Edad Media Los primeros otomanos El ejército de los primeros otomanos

El ejército otomano temprano mostraba todas las deficiencias de un ejército nómada. No era un ejército permanente, sino más bien una serie de agrupaciones militares independientes dependiendo de los guerreros tribales y ghazis o voluntarios. Se las arregló para derrotar a las unidades de los gobernantes locales bizantinos e incluso los mercenarios del emperador, pero, al mismo tiempo no era capaz de capturar posiciones o castillos fortificados por medios militares. La falta de un cuerpo de infantería efectiva y la ausencia de un cuerpo técnico fueron las principales razones detrás de estas deficiencias. Recurrieron principalmente a la rendición por hambre. Este método era lento y costoso, especialmente si la fortaleza era grande y tenía suficientes provisiones. Nicea (Iznik), Prusa (Bursa), y Nikomedia (Izmit) resistieron los bloqueos de 21, 11 y 6 años, respectivamente, y al final la recompensa que obtuvieron los otomanos fueron ciudades destruidas y desoladas que necesitarían años de recuperación.

Los ghazis

La Ghazza era la lucha por la causa de Dios, y los que participaban en la Ghazza fueron llamados ghazis. El término ghazi lleva una connotación de valor, fuerza, humildad, abnegación, caridad, constancia, la lucha y caballerosidad a este día en las lenguas habladas por los musulmanes en todo el mundo. Había varios grupos de ghazis y una persona podía moverse libremente de un grupo a otro. Normalmente eran o infantes ligeros o jinetes ligeros a los que se denominaban akinjis o akincis, que no iban protegidos y que eran arqueros a caballo.

Los guerreros ghazi dependían de saqueo para su sustento, y eran propensos a bandolerismo y la sedición en tiempos de paz. Las empresas en las que se organizaron atrajeron aventureros, fanáticos y disidentes religiosos y políticos de todas las etnias.

En el oeste, los ghazis turcos hicieron incursiones continuas a lo largo de la zona fronteriza bizantina, encontrándose con los akritai (akritoi) sus homólogos griegos.

Ejercito otomano mediados del siglo XIV. Autor Angus McBride para Osprey

Como organizaciones, las corporaciones ghazi eran fluidas, lo que refleja su carácter popular, y los guerreros ghazi individuales saltarían entre ellas dependiendo del prestigio y el éxito de un emir o un jefe en particular, más que como las bandas mercenarias alrededor de un condotiero occidental. Fue a partir de estos territorios conquistados de Anatolia cuando el Imperio Otomano emergió.

Los primeros nueve jefes otomanos todos usaron el término “Ghazi” como parte de su nombre de coronación completo.

Cuando actuaban en el contexto de la guerra islámica, la función de los ghazis era debilitar las defensas del enemigo en la preparación para su eventual conquista y sometimiento. Debido a que a menudo no tenían el tamaño o la fuerza para apoderarse de objetivos militares o territoriales, los ghazis realizaban ataques repentinos en objetivos débilmente defendidos (por ejemplo, aldeas) con la intención de desmoralizar al enemigo y destruir el material que podría apoyar a sus fuerzas militares . Aunque las reglas de la guerra del Islam ofrecen protección a los no combatientes, como mujeres, monjes y campesinos (en que no podían ser matados), sus propiedades podrían ser saqueadas o destruidas, y ellos mismos podrían ser secuestrados y esclavizados.

Dado que los ghazis eran indisciplinados pronto fueron sustituidos por otras unidades un poco más disciplinadas.

Los yayas

Se sabe que los primeros ejércitos otomanos tuvieron infantería ligera que eran en su mayoría voluntarios de aldeas sin ninguna organización formal (similar al ejército seljúcida) y ocasionalmente, algunos guerreros Ahi. Alaeddin Pasa y Candarlı Kara Halil propusieron la fundación de las unidades de infantería regulares en 1.325, que también servirían como guardia real (Hassa). Después de que el decreto de fundación de los cuerpos Yaya (literalmente a pie), muchos aldeanos jóvenes ávidos de ingresos regulares se alistaron, y la nueva unidad fue establecida fácilmente. En realidad, no era una invención indígena, ya que varios de los otros emiratos también la tenían y con el mismo nombre.

El cuerpo Yaya no era una unidad militar regular auténtico. Sus soldados continuaron trabajando en sus fincas en tiempos de paz sin recibir salarios pero estaban exentos de algunos impuestos. Se unían al ejército cuando se les llamaba y llevaban sus armas y equipos personales con ellos. Durante la movilización y la guerra recibían un salario diario (Ulufe). Estaba organizada según el sistema decimal (10, 100, 1000). Los que servían como guardia real llevaban altos bonetes blancos (Ak Bork), que era el distintivo, diferenciándolos de la caballería tribal, que llevaba gorros rojos (Kizil Bork).

