Edad Media Los primeros otomanos Conquista otomana de los Balcanes

Cargando anuncio...

Conquista de la Tracia Bizantina

Bajo el mandato de su hijo, Murad I (1.360-89), se hicieron las primeras conquistas estables en la Europa sudoriental.

A pesar de que Tracia y los Balcanes orientales estaban salpicadas de numerosas fortalezas, estas eran de un valor militar limitado contra los señores de las marcas fronterizas, porque estas fortalezas de los estados bizantinos y los de los Balcanes no formaban parte de una red de defensa coordinada.

Todos ellos eran castillos individuales sin el apoyo de unidades móviles centralizadas y, a excepción de Salónica (Selanik) y Adrianópolis (Edirne), los otomanos las fueron capturando una a una fácilmente. Fue en este momento cuando las unidades técnicas otomanas y los primitivos trenes de asedio comenzaron a mostrar su presencia.

Campaña de los otomanos en los Balcanes

De Gallipoli, los otomanos dirigidos por Soleymán, hijo de Orkhan, después de haber apoyado sin éxito a Mateo contra Juan V Cantacuzeno,  se presentan en 1.359 ante las murallas de Constantinopla pero no intentan tomarla. En 1.361, tomaron Dimótika (Didymoteikon). Estas conquistas, así como una batalla ganada por los otomanos cerca de Lulle Burgas, abrieron a los otomanos el camino de Edirne (Adrianópolis) de la que se apoderaron en 1.361, pero que no lo es definitivamente hasta 1.369 pues fue tomada y perdida varias veces.

Murad I convirtió Edirne en su capital y nombró el primer visir del que sería el Imperio Otomano: Kara Halil Pasha, de la familia de los Candarli, que monopolizaron el puesto durante el siglo siguiente.

Tomó Filipópolis en 1.363 y obligó al emperador bizantino a reconocer su soberanía sobre Tracia y se comprometió a pagar tributo regularmente a los otomanos y a enviar contingentes militares para su ejército, debido a que no podían enfrentarse a la presión turca sobre Constantinopla. Fue uno de los sultanes más importantes del Imperio Otomano por su triunfal campaña militar en Tracia y los Balcanes, que acompañó con tacto y prudencia, pactando con la Iglesia Ortodoxa. También fue el primero en ser nombrado sultán, ya que los anteriores ostentaban el título de emires.

Para reforzar su presencia los otomanos instalaron en los territorios conquistados colonos turcos junto a las poblaciones indígenas transformadas en esclavas.

Para defender a Europa de la amenaza otomana, el Papa proclamó una bula llamando de un modo formal a la Cruzada hacia 1.366, que fue un fracaso en “la ruta de los serbios”. Los otomanos siguieron la política islámica tradicional de tolerancia hacia los zimmíes, o “gente del libro”, que tenían derecho de protección sobre sus vidas, propiedades y creencias religiosas siempre que aceptasen un gobierno musulmán y pagaran los tributos (cizye) que les eximían del servicio militar. Por ello no se hizo ningún esfuerzo para la conversión en masa de la población. Durante su reinado también se creó el cuerpo de los jenízaros, una pieza clave en el desarrollo posterior del Imperio.

Frente al peligro, Juan V Paleológo intentó de los príncipes occidentales una cruzada contra los turcos para lo cual apeló al papa Inocencio VI. En 1.366 Amadeo VI de Saboya, primo de Juan V, intervino cuando los búlgaros aprisionan a Juan V durante el viaje para demandar la ayuda de los estados cristianos. Amadeo VI consiguió bloquear el avance de los turcos tomando al asalto Gallípoli, lo que permitió abrir el acceso marítimo a Constantinopla.

En 1.369 los turcos toman definitivamente  Edirne (Adrianópolis)  y siguieron avanzando en su conquista de territorio europeo.

Pretendieron detener su marcha el rey Vukašin y su hermano el déspota Uglješa, esté último era partidario de hacer un ataque sorpresa a los otomanos en su capital Edirne, mientras que  el sultán Murad I estaba en Asia Menor.

