Siglo XVIII Guerras Revolucionarias Francesas III (1.798-99) Campaña en Alemania 1.799. Batalla de Zurich

Batalla de Winterthur (27 de mayo de 1.799)

Antecedentes

Después de las derrotas en las batallas de Ostrach y Stockach y la retirada del ejército del Danubio en la Selva Negra, el directorio francés despidió a Jean-Baptiste Jourdan en abril de 1.799, dándole a André Masséna el mando tanto del ejército de Helvetia (Suiza) como del ejército del Danubio. Protegiendo el acceso norte a Zúrich, Masséna reunió a algunos de los mejores comandantes que tenía disponibles, tres de los cuales (Michel Ney, Jean-Victor Tharreau y Jean de Dieu Soult) se convertirían en mariscales de Francia, y a Tharreau, un general de división fiable.

La situación para los franceses era grave. No solo habían sido derrotados en el suroeste de Alemania sino que el legendario Alexander Suvorov se dirigía al norte de Italia con 60.000 rusos para tomar el mando de las fuerzas de la coalición destinadas allí. El conde Heinrich Bellegarde, posicionado en los Grisones con 20.000 hombres, aisló efectivamente a la fuerza de Masséna de cualquier ayuda externa. La mayor amenaza era que el ejército principal del archiduque Carlos estaba a menos de un día de marcha; solo por su tamaño podría abrumar al ejército francés o, si se retirara al oeste, su posición podía cortar el su camino de retirada hacia Francia. Masséna sabía que Carlos atacaría si su flanco izquierdo, comandado por Nauendorf, se unía a la fuerza de Hotze, que venía acercándose desde el este. Si esto pasaba, muy probablemente los franceses serían expulsados de Zúrich.

Para evitar que las fuerzas austriacas se unieran, Masséna estableció una línea de avance centrada en Winterthur al mando del experimentado general Jean-Victor Tharreau. Las fuerzas francesas se agruparon en un semicírculo desigual, con las tropas de Tharreau como la parte central. Estas brigadas eran las más importantes. Si el centro no podía mantener su posición, los flancos estarían aislados y podrían ser aplastados. Masséna envió a Michel Ney, recién ascendido general de división, a Winterthur para que tomara el mando. Lo relevó de su misión al mando de un puesto dentro de la fuerza de Claude Lecourbe en el centro de Suiza, dándole un mando más acorde con su nuevo rango. Ney llegó con la reputación de audacia considerada típica de los oficiales de caballería, pero con una experiencia mínima en el mando de fuerzas mixtas. Ansioso por demostrar su valía pero consciente de los protocolos, inmediatamente fue al cuartel general de Tharreau. Sin embargo, tuvo que esperar a que llegaran sus cartas de servicio para poder tomar el mando. Estas llegaron el 25 de mayo. Las tropas en Winterthur incluían una brigada bajo Dominique Mansuy Roget con 4 BIs y otra brigada más débil de 2 BIs mandada por Théodore Maxime Gazan y una brigada de caballería de 3 Escons mandada por Frédéric Henri Walther, en total disponía de 7.000 hombres.

Al igual que Ney, Friedrich Freiherr von Hotze, el comandante austríaco, era un oficial de caballería. A diferencia de Ney, tenía una amplia experiencia en el campo de batalla. Nacido en Suiza, Hotze ingresó al servicio militar del duque de Württemberg en 1.758, eventualmente siendo ascendido a rittmeister o capitán de caballería. Participó brevemente en la guerra de los Siete Años, donde no vio combate. Más tarde, sirvió en el ejército ruso durante la guerra Ruso-Turca (1768-1774). Se unió al ejército imperial de los Habsburgo con una comisión austriaca y sirvió en la breve guerra de Sucesión Bávara (1778-79). Su campaña en la guerra de la Primera Coalición, particularmente en la batalla de Wurzburgo, hizo que ganara la confianza del archiduque Carlos y fuera elevado a las filas de la nobleza por su hermano, Francisco II, Sacro Emperador Romano.

El 22 de mayo, Friedrich Joseph, conde de Nauendorf, dirigió una columna de su ejército a través del Rin en Konstanz, Stein y Eglisau. La fuerza de Hotze había cruzado el Rin al este, donde todavía era un arroyo de montaña, y se abrió paso hacia Toggenburg a través de los Grisones para dirigirse a Zúrich.

Para evitar que estas fuerzas se unieran a los 100.000 hombres del archiduque Carlos, el 22 de mayo Masséna y 23.000 tropas del ejército del Danubio marcharon desde Zürich en dirección a Winterthur. Una vez que pasaron la ciudad, se abrieron camino otros 14 kilómetros hacia el noreste. Finalmente, los dos ejércitos se enfrentaron en Frauenfeld el 25 de mayo. Superada en casi cuatro a uno, la fuerza de Hotze fue aplastada por los franceses; 750 de los hombres de Hotze fueron muertos o heridos y 1.450 capturados. Además, Hotze perdió dos cañones y un color. Su segundo al mando, el mayor general Christoph Karl von Piacsek, resultó herido en acción y murió más tarde a causa de estas heridas. A pesar de la superioridad de los números franceses, Hotze pudo maniobrar alrededor de la posición francesa y escapar hacia Winterthur.

Mientras tanto, para el 26 de mayo, Nauendorf estableció campamento cerca de Andelfingen y recuperó el contacto con la fuerza austriaca principal. Después de unirse a Nauendorf, el archiduque Carlos esperó a la fuerza de Hotze, que venía del este, antes de atacar a los franceses en Zúrich. Esa misma noche, Hotze acampó entre Frauenfeld y Hüttwilen, alrededor de 10 kilómetros al sureste de la posición de Nauendorf, y envió sus puestos de avanzada tan lejos como Islikon y Elgg, a solo 9 km de Winterthur en el este.

Batalla de Winterthur (27 de mayo de 1799). Despliegue de fuerzas

Desarrollo de la batalla

El 27 de mayo a la mañana, Hotze reunió a su fuerza en tres columnas y marchó hacia Winterthur. Michel Ney, recién llegado al mando de su división de aproximadamente 3.000 hombres, desplegó su fuerza en terreno alto, en el llamado Ober-Winterthur, un anillo de colinas bajas, 6 km al norte de la ciudad.

