;
Edad Media La Rus de Kiev Horda de Oro o Dorada en Rusia

Cargando anuncio...

Origenes de la Horda de Oro

La Horda de Oro también conocida como Horda Dorada, tambien recibió el nombre de Kanato Cumano, fue un estado mongol que ocupó parte de las actuales Rusia, Ucrania y Kazajistán. Su nombre proviene de la traducción al español de la palabra turco-mongola ordo sinónimo de campamento grande y el adjetivo de oro o dorada se le adjudicó teniendo en cuenta la forma de definir en la estepa los puntos cardinales, o sea, norte-negro, sur-rojo, este-azul, oeste-blanco y el centro amarillo o dorado.

Antes de morir, Gengis Kan dividió el Imperio mongol entre sus cuatro hijos. Jochi, el mayor, había fallecido, así que la porción que le tocaba (sur de la actual Rusia) se repartió entre sus hijos Batú, jefe de la Horda Azul (este), y Orda, jefe de la Horda Blanca (oeste).

Batu no conforme con sus territorios se expandió hacia las tierras de su hermano, incorporando varios pueblos turcos y la zona correspondiente al sur del Mar Negro. Sus brillantes ataques le sirvieron para atacar a los estados sucesores del Rus de Kiev: en 1.237 saquearon la mayoría de las ciudades del Principado de Vladímir-Súzdal. Tres años después hicieron lo propio con Kiev; siguiendo hacia el oeste, tras las batallas de Legnica y Mohi, entraron en Polonia, Bohemia, Hungría y el valle del Danubio, alcanzando la costa del Adriático.

En 1.241 teniendo asediada y prácticamente tomada la ciudad de Viena, Batu Khan abandonó el asedio, dado que había muerto en Mongolia el Gran Khan Ogodei y se trasladó hacia allí participar en las deliberaciones en el kurultai sobre la sucesión.

La Horda de Oro, quedó establecida definitivamente a partir de 1.242, cuando Batu estableció su capital tributaria en Sarai, desde la que controlaba el curso inferior del Volga, y desde la cual sus sucesores dominaron el actual sur de Rusia hasta finales del siglo XV, utilizando formas administrativas y de impuestos similares a las usadas por la sociedad china, introducidas en el Imperio Mongol por la Horda Roja.

La Horda de Oro perdió rápidamente su carácter exclusivamente mongol. Los descendientes de los guerreros de Batú Khan formaban la clase dirigente, mientras la mayoría de la población estaba compuesta por cumanos, tártaros, búlgaros, kirguises y otros pueblos túrquicos.

Carga de los mongoles de la Horda de Oro. Fuente Zvezda

Organización de la Horda de oro

El jefe supremo de la Horda era el khan, escogido por un kurultái entre los descendientes de Batú Khan. El primer ministro, también era de etnia mongola, conocido como «príncipe de príncipes», o beqlare-beq. Los ministros eran denominados visires. Los gobernantes locales, o baskak, eran responsables de la recaudación de los impuestos y de aplacar el descontento popular. No había separación entre la administración civil y la militar.

La Horda fue perdiendo progresivamente su cultura nómada, transformándose Sarái, la capital, en una urbe populosa y próspera. A principios del siglo XIV, la capital se trasladó a cierta distancia río arriba, a la nueva Sarái (Sarái Berke), que llegaría a ser una de las mayores ciudades del mundo medieval, con una población estimada de 600.000 habitantes.

Pese a los esfuerzos rusos por cristianizarlos, los mongoles mantuvieron sus creencias animistas hasta que Uzbeg Kan (1312-1341) adoptó el Islam como religión oficial. Varios nobles rusos, entre ellos Miguel de Chernígov y Miguel Yaroslávich, fueron asesinados en Sarái por su rechazo a adorar ídolos paganos; sin embargo, en general los kanes fueron tolerantes e incluso eximieron a la Iglesia Ortodoxa rusa del pago de impuestos.

