Edad Antigua Los cimbrios y teutones Batalla de Arausio (105 AC)
Batalla de Arausio (105 AC)

Antecedentes

Con la guerra Yugurtina terminada, los romanos podía concentrarse exclusivamente en las guerras del Norte.
En el 105 AC se unió el cónsul Cneo Malio Máximo, con un nuevo ejército de 8 legiones (40.000 y 20.000 auxiliares), Quinto Servilio Cepión debía subordinarse a Malio. Por lo tanto, Roma tenía dos ejércitos en la Galia, uno bajo el mando del procónsul Cepión y otro bajo el mando del nuevo cónsul Mallio. En lugar de combinar sus fuerzas, a los dos hombres se les asignaron diferentes provincias. El río Ródano era la línea divisoria entre los dos ejércitos. Según la tradición romana, Cepión como procónsul era superado en rango por Malio como cónsul en servicio, pero ambos hombres tenían provincias separadas para mantener la distinción entre ellos.

Los dos hombres se detestaban mutuamente, ya que Malio era un «novus homo» (de origen plebeyo) y Cepión era de origen patricio, pero su orgullo le impedía subordinarse a un plebeyo, hasta el punto de acampar en la orilla opuesta del río con tal de no estar bajo su mando.

Los címbrios estaban mandados por el rey Boiorix, y los teutones por el rey Teutobod, contaban una masa de 800.000 personas de los cuales 200.000 eran guerreros y parecían estar dispuestos a abrirse camino hacia Italia. Los romanos se establecieron en Arausio, en los lados opuestos del río Ródano.

Cepión tenía su campamento en la ribera derecha del Ródano; mientras que el cónsul Gneo Manlio Máximo lo tenía en la ribera izquierda.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/infantes-y-jinetes-teutones.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/infantes-y-jinetes-teutones-300x214.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/infantes-y-jinetes-teutones-1024x731.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/infantes-y-jinetes-teutones-768x548.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/infantes-y-jinetes-teutones-1536x1097.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/infantes-y-jinetes-teutones-100x71.png 100w
Infantes y jinetes teutones

Malio envió a su caballería de unos 5.000 jinetes, bajo las órdenes del ex-consul Marco Aurelio Escauro, para que acampase a unos 55 km al norte, con el doble objetivo de vigilar y disuadir al enemigo, pero consiguió el efecto contrario. Escauro se acuarteló perdiendo así la movilidad de la caballería, fue rodeado por 200.000 bárbaros en un terreno llano. Escauro fue capturado vivo y fue llevado ante el rey de los bárbaros Boiorix. Escauro, aristócrata arrogante, amenazó al rey bárbaro que si no se marchaba de inmediato, su pueblo sería exterminado, este lo mandó quemar vivo en una jaula de mimbre. El envío y pérdida de estos jinetes fue crucial para el desarrollo de la batalla final.

Desarrollo de la batalla

Después de la muerte de Marco Aurelio Escauro, el cónsul Manlio ordenó al proconsul Cepión reunir los ejércitos. Este obedeció de mala gana y apareció al fin cerca de Arausio (actual Orange), en la orilla derecha del río, pero separado del de Manlio, se jactó delante de su tropa que iba a ayudar al asustado cónsul.

En vano los delegados del Senado intentaron un acomodamiento. Una entrevista de ambos generales exigida por sus oficiales no hizo más que aplazar la ruptura.

Boiorix, al ver unidos los dos ejércitos, se replanteó la situación y comenzó unas negociaciones con Malio. Cepión, temeroso de que Malio obtuviera el éxito en las negociaciones y regresara a Roma como un héroe, ordenó un ataque unilateral contra el campamento cimbrio el 6 de octubre. Sin embargo, la naturaleza precipitada del asalto unido a la tenaz resistencia cimbria causó la aniquilación del ejército de Cepión. Además, los teutones y ambrones viendo desprotegido el campamento del procónsul, lo atacaron y arrasaron.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-arausio-105-ac.png 1997w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-arausio-105-ac-300x181.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-arausio-105-ac-1024x617.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-arausio-105-ac-768x463.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-arausio-105-ac-1536x925.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-arausio-105-ac-100x60.png 100w
Batalla de Arausio 105 AC. 1 ataque de Cepión y ataque de ambrones, teutones contra su campamento; 2 ataque de los cimbrios contra el cónsul Manlio. 3 los teutones se unen a los cimbrios en el ataque; 4 los romanos intentan una última resistencia delante del río; 5 muchos romanos perecieron al intentarr cruzar el Ródano y huir.

