Edad Media Los jázaros Guerras Jázaro-árabes
Guerras Jázaro-árabes

Las guerras jázaro-árabes fueron una serie de conflictos entre el Kaganato jázaro o Jazaria y el Califato Omeya (y su sucesor, el Califato Abasí) así como de sus estados vasallos respectivamente. Esta serie de conflictos se agrupan en dos guerras: La Primera Guerra Jázaro-árabe (642-652) y la Segunda Guerra Jázaro-árabe (722-737).

Primera Guerra Jázaro-árabe (642-652)

Hacia el 640, los árabes después de derrotar al Imperio sasánida, avanzaron hacia el norte y alcanzaron Armenia. Este avance amenazaba a los kaganatos jázaro y ávaro.

El kagan ávaro aunque era potencialmente enemigo del kaganato jázaro, ya que siendo vecinos, los jázaros y los ávaros tenían sus problemas territoriales sin resolver, pero entonces se aliaron rápidamente, para hacer frente al peligro árabe que se avecinaba.

En caso de atacar, árabes lo harían primero a los jázaros, kagan Bayan obtuvo generosas concesiones territoriales de los jázaros, se casó con la princesa jázara más noble y recibió una dote increíblemente rica (lo suficientemente grande como para construir una armada, lo que realmente hizo).

A cambio, los jázaros recibieron la promesa del kagan ávaro de unirse a los jázaros contra los árabes, si el Califato declara la guerra. La única diferencia en el pacto era la promesa ávara de hacer todo lo posible para resolver el conflicto pacíficamente si fuera posible, teniendo en cuenta la historia de las relaciones cordiales ávaro-árabe.
Siguió el intercambio habitual de los hijos legales de las familias nobles de ambos kaganato, aunque más bien se trataba de rehenes, entre los que había hijos de ambos kaganes.

Por extraño que parezca, estos preparativos pasaron desapercibidos por los árabes, o no se tomaron en serio, probablemente pesaron que se trataba de alborotos turcos habituales.
Comenzó así la primera guerra jázaro-árabe, que finalizó tras la derrota de una fuerza árabe dirigida por Abd ar-Rahman ibn Rabiah a las afueras de la ciudad jázara de Balanjar.

En el 642 lanzaron el primer raid en el Cáucaso bajo el mando de Abd ar-Rahman ibn Rabiah. Se movió sin provocación contra los jázaros; esta incursión definitivamente no había sido sancionada por el Califa y fue puramente una iniciativa local. Fuera de la ciudad jázara de Balanjar, los árabes se encontraron con una delegación jázara, con un cierto número de representantes ávaros, que casualmente se encontraban allí. Los árabes mataron a los jázaros, capturaron a los ávaros. En la siguiente batalla, los árabes sufrieron una aplastante derrota y los prisioneros ávaros fueron liberados por los jázaros.

Inmediatamente, kagan Bayan envió la delegación más reprensible, incluidos los príncipes de sangre y los jázaros, que presenciaron el ataque, al Califa. No fueron bienvenidos, solo detenidos, sin negociaciones, sin explicaciones oficiales.

El kagan Bayan reunió a su ejército y lo llevó desde Europa a su parte de Anatolia.

El ejército jázaro ya estaba reunido en Transcaucasia y comenzó a entrar lentamente en las posesiones árabes saqueando todo a su paso.

Desde el principio se hizo evidente que los árabes querían atacar primero al ejército ávaro, antes de que pudiera reunirse con el ejército aliado jázaro. Porque el desembarco ávaro tuvo lugar en la parte asiática de Constantinopla, y los jázaros iniciaban sus movimientos desde el Cáucaso.

Los árabes se movían en su territorio, tenían la iniciativa en este momento.

Conociendo la precaución del kagan Bayan, se esperaba que los ávaros se retiraran a Europa. Pero obviamente Bayan tenía buena información, sabía que los árabes habían reunido la caballería, dejando atrás a la infantería: sacrificaban el número de tropas por la velocidad.

Entonces Bayan llevó a su infantería en barco al lugar designado, más cerca de los jázaros, y ordenó construir algunos trabajos defensivos en el supuesto campo de batalla. La caballería ávara avanzó por tierra, siguiendo la costa del mar Negro.

El gran ejército árabe comenzó su movimiento hacia el noroeste hasta ávaros; no al noreste como se esperaba. Los jázaros aceleraron su movimiento hacia el oeste hacia el ejército aliado ávaro.
Comenzó una carrera por ambos lados, los jázaros también tuvieron que dejar atrás a su infantería, que realmente no era realmente importante.
Los árabes casi interceptaron la caballería ávara, los perdieron por solo medio día. Pero al final, la exhausta caballería ávara alcanzó a su infantería en las posiciones ya preparadas de fortificaciones de tierra en una baja colina boscosa. De dos lados de la colina había unas pocas millas de tierra llana apta para la caballería cerrada por montañas más allá. Abastecido por su flota desde el mar, Bayan estaba listo para esperar a los jázaros aliados o dar batalla a los árabes.

Yazid ibn Abu, el general árabe, tenía su caballería cerca del campo de batalla, también bastante cansada tras perseguir infructuosamente a los ávaros. Sus tropas de a pie venían tras él, pero estaban muy cansadas. Pero la caballería jázara estaba a solamente un día del lugar.

Yazid ibn Abu tuvo que tomar una decisión rápida. Estaba seguro de que su caballería árabe era mejor que la de los ávaros o los jázaros si luchaba contra ellos por separado. No estaba tan seguro de su victoria contra ambas caballerías reunidas, ya que juntos serían formidables.