Batalla de  Maritsa, o de Chernomen, o de Sırpsındığı (1.371)

El rey serbio Vukašin Mrnjavčević tenía intención de recapturar Skadar (actual Shkodër) para el imperio Serbio. El ejército dirigido por el rey Vukašin y su hijo el príncipe Marko, su hermano el déspota Jovan Uglješa, alcanzaron Skadar en junio de 1.371, pero cuando se les informó acerca de un gran ejército otomano avanzando desde el este se dirigieron hacia el este para prepararse para la batalla junto al río Maritsa.

Batalla de  Maritsa o de Chernomen o de Sırpsındığı 1371

El ejército aliado que tenía de 30,000-60.000 efectivos serbios, búlgaros, valacos, húngaros, y serbios liderados por Uglješa y Vukašin de Serbia, comenzó a moverse en dirección a Edirne (Adrianópolis), en ese momento el sultán otomano Murat estaba luchando los mercenarios catalanes del ejército bizantino en Biga, (Çanakkale), por lo que la mayor parte del ejército otomano estaba en Asia Menor. Lala Sahin Pasha que era el primer “Bey-Lerbey” de Rumelia, exigió al sultán que le enviara algunos refuerzos. Nombró a Lala Şahin Paşa como “Hacı Ilbey” o comandante de una fuerza expedicionaria que se suponía iba a controlar y frenar el ejército aliado, estaba compuesta de 800 efectivos principalmente por akincis o jinetes arqueros ligeros que no llevaban armaduras.

A pesar de todos los esfuerzos, el ejército aliado cruzó el río Maritsa muy fácilmente sin ninguna resistencia importante; y establecieron el campamento en Chernomen (Sirpsindiği en turco) (actual Ormenio en Grecia), en las orillas del río Maritsa. A unos 15 km de Adrianópolis.

Los líderes del ejército hicieron una fiesta temprano esa noche. Esperaban conquistar Adrianópolis con facilidad. Se olvidaron de tomar medidas de seguridad para proteger el campamento, pero el campamento estaba siendo vigilado por las fuerzas expedicionarias. Hacı Ilbey decidió hacer un ataque por sorpresa, sin esperar refuerzos. Los akincis (jinetes ligeros) otomanos atacaron el campamento aliado en la oscuridad de la noche, y cada uno llevaba 2 antorchas con el propósito de engañar al enemigo haciéndole creer que tenían doble sus números reales. Este truco funcionó. Este ataque sorpresa puso al ejército aliado en estado de pánico ya que la mayoría estaban borrachos o dormidos a causa de la fiesta. Supusieron que el sultán otomano Murat había llegado allí con un gran ejército. La mayor parte de las tropas de la alianza trató de retirarse de nuevo a la carretera de donde habían venido. Miles de ellos murieron en el campamento y miles más se ahogaron en el río Maritsa al tratar de nadar hacia el lado opuesto. La mayoría de los soldados eran serbios. Los turcos denominaron a esta batalla como Sırp Sındığı que significa destrucción de serbios. Se dice que después de la batalla, el río Maritsa se volvió escarlata por la sangre derramada.

Murieron 8.500 en la batalla, y en los días siguientes más al ser acosados por la caballería y población local.

Después de la batalla, Macedonia y partes de Grecia cayeron bajo el poder otomano. Empezaron por la captura en 1.371 de Odrin convirtiéndola posteriormente en su nueva capital, siguió la ciudad de Sozopol y continuaron con las ciudades de Drama, Kavala y Serrai en la Grecia actual.

Conquista otomana de Bulgaria

En mayo de 1.345 los turcos dirigidos por Umur el León marcharon desde Asia Menor hasta la península de los Balcanes e hicieron una incursión devastadora en el territorio búlgaro alejando a muchas personas y ganado. Poco después, el 7 de julio de 1.345 las fuerzas búlgaras fueron derrotadas en la batalla de Peritor cerca de la capital de Momchil Xanthi por las superiores fuerzas turcas bajo Umur bey y Momchil pereció en la batalla.

