Edad Antigua El Imperio egipcio El ejército egipcio durante el Reino Medio (2040-1650 AC)
El ejército egipcio durante el Reino Medio (2040-1650 AC)

Estrategia defensiva

Los faraones abandonaron la estrategia defensiva de la época anterior, de defensa de las fronteras, que no había dado resultados para detener las incursiones desde el norte que saqueaban el Delta. Reforzaron las fortificaciones del istmo de Suez con las “Murallas del Príncipe”, que era un sistema de fuertes más que una muralla, pero este perímetro lo consideraron como la última línea de defensa, y para avanzar con sus ejércitos varios cientos de kilómetros desde la línea. Realizaron una política más ofensiva, practicando la política de búsqueda y destrucción de los fuertes asiáticos. Marcharon con sus ejércitos hasta Sechem en Samaria. No se sabe hasta dónde llegaron, sin embargo, es probable que alcanzaran la desembocadura del río Orontes.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortalezas-realizadas-durante-el-reino-medio-771x1024.png 771w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortalezas-realizadas-durante-el-reino-medio-226x300.png 226w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortalezas-realizadas-durante-el-reino-medio-768x1020.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortalezas-realizadas-durante-el-reino-medio-1156x1536.png 1156w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortalezas-realizadas-durante-el-reino-medio-100x133.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortalezas-realizadas-durante-el-reino-medio.png 1248w
Fortalezas realizadas durante el Reino Medio entre la Primera Catarata y el estrechamiento de Semma más allá de la Segunda Catarata.

Por el sur el peligro de los ataques nubios eran una permanente amenaza. Durante el Reino Antiguo se había llegado hasta la Primera Catarata, donde se había construido una gran muralla que se extendía 6 km entre las mesetas meridional y septentrional, protegiendo la ruta terrestre. Durante el Reino Medio avanzaron hasta la Segunda Catarata. Desde la Primera a la Segunda Catarata había unas 14 fortalezas, y 7 más en los 72 km desde la Segunda Catarata al estrechamiento de Semma. Servían para realizar una defensiva en profundidad, siendo la Primera Catarata la última línea de defensa.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortaleza-de-ouronarti-junto-al-nilo-1024x561.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortaleza-de-ouronarti-junto-al-nilo-300x164.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortaleza-de-ouronarti-junto-al-nilo-768x421.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortaleza-de-ouronarti-junto-al-nilo-1536x841.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortaleza-de-ouronarti-junto-al-nilo-100x55.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortaleza-de-ouronarti-junto-al-nilo.png 1764w
Fortaleza de Ouronarti junto al Nilo. Autor Jean Claude Golvin

Las fortalezas estaban guarnecidas por una variedad de personal militar incluidos generales, oficiales, soldados rasos, auxiliares extranjeros, policía y criados. Tenían una gran capacidad de almacenamiento suficiente para alimentar entre 300 y 500 personas durante un año. Pero el número de soldados profesionales presentes de forma serían un promedio de 25 o así, y había muchos más burócratas residentes y de paso. Entre los primeros había una variedad de escribas y funcionarios de distrito, funcionarios laborales, ingenieros de construcción, registro de funcionarios de mano de obra, buscadores y funcionarios relacionados con la producción de oro. Obviamente, con más funcionarios que soldados alojados dentro de sus muros, el propósito de estas fortalezas era de naturaleza defensiva, y estaban principalmente orientadas al control en lugar de al ataque.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/guarnicion-de-fortalezas-en-el-reino-medio-egipcio-1024x662.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/guarnicion-de-fortalezas-en-el-reino-medio-egipcio-300x194.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/guarnicion-de-fortalezas-en-el-reino-medio-egipcio-768x497.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/guarnicion-de-fortalezas-en-el-reino-medio-egipcio-1536x994.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/guarnicion-de-fortalezas-en-el-reino-medio-egipcio-100x65.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/guarnicion-de-fortalezas-en-el-reino-medio-egipcio.png 1931w
Guarnición de fortalezas en el Reino Medio egipcio. El ejército se empleó para vigilar las fortalezas fronterizas de Nubia, proteger las rutas comerciales y restringir los movimientos no autorizados de la población local. Un puesto de guarnición podría ser Uronarti, una isla del Nilo. En la imagen un centinela observa la llegada de un funcionario tebano y su séquito, que incluye no solo a los criados armados, sino también a un portador de sombrillas, un abanderado y un par de escribas. Autor Peter Bull