Por supuesto, había la infantería ávara estaba fresca; pero él personalmente sabía que la infantería eslava era utilizada por los ávaros como auxiliares desechables, «carne de cañón» de dudosa calidad, generalmente lanzada por los ávaros primero a la batalla para disminuir las pérdidas entre las tropas nómadas más valiosas, no representa una amenaza en la batalla real.

Entonces Yazid ibn Abu comenzó a estacionar sus tropas por la tarde. Sabía que tendría menos tiempo para perseguir al enemigo derrotado antes de que oscureciera, pero deliberadamente sacrificó esta ventaja. La caballería jázara llegaría en uno o dos días y quería dar un poco de descanso a su gente y sus caballos después de la batalla y la persecución.

Lo que vio el general árabe lo sorprendió, ya que esperaba que las tropas eslavas de a pie se dispersaran como una primera línea frente a la caballería turca para recibir el primer choque y las mayores bajas. En cambio, la infantería permaneció en una colina baja detrás de unas primitivas fortificaciones hechas de madera y tierra. A ambos lados de la colina se encontraba la caballería ávara, donde Yazid ibn Abu decidió concentrar sus fuerzas y atención.

De hecho, Bayan había cambiado el patrón de batalla tradicional ávara, situó a la infantería como una fuerza separada en el centro de su formación de batalla. Y más que eso, se colocó personalmente a la cabeza, con la guardia de caballería de élite de 1.000 efectivos, cuidadosamente escondida al otro lado de la colina boscosa.

La mayoría de la infantería ávara unos 15.000 efectivos, eran en realidad eslavos, mejor equipados que los ávaros, la mayoría de ellos tenían armaduras protectoras de acero o cuero, cascos, escudos, por supuesto, hachas de batalla, algunas espadas y habitual juego de jabalinas; no eran escaramuzadores ligeros habituales, que los árabes esperaban encontrar. Había 3.000 eran infantería pesada, esos guardias negros de Constantinopla de las tribus africanas salvajes (un regalo del emperador romano): armaduras metálicas de cuerpo casi completo, escudos enormes, picas largas con enormes puntas de acero, espadas. Vestidos con pieles de león y leopardo, plumas brillantes en los cascos, eran una vista exótica impresionante. 2.000 de infantería miscelánea, en su mayoría de origen germánico y de origen balcánico.

Las alas derecha e izquierda de Bayan eran en su mayoría iguales en número y composición: caballería nómada turca: 15.000 cada ala, los búlgaros forman la primera línea, los ávaros la segunda línea.

Los árabes disponían de unos 30.000 jinetes: desplegó 12.000 en cada ala y 5.000 en el centro, Yazid ibn Abu estaba a la cabeza del ala derecha.

Los árabes atacaron, atravesando valientemente la lluvia de flechas turcas. El ala derecha de ávara estaba encabezada por kanartikin (el heredero al trono). El ala izquierda estaba bajo el mando de ichigirboil, comandante de las fuerzas armadas.

Los ávaros aguantaron durante dos horas, era evidente que ambos bandos sufrieron fuertes bajas. Luego, las alas ávaras comenzaron a retirarse lentamente. Cuando esa retirada comenzó a parecer una huida, Yazid ibn Abu envió a 2.000 árabes más al centro y los árabes iniciaron una rápida persecución de la caballería ávara.

El campamento ávaro estaba detrás de la colina central. Ningún árabe se dirigió allí, lo que demostró la alta disciplina de los soldados árabes.

Durante una hora la caballería árabe de las alas estuvo desaparecida persiguiendo a los ávaros. La caballería del centro lucharon hasta la mitad de la pendiente, pero allí se mantuvieron.

Boyan al frente de su guardia de caballería oculta 1.000 efectivos, desde la parte trasera de la colina, aparecieron detrás de los árabes del centro que luchaban en la colina. Los árabes al verlos aparecer pensaron que era la vanguardia jázara; y la infantería eslava comenzó a gritar “¡Jázaros, Jázaros!”, como les habían ordenado previamente.

Los árabes que no detuvieron el ataque colina arriba; solo unos 1.000 se volvieron y atacaron al destacamento de caballería que aparecía. Pero era verdaderamente la guardia de élite atacaron a los árabes que los hicieron frente y fueron rápidamente aniquilados en cuerpo a cuerpo. Posteriormente, los jinetes ávaros formaron una línea y comenzaron a disparar a los árabes por retaguardia; las flechas eran tan precisas que los árabes no tuvieron oportunidad. Pronto se convirtió en una masacre de los árabes por parte de la infantería y la caballería ávara. Quizás ningún árabe escapó a su destino.

Bayan ordenó a las tropas que entraran en el campamento ávaro detrás de la colina, estaba seguro de que los árabes victoriosos que regresaran irían allí.

El campamento ávaro estaba mucho mejor fortificado que la colina, en realidad era una sólida fortaleza de madera, los leñadores eslavos tuvieron tiempo suficiente para la construcción. Cuando las tropas centrales de Bayan se acercaron, encontraron algunos merodeadores árabes allí. Las flechas de los guardias ávaros los mataron rápidamente.

Pronto comenzaron a llegar cientos de destacamentos árabes, una presa fácil para los miles de guardias de caballos ávaros, que masacraron a los vencedores cansados e inconscientes fuera del campamento.

Cuando los árabes comenzaron a llegar por miles, los ávaros se escondieron detrás de los muros del campamento, que estaban protegidos por todavía numerosa infantería eslava.

El Kanartikin (Príncipe heredero) había realizado una retirada fingida, y de repente dio la vuelta a su caballería que huía y atacó al enemigo. Esa estratagema podría haber tenido éxito, ya que los árabes quedaron confundidos, pero Kanartikin, que estaba en la línea del frente, fue alcanzado por una flecha árabe en el muslo y cayó de su caballo. Hubo una pelea mortal alrededor del príncipe ávaro luchando a pie, luego sobre su cuerpo, después de que una espada de un enemigo le rompiera el cráneo. Por fin, los ávaros se retiraron dejando a su príncipe muerto bajo un montón de cuerpos caídos. Los árabes fueron lo suficientemente nobles como para honrar al héroe fallecido, conservaron intacto su cadáver; y más tarde en la noche entregaron el cuerpo del hijo a su afligido padre, en su campamento.

