Edad Moderna Guerra de Flandes o de los 80 Años (1568-1648) Isabel Clara Eugenia (1622-32)

Cargando anuncio...

Reanudación de la guerra

Mauricio Nassau quería situar a la República en una mejor posición si la guerra con España se reanudaba después de la expiración de la tregua en 1.621. La renovación de la tregua era una posibilidad clara, pero había disminuido, desde que tanto en España como en la República las facciones de línea mas dura habían llegado al poder. Aunque se había logrado evitar la guerra civil en la República, la unidad nacional se había roto, y Mauricio por el momento tuvo que guarnecer varias ciudades antiguas dominadas por los Remonstrante para protegerse contra la insurrección. Esto alentó al gobierno español, que percibiendo la debilidad interna en la República, eligió una política más audaz en la cuestión bohemia de lo que de otro modo podría haber hecho. Por lo tanto, la guerra de Bohemia pronto degeneró en una guerra de poder entre España y la República. Incluso después de la batalla de la Montaña Blanca de noviembre de 1.620, que terminó desastrosamente para el ejército protestante (un octavo de los cuales estaban pagados por los holandeses), los holandeses continuaron apoyando militarmente a Federico, tanto en Bohemia como en el Palatinado. Mauricio también brindó apoyo diplomático, presionando tanto a los príncipes alemanes protestantes como a Jaime I para que acudieran en ayuda de Federico. Cuando James envió 4.000 tropas inglesas en septiembre de 1.620, fueron armadas y transportadas por los holandeses, y su avance fue cubierto por una columna de caballería holandesa.

Al final, la intervención holandesa fue en vano. Después de unos pocos meses, Federico y su esposa Isabel huyeron al exilio en La Haya, donde fueron conocidos como el Rey y la Reina de Invierno por su breve reinado. Mauricio presionó a Federico en vano para al menos defender el Palatinado contra las tropas españolas bajo Spínola y Tilly.

Hubo un contacto continuo entre Mauricio y el gobierno en Bruselas durante 1.620 y 1.621 con respecto a una posible renovación de la tregua. Alberto de Austria estaba a favor, especialmente después de que Mauricio falsamente le dio la impresión de que la paz sería posible sobre la base de un reconocimiento simbólico por parte de la República de la soberanía del rey de España. Cuando Alberto envió al canciller de Brabante, Pedro Peckius, a La Haya para negociar con los Estados Generales sobre esta base, cayó en esta trampa e inocentemente comenzó a hablar sobre este reconocimiento, alienando instantáneamente a sus anfitriones. Nada era tan seguro para unir las provincias del norte como la sugerencia de que debían abandonar su soberanía duramente reñida. Si este incidente no hubiera surgido, las negociaciones podrían haber sido exitosas ya que varias provincias se mostraron dispuestas a simplemente renovar la tregua en los viejos términos. Ahora bien, las negociaciones formales se interrumpieron, y Mauricio fue autorizado a llevar a cabo nuevas negociaciones en secreto. Sus intentos de obtener un mejor trato se encontraron con las contra-demandas del nuevo gobierno español para concesiones holandesas más sustantivas. Los españoles exigieron la evacuación holandesa de las Indias Occidentales y Orientales; levantamiento de las restricciones sobre el comercio de Amberes a través del Escalda; y tolerancia de la práctica pública de la religión católica en la República. Estas demandas eran inaceptables para Mauricio y la tregua expiró en abril de 1.621.

Isabel Clara Eugenia y su marido y primo, Alberto de Austria habían trabajado durante años para restablecer la paz, mientras esperaban la llegada de un ansiado heredero que afianzara su situación política. El julio de 1.621, el archiduque Alberto murió, dejando sola a Isabel, sin descendencia, en la difícil tarea de gobernar un territorio inestable.
Defensora de la autonomía de los Países Bajos, Isabel se enfrentó al nuevo monarca español, su sobrino, Felipe IV, hasta el fin de sus días, sabedora de que la falta de descendientes devolvería Flandes al gobierno español. El 1 de diciembre de 1.633 moría Isabel Clara Eugenia, amada y respetada por los que fueron sus súbditos.

La guerra no se reanudó inmediatamente, sin embargo. Mauricio siguió enviando ofertas secretas a Isabel después de que Alberto hubiera muerto en julio de 1.621, a través del pintor y diplomático flamenco Pedro Pablo Rubens. Aunque el contenido de estas ofertas (que equivalía a una versión de las concesiones exigidas por España) no se conocía en la República, se conoció el hecho de las negociaciones secretas. Los partidarios de reiniciar la guerra estaban inquietos, como los inversionistas en la Compañía Holandesa de las Indias Occidentales, que después de una larga espera finalmente iba a ser fundada, con el objetivo principal de llevar la guerra a las Américas españolas. Por lo tanto, la oposición a los partidarios de paz aumentó.

Otra razón por la cual la guerra no se reanudó inmediatamente fue que el rey Felipe III murió poco antes de que terminara la tregua. Fue sucedido por su hijo de 16 años, Felipe IV, y tuvo que formarse el nuevo gobierno bajo el mando de Gaspar de Guzmán, el conde-duque de Olivares. La opinión en el gobierno español era que la tregua había sido ruinosa para España en un sentido económico. Desde este punto de vista, la tregua había permitido a los holandeses obtener ventajas muy desiguales en el comercio con la península Ibérica y el Mediterráneo, debido a su destreza comercial. Por otro lado, el bloqueo continuo de Amberes había contribuido a la fuerte caída de la importancia de esa ciudad (de ahí la demanda para el levantamiento del cierre del Escalda). El cambio en los términos de intercambio entre España y la República había dado lugar a un déficit comercial permanente para España, que naturalmente se tradujo en un drenaje de la plata española para la República. La tregua también había dado un mayor impulso a la penetración holandesa de las Indias Orientales, y en 1.615 una expedición naval bajo Joris van Spilbergen había asaltado la costa oeste de la América española. España se sintió amenazada por estas incursiones y quería ponerlas fin. Finalmente, las ventajas económicas le habían dado a la República los recursos financieros para construir una gran armada durante la tregua y para ampliar su ejército permanente a un tamaño en el que podría rivalizar con el poderío militar español. Este aumento del poder militar parecía estar dirigido principalmente a frustrar los objetivos políticos de España, como lo atestiguaron las intervenciones holandesas en Alemania en 1.614 y 1.619, y la alianza holandesa con los enemigos de España en el Mediterráneo, como Venecia y el sultán de Marruecos. Las tres condiciones que España había establecido para la continuación de la tregua debían remediar estas desventajas de la tregua (la exigencia de libertad de culto para los católicos por principio, pero también movilizar a la todavía considerable minoría católica en el República y así desestabilizarla políticamente).

Las opciones consideradas en Madrid fueron o bien ejercer la fuerza de modo limitado, para capturar algunos de los puntos estratégicos que la República había adquirido recientemente (como Cleves), combinados con medidas de guerra económica, o la bien la confiar solo en la guerra económica. España optó por la primera alternativa. Inmediatamente después de la expiración de la tregua en abril de 1.621, todos los barcos holandeses recibieron órdenes de salir de los puertos españoles, y los estrictos embargos comerciales de antes de 1.609 se renovaron. Después de un intervalo para reconstruir la fuerza del ejército de Flandes, Spínola inició una serie de ofensivas terrestres, en las que capturó la fortaleza de Jülich (guarnecida por los holandeses desde 1.614) en 1.622, y Steenbergen en Brabante.

 

Segundo asedio de Bergen op Zoom (1 de julio a 2 de octubre de 1.622)

Después el general Ambrosio Spínola se dirigió a sitiar la importante ciudad fortaleza de Bergen-op-Zoom; el 18 de julio de 1.622, se plantó con un ejército de 18.000 efectivos frente a la ciudad y la asedió. La población de la ciudad estaba dividida entre los protestantes, que favorecían la resistencia y los católicos, que favorecían la conquista española.

Spínola intentó una maniobra de distracción enviando una parte de su ejército bajo Hendrik van den Bergh a Cleves, y otra parte bajo Luis de Velasco a Steenbergen, que sería conquistada.

Se intentó rendir la ciudad por hambre, pero siguió siendo abastecida por mar. Además, la Marina holandesa bombardeó regularmente a los españoles, causando muchas bajas. El joven Miguel de Ruyter fue uno de estos artilleros.

Segundo asedio de Bergen op Zoom 1622 (1 de julio a 2 de octubre)

Los españoles sufrieron muchas bajas por la enfermedad y por las deserciones, a parte de las causadas por el enemigo. Los españoles, ahora de facto dirigidos por Velasco, tuvieron que levantar el asedio el 2 de octubre, como resultado de la llegada de un ejército bajo el estatúder holandés Mauricio de Nassau y Ernesto von Mansfeld. Al emprender la retirada no perdió un solo cañón ni dejó un solo enfermo en manos del enemigo.

Mauricio su ejército entraron en la ciudad al día siguiente. El asedio le costó a Spínola 5.000 soldados. La importancia estratégica de esta humillante experiencia fue que el gobierno español llegó a la conclusión de que sitiar las fuertes fortalezas holandesas era una pérdida de tiempo y dinero, y decidió en adelante depender únicamente de la guerra económica. El éxito posterior del asedio de Breda a Spínola no modificó esta decisión, y España adoptó una posición defensiva militarmente en los Países Bajos.

 

Guerra económica

Sin embargo, la guerra económica se intensificó de una manera que equivalía a un verdadero asedio de la República en su conjunto. En primer lugar, la guerra naval se intensificó. La marina española hostigó a los barcos holandeses, que tenían que navegar a través del estrecho de Gibraltar hacia Italia y el Levante, forzando así a los holandeses a navegar en convoyes con escoltas navales. El costo de esto fue asumido por los comerciantes en la forma de un impuesto especial, utilizado para financiar a la armada holandesa, pero esto aumentó las tarifas de envío que los holandeses tuvieron que cobrar, y sus primas de seguro marítimo también fueron más altas, por lo que el comercio holandés ffue menos competitivo. España también aumentó la presencia de su armada en las aguas holandesas, en forma de la armada de Flandes, y la gran cantidad de corsarios, los dunkerkers, ambos con base en el sur de los Países Bajos. Aunque estas fuerzas navales españolas no fueron lo suficientemente fuertes para contrarrestar la supremacía naval holandesa, España libró una guerra de corso muy exitosa, especialmente contra las pesquerías de arenque holandesas, a pesar de los intentos de los holandeses de bloquear la costa flamenca.