De hecho, se encontraban muchos más burócratas en tránsito, que representaban a todos los departamentos importantes del gobierno, así como a agentes comerciales de los templos. Se realizaron expediciones de canteras de tamaño apreciable que penetraron en las colinas. En el año 1919 AC, Amenemhat II envió un equipo de 20 chambelanes, 50 lapidarios, 200 picapedreros, 1006 obreros y 1000 burros pasaron por Toshka en busca de piedra. De manera similar, las posteriores expediciones nubias de Senusret III (1867, 1863, 1859 y 1856 AC) involucraron la apertura de un canal en la Primera Catarata para permitir que los barcos pasaran a lo largo del Nilo durante las aguas bajas.

Desde las fortalezas se enviaban patrullas para observar y reportar cualquier rastro dejado por los habitantes del valle o del desierto de la zona denominados como nhsyw (nubios) y medjay (nómadas). La zona entre la Primera y la Segunda Cataratas parece haber sido mantenida por los egipcios como una zona despoblada y militarizada a finales del Reino Medio.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/patrulla-egipcia-en-el-desierto-nubio-durante-el-reino-medio-1024x696.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/patrulla-egipcia-en-el-desierto-nubio-durante-el-reino-medio-300x204.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/patrulla-egipcia-en-el-desierto-nubio-durante-el-reino-medio-768x522.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/patrulla-egipcia-en-el-desierto-nubio-durante-el-reino-medio-1536x1044.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/patrulla-egipcia-en-el-desierto-nubio-durante-el-reino-medio-100x68.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/patrulla-egipcia-en-el-desierto-nubio-durante-el-reino-medio.png 1868w
Patrulla egipcia en el desierto nubio durante el Reino Medio.Esta compuesta por arqueros que llevan carcaj aunque algunos las llevan en la mano, llevan el arco encordado, un odre con agua y en bandolera la comida, llevan perros que que están alerta a cualquier pista que pueda revelar al enemigo. Autor Peter Bull

Organización del ejército

Todas las unidades egipcias en este período estaban compuestas exclusivamente por soldados de infantería, de los cuales había dos tipos distintos. Los megau o arqueros y los nakhtu-aa, (fuerte de brazo) o luchadores cuerpo a cuerpo de orden abierto. Quizás la proporción 50:50.

Ni llevaban protección corporal ni protección para la cabeza y la mayoría iban descalzos, solo llevaban la misma falda de lino blanqueada que usan los trabajadores civiles y los trabajadores del campo.

Los megau o arqueros

Los megau o arqueros usaban un arco propio. El arco, que podía variar en longitud de 1 a 2 metros, estaba hecho comúnmente de acacia egipcia nativa. Para evitar que se partiera, la duela de madera a menudo se reforzaba en ciertos puntos atándola firmemente con una cuerda. En cada extremo había una muesca para permitir la fijación de la cuerda del arco.

Las cuerdas de los arcos podrían elaborarse a partir de trozos de tripa de animal retorcida. También se emplearon tiras de lino trenzado, que resultaron más eficaces que las anteriores. Nunca se dejaban encordados, solo se ponía la cuerda justo antes de su uso. Tenía un alcance efectivo de entre 50 y 60 metros.

Las flechas estaban hechas de caña de unos 75 cm de longitud, rematadas con plumas en la parte posterior y con una punta de pedernal, hueso, madera dura (ébano egipcio) o de cobre. La punta se aseguraba a la caña con una espiga atada firmemente con hilo de lino fino o tendón y se cubría densamente con masilla negra. El emplumado se hacía con piezas cortadas de plumas de pájaro, cuidadosamente recortadas, pegadas y atadas al extremo del eje de la flecha con hilo de lino. Las flechas se llevaban en la mano y rara vez empleaban carcaj.