Temeroso del tamaño de la fuerza austriaca que se acercaba, Ney planeaba retirarse a Winterthur. Pero antes de que pudiera hacerlo Jean Victor Tharreau, comandante general de la línea de ataque, declaró que apoyaría a Ney enviando la división de Jean-de-Dieu Soult. Ney entendió que esto significaba que debía hacer una parada a lo largo de la línea de avanzada y que no estaría aislado. Su pequeña fuerza recibiría refuerzos de la división de Soult. En consecuencia, Ney ordenó que la brigada más débil, al mando de Gazan, avanzara a lo largo del valle hacia Frauenfeld y que la brigada de Roget ocupara el flaco derecho, evitando cualquier maniobra de flanqueo austriaca.

Para media mañana, la vanguardia de Hotze se enfrentó a los franceses, que presentaron una resistencia moderada: primero por parte de la brigada de Roget y luego, casi de inmediato, de la de Gazan. Las tropas de vanguardia austriacas vencieron rápidamente a la brigada de Gazan, tomando posesión de los bosques que rodean el pueblo de Islikon. Después de asegurar las aldeas de Gundeschwil, Schottikon, Wiesendangen y Stogen, al oeste de Islikon, Hotze desplegó dos de sus columnas frente al ejército francés. Una tercera se dirigió hacia el flanco derecho francés, como Ney esperaba que lo hiciera.

En ese momento, Ney movió la brigada de Gazan hacia el frente y pudo ver al enemigo avanzando hacia él. Todavía esperando los refuerzos de Soult, anticipaba una victoria fácil, como la que tres días antes había tenido la fuerza de Masséna contra Hotze en Frauenfeld. No se había dado cuenta, al menos no todavía, que Hotze tenía 8.000 hombres (10 BIs y 6 EDs) con los que asegurar la encrucijada al norte de Winterthur. Ney llevó más de sus hombres al frente y se movió contra el frente-izquierda austriaca. Durante una descarga austriaca, él y su caballo cayeron; el caballo murió y Ney recibió una lesión en la rodilla. Pidió otro caballo y volvió a la lucha con la pierna vendada.

Ney tenía dos problemas: creía que las columnas de apoyo de la división de Soult iban a llegar y no sabía que el grueso de las fuerzas austriacas estaban directamente al frente de su centro. Aunque la brigada de Roget era lo suficientemente fuerte como para evitar que los austriacos flanquearan la posición, la brigada de Gazan era demasiado débil para resistir a una fuerza austriaca que era superior y se hacía más evidente a medida que las tropas de Hotze llegaban a la línea de ataque y se lanzaban a la refriega.

Finalmente, al darse cuenta que Soult no llegaría, Ney supo que no podía mantener su posición, ni mucho menos hacer retroceder a los austriacos. Llegó a la conclusión de que debía retirarse a Winterthur. Para cubrir su retirada, instruyó a Walther y su caballería que establecieran posición en el Töss, sobre el puente en Stieg. A partir de ahí, la caballería podría proteger una retirada ordenada. En medio de un riachuelo fangoso que alimentaba a los Töss, Ney colocó un segundo destacamento que vigilaba el pueblo y al camino que conducía las colinas, donde colocó un par de cañones. Desde la cresta, su retaguardia podría disparar al avance austriaco con artillería.

La posición de Walther en el puente parecía defendible durante el tiempo necesario para eliminar la fuerza de Ney a través de Winterthur. Sin embargo, el impacto de la fuerza austríaca al golpear sus defensas fue suficiente para romper la línea francesa después de 90 minutos de lucha. Pero allí el impulso austríaco se estancó. Los hombres de Hotze obligaron a Walther a salir del puente pero no pudieron cruzarlo. Desde la cresta, la retaguardia de Ney pudo mantener fuego de cañón constantemente sobre los austriacos que intentaron cruzar el puente para subir la colina. Hotze reconoció la inutilidad de arrojar a sus hombres al fuego directo de los cañones. En cambio, ordenó un bombardeo constante de mosquetería. Esto resultó efectivo ya que Ney resultó nuevamente herido, esta vez en su mano izquierda, y su segundo caballo resulto muerto; cedió el mando a Gazan, quien organizó la retirada.

Cuando el archiduque se enteró que Hotze había tomado el cruce Winterthur, unió sus tropas a las de Nauendorf para tomar el pueblo de Neftenbach, 7 kilómetros al oeste-noroeste de Winterthur, y sus alrededores. Nicolas Oudinot, cuyos hombres habían asegurado a Neftenbach como parte de la línea de ataque francesa, resistió la mayor parte del día. Sin embargo, se vio obligado a retirarse a Pfungen al final de la tarde; su posición allí no era defendible y terminó siendo empujado hacia las afueras de Zúrich.

Al tomar Neftenbach, Carlos colocó a una parte importante de sus tropas entre la fuerza de Ney y el flanco de Hotze, forzando una retirada desigual de los franceses hacia Zúrich. Tharreau maniobró alrededor del Töss, intentando restablecer su línea de ataque, pero Masséna no quería un enfrentamiento entre Zúrich y Neftenbach, ni allí ni en ese momento. Sus ejércitos no estaban listos para enfrentarse a Carlos. Las fuerzas de Masséna no estaban preparadas para una batalla en la escala requerida para enfrentar todo su ejército, y necesitaba las defensas ofrecidas por Zúrich para montar una línea adecuada contra el inminente ataque austríaco. Finalmente, Tharreau retiró toda la línea delantera a Zúrich. El choque duró 11 horas.

Secuelas

La fuerza de Hotze sufrió bajas relativamente altas: 1.000 muertos, heridos o desaparecidos (12.5% de su fuerza de 8.000). Estas pérdidas fueron comparables a los 800 muertos, heridos o desaparecidos que sufrieron las filas de Ney, (11.5% de su fuerza de 7.000 hombres). Sin embargo, la consecuencia más importante de la batalla fue que Hotze logró alejar a los franceses de Winterthur y unir su fuerza con la de Nauendorf y Carlos. La fuerza austríaca unificada pudo completar el semicírculo alrededor de las posiciones de Masséna en Zürich.

