Edad Antigua Bajo Imperio Romano Crisis del Siglo III (235 – 285)

Antecedentes

Tras la muerte de Alejandro Severo en 235, el Alto Imperio Romano se sume en una profunda crisis, la denominada Crisis del Siglo III que duró 50 años. Durante la misma el Senado había perdido el poder en favor del Ejército cuyos generales pugnaban por hacerse emperadores, comienza una etapa de anarquía militar. Entre en los años 235 y 285 hubo 26 emperadores y solo uno de ellos murió de muerte natural. Se divide en dos etapas: la anarquía militar (238-268) y los emperadores Ilirios (268-285)

Auxiliares romanos principios siglo III de la cohorte Aquitanorum. Autor Ángel García Pinto

 

El año de los seis emperadores (238)

Máximo el Tracio (235-238) estaba al mando de la legión IV Italica, compuesta de reclutas de Panonia  que estaban molestos por los pagos del emperador Alejandro Severo a los alamanes y por el hecho de que evitara la guerra. Las tropas, entre las que se encontraba la legión XXII Primigenia, eligieron al adusto Maximino el Tracio y asesinaron al joven emperador y a su madre en Moguntiacum (actual Maguncia). La guardia pretoriana lo aclamó emperador el 20 de marzo de 235. El Senado confirmó la elección de mala gana, pues estaban descontentos por tener a un campesino como emperador.

Maximino revisa la política complaciente de Alejandro Severo hacia los cristianos y los declara de nuevo enemigos del pueblo. Les perseguía y los obispos de Roma Pontiano además de su sucesor Antero mueren probablemente como mártires durante su mandato.

En 236 nombra a su hijo Máximo, César y sucesor, con la esperanza de fundar así una nueva dinastía y manda deificar a su esposa muerta Paulina. Se dirigió a Panonia para empezar la guerra contra los dacios y los sármatas. Para financiar el ejército y las guerras, incrementó los impuestos de la nobleza.

A principios de 238, en la provincia de África, las extorsiones de un funcionario del tesoro a través de sentencias falsas emitidas por tribunales corruptos contra terratenientes locales desencadenó una revuelta a gran escala en la provincia. Los terratenientes nombraron al procónsul en África Semproniano Gordiano, Gordiano I (enero a abril) , como emperador. El Senado ratificó el nombramiento del nuevo emperador rápidamente y declaró a Maximino como enemigo de Roma. En su marcha sin embargo encontró una creciente resistencia en la población de Italia que no estaba dispuesta a alimentar al ejército, que estaba hambriento y exhausto.

Auxiliares romanos mitad siglo III: 1 tribuno; 2 vexilario; 3 centurión. Autor Graham Sumner

Al oeste de la provincia de África se encontraba la provincia de Numidia, cuyo gobernador, Capeliano, guardaba rencor desde hacía tiempo hacia Gordiano y controlaba la única legión, la III Augusta. Marchó sobre Cartago, el 12 de abril del año 238, hay una batalla entre las tropas romanas de Capeliano leales a Maximino el Tracio y las fuerzas de los emperadores Gordiano I y fue fácilmente arrollado por las milicias locales que defendían la ciudad. El hijo de Gordiano murió durante la lucha y, al escuchar esto, Gordiano se ahorcó con su propio cinturón.

A pesar de la derrota de Gordiano, la situación de éste empeoró rápidamente. El senado en Roma nombró incluso dos emperadores para frenar su avance, Pupieno (abril a junio) y Balbino. Así Maximino se encontró con sus tropas mal alimentadas y asediando la ciudad de Aquilea, que le había denegado el paso, mientras que Pupieno estaba levantando tropas en su contra en Rávena. En esta situación algunos de sus propios soldados se amotinaron y asesinaron a Maximino y a su hijo, después mandaron las cabezas cortadas a Roma.
Después Pupieno, a quien los historiadores describieron como siempre de mal humor, se dedicó al liderazgo de la lucha contra Maximino mientras que Balbino se dedicaba a la administración del estado. Aún antes de poder conseguir las tropas necesarias para la guerra le llegó la noticia que Maximino había sido asesinado por sus propios soldados. Después se dirigió rápidamente a Rávena, el lugar de los hechos, y terminó la guerra disolviendo simplemente los dos ejércitos.

