Edad Antigua Carros de guerra Imperio hitita. Organización
Imperio hitita. Organización

Origen de los hititas

Los hititas eran un pueblo indoeuropeo que invadieron Anatolia procedentes del norte del Cáucaso en las emigraciones de 1900 AC. Lingüísticamente, los inmigrantes indoeuropeos se pueden subdividir en hititas (gente de Haití), palaitas y luvitas. En Anatolia se encontraron con una población indígena; obviamente, la rivalidad entre los diversos principados locales con sus centros fortificados proporcionó condiciones favorables para que estos inmigrantes se establecieran.

Los hititas se llamaban a sí mismos “nasili”. Trajeron consigo sus caballos de tipo eumétrico, que en los pastos de la zona crecieron de modo extraordinario.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/carros-de-guerra-hititas-1024x674.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/carros-de-guerra-hititas-300x198.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/carros-de-guerra-hititas-768x506.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/carros-de-guerra-hititas-1536x1011.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/carros-de-guerra-hititas-2048x1349.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/carros-de-guerra-hititas-100x66.png 100w
Carros de guerra hititas. Eran considerados los más pesados de la época, llevaban 3 tripulantes: conductor, guerrero y escudero. Autor Peter Dennis

Organización hitita

El rey hitita actuaba como sumo sacerdote, en cuanto a la religión, también como jefe militar en lo que se refiere a la infantería o al ejército y lo principal es que también era encargado de la legislación, era el juez principal. El Pankus era una asamblea de nobles que monitoreaba las actividades del rey en relación con sus leyes. Podría haber tenido el poder de remover e instalar reyes según fuera necesario. Debido a que no tenían ley de sucesión hasta alrededor del 1500 AC, la muerte de un rey antes de esa fecha a menudo desencadenaba una lucha por el poder. La autoridad del Pankus disminuyó a medida que el imperio comenzó a crecer y después de que se adoptó una ley de sucesión.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/muwattalis-rey-de-los-hititas-en-el-siglo-xiv-ac-818x1024.png 818w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/muwattalis-rey-de-los-hititas-en-el-siglo-xiv-ac-240x300.png 240w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/muwattalis-rey-de-los-hititas-en-el-siglo-xiv-ac-768x961.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/muwattalis-rey-de-los-hititas-en-el-siglo-xiv-ac-1227x1536.png 1227w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/muwattalis-rey-de-los-hititas-en-el-siglo-xiv-ac-100x125.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/muwattalis-rey-de-los-hititas-en-el-siglo-xiv-ac.png 1259w
Muwattalis rey de los hititas en el siglo XIV AC. El rey en el centro, a la derecha un guardia real y a la izquierda un jefe de carro. Autor Angus McBride

El reino estaba bien administrado por gobernadores provinciales que actuaban como ciudades-estado dentro del reino. Los territorios situados fuera del reino estaban frecuentemente gobernados como reinos vasallos estableciendo tratados formales con sus gobernantes. Cada año, los gobernantes de los estados vasallos llevaban obsequios a Hattusa y prometían su lealtad. A cambio de protección militar y un estatus comercial favorable, los estados vasallos aportaron recursos preciosos, cereales y tropas al Imperio.

Los éxitos más relevantes de la civilización hitita se encuentran en el campo de la legislación y de la administración de justicia. Los códigos civiles de los hititas revelan una gran influencia babilónica, aunque su administración de justicia es mucho más severa que la de los babilonios. Los hititas rara vez recurrían a la pena de muerte o a la mutilación corporal, características de otras civilizaciones del antiguo Oriente Próximo. Además, la justicia hitita se basaba fundamentalmente en el principio de restitución en lugar del de retribución o venganza.

La pena por robo, por ejemplo, era la devolución del objeto robado y el pago de una recompensa adicional. La economía hitita se basaba en la agricultura y la ganadería. Los principales cultivos eran el trigo y la cebada, y los animales fundamentales el ganado vacuno y las ovejas.

