Edad Moderna Corea dinastía Joseón Ataques de los wakos o piratas japoneses sobre Corea

Los coreanos llamaban a los piratas japoneses waegu, que fue traducido al japonés como wako, “bandidos del país de Wa“. Durante el siglo XIII los principales piratas japoneses estaban situados en el noroeste de la provincia de Hizen en Kyushu. Eran conocidos como Matsuura, por su ubicación, y trescientos años más tarde uno de sus descendientes, Matsuura Shigenobu, su familia ahora tanto legitimada y ennoblecida, iba a convertirse en una de las puntas de lanza de la invasión japonesa de Corea. Ya en 1.227 algunas decapitación ejemplares y las posteriores invasiones mongolas de Japón dieron a Corea un siglo de respiro desde el Matsuura-to, hasta que la confusión del Nanbokucho o guerras entre emperadores rivales en el siglo XIV dio rienda suelta a los wakos para empezar de nuevo. Durante los diez años transcurridos entre 1.376 y 1.385 hubo 174 ataques wakos registrados en Corea, realizando invasiones casi anuales de las provincias meridionales de Jeolla y Gyeongsang, cuando estas zonas fueron reforzadas, emigraron hacia el norte a las zonas Chungcheong y Gyeonggi. Algunas de estas expediciones fueron unas invasiones japonesas en miniatura de Corea, con hasta 3.000 wakos, penetrando lejos de la costa, devastando Kaesong, la capital de Koryo, e incluso llegaron hasta el norte de Pyongyang. Además de saquear propiedad, los wakos se convirtieron en traficantes de esclavos, siguiendo la tradición coreana bien establecida de poseer esclavos hasta sus últimas consecuencias, enviando sus cautivos a Japón.

Banda de wako o piratas japoneses desembarcando en la costa de Corea y realizando una incursión en el interior en 1.380. Autor Wayne Reynolds

En varias ocasiones la armada coreana devolvió el golpe. En 1.380 un centenar de buques de guerra coreanos atacaron a más de 500 naves japonesas que fueron incendiados en la desembocadura del río Kum, liberando a más de 334 cautivos. Tres años más tarde el almirante Chong Chi, al mando de 47 barcos de guerra, ahuyentó a más de 100 barcos japoneses con disparos. En 1.389 una incursión exitosa se llevó a cabo en contra los piratas con base en la isla japonesa de Tsushima, pero la influencia más importante contra los wakos fue la política, ya que en 1.392, el mismo año en que se fundó la dinastía Joseón o Chosón, Japón nombró un nuevo Shogun, su nombre era Ashikaga Yoshimitsu, que reatauró las relaciones diplmáticas con la dinastía Ming de China, favoreciendo el comercio entre los dos paises y persiguiendo la piratería.

En un dramático incidente en 1.419 una gran flota wako fue emboscada en Liaodong y tal vez un millar de piratas japoneses fueron decapitados.

Expedición wako o pirata japonesa en 1419. Fueron emboscados en Liaodong y un millar de piratas japoneses fueron decapitados.

Corea lanzó ataques contra bases piratas en Tsushima en 1.419 con la expedición Gihae Oriental. La flota del general Yi Jongmu con 227 barcos y 17.285 soldados partió de la isla de Geoje hacia Tsushima, el 19 de junio de 1.419. Las rutas del ataque de Corea fueron guiados por piratas japoneses capturados. Después de desembarcar, el general Yi Jongmu primero envió piratas japoneses capturados como emisarios para pedir rendición. Al no recibir respuesta, envió a sus fuerzas y los soldados procedieron a atacar a los piratas y destruir sus bases. El ejército de Corea destruyó 129 barcos, 1.939 casas y mató o esclavizó a 135 residentes de la costa, así como rescató 131 prisioneros chinos y coreanos de manos de los piratas y 21 esclavos en la isla. El número de incursiones wakos disminuyeron drásticamente después de la expedición coreana

Al mismo tiempo, las discusiones diplomáticas tuvieron lugar entre las cortes de Choson y el shogun Ashikaga sobre las formas de frenar los wakos por medios más pacíficos. El resultado fue un informe del embajador de Corea Pak So-Saeng en 1.429 en el que recomendaba un enfoque directo a los daimyos japoneses que controlaban los territorios donde los piratas acechaban. Después de todo, como otro embajador informó en un curioso memorando en 1.444, estas personas vivían en una tierra estéril que constantemente estaban amenazados con el hambre, por lo que la piratería era natural para ellos.