El comercio del arenque, un pilar importante de la economía holandesa, fue muy afectado por las otras formas de guerra económica española, el embargo a la sal para preservar el arenque y el bloqueo de las vías navegables hacia el interior holandés, que era una importante ruta de transporte. para el comercio de tránsito holandés. Los holandeses estaban acostumbrados a obtener su sal de Portugal y las islas del Caribe. Se disponía de suministros alternativos de sal de Francia, pero la sal francesa tenía un alto contenido de magnesio, lo que la hacía menos adecuada para la conservación del arenque. Cuando se cortaron los suministros en la esfera de influencia española, la economía holandesa recibió un duro golpe. El embargo la sal era solo una parte del embargo más general sobre la navegación y el comercio holandés que España instituyó después de 1.621. El daño de este embargo creció solo gradualmente, porque los holandeses al principio trataron de evadirlo poniendo su comercio en fondos neutrales, como los barcos de la liga Hanseática e Inglaterra. Los mercaderes españoles también trataban de evadirlo, ya que el embargo también causaba un gran daño a los intereses económicos españoles, incluso en la medida en que por un tiempo una hambruna amenazó al Nápoles español cuando se cortó el comercio de granos transportado por los holandeses. Al darse cuenta de que las autoridades locales a menudo saboteaban el embargo, la corona española construyó un elaborado aparato de aplicación, el almirantazgo de los países septentrionales (almirantazgo de los países del norte) en 1.624 para hacerlo más efectivo. Parte del nuevo sistema era una red de inspectores en puertos neutrales que inspeccionaban el envío neutral de mercancías con una conexión holandesa y suministraban certificados que protegían a los expedidores neutrales de la confiscación en los puertos españoles. Los ingleses y los hanseáticos estaban muy contentos de cumplirlo y, por lo tanto, contribuyeron a la efectividad del embargo.

El bloqueo se convirtió en un impedimento efectivo directo e indirecto para el comercio holandés, ya que no solo se vio afectado el comercio directo entre el Amsterdam y las tierras del imperio Español, sino también las partes del comercio holandés que indirectamente dependían de él: grano báltico y las tiendas navales destinadas a España eran ahora provistas por otros, lo que deprimía el comercio holandés con el área báltica, y el comercio entre España e Italia ahora se trasladaba a la navegación inglesa. Sin embargo, el embargo fue una espada de doble filo, ya que algunas actividades de exportación españolas y portuguesas también colapsaron como consecuencia (como las exportaciones de sal valenciana y portuguesa).

España también pudo cerrar físicamente las vías navegables para el tráfico fluvial holandés después de 1.625. Así, los holandeses también se vieron privados de su importante comercio de tránsito con el príncipe-obispado neutral de Lieja (que entonces no formaba parte del sur de los Países Bajos) y el interior alemán. Los precios holandeses de la mantequilla y el queso se colapsaron como resultado de este bloqueo (y aumentaron abruptamente en las áreas de importación afectadas), al igual que los precios del vino y el arenque (los holandeses monopolizaron el comercio del vino francés en ese momento). La fuerte subida de los precios en los Países Bajos españoles a veces se acompañó con la escasez de alimentos, lo que condujo a una eventual relajación de este embargo. Finalmente fue abandonado, porque privó a las autoridades de Bruselas de los ingresos importantes de los derechos de aduana.

Las medidas de guerra económica de España fueron efectivas en el sentido de que deprimieron la actividad económica en Holanda, deprimiendo así los recursos fiscales holandeses para financiar el esfuerzo bélico, pero también alterando estructuralmente las relaciones comerciales europeas, al menos hasta el final de la guerra, después de lo cual volvieron a favor de los holandeses. Los neutrales se beneficiaron, pero tanto las áreas holandesa como española sufrieron económicamente, aunque no de manera uniforme, ya que algunas áreas industriales se beneficiaron de la restricción artificial del comercio, que tuvo un efecto proteccionista. La industria textil de las “nuevas pañerias” en Holanda perdió terreno de forma permanente frente a sus competidores en Flandes e Inglaterra, aunque esto se vio compensado por un cambio hacia lanas de alta calidad más caras.

Sin embargo, la presión económica y la caída del comercio y de la industria no fue suficiente para poner a la República de rodillas. Hubo una serie de razones para eso. Las compañías autorizadas, tanto VOC como WIC, proporcionaron empleo en una escala lo suficientemente grande como para compensar la caída en otras formas de comercio, que creó grandes ingresos. Los suministros de los ejércitos, tanto en los Países Bajos como en Alemania, resultaron ser una gran ayuda para las áreas agrícolas en las provincias del interior holandés.

La situación fiscal del gobierno holandés también mejoró después de la muerte de Mauricio en 1.625. Había tenido demasiado éxito en reunir todas las riendas del gobierno en sus propias manos después de su golpe de estado en 1.618. Dominaba por completo la política y la diplomacia holandesas en sus primeros años después, incluso monopolizando las conversaciones de paz abortadas antes de la expiración de la tregua. Del mismo modo, los contrarrevolucionarios políticos tenían el control total temporalmente, pero la desventaja era que su gobierno estaba sobreextendido, con muy poca gente haciendo el trabajo pesado a nivel local, lo que era esencial para que la maquinaria del gobierno funcionara sin problemas en los territorios holandeses altamente descentralizados. El papel convencional de Holland como líder del proceso político se desocupó temporalmente, ya que se eliminó a Holanda como centro de poder. Mauricio tenía que hacer todo por su cuenta con su pequeño grupo de gerentes aristocráticos en los Estados Generales. Esta situación se deterioró aún más cuando tuvo que pasar largos períodos en el campo como comandante en jefe, durante el cual no podía dirigir personalmente los asuntos en La Haya. Su salud pronto se deterioró, lo que afectó su eficacia como líder político y militar. El régimen, dependía de las cualidades personales de Mauricio como un dictador virtual, por lo tanto, cayó bajo una tensión insoportable.

Como era de esperar, en el período hasta su muerte la posición estratégica y militar de la República se deterioró. Tuvo que aumentar el ejército permanente a 48.000 hombres en 1.622, solo para mantener el anillo defensivo de fortalezas, mientras que España aumentó el Ejército de Flandes a 60.000 hombres al mismo tiempo. Esto puso una gran presión sobre las finanzas de la República en un momento en que las tasas de impuestos ya eran peligrosamente altas. Sin embargo, al mismo tiempo, la República no tenía otra opción que sostener financieramente a las colapsantes fuerzas protestantes alemanas. Por esa razón, los holandeses pagaron por el ejército del conde Ernsto von Mansfeld que que se había retirado a la frontera holandesa en Frisia Oriental después de sus derrotas contra las fuerzas españolas e imperiales; se esperaba que de esta manera se pudiera evitar un cerco completo de la República. Durante un tiempo, la República depositó su esperanza en Cristiano el Joven de Brunswick. Sin embargo, su ejército financiado por los holandeses fue aplastado en Stadtlohn, cerca de la frontera holandesa por las fuerzas de la Liga Católica bajo Tilly en agosto de 1.623. Este revés necesitaba refuerzos de la línea holandesa de IJssel. Spínola, sin embargo, no aprovechó la nueva situación, seducido por la complacencia de las incesantes ofertas de paz de Mauricio. Volvió en 1.624, sitiando a Breda, y la moral holandesa se desplomó, a pesar del éxito diplomático del tratado de Compiègne con Luis XIII de Francia, en el que este acordó apoyar el esfuerzo militar holandés con un subsidio anual de un millón de florines (7% del presupuesto de guerra holandés).

 

Asedio de Breda ( 27 agosto 1624 al 3 de junio de 1.625)

Bajo las órdenes de Ambrosio Spínola, los españoles asediaron Breda en agosto de 1.624, en contra de los deseos del rey Felipe IV. La ciudad, amurallada, tenía 15 bastiones y gruesos muros cubiertos por una espesa capa de tierra que amortiguaba los disparos de las armas españolas. Sobre los muros se apostaban soldados con mosquetes, mientras que sobre los bastiones se emplazaban los cañones. A su alrededor un foso lleno de agua suponía la primera defensa de la ciudad. El foso era de 55 a 117 metros de ancho y tenía 5 pies de profundidad (1,5 m) y recibía agua del río Mark. El acceso a la ciudad era posible gracias a cuatro puertas de ladrillo.

En los alrededores de Breda, los bosques formaban un obstáculo para la caballería y la artillería de cualquier ejército sitiador y el nivel de agua alto del río Mark planteaba desafíos para la infantería atacante. Los ríos Mark y Aa y otras corrientes también obstaculizaron los sitiadores. Al usar una compuerta de inundación cerca de la puerta de Ginnekense, el área al sur de Breda podría ponerse bajo en nivel del agua si se abrieran. El lado norte tenía una esclusa cerca de Terheijden que funcionaba.

Asedio de Breda (1624-25). Ambrosio Spínola jefe del ejército en Flandes revistado los tercios. Autor José Ferre Clauzel

Al comienzo del asedio a fines de agosto de 1.624, Spínola probablemente tenía unos 28.000 hombres a su disposición. Esos apenas eran suficientes para rodear la ciudad, salvaguardar la línea de suministro y mantener a raya al ejército de campo enemigo, por lo que se requerían continuamente refuerzos. El conde Hendrik van den Bergh, que había sido enviado al flanco del Rin como diversión, se unió a Spínola con 5.600 hombres el 25 de septiembre. En octubre, Spínola tenía quizás 40,000 hombres en total. Los refuerzos posteriores, especialmente en la próxima primavera, significaron que para mayo de 1.625 las fuerzas que mantenían y protegían el sitio y el corredor de suministro podían haber alcanzado los 80.000 hombres. De estos, el 38 por ciento eran infantes nativos, casi un cuarto alemanes, el diez por ciento italianos y el cinco por ciento franceses, británicos e irlandeses. Los tercios españoles representaron el nueve por ciento y la caballería, principalmente el español también, otro nueve por ciento. Hubo cuatro tercios españoles con Spínola, mandados por Francisco de Medina Carranza, Juan Claros de Guzmán, marqués de Fuentes, Juan Niño de Tavora y Villena y Diego Luis de Oliveyra, este último tercio tenía muchos portugueses. Otros españoles prominentes sirvieron con Spínola, fueron Gonzalo Fernández de Córdoba y Carlos Coloma; el general de la caballería era Luis de Velasco, conde de Salazar. Desde el 31 de octubre de 1.624 Coloma lideró fuerza de reserva general. Desde esa misma fecha, el conde Van den Bergh mandó las fuerzas que aseguraban las líneas de suministro, unos 25.000 hombres en mayo de 1.625. Para esa fecha, la reserva de Coloma ascendía a alrededor de 30.000 hombres.