Los hititas también tenían reservas de minerales ricos, tales como el cobre, el plomo, la plata y el hierro. Sus técnicas metalúrgicas eran avanzadas para la época; puede haber sido el primer pueblo en trabajar el hierro, pero su uso fue ornamental, sus armas al igual que las de sus vecinos eran de bronce.

Las características importantes de este imperio fue que era un poder dominante en Anatolia, donde se situó su núcleo político central y los territorios periféricos. Tuvieron un “sistema regional” descentralizado a caballo entre un oriente y occidente.

Los hititas realizaron intercambios comerciales con las civilizaciones del Indo, Mesopotamia y Egipto, especialmente con Ugarit. Durante el reinado de Hatusili III (1265-1237 AC), la relación comercial de los hititas con el mar cambió sustancialmente. Los hititas establecieron un puerto, Ura, desde el que emprendieron aventuras comerciales, incluso en competencia con Ugarit. Los hititas practicaban un comercio activo con un sistema variado de préstamos, garantías y fianzas. La industria metalúrgica era próspera y el hierro hitita era objeto de exportación hacia los países del este y del sur.

Los bienes y la seguridad que ofrecían, iban atrayendo cada vez a más comerciantes, los cuales no solamente venían y viajaban transportando ideas y otras mercancías, sino que también se establecía en los alrededores de la ciudad, creando de esta manera nuevas comunidades dentro de otras ya existentes.

A veces algunos de estas personas, comerciantes, hacían o cumplían la tarea de embajador de otros lugares u otros países para que a través de ellos existiera buenas relaciones tanto comerciales y como políticas. Estos comerciantes también ayudaban a resolver problemas de sus compatriotas.

La guerra para los hititas era vista como el último recurso, después de que se hubieran agotado todas las otras opciones pacíficas, desde maniobras diplomáticas, sobornos hasta alianzas matrimoniales. Pero una vez que el escenario exigía una acción militar, se esperaba que los reyes hicieran todo lo posible para reforzar al ejército participante con decisiones estratégicas, suministros logísticos y, por supuesto, valentía personal.

El gobierno de los reyes hititas era de carácter “primero entre iguales”. Los nobles hititas gobernaban los nuevos territorios, y el rey no podía actuar contra ellos con su justicia, sino que existía un consejo especial para tratar esos asuntos entre aristócratas.

Los nobles poseían tierras, que eran feudos propios. Junto a ellos, estaban los gobernantes de las ciudades vasallas, que no tenían poder en estos feudos, sino que gobernaban en nombre del rey únicamente en estas ciudades. Por otro lado, los nobles tenían la obligación de aportar carros al ejército imperial, mientras que los gobernantes vasallos pagaban tributo al Imperio, y aportaban el grueso de las tropas del ejército (infantería, no carros). Las ciudades también tenían la obligación de mantener los caminos aptos para el movimiento del ejército y sus carros.

La sociedad hitita tenía esclavos. Eran adquiridos a través de mercados de esclavos, otras personas fueron esclavizadas por sus acreedores por incapacidad para pagar una deuda, aunque probablemente con el tiempo podrían recuperar su libertad si ellos u otros miembros de su familia pudieran descargar su deuda. Un hombre que hubiera cometido un asesinato podría ser esclavizado por la familia de la víctima o entregar a la familia a uno de sus hijos en su lugar. Pero el mayor número de esclavos se conseguían como prisioneros de guerra en el curso de las campañas militares hititas, y eran transportados a la patria hitita. Allí muchos eran asignados a las propiedades del rey, que se quedaba con un gran número para el servicio en su milicia, en los templos del reino, o para el reasentamiento en zonas escasamente pobladas o despobladas de la patria, particularmente en zonas fronterizas.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/infanteria-hitita-avanzando-en-columna-de-a-cuatro-1024x671.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/infanteria-hitita-avanzando-en-columna-de-a-cuatro-300x197.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/infanteria-hitita-avanzando-en-columna-de-a-cuatro-768x504.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/infanteria-hitita-avanzando-en-columna-de-a-cuatro-1536x1007.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/infanteria-hitita-avanzando-en-columna-de-a-cuatro-100x66.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/infanteria-hitita-avanzando-en-columna-de-a-cuatro.png 1812w
Infantería hitita avanzando en columna de a cuatro, con los prisioneros en el centro, estos prisioneros se convertirían en esclavos. Autor Adam Hook para Osprey

