Edad Antigua Los godos División de los godos

Cargando anuncio...

Tras la muerte de Cniva en el 258, la división entre godos y ostrogodos se acentuó, el posible que el río Dniester pso a ser la frontera entre ambas provincias godas. Aunque ambos grupos seguían hablando la misma lengua, tenían las mismas leyes orales, la diferencia en su estructura social se iba incrementando los del Oeste, estaban en contacto con el Imperio Romano y donde no había mucho riesgo de ataques contra ellos mientras que los del este había pueblos aún más bárbaros que realizan un pillaje frenético contra unos clanes ostrogodos muy dispersados por la región.

Los años que siguieron a la adquisición de Dacia en 271, conllevaron una cierta paz en la frontera, la derrota de Naissus ayudo y mucho a apaciguar a un pueblo muy dado a las escaramuzas. Los godos se asentaros, empezaron a cultivar las tierras y a comerciar con Roma, lo que desembocó en un auge económico y estabilidad política. El tránsito comercial y culturar de los visigodos con el Imperio Romano ahondó las diferencias con los ostrogodos mas alejados y ajenos a los usos, costumbres y cultura romana. La identidad como pueblo se acrecentó, y la aceptación de pertenecer a una tierra que defender y con la que identificarse fue a mas. No obstante seguían siendo muy belicosos y de tanto en tanto la exigencia de oro a cambio de paz llevaba a revueltas y saqueos al otro lado del Danubio, frontera entre la Moesia romana y la Dacia goda.

Con tierras estables en propiedad el territorio de los tervingios o visigodos paso a denominarse Gutthiuda y sus divisiones regionales se llamaron kunja, o kuni en singular, liderada cada una de ellas por un ”reik”, palabra de la que derivaría en rey. La política común de la Gutthiuda era conducido por un consejo tribal denominado gafaurd compuesto por los reiks y otros representantes de cada uno de los kunis. Es de suponer que cada clan godo, o familia, fuera poseedor del dominio de una de esas divisiones kuni lo que le daría voz a cada clan en los consejos comunes.

Los godos visigodos o tervingios, cuyos estamentos sociales están mas estudiados y llegaron a nuestros días, no tenían una monarquía, tan solo ante una amenaza interna o externa el consejo tribual podía crear una figura denominada juez o ”kindin” en godo, palabra de la que derivaría la palabra ”king”, de una duración en principio limitada. El juez recibía el mandato de de un consejo tribal y se encargada de la vida religiosa y administrar justicia. Dado que no podía abandonar el territorio tervingio, se encargaba de hacer la guerra defensiva, por lo que era necesario la figura de un líder militar, dedicado exclusivamente al ámbito de la guerra y las invasiones. Este líder si podía dejar el territorio tribal.

Ariarico (291 – 332)

A finales del siglo III se documenta al primer líder visigodo del que se tiene noticias probadas de su existencia. Se trata de Ariarico cuya existencia es comprobada ya que aparece en diversas fuentes romanas. Lideró al pueblo visigodo como ”juez de los tervingios” entre los años 291 y 332.

En el 315 Ararico al frente de los visigodos aprovechando la rivalidad entre los emperadores, atacaron Tracia y Moesia, Constantino negoció con ellos y les concedió el estatus de foederati, con el compromiso de defender la frontera a cambio de una compensación económica. Ariarico es considerado el primero de los reyes godos. Su hijo Aorico, pasó a educarse en Constantinopla como un rehén para garantizar la paz.

 

Aliquaca (322 – 329)

En el 322 los visigodos y ostrogodos unidos junto con tribus de la estepa, realizaron un ataque, bajo el mando de un rey llamado Aliquaca (Alhwakars) en las provincias romanas al sur del Danubio. El emperador los derrotó en tres batallas sucesivas, y los obligó a someterse. Pero les ofreció honorables términos de rendición, y el resultado demostró que era sabio al hacerlo; porque cuando en el año siguiente luchó su batalla decisiva contra Licinio en Adranópolis en 324, fue ayudado por el ejército de Aliquaca, consistente en 40.000 hombres.

