Siglo XVIII Guerras Revolucionarias Francesas II (1.796-97) Última contraofensiva austriaca en Lombardía (7-14 de enero de 1.797)

Preparativos

El emperador Francisco II de Austria seguía queriendo recuperar los ducados lombardos que le arrebató Napoleón. El mariscal Würmser fracasó en sus dos campañas, encontrándose sitiado en Mantua. El general Alvinczy fue enviado a rescatarle con más tropas, pero fue derrotado en la batalla de Arcola, debiendo retirarse a Bassano.

A principios de enero, el Imperio envía refuerzos a Trento para iniciar la campaña de rescate de los 18.000 austriacos cercados en Mantua, cuya situación era desesperada, tan sólo la mitad estaba en condiciones de combatir y los víveres y municiones escaseaban. Si no les socorría pronto, Würmser se vería obligado a rendir la plaza, lo que supone la pérdida de Lombardía.

Alvinczy dejó 6.200 soldados en Bassano bajo Bayalich, envió 9.000 a Padua bajo Provera y se dirigió al norte con el resto de su contingente, remontando el río Brenta hasta llegar a Trento, donde reunió un ejército de 28.000 soldados, con los que planeaba avanzar hacia el sur descendiendo por el Adige hasta llegar a Mantua, mientras los dos primeros grupos realizarían ataques de distracción sobre Verona y Legnago para confundir a los franceses.

Desgraciadamente para los austriacos, su plan de operaciones cayó en manos de Napoleón, quien despliega a sus unidades para repelerlo adecuadamente. Los Estados Pontificios movilizarán otro pequeño ejército para atacar a los franceses por la retaguardia, más para Bonaparte era prioritario derrotar primero a los más peligrosos y cercanos austro-húngaros.

En Rívoli, por donde habrá de pasar la columna principal austriaca camino de Mantua. Bonaparte disponía de 45.000 soldados en 6 divisiones:

  • División de Joubert, con 10.300 soldados, retuvo la ciudad de La Corona, bloqueando la aproximación desde el Tirol por el valle superior del Adige, con algunas tropas retenidas en Rivoli a unos pocos kilómetros sur.
  • División de Augereau, con 10.500 hombres, mantenía el Adige de Verona a Rovigo con guarniciones en Legnano. Esta división se extendía para cubrir la línea del río.
  • División de Rey vigilaba la orilla oeste del lago de Garda con 4.150 hombres centrados alrededor de Salo, Brescia y Desanzano, lugares de las luchas de la campaña de Castiglione.
  • División de Masséna, con 9.300 soldados, se encontraba en reserva cerca de Verona.
  • División de Serurier, nuevamente en acción, asediaba a Mantua con 8.500 soldados. Kilmaine estaba enfermo.
  • División de Víctor con 1.800 al norte de Mantua.
Última contraofensiva austriaca en Lombardía (7-14 de enero de 1797). Movimientos de fuerzas. Fuente Department of History, United States Military Academy

La columna austriaca de Provera (9.000) comenzó su avance desde Padua el 7 de enero, y al día siguiente atacó los puestos de avanzada de Augereau al este del rio Adige y los llevó a Legnano, pero no intentó forzar el cruce. Augereau informó a Bonaparte que estaba bajo un ataque serio y concentró la mayor parte de su división en Ronco, al norte de Legnano, donde esperaba que los austriacos intentaran cruzar el río. Provera tenía órdenes de avanzar sin demora y a toda costa en dirección a Mantua, pero su tren de pontones estaba muy retrasado, por lo que permaneció inactivo hasta el día 12 de enero.

Bayalich (6.200) con el cuerpo de Friuli comenzó su avance desde Vicenca simultáneamente con la de Provera. Esta columna se debilitó por orden de Alvintzy de separar una parte de su fuerza para hacer contacto con el cuerpo de Tirol, y cuando llegaron a Verona el día 12 de enero, su ataque a medias fue fácilmente rechazado por las tropas de Massena.

El cuerpo de Tirol (28.000) comenzó su avance por el Adige el día 11 de enero. Al día siguiente, Alvinzy se encontró con la posición de Joubert en la Corona y comenzó sus ataques. Después de un día de intensos combates, la división de Jauvert (10.300) se mantuvo firme ante el ejército de Alvinczy. Pero ante la presión de los austriacos, se vio obligado a retroceder escalonadamente hacia Rívoli, cediendo terreno lentamente para contener el avance austriaco hasta que pudiera recibir refuerzos.

