban al mando de los generales de brigada Claude Perrin Victor (2.455 infantería), José Magdelaine Martin (1.747 infantería), Robert Motte (1.799 de infantería), Jean-Jacques Causse (1.403 infantería), Théodore Chabert (2.118 infantería), y François Gilles Guillot (1.019 soldados de infantería y 123 de caballería).

El general de división Juan Bautista Beaufort de Thorigny con 2.586 soldados de infantería y 211 de caballería cercaron el Castillo.

El 29 de noviembre, la primera batería abrió fuego contra la fortaleza y los franceses comenzaron a cavar trincheras de asedio. Para el 7 de diciembre de seis baterías batieron las defensas. Izquierdo lanzó varias salidas ineficaces contra las paralelas y trincheras de aproximación que se acercaban a la ciudadela. En esos momentos Pérignon se dio cuenta que desde el castillo de la Trinidad, se hacía fuego que causaba graves daños a los sitiadores, era una posición de la llave. Ordenó que se instalarán cañones pesados en el monte Puy-Bois. Cuando los ingenieros franceses protestaron que no se podía hacer, el comandante general hizo caso omiso de sus objeciones. Los soldados franceses, cuyo apodo para el Castillo era Le Bouton (la Espinilla) de Rosas, lograron transportar tres baterías a la cumbre del 25 de diciembre. Las baterías del monte Puy-Bois finalmente rompieron las paredes del Castillo y su guarnición fue sacada en barcos el 1 de enero. Desde el nuevo puesto avanzado capturado, los franceses abrieron fuego sobre la Ciudadela y la flota.

En diciembre, el marqués de las Amarillas fue despedido por abandonar vergonzosamente San Fernando, y por errores cometidos en las batallas de Boulou y Peyrestortes. El teniente-general José de Urrutia y de las Casas tomó el mando del ejército de campaña de los Pirineos Catalanes, que se encontraba detrás del Fluviá, al sur de Rosas, que amenazaba con avanzar para aliviar la Ciudadela.

Para el 25 de enero, cuando el clima invernal obligó Sauret a suspender las operaciones de asedio, el ejército de Urrutia había aumentado amenazadoramente grande. Decidido a tomar la fortaleza, Pérignon decidió intentar un farol de nuevo. Él irrumpió en las posiciones avanzadas españolas el 1 de febrero. El comandante del ejército francés organizó los preparativos evidentes para un asalto a gran escala, tales como mostrar las escaleras de escalar en las trincheras. Esto finalmente se rompió la moral de los defensores. Izquierdo ordenó a los miembros supervivientes de la guarnición que ser evacuados por la escuadra de Gravina en la noche del 3 de febrero, dejando una retaguardia 300-hombre detrás para cubrir la operación. La retaguardia se suponía que debían abandonar en pequeños barcos por la mañana, pero fueron abandonados por la flota y se convirtieron en prisioneros franceses. Los franceses habían lanzado sobre la Ciudadela mas de 40.000 proyectiles de artillería.

Los españoles informaron de 113 muertos, 470 heridos y 1.160 enfermos durante el asedio. Además, 300 soldados de la retaguardia cayeron en manos de los franceses. Las pérdidas francesas son desconocidas, pero se afirmó que eran ligeras. Pérignon molesto, fue incapaz de avanzar más allá del río Fluviá, el gobierno francés le sustituiría a finales de mayo de 1.795 por el general de división Bartolomé José Luis Schérer.
Los franceses ocuparon la Cerdaña, el valle de Arán y parte del Ampurdán. Pero se encontraron en Cataluña con el mismo problema que en Navarra y las Vascongadas, una feroz actividad guerrillera. Aunque el ejército regular español estaba casi desintegrado en Cataluña, 55 poblaciones catalanas levantaron en armas 18.000 migueletes y se dedican a hostigar sin descanso al invasor.

Operaciones en 1.795. Final de la guerra

El año de 1.794, como el anterior, había sido testigo de grandes victorias francesas como la de Turcoing sobre los británicos o la de Fleurus sobre los austriacos. En España también lograron triunfos, ocuparon Guipuzcoa y las comarcas catalanas de la frontera, pero aquí se enfrentaron a un enemigo desconocido en los demás frentes: la guerrilla.

