Edad Moderna Guerra Anglo-española (1585-1660) La marina inglesa en la Edad Moderna

Antecedentes

El experimento inglés de diferentes tipos de gobierno comenzó a desarrollarse durante este período. Los principales consejeros del monarca se convirtieron en el Consejo Privado de Inglaterra, el cuerpo central del gobierno de los Tudor y los Estuardo. Originalmente, este era un grupo selecto del consejo real, pero con el tiempo, el consejo completo se hizo demasiado grande para ser un gobierno efectivo. El principal secretario privado del monarca (más tarde conocido como el Secretario de Estado durante el siglo XVI) era responsable de todas las funciones administrativas de la corona mientras que el tesorero de la corte real era en efecto su jefe de finanzas y responsable de todas las funciones de las finanzas relacionado con la contabilidad y la auditoría.

En 1.546, cuando la armada inglesa se expandía, en ese momento no había ningún organismo oficial establecido para gestionarlo eficazmente. Esto condujo a la creación de un consejo de asesores del lord almirante de Inglaterra conocido como el “Consejo de la Marina” formado por un grupo de los funcionarios judiciales con el consentimiento del rey Enrique VIII que actuaría como un comité asesor, este consejo se convertiría en la Junta de Marina. Esta nueva Oficina de la Armada sería el primer intento permanente de establecer una administración naval efectiva; el mandato de la junta era la construcción de buques, el mantenimiento de los buques, incluidas las reparaciones, y el control y la administración de los muelles reales.

Los orígenes de la Junta de la Armada realmente datan del primer cuarto del siglo XVI, cuando el Guardián del Rey (o el Secretario del Rey) envía al predecesor y más tarde a la oficina subordinada del lord almirante de Inglaterra se unió un Guardián del Rey. Almacenes. A medida que la administración de la armada comenzó a expandirse, se le unió un tercer oficial, el Tesorero de Causas Marinas. En 1.545 se creó un cuarto oficial (supervisor de aparejos de la armada) en ese momento el grupo trabajaba como un cuerpo llamado Consejo de la Infantería de Marina. La Junta de la Armada fue nombrada oficialmente por carta por Enrique VIII el 24 de abril de 1.546, que inicialmente estaba dirigida por el teniente del Almirantazgo hasta 1.557. La junta estaba encargada de supervisar los asuntos administrativos de la armada (mientras que los deberes directivos, operativos y operativos de Almirantazgo permanecían en la Oficina del Almirantazgo. También se la conocía como la Oficina de la Marina. En 1.550 se creó un quinto oficial, el supervisor de aprovisionamiento de la marina, que se encargaba de suministrar a la flota alimentos y bebidas. También hubo durante este período una creación de una Junta de Artillería, aunque esencialmente independiente, suministró armas a la Armada Real, que estaba dirigida por un Maestro de Artillería, esta junta era responsable del almacenamiento y distribución de armas, el mantenimiento de las reservas de pólvora y el mantenimiento de las ordenanzas (munición) en las principales bases navales. A partir de la década de 1.550, durante las siguientes seis décadas, este sistema de administración naval no cambio.

En 1.557, el Teniente del Almirantazgo dejó de dirigir la Junta Naval y se le asignó al Tesorero de la Marina. En la primera parte de su historia, se mantuvo independiente hasta 1.628 cuando se convirtió en un órgano subsidiario de la Junta de Almirantazgo. La formación de la Junta Naval influiría en la modernización de la oficina del Lord Almirante. El Tesorero, un miembro original de la junta, proporcionaría el dinero para la Royal Navy, sin importar el gasto financiero y la administración financiera seguiría siendo responsabilidad de la Junta de Marina.

Mandos de flota

Oficina del Almirante de la Flota, de la que dependen los almirantes de las zonas geográficas:

  • Almirante al mando del mar Occidental, que cuenta con la escuadra Occidental.
  • Almirante al mando del mar del Sur, con la escuadra del Sur.
  • Almirante al mando de los mares del norte, con la escuadra del Norte.
  • Almirante al mando de los Estrechos, con la escuadra de los Estrechos.

