Siglo XVIII Guerras Revolucionarias Francesas I (1.789-95) Guerra de Vendée (1.793)
Guerra de Vendée (1.793)

Antecedentes

La Francia revolucionaria tuvo que enfrentarse a una gravísima crisis, la pérdida de valor de los productos hizo que comerciantes y agricultores no sacaran al mercado los cereales, esperando una mejora de la situación. La escasez produjo la inflación y como consecuencia el malestar social. En los primeros meses de 1.793 fueron frecuentes los disturbios demandando la tasa del pan y medidas contra los acaparadores.

La crisis interna y la amenaza exterior hizo que forzaron a la Convención a decretar el reclutamiento de 300.000 hombres el 24 de febrero de 1.793. Esta leva despertó la resistencia de los campesinos en todos los departamentos franceses. En las regiones occidentales, tradicionalmente muy católicas, la escasez y la carestía de de las subsistencias habían provocado el descontento de los campesinos, aprovechado por los sacerdotes refractarios para soliviantarlos contra la Revolución. En este contesto, la leva de hombres para el ejército cristalizó en la sublevación abierta. Durante el mes de marzo, la revuelta se extendió por los departamentos de Vandée, la parte sur de los de Loire-Inférieure y de Maine-et-Loire. El noroeste del de Deux-Sèvres.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee-zona-rebelde-en-marzo-de-1793.png 800w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee-zona-rebelde-en-marzo-de-1793-300x212.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee-zona-rebelde-en-marzo-de-1793-768x541.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee-zona-rebelde-en-marzo-de-1793-100x71.png 100w
Guerra de Vendée zona rebelde en marzo de 1793

El ejército insurgente está poco centralizado, mal equipado (tres cuartas partes de los hombres carecían de fusil antes del ataque a Chalonnes-sur-Loire, la mayor parte de las armas y municiones eran los que abandonaban los soldados republicanos) y no era permanente, ya que los campesinos regresan a sus tierras en cuanto podían después de los combates. Sin embargo, soldados profesionales, desertores del ejército republicano, se unieron a él, aportando su experiencia. Pero los campesinos y sus jefes carecían de experiencia militar, buscaban mandos más experimentados: d’Elbée, teniente de caballería, Charette, ex-oficial naval, Bonchamps, Autichamp, Lescure, Sapinaud, Talmond … Estos aristócratas inicialmente se mostraron reacios a tomar el mando de un ejército de campesinos, pero se apresuraron a demostrar su sinceridad militante. El más atrevido de estos nobles es el joven Henri du Vergier, conde de la Roche Jaquelein (20 años). Este subteniente de caballería, proveniente de una familia de alta nobleza, adviertió a los que fueron a solicitarlo: “Vayamos y busquemos al enemigo: si retrocedo, mátenme; si sigo adelante, síguanme; si muero, véngenme”.

Los vendeanos se distinguían de sus enemigos por llevar una escarapela blanca, y se les llamaron los blancos, para diferenciarse de los azules o revolucionarios.

Lo componían tres ejércitos, constituidos partiendo de las agrupaciones de marzo:

  • El ejército de Anjou, al este del río Sèvre nantaise (40.000 hombres).
  • El ejército del Centro, en el corazón de la Vandée (10.000 hombres).
  • El ejército del Marais, entre la Sèvre nantes y el océano Atlántico (15.000 hombres). Se encargan sobre todo de salvaguardar la parte de territorio donde surgieren.

Batalla de Pont-Charrault (19 de marzo de 1.793)

En marzo de 1.793, un ejército republicano de 2.300 efectivos y 4 cañones bajo el general Luis de Marcé, un veterano con 48 años de experiencia, partió de La Rochelle a marchas forzadas. Su objetivo era cruzar todo el país insurgente, desde La Rochelle hasta Nantes. En el camino se le unen más fuerzas hasta alcanzar 3.500 hombres y 8 cañones. El 17 de marzo, se encontró con las fuerzas de Sapinaud que le cerraban el paso, asentó los 8 cañones e hizo fuego y los vendeanos huyeron en desbandada.

Continuaron la marcha y cuando avanzaba hacia las profundidades de Bocage, a Saint-Fulgent, el 19 de marzo, llegó a un lugar escarpado, entre los ríos, el Grand Lay y el Petit Lay y se estableció allí. Sobre las 4 de la tarde, escucharon la canción de la Marsellesa, y pensaron que se trataba de refuerzos republicanos de Nantes. Enviaron un trompeta y un par de soldados para ver de quién se trataba.

Los emisarios luego regresaron para dar la alerta, pero demasiado tarde, los vendeanos estaban pisándole los talones y lanzaron un ataque sorpresa. Unos 5.000 del ejército Centro, el de Charles Royrand, armados con rifles, picas y guadañas, tomaron posiciones en el bosque y en las alturas, desde donde abrieron fuego. Después de las primeras salvas, muchos revolucionarios cayeron, Marcé dio órdenes contradictorias que aumentó aún mas la confusión, y luego los vendeanos cargaron cuerpo a cuerpo, en el ala izquierda, los guardias nacionales cedieron al pánico, que se comunica rápidamente a todo el ejército. En un instante, todos aquellos que pudieron escapar del hierro de los vendeanos huyeron en la noche. Los fugitivos cruzan Saint-Vincent-Sterlanges y Chantonnay, luego llegaron a Sainte-Hermine a las tres de la mañana. Sin embargo, los oficiales no lograron reunir a sus hombres y la huida se reanudó a la mañana siguiente, solo parando en La Rochelle, donde Marcé llegó entre los últimos. Otros soldados regresaron a Niort. Representantes en misión en el departamento de Vendée escriben a la Convención: “El mayor enemigo con el que tenemos que luchar en este país es el miedo, que es contagioso”.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-pont-charrault-19-de-marzo-de-1793--los-vendeanos-cargan-contra-los-republicanos.png 700w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-pont-charrault-19-de-marzo-de-1793--los-vendeanos-cargan-contra-los-republicanos-300x189.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-pont-charrault-19-de-marzo-de-1793--los-vendeanos-cargan-contra-los-republicanos-100x63.png 100w
Batalla de Pont-Charrault (19 de marzo de 1793). Los vendeanos cargan contra los republicanos y los ponen en fuga

El número de bajas no se conoce con precisión, del lado republicano se estiman entre 300 a 500 muertos, 200 a 300 prisioneros, y un cañón capturado, una gran cantidad de rifles, 2.400 cartuchos y 1.000 libras de pólvoras. Entre los vendeanos hubo unos 250 muertos.

En La Rochelle, el anuncio de la derrota causó asombro general y se extendió el miedo a los “bandidos”. El 21 de marzo, cuatro sacerdotes refractarios de territorio insurgente y encarcelados desde octubre de 1792, abandonaron su prisión para ser trasladados a la isla de Ré. Pero en el camino, fueron masacrados por la multitud y sus cuerpos fueron decapitados. Al día siguiente, dos religiosos de Saint-Laurent-sur-Sèvre desembarcaron en La Rochelle y fueron masacrados.

Desde el 20 de marzo Marce fue retirado por órdenes de los representantes y reemplazado por su adjunto, el coronel Henri Boulard del RI-60. La noticia de la derrota de Pont-Charrault llegó a París el 23 de marzo y provocó el asombro de los diputados de la Convención Nacional que consideraron incomprensible la derrota de las tropas de línea contra los campesinos y solo lo explicaron por la traición. Ese mismo día, el Consejo Ejecutivo y el Comité de Seguridad General entregaron el mando de las tropas responsables de la represión en la Vendée al general Jean-François Berruyer. Este último es apoyado por el representante Goupilleau de Montaigu y 15.000 hombres fueron enviados como refuerzos.

Llegado a principios de abril a Angers, Berruyer dividió sus tropas en tres cuerpos. El primero, 4.000 efectivos, fue comandado por Gauvilliers, el segundo con otros 4.000 efectivos fue dirigido por el propio Berruyer, mientras que el tercero, con 8.000 soldados, estaba en Vihiers bajo las órdenes de Leigonyer. Además, el general Quétineau estaba más al sur con 3.000 guardias nacionales

Batalla de Chemillé (11 de abril de 1.793)

Movimientos previos

El 9 de abril de 1.793, los representantes del Comité Choudieu y Richard ordenaron al general Jean-François Berruyer, comandante de las fuerzas republicanas en Angers, lanzar una ofensiva contra los territorios insurgentes. Éste obedeció a regañadientes, creyendo que las tropas bajo sus órdenes aún no son lo suficientemente numerosas.

El 10 de abril, las fuerzas de Angers partieron, divididas en tres cuerpos. El primero, mandado por Gauvilliers con 4.000 efectivos, que debía seguir el río Loira. El segundo, mandado directamente por Berruyer con Duhoux de Hauterive como segundo, también con 4.000 hombres, partiría de Saint-Lambert-du-Lattay y avanzaría por Chemillé. El tercero, comandado por Leigonyer con 8.000 efectivos, debería tomar Coron y Vezins. Además, había 3.000 guardias nacionales bajo el general Quétineau estacionados en Bressuire que se les ordenó marchar sobre Les Aubiers para amenazar a los vendeanos en su flanco derecho.

Berruyer dividió su cuerpo en dos columnas: la primera, dirigida por él mismo y con Jacques de Menou de Boussay como segundo, debía atacar a Chemillé directamente desde el norte; el segundo, mandado por Charles Duhoux de Hauterive, pasaría por La Jumellière, donde eliminar un puesto de 600 a 700 vendeanos. En el camino, los soldados republicanos quemaron una aldea y masacraron a varios habitantes en Pont-Barré.