El gobernador de la ciudad, Justino Nassau, hermano natural de Mauricio contaba con las fuerzas en tiempo de paz que eran 17 compañías de infanteria de 65 hombres y de 5 escuadrones de caballería de 70 jinetes cada uno, siendo reforzado con 28 compañías de 135 soldados, la gran mayoría mercenarios llegados de Inglaterra, Escocia, Valonia y Francia, hasta alcanzar los 5.200, que fueron apoyados por 1.800 milicianos urbanos. El número de no combatientes (habitantes, refugiados y familias de soldados) ascendió a unas 13.000 bocas que alimentar. El consejo de la ciudad de Breda recibió órdenes de almacenar suministros para 12 meses. Pero desafortunadamente, tomó la fatídica decisión de que 9 meses serían suficientes. Cuando Spinola se acercó, Justino ordenó inundar los alrededores de la ciudad. El ejército de campaña holandés contaba alrededor de 27.000 hombres en septiembre de 1.624. En abril de 1.625 los holandeses pudieron reunir a unos 46.000 hombres, probablemente ayudados por los subsidios que los franceses habían acordado proporcionar por tratado en junio de 1.624.

 

El asedio: táctica y estrategia

Aunque Breda había sido un objetivo posible durante un tiempo considerable, Spínola sorprendió totalmente a los holandeses al actuar tarde en la temporada de campaña. Sus fuerzas empezaron a rodear Breda el 27 de agosto finalizando el 1 de septiembre de 1.624.

Los comandantes consideraron que la ciudad era fuerte y estaba bien defendida, por lo que se optó por bloquearla y reducirla por el hambre. Con el fin de sellar sellar completamente Breda se construyeron dos líneas rodeando la ciudad separadas unos 300 metros, la de circunvalación de unos 22 kilómetros de perímetro y la de contra-circunvalación de 27 kilómetros de perímetro, realizados con medios temporales. Estos fueron reemplazados gradualmente por líneas más sólidas que nunca se terminaron del todo, probablemente debido al clima invernal. Las nuevas líneas eran más anchas, la de contra-circunvalación ahora medía 39 kilómetros, la circunvalación 17. Las líneas tenían, si el terreno lo permitía, puestos o reductos aproximadamente cada 400-450 metros. Los soldados en estos puestos no estaban destinados a resistir un ataque enemigo simplemente para hacer sonar la alarma a tiempo para poder reunir fuerzas más sustanciales. Entre las líneas corría un camino de circunvalación, facilitando el movimiento de hombres y suministros. El sistema era un laberinto de trincheras y fortificaciones. A ese efecto se construyeron 96 reductos, 37 fuertes y 45 baterías llanas para aislar Breda y rendirla por hambre y a su vez proteger al ejército sitiador de un posible ataque externo. Las líneas de asedio se dividieron en cuatro sectores. Cada uno estaba dominado por un campamento fortificado guarnecido por el regimiento de infantería del comandante del sector, reforzado por elementos de otras unidades:

  • Ginneken en el sur bajo el mando del español Francisco Medina.
  • Teteringen en el este bajo el mando del borgoñón Claude Rye, barón de Balançon.
  • Cartago en el oeste bajo el mando del alemán Ernsto, conde de Isenburg.
  • Terheijden en el norte, dividido en dos sectores: Hartel Bergen bajo el mando de Paolo Baglione y la aldea de Terheijden bajo el mando del sargento mayor Carlo Roma, ambos italianos.

El campamento más grande y principal en Ginneken, al sur de la ciudad, contenía el personal, el parque de artillería y suministros, además de una gran fuerza de infantería y caballería. Todos los tercios estaban estacionados allí, Spínola también tenía su alojamiento allí.

Asedio de Breda (1624-25). Mapa del asedio, se observa las líneas de circunvalación y contracircunvalación y los fortines. Autor Joan Blaeu.

Todos los convoyes de suministros llevaban sus provisiones a Ginneken. Completando las obras de asedio estaban tres baterías con cañones y morteros. El ingeniero florentino Giovanni Francesco Cantagallina era el encargado de la ejecución técnica de todas las obras. La tarea era hecha por los soldados. Con el fin de alentarlos, Spínola se aseguró de que los salarios de este trabajo se pagaran con prontitud, mientras que el resto tardaba mas en recibir su salario. El asedio fue en gran medida una batalla de desgaste para ver quién aguantaba más. Para Spínola esto significaba mantener el bloqueo de Breda y asegurarse de que no pudieran llegar suministros. También significaba que la logística de su propio ejército era sumamente importante. Las viandas y el forraje local fueron devorados o eliminados rápidamente por los holandeses, por lo que debían traerse desde el sur. Se estableció un depósito en Lier. Desde allí, los suministros fueron primero transportados a Amberes. Desde Amberes se los podía llevar a Ginneken en un día; los carros viajaban en convoyes por seguridad. Este corredor de suministro fue abandonado desde el 23 de octubre de 1.624 porque se acercó demasiado la caballería holandesa de Bergen-op-Zoom. A partir de entonces, el corredor principal de suministro discurrió más al este desde Lier a través de Rijkevorsel y Hoogstraten hasta Ginneken. Como los convoyes viajaban a plena luz del día, de los cuales solo había ocho horas en pleno invierno, pasaban una noche en Rijkevorsel. A fines de octubre, se estableció otro depósito en Herentals con un corredor de suministros que corría a Ginneken a través de Turnhout, que servía de escala durante la noche. Ocasionalmente, las fuerzas de Spínola recibían suministros de Den Bosch a través de Tilburg.

El conde Van den Bergh fue el encargado de asegurar los corredores de suministro. Estacionó tropas en Hoogstraten, Rijkevorsel y Turnhout. Como se ha dicho, tenía alrededor de 25.000 tropas en mayo de 1625, incluida la mayoría de la caballería.

En total, podía haber entre 3.000 y 4.000 carruajes disponibles para el suministro. Inicialmente se utilizaron vagones de cuatro ruedas, tirados por al menos tres caballos y capaces de transportar unos 2.500 kilogramos. Como el uso intensivo y la lluvia hicieron que las carreteras fueran pesadas, rápidamente resultó ser más útil un tipo de carro local de dos ruedas. Éstos tenían ruedas del tamaño de un hombre y los tiraba un caballo, dos cuando las cosas se ponían dificiles. Estos carros podían transportar menos, tal vez 500 kgm, pero eran mucho más efectivos en condiciones húmedas y frías de invierno. Los convoyes podían constituidos por 300 a 650 vehículos y eran escoltados por la infantería y dos cañones. Los cañones tenían la misión de hacer sonar la alarma en caso de un ataque. Las unidades de caballería iban delante, en los flancos y detrás de la columna. Otra caballería patrullaba continuamente las vías de suministro, o guardaban los cruces, vados y puentes. Cuando era atacado, el convoy formaba un laager y esperaba que llegara el apoyo de la caballería. Van den Bergh a menudo acompañó a los convoyes y se aseguró de que sus hombres trataran bien a la población local, ganando así su apoyo. La frecuencia con la que los convoyes eran enviados a Ginneken es difícil de determinar. Dos veces por semana sería un mínimo absoluto, idealmente uno partiría cada dos días. Lo que está claro es que, a través de los esfuerzos combinados de los holandeses y el mal tiempo, hicieron que a menudo los víveres y forraje forraje fueran escasos y a veces durante largos períodos. Las condiciones frías y húmedas en las líneas de asedio se sumaron a las dificultades, aunque el invierno era relativamente suave en comparación con años anteriores. La congelación, sin embargo, cobró vidas. Hombres y caballos sufrieron amargamente, y la deserción fue alta. El advenimiento de la primavera permitió que la situación de los suministros mejorara, pero a principios de abril de 1.625 un saboteador holandés logró incendiar la iglesia de Ginneken, donde se almacenaban víveres y forraje. Fuertes vientos extendieron el fuego a los edificios adyacentes. Se destruyeron unas 4.000 sacos de trigo, que contenían quizás 200.000 kilogramos. Toda o la mayoría de la avena para los caballos también se perdió. Tales pérdidas inmediatamente significaron una nueva escasez de alimentos.

 

Los intentos holandeses de romper el asedio

Cuando comenzó el asedio, el gobernador Justino de Nassau ordenó la construcción de obras para facilitar las salidas. Las salidas en fuerza tenían la intención de obligar al enemigo a permanecer en armas y evitar que trabajasen en las líneas de asedio. Aunque las salidas de la guarnición de Breda tuvieron lugar cada dos a cinco días, al menos hasta febrero de 1.625, no pudieron obstaculizar el trabajo de construcción. El 30 de septiembre de 1.624 el príncipe Mauricio llegó a Made, al noreste de Terheijden, con unos 21.000 hombres y efectivos. Su objetivo principal era distraer la mayor cantidad posible de fuerzas de Spínola y prevenir el asalto de Breda, hasta que el mal tiempo y el el nivel del agua hicieran que el asalto fuera imposible. Mauricio no sabía que Spínola no tenía intención de irrumpir el asedio de Breda. Reunió a unos 15.500 hombres y 19 cañones de las reservas y tropas de Ginneken. Esta fuerza incluía un batallón español del del tercio de Guzmán o de Tavora. Spínola se situó en los páramos al norte de Teteringen, tapando la brecha en las líneas de asedio que existía allí. Se situó frente a Mauricio en Made, rápidamente hizo que sus hombres construyeran una línea de reductos y tres baterías. Los oponentes permanecieron inactivos, mirándose durante semanas. Spínola no era lo suficientemente fuerte como para atacar, ya que tenía que mantener y seguir construyendo las líneas de asedio y también proteger las líneas de suministro. De hecho, si Mauricio hubiera elegido atacar a su llegada, habría tenido buenas posibilidades de poner fin al asedio. En ese momento, una gran cantidad de la caballería de Spínola estaba ausente escoltando a un príncipe polaco, que había visitado el asedio, de regreso a Amberes. La precaución, entonces más que nunca, dominaba las acciones de Mauricio.

