Edad Media Los mamelucos Séptima Cruzada (1.248-49), mamelucos contra cruzados

Organización de la cruzada

Luis IX (San Luis), declaró su intención de reanudar las cruzadas en 1.245. Luis estaba en los treinta y pico años,era «un hombre alto y ligeramente erguido, rubio y de piel clara, que padecía de erisipela y de anemia; pero su carácter nunca carecía de fuerza. Su piedad era genuina y bien reconocida dentro de su propia vida, y tenía una reputación de fuerte en Europa como diplomático y como monarca cristiano ejemplar. Con él iban sus hermanos Roberto de Artois, Alfonso conde de Poitiers, y Carlos conde de Anjou, junto con un gran número de grandes hombres como Bhugo IV duque de Borgoña y pedro de Bretaña como Pedro de Dreux, ambos primos del rey acompañados de sus sus séquitos de caballeros, hombres de armas e incluso de reclusos.

En aquella época, Francia era posiblemente el estado más fuerte de Europa, y tras tres años recolectando fondos, reunió un poderoso ejército, de unos 15.00 hombres y 2.800 caballeros fuertemente armados, y unos 5.000 ballesteros, partió de los puertos de Marsella y Aigues-Mortes (Aguas Muertas) en verano de 1.248.

Embarque de los miembros de la Séptima Cruzada en Aigues Mortes (Aguas Muertas) en 1248

Estancia en Chipre

Alcanzando Limassol en la costa meridional de Chipre el 17 de septiembre, donde pasaron el invierno entablando negociaciones con los mongoles, a fin de que dirigieran sus fuerzas contra los sarracenos, así como con las distintas potencias locales. Finalmente, decidieron que su objetivo sería Egipto por considerar que sería una buena base desde la que atacar Jerusalén y aseguraría el suministro de grano para alimentar a los cruzados.

Los ayyubíes egipcios, gobernados por el cada vez más frágil sultán As-Salih, eran los “más ricos así como los más vulnerables” de los estados de ayyubíes. El mismo objetivo había fracasado con el desmoronamiento de la Quinta Cruzada.

Mapa de la Séptima cruzada. Autor G. Dulous

Mapa de la Séptima cruzada. Autor G. Dulous

El rey de Chipre, Enrique I de Lusignan, se unió a la expedición, así como un contingente de Hospitalarios dirigidos por su gran maestre Jean de Ronay, 300 caballeros ingleses encabezados por sir Guillermo II Longespée y 300 templarios con su gran maestre incluía la caballería ligera turcopola y ballesteros no está registrado , pero se eestima en unos 5.000 las fuerzas qjue se unieron en Chipre, así que la fuerza total cruzada se estiam en unos 28.000.

El mundo musulmán que Louis IX se proponía atacar no era el que había sido. El imperio de Saladino se había dividido entre herederos que se odiaban mutuamente. Cuando amenaza de otra invasióncruzada se hacía evidente, la posición de los ayyubíes egipcios era débil, en gran parte debido a la mala salud de sultán As-Salih, era un hombre amargado y solitario cuyo comportamiento no era mejorado por sus enfermedades crónicas, dependía en gran medida de su esposa, del personal de la casa y de sus comandantes mamelucos para mantener su reino reunido. El hijo y heredero de sultán, Turanshah, estaba lejos en Mesopotamia y no había pisado a su patria desde hacía varios añosaños.

A pesar de la naturaleza quisquillosa de su sultán, las fuerzas que se opusieron a Luis eran significativas: fuertes cuerpos de caballería mameluca bien adiestrados, incluyendo la guardia del sultán o Bahriyya mamalik, estaban complementados por las fuerzas halqa o soldados profesionales nacidos libres, auxiliares de pie y montados (incluyendo mercenarios turcos), y fuerzas irregulares procedentes de tribus árabes como los beduinos.

