Edad Moderna Periodo Sengoku (1477-1615) Tokugawa Ieyashu (1600-16)

Batalla de Sekigahara  (1.600)

Antecedentes

Después de la muerte de Toyotomi Hideyoshi el 15 de septiembre de 1.598 se produjo un importante vacío de poder. Tokugawa Ieyasu se instaló en el castillo de Fushimi, fortaleza personal de Hideyoshi, para defender mejor sus intereses. Comenzó a establecer una serie de alianzas con figuras poderosas del país por medio de matrimonios concertados, por lo que Ishida Mitsunari, uno de los cinco bugyos (magistrados), comenzó a unificar a todos los que pudo en contra de la figura de Ieyasu. Debido a que nadie se atrevía a hacerle frente, Mitsunari decidió que la única opción era que fuera asesinado. Cuando los principales generales de Ieyasu se enteraron del plan, decidieron eliminar a Mitsunari, por lo que éste tuvo que huir hacia el castillo Osaka disfrazado de mujer y subido en un palanquín. Sorprendentemente Mitsunari decidió pedir ayuda y protección directamente a Ieyasu, quien accedió a recibirlo en el castillo Fushimi como invitado, donde permaneció hasta la primavera de 1.599 cuando Ieyasu le pidió que regresara a su propio castillo, el castillo Sawayama.

El venerable Maeda Toshii murió en primavera, y la posición de guardián de Hideroyi estaba vacante, Ieyasu asumió el papel y se mudó al castillo de Osaka.

El 22 de agosto, mientras que Ieyasu organizaba a su ejército con la intención de enfrentarse a un daimyo rebelde, Uesugi Kagekatsu, Mitsunari decidió actuar respaldado por los otros bugyos o magistrados y tres de los cuatro tairos (gran anciano), los cuales enviaron una queja formal contra Ieyasu acusándolo de 13 cargos distintos. Entre los cargos destacaban haber dado en matrimonio hijas e hijos con fines políticos y haber tomado posesión del castillo Osaka, antigua residencia de Hideyoshi, como si fuera suyo. Ieyasu interpretó la misiva como una clara declaración de guerra, por lo que virtualmente todos los daimyos del país se alistaron, ya fuera en el llamado Ejército del Oeste u Occidental de Mitsunari o el Ejército del Este u Oriental de Ieyasu.

Mitsunari había conseguido que muchos indecisos se uniesen a su causa, pero cometió un error fatal al coger familiares de los principales samurais como rehenes al principio de la campaña, una mujer cristiana llamada Donna Gracia, se mando matar y prendió fuego a su casa antes que someterse a arresto domiciliario, muchos quedaron horrorizados, Mitsunari cambió de táctica y puso vigilantes en las casas de los familiares, pero muchos consiguieron burlar la vigilancia y escapar.

Situación de Japón en el 1.600

 

Movimientos del Ejército del Oeste u Occidental

Mitsunari había realizado un pacto secreto con Uesugi Kagekatsu, daimyo de la provincia de Aizu, que se encontraba más al norte de la base de Ieyasu en Kanto, esperaba cogerle entre las dos fuerzas. Uesugi había comenzado a construir y ampliar rápidamente nuevas defensas en su dominio. Cuando Ieyasu le solicitó una explicación, éste a través de uno de sus principales vasallos, le respondió irónicamente que “mientras los samuráis de la ciudad pasaban su tiempo coleccionando complementos de té, los del campo coleccionaban armamento”. Ieyasu ordenó a Kagekatsu que se presentara personalmente a ofrecer una explicación de su comportamiento pero al no recibir ninguna respuesta decidió llamar a sus aliados a un consejo de guerra en Osaka el 12 de julio. Finalmente el 24 de julio, Ieyasu y su ejército salieron de Osaka rumbo a Aizu.

Ieyasu hizo una pausa el 25 de julio en el castillo Fushimi, que estaba custodiado por uno de sus principales vasallos, Torii Mototada, con quien pasó la tarde hablando y bebiendo. Ambos sabían que una de las primeras acciones de Mitsunari sería atacar este castillo y de ocurrir esto, Mototada tenía pocas esperanzas reales de salir victorioso. Mototada aseguró que el castillo caería sólo si su fuerza era superada diez veces. La despedida de ambos a la mañana siguiente fue verdaderamente emotiva.

Ieyasu y su ejército avanzaron lentamente esperando los movimientos del ejército enemigo y finalmente llegaron a Edo el 10 de agosto. Permanecieron ahí hasta el 1 de septiembre, entonces emprendieron la marcha hacia el norte de Oyama con un ejército que contaba con unos 50.000 combatientes. Uesugi Kagekatsu estaba en esos momentos enfrentándose a los samuráis aliados de Ieyasu: Date Masamune y Mogami Yoshiakira. Cuando se enteró de la llegada del ejército huyó. Se celebró un consejo de guerra en Oyama en el que se decidió atacar a Mitsunari.

Batalla de Sekigahara 1600. Movimientos previos del ejército del Este de Ieyasu

El ejército de Ieyasu regresó a Edo para reagruparse y prepararse para la batalla final, el camino a Osaka estaba controlado por los castillos de Kiyosu y Gifu.
El castillo de Kiyosu cerraba el camino de la costa y estaba mandado Osaki Gemba aliado de Ieyasu, por lo que el 1o de septiembre envió una división de 16.000 hombres mandados por Fukushima Masanori para asegurar primero el castillo Kiyosu y posteriormente tomar el castillo Gifu. Posteriormente envió otra división el 15 de septiembre de 15.000 soldados bajo las órdenes de Ikeda Terumasa.

Varios días después, el 29 de septiembre, Tokugawa Ieyasu envió a su hijo Hidetada con 36.000 efectivos para que viajaran por el Nakasendo con el fin a Mino al noroeste del castillo de Gifu, donde se reuniría con el resto de las fuerzas para tomar el castillo, que cerraba el camino del norte. Este castillo estaba mandado por Oda Hidenobu, nieto de Oda Nobunaga.

Samurais del Ejército del Este u Oriental 1600: A la izquierda Honda Takedasu; sentadoTokugawa Ieyasu con namban-do y namban kabuto (armadura y yelmo de origen occidental); Date Masamune “el Dragón Tuerto”; Kuroda Nagamasa, lleva un jimbaori o chaqueta de campaña sobre la armadura, lleva un kabuto tipo obashi; Ii Naomasa, jefe de los “demonios rojos”; a la derecha samurai del clan Tokugawa. Autor Angus McBride para Osprey

El 7 de octubre Ieyasu partió de Edo con el resto de su ejército unos 30.000 efectivos para marchar hacia el oeste, hacia la capital Osaka. 14 días después su rápido avance le había permitido reunirse con sus comandantes que para entonces ya habían tomado el castillo Gifu.

El castillo de Gufu estaba mandado por Oda Hidenobu, a medida que las fuerzas orientales progresaban hasta la Tokaido, no fue capaz de predecir por donde las fuerzas orientales cruzarían el río Kiso y continuarían su marcha hacia el oeste. Para defenderse de todas las posibilidades, Hidenobu estableció fortificaciones en toda la zona, con el castillo de Gifu en el centro, dividiendo sus fuerzas y debilitando el total de sus fuerzas.

La división Masanori esperó a la división Terumasa para realizar un ataque combinado. En la mañana del 22 de agosto cruzaron el río Kiso.

Mientras la división de Terumasa cruzaba el río, un contingente de mosqueteros de Hidenobu disparó a la vanguardia, deteniendo el avance en la batalla de Koda Kisogawa Toko. Después de derrotar a los mosqueteros, las fuerzas de Terumasa continuaron su marcha. En la tarde del 22 de agosto llegaron a la aldea de Komeno (actual Kasamatsu) y se enfrentaron a una fuerza de 3.000 hombres bajo el mando de Dodo Tsunaie en la batalla de Komeno, y fueron derrotados. En el momento de la batalla, Hidenobu estaba en el pueblo cercano de Injiki (actual Ginan) y decidió retirar sus fuerzas al castillo de Gifu, en lugar de atacar a las fuerzas orientales donde estaban.

Casi al mismo tiempo, las fuerzas de Masanori intentaban cruzar el río Kiso cerca Nakashima distrito de la provincia de Owari (actual Ichinomiya), pero se encontraron con fuerzas occidentales bien atrincheradas en la orilla opuesta y decidieron ir más al sur para cruzar el río. Finalmente cruzaron en Higashikaganoi y avanzaron al castillo de Kaganoi (actual Hashima) volviendo al norte y rodeando el castillo de Takegahana. Sugiura Shigekatsu inicialmente resistió a las fuerzas de Masanori, pero Mori Hiromori, líder de las fuerzas de apoyo, capituló ante Masanori y a Shigekatsu no le quedó más remedio que hacer lo mismo, el castillo de Takegahana cayó.

Después de las victorias, las dos divisiones se unieron en el río Arata (Aratagawa) al sur del castillo de Gifu para comenzar su avance final.

