Edad Antigua Guerras Civiles Romanas Cuarta Guerra Civil Romana (39 – 31 AC). Octavio contra Marco Antonio

Cargando anuncio...

Mientras tanto, en Roma, el triunvirato estaba a punto de llegar a su fin. Lépido fue obligado a renunciar al cargo tras una maniobra política desafortunada, y Octaviano, solo ahora en el poder en Roma, se ocupó de poner a la tradicional aristocracia romana de su parte, contrayendo matrimonio con Livia.

Octavio logró derrotar uno por uno a todos sus enemigos políticos, la victoria sobre Sexto Pompeyo que dificultaba la entrega de cereales a Roma, hizo que la opinión pública favorable hacia él.

En el 37 AC, Antonio sufrió un duro revés en Partia, y pidió ayuda a Octavio recurriendo al tratado de Tarento para que le suministrara 20.000 veteranos de las legiones establecidas en la Galia, y que éste había prometido cuando le envió la flota de Oriente con 130 barcos. Octavio vio por fin la oportunidad de dejar a su rival político en una difícil situación: accedió a devolverle la mitad de la flota que había precisado para vencer a Sexto Pompeyo (una flota inútil para la campaña parta), y le envió tan sólo 2.000 veteranos, junto con su mujer Octavia. Al ver el escaso contingente enviado por Octaviano, Antonio comprendió que sus intenciones pasaban por iniciar un nuevo conflicto civil, por lo que aceptó las escasas tropas recibidas y repudió a su esposa, enviándola de vuelta a Roma.

De esta forma, Octavio obtuvo la excusa que buscaba y que había provocado, y empezó a acusar a Antonio para así alejarlo cada vez más del poder político, argumentando que Antonio era un hombre de moral baja, y que había abandonado a su fiel esposa y a sus hijos para estar con la promiscua reina de Egipto. Entre todas estas acusaciones, quizás la más grave a los ojos del pueblo fuera la de que Antonio se alejaba de las costumbres romanas y se inclinaba hacia los gustos orientales, un grave crimen para el orgulloso pueblo romano.

Invasión de Armenia 35 AC

En 35 AC, Marco Antonio, con dinero egipcio reunió un ejército de 100.000 hombres y marchó contra Artavasdes II, el rey armenio que lo había traicionado en la campaña anterior. El rey armenio fue vencido y arrestado, llevado a la ciudad de Alejandría donde el general romano realizó una parodia de triunfo por las calles alejandrinas, siendo considerada como una burla de la más importante celebración militar romana. Al final de este evento, la población entera de la ciudad fue convocada para escuchar una importante declaración política: rodeado por Cleopatra y sus hijos, Antonio proclamó que declaraba disuelta su alianza con Octaviano, a la vez que distribuía varios territorios entre sus hijos. Alejandro Helios fue nombrado rey de Armenia y de Partia (aún por conquistar), su melliza Cleopatra Selene obtuvo Cirenaica y Libia, y al joven Ptolomeo Filadelfo se le adjudicó Siria y Cilicia. En cuanto a Cleopatra, fue nombrada Reina de Reyes y Reina de Egipto y Chipre, gobernando junto a Cesarión (Ptolomeo César, hijo de Cleopatra y de César) como corregente y subordinado a su madre, y que él fue también nombrado Rey de Reyes y Rey de Egipto. Estas proclamaciones fueron conocidas como las Donaciones de Alejandría, y fueron la causa de la ruptura definitiva en las relaciones de Antonio con Roma.

Para Octaviano, el hecho de que Antonio distribuyera territorios entre sus propios descendientes (aunque fueran insignificantes o no conquistados aún) no era una maniobra que pudiera considerar precisamente como pacífica, pero lo que más le inquietaba era el hecho de que Cesarión hubiera sido anunciado como el hijo legítimo de César y su heredero. El poder de Octaviano descansaba fundamentalmente en el hecho de ser considerado como el heredero de César por adopción, lo cual le garantizaba el necesario apoyo del pueblo romano y la lealtad de las legiones. El hecho de que su ventajosa posición al frente de Roma fuera puesta en peligro por un simple niño engendrado por la mujer más rica del mundo era algo que Octaviano no podía permitir. De esta forma, cuando el triunvirato expiró el último día del año 33 AC, no fue renovado. Otra guerra civil estaba a punto de producirse.

Repartición de provincias entre Marco Antonio y Octavio

Repartición de provincias entre Marco Antonio y Octavio

 

Batalla de Accio o Actium (31 AC)

La unión de Marco Antonio y Cleopatra, así como el repudio a Octavia. Octavio que era un maestro de la propaganda política, volcó la opinión de Roma en contra de Cleopatra.

En el 31 AC, el Senado romano, controlado por Octavio, declaró que Marco Antonio se había convertido en enemigo público y declaró la guerra a Cleopatra.

