Edad Antigua Los hunos Los xiongnu

Cargando anuncio...

Los hunos no eran indoeuropeos, sino que hablaban una lengua uralo-altaica, emparentada con el mongol y el turco. Sus rasgos eran profundamente orientales, y muchos autores piensan que aparecieron en la historia allá por el siglo III AC, en China, siendo denominados por los cronistas chinos como xiongnu (hsiung-nu), un pueblo de pastores nómadas que habitaba la estepa central y oriental de Asia.

Eran guerreros formidables cuya arma más temible era el arco de doble curvatura con extremos de hueso. Vivían a caballo del que aprovechaban todo, vestían y calzaban de cuero, llevaban casco, coraza, escudo junto con el carcaj y sable curvo. Sus escuadrones evolucionaban al son de cuernos de caza y sus cargas y súbitas retiradas sorprendían a sus enemigos. Tuvieron cuidado de no vender jamás caballos enteros o yeguas a China.

Durante dicho siglos, los xiongnu (hsiung-nu) reunieron bajo su dominio a otras tribus esteparias, formando una gran confederación. En el 209 AC, justo tres años antes a la fundación de la dinastía Han, los xiongnu fueron reunidos en una poderosa confederación bajo un nuevo chanyu (khan) llamado Modu.

El chanyu Modu primer líder de los xiongnu (234-174 AC)

El chanyu Modu primer líder de los xiongnu (234-174 AC)

La unidad política xiongnu les transformó en un enemigo formidable capacitándoles para concentrar ejércitos más grandes y ejercitar una mejor coordinación estratégica. La causa de la confederación, sin embargo, no está clara. Se ha sugerido que la reunificación de China empujó a los nómadas a reunirse alrededor de un centro político con el objetivo de reforzar su posición. Otra teoría es que la reorganización fue su respuesta a la crisis política que se abalanzó sobre ellos en el 215 AC, cuando los ejércitos Qin los desahuciaron de sus pastos en el río Amarillo.

Con la caída de la dinastía Qin y la posterior guerra civil china, los xiongnu bajo Modu, ganaron la oportunidad de expandir su imperio en todas las direcciones. Primero invadieron y ocuparon los fértiles pastizales de Hetao. En el norte conquistó a varios pueblos nómadas, incluyendo a los dingling que habitaban el sur de Siberia y a los xianbei que habitaban en Mongolia y que fueron los precursores de los mongoles. Aplastó el poder de los dong-hu en Mongolia oriental y en Manchuria, así como a los yuezhi en el Corredor del Gansu. El pueblo yuezhi, era descrito como de piel clara y hablando una lengua indoeuropea (y sin un lenguaje escrito), fueron derrotados en 175/4 AC y expulsados ​​del Corredor de Gansu y comenzaron su migración hacia el oeste, posiblemente descendían de los tocarios.

Yuenzhi oYueh-chih eran un pueblo que habitaban al oeste del Corredor de Ganzu, eran de piel clara y hablaban lenguaje indo-europeo. Fueron derrotados por los xiongnu en el 175 AC y expulsados, posiblemente descendían de los tocarios.

Yuenzhi oYueh-chih eran un pueblo que habitaban al oeste del Corredor de Ganzu, eran de piel clara y hablaban lenguaje indo-europeo. Fueron derrotados por los xiongnu en el 175 AC y expulsados, posiblemente descendían de los tocarios.

Esta unificación política les permitió construir ejércitos más fuertes y utilizar una mejor coordinación estratégica, convirtiéndolos en un estado más formidable. Adoptaron muchas técnicas de agricultura china, construyeron casas de estilo chino y usaron seda como los chinos. Los xiongnu adoraban al sol, a la luna, al cielo, a la tierra, así como a sus antepasados. Formaron una serie de tribus, llamadas Chubei, Huyan, Lan, Luandi, Qiulin y Suibu.

Los xiongnu tenía un sistema jerárquico establecido. Los líderes que siguieron al chanyu Modu formaron un sistema político dualista, con ramas a la derecha ya la izquierda. Bajo el chanyu estaban los “Sabios Reyes de la Izquierda y de la Derecha”. Debajo de los Reyes Sabios estaban los guli (kuli, o ‘reyes’), los dunghu (tung-hu) o comandantes del ejército, los gudu (ku-tu) o grandes gobernadores. Directamente a ellos estaban los comandantes de grupos de 1.000, 100 o 10 hombres. Cuando el chanyu moría, el poder pasaría a su hijo, o a un hermano menor si no tuviera un hijo en edad.

Batalla de Pingcheng o de Baideng 200 AC

El emperador Gao reconoció la amenaza que representa su vecino del norte y en el 200 AC puso en marcha una campaña masiva. En el invierno los xiongnu invadieron el Shanxi chino y sitiaron la ciudad de Taiyuan. Gao rompió el sitio y persiguió a los xiongnu al norte, pero fue bloqueado por ellos en la meseta de Baideng cerca de Datong en el extremo norte de Shanxi, sufriendo una emboscada por parte de 30.000 miembros de la élite de la caballería xiongnu, impidiendo que les llegaran suministros y refuerzos durante siete días. El sitio fue levantado sólo después de recurrir a la llamada “alianza matrimonial” o heqin. En el 198 AC, el cortesano Liu Jing fue enviado para negociar. En el acuerdo de paz alcanzado eventualmente entre las dos partes, se incluía una princesa Han dada en matrimonio al chanyu, periódicos regalos de seda, licor y arroz e igualdad de estatus entre los estados, y la Gran Muralla como una frontera mutua. Este primer tratado fijó el patrón para las relaciones entre los Han y los xiongnu por unos sesenta años. El tratado sería renovado al menos que nueve veces, con un incremento de “regalos” en cada acuerdo sucesivo, hasta el 135 AC.