Aunque las armas se emitían desde las armerías estatales, como se muestra en las escenas de la tumba de Senbi en Meir. También llevaban un brazalete para proteger la muñeca izquierda (el arco se sostiene en la mano izquierda) del latigazo de la cuerda del arco después del disparo.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/soldados-del-reino-antiguo-egipcio-1024x671.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/soldados-del-reino-antiguo-egipcio-300x196.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/soldados-del-reino-antiguo-egipcio-768x503.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/soldados-del-reino-antiguo-egipcio-1536x1006.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/soldados-del-reino-antiguo-egipcio-2048x1341.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/soldados-del-reino-antiguo-egipcio-100x65.png 100w
Soldados del Reino Antiguo egipcio. A la izquierda un megau o arquero, lleva un arco de 1 a 2 m de madera de acacia, las flechas tienen una longitud de 75 cm, y en su mano izquierda lleva un brazalete de cuero. A la derecha un nakhtu-aa o luchador cuerpo a cuerpo, llevan un escudo con un marco de madera y piel de vaca, un hacha de guerra o una lanza y un puñal en su brazo izquierdo. Autor Peter Bull

Los nakhtu-aa o luchadores

Los luchadores estaban armados y equipados para el combate cuerpo a cuerpo llevaban un escudo largo, aproximadamente rectangular, que a veces podía ser lo suficientemente grande como para cubrir al portador por completo, y empuñaban una lanza o, más comúnmente, un hacha de batalla. El uso de este último requiere un cierto grado de libertad de movimiento por parte de los individuos y una cierta cantidad de espacio para que los combatientes se mantengan apartados unos de otros.

Las hachas de batalla consistía en una cabeza de hacha de cobre redondeada o en forma de D atada a un mango de madera con correas de cuero crudo, enhebrada a través de perforaciones en el metal y envuelta alrededor de orejetas salientes. Se usaban correas de cuero crudo húmedo, que se encogían y apretaban a medida que se secaban lentamente, producían una fijación extremadamente fuerte. Los mangos solían estar hechos de sauce, una madera nativa que era suficientemente fuerte.

Otro tipo de hacha de batalla era el hacha extendida. Este tipo tenía una hoja más larga con lados cóncavos que se estrechaban hasta un borde cortante ligeramente curvado. Nuevamente, las hojas simplemente se amarraron a un mango de madera usando. Otro tipo era el hacha épsilon, llamado por su parecido con la letra griega E, tenía un filo de corte ancho convexo y tres espigas, cada una perforada con uno o más agujeros, mediante las cuales se fijaba al mango mediante pasadores de cobre o remaches.

Para todos estos tipos de hachas de batalla, el mango era a menudo ligeramente curvado y el extremo con el que se agarraba era más ancho que la parte central del mango. Esta forma permitió al soldado balancearse sin que el arma se le resbalara de la mano. El mango también estaba parcialmente envuelto con cuero o lino para producir un agarre eficiente, especialmente importante si se mojaba con el sudor o la sangre. Cuando no se usaba se llevaba en la parte posterior de su falda.

La Edad del Bronce, a la que pertenece el Reino Medio, es el período en el que se utilizaron ampliamente las herramientas y armas de bronce. El registro arqueológico indica que el uso del bronce aumentó durante la dinastía XII, cuando los primeros artículos de bronce se importaban ya hechos de Retennu (Siria-Palestina) en lugar de producirlos en casa.

Las lanzas se originaron a partir de una hoja en forma de daga con un hasta. Se podía emplear para el combate o lanzarla. El hasta estaba hecho de caña o madera y tenía la punta de una hoja de cobre. La mayoría de las puntas de lanza se diseñaron con una espiga plana o volutada con hojas redondas. Aaseguraba que se pudiera infligir una herida punzante grave, pero, lo más importante, que la lanza se pudiera recuperar rápidamente, lista para su uso posterior. La punta tenía una espiga se incrustaría en la madera y se ataba en su lugar con tendones o hilo de tripa para crear una unión más firme. No fue hasta el Imperio Nuevo en adelante que se hicieron puntas de lanza con un casquillo en el que se encajaba el asta.