Bonaparte estaba en Bolonia, negociando con el duque de Toscana para obligarlo a contribuir al esfuerzo de guerra francés. El 12 de enero llegó a Verona para supervisar la defensa de la ciudad. Después de rechazar el ataque austriaco, lanzó un determinado contraataque con la brigada de Brune y condujo a Bayalich de regreso hacia Vicenca.

Durante el mismo día, Bonaparte recibió las peticiones de ayuda de Augereau, por lo que lo reforzó con la caballería de Dugua y también le dio una parte de la división de Serurier, pero decidió esperar los informes de Joubert y Rey antes de comprometer al resto de su ejército.

Rey informó que su sector estaba tranquilo, pero durante la noche, Joubert informó a Bonaparte que se enfrenta a una fuerte fuerza austriaca pero que había rechazado sus ataques. Bonaparte todavía no sabía dónde estaba el esfuerzo principal de avance austriaco, pero trasladó las tropas de Rey al este a Valegio, para estar en posición de reforzar a Augereau o a Joubert.

En la madrugada de 13 de enero, Bonaparte ordenó a la división de Massena marchar hacia el sur para reforzar Augereau para un ataque planeado contra los austriacos de Provera, pero al mismo tiempo instó a Joubert a darle una estimación del número de fuerzas austriacas en el sector norte. Durante la tarde, Bonaparte finalmente se formó una imagen clara cuando Joubert le informó que había sido conducido desde La Corona de regreso a Rivoli y se enfrenta a un enemigo numéricamente superior. Bonaparte ya estaba seguro de que la principal fuerza austriaca avanzaba desde el norte, por lo que canceló todos los preparativos para un ataque contra Provera y ordenó a las tropas de Massena y Rey que reforzaran a un Joubert en apuros.

Batalla de Rivoli (14 de enero de 1.797)

El propio Bonaparte corrió para unirse a Joubert y tomar el mando directo de las operaciones en el sector norte. Llegó a la meseta de Rivoli temprano el día 14 de enero, justo a tiempo para revocar la orden de Joubert de una mayor retirada. Los franceses, a pesar de ser superados en número 3 a 1, debían quedarse y luchar en Rivoli hasta que llegaran los refuerzos. Se alinearon a lo largo de las alturas naturalmente fuertes de Trambasore (Trombolore o Trombalore), con su flanco derecho anclado en el pueblo de San Marco. Entre San Marco y el Adige estaba la garganta de Osteria que conducía a la meseta a través de la cual corría la carretera principal de Trento a Verona.

El río Tasso, afluente del Adige, daba fuerza y un punto débil a la línea defensiva francesa. El río corre en dirección norte-sur al norte de Rivoli y luego se curva hacia el oeste a lo largo de los bordes norteños de las alturas de Trambasore, creando un serio obstáculo para los austriacos, pero al llegar a Rivoli gira oeste haciendo una curva, regresando en dirección sur, flanqueando toda la posición y dando a los austriacos un acceso a la retaguardia francesa.

El plan de batalla de Alvintzy implicó un ataque frontal en las alturas de Trambasore en tres columnas lideradas por Liptay (5.065 en 4 BIs y 6 Cías jägers), Koblos (4.138 en 5 BIs y 6 Cias jägers) y Ocksay (3.521 en 3 BIs, 1 BG y 6 Escons). Al mismo tiempo, una fuerte cuarta columna bajo Quasdanovitch con la brigada de Reuss (6.986 en 5 BIs, 4 BI grenzers y 6 EHs), que incluía gran parte de la artillería y la caballería austriacas, atacaría el desfiladero de Osteria contra el flanco derecho francés. El ataque de Quasdanovich sería apoyado por el fuego de los 35 cañones de Vukassovich (2.871 en 2 BIs, 2 BIs grenzers y 1 EH) en la orilla opuesta del Adige. Además, otra columna austriaca bajo Lusignan (4.556 en 4 BIs y 12 Cías freicorps) marcharía por el valle del río Tasso para flanquear toda la posición francesa y entrar en su retaguardia.

Batalla de Rivoli (14 y 15 de enero de 1797). Despliegue de fuerzas

Justo antes de que comenzaran los ataques austriacos, las tropas de Massena llegaron cerca del campo de batalla. Bonaparte ya había visto la columna de Lusignan subiendo por el Tasso, por lo que envió la brigada Brune (2.000) de la división de Massena para bloquear su progresión, mientras que el resto de las tropas de Massena fueron enviadas detrás de Joubert para actuar como reserva.

