Edad Antigua Suevos, vándalos y alanos Orígenes de los suevos
Orígenes de los suevos

Primeros suevos

Como se ha descrito en el capítulo domesticación del caballo, en el año 1300 AC, celtas, germanos, itálicos y helenos, pueblos que compartían semejanzas físicas y culturales entre ellos, emigraron hacia el oeste de Europa, pero al mezclarse con los nativos, dieron lugar a diferenciaciones importantes.

Un grupo de estos pueblos, los denominados germanos, se asentaron en el sur de la península Escandinavia, y en la península de Jutlandia, donde se mezclaron con los aborígenes, que eran un pueblo de cazadores primitivo, descendiente de los supervivientes europeos de la última glaciación. El cruce de esta rama es el origen de la mayoría de los gigantescos germanos: de complexión robusta, gran altura y de cabellos rubios.

Durante la Edad de Hierro (800 AC) efectuaron una expansión hacia el sur en tres grupos diferenciados: los del sur de Escandinavia o germanos del este se asentaron en las costas del mar Báltico, los de las islas danesas al continente, asentándose a ambos lados del río Elba; y los Jutlandia ocuparon el norte de Alemania, esta emigración debió finalizar hacia el 600 AC, dando lugar a tres dialectos diferenciados de la lengua germana.

Los pueblos gérmánicos en el 200 AC empezaron a emigrar hacia el sur en tres direcciones:

  • Los germanos del este, como los godos, burgundios y bastarnos, comenzaron a migrar desde Escandinavia hacia la parte oriental de la Europa continental, terminándose asentados en las estepas rusas y el mar Negro.
  • Los germanos del centro, llamados hermiones o irminones como los suevos, marcómanos, hermanduros, cuados y turingios se dirigieron hacia el sur a la zona de entre el Rin y el Danubio.
  • Los germanos del oeste migraron hacia el sur siguiendo dos direcciones: un grupo llamado los ingaevones o ingaeuones siguieron la costa como los cimbrios, teutones, frisones, sajones, jutos y anglos. Otro grupo los llamados istaevones o istriones se dirigió hacia el sur, ocupando el norte del Rin, desplazando a los celtas y a la influencia que estos ejercían hasta la fecha en la región, entre ellos se encuentran los queruscos, catos, hesianos, francos y tencteros.
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/pueblos-germanicos-en-el-siglo-i-1.png 1948w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/pueblos-germanicos-en-el-siglo-i-1-300x191.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/pueblos-germanicos-en-el-siglo-i-1-1024x653.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/pueblos-germanicos-en-el-siglo-i-1-768x490.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/pueblos-germanicos-en-el-siglo-i-1-1536x979.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/pueblos-germanicos-en-el-siglo-i-1-100x64.png 100w
Pueblos germánicos en el siglo I

El asentamiento primitivo de los suevos se encontraba en la zona del mar Báltico, llamado por los romanos Mare Suebicum. Cornelio Tácito los menciona, aunque llama suevos a todos los pueblos germánicos del este (alamanes, cuados, marcómanos y turingios).

Cuando la migración de godos y otros pueblos los empujaron al sur y al oeste, quedándose un tiempo en la zona de la Alemania moderna. Todavía existe una región alemana llamada Suabia (Schwaben, cuyos habitantes en castellano actual se llaman suabos).

Enfrentamientos con los romanos

En el siglo I AC, eran un pueblo importante a orillas del Rin, en el 72 AC, bajo el mando de Ariovisto atravesaron el Rin e invadieron la Galia, se apoderaron de un tercio del territorio de los héduos en la región de Alsacia, asentando allí a unos 120.000 germanos. Sin embargo, con los secuanos a sus espaldas, entre él y la Germanía, decidió sacarlos de su tierra natal del valle del Doubs. Se introducen más colonos germanos allí, y se exigió un tercio más del territorio galo para sus aliados.