Los cimbrios, ante la perspectiva de una victoria fácil, se abalanzaron contra las legiones del cónsul Malio, moralmente hundidas tras presenciar la masacre de Cepión y sus hombres. Malio desplegó sus legiones frente al campamento apoyando su flanco izquierdo en el río, pero no pudo proteger su lado derecho al no tener caballería que maniobrara en esa zona para evitar un flanqueo.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-arausio-105-ac--asalto-al-campamento-romano.png 2078w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-arausio-105-ac--asalto-al-campamento-romano-300x196.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-arausio-105-ac--asalto-al-campamento-romano-1024x669.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-arausio-105-ac--asalto-al-campamento-romano-768x502.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-arausio-105-ac--asalto-al-campamento-romano-1536x1004.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-arausio-105-ac--asalto-al-campamento-romano-2048x1338.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-arausio-105-ac--asalto-al-campamento-romano-100x65.png 100w
Batalla de Arausio 105 AC. Asalto al campamento romano

En consecuencia, el ejército romano fue desbordado por la derecha por los teutones y ambrones, que después de arrasar el campamento de Cepión se unieron a la lucha. Malio fue empujado contra el río Ródano donde trató de realizar la última defensa, siendo masacrado, produciéndose una gran mortandad entre los legionarios, muchos intentaron huir cruzando el río (el peso de las armaduras los arrastraba hasta el fondo).

Secuelas

Perecieron según Libio 80.000 romanos y 40.000 socios y personal de apoyo, apenas más de 200 sobrevivieron incluidos los comandantes. Fue la mayor derrota romana de la historia, superando a la de Cannas.

Tanto el cónsul Malio como el procónsul Cepio sobrevivieron. Ambos fueron juzgados en Roma bajo los cargos de «pérdida del ejército«, siendo deshonrados y desposeídos de todos sus honores. Cepio además fue condenado al exilio.

Cuando llegó a Roma la noticia del desastre, el cónsul Publio Rutilio Rufo ordenó que todos aquellos que estuvieran en edad de ser movilizados realizaran un juramento con el que se comprometían a no viajar fuera de Italia. Fueron enviados mensajeros a lo largo de toda la costa y a todos los puertos de la península con las instrucciones de que a nadie, menor de 25 años, se le permitiera abordar un barco.

«Después de que tantos hombres fueran asesinados, muchos lloraron por sus hijos o hermanos; otros, quedaron huérfanos por la muerte de sus padres, y un gran número de mujeres, privadas de sus maridos, se convirtieron en viudas pobres. Pero el senado, soportando esta desgracia con gran magnanimidad, puso fin a los lamentos; aunque se había sufrido mucho, prefirieron ocultar el dolor«. Diodoro Sículo.

Rutilio y reunió una gran fuerza desde cero para hacer frente a cualquier invasión de Italia. Para instruirlos, llamó a instructores de gladiadores de la escuela de Aurelio Escauro para proporcionar a las legiones un sistema más sofisticado para esquivar y asestar golpes. Por lo que Cayo Mario no fue el único reformador del ejército.
Pero extrañamente, los bárbaros no invadieron Italia. Después de una breve guerra contra los arvernos (tribu gala) los cimbrios y teutones se separaron, los cimbrios marcharon sobre Hispania, mientras que los teutones eligieron el norte de Galia. Los celtas aliados decidieron acompañar a los cimbrios.

Invasión címbrica de Hispania (105-103 AC)

Tras la victoria en la batalla de Arausio en octubre de 105 AC, los cimbrios avanzaron una vez más, sin invadir Italia, como esperaban muchos en Roma, sino girando hacia el oeste y se dirigieron a Hispania. Es posible que los cimbrios no se dirigieron a Italia, porque se habría enfrentado con una resistencia romana continua y que habría dado como resultado una lucha hasta el final para uno u otro bando. En ese momento, la derrota de los ejércitos romanos en Arausio les había dado un valioso respiro de la resistencia romana y todavía había otras opciones disponibles.

El motivo de por qué no se habían quedado en las Galias, según Tito Livio: “Los cimbrios arrasaron toda la tierra entre el Ródano y los Pirineos, cruzaron por un paso a España y allí después de arrasar muchas comarcas…
Los cimbrios pudieron haber creído que Hispania les ofrecía la mejor ubicación para establecerse y defenderse de Roma, una vez más subestimaron la reacción de los nativos ante esta nueva amenaza.

Los cimbrios estuvieron en Hispania vagando, y saqueando las tierras catalanas. Continuando en su depredación por los valles del Ebro hasta llegar a la actual provincia de Soria. Donde al parecer fueron derrotados por los celtíberos arévacos, tras lo cual regresaron a la Galia y se unieron de nuevo a los teutones en el país de los veliocasos en el año 102 AC, lo único que se sabe de este periodo según Livio: “…llegaron a Hispania, y allí, después de arrasar muchas comarcas, fueron derrotados por los celtíberos. Volvieron a la Galia y en la tierra de los Vellocasses se unieron a los teutones”.

La estancia de los cimbrios en Hispania proporcionó un tiempo precioso para prepararse e instruir a las legiones.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-05-31. Última modificacion 2022-01-26.
Valora esta entrada