Joubert con 10.250 efectivos desplegó sus 3 brigadas de infantería en primera línea (Honoré Vial, Claude Lebley y Thomas Sandos), y mantuvo un RC en reserva. La división de Rey (4.150) estaba lo suficientemente cerca como para llegar al campo de batalla durante el día.

A las 09,00 horas, las columnas de Knoblos y Lipthay atacaron. Joubert detuvo a Knoblos, pero Lipthay flanqueó y derrotó a una de las brigadas de Joubert. Bonaparte lideró inmediatamente a la brigada Mennier de Masséna en apoyo y logró estabilizar la posición. La determinación de los veteranos franceses, Napoleón evitó hábilmente ser flanqueado por un ejército muy superior, que sin embargo contaba con menos apoyo de artillería y caballería.

Batalla de Rivoli (14 de enero de 1797). Lucha por una batería. Autor Keith Rocco

Hacia las 10,00 horas, el resto de las de Massena llegaron al sector desplegándose para defenderse de los simultáneos ataques de flanco de los austriacos de Ocksay. En total, los franceses disponían por entonces de unos 17.700 soldados en las cercanías de Rívoli.

Massena demuestra una excepcional capacidad táctica durante las siguientes horas compensando su inferioridad numérica enviando infantería y artillería allí donde hacía falta, consiguiendo así mantener sus posiciones, para admiración del propio Bonaparte, estando a punto de caer prisionero.

Los hombres de Alvintzy tomaron posesión de monte Magnone y las colinas que dominaban el desfiladero de Osteria, agravando la situación de los franceses, que las tropas de Lusignan hicieron retroceder a la brigada de Brune, después de una marcha que duró toda la mañana, habían emergido al sur de Rivoli amenazando la retaguardia de Napoleón, que envió a la MBRI-18 para detener a Lusignan, y volvió a centrar su atención en Osteria, ocupada a las 11,00 horas por los granaderos austriacos.

Batalla de Rivoli (14 y 15 de enero de 1797). Vista de la batalla. Jean Duplessi-Bertaux
Batalla de Rivoli (14 y 15 de enero de 1797). Vista de la batalla (1). Autor Louis Albert Guislain Bacler d’Albe

Los franceses trasladaron 15 cañones, que hicieron fuego a quemarropa sobre la columna austriaca que emergía del desfiladero. Esta devastadora potencia de fuego golpeó primero sobre los dragones de caballería austriacos que avanzaban, un disparo de cañón fortuito hizo estallar dos vagones de municiones austriacos creando caos, que fue aprovechado por Leclerc al frente de 500 infantes atacó la infantería de frente, mientras Joubert hacia fuego de flanco desde San Marco, Lasalle al frente de 25 jinetes cargo haciendo que la columna austriaca se rompiera y huyera. Los jinetes de Lasalle capturaron un batallón austriaco entero y se apoderaron de 5 banderas enemigas. Cuando las dejó a los pies del general, Napoleón comentó: “Acuéstate sobre ellas, ciertamente te lo has ganado“.

Batalla de Rivoli (14-15 de enero de 1797). Los franceses rechazando la brigada austriaca de Reuss saliendo de la garganta de Pontare

Después llegaron las medias-brigadas francesas del general Rey, sumando los franceses unos 23.000 soldados con 10 Bías. Napoleón pudo lanzar un contraataque que barrió 4 de las 6 formaciones en que se estaban desplegados los cansados soldados austriacos, Alvintzy detuvo sus ataques, intentando reorganizar a sus tropas al norte de Rívoli.

Al día siguiente, Quasdanovich y Reuss ocupan Osteria, al este de los Trombalore, amenazando con flanquear a los franceses. Bonaparte ordena a Joubert preparar parte de sus tropas para asaltar esta posición, tras dirigir el fuego de todas sus baterías contra ella; el bombardeo causa auténticos estragos entre los imperiales, que se desbandaron al ser atacados después por la infantería. Desmoralizadas, otras unidades austriacas comenzaron a retroceder.

Batalla de Rivoli (14 y 15 de enero de 1797). Napoleón durante la batalla

Alvintzy no puede evitar la desarticulación de su ejército. Napoleón ordena a su caballería perseguir a los fugitivos y cesó toda resistencia organizada. Lo que queda del ejército austriaco se retira hacia Trento abandonando gran cantidad de material de guerra.

Los austriacos sufrieron 2.000 bajas entre muertos o heridos, y otros 13.000 capturados, pues regimientos enteros como los del general Lusignan se rindieron en el sector de Osteria. Los franceses tuvieron 5.000 muertos o heridos.

