Guerras Napoleónicas Guerra de la Independencia (1811) Batalla de Arroyomolinos (28 de octubre de 1811)

Situación de las fuerzas en Extremadura a final del verano

En Extremadura Hill con sus 2 DIs se enfrentaba a Drouet y al CE-V en julio. Sus fuerzas eran similares y ambos habían recibido la orden de mantener una actitud defensiva más que ofensiva. Soult había ordenado a Drouet que vigilara que no se atacase a Badajoz, que mantuviera la comunicación, vía Trujillo, con los ejércitos de Portugal y el Centro, y no arriesgara nada. Si los aliados enviaban más tropas al Alentejo, él no debía hacer ningún intento por enfrentarse a fuerzas superiores, sino que debía pedir sin demora ayuda a sus vecinos y retirarse a Mérida o al Monesterio, según le pareciera más adecuado en ese momento. Pero se consideró poco probable, que Wellington pudiera enviar un refuerzo serio hacia el sur; siempre que estuviera fijado por el ejército de Portugal, que se encontraba en el valle del Tajo, listo para avanzar hacia Ciudad Rodrigo por un lado, o a Badajoz, por el otro, según lo dictase la necesidad. Mientras tanto allí, como en cualquier otro lugar del oeste de España, los franceses habían abandonado por completo la ofensiva.

Las órdenes para Hill de Wellington se correspondían muy de cerca con las órdenes de Drouet de Soult. Es decir, Hill se contentaría con contener la fuerza francesa que tenía enfrente; vigilar que se cubrieran Elvas y Campo Maior, no intentar nada contra Badajoz y solicitar ayuda a su jefe en caso de aumento de la fuerza hostil sobre el Guadiana.
El grueso de la fuerza aliada en Extremadura se encontraba en Portalegre, Villa Viçosa y Santa Olalla, a la espera de los desarrollos de los planes enemigos que nunca se concretaron. Porque Drouet se mantuvo muy inactivo, generalmente con su cuartel general en Zafra, y un fuerte destacamento en Mérida, tan ansiosamente expectante de los movimientos de Hill, como este de los suyos.

Durante todo ese tiempo, el espacio al norte de los acantonamientos de Cerro estuvo ocupado por los pequeños restos del ejército español de Extremadura, todavía bajo el mando de Castaños. Dado que el capitán-general había enviado a Carlos de España a las fronteras de León; permaneció con el resto de sus tropas en la comarca montañosa entre el Guadiana y el Tajo, con su cuartel general en Valencia de Alcántara, y parte de su infantería en Albuquerque, cuya fortaleza se dedicaba a reparar. Su avanzada estaba en Cáceres, observando la guarnición francesa en Trujillo, con la que a menudo se enfrentaba. Pero Castaños ocasionalmente envió una columna volante al mando de Morillo o Penne Villemur para golpear los acantonamientos del CE-V al sur del Tajo.

Llegaron hasta La Serena y la sierra del Pedroso, y en una ocasión llegaron incluso a Benalcázar, en la mismísima frontera de Andalucía. Tales incursiones eran rentables para distraer al enemigo y le daban muchos problemas a Drouet. Pero como toda la fuerza de Castaños no ascendía a mucho más de 600 caballos y 3.000 infantes, la amenaza no era seria. En la región escasamente poblada del norte de Extremadura era imposible conseguir reclutas para llenar los cuadros, y el ejército no creció como esperaba el comandante. Los regimientos siguieron estando en cuadro.

La salida de la DI de Foy de Trujillo en septiembre, cuando Marmont lo convocó para cooperar en el alivio de Ciudad Rodrigo, tuvo graves consecuencias en Extremadura. Cuando terminó la campaña de El Bodon, el ejército de Portugal no envió ningún destacamento para volver a ocupar Trujillo, punto de enlace entre los ejércitos de Portugal y del Sur. La responsabilidad de mantener el contacto recayó en Drouet, que ya tenía suficiente terreno para cubrir con sus 14.000 hombres. Pero se vio obligado a enviar un fuerte destacamento hacia el norte desde Mérida, o su comunicación con Marmont habría sido totalmente interceptada por las habituales incursiones de Morillo. En consecuencia, la DI de Girard del CE-V se trasladó para ocupar el frente entre el Guadiana y el Tajo, dejando todo el tramo desde el Guadiana al sur de Sierra Morena en manos de la DI de Claparéde, y dos brigadas de caballería.

