Edad Media La Reconquista Fundación del reino de Castilla

Cargando anuncio...

Fernando I de León (1037-1065)

Fernando I llamado “el Magno” o “el Grande” (fue conde de Castilla y rey de Léon). Fue designado conde de Castilla en 1.029, si bien no ejerció el gobierno efectivo hasta la muerte de su padre en 1035. Se convirtió en rey de León por su matrimonio con Sancha, hermana de su rey y señor, Bermudo III, contra el que se levantó en armas, el cual murió sin dejar descendencia luchando contra Fernando en la batalla de Tamarón el 4 de septiembre de 1.037. Las tropas castellanas venían reforzadas por el ejército del rey García de Pamplona. Bermudo, con el ímpetu propio de su edad, picó espuelas a su caballo y se introdujo en las filas enemigas, donde fue muerto atravesado por una lanza castellana. Los leoneses trasladaron su cuerpo a León y lo depositaron, junto a los de sus padres, en el panteón de la iglesia de San Juan.

Guerra con Navarra

En 1.053, Fernando hubo de hacer frente a la guerra contra su hermano mayor, García III de Pamplona. Ambos hermanos llevaban años disputándose los territorios que su padre había segregado de Castilla y anexionado al reino de Pamplona (La Bureba, Castilla la Vieja, Trasmiera, Encartaciones, y los Montes de Oca), realizando constantes incursiones.

Las crónicas cuentan que estando García enfermo en Nájera, fue a consolarle el rey leonés, que sospechando de su hermano, evitó ser apresado y se puso a salvo. Arrepentido, García retornó la visita a Fernando para hacer las paces y disculparse. Fernando no solo no lo aceptó sino que lo cargó de cadenas y encerró en un torreón de tierras del Cea. Cuando García pudo escapar, se preparó para la guerra, y con algunos musulmanes aliados invadió las tierras de Castilla, rechazando a los emisarios que le propusieron la paz en nombre de su hermano, “proponiéndole que cada uno viviera en paz dentro de su reino y desistiese de decidir la cuestión por las armas pues ambos eran hermanos y cada uno debía morar pacíficamente en su casa”. Así pues, Fernando le salió al encuentro con un fuerte contingente, y ambos ejércitos se encontraron en la batalla de Atapuerca librada en 1.054.

García se había establecido a mitad del valle de Atapuerca, tres leguas al este de Burgos, pero los leoneses ocuparon de noche un altozano cercano y desde él cayeron al amanecer contra los navarros y sus aliados. Fernando dio orden de capturar vivo a su hermano, porque así se lo había pedido su esposa Sancha. Pero los nobles de León, que no habían olvidado la muerte su rey Bermudo, acabaron con García. Otra versión atribuye su muerte a un grupo de sus propios súbditos, obligados a huir a Castilla ante las humillaciones y exigencias tributarias de García.

En todo caso, el ejército de García huyó en desbandada, cayendo numerosos prisioneros en manos leonesas, entre ellos buena parte de sus contingentes moros. Fernando recuperó el cuerpo de su hermano y ordenó enterrarlo en la iglesia que éste había fundado, Santa María de Nájera. La victoria de Fernando tuvo como consecuencia la reincorporación a Castilla de las tierras reclamadas, estableciéndose la frontera en el río Ebro e imponiéndose vasallaje a su joven sobrino Sancho Garcés IV, el nuevo rey de Pamplona.

Ampliación del reino

Una vez unidos ambos reinos, expandió sus conquistas conquistando las plazas portuguesas de Lamego (1.057) y Viseo (1.058) y la toma definitiva (1060) de las de San Esteban de Gormaz, Berlanga de Duero y demás castillos y plazas del río Bordecorex, en territorio del alto Duero. Asimismo, las tomas temporales de Toledo (1.062) y Zaragoza (1.063), y la definitiva de la estratégica Coímbra (1064), junto al río Mondego, que puso bajo el mando del conde mozárabe Sisnando Davídiz.

Consiguió las parias de los reinos taifas más ricos como Zaragoza, Toledo, Badajoz y Sevilla.

Batalla de Graus (1.063)

Ramiro I de Aragón intentó repetidas veces apoderarse de Barbastro y Graus, lugares estratégicos que formaban una cuña entre sus territorios. En la primavera de 1.063 comenzó a sitiar Graus y Al-Muqtadir de la Taifa de Zaragoza, pidió ayuda al rey castellano-leonés de acuerdo con la paria que estaba pagando.

