Edad Antigua Guerras Mitridáticas Guerra con Farnaces II
Guerra con Farnaces II

Antecedentes

En el 49 AC, estalló una Tercera Guerra Civil entre Cayo Julio César y el senado romano cuyas fuerzas estaban dirigidas por Pompeyo. Farnaces II, hijo de Mitrídates VI el grande, aprovechó la guerra para invadir parte de Anatolia.
Farnaces se apoderó de la Cólquida (Colcis) fácilmente. Aprovechó la ausencia de Deiotaro, el rey de Galacia y Armenia Menor, para apoderarse de Armenia Menor, parte de Capadocia, y algunas ciudades en la provincia romana de Bitinia y Ponto que anteriormente habían sido parte del reino del Ponto y habían sido asignadas a la provincia de Bitinia.

Farnaces amenazaba al rey Deiotaro de Galacia y la Pequeña Armenia, un antiguo aliado de Pompeyo. Pidió ayuda a Cneo Domicio Calvino, argumentando que las conquistas de Farnaces hacían imposible que él o el rey Ariobarzenes de Capadocia cumplieran las promesas que le habían hecho a César.

César, que todavía tenía problemas en Egipto, ordenó a Cneo Domicio Calvino a hacerse cargo de las legiones romanas en la provincia romana de Asia. Envió embajadores para ordenar a Farnaces que se retirara de Armenia y Capadocia, y luego se reunió a su ejército. Había tenido que enviar dos legiones a Egipto, pero él mantuvo la legión XXXVI para liderar contra Farnaces. También se le unieron dos legiones que habían sido levantadas por Deiotaro y 200 de caballería, 100 de cada uno de los reyes. También ordenó que una legión recién levantada se uniera a él desde el Ponto. El ejército combinado se reunió en Comana (probablemente la ciudad de Capadocia).

Batalla de Nicópolis 48 AC

Los embajadores de Calvino regresaron con un mensaje de Farnaces. Se había retirado de Capadocia, pero insistió en quedarse con la Armenia Menor, reclamándola por derecho de herencia. Afirmó que estaba dispuesto a someterse al juicio de César. Calvino rechazó esta sugerencia y avanzó hacia la Pequeña Armenia. Eventualmente, llegó a Nicópolis en la Pequeña Armenia y acampó a 11 km de la ciudad. Entre él y Nicópolis había un paso estrecho, donde Farnaces se preparaba para emboscar a los romanos.

También puso en el paso gran cantidad de ganado, para que si los romanos avanzaban como amigos no sospecharan una emboscada, y si avanzaban como enemigos se dispersaran para saquear el ganado. Al mismo tiempo, envió más embajadores a Calvino, solicitando la paz. Sin embargo, esto resultó contraproducente, ya que Calvino permaneció en su campamento por más tiempo del esperado, reduciendo la posibilidad de la emboscada siguiera siendo una sorpresa. Farnaces decidió retirarse a Nicópolis.

Calvino avanzó por el paso sin ningún problema y acampó en las afueras de Nicópolis, donde sus hombres fortificaron su campamento. Farnaces reunió a su ejército fuera de la ciudad, con su fuerza principal en una sola línea y con tres cuerpos de reservas en cada flanco. Calvino ordenó a algunas de sus tropas vigilar a Farnaces, mientras que el resto completaba el campamento.

Farnaces tenía una gran ventaja, cuando capturó correos que venían a Calvino con noticias de Alejandría. Estos le informaron que César estaba en gran peligro y había ordenado a Calvino que acudiera en su ayuda. Farnaces decidió que esto hacía menos probable un ataque romano, pero por si acaso cavó dos líneas de zanjas de 1,2 metros de profundidad para proteger los accesos más fáciles a Nicópolis. Luego puso su ejército en la brecha entre las zanjas, con la caballería en las alas, en el exterior de las zanjas.

Farnaces había juzgado mal la reacción de Calvino ante las noticias de Egipto. Calvino creía que no podía retirarse con seguridad sin derrotar primero a Farnaces, por lo que formó su propio ejército listo para atacar. Su propia legión XXXVI se colocó a la derecha. Las tropas del Ponto estaban a la izquierda y las dos legiones de Deiotaro en el centro. Se detuvo en un frente muy estrecho y dejó cohortes de reserva para apoyar sus flancos.

Los dos flancos avanzaron para tomar contacto. En la derecha romana, la legión XXXVI derrotó a la caballería de Farnaces fuera de las zanjas, los hizo retroceder a la ciudad y luego se volvió para atacar a la infantería de Farnaces por la retaguardia. En la izquierda cedió la legión del Ponto, al igual que las tropas de apoyo enviadas para reforzarlos. En el centro, las legiones de Deiotaro cedieron casi sin luchar, lo que permitió que el grueso de las tropas de Farnaces se volviera contra la legión XXXVI. Esta fuerza fue rodeada, formó en círculo y se retiró a una montaña cercana. Farnaces decidió no arriesgarse a atacarlos en el difícil terreno, y Calvino pudo escapar con los sobrevivientes de la batalla. Perdió 250 hombres de la legión XXXVI y un número no declarado de las fuerzas aliadas.