En la noche del 22 de agosto, las fuerzas orientales combinadas continuaron la persecución de Hidenobu. Para reforzar sus propias fuerzas, Hidenobu envió peticiones de ayuda a los castillos cercanos de Ogaki y Inuyama. A la espera de la llegada de refuerzos, Hidenobu permaneció en el castillo de Gifu pensando que sería capaz de atrapar las fuerzas enemigas entre su castillo y las fuerzas de apoyo de Ogaki y Inuyama. El clan Toyotomi también envió algunas fuerzas al castillo de Gifu para reforzar su defensa.

Hideyoshi pensaba que el castillo Gifu podría resistir cualquier ataque, y mantuvo fuerzas en los puertos de montaña alrededor del castillo, para proteger las rutas de acceso al mismo, debilitando las fuerzas.

Al amanecer del 23 de agosto, las fuerzas orientales recibieron noticias de la acumulación de fuerzas en los castillos de Ogaki y Inuyama, situando fuerzas para impedir refuerzos.

Más tarde en la mañana, comenzaron a avanzar hacia Gifu, y se encontraron con Asano Yoshinaga que protegía el paso de montaña, hubo enfrentamientos pero consiguieron pasar y rodear completamente el castillo.

Durante el asalto, no hubo fuerzas de apoyo, en un solo día cayo todo el castillo menos la torre del homenaje, donde Hidenobu con una decena de hombres estaba dispuesto de luchar hasta el final, finalmente cometieron seppuku.
Mientras tanto, Hidetada había salido de Edo y en contra de las órdenes de su padre, decidió tomar el castillo Ueda, controlado por el clan Sanada leal a Mitsunari, para posteriormente reunirse con su padre en algún punto de la provincia de Mino el 20 de octubre. El asedio al castillo defendido por el clan Sanada comenzó el 12 de octubre y los defensores, mandados por Sanada Masayuki, lograron resistir los embates del enemigo gracias a una combinación mortal de disparos de mosquetes y cargas de infantería que desmoralizaba a las tropas Hideata y las hacían huir, otro punto a favor que tenían los sanada era que el famoso samurái Yukimura Sanada se encontraba defendiendo el castillo, quien combinando defensa y contrataques causaba numerosas perdidas a Hidetada, quien temiendo haberse demorado demasiado, levantó el asedio el 16 de octubre y tomó su ruta nuevamente. Para cuando hubo llegado a Sekigahara, la batalla había finalizado.

Ieyasu y sus hombres llegaron a Akasaka el 20 de octubre, donde estableció un pequeño campamento en una pequeña colina llamada Okayama. La proximidad del enemigo consternó al ejercito de Tokaido que estaban acampados desde hacia dos semanas en la zona y que fueron sorprendidos por la velocidad de su avance. Algunos daimyos solicitaron autorización para realizar un reconocimiento del campamento enemigo, Nakamura Kazuuji y Arima Tayouji, salieron del campamento con varios cientos de hombres. Ambos bandos se enfrentaron entonces en una escaramuza en medio del río Kuise (Kiusegawa), durante la cual el puente fue destrozado. El enfrentamiento terminó cuando comenzó a anochecer.

Movimientos del Ejército del Este u Oriental

La ausencia de Tokugawa fue aprovechada rápidamente por Mitsunari para reunir sus fuerzas y ocupar los castillos rivales que había en la zona antes de perseguir a Ieyasu, el 22 de agosto Torumoto Mori ocupó el castillo de Osaka.

El primer movimiento de Mitsunari fue la conquista del castillo de Tanabe. El 15 de agosto las fuerzas del Ejército Este dirigidas por Onaki Sigekatsu atacaron el castillo. Hosokawa Yusai, suegro de Donna Gracia, se había dirigido a su castillo de Tanabe con 500 efectivos, durante dos meses el castillo fue sitiado por 15.000 efectivos y finalmente se rindió el 19 de octubre por orden del emperador, pero consiguió sustraer una fuerza importante de la batalla.

Batalla de Sekigahara 1600. Movimientos previos del ejército del Oeste de Mitsunari

El siguiente movimiento fue la conquista del estratégico castillo Fushimi, defendido por Torii Mototada, tal y como habían previsto. El castillo Fushimi dominaba el acceso hacia el este del país, con lo cual su conquista era vital para seguir avanzando. El 27 de agosto las fuerzas del Ejército del Oeste mandadas por Hidete Ukita rodearon el castillo con 40.000 efectivos, sin embargo, la guarnición, apoyada por 100 guerreros ninja de la provincia de Kaga, dichos ninjas brindaron apoyo dentro del castillo mientras que otros hacían guerra de guerrillas en los alrededores. Mototada consiguió resistir valientemente los asaltos de los hombres de Mitsunari durante diez días, hasta que la intervención de un traidor, a quien Mitsunari había amenazado con crucificar a su esposa y a su hijo, prendió fuego a una de las torres por lo que los invasores pudieron entrar hasta el castillo central el día 17 de septiembre. Con tan solo 200 hombres sobrevivientes y el castillo en llamas, Mototada efectuó cinco contraataques hasta que sólo quedaron 10 hombres, momento en que decidieron cometer seppuku para evitar ser capturados con vida. El ejército de Mitsunari sufrió 3.000 bajas.

Asalto al castillo de Fushimi, 27 de agosto de 1600. Torii Mototada defendió el castillo durante 10 días, infligiendo graves pérdidas al ejército de Ishida Mitsunari

Mitsunari convocó a los principales partidarios en el castillo de Ogaki el 15 de septiembre. Tenía planeado marchar al este y acorralar a Ieyasu en su provincia de Mikawa. Pero primero debían tomar dos castillos que aún quedaban en su zona Anotsu, Matsuzaka y Otsu.

El clan Tomita se había puesto del lado del Ejército del Este y el castillo de Anotsu o Tsu fue atacado por los ejércitos occidentales bajo el mando de Mori Terumoto y Chosokabe Morichika el 29 de sptiembre. Aunque los defensores que eran unos 1.300 pusieron una defensa rígida, los 30.000 atacantes asaltaron el castillo y lo quemaron. El castillo de Matsuzaka fue asediado por Katsushige Nabeshima y finalmente el 1 de octubre.

El castillo de Matsuzaka fue asediado por Katsushige Nabashima el 30 de septiembre, siendo finalmente conquistado.

El castillo Otsu estaba mandado por Kyogoku Takatsugu, partidario de Ieyasu, y debido a la posición estratégica de éste, a orillas del lago Biwa, ambos bandos estaban interesados en controlarlo. El 13 de octubre una fuerza de 13.000 hombres bajo el liderazgo de Mori Motoyasu, Tachibana Muneshige y Tsukushi Hirakodo tomaron posiciones en los alrededores del castillo junto con las fuerzas navales de Mashita Magamori para comenzar el asedio. Este conflicto bélico sirvió de entretenimiento para los habitantes de Kyoto, quienes se apostaron en las colinas vecinas llevando alimentos para disfrutar el evento como si fuese una obra teatral. Los defensores, eran unos 3.000 y resistieron los ataques y para el sexto día Takatsugu envió a un grupo de ninjas al campamento del clan Mori para robaran algunas de sus insignias y banderas. A la mañana siguiente las banderas ondeaban en el interior del castillo pero no lograron el objetivo de desmoralizaros. Al contrario, tanto los Mori avergonzados como los Tachibana, quienes en un principio habían creído que el castillo efectivamente había caído y ellos no habían participado, redoblaron esfuerzos para atacar a los defensores. El castillo finalmente cayó el 21 de octubre y aunque Takatsugu había perdido la batalla, había logrado mantener lejos del principal enfrentamiento a 15.000 soldados enemigos.

Asedio de Otsu 1600. Se puede ver un cañón europeo y las flechas incendiarias
y explosivas que dispara. Autor Wayne Reynolds para Osprey

Una vez despejada su retaguardia, con la caída de los castillos, los aliados del Ejército del Oeste tenían ahora el camino abierto para reunirse con seguridad en el castillo Ogaki para marchar juntos al norte y al este, con la finalidad de atacar el ejército de Ieyasu por la retaguardia.

Cuando Mitsunari se enteró que Ieyasu estaba cerca, alarmado, pidió a Mori Terumoto que trajera a sus 30.000 hombres de inmediato para detener a Ieyasu. Mientras tanto en Osaka, Kikkawa Hiroie estaba enfadado debido a que Mitsunari no había permitido que su clan entrará en acción, por lo que comenzó a enviar mensajes a los generales de Ieyasu, Kuroda Nagamasa e Ii Naomasa, asegurándoles que en el momento de la batalla, los 36.000 soldados del clan Mori no se enfrentarían al Ejército del Este.