En 1.352 las nuevas fuerzas otomanas invadieron Bulgaria, devastaron sus zonas sur y regresaron con un gran botín. Aytos, Diampol y Plovdiv sufrieron más. En ese mismo año los otomanos se apoderaron de su primera fortaleza en los Balcanes, Tsimpe en la península de Galipoli. Entre 1352 y 1354 ellos asolaron las tierras alrededor de Yambol y Plovdiv así como las partes bajas de los ríos Maritsa y Tundzha.

En 1.355 los otomanos iniciaron una campaña en dirección a Sofía y fueron atacados por un ejército búlgaro bajo el hijo mayor y heredero de Iván Alejandro Miguel Asen en las cercanías de la ciudad, probablemente alrededor de Ihtiman. En la batalla consecuente los turcos prevalecieron. Ambos bandos sufrieron grandes bajas incluyendo al joven Miguel Asen pero al final los turcos no llegaron a Sofía.

Después de la muerte de Iván Alejandro las tierras búlgaras fueron divididas en varios estados independientes. La mayor parte de la zona con el centro de Tarnovo quedó bajo su tercer hijo Iván Sisman, en Vidin gobernó su hijo mayor Iván Sracimir, el déspota Dobrotitsa tenía Dobruja y Macedonia fue dividida en varios estados gobernados por nobles feudales serbios.

Inmediatamente después de la batalla de Maritsa o de Chernomen en 1371, los ejércitos de Murad I embarcaron en otra campaña invadiendo el norte de Tracia y obligando al joven Iván Sisman a retirarse al norte de las montañas de los Balcanes. Una serie de fortalezas cayeron, aunque después de prolongados y feroces asedios: la ciudad de Diampol por ejemplo, combatió contra las fuerzas de Timurtash durante meses aunque se vio obligado a renunciar debido a la escasez de alimentos. Uno de los voivoda de Iván Shishman, Shishkin, fue muerto en una batalla en las faldas meridionales de las montañas de los Balcanes facilitando aún más la conquista otomana de las montañas Ródope, Kostenets, Ihtiman, y Samokov. Después de un sangriento asedio capturaron Bitola en el suroeste y pronto invadieron el valle de Sofía. En 1.373 Iván Sisman se vio obligado a negociar un tratado de paz humillante: se convirtió en un vasallo de los otomanos fortaleciendo la unión con un matrimonio entre Murad y la hermana de Sisman Kera Tamara. Para compensarlo, los otomanos devolvieron algunas de las tierras conquistadas, incluyendo Ihtiman y Samokov. Entre 1.371 y 1.373 los otomanos surgieron como un poder considerable en los Balcanes, gobernaban sobre toda Tracia y se habían apoderado de las tierras de Ugljesa en Macedonia Oriental y lograron subordinar al hijo de Vukasin Marko Mrnjavčević y a Iván Sisman que se convirtieron en sus vasallos, los otomanos alcanzaban las orillas del río Danubio.

Conquista otomana de Rhodopes

Durante el mismo período (1371-73) los invasores tomaron el control de las montañas Rhodopes, una montaña salpicada de fortalezas y fuertes bien vigilados. La fortaleza de Rakovitsa (ahora en ruinas) fue sitiada por Daud Pasha y ferozmente defendida por su voivoda Kurt; después de varioos intentos de capturarlo por la fuerza, los turcos aceptaron las negociaciones y los búlgaros se rindieron para mantener su propiedad.

Del mismo modo, la población de Tsepina , una de las fortalezas estratégicas de la Rhodopes, resistió los ataques otomanos durante nueve meses antes de rendirse a cambio de sus vidas y propiedades después de que Daud Pasha cortara los suministros de agua. De la misma manera Stanimaka (Asenovgrad ) fue tomada y poco después cayó la fortaleza norteña de las Rhodopes de Batkun cuyo comandante Georgi murió en el asalto final.

