Edad Antigua Guerras Civiles Romanas Cuarta Guerra Civil Romana (39 – 31 AC). Octavio contra Marco Antonio
Cuarta Guerra Civil Romana (39 – 31 AC). Octavio contra Marco Antonio

Campaña de Octavio en Iliria (Bellum Illyricum)

Preparativos de la campaña

Con el oeste pacificado internamente, Octavio finalmente podría concentrarse en enfrentar el desafío de una amenaza externa. Dado que las fronteras estaban seguras en este momento, el desafío tuvo que ser fabricado. La región elegida para este ejercicio fue la frontera salvaje de Illyricum (Iliria), donde el derecho romano no se extendía mucho más allá de las colonias aisladas a lo largo de la costa.

Como señala Dión Casio, Octavio no tenía ninguna queja que presentar contra los pueblos que vivían allí, “no habiendo sido agraviado por ellos de ninguna manera, pero quería dar práctica a sus soldados y apoyarlos a expensas de un pueblo extranjero, porque él consideraba justa toda manifestación contra un partido más débil, cuando complacía al hombre que era su superior en armas”.

Las legiones implicadas fueron casi con toda seguridad la XIII Gemina, el XIV Gemina y la XV Apolinar; y todas las legiones previamente formadas por César (XIII, XIV y XV).

Una flota de aliados romanos de tauriscos y nóricos también fue empleada, que luego subiría por el río Sava, continuar por el río Drava y llegar al Danubio. Estaba bajo el mando de un tal Menodoro (Menas).

Durante los preparativos de la campaña, algunos de los soldados que habían sido dados de baja se amotinaron, ya que no habían recibido la honesta missio; y pidieron a volver al servicio en las filas del ejército de Octavio. Se los reunió en una sola legión, por lo que fueron separados de los demás, ya que podían implicar a las otras unidades de legionarios en caso de que quisieran rebelarse de nuevo. En caso de hacerlo, esta unidad podría disolverse muy rápidamente.

Envió a algunos de los más viejos como colonos a la Galia, pensando que esta recompensa les daría buenas esperanzas para el futuro y silenciarlos. Pero debido a que continuaron insubordinándose, los rodeó con el resto del ejército, les desarmó y, finalmente, los despidió. De este modo comprendieron la determinación y la fuerza de su comandante.

Campaña del 35 AC

La primera campaña se inició desde la ciudad de Aquilea, donde estaba el cuartel general y donde se encontraban algunas legiones, que se trasladaron por la ruta costera al puerto de Senia, donde se reunió la fuerza, luego cruzaron los Alpes dalmacios y entraron en la llanura del río Lika.
Octavio llevaba con él, gente experta en el campo militar como su amigo Marco Vipsanio Agripa, Cayo Fufio Gemino, Tito Statilio Tauro y Marco Valerio Mesala Corvino.

Octavio inicialmente avanzó contra la tribu Iapodi, a través de un empinado y difícil camino de seguir, sobre todo desde el enemigo había obstruido su camino, con la tala de numerosos árboles.

Tan pronto como los ejércitos romanos entraron en territorio enemigo, los pueblos indígenas se refugiaron en los bosques cercanos. Llegaron a Monetium (Brinje), a Avendo (Cerquina, cerca de Otočac), dos pueblos de las tribus Iapodi, que se rindieron tan pronto como Octavio se acercó a sus territorios. El pueblo de Arupium (Prozor), que eran los más numerosos y temibles guerreros entre los iapodos, cuando los ejércitos romanos se acercaron, huyeron al bosque abandonando las ciudades y pueblos. Octavio, sin embargo, evitó la quema de esos lugares, con la esperanza de que se rendirían a fin de permitirles que volvieran a ocupar esos lugares, lo que finalmente sucedió.

Antes de entregarse, sin embargo, se prepararon para preparar una emboscada al ejército romano que fue avanzando en su territorio. Octavio, que espera que este tipo de comportamiento, envió parte de su ejército para ocupar algunos picos que estaban en los lados del camino que su ejército iba a utilizar sucesivamente. Cuando sus soldados trataron de mover los troncos cortados por el enemigo, los iapodos de repente, salieron de la maleza y atacaron, hiriendo a no pocos legionarios. Eventualmente, el ejército romano prevaleció, matando a numerosos enemigos, también gracias a la llegada de las fuerzas que estaban en las alturas, que Octavio había tenido la previsión de ocupar.

Desde allí Octavio dividió su ejército en varias columnas de marcha (uno para cruzar el valle central y dos en paralelo a las colinas circundantes), y hacia el este, avanzó hacia el río Colapis y cruzó los Alpes Dináricos (en la zona de Mala Kapela, Plješevica). La región que estaban cruzando era densa, con bosques y montañas, con claros raros, mientras que las pocas fortalezas de los ilirios se alza sobre las cimas de las colinas. El resto de los iapodos se refugiaron en el bosque, abandonando su ciudad principal, cuyo nombre era Terponus, que Octavio ocupó poco después sin quemarla, con la esperanza de que se rendirían. Y así sucedió poco después.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-35-ac-1024x492.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-35-ac-300x144.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-35-ac-768x369.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-35-ac-1536x737.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-35-ac-2048x983.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-35-ac-100x48.png 100w
Campaña de Octavio en Iliria en el 35 AC

Asedio de Matulum 35 AC

Después de conquistar Terponus, el ejército romano continuó en la dirección de Metulum (actual Cakovac, cerca de Ogulin), que era la capital de los iapodos, que estaba ubicada en una alta y empinada montaña, descansando entre dos crestas con un estrecho valle en el centro. Cerca de 3.000 jóvenes belicosos y bien armados, habían sido encerrados allí, para frenar a los romanos, ocupando las murallas.

Octavio dio órdenes para construir una rampa de tierra que llegase hasta las murallas, que los metulianos trataron por todos los medios detener su construcción. Así fue que, gracias a los continuos ataques llevaron a cabo tanto de día como de noche, y para el lanzamiento constante de proyectiles desde lo alto de las murallas (cuya artillería había sido obtenido a partir de la retirada previa de Bruto tras el asedio de Mutina en 43 AC). Los defensores de la ciudad fueron capaces de construir una nueva muralla, antes de que la muralla exterior se derrumbase bajo los golpes de los arietes de las legiones.

Los romanos, una vez que pasaron la muralla exterior, la quemaron y para llegar a la nueva muralla, construyeron cuatro puentes. Con el fin de distraer su atención, Octavio envió a algunas de sus tropas asaltar otra parte de la ciudad, realizando un ataque de distracción. Después del ataque de distracción mandó tender los 4 puentes, y asaltar la muralla, 3 de los puentes fueron destruidos por los iapodos o se derrumbaron bajo el peso de los soldados atacantes.

Cuando el tercer puente se derrumbó, los romanos entraron en pánico absoluto. Nadie se atrevió a aventurarse a cruzar el cuarto puente, hasta que Augusto saltó de la torre y, después de regañar a sus soldados, agarró un escudo y se abalanzó sobre el propio puente, seguido por Agripa y otros oficiales de su estado mayor.

Los soldados avergonzados los siguieron. Sin embargo, este puente levadizo también se derrumbó bajo el peso de los legionarios y cayó entre la rampa y las fortificaciones enemigas. Algunos soldados murieron, el propio Octavio resultó herido en la pierna derecha y en ambos brazos. Subió rápidamente la torre y llegó a mostrarse, seguro de que sus hombres, consternados por su posible muerte, lo vieran.

No queriendo hacer creer al enemigo que iba a retirarse, por lo tanto, se decidió tender nuevos puentes construidos de inmediato, listos para dar un nuevo asalto, a fin de generar terror en los habitantes de Metulum, que creían que habían obtenido una victoria importante.

Al día siguiente los metulanos enviaron mensajeros a Octavio, ofreciendo 50 rehenes de su elección y la promesa de aceptar una guarnición en la ciudad, para instalarse en la parte más alta de la colina.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/asedio-de-metelum-35-34-bc-1024x719.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/asedio-de-metelum-35-34-bc-300x211.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/asedio-de-metelum-35-34-bc-768x539.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/asedio-de-metelum-35-34-bc-1536x1079.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/asedio-de-metelum-35-34-bc-2048x1439.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/asedio-de-metelum-35-34-bc-100x70.png 100w
Asedio de Metelum 35-34 BC. La ciudad principal de Lapídia ( Metulum ) fue sitiada y conquistada por las legiones de Octavio Augusto, después de que sus habitantes, los Iapidos ( tribu del pueblo ilirio ) se rebelaran contra los romanos. En la imagen vemos a los guerreros Iapidos con sus cuerpos tatuados, como era su costumbre. Autor S. Bnarath

Asedio de Sagesta 35 AC

El ejército partió hacia las tierras de los panonianos, los colapiani, los oseriates y otras tribus cuyo nombre no se conoce, donde encontró una fuerte resistencia. El siguiente objetivo del ataque de los romanos era Segesta, capital de los segestanos, que Octavio quería utilizar como base de suministro para las operaciones contra los dacios y los bastarnos.

Segesta era ciudad muy bien defendida por fuertes murallas y rodeada por dos ríos (Sava y Cilapis). Octavio envió a los segestanos condiciones de paz, pidiéndoles tener una guarnición estacionada en la ciudad y el envío de un centenar de rehenes como garantía de su buena conducta. Los segestanos aceptaron.

Cuando la guarnición romana se acercaba, los habitantes cerraron las puertas de una manera furiosa y se situaron en las murallas, listos para defenderse.
Octavio de inmediato dio la orden de construir un puente sobre el río y rodear el oppidum enemigo con un foso y una empalizada. Una vez bloqueados dentro de su fortificación, ordenó erigir dos rampas hacia las murallas. Para evitar su construcción, los sitiados llevaron a cabo frecuentes ataques, tratando de destruir las máquinas con antorchas y proyectiles incendiarios lanzados desde las murallas.