Napoleón recordará siempre la crucial actuación de Massena en esta batalla, otorgándole en un futuro el título de duque de Rívoli.

Batalla de la Favorita (16 de enero de 1.797)

Giovanni Provera tenía unos 7.000 hombres. Würmser tenía unos 10.000 en condiciones de combate. Entre ellos, el general Sérurier solo podía oponerse a ellos, con unos 6.000. Pero en lugar de aprovechar inmediatamente su superioridad numérica, los generales austriacos prefirieron esperar hasta el día siguiente para combatir. Probablemente estaban convencidos de que Napoleón, que ha estado involucrado desde el día anterior en una batalla de Rivoli, a 60 km de distancia, no podría intervenir a tiempo.

El 13 de enero Provera había lanzado un puente sobre el Adige en Angiaro y al día siguiente pasó junto a Augereau. Cuando Augereau se dio cuenta de lo que había sucedido, cayó en la retaguardia de Provera, tomando alrededor de 2.000 prisioneros. Provera, con sus 7.000 hombres restantes, llegó a La Favorita a las afueras de Mantua el 15 de enero, y se preparó para atacar a las fuerzas de Sérurier que asediaban de la ciudad.

Napoleón fue informado de estos eventos el 14 de enero, y con la batalla de Rivoli ganada, giró hacia el sur y se lanzó hacia Mantua. A pesar de haber realizado una marcha nocturna del 13 al 14 de enero, luego luchó todo el día, ordenó a la cansada división de Masséna que siguiera, y en la mañana del 16 de enero Masséna se encontraba al norte de La Favorita.

El 16 de enero, Provera se encontró atrapado entre dos fuerzas francesas. Würmser hizo una salida desde Mantua a las 06,00 horas, pero se encontró frente a él las tropas de Bonaparte que habían llegado durante la noche. Provera, por su parte, estaba contenida por las fuerzas de Masséna y de Víctor, que Napoleón había reunido el día anterior y se llevó con él.

Después de algunas horas de lucha, Würmser se retiró de nuevo a Mantua. Provera, que se quedó solo, y después de la llegada tardía de Augereau al campo de batalla, se enfrentaba a enemigos casi cuatro veces más numerosos que sus propios hombres, no tiene otra opción que rendirse. Decidió hacerlo sobre las 10,00 horas y dio la orden a sus 6.700 soldados que se unieron a la inmensa cohorte de prisioneros de Rivoli. En tres días, el ejército austriaco, 42.000 efectivos, había perdido 26.000.

Batalla de la Favorita (16 de enero de 1.797). Vista de la batalla. Se aprecia el palacio de la Favorita que dio el nombre a la batalla, al fondo Mantua. Autor Carle Vernet

Francia se había asegurado el dominio de Lombardía, pues al no poder recibir ningún socorro Mantua se rendiría semanas después.
Demostrando sus aptitudes militares y capacidad de liderazgo en las batallas de Montenotte, Mondoví, Arcola y Rivoli, Bonaparte había derrotado a los anticuados generales austriacos, erigiéndose como uno de los mejores tácticos y estrategas de Europa, siendo respetado por la mayoría de los soldados y ciudadanos de Francia.

Capitulación de Mantua (2 de febrero de 1.797)

Después de las derrotas de de Rivoli y la Favorita, Napoleón dejó a Serurier estrechó el cerco de Mantua. Würmser esperó dos semanas más antes de capitular el 2 de febrero. Durante el sitio y el bloqueo, los austriacos informaron de 16.333 muertos y heridos en combate o murieron de la enfermedad. En reconocimiento a su defensa fuerte, el viejo mariscal de campo fue liberado con su personal y una escolta de 700 soldados y 6 cañones. El resto de la guarnición salió con los honores de la guerra y fueron puesto en libertad con la condición de no luchar contra Francia. Sólo 16.000 austriacos estaban en condiciones suficientes para marchar sus propios medios. El historiador David G. Chandler informa que alrededor de 18.000 austriacos y 7.000 franceses murieron durante el asedio. Con su salud arruinada, Canto d’Irles murió poco después. La fortaleza, con 325 cañones, pasó a control francés. Bonaparte también recuperó los 179 cañones perdidos en agosto de 1.796. Los austriacos abandonaron Mantua del 4 al 6 de febrero.