El número de muertos de esta ala árabe fue muy alto; la otra ala ávara, encabezada por un ichigirboil, no opuso una resistencia tan dura.

Cuando las principales fuerzas árabes que regresaron de la persecución se reunieron en grandes cantidades cerca del campamento, Yazid ibn Abu ordenó asaltarlo. Pero o los árabes estaban demasiado cansados o los eslavos ganaron confianza en sí mismos, pero el asalto fracasó; los árabes retrocedieron dejando atrás a sus muertos.

Cada vez más árabes victoriosos regresaban de la persecución, pero el sol se estaba poniendo. Yazid ibn Abu pensó que la llegada de la oscuridad podría ayudar a los defensores atrapados, causando desorden entre los árabes atacantes. Los árabes exhaustos regresaron a su campamento, dejando el asalto para la mañana siguiente.
A primeras horas llegaron 300 jinetes ligeros jázaros, con la noticia de que el ejército jázaro estaba cerca, a pocas horas de distancia. Se trataba de una vanguardia, 5.000 jinetes con el kagan jázaro al mando.

Boyan reunió al resto de la caballería ávara y los 300 jázaros para acabar con los árabes y compartir el botín. Sabía dónde probablemente estarían concentrados en el supuesto atracadero de su flota.

Yazid ibn Abu dudaba a quién atacar primero. Si fuera el campamento ávaro, masacraría a estas tropas de segunda categoría en una hora más o menos; pero él los consideraba un blanco fácil, su presa de todos modos. Decidió no perder tiempo y atacar a la vanguardia de los jázaros; si la vanguardia jázara huía, sembraría el pánico entre los destacamentos jázaros que llegaban. Esa fue su decisión.

No sabemos si Yazid ibn Abu contemplaba regresar del campo de batalla, retirándose a su infantería árabe que estaba a unos cientos de millas de distancia.

Cuando Bayan vio que todos los árabes se movían en dirección a los jázaros, llamó de regreso a su ichigirboil con sus 6.000 jinetes, que reunió de los ávaros/búlgaros huidos.

Bayan mandó ejecutar al ichigirboil estrangulándole con una cuerda de cuero. Luego nombró oficialmente Kanartikin (el heredero del trono) a su hijo Kandik y nombró al tío de Kandik (por parte de madre) nuevo ichigirboil (comandante de las fuerzas armadas).

Se ordenó al ejército ávaro que persiguiera a los árabes, primero la caballería, pero inmediatamente antes que la infantería, lo que ralentizó seriamente el movimiento. Bayan no quería llegar a los árabes antes de que se comprometieran a fondo con los jázaros.

El kagan jázaro fue lo suficientemente sabio como para elegir una posición en un estrecho paso entre las montañas, donde la superioridad árabe en número no les daba ventaja para flanquear a su vanguardia. Pero el impacto inicial de los árabes fue aterrador, empujaron con fuerza a los jázaros y comenzaron a obligarlos a retroceder. En ese momento aparecieron los ávaros y sus flechas alcanzaron a los árabes por la espalda. Cuando los arqueros a caballo avaros vaciaron sus carcajes, la infantería eslava atacó, los búlgaros los siguieron.

Los primeros refuerzos jázaros por fin comenzaron a llegar. Fue entonces cuando quedó perfectamente claro que los árabes estaban condenados. Cada hora nuevos refuerzos jázaros y ávaros se unían a la batalla estrechando el círculo alrededor de los árabes. Los árabes intentaron romper el cerco, pero los ávaros se lo impidieron.

Las pérdidas fueron enormes en ambos lados, los árabes resistieron hasta la noche, y solo cuando perdieron dos tercios de sus guerreros, comenzó la matanza. El cuerpo de Yazid ibn Abu nunca fue encontrado; dicen que fue cortado en pedazos irreconocibles por los furiosos enemigos.

Dicen que Bayan le hizo saber al kagan jázaro Copran que en esos días había perdido a cinco de sus hijos, entre ellos el heredero al trono y un nieto. El botín se repartió como se había decidido de antemano: tres tercios a los jázaros, un tercio a los ávaros.

Bayan distribuyó su parte del botín de la siguiente manera:los ávaros obtuvieron el 40 %, los búlgaros el 30 %, los eslavos (y otra infantería) el 30 %.

En dos días, 10.000 jinetes avaros/búlgaros (bajo el mando del hijo de Bayan, el tegin o príncipe Apsich) y 30.000 jinetes jázaros (bajo el mando de kagan Corpan) avanzaron en dirección al ejército de infantería árabe hacia el centro de Anatolia.

Toda la infantería ávara se quedó en los campamentos abarrotados de gran número de heridos. El kagan Bayan ordenó tratar a los prisioneros de guerra árabes heridos (aquellos atrapados en el campo árabe) de la misma manera que se trató a los ávaros; apenas tenía que ver con la humanidad, eran guerreros de las mejores familias árabes, un activo como rehenes o retenidos para pedir rescate.

La caballería jázara y ávaro-búlgara se trasladó al sur para encontrar al ejército de infantería árabe. Según la evidencia de los prisioneros árabes, estaba ubicado no muy lejos, supuestamente a una semana de caballería. Unos 20.000 soldados de infantería musulmanes de élite eran una fuerza a tener en cuenta. Los turcos esperaban que los árabes aún no supieran cuán desastrosos habían sido los resultados de la última batalla.