Asedio de Breda (1624-1625). Salida de los defensores de Breda contra los sitiadores que están realizando trabajos de fortificación. Autor Ángel García Pinto.

Por otro lado, tenía problemas propios con sus hombres que sufrían de diarrea, especialmente los soldados de caballería. Una vez que Mauricio pensó que el nivel del agua había aumentado lo suficiente, se retiró a su cuartel de invierno. El 23-25 de octubre de 1.624 llevó a Roosendaal 13.000 hombres y alrededor de 40 cañones. Su hermanastro Federico Enrique marchó con 8.000 hombres a Sprang a un lugar llamado Langstraat y se unió a los 3.000 que ya estaban allí. Desde el principio, la caballería holandesa estacionada en Bergen-op-Zoom comenzó a hostigar las líneas de suministro de Spínola. Más tarde se unieron en sus esfuerzos otras unidades en Wouw y Langstraat. Para cortar completamente la línea de suministro, los holandeses emprendieron dos intentos para sorprender y tomar la ciudadela de Amberes en octubre de 1624. Ambos fracasaron.

A principios de diciembre, era evidente que la caballería holandesa no estaba haciendo suficiente daño para detener el asedio. Mauricio entonces trató de llevar más suministros a Breda a través del río Mark. El primer intento consistió en utilizar una marea de primavera el 10 de diciembre de 1.624 para navegar grandes barcos por el río. Un ataque simultáneo de las tropas de Mauricio y la guarnición de Breda tendría que despejar el camino. Desafortunadamente, la marea de primavera nunca ocurrió. Luego siguieron dos intentos de apresar el Mark y causar inundaciones de profundidad suficiente para permitir que barcos con suministros lleguen a Breda. Ambas presas, una construida a fines de diciembre y comienzos de enero, y la otra a fines de enero y comienzos de abril de 1.625, fueron destruidas por tormentas y poderosas corrientes. El 23 de abril de 1.625, el príncipe Mauricio murió y Federico Enrique le sucedió. El nuevo estatúder decidió hacer un último esfuerzo para aliviar a Breda. Sabía que los suministros en la ciudad se estaban agotando. Los mensajeros lograban colarse a través de las líneas de asedio con bastante regularidad, informaron de la escasez de alimentos, enfermedades infecciosas y conflictos ocasionales entre la guarnición y los habitantes.

Asedio de Breda 1625. Vista caballera del asedio. En primer término, a la derecha, en un coche, Ambrosio Spínola y un grupo de jinetes y peones. A la izquierda, una cartela escrita en italiano, con letras y cifras de las diversas posiciones. Autor Pieter Snayers, Museo del Prado, Madrid

Federico Enrique sabía que la situación logística para los sitiadores también era estrecha, sin duda después del sabotaje exitoso de principios de abril. A fines de abril de 1.625 reunió a unos 46.000 hombres en Geertruidenberg. Como las intenciones de Frederick Henry no estaban claras, Spínola
ordenó refuerzos a Terheijden, Teteringen y los corredores de suministro como medida de precaución.

El 2 de mayo, el estatúder (stadholder) se llevó parte de su ejército a Gravenmoer, el conde Ernsto de Mansfeld se llevó el resto algo más al sur, a la cercana Dongen. Ahora estaban a unos 5,5 kilómetros del enemigo. Para ser advertido a tiempo en caso de un ataque holandés, Spínola estableció una línea de piquetes de caballería en semicírculo frente a Teteringen. Federico Enrique sin embargo, no tenía la intención de arriesgar todo su ejército en una batalla campal. Dejando a Mansfeld atrás con la mayor parte del ejército para crear una diversión en Teteringen, él se llevó a 6.000 ingleses y 2.000 daneses a las órdenes de Steslaje Vantc, a Terheijden vía Geertruidenberg en una marcha nocturna. La idea era abrirse paso en un ataque sorpresa y despejar la zona baja del río Mark, defendida por los italianos al mando de Paolo Baglione, permitiendo que los barcos que esperaban con refuerzos y suministros llegaran a Breda. Al amanecer del 15 de mayo de 1.625 atacó la fuerza de asalto con unos 1.000 infantes ingleses. Sorprendieron a un reducto y a una luneta, matando o derrotando a los defensores italianos, éstos consiguieron dar la alarma. El siguiente objetivo era un fortín que tuvieron que escalar con las manos y los pies ya que las escaleras no habían llegado. En el momento en que estaban superando la tenaz resistencia de los italianos, Baglione llegó de Hartelbergen con 300 infantes ligeros, 158 piqueros y 65 ballesteros y expulsó a los ingleses. El ataque había fallado a costa de 200-400 bajas. Federico Enrique entonces consideró que socorrer a Breda era imposible, y con provisiones en la ciudad a punto de agotarse, le dio permiso a Justino para rendirse. La capitulación se firmó el 2 de junio de 1625, la guarnición partió con honores militares completos el 5 de junio.

Rendición de Breda de 1625 o las Lanzas. Momento en que Justino de Nassau entrega las llaves de la ciudad al general Ambrosio Espínola. Autor Diego de Velazquez, museo del Prado, Madrid.

Spínola había prohibido a sus hombres abusar de ellos. Coloma comentó que los soldados derrotados se veían en mejores condiciones que los suyos.

 

Secuelas

Para los soldados ordinarios que servían en Breda, incluidos los 7.000 hombres en los tercios españoles, el asunto había significado nueve meses de trabajo, guardia, patrullas y escaramuzas esporádicas, todo en condiciones de frío y humedad, y a menudo con el estómago vacío. Las pérdidas fueron realmente muy fuertes, aunque no se tienen cifras. Ambas partes tenían interés en ocultar el grave agotamiento de sus fuerzas. La enfermedad, las heladas y la deserción fueron sin duda la causa principal.

Asedio de Breda 1625. Visita de Isabel Clara Eugenia gobernadora de Flandes al campo de batalla tras la victoria, junto a otros personajes entre los que se encuentra. Ambrosio de Espínola Autor Pieter Snayers, Palacio de Aranjuez, Madrid

Mauricio murió en abril de 1.625, a la edad de 58 años, y fue sucedido como príncipe de Orange y capitán general de la Unión por su medio hermano Federico Enrique. Sin embargo, tardó varios meses en obtener su nombramiento como estatúder de Holanda y Zelanda, ya que llevó tiempo llegar a un acuerdo sobre los términos de su comisión. Esto privó al régimen de liderazgo en un momento crucial. Durante ese tiempo, los regentes calvinistas moderados realizaron un regreso en Holanda a expensas de los contrarreformistas radicales. Este fue un acontecimiento importante, ya que Federico Enrique no pudo apoyarse exclusivamente en la última facción, sino que tomó una posición “por encima de las partes”, jugando las dos facciones una contra la otra. Un efecto secundario de fue que las relaciones políticas más normales volvieron a la República, con Holanda volviendo a su posición política central. Además, la persecución de los Remonstrantes ahora disminuyó con la connivencia del Príncipe, y con este renovado clima de tolerancia, la estabilidad política en la República también mejoró.

Esta mejora en los asuntos internos ayudó a la República a superar los años difíciles de la fase de guerra económica más aguda. Durante la pausa en la presión militar por parte de España después de la caída de Breda en 1.625, la República pudo aumentar constantemente su ejército permanente, debido a su situación financiera mejorada. Esto permitió que el nuevo estatúder de Friesland y Groningen, Ernsto Casimiro, recapturara Oldenzaal, obligando a las tropas españolas a evacuar Overijssel. Diplomaticamente, la situación mejoró una vez que Inglaterra entró en la guerra en 1.625 como aliada.

 

Asedio de Groenlo o de Grol (1.627)

Mauricio de Nassau, tras un intento fallido en 1.595, la había tomado Groenlo o Grol o Grolle en 1.597, y Ambrosio Spinola la había recuperado para España tras el sitio de Groenlo de 1.606.

Junto con Oldenzaal, Bredevoort y Lingen, Groenlo era una importante base de operaciones desde donde controlar el este del país. Este sería el motivo por el cual los Estados Generales decidieron atacar la ciudad, en lugar de concentrarse sólo en las batallas navales, en las que la flota holandesa superaba a la española.

El ejército holandés de Federico Enrique, de unos 15.000 infantes y 4.000 jinetes, se trasladó a lo largo del Rin desembarcando en Emmerich. Estaba compuesto por mercenarios escoceses, ingleses, alemanes, frisios y franceses. Llegaron a Groenlo el 20 de julio de 1627, bloqueando inmediatamente las principales vías de acceso a la ciudad con unidades de caballería. 1.000 carros llevaron pólvora, balas, 75 cañones, comida y todo el equipo necesario para asediar y tomar la ciudad.

 

El asedio

Al día siguiente, miles de soldados y obreros del ejército atacante comenzaron a construir un muro de 10 pies (3 metros) de alto y 16 km de largo, que rodeando Groenlo habría de servir como defensa del ejército de las Provincias Unidas. Este muro de circunvalación fue diseñado teniendo en cuenta el alcance de la artillería colocada en él, de manera que los proyectiles que se disparasen sobre la ciudad no alcanzasen la parte opuesta de la construcción. La circunvalación fue terminada en 10 días, aunque durante todo el tiempo que duró el asedio continuaron los trabajos de refuerzo del muro. Las tropas de la misma nacionalidad trabajaban juntas, de modo que una fortificación inglesa (Engelse Schans) fue construida por y para las tropas inglesas, así como otra para los franceses, los frisones y otra para las tropas de Holanda.