Curiosamente, mientras que las yayas estaban perdiendo su posición e importancia en el ejército estructurar sus números siguen aumentando, y algunos de ellos, que fueron capaces de permitirse caballos y se organizaron como un cuerpo de caballería con una organización similar, que se llamó los Müsellem. Con el fin manejarles mejor se creó una nueva subunidad llamada Ocak (literalmente hogar) que estaba compuesta de cinco miembros. Para la temporada de campaña uno de ellos se movilizaba (Eskinci Yaya), mientras que los otros cuatro (Yamaks) se quedaban para proporcionar servicios y apoyos a la familia del movilizado así como para proporcionarle una cierta cantidad de dinero.

Guerreros otomanos finales del siglo XIV: 1 jenízaro Nefer. 2 Oficial Ebizantino que se rinde entregando la espada. 3 soldado yaya con una ballesta

Los cuerpos Yaya y Müsellem se reorganizaron como un cuerpo auxiliar con personal fijo con una fuerza de alrededor de 20.000 efectivos cada uno después de 1.360. El cuerpo Yaya no cubrió las expectativas de sus creadores, pero se mantuvo porque era barato, pero la reorganizaron como una unidad de apoyo. Sus principales misiones durante las campañas eran el transporte, construcción de carreteras y puentes, y la protección de los convoyes de suministros y bagajes del ejército. Ocasionalmente, en situaciones de emergencia, se utilizaron como unidades de combate, como en algunas de las campañas de Murad I

Caballería timarli sipahi o timariot o provincial

La otra tarea exigente para los líderes otomanos era reorganizar la caballería turcomana en un ejército provincial eficiente. Había básicamente tres problemas. El primero era la falta de mando y control coherente. Lo jinetes turcomanos eran leales sólo a sus líderes inmediatos y ferozmente independientes y además, prestaban más atención a las ganancias materiales que a los fines del Estado. El segundo problema era la tendencia de los líderes turcomanos ‘para crear independiente dominios personales en los territorios conquistados. El tercer problema estaba relacionado con la debilidad inherente de los militares nómadas.

Con el fin de superar estos problemas los líderes otomanos comenzaron a introducir diversas medidas lentamente con el fin de controlar y transformar la caballería turcomana. El resultado de estas medidas fue la adaptación del sistema seljúcida de la iqta conocido como ”Timar”.

Se sabe que durante el primer período del emirato Otomano los territorios conquistados se dividían inmediatamente entre los líderes como dominios personales conocidos como “Yurtluk”, pero permanecieron en la obligación de permanecer fieles al emirato y de continuar proporcionando servicio militar. Este sistema no funcionaba bien, pues la mayoría de los líderes se establecieron en sus respectivos dominios y dejaron de participar en campañas militares.

Después de las primeras conquistas en Europa un nuevo sistema comenzó a aparecer. Allí, los territorios recién conquistados, que se mantuvieron como propiedad estatal, fueron divididos de acuerdo a su valor fiscal de su feudo (timar) y dado a los comandantes y soldados, que fueron nombrados “timarlı sipahi”o “timariot”, de acuerdo a sus méritos y su contribución a la conquista. Es importante destacar que sólo ciertos ingresos fiscales de la tierra se les asignó y no la propiedad de la tierra misma. Por otra parte, no era una permanente, sino una asignación temporal en la que el Estado retenía el derecho de cambiarlo si el sipahi no era capaz de proporcionar servicios militares. El sipahi estaba bajo la obligación definitiva para participar en las campañas militares con su caballo, armas, armadura y otros equipos, y de acuerdo con el valor su feudo asignado podría tener que proporcionar algunos soldados (jebelus) adicionales que eran como sus escuderos, normalmente los sipahis iban ligeramente equipados en comparación con los kapikuli. Según su éxito en la batalla podría aumentar su timar ganando tierras adicionales, pero si no realizaba sus tareas o huía de la batalla, sin duda perdería todos sus derechos y sería castigado.

En tiempo de guerra, los timarli sipahis y sus jebelus se reunían bajo su alay (regimiento) y eran mandados por una alay-bey. Los alays se reunían con otros de una misma provincia para formar un sanjak (provincia) que era mandado por un sanjak-bey bajo un mismo estandarte llamado livas, todos los sanjaks de una misma región se reunían para formas un bayler que era mandado por el beyler-bey.

Timarli Sipahis o timariot o jinetes provinciales: a la izquierda de Rumelia (Balcanes) que actuaban como una solida caballería media. A la derecha de Anatolia que actuaba como una caballería ligera-media

Normalmente los turcos combatían en un orden establecido: en el ala izquierda los beys o unidades de Anatolia, en el centro los kapikuli incluidos los jenízaros y en la derecha los beys o unidades de Rumelia (Balcanes), a vanguardia se situaban los arqueros a pie o hamidid y jinetes arqueros ligeros o akincis. Como reserva actuaba los kapikuli sipahis.