El ejército de caballería fue rápido, matando o atrapando para interrogar a todos los que tenían delante. Ya se enteraron de que los árabes se habían enterado de la derrota total de su caballería, y se apresuraron a entrar en el pueblo más cercano para usar sus defensas. Pronto los musulmanes se dieron cuenta de que la ciudad era demasiado pequeña, sus suministros de alimentos eran insuficientes. Si los asediaban, se morirían de hambre. Así que decidieron arriesgarse y partieron hacia la ciudad más grande, con mejores fortificaciones, suministros y más cerca del Sur, de donde esperaban refuerzos. El débil reconocimiento árabe les falló, no sabían que los nómadas a caballo ya estaban cerca.
Cuando los árabes estaban lejos de cualquier ciudad, en medio de un terreno árido y llano, descubrieron a los arqueros montados a lo lejos. Rápidamente, comenzaron a formar una formación de batalla en cuadro con los trenes en el medio. En una hora, los 40.000 jázaros y ávaros/búlgaros los rodearon y empezaron a dar vueltas. Los nómadas no tenían prisa, kagan jázaro era un general estepario experimentado, organizó el suministro de agua para todo el ejército. Los árabes estaban tenían poca agua, el sol de Anatolia era especialmente abrasador ese día.

A última hora de la tarde, los aliados iniciaron el asalto. Lo que siguió fue más una masacre que una lucha. Sin embargo, algunos focos de resistencia se mantuvieron durante una hora. Esa batalla no empañó la reputación de los árabes de ser luchadores duros.

Esta vez, el reparto del botín transcurrió sin problemas, ya que las costumbres de las estepas ávaras y jázaras eran muy similares. La única diferencia era que los ávaros tomaban prisioneros árabes, mientras que los jázaros preferían masacrar a sus enemigos.

Había una orden directa de Bayan de recoger prisioneros árabes a propósito. Algunos ávaros sabían árabe, porque antes habían sido aliados árabes y habían hecho campaña juntos durante años; entonces los árabes confiaban más en los ávaros que en los jázaros.

Durante esta breve campaña, Corpan y el hijo de Bayan, el tegin Apsich, estuvieron en buenos términos. El tegin Apsich participó personalmente en un combate cuerpo a cuerpo con los jázaros, recibió una herida en la cabeza y salvó a un general jázaro (en realidad, un príncipe huno del Cáucaso del Norte). El kagan Corpan le entregó a Apsich una recompensa militar jázara especial por su coraje: una espada de honor. Por su parte, Apsich admitió cortésmente que esta victoria se debió en gran parte a la sabiduría y experiencia militar del kagan Corpan.

Después de enterrar a sus muertos y un día de descanso, los nómadas se dirigieron a los campamentos a la orilla del mar, donde se alojó Bayan el Grande. Los kaganes previamente habían accedido a consultar allí.
En el año 650, el kagan jázaro trasladó sus ejércitos a la Mesopotamia árabe e Irán. Muawiyah consolidó su poder en Siria y comenzó a tomar Egipto de otras facciones árabes hostiles.

Fue seguido por un intento en el 651/652 de un avance hacia la capital Balanjar, pero los árabes fueron severamente derrotados en una batalla antes de alcanzar la capital, resultando muerto Salman hermano de Abd ar-Rahman, junto con otros 4.000 musulmanes. Tres años más tarde, los jázaros repelieron una campaña de represalia bajo el mando de Habib ibn Maslama.

Debido a la Primera Guerra Civil Musulmana, las prioridades árabes se desplazaron a otros frentes. Los musulmanes no pudieron realizar ataques contra los jázaros hasta principios del siglo VIII, los jázaros solo lanzaron algunos raids sobre la Albania Caucásica en el 661/662 siendo derrotados por un príncipe local y otro raid sobre Transcaucasia, donde fueron más exitosos capturando un buen botín y muchos prisioneros.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/02/region-del-caucaso-en-el-ano-740-1024x809.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/02/region-del-caucaso-en-el-ano-740-300x237.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/02/region-del-caucaso-en-el-ano-740-768x607.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/02/region-del-caucaso-en-el-ano-740-1536x1214.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/02/region-del-caucaso-en-el-ano-740-100x79.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2015/02/region-del-caucaso-en-el-ano-740.png 1954w
Región del Cáucaso en el año 740

Segunda Guerra Jázaro-árabe (722-737)

Los califas Omeyas siguieron con objetivo conquistar el Kaganato jázaro. A partir del año 710 los ejércitos del Califato Omeya comenzaron a realizar pequeñas incursiones y saqueos que perseguían el objetivo de debilitar la frontera, pero no hubo batallas decisivas. En el 713, los omeyas efectuaron una ofensiva a gran escala llegando a conquistar Derbent, una ciudad fronteriza. Busir, kagan jázaro, consciente de que el ataque ponía en peligro en kaganato organizó una contraofensiva. Mientras el ejército omeya avanza, los jázaros entran en el califato saqueando la Albania Caucásica y Azerbaiyán. Los omeyas decidieron retirarse para defender las débiles fronteras. Tras múltiples saqueos los jázaros fueron frenados. La estrategia de Busir funcionó, ya que obligó a los omeyas a mantenerse a la defensiva pero no habían logrado recuperar Derbent que controlaba el famoso paso.

En el invierno 721/2, con el kagan Batjik los jázaros volvieron a atacar con el objetivo de recuperar Derbent infligiendo una gran derrota a los omeyas en la ciudad. A continuación se dirigieron hacia Armenia con 30.000 efectivos, infligiendo una aplastante derrota al ejército sirio en su mayoría fuerzas del gobernador local Mi’laq ibn al-Saffar Bahrani en Marj al-Hijara en febrero/marzo del 722.