Para los franceses, que venían de haber ganado en Frauenfeld, esta batalla represento una derrota. Ney resultó herido, haciendo que se tuviera que alejar inmediatamente del campo de batalla y quedando fuera de acción hasta el 22 de julio. La conducción de la batalla también demostró la debilidad del sistema de mando francés, en el cual la animosidad personal y la competencia entre oficiales de alto rango, en este caso, Soult y Tharreau, socavaron los objetivos militares franceses. Tharreau acusó a Soult de insubordinación; Soult se había negado directamente a ayudar a Ney, a pesar de las órdenes específicas y directas de trasladar su división a los flancos de Ney.

Además, los franceses subestimaron la tenacidad y la habilidad militar de los austriacos. Estos eran mucho mejores soldados de lo que los franceses suponían y, a pesar de las actuaciones austriacas en Ostrach, Stockach y Winterthur, este prejuicio persistió y no cambió hasta 1.809, cuando la batalla de Aspern-Essling y la batalla de Wagram, unas pocas semanas después, hicieron que Napoleón revisara su opinión sobre el ejército austriaco.

Una vez que los ejércitos austriacos se unieron al oeste, norte y este de Zúrich, Carlos decidió que tenía una fuerza suficientemente superior como para atacar las posiciones de Masséna en la ciudad.

Primera Batalla de Zurich (2 al 6 de junio de 1.799)

El general Masséna tenía alrededor de 70.000 hombres en toda Suiza, pero varios factores reducían sus fuerzas operativas. La república Helvética era una república hermana de la república Francesa y, por lo tanto, el general francés debía proteger sus fronteras. Sus líneas eran, por lo tanto, muy extensas. Además, desde el movimiento de las fuerzas austriacas en los Grisones, varios cantones habían sido escenario de levantamientos campesinos antifrancés, por lo que sólo disponía de 45.000 efectivos en Zurich.

Movimientos preliminares del general austríaco Hotze, elaborados a partir del primero de mayo, Masséna le obligaron a construir un campamento fortificado en las afueras de Zurich. Este campamento, apoyado en las alturas circundantes, no estaba completado cuando comenzó la batalla con los asaltos austriacos.

La ciudad de Zúrich tenía un interés estratégico, ya que se encontraba en el corazón de las vías de comunicación de Suiza. Su configuración geográfica también facilita la defensa.

Los franceses desplegaron con la división de Soult en Zürichberg (colina boscosa el este de Zurich) con vistas al campo abierto al norte desde un campamento atrincherado construido por Andréossi. A su izquierda, la división de Oudinot estaba en apoyo, con la brigada de Gazan en la ciudad de Zürich. La división de Tharreau continuaba la línea a través del Aare, con tropas bajo Lorge que custodiaban la izquierda del Rin hacia Basilea. A la derecha de Soult, Chabran custodiaba el sur del lago de Zúrich, con puestos avanzados separados para unirse con las tropas de Lecourbe en Lucerna y el valle de Andermatt. Los atrincheramientos en el Zürichberg estaban en un semicírculo de 8 km de largo desde Riesbach a Hongg, pero estaban incompletos.

El archiduque Carlos disponía de unos 53.000 efectivos, decidió llevar a cabo el esfuerzo principal contra Zurichberg (colina boscosa al este de Zurich) el 2 de junio, Jelačić avanzó en tres columnas en Zollikon, y llega a los lagos de Zúrich y Greifen haciendo retroceder los puestos avanzados franceses que abandonan Riesbach, Hirslanden y Fällanden, en el sureste de Zúrich. Los franceses se retiraron de la orilla izquierda del Glatt, y los austriacos lograron tomar el único puente sobre este río.

El archiduque luego ordenó a Jelačić que permaneciera en su posición, pero ésta amenazaba demasiado a las tropas francesas, y Masséna lanzó un contraataque en la mañana del 3 de junio, con 3 MBIs de Soult. El contraataque fue rechazado y los austriacos llegaron a las puertas de la ciudad de Zúrich. La lucha continuó durante todo el día, y Louis Nicolas Hyacinthe Chérin resultó fatalmente herido. Por la noche, Jelačić regresó a su posición inicial.

El 4 de junio, el cuerpo principal realizó un ataque en frente amplio con 5 columnas:

  • Primera columna, a la izquierda austríaca, bajo Jelačić (5 BIs y 3 Escons) marchó contra Zürich a lo largo de la carretera y logró atravesar la puerta de Rapperswil, pero fue rechazada por la brigada de Gazan de la división de Oudinot, y a pesar de los repetidos ataques no hizo más progreso. Luego cayó sobre el Riesbach desde donde los franceses no pudieron rechazarlo
  • Segunda columna, a la derecha de la primera, bajo Bey (4 BIs y 3 Escons) se apoderó de la aldea de Hirslanden e intentó escalar las laderas. Sin embargo, los franceses bajo Brunet contraatacaron y obligaron a los austriacos a unirse a la primera columna de Jelačić.
  • Tercera columna bajo el Príncipe de Lorena encontró que su ruta directa de marcha no era práctica, atacó el Zurichberg a través de Dübendorf, pero no pudo avanzar debido a la potencia de fuego francesa desde los atrincheramientos y se desvió a través de Fällanden y Pfaffhausen.
  • Cuarta columna bajo Friedrich von Hotze (7 BIs y 12 Escons) cruzó el Glatt en Dübendorf detrás de la tercera columna, y avanzando a través de Stettbach, expulsó a los franceses de Schwamendingen, pero falló frente al Zürichberg debido a la fuerte pendiente y a la espesura del bosque.
  • Quinta columna a la derecha austriaca, bajo el Príncipe de Reuss (10 BIs y 20 Escons) tomó Seebach y Oerlikon y luego separó parte de su comando bajo Rosenberg a su izquierda en Oerlikon para unirse al asalto a Zúrich.
Primera Batalla de Zurich (4-6 de junio de 1799). Ataque austriaco el día 4 de junio.

Oudinot aunque perdió la mitad de su fuerza en Zúrich, contraatacó, pero fracasó en particular debido al refuerzo de 2 BIs austríacos, Oudinot fue herido por una bola en el pecho y sacado del campo de batalla. En el Bajo Glatt, solo se produjeron escaramuzas.