Los escudos por lo general medían entre 1 y 1,5 metros de altura, estaban hechos de piel de vaca resistente estirada sobre un marco de madera y cosidos entre sí. Su sólida construcción, era suficiente para proteger al usuario de las flechas y otros proyectiles, así como de las armas de corta distancia como lanzas y hachas de guerra. La parte de la piel con manchas se colocaba en el exterior. Disponían de un asa para poder sujetarlo que estaba unido al marco de madera, también podía llevar correas para llevarlo a la espalda y tener las manos libres.

La marina

Los barcos del Reino Medio solían estar hechos de madera obtenida localmente (acacia, sicomoro) o traídos de Retennu (pino, ciprés, cedro). Tenían un casco distintivo de fondo redondo y forma de cuchara, y la proa era prácticamente horizontal, pero la popa se elevaba bastante abruptamente. Eran ligeros y de poco calado. Por lo general, iban provistos de grandes remos con un timón plano, un mástil ubicado cerca de la línea media de la embarcación y una vela rectangular hecha de lino. Los remos se utilizarían para la propulsión cuando no había suficiente brisa para llenar las velas. Los remeros disponían de asientos individuales y los remos estaban sujetos por medio de una arandela. Las toldillas de cubierta se encuentran en casi todos los barcos de la época. Están situados en la popa del barco, inmediatamente delante del puesto del timonel.

Los constructores de barcos emplearon la quilla, que sirve como base a partir de la cual se construyen las tablas del barco y, lo que es más importante, como una fuente de rigidez longitudinal. No hay evidencia de que los constructores de barcos egipcios adoptaran la quilla, aunque podían usar vigas pesadas para fortalecer el casco, ciertamente a nivel de cubierta y quizás en la sentina. Los tablones se colocaron tallados, es decir, de borde a borde, y nunca se superpusieron como en los barcos construidos con clinker.

Se encontraron 6 barcos enterrados junto a la pirámide de Senusret III en Dahshur. Todos son de fondo redondeado. Todos son de forma y tamaño similares y sus dimensiones varían de 9,2 a 10,2 metros de largo, 2,24 a 2,28 metros de ancho, y un calado de 0,84 a 0,9 metros desde la tabla inferior hasta la línea de flotación.

Una consideración importante con respecto a la navegación es que el viento predominante en el valle del Nilo sopla río arriba, mientras que la corriente fluye hacia el norte. Así, el Nilo facilitó mucho la vida tanto a los marineros como a los soldados que viajaban por ese camino. Si uno viajaba hacia el sur, las velas podían usarse para propulsar barcos, lo que hacía posible navegar desde el Mediterráneo de manera más o menos continua casi 900 kilómetros hasta la Primera Catarata en Asuán. En cambio, los que se dirigían hacia el norte, aunque contra el viento y a remo, disfrutaban del beneficio de la corriente. Antes de que se finalizase la presa alta de Asuán en 1971, el Nilo fluía a una velocidad media de 1 nudo (1,8529 km por hora) en aguas bajas en primavera y aumentó su velocidad a unos 4 nudos en la alta inundación en otoño.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-partiendo-en-barcos-1024x656.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-partiendo-en-barcos-300x192.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-partiendo-en-barcos-768x492.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-partiendo-en-barcos-1536x984.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-partiendo-en-barcos-100x64.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-partiendo-en-barcos.png 2028w
Ejército del Reino Antiguo egipcio partiendo en barcos. Una fuerza embarcada parte de la fortaleza de Buhen para un ataque sorpresa contra un asentamiento nubio. Autor Peter Bull

Con el Nilo atravesando el país y más allá, el transporte de grandes grupos de hombres y su equipo era rápido y eficaz. El viaje, por ejemplo, desde Memphis en el norte, a Tebas (actualmente El Cairo a Luxor) tomaba alrededor de 13 días en completarse, asumiendo que todo el viaje se realizó durante las horas del día y el viento fue suficiente para llenar las velas de los barcos. Viajar hacia el norte desde Tebas a Memphis dependía principalmente de la velocidad del flujo del río y esto podía variar dramáticamente en diferentes épocas del año, pero varios relatos, tanto antiguos como modernos, indican una duración de viaje de alrededor de 20 días.