En respuesta, el califa Yazid II (720-724) envió a uno de sus generales más célebres, al-Jarrah ibn Abdallah, con 25.000 soldados sirios al norte. Al-Jarrah rápidamente tuvo éxito y empujó a los jázaros hacia atrás del Cáucaso, recuperado Derbent y avanzando aún más hacia Balanjar (capital de los jázaros). Los jázaros trataron de defender su capital rodeando la ciudadela con los carromatos o laager, pero los árabes rompieron el anillo defensivo y tomaron por asalto la ciudad el 21 de agosto 722 (o 723). La capital fue saqueada y realizaron una masacre, la mayoría de los habitantes de Balanjar fueron asesinados o esclavizados, pero algunos lograron huir al norte.

A pesar de su éxito, sin embargo, los árabes todavía no habían derrotado al ejército principal jázaro, que al igual que todas las fuerzas nómadas no dependía de ciudades para los suministros. La continua amenaza del ejército jázaro forzó a los árabes a abandonar cualquier intento de capturar Samandar, y tuvo que retirarse a Warthan al sur del Cáucaso. Las fuentes no son claras sobre la actividad de al-Jarrah en 723, pero él parece haber llevado otra campaña en el norte (que puede ser de hecho la campaña contra Balanjar).

El khan Batjik pensó que la única forma de mantener seguro el kanato jázaro era trasladar el frente más al sur. Así pues comenzó a organizar un ejército de conquista y no centrado en el saqueo. Mientras organizaba el gran ejército, los jázaros siguieron realizando incursiones con el objetivo de obligar a los omeyas a defenderse. Pero todas ellas fueron frenadas con facilidad por el Califato Omeya.

Los jázaros atacaron el sur del Cáucaso, pero en febrero de 724, al-Jarrah infligió una aplastante derrota en una batalla entre los ríos Cyrus y Araxes que duró varios días. Al-Jarrah continuó su éxito capturando Tiflis, la Iberia Caucásica y las tierras de los alanos bajo soberanía musulmana, convirtiéndose en el primer comandante musulmán en hacer una campaña a través del Paso Darial (Puertas del Cáucaso). Esto aseguraba el propio flanco de los musulmanes en contra de un posible ataque jázaro a través del Paso Darial, mientras que, por el contrario, le dio el ejército musulmán una segunda ruta de la invasión a territorio jázaro.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mapa-de-jazaria-del-600-al-850.png 1920w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mapa-de-jazaria-del-600-al-850-300x261.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mapa-de-jazaria-del-600-al-850-1024x892.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mapa-de-jazaria-del-600-al-850-768x669.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mapa-de-jazaria-del-600-al-850-1536x1338.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mapa-de-jazaria-del-600-al-850-100x87.png 100w
Mapa de Jazaria del 600 al 850

En 725, el nuevo califa, Hisham ibn Abd al-Malik (724-743) reemplazó al-Jarrah con su propio hermano Maslama, que ya había ocupado el cargo de gobernador de la Jazira. Desde entonces, Maslama se mantuvo en el Jazira y estaba más interesado en las operaciones contra los bizantinos. En su lugar, envió al-Harith ibn Amr al-Ta’i al frente del Cáucaso. Ese año, al-Harith se dedicó a consolidar la autoridad musulmana en Albania, haciendo campaña a lo largo del río Ciro contra las regiones de al-Lakz y Khasmadan.

Al-Harith sstaba probablemente también preocupado con la supervisión del censo del 726, cuando comenzó la gran ofensiva del khan Batjik dirigida por él personalmente. La gran diferencia numérica y la habilidad como general de Batjik permitió un avance constante. Invadió Albania y Azerbaiyán. Los jázaros incluso sitiaron Warthan, en cuyo asedio emplearon catapultas, lo que muestra que los jázaros eran «una nación militarmente sofisticada, no un mero paquete desorganizado de los bárbaros«. Al-Harith fue capaz de derrotarlos en las orillas del Araxes y llevarlos de regreso al norte del río, pero la posición de los árabes era claramente precaria.

Esto llevó a Maslama para hacerse cargo personalmente de la dirección del frente jázaro en el 727, donde ahora se enfrentó, por primera vez, con el kagan mismo, ya que ambas partes se intensificaron el conflicto. Maslama, probablemente reforzado con más tropas sirias, tomó la ofensiva. Recuperó el paso Darial perdido anteriormente, y empujó a los jázaros a su territorio, haciendo campaña allí hasta la llegada del invierno, que le obligó a regresar a Azerbaiyán. Lo que logró en esta expedición no está claro, pero al año siguiente, cuando repitió su invasión, que terminó en lo que se denomina un «casi desastre«. Fuentes árabes informan que las tropas árabes lucharon durante 30 o 40 días en el barro, bajo una lluvia continua, antes de anotarse una victoria contra el kagan el 17 de septiembre 728. La dimensión de la victoria es discutible, ya que al regresar Maslama fue emboscado por los jázaros, por lo que los árabes simplemente abandonaron su tren de bagajes y huir precipitadamente a través del paso Darial para su seguridad. A raíz de esta campaña, Maslama fue sustituido de nuevo por al-Jarrah al-Hakami. A pesar de todos los esfuerzos en sus campañas, Maslama no obtuvo los resultados deseados: en el 729, los árabes habían perdido el control del noreste de Transcaucasia y empujados a la defensiva, al-Jarrah de nuevo tuvo que defenderse contra una invasión jázara de Azerbaiyán.