Envió al infante Sancho de Castilla, que contaba en su mesnada con un joven Rodrigo Díaz de Vivar. El 8 de mayo de 1.063 el ejército castellano se enfrentó a los aragoneses que fueron derrotados y perdieron en esta batalla a su rey Ramiro I, al parecer asesinado por un soldado árabe, llamado Sadaro, que hablaba romance y que, acercándose al real de Ramiro I disfrazado de cristiano, le clavó una lanza en el rostro.

La ciudad sería finalmente conquistada por los aragoneses 20 años después en 1.083.

Batalla de Graus (1063). El joven Rodrigo Díaz de Vivar se distinguió en la batalla. Autor Justo Jimeno Bazaga

 

Batalla de Paterna (1.065)

Posteriormente se produjo una matanza de cristianos, y al-Muqtadir dejó de pagar las parias, por lo que en 1.065 el monarca leonés condujo una expedición de castigo al valle del Ebro, devastando sus tierras y sometiendo a al-Muqtadir a vasallaje. Tras este castigo, la expedición continuó hacia Valencia, gobernada por el amirí Abd al-Malik ben Abd al-Aziz al-Mansur, taifa que, probablemente, sólo quería reducir al vasallaje.

Tras poner sitio a la ciudad de Valencia, los leoneses se encontraron con una enérgica defensa y la imposibilidad de tomar las murallas al asalto. Debido a ello, el rey Fernando decidió simular una retirada. Los valencianos, encorajinados, salieron en su persecución. Pero a la altura de Paterna, a 5 km de Valencia, en la orilla izquierda del Turia, los leoneses los acometieron por sorpresa. Totalmente desprevenidos, los valencianos sufrieron bajas muy elevadas, y su rey sólo pudo volver a la seguridad de los muros de Valencia gracias a la rapidez de su caballo.

Tras la batalla se inició nuevamente el sitio, pero al poco, Fernando I se sintió enfermo y ordenó la vuelta a León, donde falleció el 27 de diciembre de 1.065.

El Cid y su tiempo: 1 el Cid en 1050 con escudo y rropa de influencia musulmana; 2 Alvar Fañez 1075 “Minaya” con escudo cometa y cota de malla tipo europea; 3 alférez musulmán 1060. Autor Angus McBride

El Cid y su tiempo: 1 el Cid en 1.050 con escudo y ropa de influencia musulmana; 2 Alvar Fañez 1.075 “Minaya” con escudo cometa y cota de malla tipo europea; 3 alférez musulmán con cota de escamas 1.060. Autor Angus McBride

Repartición del reino

A su muerte en 1.065 dividió el reino entre sus hijos: Sancho II heredó Castilla con la paria de Zaragoza, Alfonso VI heredó León con la paria de Toledo, y García que heredó Galicia con las parias de Badajoz y Sevilla, sus hijas Urraca y Elvira heredaron Zamora y Toro respectivamente.

Principales reinos taifas

Principales reinos taifas y reinos cristianos después de la muerte del Fernando I de León

 

Guerra de sucesión

El reparto de la herencia entre todos los hijos de Fernando I nunca satisfizo a Sancho, que siempre se consideró como el único heredero legítimo, por lo que inmediatamente se movilizó para intentar hacerse con los reinos que les habían correspondido a sus hermanos en herencia. Se inició así un periodo de siete años de guerras protagonizadas por los tres hijos varones de Fernando I.

Ordalia de Pazuengos (1.066)

Sancho II de Castilla reclamaba la aldea de Pazuengos, cercano está el monasterio de San Millán de la Cogolla. El rey de Pamplona propuso que los monjes fueran jueces en esta cuestión. Los monjes no encontraron motivos para resolver la reclamación.

Para evitar el recurso a una guerra, siempre más devastadora, se acostumbraba a ventilar las disputas mediante un Juicio de Dios u Ordalía en un combate singular, generalmente a muerte, entre dos caballeros o campeones, uno por cada parte, celebrado en terreno neutral ante cuantos espectadores quisiesen acudir y en un lugar que recibía el nombre de liza, o lugar de la lid.

Sancho IV el de Peñalén, rey de Pamplona, de Nájera y de la Rioja eligió para esta Ordalia al caballero Jimeno Garcés de Azagra, su alférez real, un gigantón que había matado en estos duelos a más de 30 competidores. Sancho II, rey de Castilla, eligió a su alférez real Rodrigo Díaz de Vivar.