A pesar de la heqin periódica y humillante entrega de regalos, las fronteras Han seguían siendo con frecuencia atacados por las fuerzas xiongnu durante los siguientes siete años.

Ataque de los Xiongnu a la Gran Muralla China. Fuente Museo Militar de Estambul

Ataque de los xiongnu a la Gran Muralla China. Fuente Museo Militar de Estambul

En el 192 AC, Modu incluso pidió la mano de la enviudada emperatriz Lü. Su hijo y sucesor, el energético Jiyu, conocido como el chanyu Laoshang, continuó con las políticas expansionistas de su padre. Laoshang tuvo éxito al negociar con el emperador Wen los términos para mantener un sistema de mercado a larga escala auspiciado por el gobierno.

Se ganó mucho por los xiongnu, desde la perspectiva China los tratados matrimoniales eran costosos y poco eficientes. Laoshang mostró que no se tomaba el tratado de paz seriamente. En una ocasión sus exploradores penetraron hasta un punto cercano a Chang’an. En el 166 AC lideró personalmente a 140.000 jinetes para invadir Anfing, llegando tan lejos como al retiro imperial en Yong. En el 158 AC, su sucesor envió 30.000 jinetes para atacar la comandancia Shang y a otros 30.000 a Yunzhong.

Expansión de los xiongnu en el 135 AC

Expansión de los xiongnu en el 135 AC

Batalla de Mayi 133 AC

La China de los Han se encontraba realizando los preparativos para una confrontación militar contra los xiongnu. El emperador Han Wudi había intentado llevar a cabo una operación diplomática en el año 138 AC enviando un emisario, Zhang Qian, hacia el territorio de los llamados yuezhi que habitaban el corredor de Gansu, con el fin de organizar un frente común para frenar el poder y agresividad de los xiongnu, aunque no consiguieron su objetivo.

En 133 AC, a sugerencia del ministro Wang Hui, el emperador Wu hizo que su ejército montase una trampa a los xiongnu en la ciudad de Mayi. Un poderoso comerciante local, Nie Wengyi, se puso en contacto con el chanyu Junchen diciendo que había matado al magistrado local y estaba dispuesto a ofrecer la ciudad a los xiongnu. El plan era atraer a las fuerzas del chanyu a la ciudad de Mayi para que una fuerza Han de unos 270.000 infantes y 30.000 jinetes, ocultos alrededor de la zona, pudieran emboscarlos.

Jinete xiongnu

Jinete xiongnu

El plan fracasó, irónicamente, porque la emboscada Han fue hecha para parecer demasiado atrayente. Cuando el chanyu mordió el anzuelo, y avanzó a Mayi con un ejército de unos 100.000 jinetes, vio campos llenos de ganado pero sin pastores. Sintiéndose cada vez más sospechoso, ordenó a sus hombres detener su avance y enviar exploradores por delante. Éstos capturaron a un soldado han de un puesto avanzado local, quien reveló todo el plan al chanyu, quien ordenó la retirada inmediata, antes de que las fuerzas Han pudieran actuar. Las fuerzas Han estaban dispersas y eran incapaces de concentrarse a tiempo para atrapar a los xiongnu. El propio Wang Hui, el comandante de toda la operación Han, tenía 30.000 jinetes bajo su mando directo, muy pocos para impedir que los xiongnu se retiraran a la estepa, o para derrotarlos. Wang dudó y ordenó a las fuerzas han que no los persiguieran. Como resultado, ninguna de las partes sufrió bajas. En ese mismo año el emperador Wu revirtió la decisión que había tomado el año anterior de renovar el tratado de paz, poniendo fin a la “paz” entre los Han y xiongnu.

El resultado de la batalla hizo que el emperador Wu comprendiera la dificultad de la infantería Han para lograr la superioridad contra la caballería xiongnu más móvil. Eso llevó a un cambio en la estrategia y aceleró el desarrollo de una caballería han eficaz. En campañas posteriores, la dinastía Han pasó de una postura defensiva a una estrategia ofensiva de lanzar expediciones en el territorio de los xiongnu.

También llevó al emperador Wu a reconsiderar su elección de comandantes. Decepcionado por la ineficacia de los generales existentes, el emperador Wu comenzó a buscar nuevas generaciones de militares capaces en la guerra de caballería. Eso llevó al surgimiento de famosos tácticos de nueva generación como Wei Qing y Huo Qubing, y los comandantes de la guardia vieja como Li Guang comenzaron a caer en desgracia.

Batalla de Hexi 121 AC

El emperador Wu, decidió que la nación estaba finalmente lo suficientemente fuerte como para resolver el problema con los xiongnu. El ambiente “pacífico” se rompió en el año 129 AC, las fuerzas Han tuvieron su primera victoria contra los xiongnu, bajo el mando del joven Wei Qing, con 40.000 tropas de caballería chinas llevaron una incursión de larga distancia en el lugar santo xiongnu en Longcheng.