Los sitiados recibieron ayuda de otros panonios, pero Octavio renovó sus esfuerzos para reforzar las defensas, destruyendo parte de esta fuerza de socorro y poniendo en fuga al resto, hasta el punto de que desistieron de un nuevo intento de ayuda para.

La flota de los aliados tauriscos y nóricos bajo el mando de Mendoro (Menas), subió el río Sava hasta llegar a la ciudad sitiada. Fueron empleados junto con los legionarios romanos. Duranto uno de los enfrentamientos, murió Mendoro, que había sido un liberto de Sexto Pompeyo.

La ciudad finalmente cayó después de 30 largos días de duro asedio, tanto es así que el propio Octavio quedó admirado por el coraje demostrado. Octaviano dejó 25 cohortes al mando de Cayo Fufio Gemino para guarnecer la ciudad, y regresaron a Roma.

Campaña en el 34 AC

Durante el invierno de 35/34 AC, un rumor que resultó ser falsa, informaba a Octavio de que los segestanos habían masacrado a la guarnición que había quedado en su ciudad principal. Octavio, que todavía estaba en Roma, tuvo que salir a toda prisa. Y a pesar de que la guarnición había sido puesta en peligro por un levantamiento repentino, perdiendo muchos hombres, los romanos habían logrado reprimir la revuelta por completo al día siguiente. Octavio luego se trasladó a su ejército hacia Dalmacia, otro país de los ilirios, que limita con Taulantia.

Octavio tenía la intención de volver su atención hacia el sur contra la tribu Delmatae poderosa, acompañada o tal vez precedida por la confianza Agripa. Y no parecía que estaba más interesado en dacios y bastarnos. Los dálmatas, después de la matanza de las cinco cohortes en el momento de Aulo Gabinio y el secuestro de su vexilla en el 48 AC , estaban eufóricos por el éxito alcanzado, hasta el punto de que no habían depuesto las armas durante diez años.

Asedio de Promona 34 AC

Cuando Octavio avanzó contra ellos, hicieron una alianza entre ellos para ayudarse mutuamente en la guerra. Se las arreglaron para reunir un ejército de más de 12.000 combatientes bajo un general llamado Verzo (Versus). Lo primero que hizo fue ocupar la ciudad de Promona, y la fortificó, a pesar de que estaba en un lugar extremadamente fuerte. De hecho, era una fortaleza de montaña, rodeada por todos lados por colinas tan afiladas como dientes de una sierra. La mayor parte de las fuerzas de Dalmacia estaban ubicados dentro de la ciudad, aunque algunos destacamentos fueron situados para proteger las colinas de los alrededores, observando los romanos desde posiciones elevadas.

Octavio, que estaba en la llanura a la vista, empezó a construir un muro alrededor de toda la ciudad, pero en secreto envió a algunos de sus hombres más valientes que buscaran un camino para llegar a las colinas alrededor. Así fue que, después de haber emprendido el camino en el medio del bosque, llegaron a las posiciones dálmatas en la noche y mataron a los guardias mientras dormían. Mientras tanto, Octavio sitió el grueso del ejército enemigo y envió un segundo ejército para tomar posesión de las fortificaciones enemigas recién ocupados en la cima de las colinas. Temor, la confusión y el terror cayeron sobre los dálmatas, ya que creían que estaban siendo atacados desde todos los lados. Especialmente aquellos que todavía resistía en las colinas, alarmados por el temor de ser separado de sus suministros de agua, huyeron a la ciudad de Promona.

Octavio rodeó el oppidum y dos colinas que aún estaban en poder del enemigo con un vallum de 7,5 km. Cuando Testimus, otro comandante dálmata, dirigió un nuevo ejército para ayudar a los sitiados, los romanos lo encontraron y lo empujaron hacia las montañas, trataba de encontrar una abertura en la línea de circunvalación antes de que se completara, para entrar en Promona. Cuando los sitiados hicieron una salida para ayudar a los refuerzos, no solo fueron rechazados, sino que los romanos los persiguieron hasta que entraron con ellos en la ciudad, donde mataron a un tercio.

El resto se refugió en la Ciudadela, a cuyas puertas se colocó una cohorte romana para custodiarlos. En la cuarta noche los dálmatas realizaron una nueva salida, logrando repeler a la cohorte romana. Octavio intervino para ayudar a su cohorte, logró repeler al enemigo y, al día siguiente, recibió su rendición. La cohorte que había abandonado su posición fue castigada con la decimatio, lo que significa que uno de cada diez hombres por sorteo era ejecutado por sus compañeros. La suerte recayó sobre dos centuriones entre otros. Luego se ordenó a los supervivientes, como castigo adicional, que toda la cohorte se viera obligada a alimentarse de cebada en lugar de trigo durante ese verano.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-34-ac-1024x518.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-34-ac-300x152.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-34-ac-768x388.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-34-ac-1536x776.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-34-ac-100x51.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-34-ac.png 2032w
Campaña de Octavio en Iliria en el 34 AC

Asedio de Setovia 34 AC

Una vez que hubo tomado Promona, Testimus prefirió disolver su ejército y lo hizo dispersar en todas direcciones. Según Appiano de Alejandría, los romanos no fueron tan capaces de perseguirlos por mucho tiempo, ya que se dividieron en pequeñas bandas, manteniéndose bien alejados de los caminos para no dejar rastro de sus movimientos. Luego se dirigieron a Synodion (Sunodium), que estaba en el borde del bosque donde el ejército de Aulo Gabinio había sido atrapado por los dálmatas en un largo y profundo desfiladero entre dos montañas (el valle de Čikola).

Se prepararon para tender allí una emboscada al ejército de Octavio, pero una vez que llegó allí, quemó el oppidum y envió a los soldados a lo largo de los picos de las montañas circundantes a ambos lados mientras pasaba por el desfiladero. Durante el avance taló árboles, capturó y quemó todo oppidum que encontró a su paso, hasta llegar a Setovia. La ciudad fue sitiada por los romanos, atrayendo, sin embargo, un nuevo ejército de dálmatas que había acudido en su ayuda, pero sin poder penetrar en la ciudad. Durante el asedio, Octavio fue golpeado por una piedra en la rodilla y estuvo herido durante varios días. Cuando se recuperó, volvió a Roma para ocupar el cargo de cónsul junto a Lucio Volcacio Tullo, y dejó la tarea de llevar a cabo la guerra a Tito Estatilio Tauro. Estrabón añade que, antes de regresar a Italia, también tomó posesión de la ciudad de Ninia (Knin en el río Tito) con una columna militar secundaria.

Al mismo tiempo una flota romana, partiendo del sur de Italia, se enfrentó de manera excelente a los piratas liburnios, sometiendo a los habitantes de las islas de Melite (Meleda) y Corcira Nigra (Curzola) así como a la gente de los taulanto. Y los legados que se habían desplazado al norte, sometieron además de las poblaciones Carni y Taurisci (en la zona de Nauporto), y llegaron al oppidum de Emona.

Campaña del 33 AC

Octavio regresó a Dalmacia en la primavera del 33 AC, habiendo cedido el cargo de cónsul después de solo un día, a Lucio Autronio Peto. Recibió la sumisión y el pago de un tributo de los dalmatas de la costa, que habían perdido la capital Setovia, gracias al legado Tito Statilio Tauro. Le devolvieron la vexilla que le habían robado a Gabinio en el 48 AC, y que estaban colocadas en el Pórtico de Octavia, además de enviar como rehenes a 700 de sus hijos.

Después de someter a los dálmatas, Octavio procedió a su avance contra los derbanos (quienes pidieron la paz ofreciendo rehenes a Roma y pagando tributo como en el pasado), incluso antes de luchar. Del mismo modo, otras tribus a su llegada le dieron rehenes como garantía de los pactos firmados con ellos, como los docleos (con capital en Doclea al norte de Podgorica), los glintidionos, los naresos, los interfrurinos, los cambeos, los cinambros, los taulantos y los meromenos (estas siete últimas tribus formaban parte del grupo de pequeñas poblaciones que Plinio el Viejo situó en el sureste de Dalmacia cerca de la costa, entre los ríos Narenta y Drilo).

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-33-ac-1024x417.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-33-ac-300x122.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-33-ac-768x313.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-33-ac-1536x626.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-33-ac-2048x834.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/campana-de-octavio-en-iliria-en-el-33-ac-100x41.png 100w
Campaña de Octavio en Iliria en el 33 AC

Algunos, sin embargo, no fueron alcanzados porque Octavio no gozaba de buena salud, tanto que no pudo obtener rehenes ni tratados de ellos. Sin embargo, parece que fueron sometidos solo más tarde. Así fue sometido todo el país de la costa adriática de los ilirios. Por tanto, no solamente las poblaciones que se habían rebelado contra Roma, sino también las que nunca antes habían estado bajo su dominio. Así fue como Octavio obtuvo el triunfo sobre los ilirios (que para Cassio Dione y Tito Livio eran a la vez los panonios, los dálmatas y los iapodos), Triunfo que solamente pudo celebrar más tarde, junto con el de la victoria obtenida contra Antonio en la batalla de Accio.

Secuelas

Después de la tercera campaña de Iliria, Octavio dejó una guarnición de legionarios como guarnición de Siscia. En el 32 AC, se fundaron algunas colonias a lo largo de la costa iliria: en Pola e Iader, mientras que nuevos pobladores incrementaron la presencia de ciudadanos romanos en las antiguas colonias cesáreas de Salona, Narona y Epidaurum.

Con las ganancias de las guerras de Iliria, Octavio y Agripa financiaron la construcción de edificios públicos en Roma, incluida la basílica de Neptuno, la Saepta Iulia y las termas de Agripa.

Las tierras de Illiria se organizaron en una nueva provincia en el 27 AC, y cayó bajo la administración del Senado.