Al mediodía del 11 de abril, las tropas de Berruyer estaban frente a Chemillé. Mandados por Maurice d’Elbée y Jacques Cathelineau, unos 6.000 vendeanos se atrincheraron en la carretera principal y detrás del río Hyrôme. La pequeña ciudad había sido fortificada por los insurgentes. Todos los puentes que cruzaban el río habían sido cortados, mientras que una trinchera y un reducto, donde se habían asentado cañones, cruzan la carretera principal de Angers. Finalmente la iglesia de Saint-Pierre estaba almenada, un muro la rodeaba y se habían abierto huecos para disparar.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--ofensiva-republicana-de-abril-de-1793--avance-republicano-1024x564.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--ofensiva-republicana-de-abril-de-1793--avance-republicano-300x165.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--ofensiva-republicana-de-abril-de-1793--avance-republicano-768x423.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--ofensiva-republicana-de-abril-de-1793--avance-republicano-1536x846.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--ofensiva-republicana-de-abril-de-1793--avance-republicano-100x55.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--ofensiva-republicana-de-abril-de-1793--avance-republicano.png 2048w
Guerra de Vendée. Ofensiva republicana de abril de 1793. Avance republicano

Desarrollo de la batalla

Berruyer le dio a Menou el mando del flanco derecho, mientras que él mismo mandaba la vanguardia del flanco izquierdo. Cruzaron el río y se lanzaron al ataque. En el centro, los gendarmes tomaron inicialmente una batería de artillería, pero el ataque finalmente fue repelido y los voluntarios desmoralizados, cruzaron el río Hyrôme en sentido inversa. Sin embargo, las fuerzas de Duhoux llegaron como refuerzos para apoyar a Menou y se lanzaron nuevo asalto y esta vez los republicanos empujando las líneas vendeanas, se apoderaron de los atrincheramientos, luego tomaron posiciones en la plaza de l a iglesia de Saint-Pierre. Se tomaron 5 cañones, y otro se clavó y se arrojó al río. A medida que cayó la noche, la ciudad fue escenario de confusos combates cuerpo a cuerpo.

Los prisioneros republicanos fueron reunidos y colocados en la primera línea como escudos humanos, pero se aprovecharon del desorden para dirigirse corriendo hacia las líneas republicanas. Pero en la oscuridad, los voluntarios confundieron este movimiento con un ataque enemigo y huyeron. En la plaza de la iglesia de Saint-Pierre, los combatientes atrincherados en la iglesia resistieron y un insurgente detonó una reserva de municiones, agravando aún más el pánico de los republicanos. D’Elbée se dió cuenta del desorden en las filas republicanas y lanzó un contraataque. Finalmente, el general Berruyer ordenó la retirada y se dirigió a Saint-Lambert-du-Lattay, donde llegó a medianoche.

La tarde del 11 de abril, Chemillé permaneció en manos de los vendeanos. La batalla había durado casi 10 horas.

Secuelas

Las bajas difieren según las fuentes, pero se puede estimar que los vendeanos sufrieron de 200 a 300 muertos, y perdieron 5 cañones capturados. Los republicanos tuvieron 15 muertos, 60 heridos y unos 400 capturados. Entre los muertos estaban el ayudante general republicano Mangin y el jefe vendeano Jean Perdriau, el general republicano Charles Duhoux de Hauterive resultó herido en la pierna.

Después de la batalla, los combatientes vendeanos se reunieron frente a la iglesia de Chemillé para exigir matar a los prisioneros republicanos que estaban encerrados allí. El general d’Elbée llegó en medio de la multitud para tratar de restaurar la calma. El episodio se conoce como el “Pater de d’Elbée”.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-chemille-11-de-abril-de-1793--elbee-protege-a-los-prisioneros-republicanos-1024x680.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-chemille-11-de-abril-de-1793--elbee-protege-a-los-prisioneros-republicanos-300x199.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-chemille-11-de-abril-de-1793--elbee-protege-a-los-prisioneros-republicanos-768x510.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-chemille-11-de-abril-de-1793--elbee-protege-a-los-prisioneros-republicanos-1536x1020.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-chemille-11-de-abril-de-1793--elbee-protege-a-los-prisioneros-republicanos-100x66.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-chemille-11-de-abril-de-1793--elbee-protege-a-los-prisioneros-republicanos.png 1627w
Batalla de Chemillé (11 de abril de 1793). Elbée protege a los prisioneros republicanos. Autor Marie Felix Edmond de Boislecomte

En su informe del 12 de abril, el general Berruyer se quejó del comportamiento de los voluntarios, a quienes acusó de cobardía.
El mismo día, Bonchamps fue golpeado por Gauvilliers en Mesnil-en-Vallée, mientras que Stofflet fue empujado de regreso a Coron por Leigonyer.

Primera Batalla de Coron (11 de abril de 1.793)

El 9 de abril de 1.793, los vendeanos de Jean-Nicolas Stofflet fueron atacados por los republicanos del general Leigonyer que eran unos 8.000 efectivos y que tenían como objetivo tomar Coron y Vezins. Leigonyer avanzó con sus tropas en tres columnas. La columna izquierda, partió de Saint. La columna de la derecha, partió del Voide y haciendo movimiento hacia La Salle-de-Vihiers, pero al poco tempo se desbandó.

Rechazado el primer día, Leigonyer lanzó un nuevo ataque al día siguiente. Sin embargo, se encontró con la oposición de sus artilleros que se quejaron de una reducción en su salario y que debía ser restituido a su sueldo anterior si quería que avanzasen.

Los vendeanos, atrincherados en las casas de la ciudad, terminaron retirándose a Chemillé. Sin embargo, después de recibir refuerzos, Stoffiet regresó a Coron, pero fue definitivamente rechazado por una ataque a la bayoneta de los republicanos en las afueras de la aldea. Agotados después de tres días de lucha, los vendeanos se replegaron a Mortagne-sur-Sèvre. Coron quedó en manos de los republicanos el 11 de abril, quienes luego tomaron Vezins el 12 de abril, y se dirigieron a Cholet.

Luego, el 17 de abril, Cholet fue tomada por los republicanos. Sin embargo, Berruyer cometió el error de no perseguir al ejército. Obsesionado por el pobre estado de sus tropas, ignoró que los insurgentes estaban en una situación mucho peor.

Batalla de las Aubiers (13 de abril de 1.793)

El 2 de abril de 1793, Henri de la Rochejaquelein de 21 años, decidió unirse a la insurrección contra la leva en masa, preocupado por el decreto que se aplica a todas las personas solteras de entre 18 y 40 años. Primero intentó, en las cercanías de Saint-Aubin-d’Aubigné, convencer a sus aparceros de unirse al levantamiento, pero sin mucho éxito. Mientras los Mauges (actual provincia de Anjou) estaban en insurrección, el Bressuirais permaneció tranquilo a principios de abril, marcados por la represión de la revuelta de agosto de 1.792.

Con solo alrededor de 40 hombres, a Rochejaquelein se unió a los insurgentes angevinos mandados por d’Elbée Bonchamps y Stofflet y ofreció sus servicios. Pero los líderes de los rebeldes, derrotados por las fuerzas republicanas del general Berruyer, se retiraron a Tiffauges y respondieron que consideraban que el levantamiento estaba condenado al fracaso. Rochejaquelein decidió regresar a su castillo en Durbelière. Sin embargo, el mismo día, la columna republicana del general Quetineau con unos 3.000 guardias nacionales, proveniente de Bressuire, llegó a Aubiers, donde los dispersó. Algunos campesinos se dirigieron a Durbelière y le ofrecieron a Rochejaquelein que se pusieran a la cabeza, prometiéndole casi 10.000 hombres en la próxima reunión. Éste aceptó y al día siguiente, el tocsin (un toque para llamar a la población) resonó en los alrededores de Châtillon-sur-Sèvre y varios miles de campesinos se reunieron en el castillo de Durbelière. En esa ocasión, Rochejaquelein pronunció su famosa arenga: “Si sigo adelante, síganme; Si regreso, mátenme; ¡Si muero, véngenme! “.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-la-vendee--henri-de-la-rochejaquelein-1024x683.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-la-vendee--henri-de-la-rochejaquelein-300x200.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-la-vendee--henri-de-la-rochejaquelein-768x512.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-la-vendee--henri-de-la-rochejaquelein-1536x1024.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-la-vendee--henri-de-la-rochejaquelein-100x67.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-la-vendee--henri-de-la-rochejaquelein.png 1620w
Guerra de la Vendée. Henri de la Rochejaquelein de 21 años se une a la guerra el 2 de abril de 1793. Pronunció su famosa arenga: “Si sigo adelante, síganme; Si regreso, mátenme; ¡Si muero, véngenme! “

Menos de lo anunciado, los insurgentes reunieron solo unos 3.000 hombres. Según los recuerdos de la marquesa Victoire de Donnissan de La Rochejaquelein, solo 200 estaban armados con rifles de caza, los otros solo tienen palos, guadañas o hoces. Del lado republicano, el general Pierre Quétineau disponía de 2.500 guardias nacionales y 3 cañones.

El 13 de abril, los insurgentes marcharon sobre los Aubiers. El general Quétineau despliega sus tropas en el campo de la Justicia, al sur de la ciudad, y coloca vigías en el campanario de la iglesia.

Llegados cerca del pueblo, los insurgentes siguieron un camino hueco que conducía a Les Halles. Allí, Rochejaquelein dividió su tropa en dos grupos: uno iría por delante para atacar el Campo de Justicia, mientras que el otro debe ir a Nueil para cortar la retirada del enemigo. Escondidos detrás de los setos, los insurgentes comenzaron a rodear a los republicanos, gritando “¡Viva el Rey!”. Otros rebeldes, incluido Rochejaquelein con una docena de los mejores tiradores, tomaron posiciones en casas y jardines. Considerado un tirador experto, Rochejaquelein realizó 200 disparos oculto detrás de un seto, y sus compañeros le pasaban los rifles cargados.