Los sipahis empleaban diferentes equipos y tácticas. Los sipahis de Anatolia estaban equipados y luchaban al estilo clásico del jinete arquero turco. Podían disparar flechas a galope de frente y de espaldas; su equipo era un escudo redondo, arco turco compuesto, flechas, kilij (sable turco) y armadura de cuero o fieltro. Sin embargo, no eran una caballería nómada y su estado era similar al de caballería ligera-media.

Los sipahis Rumeli (Balcanes) llevaban cota de malla plateada, escudo redondo, lanza, espada, jabalinas, montaban caballos barbados. Luchaban como caballería media.

Los sipahis de ambas provincias estaban también equipados con mazas tipo bozdogan y şeşper y hachas tipo aydogan, teber y sagir. A pesar de que el sistema de timar no consiguió obtener su plena eficacia hasta la mitad del siglo XV, su eficacia fue una de las principales razones detrás de los éxitos militares otomanos.

Los sipahis llamados cipayos impresionaron mucho a los europeos, era muy rápida e implacable, aparecía de repente surgiendo de la nada, la mayoría eran descendientes de los turcos nómadas, pero también incluían beduinos, en Rumelia (los Balcanes) algunos sipahis siguieron siendo cristianos durante generaciones.

Hacia 1.500 los sipahis disminuyeron, la infantería europea más disciplinada y armada con mosquetes cada vez más eficaces se convirtieron en su mayor amenaza.

Había tres categorías de timar de acuerdo a sus valores fiscales; timar (entre 2.000 y 19.999 akce), Zeamet (20.000-99.999 akce) y Ha (más de 100.000 akce). Los Has fueron generalmente asignados a la familia real, visires, y algunos comandantes de alto rango o gobernadores y no llevaban ninguna obligación militar directa excepto los beyler-beys (generales gobernadores). Los zeamet generalmente se les daba a los oficiales militares de alto rango de acuerdo con su graduación, los timars se concedían a los sipahis comunes oficiales subalternos.

Las concesiones eran concedidas por el gobierno central, pero los beyler-beys podían conceder timars de menos de 500 akces.

La unidad básica era el alay o regimiento (1.000 efectivos) bajo el mando de un alay-bey (coronel) y de tres a cuatro subasıs (capitanes).

Las fechas exactas y el número de efectivos timarlis implicados en las campañas son desconocidos, pero en la cima de su poder al final del siglo XVI llegaron a 83.550. Las provincias asiáticas proporcionaron 42.855 sipahis, mientras que los europeos proporcionaron 40.695.

Fuerzas kapikuli

Sin embargo, la principal diferencia y el éxito final de los otomanos fue la fundación de un ejército permanente basada en la esclavitud indígena llamado el “Kapıkulu Ocakları” literalmente hogares de los esclavos de la puerta o esclavos de la corte.

El Kapıkulu Ocakları con su famosa unidad secundaria de infantería, los jenízaros (Yeniceri Ocagi) (literalmente soldados nuevos), fue la columna vertebral de todo el sistema militar otomano hasta el final del siglo XVIII.

Se sabe que desde el período de Osman I, los esclavos militares sirvieron en la guardia real, pero su número era limitado y que no pertenecen a una unidad separada. De hecho, eran miembros del personal privado del sultán llamado el “nöker”, que era esencialmente una institución mongola. Los nökers consistían en individuos distinguidos seleccionados personalmente por el sultán de las tribus, los esclavos, y otros grupos sociales. Tenían que ser independiente de toda conexión social, especialmente de grupos tribales, y sirvieron al sultán con lealtad y con la obediencia absoluta. Su deber principal era actuar como guardias reales, y realizar funciones adicionales, incluyendo mensajeros, embajadores y encargados de los perros, pero a diferencia de los pajes reales que no realizaron deberes mayordomo. Algunos nökers también fueron designados para funciones de mando militar.

Kapikulis otomanos o soldados profesionales. A la izquierda un jinete (Kapıkulu Ocakları ), a la derecha un jenizaro (Yeniceri Ocagi) con su característico gorro blanco.

Los otomanos sin duda heredaron esta institución de los seljúcidas con algunas modificaciones, pero la transformación de esta institución comenzó después de cruzar a Europa. Las unidades otomanas capturaron innumerables esclavos y, por primera vez, un impuesto especial llamado el “Pěnčík” (uno de cada cinco) se introdujo para tomar uno de cada cinco esclavos para la tesorería central. Estos esclavos fueron entrenados y organizados bajo la estructura de un nuevo cuerpo conocido como los jenízaros. De acuerdo con las crónicas otomanas el Pěnčík fue ideado conjuntamente por Kara Rüstem de Karaman y Çandarlı Kara Halil, probablemente después de la conquista de Adrianópolis (Edirne) después de 1.369.