Movimientos previos

Wellington, al ver la debilidad de Drouet y saber que Soult había aplastado al ejército murciano en agosto y, por lo tanto, podría encontrar algunos refuerzos para Extremadura si lo deseaba, estuvo durante algún tiempo convencido de que Hill vería nuevas tropas en su contra desde el sur. Soult, sin embargo, ni estaba en persona en Extremadura con una gran fuerza, ni siquiera envió otra división en la provincia para socorrer a Drouet, que no recibió refuerzos durante el otoño. En ese momento estaba envuelto en los asuntos internos de Andalucía y no tenía intención de enviar tropas, a menos que fuera urgente. Hill por lo tanto, al ver que el CE-V no había recibido refuerzos y permanecía extendido en el frente largo desde el Tajo a Sierra Morena; y que sus dos divisiones no estaban en distancia de apoyo entre sí, pidió permiso para dar un golpe contra la DI de Girard, cuya posición era decididamente peligrosa, debido a su lejanía del cuerpo principal de Drouet. Wellington vio la oportunidad y dio su consentimiento al instante.

Las circunstancias estaban en este momento muy a favor de Hill, pues Girard, que buscaba nuevas regiones para saquear comida y enfurecido por las incursiones de los destacamentos de Castaños en la carretera de Mérida a Trujillo, acababa de marchar para hacer retroceder a los españoles. Empujándoles, había avanzado hasta Cáceres, a 80 km de su base en Mérida, y allí estaba recaudando contribuciones. Llevaba consigo su propia DI de 12 BIs, una brigada provisional de caballería al mando del general Bron y una Bía, en total alrededor de 5.000 infantes y casi 1.000 caballos. Hill podía concentrar contra él una fuerza mucho mayor, mientras dejaba algo frente a Drouet, que estaba acantonado en Zafra con el resto de su cuerpo (la DI de Claparéde y el grueso de la caballería). No estaba en condiciones de lograr nada contra Campo Maior o Elvas, pues sus tropas estaban esparcidas por el campo y no mostraba signos de moverse.

El 20 de octubre Hill le escribió a Castaños para decirle que confiaba en la ayuda de la infantería de Morillo y la caballería de Villemur para un golpe a Girard. Él mismo llevaría las BRIs de Howard (BI-I/50, BI-I/71, y BI-I/92), y la BRI Wilson por el fallecimiento de Abercrombie (BI-I/28, BI-I/34, y BI-I/39) ambas de la DI-2, BRI portuguesa de Ashworth 9 BIs (RIs 4, 6, 10 y 18; y BIL-VI de cazadores) y la BRC de Long (RDL-6, RDL-18, y RH-2 KGL). La columna estaría formada por 3.000 infantes británicos y 4.000 portugueses, 900 caballos y 1 Bía de Arriaga de 6×6. A esto, Castaños podría sumar unos 2.000 de infantería de Murillo y 600 caballos de la BRC de Penne Villemur, de modo que se reuniría una fuerza de ataque de 9.000 de infantería y 1.500 de caballería. Mientras tanto, quedaría en Portugal, para hacer un frente a Drouet, si se movía, la BRI de Byng de la DI-2, 4 BIs y 2 RCs portugueses y una BRC británica al mando de Le Marchant llegó recientemente de casa, que se encontraba en Castello Branco, pero podría llamarse al sur si fuera necesario.

https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--mapa-de-la-zona-1002x1024.png 1002w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--mapa-de-la-zona-293x300.png 293w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--mapa-de-la-zona-768x785.png 768w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--mapa-de-la-zona-1502x1536.png 1502w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--mapa-de-la-zona-100x102.png 100w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--mapa-de-la-zona.png 1650w
Batalla de Arroyo Molinos (28 de octubre de 1811). Mapa de la zona.