En 1.795 la situación de los franceses en España no era envidiable. El ejército español había encontrado un digno sucesor de Ricardos en el general José de Urrutia y de las Casas. En Navarra había expulsado a los franceses del valle de Roncal, lo que le valió el mando del ejército en Cataluña. Reorganizó las fuerzas, abonó a los soldados las pagas atrasadas.

El general José de Urrutia llamó a la resistencia reforzada con el pueblo y las autoridades catalanas, que armaron a numerosos voluntarios de los cuerpos de migueletes y somatenes. A principios de 1.795 tomaron la plaza de Rosas las tropas del regimiento Voluntarios del Castilla pero, a su vez, los franceses aparecieron en marzo con 7.000 soldados y 300 caballos en Besalú. En maniobra de ataque, el regimiento Voluntarios de Castilla, al mando del general Gonzalo O’Farril, marchó sobre Bañolas para atacar a los franceses y obtuvo la victoria.

Los franceses también intentaron cruzar el río Fluviá por Bascara (24 km al norte de Gerona) varias veces, pero fracasaron.

El 11 de junio, en una incursión realizada por el marqués de la Romana, que dio como resultado la captura por los españoles del castillo de Pontós y la derrota de los franceses.

El 14 de junio vio a un ejército francés dirigido por Bartolomé Louis Joseph Schérer, que estaba en una expedición de búsqueda de comida, cruzaron el río Fluviá en Bascara. Urrutia pensó que su ejército estaba bajo ataque. El general español rápidamente reunió a sus tropas y envió al mariscal de campo Gregorio de la Cuesta atacó con su división por la derecha, y Antonio Cornel con su división por la izquierda, los franceses se vieron obligados a retirarse. Las pérdidas francesas fueron 2.500 hombres y 4 cañones, mientras los españoles perdieron 546 hombres.

El gobierno francés pide entonces la paz, pero las exigencias de Carlos IV resultaron excesivas: quería que se formase un reino independiente en la Baja Navarra (País Vasco francés) para el hijo y heredero de Luis XVI. Los revolucionarios sabían que eso supondría abrir la puerta a la restauración monárquica y se niegan. La lucha continua, pero la situación de los franceses en Cataluña se vuelve dramática: no recibían suministros por las acciones de la guerrilla en retaguardia, y en el frente Urrutia los derrota con contundencia. En consecuencia en julio el ejército de los Pirineos Orientales retrocedió hacia la frontera abandonando sus conquistas en Cataluña.

Del 25 al 27 de julio las tropas mandadas por el general Gregorio García de la Cuesta atacaron la Baja Cerdeña haciendo capitular a las tropas francesas de las guarniciones de Puigcerdá y Bellver de Cerdaña, cuando ya se había firmado la paz de Basilea y el 22 de julio de 1.795, que ponía fina a la guerra entre Francia y España, por la que los franceses devolvían los territorios que habían ocupado a cambio cambio obtiene la isla de Santo Domingo.

Operaciones en las Vascongadas y Navarra

Operaciones en 1.793

El ejército de los Pirineos fue creado el 1 de octubre de 1.792 y un ex-ministro de la guerra, Joseph Servan, fue designado para dirigirlo. La guerra entre la Francia y España comenzó el 9 de marzo de 1793. Como resultado, el ejército original de los Pirineos se dividió el 30 de abril en el ejército de los Pirineos Occidentales bajo Servan al mando y el ejército de los Pirineos Orientales.

El nuevo ejército de Servan cubría un frente Vasco-Navarro, y disponía de unos 10.000 efectivos. Al principio, los batallones voluntarios tenían un promedio de unos 200 hombres cada uno, pero en mayo de 1.793, todos fueron reforzados hasta alcanzar 784 soldados.

En frente los españoles tenían 8.000 regulares y entre unos 10.000 milicianos en Navarra y Gipuzkoa, bajo el mariscal de campo Ventura Caro, que había mandado el regimiento de dragones de Almansa. Estas fuerzas estaban encuadradas en 13 RIs y 2 BIs regulares, 26 RIs de milicias, 3 regimientos de caballería, un número de individuos de los Cuerpos de Marina y artillería y unas 10 Cías de paisanos y voluntarios armados. Los regimientos de caballería eran RC Farnesio, RC Rey y RD de la Reina, posteriormente el RC del Rey pasó al Rosellón, y de allí vinieron el RC Montesa y RC de la Reina, y los de Voluntarios de España y una compañía de Úbeda que eran ligeros.

