Siglo XVIII Guerras Revolucionarias Francesas II (1.796-97) Ofensiva de Napoleón en Lombardía (25 de marzo – 31 de mayo de 1.796)

Inicio de la campaña francesa de Lombardía

El ducado de Milán y Mantua y las tierras de la Lombardía fronterizas con el Piamonte pertenecen al imperio Austro-Húngaro. Las tropas austriacas que operaban en el norte de Italia empleaban este territorio como ruta de comunicación con Viena, y sus ciudades como fuentes de suministros de armas, municiones y alimentos.

Tras la rendición del ejército piamontés, el general Beaulieu se dio cuenta de que apenas tenía esperanzas de victoria contra los franceses, y el 28 de abril se retiró hacia Pavía, al este, con la intención de guarnecer las capitales milanesas y replegar el grueso del ejército hacia el noreste, a Trento, para recibir más tropas de refresco y contraatacar.

Napoleón había previsto la retirada austriaca antes de la rendición piamontesa, y envío mensajeros a Francia solicitando más refuerzos para guarnecer el Piamonte recién conquistado y continuar la campaña invadiendo el ducado de Milán y Mantua, cruzando los fértiles valles de Lombardía y remontar el formidable río Po hasta llegar a Verona.

Bonaparte, según escribió al Directorio el 28 de abril, planeaba perseguir a los austriacos hasta el Tirol y llevar la guerra al reino de Baviera. El gobierno francés le había instado a saquear las riquezas del norte de Italia para llenar las vacías arcas del Tesoro de Francia y sus reservas de alimentos. Gracias a la toma del Piamonte, el ejército de Italia había resuelto sus problemas de abastecimiento: las victorias y la comida abundante elevaron la moral de los franceses.

Desde el Col de Tenda acudieron las divisiones francesas de Macquart y Garnier, unos 9.000 soldados al mando del general Vaubois, mientras los otros 9.000 soldados del ejército del Sur francés del general Kellerman protegían los pasos de los Alpes. Estas tropas guarnecerían las plazas del Piamonte y protegerían las rutas de suministro de Napoleón.

Bonaparte reúne un ejército de 40.000 soldados y avanza hacia Alejandría en tres columnas, alcanzando el Po el 30 de abril. Los dos únicos puentes estaban en Valenza y Piacenza situados a 80 km de distancia.

Beaulieu estableció su centro de operaciones en Valeggio con las divisiones de Sebetendorff, Vukassovich y Liptay cubriendo la línea del río y Colli (que había regresado al servicio austriaco) con un pequeño contingente más a retaguardia que cubría Milán, la capital de Lombardía.

Como Bonaparte escribió al directorio sobre sus intenciones el 6 de mayo: “Este río es muy grande y difícil de cruzar. Mi intención es cruzar lo más cerca posible de Milán, para no enfrentar más obstáculos antes de llegar a ese capital. Al hacerlo, giraré tres líneas de defensa que Beaulieu ha preparado a lo largo del Agogno, Lombro y el Ticino. Hoy marcho hacia Piaceza, Pavia se encontrará girada y si el enemigo decide defender esa ciudad, me encontraré entre él y sus depósitos.

Por lo tanto decidió cruzar el río por por Piacenza. Para distraer al enemigo de su verdadero objetivo y ganar tiempo para el cruce, Serurier y Massena se concentraron cerca del punto de cruce de Valenza, aparentando prepararse para un gran intento.

Para actuar como la principal fuerza de asalto para efectuar el cruce en Piacenza, 3.600 granaderos reunidos de las Cías de granaderos del ejército se reunieron en 4 BGs bajo el futuro mariscal Jean Lannes, siendo apoyados por 1.500 jinetes bajo Beaumont, y 24 cañones ligeros, todos bajo el general Claude Dallemagne .