Estas hazañas no eran de la misma escala que las de su padre adoptivo (César), pero Octavio había demostrado la capacidad para coordinar y conducir un ejército de armas combinadas y había exhibido coraje personal y cualidades de liderazgo en el proceso. Por primera vez, tenía la oportunidad de dirigir a las fuerzas romanas en campaña contra un enemigo extranjero. Incluso había recuperado los estandartes del legado de César.

Mientras Antonio, a pesar de sus alardes de victoria sobre Partia, no podía presentar los estandartes perdidos por Craso en la batalla de Carras en el 53 AC, contribuyó en gran medida al reconocimiento del legítimo derecho de Octavio al manto de su padre adoptivo. Octavio tomó entonces el nombre de Cayo Julio César Octaviano, reunió dinero de su propia fortuna y consiguió ganarse el apoyo del pueblo.

Enfrentamiento entre Marco Antonio y Octavio

En el 37 AC, Antonio sufrió un duro revés en Partia, y pidió ayuda a Octavio recurriendo al tratado de Tarento para que le suministrara 20.000 veteranos de las legiones establecidas en la Galia, y que este había prometido cuando le envió la flota de Oriente con 130 barcos.

Octavio vio por fin la oportunidad de dejar a su rival político en una difícil situación: accedió a devolverle la mitad de la flota que había precisado para vencer a Sexto Pompeyo (una flota inútil para la campaña parta), y le envió tan solo 2.000 veteranos, junto con su mujer Octavia. Al ver el escaso contingente enviado por Octaviano, Antonio comprendió que sus intenciones pasaban por iniciar un nuevo conflicto civil, por lo que aceptó las escasas tropas recibidas y repudió a su esposa, enviándola de vuelta a Roma.

De esta forma, Octavio obtuvo la excusa que buscaba y que había encontrado. Empezó a acusar a Antonio para así alejarlo cada vez más del poder político, argumentando que Antonio era un hombre de moral baja, y que había abandonado a su fiel esposa y a sus hijos para estar con la promiscua reina de Egipto. Entre todas estas acusaciones, quizás la más grave a los ojos del pueblo fuera la de que Antonio se alejaba de las costumbres romanas y se inclinaba hacia los gustos orientales, un grave crimen para el orgulloso pueblo romano.

En 35 AC, Marco Antonio, con dinero egipcio reunió un ejército de 100.000 hombres y marchó contra Artavasdes II, el rey armenio que lo había traicionado en la campaña anterior. El rey armenio fue vencido y arrestado, llevado a la ciudad de Alejandría donde el general romano realizó una parodia de triunfo por las calles alejandrinas, siendo considerada como una burla de la más importante celebración militar romana. Al final de este evento, la población entera de la ciudad fue convocada para escuchar una importante declaración política: rodeado por Cleopatra y sus hijos, Antonio proclamó que declaraba disuelta su alianza con Octavio, a la vez que distribuía varios territorios entre sus hijos.

Alejandro Helios fue nombrado rey de Armenia y de Partia (aún por conquistar),su melliza Cleopatra Selene obtuvo Cirenaica y Libia, y al joven Ptolomeo Filadelfo se le adjudicó Siria y Cilicia. En cuanto a Cleopatra, fue nombrada Reina de Reyes y Reina de Egipto y Chipre, gobernando junto a Cesarión (Ptolomeo César, hijo de Cleopatra y de César) como corregente y subordinado a su madre, y que él fue también nombrado Rey de Reyes y Rey de Egipto. Estas proclamaciones fueron conocidas como las Donaciones de Alejandría, y fueron la causa de la ruptura definitiva en las relaciones de Antonio con Roma.

Para Octaviano, el hecho de que Antonio distribuyera territorios entre sus propios descendientes (aunque fueran insignificantes o no conquistados aún) no era una maniobra que pudiera considerar precisamente como pacífica. Pero lo que más le inquietaba era el hecho de que Cesarión hubiera sido anunciado como el hijo legítimo de César y su heredero. El poder de Octaviano descansaba fundamentalmente en el hecho de ser considerado como el heredero de César por adopción, lo cual le garantizaba el apoyo del pueblo romano y la lealtad de las legiones. El hecho de que su ventajosa posición al frente de Roma fuera puesta en peligro por un simple niño engendrado por la mujer más rica del mundo era algo que Octaviano no podía permitir. De esta forma, cuando el triunvirato expiró el último día del año 33 AC, no fue renovado. Otra guerra civil estaba a punto de producirse.

La unión de Marco Antonio y Cleopatra, así como el repudio a Octavia. Octaviano que era un maestro de la propaganda política, volcó la opinión de Roma en contra de Cleopatra.

En el 31 AC, el Senado romano, controlado por Octavio, declaró que Marco Antonio se había convertido en enemigo público y declaró la guerra a Cleopatra.

Batalla de Accio o de Actium (2 de septiembre del 31 AC)

Preparativos de la guerra

Para enfrentarse a las 45 legiones de Octavio, Antonio comandaba 25 legiones, muchas de ellas considerablemente insuficientes: 7 en Macedonia, 15 en el este y las 3 levantadas por Sexto. Levantó 5 más, algunos formados por voluntarios de las colonias italianas.

Convocó desde Macedonia a 6 de las legiones veteranas estacionadas allí, entonces las más fuertes que tenía, y las reemplazó con 6 legiones de reclutas para la campaña de Armenia.

En la primavera del 35 AC, Partia y Media se enfrentaron. La situación estratégica se iluminó aún más cuando el rey de Media liberó a Polemo y lo envió a Antonio con la oferta de una alianza. Antonio, ansioso por la oportunidad de adquirir caballería y arqueros aliados leales, cuya ausencia había resultado tan costosa en Partia, inmediatamente hizo los preparativos para una segunda marcha hacia el Cáucaso.

En la primavera del 34 AC, Antonio avanzó hacia Armenia con un ejército de al menos 16 legiones. Enmascarado bajo el pretexto de defender su alianza, se apoderó de Artavasdes y sus hijos menores. El hijo mayor, Artaxes, escapó e intentó reunir al pueblo, pero fue derrotado y huyó a Fraates. Antonio anexó el reino, en el proceso cimentó las relaciones con el rey de Media al arreglar el matrimonio de su hijo Alejandro con la hija del rey Iotape.

Antonio partió hacia Alejandría, dejando atrás las legiones al mando de Canidio, sin duda con la intención de reanudar la campaña contra Partia al año siguiente. Con Armenia asegurada y Media a su lado, esta vez el desenlace sería diferente.
En este punto, Antonio cometió su error fatal. Antonio eligió compartir su victoria, no con Roma, sino con Egipto. Al final de una procesión triunfal en Alejandría, que la propaganda de Octavio mejoró hasta convertirla en un triunfo real, algo que solo podía celebrarse en Roma, Antonio asumió el papel principal que Cleopatra le había asignado en uno de los elaborados y ritualizados eventos públicos que eran su fuerte.

A principios de enero del 33 AC, Octavio asumió su segundo consulado. Presidiendo el Senado, pronunció un discurso republicano. Poco después, renunció al cargo y volvió a tomar el mando personal de la campaña en curso en Iliria.

Antonio envió una carta a Octavio señalando que primero, no le había dado ninguna parte de Sicilia después de someter a Sexto; segundo, había retenido algunos de los barcos de Antonio donados para la campaña; tercero, había depuesto sin consultar a Lépido y se había apropiado de sus legiones, ingresos y territorios; finalmente, había redistribuido la tierra a los veteranos dados de baja en Italia de una manera que ponía en desventaja a los seguidores de Antonio.
En consecuencia, Antonio exigía la mitad de las adquisiciones de tropas y territorios de Octavio, y la mitad de los reclutas que Octavio levantó en Italia, el último punto suyo por derecho en teoría, por el pacto de Brundisium (Brindisi)
Antonio luego partió de Alejandría hacia el este, conduciendo su ejército hasta Araxes. Fue allí donde recibió la respuesta de Octavio.

Octavio no hizo ningún esfuerzo por mostrarse conciliador. Simplemente, ignoró la mayoría de las afirmaciones de Antonio, hiriendo más cuando afirmó que las legiones de Antonio no tenían ningún derecho sobre Italia, ya que habían agregado Media Atropatene y Partia a la República, «por sus nobles esfuerzos bajo su comandante«.

Antonio ordenó a Canidio que tomara sus 16 legiones y marchara hacia Éfeso, donde se reuniría después de movilizar hombres, barcos y suministros en Alejandría.

Sintiendo la confrontación que se avecinaba, los partidarios de Octavio aumentaron las invectivas en la guerra de propaganda en curso, y Antonio se vio obligado a emitir una defensa de su carácter titulada Antonio, sobre su sobriedad. Aunque el Triunvirato expiró formalmente a fines del 33 AC.

Los cónsules que asumieron el cargo en enero del 32 AC, fueron Cayo Sosio y Domicio Enobarbo, que eran partidarios de Antonio. En respuesta a una arenga de Sosio, Octavio, rodeado de una escolta personal de amigos y pretorianos, prometió al Senado que proporcionaría documentos que confirmaran la justicia de su causa. Antes de que esto pudiera suceder, ambos cónsules y un tercio del Senado partieron de Roma hacia el este.

Después del regreso de su ejército de Armenia en noviembre del 33 AC, Antonio y Cleopatra pasaron el invierno del 33/32 AC, concentrando sus fuerzas en Éfeso, donde, a la llegada de los cónsules, Antonio estableció un contrasenado.

Antonio envió un mensaje de que todas las dinastías clientes bajo su égida se reunirían en Éfeso con todos los hombres a su disposición. Los potentados que respondieron a su llamado incluyeron a Bocco, rey de Mauritania; Filadelfo, rey de Paflagonia; Arquelao, rey de Capadocia; Mitrídates, rey de Comagene; Sadalas y Rhoemetacles, reyes de Tracia; y Amintas, rey de Licaonia y Galacia.