Organización militar hitita

El ejército hitita podría reunir regularmente entre 5.000 y 10.000 hombres para sus campañas expedicionarias. En condiciones extraordinarias como en la batalla de Kadesh alcanzó unos 20.000 hombres, reuniendo a los diversos vasallos del país y las ciudades-estado de Siria con las que tenía varios tratados de asistencia mutua. De las otras grandes potencias, solo Mitani y Egipto desplegaron fuerzas comparables en tamaño a los ejércitos hititas, y ellos también se basó en gran medida en los contingentes aliados para realizar los máximos esfuerzos nacionales. El rey disponía de todo el personal militar de Hatti, al igual que los contingentes militares de los estados aliados.

El mando del ejército lo asumía un miembro de la familia real, generalmente el hermano del rey. De hecho, muchos de los puestos prestigiosos del ejército hitita, incluido el mando de su cuerpo de guardaespaldas y batallones de carros, estaban en manos de los hermanos y primos inmediatos del gobernante, lo que dio lugar a una fuerza militar central estrechamente controlada.

Otros nobles del estado hitita, que principalmente comandaban las divisiones más pequeñas del ejército. Curiosamente, a diferencia de muchas otras facciones contemporáneas, a estos comandantes se les daba relativa libertad para llevar a cabo sus propias operaciones que involucraban principalmente incursiones e incursiones en territorios enemigos. Pero aunque podían realizar operaciones por propia iniciativa y tácticas, tenían que informar a las autoridades superiores sobre sus esfuerzos y progresos militares. En ocasiones, el jefe podía ser reprendido o incluso castigado severamente si mostraba incompetencia al tratar con sus enemigos.

Uno de los familiares del rey era el Gal Meshedi (Jefe de la guardia personal), un alto rango militar que generalmente ostentaban los hermanos del propio rey. Los guardias del Meshedi también eran acompañados por otra división de soldados de élite que fueron descritos simplemente en fuentes hititas como «Hombres de la Lanza Dorada«.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/guerreros-hititas-1024x668.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/guerreros-hititas-300x196.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/guerreros-hititas-768x501.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/guerreros-hititas-1536x1002.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/guerreros-hititas-2048x1336.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/guerreros-hititas-100x65.png 100w
Guerreros hititas. A la izquierda primeros tiempos uno armado con lanza y escudo de cuero, el otro con hacha, están protegidos con casco de cuero, autor Adam Hook. A la derecha apogeo del imperio posiblemente son Meshedi o guardia personal, uno armado con hacha, otro con arco y armadura de escamas, el otro con lanza y escudo de madera, están protegidos con casco de bronce. Autor Ángel García Pinto

Los guardias del Meshedi tenían la tarea de defender físicamente al rey de los combatientes y asaltantes enemigos. Pero más allá del alcance del combate, algunas de estas tropas de élite fueron elegidas para proteger los aposentos del rey, mientras que otras fueron elegidas a dedo para proteger los bienes reales y las residencias en todo el imperio. Algunos de ellos también fueron seleccionados para convertirse en mensajeros reales, mientras que otros recibieron el dudoso honor de desempeñar el papel de verdugo real. Además, la fraternidad defendió abiertamente su vínculo simbólico con el monarca mediante la celebración de concursos como carreras a pie, al ganador de las cuales se le ofreció el premio de llevar las riendas del caballo del rey cuando desmontaba.

El carro era la primera unidad en importancia, la segunda es la infantería, la tercera es la arquería y la cuarta los mercenarios (había dos grupos, el de los hapiru, posiblemente los hebreos y los esclavos que si luchaban bien podían ser liberados).