En el siglo XVII se crearon tres flotas la Roja, la Blanca y la Azul, cada una con su almirante y vicealmirante. También se crearon flotas independientes en Jamaica, en el Mediterraneo, en el canal de la Mancha y en Portsmouth.

Los depósitos de pólvora estaban en la Torre de Londres y en la Torre Cuadrada de Portsmouth.

 

Los buques de guerra ingleses

El Mary Rose era una carraca o gran barco ingles de principios del siglo XVI. Estaba fuertemente armada para la época, contando con 78 piezas y después de una mejora en la década de 1530 llegó a las 91 piezas. Construida en Portsmouth en 1510-12, fue una de las primeras naves de guerra construidas expresamente en la armada inglesa. Tenía más de 500 toneladas de carga, una quilla de más de 106 pies (32 metros) y una tripulación de más de 200 marineros, 185 soldados y 30 artilleros. Aunque el orgullo de la flota inglesa, se hundió accidentalmente durante la batalla del Solent, el 19 de julio de 1.545.

Mary Rose buque insignia de Enrique VIII (1512-1545). Era una carraca construida como buque de guerra, con dos grandes castillos para facilitar el abordaje.

El Henry Grace of God apodado “Great Harry“, fue otro de las primeras carracas inglesas. Contemporáneo con Mary Rose, el Great Harry medía 165 pies (50 metros) de largo, pesaba de 1.000 a 1.500 toneladas y teniendo un complemento de 700 a 1.000. Se dice que fue ordenada por Enrique VIII en respuesta a la nave escocesa Michael, botado en 1.511. Originalmente fue construida en el astillero Woolwich desde 1512-14 y fue una de las primeras embarcaciones en contar con puertos de defensa y tuvo 20 nuevos cañones pesados de bronce, lo que permite una andanada. En total, montó 43 armas pesadas y 141 cañones ligeros. Fue la primera nave inglesa de dos pisos, y cuando se lanzó fue la nave de guerra más grande y poderosa de Europa, pero vio poca acción. Estuvo presente en la batalla del Solent contra Francisco I de Francia en 1.545 (en la cual Mary Rose se hundió) pero parece haber sido más una embarcación diplomática.

Las carracas preparadas para la guerra llevaban armas de gran calibre a bordo. Debido a su mayor mayor capacidad de carga, este tipo de embarcación era más adecuado que la galera para las armas de pólvora. Debido a su desarrollo para las condiciones en el Atlántico, estos barcos eran más atmosféricos que galeras y se adaptaron mejor a las aguas abiertas. La falta de remos significaba que las grandes tripulaciones eran innecesarias, lo que hacía que los viajes largos fueran más factibles. Su desventaja era que dependían totalmente del viento para la movilidad. Las galeras aún podían vencer a los grandes barcos, especialmente cuando había poco viento y tenían una ventaja numérica, pero a medida que los grandes barcos aumentaban de tamaño, las galeras se volvían cada vez menos útiles.

Mary Rose buque insignia inglés (1512-1545). Sección del barco, se aprecian las lombardas, los cañones de bronce y los falconetes en la borda.

Durante el siglo XVI el galeón evolucionó de la carraca. Era un tipo de barco más largo y más manejable con todas las ventajas del carraca. Al principio los galeones mantuvieron los dos castillos, que fueron reduciendo su tamaño, sobre todo el castillo de proa, que interfería con las cualidades de navegación de la nave; el arco se forzaría bajo en el agua mientras navegaba frente al viento. Pero a medida que se introdujeron armas y el fuego reemplazó al abordaje como el principal medio de combate naval durante el siglo XVI, ya no se necesitaba el castillo medieval, reduciendo en tamaño el castillo de proa, hasta el lanzamiento en 1.637 del Sovereign of the Seas de Inglaterra, en que el castillo de proa desapareció por completo.