Ventura Caro montó una rápida ofensiva de Fontes a través del río Bidasoa, cerca de Hendaya. Los voluntarios franceses entraron en pánico y huyeron, dejando a los españoles capturar el campamento de Jolimont antes del 30 de abril de 1.793. Por esta derrota, el general francés Joseph Duverger fue arrestado y enviado a París. Servan situó sus tropas detrás del río Nivelle con su ala derecha en Bidart. En espera de refuerzos detrás de una pantalla de unidades de voluntarios fiables y regulares, el comandante francés comenzó a instruir a sus reclutas y primeros voluntarios. Las compañías de granaderos del ejército se reunieron en un cuerpo bajo Theophile Corret de la Tour d’Auvergne, Servan los envió a ocupar a Saint-Pée-sur-Nivelle. Esta iniciativa fue seguida por un avance provisional en mayo.

Los encuentros iniciales fueron en la zona de Zugarramurdi, con golpes de mano de infantería de relativa entidad. El 21 de abril, fue el de mayor entidad, dos columnas mandadas personalmente por el mariscal Caro, a cuyas órdenes estaba Pedro Caro, marqués de la Romana, atacaron un campamento francés de Zare, frente a Zugarramurdi, ocupado por 3.000 efectivos. El Sare cayó el 1 de mayo, con toda su artillería y bagajes. La escasez de acémilas y carros, obligó a que los jinetes y dragones españoles del Rey y de la Reina, que tomasen todo lo que pudieran en sus monturas, y lo que no pudiesen llevar lo arrojasen al río.

El 23 de abril, el ejército español inició un bombardeo arrasó totalmente la ciudad de Hendaya, tras lo cual fue ocupada al ser rebasados sus flancos, los franceses retrocedieron a las alturas de Bidart, frente a Bayona.

Aprovechando la inactividad de los españoles, que habían renunciado a la ofensiva, y reforzados por numerosa recluta, poco a poco los franceses pasan a la ofensiva.

El 27 de mayo de 1.793, Servan envió una fuerza bajo Pierre François Lambert Lamoureux de Genettière para amenazar al paso de Roscesvalles. Caro envió una columna bajo Pedro Caro, marqués de la Romana para contrarrestar a los franceses.

El 6 de junio, las dos partes se encontraron en Château-Pignon, primero los franceses aguantaron a los españoles que tenían superioridad numérica, después de algunas rondas de fuego de artillería, los voluntarios franceses huyeron abandonado Genettière. El marqués de la Romana con 3 BIs españoles de los RIs Inmemorial del Rey, Corona y León, reforzados por 2 EDs de la Reina, asaltaron el castillo de Pignon (Château-Pignon), que sería abandonado el 18 de julio, después de clavar los cañones y quemar las tiendas.

El 5 de julio, Caro decidió tender un puente sobre el río Bidasoa, iniciando un ataque que inicialmente tuvo éxito, pero fue rechazado por los franceses que realizaron un contraataque con 6 columnas con artillería, Caro replegó sus fuerzas al amparo de la artillería.

En julio de 1.793, el ejército francés de los Pirineos Occidentales contaba con 28.000 soldados de infantería, 1.500 artilleros y 700 jinetes.
El 30 de agosto, Deprez-Crassier ordenó un gran asalto al puesto avanzado español de Biriatou. La Romana no solo repelió el asalto, sino que los dragones de la Reina y la caballería de Úbeda llevó a los atacantes al campamento de los sans-culottes cerca de Urrugne. El mismo día, José Urrutia y de las Casas empujaron hacia atrás una segunda columna bajo el mando de Willot en su ataque contra Vera.

Las pequeñas acciones serían la norma el resto del año. Como un ataque al campamento francés de Urrugne el 21 de noviembre llevados a cabo por 2 ECs de Farnesio y 2 EDs de la Reina.

La campaña del año de 1.793 finalizaba igual que en el Rosellón, con ventaja para los españoles, pero sin resultado definitivo.