El 14 de agosto, cuando Mitsunari se enteró de que el enemigo había acampado en Okayama, sus generales Shimazu Yoshihiro y Ukita Hideie propusieron un ataque nocturno a gran escala al campamento enemigo, ya que sus soldados estaban cansados y habían comido y dormido con sus armaduras puestas desde hacía dos semanas, con lo que lograrían una victoria definitiva. La idea del ataque nocturno fue desechada.

Otros daimyos solicitaron autorización para efectuar un reconocimiento del campamento enemigo, por lo que Shima Sakon con 500 efectivos y Akashi Masataka con 800, salieron del campamento y se dirigieron hacia el enemigo. En el río Kuisegawa, se enfrentaron con sus adversarios Nakamura Kazuuji y Arima Tayouji que tenían una misión similar, durante el enfrentamiento el puente fue destrozado. El enfrentamiento terminó cuando comenzó a caer la noche.
Mitsunari entonces tomó la decisión de ordenar una retirada general hacia Sekigahara, un lugar donde, según él, tendrían la ventaja en el campo de batalla, a las 19,00 horas inició el movimiento hacia el valle que estaba a unos 20 km (12 millas), dejando una guarnición de 7.500 efectivos el el castillo de Ogaki. Había comenzado a llover.

Despliegue inicial

Sekigahara es un pequeño pueblo de un valle en el Nakasendo, uno de los dos caminos claves de la época feudal de Japón. Se accedía siguiendo los cursos de los ríos Ai y Teradani, entre ambos se encontraban los montes de Nangu y Momokubari, y cerraban por detrás los montes de Sasao, Tengu y Matsuo. Ishida Mitsunari planeaba bloquear la marcha de Ieyasu hacia el sur desde esta localización, usando las colinas boscosas alrededor del valle para ayudar a su defensa.
Mitsunari llegó a Sekigahara sobre las 01,00 y desplegó sus fuerzas, disponía de 82.000 efectivos y situó a Mori Hidemoto con 31.000 efectivos para bloquear el camino hacia el sur y atacar por retaguardia. Estableció su puesto de mando en el monte Nangu con 6.000 efectivos de reserva, Kobayakawa Hideaki con 20.000 efectivos en el monte Matsuo, situó a Otani Yoshitsugo con 6.000 efectivos entre los montes Matsuo y Tengu, Ukita Hideie con 17.000 efectivos se situó en el monte Tengu, y a Shimazo Toyohisa con 7.000 efectivos entre los montes Tengu y Sasao, una vez establecidos en sus posiciones, comenzaron a cavar un foso y construir empalizadas para evitar el empleo de la caballería.
A media noche, cuando Ieyasu recibió la noticia de que las tropas enemigas se estaban moviendo y después de determinar la dirección que tomaba el ejército enemigo, ordenó del mismo modo movilizar su ejército a la nueva ubicación. Su ejército contaba con unos 89.000 efectivos. Llegó poco después que Mitsunari, situó su puesto de mando en las faldas del monte Momokubari, situando una vanguardia de unos 40.000 efectivos, el centro su fuerza de 30.000 efectivos y una retaguardia de unos 15.000 efectivos, para evitar un ataque de Mori por detrás.

Batalla de Sekigahara 1600. Vista de la zona y despliegue inicial

Primera fase

El día amaneció con una espesa niebla cubría el valle por lo que la visibilidad se reducía a unos pocos metros y las tropas tenían dificultades para identificar al enemigo. A las 08,00 la niebla se dispersó y los ejércitos quedaron sorprendidos de encontrarse tan cerca, después de algunos instantes comenzó el enfrentamiento. Los primeros en moverse fueron los 30 jinetes con todo su equipo rojo intenso, desde las armaduras a las armas y los estandartes. Eran los “diablos rojos” , las tropas de choque de Ii Naomasa, que se adelantaron a Fukushima Masanori, quien había obtenido el permiso para ser él quien encabezara el ataque, cosa que le obligó a actuar para no quedar atrás, atacando en masa a la posición de Ukita Hideaie al pie del monte Tengu.

Batalla de Sekigahara 1600. Los diablos rojos de Ii Naomasa iniciando la batalla. Autor Giuseppe Rava para Osprey

 

Batalla de Sekigahara 1600. Carga de los diablos rojos de Ii Naomasa. Autor Giuseppe Rava para Osprey

A las 08,30 el resto de las tropas de vanguardia dirigidas por los generales situados a la izquierda (Tanaka, Tsutsui, Kato, Hosukawa y Kuroda) siguieron el ejemplo y atacaron las posiciones de Gamo Bitchu y Shima Sakon entre los montes Tengu y Sasao, que estaban protegidas por fosos y empalizadas y tratando de llegar al puesto de mando de Mitsunari. Los generales de la vanguardia situados a la izquierda (Todo y Kyogoku) atacaban de flanco la posición de Ukita Hiedaie, a las 09,00 las tropas de Otani Yoshitsugo situadas en las faldas del monte Tengu contraatacaron desde el monte para restablecer la situación.

Batalla de Sekigahara 1600. Despliegue inicial y primera fase

Las tropas implicadas tenían mucha experiencia en batalla, como habían demostrado en las complicadas maniobras nocturnas de la noche anterior, y la batalla no degeneró en un caos de luchadores, sino que cada unidad mantuvo su propia cohesión y las diversas unidades cumplieron con sus funciones con gran eficiencia.

Los combates más duros se libraron entre los aproximadamente 20.000 hombres del ejército del Oeste que atacaron las posiciones de Mitsunari y las tropas de este situadas al pie del monte Tengu. De todas las tropas del Este implicadas, el que más afán tenía era Kuroda Nagamasa, que liberó toda su animosidad contra Mitsunari acumulada durante la campaña de Corea. Pero no era el único, por lo que es de admirar la gran resistencia que ofrecieron Mitsunari y sus tropas, y la eficacia de las defensas erigidas rápidamente la noche anterior.

Batalla de Segikahara 1600. Jinetes de Kyogoku Takatomo cargando contra las posiciones de Maeda Toshimasa en el monte Tongu, su hermano Maeda Toshinaga luchaba en el otro bando.

Las fuerzas de Sakon Shima y Satoi Gamo lograron resistir los embates, gracias a las empalizadas y al fuego de sus arcabuces. Entonces los generales de vanguardia llamaron a sus arcabuceros, Shima Sakon, cayó herido de un disparo, por lo que tuvo que retirarse a las líneas de retaguardia. Las tropas de Ieyasu estaban motivadas y redoblaron los esfuerzos, por lo que Mitsunari decidió utilizar cinco cañones que disponía para disparar contra el enemigo, aunque estaban pensados para los asedios, no para batallas campales, tuvieron un efecto psicológico, logrando hacer retroceder a los asaltantes, y dándoles un respiro.

Batalla de Sekigahara 1600. Ataque de los diablos rojos. Autor Aleksander Yezhov

Mientras en las faldas del monte Tengu, era un lugar más caótico debido a los constantes ataques y contraataques de uno y otro bando por lo tanto las fuerzas Ukita cada vez tenían que aguantar mas ataques por parte de las fuerzas de Fukushima e iban cediendo poco a poco territorio para cuando llegara el momento las tropas de Hideaki cargaran contra el flanco de las tropas orientales y las despedazaran.

Segunda fase

Sobre las 10:00 horas, Ieyasu acercó su cuartel general a la línea del frente, nervioso porque, a pesar de parecer que sus tropas estaban cobrando ventaja, tan solo unos 35.000 hombres del enemigo habían entrado realmente en combate, todavía disponía de la segunda línea de la vanguardia y de su cuerpo principal.

Batalla de Sekigahara 1600. Segunda fase

Hacia las 11:00 horas la línea de batalla no existía, con partes de cada ejército más adelantadas o atrasadas que la supuesta línea del frente; al pié del monte Tengu, Fukushima y Ukita estaban enfrentados en una fuerte lucha, a su lado Kyogoku y Todo atacaban la posición de Otani; la lucha era feroz en las posiciones de Shima y Gamo, que a duras penas aguantaban los embates de las fuerzas de Tanaka, Tsuitsui, Kato, Hosokawa y Kuroda, así que Mitsunari decidió que había llegado el momento culminante, Kobayakawa Hideaki con sus 20.000 efectivos avanzaría para atacar de flanco mientras que las fuerzas de Mori Hidemoto con sus 30.000 efectivos atacaría por retaguardia, encerrando las tropas de Ieyasu. A las 11,15 dio la la señal, pero Hideaki no se movió, como tampoco lo hizo Hidemoto.

Hacia las 11,15 las posiciones de Shima y Gamo estaban en un serio aprieto, y a punto de desmoronarse, Mitsunari manda a las fuerzas del clan Toyotami a reforzar estas posiciones y restablecer la posición.