Luchando por ver al enemigo, Quetineau ordenó a sus tropas que se retirasen al cementerio, que tenía las paredes altas. Los cañones también fueron posicionados para batir la calle principal de enfilada. Sin embargo, esta retirada aparente galvanizó a los campesinos, mientras que la moral de los republicanos se debilitó, tanto más cuando un contenedor de pólvora explotó. Los insurgentes se lanzaron repentinamente sobre los republicanos y les quitaron los cañones. Sorprendidos, los hombres de Quétineau entraron en pánico y regresaron desordenadamente a Bressuire. El grupo que se había posicionado en Nueil se lanzó en su persecución y les detuvo cerca de la ciudad.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-los-aubiers-13-de-abril-de-1973--henri-de-la-rochejaquelein-1024x496.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-los-aubiers-13-de-abril-de-1973--henri-de-la-rochejaquelein-300x145.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-los-aubiers-13-de-abril-de-1973--henri-de-la-rochejaquelein-768x372.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-los-aubiers-13-de-abril-de-1973--henri-de-la-rochejaquelein-100x48.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-los-aubiers-13-de-abril-de-1973--henri-de-la-rochejaquelein.png 1377w
Batalla de los Aubiers (13 de abril de 1973). Henri de La Rochejaquelein al frente de los rebeldes. Autor Julien Le Blant

Las bajas republicanas se estiman entre 30 y 70 muertos, 52 heridos; así como 3 cañones, 2 barriles de pólvora, varios cajones, 1.200 fusiles y 28 vehículos de suministro apturados. Las bajas vendeanas fueron muy bajas, los heridos fueron colocados en 3 carros de carga y llevados a Châtillon-sur-Sèvre.

Rochejaquelein no persiguió a Quétineau a Bressuire, sino que inmediatamente se dirigió a Tiffauges, donde reforzó el ejército de Anjou, que estaba en dificultades. Si bien el refuerzo en hombres que llevó ara modesto, la provisión de pólvora y municiones, que escaseaban entre los insurgentes, fue sin embargo decisiva. La victoria de Rochejaquelein en Aubiers contribuyó a la derrota de la ofensiva de Berruyer en Mauges.

También los líderes realistas aprovecharon el respiro para atacar las columnas republicanas una tras otra. El 19 de abril, se lanzaron sobre Leigonyer en Vezins y derrotan a sus tropas. Informado, Berruyer ordenó una retirada general a Les Ponts-de-Cé, pero dejó a Gauvilliers con unos 3.500 hombres aislado en Beaupréau. Este último se encuentra rodeado por los vendeanos y es aplastado por 22 de abril, dejando más de 1.000 prisioneros y 5 cañones. La ofensiva republicana en Anjou fue un fracaso y todas las fuerzas de Berruyer retrocedieron a Angers.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--ofensiva-republicana-de-abril-de-1793--retirada-republicana-1024x564.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--ofensiva-republicana-de-abril-de-1793--retirada-republicana-300x165.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--ofensiva-republicana-de-abril-de-1793--retirada-republicana-768x423.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--ofensiva-republicana-de-abril-de-1793--retirada-republicana-1536x846.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--ofensiva-republicana-de-abril-de-1793--retirada-republicana-100x55.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--ofensiva-republicana-de-abril-de-1793--retirada-republicana.png 2048w
Guerra de Vendée. Ofensiva republicana de abril de 1793. Retirada republicana

El 27 de abril, Berruyer fue acusado en la Convención Nacional de lentitud y negativa a comunicarse con las autoridades.

Batallas de Fontenay-le-Comte 1.793

Antecedentes

El mes de mayo de 1.793 comenzó con una gran ofensiva de los vendeanos de los ejércitos Anjou y Haut-Poitou, conocidos como el Gran Ejército liderado por Cathelineau, Bonchamps, D’Elbée, Stofflet y Rochejaquelein. El 3 de mayo, el general Pierre Quétineau tiene abandonar Bressuire, dejando atrás un gran depósito de municiones y prisioneros, incluidos Louis de Lescure y Bernard de Marigny, que se unieron al ejército. El general Quétineau se refugió con unos 5.000 hombres y 12 cañones en la ciudad de Thouars, pero el lugar fue atacado dos días después por casi 30.000 vendeanos con 6 cañones.

En la mañana del 5 de mayo, los vendeanos llegaron frente a Thouars, los dos ejércitos estaban separados por el río Thouet, que solo se podía cruzar por 3 puntos. La batalla comienza a las 5 de la mañana, y permanecieron indecisos en todos los puntos durante mucho tiempo. En Vrines, los republicanos habían dejado el puente parcialmente cortado y bloqueado por un carro de estiércol volcado, donde los vandeanos consiguieron pasar, los republicanos se refugiaron en las murallas. Los vendeanos luego hacen una pausa para cruzar el cuerpo principal y sus cañones, luego asaltaron las defensas abriendo varias brechas en las murallas, y asaltando la ciudad que capituló, lo que le valdría ser condenado a muerte en diciembre por el Tribunal Revolucionario.

Los republicanos tuvieron 500 muertos, 3.500 prisioneros, que fueron liberados el día 7 de mayo con sus 3.000 hombres bajo juramento de no luchar más en Vendée. La victoria de vendeana tuvo un gran impacto, los rebeldes confiscaron miles de rifles, municiones, 12 cañones y un tesoro de 500.000 libras.

Primera batalla de Fontenay-le-Comte (16 de mayo de 1.793)

Después de tomar Thouars, el consejo de oficiales vendeanos decidió, a propuesta de Maurice d’Elbée, moverse hacia el sur y atacar Fontenay-le-Comte, para apoyar al ejército del Centro y destruir la división de Beaufranchet d’Ayat.

El ejército de Vendée dejó Thouars en 9 de mayo y continuó hacia el sur. El 11 de mayo se apoderó de Parthenay sin luchar, donde los 3.000 hombres del general Claude Sandoz se retiraron a Saint-Maixent.
Sin embargo, muchos vendeanos prefirieron regresar a casa y el número disminuyó a medida que el ejército católico y real se alejaba de Anjou, quedando tan solo 10.000 efectivos y 8 cañones.

El 13 de mayo, a las 10 de la mañana, los vendeanos llegan frente a La Châtaigneraie. Se dividieron en tres columnas y la lucha comenzó alrededor de Moncoutant. Los republicanos bajo el general Chalbos, con 3.000 hombres y 3 cañones, se alinearon en línea de batalla fuera de la ciudad, pero terminaron siendo abrumados después de una hora de lucha, el general Alexis Chalbos dio la orden de retirarse a Fontenay-le-Comte, haciéndolo en buen orden, y sufriendo unas 500 bajas.

Los vendeanos siguieron regresando a casa y el ejército Católico y Real se desintegraba a medida que se alejaba. El 16 de mayo, frente a Fontenay-le-Comte, los vendeanos eran menos de 8.000, algunos opinaban que debían dar la vuelta para recuperarse. La llegada de refuerzos del ejército del Centro mandados por Charles de Royrand finalmente decidió que los líderes vendeanos continuasen la expedición. Sin embargo, Charles de Bonchamps se fue con su división para proteger a Mauges.

La guarnición republicana de Fontenay-le-Comte era de 6.000 efectivos bajo el general Jean-Baptiste Nouvion, a los que se sumaron 100 jinetes de Alexis Chalbos, y los 3.000 soldados de Claude Sandoz. Contaban con cañones de 2×4 y 2×2 y varios cañones de Sandoz.

El 16 de mayo, al mediodía, el ejército vendeano cruzó el bosque de Baguenard y salió a la llanura de Fontenay. El ejército desplegó en 3 grupos: Lescure y La Rochejaquelein mandaban el flanco izquierdo, Royrand, Sapinaud y Baudry d’Asson dirigían el centro; y d’Elbée, Cathelineau y Stofflet el flanco derecho.

Los republicanos se alinearon en la batalla en sus trincheras, que han sido excavadas en Pissotte, Morienne, Gaillardon y Mérité y que estaban cubiertas con parapetos. También se habían establecido reductos en Gaillardon y La Ragoiserie.

El terreno era ventajoso para los republicanos. La lucha comienza en una llanura despejada, mientras que los vendeanos están acostumbrados a practicar batallas de escaramuzadores. Los republicanos dejaron que los insurgentes avanzaran hacia el centro de la llanura, completamente expuestos, y luego abrieron fuego cuando llegaron a las granjas de Granges, Gourfailles y Chemin de la Pissotte.

En el centro, las fuerzas de Royrand recibieron fuego de mosquete y fueron rechazadas por una carga de bayoneta. Sin embargo, en las alas, los vendeanos continuaron avanzando. Chalbos entonces comprometió su caballería para atacar a las fuerzas de Elbée y Cathelineau en su flanco derecho. D’Elbée fue herido en el brazo y el muslo, y cayó brevemente al poder de los republicanos, antes de ser rescatado y sacado del campo de batalla. Privados de su líder, los vendeanos perdieron el valor y huyeron, perseguidos por la caballería. Lescure y La Rochejaquelein se hicieron dueños de los atrincheramientos en el flanco derecho de los republicanos, pero pronto notaron la fuga del resto del ejército y se vieron obligados a dar la orden de retirada para no verse envueltos. Las fuerzas vendeanas luego regresan al bosque Baguenard. Su retirada fue cubierta por la caballería mandada por el conde de Brûlon. El ejército de Vendée se retiró a Parthenay.

Los republicanos persiguieron a los vendeanos hasta el bosque y luego regresaron a Fontenay. Algunos soldados mutilaron los cadáveres de los insurgentes.

Las bajas vendeanas varían según las fuentes entre 100 a 700 muertos, de 300 a 900 heridos, de 80 a 240 prisioneros, fueron capturados 33 cañones, y 1.200 libras de pólvora. Los republicanos tuvieron unos 10 muertos.

