Edad Media Los eslavos La sociedad eslava

Cargando anuncio...

La forma de vida originaria de los eslavos no difería demasiado de la de otros pueblos indoeuropeos. En su origen, las tribus eslavas se dedicaron a la agricultura, a la caza y a la pesca. Vivían en cuevas o en construcciones de madera con hornos en sus interiores. Posteriormente, hacia los siglos VII-VIII, momento en que su presencia es más patente en todo el este de Europa, aparecen las primeras casas de piedra, rodeadas por un muro circular, para recoger el ganado o los aperos de labranza, si bien en el sur el uso de la piedra es anterior debido a la escasez de árboles.

Villa eslava

Villa eslava

Las casas no constituían calles propiamente dichas, y las ciudades no pasaban de ser, en realidad, grandes aldeas, como las que se excavaron en la zona de Cracovia. Tenían tierras comunales en las riberas de los ríos, que se repartían en familias, y en realidad sólo los adornos y armas eran propiedades individuales, aunque naturalmente esta situación se transformó con la aparición de los primeros estados eslavos.

La alfarería ocupó desde el principio un lugar esencial, según han corroborado las excavaciones arqueológicas. En cuanto a la metalurgia, conocen el hierro, incluso en hornos de gran capacidad y poder calórico, pero usan también instrumentos de cobre y bronce. El comercio con el imperio Bizantino modernizó rápidamente su cultura material y costumbres.

Fueron sedentarios por vocación, pero al final tuvieron que moverse por presión exterior.

Poblado eslavo

Poblado eslavo, se observa a los moradores realizando sus tareas cotidianas.

Adoptaron la inhumación hacia el siglo VII, con ajuares de armas y joyas, frente a la incineración anterior y depósito de las cenizas en urnas con un montículo de tierra.

Al igual que en otras culturas indoeuropeas, el caballo tuvo una gran importancia en estos pueblos, tanto en su vida cotidiana como en el aspecto simbólico. Se han encontrado numerosas alusiones a este animal en el primer arte eslavo. Destacaron en la alfarería, la metalurgia y el comercio.

No era infrecuente el robo o la compra-venta de mujeres. Su vida cotidiana debía ser de lo más pacífica, y es posible detectar un carácter colectivo.

Apariencia física

Procopio describió a los eslavos como “son altos y especialmente fuertes, su piel no es muy blanca y su pelo no es rubio ni negro, pero todos tienen cabellos rojizos: no son ni deshonrosos ni rencorosos, sino simples en sus maneras, como los hunos“. “Algunos de ellos no tienen ni una túnica ni un manto, sino que sólo llevan una especie de pantalones hasta la ingle“. El pueblo eslavo moderno está entre los menos pelirrojos de Europa con una frecuencia habitual de menos del uno por ciento.

La investigación antropológica de los sitios eslavos prehistóricos parece apoyar la literatura histórica, sugiriendo que los primeros eslavos eran dolicocefálicos y rubios. Sin embargo, la antropología biológica (especialmente el índice craneal) se ha devaluado. Según Luigi Luca Cavalli-Sforza, las observaciones antropológicas son tan probables de reflejar factores socioeconómicos, nutricionales o ambientales como las diferencias genéticas. Aunque los eslavos modernos tienen una variedad de antecedentes genéticos, predomina el haplogrupo R1a.

Sociedad

La sociedad eslava temprana era una sociedad tribal típica, descentralizada de la Edad del Hierro Europa, organizada en jefaturas locales. Se produjo una lenta consolidación entre los siglos VII y IX. Durante este período, el área cultural eslavo previamente uniforme evolucionó en zonas discretas. Los grupos eslavos fueron influenciados por las culturas vecinas como la bizantina, la jázara, la vikingos y la carolingia, influenciando a sus vecinos a cambio.

Vida cotidiana en una aldea eslava

Las diferencias de estatus se desarrollaron gradualmente en los dominios, llevando al desarrollo de organizaciones socio-políticas centralizadas. Las primeras organizaciones centralizadas pueden haber sido asociaciones temporales de guerreros pan-tribales. La mayor evidencia de esto fue en el área danubiana, donde grupos bárbaros se organizaron alrededor de jefes militares para atacar el territorio bizantino y defenderse contra los avaros de Panonía.

La estratificación social se desarrolló gradualmente en forma de dominios fortificados y hereditarios, vistos por primera vez en las zonas eslavas del oeste. El jefe estaba apoyado por un séquito de guerreros que le debían su posición. Cuando los dominios se hicieron poderosos y se expandieron, se crearon centros de poder subsidiario gobernados por jefes menores. A mediados del siglo IX, la élite eslava era sofisticada. Llevaban ropa lujosa, montaban caballos, cazaban con halcones y viajaban con escoltas de soldados.