En el 127 AC, el general Wei Qing invadió y retomó el control total de la región de Ordos. A principios de ese año, había partido de Yunzhong hacia Longxi con 30.000 efectivos para invadir la región de los Ordos ocupada por los xiongnu. Infligió una derrota a las fuerzas xiongnu del rey Tuqi y capturó 15.000 hombres junto con 10 jefes tribales. Después de la conquista, alrededor de 100.000 personas fueron asentadas en los Ordos. Se establecieron dos comandancias militares en Wuyuan y Shuofang. Con las antiguas fortificaciones fortificadas Qin bajo su control, los han se dispusieron a reparar y extender las murallas. Al año siguiente 126 AC, los Xiongnu enviaron tres fuerzas de 30.000 soldados cada una para atacar a Dai, Dinxiang y Shang.

Tomaron algunos prisioneros y mataron a un comandante militar han, retomando la región de Ordos.

En ese mismo año, el general han Wei Qing avanzó de Gaoque a Mongolia con 30.000 hombres e infligió la derrota a las fuerzas xiongnu del rey Tuqi y capturó 15.000 hombres junto con 10 jefes tribales.

Durante la primavera de 123 AC, el general Wei Qing partió a Mongolia con un ejército para atacar a los xiongnu, avanzaron victoriosos hacia Dingxiang. Dos meses más tarde, el ejército han avanzó de nuevo contra los xiongnu, pero esta vez estaban preparados, habían trasladado su capital y se habían retirado a las regiones del norte del desierto de Gobi.

Xiongnu o hsiung-nu desplazandose en la estepa. Autor Mikhail V. Gorelik

Xiongnu o hsiung-nu desplazandose en la estepa. Autor Mikhail V. Gorelik

El emperador Wu deseaba establecer un firme control sobre el Corredor de Hexi y decidió lanzar una gran ofensiva militar para expulsar a los xiongnu de la zona. La campaña fue emprendida en 121 AC bajo el mando del general Huo Qubing. En la primavera Huo partió de Longxi al mando de una fuerza de caballería ligera y avanzó hacia el territorio del rey Xiutu, más allá de las montañas Yanzhi. Alrededor de 18.000 jinetes xiongnu fueron sorprendidos, siendo capturados o muertos. Ese verano, Huo avanzó hacia el desierto de Anshan para invadir las regiones de las montañas Qilian. El rey xiongnu Hunye murió junto con de más de 30.000 soldados en la batalla contra los Han, y 2.800 de sus tropas fueron capturados. Atormentado por las enormes pérdidas y temiendo la ira del chanyu, el rey Xiutu y el rey Hunye planeaban entregarse a las fuerzas del general Huo Qubing. Sin embargo, el rey Xiutu de repente cambió de opinión y huyó con sus seguidores. El general Huo Qubing y el rey Hunye persiguieron y mataron a Xiutu y a sus 8.000 soldados. Al final, el rey Hunye y 40.000 soldados xiongnu se rindieron, lo que también llevó a las tribus de Hunye y Xiutu a someterse al imperio Han. Debido a la serie de victorias, los han habían conquistado un territorio que se extendía desde el Corredor de Hexi a Lop Nur, cortando así a los xiongnu de sus aliados de Qiang.

La caballería de Huo Qubing cargando contra los xiongnu.

La caballería de Huo Qubing cargando contra los xiongnu.

Desde el 115 al 60 AC, los han y xiongnu compitieron por el control y la influencia sobre los estados del corredor, que vieron el ascenso del poder del imperio Han sobre el este de Asia Central con la disminución del de los Xiongnu. En 111 AC, una fuerza aliada importante Qiang-Xiongnu fue repelida del Corredor de Hexi. En lo sucesivo, se establecieron cuatro comandancias militares en el Corredor de Hexi: Jiuquan, Zhangyi, Dunhuang y Wuwei, que fueron pobladas con pobladores han.

El imperio Han llevó a los estados de Loulan, Jushi (Turfan), Luntai (Bügür), Dayuan (Ferghana) y Kangju (Soghdiana) a sumisión tributaria entre el 108 y el 101 AC. La línea de defensa que ahora se extendía hasta Dunhuang protegía al pueblo, caravanas guiadas y tropas hacia y desde el Asia Central, y servía para separar a los xiongnu de sus aliados, el pueblo Qiang.

Batalla de Mobei 119 AC

En 119 AC, el emperador Wu planeó una campaña expedicionaria masiva. Fuerzas chinas se desplegaron en dos columnas, cada una compuesto por 50.000 jinetes y más de 100.000 de infantería. Wei Qing y Huo Qubing eran los comandantes, y partieron de Dai prefectura y Dingxiang.

El teatro oriental fue bastante sencillo, ya que las fuerzas Han desplegadas eran superiores a las fuerzas xiongnu oponentes. Las fuerzas de Huo Qubing salieron de Dai, marcharon más de 1.000 kilómetros y fueron directamente contra las fuerzas del príncipe xiongnu de Oriente. La batalla fue rápida y decisiva, ya que las fuerzas xiongnu no eran rival para la caballería de élite de Huo. El ejército del Huo rodeó rápidamente e invadió su enemigo, matando a 70.443 hombres y la captura de tres señores xiongnu y 83 nobles. Las fuerzas de Huo Qubing sufrieron pérdidas del 20%, pero fueron rápidamente repuestas con locales. A continuación persiguió a los xiongnu hasta el lago Baikal donde los aniquilaron, después regresaron triunfantes.