Wako o pirata japonés enfrentándose a un soldado coreano

Como resultado de estos esfuerzos diplomáticos actividades de piratería disminuyeron y los vínculos comerciales entre Japón y Corea se desarrollaron. El más importante desarrollo fue el establecimiento de puestos comerciales japoneses en la misma Corea. A finales del siglo XV comunidades japonesas eran florecientes en los tres puertos (Sampo) situados en la actual Busan, Chinhae y Ulsan, donde se les permitió residir oficialmente. Sus poblaciones crecieron rápidamente, y un censo de 1.494 reveló, que estos puestos de comercio ahora tenían nueve veces el número de hogares japoneses que originalmente se había permitido. Exentos de impuestos en Corea, los residentes japoneses negocian, cosechaban, pescaban y adoraron con gran entusiasmo y energía, haciéndose muy ricos. Esto empezó a preocupar a la corte de Joseón.

Tanto éxito tuvieron estos asentamientos japoneses, que comenzaron a plantear una grave amenaza económica para el propio comercio de Corea. Los ataques a los barcos coreanos, incendios y una redada en la isla de Kadok estroperan la primera década del siglo XVI, y en 1.510 tal conducta ya no se podíade ignorarse oficialmente. En medio de amenazas de represalias contra este escandaloso comportamiento japonés, el gobierno coreano en contacto con el daimyo So, a quien muchos de los residentes japoneses pagaban los únicos impuestos, y le ordenaron para poner fin a las actividades ilegales de los colonos, o de lo contrario todos los residentes japoneses de los Tres Puertos que excedián del número autorizado, serían expulsados.

La reacción japonesa fue un levantamiento disfrazado como una revuelta espontánea durante la cual las oficinas coreanas de las magistraturas en Chinhae y Busan (Pusan) fueron tomadas. Mientras tanto un ejército enviado desde So, fue un observador desde lejos, y no hizo nada para sofocar el motín y en su lugar atacó la isla Koje. A continuación, la zona de influencia de los Tres Puertos fue devastada por una incursión waka, después de lo cual los japoneses reunieron sus fuerzas en Chinhae con la intención de obligar al gobierno coreano a dar marcha atrás. En cambio, el ejército de Corea los atacó. Aunque engorroso para organizarse debido a la dificultad de mover los hombres de las fortalezas de la guarnición a los puertos, el sistema de defensa chin’gwan que dependía de la responsabilidad local, sirvió a su propósito, y los insurgentes japoneses fueron derrotados y se cortaron 295 cabezas. Los puestos comerciales japoneses fueron expulsados, y los sobrevivientes huyeron a Tsushima.

Barco tipo Kemminsen, pese a ser una sencilla embarcación mercante, era también empleado por su ligereza y maniobrabilidad por los piratas y contrabandistas.

Las relaciones con la isla de Tsushima fueron restauradas a los dos año de este alarmante incidente. El So, como era de esperar, tenía sus alas cortadas, con el número de buques con licencia reducidos y los asentamientos japoneses restringidos en Chinhae, aunque Busan fue restaurado como un puerto tratado en 1.521. Frustrado en su comercio, otros japoneses, aunque no fueron el So, reanudaron sus actividades piratas, que en realidad ayudaron a la causa del So recordando a los coreanos cuanto necesitaban al So como policías de los mares.

Corea también tivo un respiro temporal de la piratería por una diferente razon, ya que los wakos había comenzado a girar su atención hacia China una vez más, con 467 incidentes registrados solo en 1.550. Para entonces, sin embargo, hubo tantos piratas chinos como japoneses implicados en los ataques, y al igual que sus predecesores del siglo XIV, los esclavos formaban parte del botín. Una nueva ola de actividades piratas llegó a Corea en 1.555, cuando una incursión masiva se lanzó en contra de la costa de Cholla por 70 barcos del archipiélago de Goto y de la zona de Matsuura. Esta acción, la última de las incursiones wako a gran escala, resultó casi ser un ensayo general para la invasión japonesa de Corea. Por un lado se podía ver el colapso de resistencia coreana. Esperando la llegada de su comandantes desde Seúl, las tropas coreanas cedieron según avanzaban los japoneses, y cuando llegó el general, éste no tenía ejército para hacerles frente, sólo soldados fugitivos se escondían en los bosques y no había reserva. En el lado japonés había más de un irónico precedente, debido a que los hijos de estos mismos jefes piratas estarían de vuelta en aguas de Corea en menos de medio siglo, pero no como piratas, sino transformados en la armada leal y legítima del daimyo japonés, a cuyo servicio proporcionarían el transporte, los buques de guerra y algunos de los luchadores más feroces para la mayor redada wako de todos los tiempo: la invasión de Corea por Hideyoshi.

Armamento de los wakos o piratas japoneses. De izquierda a derecha: katana, arco, y un arcabuz tipo tanegashima. El de enfrente lleva una armadura samurái y puede que sea un ronin, en el suelo un soldado coreano

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-10-04. Última modificacion 2017-10-04.