Farnaces para celebrar la victoria, torturó y ejecutó a los prisioneros romanos, castrándoles. Luego conquistó el resto del Ponto. Se apoderó de la ciudad de Amisus en el Ponto, la saqueó y mató a todos sus hombres en edad militar. Luego avanzó hacia Bitinia y la provincia romana de Asia, pero se detuvo porque se enteró de que Asander, a quien había dejado a cargo en su reino en el Bósforo cimerio, se había rebelado.

Batalla de Zela (47 AC)

Después de escapar del sitio de Alejandría y derrotar a Ptolomeo XIII de Egipto, César se apresuró a ir a Armenia.

César llegó al Ponto y reunió sus fuerzas, la legión VI muy reducida (1.000), la legión XXXVI (supervivientes de Domitio en la batalla de Ncópolis) y la legión XXII gálata del rey Deitorato (que no había entrado en combate) y un pequeño contingente de caballería. En total unos 10.000 efectivos.

Farnaces se encontraba en el norte Farnaces enfrentándose a la rebelión de Asander, se volvió a toda prisa para enfrentarse con César. Reunio unos 25.000 hombres, en su mayoría guerreros tribales e infantería ligera pero también hoplitas profesionales. Numerosos carros y una caballería algo superior a la cesariana.

Le preocupaba la velocidad con la que avanzaban los romanos. Envió delegados a César para ver si podía llegar a un acuerdo con él, recordándole que había rehusado enviar tropas de auxilio a Pompeyo. Esperaba firmar una paz que le permitiera mantener sus conquistas y que César procediera a ocuparse de asuntos urgentes en Italia y África. Le obsequió con una corona de oro como prueba de su buena fe.

César no ofreció ninguna concesión, sino que en la tercera embajada le recordó a los embajadores las mutilaciones y la tortura infligidas a los romanos capturados. Exigió que Farnaces se retirara de inmediato del Ponto, devolviera el botín arrebatado a los romanos y liberara a los prisioneros.

Para bloquear la entrada de César al Ponto, Farnaces se estableció en una elevación a unos 4,5 km de la ciudad de Zela (actual Zile provincia de Tokat, Turquía). Desde allí se podía divisar el monumento a la victoria erigido por Mitrídates para celebrar su triunfo sobre Triario en 67 AC. Está claro que esa anterior batalla era considerada importante tanto para los romanos como para los pónticos. Farnaces vio en la victoria de su padre una inspiración, y los romanos una vergüenza que había que vengar.

César estableció su primer campamento a uno 7,5 km del campamento póntico, y desde allí inspeccionó el terreno para descubrir que los valles que separaban ambos ejércitos podían ser fácilmente defendidos. Como César asumió que tendría que luchar en la elevación que Farnaces había fortificado, decidió al menos tomar posesión antes de dichos valles. La noche del 2 de agosto realizó una marcha nocturna y situó a sus tropas en la misma posición fuerte que años atrás Mitrídates había empleado para lanzar a su ejército contra los romanos, bien emplazada para hacerse con el valle que mediaba entre ambos ejércitos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-zela-47-ac--marcha-de-cesar-y-despliegue-de-fuerzas-1024x562.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-zela-47-ac--marcha-de-cesar-y-despliegue-de-fuerzas-300x165.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-zela-47-ac--marcha-de-cesar-y-despliegue-de-fuerzas-768x421.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-zela-47-ac--marcha-de-cesar-y-despliegue-de-fuerzas-1536x842.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-zela-47-ac--marcha-de-cesar-y-despliegue-de-fuerzas-2048x1123.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-zela-47-ac--marcha-de-cesar-y-despliegue-de-fuerzas-100x55.png 100w
Batalla de Zela 47 AC. Marcha de Cesar desde Egipto al Ponto y despliegue de fuerzas para la batalla

Los romanos estaban atrincherando su campamento en el terreno elevado, y Fernaces decidió un ataque por sorpresa. Los pónticos desplegaron para el combate y comenzaron a avanzar, César pensó que la maniobra era un farol. Ese tipo de asalto era considerado irracional, abandonar una posición fuerte y segura para avanzar por un estrecho valle que le negaba su ventaja numérica, y luego atacar cuesta arriba.

César solo puso a la primera fila de sus soldados en alerta, y ordenó al resto que continuase trabajando en la fortificación del campamento, confiando que se retiraría antes de llegar al choque.