Los republicanos pensaban que habían obtenido una victoria decisiva, después recuperaron terreno sin encontrar resistencia. El 19 de mayo, Parthenay fue tomada por 2.000 hombres mandados por Bretonville, un oficial de Sandoz. El 20 de mayo, La Châtaigneraie fue ocupada por Chalbos, a la cabeza de 7.000 soldados de infantería, 250 jinetes y 9 cañones, poniendo en fuga a los 300 defensores.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerras-de-vendee--vista-de-la-ciudad-de-fontenay-le-comte-1024x508.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerras-de-vendee--vista-de-la-ciudad-de-fontenay-le-comte-300x149.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerras-de-vendee--vista-de-la-ciudad-de-fontenay-le-comte-768x381.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerras-de-vendee--vista-de-la-ciudad-de-fontenay-le-comte-100x50.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerras-de-vendee--vista-de-la-ciudad-de-fontenay-le-comte.png 1037w
Guerras de Vendée. Vista de la ciudad de Fontenay-le-Comte. Autor Thomas Drake

Segunda batalla de Fontenay-le-Comte (25 de mayo de 1.793)

Movimientos previos

Pero a partir del 17 de mayo, los líderes vendeanos decidieron unir sus fuerzas y se dispusieron nuevamente a atacar Fontenay-le-Comte. El 21 de mayo, Angevins de Cathelineau y Stofflet se reunieron en Cholet, mientras que Poitevins de Lescure y La Rochejaquelein se reunieron en Châtillon-sur-Sèvre y Pouzauges y partieron el 22 de mayo. Bonchamps, a su vez, dejó Cholet el 23 de mayo y se unió al resto del ejército en Saint-Pierre-du-Chemin el 24 de mayo. Royrand, jefe del ejército del Centro, también envió 4.000 hombres desde Chantonnay mandados por Béjarry y Verteuil.

En La Châtaigneraie, Chalbos se enteró de la llegada de los vendeanos el 24 de mayo a las 6 de la mañana e inmediatamente dio la orden para la retirada. Salió de la ciudad a las 10 de la noche, y llegó a Fontenay el día siguiente, a las 5 de la mañana.

El 25 de mayo, las fuerzas de vendeanas, ya reunidas, reanudaron su marcha. Después de asistir a una misa a primera hora de la mañana, los insurgentes cantaron himnos y letanías o recitaron su rosario en el camino, mientras Cathelineau caminaba sosteniendo una gran cruz plateada en su mano. Los vendeanos cruzaron La Châtaigneraie sin detenerse y se dirigieron a Fontenay-le-Comte.

Los vendeanos eran unos 30.000 efectivos con 6 cañones, mientras que los republicanos eran unos 5.500 hombres con 37 cañones.

Desarrollo de la batalla

En Fontenay, la llegada del ejército de Vendée se anunció por la mañana a las 11 de la mañana, para sorpresa de los republicanos que no los esperaban tan temprano. A mediodía, en un fuerte calor, el ejército insurgente salió a la llanura de Fontenay mientras cantaba el Vexilla Regis.

Del lado republicano, Jean-Baptiste Nouvion dirigía el centro, confiando en los reductos de los molinos de Morienne. Alexis Chalbos dirigía el flanco izquierdo en Croix-du-Champ y Beaufranchet d’Ayat el flanco derecho en Charzais. La mayor parte de la artillería se desplegó en la llanura y se estableció una batería cerca de Haute-Roche.

En el lado vendeano, Lescure comanda el ala izquierda, donde su flanco estaba cubierto por el río Vendée. Cathelineau, Stofflet y Duhoux de Hauterive, quien había reemplazado a d’Elbée, herido en la batalla del 16 de mayo, estaban en el centro. A la derecha, Bonchamps se enfrenta a Chalbos y desplegó sus tropas en orden oblicuo en el bosque de Baguenard. La caballería, encabezada por Dommaigné, Rochejaquelein, Sapinaudy Beaurepaire, se encontraba en la reserva. Marigny dirigía la artillería. Dos columnas también eran responsables de rodear la ciudad: una desde el oeste, la otra hacia el este, por Balingue. Los líderes vendeanos arengaron a sus hombres instándolos a buscar las municiones que les faltan entre los republicanos y prometieron una recompensa para quien tomase posesión del cañón Marie-Jeanne.

La batalla comenzó a la 1 de la tarde en los mismos lugares que en la del 16 de mayo. La artillería vendeana realizó algunos disparos, pero rápidamente se quedó sin municiones. La artillería republicana estaba mejor provista, pero los vendeanos se tumbaban boca abajo en cada descarga, antes de levantarse para continuar su avance.

A la izquierda, Chalbos intentó envolver las fuerzas de Bonchamps con los cazadores de Gironda, pero el fuego de los insurgentes los repelió. Chalbos luego ordenó a los gendarmes montados que cargasen, pero solo unos pocos realmente cargaron. Los otros huyeron creando confusión entre los soldados de infantería. El centro de los republicanos se derrumbó primero, a pesar de la buena resistencia del batallón del Midi. La caballería vendeana se apresuró y dislocó el ala izquierda de los republicanos, que fue la última en ceder.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--enfrentamiento-entre-vendeanos-y-caballeria-republicana-1024x683.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--enfrentamiento-entre-vendeanos-y-caballeria-republicana-300x200.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--enfrentamiento-entre-vendeanos-y-caballeria-republicana-768x512.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--enfrentamiento-entre-vendeanos-y-caballeria-republicana-1536x1024.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--enfrentamiento-entre-vendeanos-y-caballeria-republicana-100x67.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/guerra-de-vendee--enfrentamiento-entre-vendeanos-y-caballeria-republicana.png 1620w
Guerra de Vendée. Enfrentamiento entre vendeanos y caballería republicana. Autor Paul-Emile-Léon Perboyre

Los oficiales y los representantes intentaron reunir a los fugitivos, pero Goupilleau de Montaigu fue herido por un golpe de bayoneta de un soldado a quien trató de evitar que huyera. El representante Garnier de Saintes que marchaba a pié, estuvo a punto de ser capturado y fue salvado por un gendarme que le ofreció su caballo.

Los republicanos se retiraron al interior de la ciudad, seguidos por los vendeanos. Las fuerzas de Lescure y Bonchamps fueron las primeras en ingresar en Fontenay, desde el norte. Dos columnas de insurgentes también ingresaron en la ciudad desde el sureste y el suroeste después de haberla rodeado: la primera pasando por Balingue para cortar el camino a Niort y la segunda, mandada por Verteuil y Béjarry, por la carretera de Auzay, las alturas de Terranova y el puerto de Gros-Noyer. Unos 3.000 republicanos se encontraron rodeados y se rindieron, los otros huyeron a Niort o a Marans. Sin embargo, Bonchamps resultó herido por un soldado republicano que había fingido dejar las armas. Este último fue masacrado inmediatamente, al igual que otros patriotas que tuvieron la desgracia de estar en el mismo lugar.

Por su parte, Lescure se apoderó de las cárceles y entregó a los 240 combatientes vendeanos tomados prisioneros en la batalla del 16 de mayo, así como a más de 200 cautivos, sospechosos o familiares de emigrados, incluido antiguo jefe de escuadra naval Charles Sochet des Touches.

D’Ayat y Nouvion se pusieron a la cabeza de algunos gendarmes para enfrentar a la caballería vendeana y cubrir la retirada del ejército por el camino a Niort. Se las arreglaron para proteger la fuga de algunos cañones. Sin embargo, un grupo de jinetes realistas liderados por un jefe llamado Forest lograron retomar el famoso cañón Marie-Jeanne después de una lucha contra los gendarmes cerca del pueblo de Granges, al sureste de Fontenay. Según los representantes en misión, solo 700 a 800 soldados republicanos llegaron a Niort. Otros se refugiaron en Marans 12 y otros desertaron.

A las dos y media de la tarde, los vendeanos tenían el control total de la ciudad. La batalla había durado apenas una hora.

Secuelas

Las bajas fueron escasas, los republicanos tuvieron unos 64 muertos, 115 heridos y 3.250 prisioneros. Los vendeanos tuvieron unos 17 muertos y 65 heridos. Los vendeanos también capturaron mas de 30 cañones, 5.000 rifles, banderas, y 900.000 francos de las asignaciones.

En la noche de la batalla, los vendeanos vaciaron las bodegas y se hicieron con todas las botellas de vino para celebrar su victoria. Quemaron los documentos públicos y el árbol de la libertad y saquearon la ciudad, los comerciantes se quejaron ante los generales realistas que emitieron pagarés pagables durante la paz.

El 26 de mayo, los líderes vendeanos celebraron un consejo de guerra. Algunos de ellos, incluidos Bonchamps, estaban a favor de continuar la marcha para atacar Niort, luego a los puertos de La Rochelle o Rochefort para después contactar con los ingleses. Niort contaba para su defensa solo 1.200 hombres. Otros jefes recomendaron dirigirse Les Sables-d’Olonne. No se establece un plan de campaña, pero los generales acordaron la creación de un Consejo Superior de Vendée, responsable de administrar los territorios insurgentes. Su sede se encontraría en Châtillon-sur-Sèvre. Stofflet también fue nombrado comandante de Fontenay-le-Comte.

El 27 de mayo, Cathelineau y Stofflet visitaron el hospital y entregaron pasaportes a los heridos para que pudieran regresar a sus países.
En la noche del 27 al 28, los generales vendeanos celebraron un segundo consejo de guerra. Se habían enterado de la llegada de refuerzos republicanos a Niort, estimados en unos 10.000, y consideraron que sus fuerzas eran insuficientes para continuar con la ofensiva. Como de costumbre, los granjeros se disolvieron en gran parte después de su victoria y regresaron a sus casas. Temiendo además un ataque en el lado de Saumur, los generales de vendeanos abandonaron la idea de marchar sobre Niort y decidieron abandonar Fontenay-le-Comte. El general republicano Biron, nombrado jefe del ejército de las costas de La Rochelle, llegó a Niort del 28 de mayo.

El 28 de mayo, al mediodía, el ejército de Vendée comenzó la evacuación de la ciudad. El mismo día, los prisioneros republicanos fueron reunidos en una gran pradera. Prestaron juramento de “nunca tomar las armas contra el Rey y la religión Católica, Apostólica y Romana” y fueron liberados en su mayoría. A propuesta de Donnissan se les cortó el cabello para que pudieran ser identificados. Los prisioneros recibieron pasaportes, pero se les advirtió que serían fusilados si eran capturados con armas en mano.