Jinetes romanos atacando a godos

Jinetes romanos atacando a godos

En el 328 Constantino cruzó el Danubio y volvió a ocupar parte de Dacia. Renovó el pacto con los visigodos que vivían en la frontera por el cual los romanas les pagaban un tributo anual, pero éstos deberían disponer de una fuerza de 40.000 hombres cuando fuese requerida.

El año siguiente 329, a lo largo del Danubio Inferior, los godos volvieron a la ofensiva, logrando penetrar en Moesia Inferior y Tracia, donde destruyeron y devastaron la zona, pero Constantino logró repeler los bárbaros, construyó un nuevo puente en Escitia Menor y atacó su territorio, recibiendo el título de ”Gothicus Maximus” por primera vez.

 

Aorico (331 – 350)

En el 331, los visigodos bajo el mando de Aorico que fue proclamado juez, atacaron a los sármatas aliados de Roma, invadiendo su territorio y después las provincias balcánicas de los romanos. Constantino se dirigió contra ellos. En la primera batalla, Constantino sufrió una seria derrota por primera vez en su vida. Pero en las batallas sucesivas de la campaña la los godos fueron derrotados. La batalla final tuvo lugar cerca de la moderna ciudad de Varna (Bulgaria). Al parecer, el frío, el hambre y la batalla tomaron la vida de 100.000 godos. El emperador fue ayudado por los descendientes de los colonos griegos en Crimea, que sin duda estaban contentos de la oportunidad de vengarse de sus antiguos opresores. Los supervivientes se vieron obligados a pedir la paz al emperador. Firmaron un tratado (foedus) con los romanos que perduró 35 años. Por este tratado los visigodos recibirían un tributo del emperador y proporcionarían reclutas al Imperio. Por el mismo, el hijo de Ariarico, Atanarico (Athanareik es atha = noble, y reik = gobernante o juez), pasó a educarse en Constantinopla como rehén del emperador para garantizar la paz.

Wulfilas o Ulfilas

Un godo llamado Wulfilas, ”cachorro de lobo”, conocido por la versión latina, Ulfilas, se quedó y estuvo ese año en Constantinopla, tal vez como rehén con Atanarico I, y se convirtió al cristianismo, en su versión arriana, la que predominaba en esta época en la parte oriental del imperio romano. Los godos fueron el primer pueblo bárbaro que se convirtió al cristianismo aunque en un principio sus partidarios fueron perseguidos por el propio Atanarico I. Esto se debió entre otras causas a que Atanarico I, pagano germánico, pertenecía a la familia de los amalingos mientras que el otro clan, los baltingos si había hecho su conversión a la fe arriana.

Cuando Wulfilas (Ulfilas en cristiano) volvió junto a su gente se dedicó a predicar el arrianismo. Tuvo un éxito moderado, pero creó una minoría arriana entre los visigodos paganos. Ulfilas tradujo la Biblia al gótico, para lo cual tuvo que inventar un alfabeto, ya que los godos desconocían la escritura. El alfabeto de Ulfilas tuvo menos éxito que su predicación, pero todavía se conservan algunas de sus páginas. Parece ser que en su traducción suprimió algunos pasajes bíblicos relacionados con la guerra, probablemente consideró que los godos no necesitaban esa clase de ejemplos.

Durante siete años Wulfila predicó el evangelio a sus compatriotas en Dacia, y ganó un gran número de seguidores a pesar de la amarga oposición de Atanarico. La persecución finalmente se hizo tan feroz que Wulfila escribió al emperador Constancio pidiéndole que dejara a los godos cristianos tener un hogar en las tierras romanas, donde podrían estar a salvo de la furia de sus opresores. El permiso fue concedido, y Wulfila, con muchos miles de sus conversos, cruzó el Danubio y se establecieron cerca de Nicópolis en Moesia, al pie de los montes de los Balcanes. Constancio tenía una gran admiración por Wulfila, ya menudo solía hablar de él como “nuestro segundo Moisés”.

Ulfila convirtiendo a los godos. Autor Don Lawrence

Ulfila convirtiendo a los godos. Autor Don Lawrence

Pero no todos los godos cristianos abandonaron Dacia con Wulfila, y su número creció tan rápido que, aproximadamente, Atanarico creyó necesario recurrir a medidas crueles para suprimirlas.