La Horda exigía tributo a los pueblos sometidos (rusos, armenios, georgianos y romanos orientales de Crimea). Mientras pagaran sus tributos, no les prestaban mayor atención. De hecho, los estados vasallos nunca se incorporaron a la Horda, y los señores rusos pronto obtuvieron el privilegio de recaudar el tributo tártaro por sus propios medios. Para mantener el control sobre Rusia, los señores de la guerra mongoles llevaban a cabo periódicamente campañas de castigo contra los principados rusos (las más graves fueron las de 1252, 1293 y 1382).

Principado de Moscú

La influencia de la invasión mongola en los territorios de la Rus de Kiev fue desigual: centros como Kiev nunca se recuperaron de la devastación del ataque inicial; en cambio, la República de Nóvgorod consiguió salir adelante, y otras entidades nuevas, las ciudades de Moscú y Tver, comenzaron a prosperar bajo los mongoles. Moscú se recuperó y se convirtió en 1.327 en la capital de un principado independiente, el Principado de Moscú.

En 1.304, Yuri de Moscú impugnó a Mijaíl de Tver para el trono del Principado de Vladímir. La ciudad de Tver como centro político del Principado de Vladímir-Súzdal se convirtió en el único recolector de los impuestos para los gobernantes tártaro-mongoles, tras la invasión mongola de Rusia.

En 1.332 Ivan I de Moscú rindió homenaje a Uzbeg Khan de la Horda de Oro, esperando que Ivan impusiera el orden entre los rusos, y con la aprobación de su señor mongol, asoló los territorios de Alejandro, Gran Príncipe Tver, con cerca de 50.000 hombres, en nombre del Khan y después de que los habitantes del Principado masacraran a sus cobradores de impuestos. Tras la hazaña, el khan le concedió el título de Gran príncipe de Moscú, de Vladímir y de toda Rusia.

En los siguientes años apareció un nuevo enemigo, la Peste Negra que llegó a Escandinavia en 1.349, Pskov a principios de 1.352 y Nóvgorod en agosto de 1.352; a finales del año está documentado que habían muerto dos tercios de habitantes de Pskov. La misma pauta se repitió en Lituania y en Rusia nororiental. En 1.353 la epidemia llegó a Moscú, matando a la familia del Gran Duque de Moscú. La peste también afecto seriamente a la Horda de Oro.

Batalla del río Vozha (1378)

En 1.363 Dmitri Ivánovich fue coronado en Vladímir Gran Duque de Moscú. El acontecimiento más importante durante los primeros años del reinado de Dmitri fue la construcción del primer Kremlin de Moscú de piedra, acabado en 1.367. La nueva fortaleza permitió a la ciudad soportar dos asedios de Algirdas de Lituania, en 1.368 y 1.370.

En 1.375, Dmitri consiguió acabar con su conflicto con Miguel II de Tver sobre Vladímir a su favor. La Horda de Oro se hallaba severamente debilitada por la guerra civil y las rivalidades dinásticas. Dmitri se aprovechó de esta debilidad en la autoridad mongol para desafiar abiertamente a los tártaros atacando desvastando al año siguiente la Bulgaria del Volga, un aliado de la Horda de Oro.

Mamai Khan de la Horda de Oro, trató de castigar a los rusos por desobediencia, enviando un ejército comandados por Murza Begich.

Los dos ejércitos se encontraron cerca del río Vozha, un afluente del Oka. Después de un reconocimiento exitoso Dmitri logró bloquear el vado que los tártaros pretendían utilizar para el cruce del río. Él ocupó una buena posición para sus tropas en una colina. La formación de los rusos tenía la forma de un arco con Dimitri dirigiendo el centro y los flancos bajo el mando de Timofey Velyaminov y Andrei de Polotsk.

Después de esperar mucho tiempo, 11 de agosto de 1.378, Begich decidió cruzar el río y rodear a los rusos por ambos lados. Sin embargo, el ataque de la caballería tártara fue repelido y el ruso realizó un contraataque. Los tártaros comenzaron a retirarse en desorden, muchos de ellos se ahogaron en el río. El mismo Begich resujltó muerto.

Batalla del río Vozha (1378). Entre las fuerzas deGran Duque de Moscú, Dmitri Ivánovich y las fuerzas tártaras de la Horda de Oro mandadas por Murza Begich. Fue la primera victoria de los rusos contra los mongoles.