Batalla de Ardebil 730

En 730, al-Jarrah volvió a la ofensiva a través de Tiflis y el paso Darial. Fuentes árabes informan que llegó hasta la ciudad jázara de al-Bayda, en el Volga, pero los historiadores modernos consideran que es improbable. Los jázaros lanzaron un contragolpe bajo el mando de Tharmach, lo que obligó al-Jarrah a retirarse al sur del Cáucaso, una vez más para defender a Albania. No está claro si los jázaros llegaron a atravesar del Paso Darial o (Puertas del Caspio), pero se las arreglaron para moverse alrededor del ejército de al-Jarrah en Bardha’a y poner sitio a Ardebil. La ciudad era la capital de Azerbaiyán, y una masa de los colonos musulmanes y sus familias, unas 30.000 en total, vivían dentro de sus muros.

Cuando al-Jarrah se enteró de esto, llevó su ejército en una rápida marcha hacia el sur y se enfrentó a los jázaros fuera de las murallas de la ciudad. Allí, después de una batalla de tres días en diciembre del 730, el ejército de al-Jarrah de unos 25.000 soldados fue casi aniquilado por los jázaros bajo el mando del príncipe Barjik. Al-Jarrah también cayó y el mando pasó a su hermano al-Hajjaj, quien fue incapaz de evitar el saqueo de Ardebil. El historiador del siglo X Agapio de Hierápolis informa que los jázaros tomaron hasta 40.000 prisioneros en la ciudad, del ejército de al-Jarrah, y del campo circundante. Los jázaros asaltaron la provincia a voluntad, saqueando Ganza y atacaron otros asentamientos, con algunos destacamentos llegaron incluso hasta Mosul (actual Irak) donde al parecer fueron rechazados.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jazaros-siglo-viii-1024x718.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jazaros-siglo-viii-300x210.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jazaros-siglo-viii-768x539.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jazaros-siglo-viii-1536x1078.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jazaros-siglo-viii-100x70.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jazaros-siglo-viii.png 1970w
Jázaros siglo VIII: (1) milicia urbana siglo XVIII; (2) jefe tribal jázaro; (3) guerrero tribal siglo XVIII. Autora Christa Hook

Batalla de Bajarwan 731

Después de la desastrosa derrota en la batalla de Ardebil, los jázaros vagaron libremente por las tierras de Azerbaiyán, Kurdistán y Armenia. Por primera vez se enfrentaba a un enemigo que profundizaba dentro de las fronteras del Califato, y el califa Hisham nombró al líder militar veterano Said ibn Amr al-Harashi para tomar el mando contra de los jázaros. Aunque las fuerzas que pudo reunir de inmediato (incluyendo refugiados de Ardabil a los que tuvieron que pagar diez dinares de oro para ser persuadidos a luchar) eran pequeñas, Said logró recuperar Akhlat en el lago Van.

Desde allí se trasladó al noreste de Bardha’a y el sur otra vez para aliviar el asedio de Warthan. Cerca Bajarwan (actual Šervān), Said encontró con un ejército de 10.000 efectivos jázaros, a los que derrotó, matando a la mayoría de ellos, y rescató los prisioneros que llevaban con ellos, al parecer 5.000 familias. Los jázaros supervivientes huyeron al norte, con Said en su persecución. Los árabes también capturaron la bandera del general jázaro, que se convirtió en el estandarte de batalla de su tribu, el Harish. Agunas fuentes informan que Barjik fue muerto, y que Said envió su cabeza al califa, pero otros informan que su muerte fue más tarde, durante la invasión de Maslama al norte del Cáucaso.

Después de esto, los ejércitos jázaros huyeron hacia el norte, abandonando sus conquistas en Azerbaiyán y Arran, con Said en su persecución.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerra-jazaro-arabe-731-733.png 1442w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerra-jazaro-arabe-731-733-262x300.png 262w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerra-jazaro-arabe-731-733-893x1024.png 893w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerra-jazaro-arabe-731-733-768x880.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerra-jazaro-arabe-731-733-1340x1536.png 1340w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerra-jazaro-arabe-731-733-100x115.png 100w
Guerra Jázaro-árabe 731-733

Batalla de Derbent 731

A pesar de este éxito, Said fue relevado de su mando a principios de 731 y hasta encarcelado por un tiempo, como resultado de los celos de Maslama, quien Hisham reasignó como gobernador de Armenia y Azerbaiyán. Maslama llegó al Cáucaso con muchas tropas y tomó la ofensiva. Restauró la lealtad musulmana de las provincias de Albania por medio del castigo ejemplar de los que resistieron su avance, y llegó al paso de Derbent, donde se encontró con una guarnición jázara. Sin detenerse en la fortaleza, Maslama avanzó al norte, siguiendo a los jázaros en su retirada. Aunque los detalles de esta campaña según las fuentes se pueden confundir con el de 728, parece que tomó Khamzin, Balanjar y Samandar antes de verse obligado a retirarse de nuevo después de un enfrentamiento con el propio kagan, en el que Barjik resultó muerto y el kagan herido. Los jázaros siguieron la marcha de Maslama hacia el sur y lo atacaron cerca de Derbent, pero el ejército árabe había cavado una zanja y los derrotó.

Aprovechando su victoria, Maslama desalojó a los jázaros de Derbent al envenenar el suministro de agua y la ciudad fue refundada como una colonia militar, guarnecida con 24.000 soldados, la mayoría sirios. Después de esto, regresó con el resto de su ejército al sur del Cáucaso para invernar, mientras que los jázaros reocuparon sus pueblos abandonados. A pesar de la captura de Derbent, el éxito de Maslama fue aparentemente insatisfactorio para Hisham, quien lo reemplazó con su hermano Marwan ibn Muhammad en marzo de 732, quien más tarde reinaría como el último califa omeya del 744 a 750.