Los 9.000 soldados de Massena pasaron por Alejandría y los 10.000 hombres de Seruier alcanzaron Valenza. Napoleón, con 21.000 soldados, avanzó hacia el este, a Tortona para remontar la ribera sur del río en dirección a Piacenza.

Cruce del río Po el 7 de mayo de 1.796. Mapa del cruce

Las fuerzas de Dallemagne los 3.600 granaderos de Lannes, los 1.500 jinetes de Beaumont y 24 cañones, se dirigieron a marchas forzadas a Piacenza, sin ser detectados, el 7 de mayo la caballería se apoderó del transbordador cerca de Plasencia, y cruzaron el río, estableciendo una cabeza de puente, poco después llegaron los granaderos que reforzaron la cabeza. Dos escuadrones de húsares austriacos no pudieron impedir el cruce.

El mayor-general austriaco Anton Lipthay, que contaba con 4.000 soldados de infantería y 1.000 jinetes, pronto detectó enfrentamientos franceses y varios enfrentamientos ocurrieron durante el día. Cuando Beaulieu se enteró de la incursión, ordenó al general-mayor Josef Philipp Vukassovich marchar desde Valeggio en apoyo de Lipthay con 8 BIs y 8 Escons. Mientras tanto, el mayor-general Pierre Augereau tenía sus 7.000 soldados en el Po más al oeste que había cruzado usando una barcaza capturada.

En la mañana del 8 de mayo, la vanguardia de Dallemagne, apoyada por la fuerte división de 6.500 de Laharpe, atacó el pueblo de Fombio. Los coroneles Lannes y François Lanusse lideraron las columnas izquierda y central mientras que Dallemagne ordenó personalmente la columna derecha. Al principio, Lipthay resistió valientemente, usando sus húsares en contraataques, pero decidió retirarse para evitar quedar atrapado por las columnas que lo flanqueaban. Su caballería austríaca y napolitana cubrió la retirada en Codogno. Los franceses atacaron a Lipthay nuevamente en Codogno y los austriacos tuvieron que abrirse paso hacia la fortaleza de Pizzighettone, donde había un puente sobre el río Adda. Las pérdidas de Lipthay sumaron 568 hombres del 7 al 8 de mayo. Según un informe, los franceses sufrieron 150 muertes y 300 heridos en el primer enfrentamiento.

Batalla de Fombio (8 de mayo de 1796). Vista de la batalla. Autor Giuseppe Pietro Bagett

Los franceses llegaron a Codogno, ingresando así en el ducado de Milán. Esa noche, cuando la MBRI51 de Laharpe entraba Codogno, el mayor-general Anton von Schübirz Chobinin, con 1.000 soldados de infantería y 580 uhlanes atacaron la ciudad desde el oeste. En una confusa confrontación en las calles oscuras, Laharpe fue muerto, tal vez por fuego amigo. El general Louis Berthier, se hizo cargo de la situación y atacó con 2 MBRIs del amanecer. Schübirz se retiró alrededor de las 9 de la mañana. El puente sobre el río Adda en Pizzighettone fue cortado.

Napoleón envió al general Varbois a Parma, entrando en la ciudad con sus tropas. A cambio de su independencia, el duque de Parma y Plasencia acordó pagar a la República de Francia la suma de dos millones de francos y cederle 20 cuadros o retablos de calidad. Bonaparte empezó así a rentabilizar la campaña de Italia. La exigencia de tributos sería a partir de entonces común en todas su conquistas, llenando las arcas del tesoro francés.

Beaulieu, sorprendido por la celeridad de los franceses, se retiró hacia el norte para evitar la trampa. Dividió sus tropas en dos grupos, uno se retiró al este, hacia Cremona, y el suyo continuó al norte, hacia Lodi. La guarnición de Milán fue evacuada.