La parte esencial del plan de Hill era que Girard debía ser atacado antes de que se diera cuenta de que había algo en su frente, salvo los españoles a quienes acababa de perseguir a Cáceres. Si descubriera que había una gran fuerza anglo-portuguesa en su frente, probablemente se retiraría a marchas forzadas sobre Mérida. Por tanto, era necesario concentrar la fuerza de ataque con rapidez y moverla con la mayor velocidad posible. El 22 de octubre se recogieron en Portalegre las 3 BRIs y 1 BRC. El 23 de octubre, hicieron una tremenda marcha, 50 km a través de la escarpada sierra de San Mamed hasta la fortaleza española de Albuquerque. Allí Hill recibió noticias de Castaños de que Girard todavía estaba en Cáceres y había enviado partidas a las zonas de Arroyo del Puerco y otros lugares, rastrillando el campo en busca de comida.

La columna aliada en Albuquerque estaba tan cerca de Mérida como el enemigo, y tenía todas las posibilidades de interceptarlo. Morillo y Penne Villemur se habían trasladado a Aliseda, a 33 km de Albuquerque, y podrían unirse a la fuerza británica al día siguiente. Hill avanzó hasta Aliseda y Casa de Santillana, y recogió a los españoles. A la mañana siguiente, la caballería de Penne Villemur expulsó a los puestos franceses de Arroyo del Puerco. Cuando la fuerza de cobertura de Girard había sido rechazada, toda la columna de Hill realizó una marcha nocturna hacia Malpartida, a solo 13 km de Cáceres. En la mañana del 26 de octubre, supo que Girard había salido de Cáceres la tarde anterior por la carretera de Torremocha, haciendo un relajado viaje hacia Mérida. Acababa de recibir vagos rumores de que había una fuerza anglo-portuguesa procedente de Portugal y pensó que era bueno acercarse a su base. Por tanto, las precauciones de Hill no habían tenido éxito del todo.

La partida de Girard fue fastidiosa para Hill, ya que la marcha nocturna a Malpartida había llevado a las columnas aliadas demasiado al norte, y el enemigo estaba entre ellas y su propia base. Pero si era demasiado tarde para interceptarlo, aún quedaba tiempo para perseguirlo y adelantarlo, a menos que tuviera la oportunidad de acelerar su paso. Antes del amanecer de la mañana Hill volvió su rostro hacia el sur y marchó sobre Torremocha; pero cuando llegó al paso de Trasquillón, el campesinado le informó que Girard había salido de Torremocha, marchando hacia Arroyomolinos, al otro lado de la sierra de Montánchez.

El general pidió a sus tropas que hicieran un esfuerzo final: si Girard se detenía en Arroyomolinos era posible interrumpirlo continuando la larga marcha. Los hombres respondieron bien a la llamada, y al anochecer del 27 de octubre, el RI-I/71 highlander ocupó Alcuescar y redujo a los centinelas posicionados para evitar que nadie huyese a Arroyomolinos que se encontraba a 8 km y advirtiese a los franceses de su peligro. Girard solo había recorrido 20 km ese día, los aliados no menos de 28 km, con un tiempo abominable, a través de dos cordilleras escarpadas.

Las fuerzas de Jean-Baptiste Girard estaban compuestas por la BRI de Dombrouski con 6 BIs (RI-34 y RI-40), La BRI de Remond con 6 BIs (RI-64 y RI-88), BRC de Bron (RD-20, RC-27 de cazadores y RH-10), 1 Bía con 2×4 cañones y 1×6 obús. En total 5.000 de infantería, 1.000 de caballería.

https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--bosquejo-de-la-disposicion-de-los-aliados-843x1024.png 843w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--bosquejo-de-la-disposicion-de-los-aliados-247x300.png 247w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--bosquejo-de-la-disposicion-de-los-aliados-768x933.png 768w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--bosquejo-de-la-disposicion-de-los-aliados-1265x1536.png 1265w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--bosquejo-de-la-disposicion-de-los-aliados-100x121.png 100w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--bosquejo-de-la-disposicion-de-los-aliados.png 1388w
Batalla de Arroyo Molinos (28 de octubre de 1811). Bosquejo de la disposición de los aliados bajo el mando del TG Hill para sorprender al enemigo. Autor William Faden.