Sólo los esclavos físicamente aptos, resistentes y jóvenes fueron seleccionados (Pençikoglanı), y un centro especial de entrenamiento, el ”Acemi Ocagi” (hogar de los inexpertos), fue fundada en Edirne en la península de Gallipoli con el fin de capacitarlos durante al menos dos años de acuerdo con las necesidades del ejército. Además de su formación militar, los esclavos trabajaban como trabajadores navales de arsenal y remeros. Sin embargo, después de menos de una década el sistema de formación fue cambiado drásticamente. En lugar de utilizar los ”Acemioglans” (novatos) en agotadores deberes marítimos, fueron enviados a campos de cultivo turcos que trabajan en los campos y aprender la lengua y cultura turca y convertirse al Islam.

Después de este periodo de formación inicial, que duraba de cuatro a ocho años de acuerdo con la disponibilidad de vacantes de formación, eran llevados a la Acemi Ocagi. Era un régimen exigente de entrenamiento bajo fuerte disciplina y condiciones espartanas. Los alumnos aprendían a luchar como infantería mediante el uso de diferentes armas, especialmente el arco compuesto en condiciones difíciles y aprendieron a obedecer absolutamente las órdenes de sus superiores. La lealtad al sultán era el tema clave de la formación. La constante evaluación y la dura disciplina eran fundamentales en la selección de los futuros soldados del sultán. Los acemis realizaban todas las tareas domésticas dentro del centro de formación y deberes adicionales, como la lucha contra incendios y transporte de mercancías de propiedad estatal. De acuerdo con el reglamento, cualquier Acemi que de alguna manera aprendía artesanía era despedido inmediatamente del centro y podían ser asignados a servicios auxiliares. En condiciones normales, la formación duraría de cuatro a ocho años, y cuando se dispusiera de vacantes los Acemis serían asignados a sus respectivas unidades, pero sólo después del ”Kapıya Çıkma” (literalmente pasando la puerta), el examen final por los oficiales de alto rango.

Guerreros otomanos principios siglo XV: 1 infante yaya de los Balcanes. 2 jinete kapikuli. 3 infante de élite. Autor Angus McBride

Pero, en menos de 30 años después de la fundación del cuerpo de jenízaros, un nuevo modo de reclutamiento totalmente evolucionado, fue introducido el sistema de tributo del hijo infame llamado “devşirme”’ (literalmente, para recoger). La idea principal detrás de este nuevo modo de reclutamiento era el tributo forzado de niños seleccionados de familias cristianas, que después serían utilizados como esclavos militares tras un largo período de formación que incluía la formación cultural y religiosa, además de la formación militar. Esto no era inusual como puede parecer hoy en día, y se sabe que los seljúcidas recogían un número limitado de niños de familias cristianas para una formación especial en deberes de la corte.

Además, algunos señores otomanos independiente ya habían recogido niños para su uso personal. Así que, en cierto sentido, la administración otomana simplemente continuó con estas prácticas mezclándolas con el sistema de formación militar de esclavos mamelucos.

Desde el punto de vista militar, las razones de enrolamiento temprano eran obvias. Los prisioneros de guerra o esclavos capturados durante las redadas eran hombres ya maduros que no eran muy sensibles a la formación militar otomana. Por ejemplo, la formación del arma principal del ejército, el arco compuesto, ya sea montado o a pié, era muy exigente y requería mucho tiempo. Además de la instrucción, la lealtad era también una cuestión clave. La mayoría de estos soldados reclutados forzosamente, que ya habían sido sometidos a una dura instrucción y vivían en condiciones carcelarias, no estaban dispuestos a trabajar para una potencia extranjera, por lo que un porcentaje importante de ellos estaban dispuestos a abandonar el ejército a la menor oportunidad. Los comandantes de campo tenían que tomar medidas especiales, incluyendo la asignación de unidades especiales de la policía, con el fin de mantener el número de desertores reducido.