En el Zürichberg, la división de Soult fue asaltada por tres columnas y fijada en sus trincheras. Los asaltos repetidos fueron rechazados y la lucha se estancó en un intenso tiroteo. A las 14,00 horas, Carlos había tendido dos puentes sobre el Glatt, e intentó tomar el Zurichberg mediante un asalto frontal con 5 BIs de su reserva, incluida su propia Guardia de Honor, y ordenó a Olivier, conde de Wallis, que liderara el ataque. Dejando un BI para vigilar los puentes, Wallis condujo a los otros 4 BIs por un barranco empinado y estrecho contra las defensas francesas. El combate degeneró en una lucha cuerpo a cuerpo, con soldados usando las culatas de sus mosquetes contra los abatís franceses.

Por fin a las 20,00 horas, después de una lucha desesperada, los austriacos pudieron abrirse paso y entrar al campamento detrás. Con la espada en la mano, Soult y su personal se colocaron a la cabeza de unas pocas compañías de tropas, lanzaron un contraataque contra la parte posterior de la columna austriaca y los llevaron de regreso al pie de la colina. Masséna instó a su artillería a redoblar sus esfuerzos y empleó su reserva de granaderos. El ataque austriaco se derrumbó, los que estaban en el campamento estaban dispersos, los que estaban atrás fueron expulsados.

Primera Batalla de Zurich (4-6 de junio de 1799). El general Masséna. Autor François Bouchot

En el transcurso del día, Carlos perdió a 2.000 hombres, incluidos tres generales heridos y 1.200 prisioneros. Los franceses perdieron más de 1.200 muertos y heridos.

Después de la sangrienta lucha el 4 de junio, Carlos retrocedió una corta distancia para recuperarse e idear un segundo ataque para el 6 de junio.
El día de 5 de junio, los adversarios se midieron entre sí, y el Archiduque comprendió que era absolutamente necesario desalojar a los franceses de Zúrich. Planea un ataque la noche 6 de junio sobre las dos de la mañana. Por su parte, Masséna, aún esperando refuerzos, decidió abandonar la orilla derecha del Limmat, con la excepción de Zurich, durante la noche del 5 de junio. Dejó 28 cañones y 18 vagones, y retrocedió sin luchar. Sus fuerzas ahora estaban más concentradas, mientras que el lago obligaba a su oponente a dividir sus fuerzas.

Al día siguiente, 6 de junio, después de negociaciones, Masséna abandonó la ciudad de Zúrich al mediodía. Se retiró hacia el suroeste en Albis, donde disfrutaba de una buena posición defensiva y comenzó a retirarse. Por su parte, los austriacos invirtieron Zurich, el Archiduque instaló a su cuartel general en Kloten. Masséna se retiró a Uetliberg y organizó su línea a lo largo de las orillas del Limmat. En Zürich, Carles encontró 150 cañones de varios calibres. El resultado de la batalla también dañó las relaciones austro-rusas , porque Carlos no pudo explotar la derrota francesa

Segunda Batalla de Zurich (25 de septiembre de 1.799)

Antecedentes

Después de la Primera Batalla de Zúrich, Masséna se había consolidado en una línea defensiva detrás de la parte baja del río Aare. En este momento, todo su ejército en Suiza estaba formado por alrededor de 77.000 combatientes, posicionados en:

  • 1ª división (Tharreau) en el Alto Valais y el paso de Simplon.
  • 2ª división (Lecourbe) en el San Gotardo y el valle del Reuss.
  • 3ª División (Soult) con el ala derecha cerca de Glarus, el centro en la orilla izquierda del Linth, la izquierda cerca de Adliswil en Sihl.
  • 4ª división (Mortier) en el Uetliberg.
  • 5ª división (Lorge) en la margen izquierda del Limmat entre Altstetten y Baden.
  • 6ª división (Ménard) desde Baden hasta la confluencia del Aare con el Rin.
  • 7ª división (Klein) formaba la Reserva en Frick-thal.
  • 8ª 8ivisión (Chabran) en Basilea.

Siguiendo el plan estratégico general, el ejército austríaco bajo el mando del archiduque Carlos iba a ser aumentado por la fuerza rusa de 25.000 hombres de Korsakov, recién llegado a Schaffhausen después de una marcha de 90 días.

Masséna, por su parte, preparaba una ofensiva en su flanco derecho contra las posiciones austriacas en los Alpes. El 15 y 16 de agosto, el general Claude Lecourbe con 12.000 hombres expulsó a las fuerzas de Strauch y Simbschen de los pasos de San Gotardo, Furka y Oberalp en una serie de asaltos violentos. Como distracción, el 14 de agosto las fuerzas francesas al mando de Soult hicieron ataques demostrativos a través del Sihl debajo de Zürich.

En la noche del 16-17 de agosto, el archiduque Carlos, apoyado por las tropas de Korsakov, lanzó un ataque sorpresa sobre el río Aare en Gross-Döttingen utilizando botes y puentes de pontones, pero sus ingenieros juzgaron mal la fuerza de la corriente y la profundidad del río, el puente de pontones fue incapaz de ser asegurado y, finalmente, después de fuertes enfrentamientos, el ataque fue cancelado. Sin embargo, el archiduque Carlos y Korsakov no planearon ninguna otra acción conjunta, ya que siguiendo los planes estratégicos de la Hofkriegsrat austríaca bajo el mando del barón Thugut, se le había ordenado a Carlos que trasladara su mando principal al sur de Alemania. Siguiendo a regañadientes estas instrucciones, dejó atrás una columna de 29.000 hombres al mando de Friedrich von Hotze, y el mando de Korsakov con los suizos al servicio de Austria. El plan para estos dos mandos era esperar la llegada de la columna rusa de Suvorov que penetraba hacia el norte desde Italia sobre los pasos alpinos, y atrapar a Masséna en un cerco de 3 puntos.

El 22 de agosto, Korsakov y Hotze acordaron que los rusos con 22.000 hombres alinearían los tramos inferiores del río Limmat (Aare), y Hotze con 20.000 hombres ocuparía la región de Obersee debajo del lago Zürich desde Linth hasta Glarus.