Viajar de noche habría acortado estos tiempos de viaje, sin embargo, algunas partes del río tienen peligros como bancos de arena y lodo. Durante el día, siempre se colocaban vigías en la proa de los barcos para vigilar estos obstáculos fluviales, así como las manadas de hipopótamos, una vez en abundancia, que podrían ser un grave peligro para la navegación.

Los soldados no solo fueron transportados por agua, sino que también combatieron en operaciones anfibias. Normalmente, los egipcios realizaron operaciones de castigo contra los nubios, así como incursiones rápidas para obtener botín. Estas operaciones solían partir de la fortaleza de Buhen y Semma.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-transportado-en-barcos-1024x657.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-transportado-en-barcos-300x193.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-transportado-en-barcos-768x493.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-transportado-en-barcos-1536x986.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-transportado-en-barcos-100x64.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-transportado-en-barcos.png 2013w
Ejército del Reino Antiguo egipcio transportado en barcos. Normalmente el ejército egipcio era transportado en barcos, sobre todo para dar golpes de mano e incursiones. Una fuerza desembarca para un ataque sorpresa contra un asentamiento nubio. Autor Peter Bull

Reclutamiento de tropas

Había dos clases de soldados extraídos de la reserva general de jóvenes elegibles para el servicio militar obligatorio conocida como djamu: los primeros eran los elegibles para el servicio militar o hewenu-nefru (recluta juvenil); los segundo, soldados profesionales hereditarios o ahautyu (guerreros o profesionales).

Los soldados eran reclutados del campesinado, los jóvenes serían entrenados y formados en unidades de milicia para complementar a los guerreros hereditarios. Entonces, en su mayor parte, el soldado egipcio era un campesino que debía servir en el ejército cuando el faraón lo exigía. Como tal, no era un soldado profesional del reino a tiempo completo, sino un miembro a tiempo parcial de lo que se conocía como una niwt (milicia de la ciudad), criada y mantenida por el nomarca local.

El servicio militar comenzaba a fines de la adolescencia, el recluta campesino que prestó servicio tal vez durante un año o dos antes de que se le permitiera regresar a su aldea. Sin embargo, podría ser llamado a las armas en cualquier momento para expediciones o campañas.

Al ingresar en el ejército, se enviaba al joven desde su aldea al cuartel cercano para recibir entrenamiento. A su llegada, un escriba lo registraría y luego recibiría un corte de pelo obligatorio, siendo el pelo muy corto al estilo militar. El entrenamiento y la instrucción en el uso de armas serían una parte esencial del proceso continuo de convertir al individuo en un soldado útil.

Entrenamiento de tropas

Las tropas del Reino Antiguo realizaban maniobras bastante complejas, tanto en el campo de batalla como en el teatro de operaciones militares. Fueron capaces de establecerse hábilmente para luchar y tomar posiciones. Implementaron medidas de seguridad tanto durante la marcha como en un vivac, podían obtener la información necesaria sobre el enemigo, pudieron luchar hábilmente en una sola batalla, y el requisito previo fue una preparación minuciosa en tiempo de paz y entrenamiento individual serio.

Los monumentos informan que las tropas fueron entrenadas en tiempos de paz en la era del Reino Antiguo. También hablan del entrenamiento de tropas auxiliares por parte de los comandantes egipcios.