Guerra de los Pirineos o contra la Convención (1793-95). Operaciones en los Pirineos Occidentales

Operaciones en 1.794

Jacques-Léonard Muller, nuevo jefe del ejército francés organizó el ejército, que era algo de lo que antes carecía. En enero de 1.794, envió refuerzos por un total de 8.000 a la guerra en Vendée bajo Dumas y también refuerzos al ejército de los Pirineos Orientales. A pesar de esta resta, el ejército de los Pirineos Occidentales contaba 40 batallones, de éstos los 26 mejores se formaron en tres divisiones bajo Moncey, Henri François Delaborde y Jean-Henri Guy Nicolas de Frégeville. Los otros 14 batallones mal equipados y entrenados fueron asignados a dos divisiones bajo Jean-Antoine Marbot y Jean Mauco y se desplegaron en el ala izquierda.

El 5 de febrero, José Urrutia y de las Casas atacó una colina fortificada cerca de Hendaya, donde se encontraba el campamento de los Sans-Culottes, Frégeville defendió con éxito el campamento contra 13.700 tropas españolas lideradas por Urrutia, la batalla duró 7 horas y produjo a los españoles 235 muertos y 800 heridos.

El 3 de junio, una brigada francesa de 2.300 hombres liderados por Lavictoire, parte de la división de Mauco, irrumpió en el paso de Izpegi, situado a 13,5 kilómetros al oeste de San Juan Pie de Puerto. Los 1.000 defensores incluía 1 BI del RI Zamora, 3 Cías de fusileros de Alude, y la Legión Realista de emigrados franceses. Las bajas españolas ascendieron a 94 muertos y heridos, y 307 capturados.

El mismo día, Jacques Lefranc tomó la cresta de Izpegi y otras tropas francesas conquistaron posiciones cerca del paso Maya. El 23 de junio, 8.500 soldados españoles de Ventura Caro fueron repelidos por una fuerza francesa que defendía el fortificado Monte Calvario cerca de Vera, las bajas españolas fueron 500 muertos y heridos, y 34 capturados. Los defensores franceses perdieron 30 muertos y 200 heridos.

Muller ordenó que las posiciones españolas en el valle de Baztan fueran asaltadas y asignó a Moncey para llevar a cabo la operación. El 10 de julio, Antoine Digonet con 4.000 soldados franceses atacaron la posición del RI Zamora y la Legión Real en el Monte Argintzo (Arquinzu), a 10 kilómetros al sur de Elizondo en Baztan. Los defensores superados en número sufrieron 314 bajas, incluido el marqués de Saint-Simon jefe de la Legión, que fue gravemente herido. Después de la batalla, los republicanos franceses masacraron a 49 prisioneros realistas franceses.

Batalla del valle de Baztán (25 de julio de 1.794)

Muller decidió atacar el valle de Baztán con 3 divisiones:

  • División de Bon-Adrien Jeannot de Moncey con 13 BIs, 800 caballos, 14 cañones y 4 cañones más pesados. Avanzaría en 4 columnas que se dirigían a los pasos Berdaritz, Ispéguy, Maya y Harriet.
  • División Henri Delaborde con 9 BIs.
  • División Jean Henri Guy Nicolas de Frégeville con 9 BIs y 2 Escons ligeros.

A partir del 23 de julio, las divisiones de Muller atacaron los atrincheramientos españoles en Baztan. El valle incluye las ciudades de Elizondo, donde el río Baztán gira de suroeste a oeste y Doneztebe, donde el río gira hacia el norte y se conoce como el Bidasoa.

La columna del paso de Ispéguy, que logró transportar piezas de artillería, comenzó el ataque. Después de algunos disparos de cañón, los españoles abandonaron las posiciones. Otros dos puestos fueron eliminados rápidamente, pero en el ataque a la entrada del valle de Baztán, desde el paso de Ispéguy, los franceses fueron rechazados. Un nuevo ataque francés hizo posible que retiraran a los españoles hasta Elizondo y después de una dura lucha para hacerse dueño de todo el valle. Después de tomar 4 cañones, 2.000 rifles y tomar 200 prisioneros, el camino a España ahora estaba abierto al ejército francés.

Entre el 27 y el 30 de julio, las defensas españolas fueron superadas y Moncey desvió sus divisiones hacia el norte para seguir el Bidasoa hasta la costa atlántica. El número de franceses y españoles muertos y heridos es desconocido, pero los franceses capturaron 200 españoles y 4 piezas de artillería.

En cuanto Moncey rompió el Baztán, el centro francés se lanzó contra Vera, Lesaca y Biriatou.