Los heduos apelaron a Roma para que los libere de la supuesta crueldad de Ariovisto hacia ellos. Julio César, en su papel primero de cónsul y luego de gobernador de la Galia (desde el 58 AC), decidió seguir un curso diplomático que deliberadamente terminara la guerra. César fue informado de que otras cien unidades de suevos estaban a punto de cruzar el Rin al mando de Nasua y Cimberius.

El enfrentamiento ocurre en la batalla de los Vosgos en el 58 AC. Los suevos fueron derrotados y ejército suevo se dirigió hacia el Rin. Ariovisto logra cruzar, pero muchos de sus aliados entonces se volvieron contra él y los suevos. Los ubios, al enterarse de la batalla, fueron los primeros en atacar a los suevos que regresan. Es César quien registra la existencia de los suevos, diferenciándolos de la tribu de los queruscos, pero ahora evitan el Rin durante generaciones, concentrándose en construir una nueva confederación en Germania central.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mono-o-nudo-suevo.png 2040w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mono-o-nudo-suevo-300x49.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mono-o-nudo-suevo-1024x166.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mono-o-nudo-suevo-768x125.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mono-o-nudo-suevo-1536x249.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mono-o-nudo-suevo-100x16.png 100w
Moño o nudo suevo

Las tribus germánicas téncteros y usípetes fueron expulsadas de sus tierras tribales en la Germanía por los suevos militarmente dominantes. Esto probablemente los ubica en el Rin medio. A lo largo del invierno intentaron reasentarse, pero no lograron encontrar ninguna tierra. Sus andanzas les llevaron a la desembocadura del Rin, en territorio de los belgas menapios, que estaban asentados a ambos lados del río. Los germanos los atacaron, obligándolos a retirarse al lado occidental del Rin, donde los menapios podían defender la línea del río durante algún tiempo. También atacaron a los condrusos y los eburones. Fingiendo una retirada para atraer a los menapios, téncteros y usípetes los derrotaron, capturan sus barcos y ocupan muchas de sus aldeas durante el invierno.

César, alarmado por esta amenaza al norte del territorio de la Galia que ya había conquistado, lleva una fuerza a la región. Después de mucho esfuerzo diplomático y algunos retrasos, atacó a las tribus germánicas y las hizo retroceder a la Germanía con grandes pérdidas. Ambas tribus siguieron la orilla este del Rin aguas arriba y encuentran refugio con los sicambrios. Permanecen asentados en estas tierras durante gran parte del resto de su existencia. César cruzó el Rin para seguirlos y mostrar a los germanos que los romanos no tenían miedo de organizar una contrainvasión. Otra razón es que una parte de la caballería de los usípetes y téncteros no había estado presente en la batalla reciente. En cambio, se habían dirigido a los territorios de los sicambrios para unirse a esa tribu, permaneciendo desafiantes, mientras que los ubios, únicos entre los pueblos al otro lado del Rin, solicitaron ayuda a César contra los opresivos suevos que hasta hacía poco habían sido gobernados por el poderoso Ariovisto.

Varias otras tribus se sometieron a César, pero los sicambrios se retiran de sus territorios por consejo de los usípetes y téncteros. César permaneció en sus tierras durante unos días antes de quemar sus aldeas y tomar su mijo. Movió sus fuerzas al territorio de los ubios para mostrar su solidaridad con ellos contra la amenaza de los suevos antes de regresar a la Galia. Ariovisto no es mencionado por el registrador romano de este evento. Estaba vivo hasta el 54 AC, pero después de huir de una batalla tan importante, su estatus a los ojos de su gente se habría reducido mucho, por lo que es posible que no estuviese liderando a los suevos. Como alternativa a la retirada de los suevos, Dión Casio dice que los sicambrios retrocedieron ante al avance romano y los suevos se reunieron en el bosque para defenderlos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2017/01/jinete-suevo-siglo-i-1024x888.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2017/01/jinete-suevo-siglo-i-300x260.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2017/01/jinete-suevo-siglo-i-768x666.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2017/01/jinete-suevo-siglo-i-1536x1332.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2017/01/jinete-suevo-siglo-i-100x87.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2017/01/jinete-suevo-siglo-i.png 1900w
Jinete suevo siglo I. Autor Andreas Gagelmann

