Edad Media Los pechenegos Final de los pechenegos

Reacción bizantina

Los bizantinos empezaron a responder. Una unidad de 1.000 pechenegos fue emboscada y aniquilada por Taticius. En diciembre de 1.090, los pechenegos se dirigieron a Tracia Oriental, cerca de Mármara. Alejo les estaba esperando y se libró una gran batalla entre ellos, aunque su resultado fue indeciso. Alejo se retiró 30 kilómetros al oeste de Constantinopla, donde reorganizó sus fuerzas. Una nueva batalla se libró el día siguiente. Esta vez los pechenegos fueron derrotados, sufriendo 7.000 bajas.

El emperador dio descanso a su ejército durante 3 días y se dirigió a Jurulo donde acampó en una fortaleza. Los pechenegos le siguieron y acamparon en las llanuras, entre la fortaleza y el río. Allí, Alejo, al ver que sus fuerzas no eran suficientes, pensó en un truco. Durante la noche, colgó unas ruedas de piedra con cuerdas en los muros. Por la mañana, el ejército imperial marchó contra los pechenegos. Los pechenegos atacaron a los bizantinos que se retiraron con el fin de llevar a cabo su plan. De repente, las trompetas sonaron y el ejército bizantino se dividió en 2 unidades, dejando suficiente espacio entre ellos. Ese momento, los soldados cortaron las cuerdas y las ruedas comenzaron a rodar hacia abajo, matando a todos los pechenegos frente a ellas. Al mismo tiempo, los soldados matando a los que habían caído de sus caballos. El resto de ellos se retiró.

A pesar de la derrota, los pechenegos estaban de nuevo listos para la batalla al día siguiente. Esta vez, el ejército imperial, con su moral en su punto más alto, salió de la fortaleza y atacó a los nómadas. La victoria bizantina fue abrumadora.

El invierno había llegado finalmente. Alejo decidió regresar a Constantinopla dejando parte de su ejército bajo el mando de los generales Ioannakes y Nikolaos Maurokatakalon con el objetivo de mantener a los pechenegos a raya y reclutar más hombres. Era obvio que con la llegada de la primavera, habría una batalla decisiva.

Batalla de Levounion (1091)

La opinión pública había presionado a Alejo por los resultados y era obvio que una sangrienta batalla estaba en marcha. Senadores, oficiales, soldados, el clero y los ciudadanos estaban decididos a poner fin a los pechenegos de una vez por todas. La presión seljúcida en Asia Menor empezaba a ser y había que tratarla.

Alejo Comneno buscó la ayuda de Occidente y de Oriente. En un mensaje a los estados occidentales, escribió “El Santo Imperio de los cristianos griegos es presionado con fuerza por los pechenegos y los turcos. Saquean a diario y se hacen con los territorios. Los asesinatos y profanaciones cometidas contra los cristianos, los horrores que los esperan son innumerables y tan terribles para el oído que son capaces de revolver el aire…. Casi toda la tierra de Jerusalén a Grecia y toda Grecia con sus regiones superiores (asiáticos) … han sido invadidas …. Constantinopla es amenazado por tierra y por mar“.

Reclutó mercenarios consiguiendo 5.000 valacos y 500 flamencos, pero sobre todo hizo un llamamiento a los cumanos para que se uniesen a él en la batalla contra los pechenegos, que aportaron 40.000 efectivos a cambio de oro y botín de guerra.

Después de reclutar tracios, macedonios, guarniciones de Grecia central, Peloponeso y las islas del norte del Egeo, con los mercenarios y la Tagmata Imperial y la Guardia Varega, reunió unos 50.000 efectivos, salió de la ciudad en abril de 1.091 y marcharon hacia el interior de Tracia.

El ejército imperial se mantuvo en el campamento durante algún tiempo y luego partió con el fin de capturar un paso en el río Filocalus. A su camino el ejército se encontró con una fuerza pechenega y se enfrentaron con ellos. Las fuerzas imperiales prevalecieron pero no se quedaron allí por mucho tiempo. Se dirigieron hacia una zona llamada Levounion, donde un colina se alzaba en medio de las llanuras. El martes 29 de abril de 1.091, después de haber rezado durante la noche, el ejército salió del campamento y desplegó una enorme formación de batalla de 95.000 hombres. Delante tenían toda la fuerza pechenega, unos 110.000 hombres, acompañados de sus esposas e hijos, que se encontraban detrás en un enorme laager o círculo de carromatos que utilizaban como fortaleza. Alejo arengó a sus soldados para el ataque, la formación para la batalla tenía forma de media luna, con las tropas más fuertes en el centro y los cumanos y tropas ligeras en las alas. Cayeron sobre los pechenegos con tremenda fuerza e intensidad. Las líneas pechenegas se rompieron en pocos minutos y se refugiaron en el laager para defenderse allí.