Ieyasu decidió emplear la segunda línea de vanguardia, a las 11,15 Kuroda Nagamasa consigue bordear las empalizadas y obstáculos y se dirige a atacar Ishima de flanco, la guardia de Mitsunari los ataca y los hace retroceder. Sobre las 11,30 Honda Tadakatsu (500) y Togawa Michiyasu (400) atacaron la posición de Konishi Yukinaga (4.000), lo que permitió que fuerzas de Ii Naomasa y Matsudaira Tadayoshi atacasen las posiciones de Shimazu Toyohisa y Shimazu Yoshihiro, amenazando con romper el despliegue, sin embargo consiguieron detener el ataque e incluso contraatacar.

Batalla de Sekigahara 1600. Ii Naomasa al frente de los diablos rojos carga contra el clan Shimazu. Autor Giuseppe Rava

 

Batalla de Sekigahara 1600. Yoshihiro Shimazu contraatacando a las fuerzas de Ii Naomasa.
Autora Ritta Nakanishi

A las 11,50 Mitsunari viendo que Hideaki no había realizado ningún movimiento y temiéndose lo peor, ordenó a Toda Shigemasa y Otani Yoshikatsu que desplazaran sus posiciones para vigilar los movimientos de Hieaki.

A las 12,00 Ieyasu deja su puesto de mando, se monta en un caballo y se pone al frente del cuerpo de sus fuerzas.

Batalla de Sekigahara 1600 Tokugawa Ieyasu sube a su caballo. Autora Ritta Nakanishi

 

Batalla de Sekigahara 1600. Carga de caballería. Autora Ritta Nakanishi

Desenlace

En el otro bando, Ieyasu también estaba muy atento a lo que hacía Hideaki ya que, a pesar de sus misivas asegurándose que no le atacaría, Ieyasu tenía que estar seguro de cómo actuaría finalmente. Ieyasu decidió presionarlo enviando un contingente de arcabuceros para que atacaran la posición de Kobayakawa, justo atrás de Hideaki, quien pareció salir del letargo ante los disparos y finalmente gritó: “Nuestro objetivo es Otani Yoshitsugu”.

Batalla de Sekigahara 1600. Desenlace

A las 12,15 Hideaki atacó la posición de Otani Yoshitsugu, que había previsto la posible deserción de Hideaki, y había tomado medidas para evitar ser flanqueado por este, pero la situación en el campo de batalla y su pequeño número de tropas no fueron suficientes para evitar ser aniquilado. Sabiendo que ni la retirada ni la huida eran factibles, Yoshitsugu que era leproso y mandaba sus fuerzas desde una camilla, pidió a uno de sus vasallos que le cortara la cabeza y la escondiera de tal forma que el enemigo no pudiera obtenerla como un trofeo. Después continuó avanzando atacando de la posición de Ukita Hideie por retaguardia.

Una vez que se corrió el rumor de la traición, el Ejército del Oeste perdió todo orden y cohesión, y el ánimo de los samuráis se derrumbó.

Batalla de Sekighahara 1600. Guerreros samuráis clan Shimazu. Autor Chris Collingwood.

Los Shimazu fueron alcanzados finalmente por Ii Naomasa y Shimazu Toyohisa fue muerto. Yoshihiro comprendió que no había más opción que huir, por lo que reagrupó su ejército y emprendió la retirada, dejando algunos arcabuceros atrás con la finalidad de detener el avance de los “demonios rojos”. Entre los disparos de los arcabuceros Shimazu, Ii Naomasa recibió el impacto de una bala en el hombro, por lo que se vio obligado a retirarse y dejar que los Shimazu escaparan.

Batalla de Sekigahara 1600. Ii Naomasa contra las tropas de Shimazu antes de recibir un disparo de arcabuz que le hizo retirarse de la batalla. Autora Ritta Nakanishi

Kikkawa Hiroie, al mando de 3.000 hombres en la vanguardia de las tropas del clan Mori, rehusó participar, por lo que Mori Hidemoto hizo lo mismo con sus 15.000 guerreros. Durante su huida, los Shimazu se toparon con la división de Chosokabe Morichika, quienes al enterarse de la situación decidieron que tampoco entrarían en la batalla.

Los restos del Ejercito Occidental comenzaron a huir en desbandada. Mitsunari, rodeado tan sólo de algunos de sus principales generales, decidió huir a las montañas. Alrededor de las 02,00 de la tarde, Ieyasu declaró la batalla terminada.

Secuelas

Ya en su campamento Ieyasu se sentó junto con sus principales consejeros y generales y ordenó que se preparara la ceremonia en la que se presentan las cabezas cortadas de los principales generales del ejército enemigo. Dicha ceremonia era tradicional en los samuráis y consistía en un ritual en el que se seguían los siguientes pasos: Primero las cabezas cortadas de los enemigos eran lavadas y peinadas, después se ennegrecían los dientes aplicando un tinte llamado ohaguro y finalmente las cabezas eran dispuestas cuidadosamente sobre una tabla para su exposición.

Mientras se preparaba dicha ceremonia, los principales generales comenzaron a llegar al campamento. El primero en aparecer fue Kuroda Nagamasa, quien recibió un tanto como obsequio e Ieyasu lo felicitó, asegurando que la victoria se había alcanzado debido a su lealtad y esfuerzo. A continuación arribaron Honda Tadakatsu y Fukushima Masanori, seguidos por Ii Naomasa, quien tuvo que ser ayudado debido a la herida recibida. Kobayakawa Hideaki llegó al campamento e inmediatamente se postró frente a Ieyasu, disculpándose por el asedio al castillo Uedahara y solicitando que se le permitiera liderar el ataque al Castillo Sawayama para compensar “su error”.

Batalla de Sekigahara 1600. Tokugawa Ieyasu en su maku o puesto de mando después de la batalla.

Finalmente, y posterior a la ceremonia de cobro de cabezas, llegó su hijo Tokugawa Hidetada. Ieyasu no quiso verlo inmediatamente y solo lo recibió entrada la tarde, sin mediar palabra alguna.

Las bajas del Ejército Oriental se estiman en unos 11.000 efectivos entre ellos el general Torii Mototada, en el Ejercito Occidental las bajas fueron unos 28.000 efectivos entre ellos los generales Otani Yoshitsugu, Shimazu Toyohisa y Ankokuji Ekei.

La primera acción del triunfante Ieyasu fue tomar el castillo perteneciente a Mitsunari, el cual era resguardado por Ishida Masazumi, hermano de Mitsunari. Kobayakawa Hideaki tuvo «el honor» de encabezar el ataque contra el castillo y sólo dos días después Masazumi se rindió cometiendo seppuku.

Algunos días después de la batalla Ishida Mitsunari fue capturado junto con Ankokuji Ekei y Konishi Yukinaga, y fueron escoltados hasta Kyoto donde fueron decapitados en Rokujo-ga-hara. Ukita Hideie huyó del campo de batalla y se escondió con los Shimazu en Satsuma y durante su ausencia su feudo tres sus provincias fueron confiscadas y distribuidas. En 1.603 Shimazu Iehisa reveló su escondite y rápidamente fue condenado a muerte, aunque posteriormente sólo se le obligó al exilio en la isla de Hachijo-jima, donde murió en 1655.

Ieyasu ganó la supremacía casi absoluta en el país y decidió instalar a Toyotomi Hideyori en el castillo Osaka (desde donde se levantaría en armas contra el shogunato en 1.614), otorgándole además un feudo de gran valor. Finalmente en 1.603, Ieyasu fue nombrado oficialmente por el emperador Go-Yozei como shogun, estableciendo así el shogunato Tokugawa.

Asedio de Osaka 1.615

Incidente del templo de Hoko  o Hokoji (1.614)

Ieyasu llegó a ser entonces en la máxima figura política y militar del país, y en 1.603 fue nombrado oficialmente por el Emperador Go-Yozei shogun, estableciendo así el shogunato Tokugawa. El puesto lo ocupó sólo por dos años, pues en 1.605 decidió abdicar en favor de su hijo Tokugawa Hidetada, tomando para sí el título de Ogosho (shogun enclaustrado), aunque mantuvo el control real del gobierno.

Durante el gobierno de Ieyasu, la ciudad de Edo (Tokio) se convirtió en la sede del gobierno y capital administrativa, por lo que comenzó a reconstruir el castillo de Edo, ordenando a los daimyos que ayudaran en la reconstrucción y expansión de la ciudad. Además buscó reafirmar el dominio de la zona de Osaka y Kioto, por lo que reconstruyó el castillo de Fushimi, que se encontraba al sur de Kyoto y desde donde podía controlar el tráfico hacia Osaka y erigió el castillo de Nijo, ubicado en el centro de Kyoto y muy cerca del palacio Imperial.

Ieyasu estableció dos tipos de señores feudales: los fudai-daimyo y los tozama-daimyo. Los fudai eran aquellos que habían sido leales antes o durante la batalla de Sekigahara, eran en total 176; mientras que los tozama eran aquellos cuya lealtad se había asegurado sólo después de la batalla, eran en total 86, y quedaron relegados por tanto del círculo principal de influencia del gobierno. Ieyasu no tomó ningún tipo de medida en contra de Toyotomi Hideyori y su madre Yodogimi, viuda de Hideyoshi; y se les permitió permanecer en el castillo Osaka, fortaleza que había servido como residencia de Hideyoshi. Hideyori permaneció confinado en dicho castillo varios años. Además, como mecanismo de control, se acordó que en el año de 1.603 contrajera nupcias con la hija de Hidetada, lo que emparentaba ambos clanes.