Entró en marcha triunfal en Roma. Estas ovaciones llevaron a la ruptura entre los dos emperadores.

El hecho de haberse equipado durante su estancia como gobernador en Germania de una guardia de germanos tuvo un desenlace fatal para Pupieno y su compañero Balbino. Los pretorianos se sentían relegados por este hecho. Así que irrumpieron en el palacio durante una discusión entre los dos emperadores y mataron a ambos. Como nuevo emperador fue proclamado Gordiano III (238-244), nieto de Gordiano I, que había sido adoptado anteriormente por los dos emperadores.

Aprovechando el desconcierto, los sasánidas atacaron las provincias romanas, los godos se establecieron al norte del mar Negro, y los dacios y carpos atacaron las limes.

Soldados romanos mediados del siglo III con yelmo tipo Niederbieber, escudos ovalados y spatha, uno con lorica hamata y el otro con lorica squamata. Autor Johnny Shumate

 

Anarquia militar (244-268)

Gordiano III (238-244) murió en el curso de una campaña contra Persia, posiblemente por una conjura inspirada por el prefecto del pretorio, Filipo el Arabe (244-249), que le sucedió en el trono. Aunque el nuevo emperador consiguió celebrar el milenario de Roma (248), pronto surgió la rebelión, y los soldados proclamaron emperador a Pacatiano. Envió a un tal Decio para suprimir la rebelión, el motín fue aplastado y Filipo nombró a Decio como nuevo gobernador de la provincia. Decio (249-251) fue proclamado emperador por las tropas del Danubio y se puso en marcha hacia Roma y ambos ejércitos se encontraron cerca de Verona ese mismo verano. Decio ganó la batalla y Filipo perdió la vida, su hijo de Filipo, de 11 años, murió junto con su padre.

Decio (249-251)

Decio realizó una nueva persecución contra los cristianos y durante su reinado se padeció un segundo brote de la peste Antonina. Tuvo que hacer frente a los godos de Cniva, muriendo en junto a su hijo en la batalla de Abrito en el 253.

Treboniano Galo (251-253)

Treboniano fue aclamado emperador por las legiones, tubo constantes conflictos en las fronteras del Imperio. En el este, el rey sasánida Sapor I conquistó la provincia de Siria casi sin encontrar resistencia. En la región del Danubio los godos volvieron a invadir el territorio romano a pesar del tratado suscrito en 251, Emiliano el gobernador de Moesia y Panonia fue proclamado emperador por las legiones, y el emperador y su hijo fueron asesinados por sus propias tropas.

Emiliano (252-253)

Emiliano tuvo un corto reinado, Galo había pedido auxilio al comandante de las tropas de la frontera del Rin, Valeriano. Tras conocerse la muerte de Galo, Valeriano fue proclamado emperador por sus tropas y cruzó los Alpes en dirección a Roma en otoño de 253. Cuando llegaron a la capital las noticias de estos hechos y, dada la superioridad de las fuerzas enemigas, las tropas de Emiliano mataron a su emperador, y se entregaron a Valeriano.

Centuriones romanos durante la Anarquia Militar. Autor Giuseppe Rava

 

Valeriano (253-260)

Valeriano cuando subió al poder nombró co-emperador a su hijo Galieno. Al principio de su reinado las cosas en Europa iban de mal en peor, y todo el Occidente entró en un auténtico caos. En Oriente, Antioquía cayó en manos de los persas y Armenia fue ocupada por Sapor I. Valeriano y Galieno encararon los problemas del imperio entre los dos, ocupándose el hijo de Occidente y el padre a se dirigió a Oriente para solucionar el conflicto con los sasánidas. En el 253 sucedió la primera gran invasión de bárbaros en la Galia, región que no pudo ser bien defendida debido a que Valeriano se había llevado los ejércitos apostados ahí a Italia para proteger su recién adquirido trono. Trasladó entonces tropas de los ríos Rin y Danubio, siendo aprovechado por la tribu de los alamanes que atravesaron el primer río, cerca de Mannheim y llegaron hasta el Palatinado y Renania. Los francos por su parte también entraron a territorio romano y alcanzaron Metz, Reims y París. Galieno consiguió expulsar a los bárbaros.