Las excepciones fueron Polemo, a quien se le asignó el mantenimiento de la frontera armenia (en ausencia de Canidio, Artaxes, que había sido restaurado en el trono por Fraates, había masacrado a todos los colonos romanos del reino), y los reyes Herodes de Judea y Malco de Nabatea. A instancias de su esposa, Antonio ordenó al primero que atacara al segundo; por lo tanto, los dos rivales de Cleopatra por la influencia en el Levante se mantuvieron ocupados en su ausencia.

Antonio equipó 19 legiones, aproximadamente de 70.000 a 75.000 hombres, para la campaña, complementadas por los 15.000 a 25.000 auxiliares y 12.000 de caballería proporcionados por sus reyes clientes. De sus 11 legiones restantes, 4 al mando de Pínaro Escarpo estaban estacionadas en Cirenaica, 3 legiones estaban apostadas en Siria al mando de Quinto Didio y las 4 legiones restantes se quedaron en Egipto.

Antonio se vio obligado a conceder la ciudadanía romana a aquellos pueblos del Este que estuvieran dispuestos a alistarse en su causa. Por implicación, por lo tanto, Octavio llevóo un verdadero ejército italiano a Actium, mientras que Antonio estaba a la cabeza de una mezcolanza políglota de colonos orientalizados, mercenarios y esclavos. Octavio tenía un interés en prolongar la campaña subsiguiente, Antonio en buscar una victoria temprana y decisiva.

Lograr la superioridad naval resultaba esencial para ambas partes en esa campaña. Sin ella, a Octavio le resultaría imposible llevar suministros y refuerzos desde Italia o protagonizar una invasión decisiva de Egipto. Marco Antonio, por su parte, necesitaba romper las vías de comunicación de Octavio y cruzar el mar Adriático para invadir Italia, sin dejar de mantener sus propios lazos con Egipto y las provincias orientales.

Marco Antonio reunió 19 legiones (63.000 hombres), 10.000 auxiliares y 12.000 jinetes, con ocho escuadras de 60 galeras cada una más 10 barcos de exploración; estaban tripulados por 125.000 a 150.000 hombres en los remos y en cubierta. Una armada de esta envergadura, más de 500 buques de combate complementados con otros 300 barcos de transporte, nunca se había reunido en la historia del Mediterráneo.

Cleopatra proporcionó la mitad de los 300 transportes y probablemente una gran fuerza de remeros. Se había comprometido a abastecer y pagar tanto al ejército como a la armada, agotando todas las reservas cuidadosamente atesoradas de su reino en un enorme cofre de guerra de 20.000 talentos. A modo de comparación, mantener una legión completa costaba entre 40 y 50 talentos por año.

Cleopatra no se contentó con permanecer en Alejandría y dejar que Antonio tomara el campo en su nombre. Estaba decidida a acompañarlo en la campaña, y no solo como su consorte sino como su compañera y co-igual al frente de su fuerza combinada.

En abril del 32 AC, el cuartel general de Antonio se trasladó a Samos, y desde allí se hizo el paso a Atenas en mayo. Octavio se contentó con dejar que Antonio acumulara sus fuerzas al otro lado del mar Jónico sin ser molestado durante todo el año, tanto mejor para reforzar la impresión de la inminente amenaza extranjera para Roma. Antonio no era cónsul durante ese año ni, técnicamente, triunviro, no tenía base legal para esta autoridad. Necesitaba una justificación para que le fueran concedidos poderes extraordinarios.

Recibió la información de que Antonio había depositado su testamento con las Vírgenes Vestales en Roma. Violación de la sacrosantidad vestal, Octavio tomó el documento. Allí estaba por fin la prueba, escrita de puño y letra de Antonio, de que había caído bajo el hechizo de la hechicera egipcia. Octavio estaba en condiciones de asumir una autoridad supraconstitucional. Como lo expresaba en su Res Gestae, que era un juramento por el que los soldados juraban obedecer a sus comandantes y no abandonar los estandartes, y la contiuratio, cuando amenazara una rebelión en Italia.

Antonio fue privado de su poder triunviral y del derecho a asumir el cargo de cónsul en el 31 AC, siendo despojado, «de la autoridad que había permitido que una mujer ejerciera en su lugar«. Octavio calumnió a Antonio por haber bebido pociones que lo habían privado de sus sentidos, y definió a su rival como esclavo de una corte oriental degenerada, cuyas luces militares guías eran los eunucos y las sirvientas de Cleopatra.

Ante el templo de Bellona, Octavio inició formalmente la declaración ritualizada de un iustum bellum. Pero, habiendo celebrado el fin de las guerras civiles en el 36 AC, entonces declaró la guerra solo a Cleopatra.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/reparticion-de-provincias-entre-marco-antonio-y-octavio.png 2073w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/reparticion-de-provincias-entre-marco-antonio-y-octavio-300x154.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/reparticion-de-provincias-entre-marco-antonio-y-octavio-1024x527.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/reparticion-de-provincias-entre-marco-antonio-y-octavio-768x395.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/reparticion-de-provincias-entre-marco-antonio-y-octavio-1536x791.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/reparticion-de-provincias-entre-marco-antonio-y-octavio-2048x1054.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/reparticion-de-provincias-entre-marco-antonio-y-octavio-100x51.png 100w
Repartición de provincias entre Marco Antonio y Octavio

Movimientos previos

Antonio embarcó a su hueste hacia el oeste de Grecia a fines de la primavera del 32 a. Había algunas deserciones menores en su retaguardia; Esparta bajo Euricles, cuyo padre Antonio había ordenado que fuera ejecutado por piratería, se declaró a favor de Octavio, al igual que Lappa (Argyroupoli) y Cidonia (Khania) en Creta, y durante el invierno, Berytus se rebeló contra Cleopatra.

Ya era finales de otoño cuando Antonio llegó a la costa del mar Jónico, su frontera occidental. Encontrando frente a Corcyra (Corfú) un destacamento antonino avanzado de exploradores enviados para reconocer su posición. Se retiró al Peloponeso y entró en cuarteles de invierno en Patrae (Patras) en el golfo de Corito, distribuyendo escuadrones de barcos y guarniciones a lo largo de una serie de islas y puestos de avanzada que cubren los accesos a Grecia.

Su destacamento más al norte estaba estacionado en Corcyra, que había sido el puesto de avanzada más al sur de Pompeyo en el 48 AC. La mayor parte de su flota estaba guardada para pasar el invierno en el golfo de Ambracia, la seguridad de los elementos ofrecida por su maravilloso puerto natural complementado por dos torres de vigilancia construidas a ambos lados del estrecho que lo conecta con el mar abierto: uno en el cabo Parginosuala en el extremo norte de la península, el otro en cabo Scylla en el extremo sur. La entrada tenía menos 1,5 km.

Un escuadrón naval aseguraba Leucas y el paso costero de Ítaca y Cefalonia hasta la desembocadura del golfo de Corinto. Zacintos estaba en manos del legado de Antonio, Sosio; Metona (Methoni) por Bogud de la casa real de Mauritania, expulsado al exilio por su hermano Bocco, un partidario de Octavio. Otra guarnición ocupó la península de Ténaro en el extremo sur de la cadena. El objetivo principal de estas disposiciones era salvaguardar la línea de abastecimiento bélico de Antonio, que eran los convoyes de barcos de suministro que iban desde Egipto hasta el golfo de Ambracia.

A primera vista, no parecía claro por qué un guerrero veterano como Antonio, que había servido a las órdenes de César en la campaña de los Balcanes del 48 AC, concedería a su rival la Vía Egnatia, la carretera que une Macedonia con el este. Sus iniciativas estratégicas solo pueden interpretarse como inherentemente reactivas y defensivas, siendo la prioridad asegurar Egipto, no llevar la guerra al enemigo.

Encabezar de manera preventiva una invasión de Italia solo resultaría en unir a toda la península detrás de Octavio y en contra de la reina extranjera. Su única alternativa viable era alargar la campaña, confiando en que la tensa situación financiera de Octavio llevara al colapso de su posición y lo obligaría a llegar a un acuerdo. En lugar de llevar la lucha a Octavian, debía hacer que Octavio fuese a él. De ahí el abandono de la Vía Egnatia, una invitación que se hizo aún más explícita cuando Antonio retiró su guarnición de Corcyra en pleno invierno, dejando abierto el paso a Dirraquio (Durres).

Las legiones de Octavio clamaban por dinero y se enfrentaba a un adversario rico que los invitaba a la traición. Apostar todo a un choque único y decisivo con Antonio en tierra se consideró imprudente. En cambio, se resolvió atacar a la marina de Antonio. Agripa haría una finta en la costa sur de Grecia en marzo mientras Octavio con el resto de la flota desembarcaría 15 legiones en la costa de Épiro. Esta fuerza luego se dirigiría al golfo de Ambracia para sorprender y quemar la flota de Antonio.

A finales de año, Octavio había movilizado 80.000 de infantería y 12.000 de caballería, y más de 400 buques de guerra. Esta era una fracción de la fuerza disponible para él, y la tentación debe haber sido comprometer todo el peso de su poderío armado en la lucha. Pero transportar, comandar y abastecer tal masa de hombres se habría arriesgado a estirar la infraestructura logística disponible para él más allá de su capacidad. Se tomó la decisión de limitar deliberadamente el número de hombres comprometidos en la campaña, infiriendo que Octavio se embarcaría con solo los mejores y más confiables de los hombres disponibles a bordo.

El día de Año Nuevo del 31 A, la posición constitucional de Octavio se fortaleció enormemente cuando accedió a su tercer consulado. Antonio fue despojado del cargo el verano anterior por el Senado, y Mesala Corvino fue nombrado en su lugar, una elección inteligente, ya que enfatizó aún más la supuesta reconciliación de los leales republicanos con Octavio en una causa común contra la amenaza planteada por la monstruosa Cleopatra.