El entrenamiento incluía técnicas de lucha cuerpo a cuerpo, gimnasia, correr y marchar (tanto individualmente como por unidades), esgrima con lanzas y tiro con arco. La última lección se consideraba muy importante, ni siquiera los reyes la descuidaban: a menudo las imágenes representan al rey entrenado por el dios de la guerra Seth.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-reclutas-durante-el-reino-antiguo-egipcio-1024x741.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-reclutas-durante-el-reino-antiguo-egipcio-300x217.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-reclutas-durante-el-reino-antiguo-egipcio-768x556.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-reclutas-durante-el-reino-antiguo-egipcio-1536x1112.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-reclutas-durante-el-reino-antiguo-egipcio-100x72.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-reclutas-durante-el-reino-antiguo-egipcio.png 1868w
Instrucción de reclutas durante el Reino Antiguo egipcio. El entrenamiento básico incluía un programa de acondicionamiento físico enérgico. En la escena muestra a los reclutas participando en una competición de lucha libre. El objetivo es tirar a tu oponente al suelo, y la contienda continúa sin intervalos hasta que un hombre hubiera lanzado a su oponente varias veces acordadas, quizás tres, sin antes sufrir él mismo la misma suerte. Tocar el suelo con la espalda, los hombros o las caderas constituye una caída. Autor Peter Bull

Se esperaba que el soldado del Reino Antiguo alcanzara un alto nivel de condición física y estaba bajo la autoridad del maestro de instrucción. Los soldados fueron entrenados en lucha, táctica y uso de armas. Se esperaba que un soldado pudiera cubrir 32 kilómetros en un día. La disciplina era estricta y los castigos, mediante palizas, eran severos.

En una tumba se muestra arqueros entrenándose en una pequeña tabla de madera reforzada sujeta a poste, que servía como blanco para el tiro con arco.

Para la ejecución simultánea de diversas construcciones y movimientos se utilizaron comandos y señales. Las imágenes de tropas en las pinturas murales muestran muy a menudo a tamborileros o trompetistas volviendo la cara hacia las filas y dando señales. Varios textos hablan del ascenso de tropas (a través de la señal del tambor) desde un vivac.

En tiempo de paz, el curso de entrenamiento incluía concentración de tropas en ciertos puntos, ejercicios conjuntos, etc. Hay una instrucción de tales campamentos en Manetón; este último señaló que la era de los reyes hicsos (antes de 1700 AC) cada año en el campamento fortificado cada verano bajo Ha-Huar, las tropas se reunían para llevar a cabo diversos ejercicios, y los reyes también los visitaban.

Y uno de los reyes incluso organizó ejercicios de este tipo cerca de la frontera para “despertar el miedo en los extranjeros”. Lo que actualmente se llama maniobras de disuasión.

La batalla

El ejército desplegaba fuera del alcance de las flechas. Normalmente, se dividía en ala izquierda, centro y ala derecha. Podría haber retaguardia o reserva. El comandante era el propio faraón si estuviera presente, el visir o uno de los nomarcas. Se colocaba en el centro de la línea de batalla principal con sus sirvientes a su alrededor. El mando de la reserva, si se formaba, se confiaba al segundo al mando con otro cuerpo de sirvientes. El centro de la línea de batalla estaría compuesto por luchadores cuerpo a cuerpo formados en varias filas de profundidad. Los arqueros se situarían en los flancos y delante de los luchadores. No hay evidencia de formaciones mixtas, probablemente porque los egipcios consideraron que no fortalecería ni a los tiradores ni a los combatientes e incluso podría debilitar a ambos.

El comandante ordenaría a sus arqueros que iniciaran la batalla, siendo su función mantener un volumen continuo de flechas mientras los luchadores cuerpo a cuerpo avanzaban para hacer contacto con el enemigo. La tarea de estas tropas era entablar combate y abrumar al enemigo de cerca. Mientras los luchadores cuerpo a cuerpo establecían contacto, los arqueros se alejaban del confuso cuerpo a cuerpo, para poder seguir disparando al enemigo durante toda la batalla. Esta táctica implicaba el riesgo de que los arqueros alcanzaran a sus propios luchadores cuerpo a cuerpo.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-en-batalla-1024x723.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-en-batalla-300x212.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-en-batalla-768x542.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-en-batalla-1536x1084.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-en-batalla-100x71.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/ejercito-del-reino-antiguo-egipcio-en-batalla.png 1870w
Ejército del Reino Antiguo egipcio en batalla. Los ejércitos avanzan uno hacia otro, los arqueros disparan al mayor alcance posible, a medida que se acercan distinguen mejor a sus objetivos. Cuando se llega a corta distancia comienza el combate cuerpo a cuerpo empleando lanzas, espadas, hachas, puñales; los campos de batalla son escenas de furiosas luchas y carnicerías que no suelen tardar más de una o dos horas. Todo hombre es empujado al límite de su resistencia física y psicológica, y luego se acaba, no se repetirá durante un año o más. Autor Peter Bull