Al salir de las montañas el 1 de agosto, las divisiones de Moncey y Delaborde, siguieron el Bidasoa y cayeron sobre las defensas costeras españolas desde el flanco y la retaguardia con 12.000 hombres, capturando las alturas de San Marcial al sureste de Irún y Hondarribia (Fuenterrabia). Atrapado por la maniobra francesa, Vicente de los Reyes se rindió con 2.000 soldados españoles, 300 cañones y cinco colores. Los franceses sufrieron 600 bajas.

La ofensiva de Moncey deshizo por completo la posición defensiva española detrás del río Bidasoa. Los franceses se apoderaron del puerto de Pasajes el 2 de agosto. Un premio mayor cayó el 3 de agosto cuando San Sebastián se rindió a los franceses con 1.700 prisioneros españoles y 90 cañones. Las pérdidas francesas fueron insignificantes.

El mariscal de campo Miró reunió a los jinetes de Farnesio, Ubeda y Montesa, con algunos tiradores escondidos en los árboles, se encargó de proteger la retirada. Hicieron fuego contra la vanguardia francesa, que no tuvo mas remedio que frenar su avance y dar tiempo a las unidades españolas a reorganizarse en Hernani.

A pesar de la detención momentánea, los franceses continuaron su avance, y el 5 de agosto, los españoles eran atacados en Tolosa. En un primer momento los españoles aguantaron durante dos horas, pero desbordados por la izquierda, los españoles se replegaron. El primer escuadrón de Farnesio con su coronel Antonio Amar al frente, fue el encargado de proteger la retirada. Cargaron contra la vanguardia francesa, que se retiró. La llegada de un regimiento de húsares franceses enviados por Frègeville, pusieron fin a la actuación del escuadrón, que no fue perseguido.
Mientras Vizcaya y Álava se aprestaban a la defensa, las ciudades de Azpeitia, Eibar, Érmua, Ondárroa, Deva y Elgoibar, sufrieron saqueos por los franceses, en algunas localidades quemaron casas.

Batalla de Orbaizeta (15-17 de octubre de 1.794)

Muller renunció a su puesto y Moncey fue ascendido a comando del ejército después de su brillante éxito en la captura de San Sebastián el 3 de agosto de 1.794.

Moncey reorganizó su ejército para que cada regimiento tuviera dos batallones en campaña mientras que el tercer batallón, que tenía el equipo más pobre, servía como servicio de guarnición de servicio. Se reunieron las compañías de granaderos de cada batallón para formar una reserva. Se montó un tren de asedio en Bayona bajo Armand Samuel de Marescot en preparación para atacar la fortaleza de Pamplona.

El ejército debía ser reforzado desde la Vendée con 15.000 soldados, pero solo 3.000 soldados de infantería y 500 jinetes llegaron a mediados de septiembre. Para la ofensiva, el ejército de Moncey contaba con 52.000 soldados en 64 BIs y 4 regimientos de caballería.

El 15 de octubre de 1794, Moncey lanzó una ofensiva en un frente amplio con 46.000 hombres. Las 5 divisiones francesas estaban al mando de los generales Delaborde, Frégeville, Jean Mauco Thomas Alexandre Dumas y Jean-Antoine Marbot. Al oeste, el eje de ataque era Leiza-Lekunberri. En el centro, los atacantes partieron de Doneztebe cruzaron el paso Donamaria, otro eje partía de Elizondo cruzan el puerto de Belate con destino a Sorauren. En el este, los franceses parten de Roncesvalles (Orreaga) en dirección al valle del río Urroti al sureste, y del río Irati, al suroeste.

Pedro Téllez-Girón, duque de Osuna dirigía a las 13.000 tropas españolas de Navarra. Sus comandantes eran los generales Manuel Cagigal, Antonio Filangieri Frías y el marqués de la Cañada Ibagniez.

El 15 de octubre, la división de Delaborde atacó Filangieri en Mezkiritz (Mezquiriz), a 8 kilómetros al suroeste de Roncesvalles. Los franceses desplegaron 11 BIs y 2 BGs, además de 640 dragones y húsares. De los 4.000 soldados españoles comprometidos, 200 fueron muertos y 724 fueron capturados; mientras que las pérdidas francesas son desconocidas.
Los franceses tomaron Lekunberri el 16 de octubre y Villanueva, 9 kilómetros más al sur, al día siguiente. Las dos aldeas están en el extremo occidental de la línea de ataque. En el otro extremo, Orbaizeta cayó con su fundición de armas, que está a 4 kilómetros al norte de la aldea. Los franceses capturan la tienda española de mástiles navales en Irati y una segunda fundición en Egui.