Batalla de Lodi (10 de mayo de 1.796)

Dejando a Pavía y Milán a merced de su destino, los austriacos cruzaron la orilla izquierda del río Adda. Para cubrir la partida, Beaulieu dejó al general Karl Sebotendorf con 10.000 efectivos, en Lodi en la orilla derecha del río Adda, cubriendo el camino a Cremona, para detener a los franceses mientras el resto de su ejército huía a la seguridad de la línea del río Mincio donde podía formar un nueva y poderosa línea defensiva con sus flancos asegurados por el lago de Garda al norte y la fortaleza de Mantua al sur para evitar otro envolvimiento estratégico por parte de Napoleón.

En la cercana villa de Corte Palasio había un vado por el que cruzar el río Adda, Sebotendorf situó 2.100 infantes y 300 jinetes austriacos. En Fontana, a media hora de Lodi, situó 1.100 cazadores napolitanos a caballo.

La vanguardia francesa alcanzó a la retaguardia austríaca de Vukassovich alrededor de las 9 de la mañana del 10 de mayo y después de un enfrentamiento los persiguió hacia Lodi. Vukassovich pronto se sintió aliviado por la fuerza de cobertura de Rosselmini cerca de la ciudad. Las defensas de la ciudad no eran fuertes, los defensores eran pocos. El tramo defendido en la otra orilla era de 9 BIs de infantería dispuestos en dos líneas y 14 cañones. Sebottendorf, también tenía 4 Escons a su disposición, que estaban completamente exhaustos después de una apresurada marcha forzada. Sebottendorf decidió que no era aconsejable retirarse a la luz del día y optó por defender el cruce hasta el anochecer.

Batalla de Lodi (10 de mayo de 1796). Plano de la batalla

Napoleón con la vanguardia atacó la retaguardia austriaca en Lodi e inmediatamente tomó la ciudad. La ciudad tenía muros de fortaleza y los austriacos trataron de cerrar las puertas, pero los soldados franceses entraron a Lodi intercalados con fugitivos. Los franceses rápidamente empujaron a los austriacos a la orilla izquierda del Adda. Sin embargo, no pudieron cruzar tras ellos, ya el puente estaba cubierto por 12 cañones, 6 directamente frente al puente y 3 cada uno a cada lado para hacer fuego de enfilada, que literalmente barría todo en y alrededor del puente. La fuerza de vanguardia francesa intentó cruzar, pero fueron rechazados, no siendo suficientes para atacar el puente, Napoleón decidió esperar refuerzos.

Con la llegada de las tropas de Massena, Napoleón decidió repetir el ataque. Según sus propios recuerdos, quería “cruzar el río Adda el mismo día sobre el puente bajo el fuego del enemigo y sorprenderlo con una operación tan audaz”. Envió destacamentos de caballería río arriba y río abajo para encontrar puntos de vadeo y comenzó a supervisar personalmente la ubicación de una batería de 24 cañones para apoyar el cruce. Alrededor del mediodía, la artillería francesa estaba en posición e inició el fuego contra las defensas austriacas. El plan de Napoleón exigía un bombardeo potente seguido de un ataque de infantería y caballería de dos ejes. Napoleón envió a los carabineros de Marc Antione de Beaumont para cruzar el Adda y tomar Mozanica, y avanzar para atacar la derecha austriaca.

Napoleón supervisó la puntería de los cañones, un trabajo realizado normalmente por un cabo de artillería. Allí fue donde sus soldados le dieron cariñosamente su apodo: “Le petit Corporal” o el pequeño cabo. Esto se convirtió en parte de la leyenda napoleónica y Bonaparte exponiéndose al fuego. Se ganó la admiración de sus tropas.

Batalla de Lodi (10 de mayo de 1796). Bonaparte apuntando un cañón.
Batalla de Lodi (10 de mayo de 1796). Bonaparte apuntando un cañón (1). Autor Keith Rocco

Para desviar al enemigo alrededor de las 17,00 horas, Napoleón ordenó al general Beaumont que cruzara con la caballería el río Adda aguas arriba a través de los vados, tomara Mozanica y lanzara un ataque en el flanco derecho de los austriacos. también envió al general Massena liderar otro asalto conjunto y coordinado de infantería y caballería, vadeando el río Adda aguas abajo para después flanquear las posiciones austriacas.