Los arreglos de Octavio para asegurar su retaguardia durante su ausencia fueron cuidadosamente considerados. Dejando al fiel Mecenas a cargo de los asuntos en Roma, colocó la Galia bajo el mando de Cayo Carrinas, España bajo el mando de Calvisio Sabino y envió a Cornelio Galo para asegurar África como contrapeso a la fuerza de Antonio en Cirenaica. Además, ordenó a todo el Senado que se uniera a su fuerza expedicionaria, en parte para demostrar la voluntad colectiva del pueblo romano de unirse a la defensa de la patria, y en parte para asegurar que no hubiera disensión detrás de sus líneas durante la campaña. El hecho de que, en ausencia de Octavio, Mecenas expusiera un complot contra su vida por parte de Marco Lépido, el hijo del anterior triunviro, indica que no se trataba de una precaución vana.

Apenas había comenzado la temporada de campaña, cuando Agripa tomó la mitad de la flota en una salida contra el Peloponeso y asaltó Metone, eliminando a Bogud en el proceso. Fue un golpe brillante. Antonio, habiendo establecido deliberadamente su posición tan al sur que prácticamente invitó a Octavio a entrar en los Balcanes a través de Épiro, no pudo haber anticipado que el primer asalto caería sobre su flanco sur.

Destacando suficientes barcos para hostigar a los transportes de Antonio mientras salían del Egeo, Agripa llevó la mayor parte de su escuadrón al norte para amenazar a las otras guarniciones periféricas de Antonio, retirando las unidades que deberían patrullar Corcyra y la ruta de invasión directa hacia el norte. Antonio se había situado en la retaguardia desde el principio, y la iniciativa permanecería con Octavio por el resto de la guerra.

Al amparo de esta distracción, Octavio desembarcó con éxito su ejército en la costa de Epiro en Panormo (Palermo). Encontró a Corcyra abandonada, su rival efectivamente rindiéndole el paso fácil entre la isla y el continente y asegurando su flanco y retaguardia mientras se acercaba al golfo de Ambracia.
La primera inteligencia que Antonio recibió sobre los movimientos de Octavio fue la noticia de sus exploradores de que el enemigo controlaba Toryne (Parga), y cuando esta información llegó a Patrás, Octavio ya había avanzado hacia Glycys Limen (Fanari). Reaccionando de inmediato, Antonio pudo enviar las fuerzas que tenía inmediatamente disponibles al golfo de Ambracia justo por delante de su rival.
Octavio ofreció batalla en el mar al día siguiente. Antonio no estaba en condiciones de aceptar esta invitación. No solo había llegado con tropas insuficientes para tripular sus barcos, sino que encontró la flota en un estado deplorable; un tercio de las tripulaciones se había perdido durante el invierno debido a la desnutrición, las enfermedades y la deserción.

Consciente de que si Octavio forzaba con éxito la entrada al golfo, podría perder la flota y, por lo tanto, la guerra, Antonio recurrió a un peligroso engaño. Mientras los remos de cada barco estaban montados como si esperaran ser puestos en movimiento, armó a todos los remeros y los colocó en las cubiertas, aparentando estar completamente tripulados y listos para un enfrentamiento. Octavio, que no estaba dispuesto a correr el riesgo de recibir fuego desde las torres en tierra mientras se enfrentase a la flota de Antonio en paso estrecho, se retiró.

A finales de mayo, el enfrentamiento se había reducido a un cauteloso enfrentamiento. Antonio heredó y amplió la base naval establecida el año anterior en la península sur que rodea el golfo, aproximadamente a 3 km del templo de Apolo en el promontorio de Actium. Octavio se retiró a las alturas de Mikalitzi en el promontorio norte, extendiendo los muros de su campamento para albergar su flota en la bahía de Comaro. La ubicación ofrecía impresionantes vistas del golfo, encerrado por las montañas de la cordillera Acarnanina al sur y la cordillera de Pindo al este. Extendiéndose hacia el sudoeste se encuentra la isla de Leucas, el ‘Promontorio Blanco’, llamado así por sus acantilados de piedra caliza (desde los cuales supuestamente saltó la poetisa Safo para morir) que se sumergen en el mar Jónico en su lado occidental.

La desventaja de su posición era que una sola tormenta de verano de magnitud suficiente, podría aniquilar su flota, dejando a Octavio varado, con el peligro de quedar atrapado entre el ejército y la armada de Antonio; o retirarse tierra adentro, dándole a Antonio la opción de perseguirlo para buscar una batalla decisiva o cruzar sin obstáculos a Italia.

Estaba claro que a Octavio le interesaba forzar un enfrentamiento en el mar más temprano que tarde. El problema era que Antonio no estaba en condiciones de responder al desafío, habiendo perdido los puestos avanzados en las islas circundantes, la fuerza naval disponible dentro del golfo continuaba erosionándose, tanto en términos de número como de calidad de combate por la inactividad.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--movimientos-previos-822x1024.png 822w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--movimientos-previos-241x300.png 241w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--movimientos-previos-768x957.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--movimientos-previos-1232x1536.png 1232w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--movimientos-previos-100x125.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--movimientos-previos.png 1340w
Batalla de Accio o de Actium (2 de septiembre del 31 AC). Movimientos previos

Antonio, por el contrario, confiado en sus cualidades superiores como general, trató de dar el golpe de gracia en tierra. Él creía que la clave para provocar a Octavio. El campamento de Octavio no tenía acceso a una fuente segura de agua, ya que dependía del río Louros al norte o de los dos buenos manantiales en el llano al sur.

Una vez que las legiones de Antonio, respondiendo a su convocatoria desde sus puestos de avanzada a lo largo de los Balcanes, se concentraron, por fin estaba en condiciones de arrebatarle la iniciativa a Octavio. Cruzando el estrecho, estableció un campamento de avanzada en la llanura a 4 km al sur de la posición de Octavio. Este respondió destacando unidades en Grecia y Macedonia con la intención de alejar a Antonio en cualquier dirección.

Ignorando estas fintas, Antonio inició la segunda fase de su plan operativo, ordenando a su caballería y una fuerza de infantería de apoyo alrededor de la costa interior del golfo que tomaran una posición de control al norte de Mikalitzi en el valle del río Louros. La intención era cortar el suministro de agua de Octavio en ambos frentes y obligarlo a luchar o retirarse, era estratégicamente sólida. Pero el perímetro que su fuerza de contención tenía más de 8 km de largo y no podía asegurarse de manera efectiva.

Cualquier impulso que Antonio hubiera generado a su favor se disipó rápidamente por una serie de reveses. En alta mar, Agripa asaltó Leucas, destruyendo el escuadrón periférico de Antonio allí bajo su legado Quinto Nasidio, y se apoderó del cabo Dukato, el promontorio sur de la isla, ofreciendo así a Octavio un fondeadero superior y un segundo depósito para desembarcar suministros, mientras intensificaba el bloqueo contra Antonio. Agripa siguió este éxito desalojando la guarnición de Patras y tomando posesión del cuartel general de invierno de Antonio que estaba allí.

El ubicuo Agripa se aseguró de que la soga se apretara día tras día, neutralizando incluso los raros éxitos locales del enemigo. Cuando, al amparo de la niebla, Sosio con un destacamento de la flota de Antonio logró salir del estrecho y derrotar a uno de los comandantes navales de Octavio, Lucio Arruntio, en la estación opuesta, fue interceptado por Agrippa mientras lo perseguía y fue derrotado a su vez.

Mientras tanto, la realidad de que sus líneas estaban sobrecargadas se hizo brutalmente evidente para Antonio cuando Tauro y el renegado Titio atacaron y derrotaron a su caballería apostada en el valle de Louros, en el proceso induciendo la deserción de Filadelfo, rey de Paflagonia. La deserción de los aliados de Antonio, que sentían que el rumbo de la guerra cambiaba a favor de Octavio; se convirtió en casos endémicos y destacados, incluidos Rometacles de Tracía, que logró alcanzar el campamento de Octavio, y Jámblico de Emesa, a quien Antonio ejecutó antes de que pudiera hacer lo mismo.

El impacto desmoralizador de su evidente falta de fe en sus perspectivas, más allá de la acumulación material de fuerza para Octavio, contribuyó a una espiral descendente del espíritu y la fe en la causa de Antonio. En un último intento por recuperar la situación, hacia fines de agosto, el propio Antonio dirigió un segundo movimiento de flanqueo contra el campamento de Octavio en persona. En su ausencia, Amintas se pasó a Octavio, llevándose consigo sus 2.000 jinetes gálatas. Antonio reconoció este revés como decisivo y se retiró a su campamento original en la costa sur.

La situación de Antonio se estaba volviendo desesperada. Las raciones eran escasas. Dado que cada vez menos de sus barcos de carga lograban pasar el control de las galeras de Agripa en alta mar, Antonio dependía casi por completo de los suministros transbordados desde el Egeo y que llegaban a las montañas Acarnanianas. Con Esparta ya en rebelión, y Metone y Patras en manos del enemigo, la posición de Antonio en el Peloponeso se estaba desmoronando.

El resentimiento de las comunidades locales, que se vieron obligados a suministrar al ejército de Antonio, muchos fueron obligados bajo el látigo a transportar el grano requisado, amenazó con estallar en el resto de Grecia.
Detrás de todos los problemas que Antonio había encontrado hasta la fecha estaba el entorno físico de su campamento. Había levantado sus tiendas de campaña en suelo pantanoso rodeado de algún que otro estanque salobre y estancado. No había agua corriente, y las mareas lentas del Mediterráneo no erano suficientes para barrer los desechos de los más de 100.000 soldados, marineros y seguidores del campamento concentrados allí.

Las condiciones habían sido bastante malas durante el invierno. A medida que la primavera se convirtió en verano y el estancamiento se prolongó, el ejército de Antonio fue devastado por la malaria y la disentería, lo que solo contribuyó al flujo constante de deserciones, a pesar de los ejemplos cada vez más salvajes de quienes intentaron o consideraron hacerlo. La pérdida más sentida por Antonio fue la de Enobarbo; gravemente enfermo.