Habiendo dejado una fuerte guarnición con los tréveros, César cruza nuevamente el Rin para lidiar con sus partidarios alemanes. Los ubios reafirmaron su lealtad, mientras que César descubrió que los suevos habían enviado a los auxiliares que se habían unido a los tréveros. Estaban reuniendo unidades de infantería y caballería de todo su vasto dominio y, al enterarse de la llegada de César, se retiraron al vasto bosque llamado Bacenis (un espeso bosque de hayas), que separaba los suevos de los queruscos. No dispuesto a seguirlos, César fortifica el puente que conecta con los ubios y colocó doce cohortes allí.

Cesar realizó una descripción etnográfica en la que considera a los suevos como el conjunto más fuerte y belicoso que estaría conformado por cien pagi, cada uno de los cuales estaría compuesto a su vez por 1.000 guerreros.

Tanto César como Estrabón ofrecen una imagen de los suevos como pueblo permanentemente en movimiento (Wandervölker), desde el Elba hacia Bohemia y el Danubio, no asentados de forma estable en ningún territorio, habitando en colinas artificialmente construidas, utilizadas de forma temporal y con un tipo de vida completamente nómada.

Ptolomeo, por ejemplo, diferencia entre, al menos, tres tipos de suevos: los suebi langobardi, entre el Rin y el Elba; y los suebi anglioli junto a los suebi semnones en el entorno del Elba.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerreros-suevos-siglo-i-1024x645.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerreros-suevos-siglo-i-300x189.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerreros-suevos-siglo-i-768x484.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerreros-suevos-siglo-i-1536x967.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerreros-suevos-siglo-i-2048x1290.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerreros-suevos-siglo-i-100x63.png 100w
Guerreros suevos: a la izquierda un jefe o líder con yelmo, cota de malla, a la derecha un guerrero normal. Autor Gambargin (Deviant Art)

En el 30/29 AC, los suevos volvieron a cruzar el Rin, aunque no se sabe con certeza cuándo. Fueron derrotados por el gobernador proconsular romano de la Galia, Cayo Carrinas, quien más tarde celebró un triunfo en Roma con un joven Octavio César en el 29 AC. Los suevos capturados pronto aparecen en una exhibición de gladiadores para luchar contra un grupo de dacios.

El historiador romano del siglo II Flores señala que los queruscos, los sicambros y los suevos habían formado una alianza al crucificar a los centuriones romanos capturados. Dión Casio relata que Nerón Druso, hijastro del Emperador, fue nombrado gobernador de la región del Rin de la Galia y emprendió cuatro campañas contra las tribus germánicas. Después de construir una fortaleza en la isla de Batavia, emprende algunos combates difíciles en los que generalmente tuvo éxito, sometiendo a numerosas tribus. Avanzó hasta el país de los suevos en el 9 AC, aunque no fueron sometidos, pero los empujó a la zona Bohemia actual, y se volvió hacia el norte para luchar contra los queruscos.

Las migraciones de marcomanos de la región del norte de Baviera y el río Meno los llevan a la patria de los boyos en Bohemia. El rey marcomano, Marbod, forma una confederación de tribus que incluye langobardos, lugios y semnones, y los mismos boyos. Posiblemente, esta alianza también incorporase restos de las alianzas de Ariovisto.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/02/caballeria-romana-contra-caballeria-germana-1024x564.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/02/caballeria-romana-contra-caballeria-germana-300x165.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/02/caballeria-romana-contra-caballeria-germana-768x423.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/02/caballeria-romana-contra-caballeria-germana-1536x847.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/02/caballeria-romana-contra-caballeria-germana-2048x1129.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/02/caballeria-romana-contra-caballeria-germana-100x55.png 100w
Caballería romana contra caballería germana siglo I. Ataque de un jinete romano a un grupo de suevos que llevan a varios romanos prisioneros. Autor Angus McBride.