A las 18,00 horas, los granaderos formaron en una columna de asalto y asaltaron el puente después de un conmovedor discurso de Napoleón. Llegaron a la mitad antes de verse envueltos en grandes pérdidas frente al devastador fuego de cañón austriaco, la munición canister arrasó sus filas, y retrocedieron.

Batalla de Lodi (10 de mayo de 1796). Cruce del puente. Autor Louis-François Lejeune
Batalla de Lodi (10 de mayo de 1796). Cruce del puente (1)

Bonaparte, sin embargo, no se dio por vencido, envió un segundo ataque esta vez dirigida por varios oficiales franceses de alto rango como Masssena, Berthier, Cervoni y Dallemagne, y él dirigió el asalto en persona al grito de “Vive la Republique”.

Esta vez, los franceses se abrieron paso. Las tropas austriacas ya estaban agotadas por horas de marchas y combates sin comida, desmoralizadas por el cañoneo francés y cedieron. Cualquier intento austriaco final de contraataque se detuvo por la llegada de la caballería francesa a la flancos. Los supervivientes de Sebetendorff se retiraron en desorden. La batalla de Lodi había terminado.

Batalla de Lodi (10 de mayo de 1796). Fuerzas francesas tomando la ciudad. Autor Autor Keith Rocco

Los franceses tuvieron 350 muertos y unos 500 heridos, mientras que los austriacos tuvieron 153 muertos, 1.700 capturados más 14 cañones y su bagaje. Sin embargo, gran parte del ejército de Beaulieu ante la absoluta frustración de Bonaparte había logrado escapar de él.

La caballería ligera francesa entró en Cremona después de un rápido ataque y siguió la retaguardia austriaca hasta Olio.

Fue una victoria relativamente pequeña, pero que tuvo implicaciones estratégicas. El archiduque austriaco Fernando y su séquito huyeron de la capital de Lombardía. El 15 de mayo, el ejército francés entró triunfalmente en Milán. La capital de Lombardía recibió a sus conquistadores con flores y ovaciones. Los milaneses vieron en ellos a los soldados de la revolución, a los libertadores del pueblo italiano.

Batalla de Lodi (10 de mayo de 1796). Proclamación de Napoleón tras la batalla. Autor Job


Después de Milán 17 de mayo, el duque de Módena capituló. La ciudad de Módena tenía una defensa fuerte, un buen arsenal y 4.000 soldados. Pero el ducado no se resistió. Actuó como un ducado de Parma. Módena pagó a 10 millones, suministró caballos, diversos tipos de suministros y un cierto número de obras maestras del arte.

El 21 de mayo, el rey Víctor Amadeo de Saboya ratificó los términos del tratado de paz con Francia, cediéndole Saboya, Niza y el derecho de guarnecer todas las fortalezas del Piamonte.

Las tropas francesas ocuparon Lombardía a lo largo del río Adda. Parte del ejército francés se trasladó a Toscana, aunque el duque de Toscana era neutral en la guerra franco-austriaca y el 29 de junio ocupó Livorno, liquidando allí la base británica. flota. Se suponía que el duque de Toscana debía contribuir con 2 millones de liras, dar 1.800 caballos, 2.000 mil toros, 10.000 quintales de grano, 5.000 quintales de avena, etc. Esto fue solo el comienzo. En enero de 1.797, Toscana, en virtud de un acuerdo adicional que preveía la evacuación de las tropas francesas de Livorno, se comprometió a pagar otro millón. Además, la pérdida de los vencidos no se limitó a pagos fijos. Al salir de Livorno, los franceses sacaron 26 cañones, pólvora, conchas y la mayoría de las joyas. El gobierno de Toscana hizo la vista gorda ante esto.

