Edad Media Los turcos Imperio Seljúcida, Selyúcida o Seljuquí (1037-1281)

Antecedentes

Los seljúcidas, selyúcidas, seljucos o seljuquíes fueron una dinastía turca de los oghuz que  reinó en los actuales Irán e Irak, así como en Asia menor entre mediados del siglo XI y finales del siglo XIII. Llegaron a Anatolia procedentes del Asia Central a finales del siglo X, causando estragos en las provincias bizantinas y árabes, que acabaron con el Califato abasí y debilitaron considerablemente al imperio Bizantino con su empuje religioso hacia Occidente.

Eran en origen un clan de la tribu turca oghuz de los kinik, asentada al norte del mar de Aral. En el siglo X se convirtieron al islam y migraron hacia el sur dirigidos por un jefe llamado Seljuq ibn Duqaq, del que procede el nombre de la dinastía. Seljuq originario de la zona de Djand (al este del Mar de Aral), sumándose al proceso migratorio, a través de Transoxiana, adónde entró al servicio de un emir samani, primero, y de un karakhani o qarajani después.

Desde esa posición los recién llegados aventureros pudieron admirar los progresos que habían alcanzado algo más al sur sus primos cercanos, los raznevíes de Ghazni. La visión de tales logros les hizo emigrar una vez más y establecerse en el Jurasán (1.025), adonde ocuparon el espacio vacío que había dejado otra tribu de turcomanos que ahora viajaba rumbo a Mesopotamia.

Guerreros seljúcidas siglo XII: 1 Líder turco; 2 ghulam del oeste de Irán; 3 tamborilero. Autor Angus McBride

Guerra con los gaznávidas o gaznavíes

A la muerte de Seljuq, su hijo Israil prosiguió el avance al sur, chocando con el gran sultán Mahmud, de la dinastía de los gaznávidas, quien contuvo el avance seljúcida derrotando y haciendo prisionero a Israil. Igualmente, Mahmud los contuvo, pero no los aniquiló, y a su muerte (1030), aprovechando la crisis sucesoria de los gaznávidas, los nómadas seljúcidas retomaron su avance con más fuerza. El descontrol reinante fue aprovechado por Sagri y Tugrul para capturar de las grandes ciudades de Merv, Tus, Nisapur y Tabas.

Batalla de Dandanaqan (1.040)

Cuando los gaznávidas pretendieron reaccionar, su pesada caballería resultó aniquilada por los versátiles jinetes seljúcidas en la batalla de Dandanaqan  (1.040), al sudeste de Merv.

Terminó con una victoria de los seljúcidas y con el fin del dominio gaznávida en Jorosán Los nietos de Seljuq Togrül y su hermano Chaghrï, comandaban un gran ejército formado cuando su tío Arslan Isrâîl trabajó como mercenario de los gaznavidas, y se convirtieron en una amenaza para los territorios del sultán; los seljúcidas comenzaron a saquear las ciudades fronterizas, atacaron Jorasán, cruzaron el río Amur Daria y ocuparon las dos grandes ciudades de Jorasán Merv y Nishapur, donde Togrül se proclamó emir en 1.028. La tribu comenzó a hacer incursiones por todo el norte de Irán, ocupando ciudades y exigiendo un rescate por ellas. El sultán gaznávida Masûd I (hijo de Mahmud resolvió obligarles por a la fuerza a abandonar sus territorios. Durante la marcha del ejército de Masûd a Sarajs, los seljúcidas hostigaron a sus fuerzas con éxito mediante la utilización de la guerra de guerrillas. También atacaron las líneas de abastecimiento de los gaznavidas y les impidieron el acceso a los pozos de agua, minando la disciplina y la moral del ejército. Por último, el 23 de mayo de 1.040, 20.000 soldados seljúcidas entraron en combate contra 50.000 soldados y 60 elefantes gaznávidas en Dandanaqan, ciudad situada entre Merv y SarajsTres días de batalla terminaron con la victoria de los seljúcidas, Masûd apenas pudo escapar del campo de batalla con 100 jinetes, huyó a la India perseguido por Sagri, regalando Jurasán y parte de Sistán a sus vencedores.

Batalla de Dandanaqán (1040). Museo Askari de Estambul

Togrül entonces instaló a Chagri en el gobierno de Jorasán para prevenir una reconquista gaznávida, y se movió para conquistar las planicies iraníes entre 1040-1044, tomando Ravy y Hamadán en 1046, e Ispahán, que se convertiría en su capital, en 1.050.

Máxima expansión

El siguiente paso de los seljúcidas, autoproclamados defensores de la ortodoxia sunni, fue acudir en defensa del Califa Abásida contra el enemigo herético de los chiítas, personificados por los buwayhíes (buyíes) de Irak y los fatimíes de Egipto.