Los vendeanos llevaron consigo a 1.000 prisioneros, incluidos los administradores Cavoleau, Beurrey-Châteauroux y Pervinquière, pero los liberan en La Châtaigneraie y La Forêt-sur-Sèvre después de unos días. Solo 300 hombres, en su mayoría de Tuolouse, fueron llevados a Châtillon-sur-Sèvre. Los heridos, incluidos Bonchamps, también fueron evacuados.

El 28 de mayo, a las 9 de la noche, los generales realistas convocaron a los habitantes al hospital general de Saint-Louis para formar un comité provisional responsable de administrar la ciudad y reemplazar el municipio. Se eligieron diez hombres y se aprueban sus nominaciones.

El 30 de mayo, Fontenay fue evacuado por las últimas tropas vendeanas. Sin embargo, la ciudad continuó siendo administrada durante más de un mes por el comité provisional realista. Finalmente, por orden de los representantes en misión, André Mercier du Rocher se hizo cargo de un destacamento e hizo arrestar a cinco administradores el 11 de julio, mientras que los otros se refugiaron en territorio insurgente. Los prisioneros son llevados a París, pero, defendidos por el representante Goupilleau de Montaigu y los habitantes de Fontenay, fueron absueltos el 8 de agosto por el Tribunal Revolucionario. El ejército republicano retomó Fontenay el 19 de agosto y reinstaló el municipio

Batalla de Saumur (9 de junio de 1.793)

Batalla de Dué (7 de julio de 1.793)

El 2 de junio de 1.793, unos 25.000 vendeanos se reunieron en Cholet y Châtillon-sur-Sèvre para atacar a Saumur. El 4 de junio, las tropas republicanas del puesto de Trémont cayeron en una emboscada donde dejan 80 prisioneros y 2 cañones. El 6 de junio, los vendenos tomaron Vihiers. El 7 de junio, el Gran Ejército Católico y Real atacó las líneas republicanas que protegían a Saumur.

Cuatro BIs republicanos ocupaban la orilla derecha del río Layon, ocupando posiciones en Saint-Georges, Concourson y Les Verchers. El general republicano François Leigonyer disponía de 3.500 hombres para oponerse a los vendeanos.

El ataque comienza a las 10 de la mañana. Los republicanos primero mantuvieron sus posiciones, pero los vendeanos pasaron por alto la posición de Rochettes por la derecha. Sus defensores abandonaron esta posición y volvieron a las alturas de Concourson mientras los vendeanos aparecieron a la izquierda del puesto de Les Verchers.

El general Leignoyer, que había ido a este último puesto, ordenó que todas sus tropas se desplegaran detrás del pequeño pueblo de Doué. Pero los soldados entraron en pánico durante la retirada que se convirtió en la derrota. Parte de la artillería y las tiendas se perdieron porque los conductores cortaron los arreos de los caballos de los carruajes para huir mejor. El general Menou salió de la ciudad de Saumur y reunió a los fugitivos en Bournan.

Batalla de Montreuil-Bellay (8-9 de junio de 1.793)

Después de la captura de Doué por los vendeanos el 7 de junio, los republicanos de Saumur esperaban ser atacados. El consejo de guerra envió la orden al general François Salomon que estaba en Thouars, de trasladarse inmediatamente a Saumur con sus tropas para reforzar su guarnición. Salomon recibió la orden el 8 de junio, a las 3 de la mañana, y comenzó a mover sus tropas. Sin embargo, los jefes vendeanos fueron informados de este movimiento y prepararon una emboscada en Montreuil-Bellay.

Las fuerzas republicanas eran unos 5.000 efectivos, de los cuales 500 eran jinetes, con 6 cañones. La batalla comenzó alrededor de las 8 de la tarde. Los Vendeanos ocupaban una buena posición en una meseta bordeada por gargantas, del lado del oponente. Los vendeanos los recibieron con descargas de cañón de metralla cerca de la gran puerta de la ciudad. Pasada la medianoche, después de más de cuatro horas de lucha, los vendeanos completaron un movimiento envolvente y atacaron a los republicanos en sus flancos. Los carreteros cortaron los arreos de los caballos y huyeron dejando varios cañones y carros. Salomón dió la orden de retirada y los republicanos retrocedieron a Thouars, donde llegan a las 4 de la mañana. No se detuvieron allí y siguieron a Parthenay y Niort.

Los republicanos perdieron 102 muertos, unos 1.000 prisioneros, 600 desertores y 2 cañones abandonados. Las bajas vendeanas se desconocen, pero fueron escasas.

Batalla de Saumur (9 de junio de 1.793)

El 9 de junio, los vendeanos llegaron frente a Saumur, las fuerzas defensoras se estimaban en unos 10.000 efectivos con 66 cañones, los vendeanos unos 25.000, casi todos armados con rifles, fruto de sus victorias anteriores.

Después de pasar Saint-Just-sur-Dive, los vendeanos se dividieron en tres columnas: el ala izquierda estaba bajo el mando de Lescure y Duhoux; el centro bajo Stofflet y Des Essarts; y el ala derecha bajo Cathelineau y La Rochejaquelein. La división de Bonchamps, mandada por Fleuriot, estaba en reserva con el equipaje y los prisioneros. La caballería y la artillería tomaron posiciones en el flanco izquierdo, junto con las tropas de Lescure.

Según el plan de ataque, tal vez establecido por Guy Joseph de Donnissan, el ala izquierda debía cruzar el río Thouet por el vado de Chacé para tomar los reductos de Bournan por retaguardia, luego llegar al puente de Fouchard, al suroeste de Saumur. El centro debía atacar el suburbio de Nantilly y el castillo de Saumur por el camino de Saint-Just-sur-Dive. El ataque principal sería ejecutado por el ala derecha, que debía bordear el río Loira y entrar en la ciudad de Saumur a través de Notre-Dame-des-Ardilliers y el suburbio de Fenet.

En la noche del 8 al 9 de junio, los republicanos celebraron un consejo de guerra. Se preveyó la evacuación de la ciudad y la destrucción de los puentes, pero los comandantes republicanos finalmente decidieron resistir, a pesar del desorden y la indisciplina que reinaba dentro de las tropas. Los soldados solían abandonar sus puestos regularmente para pasar sus días y noches en cabarets, posadas y tabernas. Sin embargo, el 9 de junio cayendo un domingo, los republicanos pensaban que los insurgentes católicos no atacarían ese día.

El 9 de junio, a partir de las 6 de la mañana, los exploradores anunciaron la llegada del ejército de Vendée. El general Menou dio la alarma general durante horas, pero tuvo grandes dificultades para reunir a las tropas, en parte dispersas en las posadas y cabarets. Algunos soldados desertaron antes del comienzo de la batalla. A las 2 de la tarde, los vendeanos estaban en Chacé y Dampierre-sur-Loire.

Las fuerzas republicanas desplegaron en orden de batalla. El general Coustard Saint-Lo, recién llegado el día anterior a Saumur y no tenía un gran conocimiento del terreno, fue enviado a defender los reductos Bournan con 3.000 voluntarios, cazadores y coraceros, reforzado con casi 1.000 hombres. Berthier tomó la cabeza de tres batallones de voluntarios, incluyendo el BI2 y el BI4 de Orléans, y 80 jinetes del RC-36 de gendarmes, y 19 de artillería. Se dirigió delante del castillo en el camino a Fontevraud y tomó posición en el pueblo de Aunis. También situó a 250 voluntarios del distrito de Saumur en la capilla de Notre-Dame-des-Ardilliers y dos compañías de Saumur en el reducto de Varrains. Habiendo llegado solo unas horas antes desde Tours, el general Santerre, considerado por sus superiores como un oficial incompetente, era responsable de defender los atrincheramientos de Nantilly, que dominaban las marismas del Rey y algunos prados. La posición era ventajosa para los defensores, también Menou no planea un contraataque en ese lado y desplegó las tropas menos sólidas allí, incluidos 400 gendarmes a pie, dos BIs de guardias nacionales y 250 jinetes. Menou permaneció dentro de Saumur con la reserva.

Desarrollo de la batalla

En la tarde del 9 de junio, los vendeanos se encontraban frente a las entradas sureste de Saumur. A las 3 de la tarde, todas las columnas vendeanas se lanzaron al ataque.

En el sureste, los ataques de Rochejaquelein y Cathelineau eran contenidas por el castillo y las tropas de Berthier. Pero Lescure, al sudoeste, pasó por los reductos de Bounan y luego tomó el puente de Fouchard sobre el río Thouet. Lescure continuó su avance, pero se vio obstaculizado por la intervención de la Legión Germánica. Los alemanes repelieron a los vendeanos tres veces, luego los coraceros republicanos lanzaron una carga que derrotó a las fuerzas de Lescure. Sin embargo, Marigny desplegó efectivamente sus cañones, cuyos disparos detuvieron a los coraceros que luego fueron cargados con el flanco por la caballería Dommaigné.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-saumur-9-de-junio-de-1793--carga-de-los-coraceros-1024x522.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-saumur-9-de-junio-de-1793--carga-de-los-coraceros-300x153.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-saumur-9-de-junio-de-1793--carga-de-los-coraceros-768x391.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-saumur-9-de-junio-de-1793--carga-de-los-coraceros-1536x782.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-saumur-9-de-junio-de-1793--carga-de-los-coraceros-100x51.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-saumur-9-de-junio-de-1793--carga-de-los-coraceros.png 1867w
Batalla de Saumur (9 de junio de 1793). Carga de los coraceros

Lescure reunió a sus tropas y los vendeanos lo aprovecharon. Sin embargo, Domaigné fue muerto y Lescure fue herido por una bala en el hombro. Los republicanos huyeron, Menou y Berthier estaban heridos y Pierre Bourbotte, también resultó herido al ser matado su caballo y caer debajo de él, casi estuvo a punto de ser capturado por los vendeanos; fue salvado por François-Séverin Marceau-Desgraviers, entonces teniente-coronel.