Tácito menciona a conjuntos de suevos en el Danubio, como los cuados de Vannius, que penetrarían en suelo romano, hacia el 50 DC, bajo la presión de los hermunduros y de los y lugios. A finales del siglo I se establecieron en el Alto Danubio.

Con ocasión de las guerras Marcomanas en tiempos de Marco Aurelio (166-180), después de que un nuevo líder marcomano, Belomar, rompiera el limes danubiano al frente de una confederación en la que, además de marcómanos y sármatas yácigos, estarían integrados los cuado-suevos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mapa-de-la-emigracion-de-los-suevos.png 1909w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mapa-de-la-emigracion-de-los-suevos-300x261.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mapa-de-la-emigracion-de-los-suevos-1024x890.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mapa-de-la-emigracion-de-los-suevos-768x667.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mapa-de-la-emigracion-de-los-suevos-1536x1335.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/mapa-de-la-emigracion-de-los-suevos-100x87.png 100w
Emigraciones de los suebos. Mapa mostrando las emigraciones de los suevos en el siglo I y en el siglo V

Cómodo se vería obligado a combatirles hasta verlos instalados en la actual Eslovaquia, donde los suevos tendrían por vecinos a los vándalos asdingos.

En el siglo III los suevos se integraron en la liga de los alamanes, presionando sobre las fronteras del Imperio, pero sin lograr traspasar los límites del mismo de una manera decisiva.

Los suevos ya no eran un pueblo seminómada, sino que se habían convertido en agricultores y, en esa época estaban completamente sedentarizados. Su ejército estaba compuesto principalmente infantería y algo de caballería que emplearía lanzas y espadas.

Sin embargo, la irrupción de los hunos a finales del siglo IV, ejercieron presión sobre pueblos poderosos como los ostrogodos y visigodos; provocando una sacudida en cadena que habría de empujar a los suevos y otros pueblos bárbaros a las fronteras del Imperio, y que solamente esperaban una oportunidad para pasar.

Cruce del río Rin el 31 de diciembre del 406

Los suevos fueron empujados hacia el curso alto del Rin, donde, coaligados con alanos y vándalos, intentarán varias veces el cruce del río, siendo rechazados por las tropas de los limes y por los francos al servicio del Imperio Romano, hasta la Nochevieja de 406 en que se congeló río Rin. Dirigidos por su rey Hermerico, y en compañía de otros pueblos germánicos cruzaron el Rin, a la altura de Maguncia, penetrando en el Imperio romano de Occidente.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/suevos-cruzando-el-rin-con-otros-barbaros.png 1952w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/suevos-cruzando-el-rin-con-otros-barbaros-300x191.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/suevos-cruzando-el-rin-con-otros-barbaros-1024x653.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/suevos-cruzando-el-rin-con-otros-barbaros-768x490.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/suevos-cruzando-el-rin-con-otros-barbaros-1536x980.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/suevos-cruzando-el-rin-con-otros-barbaros-100x64.png 100w
Suevos cruzando el río Rin junto con otros pueblos bárbaros en la Nochevieja del 406

Los suevos optaron por dirigirse hacia Bélgica, quizás con vistas a pasar a Britania, se dirigieron al puerto de Benonia (actual Buologne-sur-Mer), siendo derrotados por el general Constantino en la batalla de Cambrai.

Esta derrota y el saqueo sistemático de alanos y vándalos más al sur, hizo que los suevos siguieran la línea de la costa, posiblemente abandonando la idea de pasar el Canal de la Mancha. Tampoco querían dirigirse a las zonas saqueadas a conciencia por las otras tribus, yendo a establecerse en la Armórica, actual Bretaña.

Habiendo agotado los campos galos y viéndose expuestos a la presión de los hunos, volvieron a juntarse a los vándalos y a los alanos para cruzar los Pirineos y ponerse a salvo.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-01-06. Última modificacion 2022-05-08.
Valora esta entrada