El devşirme era una solución brutal pero muy eficiente a estos problemas. En primer lugar, un gran depósito estable de hombres estaba disponible para la selección. La mayoría de los padres, por supuesto, se resistían a la idea de dar a sus hijos, y algunos intentaban por todos los medios para mantenerlos, incluyendo huida del país. Sin embargo, la administración y recaudación del devşirme no era un gran problema gracias a la eficiencia de la administración otomana. En segundo lugar, los niños son más sensibles a la formación, así como sus cuerpos y mentes eran moldeados fácilmente de acuerdo a las necesidades de los militares. Tercero, en el entrenamiento largo y complejo, se ponía mucho énfasis en la cohesión y la unidad elan y se les concedía ricas recompensas por los méritos y logros en el combate, lo que combinado creaba una intensa lealtad a la institución. De hecho, la lealtad al sultán nunca llegó a ser un tema importante, ya que en realidad la obediencia ciega a las órdenes de los superiores era la norma general. Aunque el devşirme creó un problema legal al forzar a un grupo de ciudadanos para que entregasen sus hijos como futuros esclavos militares, como institución que continuó desarrollando un sistema bien regulado hasta finales del siglo XV. Los beneficios seculares del sistema eran claramente más importantes para el estado que su base legal inestable en referencia a la ley islámica (Sharia).

Los cuerpos kapıkuli fueron fundamentales en la protección de la estructura centralizada del estado y su integridad territorial y de acuerdo a otros grupos militares leales al sultán. Sobre todo después de cruzar a Europa, donde algunos comandantes militares se convirtieron en señores territoriales y jugaron papeles importantes en términos de conquistar grandes extensiones de territorio.

Utilizaron la lentitud de la administración central para llegar a las fronteras y avanzaron rápidamente en su beneficio. Estaban mucho más en sintonía con la preservación de su libertad y mantenimiento de los territorios que habían capturado bajo el control de sus familias.

Algunas familias famosas, como las casas de Evrenos, Mihal, Turahan y Malkoc, fueron fundadas como resultado de sus éxitos contra ambos los enemigos y la administración central otomana. Los cuerpos kapıkuli inicialmente contrapesaba las ambiciones hereditarias semiindependientes de los señores y más tarde destruyeron por completo las bases su poder a mediados del siglo XV, con el establecimiento de los cuerpos kapıkuli, los otomanos construyeron un estado centralizado eficaz y mantuvieron su la integridad territorial, incluso después de varias crisis de sucesión. Al final, los emiratos rivales turcomanos no pudieron establecer ejércitos permanentes eficientes y perecieron uno tras otro.

En 1.450 las fuerzas kapikuli alcanzaban los 14.000 efectivos.

Caballería kapikuli

El cuerpo de los Kapıkuli Ocakları estaba dividido en seis divisiones: Los Sipahis, Silahtars, Derecha Ulufecis, Izquierda Ulufecis, Derecha Garips e Izquierda Garips. Todos ellos se recibían salarios trimestrales. Los Sipahis y Silahtars eran unidades de élite dentro de las seis divisiones.

Los silahtars (significa maestros de armas) eran elegidos entre los mejores guerreros del Imperio Otomano. Cualquier jinete otomano que realizase un hecho significativo en el campo de batalla podría ser promovido a la división Silahtar, aunque normalmente eran los miembros de las otras divisiones montadas los que se promovían esta manera. Soldados de infantería tenían que alistarse como serdengeçti (literalmente significa los que entregan su cabeza) y sobrevivir misiones suicidas para poder unirse a la división Silahtar. Si un jenízaro se convertía en un silahtar, los otros miembros de la división lo despreciaban y sus ex camaradas jenízaros lo consideraban un traidor, pero debido a la posición y la riqueza que un silahtar podía conseguir, era tan atractivo que jenízaros y otros soldados se alistaban como serdengeçti para misiones suicidas.

El comandante de la división Silahtar era el Silahtar Agha. Era el oficial maestro de armas del palacio y un ayudante personal cercano del sultán, ayudándole a ponerse su armadura. También era un oficial de enlace que supervisaba la comunicación entre el sultán y el Gran Visir.

Despliegue regular del ejercito otomano

La división Sipahi era la más prestigiosa de las seis divisiones. Tradicionalmente, los hijos de la élite otomana (hijos de los vezirs, pashas y beys) servían en esta unidad. A los sipahis y silahtars se les concedían feudos timar cerca de Estambul, al lado de sus salarios.

Ulufeci significa “los asalariados”, y los miembros de dos divisiones Ulufeci no se les concedía feudos timar.

Garip significa “los pobres” (debido a que su equipo era más ligero en comparación con las otras cuatro divisiones) y también se les pagaba salarios.

El sultán tenía el poder para ordenar directamente la ejecución de sus siervos sin sentencia judicial. En teoría, el sultán no tenía este tipo de poder sobre otras personas, incluso los simples campesinos. Si un hombre libre era ascendido a una de las divisiones kapikuli, se consideraba que cambiaba automáticamente a kul (sirviente) del estado.

Jinetes profesionales o Kapikuli otomanos. 1 Silahtars que eran los mejor armados. 2 garips que eran los peor equipados. Autor Angus McBride

Los equipos de las divisiones Silahtar, Sipahi y Ulufeci era, una cota de malla plateada, escudo redondo, espada, arco compuesto, flechas, lanza, maza bozdogan y el hacha. Su equipo era similar a los sipahis provinciales Rumeli (Balcanes), pero se distinguían por sus telas brillantes, sombreros prominentes y armas ornamentadas. Las dos divisiones Garip estaban más ligeramente equipadas.