Desarrollo de la batalla

Esa noche no se permitieron hogueras, y durante la noche, una tormenta derribó las tiendas de campaña y empapó a los soldados. A las 02,30 horas del 28 de octubre, el tiempo seguía siendo tempestuoso, como lo había sido durante las últimas 24 horas. La fuerza de Hill cubierta por la lluvia torrencial, marchó en la oscuridad sobre Arroyomolinos, y recorrió los 8 km que separaban su incómodo vivac del cuartel general francés sin encontrar una sola patrulla enemiga. Pudo disponer su fuerza a menos de un kilómetro de la pequeña ciudad sin ser descubierto y tomar las medidas necesarias para bloquear los tres caminos por los que Girard podría escapar. Arroyomolinos se encuentra debajo de la escarpada sierra de Montanchez, sin ninguna pista que vaya directamente hacia el norte, pero con caminos rurales a Trujillo, Medellín y Mérida que divergen hacia el noreste, sureste y sur-suroeste.

Hill formó su fuerza en tres columnas:

  • La primera columna, compuesta por la BRI de Howard (BI-I/50, BI-I/71, y BI-I/92) y la infantería española de Morillo con 3 cañones, debía avanzar directamente hacia Arroyomolinos.
  • La segunda columna, compuesta por la BRI de Wilson ((BI-I/28, BI-I/34, y BI-I/39), 3 BIs portugueses y 3 cañones, debía marchar alrededor del lado sur de Arroyomolinos y cortar los dos caminos hacia el sur.
  • La tercera columna, que comprendía la toda la caballería al mando del general William Erskine, debía mantenerse como reserva.

Hill marcharía con la BRI de Wilson.

https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--movimientos-de-fuerzas--1024x610.png 1024w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--movimientos-de-fuerzas--300x179.png 300w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--movimientos-de-fuerzas--768x457.png 768w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--movimientos-de-fuerzas--1536x915.png 1536w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--movimientos-de-fuerzas--100x60.png 100w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--movimientos-de-fuerzas-.png 1896w
Batalla de Arroyo Molinos (28 de octubre de 1811). Movimientos de fuerzas.
https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--plano-de-la-batalla-819x1024.png 819w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--plano-de-la-batalla-240x300.png 240w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--plano-de-la-batalla-768x960.png 768w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--plano-de-la-batalla-1228x1536.png 1228w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--plano-de-la-batalla-100x125.png 100w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--plano-de-la-batalla.png 1317w
Batalla de Arroyomolinos (28 de octubre de 1811). Plano de la batalla. Autor John Fawkes.

No se vio a ningún francés hasta que la BRI de Howard, que encabezaba el avance del cuerpo principal, se topó con un piquete a menos de 1 km de Arroyomolinos, los hombres estaban acurrucados bajo los árboles para protegerse de la lluvia torrencial y no vieron al enemigo que se acercaba. La mayoría de ellos fueron capturados, pero algunos lograron escapar para advertir a Girard, quien hasta ese momento no tenía conocimiento de que una columna británica se encontraba tan cerca de él. Por casualidad, el general francés se había estado preparando para partir temprano, y la BRI de Remond (RI-64 y RI-88), escoltadas por un regimiento de caballería, habían partido una hora antes por la carretera de Mérida y estaban a 5 km de distancia.