Mameluco de la Bahriyya o guardia personal del sultán al-Kamil. Lleva un caftán azul ricamente decorado con oro del gusto turco (Al-aqbiya al-turkiyya), popular entre los ayyubíes y los seljúcidas; sus botas son de cuero rojo; está armado con una lanza 3,6 metros de largo, que pesaba de 1,5 a 2 kgm; una espeda recta (sayf) de 1 metro de larga, pesando un kg; un arco compuesto (qaws o haniyah); y un carcaj (kinanah) que pesa 1,5 kg, debajo del caftán turco lleva una cota de malla, que pesa unos 15 kg; por encima lleva una coraza lamelar (jawshan); con protección de hombros y muslos que pesa unos 10 kg; su yelmo (baydah) es de acero con aventail (mighfar) con un peso de unos 4 kgm; lleva un escudo redondo grande (turs) de 60 cm de diámetro y pesando unos 4 kgm. El caballo lleva una banda de seda azul, y tiene su cola atada con una cinta de seda azul. El peso total de las armas y el equipo del mameluco es de unos 30 a 34 kgm. Autor Johnny Shumate

Conquista de Damieta o Damietta

Casi tan pronto como sus fuerzas comenzaron a embarcarse fueron dispersadas por las tormentas, le tiempo tiempo dificulta la salida eventual de Luis de Limassol hasta el 30 de mayo, e incluso obligándolo a dejar que el grueso de su ejército le siguiera lo mejor que pudiera.

El rey partió, llegando de Damietta el 4 de junio de 1.249, con unos miles de caballeros, desembarcaron en la boca del Nilo próxima a Damieta, pero apenas hubo resistencia de las fuerzas locales, desembarcando el resto de las fuerzas.

El sultán As-Salih había hecho Damieta defendible, o al menos eso eso creía. La ciudad había aguantado contra la Quinta Cruzada durante más de un año en tiempos de su padre al-Kamil, después de todo. Fakhr ad-Din, su venerable y confiado comandante, responsable de la defensa de la ciudad que estaba recientemente guarnecida por kinanitas (beduinos estimados por sus cualidades de lucha), así como por tropas propias de Fakhr ad-Din.

El sultán se estableció con su fuerza principal en la ciudad Ashmún, 25 km río arriba del Tannah, afluente del Nilo.

Para Luis y sus asesores, la decisión ara atacar a la primera oportunidad, el día después de su llegada, sábado 5 de junio de 1249. Los primeros desembarques fueron dirigidos por Everard de Brienne y Juan de Joinville (el autor de la vida de San Luis), lo realizaron con barcos poco profundos, llevgándo a la orilla en compañía de la barcaza del rey, que desembarcó en contra de la opinión de sus consejeros, que decían que su puesto estaba en el buque insignia el Montjoie hasta el resultado del desembarco fuera conocido, según las fuentes saltó al mar, armado, con su escudo en el cuello y su lanza en su mano, y fue uno de los primeros en llegar a la orilla.

Séptima Cruzada desembarco en Damieta (Egipto)

Allí fueron recibidos por una fuerte fuerza de caballería, Fakhr ad-Din lanzó nuevos ataques, pero no estaban coordinados y fueron desastrosos y no causaron ningún problema real al creciente número de tropas en la playa. Las víctimas fueron desproporcionadamente altas para los musulmanes, 500 soldados y dos umara entre los muertos, mientras que según las fuentes cristianas solo un muerto entre los hombres de Luis.

Los musulmanes, aparentemente desalentados por el tamaño cada vez mayor del ejército cruzado, y viendo la fragilidad de su propio ejérccito, Fakhr ad-Din huyó con sus tropas casi de inmediato; esa noche la guarnición kinanita siguió a Fakhr ad-Din y huyó de Damieta, junto con casi toda la población civil, dejando la ciudad abierta y en su mayoría intacta, y el puente en la orilla oriental del Nilo intacto.

Septima Cruzada. Carga de los cruzados contra los mamelucos tras el desembarco cruzado en Damieta. Autor Igor Dzis

Cuando As-Salih se enteró de lo que había sucedido, que toda la guarnición kinanita había huido, los mandó colgar. Con Damieta en manos cruzadas, Al-Salih no tenía elección sino retirar su fuerza principal a al-Mansurah donde llegó el 9 de junio, fortificando la zona en previsión de lla llegada de los francos victoriosos. De acuerdo a Ibn Wasil dice que “El muro que mira al Nilo fue reconstruido y reforzado con un muro cortina, las galeras y barcos con ctapultas, cargados de municiones y tropas y se anclaron bajo el muro, e innumerable personal de infantería irregular y Voluntarios de la Fe acudieron a Mansura”.