Guerreros buwayhíes (buyíes) siglo IX-XI, eran chiíes de Irak y por tanto considerados heréticos por los seljúcidas: 1 Oficial de un regimiento ghulám de caballería; 2 oficial subalterno ghulám de caballería; 3 elefante en parada. Autor Graham Turner

La entrada en Bagdad de Tugrül, acontecida en 1.055, fue saludada con júbilo por los sunitas, que se mostraron encantados ante el desmoronamiento de la autoridad de sus adversarios, acontecido sobre todo tras la derrota del despreciado visir al-Basasiri. Hacia 1.058 Tugrül se había convertido, con la venia del Califa, en rey y sultán de Oriente y Occidente, mientras sus primos y tíos establecían precarios emiratos entre Yuryán y Azerbaiján. Los territorios que administraba entraron en contacto con los bizantinos de Armenia y Anatolia y las posesiones fatimíes de Palestina.

En 1.054 Toghrul de Beg condujo a sus tropas en el distrito de Van y se extendió devastación en todas partes. El Rey, Gagik-Abas, fue derrotado en la batalla y se refugió detrás de las paredes de la ciudad. El jefe de Turquía y luego se volvió hacia el noroeste y puso sitio a la ciudad de Manazkert, pero ese lugar fue salvado a través de una resistencia heroica liderada por Vasil, el hijo del gobernador de la ciudad de Armenia. Toghrul tomó venganza por el saqueo de la ciudad de Ardzké, al norte del lago de Van. Kars había sido tomada y destruida por medio de Ibrahim, pero su rey Gagik-Koriké estaba a salvo en la ciudadela de Kars, construida sobre una roca inexpugnable.

En 1.047 Togrül Beg lanzó sus hordas en las provincias orientales del Imperio bizantino. Su primo Koutulmish y su sobrino Hassan fueron derrotados, pero su hermano Ibrahim Yimal devastó Vaspurakan al oeste del lago Rezaye, a continuación, marchando hacia el norte, se dirigió a Ardzen, una ciudad de 800 iglesias y de inmensa riqueza, que no estaba amurallada, arrasándola y asesinando a unas 150.000 personas entre hombres, mujeres y niños.

Expansión del Imperio Seljúcida o Selyúcida

Batalla de Kapetron o Kapretou (1052)

Tras la destrucción de Arzen, el emperador bizantino Constantino IX envió al señor guerrero georgiano Liparit IV, duque de Trialeti, a quien los bizantinos habían ayudado en su lucha contra el rey georgiano Bagrat IV, para unirse contra el avance de los turcos seljúcidas.

Se reunió un ejército bizantino-georgiano de unos 50.000 efectivos, bajo el mando de los generales bizantinos Aarón y Katakalon Kekaumenos, y el georgiano Liparit IV, que se encontraron con los seljúcidas en Kapetron o Kapetrou (actual Hasan Kale).

En una feroz batalla nocturna, los aliados cristianos lograron repeler a los turcos, y Aarón y Kekaumenos, al mando de los dos flancos, persiguieron a los turcos. En el centro, sin embargo, Yinal logró capturar al príncipe georgiano Liparit, un hecho de que los dos comandantes bizantinos no fueron informados hasta después de que dieron gracias a Dios por su victoria.

Arquero seljúcidas contra cumano. Arqueros seljúcidas (1 estilo iranio y 2 estilo árabe) contra arquero cumano (3), posiblemente mercenario del ejército bizantino. Autor Angus McBride

Sin embargo, Ibrahim Yiinal pudo salir con relativa seguridad del territorio bizantino, cargado de botines y cautivos. El emperador envió posteriormente dinero para el rescate, pero al sultán Togrül que lo rechazó, sin embargo, y liberó a Liparit a condición de que nunca volvería a luchar contra los seljúcidas.

En 1.053 Constantino se vio obligado a licenciar a sus tropas armenias por razones económicas, dejando la frontera oriental del Imperio mal defendida.

Asedio de Mantzikert (Malazgirt)

Tugrül a continuación derrotó a los armenios en Kars y tras tomar Arjish a avanzó a la fortaleza de Mantzikert (Malazgirt), poniéndola bajo asedio. Al no poderla tomar al asalto, acercó una inmensa máquina que había sido utilizado por Basilio II y que requería para su arrastre de 400 hombres. El gobernador de la ciudad se atemorizó al verla y ofreció una cuantiosa cantidad de dinero a quien la destruyera. Un mercenario franco se prestó a ello. Ató un papel en la punta de su lanza y ocultó entre sus ropas tres frascos de nafta, y saliendo de la ciudad se dirigió a la ballista. Los seljúcidas le tomaron por un emisario e imaginaron que se acercaba a la máquina de guerra por curiosidad. Pero cuando se encontraba en frente de la máquina y para consternación de los turcos, sacó los frascos de nafta y los arrojó contra la máquina, incendiándola regresando al galope. Tugrül tuvo que levantar el asedio no solo por la destrucción de la máquina, sino también por las numerosas máquinas que disponían los defensores.