Girard, por lo tanto, no había reunido ni siquiera toda su fuerza, sino solo los 7 BIs de la BRI de Dombrouski (RI-34 y RI-40), 2 regimientos de caballería y media batería con él, no más de 4.000 hombres, mientras que 10.500 aliados se dirigían sobre él. En el momento en que se escucharon los primeros disparos en la carretera de Alcuescar; su infantería se preparaba para marchar, su equipaje y una retaguardia de un batallón aún estaban en la calle de Arroyomolinos, muchos de sus jinetes aún no habían ensillado, y él mismo desayunaba en la casa del alcalde.

A los pocos minutos de la primera alarma, el BI-I/71 y el BI-I/92 highlanders, a la cabeza de la BRI de Howard, irrumpieron en la pequeña ciudad por la calle principal, cargando contra las tropas francesas a la bayoneta. Decenas de soldados franceses del BI de retaguardia fueron hechos prisioneros, y capturaron todo el equipaje de Girard y muchos prisioneros. Al general Bron le sorprendieron la puerta de la casa que ocupaba, justo cuando se disponía a montar.

https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--el-ri-92-highlander-de-gordon-carga-contra-la-ciudad-1024x693.png 1024w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--el-ri-92-highlander-de-gordon-carga-contra-la-ciudad-300x203.png 300w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--el-ri-92-highlander-de-gordon-carga-contra-la-ciudad-768x520.png 768w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--el-ri-92-highlander-de-gordon-carga-contra-la-ciudad-1536x1039.png 1536w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--el-ri-92-highlander-de-gordon-carga-contra-la-ciudad-100x68.png 100w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--el-ri-92-highlander-de-gordon-carga-contra-la-ciudad.png 1926w
Batalla de Arroyomolinos (28 de octubre de 1811). El RI-92 highlander de Gordon, carga contra la ciudad en la mañana cuando el duque de Arenberg y otros oficiales del RC-27 de cazadores emergen de sus cuarteles. Autora Christa Hook.

Girard apresuró a sus 6 BIs restantes de la BRI de Dombrouski fuera de la ciudad y los formó en dos cuadros para recibir el ataque británico. La izquierda francesa estaba entre las dos carreteras del sur, cubierta por caballería. El BI-I/71 highlander se alineó el perímetro exterior de la ciudad y abrió fuego contra los franceses, cuando trataban de ocupar sus posiciones, mientras que el BI-I/92 highlander formó sobre el flanco francés, con la intención de cargar. Los 3 cañones de la columna de Howard se acercaron y abrieron fuego con disparos canister, cortando franjas de tropas francesas.

La BRC española de Penne Villemur (600), ocupó el camino a Mérida, la ruta prevista de Girard, cortando su escape hacia el sur. Girard, al ver su camino bloqueado, ordenó al RC-27 de cazadores y al RH-10 despejar el camino a Mérida a toda costa. Cargaron contra los españoles que aguantaron como pudieron, y en su ayuda acudió el general Long con el RDL-9 y el RH-2 KGL. Los jinetes franceses superados en número, pronto se rompieron, 200 soldados franceses fueron hechos prisioneros, junto con el jefe de la brigada, el general Bron, que se dice que fue disparado dos dragones del RDL-9, antes de entregarse a un trompetista. El resto se dispersó y trató de escapar en pequeños grupos.

https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--vista-de-la-batalla-1024x504.png 1024w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--vista-de-la-batalla-300x148.png 300w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--vista-de-la-batalla-768x378.png 768w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--vista-de-la-batalla-1536x757.png 1536w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--vista-de-la-batalla-100x49.png 100w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--vista-de-la-batalla.png 1906w
Batalla de Arroyomolinos (28 de octubre de 1811). Vista de la batalla. Autor JJ Jenkins.

Con su ruta de escape bloqueada, Girard condujo sus fuerzas hacia el camino de Trujillo hacia el este, encabezada por la artillería montada francesa. La infantería francesa huyó a la velocidad que pudo, pero perseguida de cerca por los BIs de Howard y la BRI española a su retaguardia, finalmente llegó al lugar donde la carretera de Trujillo rodea un promontorio de la sierra de Montanchez, a 1,5 km de Arroyomolinos. Para entonces, la lluvia había cesado y la niebla que se dispersaba mostraba a la BRI francesa de Wilson marchando con fuerza para cortarlos, y menos de 2,5 km.