En 1.578 el antiguo pirata John Howkins fue nombrado administrador de marina, cuidó mucho la construcción de nuevos buques con un nuevo diseño teniendo en cuenta sus experiencias, introducido notables variaciones: Se suprimieron los altos castillos de proa y popa, para hacer así a los barcos más maniobreros; se alargaron las esloras para así poder alinear a las bandas mayor número de cañones. Se aumentó el alcance de las piezas de artillería dotándoles de culebrinas para combatir con el enemigo a distancia evitando fuego de cañones de menor alcance, pero de más calibre. Con la artillería a las bandas era natural que las presentasen los buques para combatir, y, para no estorbarse unos a otros deberían navegar siguiendo, cada uno —más o menos— las aguas del anterior en una fila, navegando formando una columna de a uno, aunque no fuese muy perfecta. Se asentó las piezas de artillería en carros de cuatro ruedas y se instruyó a los artilleros para realizar una cadencia muy superior al resto de las flotas.

Galeón Revenge buque insignia de Francis Drake en la Armada Invencible. Tenía 500 toneladas, con una eslora de 43 metros, una manga de 9,75 y un calado de 4,8 metros, con 4 palos, armado con 46 cañones y una tripulación de 150 marineros, 24 artilleros y 76 soldados.

Fruto de estas reformas y en cooperación con el carpintero de barcos Matthew Baker, fue el diseño de buques tipo Elisabethan como el Revenge de 500 toneladas, con una eslora de 43 metros, una manga de 9,75 y un calado de 4,8 metros, con 4 palos, armado con 46 cañones y una tripulación de 150 marineros, 24 artilleros y 76 soldados. Otro tipo más ligero fue el Pelican posteriormente rebautizado como Golden Hind con el que el pirata Francis Drake dio la vuelta al mundo, tenía 100 toneladas de peso, una eslora de 37 mteros, 5,5 de manga y un calado de 2,7, llevaba un armamento de 22 cañones y una tripulación de 85 hombres.

Galeón Pelican rebautizado como Golden Hind con el que el pirata Francis Drake dio la vuelta al Mundo. tenía 100 toneladas de peso, una eslora de 37 metros, 5,5 de manga y un calado de 2,7, llevaba un armamento de 22 cañones y una tripulación de 85 hombres.

Las naves principales de las flotas inglesas y españolas en la batalla de Gravelinas de 1.588 eran galeones; todos los galeones ingleses y la mayoría de los galeones españoles sobrevivieron a la batalla y la siguiente tormenta a pesar de que los galeones españoles sufrieron los ataques más fuertes de los ingleses mientras reagrupaban su flota dispersa. En el siglo XVII, todas las grandes potencias navales europeas estaban construyendo barcos como estos.

Cuando tiempo más tarde las carracas dieron paso a los galeones durante el siglo XVI, el término «Buque Grande» se empleó para separar formalmente a los buques más grandes de la Marina Real (Royal Navy) del resto. Las primeras listas que contenían este tipo de categorización aparecieron alrededor de 1.604. En 1612, los buques de guerra británicos se dividieron según el tonelaje en buques reales (800-1200 toneladas), grandes (600-800), medianos (250-600) y pequeños (80-250).

En 1.626 se reclasificaron (con fines salariales) en seis grados, de acuerdo con el número de hombres necesarios para tripular un buque, así el primer grado (> 300), el segundo (250-300), el tercero (160-200), el cuarto (100 -120), el quinto (60 -70), y sexto grado (40 -50).

Para comienzos del reinado de Carlos I (1.625-49), se volvió a modificarse la estructura, y la palabra grado fue reemplazada por clase, mientras que los antiguos buques pequeños se subdividieron en cuarta, quinta y sexta clase.

Armada ingles siglo XVII. Galeones tipo Elisabethan anclados en un puerto inglés.

La clasificación más antigua no se basaba en la cantidad de cañones, sino en la de tripulantes establecidos (número de tripulantes). Esta primera clasificación entró en vigencia en 1.626 y sufrió importantes modificaciones a fines de 1.653, cuando se aumentó el número de tripulantes de algunos buques. A partir de 1.660, aproximadamente, la clasificación fue pasando de una centrada en la cantidad de hombres a otra fundada sobre la base del número de cañones que transportaba el buques.