Pero en 259 se presentó una nueva invasión de los alamanes y los francos. El nieto del emperador, Salonino, que era el comandante que defendía ahora el Rin. Esta vez los bárbaros llegaron hasta Hispania y saquearon Tarragona. Por esas fechas, un general romano de origen galo, Póstumo, sitió al ejército de Salonino derrotándolo y capturando al general, a quien después dio muerte. Póstumo estableció un estado independiente, el Imperio Galo que comprendía las provincias romanas de Galia, Britania e Hispania, y que duró hasta el 274, año en que el emperador Aureliano lo reconquistó.

En la parte Oriental, en 257 Valeriano recuperó Antioquía y la provincia de Siria, pero al año siguiente los godos saquearon Asia Menor. Al final de 259 se trasladó a Edesa, pero una epidemia diezmó sus tropas, debilitando las posiciones romanas. Fue hecho prisionero por los persas, al parecer cuando iba a firmar la paz con Sapor I. Tras la captura de Valeriano Siria, Cilicia y Capadocia fueron ocupadas y devastadas por los Sasánidas.

Galieno (260-268)

Galieno asumió el poder en la más completa anarquía, hubo ataques en las fronteras y en las costas por los piratas, terremotos y pestes que diezmaron la población, aprovechando el Senado estas circunstancias para fortalecer su poder.

En Oriente, se levantó un tal Quieto en Edesa, el gobernador de Palmira Odenato, se puso de parte de Galieno y derrotó al insurgente, fue nombrado totius Orientis imperator, es decir líder independiente de todo el Oriente. A su muerte su viuda Zenobia sublevó al reino de Palmira y creó su propio Imperio, que comprendía la provincias romanas de Siria, Palestina y Egipto.

Septimio Odenato gobernador de Palmira y su esposa Zenobia siglo III. Sería nombrado totius Orientis imperator. Autor Angus McBride

En occidente, una invasión de godos en la provincia de Panonia se aventuraba desastrosa e incluso amenazante para la capital, mientras que al mismo tiempo los alamanes arrasaban el norte de Italia. Galieno detuvo el avance godo derrotándoles en la batalla de abril de 268. Luego se dirigió el norte y obtuvo varias victorias contra los alamanes. Cuando éstos fueron vencidos se volvió de nuevo contra los godos y en septiembre de ese año. Galieno debió afrontar la rebelión de Aureolo, un general con tropas acantonadas en Iliria. Aureolo invadió Italia y tomó Milán. Galieno marchó a combatirle y puso sitio a la ciudad, pero en medio de estas acciones militares, murió asesinado.

Muerte del emperador Galieno en el 268 durante el asedio de Milán contra el usurpador Aureolo, llevan yemos tipo niederbieber, lorica squamata y escudos ovales. Autor Igor Dzis

Emperadores ilirios (268-285)

Se conoce por emperadores ilirios a la serie de emperadores que gobernaron el Imperio romano entre 268 y 285. La mayoría los emperadores (7 de 9) provenían de la región de Iliria, que tenía buena reputación por sus excelentes soldados. La ascensión de estos soldados ilirios es una consecuencia de las medidas del emperador Galieno (260-268) que abrió la puerta de los puestos más valiosos a los altos mandos militares, hasta entonces solo reservados a los de rango senatorial.

Los ilirios son quienes ponen fin a la Anarquía militar que, tras la muerte de Alejandro Severo, multiplica el número de emperadores y usurpadores. La segunda característica de estos emperadores es su origen: todos son soldados experimentados. Esto procede de la misma naturaleza del puesto de emperador, evolucionada desde Augusto. El emperador no es ya un magistrado sino más bien un jefe de guerra. Se espera de él que conduzca al ejército a donde los bárbaros amenacen. Como consecuencia de los problemas y las invasiones, el trono sólo será ocupado por militares de carrera, haciendo así de la púrpura imperial no una magistratura sino el puesto más alto en la carrera de las armas.