Las bajas de batalla eran comprendidas en dos categorías generales: los heridos leves que sufrían heridas cutáneas relativamente menores, contusiones o fracturas simples, que podían ser ayudadas fuera del campo de batalla por compañeros para ser tratados y vendados allí mismo. Los heridos más graves que se encuentran en el suelo y no podían moverse por sí mismo y moribundos, amigos y enemigos, frecuentemente mezclados.

Los médicos egipcios adscritos a los ejércitos probablemente habrían suturado heridas abiertas con hilo y las vendaban con tiras de lino. Para evitar infecciones las trataban con hierbas medicinales y especias, con leche, aceite, vino y agua que a menudo sirven como vehículos para dar a las sustancias activas el volumen o consistencia deseados. Como anestésico se tomaba adormidera y raíz de mandrágora para aliviar el dolor.

Servicio en tiempo de paz

Las tropas en tiempos de paz llevaron a cabo un servicio bastante diverso, desde la era del Reino Antiguo. Destacamentos de tropas fueron adjuntados a transportes que salían de las minas, escoltando convoyes.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/xpedicion-de-extraccion-a-las-canteras-de-limolita-de-wadi-hammamat-1024x585.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/xpedicion-de-extraccion-a-las-canteras-de-limolita-de-wadi-hammamat-300x171.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/xpedicion-de-extraccion-a-las-canteras-de-limolita-de-wadi-hammamat-768x439.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/xpedicion-de-extraccion-a-las-canteras-de-limolita-de-wadi-hammamat-1536x878.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/xpedicion-de-extraccion-a-las-canteras-de-limolita-de-wadi-hammamat-100x57.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/xpedicion-de-extraccion-a-las-canteras-de-limolita-de-wadi-hammamat.png 1720w
Expedición de extracción a las canteras de limolita de Wadi Hammamat en el desierto oriental de Egipto. Los soldados tienen un doble papel, proteger contra la amenaza de los bandidos beduinos locales y proporcionar la mano de obra no especializada para mover la piedra. La expedición con los animales de carga atraviesan una ruta desértica bien establecida y salpicada de oasis. Autor Peter Bull

Las tropas llevaban el servicio de guarnición (incluso fuera del estado), manteniendo la calma y el orden en los países vasallos y custodiando las minas, canteras y pozos, estaciones, numerosos letreros (en rocas, en tumbas, etc.) atestiguan este hecho.

La guardia fronteriza era vigilante y estricta en todas las edades. Las fortalezas y fortificaciones fronterizas tenían sus propias guarniciones, y nadie podía cruzar la frontera sin escribir el nombre, el propósito y el lugar de viaje con el comandante (en algunos casos era necesario tener un pase por escrito).

Y a todo ello hay que añadir el deber de guardia que realizaban las tropas en los palacios reales, con tesorerías, varios almacenes, etc.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortaleza-de-semna--soldados-egipcios-realizan-tareas-de-vigilancia-e-inspeccion-1024x628.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortaleza-de-semna--soldados-egipcios-realizan-tareas-de-vigilancia-e-inspeccion-300x184.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortaleza-de-semna--soldados-egipcios-realizan-tareas-de-vigilancia-e-inspeccion-768x471.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortaleza-de-semna--soldados-egipcios-realizan-tareas-de-vigilancia-e-inspeccion-1536x942.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortaleza-de-semna--soldados-egipcios-realizan-tareas-de-vigilancia-e-inspeccion-100x61.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/fortaleza-de-semna--soldados-egipcios-realizan-tareas-de-vigilancia-e-inspeccion.png 1943w
Fortaleza de Semna. Soldados egipcios realizan tareas de vigilancia e inspección

Controles de inspección

Verificar el estado de las tropas, inspeccionar el equipo y las armas es el objetivo de las inspecciones periódicas. Es curioso que el equipo de los oficiales estuviera sujeto a verificación en estas revisiones.