El teatro occidental, era el esfuerzo secundario, y contaba con menos fuerzas. La fuerza de Wei Qing, partió desde Dingxiang, Después de un viaje de más de 800 km, se encontraron con la fuerza principal de 80,000 jinetes del chanyu. Esto fue inesperado, ya que la estrategia original era dejar que las tropas de élite de Huo Qubing hicieran frente a la caballería de élite del chanyu. Las fuerzas xiongnu, sin embargo, habían estado durante mucho tiempo de espera en previsión de emboscar a su adversario. Las fuerzas de Han, en cambio, estaban cansados y superados en número, sobre todo porque la división del este aún no había llegado al campo de batalla. Sin dudarlo, los xiongnu acosaron a las fuerzas de Han con 10.000 jinetes de vanguardia.

Wei Qing reconoció que las probabilidades en su contra y rápidamente tomó medidas defensivas. Ordenó a sus tropas colocar los carros pesados en círculo, creó reservas móviles que proporcionaron arqueros, ballesteros y protección de infantería contra las potentes cargas de caballería de los xiongnu, y permitiendo a las tropas Han utilizar las ventajas de la precisión de sus armas a distancia. Unos 5.000 efectivos de caballería fueron enviados para reforzar y la erradicar todas las fuerzas xiongnu que lograsen infiltrarse entre los carros. Esta táctica resultó eficaz en la lucha contra el ímpetu de la caballería nómada, como las fuerzas xiongnu fueron incapaces de romper las líneas del ejército Han. Con la neutralización de los choques iniciales, la batalla llegó a un punto muerto sin que ninguna de las partes lograse la iniciativa.

Batalla entre los xiongnu y los han. Fuente Museo de Henan

Batalla entre los xiongnu y los han. Fuente Museo de Henan

Este estancamiento se prolongó hasta el anochecer, cuando una tormenta de arena oscureció el campo de batalla. Sabiendo que esta era su oportunidad, Wei Qing envió su fuerza principal. La caballería Han utilizó la baja visibilidad como cubierta y rodeó el ejército del adversario desde ambos flancos. Líneas del xiongnu se vieron desbordadas, y su moral rota viendo los soldados han atacando en la oscuridad.

Al ver que sus fuerzas fueron completamente superadas, el chanyu escapó bajo la protección de una escolta de sólo unos cientos de hombres. Las fuerzas Han mataron a más de 19.000 enemigos y persiguieron el resto otros 100 km hasta las montañas Khangai (Ulan Bator) donde les sitiaron a continuación tomó la fortaleza de Zhao Xin ubicado en el Valle Orkhon. Tras un día de reagrupamiento y recibir nuevos suministros, las fuerzas Han quemaron la fortaleza, antes de volver con su triunfo.

Las considerables dificultades logísticas limitaron la duración y la continuación a largo plazo de estas campañas. Según el análisis de Yan You, las dificultades fueron dobles. En primer lugar estaba el problema de proveer comida a través de largas distancias. En segundo lugar, el clima en las regiones septentrionales de los xiongnu era difícil de soportar para los soldados Han, que nunca podían llevar suficiente combustible. Según los informes oficiales, cada facción perdió entre 80.000 y 90.000 hombres. De los 140.000 caballos que las fuerzas Han habían traído al desierto, menos de 30.000 volvieron a China.

Los xiongnu, sin embargo, sufrieron un golpe aún más letal, ya que sus pérdidas militares se reflejaron directamente en su economía. Además de la pérdida de mano de obra debido a las bajas durante la guerra y las enfermedades, los nómadas xiongnu perdieron millones de cabezas de ganado, su fuente de alimento fundamental, a manos del ejército Han, y la guerra hizo que gran parte de los restantes bovinos sufrieran abortos involuntarios durante las temporadas reproductivas. Por otra parte, la pérdida de control sobre los fértiles pastizales del sur significó que los xiongnu tuvieran que refugiarse las tierras áridas y frías del norte del desierto de Gobi y Siberia, luchando para sobrevivir.

Durante los siguientes diez años, el emperador Wu Wei desplegó en varias ocasiones y su sobrino el vigoroso Huo Qubing avanzó contra las fuerzas xiongnu reconquistando así grandes extensiones de tierra y asestando golpes devastadores.

Expulsados por las derrotas, el chanyu Yizhixie siguió el consejo de Zhao Xin, y las tribus xiongnu se retiraron hacia el norte del desierto de Gobi, con la esperanza de que la tierra estéril serviría como una barrera natural contra las ofensivas Han.

Los costos de las victoriosas campañas contra los xiongnu en los diez años 129 a 119 AC fueron enormes: el ejército Han perdido casi el 80% de sus caballos en estas expediciones, debido al combate y otras causas como la dura travesía y la peste causada por los xiongnu al contaminar el suministro de agua con ganado muerto. La presión económica sobre el gobierno central Han llevado a nuevos impuestos que se introdujeron, el aumento de la carga de los campesinos medios. La población del Imperio Han bajó considerablemente como consecuencia de la hambruna y el exceso de impuestos para financiar las movilizaciones militares.