Geberico (350 – 365)

En el 335 Jordanes relata un episodio, en el que los vándalos de Visimar o Wisumar, que habitaban la región entre los ríos Marisa y Danubio (tal vez un poco al noroeste del Banat), se enfrentaron con los godos de Geberico, la batalla tubo lugar en las orillas del río Marosh, en la que el rey vándalo fue muerto, y su ejército fue derrotado con gran matanza. Los supervivientes pidieron a Constantino permiso para entrar en territorio romano, obtuvo permiso y se establecieron en Pannonia Inferior, donde permanecieron en paz durante unos cuarenta años, “obedeciendo las leyes del Imperio como los otros habitantes de la región”.

Jinete pesado godo siglo IV. Autor Zvonimir Grbasic

Jinete pesado godo siglo IV. Autor Zvonimir Grbasic

Hacia el año 348 un nuevo conflicto con los romanos provocó que los godos cruzaran el río Danubio para invadir Moesia. Era invierno y el río estaba congelado lo que favoreció el paso. El conflicto pudo estar relacionado con la persecución llevada a cabo por Aorico contra los cristianos los cuales eran visto como una amenaza contra la religión tradicional sino una amenaza prerromana. El imperio romano ya era oficialmente cristiano y Constancio II los apoyaba. La invasión cogió por sorpresa a Constancio II que estaba en guerra con los persas por lo que llegó a un acuerdo con los godos, reforzando el foedus firmado años antes y bajando el nivel de exigencias del mismo. El sucesor de Aorico al frente de los visigodos fue Gelerico, entre los años 350 y 365.

 

Atanarico II (365 – 376)

Desde el tiempo de Constantino, los visigodos habían observado fielmente el tratado que habían hecho con ese emperador, y habían seguido suministrando su número prometido de hombres a los ejércitos romanos. Atanarico II, hijo de Aorico era el rey, que tenía la intención de continuar la política de amistad con Constantinopla, pero cometió un gran error que le costó caro a él ya su pueblo. Un primo del emperador Juliano, llamado Procopio, se rebeló contra Valente, lo expulsó de Constantinopla y se hizo proclamar emperador. Exhortó a los visigodos que cumpliesen sus compromisos contractuales; Y Atanarico, con respecto a Procopius como el emperador verdadero, envió inmediatamente unos 30.000 hombres en Tracia. Cuando estaban asolando el país en nombre del Emperador, se enteraron de que Procopio había muerto, y que Valente era de nuevo Emperador. En vez de haberse ganado la gratitud del Imperio Romano, lo habían convertido en su enemigo. El ejército romano les cortó las provisiones y la retirada, para evitar que se retiraran por el Danubio, los generales de Valente lograron, sin luchar, obligar a los godos a rendirse. Los romanos perdonaron sus vidas, pero los vendieron como esclavos y enviaron a los jefes a vivir como prisioneros de guerra en partes distantes del Imperio.

Cuando Atanarico se entró del desastre, envió embajadores a Constantinopla, Pero no era de ninguna manera pedir humildemente por la misericordia del conquistador. En lugar de eso, asumió un aire de inocencia herida. Sus enviados amargamente reprocharon a los romanos asombrados una violación no provocada del tratado entre las dos naciones. Todo lo que los visigodos habían hecho, decían, era prestar su prometida ayuda al Imperio Romano. Para asegurarse que en su simplicidad habían apoyado al emperador equivocado; Pero en lugar de estar enojados con ellos por su error, Valens debió agradecerles por sus buenas intenciones. Por lo tanto, exigieron que sus prisioneros de guerra fueran puestos en libertad de inmediato.

En la primavera de 367, Valente cruzó el Danubio en Transmarisca y marchó contra los visigodos de Atanarico II de la dinastía de los amalos. Fue incapaz de golpearlos directamente, ya que el grueso de los godos huyó a los “montes Serrorum”, denominación que se creé se le daba al sur de los montes Cárpatos. Los godos eludieron el avance de Valente y lo obligándolo a retirarse al final del verano por miedo a una invernada. Valente cruza el Danubio, pero los godos se retiran a las montañas y no presentan batalla.