Asedio de Groenlo (Grol o Grolla) en 1.627. Se puede ver la línea de circunvalación y los campamentos. Autor J. Blaeu.

Teniendo noticias de que un gran ejército español, al mando de Enrique van der Bergh, estaba estacionado en el sur del país, e intentando evitar un enfrentamiento en campo abierto, donde sería superado en número, Federico Enrique ordenó desplazar parte de sus fuerzas hacia la ciudad alemana de Gogh, intentando desviar la atención de van der Bergh. Las villas y pueblos que rodeaban Groenlo fueron ocupadas por destacamentos del ejército de las Provincias Unidas para prevenir el avance de las tropas españolas, se colocaron centinelas en toda el área circundante y se establecieron líneas de suministro hacia Deventer y Zutphen, para abastecer de todo lo necesario a las fuerzas atacantes.

Matthijs Dulken, experimentado militar, estaba al mando de la guarnición española de Groenlo, con 1.200 soldados de infantería (sin contar los civiles alistados) y 100 de caballería comandados por Lambert Verreyken. Hallándose bien abastecido, ordenó reforzar las defensas de la ciudad, ya de por sí fortificada. Con la línea de circunvalación terminada, Groenlo fue bombardeada por las fuerzas atacantes, mientras grupos de zapadores holandeses, ingleses y franceses excavaban trincheras en dirección a la ciudad.

En los combates que se sucedieron, la artillería holandesa provocó numerosos daños entre las personas y edificios; los destrozos ocasionados en las defensas de la ciudad fueron continuamente reparados por los sitiados. Sin embargo, 200 “bolas de fuego” incendiarias fueron disparadas a la ciudad, causando grandes daños a edificios y personas.

El propio Dulken resultó herido en un hombro, debiendo transferir el mando a Verreyken. Éste, con su caballería, atacó sin mucho éxito las posiciones enemigas, especialmente las trincheras y el baluarte de Ernesto Casimiro de Nassau-Dietz. En Groenlo, debido a la negligencia de un soldado, explotaron dos barriles de pólvora, causando 40 bajas entre los sitiados.

Mientras tanto, los zapadores ingleses habían llegado con sus trincheras hasta el foso que rodeaba Groenlo, al que afluía el río Slinge. Para facilitar el cruce del foso destruyeron la esclusa al norte de la ciudad, lo que provocó una bajada del nivel del agua. Tras esto, el ejército atacante intentó cruzar el foso construyendo una presa, pero ésta fue incendiada por los defensores. Finalmente, con el apoyo de dos piezas de artillería, los atacantes consiguieron terminar dos presas a costa de numerosas bajas. Tras haber cruzado el foso, comenzaron a minar los muros defensivos de Groenlo, bajo el fuego constante que contra ellos se hacía desde la ciudad.

 

Llegada de Van der Bergh

Entretanto, Van den Bergh llegó a las cercanías de la ciudad con su ejército, al que había añadido 1.800 mercenarios alemanes, superando en número a las fuerzas de su primo Federico Enrique. Sin embargo, debido a la carencia de fondos, este ejército estaba falto de suministros y llegó a Groenlo demasiado tarde como para enfrentarse a los atacantes en una batalla a campo abierto. Tras un plan para cortar las líneas de suministro holandesas, que fracasó por las desavenencias entre los tercios españoles e italianos, Van den Bergh decidió atacar la línea de circunvalación y penetrar en la ciudad. Su ataque contra las fuerzas escocesas, exitoso en un principio, fue rechazado por el contraataque de las tropas del oficial Morre, que obligaron a los españoles a retirarse.

 

Negociaciones

Federico Enrique intentó negociar la rendición de Dulken, convenciéndole de la imposibilidad de recibir refuerzos desde el exterior, pero Dulken se negó a las propuestas. El 18 de agosto las tropas inglesas cruzaron el foso y lograron colocar una mina debajo de la defensa exterior, la mina explotó el 18 de agosto, abriendo una brecha en la muralla exterior de Groenlo por la que intentaron penetrar en la ciudad; por tres veces intentaron el ataque, siendo rechazados por la mosquetería de Verreyken, que causó numerosas bajas entre los ingleses. Sin embargo, Dulken, comprendiendo que no podría seguir repeliendo los ataques, y falto de hombres y de armas, envió comisionados para negociar un armisticio.

Tres días después ambas partes firmaron un tratado mediante el cual la ciudad quedaba en poder de las Provincias Unidas. A las tropas y ciudadanos españoles en Groenlo se les permitió salir con sus armas y propiedades, y se les concedió 200 carros para el transporte. La ciudad fue ocupada por una guarnición de soldados del ejército de Federico Enrique; la línea de circunvalación fue destruida y las trincheras rellenadas para prevenir su utilización por futuros atacantes. Groenlo quedó en poder de las Provincias Unidas hasta el final de la guerra.

Federico Enrique limpió a los españoles el este de Gelderland en 1.627 después de recapturar Groenle.

 

 

Batalla de la Bahía de Matanzas (10 de junio de 1.628)

Antecedentes

Juan Benavides era el encargado de recoger la Flota de la Plata, el 22 de julio de 1.627, zarpó de Cádiz. El primer contratiempo fue que la salida hubo de retrasarse por la tardanza en presentarse a bordo el arzobispo de México Francisco Mauro. Arribada la flota a su destino, Veracruz, el 16 de septiembre, se prepara el convoy, 4 galeones y 18 naos mercantes, que ha de llevar el valioso cargamento a España, zarpando el 21 de julio de 1.628, pero la falta de viento los obligó a fondear en el canal de San Juan de Ulúa, levantándose de noche un recio temporal que hace varar, bien por una mala maniobra del timonel según de Benavides o por bien por estar sobrecargada, procediéndose a transbordar la plata a otros navíos, operación en la que naufragó la nave mercante Larga, perdiéndose en los transbordos unos días hasta que, finalmente, se hacen de nuevo a la mar el 8 de agosto. Mientras tanto, a la caza de la flota de la plata navegaba la escuadra del holandés Piet Pieterszoon Heyn, marino avezado con una larga experiencia como corsario, apresado por navíos españoles en los que sirvió durante cuatro años encadenado al remo de las galeras. El Gobernador de Cuba, Lorenzo de Contreras, envió un patache para informar a Benavides de la proximidad de los navíos holandeses que lograron meter una urca (nave de 40 m que podía usarse como de guerra o de transporte) entre la flota española que desapareció sin ser molestada.

 

La batalla

La flota se dirigía al puerto de La Habana cuando fue descubierta por Piet Heyn al anochecer del día 8 de septiembre. El holandés, al mando de 32 navíos con 623 cañones y más de 3.500 hombres, y Benavides con tan solo 175 cañones de bronce y 48 de hierro de las naves españolas, no podía hacer frente al holandes, Así es que ordenó que las naves se adentrasen en la bahía de Matanzas y que desembarquen la plata en tierra.

Se estableció desigual lucha para tratar de salvar los tesoros de la flota, lo que resultó imposible al ser apresados por Heyn dos galeones y la mayor parte de los ricos cargamentos españoles. Benavides logró entrar en la bahía con algunos barcos, pero la ansiedad y el pánico se extendieron entre sus hombres y aumentaron aún más al ver aparecer los primeros barcos holandeses en la entrada de la bahía. Se ordenó entonces a los capitanes que desembarcaran los pasajeros, que ya en la costa corrían a guarecerse ante el peligro del fuego holandés. Benavides huyó también por el río San Juan, refugiándose en el ingenio San Sebastián, propiedad de Diego Díaz Pimienta.

Batalla de la Bahía de Matanzas (10 de junio de 1.628)

 

Secuelas

Además de las vidas se perdieron en la acción dos galeones, casi todos los buques de la flota y la mayor parte del cargamento que traían. Fue una gran victoria para los holandeses, el botín capturado a la Flota de la Plata, compuesto por oro, plata, cochinilla, seda, cueros, entre otros, fue calculado en 11.500.000 florines. De las ganancias, cinco millones de florines permitieron a la Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales apoderarse de Pernambuco en 1.630 y fundar la colonia de Nueva Holanda con capital en Mauritsstad (actual Recife en Brasil), un 10% fue para el Príncipe de Orange, Federico Enrique de Orange Nassau y otro 10% equivalente a un año y cinco meses de paga se destinó a las tripulaciones.

La victoria holandesa en la batalla de la Bahía de Matanzas en 1.628, contribuyó aún más a mejorar la situación fiscal, al tiempo que privó a España del dinero que tanto necesitaba. Sin embargo, la mayor contribución para la mejora de la posición holandesa en 1.628 fue que España se había sobreextendido de nuevo cuando participó en la guerra de la Sucesión de Mantua. Esto causó tal agotamiento de las tropas españolas y recursos financieros en el teatro de guerra en los Países Bajos que la República por el momento logró una superioridad estratégica: el ejército de Flandes disminuyó a 55.000 hombres mientras que el ejército de los Estados alcanzó los 58.000 en 1.628.

 

Asedio de Bolduque o de Hertogenbosch (abril – septiembre de 1.629)

Antecedentes

Con el botín conseguido en la batalla de la Bahía de Matanzas, Federico Enrique aprovechó parte de este dinero para aumentar su ejército y continuar la ofensiva en Flandes.

La ciudad de Bolduque (Hertogenbosch) del norte de Brabante se había mantenido fiel al rey de España desde 1.579. Era la principal fortaleza de la zona, y en el refuerzo de sus defensas se habían invertido importantes sumas de dinero.

Mauricio de Nassau intentó tomarla en 1.601 y 1.603, utilizando fuerte Crèvecoeur como base para los ataques holandeses. Ambos asedios fracasaron debido a los pantanos alrededor de la ciudad que dificultaron la construcción de obras de asedio. Durante la tregua de los Doce Años, las fortificaciones de la ciudad se vieron considerablemente reforzadas por los españoles. A partir de 1.610, el ingeniero Jan van der Weeghen elaboró planes para mejorar las defensas.

