Edad Media Los pechenegos Emigración de los pechenegos

A mediados del siglo IX, los oguzes formaron una coalición con otras dos tribus, los kimekos y los karlukos, con el fin de apoderarse del territorio pechenego. Como resultado, los pechenegos que ocupaban la región de Levedia fueron forzados a desplazarse hacia el oeste a través del Volga a la región Etelkóz, ocupada por los magiares.

Los pechenegos convirtieron en un importante activo para la política bizantina de «divide et impera» entre los bárbaros del norte después de su llegada a Etelkóz. Su presencia llamó pronto la atención de los diplomáticos bizantinos, quienes trataron de utilizarlos como intermediarios comerciales entre la thema de Cherson (Crimea) y los pueblos sedentarios del norte, y como fuerzas militares que ayudaran al Imperio en caso de ataque de los búlgaros o rusos. Sin embargo, los pechenegos consiguieron mantener su independencia aliándose con unos y otros según sirviera a sus intereses.

En 894, Simeón, el zar de Bulgaria, quiso controlar el comercio en los Balcanes, que amenazaba el poder del Imperio Bizantino. Cuando las tropas búlgaras invadieron Bizancio y se trasladaron a Constantinopla, el Imperio Bizantino, cuyo ejército estaba preocupado en una guerra árabe, pidió ayuda a los magiares.

El emperador bizantino León VI el Sabio, siguiendo la máxima “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, envió pronto a Niketas Skleros, uno de sus embajadores, a negociar con los húngaros de Árpád en la región meridional del Danubio, una posible alianza contra el Imperio Búlgaro. Tardó largo tiempo en llegarse a un acuerdo, y mientras tanto los húngaros comenzaron a hacer incursiones exploratorias cada vez más frecuentes en las regiones de la Europa Oriental.

Estas incursiones fueron organizadas en muchas ocasiones por el otro príncipe húngaro, Kuruszan o Kurszán, llegando a regiones occidentales que ya estaban fuera del dominio bizantino.

Nicéforo Focas ocupaba la frontera sur y la flota imperial bizantina bloqueaba la desembocadura del Danubio y transportaba a los magiares liderados por el hijo de Árpád, Liüntika, en su cruce del Bajo Danubio. Probablemente, cruzaron en algún lugar cerca de la actual ciudad de Galati, a pesar de que los búlgaros habían cortado el río con cadenas y cuerdas. Los magiares derrotaron a los búlgaros en algún lugar al norte de Dobruja, y el propio Simeón tuvo que huir a la gran fortaleza Drastar (actual Silistra), que defendió con éxito. Los magiares llegaron a las afueras de la capital Preslav, saqueando la zona y después de la venta de los cautivos a los bizantinos se retiraron al norte del Danubio.

Simultáneamente con el ataque de Hungría desde el norte, los bizantinos invadieron Bulgaria desde el sur. El zar Simeón mandó enviados al Imperio Bizantino para proponer una tregua, los bizantinos enviaron León Choirosphaktes a Preslav para negociar los términos y el rescate de los prisioneros, Simeón aprovechó la tregua de la negociación para negociar con los pechenegos.

Tuvo éxito y los pechenegos reunieron un enorme ejército y marcharon hacia la frontera nororiental del país. En 896 ambas fuerzas se enfrentaron en la batalla del Buh Meridional, que fue inusualmente larga y feroz, pero al final los magiares sufrieron una derrota devastadora, se dice que perdieron 20.000 efectivos, como resultado de esta derrota, los magiares fueron forzados a retirarse de Etelkóz. Los pechenegos destruyeron los lugares de residencia de los húngaros, los que sobrevivieron al doble ataque se vieron forzados pronto a huir hacia el oeste, a los territorios en el sur del Principado de la Gran Moravia.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/emigracion-de-los-pechenegos-en-895-1024x553.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/emigracion-de-los-pechenegos-en-895-300x162.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/emigracion-de-los-pechenegos-en-895-768x414.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/emigracion-de-los-pechenegos-en-895-1536x829.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/emigracion-de-los-pechenegos-en-895-100x54.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/emigracion-de-los-pechenegos-en-895.png 2016w
Emigración de los pechenegos en 895. Fuente Philip’s Atlas of World History

En la década de 890, los jázaros, viendo el fortalecimiento de los pechenegos, se unieron a los oguzes e infligieron una aplastante derrota a los pechenegos, lo que condujo a un nuevo reasentamiento de los pechenegos. La unión tribal rompió el Kaganato jázaro y se dirigió hacia la región del norte del mar Negro.