La ofensiva se detuvo en el umbral de Pamplona, porque los representantes en misión no autorizaron un nuevo avance de las tropas. La mayor parte de los defensores evitaron ser rodeados. Una autoridad culpa a Delaborde por no haber aislado a los españoles. Las pérdidas españolas asciendieron a aproximadamente 4.000 soldados muertos, heridos o desaparecidos. Los franceses también confiscaron 50 piezas de artillería. Se desconoce el número de víctimas francesas.

Los franceses infligieron daños al ejército español y se acercaron a la fortaleza de Pamplona. Lo que era aún peor para los españoles fue la pérdida de dos fundiciones de armas y la tienda de mástiles de la marina.
Un brote mortal de enfermedad paralizó las operaciones francesas en los Pirineos Occidentales durante el invierno de 1.794-95. La epidemia mató a 3.000 soldados y muchos residentes en las zonas ocupadas de España. Los franceses tuvieron que soportar las acciones de las guerrillas que acosaban continuamente sus líneas de suministros, teniendo que aumentar las fuerzas dedicadas a la seguridad.

Operaciones en 1.795

Después de la lucha en Vendée se unieron al ejército de los Pirineos Occidentales 10.995 soldados formó dos divisiones bajo Bernard Dessein y Amédée Willot.

Tras el invierno, el avance se efectuó en dos ejes: uno hacia Bilbao, y el otro hacia el sur, alcanzando el alto valle del Ebro para ocupar Vitoria.
En el verano de 1.795, el príncipe de Castelfranco lideraba el ejército español en Navarra, Gipuzkoa y Aragón. Para proteger su izquierda, colocó a Filanghieri con 9.000 regulares en Lekunberri y Crespo con 9.000 regulares para mantener Bilbao en el norte, junto con 5.200 hombres voluntarios.

Los franceses consiguieron romper las defensas que el general Crespo había establecido, los defensores huyeron sin intención de hacer defensa alguna. Las consecuencias fueron desastrosas. A mediados de julio, los franceses ya controlaban Vizcaya. El 19 de ese mes, los más ricos huyeran despavoridos.
El 28 de junio, Moncey intentó envolver a Crespo que se había establecido en la línea entre Bergara y Mondragón, pero Crespo se volvió a Vitoria-Gasteiz al día siguiente. Los vizcaínos quedaron a expensas de su propio ejército. Para más desesperación y enfado de estos, el general se dirigía a Vitoria. Los ejércitos franceses entraron en Bilbao con el general Willot al frente.

El 2 de julio, Moncey se concentró contra Filanghieri, pero este general esquivó antes de que su cuerpo pudiera ser aplastado.

El 12 de julio Dessain con 4.500 tropas se dirigió hacia el sur, capturando 25 cañones abandonados por Crespo, alcanzando Vitoria el 14 de julio. Los franceses tomaron a Miranda de Ebro el 22 de julio de 1.795 y Moncey preparó una posición de bloqueo en Pancorvo allí para poder moverse contra Pamplona.

El temor de los responsables militares franceses a alejarse excesivamente de sus fuentes de suministros y tener que defender frentes excesivamente amplios (además de la falta de medios de transporte adecuados), detuvo su avance en Pancorvo.

Moncey intentó por tercera vez tomar Pamplona, y por tercera vez sufrió un cruento desastre, en esta ocasión en el desfiladero de Ollaregui, en el que se distinguió el RI África al mando de Agustín Goyeneta, justo el mismo día que se firmaba la Paz.

El tratado de Basilea concluido el 22 de julio de 1.795 puso fin a la guerra. Cuando las noticias de paz llegaron al frente en agosto, Moncey había cruzado el Ebro, mientras las otras fuerzas se preparan para invertir Pamplona.

Mientras que, simultáneamente, la familia real preparaba su huida a América. A la vez, el arzobispo de Toledo publicó una carta pastoral exhortando al clero a recoger los tesoros religiosos para que no cayeran en manos del enemigo francés.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-10-24. Última modificacion 2020-10-24.
Valora esta entrada