Los holandeses habían usado el suelo seco en el sur para realizar sus ataques anteriores, por lo que era necesario secar ese terreno. El fuerte de San Antonio, un pequeño fuerte baluarte, ya había sido construido en 1.597, pero van der Weeghen consideró que se necesitaba más protección. Diseñó un nuevo fuerte pentagonal, llamado Isabela, fue construido al sur de San Antonio en 1.614. El nuevo fuerte tenía un camino cubierto y una zanja inundada. Había un cuerno que se extendía hacia el sur, de cara a la dirección de ataque más probable.

Desde 1.618-20 las murallas de la ciudad se fortalecieron con la construcción de nueve nuevos bastiones. Sin embargo, estos no formaron una traza coherente de bastiones mutuamente flanqueantes, ya que las murallas eran solo vulnerables en ciertos lugares debido a la tierra pantanosa. El bastión Vught flanqueaba la muralla a la izquierda pero no estaba apoyado por otro bastión en ese lado. En 1.623 se construyó otro fuerte pentagonal llamado fuerte San Miguel, esta vez protegiendo el enfoque sudeste de la ciudad. La ciudad se había hecho conocer como el Dragón del pantano debido a su entorno pantanoso y los fallidos intentos holandeses de capturarlo. Sin embargo, las fortificaciones reforzadas pronto serían puestas a prueba.

Antón Schetz, conde de Grobbendonck, era el gobernador militar de la ciudad. Bolduque era considerada inexpugnable, ya que el foso que circundaba la ciudad y el suelo pantanoso de sus alrededores hacía inviables los métodos habituales de asalto: excavación de trincheras y minado subterráneo. Mauricio de Nassau, anterior estatúder de los Países Bajos, había fracasado dos veces en la toma de la ciudad.

Asedio de Bolduque o de Hertogenbosch 1629. El príncipe Federico Enrique y el conde Ernesto Casimiro inspecionando las obras. Autor de Pauwels van Hillegaert.

 

El asedio

Federico Enrique de Orange-Nassau alistó para la campaña de 1.629 un numeroso ejército compuesto de 24.000 infantes y 4.000 jinetes, además de 10.000 gastadores (zapadores). Partió desde Grave y se plantó ente la ciudad a finales de abril. El 1 de mayo comenzó el asedio.

Mandó desviar los dos ríos principales (el Dommel y el Aa) que afluían al pantano, y construyó un dique de 40 kilómetros de longitud en forma de un gigantesco cuadrado que encerraba la fortaleza. Una vez creado este pólder, desecó el interior con norias movidas por caballos. Cuando el suelo estuvo lo suficientemente seco extendió trincheras hacia los muros de la ciudad. Esta obra de ingeniería militar sería muy admirada por sus contemporáneos.

Asedio de Bolduque o de Hertogenbosch 1629. Plano del asedio. Autor Joan Blaeu.

 

Asedio de Bolduque o de Hertogenbosch 1629. Trabajos de fortificación. Autor anónimo atribuido a Pieter Snayers

Reacción española

Mientras tanto, las autoridades españolas, reunieron en Turnhout al ejército de campaña bajo el mando de Enrique van den Bergh (primo de Federico Enrique), para socorrer la ciudad. Por desgracia, Van den Bergh tenía poderosos enemigos dentro de su propio ejército, y no llegó a la vista de Bolduque hasta julio, cuando la línea de circunvalación holandesa estaba terminada.

Lanzar un ataque contra un enemigo numeroso y atrincherado tras un muro de tierra de 10 pies (3 metros) de altura no era una idea aconsejable. Van den Bergh lo había intentado en 1.627 contra la línea de circunvalación de Groenlo, y había sido rechazado con grandes bajas. Por ello el comandante flamenco se desplazó con su ejército a Ultramosa, es decir, a los territorios españoles al este del río Mosa, para tratar de invadir las provincias holandesas por la retaguardia y obligar a su primo calvinista a levantar el asedio si no quería perder ciudades como Zupthen, Grave o Deventer. Las regiones de Gelderland y Twente fiaban su defensa en un obstáculo natural difícilmente salvable: el río IJssel, que ni siquiera en los mejores años de Spínola los españoles habían podido superar.

Desde su base en la ciudad de Wesel, Van den Bergh envió una vanguardia de caballería vadear el río en un paso conocido cerca de Westervoort. La tropa, entre la que había 300 mercenarios croatas y varias compañías de arcabuceros a caballo, estaba al mando del veterano italiano Lucas Cairo, gobernador de Lingen, cuyo segundo era el flamenco Matthijs van Dulken, antiguo gobernador de Groenlo. Ambos conocían bien la región, pues la habían amenazado con sus tropas en los años anteriores, obligando a sus campesinos a pagar contribuciones de guerra para librarse del saqueo. Cairo y Dulken aparecieron a la vista del fuerte de Ijsseloord la noche del 22 al 23 de julio, su caballería estaba reforzada con un cuerpo de 800 mosqueteros. El burgomaestre de Arnhem, por nombre Dirck Dibbits, había ocupado la fortificación la tarde anterior con una compañía de la guardia cívica de la ciudad, tras ser avisado por el gobernador de Schenkenschans de la presencia de tropas españolas en la vecindad.

Asedio de Bolduque o de Hertogenbosch 1629. El príncipe Federico Enrique durante el asedio. Autor Pauwels van Hillegaert

Cairo esperaba encontrar el fuerte desocupado, pero pronto se dio cuenta de que no era así. El viejo capitán, no perdió el tiempo tentando el fuerte, y decidió vadear el río lejos del alcance de su fuego. El cruce se realizó en Westervoort de forma audaz. Los jinetes croatas fueron en cabeza. Para evitar que pistolas, carabinas y sillas de montar se echasen a perder al empaparse, las dejaron a la orilla, y montando a pelo vadearon el IJssel sin más pérdida que la de un hombre que se ahogó. Una vez en la otra orilla, los croatas clavaron en la tierra palos o estacas a las que previamente habían atado gruesas maromas para que los 800 mosqueteros cruzasen el río a bordo de chalupas en las que iban también cargadas palas y otras herramientas de zapa, además de los enseres y armas de los croatas.

Para asegurar el paso del río y garantizar el emplazamiento de un puente, los españoles comenzaron prestos la construcción de dos fuertes de tierra y fajina, uno en cada orilla. La compañía de la guardia cívica de Arnhem que guardaba Ijseloord, reforzada con una compañía inglesa, trató de desalojar a los invasores, pero su contraataque se topó con una fuerza muy superior a la esperada, y muchos de los hombres resultaron muertos o heridos. El capitán inglés, Dablis, fue uno de los que quedaron tendidos en el campo.

No fue la única pérdida de importancia que sufrieron los holandeses aquella noche, pues los españoles se apoderaron de dos navíos de guerra que patrullaban aquel tramo de río. La noticia, naturalmente, causó cierta inquietud en el campo holandés de Bolduque. Federico Enrique no levantó el asedio, pero sí se desprendió de 4.000 infantes y 1.200 jinetes, que al mando del conde Hermann Otto de Limburg-Stirum despachó hacia Gelderland para atajar la incursión española.

El 23 de julio, reforzado con tropas de la guarnición de Grave y de otros lugares próximos, el conde de Stirum decidió atacar el fuerte español de la orilla occidental. Su fuerza no era poca: 19 compañías de infantería, 10 o 11 de caballería y 6 cañones. El problema era que el fuerte español, aunque improvisado, ya estaba en defensa, y Lucas Cairo, que también había recibido refuerzos, tenía consigo 2.000 infantes, 5 compañías de caballería, y por lo menos 2 cañones.

Stirum desplegó sus batallones demasiado cerca las fortificaciones españolas, dentro del alcance de sus cañones

El conde de Stirum planteó el ataque de la siguiente manera: su caballería, a las órdenes del rittmeister (jefe de caballería) Van Bassum, cargaría sobre el ala izquierda de la posición española, donde se hallaba desplegada la caballería católica. El propio conde, con la infantería, asaltaría de frente el fuerte y las trincheras. La maniobra era arriesgada, pero gozando de superioridad numérica, si se ejecutaba coordinadamente, podía salir bien. Stirum cometió el error, en primer lugar, de desplegar sus batallones demasiado cerca las fortificaciones españolas, dentro del alcance de sus cañones, que dieron buena cuenta de no pocos infantes holandeses. Luego inició la batalla con el ataque sobre el ala izquierda española. La caballería, con Van Bassum al frente, cargó con ímpetu, pero estando ya cerca de la enemiga se topó con una zanja y se desorganizó.

Batalla a orillas del IJssel julio de 1629. Entre tropas españolas y holandesas. Autor Jan Martsen de Jonge.

La caballería española no desaprovechó la oportunidad y embistió a la holandesa. Se libró un cruento choque en el que los hombres de ambos bandos pelearon obstinadamente con sus espadas o disparándose a quemarropa con pistolas y arcabuces. Al final fueron los holandeses quienes se dieron a la fuga, mortalmente herido Van Bassum y muertos o heridos la mitad de sus hombres. Durante todo este tiempo, Stirum permaneció inmóvil, soportando su infantería el castigo de la artillería española. Solo cuando su caballería, o lo que quedaba de ella, se dio a la fuga, ordenó el comandante holandés el asalto general al fuerte español. Pero sus hombres estaban desalentados y exhaustos, y los mosqueteros españoles rechazaron sus asaltos repetidas veces.

Stirum perdió muchos hombres en ambas acciones, pero suplió sobradamente las bajas al llegar al lugar 13 compañías de infantería procedentes de Arnhem y Grave, al mando del coronel Varick, cerca del mediodía. Alentado, Stirum reactivó su embestida contra la posición española, este vez con gran empuje, Stirum en persona se puso, a caballo, al frente de la a acometida, y encabezó los sucesivos asaltos hasta que su caballo murió alcanzado por un disparo. También el coronel Varick resultó herido, junto con otros muchos oficiales. Entonces la moral holandesa comenzó a flaquear. A la sazón se desató una tormenta, y un crecido aguacero se abatió sobre los soldados que luchaban dentro y fuera de las zanjas y tras los parapetos. Las armas de fuego quedaron inutilizadas, y el magullado Stirum ordenó la retirada general.