A finales del siglo XVI, en Inglaterra, como evolución de los buques existentes, como el galeón, ante los avances de la artillería naval y las mejoras técnicas en los buques de vela. Las flotas debían presentar una línea de buques cada vez más artillados, para desarbolar y destruir los buques enemigos, llegando al abordaje como último recurso, superando la concepción existente hasta entonces de que el combate naval era una extensión del terrestre, en el que había que abordar siempre al enemigo para luchar cuerpo a cuerpo. En el siglo XVII se desarrolla el concepto, que llegará a su cumbre en el XVIII con el navío de línea, diseñado para formar estas líneas artilleras navales y maniobrar junto al resto de la escuadra.

Los holandeses, que en la década de 1.640 se había convertido en la mayor potencia naval de Europa, dominaba una variedad de tácticas. En 1.639, utilizaron tanto una línea de batalla como brulotes o barcos incendiarios contra una enorme flota española frente a la costa inglesa.

Flota inglesa y holandesa siglo XVII en Vlissingen a la llegada de Federico el elector del Palatinado. Se puede ver al Sovereign of the Seas en el centro, a la izquierda y derecha buques tipo Elisabethan de tres mástiles. Autor Hendrick Cornelisz

El uso de grandes barcos de 50 o más cañones también se estableció hace mucho tiempo en 1.650. La mayoría de las principales potencias navales tenían uno o más de estos barcos, como el inglés Prince Royal de 55 cañones, botado en 1.610, y el Sovereign of the Seas, 90 cañones en 3 cubiertas, botado en 1.637, tenía una eslora de 38 metros y una manga de 14 y un calado de 6 metros y un peso total de 1.522 toneladas. Estos barcos, sin embargo, eran torpes de navegar y costosos de construir, manejar y mantener. Como buque insignia de un almirante podrían ser útiles en una batalla, pero sin otros barcos de tamaño similar no podrían alterar el desorganizado tumulto de una batalla naval basada en el abordaje o el uso de brulotes o barcos incendiarios.

Galeón ingles Sovereign of the Seas botado en 1637. Tenía 90 cañones en 3 cubiertas, con una eslora de 38 metros y una manga de 14 y un calado de 6 metros y un peso total de 1.522 toneladas, en el que desaparecen los castillos.

Las flotas durante la primera mitad del siglo XVII eran muy heterogéneas y, además, consistían principalmente en buques mercantes convertidos. Hubo un punto de inflexión en 1.649 cuando el Parlamento de Inglaterra decidió construir un grupo de fragatas muy grandes y fuertemente armadas (buques de guerra rápidos, de tamaño mediano que generalmente llevaban 20 o más cañones) que sería el predecesor de las naves de línea con un tamaño estándar. Los 13 barcos de la clase Speaker, botados entre 1.650 y 1.654, eran de tamaño similar, con una eslora de 35,5 metros, una manga de 10,5 y un calado de 4,4 metros, pesaban unas 750 toneladas y llevaban 48 a 56 cañones en dos cubiertas; en tonelaje y armamento que eran similares a un galeón muy grande, el buque de guerra principal de finales del siglo XVI y principios del XVII y que seguía siendo el pilar de la armada española, pero eran más largos, más bajos y más rápidos que galeones. Ninguna otra armada tenía un grupo de naves para igualarlas; la armada holandesa, hasta entonces la mejor de Europa, siguió confiando principalmente en llevar barcos mercantes al servicio naval.

Fragata inglesa de la clase Speaker una eslora de 35,5 metros, una manga de 10,5 y un calado de 4,4 metros, pesaban unas 750 toneladas y llevaban 48 a 56 cañones en dos cubiertas.

La línea de batalla se usó, antes de la mayoría de los buques de la clase Speaker fueron botados. Tanto Inglaterra como las Provincias Unidas de los Países Bajos,comenzaron a competir por los mercados internacionales, no pudieron resolver sus disputas comerciales, y cada uno temía dominación por el otro. A medida que la crisis empeoraba, cada uno trató de intimidar al otro, lo que llevó en 1.652 a una guerra que podría haberse evitado.

