Siglo XVIII Guerras Revolucionarias Francesas I (1.789-95) Operaciones en Italia 1.795
Operaciones en Italia 1.795

Antecedentes

Las tropas austro-piamontesas sumaban 53.000 hombres, posicionados en un frente bien unido y prácticamente inexpugnable de unos 100 km, comenzando desde el río Liguria en el oeste hasta Cuneo, Ceva y Mondovì.

En realidad, los franceses llegan a Loano el 16 de abril de 1.794, pero después tres meses de ocupación fueron atacados, expulsados por un grupo de 4.000 campesinos armados con horcas, como resultado de una recaudación masiva en el Piamonte.

Los franceses habían penetrado en el Piamonte a través del paso de San Giacomo encontrándose, por primera vez en Italia, con el ejército de Francisco II. Atacaron a los austriacos en Dego, saquearon las tiendas allí mientras regresan a Loano, se organizaron a lo largo de la cresta alpina que desde Garessio pasa por el monte Spinarda, Melogno y terminaba en Vado.

En mayo de 1.795, los austro-sardos decidieron llevar a los franceses al otro lado del río Varo. La ofensiva comenzó a finales de junio: los austriacos se abrieron paso en la línea Settepani-Madonna della Neve-San Giacomo, los piamonteses en Monte Spinarda.

Los franceses derrotados se retiraron a lo largo de la línea Borghetto: una cresta natural que, a partir del mar, cruza el cabo Santo Spirito, monte Acuto y, pasando por Poggio Grande y monte Alpe, se extiende a las alturas ubicado encima de Garessio para terminar en Ormea, en las antiguas posiciones ocupadas en 1.794. François Christophe Kellermann escribió en París que no estaba seguro, ni siquiera poder mantener Niza.

El centro de las posiciones francesas consistía en una serie de fortificaciones incluido en el triángulo (Rocche Quinta, Quenta y Curaira), llamado así por su posición dominante e inexpugnable «Piccola Gibilterra» (Pequeño Gibraltar).

Los austro-piamonteses se alinearon en la línea opuesta que, pasando por Loano a través del Castellaro y el Chartreuse de Toirano, subía al Monte San Pietro, cruzaba Monte Subanco, Roccabarbena, Colle Scravaion, Monte Lingo, Colla Dondella, Monte Cianea; Monte San Bernardo y Monte Pietrardenna, ubicado frente al Gallero. La extensión de la línea, con una larga línea de llanura, en el valle de Toirano requería un gran despliegue de tropas, reduciendo así su poder defensivo.

El Colle dello Scravaion era el nodo de unión entre el ejército de Lombardía y el ejército de Cerdeña: al norte despliegan las tropas piamontesas unos 12.000 efectivos bajo Oliver Remigio, conde von Wallis y al sur los austriacos con 30.000 efectivos bajo el general Joseph Nikolaus De Vins (las relaciones entre los dos ejércitos no eran buenas).

En septiembre de 1.795, Bartolomé Schérez se convirtió en jefe del ejército francés en Italia, sustituyendo a François Kellermann. Los políticos de París insistieron en que el montaje Schérer una ofensiva. Este cambio fue urgido por general de brigada Napoleón Bonaparte, que tras la muerte de Robepierre fue acusado de traición, debido a su amistad con el hermano menor de Robespierre. Absuelto aprovechó el viaje a París para discutir con el general Lazare Carnot, que era de facto el jefe del estado mayor del ejército francés, la ofensiva en Italia que había estado planeando. Sin embargo se prohibió la ofensiva para ahorrar recursos para el frente del Rin. Bonaparte pasó a formar parte de la lista de generales en el ministerio de la guerra en la Oficina Topográfica, donde lo siguió intentando.

El ejército francés estaba tenía unos 40.000 efectivos, que carecían de víveres, ropa decente y municiones, ya que la Royal Navy había cortado sus líneas de suministro a Génova, estaban encuadrados 3 divisiones:

  • División izquierda bajo el general Jean Sérurier, disponía de 10.000 efectivos, su cuartel general estaba en Ormea
  • División centro bajo el general André Masséna, disponía de 13.276 efectivos, su cuartel general estaba en Zuccarello.
  • División derecha bajo el general Pierre Augereau recientemente llegado con Schérer de los ejércitos de los Pirineos, disponía de 13.000 efectivos, su cuartel general estaba en Borghetto Santo Spirito.
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--vista-de-la-zona.png 1015w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--vista-de-la-zona-300x161.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--vista-de-la-zona-768x412.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--vista-de-la-zona-100x54.png 100w
Batalla de Loano (23 de noviembre de 1795). Vista de la zona. Autor Bagetti Giuseppe Pietro