El 28 de agosto, el grueso de las tropas del archiduque Carlos partió de Suiza. El propio Korsakov llegó a Zúrich al día siguiente, mostrando rápidamente una vana confianza excesiva en las capacidades de sus tropas y desprecio tanto por los franceses como por sus aliados, los austriacos:
Según Sir Archibald Alison “La presunción y la arrogancia de Korsakoff fueron llevadas a tal punto, que en una conferencia con el Archiduque Carlos, poco antes de la batalla de Zúrich, cuando ese gran general estaba señalando las posiciones que debían ser vigiladas de manera especial, y dijo, señalando el mapa: aquí deberías colocar un batallón. Una compañía, quiere decir, dijo Korsakoff. No, respondió el Archiduque, un batallón. Te comprendo, replicó el ruso, un batallón austriaco o una compañía rusa”.

A finales de agosto, el ejército de Korsakov con 33.000 hombres alrededor de Zúrich y el Bajo Limmat, fueron distribuidos:

  • División de Gorchakov (cuerpo principal de Korsakov en el campamento de Sihlfeld, entre Uetliberg y Limmat) con brigadas del mayor-general Tuchkov (6.314 hombres) y del mayor-general Essen (2.237 hombres) en Wollishofen. Total con artilleros 10.330 hombres.
  • División de Durasov con la brigada del mayor-general Markov en un campamento en Weiningen frente a Dietikon (2.000 granaderos y 300 cosacos), brigada del general mayor Pushchin en un campamento en Würenlos y frente a la aldea de Wettingen (2.500 infantería, 1.000 cosacos en 8 BIs, 10 Escons). A lo largo de la orilla derecha del Limmat desde Baden hasta el Rin (1.000 hombres). Total con artilleros 7.052 hombres en un frente de 20 km.
  • Reserva de caballería y los cosacos (3.000 hombres) al mando del mayor general Gudovich se distribuyeron en el Rin a lo largo de la línea de la carretera de Zúrich a Baden.
  • Reserva de infantería la división Sacken (5.700 hombres) inicialmente en un campamento en Regensdorf, luego a lo largo de la orilla norte del lago Zürich que conecta con Hotze.

El ejército austriaco desplegó:

  • Nauendorf, con 5.400 austriacos, en la margen derecha del Rin entre Waldshut y Basilea.
  • Hotze con 25.000 austriacos, incluidos 3.000 suizos, desde Uznach hasta Chur y Disentis.

A parte Suvorov con 28.000 rusos estaba en marcha desde Italia a través de los Alpes.

Poco antes de la batalla, Korsakov separó a la división de reserva de Sacken (5.000) en Rapperswil para reforzar Hotze en previsión del acercamiento de Suvorov, debilitando en consecuencia su línea defensiva a lo largo del Limmat antes de Zürich y exponiendo su línea de comunicaciones.

La salida del archiduque Carlos dio a los franceses una momentánea superioridad numérica, Masséna estaba decidido a explotar eso y la redistribución de austriacos y rusos. Su objetivo era vencer a Korsakov y Hotze antes de la llegada de Suvorov. El 30 de agosto intentó cruzar el Aare y hacer retroceder al enemigo delante de Zürich. Ese cruce del río no tuvo éxito, y Masséna planeó un cruce cerca de Dietikon con un ataque posterior a Korsakov en Zürich.

El 19 de septiembre, Masséna reveló su plan a los comandantes de su división. La división de Lorge y parte de la de Ménard cruzarían el Limmat desde Dietikon y atacarían Korsakov en Zürich. El resto del mando de Ménard ocuparía al enemigo ue demostrativo en Vogelsang. Al mismo tiempo, la división de Mortier debía mantener la atención del cuerpo principal de Korsakov frente a Zürich atacando en Wollishofen. Klein debía cubrir la carretera de Alstetten, mientras que la división de Soult debía cruzar el Linth en Bilten y evitar que Hotze ayudara a los rusos.

Todos los barcos disponibles para el transporte se reunieron en Brugg, mientras que se construía un puente de pontones en Rottenschwil para engañar al enemigo en cuanto al punto de cruce. Desde junio, los barcos franceses se habían recogido de diferentes ríos y se habían transportado por tierra y agua. En septiembre, 37 barcos de diferentes tipos se reunieron en secreto cerca de Dietikon. Al amparo de la noche del 23 al 24 de septiembre, el general de artillería Dedon desmanteló el puente de pontones en Rottenschwil y lo transportó en convoy a través de la montaña hasta Dietikon.

El 24 de septiembre llegó la noticia de que las tropas de Suvorov habían conquistado finalmente el paso de San Gotardo. Este éxito tardío de los rusos hizo imposible el ataque conjunto de Korsakov, Hotze y Suvorov, pero persuadió a Masséna de adelantar su ataque del 26 al 25 de septiembre.

Disposiciones tácticas

El general Foy mandaba la artillería de la división francesa del general Lorge. Organizó y colocó cuidadosamente las diversas baterías francesas que debían proteger el desembarco en la orilla derecha del Limmat.

Además, Foy comenzó a asentar cañones la pequeña meseta que bordeaba el puesto de Nieder-Urdorf. A partir de entonces, esta última batería cogía el ala izquierda del ejército ruso de enfilada. También barría la llanura entre los dos bosques. Finalmente, una vez que las tropas rusas fueran expulsadas de la península, esta batería de Foy evitaría cualquier contraataque del enemigo.

Foy también colocó artillería en el pliegue inferior del Limmat. El efecto deseado era atacar al campamento enemigo, y realizar fuego cruzado en concierto con la artillería francesa colocada en la meseta de Nieder-Urdorf. En el intervalo entre estas dos asentamientos principales, Foy había colocado varias piezas y en particular obuses. Estos últimos estaban destinados a batir el bosque frente a la posición rusa. Además, estos obuses franceses debían evitar que los rusos se concentraran.

Finalmente, enfrente y debajo de la aldea de Oetwil, Foy había establecido hábilmente una batería de 12 cañones sobre una avenida que estaban cerca del Limmat. El propósito de esto era vencer e interceptar la única comunicación que existía entre los campamentos rusos de Würenlos y Weiningen. A las dos de la tarde, toda la artillería francesa se colocó en esas diferentes posiciones.