Capitulación de Mantua (2 de febrero de 1797). El general Würmser se rinde al general Sérurier. Autor Hippolyte Lecomte

Batalla de Faenza (3 de febrero de 1.797)

El 3 de febrero, una tropa de 9.000 hombres del ejército de Italia, bajo las órdenes de Claude-Victor Perrin, aplastó a los 10.000 hombres del ejército papal liderado por Feldmarschall-Leutnant Michelangelo Alessandro Colli-Marchi en el batalla de Faenza, junto al río Senio, cerca de Romagna. Los franceses perdieron 100 hombres, las fuerzas pontificias cuentan 800 muertos y heridos, 1.200 prisioneros, y perdieron 14 cañones, 8 estandartes y 8 carros.

La victoria francesa obligó a la Santa Sede a negociar para poner fin a las hostilidades. El 19 de febrero, la república Francesa impuso el duro tratado de Tolentino.

Entre las cláusulas que incluía, una indemnización de guerra de 36 millones de liras y la renuncia por parte del Papa de la ciudad de Aviñón, con su territorio, que había poseído desde la Edad Media. Además, el Papa Pío VI tuvo que ceder más de cien estatuas y pinturas que terminaron en París. Entre ellos, el busto de bronce de Giunio Bruto, la cabeza de mármol de Marco Bruto y las obras maestras conservadas en los jardines del Belvedere del Vaticano, como el Laocoon, el Apolo, el Torso y muchas otras esculturas antiguas conservadas en los principales museos romanos, como el Vaticano y Villa Albani. Fue un verdadero expolio: los franceses, siempre por tratado, se habían reservado el derecho de entrar a todos los edificios (públicos, privados o religiosos) para robar las obras.

Batalla de Valvasone o de Tagliamento (16 de marzo de 1.797)

Antecedentes

Con la caída de Mantua, Napoleón, finalmente, podría pasar a la ofensiva y llevar la guerra a Austria. El finalmente reconocido el éxito del ejército de Italia y conmutación de prioridad de los refuerzos del teatro Rin a Italia, Napoleón debía ser reforzado para alcanzar una fuerza de 80.000 hombres, por encima de sus 55.000 que disponía. Sin embargo, Bonaparte no esperó a que llegaran, sabía que los austriacos estaban levantando otro ejército al este del río Piave.

Se enfrentaba al mismo problema que había paralizado cada intento austriaco de salvar Mantua: había dos rutas a través de los Alpes y Napoleón no podía permitirse dejar a ninguna de ellas sin protección mientras usaba la otra. La primera ruta conducía por el valle del río Adige hasta el Tirol, cruzaba el paso de Brenner hasta Innsbruck y luego hacia el este por el lado norte de los Alpes hasta Viena. El segundo cruzaba los Alpes Julianos y Carnáticos, en la esquina noreste de Italia, y corría desde Udine a Villach, luego al este a Klagenfurt antes de girar al noreste para correr alrededor del extremo oriental de los Alpes hasta Viena. también era posible avanzar hasta el extremo sur del paso Brenner y luego girar hacia el este para atravesar las montañas hasta Klagenfurt.

El Emperador en Viena se dio cuenta de que se enfrentaba a una grave crisis y nombró al archiduque Carlos para que mandara el ejército frente a Napoleón. Carlos había infligido recientemente una grave derrota a los ejércitos franceses que operaban a través del Rin, y era sin duda el más capaz de todos los generales austriacos de la época, tenía la misma edad que Napoleón. Inmediatamente se dio cuenta de que la mejor manera de oponerse a Napoleón era concentrar su ejército en el Tirol. Si Napoleón intentara usar la ruta oriental a través de los Alpes, entonces podría moverse hacia el sur y cortarlo. Los franceses tendrían que girar hacia el norte para luchar contra los austriacos en el Tirol. La posición original de Carlos en los alrededores de Innsbruck también hacía que los refuerzos austriacos fueran mucho más fáciles de alcanzar.

Desafortunadamente para Carlos, el gobierno austriaco no estuvo de acuerdo con su plan, y se le ordenó que se pusiera de pie en el río Piave para cubrir el puerto de Trieste. Llegó al Piave el 11 de febrero de 1.797 y se preparó para luchar en una campaña defensiva. En esta fecha tenía 22.000 soldados en el Piave, y 10.000 soldados con otros tantos de milicias en el Tirol, y le habían prometido cerca de 50.000 refuerzos, pero muy pocos llegarían a tiempo para jugar algún papel en las batallas por llegar.