Schérer llegó a un territorio que desconocía, pero era lo suficientemente modesto como para criticar sus propias capacidades y puso la planificación del ataque en manos de los generales más dignos en su campo. Masséna ya había demostrado ser el más capaz de los colegas de Scherer y fue puesto a cargo de la planificación. Una de las privaciones más dolorosas sufridas por los soldados franceses era la falta de calzado en medio de la nieve, riscos y caminos pedregosos. Se envolvían sus pies con lino, vendas y cintas, pero esto resultaba insuficientes. Por suerte un bergantín superó a los buques de guerra británicos y llegó antes de la batalla, con lo que 100.000 raciones de galletas y 24.000 pares de zapatos, esto elevó la moral en todo el campamento. Estos fueron distribuidos a los más débiles y el sufrimiento en primer lugar, a continuación, a los que se habían distinguido en la acción, aunque muchos en el ejército aún quedaron descalzos. Un viejo granadero bromeó que, a partir del día siguiente, el enemigo sería responsable de suministrar los zapatos.

El 17 de noviembre, general Étienne Charlet atacó a los austro-sardos en Campo di Pietri, sorprendiéndolos, la destruyendo sus trincheras y la capturando de 3 cañones y haciendo 500 prisioneros. Sin embargo, una ola de mal tiempo obligó Masséna a abandonar el ataque que había planeado a la derecha, y resolvió operar en el centro, tomar las posiciones enemigas allí, pasar por encima de ellos y tomar las otras posiciones en la retaguardia de la línea enemiga. Masséna fue instruido para llevar a cabo este mismo plan.

Sin darse cuenta de que el ataque inminente, De Vins se declaró enfermo, entregó el mando el 22 de noviembre. Wallis tomó el mando de los ejércitos aliados combinados.

El ejército austro-sardo tenía unos 53.000 efectivos. A su izquierda las obras de defensa aliadas llegaban el mar en Loano en la Riviera italiana. Su derecha estaba anclado en las montañas del Piemonte con fortalezas en Ceva, Cuneo y Mondovì. Esta posición se componía de fuertes aparentemente inexpugnables, unidos entre sí por trincheras y defendida por 100 piezas de artillería.

Batalla de Loano (23 de de noviembre de 1.795)

El sector atacado por los franceses estaba defendido por 18.000 hombres de Wallis y de Benedetto de Saboya.

Los franceses camuflaron los movimientos de tropas como una retirada a los cuarteles de invierno, en zonas menos difíciles hacia la costa, dado lo avanzado de la temporada y las malas condiciones en que se encontraba el ejército de Italia, finalizaban las operaciones y enviaban las tropas cansadas a los campamentos militares, montados en Bardineto, desalojando las alturas y dejando un pequeño número de guarniciones.

Los austriacos estaban convencidos de que las batallas se reanudarían solo con la llegada del verano, sin saber que las tropas francesas, la noche del 22 de noviembre de 1795, se movían de Zuccarello hacia el frente enemigo, al mismo tiempo que varios oficiales austriacos de regimientos en la línea estaban en Finale en la casa de Raimondi para un baile.

El ataque francés haría en tres ejes, dos de diversión y uno principal:

  • División izquierda bajo el general Sérurier se enfrentaba a un número similar de piamonteses, sus atrincheramientos estaban elevaciones dividida por el río Tanaro. El plan de ataque francés en este sector era un ataque con 2 grupos mandadas por Mollis a la izquierda del río y el propio Serrurier a la derecha del río. El objetivo era fijar a las fuerzas sardas evitando que acudiesen al sector central atacado por Massena.
  • División central de Masséna, debía atacar el sector defendido por unos 7.500 austriacos mandados por el mayor-general Eugène-Guillaume Argenteau. Atacaría con 3 brigadas: la izquierda bajo el general Laharde con 5.255 efectivos partiría Bric Curlo; la central bajo el general Bizanet 3.687 partiría en Croce Lumaira; la derecha con 4.334 efectivos bajo el general Charlet partiría de Monte Guardiola y atacaría frontalmente a Rocca Barbena.
  • División derecha bajo Pierre Augereau, enfrente tenían tropas austríacas en primera línea en Toirano y Boissano comandados por Ternyey, mientras que el general Rukavina mandaba a las tropas atrincheradas alrededor de Loano. Atacaría con tres brigadas: la del general Bannel atacaría Toirano, la de Rusca marcharía sobre Boissano, y la de Victor atacaría el poblado fortificado de Loano.
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--plano-del-ataque.png 512w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--plano-del-ataque-300x221.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--plano-del-ataque-100x74.png 100w
Batalla de Loano (23 de noviembre de 1795). Plano del ataque

El 22 de noviembre Masséna se estableció al anochecer en Zuccarello con dos divisiones para atacar el centro enemigo. Al amanecer hizo un breve discurso de aliento a sus tropas diciendo que la victoria estaba en sus bayonetas antes de comenzar el ataque.