Campaña de Napoleón de Mantua

Napoleón, con 35.000 soldados, reanuda la campaña contra el ejército austriaco del general Conde de Beaulieu, de unos 28.000 soldados distribuidos en una línea defensiva de varias plazas fuertes en la orilla occidental del río Mincio, desde el sur del Lago Garda al norte del río Po pasando por la capital fortificada de Mantua.

Para defender la gran fortaleza de Mantua a un nivel aceptable, Beaulieu asignó a las brigadas de Rosselmini, Rukavina y Vukassovich para defender la ciudad. En total, Josef Canto d’Irles tenía 12.800 hombres en su guarnición, aunque muchos de estos soldados estaban enfermos después de su duro servicio en la campaña de Montenotte y la campaña de Lodi.

Beaulieu desplegó la división de Lipthay con 3.049 infantería y 779 caballería en Peschiera. Mas al norte, Canto d’Irles y su gran guarnición cubrían el puente Rivalta. La división de Colli defendía el paso en Goito con 3.558 efectivos (2.583 de infantería de Rukavina y 975 de caballería). En el centro, Melas y Sebottendorf mandaban conjuntamente 8.169 infantería y 2.086 caballería para defender los pasos de Pozzolo, Campagnola (defendido por 2.600 bajo Nicoletti), Vallegio (defendido por 3.100 efectivos bajo Pittoni), y Salionze. Mas al norte junto al lago Garda estaba defendido por la división de Lipthany con 3.900 efectivos. Beaulieu había cometido un error al no mantener una reserva central, debido a las características topográficas.

Antes de que la operación pudiera comenzar, los franceses se enfrentaron a un levantamiento en Pavía y Milán (debido a la avaricia de las tropas y oficiales franceses) que fueron aplastados severamente pero retrasaron la operación. Bonaparte regresó al ejército principal el 28 de mayo, dejando 5.000 efectivos en Milan y Pavia para calmar la población, y otros 5.550 para proteger su retaguardia y línas de comunicaciones. Napoleón articuló sus fuerzas en 3 divisiones de sur a norte bajo Serurier (9.100), Massena (9.500) y Augereau (6.100); y una reserva de 6.200 tropas escogidas, incluida la caballería, bajo el general Killmaine, y una artillería de 56 piezas.

Combate de Borghetto (30 de mayo de 1.796)

El general Beaulieu estaba desplegado en una línea de unos 40 km de largo en la orilla del río Mincio, su misión era cerrar el camino al Tirol y esperar refuerzos para contraatacar.

Napoleón decidió cruzar el río usando el puente en Borghetto, frente al ala izquierda de la principal fuerza austriaca en Valeggio. El ataque francés comenzaría desde una base de partida en Castiglione (16 km al oeste de Valeggio). El general Kilmaine (6.200) con Masséna (9.500) en apoyo fue enviado al este para capturar el puente. La división de Augereau (6.100) fue enviada al noreste para amenazar a Peschiera y el general Sérurier (9.100) fue enviado al sureste a Guidizzolo, la idea era que Beaulieu enviase tropas a los sectores amenazados y debilitase sus posiciones centrales, al creer que los franceses pretendían cortar su ruta de huida hacia Trento.

El 30 de mayo, los franceses asaltan el puente de Borghetto, ya medio derruido por las voladuras de los ingenieros austriacos, y que estaba defendido por un solo BI del RI Strassoldo, con solo dos cañones, pero a pesar de esto, los austriacos lograron mantener esta posición vital durante dos horas. El punto muerto fue roto por el general Gaspard Gardanne, quien dirigió una fuerza de granaderos a través de un vado débilmente defendido río abajo y atacó el flanco izquierdo austriaco. Los zapadores y pontoneros franceses consiguieron reparar el puente bajo el fuego graneado de la artillería austriaca.