Los otomanos se enfrentaron a una tenaz resistencia en el Rhodopes interior: áreas centrales fueron invadidas por los ejércitos de Dzhedit Pasha e Ibrahim Pasha. El avanzar a través de la carretera que une Stanimaka y el Monasterio de Bachkovo a lo largo del valle del río Chepelarska, mientras Ibrahim Pasha partió de Plovdiv a través de Parvenets y luego por el valle del río Vacha. La lucha ocurrió en Zarenitsa, Zagrad, Gradishte, Chiltepe y Karakulas (junto a Vacha), Imaretdere y Momina Voda (alturas cercanas a Ardino) entre otros. Especialmente feroz fueron los combates en Momina Voda, donde mataron al prominente general otomano Sarǎ Baba, y en Karakulas donde Enihan Baba pereció.

Conquista otomana de Sofia

Mientras Iván Shishman estaba tratando desesperadamente de resistir la fuerte presión otomana, su hermano Iván Sracimir no solo retuvo ayuda, sino también que trato de hacer uso de las dificultades que su hermano tenía para ampliar sus dominios sobre ciertas zonas del Zarato de Tarnovo. Como se señaló la atención de Shishman al sur, Iván Sracimir tomo el control de la importante ciudad de Sofía que era disputada por los dos hermanos. Sin embargo por 1.373 la ciudad fue de nuevo del Zarato de Tarnovo y es posible que haya habido un conflicto armado entre los dos estados de Bulgaria. El déspota de Dobrotitsa tampoco dio ningún apoyo al emperador en Tarnovo. El estaba en conflicto con Génova y estaba tambien involucrado en los asuntos internos del Imperio de Trebisonda tratando de poner en el trono a su hijo.

Después de la calma temporal que siguió después de 1.373, en 1.380 los otomanos comienzaron de nuevo las hostilidades. Con un gran ejercito el sultán Murad se trasladó hacia las regiones del sudoeste del Zarato de Tarnovo con el principal objetivo de conquistar su centro de Sofía . Después de un choque sangriento en el valle de Zlatitsa los optomanos se trasladaron a Sofía y la sitiaron. La ciudad estaba comandada por el general Yanuka que rechazo todos los ataques otomanos comandados por Lala Shahin Pasha. Por la tarde no pudo continuar el asedio y se vio obligado a retirarse a Odrin donde informó su fracaso al Sultán. Mientras estuvo ausente los turcos lograron infiltrarse en Sofía y lograron convencer al gobernador de la ciudad ban Yanuka para salir de la fortaleza y perseguir a los otomanos, los turcos lo capturaron y lo enviaron a Lala Shahin que estaba en Plovdiv en ese momento. Desde allí, el comandante búlgaro fue enviado de vuelta a Sofía y cuando los defensores vieron a su líder capturado entregaron la ciudad a los otomanos (1382).

Los otomanos instalaron una fuerte guarnición y trajeron colonos musulmanes de Asia Menor. Al año siguiente cayo Serres. El nuevo éxito otomano no reunió a Ivan Shishman e Ivan Sracimir. Entre 1.383 y 1.386 estallo una guerra entre Bulgaria y Valaquia, los valacos incautaron varios asentamientos a lo largo del Rio Danubio, pero más tarde fueron derrotados y su voivoda Dan I de Valaquia fue asesinado. Ivan Sracimir tomo parte en la acción como aliado de los valacos que profundizo la desconfianza entre los dos hermanos.

Después que los otomanos aseguraran la posesión de los alrededores de Sofía, continuaron su marcha hacia el noroeste. El objetivo principal de Murad fue romper los lazos entre Bulgaria y Serbia, porque a pesar de que Ivan Shishman fuera su vasallo, Murad no confiaba en él y sabía que el gobernante Búlgaro estaba esperando una oportunidad apropiada para revelarse. Después de duros combates, en 1.386 los turcos se apoderaron de Pirot y Naissus, matando y esclavizando a muchos Búlgaros.