El número de los soldados variaba según la batalla. Los mejores eran del centro de Anatolia, de Hattusa.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/reclutamiento-hitita.png 1870w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/reclutamiento-hitita-300x202.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/reclutamiento-hitita-1024x691.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/reclutamiento-hitita-768x518.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/reclutamiento-hitita-1536x1037.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/reclutamiento-hitita-100x67.png 100w
Reclutamiento hitita. Se hacía entre los prisioneros de guerra y la población civil, las autoridades decidían qué personas eran reclutadas y se hacía en todo el imperio. Autor Adam Hook para Osprey

Infantería hitita

El ejército hitita se organizó en torno al sistema decimal común a los ejércitos de la zona en ese momento. Infantería, carros y arqueros compartían la misma estructura organizativa, con escuadrones de diez, compañías de diez escuadrones y batallones de diez compañías. Infantería desplegada para la batalla en compañías de 10 hombres de ancho y 10 hombres de profundidad, con batallones de pie con frentes de 100 hombres y 10 hombres de profundidad. Las armas básicas de la infantería hitita eran la lanza de longitud media, el hacha y la hoz. La infantería hitita era flexible en armamento, equipo y forma de despliegue.

La infantería hitita se había desarrollado en el accidentado terreno de Anatolia, donde la propia tierra valoraba las tropas terrestres utilizadas de diversas formas. Los comandantes hititas comúnmente cambiaban la combinación de armamento de infantería e incluso ropa y armadura, dependiendo de la naturaleza del terreno y el tipo de batalla que se esperaba que librara la infantería.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/infantes-hititas-1024x623.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/infantes-hititas-300x182.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/infantes-hititas-768x467.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/infantes-hititas-1536x934.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/infantes-hititas-100x61.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/infantes-hititas.png 1942w
Infantes hititas. Se puede apreciar los distintos armamentos y escudos usados por los hititas. Autor Peter Dennis

En el terreno montañoso, la infantería llevaba la espada en forma de hoz, la daga, el hacha y sin lanza, una combinación de armas adecuadas principalmente para el combate cuerpo a cuerpo. La infantería de montaña recibía cascos de metal, buenas botas, armaduras de cuero o escamas y un escudo especialmente diseñado en forma de ocho. La cintura estrecha del escudo lo hacía más liviano al mismo tiempo que brindaba una buena protección corporal en toda su longitud. La cintura estrecha mejoraba la capacidad del soldado para ver a su adversario y le proporcionó un mayor espacio para manejar su espada en una batalla cuerpo a cuerpo. Más tarde, los hititas adoptaron el pequeño escudo redondo, un equipo diseñado específicamente para el combate cuerpo a cuerpo.

En terreno abierto el arma principal de la infantería hitita era la lanza larga, y la formación de combate era la falange pesada y compacta. Un ejército que adaptaba sus unidades, armas y formaciones de combate con tanta facilidad requería un alto grado de disciplina y entrenamiento por parte de sus soldados.

El ejército hitita se construyó alrededor de una fuerza profesional central leal al rey y aumentada por las fuerzas proporcionadas por los vasallos del rey. La sociedad hitita proporcionaba al «hombre de las armas», a quien se le daban los ingresos de la tierra a cambio del servicio militar.

El terreno de Anatolia valoraba el sigilo, el movimiento rápido, el movimiento nocturno y el despliegue rápido desde la línea de marcha hasta la formación de combate para evitar una emboscada. Estas habilidades son las características de un ejército profesional, no un ejército de reclutas. El ejército hitita estaba compuesto por soldados de calidad casi profesional similares en experiencia y habilidad a las clases militares feudales de Europa durante la Edad Media.

Los arqueros hititas

Las fuentes escritas no permiten determinar si los arqueros eran tropas independientes o formaban parte de la infantería, es muy probable porque el manejo del arco requiere varios años de formación y experiencia.

Los registros administrativos mencionan grandes cantidades de arcos y flechas, como así como la aparición constante de arcos y flechas en los rituales de guerra, demuestran el papel destacado desempeñado por el arco en la guerra de la Edad del Bronce Final. Por lo tanto, parece muy probable que el ejército hitita tuviera unidades de arqueros dentro del cuerpo de infantería. Los arcos eran de tipo compuesto y estaban realizados con madera y cuerno pegados, que le daban una gran fuerza y flexibilidad.