Ambas partes apresuraron la marcha, y las 3 Cías ligeras de la BRI de Wilson (RIs 28, 34 y 39), que estaban muy por delante de sus RIs, llegaron a la carretera justo cuando el BI francés de vanguardia avanzaba por su frente. Solo eran 200 efectivos, pero Blakeney vio que si la columna enemiga era atacada de cerca por el flanco, incluso por un cuerpo pequeño, su avance se detendría, y una demora de unos minutos permitiría tanto a la BRI de Wilson como a la BRI de Howard caer sobre él. En consecuencia, dirigió personalmente la carga de algunos de los hombres más cercanos a él contra el BI francés; no fueron exterminados (como era de esperar), porque Girard que aún disponía de 1.500 efectivos, ordenó a sus hombres que no se detuvieran a luchar, sino que siguiesen huyendo. Girard finalmente fue herido, y viendo que sus perseguidores estaban muy cerca, ordenó a sus hombres que se dispersaran y, dejando su caballo, encabezó la fuga a pie con unos 200 de sus hombres por la ladera de la montaña.

https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--el-regimiento-britanico-de-dragones-ligeros-13-atacando-a-los-canones-franceses-1024x560.png 1024w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--el-regimiento-britanico-de-dragones-ligeros-13-atacando-a-los-canones-franceses-300x164.png 300w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--el-regimiento-britanico-de-dragones-ligeros-13-atacando-a-los-canones-franceses-768x420.png 768w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--el-regimiento-britanico-de-dragones-ligeros-13-atacando-a-los-canones-franceses-1536x840.png 1536w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--el-regimiento-britanico-de-dragones-ligeros-13-atacando-a-los-canones-franceses-100x55.png 100w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyomolinos-28-de-octubre-de-1811--el-regimiento-britanico-de-dragones-ligeros-13-atacando-a-los-canones-franceses.png 1906w
Batalla de Arroyomolinos (28 de octubre de 1811). El regimiento británico de dragones ligeros 13 atacando a los cañones franceses.

El resto de la columna francesa estaba rodeada por las tropas británicas y portuguesas que convergían, tuvieron menos suerte, en su flanco había una línea de acantilados absolutamente infranqueable, 1.000 hombres, en dos o tres masas desordenadas, tuvieron que detenerse y deponer las armas a los perseguidores. Algunos escaparon trepando peligrosamente y se unieron a Girard en la cima de la sierra. Girard, Dombrouski y 400 a 500 hombres, llevando consigo las águilas de los RIs 34 y 40, fueron perseguidos por la infantería ligera de Blakeney. Por el otro lado de la sierra, los franceses encontraron a la caballería de Hill esperándolos, por lo que escaparon hacia el este y, después de mucho vagar por las montañas, cruzaron el río Guadiana en Orellana, más allá de Medellín, y regresaron para unirse a Drouet. Otros grupos pequeños y muchos de la caballería se llegaron más tarde, pero la fuerza de Girard prácticamente había sido destruida.

https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--retirada-de-las-fuerzas-francesas-1024x619.png 1024w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--retirada-de-las-fuerzas-francesas-300x181.png 300w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--retirada-de-las-fuerzas-francesas-768x464.png 768w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--retirada-de-las-fuerzas-francesas-1536x929.png 1536w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--retirada-de-las-fuerzas-francesas-100x60.png 100w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/batalla-de-arroyo-molinos-28-de-octubre-de-1811--retirada-de-las-fuerzas-francesas.png 1918w
Batalla de Arroyo Molinos (28 de octubre de 1811). Retirada de las fuerzas francesas del general Jean-Baptiste Girard tras la derrota. Autor J. T. Willmore según un dibujo de G. B. Campion.