División del Imperio Romano a la muerte del emperador Galieno en 270

 

Claudio II (268-275)

Fue aclamado emperador a la muerte de Galieno, nada más hacerse cargo, los alamanes cruzaron los los Alpes y devastar el norte de Italia. Claudio respondió rápidamente, derrotándolos en la batalla del lago Benaco (hoy lago de Garda). Por esta victoria se le concedió el título de Gemánico Máximo. A principios del 269 Claudio tuvo que hacer frente al enorme ejército de los godos que había invadido Ilírico y Panonia. Claudio dejó a su hermano Quintilo al frente de los ejércitos de la región occidental del imperio y se dirigió hacia los Balcanes. En la batalla de Naissus, la legiones romanas dirigidas por Claudio, junto con su general de caballería, el futuro emperador Aureliano, obtuvieron una histórica victoria sobre los godos. Para mas información de la campaña de Claudio II contra los godos ver el capitulo “los godos – los godos en el Danubio”.

Después se dirigió contra el imperio Galo, que gobernado desde hacía 15 años por el usurpador Póstumo y sus sucesores, Claudio II obtuvo varias victorias, y recuperó el control de Hispania y el valle del Ródano, en Galia. Esto sentó las bases para la destrucción final del imperio Galo durante el reinado de Aureliano.

A principios de 270 Claudio se encontraba en el Bajo Danubio haciendo frente a una nueva invasión de los vándalos, cuando se produjo una invasión de las provincias de Retia y Nórico por los jutingos. Claudio dejó a Aureliano al frente de las operaciones en los Balcanes y se dirigió rápidamente a Sirmium, estableciendo su cuartel general (verano de 270), ya que desde allí podía coordinar mejor la defensa contra los bárbaros. Sin embargo, poco después enfermó durante una epidemia (posiblemente de peste o de viruela) que asoló las provincias del Imperio y murió en julio o agosto de 270.

Legionario romano mitad siglo III de la legión Herculiana, representa uno de los soldados ilirios que componían las legiones. Lleva una lorica squamata en vez de la lorica segmentata, lleva una lancea y una espada larga en vez de gladius, y un yelmo tipo spandemhelm en vez de galea: 1 escudo mostrado oval mostrando dardos,tiene unas dimensiones de 110 x 90 cm; 2 sección transversal del escudo que sigue teniendo curvatura con un umbo circular central, 3 spiculum era el sustituto de la pilum, tenía una longitud de 190 cm con 30 cm de hierro. Autor Gerry Embleton. A la dercha lleva yelmo tipo berkasovo, lorica hamata, y escudo redondo de 90 x 90 cm.

 

Aureliano (270-275)

nada más subir al trono, Aureliano tuvo que continuar con los conflictos bélicos que comenzaron en la época de Claudio II. Terminó en un plazo breve la guerra contra los godos y, a finales del 270, lanzó una campaña en el norte de Italia contra los jutingos, sármatas y vándalos que constantemente intentaban cruzar el Danubio.

En 271, los alamanes se desplazaron en dirección a Italia, entrando en la llanura del Po y saqueando los pueblos de la región. Cruzaron el río Po, ocuparon Placentia (la actual Piacenza) y marcharon hacia Fano. Los bárbaros fueron derrotados en las batallas de Fano y Pavia. Como consecuencia comenzó la reconstrucción de las murallas de Roma, que serían conocidas como la muralla Aureliana.

En el año 272, el emperador Aureliano dirigió su atención a las provincias orientales del Imperio, gobernadas por el denominado Imperio de Palmira, en aquel tiempo estaba gobernado por la reina Septimia Zenobia, viuda de Ordonato. Ésta  había construido su propio imperio, llegando a controlar desde Egipto hasta Asia Menor, abarcando Siria-Palestina, Egipto y amplios territorios en Asia Menor, en nombre de su hijo Vabalato primero trató de forzar a Roma a concederle a su hijo los mismos poderes que había ostentado su padre y finalmente acabó rompiendo abiertamente con el emperador.