Los xiongnu, sin embargo, nunca recuperaron la fuerza de sus últimos días de gloria, y se rompieron en pequeños clanes en las siguientes décadas.

Batalla de Tian Shan 99 AC

Después de un período de recuperación, los xiongnu comenzaron a invadir las fronteras de la dinastía Han de nuevo. Finalmente, el emperador Liu Che ordenó Li Guangli que liderase una operación de castigo contra los xiongnu.

En el 99 AC, Li Guangli llevó 5.000 infantes mandados por Li Ling y 1.000 jinetes mandados por Liu Po Te. Li Ling avanzó con la infantería creyendo que solo con infantería podría derrotar a los xiongnu. Cuando alcanzó las montañas de Tian Shan fue rodeado por 30.000 jinetes nómadas. Levantó un campamento entre las montañas rodeado por los carros. Los nómadas atacaron pero sufrieron muchas bajas por las ballestas. Se retiró hacia la frontera siendo acosado constantemente. Finalmente los nómadas le cortaron el paso en un desfiladero. Cuando se les acabaron los dardos les dio la orden de dispersarse y huir. Solo 400 lograron sobrevivir. Li Ling fue capturado.

Lucha por el liderazgo

En el periodo desde el 114 AC hasta el 60 AC, los xiongnu dieron lugar en su conjunto a siete chanyu. Dos de ellos, Chanshilu y Huyanti, tomaron el poder mientras aún eran niños.

En el 60 AC, tras la muerte del 12º chanyu, un nieto de su primo, Tuqitang, el “sabio rey de la derecha”, se convirtió en el chanyu Woyanqudi. Apenas llegó al trono, comenzó a expulsar del poder a aquellos cuya base estaba en el grupo de la izquierda. Esto fue visto como usurpación, y condujo a la confrontación. Pocos apoyaron a Woyanqudi, y finalmente huyó y se suicidó. Como el linaje proporcionaba varios herederos al trono, hubo desacuerdo en cuanto a quién debería asumir el control como el 14 º chanyu. Los que apoyaron Woyanqudi apoyaron a su hermano Tuqi, para ser chanyu en el 58 AC. Al año siguiente, otros tres hombres se declararon chanyu. Esto llevó a una serie de enfrentamientos y derrotas. Tuqi fue derrotado por Huhanye, y después aparecieron otros dos reclamantes: Zhizhi,el hermano mayor de Huhanye, y Runzhen. En el año 57 AC hubo una lucha por el poder entre los cinco grupos regionales, cada uno con su propio chanyu.

El crecimiento del regionalismo se hizo claro durante este periodo, al rechazar los reyes locales asistir a los encuentros anuales en la corte del chanyu. A lo largo de este periodo, los chanyu fueron forzados a desarrollar bases de poder en sus propias regiones para conservar el trono.

Zhizhi mató a Runzhen en 54 AC, y sólo quedaron Zhizhi y Huhanye. En el 53 AC, ante el crecimiento del poder de Zhizi, el chanyu Huhanye decidió entrar en relaciones tributarias con la China de los Han. Las condiciones originales en las que hizo hincapié la corte Han fueron que, primero, el chanyu o sus representantes debían acudir a la capital para rendir homenaje; segundo, el chanyu debía enviar un príncipe rehén; y tercero, el chanyu debía presentar tributo al emperador Han. La posición política de los xiongnu en orden mundial chino fue reducida de “estado hermano” a “vasallo exterior”. Durante este periodo, sin embargo, los xiongnu mantuvieron la soberanía política y una completa integridad territorial. La Gran Muralla continuó sirviendo como la línea de demarcación entre los han y los xiongnu.

Huhanye envió a su hijo, “el rey sabio de la derecha” Shuloujutang, a la corte Han como rehén. En el 51 AC, visitó personalmente Chang’an para rendir homenaje al emperador en el año nuevo chino. En la parte financiera, Huhanye fue ampliamente recompensado con grandes cantidades de oro, moneda, ropas, seda, caballos y grano por su participación. Huhanye hizo dos viajes más de homenaje, en el 49 AC y en el 33 AC; con cada uno los regalos imperiales eran incrementados. En el último viaje, Huhanye aprovechó la oportunidad para pedir que se le permitiera ser convertido en un yerno imperial. En un signo de la disminución de la posición política de los xiongnu, el emperador Yuan Di los rechazó, dándole en su lugar a cinco damas casaderas. Una de ellas era Wang Zhaojun, famosa en el folclore chino como una de las Cuatro Bellezas.

En el 54 AC Huhanye abandonó su capital en el norte después de ser derrotado por su hermano, el chanyu Zhizhi. Envió también un hijo a la corte Han como rehén en el 53 AC. Entonces por dos veces, en el 51 AC y en el 50 AC mandó enviados a la corte Han con tributos. Pero habiendo fracasado en rendir homenaje de forma personal, nunca fue admitido dentro del sistema tributario.

Batalla de Zhizhi 36 AC

Cuando su hermano Huhanye se hizo más poderoso en la zona oriental, Zhizhi se retiró hacia el oeste. Hacia el año 44 AC. hizo una estrecha alianza con los kangju cerca del lago Balkhash. Más tarde peleó con los kangju, mató a varios cientos de ellos y los obligó a construirle una fortaleza. La fortaleza requirió 500 hombres y dos años para ser construida. Probablemente estaba cerca de la ciudad deTaras.