La pelea comenzó a caballo utilizando las lanzas, y después prosiguió a pie, utilizando las mandobles o grandes espadas y las mazas. La lucha duró más de una hora, Rodrigo se mantuvo a la defensiva, hasta que con un mandoble de abajo a arriba le clavó la espada en la axila, cayendo Jimeno sobre un charco de sangre. Pazuengos pasó a ser a propiedad de Castilla. Con motivo de aquel combate Rodrigo recibió un título que irá siempre unido a su nombre: Campeador o Campidoctor, que quiere decir el que defiende la justicia en el campo de batalla. El título llevaba aparejada, según la vigente legislación visigótica, la atribución de ser juez en litigios civiles.

Ordalia de Pazuengos (1066). Combate a caballo. Rodrigo Díaz de Vivar alférez del ejército castellano contra Gimeno Garcés de Azagra alférez del ejército navarro. Autor Justo Jimeno Bazaga

 

Ordalia de Pazuengos (1066). Combate a pie. Rodrigo Díaz de Vivar alferez del ejército castellano contra Gimeno Garcés de Azagra alférez del ejército navarro

 

Batalla de la Lantada (1.068)

Dos años transcurrieron en paz entre los hermanos tras la muerte de su padre, los que se mantuvo con vida la reina viuda Sancha. Al fallecer se desataron las contiendas.

El primer enfrentamiento entre Alfonso y Sancho tuvo lugar el 19 de julio de 1.068 en las orillas del río Pisuerga, en la batalla de Lantada, en la frontera entre el reino de León y el reino de Castilla, cerca del actual pueblo de Lantadilla (Palencia), se enfrentaron 100 caballeros de lo más selecto de los ejércitos castellano y leonés, bajo la premisa de que quien venciera se haría con los dos reinos; más cuando la contienda comenzó a decantarse del lado castellano, Alfonso se retiró picando espuela hacía zona segura antes de ver perdida su corona, y su vida.

Las relaciones entre ambos se mantuvieron, como demuestra el hecho de que Alfonso acudiera, el 26 de mayo de 1.069, a la boda de Sancho con una noble inglesa llamada Alberta y donde ambos decidieron aliarse para repartirse el reino de Galicia que le había correspondido a García.

Con la complicidad de Alfonso, Sancho entró en Galicia en 1.071 y, tras derrotar a su hermano García, lo apresó en Santarém y lo encarceló en Burgos hasta que fue exiliado a la taifa de Sevilla, gobernada por Al-Mutamid. Tras eliminar a su hermano, Alfonso y Sancho se titulan reyes de Galicia y firman una tregua que se mantendrá durante tres años.

Rodrigo Díaz de Vivar, alférez del ejercito castellano. Autor Justo Jimeno Bazaga

 

Batalla de Golpejera  (1.072)

Sancho no contento con Castilla y media Galicia atacó a su hermano, el 12 de enero de 1.072, habían reunido todas las fuerzas posibles para la batalla De parte castellana comandaba la hueste junto al rey Sancho II, su alférez Rodrigo Díaz de Vivar disponían de 300 caballeros con sus mesnadas; y de parte leonesa sobresalía la figura del conde de Saldaña Pedro Ansúrez, alférez real de Alfonso VI de León que tenían 400 caballeros con sus mesnadas.

Durante todo el día se combatió sin tregua, la crónica nos dice que las bajas en ambos bandos fueron muy elevadas, y que al final de la jornada la victoria parecía segura para las huestes leonesas. Con la llegada de la noche, el combate de manera sorprendente se detuvo, ante la huida desordenada de los castellanos. La decisión de Alfonso de no perseguir, y dar muerte a los castellanos tras la huida, es de las más controvertidas para los historiadores, pues supuso a la postre la reagrupación durante la noche del ejército castellano, y al amanecer contraatacaron, sorprendiendo a los leoneses, quienes ya se veían vencedores, dando muerte a muchos de ellos, y haciendo huir al propio rey, que consiguió resguardarse en la cercana iglesia de la Santa Virgen de Carrión de los Condes.

Batalla de Volpejera (1.072). A la izquierda el ejército leonés poniendo en fuga a los castellanos. A la derecha los leoneses celebrando su presunta victoria. Autor Justo Jimeno Bazaga

 

Batalla de Volpejera (1.072) final. El Cid al frente del ejército castellano atacan por sorpresa a los leoneses. A la derecha El rey Alfonso encadenado tras la batalla. Autor Justo Jimeno Bazaga

Alfonso fue capturado y llevado encadenado por todos los castillos y ciudades hasta Burgos, donde se le hizo renegar de sus derechos sobre la Corona. Pero gracias a la intercesión de su hermana Urraca con Sancho y con la ayuda del abad logra refugiarse en la taifa de Toledo de Al-Mamún.