Marco Antonio estableció su cuartel general en Patrás, en el golfo de Corinto, reuniendo 19 legiones (63.000 hombres), 10.000 auxiliares y 12.000 jinetes, con ocho escuadras de 70 naves cada una. Su flota se hallaba parte atracada en Actium (Accio), en la entrada de la desembocadura del golfo de Ambracia (una gran bahía cerrada por un canal muy estrecho, de menos de 1.500 metros de anchura), y otra parte desperdigada en las islas próximas.

Octavio contaba con 80.000 hombres y 400 navíos, consiguió derrotar a la flota que estaba en las islas y acorralar a Marco Antonio en el golfo de Ambracia.

Marco Antonio y Cleopatra se encontraban en el golfo de Ambracia  y su primordial intención era abandonar el lugar, hacia tierras más seguras (Egipto). Octavio formó a la salida del golfo una doble línea  de embarcaciones, un auténtico muro naval, dividido en tres grupos. El norte mandado por Marco Vipsanio  Agripa, el centro mandado por Lucio Arruncio y el sur mandado por Marco Lurio

Marcó Antonio,  frente a este muro tomó una decisión, distribuyó sus fuerzas en cuatro grupos, mandó embarcar 30.000 legionarios y 2.000 arqueros. El norte mandado por Lucio Gelio Publicola, el centro bajo su mando por Marco Octavio y Marco Instelo  (170 naves) y el sur mandado por Cayo Sossio. Detrás la reserva mandada por Cleopatra (60 navíos).

Batalla de Accio: Despliegue de fuerzas en el Golfo de Ambracia

Batalla de Accio: Despliegue de fuerzas en el Golfo de Ambracia

Marco Antonio trató de Ampliar el campo de la batalla, desplazando sus alas, obligando al enemigo a hacer lo mismo, con el fin de  crear huecos por el centro.

Batalla naval de Accio o Actium

Batalla naval de Accio o Actium 42 AC

 

Batalla naval de Accio o Actium 31 AC. Los trirremes romanos más rapidos que los barcos pesados egipcios, les asaltan con facilidad.

Batalla naval de Accio o Actium 31 AC. Los trirremes romanos más rapidos que los barcos pesados egipcios, les asaltan con facilidad.

En el norte, los barcos de Agripa derrotaron a Publicola y pusieron rumbo hacia Marco Antonio, que quedó atrapado entre el centro y el sur.

El propio buque insignia de Antonio quedó atrapado con otros barcos en la lucha que se desató en el flanco derecho, de manera que tuvo que pasar a otro barco más pequeño y dirigirse al grupo de Cleopatra. Octavio, agrupando a sus barcos más veloces, fue en su persecución, pero cuando logró dar alcance,  Marco Antonio ya había llegado junto a Cleopatra y Octaviano no tuvo más remedio que dar media vuelta.

Batalla de Accio o Actium 31 AC. Un centurión informa a Marco Antonio de la huida de Cleopatra con sus barcos, dejando la acción

Batalla de Accio o Actium 31 AC. Un centurión informa a Marco Antonio de la huida de Cleopatra con sus barcos, abandonando la acción

Marco Antonio  consiguió salvar sus barcos mercantes con el oro y algunos barcos más de su flota, en total fueron 70 barcos. Le persiguieron algunas de las embarcaciones más ligeras y rápidas de Octavio. Cuando le dieron alcance, Antonio ya había pasado al buque insignia de Cleopatra y los perseguidores tuvieron que alejarse. Consiguió salvar 70 barcos de guerra.

Batalla de Accio o Actium. Las fuerzas de Octavio erigen un triunfo después de la batalla.

Batalla de Accio o Actium. Las fuerzas de Octavio erigen un triunfo después de la batalla.

Octavio, ahora ya próximo a obtener el poder absoluto, no tenía intención de dejarle un momento de paz, y a finales de julio del año 30 AC, asistido por Agripa, invadió Egipto. Sin otro lugar donde poder refugiarse, Antonio trató inútilmente de hacer frente a la invasión con sus 11 legiones, que desertaron el día 1 de agosto tras un día de resistencia tan sólo.

Obligado por las circunstancias, y en la creencia de que Cleopatra se había suicidado previamente, Antonio optó por el suicidio, arrojándose sobre su propia espada, aunque sería llevado aún con vida ante su amante, muriendo en sus brazos. Pocos días más tarde, ante la deshonra que suponía desfilar encadenada en el triunfo de Octaviano, Cleopatra se suicidó mediante la muerte ritual por mordedura de áspid.

En venganza por no poder llevar prisionero para su triunfo en Roma, Octavio se llevó a los tres hijos de Marco Antonio y Cleopatra a Roma como trofeos de guerra. Allí se los entregó la viuda legal de Marco Antonio, Octavia, que además era su hermana, para que fuera ella la que los tutelara. Aunque de los varones no se ha sabido nada más, sí se conoce que Cleopatra Selene se casó con el rey africano Juba II de Numidia y estableció su residencia en Mauritania hasta su muerte.

Octavio pasó a llamarse Augusto y se convirtió en el primer emperador romano.

 

 

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-06-16. Última modificacion 2017-02-02.