Secuelas de la batalla

De una fuerza de 2.600 hombres, los franceses sufrieron 1.300 prisioneros y 710 muertos. Solo unos 500 franceses lograron escapar. Entre los prisioneros se encontraba el general Bron, al mando de la caballería, el príncipe de Aremberg, jefe del RC-27 de cazadores, el jefe de EM del CE-V, y más de 30 oficiales. Además, los franceses perdieron sus 3 cañones y el dinero recaudado en Cáceres unos días antes. La pérdida de Hill fue insignificante: 7 hombres muertos; 7 oficiales y 57 hombres heridos. Los españoles de Penne Villemur, que se habían comportado con excelente espíritu, sufrieron una treintena de bajas.

Una vez terminada la lucha, Hill ordenó a la caballería de Long, con los regimientos portugueses, que no se habían comprometido, marchar sobre Mérida, apoyándolos con la BRI de Howard cuando hubiese descansado. Se esperaba que la columna de Remond, que había escapado del desastre de Arroyomolinos a principios de la marcha, pudiera ser alcanzada. Pero el brigadier francés tuvo un comienzo lo suficientemente largo como para hacerlo imposible, advertido por la caballería fugitiva de la suerte de su jefe, marchó por Mérida sin detenerse y se retiró hacia Drouet por Almendralejo.

Hill, luego de seguir a su vanguardia a Mérida el 29 de octubre y detenerse allí dos días, regresó por orden de Wellington a sus antiguos acantonamientos en Portalegre, a donde llegó el 3 de noviembre.

Napoleón destituyó a Girard, su maltratada división fue entregada al general Barrois. Pero luego fue perdonado y se le mantuvo el grado de general de división, haciendo un buen servicio en la batalla de Ligny en 1815.
El general Hill por su actuación en la batalla, se convirtió en Sir Rowland Hill con el título de caballero de la Orden del Baño (Bath).

En el primer momento de alarma, después de enterarse del desastre de Girard, Soult había esperado ser presionado, había enviado 4.000 soldados de infantería para reforzar a Drouet y había comenzado a reunir otras tropas en Sevilla. Pero al descubrir que Hill no tenía más intención de atacar al CE-V y que Badajoz ni siquiera estaba amenazado, volvió a sus planes anteriores, dejó sola a Extremadura y continuó persiguiendo a Ballasteros y preparándose para su siguiente movimiento importante: el asedio de Tarifa.

Drouet, por su parte, habiéndose recuperado de la consternación en la que lo había arrojado la derrota de Girard, comenzó una vez más a mover sus tropas hacia el norte con cautela. El 5 de diciembre volvió a ocupar Almendralejo, el 18 de diciembre empujó a Dombrouski con una BRI a Mérida, y una vez más abrió la comunicación con el ejército de Portugal por la vía de Trujillo. Pero el camino no iba a estar abierto por mucho tiempo. Justo antes de que terminara el año 1811, el 27 de diciembre, Hill fue enviado por segunda vez contra el CE-V, con intenciones mucho más serias que en octubre, ya que esta expedición formaba parte de los movimientos preliminares de Wellington para el asedio de Ciudad Rodrigo.

A todos los efectos, la marcha hacia Arroyomolinos constituye el último episodio de la campaña de 1811. Su principal interés fue que mostrara a Wellington en actitud ofensiva, dispuesto a aprovechar cualquier oportunidad para atacar al enemigo. También dejó en claro que en Hill tenía un general fiable.

También en diciembre, el Emperador había dado la fatal orden de enviar un destacamento de 15.000 hombres de Marmont a Valencia, por lo que Wellington estaba listo para su largo golpe a Ciudad Rodrigo.