Para Luis y sus hombres la caída casi inmediata de Damietta efue como un milagro, el ejército del rey se instaló en la ciudad y sus alrededores, aprovechando al máximo los acopios de suministros que habían sido reunidos por los ocupantes anteriores en espera de un asedio significativo.

Con las fuerzas ayyubís retirándose en confusión y desmoralizadas, un ataque inmediato del ejército de Luis pudo haber sido decisivo. La decisión de Luis de permanecer en Damieta se debió a tres factores: que esperando la llegada de su hermano Alfonso, conde de Poitiers, con refuerzos; que el Nilo estaba al borde de su inundación anual, haciendo cualquier campaña inmediata llena de problemas logísticos; que hubo desacuerdo en cuanto cual era el siguiente objetivo o a dónde realizar el siguiente ataque. La mayoría de los consejeros del rey querían un asalto sobre Alejandría, creyendo que aseguraría su dominio sobre la costa y un importante puerto de reabastecimiento; Pero Roberto de Artois insistió vehementemente, que la única manera de lograr la victoria rápida era atacar el corazón del poder del enemigo, dijo que “si quisieras matar a la serpiente, debes primero aplastarte la cabeza”. Los argumentos de Roberto se impusieron y el 24 de octubre, los cruzados comenzaron los preparativos para moverse, trás la llegada de Alfonso de Poitiers, el tercer hermano del rey Luis IX, con los últimos refuerzos, las fuerzas totales alcanzarían unos 25.000 infantes, 3.000 jinetes y 5.000 ballesteros, en Damieta.

La estancia en Damieta fue de cinco meses, durante la cual Luis tuvo tiempo suficiente para nombrar un obispo, así como que su esposa le diera un hijo, se pasara el caluroso verano y sufrir una guerra de guerrillas contra los campamentos de los cruzados y muchos de los cruzados fueron capturados y enviados a El Cairo, alentados por la promesa del sultán de un bezant del oro para cada cabeza de infiel entregada a él.

También existió el intento diplomático de cambiar Damieta por Jerusalén, aunque el rey nunca dió la oferta mucha consideración.

Marcha a Mansura

El ejército de Luis inició la marcha para Mansura el 20 de noviembre. Para los egipcios, el inicio de la marcha de los cruzados se unió con la muerte de su gobernante, el sultan As-Salih, que sucumbió a su colección de enfermedades el 22 de noviembre, aunque al principio había pocos que lo supieran. Su viuda Shajar al-Durr, en concierto con Fakhr ad-Din, lo mantucieron en secreto, al-Muizz Aybak, uno de los más influyentes bahriyya mameluco, fue enviado inmediatamente para encontrar a Turan-Shah el heredero de As-Salih y llevarlo a casa, mientras que Fakhr ad-Din tomó el control del ejército.

Fakhr al-Din tomó el mando, disponía de una fuerza de 50.000 soldados, mantuvo la mayor parte de sus fuerzas en Mansura, en un lugar protegido por la unión del río Bahr al-Saghir con el Nilo.

Séptima Cruzada movimientos en Egipto

Séptima Cruzada movimientos en Egipto

La marcha de Luis hacia el sur, lenta y deliberada, siguió cerca del Nilo, permitiendo al ejército mover su equipaje y suministros en concierto con la fuerza principal Los cruzados sufrieron un hostigamiento casi constante de numerosos escaramuzadores de caballería y árabes irregulares mientras avanzaban hacia el sur, y aunque Luis, tenía la conservación de su fuerza en mente, había ordenado evitar enfrentamientos, hubo ocasiones en que tal restricción resultó demasiado, incluso para los disciplinados templarios.

Septima Cruzada. Mamelucos acosando el avance cruzado en Egipto, bonito duelo entre un hospitalario y un mameluco.

Los egipcios se dieron cuenta de que los cruzados no reaccionaban a sus ataques y cada vez se envalentonaron más vieron, sabían por sus espías que el el rey le había prohibido el enfrentamiento, y en 7 de diciembre en Fariskur atacaron a los templarios que se formaban la vanguardia, que estaba mandada por Renaud de Vichiers, que era entonces mariscal del Temple, que dió la orden de cargar, ninguno de los egipcios escapó, todos perecieron, muchos de ellos se metieron en el río y se ahogaron.