Claramente, Antonio no podía retener su posición; si intentaba ir a los cuarteles de invierno en Accio no quedaría nada de su ejército para la primavera. Tenía que escapar, pero el problema era cómo y hacia dónde.

Antonio convocó su consejo de guerra para considerar sus opciones y llegar a un consenso. La elección se redujo a dos posibles líneas de acción, ambas problemáticas. Podía retroceder por tierra con toda su fuerza hacia Macedonia, pero esto significaría abandonar su flota. Por el contrario, tenía muy pocos barcos para embarcar a todos sus hombres, por lo que incluso si lograba escapar por mar, la mayor parte del ejército se quedaría atrás para valerse por sí mismo.

Canidio, que comandaba las legiones, defendió la primera opción. Argumentó que Cleopatra debería buscar ejecutar el bloqueo con su escuadrón y el tesoro en un intento por llegar a Egipto, mientras que Antonio debería liderar el ejército hacia el interior, reclutando en Grecia y buscando aliados de las tribus de Tracia y los demás pueblos de los Balcanes.

Cleopatra hizo el caso contrario. Llevar a un ejército ya tenso y desmoralizado a través de los pasos del Pindo con el enemigo pisándole los talones corría el riesgo de transformarse en un desastre. Incluso si el ejército llegara a Macedonia, quedaría atrapado en un callejón sin salida en los Balcanes. Antonio, habiendo concedido el control total del mar desperdiciando la inmensa flota con la que había comenzado la campaña, no podría forzar el Helesponto y alcanzar Asia. Mientras tanto, Octavio sería libre de desmembrar el asentamiento antoniano del este o atacar sin obstáculos el propio Egipto. Salvar la mejor parte de la flota, con la mejor parte del ejército a bordo, obviaría este escenario.

Las legiones que quedaran atrás, podrían salvarse a sí mismas, e incluso si no lo hicieran, aquellas que lograran escapar, serían apoyadas por las 11 comprometidas en otros lugares. Formarían el núcleo de un nuevo ejército que podría entrenarse durante el siguiente invierno y estar listo para tomar el campo la primavera siguiente. Antonio y Cleopatra todavía tenían una ventaja, mientras conservaran el tesoro de los Ptolomeos, tenían reservas de efectivo para mantener la guerra indefinidamente. Octavio no lo tenía.

Cuando Antonio llegó a Accio, descubrió que casi un tercio de sus remeros habían muerto durante el invierno, respondió: “Que solo se salven los remos, porque no faltarán remeros, mientras Grecia tenga hombres”. Las tripulaciones disponibles estaban mal alimentadas, mal entrenadas y desmotivadas, difícilmente el mejor material para luchar o huir.

La respuesta de Antonio fue quemar el exceso de barcos, principalmente los barcos de guerra más pequeños y la mayoría de los transportes. Si no podían acompañarlo, no tenía sentido dejarlos como regalo para Octavio. Antonio se quedó con 230 barcos en condiciones de navegar para competir con la flota de Octavio, que tenía 400.

Completados sus preparativos, en la mañana del 29 de agosto, Antonio embarcó a 20.000 legionarios, probablemente diez legiones mermadas, y 2.000 arqueros.
El 29 de agosto y durante los tres días siguientes, el clima tormentoso mantuvo a ambos bandos en tierra. Las duras condiciones, poco propicias para un enfrentamiento naval, podrían haber facilitado la fuga de Antonio, pero el viento soplaba constantemente hacia la costa desde el oeste, lo que le imposibilitaba rodear el cabo Leucas una vez que saliera del golfo. La única acción tuvo lugar el 30 de agosto, cuando Antonio lanzó un asalto de distracción contra el campamento de Octavio con algunas cohortes.

Despliegue de fuerzas

El 2 de septiembre, los cielos finalmente se despejaron. Octavio embarcó ocho legiones y cinco cohortes pretorianas, aproximadamente 40.000 hombres. Por lo tanto, comprometió el doble de hombres en la batalla que Antonio, pero se dispersó en una mayor cantidad de barcos, creando un promedio de aproximadamente 90 efectivos de combate por barco en su flota frente a 110-120 por barco para Antonio.

Fuerzas octavianas

  • Ala derecha mandada por Marco Lurio, el prefecto de Cerdeña que había sido expulsado por Menas por orden de Sexto en el 40 AC.
  • Centro a Lucio Arruntius, que había buscado refugio con Sexto tras ser proscrito en el 43 AC.
  • Ala izquierda bajo Marco Vipsanio Agripa, que además tenía el mando general de la flota.

Octavio tomó posición detrás de su ala derecha a bordo de un liburno, colocando subordinados clave en botes auxiliares para que sirvieran como mensajeros, enviando sus órdenes cuando fuera necesario e informándole sobre las condiciones en toda la flota. Luego esperó a que el enemigo zarpara.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-despliegue-de-fuerzas.png 1784w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-despliegue-de-fuerzas-300x284.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-despliegue-de-fuerzas-1024x968.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-despliegue-de-fuerzas-768x726.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-despliegue-de-fuerzas-1536x1452.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-despliegue-de-fuerzas-100x95.png 100w
Batalla de Accio: Despliegue de fuerzas en el Golfo de Ambracia

Fuerzas antoninas

  • Ala derecha (norte) mandada por Lucio Gelio Publicola (60 barcos).
  • Centro bajo el mando por Marco Octavio y Marco Instelo (60 naves)
  • Ala izquierda (sur) mandada por Cayo Sossio (50).
  • Reserva (a retaguardia) mandada por Cleopatra (60 navíos).

Además de los mejores de sus combatientes, Antonio colocó a bordo a todos sus no combatientes más destacados, no porque sintiera que tenían algo que aportar en la batalla, sino, por el contrario, para evitar que desertaran o fomentaran un motín en su ausencia.

En un bote pequeño, Antonio fue de un barco a otro, animando a sus tripulaciones y volviendo a enfatizar personalmente a sus capitanes que, una vez despejado el golfo, debían formar en formación cerrada y recibir al enemigo inmóvil, como si estuvieran anclados.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-vista-en-3d-1024x663.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-vista-en-3d-300x194.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-vista-en-3d-768x497.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-vista-en-3d-1536x995.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-vista-en-3d-100x65.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-vista-en-3d.png 1959w
Batalla de Accio o de Actium (2 de septiembre del 31 AC) Vista en 3D. Fuente EOSGIS Cartografía Magazine

Desarrollo de la batalla

Cuando la brisa de la tarde se levantó, Antonio ordenó a su flota que avanzara. El avance fue dirigido por Sosio en su ala izquierda que, como estaba más cerca de la costa y más al sur, tenía la mayor distancia que cubrir para llegar lo suficientemente lejos mar adentro para que sus velas fueran efectivas.

Es posible que Antonio hubiera concentrado deliberadamente sus barcos más poderosos en cada extremo de su línea, adelgazando deliberadamente su centro para atraer al enemigo hacia los flancos, lo que permitió a Cleopatra atravesar el corazón de la flota enemiga. Habiendo proporcionado cobertura para la fuga de Cleopatra, los barcos de combate de Antonio serían libres de retirarse.

Por lo tanto, la estrategia de Antonio consistía efectivamente en usar sus naves de combate de primera línea para atraer a Octavio a un enfrentamiento total y ocultar el verdadero premio, el escuadrón de Cleopatra y el tesoro escondido debajo de las cubiertas. En consecuencia, ofrecer batalla era parte integral del éxito de esta estrategia, era una batalla que Antonio sabía que no podía ganar.

Antonio trató de extender el campo de la batalla, abriendo sus alas, obligando al enemigo a hacer lo mismo, con el fin de crear huecos por el centro.

El choque inicial fue iniciado por el intercambio de proyectiles a distancia, entre los que se distinguieron los proyectiles incendiarios y el que el harpax, que era un gancho sujeto a una barra de hierro, que se lanzaba para enganchar a la nave contraria.

Las naves de Antonio eran de mayor tamaño. Plutarco ofrece una magnífica descripción de este hecho de armas: “La batalla adquirió el carácter de un combate en tierra firme o, para ser exactos, el de un ataque a una ciudad fortificada. Tres o cuatro barcos de Octavio se agrupaban en torno a cada uno de los de Antonio, y la lucha se llevó a cabo con escudos de mimbre, lanzas, palos y proyectiles incendiarios, mientras que los soldados de Antonio también disparaban con catapultas desde torres de madera”.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--las-naves-octavianas-se-dirigen-a-la-batalla--1024x623.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--las-naves-octavianas-se-dirigen-a-la-batalla--300x183.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--las-naves-octavianas-se-dirigen-a-la-batalla--768x467.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--las-naves-octavianas-se-dirigen-a-la-batalla--1536x935.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--las-naves-octavianas-se-dirigen-a-la-batalla--2048x1247.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--las-naves-octavianas-se-dirigen-a-la-batalla--100x61.png 100w
Batalla de Accio o de Actium (2 de septiembre del 31 AC). Las naves octavianas se dirigen a la batalla.
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--lanzamiento-de-proyectiles-1024x608.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--lanzamiento-de-proyectiles-300x178.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--lanzamiento-de-proyectiles-768x456.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--lanzamiento-de-proyectiles-1536x912.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--lanzamiento-de-proyectiles-100x59.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--lanzamiento-de-proyectiles.png 2023w
Batalla de Accio o de Actium (2 de septiembre del 31 AC). Lanzamiento de proyectiles incendiarios a distancia. Giuseppe Rava
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--octavianos-disparan-una-balista-1024x670.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--octavianos-disparan-una-balista-300x196.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--octavianos-disparan-una-balista-768x502.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--octavianos-disparan-una-balista-1536x1004.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--octavianos-disparan-una-balista-2048x1339.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--octavianos-disparan-una-balista-100x65.png 100w
Batalla de Accio o de Actium (2 de septiembre del 31 AC). Octavianos disparan una balista desde una torre, en frente un barco antonino de mayor tamaño. Autora Christa Hook

En el norte, los barcos de Agripa derrotaron a Publicola y pusieron rumbo hacia Antonio, que quedó atrapado entre el centro y el sur.