Campaña de Napoleón en Italia en marzo de 1797

Napoleón tenía un ejército de 50.000 efectivos disponibles tras la caída de Mantua, y esperaba 30.000 más de refuerzo. Cuando comenzó la campaña, pudo dejar 18.000 hombres en el Tirol bajo Joubert en 3 divisiones (Joubert, Delmas y Baraguay d’Hilliers) y él lideró un ejército de 34.000 efectivos en 4 divisiones (Sérurier, Masséna, Guyeux y Bernadotte). El plan de Napoleón era que Joubert empujara a los austriacos en el Tirol de regreso a través del paso Brenner a Innsbruck, mientras él avanzaba a través de los Alpes Carnáticos y Julianos. Si Joubert tenía éxito, podría girar hacia el este y avanzar a lo largo del valle del Drave para unirse a Napoleón en Villach o Klagenfurt.

A principios de marzo, los austriacos tenían 3.000 hombres bajo el mando del general Lusignan justo dentro de las montañas en Feltre en el Piave, protegiendo sus líneas de comunicación con el Tirol y 22.000 hombres bajo el archiduque Carlos a lo largo del Piave entre las montañas y el mar. Napoleón envió a Masséna para tratar con Lusignan, mientras él dirigía su fuerza principal al Piave.

A principios de marzo, los austriacos tenían 3.000 hombres bajo el mando del general Lusignan justo dentro de las montañas en Feltre en el Piave, protegiendo sus líneas de comunicación con el Tirol y 22.000 hombres bajo el archiduque Carlos a lo largo del Piave entre las montañas y el mar. Napoleón envió a Masséna para tratar con Lusignan, mientras él dirigía su fuerza principal al Piave.

El general Pierre Augereau estaba de permiso, Jean Joseph Guieu tomó el mando de su división. Los generales André Masséna, Bernadotte y Sérurier marcharon con el cuerpo principal del ejército que cruzó el río Brenta a fines del 4 de febrero. El mal tiempo llevó a suspender las operaciones, pero el 10 de marzo, dos columnas se separaron: Bonaparte llevó a 32.000 hombres hacia Valvasone a través de Sacile. El flanco izquierdo estaría protegido por Masséna con unos 11.000 hombres.

Masséna inició su avance el 10 de marzo. Lusignan se retiró río arriba de Belluno, pero el 13 de marzo se vio obligado a pararse y luchar entre Polpet, donde el valle del Piave gira hacia el norte y entra en las altas montañas, y Longarone, a km al norte. Masséna fue libre de girar hacia el sur, cruzando el río Tagliamento cerca de Spilimbergo (8 km al sur del inicio de las montañas) el 16 de marzo. Masséna luego se movió hacia el norte a lo largo del rio Tagliamento hasta Gemona. Luego avanzó hacia el noreste a lo largo de los pasos de montaña hasta Pontebba, desde donde amenazó la derecha de Carlos y el crucial paso de Tarvis.

El archiduque Carlos desplegó sus fuerzas principales entre Spilimbergo y San Vito al Tagliamento. El 14 de marzo, Masséna se enfrentó a una tropa austriaca bajo las órdenes de Lusignan.

Batalla de Valvasone o de Tagliamento (16 de marzo de 1797). Los franceses cruzando el río se observa la columna de infantería flanqueada por las de caballería.

Desarrollo de la batalla

El 13 de marzo, la fuerza principal de Napoleón cruzó el Piave y avanzó hacia el Tagliamento en Valvasone.

El 16 de marzo, las fuerzas austriacas, cuya retaguardia estaba atrincherada en la orilla izquierda del Tagliamento, se estaba preparando para recibir el asalto.

Bonaparte quedó bloqueado por el río y los puentes eran inutilizables porque estaban en manos de los austriacos. Sin embargo, debido a lluvias insuficientes, el nivel del río era muy bajo y vadeaable en muchos lugares. Bonaparte se aprovechó de esta circunstancia y ordenó a los generales Guieu que pasara por la derecha austriaca y Bernadotte por la izquierda.

Batalla de Valvasone o de Tagliamento (16 de marzo de 1797). Napoleón observando el cruce

Después de varios intercambios de disparos de artillería, Bonaparte simuló suspender el ataque y hacer que sus tropas descansaran y acamparan. Los austriacos, convencidos de que la batalla no tendría lugar, se tranquilizaron e imitaron a los franceses. Luego corrieron a sus armas y sorprendieron a los austriacos con un ataque rápido mientras pasaban en el lecho del río Tagliamento, protegidos por artillería . La ejecución de la maniobra fue muy rápida y los austriacos no pudieron hacer retroceder a la infantería francesa que los derroca.

Bernadotte para motivar a sus tropas grita “Soldados del Sambre y Mosa, el ejército de Italia os está mirando”.