La noticia de la derrota en el suroeste causa pánico en las filas republicanas, mientras que en el sureste habían repelido los ataques de los vendeanos. Menou y Berthier, a pesar de sus heridas, querían lanzar un contraataque, pero los jinetes desanimados retrocedieron antes incluso de atacar, imitados por los soldados de infantería de los batallones de Orleans. La debacle se generalizó, y un batallón de sans-culottes parisinos mandados por Santerre que acababan de llegar con los refuerzos huyeron tan pronto como vieron a los vendeanos. Todos los soldados republicanos se retiraron a Tours, La Flèche y Angers.

Rochejaquelein, acompañado solo por un oficial, luego se aventuró solo a la ciudad, 800 vendeanos lo siguieron y derrotaron a los soldados del regimiento Picardía, que formaban la retaguardia, varios se ahogaron en el río Loira. Las tropas republicanas habían abandonado la ciudad, solo 500 soldados de Saumur permanecían atrincherados en el castillo. En el este, el general Guy Coustard de Saint-Lo reunió tropas e intentó una ofensiva para recuperar Saumur, pero sus fuerzas fueron aplastadas cerca de Pont-Fouchard.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-saumur-9-de-junio-de-1793--los-vendeanos-cruzando-el-puente.png 967w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-saumur-9-de-junio-de-1793--los-vendeanos-cruzando-el-puente-300x165.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-saumur-9-de-junio-de-1793--los-vendeanos-cruzando-el-puente-768x422.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-saumur-9-de-junio-de-1793--los-vendeanos-cruzando-el-puente-100x55.png 100w
Batalla de Saumur (9 de junio de 1793). Los vendeanos cruzando el puente

Al final del día, las últimas tropas republicanas rodeadas solo se mantenían en los reductos de Bournan y en el castillo de Saumur. El castillo estaba defendido por unos 1.200 soldados, dragones y soldados de infantería de Legión Germánica, voluntarios del BI-4 de Orleans y 40 artilleros con 5×4, 2×18 y 2×36 cañones. Alrededor de la medianoche, los vendeanos intentaron enviar dos parlamentarios, Beauvolier el Viejo y Renou, pero estos últimos fueron recibidos con disparos, sin ser alcanzados. Las mujeres de la ciudad también enviaron una petición a los defensores para pedirles que capitularan, pero sin éxito.

Cathelineau y sus hombres pasaron la noche alrededor del castillo y varios combatientes se quedaron dormidos en las calles. A la mañana siguiente, los vendeanos comenzaron a colocar escaleras contra los parapetos para cruzar el primer recinto. A las 10 de la mañana, los republicanos finalmente acordaron rendirse y bajar al puente levadizo. Posteriormente, el representante en una misión de Choudieu afirmó que los defensores del castillo se vieron obligados a rendirse debido al uso por parte de los vendeanos de mujeres y niños como escudos humanos. La capitulación fue recibida por Marigny, luego los soldados republicanos abandonan el castillo en dos filas con sus estandartes y sus tambores. Dejaron sus armas en la plaza, antes de ser llevados al cuartel de la ciudad.

En cuanto a los reductos de Bournan, algunos republicanos, incluido el general Coustard de Saint-Lo, logran escapar a Les Ponts-de-Cé. Otros voluntarios, provenientes de varios batallones, aún permanecen allí, pero después de algunos intercambios de disparos, capitularon a su vez a las 11 de la mañana.

Saumur estaba entonces completamente en manos de los vendeanos, que cortaron el árbol de la libertad y quemaron los documentos municipales. Para celebrar su victoria, los combatientes también vaciaron las bodegas pero hicieron muy pocos saqueos.

Secuelas

Las bajas republicanas se estiman en 1.500 muertos o heridos, unos 8.000 prisioneros, y un gran botín de 15.000 rifles, 60 cañones y 50.000 libras de pólvora y 150 barriles de salitre. Los prisioneros republicanos fueron liberados después de prestar juramento de no luchar más contra el ejército Católico y Real. También se les cortó el pelo para que pudieran ser reconocidos si traicionaban su promesa. Algunos se pasaron al ejército vendeano, sobre todo los alemanes de la Legión Germánica.

Con Saumur tomado, el camino a París está abierto. Durante el consejo de guerra, La Rochejaquelein y Stofflet proponen marchar sobre la capital. Sin embargo, los otros generales consideran que este plan es demasiado arriesgado y recomiendan tomar a Angers, Nantes o Niort.

Los líderes vendeanos deciden nombrar un generalísimo y elegir a un plebeyo, Jacques Cathelineau, el 12 de junio. Los voluntarios también se unieron al ejército Católico y Real y algunos se integran como oficiales, especialmente Piron de La Varenne, Charles d’Autichamp y Antoine-Philippe de La Trémoïlle, príncipe de Talmont, quien se puso al frente de la caballería.

También decidieron mantener el lugar de Saumur. Camille Carrefour de La Pelouze, un ex-oficial de artillería liberado de las cárceles, fue nombrado gobernador, pero al tener dificultades para darse a conocer a los campesinos, pronto solicitó su reemplazo. Cathelineau luego designó a La Rochejaquelein, quien él mismo nombró a Langrenière como comandante del castillo. La mayor parte del ejército vendeano fue a Angers, donde entró sin luchar el 18 de junio. Sin embargo, el ejército comenzó a disgregarse porque, como de costumbre, los campesinos regresaron a sus hogares después de la lucha. El 25 de junio, con solo 8 hombres bajo sus órdenes en Saumur, La Rochejaquelein salió de la ciudad a las 9 de la noche. Después de solo 14 días de ocupación, Saumur fue recuperada el 26 de junio por las tropas republicanas del general La Barollière.

Batalla de Nantes (29 de junio de 1.793)

Antecedentes

En el otro extremo de la Vendée, la lucha también vio la victoria de los insurgentes que recuperaron el control de Bas-Poitou y el Pays de Retz. Después de haber permanecido inactivo durante mucho tiempo en Legé, los generales de Marais Charette, Joly, La Cathelinière, Savin y Vrignaud reunieron a 12.000 hombres y recuperaron Machecoul el 10 de junio. Los republicanos derrotados también abandonaron Port-Saint-Père y, por lo tanto, abrieron la ruta a Nantes.

El 20 de junio, los jefes vendeanos se reunieron en Angers para establecer un plan de acción. Charette y Lyrot, ausentes, les hicieron saber a través de Lescure que acordaban participar en un ataque contra Nantes, en el puente Pirmil, al sur de la ciudad. El mando del ejército Católico y Real envió un ultimátum a los republicanos atrincherados en Nantes y reanudó su avance hacia la ciudad. Ancenis es tomado el 24 de junio y se forma un nuevo consejo, durante el cual Jacques Cathelineau se confirmó como el «generalísimo».

Habiendo desmantelado las fortificaciones de la ciudad entre 1.760-80, se eligió atacar en varios lugares. Charette y Lyrot y sus 20.000 hombres debían asaltar la cabeza de puente al sur del Loira, cada uno en una orilla del río Sèvre, respectivamente por Pont-Rousseau y Saint-Jacques. En el norte, el ejército se dividiría en dos: a lo largo del río Loira, un contingente debía atacar el campamento de Saint-Georges, donde se encontraban las tropas republicanas; mientras que, más al norte, Cathelineau debería cruzar el río Erdre en Nort-sur-Erdre, atacar la ciudad por los caminos de Vannes y Rennes. Todas las tropas del norte partieron de Oudon el 27 de junio.

Junto al alcalde Baco de la Chapelle, el general Canclaux, jefe del ejército de las costas de Brest, reunió a 3.000 hombres de línea y jinetes, a los que se sumaban 2.000 voluntarios, 5.000 guardias nacionales y 2.000 trabajadores empleados en reparación de armas, un total de 12.000 hombres, contra 15.000 de Charette en la margen izquierda del Loira y 18.000 de Lescure en la margen derecha.

Desarrollo de la batalla

El mismo día, los 4.000 vendeanos del ejército de Cathelineau y Maurice d’Elbée llegaron al puente Nort-sur-Erdre. El puesto lo ocupan 600 republicanos liderados por Aimable Joseph Meuris. El combate fue inicialmente una confrontación de artillería, luego las dos tropas intercambian disparos de una orilla a otra del río. La precisión de los cañones republicanos obligó a los vendeanos a retirarse, y la profundidad del río Erdre impidió cualquier cruce. Durante la noche, el descubrimiento de un vado 3 km río arriba permitió que un grupo de hombres de Cathelineau atacase a los de Meuris desde la retaguardia. El batallón republicano, que tuvo alrededor de 20 muertos y alrededor de 90 heridos, fue salvado del colapso por la llegada desde Rennes, de los BI-11 y BI-13 de Seine-et-Oise y pudieron llegar a la ciudad.

Este combate a 30 km de la ciudad retrasó a Cathelineau, y cuando, como se esperaba, Charette ordenó que se diera el cañón contra el dispositivo defensivo al sur de Nantes, alrededor del castillo de Pirmil, el 29 de junio a las dos de la mañana, el asalto no se lanzó simultáneamente en el norte. Lyrot comenzó bien con sus tropas en la orilla derecha del Sèvre, pero no fue hasta alrededor de las 6 de la mañana, cuando los vendeanos llegaron a Nantes desde el norte y el este. Fueron vistos por el puesto de observación ubicado en la parte superior de la catedral de Nantes, y la lucha comenzó sobre las 7 de la mañana en ese lugar.

En el sur, como lo había planeado el mando republicano, la posición era inexpugnable. Por lo tanto, fue en el norte donde se decidió el resultado de la batalla. Mientras que el destacamento dirigido por Charles de Bonchamps luchaba en el camino a París, la mayor parte del ejército Católico y Real se concentró en las rutas de acceso a Vannes y a Rennes.