La primavera del año siguiente, una gran crecida del Danubio impidió al emperador cruzar con sus tropas de nuevo al territorio de sus rivales, tubo que esperar un año más. En 369 , Valente pudo al fin cruzó de nuevo el río, por Noviodunum, y atacó a la tribu gótica nororiental de los ostrogodos, antes de enfrentar a los visigodos, de Atanarico y Fritigerno y derrotarlos adentrando profundamente en sus territorios.

Atanarico II pidió entonces negociar un tratado de paz y Valente aceptó, se reunieron en un bote en el centro del Danubio, en el que acordaron que los visigodos no atravesarían el Danubio a cambio de que los romanos reconociesen a Atanarico como rey de los visigodos y la no invasión de Dacia por los romanos, en este nuevo tratado o foedus se acordó interrumpir las relaciones entre godos y romanos, incluyendo el comercio y el suministro de tropas como tributo. Valente sentirían en el futuro esta pérdida de efectivos militares.

Entrevista de Valente y Atanarico II en medio del río Danubio

Entrevista de Valente y Atanarico II en medio del río Danubio

Atanarico continuó manteniendo la antigua religión pagana de los germanos. Fritigerno (Frithugarnis), su rival era arriano de la dinastía de los baltingos y consiguió el apoyo de Valente, que compartía sus creencias.

Frigiterno que significa ”deseando la paz” fue nombrado rey en 369, nada mas acceder al trono godo firmó la paz con Roma, por su parte Atanarico II siguió las luchas contra el Imperio por su cuenta, en una cuestión mas bien de enfrentamiento a Fritigerno, hasta principios del año 370, tras ser derrotado tuvo que firmar también la paz con el emperador Valente. Pero los designios de la historia reservaban a Fritigerno un lugar destacado en la historia tanto la del pueblo godo como la del Imperio Romano.

Sin embargo, en el año 376 Atanarico II actuó como comandante en jefe de los ejércitos visigodos y restos de los ostrogodos, que se concentraron en la orilla oeste del Dniester, para detener a los hunos que se encontraban en la otra orilla. Como el enemigo no tenía barcos, Atanarico pensó que estaba a salvo de un ataque inmediato. Pero una noche de luna, un grupo de jinetes hunos cruzaron el río nadando sobre sus caballos, y sorprendieron al campamento godo. Atanarico tuvo que retirarse precipitadamente al oeste del río Pruth, donde había algunos antiguos terraplenes romanos desiertos que pensó reparar, y por medio de ellos para ofrecer resistencia al enemigo. Pero los visigodos estaban atenazados por el pánico y no pensaban en otra cosa que en la huida. Fritigerno y Alavivo enviaron embajadores al emperador, rogándole que los dejara cruzar el Danubio. Cuando Atanarico vio que no podía persuadir al pueblo de ofrecer resistencia, se fue con unos cuantos cientos de hombres hacia el noroeste, a un país que los escritores romanos llaman Caucalanda, probablemente la región montañosa de Transilvania.

Territorios godos en el año 760, antes de la llegada de los hunos

Territorios godos en el año 760, antes de la llegada de los hunos

 

Hermanarico (350 – 375)

El rey ostrogodo de la dinastía de los amalos, Hermanrico o Hermanarico, logró unificar de nuevo a todos los pueblos ostrgodos hacía el año 350, creando un reino que se extendía desde cerca del mar Báltico hasta el mar Negro, incluido gran parte de los Balcanes con la capital en Kiev. Hermanrico consiguió someter también a muchos pueblos bárbaros bajo su mano como los hérulos, eslavos, ugrofineses, estonios e iranios. Fue temido y admirado como un gran conquistador y un poderoso gobernante, fue también odiado amargamente como un tirano cruel y egoísta. Su reino fue destruido por los hunos hacia el 370 bajo su rey Balamer, el viejo rey ostrogodo trató de instar a su pueblo a la resistencia, pero estaban paralizados por el terror, y las tribus sometidas aceptaron alegremente la invasión como una oportunidad para deshacerse del yugo del detestado tirano. Cuando Hermanarico vio que su imperio se caía en pedazos, se dice que se suicidó en el 375.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2016-11-23. Última modificacion 2017-02-02.