Los pónticos continuaron avanzando y luego comenzaron a subir la pendiente. César finalmente se dio cuenta de que Farnaces iba en serio. Ordenó a los legionarios, que habían estado cavando e ignorando al enemigo que se acercaba, que abandonaran las herramientas y se preparasen de inmediato para la acción. Esto produjo desconcierto y confusión en las filas romanas en los primeros momentos.

César y sus hombres fueron cogidos por sorpresa, sufriendo una derrota inicial, sobre todo cuando Farnaces lanzó sus carros falcados apoyados por la caballería. Afortunadamente, para los legionarios, los carros cargaban cuesta arriba y perdieron rápidamente empuje, y además el terreno era irregular, mientras que la pendiente ayudaba a que los legionarios lanzasen sus pila hasta conseguir que los carros se detuviesen.

Los carros habían conseguido su objetivo de desorganizar la formación romana, pero cuando se estaban reorganizando, llegó la infantería póntica. Los legionarios tuvieron problemas en los primeros momentos, pero se recuperaron con rapidez, la lucha en el centro fue dura y prolongada, y el resultado dudoso.
En el ala derecha romana, donde estaba estacionada la legión VI, los veteranos consiguieron imponerse a loas atacantes, haciéndoles retroceder, el resto siguiendo el ejemplo de los veteranos se mantuvieron firmes.

Pronto el ejército póntico comenzó a retroceder, primero en la izquierda y luego en todo el frente. Empujaron al enemigo hasta la falda de la colina opuesta. Los veteranos de la legión VI abrieron brecha por el flanco derecho y pronto la totalidad del ejército enemigo se disolvió y se dio a la fuga.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-zela-del-47-ac--julio-cesar-dirigiendo-la-batalla-1-1024x697.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-zela-del-47-ac--julio-cesar-dirigiendo-la-batalla-1-300x204.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-zela-del-47-ac--julio-cesar-dirigiendo-la-batalla-1-768x523.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-zela-del-47-ac--julio-cesar-dirigiendo-la-batalla-1-1536x1046.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-zela-del-47-ac--julio-cesar-dirigiendo-la-batalla-1-2048x1395.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-zela-del-47-ac--julio-cesar-dirigiendo-la-batalla-1-100x68.png 100w
Batalla de Zela del 47 AC. Julio Cesar dirigiendo la batalla. Autor Giuseppe Rava

Las filas de Farnace fueron perseguidas sin piedad por los legionarios, muy pocos fueron los que consiguieron hacerse con las posiciones de salida, refugiándose en el campamento situado a las puertas de Zela.
Fue solo una salvación momentánea, ya que los romanos penetraron más allá del valle haciendo una masacre. Farnaces escapó acompañado de un centenar de jinetes, pero fue asesinado por un rival cuando retornó a su reino.

Toda la campaña se había decidido en cinco días, Plutarco menciona que César pronunció otra de sus famosas frases “Veni, vivi, vici” (llegue, vi, venci). Se erigió una piedra conmemorativa en el lugar de la batalla, con las tres famosas palabras, que desaparecería con los años.

Apiano dice que César exclamó: “Oh afortunado Pompeyo, que fue considerado y nombrado el Grande por luchar contra hombres como estos en la época de Mitrídates, el padre de este hombre”. Suetonio escribió que después de esta victoria, César comentó a menudo “la buena suerte de Pompeyo al obtener su principal fama como general mediante victorias sobre enemigos tan débiles”.

Muerte de Farnaces II

Después de su derrota, Farnaces huyó a Sinope con 1.000 jinetes. César, que estaba demasiado ocupado para seguirlo, envió a Domicio tras él. Farnaces entregó a Sinope. Domicio accedió a dejarlo irse con sus soldados de caballería, pero mató a sus caballos. Farnaces navegó hacia el Bósforo de Cimerio, con la intención de recuperarlo de Asander. Reunió una fuerza de escitas y sármatas y capturó a Teodosia y Panticapaeum. En respuesta, Asander atacó y derrotó a Farnaces.

Fue derrotado porque le faltaban caballos y sus hombres no estaban acostumbrados a pelear a pie. Farnaces murió en esta batalla. Estrabón escribió que Asander tomó posesión del Bósforo. En respuesta, Julio César dio una tetrarquía en Galacia y el título de rey a Mitrídates de Pérgamo. Este Mitrídates se convertiría en Mitrídates I del Bósforo. César también le permitió librar la guerra contra Asander y conquistar el Bósforo Cimerio porque había mostrado crueldad con su amigo Farnaces.

Farnaces II tenía cincuenta años a su muerte y había sido el rey del Bósforo Cimerio quince años.

La etnarquía de Comana fue un estado cliente de Roma, cuyos reyes continuaron gobernando sobre el Ponto, la Cólquida y Cilicia hasta que Nerón obligó a Polemón II a abdicar del trono póntico en el año 62.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2022-02-10. Última modificacion 2022-02-10.
Valora esta entrada