Zenobia pidió ayuda a los persas gobernados por Bharam I (273-276) pero no parece que recibiera ayuda efectiva más allá de promesas sin concretar. Además Aureliano incitó a las tribus caucásicas a atacar a los sasánidas y decidió invadir las provincias orientales en cuanto se sintió lo suficientemente fuerte para hacerlo, empezó la campaña palmirana.

A los ojos de Aureliano la toma de Egipto, que todavía se considera una provincia estrictamente personal del emperador, era nada menos que una declaración de guerra. A pesar de esto Aureliano habían podido responder directamente sus acciones debido a la constante invasión de las tribus germánicas. Finalmente después de las devastadoras victorias sobre los alamanes, fortaleciendo la región amurallando las ciudades, y el abandono de Dacia, sintió que Roma estaba lo suficientemente segura como para comenzar una campaña en Oriente.

Al darse cuenta de su ejército estaba demasiado lejos y era engorroso para invadir Egipto con eficacia, Aureliano envió al general Probus con una flota para ver si podía expulsar a la guarnición de Palmira estacionada allí. Mientras que Aureliano avanzó con el grueso de su ejército a Asia Menor con el fin de dirigirse a Siria.

Batalla de Immae (272)

Aureliano casi no encontró resistencia en Asia Menor; todas las ciudades salvo Bizancio y Tiana se rindieron oponiendo escasa resistencia. La caída de Tiana dio lugar a una leyenda: Aureliano hasta entonces había destruido cada ciudad que se le había resistido, no hizo lo mismo con Tiana después de haber tenido una visión del gran filósofo del siglo I Apolonio de Tiana, a quien respetaba muchísimo, en un sueño. Apolonio le rogó no destruirla. Esta acción dio buenos resultados a su causa, dado que muchas más ciudades se sometieron al ver que el emperador no buscaría ningún tipo de venganza.

Ambos ejércitos que se enfrentaron cerca de Antioquía en Immae en formaciones de batalla tradicionales con la infantería en el centro y la caballería a los flancos. Los romanos disponían entre 30.000 y 50.000 hombres, El ejército de Palmira estaba mandado por Zabdas, que disponía de menos fuerzas, pero era superior en caballería. Tenía dos grandes ventajas a su disposición: primero fue la superioridad de sus catafractas, y segundo era el calor extremo al que los romanos aún no se habían adaptados. Aureliano comprendió la situación, así que planeó usar una táctica implementada por Claudio el Gotico contra los godos, volviendo ambas desventajas en ventajas decisivas.

Después de algunas escaramuzas, Zabdas quiso ganar rápidamente la iniciativa y ordenó una carga de caballería que a su vez obligó a Aureliano a ordenar una carga con su propia caballería para contrarrestar. Cuando las dos fuerzas estaban cerca de empeñarse, la caballería ligera romana de repente rompió filas, y abandonó el campo de batalla. Zabdas, oliendo sangre y una victoria segura, ordenó a sus catafractas mucho más pesados ​​que les dieran caza.

Tras una larga persecución y el caluroso sol empezó a hacer mella en los caballos y jinetes fuertemente armados de Palmira, pero su confianza aparentemente inquebrantable en la superioridad de su caballería les obligó a continuar. En un momento determinado los jinetes romanos dieron la vuelta y de repente atacaron a la caballería exhausta y sorprendida. La trampa fue devastadora, y muy pocos de la caballería palmeriana volvieron con vida.

Jinetes romanos sobre dromedarios Bajo imperior. Llevan lanza, arco con flechas y espiculas o jabalinas

Después de enterarse de la destrucción de su caballería, Zabdas se dio cuenta de que el día estaba perdido. Su infantería no era rival para los legionarios endurecidos por las guerras con los germánicos, y de inmediato ordenó la retirada completa a Antioquía. Comprendiendo la inevitabilidad de la caída de Antioquía, la reina Zenobia y Zabdas reabastecieron sus fuerzas y se movieron bajo el amparo de la oscuridad a Emesa.