En 1.611 Hideyori finalmente salió de Osaka, reuniéndose con Ieyasu durante dos horas en el castillo de Nijo. Ieyasu quedó sorprendido del porte y comportamiento de Hideyori, contrarios a la creencia popular de que el chico tan solo era un inútil afeminado. Dicha creencia había sido difundida por Katagiri Katsumoto, guardián personal de Hideyori desde 1.599, asignado por Ieyasu, y quien tenía la intención de disuadir cualquier agresión en contra del heredero.

A pesar de que la actitud de Ieyasu antes de la reunión nunca había sido hostil, presionó a Hideyori y a su madre para que gastaran la fortuna que Hideyoshi había guardado en el castillo de Osaka en forma de lingotes de oro. Uno de los proyectos en el que los obligó a comprometerse fue la reconstrucción de una gran figura de Buda en la ciudad de Kyoto, la misma que Hideyoshi había erigido en 1.587 y había resultado destruida por un terremoto en 1.596. A comienzos de 1.603 un incendio destruyó la figura cuando estaba casi terminada.

En 1.612, la sala del Gran Buda y la imagen del Gran Buda fueron completadas. En abril de 1.614, fueron completados el campanario y la campana con la dedicatoria escrita por un erudito sacerdote del templo de Nanzen (Nanzen-ji), Bun-ei Shinkan. En mayo de 1.614 Hideyori consultó con Ieyasu si él mismo podía supervisar la ceremonia, permiso que le fue otorgado e incluso se aseguró que Hidetada en persona estaría presente en el acto.

En julio del mismo año, Tokugawa Iedyasu se indignó o fingió indignarse alegando que la dedicatoria a la campana contenía frases maliciosas que maldecía el shogunato deseando la caída del clan Tokugawa. Se negó a asistir a la ceremonia de la inauguración, la frase decía “en el Este saluda a la brillante luna, en el Oeste dice adiós al sol que se pone”.

El clan Toyotomi envió a Katagiri Katsumoto a Edo para explicar al shogunato que el clan Toyotomi no tenía ninguna intención de maldecir al clan Tokugawa. Ieyasu se negó a recibir a Katsumoto. La situación se agravó para septiembre de ese año, cuando llegó a Edo la noticia de que en Osaka se estaban agrupando una gran cantidad de ronin (samuráis sin señor) por invitación de Hideyori.

Katsumoto propuso a Hideyori que Yodogimi fuera enviada a Edo como rehén con el afán de evitar las hostilidades, a lo que ella se negó rotundamente. Sospechoso de intentar traicionar al clan Toyotomi, Katsumoto dabandonó el castillo de Osaka el 2 de noviembre y volvió al servicio del clan Tokugawa, con lo que se disipó cualquier posibilidad de llegar a un acuerdo con el shogunato.

Campaña de invierno 1.614-15

Ieyasu empezó a asegurar la fidelidad de los daimyos cercanos, el día 10 de octubre había recibido el juramento de lealtad de 50 daimyos, y el 21 se entrevistó en Sunpu con Ikeda Toshitaka, señor del castillo de Himeji, a quien s le ordenó trasladarse al castillo Amagasaki con sus hombres para reforzar la guarnición. Con esto comenzó una campaña destinada a reforzar las posiciones de los daimyos cercanos a Osaka. El día 12 de noviembre Ieyasu dejó Sunpu para dirigirse a su cuartel general.

Mientras Hideyori decidió definitivamente prepararse para la guerra, por lo que hizo una invitación abierta a todos los ronin, la mayoría de los cuales habían perdido sus dominios y propiedades después de haberse alistado en el bando perdedor durante la batalla de Sekigahara, a que se adhirieran a la defensa del castillo en contra del shogunato. En menos de un mes, el número de ronin dentro de la fortaleza era de más de 90.000, entre los que se encontraban Chosokabe Morichika, Sanada Yukimura, Goto Mototsugu y Akashi Morishige.

En ese momento el castillo de Osaka era el castillo japonés mejor fortificado del país, pero Yukimura realizó una serie de trabajos en los alrededores de la fortaleza. Al oeste se encontraba el canal Ikutama, mientras que al este se encontraba el río Nekoma. Con ayuda de miles de ronin comenzó a cavar, uniendo ambos cuerpos de agua y formando un nuevo foso, de poco más de 73 metros de ancho por casi 11 metros de profundidad. Además decidió construir una barbacana a la entrada de una de las puertas, llamada Hanchone, por lo que fue nombrada Sanada-maru en su honor.

Asedio del castillo de Osaka en 1.614. Autor Stephen Biesty. Fuente http://www.stephenbiesty.co.uk/home.html

Conforme el ejército del shogunato avanzó hacia ellos con unos 190.000 efectivos, se discutieron las dos opciones posibles para los defensores de Osaka: tomar una actitud ofensiva atacando las posiciones del enemigo para procurar detener su avance, o mantenerse a la defensiva dentro del castillo. Hideyori, a pesar de los consejos de Sanada Yukimura y de Goto Mototsugu, decidió esperar al ejército enemigo dentro del castillo, permitiéndoles el paso libre prácticamente hasta los límites de la fortaleza.

Asedio del castillo de Oska 1614-15. Movimientos previos al asedio

El día 14 de noviembre, la primera escaramuza tuvo lugar Sakai, un puerto al sur de Osaka, Katagiri Katsumoto quiso reforzar la posición para Ieyasy, pero se encontró con un ronin de Osaka que le atacó con vigor, se puso en defensiva y esperó al ejército principal.

Entre el 15 y 18 de noviembre Ieyasu y Hidetada se dirigieron a Osaka desde Kyoto. El plan de Ieyasu era situar su cuartel general al Sur del castillo de Osaka, lo que implicaba un viaje más largo pasando por el castillo de Nara.

El 6 de diciembre Ikeda Koshitaka asegura la zona de Nakajima al norte del castillo de Oska.

El 19 de diciembre dio inicio del asedio de Osaka, cuando 3.000 soldados al mando de Hachisuka Yoshishige, atacaron la fortaleza de Kizugawaguchi, que como su nombre indica, estaba en la desembocadura del río Kizu (Kizugawa) donde se une al canal de Ikutama, estaba defendida por el samurái cristiano Akashi Teruzumi con 800 efectivos. Los hombres de Yoshishige cruzaron el río con 40 botes, mientras otra parte atacaba desde tierra, los botes se encontraron con botes de vigilancia de Osaka que les dispararon con mosquetes, pero consiguieron llegar a la orilla y desembarcar, cogida entre dos fuerzas, la fortaleza fue tomada y arrasada, estableciendo fuerzas en ella para impedir la llegada de suministros.

Durante los días siguientes los ataques del ejército del shogunato se dirigieron hacia el lado noreste de la fortaleza, y el 26 de diciembre Uesugi Kagekatsu, al mando de 5.000 soldados, capturó una fortaleza que se encontraba en Shigino, entre los ríos Hirano y Yamato, que estaba defendida por Inoue Yoritsugu. Como resultado los defensores de Osaka, lanzaron un contraataque bajo el mando de Ono Harunaga, por lo que Kagekatsu tuvo que ser auxiliado por Horio Tadaharu, Niwa Nagashige y Sakakibara Yasukatsu. Debido a los problemas con que se estaba enfrentando Kagekatsu, Ieyasu le ordenó que se retirase y diera descanso a sus hombres, dejando el fuerte al mando de Horio Tadaharu.

Mientras sucedía eso, un grupo de 1.500 hombres al mando de Satake Yoshinobu había capturando tres fortalezas en un lugar llamado Imafuku que estaban bajo el control de Yano Masanori e Iida Yoshisada, pero fue atacado por Kimura Shigenari y Goto Mototsugu, que salieron del castillo de Osaka por el Kyobashiguchi, cruzaron el puente sobre el río Yamato (Yamatogwa) y cayeron sobre él con 600 efectivos, pero no tuvieron mucho éxito, al final del día ambas posiciones estaban aseguradas por el ejército del shogunato.

Tres días después, el 29 de diciembre, se llevaron a cabo dos últimas operaciones para asegurar el perímetro norte del castillo de Osaka. En la primera, conocida como batalla de Bakuroguchi, Ishikawa Tadafusa al frente de 2.300 soldados, cruzó el río Kizu (Kizugawa) desde la isla de Ashijima para capturar el fuerte de Bakuroguchi mandado por Susukida Kanesuke, que se encontraba en un burdel cuando el fuerte fue tomado.