La batalla de Vozha fue la primera victoria seria de los rusos sobre un gran ejército de la Horda Dorada. Tuvo un gran efecto psicológico porque demostró la vulnerabilidad de la caballería tártara que no pudo superar resistencia fuerte o soportar determinados contraataques. Para Mamai Khan, la derrota de Vozha significó un desafío directo de Dmitry que le hizo comenzar una nueva campaña fracasada dos años más tarde.

Batalla de Kulikovo o Kulikovskaya (1.38o)

El ascenso del Gran Duque de Moscú, Dmitri Ivánovich, coincidió con la decadencia de la poderosa Horda de Oro. Dmitri inició su reinado con varias incursiones sobre los principados vecinos, ocupando ciudades como Starodub, Dmítrov y Gálich. Mientras tanto, el príncipe Mijaíl de Tver, volviéndose a levantar de la derrota infringida por Moscú y la Horda de Oro en vida de Iván II, intentaba realizar una alianza fallida con el Kkan de Sarai (capital de la Horda), para vengarse del ducado Moscovita. Al no obtener éxito en esta tentativa el Príncipe de Tver optó por aliarse con el Duque Olgierd de Lituania.

Los desesperados movimientos de Mijaíl de Tver, obligaron al Duque de Moscú a convocar sus alianzas. Es así como se realizó una reunión en el Kremlin entre el ducado moscovita y 19 principados rusos. De esta reunión surgió una Santa Alianza y los destacamentos de cada principado se unieron en Moscú con el objetivo de atacar Tver. Frente a esto el príncipe Mijaíl de Tver envió un embajador a Lituania para pedirle ayuda a su aliado. No obstante, el Gran Duque Olguierd ya había firmado un armisticio con Dmitri, absteniéndose así de ayudar a Mijaíl.

El khan Beklyaribek Mamai en Kulikovo o de Kulikovskaya en 1.380. Autor Mikhail V. Gorilek

El khan Mamái inquietado por la poderosa coalición liderada por Dmitri, además de los informes de su corte de una pretendida conspiración de la alianza rusa contra la Horda, decidió aceptar la propuesta de Mijaíl de Tver y convocó a Dmitri a Sarai con el fin de asesinarlo. Este se negó e hizo matar a los embajadores del khan, preparándose entonces para un conflicto abierto contra la Horda de Oro.

La batalla tuvo lugar el 8 de septiembre en el campo Kulikovo cerca del río Don. Las tropas rusas (unas 36.000) formaron en orden de combate desplego la caballería ligera al frente para evitar un ataque sorpresa mientras desplegaba, y detrás la infantería, a retaguardia situó la reserva que era la caballería de élite de Vladimir Andreyevich príncipe de Volhinia, y escondieron parte de la caballería en el bosque bajo el mando de Dmitri Bobrok príncipe de Serpukhov (primo de Dmitri) con el fin de tender una emboscada.

Mamai organizó sus tropas (unas 50.000) con la infantería desplegada en todo el frente (20.000), en línea también. Detrás de la infantería se encontraban 5.000 infantes genoveses contratados. En los flancos puso tropas de caballería de la Horda y otros mercenarios. Detrás situó la caballería pesada de reserva.

Batalla de Kulikovo o de  Kulikovskaya 8 de septiembre de 1.380: Despliegue inicial

Una espesa niebla cubría el campo Kulikovo. La niebla se aclaró hacia las 11 de la mañana, momento en el que ambos ejércitos comenzaron a avanzar.

Batalla de Kulikovoo de Kulikovskaya 1380,  campo ruso. Autor Boris M. Olshansky

Batalla de Kulikovoo de Kulikovskaya 1380. Mañana en el campo ruso. Autor Yuri Arsenyuk

El preludio de la batalla fue un duelo entre dos guerreros, el monje ortodoxo  Aleksander Peresvet, y el campeón tártaro Temir-Muza (Chelubéi). La leyenda cuenta que los guerreros se mataron uno al otro en la primera embestida, pero según la leyenda rusa, Peresvet se mantuvo herido de muerte sobre su silla, lo que supone que ganó.