Las pérdidas experimentadas por los holandeses en este combate son desconocidas. Unas fuentes hablan de 200, otras de 600, y otras de 2.000. El resultado fue que los españoles afianzaron su cabeza de puente y pudieron penetrar en la provincia de Gelderland, “plantando en sus tierras las banderas españolas adonde mas de setenta años a esta parte no han sido vistas”. Fue solo un espejismo. Las disensiones entre Van den Bergh y sus subordinados, y sobre todo los problemas logísticos cuando sus líneas de suministro en Wesel fueron cortadas, dieron al traste con la campaña. Tubo de retirarse dejando Bolduque a merced de los rebeldes.

 

Caída de la ciudad

Los fuerzas atacantes bombardeaban constantemente la ciudad. El 18 de julio cayó el fuerte Isabela, y al día siguiente el fuerte Antonio. A pesar de las repetidas salidas de los defensores, los atacantes llegaron con sus excavaciones hasta la puerta sur de la ciudad y la minaron. El 11 de septiembre una gran explosión abrió una brecha en las murallas.

El 14 de septiembre el gobernador de Bolduque, Anton Schetz, rindió la ciudad ante los holandeses. Se les permitió abandonar la ciudad con sus pertenencias.

Asedio de Bolduque o de Hertogenbosch 1629. Españoles entrevistándose con los holandeses. Autor Johan Herman Isings

 

Asedio de Bolduque o de Hertogenbosch 1629. Retirada de los españoles. Autor anónimo atribuido a Henri Ambrosius Pacx

El obispo Miguel Ophovius abogó ante Federico Enrique para conseguir la tolerancia religiosa de los vencedores del asedio con los católicos, pero las presiones de los calvinistas en contra obligaron a éste a ser tan estricto en este sentido en Bolduque como en el resto de la república. La libertad de culto sólo sería aprobada en 1.794, tras la toma de la ciudad por las fuerzas revolucionarias francesas.

La pérdida de Bolduque supuso un gran golpe al prestigio de los españoles. Sus posiciones en el norte se verían gravemente amenazadas, y Federico Enrique, animado por el éxito, seguiría con su campaña asistido por su primo y antiguo rival van den Bergh, quien cambió de bando tras ser acusado de traición.

 

Batalla naval de Slaak (12 y 13 de septiembre de 1.631)

Como reacción a un intento holandés por capturar Dunkerque a principios de año, la infanta Isabel Clara Eugenia de España, gobernaba los Países Bajos, ordenó que un ejército español fuera transportado en una flota de barcazas para intentar ocupar las islas de Goeree y Overflakee por sorpresa. En particular, los españoles deseaban dominar las grandes fortalezas a ambos lados del estrecho de Volkerak. La fortaleza en el lado continental tenía un valor especial de propaganda, ya que era una ciudad recién fundada llamada Willemstad en honor a Guillermo de Orange; más importante aún, la ocupación española permitiría el bloqueo del principal puerto naval holandés, Hellevoetsluis, ubicado directamente al norte de Overflakee en la isla de Voorne; y el aislamiento de la provincia de Zelanda de sus provincias confederadas.

Una flota española de 90 naves y 5.500 hombres bajo la dirección de Francisco de Moncada, marqués de Aytona, pero de hecho estaba mandada por el conde Jan van Nassau Siegen, un primo católico de la casa holandesa calvinista de Orange, que consistía principalmente en pequeños transportes, partió de Amberes.

Sin embargo, el proyecto no podía mantenerse en secreto y una fuerza holandesa de 50 barcos, que en gran parte consistía también en pequeñas embarcaciones pero que tenían algunas naves de mayor calado, bajo el vicealmirante neozelandés Marinus Hollare, interceptaron la flota en el Escalda Oriental. Al ver su ruta prevista bloqueada, los españoles entonces trataron de capturar la isla más meridional de Tholen, pero ese intento fue frustrado por un regimiento de 2.000 mercenarios ingleses y escoceses bajo el mando del coronel Tomás Morgan de la fortaleza continental de Steenbergen que marchó en marea baja a través del mar poco profundo hasta la isla, llegando justo a tiempo para impedir el desembarco. Van Nassau en su desesperación tomó la audaz decisión de intentar escabullirse de la flota holandesa durante la noche y así lograr el objetivo original después de todo.

Sin embargo, el movimiento español fue detectado en medio de la niebla; a pesar de su menor número, los holandeses primero permitieron que la flota enemiga pasara completamente antes de atacarlos. Una vez que pasaron, los holandeses de repente atacaron a los españoles por retaguardía en el canal Slaak de Volkerak y fueron derrotados. Cientos de personas se ahogaron cuando trataban de escapar de los barcos y los que escaparon fueron capturados por las tropas holandesas e inglesas que esperaban en tierra. Más de 4.000 tropas y marineros fueron capturados junto con la mayoría de los barcos. El propio Van Nassau y dos barcos que lo acompañaban lograron escapar a Amberes; no se sabe exactamente cuántos otros escaparon, tal vez tanto como un tercio de su flota.

El almirantazgo de Amsterdam sugirió arrojar a todos los prisioneros al mar, hasta entonces era el método prescrito oficialmente para que los holandeses prescindieran de los combatientes enemigos capturados en el mar, para disuadir otros intentos, pero el estatúder Federico Enrique lo prohibió. La derrota fue una de la serie de reveses para la política de los Habsburgo en la guerra de los Treinta Años librada al mismo tiempo en el gran teatro alemán; influyó en una decisión en 1632 de alcanzar un acuerdo de paz entre los Habsburgo y la República; sin embargo, las conversaciones de paz no tuvieron éxito.

 

Asedio de Maastricht (9 de junio al 22 de agosto de 1.632)

Antecedentes

En el año de 1.630, irrumpió Gustavo Adolfo de Suecia en Alemania en el marco de la guerra de los Treinta Años. Tras infligir una severa derrota a los imperiales en la batalla de Breitenfeld, en septiembre de 1.631, el monarca sueco se desplazó con su ejército al Bajo Palatinado, o Palatinado Inferior, ocupado por guarniciones españolas. El 7 de noviembre el principal ejército sueco, al mando del propio Gustavo Adolfo, cruzó en botes el Rin cerca de Oppenheim sin que los poco más de 2.000 hombres que pudo reunir el portugués Felipe da Silva pudieran contenerlos. Las reducidas tropas españolas que defendían la región se atrincheraron en sus principales fortalezas: Frankenthal, Speyer, Kreuznach, Bacharach y otras. Al año siguiente solo Frankenthal resistía, bien guarnecida –y seguiría resistiendo toda la guerra, hasta la paz de 1.648. La llegada desde Milán con refuerzos de Gonzalo Fernández de Córdoba, descendiente del Gran Capitán nombrado de nuevo capitán general del Palatinado, mejoró la situación.

Mientras en los Paises Bajos, tras el éxito de 1.629, en la captura de Bolduque (Hertogenbosch), y aprovechando que parte de las fuerzas españolas estaban ocupadas en Alemania, el estatúder Federico Enrique Henry marchó hasta el río Maas (Meuse) en 1.632. El objetivo de la campaña era ambicioso: la captura del fuerte fortaleza de Maastricht, que se encontraba profundamente dentro del territorio español. Cuando Federico Enrique marchó hacia el sur, los lugares fortificados de Venlo y Roermond capitularon con muy poca resistencia gracias a los esfuerzos del estatúder de Gelderland Superior, Van der Bergh, que simpatizaba con la causa holandesa.

En 1.632, Maastricht estaba rodeada por altas murallas medievales con una gran cantidad de torres. Se habían construido algunos bastiones de tierra para fortalecer las defensas contra la artillería. Un foso inundado alimentada por agua del río protegía las partes bajas de las defensas.

La ciudad se encuentra a ambos lados del río Maas (Meuse), que es particularmente ancho en Maastricht, por lo que cualquier atacante tendría sus fuerzas divididas en dos por el río. La guarnición, comandada por Guillermo de Bette, barón de Lede, leal a España y decidido a resistir al ejército holandés. Además de todo esto, había una gran posibilidad de enviar un ejército de socorro a Maastricht para levantar el sitio.

 

El asedio

Federico Enrique ordenó que una fuerza holandesa amenazase Amberes y obligar a los españoles a dividir sus fuerzas, mientras que él inició un rápido avance siguiendo el curso del río Mosa. Primero tomó Venlo, luego Straelen, Sittard y Roermond y se presentó ante Maastricht el 10 de junio con 17.000 soldados de infantería y 4.000 de caballería, incluían tropas inglesas y francesas veteranas, que jugarían un papel importante en el asedio. La ciudad llevaba en manos españolas desde que Alejandro Farnesio la tomara en el memorable asedio de 1.579, y era demasiado importante como para dejarla caer.

Los holandeses inmediatamente comenzaron a cavar líneas de circunvalación y contra-circunvalación. Estas eran fortificaciones de terraplenes que corrían alrededor de la ciudad y fueron construidas para proteger los campamentos de los sitiadores de las salidas de la guarnición o los ataques de una fuerza de socorro. Había varios fuertes y reductos a lo largo de estas líneas protegiendo el terreno elevado o las secciones vulnerables. Donde las líneas se encontraban con el río arriba y debajo de la ciudad, se construyeron puentes de pontones, permitiendo a los sitiadores transferir tropas y material de un lado del río al otro. La fuerza de estas líneas era ser crítico para el resultado del asedio.

Asedio de Maastricht 1632. Mapa del asedio. Se pueden ver los campamentos y la línea de circunvalación

Se hicieron dos trincheras de aproximación en la ciudad, una por las tropas inglesas y la otra por los franceses, que conducían hacia secciones de las defensas al norte y al sur, respectivamente, de la esquina occidental de la ciudad.

La aproximación francesa se centró en una sección de muros medievales cerca de la Puerta de Bruselas que estaba flanqueada inadecuadamente por las obras a ambos lados de la misma y la aproximación inglesa dirigida justo al sur de una medialuna frente a las murallas. Este asedio tuvo lugar mucho antes de los días de las trincheras paralelas, por lo que las obras consistían en zanjas zigzagueantes excéntricas y baterías autónomas que formaban puntos fuertes.

 

Reacción española

En respuesta a la inversión de Maastricht, la infanta Isabel Clara Eugenia, gobernadora de los Países Bajos españoles, solicitó inmediatamente la presencia de Gonzalo de Córdoba en Flandes para unirse al menguado ejército de campaña de la provincia, que al mando del marqués de Santa Cruz, sumaba apenas 14.000 combatientes.