Los austriacos regresaron a Valeggio, y se necesitaron varias horas de lucha callejera para despejarlos, pero al mediodía ambas orillas del río estaban en manos francesas. La caballería austriaca les impidió avanzar más allá de la ciudad. Mientras tanto, el príncipe Hohenzollern reunió a los austriacos derrotados e incluso montó un contraataque en la ciudad. En algún momento de la tarde, algunos húsares austríacos entraron en la ciudad y casi capturaron a Bonaparte, que estaba cenando con Massena y Murat. Los tres huyeron saltando sobre varias paredes del jardín. Este incidente convenció a Napoleón para formar una escolta de caballería bajo el futuro mariscal Besseires. Eventualmente, esta unidad evolucionaría en los cazadores a caballo de la Guardia Imperial.

Los austriacos reaccionaron lentamente a la crisis. En la cercana Campagnola, la mirada de Sebottendorf permanecía clavada en las tropas avanzadas de la división de Serurier y no pudo enviar refuerzos a Valeggio. Más al norte, en Salionze, las patrullas francesas de la división de Augereau, también distrajeron a Melas del verdadero propósito de Bonaparte. Desde el distante Goito, Colli marchó con toda su fuerza hacia el norte para ayudar al centro, pero llegó demasiado tarde para ayudar. Beaulieu ordenó al ejército que se retirara hacia el norte.

Sebottendorf trató de recuperar Valeggio, fue rechazado y se retiró a Villafranca. Colli envió a la brigada de Rukavina a unirse a la guarnición de Mantua y llevó su caballería a Villafranca. Melas reunió a las tropas del centro derecho y cayó de nuevo a Castelnuovo. Pronto se le unió la fuerza de Hohenzollern. Lipthay pronto abandonó Peschiera, perseguido por los franceses. Cuando una de las unidades de Augereau se acercó demasiado, la caballería de Lipthay finalmente en las llanuras lo cargó, causando 100 bajas por la pérdida de solo 9 austriacos. Las unidades de Beaulieu marcharon hacia el norte desde Castelnuovo y Villafranca. A la mañana siguiente, la mayoría de las unidades llegaron a un lugar seguro en el valle del río Adige. Los austriacos admitieron a 572 soldados muertos, heridos o capturados. Las pérdidas francesas se estiman en 500.

Mientras, en Peschiaria unos 500 austriacos fueron capturados por la división de Augerau, que había roto la línea defensiva cerca de su ruta de comunicaciones.

La división de Serurier sitió Mantua, el último reducto austriaco en Italia, y las tropas de Massena ocuparán Verona, en territorio de Venecia, violando así su neutralidad. Los austriacos huyen al norte, por la orilla oriental del lago Garda, en dirección a Trento.

En sólo siete días, Napoleón ha ocupado el valle del Po y los pasos alpinos; asegurándose el dominio de los estados de la Italia septentrional y amenazando el Tirol austriaco.

Sin embargo, la posición estratégica francesa no era tan optimista como puede parecer a primera vista. La velocidad de la derrota de los ejércitos austro-sardos había conmocionado a Europa y había hecho que Bonaparte fuera una sensación. Sin embargo, gran parte del ejército de Beaulieu había logrado escapar. La retaguardia de Bonaparte estaba agitada por los levantamientos. Mantua permaneció desafiante con una enorme guarnición de 12.000 efectivos y 316 cañones. Necesitaba un número considerable de soldados franceses para mantenerlo bajo asedio. Mientras tanto, Austria estaba segura de hacer nuevos intentos de recuperar sus posesiones en Italia. El fracaso de los ejércitos franceses en la frontera del Rin significaba que pronto fuerzas austriacas serían transferidas a Italia.

Mientras Mantua resistiera (el asedio comenzó el 4 de junio y se prolongaría hasta el 2 de febrero del año siguiente), las fuerzas de Bonaparte estaban empeñadas, haciendo que sus fuerzas adoptasen una actitud defensiva, ofensiva para que el ejército de Italia sobreviviera.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-10-25. Última modificacion 2021-01-05.
Valora esta entrada