Batalla de Dubravnica (1.380)

Las tropas del sultán Murad I, continuaron su avance por Serbia y las fuerzas serbias del príncipe Lazar Hrebeljanović de Serbia liderados por los comandantes Vitomir y Crep, decidieron parar la invasión en ​​el río Dubravnica cerca de Paracin en el centro de la actual Serbia en el invierno de 1.380-81, no hay datos de la batalla,  pero los serbios derrotaron a los turcos. Después de esta batalla no hay ningún registro de cualquier hostilidad entre Lazar y los turcos hasta 1.386. La victoria frenó temporalmente la invasión otomana en los Balcanes.

Batalla de Plocnik (1.386)

Después de Dubravnica, el sultán Murad I estaba distraído por una campaña contra los Karamánidas. Soldados serbios, (vasallos de diversos príncipes serbios), se alistaron para luchar con los otomanos. Durante la campaña, algunos soldados otomanos (entre los que se encontraban soldados serbios) fueron ejecutados por el saqueo de propiedades civiles desobedeciendo la orden del sultán. La ejecución de estos soldados serbios, despertó el odio de los serbios. Muchos príncipes serbios comenzaron a apoyar Lazar Hrebeljanović contra los otomanos. En ese momento, un príncipe en Shkodër escribió una carta al Sultán. En la carta decía que si enviaba algunas tropas a Bosnia y Albania para protegerle, reconocería la soberanía de los otomanos si le ayudaban. Murad I ordenó al comandante akinci (Kula) Sahin Bey, que prepararse sus tropas.

Sahin Bey entró Serbia con 20.000 akincis (jinetes arqueros ligeros) y en ese momento se enteró de que los príncipes serbios habían preparado un ejército para atacar a sus tropas. Avanzó a Plocnik, cerca Prokuplje pero no pudo detectar la posición de ese ejército. Pensó que no había tal ejército.

En ese momento, muchos akincis (unos 18.000) perdieron su temperamento y comenzaron a saquear propiedades civiles en los pueblos de los alrededores, desobedeciendo las órdenes. Sahin Bey se quedó con solo unos 2.000 soldados.

Los serbios, por otro lado, a través de espías conocían exactamente lo que sucedía en el campamento otomano. Primero las fuerzas serbias que eran unos 30.000 atacaron al campamento otomano cuyos 2.000 efectivos no estaban preparados, el ejército serbio utilizó la caballería pesada para atacar por los flancos. Los otomanos en inferioridad numérica resistieron durante algún tiempo, pero pronto tuvieron que retirarse, Sahin Bey escapó con vida por los pelos.

Después el ejército serbio atacó a los 18.000 akinjis que estaban ocupados saqueando la zona; sin dirección, indisciplinados y tomados por sorpresa, sólo 5.000 de ellos lograron escapar con vida del combate, casi el 60 pereció.

Esta victoria incrementó en gran medida el prestigio de los serbios y sus príncipes. También fue la primera vez que Murad consideró abandonar la campaña de los Balcanes, sin embargo, él decidió hacer un último intento.

Batalla de Kosovo o Kosova (1.389)

Después de las derrotas de los otomanos en la batalla de Bileća y la batalla de Pločnik, Murad I, el sultán otomano, trasladó sus tropas de Philippoupolis (Plovdiv, en la actual Bulgaria) a Ihtiman en la primavera de 1.389. Desde allí, se movilizaron a través de Velbužd (Kyustendil) y Kratovo (actual Macedonia). A pesar de tratarse de una ruta más larga que la alternativa a través de Sofía y el valle del río Nišava, esta ruta tenía como objetivo Kosovo, una de las encrucijadas más importantes de los Balcanes. Desde Kosovo, el ejército de Murad podría atacar las tierras dominadas por los nobles serbios Lazar Hrebeljanović y Vuk Branković. Después de haber permanecido en Kratovo por un tiempo, Murad y sus tropas marcharon a través de Kumanovo, Preševo y Gnjilane hacia Pristina, donde llegaron el 14 de junio de 1.389.