Batalla de Fariskur, 7 de diciembre de 1249, durante la Séptima Cruzada. Los egipcios atacan a la vanguardia formada por templarios son completamente derrotados. Autor Buren Erdene

Luis iba un poco retrasado por los hostigamientos de los sarraceno. Los cruzados llegaron a orillas del río Bahr al-Saghir (Ashmun Tannah) el 21 de diciembre, acamparon en la bifurcación de los rios Nilo y Ashmun Tannah, los egipcios estaban acampados en lo orilla sur.

Batalla de Mansura (1.250)

Los ríos protegían tanto a los cristianos como a los musulmanes. Fakhr al-Din intentó varias veces encontrar la manera de atacar a los franceses, pero cada intento fue frustrado. Por su parte, los cristianos se dedicaron a tratar de construir un dique para salvar el río, era un ejercicio laborioso en ingeniería que requería mucho trabajo así como la instalación de varios ingenios de guerra (posiblemente catapultas) 18 en total, para defenderse de los ingenios egipcios que eran 16. Los musulmanes estaban empeñados en detener la construción, Fakhr al-Din inició un incesante bombardeo, utilizando relevo de hombres tanto de día como de noche, lanzando un aluvión constante de piedras, jabalinas, flechas y virotes de ballesta, le incluso fuego griego; a respuesta cruzada no fue suficiente y tuvieron que suspender la construcción en enero de 1.250, despues de seis semanas de trabajos.

A principios de febrero, los cruzados se dieron un descanso. Un cristiano copto ofreció a mostrarles un vado a través del río. Partieron el 8 de febrero. La vanguardia que constaba de 600 caaballeros, estaba dirigida por el hermano del rey, Roberto de Artois con caballeros templarios y un contingente inglés dirigido por Guillermo de Salisbury. Luis les había dado órdenes estrictas de que nadie debía atacar hasta que él mismo diera la orden.

El cruce fue difícil y llevó mucho tiempo. Una vez cruzado, Roberto decidió atacar de inmediato, por temor a que los egipcios pudiesen descubrirles antes de que los franceses pudiesen cruzar. Los templarios le recordaron las órdenes del rey, pero él tomó la decisión de atacar de todos modos al campamento egipcio

El ataque de Roberto fue un éxito inmediato. Los egipcios estaban simplemente haciendo sus trabajos de mañana, sin saber que los cristianos habían cruzado el río, por lo que los franceses pudieron irrumpir en el campamento casi sin oposición. Los egipcios no estaban en formación y muchos ni siquiera tenían puesto sus armaduras. Muchos huyeron de inmediato hacía Mansura; los que se quedaron y lucharon, incluyendo el comandante egipcio Fakhr al-Din, fueron masacrados.

El campamento egipcio estaba ahora en manos de los cruzados, un gran triunfo, pero Roberto de Artois quería más. Él quería perseguir a los egipcios y para capturar Mansura; si esa ciudad caía, El Cairo no podía aguantar. Con la caída de El Cairo, caía todo Egipto, y el futuro de la Tierra Santa estaba asegurado.

Era un momento crucial, pero las fuerzas de los cruzados estaban dispersas por el campamento egipcio, y en todo caso la superioridad de la caballería cruzada se perdería en las estrechas calles de una ciudad. Tanto el Gran Maestro del Templo, Guillermo de Sonnac, como el comandante del contingente de inglés, el conde de Salisbury, aconsejaron a Roberto que esperase a la fuerza principal de los cruzados del rey Luis. El duque tachó a los demás como cobardes e instó a sus fuerzas francesas seguir hacia adelante. Los templarios y los ingleses siguieron a regañadientes, sabiendo que matarían a Roberto si marchaba solo.

El rey Luis y el grueso del ejército francés todavía estaban cruzando el Bahr as-Saghir, inconscientes de lo que estaba sucediendo.

En Mansura, los mamelucos que huían fueron reagrupados bajo un nuevo líder, Rukn ad-Din Baibars, quién situó a sus hombres en los alrededores de la ciudad y permitió a los cruzados entrar en la ciudad sin oposición. Una vez que todos estaban dentro, Baibars ordenó el contraataque. Incluso la gente de la ciudad tomaron parte, tirando piedras y tirando a los jinetes de sus monturas.

