Edad Media Los pechenegos Emigración de los pechenegos

Cargando anuncio...

A mediados del siglo IX, los oghuz formaron una coalición con otras dos tribus, los kimekos y los kharlukhs, con el fin de apoderarse del territorio pechenego. Como resultado, los pechenegos que ocupaban la región de Levedia fueron forzados a desplazarse hacia el oeste a través del Volga a la región Etelkóz, ocupada por los magiares.

Los pechenegos convirtieron en un importante activo para la política bizantina de divide et impera entre los bárbaros del norte después de su llegada a Etelkóz. Su presencia llamó pronto la atención de los diplomáticos bizantinos, quienes trataron de utilizarlos como intermediarios comerciales entre la thema de Cherson (Crimea) y los pueblos sedentarios del norte, y como fuerzas militares que ayudaran al Imperio en caso de ataque de los búlgaros o rusos. Sin embargo los pechenegos consiguieron mantener su independencia aliándose con unos y otros según sirviera a sus intereses.

En 894, Simeón, el zar de Bulgaria, quiso controlar el comercio en los Balcanes, que amenazaba el poder del Imperio Bizantino. Cuando las tropas búlgaras invadieron Bizancio y se trasladaron a Constantinopla, el Imperio Bizantino, cuyo ejército estaba preocupado en una guerra árabe, pidió ayuda a los magiares.

Emigración de los pechenegos en 995

Emigración de los pechenegos en 995. Fuente: Philip’s Atlas of Worls History

El emperador bizantino León VI el Sabio, siguiendo la máxima “el enemigo de mi enemigo es mi amigo”, envió pronto a Niketas Skleros, uno de sus embajadores, a negociar con los húngaros de Árpád en la región meridional del Danubio una posible alianza contra el Imperio Búlgaro. Tardó largo tiempo en llegarse a un acuerdo, y mientras tanto los húngaros comenzaron a hacer incursiones exploratorias cada vez más frecuentes en las regiones de la Europa Oriental.

Estas incursiones fueron organizadas en muchas ocasiones por el otro príncipe húngaro, Kuruszan o Kurszán, llegando a regiones occidentales que ya estaban fuera del dominio bizantino.

Nicéforo Focas ocupaba la frontera sur y la flota imperial bizantina bloqueaba la desembocadura del Danubio y transportaba a los magiares liderados por el hijo de Árpád, Liüntika, en su cruce del Bajo Danubio, probablemente en algún lugar cerca de la actual ciudad de Galati, a pesar de que los búlgaros habían cortado el río con cadenas y cuerdas. Los magiares derrotaron a los búlgaros en algún lugar al norte de Dobruja y el propio Simeón tuvo que huir a la gran fortaleza Drastar (actual Silistra), que defendió con éxito, los magiares llegaron a las afueras de la capital Preslav, saqueando la zona y después de la venta de los cautivos a los bizantinos se retiraron al norte del Danubio.

Simultáneamente con el ataque de Hungría desde el norte, los bizantinos invadieron Bulgaria desde el sur. El zar Simeón mandó enviados al Imperio Bizantino para proponer una tregua, los bizantinos enviaron León Choirosphaktes a Preslav para negociar los términos y el rescate de los prisioneros, Simeón aprovechó la tregua de la negociación para negociar con los pechenegos.

Tuvo éxito y los pechenegos reunieron un enorme ejército y marcharon hacia la frontera nororiental del país. En 896 ambas fuerzas se enfrentaron en la batalla del Buh Meridional, que fue inusualmente larga y feroz, pero al final los magiares sufrieron una derrota devastadora, se dice que perdieron 20.000 efectivos, como resultado de esta derrota, los magiares fueron forzados a retirarse de Etelkóz. Los pechenegos destruyeron los lugares de residencia de los húngaros, los que sobrevivieron al doble ataque se vieron forzados pronto a huir hacia el oeste, a los territorios en el sur del Principado de la Gran Moravia.

Guerrero pechenego disparando su arco

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-04-19. Última modificacion 2017-06-21.