Aproximadamente en el 36 AC, el gobernador de las regiones occidentales Han era Gan Yanshou. Su comandante adjunto, Chen Tang, afirmó que Zhizhi estaba planeando construir un gran imperio y propuso un ataque preventivo. Gan Yanshou objetó, pero poco después enfermó y, mientras estaba incapacitado, Chen Tang redactó un edicto en nombre de Yanshou y movilizó al ejército. Gan Yanshou se vio obligado a ceder. Todo esto se hizo sin el permiso del emperador. Se reunió un ejército de 40.000 de efectivos Han aliados Hu, y marcharon al oeste a ambos lados de la cuenca del río Tarim, se reunieron con 10.000 jinetes tarim cerca de Kashgar y avanzaron a través del territorio de los kangju que alcanzaba la orilla occidental del lago Baikal. En aquel momento, una partida de varios miles de jinetes kangju, regresaban de una incursión en Wusun, se encontró con la retaguardia del ejército chino, la atacó y se hicieron con una gran cantidad de alimentos y armas. Chen Tang envió a sus tropas Hu y derrotó a los kangju, matando a 460 de ellos y liberando a 470 cautivos de Wusun.

Zhizhi disponía de 3.000 xiongnu y unos 10.000 kangju. Varios nobles kangju desertaron a los chinos y proporcionaron información y guías. Los chinos acamparon unos 30 Li (644,6 metros) es decir unos 20 km de la fortaleza de Zhizhi y las dos partes intercambiaron mensajes. Luego se mudaron a 3 Li (2 km) de Zhizhi y se fortificaron. Los xiongnu enviaron varios centenares de jinetes e infantes, pero fueron obligados a regresar a la fortaleza. Los chinos siguieron y atacaron el fuerte y lograron quemar parte del muro. Esa noche varios centenares de jinetes de xiongnu trataron de escapar pero todos fueron muertos. El propio Zhizhi pensó en escapar pero decidió quedarse porque sabía que tenía demasiados enemigos en el país circundante. La lucha continuó. La reina y las concubinas de Zhizhi dispararon flechas desde las murallas. Zhizhi fue herido en la nariz por una flecha.

Poco después de la medianoche se abrió una brecha en los muros exteriores y los xiongnu se retiraron a la ciudadela interior. En aquel momento varios miles de jinetes kangju aparecieron y atacaron a los chinos en la oscuridad, pero no pudieron lograr nada. Cuando amanecía, partes de la ciudadela interior estaban en llamas. Los chinos apilaron tierra y escombros contra las murallas de la ciudadela y asaltaron la ciudadela. Zhizhi y un centenar de guerreros se retiraron al palacio. El palacio fue incendiado y atacado desde todas las direcciones y Zhizhi fue herido mortalmente. 1.518 xiongnu murieron, incluyendo el príncipe heredero y las esposas de Zhizhi. 145 fueron capturados y más de 1.000 se entregaron. Se permitió a los soldados guardar su botín y los xiongnu rendidos fueron distribuidos entre los quince reinos que participaron en la batalla. La primavera siguiente Gan Yanshou y Chen Tang llegaron a Chang’an y presentaron al Emperador Yuan de Han con la cabeza cortada de Zhizhi. Fue exhibido en la muralla de la ciudad durante diez días y luego enterrada. Zhizhi fue el único chanyu xiongnu asesinado por los chinos.

Los chinos recuperaron el control del Asia Central y las rutas de comercio con Roma. Los xiongnu occidentales supervivientes se dirigieron a occidente

División de los xiongnu orientales

Las relaciones tributarias se interrumpieron durante el reinado de Huduershi (18-48), coincidiendo con los levantamientos políticos de la dinastía Xin en China. Los xiongnu aprovecharon la oportunidad de recuperar el control de las regiones occidentales, al igual que de los pueblos vecinos tales como los wuhuan. En el 24, Huduershi incluso habló seriamente acerca de invertir el sistema tributario.

El nuevo poder de los xiongnu se encontró con una política de apaciguamiento por parte del emperador Guangwu. En la cumbre de su poder, Huduershi se llegó a comparar a sí mismo con su ilustre antecesor, Modu. Sin embargo, debido al creciente regionalismo entre los xiongnu, Huduershi nunca fue capaz de consolidar una autoridad incuestionable. Cuando nombró a su hijo como su heredero manifiesto (contraviniendo el principio de la sucesión fraternal establecido por Huhanye), Bi, el rey Rizhu de la derecha, rechazó acudir al encuentro anual en la corte del chanyu.

Como el primogénito del chanyu precedente, Bi tenía una demanda legítima por la sucesión. En el año 48, dos años después de que el hijo de Huedershi, Punu, ascendiera al trono, ocho tribus xiongnu bajo el control de Bi en el sur con un poderío militar de entre 40.000 y 50.000 hombres, aclamó a Bi como su propio chanyu. A lo largo de la dinastía Han oriental estos dos grupos fueron llamados respectivamente los xiongnu meridionales y los xiongnu septentrionales.