En 1.058 Togrül avanzó hasta Melitine en el oeste de Armenia, sin encontrar mucha resistencia. En aquel momento, se vio obligado a retirarse debido a una escasez de provisiones. Los armenios se aprovecharon dar algunos golpes contundentes a los invasores en los desfiladeros de montaña, infligiendoles graves pérdidas. Sin embargo, Togrül capturó la ciudad de Sivas en el verano siguiente (1.059), la redujo a ruinas y sacrificó la mayor parte de la población. Los sobrevivientes fueron llevados como esclavos, y el ejército seljúcida volvió a cruzar el río Halys (Kizil Irmak) con un inmenso tren de botín, incluyendo carromatos cargados de oro, plata y tejidos ricos de Sivas había sido un centro comercial de gran importancia.

Recaptura de Bagdag

Los chiítas, sintiendo la persecución fanática de los ghazis, cerraron filas en torno al desterrado visir al-Basasiri y empezaron a crear problemas desde sus bases en Siria. Una revuelta por parte de fuerzas turcas bajo su hermanastro Ibrahim Yinal llevó a un levantamiento en contra de los seljúcidas y la pérdida de Bagdag a manos de los fatimidas en 1.058, apoyado por refuerzos del califa de El Cairo, consiguió recuperar Bagdad y expulsar a la corte abasida, que fue acogida en el exilio por un jeque árabe.

Seljúcidas contra persas. Autor Mitec Jakubiec

No obstante, Tugrül no se desesperó. Contaba aún con la aceptación de la mayoría de sus parientes (entre ellos, los hijos de su hermano Sagri) y con el apoyo de algunos jefes turcomanos por lo que, valiéndose de este respaldo, se decidió a eliminar, de una vez y para siempre, las amenazas que se cernían sobre su liderazgo. Así, pues, marchó en primer lugar contra los revoltosos que habían subvertido el orden en Mesopotamia.

Su campaña se cerró con una victoria rotunda sobre sus rivales chiítas: al-Basasiri fue perseguido hasta Siria y el Califa Abasida restituido en su palacio de Bagdad. Fue entonces cuando Tugrül, celebrando la restauración de sus dominios en Mesopotamia (1.059), llevó a sus jinetes hasta las murallas de Sebastea, en el corazón de Anatolia.

Alp Arslan (1063-1072)

Tugrül Beg murió en 1.063. Había llegado a convertirse en el primer sultán de los grandes seljúcidas. Fue sucedido, no sin que antes mediaran luchas fratricidas, por uno de sus sobrinos, Alp Arslan (que significa león atrevido)

Alp Arslan

Alp Arslan al frente de su ejército

El plan de Arslan era hacerse dueño de las provincias invadidas, expulsando a los que cultivaban la tierra, con el fin de ser ocupado por sus propias tribus nómadas. Pueblos, alquerías, y plantíos fueron incendiados; los pozos fueron cegados con el fin de que los habitantes se confinaran en las inmediaciones de las ciudades fortificadas. Mediante este sistema consiguió despoblar muchas provincias de Asia Menor, que quedaron dispuestas para la ocupación, antes de que los seljúcidas empezasen a la conquista de las ciudades.

La defensa bizantina era de hecho una red de fortalezas diseñadas para resistir los asaltos del enemigo, esperando que el enemigo se desgastase hasta la llegada de un ejército de socorro; la estrategia había funcionado contra ex-emiratos musulmanes. Sin embargo, fue ineficaz contra la movilidad de las tropas seljúcidas también perfectamente adaptadas para el combate en las zonas desérticas del este de Anatolia, condiciones similares a las existentes en Asia Central. Alp Arslan había devastado Armenia y el Caúcaso,

Destrucción de la ciudad de Ani (1064)

La ciudad de armenia de Ani cerró sus puertas cuando vio aparecer al ejército de Alp Arslan, confiando en la fortaleza de sus murallas. Bagrat, el duque armenio, que estaba al mando en nombre del emperador, rechazó los sucesivos ataques.

Cansado de asaltos infructuosos, Alp-Aslan estaba a punto de retirarse, cuando el fue abandonado por las tropas bizantinas y parte de la población, que comenzó a huir a lo largo del valle del Akhurian (Arpa-Tchai). Los turcos escalaron los sectores de la muralla no defendidos y entraron en la ciudad el 6 de junio de 1.064. Siguió una espantosa carnicería, la sangre fluía a raudales por las las calles y en los lugares públicos millares cayeron por la espada. Los que se habían refugiado en las iglesias murieron y fueron enterrados en las ruinas al incendiar los edificios quemados. Los supervivientes fueron torturados en un esfuerzo para obligarlos a revelar los escondites de sus tesoros.

El terrible holocausto continuó durante varios días hasta que el vencedor se retiró, dejando en ruinas detrás de él. Bagrat, el duque, y los soldados bizantinos habían huido al amparo de una tormenta. Alp-Arslan los reemplazó por un gobernador y una guarnición musulmana, y a continuación se dirigió a Nakitchévan, seguido por una caravana de botín y una multitud de esclavos. Entre los tesoros incautados a la capital Bagrátida fue la gran cruz de plata que se elevaba por encima de la cúpula de la catedral. Alp-Arslan quería colocarlo en el umbral de su mezquita en Najichevan, para que los “verdaderos creyentes” podrían disfrutar de la satisfacción de pisotear el emblema de Cristo cada vez que entraron en su santuario.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-03-18. Última modificacion 2017-04-05.