En la zona del cruce elegida por Masséna (en un meandro del río entre las poblaciones de Dietikon y Schlleren) se enfrentarían los 16.500 hombres de la reforzada división del general Lorge, frente a una brigada rusa comandada por el mayor-general Markov de unos 2.400 hombres A esa enorme superioridad numérica (de 1 a 8 a favor francés) hay que sumar el factor sorpresa porque el ataque sería realizado de madrugada.

Cruce del río Limmat

En la noche del 24 de septiembre, las tropas de Masséna concentradas en Dietikon ascendían a más de 8.000 hombres de la división de infantería de Lorge y 26 cañones, todos asentados silenciosamente en las proximidades del río. En el otro lado del Limmat, entre Würenlos y Wipkingen, solo se enfrentaron a 2.600 rusos al mando del mayor-general Markov, incluidos 1.100 hombres al mando del propio Markov en Oetwil Würenlos, 290 hombres y 2 cañones del RI cosaco de Misinov entre la elevación del monasterio y los pinares, 220 hombres de un BG en el borde occidental de los pinares y 4 EDs, con 550 hombres al mando del coronel Shepelev en Wipkingen.

Segunda Batalla de Zurich (25 de septiembre de 1799). Plano del cruce del río Limmat por los franceses en la zona de Dietikon. Obsérvese la colocación artillería de Foy
por parte de Foy

El 25 de septiembre a las 04,45 horas, mientras los barcos se lanzaban rápidamente a través del Limmat, se dio la alarma y los disparos iniciales efectuados por un batallón en un puesto avanzado de la brigada Gaza señalaron el comienzo del ataque. Con pronta eficacia, aproximadamente 600 hombres en 37 barcos cruzaron el río Limmat y formaron una cabeza de puente en la orilla opuesta. El cruce de los botes alertó a los débiles puestos avanzados rusos en la orilla opuesta, pero a pesar de varias rondas de fusilería y artillería, ni un solo bote se hundió ni un hombre se ahogó. En ese lugar, el Limmat realiza en un amplio arco hacia el sur, permitiendo que la artillería de Massena dispare desde ambos lados de la curva del río en el rellano y más allá de la cabeza de puente. 25 disparos alcanzan varios edificios del monasterio. Cuando más franceses cruzaron, cesaron los disparos desde la orilla izquierda por temor a alcanzar a sus propios hombres, y se puso todo el esfuerzo en cruzar el río.

A las 05,00 horas, Dedon dirigió la construcción del puente de pontones. La cabeza de puente francesa fue expuesta al fuego de artillería rusa desde las alturas de Kloster-Fahr y los bosques de pinos. Esta meseta, defendida por 7 cañones y las reservas de Markov, fue atacada de inmediato, y después de una dura lucha a las 06,00 horas los rusos fueron rechazados, Markov fue herido y hecho prisionero. Apenas una hora después de los primeros disparos, los franceses habían cruzado a 800 hombres y estaban en posesión del pinar y del campamento ruso. Detrás de ellos, el puente de pontones se montaba rápidamente y se completó a las 07,30 horas. A las 09,00, toda la división de Lorge estaba en el lado derecho del Limmat con 8.000 hombres y un total de 26 cañones.

Masséna tenía como objetivo evitar que el ala derecha rusa bajo Durasov se uniera a su izquierda en Zürich, y envió rápidamente a Bontemps con su brigada para ganar las laderas de las montañas del Glatt y cortar las comunicaciones entre Regensberg y Zürich. La izquierda de Bontemps estaba cubierta por 2 BIs de la brigada de Quétard en la carretera de Wurenlos. Todas las demás tropas, unos 15.000 hombres, incluida la vanguardia al mando de Gazan, siguieron al jefe de estado mayor Nicolas Oudinot en dirección a Höngg.

Segunda Batalla de Zurich (25 de septiembre de 1799). Cruce del río Limmat por los franceses. Autor Jean Antoine Siméon Fort.

El ataque de Mortier

Mientras tanto, a las 05,00 foras, la división de Mortier había lanzado sus ataques de finta contra el mando principal de Korsakov. Su izquierda al mando de Brunet avanzó hasta la pequeña meseta de Wiedikon donde pronto fueron inmovilizados por fuerzas superiores. Su derecha bajo Drouet expulsó a los rusos de Wollishofen, pero pronto fueron contraatacados por los 6 BIs de Gorchakov, asistidos por la flotilla de cañoneras de William, y empujados hacia el Uetli.

Sin embargo, Gorchakov, no satisfecho con simplemente rechazar el ataque enemigo, persiguió a los franceses hasta Uetliberg y logró capturar algunas baterías. Sin embargo, este relativo éxito contribuyó al desastre del día, ya que el éxito francés en la orilla derecha, junto con el avance de Klein de Alstetten en el llano Sihlfeld enfilaba la derecha del cuerpo ruso, lo que obliga a retirarse a Korsakov a las 13,00 horas.

Los hombres de Gorchakov, perseguidos de cerca mientras se retiraban, sufrieron pérdidas considerables.

Ataque demostrativo de Ménard

El cruce del río sobre el Limmat tuvo éxito porque los rusos estaban demasiado débiles en su sección delantera y porque se habían distraído de Dietikon con fintas de la división de Mortier en Wollishofen y la división de Ménard en Vogelsang. Ménard había logrado burlar completamente a los rusos con su ataque y también con los ataques demostrativos contra Brugg. Desde el amanecer había abierto un aluvión de fuego de artillería con todos sus cañones en las proximidades de Baden y en la confluencia del Aare y Limmat contra las fuerzas de Durasov, extendió la brigada restante a la vista del enemigo y puso en movimiento a los restantes barcos en el río.