Batalla de Kulikovo o de Kulikovskaya 1380. Duelo entre Peresvet y Chelubei antes de la batalla. El monje ortodoxo Alexander Peresvet era el campeón ruso y Temir-Muza (Chelubei) era el campeon tártaro. A ambos lados se encuentran los ejércitos tártaro y ruso viendo el lance.

Batalla de Kulikovo o de Lulikovskaya (1380). Alexander Peresvet regresa despues de matar al campeon tártaro Temir-Muza (Chelubei). En la primera carga del duelo ambos alcanzaron al contrario y fueron heridos de muerte; pero según la leyenda rusa, Peresvet se mantuvo mortalmente herido sobre su silla, por lo que “habría ganado por la mínima”.

La batalla empezó con una carga frontal de 20.000 infantes esclavos contra el centro de los rusos, tras los infantes venían 6.000 jinetes arqueros en cada flanco con órdenes de descargar una tormenta de flechas para apoyar el ataque de los infantes.

El ataque se saldó con seria bajas para ambos ejércitos, cayendo muchos estandartes rusos que rápidamente eran vueltos a levantar.

Batalla de Kulikovo o de Lulikovskaya1.380: lucha entre jinetes. Autor Mikhail V. Gorilek

Mamai reagrupo las fuerzas y decidió lanzar una nueva carga, esta vez situó a la caballería en los flancos y la infantería genovesa en el costado derecho.

El flanco derecho impulsado por la infantería genovesa y la caballería, desintegró rápidamente a su contraparte rusa e hizo retroceder poco más de 1 kilómetro a la infantería rusa. Dimitri intercambió su armadura con la de un joven noble para no ser identificado por los tártaros, su suplente moriría y el propio Dimitri acabaría gravemente herido e inconsciente en el campo de batalla. Creyendo ya perdida la batalla dio la orden al ejército emboscado dirigido por Dmitri Bobrok de lanzarse al combate. Sin embargo, el príncipe de Sérpujov (primo hermano del Gran duque), intervino enérgicamente: ¡No, Dmitri Ivanovitch, espera que el sol hiera los ojos de los tártaros! Entonces soltaremos a Bobrok…

Batalla de Kulikovo o de Lulikovskaya 8 de septiembre de 1380: Segundo ataque mongol

Después de haber perdido muchos de sus soldados, el ala izquierda rusa comenzó a retirarse y los mongoles penetraron por la brecha. Mamai decidió impulsar el avance, sobre las 14:00, lanzó su reserva (8.000 jinetes pesados) por el flanco derecho para profundizar sobre las fuerzas rusas que estaban ahora en verdadero peligro de derrumbarse y ser envueltas.

Batalla de Kulikovo o de Lulikovskaya 1.380: ataque del principe Vladimir de Volhinia con la reserva

En este momento la reserva rusa (unos 5.000 jinetes pesados) dirigida por Vladimir Andreyevich príncipe de Volhinia, atacó para cerrar la brecha, se produjo un choque frontal entre ambas caballerías pesadas, consiguiendo parar el avance. Cuando estaban agotados por el esfuerzo, la caballería emboscada de Dimitri Bobrok y apareció y atacó por retaguardia. Esta participación inesperada de las tropas rusas de refresco cambió radicalmente la situación. En 30 minutos destrozaron la caballería mongola y cargaron contra la infantería genovesa que se puso en fuga.

Batalla de Kulikovo o de Lulikovskaya 8 de septiembre de 1380: Desenlace

Batalla de Kulikovo o de Lulikovskaya 1380,  ataque de Bobrok

Las fuerzas de Mamai se debandaron y fueron perseguidos hasta la noche.

El Gran Khan, herido por el príncipe de Kozelsk, logró escapar a Crimea, donde fue finalmente asesinado por sus enemigos, dejando la Horda al mando de Toqtamish.

Las bajas se estiman de 5.000 a 8.000 rusos muertos y 10.000 mongoles. El penoso levantamiento de cuerpos de los rusos duró 7 días, que actualmente se celebran con fiestas para honrar a aquellos valientes.