Presionado duramente por los xiongnu septentrionales (norte) y sufriendo desastres naturales, Bi llevó a los xiongnu meridionales (sur) a entrar en relaciones tributarias con la china de los Han en el año 50. El sistema tributario fue ajustado considerablemente para mantener a los xiongnu meridionales bajo la supervisión Han. El chanyu ordenó establecer su corte en el distrito Meiji de la comandancia Xihe. Los xiongnu meridionales (sur) fueron reubicados en ocho comandancias fronterizas. Al mismo tiempo, grandes cantidades de chinos fueron forzados a migrar a estas comandancias, con lo que empezaron a aparecer asentamientos mixtos.

Económicamente, los xiongnu meridionales dependían casi totalmente en la asistencia de los Han. Las tensiones eran evidentes entre los chinos asentados y los practicantes del estilo de vida nómada. Por lo que, en el 94 el chanyu Anguo unió sus fuerzas con xiongnu del norte recientemente subyugados y comenzó una rebelión a gran escala contra los han.

Batalla de Ikh Bayan o de los Montes Altai 89

En junio del 89, se libró la última gran batalla entre chinos Han y xiongnu. El bando chino sumaba 46.000 chinos, 8.000 qiang y 30.000 xiongnu del sur al mando de Dou Xian. Los xiongnu del norte sumaban cientos de miles al mando del chanyu del norte llamado Pei o Bei.

Los Han enviaron una fuerza que rápidamente avanzó de Jilu, Manyi y Guyang en tres grandes columnas que incluían a sus aliados xiongnu meridionales que específicamente iban en ejército principal. La columna del general Dou Xian avanzó hacia el norte de hacia las montañas de Altai, al oeste de Kharkhorin actual. Allí él erigió la estela de Yanran, para celebrar la la batalla.

Nómadas xiongnu en Mongolia. Fuente Museo de Henan

Nómadas xiongnu en Mongolia. Fuente Museo de Henan

Los xiongnu del norte fueron masacrados: 13.000 murieron, otros 200.000 fueron capturados y perdieron 1.000.000 de cabezas de ganado. Tras la batalla, los xiongnu septemtrionales desaparecieron como fuerza militar capaz de poner en peligro a China, manteniéndose alejados de la China Han.

Expedición a Gansu 73

Los han decidieron enviar una expedición contra los reinos y ciudades-estado de las “regiones occidentales” al oeste del paso Yumen, conectaba China con Asia Central y la ruta de la Seda, es decir el Corredor de Gansu, y eliminar la influencia xiongnu en la zona. Mediante una combinación de fuerza y diplomacia, en los años 73 y 74 se consiguió restablecer un protectorado chino en esas regiones.

En el año 75 los xiongnu contraatacaron en la región de Jushi, matando al comandante chino de la región y dejando aislados a sus dos jefes militares: Geng Gong y Guan Chong, cada uno encargado de una porción de la región. Ambos oficiales se refugiaron en sendas fortalezas y acabaron asediados por numerosas fuerzas xiongnu.

Mientras los soldados chinos sufrían el asedio en la lejana Corte se discutía si merecía o no el esfuerzo de mandar una expedición de rescate, que se entendía gravosa. Los ministros parecían decididos a abandonar a los asediados, hasta que al final salió a colación que causaría desafección entre los oficiales ver como en tiempos de guerra se despachaba a compañeros a lugares lejanos y después eran abandonados a su suerte.

A comienzos del 76, se movilizaron a dos divisiones de caballería “de élite” de 2.000 jinetes cada una que junto a otras tropas reclutadas sobre la marcha formaron un ejército de 7.000 soldados. Geng Gong, situado en la parte más alejada de Jushi, era el más complicado de liberar. La expedición de rescate tuvo que marchar sobre campos nevados y difíciles de atravesar. Para cuando llegó, sólo quedaban 26 hombres de la guarnición, que tras meses de asedio se habían visto reducidos a la casi absoluta inanición. La mitad de ellos perecieron en el regreso a China, de ahí que se cuente que sólo 13, entre ellos el propio Geng Gong, llegaron de vuelta hasta el paso Yumen.

Llegada de los trece guerreros han al paso Yumen en 76. Geng Gong y sus fuerzas fueron rodeados por los xiongnu, tras 3 meses de asedio cuando llegaron las fuerzas de socorro, solamente quedaban 26, de los cuales solo 13 supervivientes regresaron al paso.

Llegada de los trece guerreros han al paso Yumen en 76. Geng Gong y sus fuerzas fueron rodeados por los xiongnu, tras 3 meses de asedio cuando llegaron las fuerzas de socorro, solamente quedaban 26, de los cuales solo 13 supervivientes regresaron al paso.

Final de los xiongnu

Hacia el final de la dinastía Han Oriental, los xiognu meridionales (sur) se vieron envueltos en las rebeliones para posteriormente acosar a la corte Han. En el 188, el chanyu fue asesinado por algunos de sus propios súbditos por estar de acuerdo en enviar tropas a los Han para suprimir una rebelión en Hebei, muchos de los xiongnu temían que sentaría un precedente para un servicio militar sin fin para la corte Han. El hijo del chanyu asesinado le sucedió, pero luego fue derrocado por la misma facción rebelde en el 189. Viajó a Luoyang (la capital Han) para buscar ayuda de la corte, pero en ese momento la corte estaba agitada por el encontronazo entre el general He Jin y los eunucos, y la intervención del militar Dong Zhuo. El chanyu (llamado Yufuluo, con el título de Chizhisizhu) no tuvo elección y se estableció junto con sus seguidores en Pingyang, una ciudad en Shanxi. En el 195 murió y fue sucedido por su hermano Hucuquan.