La artillería de los insurgentes se asentó a lo largo del camino a Rennes, y amenazó el Port-Communeau y el hôtel (ayuntamiento) del departamento. Los puestos fortificados republicanos de Bel-Air, Hauts-Pavés y Miséricorde contuvieron el asalto liderado por Cathelineau. Al este, parte de las tropas de Bonchamps encontraron atrincheramientos republicanos; 2 jefes vendeanos, Fleuriot (hermano de Jacques-Nicolas de Fleuriot de La Freulière ) y Mesnard, fueron puestos fuera de combate, y fueron reemplazados por D’Autichamp. Al mediodía, el asalto parecía haberse detenido. El asalto a la carretera de Rennes no fue decisivo, Cathelineau decidió intentar forzar la defensa republicana a la altura de la carretera de Vannes, donde estaba más estirada y más vulnerable. El generalísimo vendeano lideró el asalto a pie. Finalmente, la línea cedió, pero las tropas republicanas se retiraron en orden y continuaron resistiendo. El cementerio de Miséricorde fue invertido, al igual que la calle de Hauts-Pavés. Las tropas realistas llegaron a la plaza Viarme. El asalto les costó muchas vidas a los asaltantes. En la plaza, Cathelineau resultó gravemente herido. Los republicanos contuvieron el empuje vendeano, y los insurgentes retrocedieron. Fue el comienzo de la retirada del ejército Católico y Real.

Secuelas

Las bajas republicanas fueron 300 muertes republicanas, en comparación con 1.500 vendeanos. La cantidad de cadáveres abandonados en los días posteriores a los combates plantea un problema de salud, y el 8 de julio, más de una semana después del final de la batalla, el Directorio del departamento tuvo que tomar medidas para enterrar los cuerpos que seguían tendidos en el suelo a las puertas de la ciudad. Muchos resultaron heridos.

La batalla de Nantes no fue una victoria rotunda. El asalto fue rechazado, pero la ciudad permanecía bajo asedio, las tropas aún se movilizaban y los habitantes de Nantes vivían bajo el temor de un nuevo asalto, y el campo circundante queda en manos de los insurgentes. El general Canclaux después del 1 de julio, envió expediciones para aflojar la presión de las tropas vendeanas.

Para los vendeanos, la baja de Cathelineau fue un hecho significativo, ya que moriría el 14 de julio.

La búsqueda de un puerto para recibir la ayuda militar a la coalición no pudo ser satisfecha después de la derrota de Nantes.

Durante los meses de julio y agosto, la lucha fue indecisa y las ofensivas de los dos bandos fueron contenidas. Al abandonar Saumur, los republicanos tuvieron éxito en Martigné-Briand y se apoderaron de Vihiers el 15 de julio. Pero tres días después fueron aplastados por un contraataque de vendeano, cientos de soldados son hechos prisioneros.

Por su parte, los generales vendeanos estaba divididos en cuanto a la conducción de las operaciones a realizar. Bonchamps abogaba por una ofensiva hacia el norte para provocar la insurrección de Bretaña y Maine, mientras que D’Elbée, el nuevo generalísimo, estaba a favor de un ataque contra las ciudades del sur, consideradas más vulnerables, para apoderarse del puerto de La Rochelle.

Mientras las tropas de Bonchamps luchaban sin resultado cerca de Angers, el resto del ejército dirigido por d’Elbée intentó atacar al sur contra Luçon para repeler una incursión de los republicanos del general Tuncq que había quemado Chantonnay. Pero el 30 de julio la ofensiva vendeana se detuvo frente a la ciudad. Dos semanas después, esta vez reforzado por las fuerzas de Charette, el ejército Católico y Real con unos 35.000 efectivos con 17 cañones lanzó un nuevo ataque contra Luçon. Pero los 6.000 hombres con 14 cañones del general Tuncq, desplegaron en la llanura, al norte de la ciudad. Aunque eran muy inferiores en número, intentaron hacer frente a los vendeanos, aunque sus fuerzas eran menores. Escondieron su artillería en el centro, detrás de un batallón, mientras otros soldados se tumbaron en el suelo.

Cuando los confiados vendeanos atacaron, los soldados de infantería republicanos abrieron fuego y luego retrocedieron sobre la ciudad. La artillería republicana abrió fuego a su vez, causando grandes pérdidas a los vendeanos en la llanura y obstaculizando su avance. Una gran confusión y una falta de coordinación comienzan a reinar en las filas vendeanas. Al final tuvieron que retirarse dejando entre 1.500 y 2.000 muertos en el campo de batalla, contra un centenar de muertos por los republicanos, que experimentaron ese día, una de sus mayores derrotas. Los republicanos luego se hacieron cargo de Chantonnay, pero sería expulsados 5 de septiembre por un nuevo ataque de d’Elbée.

El ejército de Maguncia (Mainz)

Ante el éxito de los contrarrevolucionarios y por miedo al contagio, Biron fue despedido y los generales nobles (Canclaux, Grouchy, Aubert-Dubayet) fueron reemplazados, por iniciativa del ministro de Guerra Bouchotte, por sans-culottes (Rossignol, Ronsin, Léchelle), ex-soldados, pero también por el actor de teatro Francais Grammont o el cervecero Santerre. La mayoría resultaron ser generales muy mediocres, a la cabeza de un “ejército descompuesto, mal equipado, condenado a saquear para sobrevivir y odiado por la gente”. Esta interferencia de los hebertistas en la guerra de Vendée duró hasta noviembre.

Los maguncianos (nombrados en honor a la guarnición de Maguncia o Mainz, que capituló con honores el 23 de julio, después de 4 meses de asedio y 32 días de zanjas abiertas) fueron enviados como refuerzos el 1 de agosto.

Llegaron a Nantes los días 6, 7 y 8 de septiembre, estas tropas disciplinadas y valientes dirigidas por los generales Aubert-Dubayet, Kléber, Vimeux, Beaupuy y Haxo se pusieron a las órdenes de Canclaux, jefe del ejército de las costas de Brest hasta hasta el 1 de octubre de 1.793. El comité de seguridad pública también envió al ejército del Oeste de Jean-Baptiste Carrier, para completar la restauración del orden.

Por su parte, los generales sans-culottes de Saumur y Angers estaban tratando de hacer que los habitantes de los territorios no insurgentes se levantasen en masa contra los rebeldes. Por lo tanto, las operaciones pudieron llevar puntualmente civiles con las tropas regulares, como el 13 de septiembre en Douala-Fontaine, donde se reunieron 30.000 hombres contra los “brigantes” (bandidos) , o el 25 de septiembre en la Chataigneraie.

El 8 de septiembre, los maguncianos entraron en Vendée, Kléber a la cabeza de la vanguardia repelió a todas las tropas que se encontraron en su camino, La Cathelinière fue expulsado de Port-Saint-Père, luego Machecoul y Legé fueron tomados sin luchar, en la última ciudad 1.200 prisioneros republicanos, soldados y civiles, fueron entregados por los maguncianos.

Charette se retiró y dejó el Marais Breton para unirse al ejército de Anjou. Sin embargo, se unió a Montaigu y fue puesto en fuga. Siguiendo órdenes de destrucción, los republicanos quemaron los pueblos y ciudades por los que pasaron. Por otro lado, en el este, las derrotas del ejército de las costas de La Rochelle bajo las órdenes de Rossignol pusieron en tela de juicio el plan, y Canclaux se vio obligado a retirarse de Clison. El 18 de septiembre, 2.000 maguncianos de Kleber se enfrentaron a 20.000 vendeanos en la batalla de Torfou-Tiffauges, quienes los obligaron a retirarse a Clisson, con unos 200 muertos en cada bando.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-torfou-tiffauges-19-de-septiembre-de-1793--las-mujeres-de-tiffauges-cortan-el-paso.png 915w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-torfou-tiffauges-19-de-septiembre-de-1793--las-mujeres-de-tiffauges-cortan-el-paso-300x196.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-torfou-tiffauges-19-de-septiembre-de-1793--las-mujeres-de-tiffauges-cortan-el-paso-768x503.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-torfou-tiffauges-19-de-septiembre-de-1793--las-mujeres-de-tiffauges-cortan-el-paso-100x65.png 100w
Batalla de Torfou-Tiffauges (19 de septiembre de 1793). Las mujeres de Tiffauges cortan el paso a los vendeanos que huyen a la vista de los maguncianos dirigidos por Kléber.

Tras estos fracasos, Canclaux dió la orden de retirarse a Nantes, Clisson fue evacuada y quemada. Los vendeanos intentaron cortar la retirada, pero Lescure y Charette violaron el plan y prefirieron atacar a Montaigu y Saint-Fulgent. Las tropas republicanas de Beysser y Mieszkowski que ocupaban esas dos ciudades fueron puestas en fuga.

Privados de apoyo, las fuerzas de d’Elbée y Bonchamps no pudieron evitar la retirada de los republicanos a Nantes y fueron rechazados. Los republicanos, sin embargo, dejaron 400 heridos.

Ante el fracaso de su primer plan, Canclaux formó dos columnas republicanas, que partieron de Nantes y Niort, y que debían unirse en Cholet, sin embargo, fue depuesto poco después y por orden del comité de Seguridad Pública, los ejércitos de las costas de La Rochelle, de Maguncia, la parte de Nantes del ejército de las costas de Brest se fusionaron para formar el ejército de Occidente, bajo las órdenes del general Léchelle. A principios de octubre, el segundo plan de Canclaux es esta vez victorioso, la columna del ejército de Maguncia y Brest tomaron Montaigu, Clisson y Saint-Fulgent sin encontrar resistencia, luego derrotaron a los vendeanos de Elbée y Bonchamps en la batalla de Treize-Septiers, en la que los 4.000 republicanos se enfrentaron a unos 8.000 vendeanos, en la que los primeros tuvieron 30 muertos y 200 heridos, mientras los segundos 200 muertos y 900 heridos.