Los Sipahis se colocaron parte de atrás del ejército como retaguardia. Actuaban como la caballería de reserva y guardaespaldas del sultán otomano y sus vezirs. Su trabajo incluía a unirse y reforzar las alas del ejército otomano que eran los sipahis provinciales.

La división Silahtar acompañaba al sultán en los desfiles como guardaespaldas, aunque la división Sipahi tomó su lugar, porque los hijos de la aristocracia otomana se alistaban en exclusiva en este regimiento, que con el tiempo se convirtió en el más importante.

Caballería otomana. Autor Aleksander Yurievich Averyanov

Los jenizaros

Es obvio que el cuerpo de jenízaros (Yeniceri Ocagi) (literalemente nuevos soldados) se estableció inicialmente y más tarde otros cuerpos o kapıkulu fueron creados alrededor el núcleo de jenízaros, debido a las nuevas necesidades surgidas. El cuerpo de jenízaros no era el único cuerpo de infantería creado por los primeros comandantes otomanos, pero fue el primer cuerpo de infantería regular en el ejército otomano.

Como guardias reales que tenían el privilegio de usar gorros blancos llamados ak börk por los turcos y mitra o pileus y por los latinos, se convirtieron en la élite de la élite y, posteriormente, el más famoso y poderoso cuerpo de todo el ejército otomano.

Por supuesto, los jenízaros no ganaron su famosa reputación de inmediato y no eran lo suficientemente numerosos como para cumplir con todos los requisitos de infantería del ejército.

En la práctica, los jenízaros pertenecían al sultán. A diferencia de los musulmanes libres, les estuvo expresamente prohibido dejarse crecer la barba, permitiendo tan solo un bigote. Se les inculcó desde un primer momento que consideraran al cuerpo de jenízaros como su casa y familia, y al sultán como su padre real, de facto. Solo aquéllos que demostraron ser lo suficientemente fuertes durante el periodo de instrucción alcanzaron el rango de un jenízaro verdadero, normalmente a la edad de veinticuatro a veinticinco años. El regimiento heredaba las propiedades de los jenízaros fallecidos.

Mehmed I movió los principales cuarteles jenízaros de la ciudad de Edirne en la península de Gallipoli y fundó además una nueva Acemi Ocagi en Estambul que se convirtió en el mayor centro de entrenamiento militar jenízaro y en poco tiempo alcanzó una fuerza de 3.000 a 4.000 hombres organizados en 31 ortas (compañías). Aunque la duración original del periodo de formación de ocho a nueve años fue conservado, en realidad, debido a la naturaleza constante de las campañas y al aumento del número de asignaciones a las provincias, la duración media real de permanencia era entre cinco y cincuenta y cinco años.

El número de efectivos de las tropas jenízaras varió según la época desde 100 al principio, 1.000 en el año 1.400, 10.000 en 1.453 y 13.500 en el 1.564. La guardia jenízara estaba organizada en ortas (equivalente en turco a compañía). Suleyman el Magnífico poseía 165 ortas, pero el número con el tiempo aumentó a 196. El sultán era el comandante supremo de los jenízaros, si bien el cuerpo era organizado y comandado por el ağa (comandante). La guardia jenízara se dividía en tres categorías:

  • Cemaat (tropas fronterizas), con 101 ortas.
  • Beyliks o beuluks (la guardia personal del sultán), con 61 ortas.
  • Sekban o seirnen, con 34 ortas.

Además existían 34 ortas integradas por los acemi (cadetes). En un principio, los jenízaros podían ascender de rango tan solo dentro de su propia orta y solo por criterios de antigüedad y jerarquía. Abandonaban la unidad tan solo para asumir el mando de otra.

Los azabs o azaps

Los jenízaros eran, al principio, una unidad pequeña probablemente alrededor de 1.000 efectivos y como una unidad de élite que eran muy preciados y caros. Pero el ejército necesitaba grandes unidades de infantería que fuesen prescindibles y fáciles de reemplazar. La solución fue introducir un cuerpo de infantería semi-mercenario llamados azabs (literalmente soltero) también conocidos como Asappes o Asappi, que ya estaban siendo empleados por otros emiratos y en general estaban financiados por las provincias. Normalmente eran aldeanos de origen turcomano de la zona de Anatolia occidental Según las regulaciones del gobierno, el estado decidía el número de azabs necesarios para cada campaña y asignaba los requisitos entre las provincias. Los gobernadores reunían entonces los activos financieros necesarios para cubrir los números asignados de azabs entre la población, que era generalmente era un azab por 20 o 30 personas. Encontrar azabs para una campaña en particular no era difícil, ya que había bastantes jóvenes desempleados o ambiciosos con alguna experiencia militar. Inicialmente azabs eran soldados a tiempo parcial que eran convocados o que se ofrecían como voluntarios para una determinada campaña, pero con el tiempo debido a la naturaleza de las prolongadas y constantes campañas, la mayoría de azabs convirtieron en semi-mercenarios, que rompieron todos los lazos con sus pueblos y emigraron a las ciudades de provincia en busca de empleo.