Campaña de Marwan 732

En el verano de 732, Marwan llevó 40.000 hombres al norte en tierras jázaras. Los registros de esta campaña se confunden: Ibn A’tham registra que llegó Balanjar y regresó a Derbent con mucho ganado capturado, pero la campaña se describe en términos que recuerdan fuertemente de las expediciones de Maslama en 728 y 731, y, por lo tanto, están abiertos a la duda. Ibn Khayyat por su parte informa que Marwan lideró una campaña mucho más limitado en el país inmediatamente al norte de Derbent y luego se retiró allí para pasar el invierno. Marwan fue más activo en el sur, donde elevó a Ashot III Bagratuni a la posición de príncipe de Armenia, concediéndole la autonomía efectiva del país a cambio del servicio de su ejército para unirse a los ejércitos del Califato. Al mismo tiempo, los jázaros y bizantinos reforzaron sus lazos y formalizaron su alianza contra el enemigo común con el matrimonio de Constantino, el hijo y heredero del emperador León III el Isaurio (717-741), y la princesa jázara Tzitzak (pequeña flor).

Conquista de Atil 737

Después del 732 la expedición de Marwan, hubo un período de calma. Marwan fue reemplazado como gobernador de Armenia y Azerbaiyán en la primavera de 733 por Said al-Harashi, quién no emprendió ninguna campaña hasta el 735, cuando perdió la vista y renunció. Marwan fue vuelto a nombrar para el puesto, pero él también fue incapaz de lanzar un ataque salvo expediciones locales hasta el 737: tres fortalezas cerca del paso de Darial y el gobernante de un principado del norte del Cáucaso, Tuman Shah, fueron capturados en el 735, mientras que otro príncipe local, Wartanis, fue derrotado y muerto en el 736. Se atribuye esta inactividad al agotamiento de los ejércitos árabes y señala un paralelo con la fase tranquila en Transoxiana del 732 al 734, cuando los árabes también habían sufrido una serie de derrotas costosas a manos de los nómadas turcos. Algunas fuentes musulmanas señalas que fue un ardid táctico de Marwan para ganar tiempo para su preparación.

Los árabes prepararon un golpe decisivo en el 737, sin embargo, la intención de poner fin a la guerra de una vez por todas. Marwan al parecer fue a Damasco en persona para persuadir a Hisham para respaldar este proyecto y fue un éxito: se reunió un ejército de 120.000 hombres, que comprendía las fuerzas regulares de Siria y al-Yazira, así como voluntarios para la yihad, tropas armenias, e incluso seguidores armados del campamento y sirvientes. El número es claramente una exageración, pero sea cual sea el tamaño real del ejército de Marwan, era una enorme fuerza y sin duda el más grande jamás enviado contra los jázaros. Marwan primero aseguró su retaguardia sometiendo a las facciones armenias que eran hostiles a los árabes. Luego entró en Iberia, obligando su gobernante Chosroid a buscar refugio en la fortaleza de Anakopia en la costa del mar Negro, en el protectorado bizantino de Abjasia. Marwan asedió Anakopia, pero se vio obligado a retirarse debido al brote de disentería entre sus tropas.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jazaros-contra-arabes.png 1915w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jazaros-contra-arabes-300x213.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jazaros-contra-arabes-1024x728.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jazaros-contra-arabes-768x546.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jazaros-contra-arabes-1536x1092.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jazaros-contra-arabes-100x71.png 100w
Jázaros contra árabes

Con la Transcaucasia sometida, Marwan lanzó una ofensiva en dos frentes contra los jázaros: 30.000 hombres bajo el gobernador de Derbent, Asid ibn al-Zafir Sulami, avanzó hacia el norte por la costa del mar Caspio, mientras que el propio Marwan con el grueso de sus fuerzas cruzó el paso Darial. Los dos ejércitos se encontraron en Samandar, y desde allí Marwan los empujó, llegando, según algunas fuentes árabes, a la capital jázara de Atil (al-Bayda) en el Volga. La mayoría de las fuentes árabes contienen pocos detalles sobre la campaña, pero Ibn Marwan A’tham informa que atacó a los eslavos y tomó 40.000 cautivos. Como los jázaros evitaron la batalla, luego envió un destacamento de 40.000 efectivos a través del Volga, bajo al-Kawthar ibn al-Aswad al-‘Anbari, quién sorprendió a los jázaros en un pantano. En la batalla, los árabes mataron a 10.000 jázaros, incluyendo el tarkan Hazer, y tomó 7.000 prisioneros. Entonces el kagan jázaro en persona solicitó la paz y se convirtió al Islam, reconociendo la autoridad del califa. Marwan también llevó consigo un gran número de eslavos y jázaros cautivos, a los que reasentó en el este del Cáucaso: unos 20.000 eslavos se asentaron en Kakheti, mientras que los jázaros fueron reasentados en al-Lakz. Los eslavos, sin embargo, mataron a su gobernador árabe y huyeron hacia el norte, pero Marwan cabalgó tras ellos y los mató.

La expedición del 737 de Marwan representó el momento culminante de las guerras árabe-jázaras, pero sus resultados reales fueron escasos. Aunque las campañas árabes después de Ardabil pudieron haber desalentado a los jázaros de más guerras, el reconocimiento del Islam o de la supremacía árabe por parte del kagan estaba evidentemente condicionada por la presencia de tropas árabes en territorio jázaro, y que esa presencia no podía ser mantenida por mucho tiempo. Por otra parte, la credibilidad de la conversión de la kagan al Islam era aparente, ya que en el 740 la corte jázara abrazó el judaísmo como su fe oficial. Una decisión que se debía claramente a la determinación de los jázaros para evitar la asimilación por y hacer hincapié en su independencia de la bizantina cristiana y los imperios árabes musulmanes.

Sea cual sea el verdadero impacto de las campañas de Marwan, la guerra entre los jázaros y los árabes cesó durante más de dos décadas después de 737.