La línea austriaca estaba rota. El archiduque Caarlos envió su caballería para contraatacar a los hombres de Bernadotte, pero fue rechazada por la caballería francesa mandada por Dugua y Kellermann, quien fue herido por varios cortes de sable en el combate cuerpo a cuerpo.

Batalla de Valvasone o de Tagliamento (16 de marzo de 1797). Napoleón dirigiendo el paso. Autor Prosper Lafaye

Secuelas

Los franceses tuvieron 500 muertos o heridos, y los austriacos 700 muertos, heridos o prisioneros y 6 cañones capturados.

Los austriacos perdieron 500 hombres y se vieron obligados a retirarse al este. Los austriacos se retiraron a las montaña circundantes, dejando parte de su equipaje a los vencedores .

La ruta de Treviso a Udine y Palmanova, el principal punto de suministro para los austriacos, está abierta a los franceses.

Al día siguiente, Bernadotte anotó un golpe en Gradisca de Isonzo cuando cortó y forzó una columna enemiga 2.500 hombres a rendirse, 3 BIs del RI-4 Splényi y del RI-51, con 10 cañones y 8 colores cayeron en manos francesas.

Campaña de Joubert

Mientras tanto, a unos 300 kilómetros al oeste, Joubert y su 18.000 hombres se enfrentaban a dos generales austriacos Kerpen y Laudon que habían recibido refuerzos del norte. Kerpen con 12.000 soldados el 20 de marzo en San Miguel, cerca de la actual Salorno, Italia. Fuerza austriaca de Kerpen incluyó 5 BIs de 2 RIs regulares más elementos de un tercero, 3 EDs, y 5.000 milicianos tiroleses. En la batalla, las tropas de Joubert derrotaron sus oponentes infligiendo pérdidas de 300 muertos y heridos, más de 3.500 capturados, mientras que sufren 200 franceses muertos y heridos.

El 21 de marzo, Joubert rechazó un ataque del general austriaco Loudon en Neumarkt. Joubert dejó a 5.000 hombres frente a la división de Delmas para proteger su línea de suministros y marchó hacia Klausen donde derrotó a Kerpen el 22 de marzo. Los austriacos se retiraron y fueron nuevamente derrotados el 28 de marzo y expulsados de Sterzing. La intervención de la milicia tirolesa obligó a Joubert a regresar a Brixen el 31 de marzo, donde Kerpen atacó con 12.000 hombres adicionales el 2 de abril, sin poder desalojarlo. Sin embargo, Delmas se retiró de Bozen (Bolzano) el 4 de abril. El día 5 de abril, Joubert se dirigió a Villach y, después de incesantes escaramuzas con la milicia tirolesa, alcanzando a Bonaparte el 8 de mayo, mucho después de la firma del tratado de Leoben.

Batalla de Tarvis o de Tarvisio (20-23 de marzo de 1797)

Después de la derrota en el Tagliamento, Carlos dividió su ejército. Bajalich, con su división, 25 cañones y un gran convoy de suministros, fue enviado al este a Cividale, al borde de las montañas. Desde allí debía cruzar las montañas hasta Caporetto en el valle superior de Isonzo y luego seguir una ruta alternativa a Tarvis (Tarvisio). Carlos esperaba que esta división llegara a tiempo para mantener el paso abierto, ya que si los franceses capturaron Tarvis, los refuerzos de Carlos tendrían que seguir una ruta muy larga alrededor del lado este de las montañas para llegar a él en el Isonzo. El resto del ejército se retiró a Gradisca en el bajo Isonzo. Carlos esperaba defender ese río, que era la última barrera natural delante de Trieste.

Masséna empujaba a Lusignan y sus 3.000 efectivos hacia Tarvis (Tarvisio), el Archiduque envió tres divisiones para mantener el paso. Sin embargo, a medida que llegaban en las proximidades de los austriacos se encontraron atrapados entre Massena y las otras divisiones de Bonaparte que operaban parte en su retaguardia. En el primer choque el 21 de marzo, cuando vanguardia de Masséna empujó al general Ocskay fuera de Tarvis y bloqueó su ruta de escape. Más tarde ese mismo día, el general Gontroeul apareció con otra columna y expulsó a los franceses de Tarvis. Masséna puso en marcha un asalto para el día 22 de marzo, expulsando a Gontroeul de la ciudad y que le obligó a retirarse hacia Villach.