El despliegue de tropas y apoyo logístico otomano funcionó sorprendentemente bien. Los gobernadores y vasallos cristianos prepararon con antelación cuatro grandes centros de concentración y distribución logística y varios puntos más pequeños a lo largo de las rutas. Las unidades otomanas pasaron a través de terrenos difíciles, incluyendo puertos de montaña, sin problemas gracias a los preparativos y el despliegue de antemano de las unidades auxiliares.

Aunque hay menos información sobre los preparativos de Lazar, se sabe que éste reunió a sus tropas cerca de Niš, en la margen derecha del Južna Morava. Su ejército probablemente permaneció allí hasta que le llegó la información de que Murad se había trasladado a Velbužd, momento en el que movilizó sus tropas a través de Prokuplje hacia Kosovo. Este era el mejor lugar estratégico que Lazar podía elegir como campo de batalla, ya que le daba el control sobre todas las rutas que el contingente de Murad podría tomar.

Despliegue inicial

Los serbios y sus aliados tomaron sus posiciones en Kosovo antes de la llegada del ejército otomano el 14 de junio. Eligieron l Gazimestan o campo de los mirlos, a unos 5 km al noroeste de la moderna Priština, entre los ríos Sitnica y Lab, ocupando unas alturas al norte de río Lab, el terreno era adecuado para el uso de infantería y de caballería.

El ejército de Lazar estaba compuesto por unos 30.000 efectivos. De ellos, unos 15.000 estaban bajo el mando de Lazar, entre 8.000 correspondían a Vuk Branković, un noble serbio de Kosovo y yerno de Lazar, y un grupo menor al noble bosnio Vlatko Vuković, enviado del rey de Bosnia Tvrtko. El ejército mixto de Vuković incluía un contingente de caballeros hospitalarios, a quien el caballero croata Juan de Palisna había llevado desde Vrana, en Dalmacia. Varios miles eran caballeros. Como aliados de los cristianos iban también un número indeterminado de caballeros polacos y húngaros. También contaba con piezas de artillería, pero se desconoce su número.
El ejército serbio desplegó de la siguiente manera:

  • El ala derecha con unos 8.000 efectivos estaba bajo el mando de Dimitrije Vojinovic. La primera línea se compone por la “mala vlastela” o arqueros montados similares a los akincis turcos pero más protegidos, llevaban una cota lamelar (pequeños trozos de cuero endurecido o placas metálicas unidas con lazos de cuero). La segunda línea era de infantería, con lanzas, armas astiles, hachas, jabalinas y arcos (posiblemente también ballestas).
  • El centro con unos 15.000 efectivos mandados por el príncipe Lazar. La primera línea se compone de “veliki vlastela”, nobles con armadura y armados principalmente con lanzas, mazas y arcos. La segunda línea estaba compuesta por soldados de infantería serbios. Debido al tamaño del centro, su formación tendría dos flancos.
  • El ala izquierda se puso a las órdenes de Vlatko Vuković con unos 5.000 efectivos. La primera línea se componía por la “mala vlastela” o arqueros montados y caballeros o jinetes pesados. La segunda línea era una mezcla heterogénea de tropas aliadas de infantería bosnia, croata y albanesa. Además, Vukovic había traído consigo una pieza de artillería, al parecer era un regalo de los venecianos.
  • La reserva estaba bajo el mando Vuk Brankovic con unos 5.000 jinetes.
  • La artillería había varios cañones pero su número y ubicación son desconocidos. Es muy probable que se colocasen entre el centro y las alas.

Príncipe Lazar tenía muchas razones para preocuparse, ya que no había tenido tiempo para cohesionar sus fuerzas, ni conocía el grado de instrucción de muchas de sus unidades.