Hacia el 739, las fuentes árabes describen a un líder jázaro, Parsbit o Barsbek, como una mujer que había dirigido campañas militares contra ellos. Esto sugiere que las mujeres podían haber ocupado altos cargos dentro del estado Jázaro, posiblemente incluso el propio kagan.

La actividad militar árabe en el Cáucaso continuó hasta 741, con el envío de Marwan de repetidas expediciones contra los diversos príncipes del norte del Cáucaso, sobre todo Tuman Shah. Sin embargo, estas campañas estaban más cerca de redadas para aprovechar el saqueo y extraer tributo a pagar por el mantenimiento del ejército árabe, en vez de intentos de conquista permanente.

Los resultados a largo plazo de la Segunda Guerra Árabe-jázara fueron pobres, el control árabe fue, en realidad, se limitaba a las tierras bajas y la costa, y esta tierra era demasiado pobre para compensar los gastos sostenidos durante las guerras. Por otra parte, la necesidad de mantener una gran guarnición en Derbent agotó aún más al ejército sirio ya sobrecargado, que era el principal pilar del régimen omeya. Con el tiempo, este el debilitamiento del ejército sirio sería el principal factor en la caída de la dinastía de los Omeyas durante las guerras civiles de la década de 740 y la revolución Abasí que le siguieron.

Últimos conflictos jázaro-árabes

Los jázaros reanudaron sus incursiones en territorio musulmán después de la sucesión abasí, llegar a profundizar en la Transcaucasia. Aunque en el siglo IX, los jázaros habían consolidado de nuevo su control sobre Daguestán casi a las puertas de la misma Derbent, nunca intentaron seriamente desafiar el control musulmán del sur del Cáucaso.

En 758, el califa abasí Abduláh al-Mansur ordenó a Yazid ibn Usayd al-Sulami, uno de sus nobles y gobernadores militares de Armenia, desposarse con una mujer jázara de la realeza y concertar la paz. Yazid escogería a una hija del kagan Baghatur. El matrimonio de hecho tuvo lugar en medio de mucha celebración. Pero desafortunadamente, la joven murió inexplicablemente, tal vez en el parto. Sus asistentes regresaron a Jazaria, convencidos de que alguna facción árabe la había envenenado, y su padre montó en cólera.

Lanzó ataques devastadores al sur del Cáucaso entre el 762 y el 764 bajo el liderazgo del tarkan de Corasmia (Khwarezm) llamado Ras, los jázaros devastaron Albania, Armenia, e Iberia, donde capturaron Tiflis. Yazid logró escapar de la captura, pero los jázaros regresaron al norte con miles de cautivos y mucho botín. Algunos años más tarde, sin embargo, en el año 780, cuando el gobernante de Iberia depuesto Nerse, trató de inducir a los jázaros hacer una campaña contra los abasíes y devolverlo a su trono, el kagan negó. Este fue probablemente el resultado de un breve período anti-bizantino en la política exterior jázara, como resultado de las disputas entre los dos poderes en la guerra de Crimea. Durante el mismo período, los jázaros ayudaron a León II de Abjasia a recuperar el poder.

La paz reinó en el Cáucaso entre los árabes y los jázaros hasta 799, cuando se llevó a cabo el último gran ataque jázaro en Transcaucasia. Cronistas de nuevo atribuyen este ataque a una alianza de matrimonio fracasado. Según fuentes georgianas, el kagan deseaba casarse con la hermosa Susa, hija del príncipe Archil de Kakheti (736-786), y envió a su general Buljan a invadir Iberia. La mayor parte de la región central de K’art’li fue ocupada, y el príncipe Juansher (786-807) fue tomado en cautiverio durante unos años, pero Susa se suicidó y el kagan furioso ejecutó a Buljan. Los cronistas árabes, en cambio, lo atribuyen a los planes del gobernador abasí al-Fadl ibn Yahya (uno de los famosos Barmakids) de casarse con una de las hijas del kagan, que murió en su viaje hacia el sur.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jinetes-jazaros-siglo-ix-1024x693.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jinetes-jazaros-siglo-ix-300x203.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jinetes-jazaros-siglo-ix-768x519.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jinetes-jazaros-siglo-ix-1536x1039.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jinetes-jazaros-siglo-ix-100x68.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/jinetes-jazaros-siglo-ix.png 1984w
Jinetes jázaros siglo IX: (1) jinete con armadura túrquica siglo VII; (2) noble magiar siglo IX-X; (3) líder tribal eslavo siglo IX. Autora Christa Hook.

Los árabes y los jázaros siguieron enfrentándose esporádicamente en al norte del Cáucaso en los siglos IX y X, pero la guerra estaba localizada y era de mucho menor intensidad que las grandes guerras del siglo VIII. Así, el historiador otomano Münejjim bashi registra un período de guerra que duró desde aproximadamente del 901 hasta 912, quizás vinculado a los ataques al Caspio de la Rus, más o menos al mismo tiempo, a quienes los jázaros les permitieron el paso. Con la caída progresiva del poder jázaro en el siglo X, y las derrotas a manos de la Rus y otros nómadas turcos como los turcos Oghuz; el reino jázaro se contrajo en su núcleo alrededor del bajo Volga, y se retiró del alcance de los principados árabes musulmanes del Cáucaso, poniendo fin a los conflictos.

Los informes de Ibn al-Azir de una guerra entre los Shaddadids de Ganja con los jázaros en el 1030, probablemente se refiere a los georgianos en su lugar.

Al final, los últimos jázaros encontraron refugio entre sus antiguos enemigos. Münejjim bashi registra que en 1064, los restos de los jázaros, que constaba de 3.000 hogares, llegaron a Qahtan [en algún lugar de Daguestán] en el territorio jázaro. Ellos la reconstruyeron y se establecieron en ella.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-02-06. Última modificacion 2022-03-26.
Valora esta entrada