Durasov fue completamente engañado por estos ataques y estacionó sus tropas casi todo el día entre Freyenwyl y Wurenlingen. Cuando se dio cuenta de su error y marchó para reunirse con las tropas en las alturas de Oetlikon, encontró el paso bloqueado por la brigada de Bontemp y tuvo que hacer un desvío sustancial a Zúrich, donde llegó a altas horas de la noche.
En Vogelsang Ménard logró lanzar un pequeño destacamento sobre el Limmat en botes transportados por tierra desde el Aare bajo fuego, lo que le permitió restablecer un puente de barcas, con el que cruzó parte de su mando a la mañana siguiente.

Segunda Batalla de Zurich (25-26 de septiembre de 1799). Desarrollo de la batalla. Autor autor Frédéric Bey para la revista Vae Victis nº 29.

Desarrollo de la Segunda Batalla de Zúrich

En Zúrich, Korsakov había sentido su posición segura hasta el punto de que no había hecho una sola inspección de la línea, ni había llevado su equipaje u hospitales a una distancia segura; en cambio, todo quedó revuelto en la ciudad. Despertado por el cañoneo, se dirigió a Höngg con un pequeño destacamento de tropas y se enteró de la derrota de Markov. Sin embargo, estaba convencido de que el cruce del Limmat era simplemente una demostración, y que la principal amenaza provenía del ataque de Mortier a Wollishofen.

A las 10,00 horas, los franceses avanzaban por ambas orillas del Limmat apoyados por un bombardeo de artillería pesada. Oudinot se apoderó de Höngg y las alturas de Wipkingen del débil destacamento dejado por Korsakov, luego, junto con parte de la reserva, poco antes de las 15,00 horas, comenzó a atacar Zürichberg, en manos de varios batallones rusos. Gazan marchó a Schwamendingen para cortar la carretera a Winterthur. Para entonces, Korsakov finalmente se había dado cuenta de su peligrosa situación y retiró las tropas de la orilla derecha a través de Zúrich para enfrentarse al avance de Oudinot, sin embargo, solo pudieron hacerlo recorriendo las estrechas calles de la ciudad, abarrotadas de heridos y el equipaje. Un aluvión de obuses de los franceses aumentó aún más la confusión e impidió aún más a los rusos.

Segunda Batalla de Zurich (25-26 de septiembre de 1799). Lucha en los alrededores de la ciudad

Cuando despejaron Zúrich ya era demasiado tarde, los franceses habían conquistado la montaña de ese lado de la ciudad y en las llanuras tomaron posesión de la casa de campo Beckenhof. Los rusos atacaron con valentía, pero no pudieron rechazar a las tropas de Lorges, apoyadas por la Legión Helvética. Mientras tanto, llegaron 4 batallones rusos enviados a Zúrich por Hotze, Korsakov se puso a la cabeza y con la ayuda de la Legión Suiza de Bachmann hizo retroceder a los franceses hasta el pie de las alturas de Wipkingen. Sin embargo, Gazan se mantuvo en Schwamendingen.

Los contraataques rusos contra el Zürichberg, aunque increíblemente valientes, fueron insuficientes en número y “en lugar de ganar altura, las tropas siguieron luchando ante la puerta, y cargando al enemigo con la bayoneta entre las enredaderas y los setos, en un terreno que no admitía tal operación

Al caer la noche, Korsakov se encerró en Zürich, habiendo cedido las llanuras a los franceses. Masséna convocó al pueblo pero no recibió respuesta.

Segunda Batalla de Zurich (25-26 de septiembre de 1799). Lucha en las calles

Ataque de Soult contra Hotze

Mientras todo esto sucedía alrededor de Zürich, en el extremo oriental del lago Zürich, el cuerpo austríaco de Hotze se enfrentó a la división francesa de Jean-de-Dieu Soult en los canales y marismas alrededor del bajo Linth y el Walensee. Durante varios días, Soult se había vestido con un uniforme de infante común y había observado las posiciones austriacas. La batalla del río Linth comenzó a las 02,30 horas del día 25 de junio, cuando un pequeño grupo de soldados, desnudos hasta quedar en ropa interior, con las armas y municiones atadas por encima de la cabeza y las espadas en los dientes, cruzó el canal cerca de Schänis.

Segunda Batalla de Zurich (25-26 de septiembre de 1799). Cruce del Linth por el general Soult

Pudieron levantar balsas con cuerdas y, bajo la oscuridad y una espesa niebla que permaneció durante todo el día, un batallón entero fue atravesado en ferry antes de que se diera la alarma. Se hicieron cruces similares en el castillo de Grynau y Schmerikon. A las 04,00 horas, Hotze se despertó por el ruido del fuego de artillería y salió a caballo para encontrar a sus tropas luchando valientemente en Schänis. Luego cabalgó con su jefe de estado mayor hacia Weesen para hacer un reconocimiento, pero en la niebla se encontraron con tropas francesas escondidas en un bosque.

Cuando los dos austriacos se volvieron para huir, abrieron fuego y ambos generales murieron alcanzados por disparos. La noticia de la muerte del general Hotze se extendió rápidamente y los consternados austriacos bajo el desventurado mando de Franz Petrasch retrocedieron hacia Lichtensteig, abandonando su pequeña flotilla de barcos en Rapperswil.

Más al este, en el flanco derecho de Soult, la brigada de Gabriel-Jean-Joseph Molitor había sido atacada por las columnas austríacas del flanco izquierdo al mando de Franz Jellacic y Friedrich von Linken en el Linth superior. Los dos austríacos desconocían el destino de las fuerzas de Hotze y Korsakov y estaban fuera de contacto entre sí. La MBRI-84 se mantuvo detrás del Linth durante todo el 25 de septiembre, y luego contraatacó al día siguiente.

Animados por la derrota de Hotze, los hombres de Molitor hicieron retroceder a los austriacos de Jellacic hacia Walenstadt. El día 25, la columna de Linkin apareció en el Sernftal, sorprendiendo y capturando a 2 BIs de la MBRI-76 francesa. Las tropas de Linkin, que consistían en la brigada de Joseph Anton von Simbschen pronto se encontraron con la oposición de 1 BI de la MBRI-84. El 27 de septiembre, Molitor atacó a Linkin después de ser reforzado por 2 BIs de Soult, pero la lucha no fue concluyente. El 29 de septiembre, después de más escaramuzas, Linkin dio la orden de retirarse al valle del Rin después de recibir una nota engañosa de un agente doble y no recibir ninguna otra noticia de Suvorov o Hotze.