El significado de la batalla de Kulikovo o de Lulikovskaya tuvo sobre todo una gran importancia simbólica al ser la primera gran derrota de los tártaro-mongoles en Rusia. No obstante, a nivel militar no fue una derrota definitiva. Apenas dos años más tarde en 1.382, Tokhtamish atacó a los rusos y Moscú fue saqueada y casi destruido por las llamas. Los rusos que no pudieron alinear un número suficiente de hombres para luchar contra él, indica que no se recuperaron fácilmente de la batalla, mientras que los mongoles lo hicieron rápidamente.

Batalla de Kulikovo o de Lulikovskaya 1381 secuelas de la batalla. El príncipe Dimitri de Volhynia observa el campo de batalla. Como la victoria fue en el Don, a Dimitri se le empezó a denominar Dimitri Donskoi (Dimitri el del Don).

Batalla de Kulikovo o de Lulikovskaya 1380. Entierro de los muertos. Autor Pavel Ryzhenko

Sin embargo, la batalla de Kulikovo tuvo una importancia espiritual para la unificación de Rusia más importante. Los rusos fueron a la batalla de Kulikovo o de  Lulikovskaya como ciudadanos de varios principados y volvieron como una nación rusa unida.

Esta victoria es considerada como el inicio del fin del dominio mongol sobre Rusia, que estaba regido por la Gran Horda.

 Batalla del río Ugra (1480)

Durante la década de 1.440, la Horda de Oro se sumió en una guerra civil que dio lugar a la aparición de cinco khanatos distintos. Aquellos cinco estados separados eran mucho más débiles que el estado ruso de Moscovia, el cual había empezado a florecer pese al control tártaro. En 1.476, Iván III se negó a pagar más impuestos al khanato de la Gran Horda, el más importante surgido de la división de la Horda de Oro. En un principio, el khan estaba más preocupado por las luchas militares que tenían lugar en Crimea, pero al final decidió castigar a Iván. Así, en 1.480 movilizó a su ejército para invadir Moscú, tenía como aliado al príncipe Casimiro IV de Polonia-Lituania.

El khan Akmat partió de su capital Sarai que se encontraba a 2.200 km de Moscú, avanzando a un ritmo de 45 km diarios. Los moscovitas exigieron al Gran Duque Iván que emprendiera medidas para derrotar a los mongoles, y el príncipe se preparó para conducir a su ejército a la lucha contra el khan. Salió de Moscú unos días más tarde con un ejército menor, avanzando a un ritmo de 12 km al día, buscando un campo de batalla que le proporcionara ventaja, se detuvo a unos 250 km al suroeste de Moscú a orillas del rio Ugra a esperar a las fuerzas adversarias, organizando sus posiciones y asentando sus cañones, el río Ugra era navegable y tenía una profundidad entre 2,5 y 5 metros con una anchura entre 80 y 250 metros.

Batalla del río Ugra 1480. Los mongoles intentan cruzar el río. Observar que los rusos disponen de piezas de artillería

Batalla del río Ugra 1480. Fuerzas tártaras y rusas a ambos lados del río. Los mongoles empiezan a cruzar y los rusos disparan sus cañones

Los tártaros llegaron a las orillas del rio Ugra, pero la batalla no dio comienzo de inmediato, pues ambos ejércitos aguardaban la llegada de refuerzos. Los de Iván llegaron fueron sus hermanos Andrés y Boris, pero no así los lituanos aliados del khanato y, tras varias semanas de pulso en medio del gélido invierno. Finalmente el 8 de octubre de 1.480 las tropas del khan intentaron cruzar el río al oeste de Nizhny Novgorod, cerca de la confluencia del río Oka y el Volga pero fueron rechazados, los rusos según la crónica emplearon armas de fuego para detenerles. Durante cuatro días, los tártaros intentaron cruzar el río, pero fueron repelidos y finalmente se batieron en retirada hacia su capital Sarai, ya que el kan de Crimea amenazaba su retaguardia. Aquel fue el primero de una serie de desastres que desembocaría en la desintegración de la Horda de Oro. Varios meses después, el khan fue asesinado por un rival y el poder mongol sufrió un nuevo varapalo. Los actos de Iván libraron a los rusos de pagar impuestos y les valieron por fin la independencia

Batalla del río Ugra 1480. Secuelas de la batalla. Autor Pavel Ryzhenco

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-06-19. Última modificacion 2017-06-21.