Eslavos regresando al poblado. Se ve a un noble con su séquito tras una partida de caza. Autor Mikhail V. Gorelik

Asentamientos

Los primeros asentamientos eslavos no eran mayores de 0,5 a 2 hectáreas, eran a menudo temporales, tal vez reflejando su forma de agricultura itinerante, y a menudo a lo largo de los ríos. Se caracterizaron por edificios tipo semisotanos, conocidos como grubenhäuser en alemán o poluzemlianki en ruso. Construidos sobre un pozo rectangular, variaron de 4 a 20 m2 en área y podían acomodar una típica familia nuclear. Cada casa tenía un horno de piedra o de arcilla en una esquina (una característica de las viviendas de Europa del Este), y un asentamiento tenía una población de cincuenta a setenta personas.

Los asentamientos tenían una zona central, abierta, donde se realizaban actividades y ceremonias comunales, y se dividían en zonas de producción y asentamiento.

Las fortalezas aparecieron durante el siglo IX, especialmente los territorios eslavos occidentales, y se encontraban a menudo en el centro de un grupo de asentamientos. Los eslavos del sur no formaron fortalezas cerradas, vivían en asentamientos rurales abiertos adoptados a partir de los modelos sociales de las poblaciones indígenas que encontraban.

Fuerte eslavo

Organización tribal y territorial

Los asentamientos no estaban uniformemente distribuidos; se encontraban en grupos, separados por áreas de menor densidad de asentamientos. Los agrupamientos resultaron de la expansión de los asentamientos individuales, y estas “células de asentamiento” estaban vinculadas por relaciones familiares o de clanes. Las células de asentamiento fueron la base más simple de organización territorial, conocida como župa en eslavo del sur y opole en polaco.

Según la Crónica Primaria, “Los hombres de la Polanie vivían cada uno con su propio clan en su propio lugar“. “Los complejos procesos iniciados por la expansión eslava y posterior consolidación demográfica y étnica culminaron en la formación de grupos tribales que posteriormente se unieron para crear el estado que forman el marco étnico que compone la Europa Oriental moderna“.

La raíz de muchos nombres tribales denota el territorio en que habitaron, como los milczanios (que vivían en áreas con měl-loess), los moravos (a lo largo de Morava), doclecianos (cerca de la antigua ciudad romana de Doclea) y severianos (norteños). Otros nombres tienen significados más generales, como los polanos (campo pola) y los drevlianos (árbol drevo). Otros parecen tener una raíz no eslava (posiblemente iraní), como los antes, los serbios y los croatas. Algunas tribus geográficamente distantes parecen compartir nombres. Los dregovitianos aparecen al norte del río Pripyat y en el valle de Vardar, los croatas en Galicia y el norte de Dalmacia y los obodritas cerca de Lübeck y su más al sur en Panonia. Cuatro grupos conservaron la raíz eslava en sus nombres: los eslovenos, los eslovacos, y los eslovianos. Hay poca evidencia de vínculos migratorios entre tribus que comparten el mismo nombre. Los nombres comunes pueden reflejar nombres dados a las tribus por historiadores o una lengua común como una distinción entre eslavos (slovo, palabra, letra) y otros; nemci (mutes) es un nombre eslavo para “alemanes”.

El primer estado eslavo histórico fue fundado por Samo durante el siglo VII. Estaba situado en la actual Bohemia, Moravia, Eslovaquia, Alemania, Austria y Eslovenia, se convirtió en la Gran Moravia.

Vida en una aldea eslava en la Alta Edad Media

Religión

La religión eslava temprana era relativamente uniforme: animista, antropomórfica e inspirada por la naturaleza. Los eslavos desarrollaron cultos alrededor de objetos naturales, como manantiales, árboles o piedras, por respeto al espíritu (o demonio) dentro de ellos. La religión pre-cristiana eslava fue originalmente politeísta, sin panteón organizado. Aunque los primeros eslavos parecían tener un concepto débil de Dios, el concepto evolucionó en una forma de monoteísmo donde un “dios supremo que gobernó en el cielo sobre los demás”. No hay evidencia de una creencia en el destino o la predestinación.

Los espíritus eslavos pre-cristianos y los demonios podrían ser entidades en su propio derecho o espíritus de los muertos, asociados con el hogar o la naturaleza. Los espíritus del bosque, entidades por derecho propio, eran venerados como las contrapartes de los espíritus domésticos (generalmente relacionados con los antepasados). Los demonios y los espíritus eran buenos o malos, sugiriendo que los eslavos tenían una cosmología dualista, y eran venerados con sacrificios y dones.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-03-16. Última modificacion 2017-03-29.