Batalla de Mansura 8 de febrero de 1250

 

Batalla de Mansura 1250. Mamelucos contra templarios se ve al maestre de los templarios Guillermo de Sonnac que perdió el ojo en la batalla y fue uno de los cinco que consiguió escapar. Autor Johnny Shumate

Cerraron las puertas y los cruzados no pudieron defenderse; muchos, de hecho, se encontraron en callejones tan estrechos que ni siquiera podían girar sus caballos. La desgracia cayó sobre ellos. Doscientos noventa caballeros templarios entraron en Mansura; solo cinco escaparon. Roberto de Artois fue muerto, acosado cuando trataba de refugiarse en una casa. El señor de Coucy y el conde de Brienne también murieron. El Gran Maestro William perdió un ojo, pero se las arregló para escapar. El conde de Salisbury y casi todos los caballeros ingleses murieron. El duque Pedro de Bretaña, gravemente herido, logró llegar hasta el cruce del río y fue él quien le contó al rey la catástrofe.

Luis sabía lo que se le venía encima. Rápidamente formó a su ejército para hacer frente a un ataque, pero sus ballesteros estaban todavía en el otro lado del río. El rey ordenó  construir un puente de pontones lo más rápidamente posible para que pudieran cruzar, sabiendo que se necesitarían sus flechas. Mientras tanto, los mamelucos atacaron.

Esa tarde se luchó duro por ambos lados. Más de una vez el ejército egipcio estuvo al borde del éxito, pero la valentía personal en el lado cristiano mantuvo intacto el ejército francés. Hacia el atardecer, el puente fue finalmente completado y los arqueros se apresuraron a cruzarlo. Eso fue suficiente para los egipcios, que se retiraron a la seguridad de las murallas de Mansura.

Luis se enteró de la muerte de su hermano después se hizo la lucha. Lloró por su pérdida, pero no podía esperar la venganza, pues su mismo hermano había sido responsable de la pérdida de demasiados caballeros. El rey ordenó la retirada de vuelta al campamento de los cruzados.

Los egipcios pronto trataron de sacar provecho de su victoria, atacando tres días después de la batalla de Mansura.  La lucha duró todo el día, pero al final los cristianos fueron capaces de resistir el ataque y los egipcios se retiraron otra vez. A ello siguió un estancamiento que duró varias semanas, pero siempre en detrimento de los cristianos.

Después de la muerte del sultán, la sultana convocó de inmediato al heredero Turan-Shah a El Cairo, la muerte de Salih Ayyub fue anunciado oficialmente en Egipto. El 28 de febrero  llegó a Mansura para dirigir el ejército egipcio y pronto apretó el cerco alrededor de los cristianos mediante la aplicación de un bloqueo del Nilo. En todo el mes de marzo, muy pocos barcos de suministro consiguieron romper  el bloqueo; al final del mes, los mamelucos consiguieron apoderarse de toda una flota de treinta y dos naves. El hambre y las enfermedades acechaban el campamento cristiano, y el rey Luis se dio cuenta de que debía retirarse o arriesgarse a perderlo todo.

Luis trató de negociar, ofreciendo a  Turan-Shah un intercambio: Damieta por Jerusalén; pero el Sultán no quiso saber nada de ella.

 

Final de la cruzada

El ejército cruzado al amparo de la oscuridad inició el repliegue a primeras horas del 5 de abril de 1.250. Se las arreglaron para cruzar el Bahr as-Saghir a través de un puente de pontones antes que los egipcios notaron el movimiento, pero se les olvidó de destruir el puente tras cruzarlo y los egipcios iniciaron su persecución. El rey permaneció en la retaguardia, para dirigir la defensa contra los ataques egipcios. Esa noche, sin embargo, cayó enfermo y por la mañana apenas podía andar.

Septima Cruzada. Retirada de Mansura. Autor Igor Dzis

Al día siguiente 6 de abril, el ejército trató de seguir adelante, pero la fiebre tifoidea y la disentería estaban por todas partes, los egipcios los habían habían rodeado al ejército cruzado, muchos fueron muertos y otros hechos prisioneros, hacia el mediodía, el rey Luis IX y algunos de sus nobles que sobrevivieron consiguieron huir a la aldea cercana de Moniat Abdallah (actual Meniat el Nasr) donde se refugiaron, siendo posteriomente capturados.

Aunque el Rey nunca ordenó una rendición, y Felipe de Montfort estaba negociando con el Sultán, había una confusión de órdenes y el ejército simplemente se rindió. Apenas importaba; el ejército no podría haber luchado. Un poco más tarde, los barcos cristianos que habían sido enviados por el Nilo que llevan a los enfermos y heridos fueron igualmente capturados.