Los cumanos y los bizantinos abrieron brechas en el laager y se desplegaron sobre el campamento enemigo, matando a todos a su paso.

Batalla de Levounion 1091. Entre bizantinos y pechenegos

Al anochecer, una nación entera había sido exterminada. 60.000 pechenegos yacían muertos, en las llanuras de Tracia. Las bajas del ejército bizantino ascendieron a 12.000 hombres, mientras que las de los cumanos fueron unos 6.500. Los hombres, mujeres y niños capturados ascendieron a 50.000. Fueron asesinados esa misma noche, probablemente siguiendo una orden del emperador. Esta fue la batalla más sangrienta del siglo XI, y una de las más sangrientas de la época medieval. Los pechenegos fueron totalmente destruidos, y las posesiones del Imperio Bizantino en Europa estaban ahora seguras.

Batalla de Levounion (1091). La Guardia Varega asaltando el laager pechenego.

Los sobrevivientes que huyeron fueron capturados por los bizantinos y puestos al servicio imperial, siendo asentados en la región del río Vardar. Hay informes indican de que Alejo I organizó una tagma de pechenegos.

Parece que el emperador Alejo I nombró jefes pechenegos o cumanos bautizados para luchar contra los pechenegos bajo el mando de jefes rivales. Fue la lección aprendida de los acontecimientos de 1.045 – 1.047, seguramente se podía explotar esas rivalidades, pero sólo cuando los comandantes pechenegos estaban integrados en la estructura militar regular del ejército bizantino, ya fuera a nivel central o regional.

Patzinakia apareció como un distrito autónomo en Paradunavon, en algún lugar al sur de Dristra. A continuación, los pechenegos fueron asentados en zonas más distantes, y se utilizaron principalmente para la defensa de las carreteras en las regiones Morava y Vardar. En algunos casos, las tropas pechenegas fueron enviadas al frente oriental contra los seljúcidas. Las tropas pechenegas eran aparentemente fiables sobre todo en misiones auxiliares, tales como aquellos en los que estaban involucrados, como una especie de policía militar, durante las tres primeras cruzadas.

Batalla de Beroia o Stara Zagora (1.122)

En 1.122, los pechenegos de las estepas rusas invadieron de nuevo el Imperio Bizantino, cruzando la frontera del río Danubio y entraron en el territorio bizantino. Según Michael Angold, la invasión se llevó a cabo posiblemente con el apoyo de Vladímir II Monómaco (1113-1125), gobernante de Kiev. Los pechenegos habían sido auxiliados. De todos modos, la invasión fue una amenaza para el dominio bizantino sobre el norte de los Balcanes. El emperador Juan II Comneno de Bizancio (1118-1143), decidido a combatir contra los invasores, trasladó a su ejército desde la frontera de Asia Menor (donde los bizantinos estaban luchando contra los turcos) hasta el norte para combatir a los pechenegos.

El emperador bizantino reunió unos 20.000 efectivos cerca de Constantinopla entre los que se encontraban el khan Boyak y sus cumanos, y se dispusieron a enfrentarse al ejército de los pechenegos tan pronto como le fuese posible. Mientras tanto, los pechenegos que disponían de unos 30.000 efectivos, habían establecido un campamento cerca de Beroia (Stara Zagora), en Tracia (actual Bulgaria). El emperador en un primer momento ofreció un tratado de paz con condiciones favorables a sus intereses, con el fin de ganar tiempo y engañarles para que estuvieran confiados.

Al amanecer Juan II formó sus fuerzas, los pechenegos advirtieron la formación, salieron de su laager o campamento fortificado con carromatos entre los que había espacios para dejar salir la caballería, y empezaron a lanzar sucesivas oleadas de jinetes arqueros contra la formación, lanzando gritos de guerra y una lluvia de flechas.

Según Coniates el ejército bizantino se mantuvo firme, habían formado una falange (probablemente se refiere a un muro de escudos) para aguantar la lluvia de flechas.

Los jinetes arqueros, confiaban en el laager para resguardarse para descansar y reabastecerse de flechas.

El ejército bizantino avanzaba poco a poco protegido pos su muro de escudos, posiblemente detrás estaba situada su caballería para proteger los flancos y retaguardia. Juan fue herido por una flecha en una pierna, la Guardia Varega lo protegió mientras era atendido y se mantuvo la disciplina y cohesión.

Los bizantinos poco a poco consiguieron hacer retroceder a los pechenegos y obligarlos a resguardarse dentro del laager, hasta que su caballería no pudo salir.