Tácticas de asedio japonesas a una fortaleza siglo XVI. Se ve diversas torres y elementos de defensa para tiradores. Lo tradicional era tratar de pegar fuego a una sección de las defensas o en su caso derrumbarla (en la ilustración se puede ver la entrada a una mina). Un ejército decidido se podía lanzar al asalto, protegido por sus tiradores; de ahí que los sitiadores pusieran especial interés en construir torres y plataformas para sus arcabuceros. Autor Richard Hook

La segunda operación el mismo día tuvo lugar más al norte: en la batalla de Noda-Fukushima la flota de Kuki Moritaka, del shogunato, atacó y derrotó a la de Ono Harunaga, de Osaka. Tras estas victorias todas las fortalezas alrededor del castillo Osaka estaban ya bajo el control del ejército del shogunato, por lo que comenzaron a tomar posiciones para asediar la ciudad, construyendo torres de vigilancia a distancias regulares y barreras de bambú. Tanto Ieyasu como Hidetada avanzaron sus cuarteles: el primero los estableció en el monte Chausu (Chausuyama) y el segundo en el monte Oka (Okayama), al este.

Los días 3 de enero tuvo lugar el mayor enfrentamiento de la campaña de invierno, cuando las tropas del shogunato intentaron tomar el Sanada-maru y atacaron a sus defensores. Las tropas de Sanada Yukimura se encontraban en el monte Sasa (Sasayama), pero al enterarse de que el enemigo se acercaba, dejaron sus posiciones y regresaron al Sanada-maru. Maeda Toshitsune y sus hombres llegaron entonces al Sasayama, continuando algunos su avance hasta la barbacana de los defensores, que contaban con 7.000 soldados en el lugar. Los defensores querían un ataque rápido y precipitado y comenzaron a insultar a los sitiadores desde sus posiciones.

Espoleados por los insultos, las tropas de Maeda se precipitaron hacia adelante para escalar los muros, sólo para encontrarse con un fuego fulminante de mosquetes, por lo que Matsudaira Tadanao e Ii Naotaka que mandaba los diablos rojos, se sumaron al ataque del ejército del shogunato, pero también fueron repelidos.

Asedio del castillo de Osaka 3 de enero1615. Asalto a la barbacana de Sanada-moru. Construida a las afueras del castillo, se llamaba así en honor a su comandante Sanada Yakimura, se ve unas empalizadas de bambú para retrasar el avance, encima del bastión se ve una simple pero efectiva construcción de madera de dos pisos con plataformas para disparar, así como torres de observación.

Después de este fracaso, Matsudaira Tadanao e Ii Naotaka atacaron el castillo de Osaca por la puerta de Los diablos rojos consiguieron entrar en el castillo, pero fueron rápidamente repelidos por las tropas de Kimura Shigenari armados con mosquetes.

Al día siguiente 4 de enero, Todo Takatora atacó el castillo de Osaka por la puerta de puerta de Tanigachimuchi, cuya guarnición estaba a las órdenes de Oda Nagayori, un tataranieto de Oda Nobunaga. Takatora logró entrar hasta la fortaleza, pero nuevamente los soldados del shogunato fueron repelidos, en esta ocasión por un contraataque de Chosokabe Morichika.

Asedio del Castillo de Osaka, 3 de enero de 1615. Ataque la puerta de Hachomeguchi. Se ve a las tropas de Matsudaira Tadanao nieto de Ieyasu, dirigiendo el ataque, consiguiendo entrar en el castillo, pero fueron rechazados por un contraataque de Kimura Shigenari. Autor Richard Hook para Osprey.

Ieyasu, al darse cuenta de que el castillo no caería fácilmente y tras consultarlo con sus principales asesores, ordenó que se realizase un bombardeo limitado, el cual comenzó el 8 de enero. Disponía de unos 300 cañones, la mayoría eran del tipo Shibatsuji fabricado en Japón que tenían una longitud de 3,27 metros y tan solo 9 cm de calibre, había 50 del tipo monme que eran como arcabuces pesados, disponía además de 4 culebrinas europeas que eran capaces de disparar un proyectil de 8 kg y un cañón saker que disparaba proyectiles de 2,5 kg que eran realmente los únicos eficaces. Los defensores sólo podían responder con cañones con cañones de retrocarga tipo furanki de origen portugués. Durante tres días consecutivos se bombardeó la fortaleza a las 10 de la noche y al amanecer, al mismo tiempo que mineros hacían túneles bajo las murallas y se arrojaban flechas hacia el interior con mensajes en los que se solicitaba la rendición de los ocupantes. El día 15, al no haber tenido respuesta de los asediados, comenzó un bombardeo incesante que tuvo un efecto principalmente psicológico al mermar la moral de los defensores, pues las bases de piedras de los castillos japoneses de la época eran invulnerables a la artillería de la época y la estructura del castillo permaneció prácticamente sin daños.

Asedio del castillo de Osaka 1615. Bombardo del castillo. Los hermanos Tokugawa Hidetada y Tokugawa Yoshinao discutiendo el empleo de la artillería, se puede ver los cañones tipo Shibatsuji construidos en Japón.

Al darse cuenta de que las defensas eran sumamente sólidas, Ieyasu intentó convencer a Sanada Yukimura de que cambiara de bando. Yukimura, quien sentía una fuerte antipatía por el Ogosho, rechazó el soborno e hizo público el intento. Ieyasu sobornó entonces a otro, un comandante llamado Nanjo Tadashige, pidiéndole que abriera los portones del castillo. El intento de traición fue descubierto y Nanjo decapitado, por lo que Ieyasu cambió su estrategia. Ieyasu ordenó a sus hombres que bombardearan deliberadamente los aposentos de Yodogimi, y cuando entraron en eficacia, un cañón acertó su objetivo, matando a dos de sus sirvientas, otro disparo cayo en el altar de la familia y casi mata al propio Hideyori.

Como repuesta al bombardeo, durante la noche del 16, Ban Naotsugu, encargado de las defensas de una parte del lado de poniente, salió por el puente de Honmachi que conducía hacia el oeste, y lanzó un ataque sorpresa a través del puente contra las líneas de asedio de Hachisuka Yoshishige. Regresaron con muchas cabezas y gran aumento de la moral.

Asedio del castillo de Osaka 16 de enero de 1615. Ataque nocturno a través del puente Honmachi, dirigido por Ban Naotsugu a caballo, contra las tropas de Hachisuka Yoshishige y matando a varios enemigos antes de retirarse, el clan Hachisuka lleva el mon o esvástica negra que era un antiguo símbolo budista . Autor Richard Hook para Osprey

El bombardeo continuó al día siguiente, aniversario luctuoso de Toyotomi Hideyoshi. Ieyasu pensó que en ese día Hideyori se encontraría en el templo dedicado a su padre que había dentro del castillo, por lo que ordenó que dispararan hacia el lugar. El proyectil por poco dio en la cabeza de Hideyori, impactando en uno de los pilares de los aposentos de Yodogimi, quien se aterrorizó y presionó a Hideyori para llegar a un arreglo con el shogunato.

El 17 de enero Ieyasu envió a Honda Masazumi, acompañado por Ocha no Tsubone, dama de compañía principal de Ieyasu, para que se entrevistara con Kyogoku Tadataka, hijo de Jokoin, hermana menor de Yodogimi. Durante la reunión Ocha no Tsubone aseguró a Jokoin que Ieyasu no tenía mala voluntad a Hideyori y que deseaba perdonarlo, pero Hidetada estaba obstinado en tomar el castillo, por lo que tenía a miles de mineros trabajando en túneles debajo de los fosos. Por su parte Honda aseguró que Ieyasu permitiría a Hideyori conservar Osaka como su feudo, pero en caso de que quisiera dejarlo le daría otro con mayores ingresos, además de que a todos sus capitanes y soldados se les daría libre tránsito para salir o que podrían quedarse dentro si así lo deseaban, pero que necesitaría algunos rehenes como muestra de buena voluntad.

Jokoin transmitió los términos a Yodogimi, quien aterrorizada, solicitó a Ono, Oda y los siete principales asesores de Hideyori que aceptaran las condiciones de la rendición. Ocha no Tsubone y Honda se volvieron a entrevistar con Jokoin, y le plantearon que el foso exterior debía ser rellenada por los hombres de Ieyasu. Durante el día 21 Ono y Oda entregaron a sus hijos como rehenes y Hideyori envió a Kimura a Chausayama para cerrar el acuerdo. El día 22 de enero Ieyasu recibió un solemne juramento de Hideyori y Yodogimi de que Hideyori no se rebelaría contra Ieyasu o Hidetada y que consultaría cualquier asunto directamente con él.

Campaña de verano 1.615

Ieyasu dejó Osaka y partió hacia Kioto el 24 de enero, reuniéndose con el Emperador el 28, donde en una audiencia formal le informó que el conflicto bélico había llegado a su fin. Hidetada permaneció en el lugar para supervisar las labores de destrucción de las defensas, llegando a Edo el 13 de marzo. Para entonces llegó a la capital la noticia de que en Osaka nuevamente se estaban reuniendo ronins. Esta información llevó a Ieyasu a ordenar a Hideyori que dejara el feudo de Osaka.