Combate de Navas del Membrillo (29 de diciembre de 1811)

En los últimos días de 1812, Wellington, comandante en jefe del ejército anglo-portugués, quiso distraer a las fuerzas francesas comandadas por el mariscal Jean-de-Dieu Soult, que estaban ocupadas por el Sitio de Tarifa. Así, solicitó al MG Rowland Hill que dirigiera una incursión contra la DI-5 francesa del general Ludwik Mateusz Dembowski ubicada en Mérida. Hill se dirigió a España con 12.000 hombres el 27 de diciembre y llegó al pueblo de La Rocca a 30 kilómetros de Mérida al día siguiente. Al mismo tiempo y en busca de víveres, una pequeña fuerza francesa avanzaba en esta dirección. Esta fuerza estaba formada por tres compañías del RI-88 francés al mando del capitán Neveux y un destacamento de húsares, con un total de unos 400 hombres.

El 29 de diciembre, la vanguardia de Hill cayó sobre el destacamento de húsares franceses cerca del pueblo de Navas de Membrillo. Los húsares avisaron rápidamente al capitán Neveux que decidió retirarse hacia Mérida. Al ver este movimiento, Hill, sin el apoyo de la infantería, ordenó a su caballería que persiguiera y capturara a los franceses que huían.

El RH-2 KGL y 2 EDLs del RDL-13 cargaron contra la tropa de Neveux, pero los franceses formaron en cuadro en un bosque y los atacantes fueron desordenados por los alcornoques que protegían a los soldados imperiales. Desorganizada, la caballería ligera británica fue repelida cinco veces por el fuego bien dirigido del cuadro francés. Los hombres de Neveux lograron entonces retirarse hacia Mérida, a pesar de la acción de la artillería británica que llegó al lugar al final del enfrentamiento.

https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/dragones-ligeros-britanicos-del-rdl-13-durante-una-carga-842x1024.png 842w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/dragones-ligeros-britanicos-del-rdl-13-durante-una-carga-247x300.png 247w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/dragones-ligeros-britanicos-del-rdl-13-durante-una-carga-768x934.png 768w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/dragones-ligeros-britanicos-del-rdl-13-durante-una-carga-1263x1536.png 1263w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/dragones-ligeros-britanicos-del-rdl-13-durante-una-carga-100x122.png 100w, https://archivos.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2023/08/dragones-ligeros-britanicos-del-rdl-13-durante-una-carga.png 1350w
Dragones ligeros británicos del RDL-13 durante una carga. Este regimiento estuvo presente con dos escuadrones en la batalla de Navas de Membrillo, el 29 de diciembre de 1811. Autor Richard Knötel.

Los británicos sufrieron tres muertos y 37 heridos: 20 bajas en cada uno de sus dos regimientos. Otra fuente da 36 heridos. Los franceses habían perdido solamente dos muertos y nueve heridos bajo el fuego de la artillería británica, y ninguno contra su caballería. Hill estaba descontento por este revés porque lo privó de cualquier posibilidad de éxito para el resto de la expedición. Sin embargo, cuando fue informado del acercamiento de Hill, el general Dembowski decidió evacuar Mérida y unirse al mariscal Soult en Andalucía. Hill ocupó la ciudad poco después y siguió avanzando por territorio español, antes de regresar a Portugal.

El combate de Navas de Membrillo fue considerado por el historiador Ian Fletcher, desde el punto de vista británico, “como uno de los episodios de caballería más decepcionantes de la Península”. Comparó esta acción con el combate de Barquilla (o Villar de Puerco), lucha en julio de 1810 en condiciones similares (carga de caballería fallida contra infantería formada en cuadro). En el caso concreto del combate de Navas de Membrillo, el buen uso del terreno por parte de los franceses, la pericia del capitán Neveux y la fuerte disciplina de sus soldados llevaron a una derrota británica; sin embargo, Fletcher no cuestionó en absoluto “el comportamiento de la caballería británica, de quienes realmente no se podía esperar que se desempeñaran mejor de lo que lo hicieron”.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2023-08-18. Última modificacion 2023-08-18.
Valora esta entrada
[Reduce texto]
[Aumenta texto]
[Ir arriba]
[Modo dia]
[Modo noche]

Deja tu comentario

Tu comentario será visible en cuanto sea aprobado.

Tu email no se hará público.