Los gbernadores eran los oficiales superiores de las unidades provinciales azabs. Después de la contratación y el nombramiento de oficiales, los gobernadores organizaban los azabs en unidades, que tenían casi la misma estructura organizativa que los jenízaros. Pronto, casi todos los oficiales fueron nombrados de forma permanente y los gobernadores entonces sólo renovaban sus licencias. Los azabs tenían que proporcionar sus propias armas y equipo, que eran estrechamente inspeccionados durante el proceso de contratación. Eran esencialmente soldados de infantería y su arma principal era el arco compuesto. Habitualmente realizan tareas peligrosas, luchaban en líneas frontales, y se encargaban de frenar y desgastar al enemigo. Por esta razón, sus bajas eran muy altas, pero sus recompensas también eran altas. Además de su salario, los azabs estaban exentos de impuestos durante la campaña. Ocasionalmente, por sus logros de combate heroico y servicios meritorios fueron galardonados como timar o empleo permanente en el ejército, y la mayoría se convirtieron en guardias con deberes en los castillos de frontera.

Azabs o azaps otomanos. Inicialmente eran turcos de Anatolia

Los azabs eran inicialmente sólo turcos de Anatolia, aunque a finales del siglo XVI cualquier musulmán de cualquier provincia otomana podría alistarse como un azab. El papel principal luchaba como arqueros a pie (hamidid), aunque había algunos arqueros a caballo (akincis o akinjis) que llevaban el arco compuesto turco y raramente algunos con ballestas, y como infantería normal armas astiles como la tırpan y harba así como la balta (alabarda). Además de las armas astiles estaban armados con una variedad de mazas, hachas y sables. Posteriormente adoptaron las armas de fuego.

Jinetes akincis o akinjis otomanos. Eran los jinetes arqueros de las fuerzas azab. Eran los más ligeros de los jinetes y procedían de tribus nómadas de Anatolia

Además de su trabajo como militares muchos realizaban trabajos como guardias, transportar municiones y el minando las murallas enemigas.

A pesar de que los azabs eran casi mercenarios esencialmente (debido a las campañas constantes, fuertes controles estatales y la falta de capitanes independientes del tipo condotiero) actuaban más como soldados a tiempo completo de la época. No tenían lealtad a la unidad y sus únicos lazos comunes eran encontrar un trabajo asalariado y el saqueo. En cualquier evento, sin embargo, el proceso del desempleo urbano después de la desmovilización les hizo precursores del sistema de mercenarios otomanos reales que nacieron después de la mitad del siglo XVI con la propagación de las armas de fuego de mano.

Logística

La logística era una organización de elementos logísticos civiles (Orducu), que consistían en artesanos, contratistas y varios tipos de comerciantes, como producción y reparación de armas y municiones; médicos de campaña; suministros de ropa, comida y agua, servicios financieros como préstamos, venta de esclavos y distribución del botín; etc etc. La mayoría de estos civiles eran enviados por sus respectivos gremios para realizar servicios para el ejército durante la campaña. Todos ellos estaban obligados a suministrar servicios usando sus propios medios y equipos, pero por supuesto, con una buena ganancia. El Estado sólo proporciona la seguridad y, a veces el transporte. Cada soldado individual (y unidades también) tenían que comprar el apoyo logístico por sí mismos del Orducus, que tenía el monopolio. Por otra parte, los comerciantes locales y pobladores de la zona de campaña sólo podían vender su mercancía y servicios a través del Orducus.

Para el transporte contrataban los carromatos y su respectivo ganado cerca de la zona de operaciones, usaron también camellos.

Artillería

Los mamelucos de Egipto y los musulmanes españoles emplearon los cañones a mitad del siglo XIV, pero los Otomanos lo hicieron mucho más tarde. Los primeros cañones otomanos pudieron estar presentes en la primera batalla de Kosovo 1.389 y Nikopol 1.390. Pero no se sabe cómo y cuándo el cuerpo de artillería fue fundado. Lo más probable es que las primeras unidades de artillería fueron fundadas durante el reinado de

Bayaceto (Beyacid) I. Sin embargo, eran más o menos unidades independientes creados en torno a un particular, maestro artillero-fundidor para realizar servicios durante una determinado campaña o asedio. Esta medida especial se mantuvo hasta que la adhesión de Mehmed II al trono. Alistó todos los artilleros europeos disponibles así como los expertos nativos en armamento y los organizó en un solo cuerpo, el Topcu Ocagi (literalmente hogar de los artilleros). Se dividió en dos tipos de artillería: la artillería de asedio y la artillería de campaña completamente diferenciadas.