Batalla de Kosovo o Kosova 1389. Despliegue inicial

Los otomanos llegaron al día siguiente, el 15 de junio, y desplegaron en una pequeña elevación. El número total de las unidades otomanas no fueron probablemente superiores a 40.000, incluyendo las tropas vasallas y tren de bagaje. La composición del ejército sería: tropas profesionales o jinetes kapıkuli unos 8.500 jinetes y 4.000 infantes o jenízaros. Fuerzas provinciales jinetes unos 12.000, timarlı sipahis o timariots y akincis, infantes 12.000 azab y yayas. Fuerzas de estados vasallos 4.000 la mitad de infantería de Germiyan, Saruhan, el Imperio Bizantino, Bulgaria, los principados del sur de Serbia en Macedonia (las tierras de Constantino Dragaš y el príncipe Marko) y Albania.

El ejército otomano desplegó a la manera tradicional:

  • El ala izquierda mandadas por Yakub hijo del sultán con unos 10.500 efectivos compuestos por las unidades provinciales de Anatolia. Tenía una fuerza de cobertura de 500 jinetes arqueros akincis. En primera línea 5.000 infantes azabs y akincis desmontados manejando lanzas y armas astiles. En segunda línea 5.000 jinetes provinciales o timarlı sipahis o timariots, armados con lanzas y arcos.
  • El centro mandado por el propio sultán Murad con unos 11.000 efectivos. Esta parte del ejército turco era los profesionales o kapikuli: tenía una fuerza de cobertura de unos 500 jinetes arqueros akincis. En primera línea con 4.000 jenízaros, armados con arcos compuestos, yataganes y hachas. La segunda línea consistía en 6.000 jinetes kapikuli (los Silahtars en el centro y los Ulufecis y los Garips a los flancos).
  • El ala derecha las unidades provinciales de Rumelia (Balcanes) y estados vasallos bajo el mando de su otro hijo Beyazid (o Bayaceto) con unos 18.500 efectivos. Como cobertura destacó 500 jinetes arqueros akincis. La primera línea con 7.000 azabs e infantería de estados vasallos. Estos hombres estaban armados con lanzas, sables, tal vez algunas armas astiles, y lazos. En segunda línea 7.000 la caballería provincial o timarlı sipahis o timariots y vasallos en su mayoría serbios, búlgaros y albaneses.
  • La reserva estaba compuesta de 2.500 jinetes pesados kapikuli sipahis. Se situó a retaguardia del sultán y estaba manddaa por su bey.
  • La artillería había un número desconocido de piezas cuyo número y ubicación se desconoce, es probable que se colocaran entre las alas y el centro.

Las fuerzas turcas ocupaban un frente más amplio que los serbios, y se sabe que habían realizado trabajos de fortificación delante de las posiciones.

Batalla de Kosovo o Kosova 1389. Lugar de la batalla

La batalla

Las narraciones serbias y turcas de la batalla son muy diferentes, por lo que es difícil reconstruir el curso de los acontecimientos.

La batalla comenzó con una salva de los cañones serbios que fue completamente ineficaz, ya que sus disparos quedaron cortos. Los turcos respondieron con un ataque de artillería más eficaz y a continuación los jinetes arqueros akincis se acercaron a las posiciones serbias lanzando una lluvia de flechas.

Batalla de Kosovo o Kosova 1389. Desarrollo de la batalla

En respuesta, toda la caballería de la coalición serbia cargó, utilizando la formación en cuña, seguidos de cerca por la línea de infantería. La violencia de la carga logró romper el ala izquierda otomana, mandada por Yakub, y retroceder el centro turco, pero el ala derecha turca, a las órdenes de Beyazid, aguantó la embestida aunque tuvo considerables bajas

Batalla de Kosovo o Kosova 1389. Carga de la caballería pesada serbia en cuña

 

Batalla de Kosovo o Kosova 1389. Carga de la caballería pesada serbia. Autor Giuseppe Rava

Los serbios consiguieron una gran ventaja inicial después de su primera carga, que habían dañado significativamente el ala izquierda turca al mando de Yakub que resultó muerto, y se dirigían al campamento del sultán. El sultán mandó intervenir la reserva los kapikuli sipahis que era la caballería pesada de élite para parar a los serbios, consiguiendo estabilizar la situación. 12 caballeros serbios consiguieron romper las líneas otomanas y llegar hasta el sultán Murad, matándole.