Segunda Batalla de Zurich (25-26 de septiembre de 1799). El general Masséna. Autor François Bouchot

Acciones el 26 de septiembre

Durante la noche, Korsakov finalmente se unió a las tropas de Durasov y al cuerpo que Hotze regresó del Linth. Ahora, reuniendo 16 BIs, Korsakov estaba decidido a mantener su posición en Zúrich hasta que Suvorov pudiera unirse a él. Esa mañana recibió la noticia de la muerte de Hotze.

Frente a los rusos, Oudinot reunió a todas las tropas en la orilla derecha para atacar el Zürichberg; la brigada de Bontemp debía bloquear la carretera de Winterthur a la izquierda. Lorge marchó a lo largo del Limmat para conectarse con los ataques de Klein y Mortier, quienes a su vez avanzarían por el Sihlfeld con Masséna a la cabeza. Cortando la retirada de los rusos que serían empujados al lago.

Segunda Batalla de Zurich (25-26 de septiembre de 1799). El general Masséna y su estado mayor

Al amanecer, los rusos lanzaron un poderoso ataque contra la división de Lorge en dos líneas que lograron hacer retroceder a la brigada de Bontem y retomar la carretera de Winterthur, frustrando así el plan de llevarlos al lago. Esto fue muy afortunado para Korsakov, ya que en ese momento Klein y Mortier estaban bombardeando Klein Zürich, y los artificieros de Oudinot rompían la puerta de Höngg. Una confusión terrible reinaba en los confines de la ciudad, Korsakov propuso un parlamento, pero nadie prestó atención.

En cambio, los rusos comenzaron una retirada general, dejando solo una débil retaguardia en la ciudad. Aunque no hizo ningún esfuerzo por evitar la retirada, Masséna avanzó con la artillería ligera de Dedon a posiciones sucesivas para disparar sobre el flanco izquierdo de la columna en retirada, lo que propagó un completo desorden entre sus filas. Masséna ordenó entonces a Lorge, Bontems y Gazan para cargar contra el centro de los rusos, que se defendieron con desesperación. Los generales Sacken y Likotsuchin resultaron gravemente heridos, las tropas lucharon en focos aislados sin cohesión de ningún tipo.

Al mismo tiempo, Oudinot atravesó la puerta de Limmat, todavía defendida por la retaguardia rusa, mientras que Klein irrumpió en Klein Zürich con la reserva.

No hubo persecución y los rusos pudieron retirarse sin más interferencias, sin embargo, Korsakov decidió continuar retirándose con una velocidad constante hasta el Rin y más allá. Wickham afirma que la mayor parte del mando ruso pudo llegar a Eglisau sin ser molestado por los franceses. Sin embargo, cuando Korsakov finalmente llegó al Rin con 10.000 restantes a través de Bülach y Eglisau.

La victoria republicana fue sin duda el mayor triunfo de Masséna, sin embargo, también fue criticado por no aprovechar al máximo su éxito. Rocquancourt, Jomini y el archiduque Carlos se preguntaban por qué Masséna en la noche del 25, cuando quedó claro que los rusos se estaban concentrando contra Oudinot, no subieron toda la reserva de Klein y los restos de la división de Ménard para apoyar al ala izquierda y por lo tanto rodear a los rusos. Sin embargo, la acción sigue siendo una brillante hazaña de armas para los franceses.

Secuelas

Todos los prisioneros franceses tomados en los últimos casos fueron liberados en esta ocasión. Los rusos, con tanta prisa durante 36 horas, no habían tenido tiempo de evacuar a estos prisioneros franceses a su retaguardia.

El cofre militar ruso había sido tomado y recuperado varias veces durante el día. Finalmente, quedó definitivamente en poder de los franceses.
La pérdida de los franceses ascendieron a 3.000 muertos o heridos. La de los rusos ascendió a 7.000 muertos, 5.200 prisioneros (la mayoría heridos), 7 banderas y 100 cañones tomados.

Perseguidos con impaciencia por los franceses, los restos del ejército ruso se retiraron primero a Eglisau y luego al puesto de Schaffhausen.
Masséna, consciente del avance de Suvorov hacia San Gotardo, rápidamente desplazó a sus tropas hacia el sur. La división de Lecourbe ya había realizado actos heroicos al retrasar a los rusos en el paso de San Gotardo, y más tarde en el espectacular cruce sobre el Reuss en el Puente del Diablo. Cuando Suvorov finalmente forzó el Reuss, se encontró con unidades de la división de Soult que bloqueaban la ruta en Altdorf. Incapaz de romper las líneas francesas y consciente de la desastrosa derrota de Korsakov, el general ruso giró hacia el este a través del alto y difícil paso de Pragel a Glarus, donde se sintió consternado al encontrar otras tropas francesas esperándolo el 4 de octubre. Con la nieve hasta la cintura, sus tropas intentaron seis veces romper las líneas francesas a lo largo del Linth, pero cada ataque fue rechazado. Suvorov no tuvo otra alternativa que escapar a través del traicionero paso Panixer (que es un sendero de montaña difícil hasta el día de hoy), abandonando su equipaje y artillería, y perdiendo hasta 5.000 hombres.

La captura de Zurich completó la ruina y la dispersión del ejército ruso. Esta ciudad era la sede del general Korsakov. Todas las provisiones, los heridos rusos, el gran parque de artillería y las esposas de los oficiales rusos cayeron en manos de los franceses.

Después de la victoria francesa, Rusia se retiraría de la Segunda Coalición. Los franceses ampliaron su control del territorio de la Confederación y crearon condiciones favorables para el ataque a Austria. Bajo las acusaciones de saqueos, Masséna requisó enormes cantidades de alimentos, ganado y forraje, así como soldados y dinero. La miseria dominó en las zonas afectadas por la guerra. La Guerra de la Segunda Coalición había debilitado enormemente el República Helvética, la consiguiente pérdida de apoyo popular conduciría finalmente al Acta de Mediación de 1.803 . En el Zürichberg subiendo una pequeña pista forestal y un monumento a Masséna y los franceses.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-10-26. Última modificacion 2020-10-26.
Valora esta entrada