Una vez rodeados y los pechenegos sintiéndose seguros en su campamento fortificado, Juan dio la orden de asaltar el campamento, los pechenegos eran casi todos jinetes y no estaban acostumbrados a la lucha cuerpo a cuerpo en el suelo. Comenzó el asalto general y en un momento dado, el emperador bizantino ordenó a su Guardia Varega que interviniese en la batalla, los varegos con sus hachas danesas de un solo filo, consiguieron abrir brechas en el laager, por el que penetraron las fuerzas, provocando su derrota. La victoria bizantina fue completa, y los supervivientes pechenegos fueron hechos prisioneros o alistados en el ejército bizantino.

Batalla de Beroia o Stara Zagora (1122). La Guardia Varega masacrando a los pechenegos que se habían refugiado en su laager. Una mujer trata de evitar que maten a un jinete pechenego caído. Autor Giuseppe Rava

Los cumanos aprovecharon para ocupar el territorio de los pechenegos, lo que supuso el fin de la amenaza de los pechenegos. Durante un tiempo, comunidades significativas de pechenegos aún permanecieron en Hungría.

Batalla de Brassovia

Se deconoce la fecha y los detallas de esta batalla, solo están las palabras del general griego, Demostheian de Beocia, relató la fatídica batalla y última resistencia del ejército pechenego, la batalla de Brassovia:

Nuestro anfitrión llegó a la región, el corazón del dominio pechenego de madrugada. La hierba bajo nuestros pies estaba cubierta de una fina escarcha, brillando como gemas en el sol naciente Allí nos quedamos. Mi ejército, que contaba con millares, aunque parecían tantos, eran sólo una parte de las grandes masas que se reunían en este lugar para la batalla que decidiría la historia de la región.

El enemigo acorralado tomó su posición en una fortaleza, conocida como “Barasu” en su lengua, situada alta y orgullosa en el borde de las montañas de los Cárpatos. Los magiares desde el noroeste golpearon primero, con sus poderosos arcos cortos lanzaron una lluvia mortal sobre las almenas enemigas, seguido pronto por nuestros propios toxopholites (arqueros). Pronto, cien mil soldados treparon sobre las murallas de Barasu era una corriente sin fin de hombres con cota de malla con lanzas y espadas. Era un espectáculo como ningún otro se he visto; en la víspera de la batalla, el frío penetrante todavía en el aire, había una neblina en el campo de batalla procedente de la sangre caliente que que se había derramado en la llanura procedente de decenas de miles de soldados muertos.

Cuando el khan pechenego cuyo nombre aún desconozco, cayó muerto en el suelo por una flecha magiar, las tropas restantes se rindieron ante el poder superior de los tres ejércitos. Acordaron deponer las armas, ser bautizado por los sacerdotes de los séquitos cristianos, y servir como soldados bajo el rey magiar. Pronto, los restos de los ejércitos que quedan hicieron lo mismo, lo que significó el fin del khanato”.

Batalla de Brassovia, supuso el final del último khanato pechenego

Últimos pechenegos

En el siglo XII, según el historiador bizantino John Kinnamos, los pechenegos lucharon como mercenarios para el emperador bizantino Manuel I Comneno en el sur de Italia contra el rey normando de Sicilia, Guillermo el Malo. Un grupo estuvo presente en la batalla de Andria en 1.155.

Los colonos pechenegos en la región entre Nis y Sofía constituyeron una fuerza militar para realizar escaramuzas y defender el camino hasta el final de la administración bizantina en aquella parte de los Balcanes. Cuando en el verano de 1.189, los participantes en la Tercera Cruzada se desplazaban a lo largo del camino entre estas ciudades, fueron atacados por muchos grupos, entre los cuales algunos fueron pechenegos (pincenati): “Después de haber cruzado el Danubio, el emperador llegó a los puertos de montaña más alejados de Bulgaria. Hunos y alanos, búlgaros y pechenegos aparecieron de repente emboscando a las gentes del Señor. Estas personas se han convertido en bandidos debido a la accesibilidad y al difícil terreno de sus regiones”.

Esta historia fue escrita en 1.222 sobre la base del relato de un testigo; también es la última mención de pechenegos en el Imperio. La “Bulgaria” mencionada en este relato es, obviamente, el thema bizantino con el mismo nombre, no el estado con el mismo nombre. Las escaramuzas en los puertos de montaña también son mencionadas para esta expedición particular por Ansbertus, según el cual las emboscadas habían sido establecidas siguiendo las órdenes específicas del emperador Isaac II Comneno.

Se estima que las guerras pechenegas costaron al Imperio más de 80.000 hombres que hubieran podido ser útiles contra los seljúcidas. Las víctimas civiles entre las poblaciones griegas de Macedonia y Tracia son desconocidas. La destrucción de la propiedad, la agricultura y la ganadería fue inimaginable dado que el campo estaba completamente desolado.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-06-21. Última modificacion 2017-06-21.