Masséna tomó todas las posiciones enemigas en lo Bardineto con una cargo. Allí, los austriacos opusieron una resistencia feroz y larga y Masséna, indignado por el retraso, llamó su reserva y la batalla se reanudó por la furia. Étienne Charlet se precipitó en la primera de las trincheras enemigas, pero recibió una herida mortal y cayó. Su muerte enardeció a las tropas que en sus apretadas filas y las bayonetas se precipitaron con rabia sobre el enemigo en una masa compacta y los puso en fuga.

Durante este tiempo la división derecha de Augerau atacaba con éxito el ala izquierda de Loano a las alturas ocupadas por el general Argenteau, tomando las posiciones de una tras otra. El Gran Castellaro, defendido por el general Mathias Rukavina y sus 1.200 hombres, ofrecieron mayor resistencia. Augereau finalmente ordenó a Rukavina a deponer las armas, pero se negó a aceptar hasta que se les aprobaran las condiciones de salir del reducto con las armas y tren de equipajes. En su lugar, el general francés le dio 10 minutos para rendirse incondicionalmente. Rukavina se negó a pesar de que Augereau le mostró la brigada de Claude Victor desplegada delante de él. Se creía inicialmente que era un farol pero Rukavina, determinada a morir gloriosamente, hizo una salida desde el reducto, cayendo en furia sobre las medias-brigadas 117 y 118 a las que obligó a retirarse a pesar del fuego de otras unidades. Esto sorprendió enormemente las tropas francesas, que admiraron la resolución del austriaco.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--vista-de-la-batalla.png 957w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--vista-de-la-batalla-300x162.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--vista-de-la-batalla-768x416.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--vista-de-la-batalla-100x54.png 100w
Batalla de Loano (23 de noviembre de 1795). Vista de la batalla

Sin embargo, los austro-sardos asaltaron monte Carmelo a arrebatar la victoria a un enemigo que creían estaba agotado después de 10 horas de combate. Al darse cuenta de esto, Schérer avanzó contra ellos con su derecha, pero vaciló, sin saber lo que había sucedido a Masséna en el centro. Él se aseguró a través de un mensaje de Masséna y continuó su avance, pero a la vez una niebla húmeda acompañado de ráfagas de nieve y granizo descendió, cortando la luz del día y poniendo fin a su persecución.

Filas enteras fueron derribadas o se vieron obligadas a retirarse por las ráfagas de tormenta y muchos de los muertos y heridos en el campo de batalla fueron víctimas del tiempo en lugar de la acción del enemigo. Los austriacos se aprovecharon de la tormenta para retirarse, abandonando cañón, cajones y tiendas. Augereau los persiguió con tropas ligeras, mientras que Masséna marchó adelante a pesar de los problemas y tenía coronel Bartolomé Joubert para ocupar los desfiladeros de Saint-Jacques. Todo lo que quedaba de los austriacos eran los senderos de montaña y el valle Bormida.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--ataque-frances.png 796w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--ataque-frances-300x213.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--ataque-frances-768x546.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/10/batalla-de-loano-23-de-noviembre-de-1795--ataque-frances-100x71.png 100w
Batalla de Loano (23 de noviembre de 1795). Ataque francés. Autor Hippolyte Bellangé

Fue entonces el turno de Sérurier que, los días 23 y 24, sólo tuvo que contener el ala derecha austro-sarda. Se llevó a cabo un ataque impetuoso contra el ejército piamontés, le venció por completo, capturó toda su artillería y los obligó a unirse de nuevo con los restos de la fuerza de Argenteau en el campo atrincherado en Ceva. De 25.000 comprometidos, los franceses perdieron 2.500 muertos y heridos, además de 500 capturados; las pérdidas aliadas numeradas 3.000 muertos y heridos, y 4.000 hombres y 48 cañones capturados de 18.000 soldados presentes.

La victoria francesa se debió enteramente a la audacia y la planificación de Masséna. El triunfo no fue explotado por la precaución de Scherer, una persecución mal realizada, y la aparición de clima invernal. Poco después, los dos ejércitos entraron en los cuarteles de invierno. Sin embargo, la victoria de Loano activó el acceso francés para reabastecer y proporcionó un punto de apoyo en el Alpes de Liguria que sería explotado en abril de 1.796 por el general Bonaparte en la campaña Montenotte.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-10-25. Última modificacion 2020-10-25.
Valora esta entrada