Córdoba obedeció, concentrando sus fuerzas en Frankenthal. Su ejército del Palatinado apenas contaba con unos 6.000 infantes y 22 cornetas de caballería. Para solventar la escasez de hombres, el experimentado Córdoba encomendó a su maestre de campo general, el veteranísimo Carlos Coloma, “famoso no menos por su pluma que por su espada“, la tarea de conseguir la colaboración del ejército de la Liga Católica que, al mando Gottfried Heinrich, conde de Pappenheim, que combatía a los suecos y a sus aliados protestantes en la región de Westphalia. Coloma envió al campo de Pappenheim a dos hombres de su plena confianza, el español Francisco de Albelda y el teniente coronel flamenco Van den Brande, que cumplieron su misión “con dones y promesas“, Córdoba ofreció 100.000 escudos a Pappenheim si la ciudad era liberada, cabe mencionar que la soberanía de Maastricht era compartida entre dos personas: el duque de Brabante (o sea, el rey de España), y el obispo de Lieja, que era también arzobispo de Colonia, y por ende uno de los principales caudillos de la Liga Católica, cuyo ejército de Westphalia Pappenheim encabezaba.

A principios de agosto Gonzalo de Córdoba fue reforzado por el comandante imperial Pappenheim, que trajo 8.000 infantes y 2.500 jinetes. Decidió atacar las líneas holandesas y obligarlas a levantar el sitio.

Disgustado por la pérdida de Bolduque en 1.629 a causa de la cizaña que imperaba entre los comandantes del ejército, el Conde-duque de Olivares, convencido de que faltaban oficiales con pericia, decidió aumentar el número de maestres de campo generales de infantería de uno a cuatro, cada cual con sus respectivos lugartenientes, en aras de hacer sus tropas más operativas. Semejante idea, en un momento de rivalidades y pugna entre comandantes y entre las naciones dentro del ejército, no solo no resolvió nada, sino que empeoró notablemente la situación. A principios de agosto de 1.632, se reunieron en el campo español para discutir sobre el punto más apropiado en el cual atacar la línea holandesa los siguientes oficiales: el marqués de Santa Cruz, gobernador de las armas; Gonzalo Fernández de Córdoba, Pappenheim, y los maestres de campo generales Carlos Coloma, duque de Lerma y Fray Lelio Brancaccio. El desafío de estos siete comandantes era doble: por un lado, ponerse de acuerdo en cuanto al plan a seguir, y además, ejecutarlo de forma coordinada y conveniente.

La urgente necesidad de socorro hizo que trazaran un plan que consistía en atacar simultáneamente las líneas holandesas a ambos lados del río en dos frentes; los españoles en la orilla brabantina con 3.000 hombres, y los alemanes en la de Limburgo con una fuerza de igual número, mientras se realizarían varios ataques de diversión. El plan a priori era bueno, obligaba a los defensores a dividir sus fuerzas, y aunque un ataque fracasara, si el otro tenía éxito podría introducirse socorro en la ciudad. Pero los problemas del mando sobredimensionado se hicieron presentes de nuevo a la hora de la ejecución.

Córdoba y el napolitano Fray Lelio Brancaccio seleccionaron para el ataque el tercio español de Luis Ponce de León, el tercio viejo de italianos de Andrea Cantelmo, y el borgoñón del señor de Misiers. Las tropas españolas estaban para atacar, pero el ataque se pospuso hasta el día siguiente porque los hombres de Pappenheim no pudieron llegar a su puesto antes del anochecer, demasiado cansados para lo que se esperaba de ellos.
La coordinación del día siguiente tampoco fue mejor. Santa Cruz, en lugar de permanecer en su puesto, desde donde debía organizar varios ataques de distracción, se presentó en el cuartel de Pappenheim a las 11 de la noche para presenciar el ataque. Allí lo encontró el teniente de maestro de campo general Juan de Garay, que le advirtió que por el otro lado no se podría embestir las fortificaciones holandesas, ya que los soldados no disponían de escalas para asaltar las trincheras ni de fajinas ni tablones para cegar los fosos.
A Pappenheim se le acabó la paciencia, y el día siguiente, 17 de agosto, atacó por su cuenta el campamento del conde Guillermo de Nassau-Hilchenbach, donde se concentraban la mayoría de regimientos ingleses al servicio de los Estados Generales de Holanda. El choque fue en extremo sangriento, pues los hombres de Pappenhein avanzaron en batallones compactos contra una línea de altísimos parapetos con un triple foso que era imposible sortear sin escalas. El fuego de la artillería holandesa barrió a los alemanes por docenas. En ningún momento los hombres de Pappenheim tuvieron la mínima oportunidad de franquear con éxito la formidable barrera. Solo en la zona del cementerio de Ambrij, un paraje pantanoso donde la línea de circunvalación era muy débil, llegaron unos y otros a combatir pica contra pica. Tras tres horas de incesante castigo, sin embargo, Pappenheim ordenó la retirada. Había perdido 1.200 hombres y estaba  furioso, porque los españoles habían permanecido inactivos. . Una de las bajas en el lado holandés fue Robert de Vere, conde de Oxford.

 

Final del asedio

Al no haber logrado levantar el sitio por la fuerza de las armas, Fernando González y Pappenheim decidieron cortar las líneas de suministro holandesas y así privarlas de su sólida posición. Sin embargo, los sitiadores tenían suministros suficientes en sus campamentos para otros dos meses, por lo que Federico Enrique simplemente ignoró las acciones de las fuerzas de socorro y siguió adelante con el asedio.

Los atacantes se enfrentaron con una resistencia decidida de la guarnición que hizo muchas salidas, particularmente contra las trincheras inglesas, pero al final ambas trincheras llegaron al foso. Se decidió explotar las paredes para formar una brecha y para ello se cavaron dos túneles debajo de la zanja. Una mina fue detonada en uno de ellos debajo de las paredes y una desesperada esperanza asaltó la brecha en la noche del 21 de agosto. Este asalto logró ganar un espacio en las murallas y la guarnición capituló a la mañana siguiente, temiendo que la ciudad fuera saqueada si los atacantes entraban en fuerza.

Asedio de Maastricht 1632. Federico Enrique en la rendición de la ciudad el 22 de agosto. Autor Pieter Wouwerman

 

Secuelas

El marqués de Santa Cruz fue destituido, y Gonzalo Fernández de Córdoba se retiró del servició. En cuanto a Pappenheim, se marchó en septiembre, reclamado por Wallenstein en Alemania, y moriría combatiendo la batalla de Lützen, el 16 de noviembre de 1.632. Olivares, compungido y amedrentado, llegó a la conclusión que fragmentar el alto mando había sido una pésima idea, y restableció el esquema anterior, si bien dispuso, además, la creación de unas ordenanzas militares destinadas a poner fin a la desobediencia entre mandos. Tales medidas, aunque no convirtieron al viejo ejército español en una maquinaria infalible, surtieron el efecto necesario, y pronto se restauró la situación de equilibrio en el escenario flamenco.

La infanta Isabel ahora se vio obligada a convocar a los Estados del sur General por primera vez desde su inauguración en 1598. Se reunieron en septiembre (como resultó por última vez bajo el dominio español). La mayoría de las provincias del sur propugnaban conversaciones de paz inmediatas con la República para preservar la integridad del Sur y el libre ejercicio de la religión católica. Una delegación general de los Estados de Sur se reunió con los Estados Generales del Norte, representados por sus suplentes en el campo en Maastricht. Los delegados “sureños” se ofrecieron a negociar sobre la base de la autorización otorgada en 1.629 por Felipe IV. Sin embargo, el rey Felipe y el conde-duque de Olivares cancelaron secretamente esa autorización, ya que consideraron la iniciativa de los Estados del Sur General una “usurpación” del poder real. Nunca tuvieron la intención de cumplir ningún acuerdo que pudiera surgir.

En el lado holandés, existía la desunión habitual. Federico Enrique esperaba lograr un resultado rápido, pero Friesland, Groningen y Zeelanda se opusieron rotundamente a las conversaciones, mientras que Holanda, dividida, vacilaba. Eventualmente, esas cuatro provincias autorizaron conversaciones directamente con las provincias del sur, dejando fuera a España. Evidentemente, tal enfoque haría que el acuerdo resultante careciera de valor, ya que solo España poseía tropas. El partido por la paz en la República finalmente trajo negociaciones significativas en diciembre de 1.632, cuando ya se había perdido un tiempo valioso, lo que permitió a España enviar refuerzos.

Ambas partes presentaron demandas que eran irreconciliables al principio, pero después de muchas discusiones las demandas del Sur se redujeron a la evacuación del Brasil portugués (que había sido invadido en 1.630 por los holandeses). A cambio, le ofrecieron Breda y una indemnización por renunciar a Brasil. Los holandeses redujeron sus demandas a Breda, Geldern y el área Meierij en torno a Bolduque (Hertogenbosch), además de concesiones arancelarias en el Sur. Además, cuando se dieron cuenta de que España nunca concedería a Brasil, propusieron limitar la paz a Europa, continuando la guerra en el exterior.

En junio de 1.633 las conversaciones estaban al borde del colapso. Se produjo un cambio en la política holandesa que sería fatal para la República. Federico Enrique sintiendo que las conversaciones no iban a ninguna parte, propuso poner un ultimátum al otro lado para aceptar las demandas holandesas. Sin embargo, perdió el apoyo de la “fiesta de la paz” en Holanda, dirigida por Ámsterdam. Estos regentes querían ofrecer más concesiones para obtener la paz. El partido de la paz ganó la ventaja en Holanda, por primera vez desde 1.618 levantándose contre el estatúder y los contrarreformistas. Federico Enrique, sin embargo, logró obtener el apoyo de la mayoría de las otras provincias y votaron el 9 de diciembre de 1.633 (superando a Holanda y Overijssel) para interrumpir las conversaciones

Isabel Clara Eugenia murió el 1 de diciembre de 1.633 en Bruselas y fue enterrada en la catedral de San Miguel y Santa Gúdula de Bruselas junto a su marido Alberto.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-03-10. Última modificacion 2018-03-10.