Por la mañana, los habitantes de Antioquía descubrieron que habían sido abandonados y la reputación de Aureliano con sus salvajes represalias, les paralizó de miedo. No tenían más remedio que abrir sus puertas a Aureliano y prepararse para lo peor. Para su sorpresa, Aureliano no mató a nadie ni permitió que sus tropas a saqueasen la ciudad, sino que concedió una amnistía general. Esta muestra de misericordia tuvo un efecto dominó en todo la zona, cayendo una ciudad tras otra, ya no temiendo represalias, aceptaron la reincorporación pacifica al imperio romano.

Batalla de Emesa (272)

Aureliano, persiguió a Zenobia hasta la ciudad de Emesa (actual Homs, Siria), allí llegó con su ejército reforzado con fuerzas locales, unos 60.000 de los cuales 5.000 eran jinetes. Zabdas debía tener unas fuerzas similares. Se enfrentaron en una llanura a las afueras de la ciudad, y las formaciones volvieron a ser las mismas, la infantería en el centro y la caballería en las alas.

La caballería pesada de Palmira, los catafractas que eran superiores a los jinetes romanos, iniciaron la batalla con una carga, los romanos los volvieron a poner en fuga, los catafractas regresaron pronto para no repetir el mismo error, pero lo hicieron dispersos y fueron masacrados por la infantería romana. Según Zósimo, las unidades de Judea, con sus garrotes, masacraron a los caballeros acorazados de Palmira.

Zabdas volvió a refugiarse en los muros de la ciudad, más tarde Zenobia huyó a Palmira, pero no pudo llevarse el tesoro consigo. Aureliano puso sitio a la ciudad que se rindió más tarde.

Asedio de Palmira (272 – 273)

El asedio de Palmira parece haber sido una prueba difícil para los romanos debido a las defensas vigorosas y a las murallas de Palmira. Zenobia intentó en vano obtener la alianza del monarca persa, así como sus aliados armenios pero fue en vano, y Aureliano pidió a Zenobia que rindiese y salvar a su ciudad. Ella se negó y el asedio continuó, a pesar del acoso de las incursiones de la caballería árabe y las fuertes defensas. Aureliano fue reforzado con la llegada de Probus en el 273. Con el tiempo se hizo evidente para Zenobia que la causa estaba perdida y decidió huir de la ciudad, se las arregló para salir de la ciudad a lomos de un camello, pero fue capturada por la caballería romana y llevada a presencia de Aureliano. Poco después de esto la ciudad se rindió y se salvó. Aureliano procedió a regresar. Zenobia y su hijo fueron obligados a caminar en las calles de Roma durante su triunfo.

La reina Zenobia prisionera de los romanos

 

La reina Zenobia de palmira encadenada desfilando por las calles de roma en 274. Detrás el emperador Aureliano en su carro triunfal tirado por ciervos. Autor Angus McBride

En los meses posteriores hubo varios levantamientos en los territorios ocupados que fueron sofocados por Aureliano sin piedad. Después de un breve choque con los persas y otro en Egipto contra el usurpador Firmo, se vio obligado a regresar a Palmira en 273 cuando la ciudad se rebeló de nuevo. Esta vez, Aureliano permitió a sus soldados saquear la ciudad y Palmira nunca llegaría a recuperarse del desastre.

La leyenda dice que Aureliano quedó tan prendado del porte y la belleza de la reina depuesta que le concedió un exilio digno, liberándola y asignándole una lujosa villa en Tibur (Tívoli, Italia).