Partiendo del sur, los 11.000 hombres de la columna de Niort, mandados por Chalbos y Westermann tomaron el camino de Châtillon (actual Mauléon), el general Lescure solo tenía 4.000 efectivos y pidió ayuda a La Rochejaquelein y Stofflet, que solo pudieron reunir 2.000, intentaron defender la capital y desplegaron, pero Westermann reunió el BI-9 de Orleans y un centenar de húsares, que cada uno llevaba un granadero como pasajero, decidió ir Châtillon para realizar una incursión. Aprovechando la oscuridad, la pequeña tropa logró cruzar las vanguardias vendeanas y entró en la ciudad dando la orden de destruirla. Las casas fueron incendiadas, soldados vendeanos muertos mientras dormían, mujeres y niños asesinados. De alguna manera, los vendeanos se reagruparon y contraatacaron en gran confusión. Después de cuatro horas de lucha, Westermann descubrió que la mayoría de sus hombres han sido muertos y ordenó la retirada. Los vendeanos no se atrevieron a entrar en las ruinas y regresaron a Mortagne.

Por su parte, la pequeña columna de Lucon del general Bard puso en fuga al ejército Royrant que se retiró a Anjou.

Batalla de Cholet (17 de octubre de 1.793)

Todos los ejércitos de Vendée se reunieron en Cholet, con la excepción de los ejércitos del Marais que continuaron luchando en su zona. Sin preocuparse por el Grande Armée, Charette tomó la isla de Noirmoutier el 12 de octubre. Los 800 defensores se rindieron, pero una cuarta parte de ellos fueron fusilados 5 días después en Bouin, por orden de Pajot con el pretexto de un intento de fuga.

El 15 de octubre los maguncianos atacaron la ciudad. Golpeados, el general Lescure resultó gravemente herido, los vendeanos evacuaron el lugar y cayeron sobre Beaupréau. Las dos columnas republicanas se unieron en Cholet en la noche, alcanzando los 26.000 hombres. Sin embargo, tras la incompetencia del general en jefe Léchelle, el mando se confió informalmente a Kléber.

Al día siguiente, los generales de vendeanos de Anjou, Haut-Poitou y Centro decidieron ir a Cholet, con 40.000 efectivos, Talmont con 4.000 hombres cruzando el río Loira y se apoderó de Varades para garantizar que el ejército se pudiera retirar a Bretaña en caso de derrota.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1763--despliegue-de-fuerzas.png 938w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1763--despliegue-de-fuerzas-300x213.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1763--despliegue-de-fuerzas-768x546.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1763--despliegue-de-fuerzas-100x71.png 100w
Batalla de Cholet (17 de octubre de 1763). Despliegue de fuerzas

El 17 de octubre, 40.000 vendeanos avanzaron en masa, como las tropas regulares, en tres líneas y en formación cerrada, en contra de sus tácticas habituales. La Rochejaquelein y Royrand mandaban el flanco derecho, d’Elbée y Bonchamps al centro, Stofflet y Marigny el flanco izquierdo. Las líneas de Marceau, cuyas tropas, eran bombardeadas por los 12 cañones vendeanos y claramente superadas en número, amenazaban con ceder. Kléber llevó las reservas. Las tropas de Chalbos fueron enviadas para apoyar a Marceau. Sin embargo, tan pronto como entraron en el campo de batalla, los 4.000 hombres de la brigada del general François Muller, a la vista de la masa de combatientes vendeanos que avanzan inquebrantables, huyeron y regresaron a Cholet, sembrando una gran confusión en su camino.

Kleber luego se unió a ese flanco, con batallones de reserva y les ordenó pasar por alto las líneas de vendeanas para atacarlas por retaguardia. La orden se ejecutó correctamente y los vendeanos a la vista de esta tropa que los ataca desde el flanco, creyeron que un nuevo ejército republicano llegaba como refuerzo y un momento de vacilación recorre sus filas. Sufriendo el ataque de las tropas de Kleber, Bard y Beaupuy, terminaron en pánico y huyeron.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1763--henri-de-la-rochejacquelein.png 489w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1763--henri-de-la-rochejacquelein-245x300.png 245w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1763--henri-de-la-rochejacquelein-100x122.png 100w
Batalla de Cholet (17 de octubre de 1763). Henri de La Rochejacquelein durante el combate. Autor Paul-Emile Boutigny

En el centro, el general Marceau tenía su artillería asentada detrás de su infantería. Mientras los vendeanos lanzan la carga, Marceau retiró a sus soldados de infantería y descubrió sus cañones, en el último momento. Los disparos de metralla (grape) y canister (postas) causaron estragos y cortaron un número significativo de soldados vendeanos. Sorprendido, el centro vendeano huyó a su vez mientras la infantería republicana lanzó una contracarga. Los últimos vendeanos huyeron, llevando a sus jefes heridos con ellos. La derrota termina siendo general y ya se escuchan los gritos de “à la Loire”. En Pontreau, las tropas de Lyrot y Piron de La Varenne lograron intervenir a tiempo para proteger la retirada del ejército a Beaupréau.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1793--huida-del-ejercito-vendeano-1024x563.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1793--huida-del-ejercito-vendeano-300x165.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1793--huida-del-ejercito-vendeano-768x422.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1793--huida-del-ejercito-vendeano-100x55.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1793--huida-del-ejercito-vendeano.png 1046w
Batalla de Cholet (17 de octubre de 1793). Huida del ejército vendeano. Autor Jules Girardet, Musée d’art et d’histoire, Cholet.

Al llegar a la ciudad, los generales vendeanos decidieron no quedarse en Beaupréau. Todo el ejército luego fue a Saint-Florent-le-Vieil para cruzar el Loira. La expedición de Talmont en Varades había tenido éxito fácilmente, la entrada a Bretaña estaba libre.

Solo d’Elbée , gravemente herido, no siguió al ejército, un pequeño número de soldados vendeanos lo llevaron al oeste al ejército de Charette, donde tuvo que refugiarse en Noirmoutier.

Las fuerzas republicanas entraron en Beaupréau. La ciudad, sin embargo, está desierta, con la excepción de 400 soldados de vendeanos heridos que terminaron asesinados en represalia por la masacre de los republicanos heridos durante el retirada de Clisson.

Durante todos los días del 17 y el 18 de octubre, los botes vendeanos realizan viajes incesantes de ida y vuelta por el río para cruzar el ejército de vendeano acompañados por decenas de miles de heridos, ancianos, mujeres y niños. Los vendeanos también habían llevado con ellos de 4.000 a 5.000 prisioneros republicanos, pero no pueden llevarlos más allá del Loira y los oficiales no sabían qué hacer con ellos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1763--cruce-del-rio-loira-en-saint-florent-le-vieil.png 810w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1763--cruce-del-rio-loira-en-saint-florent-le-vieil-300x197.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1763--cruce-del-rio-loira-en-saint-florent-le-vieil-768x505.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-cholet-17-de-octubre-de-1763--cruce-del-rio-loira-en-saint-florent-le-vieil-100x66.png 100w
Batalla de Cholet (17 de octubre de 1763). Cruce del río Loira en Saint-Florent-le-Vieil el 18 de octubre.
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/cruce-del-rio-loira-en-saint-florent-le-vieil-el-18-de-octubre-de-1793.png 1000w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/cruce-del-rio-loira-en-saint-florent-le-vieil-el-18-de-octubre-de-1793-300x163.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/cruce-del-rio-loira-en-saint-florent-le-vieil-el-18-de-octubre-de-1793-768x418.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/cruce-del-rio-loira-en-saint-florent-le-vieil-el-18-de-octubre-de-1793-100x54.png 100w
Cruce del río Loira en Saint-Florent-le-Vieil el 18 de octubre de 1793. El general Lescure herido cruza el río. Autor Jules Girardet
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/cruce-del-rio-loira-en-saint-florent-le-vieil-el-18-de-octubre-de-1793-1.png 800w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/cruce-del-rio-loira-en-saint-florent-le-vieil-el-18-de-octubre-de-1793-1-300x198.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/cruce-del-rio-loira-en-saint-florent-le-vieil-el-18-de-octubre-de-1793-1-768x508.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/cruce-del-rio-loira-en-saint-florent-le-vieil-el-18-de-octubre-de-1793-1-100x66.png 100w
Cruce del río Loira en Saint-Florent-le-Vieil el 18 de octubre de 1793. El general Lescure herido cruza el río. Autor Rober Cormy

El 19 de octubre, a las 3 de la mañana, el primer destacamento de húsares entró en Saint-Florent-le-Vieil, pero la ciudad estaba desierta. Todos los vendeanos habían pasado al norte del Loira. Todo el ejército republicano llegó rápidamente pero los alrededores están vacíos, algo que pensaron imposible de ejecutar en tan poco tiempo.

El general vendeano Maurie d’Elbée fue herido en la batalla de Cholet, se refugió en Noirmoutier, donde fue arrestado en diciembre de 1.793. Fue fusilado el 4 de enero de 1794) en un sillón, junto a otras víctimas, después de las tropas del general Turreau a la derecha lo arrastraron, herido, al lugar del castillo de Noirmoutier.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/muerte-del-general-maurie-delbee-4-de-enero-de-1794--herido-en-la-batalla-de-cholet.png 994w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/muerte-del-general-maurie-delbee-4-de-enero-de-1794--herido-en-la-batalla-de-cholet-300x187.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/muerte-del-general-maurie-delbee-4-de-enero-de-1794--herido-en-la-batalla-de-cholet-768x477.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/muerte-del-general-maurie-delbee-4-de-enero-de-1794--herido-en-la-batalla-de-cholet-100x62.png 100w
Muerte del general Maurie d’Elbée (4 de enero de 1794). Herido en la batalla de Cholet, se refugió en Noirmoutier, donde fue arrestado en diciembre de 1793. Fue fusilado en un sillón, junto a otras víctimas, después de las tropas del general Turreau a la derecha lo arrastraron, herido, al lugar del castillo de Noirmoutier. Autor Marie Felix Edmond de Boislecomte
Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-10-23. Última modificacion 2020-10-23.
Valora esta entrada