Sancho entró en León y fue coronado como rey de León el 12 de enero de 1.072, con lo que vuelve a unificar en su persona el reino que su padre había dividido.

Tras el acceso de Sancho al trono leonés, parte de la nobleza leonesa se sublevó y se hizo fuerte en Zamora bajo el amparo de la infanta doña Urraca. Con la ayuda de Rodrigo Díaz el rey sitió la ciudad, pero murió asesinado por un por Vellido Dolfos mientras llevaba a cabo el cerco de Zamora, el 7 de octubre de 1.072. El lugar del regicidio es señalado con la Cruz del Rey Don Sancho.

Asedio de Zamora por Sancho II de Castilla (1072). Autor Justo Jimeno Bazaga

 

Alfonso VI el “Bravo”

Alfonso VI recuperó el trono de León y sucedió a su hermano en el de Castilla, anexionándolo junto a Galicia y volviendo a conseguir la unión del reino de su padre Fernando a su muerte.

El conocido episodio de la Jura de Santa Gadea es una invención, en el cual el Rodrigo Díaz le exigió el juramento de no haber tomado parte en la muerte de su hermano parece que fue una invención.

Jura de Santa Gadea, el Cid como alférez de Castilla exige el juramento de Alfonso VI de no haber tenido nada que ver con la muerte de su hermano. Es muy probable que este hecho fuese inventado. Autor Justo Jimeno Bazaga

Rodrigo Díaz de Vivar fue cesado como alférez mayor. Pero no cayó en desgracia, ya que Alfonso VI le propuso casarse con una joven guapa, como Jimena, hija del conde de Oviedo y de doña Cristina, bisnieta del rey Alfonso V de León.

Consolidado en el trono, y con el título de emperador, Alfonso VI “El Bravo” dedicó los siguientes catorce años de su reinado a engrandecer sus territorios mediante conquistas como la de Uclés y los territorios de los Banu Di-l-Nun. También se tituló, desde 1.072, rex Spanie.

En 1.074 falleció envenenado en Córdoba su vasallo y amigo, el rey de la taifa de Toledo Al-Mamún a quien sucedió su nieto Al-Qádir. En 1.079 al-Mutawakkil de Badajoz invadió la taifa toledana y expulsó de la ciudad a al-Qadir. Alfonso VI reaccionó conquistando Coria, plaza estratégica en la ruta hacia Badajoz . En 1.081 Al-Mutawakkil, que había permanecido los últimos diez meses en Toledo, marchó a Badajoz y los castellanos contratacaron y tomaron la zona del río Tajo ocupando Madrid y Talavera y estableciendo fortificaciones en Escalona.

El 1.082 los castellanos reconquistaron Coruche, varias fortalezas en la zona de Talavera y otros puntos y entraron en la capital, donde colocaron como rey vasallo a al-Qádir. El rey de Castilla exigió a los sevillanos la evacuación de los territorios toledanos que ocupaban (la moderna provincia de Ciudad Real y una parte de la de Cuenca) y ante la negativa declaró la guerra a la taifa de Sevilla. Una incursión castellana llegó hasta Tarifa. Al-Qádir cedió a los castellanos los territorios al norte del Tajo (Madrid, Escalona, Madina Salim…) e incluso algunas fortalezas al sur del río a cambio de Valencia. Finalmente cedió Toledo a Alfonso a cambio de Valencia.

Toledo fue asediada durante cuatro años, rindiéndose pacíficamente el 6 de mayo después de garantizar a los musulmanes que se respetarían sus personas y bienes y que se les permitiría seguir en posesión de la mezquita mayor. Por su parte, los toledanos se comprometían a abandonar las fortalezas y el alcázar. El 25 de mayo del mismo año Alfonso VI entró en la ciudad. Al-Qadir fue enviado como rey a Valencia bajo la protección de Alvar Fáñez.

Entrada de Alfonso VI en Toledo (1082). Autor Justo Jimeno Bazaga

La conquistada Toledo, se dejaron de percibir sus parias y en cambio se incrementaron los gastos militares, por lo que el rey reanudó la presión para recaudar más parias. Alfonso VI en 1.083 envió embajadores a la taifa de Sevilla para exigir un aumento de las parias. Al-Mutamid los apresó y mandó matar al intérprete. En respuesta, el castellano-leonés invadió el reino y llegó hasta Tarifa y la conquista resultado la conquista de la estratégica plaza de Aledo (1.086).