La reina Zenobia de palmira en su destierro de Tibur (Tívoli, Italia)

En 274, se preparó para recuperar el imperio Galo Romano, que ya había perdido varios territorios a manos de Claudio II. El entrentamiento decisivo en la batalla Châlons-sur-Marne, en la que el ejército de Tétrico fue aplastado por el de Aureliano en marzo de 274, tanto Tétrico como su hijo se habían rendido a Aureliano, el Imperio Romano estaba reunificado del todo, y las tropas fronterizas volvieron a sus puestos. Más de un siglo transcurriría antes de que Roma perdiera otra vez el control sobre las amenazas externas.

En 275, Aureliano marchó hacia Asia Menor, preparando otra campaña contra el imperio Sasánida, la muerte en rápida sucesión de los reyes Sapor I (272) y Ormuz I (273), y la subida al poder de un rey débil (Bahram I), suscitó la posibilidad de atacar al imperio Sasánida. Sin embargo, Aureliano nunca llegaría a Persia, pues fue apuñalado mientras esperaba en Tracia para pasar a Asia Menor, por un secretario corrupto.

Jinete legionario lanciarius en 284. denominaban así por usar la lancia que era una jabalina ligera. Eran jinetes ligeros junto con los equites (jinetes regulares) y los promoti. Su equipo era: 1 la silla de cuernos. 2 lanciarius con protección acolchada llamada thoracomochus y un yelmo concesti. 3 yelmo tipo concesti y spangemhelm tipo Deir el-Medinah. 5 yelmo tipo niederbieber. 5 espatha y espada corta llamada semiespathium, pugio y cuchillo. Autor Sean O’brogain

 

Crisis económica

Se produce una crisis económica porque al no llegar esclavos a Roma (no hay expansión) el precio de estos se multiplica, eran el motor de la economía, se produce así una subida espectacular de los precios. De la misma forma la inseguridad política y social produce un colapso comercial, las rutas no son seguras, ya no llegan productos a Roma, ni a las ciudades y la economía se transforma en autárquica (economía de autoabastecimiento). Al no llegar metales preciosos a Roma se modifica la moneda (o se cambia el valor nominal o se incorpora menos oro y más cobre), produciendo una hiperinflación causada por años de devaluación de la moneda, lo que contribuyó también a la espectacular subida de los precios.

Por otro lado los habitantes de las ciudades al perder capacidad adquisitiva, dejan de comprar y las fabricas tienen que cerrar.

Acuñación de monedas durante el Bajo Imperio Romano

 

Crisis política

En lo político era una etapa de gran inestabilidad, los emperadores duran poco en el cargo, casi todos mueren de forma violenta. La guardia pretoriana nombraba emperadores, a veces también las legiones proclaman su candidato al trono, enfrentándose a otras que hacen lo mismo, es el periodo conocido como de anarquía militar. La manifestación más importante de todo esto es el desarrollo de sucesivas guerras civiles que arrasan el Imperio y un ejército romano ineficaz y corrupto.

 

Crisis social

La población libre de las ciudades, mientras tanto, empezó a desplazarse a zonas rurales en búsqueda de comida y protección debido a que el aumento de precios hacía cada vez más difícil obtener alimentos en las urbes para quienes no fuesen comerciantes, burócratas o soldados. Desesperados por la necesidad de sobrevivir, muchos de estos plebeyos de las ciudades, así como muchos pequeños agricultores, se vieron forzados a renunciar a derechos básicos de ciudadanía para recibir protección de los grandes aristócratas convertidos en terratenientes. Roma y las grandes ciudades perdieron habitantes, también numerosos aristócratas romanos abandonaban las ciudades de provincias para refugiarse en sus grandes propiedades rurales donde se hicieron económicamente autosuficientes y podían mantener una autoridad efectiva sobre masas de campesinos, creando el embrión de los señores feudales de siglos posteriores.

Por otro lado los ataque de los bárbaros hace que los territorios de las limes fueran abandonados, empezando a ser ocupados por los bárbaros.

En los aspectos religioso y cultural se desconfía de los dioses y la religión tradicionales que ya no dan respuestas a un mundo convulso y encuentran consuelo en otras religiones como el cristianismo que promete un mundo mejor en el más allá. También la prolongada crisis tiene su reflejo en las artes que supone una decadencia con respecto a la etapa anterior.