Carlos se dio cuenta de que la columna de Bajalich estaba en grave peligro, con Masséna delante de él y Napoleón detrás. Tarvis estaba defendido por una fuerza débil bajo el general Ocskay, formado por los sobrevivientes de la división de Lusignan. Carlos corrió a través de las montañas, utilizando un paso menor en Krainberg (cerca de Arnoldstein, al este de Tarvis) y llegó a Villach. Allí reunió a unos 6.000 hombres y avanzó hacia Tarvis.

La secuencia exacta de eventos alrededor de Tarvis es algo oscura, con diferentes fuentes que brindan diferentes detalles. El esquema básico parece claro: Masséna capturó el paso. Carlos contraatacó y condujo a los franceses hacia el este hacia Pontebba. Masséna reunió a toda su división y retomó el pasó. Bajalich luego llegó a la escena, aunque no se conoce su ruta exacta, y se encontró atrapado entre Masséna y Napoleón.

Batalla de Tarvis o de Tarvisio (20-23 de marzo de 1797). Vista de la batalla

Bajalich y Köblös se enfrentaron el 22 de marzo contra las divisiones de Masséna de frente y las de Guieu y Sérurier por retaguardia, quedando atrapado en Malborghetto. Al día siguiente se rindió con 4.000 soldados austriacos, 25 piezas de artillería, y 400 vagones. En los diferentes enfrentamientos, los franceses sufrieron 1.200 bajas, mientras que causó una pérdida de 1.000 muertos y heridos en los austriacos. Carlos se retiró a Klagenfurt.

Final de las operaciones en Italia

Mientras Bernadotte perseguía a la parte de ejército de Carles que se retiraba hacia Ljubljana (Laybach), el general Dugua ocupaba el puerto de Trieste con una columna de caballería. Con su línea de suministros alargada, Bonaparte creó un nuevo centro de operaciones en Palmanova. Para evitar su flanco izquierdo estratégica de ser molestados, Bonaparte ordenó Joubert para asegurar Brixen . En este momento, el general de división Louis François Jean Chabot se hizo cargo de la división de Sérurier, que estaba enfermo. El 29 de marzo, las divisiones de Masséna, Guieu y Chabot capturaron Klagenfurt.

Con muy pocas tropas disponibles para una ofensiva, Bonaparte cambio su centro de operaciones a Klagenfurt y ordenó a las columnas independientes de Joubert, Bernadotte, y Victor (de los Estados Pontificios) a unirse a él allí. General Louis Friant fue designado para mantener Trieste con 1.500 soldados.

El 31 de marzo, Napoleón avanzó a Klagenfurt. Su plan era acercarse a Viena a través del paso Semmering, tomando el camino que conducía a Leoben. Ese mismo día, mientras estaba en Klagenfurt, escribió una carta al Archiduque proponiendo un armisticio. Napoleón sabía que estaba en una posición vulnerable. Se había desatado una revuelta en Venecia, que amenazaba su retaguardia, y si la campaña continuaba demasiado, entonces los austriacos podrían concentrar nuevos ejércitos en su contra. Napoleón necesitaba una rápida victoria diplomática.

Por el momento, todo lo que Carlos pudo hacer fue enviar la carta a Viena e intentar detener el avance de Napoleón. El 1 de abril, los franceses hicieron retroceder a la vanguardia austriaca en Saint-Veit, su principal fuerza en Friesach, y los obligaron a salir de las gargantas de Neumark. Otra victoria siguió en Unzmarkt el 3 de abril, y el 7 de abril los franceses entraron en Leoben, a sólo 121 km de Viena. En ese día los austriacos acordaron una suspensión de 5 días de las hostilidades.

Paz de Leoben (17 de abril 1797). Napoleón discutiendo los términos con el archiduque Carlos. Autor Guillaume Guillon Lethière, palacio de Versalles.

El avance de Napoleón había provocado un pánico en Viena. Mientrala corte se preparaba para evacuar la ciudad, los generales Bellegrade y Meerfeld fueron enviados a Leoben para solicitar un armisticio de 10 días. Napoleón estuvo de acuerdo con 5 días de tregua adicionales, las negociaciones comenzaron el 13 de abril y el 18 de abril dieron lugar a los preliminares de Leoben, entre cuyas cláusulas se encontraba la pérdida de Lombardía y los Países Bajos Austriacos por parte de Austria a cambio de incorporar a la soberanía austriaca los territorios de la neutral Venecia, de Istria y de Dalmacia. La paz consideró la supervivencia del estado veneciano, aunque quedó confinada a la ciudad y a la laguna. La mayor parte de los términos de este acuerdo serían confirmados por el tratado de Campo Formio el 17 de octubre de 1.797

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-10-26. Última modificacion 2020-10-26.
Valora esta entrada