Durante el reasentamiento, los pechenegos expulsaron a otras tribus nómadas, incluidos los ugrios, y se asentaron durante 150 años en las actuales tierras ucranianas entre el Don y el Danubio, trasladándose a las fronteras de la Rus de Kiev. Así, se convirtieron en dueños de un vasto territorio estepario y ganaron una influencia significativa en la arena geopolítica. Incluso el poderoso Imperio bizantino concluyó tratados de paz con uniones tribales formidables, el antiguo estado ruso también buscó la paz con ellos.

En el 895, el zar búlgaro Simeón hizo una alianza con los pechenegos para vengarse de los magiares, que habían devastado toda Bulgaria un año antes. Los aliados atacaron Atalcuza mientras los húngaros marchaban. Todos los niños, mujeres y ancianos fueron asesinados. Los húngaros que regresaban se encontraron el país desolado y, según una versión [de Pletnev], primero se trasladaron al norte hacia Kiev, donde fueron recibidos con frialdad, y tuvieron que emigrar más allá de los Cárpatos a Panonia (la actual Hungría). Según otra versión, inmediatamente se trasladaron a través de los Cárpatos, primero a la región de la moderna Transilvania, y desde allí capturaron Panonia.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerrero-pechenego-siglo-x-1024x903.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerrero-pechenego-siglo-x-300x264.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerrero-pechenego-siglo-x-768x677.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerrero-pechenego-siglo-x-1536x1354.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerrero-pechenego-siglo-x-100x88.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/guerrero-pechenego-siglo-x.png 1897w
Guerrero pechenego disparando su arco

En el 896, la misma alianza de búlgaros y pechenegos derrota a Bizancio y el territorio de los pechenegos se extendió hasta el río Siret.

Por los siglos IX y X, controlaban gran parte de las estepas de Eurasia y el suroeste de la península de Crimea. Aunque un factor importante en la región en el momento, como la mayoría de las tribus nómadas su concepto del arte de gobernar no pudo ir más allá de los ataques al azar contra sus vecinos o como mercenarios de otras potencias.

Según el Cuento de los años pasados “En el año 6423 (915). Por primera vez, los pechenegos llegaron a la tierra rusa y, después de haber hecho las paces con Igor, fueron al Danubio. Es cierto que el acuerdo no duró mucho: a partir de 920, los pechenegos comenzaron a atacar regularmente a Rusia, para devastar las regiones del sur del estado de Rurikida, capturando prisioneros, ganado y alimentos. Representaban un peligro particular para los tramos inferiores del Dnieper y los rápidos del Dnieper, parte de la ruta de los varegos a los griegos«.

Estos los describieron en la «Historia del Estado Ruso» Nikolai Karamzin: “Sin saber de agricultura, viviendo en tiendas, carros o vezhas, los pechenegos buscaban las únicas praderas gordas para los rebaños; también buscaron a los vecinos ricos para robar; famosos por la velocidad de sus caballos; armado con lanzas, arcos, flechas, rodeaban instantáneamente al enemigo y se escondían instantáneamente de la vista; se adentraban a caballo en los ríos más profundos o usaban grandes pieles en lugar de botes. Vestían ropas persas y sus rostros mostraban ferocidad”.

En el siglo X, los pechenegos comenzaron una relación difícil con la Rus de Kiev. Las caravanas comerciales que viajaban desde la Rus de Kiev a lo largo del Dnieper y el mar Negro a Constantinopla tenían que estar bien armadas porque los pechenegos a ambos lados acechaban en las orillas del Dnieper y a lo largo de la costa.

Durante más de dos siglos los pechenegos lanzaron redadas aleatorias en las tierras de la Rus, que a veces desembocaron en guerras a gran escala.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/rusos-atacados-por-una-tribu-de-pechenegos-1009x1024.png 1009w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/rusos-atacados-por-una-tribu-de-pechenegos-296x300.png 296w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/rusos-atacados-por-una-tribu-de-pechenegos-768x779.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/rusos-atacados-por-una-tribu-de-pechenegos-1514x1536.png 1514w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/rusos-atacados-por-una-tribu-de-pechenegos-100x101.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/rusos-atacados-por-una-tribu-de-pechenegos.png 1639w
Rusos atacados por una tribu de pechenegos en el río Dnieper
Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-04-19. Última modificacion 2022-05-12.
Valora esta entrada