Batalla de Kosovo o de Kosova 1389. La caballería serbia carga contra la caballería turca. Autor Mirek Jaburek

 

Batalla de Kosovo o de Kosova 1389. La caballería serbia carga contra la infantería turca. Autor Artur Olegovich.

Bayaceto (Beyazid) se las arregló para enviar algunas formaciones de caballería vasalla cristiana para reforzar el centro de turco y evitar el colapso tras la muerte del sultán. Lazar se cayó del caballo, siendo capturado y degollado por los turcos en el mismo campo de batalla. Al mismo tiempo Bayaceto dirigió un potente y decisivo contraataque sobre el ala izquierda serbia de Vuković destrozándola, ganándose por esta acción el apodo de “el Rayo“.

Batalla de Kosovo o de Kosova 1389. Caída de Lazar y contraataque de los kapikuli sipahis otomanos. Autor Adam Stefanović (1870)

 

Batalla de Kosovo o de Kosova 1389. Contraataque otomano. Autor Marek Szyszko.

En este momento crítico de la batalla, Vuk Branković que mandaba la reserva se retiró del campo de batalla con sus tropas. Este hecho es uno de los más controvertidos de la contienda. (Algunos historiadores afirman que había pactado con Murad traicionar a su amo, con la promesa de que él gobernaría Serbia bajo señorío del sultán, otras versiones afirman que Branković, ante lo inminente de la derrota serbia, huyó para salvar a tantos hombres como pudiese).

La retirada de los hombres de Branković dio a los turcos una enorme inyección de moral. Poco después, Bayaceto regresó y con su caballería y la que pudo reunir, lanzó un contraataque masivo contra la caballería cristiana. Los jinetes serbios fueron derrotados y aniquilados. Los que sobrevivieron tuvieron que refugiarse detrás de la infantería para intentar reagruparse.

El ala derecha serbia consiguió retirarse con orden, incluso algunos pensaban que habían ganado.

Fuentes turcas señalan que Murad I fue asesinado por el caballero serbio Miloš Obilić el 29 de junio de 1.389, mientras recorría el campo de batalla al día siguiente, cuando la lucha había terminado. Otras fuentes afirman que Obilić mató a Murad durante la batalla cuando llegó al campamento otomano y entró en la tienda del sultán fingiendo su deserción.

Batalla de Kosovo 1389. Milos Obilic mata al sultán turco Murad en su tienda según las fuentes turcas. Autor Giuseppe Rava

 

Secuelas

Las bajas son desconocidas, pero debieron ser muy altas para ambos bandos, resultaron devastadoras para los serbios, dado que tenían menos capacidades para su reposición. La batalla de Kosovo es considerada una victoria de las fuerzas otomanas. Debido a su derrota, Serbia fue convertida en un estado vasallo cuyos nobles debían pagar tributo y suministrar soldados a los otomanos. Por otra parte, como consecuencia de la presión turca, algunos nobles serbios accedieron a casar a sus hijas con mandatarios turcos, incluida la hija del príncipe Lazar, que se casó con el propio Beyazid I. A raíz de estos matrimonios, Stefan Lazarević, el hijo y heredero de Lazar, se convirtió en un fiel aliado de Bayaceto (Beyazid), aportando fuerzas importantes para muchos de sus futuros enfrentamientos militare.

Batalla de Kosovo o de Kosova 1389. Secuelas de la batalla. Autor Uroš Predić

Finalmente, el despotado Serbio, único reducto que resistió a los otomanos tras la batalla, fue conquistado definitivamente por éstos en 1.459. La victoria otomana permitió realizar nuevas conquistas al sur del Danubio, acabando con la última defensa organizada en el área de los Balcanes y dejando a Hungría como único oponente serio en el sudeste de Europa.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-19. Última modificacion 2017-08-19.