Ieyasu el 4 de mayo se reunió con un traidor del bando de Osaka, Oda Yuraku, quien le informó que dentro del castillo existían varias facciones, que los consejos de guerra rara vez terminaban en algo concluyente y que Yodogimi generalmente intervenía en todos los asuntos. Posteriormente se dirigió al castillo Nijo, donde llegó el 17 de mayo y se reunió allí el 21 o 22 con Hidetada que llegó con las tropas listas para dirigirse a Osaka, entre ambos habían reunido unos 160.000 efectivos.

Asedio del castillo de Osaka 1615. Campaña de verano

Batalla de Kassii  (26 de mayo de 1.615)

Hideyori había conseguido reunir unos 80.000 efectivos, el día 23 de mayo los generales de Osaka salieron del castillo con la idea de llevar a cabo una ofensiva, dando inicio a lo que se conoce como campaña de verano. El primero en tomar la iniciativa fue Ono Harufusa quien, acompañado de Goto Mototsugu y al mando de 2.000 soldados, atacó el castillo Koriyama, custodiado por Tsutsui Masatsugu. Los defensores lograron repeler el ataque, por lo que Harufusa regresó a Osaka, incendiando los poblados de Kamida y Horyoji en su viaje de vuelta.

Al día siguiente Harufusa con 3.000 efectivos, se dirigió a lo largo de la costa de la bahía de Osaka hacia el puerto de Sakai, dprendiendo fuego a la ciudad, posteriormente se dirigió en dirección al castillo de Kishiwada, custodiado por Koide Yoshihide y donde Asano Nagaakira había reunido un ejército de 5.000 hombres como contribución a la campaña de verano. El 26 de mayo, en la batalla de Kashii, ambas fuerzas se enfrentaron, y Ono Harafusa resultó derrotado teniendo que replegarse a Osaka, dejando en el campo de batalla las primeras victimas, entre ellas Ban Naotsugu que había dirigido el ataque nocturno del puente Honmachi.

Batalla de Domyoji o batalla de las Tumbas (2 de junio 1.615)

El 2 de junio Ieyasu y Hidetada salieron de Kioto con rumbo a Osaka, tomando un camino largo por el sur al mando de 121.000 soldados y pasando la noche en Hoshida. Otra parte del ejército, compuesto de 38.000 soldados bajo el mando de Date Masamune, salió al mismo tiempo pero tomaron un camino más corto y sin descansar.

Goto Mototsugu, al mando de 2.800 samuráis y actuando como vanguardia, salió el 3 de junio con el objetivo de asegurar la cima del monte Komatsu (Komatsuyama), lugar hacia donde se dirigían las tropas de Date Masamune y desde donde podrían cortarlas el paso. Antes de llegar al lugar envió exploradores, esos mismos le informaron que el ejército del shogunato ya había llegado a un pasaje cercano y algunos destacamentos ya estaban subiendo al monte Komatsu. Conforme iba amaneciendo, una densa niebla cubrió el paisaje y Mototsugu ordenó atacar a las tropas que se encontraban ya en la cima. Al principio tuvieron éxito cuando las tropas enemigas al mando de Honda Tadamasa y Matsudaira Tadaaki iniciaron un repliegue, pero un contingente de 10.000 bajo el mando de Date Masamune llegó a la zona, los números empezaron a contar, pero Mototsugu estaba decidido a aguantar en el monte Komatsu hasta que el resto del ejército de Osaka llegase. A eso de las 10,00, mientras que el cuerpo principal de Osaka seguía en la niebla, Goto Mototsugu fue herido de un disparo y cometió seppuku, los supervivientes huyeron del monte.

Batalla de Domyoji o batalla de las Tumbas 1615. Despliegue inicial y primera fase

El ejército principal de Osaka, al mando de Sanada Yukimura que contaba con 18.000 efectivos, se encontraba cerca, pero debido a la niebla no pudo llegar a tiempo para auxiliar a Mototsugu. Cuando la niebla se disipó sobre las 10,30, el ejército del shogunato, mandado por Date Masamune, se lanzó contra los hombres de Yukimura, que se encontraba en un lugar conocido como Domyoji, famoso por los túmulos funerarios (llamados en japonés kofun) y cerca de la tumba del emperador Ojin. Cruzó el río Ishikawa y les atacó, durante el combate murió el samurái Susukida Kanesuke, el que perdió el fuerte mientras se encontraba en un prostíbulo, por lo que Yukimura ordenó la retirada hacia el castillo. A pesar de la insistencia con que se le solicitó a Matsudaira Tadateru, sexto hijo de Ieyasu, que persiguiera a Yukimura, éste se negó rotundamente a hacerlo dado que se encontraba cansado del viaje. El acto de insubordinación le costó el destierro a Koya-san.

Batalla de Domyoji o de las Tumbas 1615. Katakura Shigetsuna que dirige la vanguardia de Date Masamune bajando el monte Komatsu sobre los restos de la fuerza de Goto Mototsugu. Autor Emmanuel Valerio.

 

Batallas de Yao (2 de junio 1.615)

El mismo día, Chosokabe Morichika, al mando de 5.300 hombres de Osaka, y Todo Takatora que era la vanguardia del ejército del shogunato con unos 5.000 efectivos, se enfrentaron cerca del poblado de Yao, a unos 8 kilómetros al norte de Domyoji. A pesar de que en dicho enfrentamiento no hubo un claro vencedor, Takatora perdió a sus dos hijos durante el combate: Takanori y Ujikatsu.

 

Batallas de Wakae (2 de junio 1.615)

Mientras Morichika luchaba en Yao, en un poblado cercano llamado Wakae, las fuerzas de Osaka al mando de Kimura Shigenari, Saito Sadatori y Yamaguchi Hirosada se enfrentaron a Ii Naotaka y sus demonios rojos. Los hombres de Kimura Shigenari pronto se vieron superados por las tropas del shogunato y emprendieron la huida. Durante la retirada Shigenari fue muerto y su cabeza cortada, misma que se le presentó a Ieyasu como trofeo de guerra. El hermano de Shigenari, Muneaki, logró escapar con tan sólo 300 soldados, pero al norte del poblado de Yoshida se encontró con el ejército principal del shogunato y Niwa Nagashige, al mando de la vanguardia, logró vencerlos fácilmente.

 

Batalla de Tennoji (4 de junio 1.615)

Durante la noche del día 3 de junio en Osaka se llevó a cabo un consejo de guerra que decidió hacer frente a las tropas del shogunato a campo abierto al sur de la fortaleza, entre el río Hirano y el mar, para evitar el asedio del castillo. El plan consistía en la clásica operación de martillo y yunque, en el que Sanada Yukimura y Ono Harunaga harían de yunque con 45.000 efectivos aguantando el ataque frontal del cuerpo principal del ejército del shogunato, resistiendo hasta que Akashi Morishige que actuaba como martillo con 16.500 efectivos atacaría por la retaguardia. Cuando todas las tropas de Ieyasu hubieran entrado todas en combate, Hideyori saldría del castillo de Osaka con la reserva. En el otro bando, Ieyasu le sugirió a Hidetada ocupar las mismas posiciones de la campaña pasada, los montes Chausu y Oka, disponían de 160.000 efectivos.

No había niebla para ocultar sus movimientos, Sanada Yakimura que era equien realmente dirigía la batalla ocupó el centro, en su flanco izquierdo se situó Kimura Muneaki que había luchado en Wakae, en su flanco derecho Ehara Takatsugu, en vanguardia se situó Mori Katsunaga con los ronin.

Cuando el ejército del shogunato se acercaba al monte Chausu, vio a las tropas de Sanada Yukimura le había ocupado y estaban en el lugar en posición, por lo que se dispusieron para formar sus tropas para la batalla.

El ejército del shogunato desplegó en un centro mandado por Matsudaira Tadanado y el ala derecha mandada por Tokugawa Hidetada, y el ala izquierda mandada Date Masamune, Ieyasu se situó en el puesto de mando con la reserva.

Batalla de Tennoji 1615: Despliegue inicial y primera fase:
1.- Akashi Morishige (1) intenta flanquear al ejército del shogunato a lo largo de la costa del mar, pero se retrasa.
2.- 12,00 los ronin de la primera fila bajo Mori Katsunaga (7) abren fuego contra la primera línea enemiga
3.- Al no poder mantenerlos, Mori Katsunaga (7) ordena el ataque. Los ejércitos se encuentran en Tennoji.
4.- Sanada Yukimura (9) ataca el flanco izquierdo de la vanguardia del shogunato bajo Matsudaira Tadanao.(W)
5.-Tokugawa Ieyasu (II) se mueve para apoyar a sus tropas
6.- Asano Nagakira (W), tratando de hacer un ataque de flanco sobre Sanada Yukimura (9)
7.- La muerte de Sanada Yukimura detiene el avance del ejército de Osaka.
8.- li Naotaka (F) y Todo Takatora (D) atacan de flanco.
9.- Data Masamune (DD) ataca el flanco derecho.
10.- 14:00 El ejército Osaka es empujado al castillo.