El propio buque insignia de Antonio quedó atrapado con otros barcos en la lucha que se desató en el flanco derecho, de manera que tuvo que pasar a otro barco más pequeño y dirigirse al grupo de Cleopatra. Octavio, agrupando a sus barcos más veloces, fue en su persecución, pero cuando logró dar alcance, Marco Antonio ya había llegado junto a Cleopatra y Octavio no tuvo más remedio que dar media vuelta.

Antonio consiguió salvar sus barcos mercantes con el oro y algunos barcos más de su flota, en total fueron 70 barcos. Le persiguieron algunas de las embarcaciones más ligeras y rápidas de Octavio. Cuando le dieron alcance, Antonio ya había pasado al buque insignia de Cleopatra y los perseguidores tuvieron que alejarse.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac.png 2083w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-300x163.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-1024x557.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-768x418.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-1536x835.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-2048x1114.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac-100x54.png 100w
Batalla naval de Accio o Actium 42 AC
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--los-trirremes-romanos.png 950w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--los-trirremes-romanos-300x211.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--los-trirremes-romanos-768x540.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--los-trirremes-romanos-100x70.png 100w
Batalla naval de Accio o Actium 31 AC. Los trirremes romanos más rápidos que los barcos pesados egipcios, les asaltan con facilidad.
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--el-escuadron-de-cleopatra-1024x670.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--el-escuadron-de-cleopatra-300x196.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--el-escuadron-de-cleopatra-768x503.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--el-escuadron-de-cleopatra-1536x1006.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--el-escuadron-de-cleopatra-2048x1341.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--el-escuadron-de-cleopatra-100x65.png 100w
Batalla de Accio o de Actium (2 de septiembre del 31 AC). El escuadrón de Cleopatra pasando por el centro. Autora Christa Hook
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--un-centurion-informa-a-antonio.png 1432w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--un-centurion-informa-a-antonio-256x300.png 256w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--un-centurion-informa-a-antonio-874x1024.png 874w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--un-centurion-informa-a-antonio-768x900.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--un-centurion-informa-a-antonio-1311x1536.png 1311w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--un-centurion-informa-a-antonio-100x117.png 100w
Batalla de Accio o Actium 31 AC. Un centurión informa a Marco Antonio de la huida de Cleopatra con sus barcos, abandonando la acción
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--rendicion-1024x742.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--rendicion-300x217.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--rendicion-768x557.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--rendicion-1536x1113.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--rendicion-100x72.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--rendicion.png 1788w
Batalla de Accio o de Actium (2 de septiembre del 31 AC). Rendición: (1) Agripa, (2) Octavio, (3) el navarco de la flota antonina estregando su espada, (4) soldado de la flota octaviana, (5) soldado de la flota antonina.

Secuelas

Sobre el conflicto de bajas; Plutarco concluye que Antonio perdió menos de 5.000 hombres muertos; Orosius cita que Antonio perdió 12.000 muertos y otros 6.000 heridos, de los cuales 1.000 murieron posteriormente. En cuanto a los barcos perdidos, unas 60 naves consiguieron escapar (60 de Cleopatra y unos 30 de los demás escuadrones), por los que unas 140 fueron hundidas o capturadas, a las que hay que sumar las quemadas por el propio Antonio.

No hay cifras de las pérdidas de Octavio, pero se estiman en 35 barcos hundidos y unos 2.600 muertos.

Antonio subió a bordo del buque insignia de Cleopatra, avanzó solo y se sentó solo, sin decir una palabra, en la proa del barco, cubriéndose la cara con ambas manos. Permaneció en esta postura durante tres días hasta que la flota de refugiados llegó a Ténaro, donde las criadas de Cleopatra convencieron a los dos para que hablaran juntos. Mientras estaban atracados, los rezagados continuaron llegando, trayendo noticias de que su poderosa armada había sido completamente destruida, pero que el ejército aún se mantenía firme. Antonio envió mensajeros a Canidio para que marcharan a toda velocidad a través de Macedonia hacia Asia.

Después de proveer para aquellos de sus amigos y asociados que pensó que sería más seguro ir a tierra en Grecia, Antonio zarpó hacia Alejandría.

A primera vista, la situación estratégica de Antonio estaba lejos de ser desesperada. Se las había arreglado para sacar una proporción significativa de su flota de una posición muy difícil, suficientes barcos para servir como núcleo para la nueva armada que un vigoroso programa de construcción naval durante el invierno podría proporcionarle. Había salvado el tesoro de Egipto. Una vez que Canidio completara la retirada de Macedonia y reuniera sus fuerzas con las del este, Antonio tendría un número sustancial de legiones bajo su mando, suficientes para asegurar la lealtad continua de sus potentados aliados.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--las-fuerzas-de-octavio-erigen-un-triunfo.png 1362w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--las-fuerzas-de-octavio-erigen-un-triunfo-244x300.png 244w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--las-fuerzas-de-octavio-erigen-un-triunfo-832x1024.png 832w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--las-fuerzas-de-octavio-erigen-un-triunfo-768x946.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--las-fuerzas-de-octavio-erigen-un-triunfo-1247x1536.png 1247w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-accio-o-de-actium-2-de-septiembre-del-31-ac--las-fuerzas-de-octavio-erigen-un-triunfo-100x123.png 100w
Batalla de Accio o Actium. Las fuerzas de Octavio erigen un triunfo después de la batalla.

Cuando Canidio levantó el campamento y comenzó la retirada, la tropa se enteró de la realidad de la partida de Antonio, simplemente se negó a aventurarse en otra peligrosa marcha con un poderoso enemigo pisándoles los talones a través de un terreno implacable hacia un futuro incierto. Los veteranos, que entendían mejor la dinámica de la guerra civil, iniciaron negociaciones improvisadas con la intención de asegurar las mejores condiciones posibles a cambio de su rendición.

Pidieron un trato igualitario con el ejército victorioso, y una garantía de que las seis legiones más leales a sus estandartes se mantuvieran intactas en lugar de disolverse. Estuvieron de acuerdo, y su antiguo comandante Canidio se escabulló durante la noche del 9 de septiembre, la mayor parte de diez legiones, sus tropas auxiliares y de armas ligeras, y hasta 10.000 de caballería, juraron formalmente lealtad a Octavio.

El lugar de Antonio estaba con las legiones que dejó en tierra. Si los hubiera alejado de Accio, lo habrían seguido, tal como lo hicieron después de los reveses en Mutina en el 43 AC y Phraaspa siete años después. Al elegir escapar por mar en lugar de abrirse camino por tierra, Antonio no solo destrozó esta imagen, sino que rompió irrevocablemente el vínculo de camaradería que había establecido con sus hombres.

Toda Grecia salvo Corinto (que sería tomada por Agripa) se declaró a favor de Octavio después de la batalla de Accio, lo que le permitió cruzar de Atenas a Asia Menor. Pero, una vez más, la carga financiera de la victoria amenazó con socavar todo lo que había logrado. Ya luchando por pagar a los veteranos que se habían alistado en su nombre, tenía que satisfacer las demandas de las legiones que heredó de Antonio.

Octavio visitó Grecia y Asia y pasó el invierno en Samos. Allí recibió un mensaje de Cleopatra con el regalo de una corona y un trono de oro, ofreciéndole abdicar en favor de sus hijos. Se le permitió creer que sería bien tratada, ya que Octavio estaba ansioso por asegurarla para su triunfo. Tuvo que visitar brevemente Brundisium para resolver un motín y organizar asignaciones de tierras. Llegó a Brundisium a fines de enero. Solo pudo desactivar el colapso inminente del orden social prometiendo dinero a todos y tierras a los veteranos, utilizando el tesoro de los Ptolomeos como garantía. Octavio estaba hipotecado hasta el cuello; si no podía hacerse con el tesoro de Cleopatra, el castillo de naipes que constituía su orden político se vendría abajo.

Después de un interludio de 27 días en Brundisium, Octavio partió nuevamente hacia el este, en esta ocasión tomando la precaución de evitar el difícil paso alrededor del Peloponeso arrastrando sus barcos a través del istmo de Corinto. Regresó a Asia a fines de febrero, lo suficientemente temprano en la temporada de navegación para evitar que Antonio se enterara y se aprovechara de las crisis internas en Italia. A principios de la primavera, Octavio, listo para el ajuste de cuentas final con Antonio y Cleopatra, inició una invasión de Egipto en dos frentes desde el este y el oeste simultáneamente.

Mientras tanto, Antonio agasajaba al último de sus clientes, Herodes, en Alejandría. El consejo del rey fue que Antonio liquidara a Cleopatra y se apoderara de Egipto y su tesoro para Roma, despojando a Octavio de la justificación para librar una guerra en el extranjero e impulsándolo a llegar a un acuerdo. Fue la última carta de triunfo de Antonio; se negó a jugarla. Herodes se pasó rápidamente a Octavio, al igual que el gobernador de Antonio en Siria, Didio.

Batalla de Alejandría (1 de julio del 30 AC)

Antonio se encontró abandonado por todos, después de intentar en vano asegurar el ejército estacionado cerca de Paraetonium bajo el mando de Pinario y enviar a su hijo mayor Antilo con dinero a Octavio y una oferta para vivir en Atenas como un ciudadano privado; se encontró en la primavera atacado en dos lados.