 

Tácticas inglesas

Aunque la nueva flota de batalla inglesa interrumpió temporalmente el comercio holandés y luchó varias batallas, la primera campaña de la guerra fue indecisa. El 29 de marzo de 1.653, los tres oficiales que conjuntamente mandaban la armada inglesa emitieron instrucciones que garantizaban que sus flotas en lo sucesivo la línea de batalla.

Dos meses después los ingleses ganaron una victoria aplastante en el atolón de Gabbard en el mar de Norte, en gran parte debido a su uso de la línea de batalla. Ese matrimonio entre barcos y tácticas duraría dos siglos.

El barco de línea era como una fortaleza flotante, pero tenía puntos de debilidad que una fortaleza no tenía. Su proa y popa no podrían ser tan fuertes y rectas como sus lados, y tenía espacio solo para unos pocos cañones apuntando directamente hacia adelante o hacia atrás. Esto lo hacía vulnerable a una andanada de disparos de cañón dirigidas directamente a proa o a popa. No solo podrían penetrar más fácilmente, sino que también una vez dentro de una nave enemiga encontrarían poca resistencia, ya que la nave de la línea no estaba dividida en compartimentos como un barco de acero moderno. Tal ataque, llamado “barrido”, generalmente infligía fuertes bajas y daños. Un barco solitario solo tenía su velocidad y maniobrabilidad para protegerlo de un barrido; por sí sola, una nave de la línea era vulnerable incluso a las fragatas, que eran más pequeñas pero más ágiles salvo por un fuerte viento. La mejor protección para un barco de la línea era tener otras naves de la línea justo por delante y justo detrás. Este apoyo mutuo contra el barrido dependía de que los barcos navegaran juntos en una línea tan estrecha y recta como fuera posible. Esta línea de batalla también tenía ventajas ofensivas. Si las flotas pasaban en direcciones opuestas, cada nave podría golpear los cascos o disparar contra los mástiles de varios oponentes en sucesión.

La línea de batalla también fue efectiva, particularmente como una táctica defensiva, debido a otras limitaciones de los buques de guerra de madera para la navegación. Había dos formas principales de superar una línea de batalla. El primero fue “doblar” uno de los extremos de la línea, es decir, colocar buques de guerra a ambos lados de las naves enemigas, ya sea en la parte delantera o trasera de la linea El segundo fue romper la línea por una concentración de fuerza en algún lugar en su centro. Ambas tácticas eran muy difíciles a menos que el atacante tuviese una ventaja considerable en cuanto a número o habilidad, porque era mucho más fácil para los veleros mantener la formación y mantener el apoyo mutuo a la defensiva. Las dificultades para comunicarse entre barcos y para maniobrar al unísono hicieron que coordinar un ataque fuera tan desafiante que las decisiones en la batalla por lo general tenían que ser dejadas a capitanes de barcos individuales.

Las formaciones de combate en línea estaban divididas en vanguardia, centro y retaguardia, con un jefe de escuadra o vicealmirante al frente de la primera y última, y el almirante o comandante en jefe en el centro. Dirigidos a través de un sistema complejo de señales, los buques maniobraban en bloque y mantenían una disciplina férrea en el combate. Las dos escuadras trataban de ganar el barlovento, es decir, tener el viento a su favor, para maniobrar mejor, disponiéndose la flota de tal manera que podía emplear a la vez toda su potencia de fuego. Presentaban entonces la banda correspondiente al fuego enemigo y abrían sus portañolas para lanzar andanadas lo más rápido posible contra los barcos enemigos, recargaban y volvían a disparar. Una tripulación artillera bien entrenada, que fuera capaz de realizar su trabajo en poco tiempo y con decisión y orden, podía resultar decisiva en el combate. El desgaste de la batalla solía provocar daños importantes en ambas flotas, es entonces cuando la escuadra más dañada huía y se alejaba del lugar del enfrentamiento.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-03-13. Última modificacion 2018-03-13.