En el 216, el militar-hombre de estado Cao Cao retuvo a Hucuquan en la ciudad de Ye, y dividió a sus seguidores en Shanxi en cinco divisiones: izquierda, derecha, sur, norte y central. Esto tenía el objetivo de prevenir que los xiongnu exiliados en Shanxi se vieran metidos en la rebelión, y permitía también que Cao Cao utilizará a los xiongnu como fuerza auxiliar de su caballería. Eventualmente, la aristocracia xiongnu en Shanxi cambió su apellido de Luanti a Liu por razones de prestigio, proclamando que estaban emparentados con el clan imperial de los Han a través de la vieja política de acuerdos matrimoniales.

La complicada situación étnica en los asentamientos mixtos de la frontera instituidos durante la dinastía Han oriental tuvieron graves consecuencias, no siendo completamente percibidas por el gobierno chino hasta finales del siglo tercero. En ese momento, la inquietud de los no-chinos alcanzó proporciones alarmantes a lo largo de la frontera Jin occidental.

Guerreros de Asia Central siglo IV-VI: 1 Guerrero xiongnu, lleva yelmo de placas de bronce y armadura lamelar con acolchado por debajo. 2 Guerrero tashtyk del valle del Yenisei con un escudo rectangular de piel con marco de madera y espada de un solo corte. 3 Noble de Kushan con influencias hindúes, lleva estribos de cuero. Autor Angus McBride

Guerreros de Asia Central siglo IV-VI: 1 Guerrero xiongnu, lleva yelmo de placas de bronce y armadura lamelar con acolchado por debajo. 2 Guerrero tashtyk del valle del Yenisei con un escudo rectangular de piel con marco de madera y espada de un solo corte. 3 Noble de Kushan con influencias hindúes, lleva estribos de cuero. Autor Angus McBride

En el 304 los descendientes de los xiongnu meridionales se alzaron en rebelión en Shanxi, aprovechándose de la guerra civil de los príncipes y atacando luego la capital Jin occidental, Luoyang. Bajo el liderazgo de Liu Yuan, nieto de Yufu Luo, que se había adaptado a la cultura china, se les unieron una gran cantidad de chinos residentes en la frontera. Liu Yuan usaba ‘Han’ como el nombre de su estado, esperando despertar la nostalgia yacente por la gloria pasada de la dinastía Han, y estableció su capital en Pingyang. El uso por parte de los xiongnu de numerosas caballerías pesadas con armaduras de hierro tanto para jinete como para caballo les dio una decisiva ventaja sobre los ejércitos Jin ya debilitados y desmoralizados por los tres años de guerra civil. En el 311, capturaron Luoyang, y con ella al emperador Jin Sima Chi (Emperador Huai). En el 316, el siguiente emperador Jin fue capturado en Chang’an, y la totalidad del norte de China quedó bajo el control de los xiongnu, mientras restos de la dinastía Jin sobrevivieron en el sur (conocidos para los historiadores como la dinastía Jin Oriental).

En el 318, después de suprimir un golpe de un poderoso ministro en la corte Xiongnu-Han (en el cual el emperador Xiongnu-Han y una gran parte de la aristocracia fueron masacrados), el príncipe xiongnu Liu Yao trasladó la capital Xiongnu-Han desde Pingyan a Chang’an y rebautizó a la dinastía como Zhao, siendo conocida posteriormente por los historiadores como dinastía Han Zhao. Sin embargo, la parte oriental del norte de China paso al control de un general rebelde Xiongnu-Han de antepasados Jie, probablemente Sogdiano, llamando Shi Le. Liu Yao y Shi Le combatieron en una larga guerra que duró hasta el 329, cuando Liu Yao fue capturado durante la batalla y ejecutado. Chang’an cayó poco después, y la dinastía xiongnu fue barrida. El norte de China permaneció en manos de la dinastía Zhao posterior durante los siguientes 20 años.

Sin embargo, los xiongnu siguieron activos en el norte por al menos otro siglo. La rama tiefu ganó el control de la región de Mongolia Interior en los 10 años entre la conquista del estado de Dei del clan Tuoba de los xianbei por el antiguo imperio Qin en el 376, y su restauración en el 386 como los Wei septentrionales. Después del 386, los tiefu fueron destruidos gradualmente o sometidos a los tuoba, con los aspirantes tiefu siendo conocidos como los dugu. Liu Bobo, un príncipe superviviente de los tiefu, huyó a la zona de los Ordos, donde fundó un estado llamado Xia (llamado así a causa de los supuestos antepasados de la dinastía Xia por parte de los xiongnu), y cambió su nombre de familia a Helian. El estado Helian-Xia fue conquistado por los Wei septentrionales durante el periodo 428-431, y de ahí en adelante los Xiongnu cesaron de forma efectiva de representar un papel significativo en la historia China, siendo asimilados dentro de las etnias xianbei y han.

Los hunos o xiongnu del norte prosperaron, tal vez debido a un endurecimiento del clima estepario o a un aumento de la población, comenzaron a expandirse hacia el oeste. Fueron contactando y dominando a otros pueblos esteparios indoiranios como los sármatas orientales, alanos, etc, tomando de ellos nuevas costumbres como el culto a la espada.