 

Reforma militar de Galieno (253 -268)

Galieno se dio cuenta de la ineficacia de las limes frente a las invasiones bárbaras, por una lado buscó dar más movilidad a las legiones, por medio de las vexilationes (viene de vexilum, estandarte en latín) destacamentos de las legiones o de caballería autónomos al mando de un dux (en plural, duces), origen del título medieval de duque.

Galieno creó cuerpos especializados de caballería en el interior, que estacionados en campamentos fortificados podían moverse con rapidez de un sitio a otro en caso de invasión.

Creó tres fuerzas centralizadas de caballería llamada los comitatus en Mediolanum (actual Milán) al norte de Italia, en Grecia y en los Balcanes al mando de un magister equitum. Estas fuerzas incluía los equites promoti (contingentes de caballería procedentes de las legiones), más la caballería ligera de Iliria (equites dalmatarum), caballería ligera del norte de África (equites mauri) y caballería bárbara aliada (equites foederati).

Caballería iliria siglo III tambien llamado equites dalmatorum. 1 jinete ligero con spangenhelm tipo Deir el-Medinah, lorica hamata y escudo oval de 110 x 90 cm, se ve llevando las riendas con las misma mano que el escudo; 1a sección del escudo con tablas de madera cubiertas con cuero; 2 lancias o jabalinas ligeras; 3 estandarte draco; 4 anillas de los lorica hamata; 5 adornos de la túnica. 6 yelmo hiedernbieber. Autora Christa Hook

Desaparecieron los equites singulares y en su lugar se nombraron los protectores domestici, que eran jinetes que escoltaban a las autoridades, desde un legado de la legión hasta el propio emperador

La artillería desembarazó a las legiones de artillería para hacerlas más móviles y se formó en unidades autónomas llamadas los ballestarii.

La infntería seguía siendo la unidad más numera compuesta de legiones y auxiliares. Para dar mayor movilidad a las legiones aumentó de 120 jinetes a 726, que junto con una vexilatión creó una una unidad que situó a retaguardia para luchar contra las incursions enemigas.

En cuanto al mando, separó la carrera militar de la civil, los senadores ya no podían tener mandos militares.

Los cambios en el armamento del ejército romano tienen su máxima representación en el abandono, desde el siglo III, de gladius y pilum en favor de spatha y lancea, así como el gradual abandono de la lorica segmentata. Estos cambios se reflejan en una importante transformación de las tácticas de combate de la legión, que se desarrollaron hacia formaciones más compactas tipo falange, si bien se conservó la flexibilidad táctica.

Se constata el abandono en las legiones de los modelos de scutum de épocas precedentes, principalmente del scutum semicilindrico, en favor de los modelos de forma oval, más o menos amplios y cada vez más planos. Es posible que esto se deba al auge en el siglo III de las tácticas de escudos entrelazados (synaspismós), a las que los escudos ovales planos se adaptarían mejor. Los escudos romanos, no obstante, estaban provistos de un umbo circular de metal en el centro, por lo que estaban pensados para la lucha individual cuerpo a cuerpo y no eran aptos para acometer una táctica de falange de estilo griego, es decir, no servían para empujar unas filas sobre otras.

A partir del reinado de Galieno el aumento de los problemas en las fronteras y la fuerte inestabilidad interna del Imperio dieron lugar a la obstaculización de las vías de distribución del equipo militar desde las fabricae imperiales hasta los lugares donde se encontraban las tropas, lo que se refleja en una falta de uniformidad en equipamiento. De estas fabricae, tres se encontraban en Oriente (Nicomedia, Cesarea y Antioquía) y sólo una en Occidente (Augustodonum). Conforme pasó el tiempo los talleres de Augustodonum fueron a menos, como el Imperio de Occidente en su conjunto, y en el siglo V apenas quedaban rastros de producción.

Caballería romana siglo III-IV. Se observa catafractas con lanza larga o kontos pero sin escudo, arqueros o sagitarii y équites con escudo. Autor Igor Dzis

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-10-16. Última modificacion 2017-10-18.