Los ronin del bando de Osaka estaban impacientes viendo desplegar a sus enemigos y abrieron fuego contra las tropas enemigas, dando inicio al combate alrededor del mediodía. A pesar de que Mori Katsunaga quiso detener a sus soldados, estos incluso redoblaron esfuerzos, por lo que finalmente ordenó que todos los hombres de la vanguardia atacaran. La vanguardia del shogunato comenzó a retirarse ante el impetuoso ataque, al mismo tiempo que Yukimura decidió descender del monte, atacando las tropas de Matsudaira Tadanao. Mientras hacía esto, envió a su hijo Daisuke a pedirle a Hideyori que adelantara su movimiento e hiciera su aparición en el campo de batalla.

Asano Nagaakira, esperando sorprender por uno de los flancos a Yukimura, ordenó que sus tropas rodearan el área, y ante esta extraña estrategia las tropas aliadas temieron que se tratara de una traición causando pánico en las tropas del shogunato, Ieyasu en persona tuvo que ir hasta el lugar donde se encontraban las tropas de Nagaakira para calmar a sus hombres. Yukimura y Katsunaga lograron llegar hasta el lugar, donde por un instante Ieyasu y Yukimura se enfrentaron personalmente, puede que Yukimura fuese herido durante esta acción.

Batalla de Tennoji 1615. Desenlace:
2, 3, y 4.- El ejército de Osaka es empujado de nuevo hacia la fortaleza a las 15,00.
5.- Ikeda Tadatsugu (A), llegando por mar, asegura Nakanoshima y ataca el castillo de Osaka desde el río Tenma.
6.- Ishikawa Tadafusa (E), Kyogoku Tadataka (D) y Kyogoku Takatomo (C) completan un movimiento envolvente y atacan el castillo desde el noreste.
7.- Toyotomi Hideyori (1) sale del castillo, pero sóloavanza un poco más allá de las muarallas antes de retirarse.
8.- 16,00 Liderando el avance del ejército del shoguanto, Mizuno Katsushige (B) planta su estandarte en la puerta de Sakura.
9.- Fuego de artillería del shogunato contra la torre del homenaje.
10.- 17,00 El castillo de Osaka se incendia misteriosamente.
11.- El ejército del shogunato lucha cuerpo a cuerpo en las calles.
12.- Mañana 5 de junio Toyotomi Hideyori se suicida.

Asano Nagakira que formaba parte del ala izquierda, intentó envolver a Yukimura en las proximidades de Imamiya, provocando el pánico en el ejército de Osaka.

La muerte de Sanada Yukimura detuvo el avance del ejército de Osaka. El ejército del shogunato consiguió ocupar el monte Chausu.

Ii Naomasa y Todo Takatora encabezaron un ataque del ala izquierda, logrando hacer retroceder a las tropas enemigas, quienes se batieron en retirada ante la entrada al combate de las tropas de Date Masamune.

A las 12,00 las tropas de del ala derecha del shogunato dirigidas por Hidetada, progresaron por la orilla del río Hirano hacia el monte Okaya atacando el flanco derecho de Osaka defendido por Ono Harunaga.

A las 14,00 las tropas de Osaka empiezaron a replegarse hacia el castillo.

Ikeda Tadatsugu, llegando por mar, aseguró Nakanoshima y atacó el castillo de Osaka desde el río Tenma.

Fuerzas del ala derecha del ejército del shogunato mandadas por Ishikawa Tadafusa, Kyogoku Tadataka y Kyogoku Takatomo completaronn un movimiento de envolvimiento y atacaron el castillo de Osaka desde el noreste.

Hideyori salió del castillo, pero para entonces ya era demasiado tarde, pues las tropas restantes huían ante el ejército del shogunato, que estaba ya próximo a la fortaleza, avanzando un poco más allá de las murallas antes de retirarse de nuevo al castillo.

Asedio de Osaka 4 junio 1615. Toyotomi Hideyosi se prepara para salir del castillo, se puede apreciar uno de los cañones de retrocarga de origen portugués. Autor Richard Hook

Hacia las 16,00 el ejército enemigo se encontraba ya en el foso exterior, Mizuno Katsushige planta su estandarte en la puerta de Sakura. Ieyasu ordenó que los cañones dispararan contra el castillo, por lo que los habitantes del jokamachi (pueblo bajo el castillo) comenzaron a huir hacia el oeste.

Asedio del castillo de Osaka 1615. Mizuno Katsushige entrando por la puerta de Sakura

A las 17,00 el castillo de Osaka empiezó a arder misteriosamente, Hideyori y su madre se refugiaron en una bodega a prueba de fuego. El ejército del shogunato se enfrentó con el ejército Osaka en una lucha cuerpo a cuerpo en las calles del castillo, los civiles huyen despavoridos.

Asedio de Osaka 1615. Asalto al castillo, al fondo el tenshu kaku o torre del homenaje ardiendo. Autor George Dandy

A la mañana siguiente, al no tener noticias favorables, Hideyori cometió seppuku, mientras que Yodogimi fue muerta por uno de sus vasallos.

Secuelas

Al final de la batalla la mayoría de los generales de Hideyori habían muerto o cometido seppuku a excepción de Chosokabe Morichika, quien fue capturado y decapitado junto con los samuráis y ronin del bando de Osaka que fueron encontrados. Ieyasu ordenó que sus cabezas fueran exhibidas en tablones colocados entre Kyoto y Fushimi, se dice que más de 1.000 cabezas fueron puestas en 18 tablas. Otro decapitado fue el hijo de Hideyori, Kunimatsu, de 8 años de edad, con lo que el clan Toyotomi se quedó sin herederos, llegando a su fin. Según recuentos de misioneros jesuitas que estuvieron presentes en Japón, 100.000 hombres perdieron la vida en ambos bandos durante el conflicto.

A finales del mes de julio Ieyasu regresó a Suruga, convenciendo al Emperador de que la era cambiara de Keicho por Genna; además, ordenó la reconstrucción inmediata de Sakai y Osaka. Matsudaira Tadaakira, nieto de Ieyasu, recibió instrucciones de trasladarse al feudo de Osaka, donde comenzó las labores de reconstrucción así como la reubicación de los templos. Sin embargo, en 1.619 Hidetada ordenó que Tadaakira se trasladara a la provincia de Yamato y ordenó que Osaka fuera entonces administrado directamente por el shogunato. Por ello la ciudad pasó a ser gobernada por el Osaka jodai, siendo Naito Nobumasa el primer guardián del castillo tras esta reforma. Al año siguiente el tenshu kaku o torre del homenaje, fue reconstruido, y se levantaron nuevas murallas, las cuales se conservan hasta el día de hoy.

Después de terminado el conflicto, el shogunato anunció nuevas leyes, incluidas el ikkoku ichijo (una provincia, un castillo), que establecía que cada provincia solo podía alojar un castillo, cientos de castillos y fortificaciones menores fueron destruidas ese año en todo el país, permaneciendo sólo 170. Desde entonces los castillos se convirtieron exclusivamente en centros administrativos desde los cuales los daimyos gobernaban sus provincias.

Poco menos de un año después de terminar el conflicto, el 1 de junio de 1.616, falleció Ieyasu, aunque las bases que sentó hicieron que el shogunato Tokugawa continuara gobernando el país por 264 años, 15 shogun administraron el poder, subordinando a los demás clanes a cambio de un poder secundario o provincial. En este período el clan es conocido por adoptar una política que centralizó y unificó al país devastado por las guerras de la antigua era Sengoku, y logró establecer un sistema de clases en la sociedad japonesa. También es conocido por adoptar una postura de aislamiento absoluto frente al resto del mundo (sakoku), que desembocó en la prohibición y expulsión de extranjeros y en la eliminación de influencias externas por cualquier medio. Tal fue el caso del exterminio de cristianos durante el shogunato, así como de otras resoluciones drásticas, cuyo propósito fue mantener el balance del poder en Japón.

Con el fin de eliminar cualquier influencia extranjera solo se permitió visitar Japón con fines comerciales y con acceso restringido sólo al puerto de Dejima en Nagasaki. Los europeos que arribaban a costas japonesas eran ejecutados sin juicio de por medio.

La mayoría de los samuráis perdieron la posesión directa de las tierras y se les plantearon dos opciones: dejar las armas y convertirse en campesinos o trasladarse a la ciudad principal de su feudo y convertirse en sirvientes a sueldo del daimyo como profesores o escribientes. Sólo algunos pocos samuráis permanecieron en las provincias exteriores del norte o como vasallos directos del shogun, conocidos como los 5.000 hatamoto.

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-10-03. Última modificacion 2017-10-03.
Valora esta entrada