Con la conquista de Constantinopla el nuevo cuerpo de artillería se volvió legendario no sólo dentro del ejército otomano, sino también en el Viejo Mundo. Pronto la artillería de campaña se comprobó su importancia de nuevo durante la batalla de Otlukbeli (Başkent) contra el sultanato Akkoyunlu. En esta batalla, la artillería de campaña otomana fue empleada en concierto con los carros de guerra tipo husita, creando estragos en las filas de los nómadas del ejército de Akkoyunlu. Mientras que otros factores como la disciplina eran importantes.

Las continuas campañas de Mehmed crearon un ambiente favorable para mejorar el cuerpo de artillería, las nuevas oportunidades y los activos financieros correspondientes mejoraron su estructura organizativa, aumentaron el personal, y adquirieron nuevas armas.

Los otomanos inicialmente hicieron hincapié en la producción de cañones y en segundo lugar de armas de fuego portátiles. La primera fundición de cañones se estableció en Edirne y más tarde se trasladó a Estambul, donde era conocido como el Tophane-i Amire (la fundición Imperial de cañones) El Tophane mantuvo la fundición más grande y más importante hasta el final del Imperio. Varias fundiciones se abrieron y se cerraron en los centros provinciales de acuerdo a las necesidades de las época. Algunos de estas fundiciones locales incluso llegaron a superar el Tophane en términos de importancia y de la producción, pero sólo brevemente y por lo general durante la realización de una campaña en particular. También era una práctica común para las fuerzas expedicionarias otomanos para llevar los materiales necesarios y para producir cañones frente a las fortificaciones sitiadas. Las operaciones de fundición de campaña fueron tan prácticas y eficaces que se citan casos de fundición de hecho en las cimas de montañas.

Los conquistadores otomanos concedieron feudos a los fabricantes de cañones, y no tenían que convertirse al Islam. Los judíos españoles expulsados trajeron nuevas técnicas de fabricación de cañones y pólvoras.

Las pólvoras otomanas llegaron a ser de mayor calidad que las cristianas, producían un humo gris en vez del humo negro. En un principio los artilleros eran extranjeros contratados, pero con el tiempo el cuerpo pasó a incluirse en los kapikuli o soldados profesionales.

La dotación de personal de los Cebecis aumentó al mismo ritmo que el cuerpo de jenízaros; 451 en 1.514 a 789 en 1.567 y 3.000 en 1.598. El número de piezas también aumento de 250 en 1.453 a 1.204 en 1.567 y a 2.827 en 1.598.

Mineros

El último cuerpo técnico fue el Lagımcı Ocagi (El hogar de los mineros). Fue fundado para proporcionar soporte de ingeniería para las operaciones de asedio durante el reinado de Mehmed II. La tarea principal de los lagımcıs era cavar minas bajo las murallas de fortalezas enemigas, con el fin de colocar explosivos allí, y encenderlos en el momento oportuno. También realizaban operaciones contra minado, y una unidad de mineros estaba siempre presente en las fuerzas asignadas a cada fortaleza importante. Adicionalmente, eran responsables de deberes de campo como zapadores y escavado de trincheras, posiciones de artillería, y otros trabajos de tierra para las operaciones. Excepto unos pocos lagımcıs que eran asalariados y organizados bajo el cuerpo de Cebeci, que era el encargado de producir equipos de ingeniería, el resto eran timariots o fuerzas provinciales.

Auxiliares otomanos. A la izquierda un zapador o lagımcı, en el centro un médico y a la derecha un herrero.

El cuerpo Lagımcı no tenía una organización y jerarquía claramente definida y, en realidad, era más una unidad de apoyo de combate que una parte auxiliar del ejército permanente. Esto explica por qué en las agrupaciones ad hoc, los lagımcıs llevaban a cabo tareas especializadas la mayoría de las veces y por qué el ejército a menudo dependía de la movilización de unidades militares auxiliares y elementos civiles para realizar tareas de ingeniería durante las campañas. Mientras que las unidades auxiliares con sus sistemas de mando y control propios eran muy eficientes, este no era el caso con los elementos civiles. Aunque algunos de los civiles provenían de ocupaciones adecuadas para las tareas de ingeniería (como mineros profesionales) muchos de ellos eran campesinos sin una organización eficaz y solo eran capaces de realizar tareas simples.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-18. Última modificacion 2017-08-19.