La presión militar y económica sobre los reinos taifas hace que los reyes de las taifas de Sevilla, Granada, Badajoz y Almería decidan pedir ayuda a Yusuf ben Tasufin, el sultán almorávide del norte de África.

Destierro de Rodrigo Díaz de Vivar

Muestra de la confianza que depositaba Alfonso VI en Rodrigo es que en 1.079 el Campeador fue comisionado por el monarca para cobrar las parias de Almutamid de Sevilla. Pero durante el desempeño de esta misión Abdalá ibn Buluggin de Granada emprendió un ataque contra el rey sevillano con el apoyo de la mesnada del importante noble castellano García Ordóñez, que había ido también de parte del rey castellano-leonés a recaudar las parias del último mandatario zirí. Ambos reinos taifas gozaban de la protección de Alfonso VI precisamente a cambio de las parias. El Campeador defendió con su contingente a Almutamid, quien interceptó y venció a Abdalá en la batalla de Cabra, en la que García Ordóñez fue hecho prisionero. Esta sería una de las causas de la enemistad de Alfonso hacia Rodrigo, instigada por la nobleza afín a García Ordóñez.

Los desencuentros con Alfonso fueron causados por un exceso (aunque no era raro en la época) de Rodrigo Díaz tras repeler una incursión de tropas andalusíes en Soria en 1.080, que le llevó, en su persecución, a adentrarse en el reino de taifa toledano y saquear su zona oriental, que también estaba bajo el amparo del rey Alfonso VI.

El rey Alfonso lo desterró en 1.081, tras recorrer el valle del Jalón, donde construyó un castillo junto a la localidad de Ateca. Desde allí es muy posible que inicialmente buscara el amparo de los hermanos Ramón Berenguer II y Berenguer Ramón II, condes de Barcelona, pero rechazaron su patrocinio.

El Cid camino del destierro (1081). Autor Justo Jimeno Bazaga

Rodrigo, entonces, ofreció sus servicios al rey taifa de Zaragoza, al-Muqtadir, quien gravemente enfermo fue sucedido aquel 1.081 por al-Mutamín, como comandante de sus tropas. Durante este tiempo acrecentó aún más su prestigio militar con sus intervenciones militares en las diversas reyertas entre los reinos de taifas, intentando no intervenir en las disputas que éstos tenían con sus hermanos de sangre. Fue entonces cuando comenzó a ser llamado entre los moros Sidi, que en árabe peninsular venía a significar Mi Señor, transmitido al romance castellano como Mio Cid, apelativo bajo el cual será reconocido universalmente.

La hueste del Cid reforzó las plazas fuertes de Monzón y Tamarite y derrotó a la coalición, formada por al-Mundir de Lérida y Berenguer Ramón II, ya con el apoyo del grueso del ejército taifal de Zaragoza, en la batalla de Almenar en 1.082, donde fue hecho prisionero el conde Ramón Berenguer II.

Dos años más tarde, en 1.084 el Cid desempeñaba una misión en el sureste de la taifa zaragozana, atacando Morella, posiblemente con la intención de que Zaragoza obtuviera una salida al mar. Al-Mundir, señor de Lérida, Tortosa y Denia, vio en peligro sus tierras y recurrió esta vez a Sancho Ramírez de Aragón. El Cid se encontraba reconstruyendo una fortaleza llamada Hisn al-Uqab (castillo del águila) o castillo de Olocau, cuando se presentaron los enemigos. El enfrentamiento tuvo lugar el 14 de agosto de 1.084 y es conocido como la batalla de Morella o de Olocau. De nuevo el castellano se alzó con la victoria, capturando una gran cantidad de prisioneros, entre los que figuraban importantes nobles de Aragón, Pamplona, Portugal, Castilla y Galicia. Muchos caballeros cristianos, posiblemente buscando fortuna tras ser desterrados. Entre ellos estaba el obispo de Roda Ramón Dalmacio o el tenente del condado de Navarra Sancho Sánchez) a quienes seguramente liberaría tras cobrar su rescate.

En 1.085 murió Al-Mutamin, rey de Zaragoza y gran amigo del Cid; le sucedió su hijo Al-Mustain, con quien Rodrigo no congeniaba demasiado.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-03-31. Última modificacion 2017-05-29.