Tales revisiones ya se establecieron en el Reino Antiguo; al menos Una, hablando de una de sus campañas, que llevó a cabo con el ejército permanente recién organizado, se da cuenta de que después de llegar a la frontera se realizó una revisión de inspección, y solo entonces siguió adelante.

Para la inspección de las tropas encabezadas por los principales comandantes, se ordenaba a oficiales superiores especiales, o incluso el propio rey llevó a cabo inspecciones: Manetón testifica esto, describiendo las visitas del rey al campamento fortificado en Ha-Uar. El rey, como se mencionó anteriormente, verificaba la recepción de provisiones y un salario por parte de las tropas.

Vistas y desfiles

Para levantar la moral de las tropas durante las pruebas de entrenamiento, y también para que la población viera la fuerza militar de su estado, se hacían revisiones reales y desfiles en forma de solemnes marchas triunfales de tropas, cuando el ejército regresaba de caminatas y en otros casos.

También se sabe que para las tropas que regresaban de una campaña organizaban una entrada solemne en la capital. La imagen que representa este triunfo demuestra que los guerreros llevan al rey en un trono portátil. El rey está rodeado de dignatarios y altos comandantes, y luego el ejército está dirigido por trompetistas. Luego conducen prisioneros, llevan trofeos. Y la procesión de sacerdotes avanza hacia la caravana.

Vacaciones de tropas

En agradecimiento a los dioses por sus victorias y para conmemorar estas últimas, se establecieron feriados militares especiales.

Las inscripciones en las tumbas y pinturas mencionan las fiestas en honor a las guerras y campañas victoriosas.
El establecimiento de tales vacaciones militares debe atribuirse al Reino Nuevo.

Premios por el servicio

Para fomentar la diligencia en el servicio, el coraje personal y provocar competencia entre los soldados, se establecieron premios; además de la promoción, incluían varios valores. Normalmente, eran regalos de objetos de oro y títulos honoríficos.

Estos regalos de oro no eran arbitrarios, se daban en una secuencia determinada, como las concesiones modernas. El sistema regulado de premios se implementó durante del Reino Nuevo.

Como prueba de la valentía personal, era necesario proporcionar cautivos vivos o manos derechas cortadas.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/secuelas-de-una-batalla-durante-el-reino-medio-egipcio-1024x743.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/secuelas-de-una-batalla-durante-el-reino-medio-egipcio-300x218.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/secuelas-de-una-batalla-durante-el-reino-medio-egipcio-768x557.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/secuelas-de-una-batalla-durante-el-reino-medio-egipcio-1536x1115.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/secuelas-de-una-batalla-durante-el-reino-medio-egipcio-100x73.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/secuelas-de-una-batalla-durante-el-reino-medio-egipcio.png 1868w
Secuelas de una batalla durante el Reino Medio egipcio. Tras la batalla las tropas victoriosas despojarán de los cuerpos de sus enemigos muertos y se llevarán su equipo y armas. Además del botín de batalla, a veces se destaca a los individuos por su destreza en el campo de batalla y hazañas extraordinarias, y pueden ser recompensados ​​por sus oficiales o incluso personalmente por el faraón. Como prueba de su valor en la batalla un soldado debe presentar los prisioneros conseguidos y para saber el número de muertos enemigos se les corta la mano derecha. Que será presentado al oficial, los generales presentarán las manos cortadas al faraón. Autor Peter Bull
Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2021-11-19. Última modificacion 2022-05-08.
Valora esta entrada