Septima cruzada. Saramsah la última posición de los templarios en Egipto, antes de la rendición

Luis IX se rindió a un eunuco llamado al-Salihi después de que se le prometiese que no sería asesinado y junto con sus dos hermanos Carlos de Anjou y Alfonso de Poitiers fueron llevados a Mansura, donde fue encarcelado en la casa de Ibrahim ben Lokman, el canciller real, bajo la guardia de otro eunuco llamado Sobih al-Moazami, aún así, se le mantuvo con las cadenas. La salud del rey era muy importante para el sultán, porque era la mayor moneda de cambio. La coifa del rey Luis fue exhibida en Siria. Mientras que la casa de Ibrahim ben Lokman fue utilizada como prisión para Luis IX y los nobles, un campamento fue establecido fuera de Mansura para albergar a miles de prisioneros de guerra.

El único punto de resistencia fue Damieta, todavía bajo el mando de la reina Margarita de Provenza. Con ella quedaban sólo un puñado de caballeros, un gran contingente de italianos, y el Patriarca de Jerusalén. Su situación se complica por el hecho de que ella estaba embarazada de nueve meses.

Los egipcios habían capturado a un ejército tan grande, que carecían de suficientes hombres incluso de guardarlos. Cada día, durante los siguientes siete días, 300 hombres entre los más débiles eran apartados a un lado y decapitados. Con estas medidas, el número de cristianos cautivos se redujo a un tamaño manejable.

Tres días después de haber oído de la rendición del ejército y la captura de su marido, Margarita dio a luz a un hijo al que llamó Juan Tristán. Ese mismo día se enteró de que los italianos tenían previsto abandonar Damieta dado que la ciudad estaba amenazada por la escasez de alimentos. Haciendo acopio de sus líderes a su lado, les convenció que se quedaran ofreciendo comprar suficientes alimentos fuera de su propio bolsillo. Margarita y su hijo pronto fueron enviados a la seguridad de Acre, y las negociaciones con el sultán fueron asumidas por el Patriarca Roberto, pero el valor de la reina en un momento crucial habían salvado la ciudad, dando al Patriarca algo con que negociar.
El 2 de mayo, Turan-Shah dio un gran banquete. Al final de la fiesta, una facción de soldados mamelucos corrió y trató de matarlo. Estos soldados habían sido ofendidos por el tratamiento de Turan-Shah hacia ellos y, dirigidos por Baibars, decidieron exigir venganza. El sultán fue herido pero logró escapar a una torre al lado del río Nilo.

Los mamelucos le persiguieron y prendieron fuego a la torre. Turan-Shah saltó al río. Sus perseguidores estaban en las orillas y le dispararon flechas, suplicó por su vida, ofreciendo a abdicar. Incapaz de matarlo desde la orilla, Baibars en persona adentró en el agua y acuchilló al sultán hasta matarlo. Se eligió un sultán marioneta, pero duró sólo unos años. En realidad, a partir de esa maldita noche en adelante, Baibars Bundukdari era el gobernante de Egipto. Los mamelucos gobernarían el país durante casi trescientos años.

El Patriarca de Jerusalén llegó después de estos eventos y continuó las negociaciones con Baibars. El 6 de mayo, Damieta fue entregada a los egipcios, y el rey Luis fue llevado allí y puesto en libertad el mismo día. Él estaba obligado a pagar la mitad del rescate (400.000 libras) de inmediato. Con la ayuda renuente de los templarios, se las arregló para reunir el dinero y para zarpar el mismo día a Acre. Un gran número de soldados heridos habían quedado atrás en Damieta; tan pronto como los cruzados se habían ido, los mamelucos masacraron todos estos.

En 1.251, a causa de esta rivalidad entre los ayyubíes y los mamelucos, Luis fue capaz de negociar el regreso de todos los prisioneros cristianos (3.000) a cambio de 300 prisioneros musulmanes sin dinero adicional; a cambio, se comprometió a ayudar a El Cairo contra Damasco.

Luis pasó 1.252 reparando las fortificaciones de varias ciudades, trabajando desde Jaffa. Regresando a Francia en 1.254 tras la muerte de la regente Blanca de Castilla.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-09-05. Última modificacion 2017-07-19.