Cornelio Gallo avanzaba hacia Paraetonium (actual Mersa Matruth), su oponente Escarpo que mandaba 4 legiones y que debía defender la ciudad, cambio de bando, dejando abierta la frontera occidental de Egipto. Antonio avanzó contra Gallo con una gran fuerza combinada, con la esperanza de recuperar la lealtad de los hombres que habían servido a sus órdenes. Pero sus súplicas se ahogaron cuando Gallo ordenó a sus trompetas que hicieran sonar sus instrumentos todos juntos, sin dar a nadie la oportunidad de escuchar una sola palabra.

Posteriormente, Antonio fracasó en un intento de asaltar las murallas de la ciudad y luego también sufrió un revés con sus barcos. Gallo no tomó medidas abiertas para proteger la ciudad desde el lado del mar, sino que por la noche tendió cadenas en secreto bajo el agua a través de la boca del puerto. Cuando los barcos de Antonio navegaron adentro, las cadenas se tensaron y la trampa saltó.
Antonio regresó a Alejandría a tiempo para recibir la noticia de que Pelusio, lleve de Egipto en el este, había abierto sus puertas a Octavio sin resistencia.

Cleopatra había ordenado la construcción de un mausoleo, adyacente al templo de Isis, dentro del cual depositó su tesoro (oro, plata, esmeraldas, perlas, ébano, marfil, canela) intercalado con una gran cantidad de antorchas y brea. Estaba enviando una clara señal de su intención de destruir las riquezas de su reino antes que dejarlas caer en manos de Octavio, quien, en consecuencia, señala Plutarco, incluso mientras marchaba sobre su capital, “no omitió ocasión de darle nuevas seguridades de sus buenas intenciones”.

El 31 de julio, los exploradores de Octavio habían penetrado en los suburbios de Alejandría hasta el Hipódromo. Había tiempo para una última victoria, una última manifestación del viejo e impetuoso Antonio. Hizo una salida feroz, derrotó a la caballería enemiga y los hizo retroceder hasta sus líneas. Volviendo con gran ardor al palacio, con toda la armadura abrazó a Cleopatra, la besó y le encomendó a uno de sus hombres, que se había distinguido en la lucha, a quien ella le regaló un peto y un yelmo de oro. Pero esa misma, este mismo héroe tomó sus trofeos y se pasó a Octavio.

Acorralado, Antonio recurrió a todas las estratagemas que pudo idear en un intento por reducir las probabilidades. Disparó flechas al campamento de Octavio con folletos que prometían 6.000 sestercios a cada desertor, pero la respuesta fue irrisoria. Desafió a Octavio a un combate singular, pero solo recibió una respuesta que le sugería que considerara otras alternativas más prácticas para acabar con su vida.

Para Antonio no había muerte más honorable que la batalla. Al amanecer del 1 de agosto, hizo marchar a su ejército fuera de Alejandría y lo colocó en un terreno elevado, desde donde observó que su flota se acercaba al enemigo. Pero lejos de enfrentarse, sus barcos levantaron los remos en un gesto de rendición. Inmediatamente después de ser recibidos en la armada de Octavio, los escuadrones combinados establecieron un cordón alrededor de la ciudad. No habría escapatoria por mar.

Tan pronto como Antonio fue testigo de esto, su caballería también lo abandonó. Con sus flancos descubiertos, la infantería de Antonio fue derrotada. Regresó a la ciudad, gritando que Cleopatra lo había traicionado a los enemigos. Ella, por temor a su ira irracional, se atrincheró en su mausoleo y envió mensajeros para informar a Antonio de que estaba muerta. Creyéndolo, giró su espada contra sí mismo. Solo logró infligir una herida mortal en lugar de asegurarse una muerte rápida, pero su fallido intento de suicidio le permitió vivir lo suficiente como para saber que Cleopatra todavía estaba viva. Llevado a ella, al menos tuvo la satisfacción de morir en sus brazos.

Habiendo tomado la ciudad casi sin derramamiento de sangre, la prioridad de Octavio era asegurar el tesoro, la última carta de triunfo de Cleopatra. Con una simple artimaña logró apoderarse intactas tanto de las riquezas de Egipto como de su reina.

Muerte de Cleopatra (12 de agosto del 30 AC)

Octavio envió a un hombre de confianza, Cayo Proculeyo, para intentar persuadir a la reina de que desistiera de su encierro, pero fue en vano; el legado no podía conceder lo único que deseaba Cleopatra: salvar a sus hijos y sobre todo a Cesarión.

Un día después se celebró una nueva entrevista. Mientras uno de los enviados hablaba con Cleopatra a través de una reja, Proculeyo escaló el edificio con dos sirvientes y accedió a la sala donde se hallaba la reina. Cuando una de sus mujeres la avisó diciendo “¡Desdichada Cleopatra, te van a capturar viva!”, la reina se clavó una daga en el pecho, pero la herida no fue mortal y Proculeyo logró desarmarla rápidamente.

A continuación, Cleopatra fue trasladada al palacio de Alejandría, donde quedó bajo la custodia de un eunuco de confianza de Octavio y sometida a una estrecha vigilancia.

Unos días más tarde, Cleopatra solicitó una entrevista con Octavio. Las fuentes difieren mucho sobre lo que ocurrió en esa ocasión. Según Plutarco, Octavio vio a una demacrada Cleopatra que le imploró por su vida y la de sus hijos, mientras intentaba librarse de toda culpa. Dión Casio, en cambio, retrata a una reina digna y de luto, aún de irresistible belleza, que trató de seducir a Octavio como había hecho antes con Julio César y Marco Antonio.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/entrevista-entre-augusto-y-cleopatra-en-el-palacio-de-alejandria-1024x750.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/entrevista-entre-augusto-y-cleopatra-en-el-palacio-de-alejandria-300x220.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/entrevista-entre-augusto-y-cleopatra-en-el-palacio-de-alejandria-768x563.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/entrevista-entre-augusto-y-cleopatra-en-el-palacio-de-alejandria-1536x1125.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/entrevista-entre-augusto-y-cleopatra-en-el-palacio-de-alejandria-100x73.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/entrevista-entre-augusto-y-cleopatra-en-el-palacio-de-alejandria.png 2027w
Entrevista entre Augusto y Cleopatra en el palacio de Alejandría. Autor Louis Gauffier. Galería Nacional, Edimburgo.

Comoquiera que fuese, el resultado sería el mismo. Cleopatra sabía que el designio de Octavio era llevarla a ella y a sus hijos a Roma para mayor gloria y triunfo. Luego la meterían en una mazmorra o sería ejecutada, como les había ocurrido a otros después de ser exhibidos en un triunfo.

Octavio permitió que Cleopatra enterrara a Antonio con todos los honores, pero por lo demás la mantuvo bajo la vigilancia más cercana, prisionera en su propia jaula dorada.

Tres días después volvió a sus aposentos, se dio un baño y cenó. Al mismo tiempo entregó un mensaje sellado para Octavio, en el que consignaba su última voluntad de ser enterrada junto a Antonio, y se quedó con sus dos criadas de confianza.

El 12 de agosto del 30 A C, Cleopatra se suicidó bien haciendo que una serpiente áspid venenosa le mordiera el pecho, o bien envenenándose, tenía 39 años de edad, 22 de los cuales había reinado como reina, fue enterrada junto a Antonio.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/muerte-de-cleopatra-y-sus-criadas-1024x675.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/muerte-de-cleopatra-y-sus-criadas-300x198.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/muerte-de-cleopatra-y-sus-criadas-768x506.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/muerte-de-cleopatra-y-sus-criadas-1536x1012.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/muerte-de-cleopatra-y-sus-criadas-100x66.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/muerte-de-cleopatra-y-sus-criadas.png 1984w
Muerte de Cleopatra y sus criadas. Autor de Jean André Rixens. Museo de Augustins (Tolosa).

El derramamiento de sangre posterior fue ligero, restringiéndose la liquidación a aquellos para los que no había lugar bajo el nuevo régimen. Estos incluían a los últimos leales a Antonio, sobre todo Canidio, y los últimos asesinos de César, Turulo y Casio de Parma.

Cesarión había sido enviado por su madre, con una gran suma de dinero, al exilio en la India. Fue traicionado en el camino. Un César rival era demasiado peligroso para que se le permitiera vivir, le mandó ejecutar inmediatamente. También fue ejecutado Antilo el hijo mayor de Marco Antonio.

En venganza por no poder llevarla prisionera para su triunfo en Roma, Octavio se llevó a los tres hijos de Marco Antonio y Cleopatra a Roma como trofeos de guerra. Posteriormente, los entregó la viuda legal de Marco Antonio, Octavia, que además era su hermana, para que fuera ella la que los tutelara. Aunque de los varones no se ha sabido nada más, sí se conoce que Cleopatra Selene se casó con el rey africano Juba II de Numidia y estableció su residencia en Mauritania hasta su muerte.

Octavio reconoció el valor de controlar Egipto y anexó el reino como una provincia romana. Después de la anexión del reino, todos los funcionarios romanos enviados a Egipto pertenecían a la clase ecuestre, y ningún senador podía visitar el Egipto romano sin el permiso directo de Octavio.

La supremacía de Octavio le permitió consolidar su poder sobre Roma y sus dominios. Adoptó el título de Princeps (primer ciudadano). En el 27 AC, Octavio pasó a llamarse Augusto (Venerado) y se convirtió en el primer emperador romano.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/octavio-celebra-su-triunfo-sobre-marco-antonio-1024x580.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/octavio-celebra-su-triunfo-sobre-marco-antonio-300x170.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/octavio-celebra-su-triunfo-sobre-marco-antonio-768x435.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/octavio-celebra-su-triunfo-sobre-marco-antonio-1536x869.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/octavio-celebra-su-triunfo-sobre-marco-antonio-2048x1159.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/06/octavio-celebra-su-triunfo-sobre-marco-antonio-100x57.png 100w
Octavio celebra su triunfo sobre Marco Antonio. Autor de Zvonimir Grbasic.
Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-06-16. Última modificacion 2022-03-14.
Valora esta entrada