Las flechas estaban realizadas de madera o de caña, con una punta de bronce.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/arqueros-hititas.png 1972w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/arqueros-hititas-300x196.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/arqueros-hititas-1024x668.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/arqueros-hititas-768x501.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/arqueros-hititas-1536x1002.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/arqueros-hititas-100x65.png 100w
Arqueros hititas

Carros de guerra hititas

El cuerpo decisivo hitita eran sus unidades de carros de guerra. Cada carrista sufragaba el costo y entretenimiento de los carros y del escudero y del auriga, sus unidades estuvieron integradas por la aristocracia, no obstante admitieron especialistas extranjeros, principalmente mitanios.

El carrista llevaba una armadura de escamas de metal, el saryahni que podía pesar hasta 27 kg y podía contener hasta 4.000 escamas de diferentes tamaños y formas. Los caballos también parecen haber sido protegido por una armadura de escamas. Los cascos formaban parte del equipo de las tripulaciones de los carros. Hay 15 tipos o subtipos distintos de casco, hechos de cuero, textiles y escamas de bronce. El peso de los cascos dependía del material del que estaban hechos. Los de cuero eran los más livianos y tenían forma cónica con carrilleras. Los casco de escalas dependía del número de estas empleadas, que variaba de 120 a 200 con un peso de 2 a 3,5 kg.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/carro-de-guerra-hitita-1024x748.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/carro-de-guerra-hitita-300x219.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/carro-de-guerra-hitita-768x561.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/carro-de-guerra-hitita-1536x1122.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/carro-de-guerra-hitita-100x73.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/carro-de-guerra-hitita.png 1697w
Carro de guerra hitita. Su tripulación se componía de guerrero, conductor y escudero. El guerrero lleva armadura de escamas y casco de bronce. Autor Angus McBride

El papel del carro era acercarse rápidamente a la infantería enemiga, causando el máximo impacto, luego desmontar y luchar como infantería pesada. El carro hitita era más pesado que el carro egipcio y tenía su eje colocado en el centro de la plataforma de transporte. Esta disposición reducía la velocidad y la estabilidad, pero hacía posible transportar una tripulación de tres personas. La tripulación estaba armada con una lanza de 1,8 metros de largo diseñada para ser arrojada o usarse como lanza de acometida mientras estaba montado y como arma de infantería cuando se desmontaba.

Los hititas utilizaron sus carros como infantería pesada montada, y fueron la clave del éxito del ejército hitita luchando en terreno abierto. Este tercer miembro funcionaba como una especie de portador de escudo que protegía al guerrero principal de los proyectiles enemigos. Con la ayuda de tales niveles mejorados de protección, el guerrero era libre de usar su lanza para acometer o lanzarla. Finalmente se cambió la lanza como arma principal por el arco para infligir muchas bajas entre las filas del enemigo, cada carro disponía de un carcaj de unas 30 flechas, frente a las 80 que llevaban los carros egipcios.

Aunque el terreno era inhóspito en la meseta de Anatolia, había pocas llanuras abiertas donde los carros podían maniobrar, sin embargo ofrecía numerosos valles y desfiladeros desde los cuales un ejército oculto podía atacar de repente a un enemigo desprevenido. En esas condiciones de distancias cortas para combatir, un carro pesado podía moverse lo suficientemente rápido como para infligir un impacto repentino y decisivo, por lo que lo principal era el choque.

En el terreno abierto de Egipto y Palestina alentaba a poner énfasis en la velocidad y en la maniobra, por lo que los carros egipcios eran ligeros y rápidos. Los hititas intentaron contrarrestarlos con la sorpresa táctica. Intentaban atrapar al enemigo en la marcha y emboscarlo con una repentina avalancha de carros e infantería y estar sobre él antes de que pudiera desplegarse para hacer frente al ataque.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-carros-de-guerra-hititas-1024x718.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-carros-de-guerra-hititas-300x210.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-carros-de-guerra-hititas-768x538.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-carros-de-guerra-hititas-1536x1076.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-carros-de-guerra-hititas-100x70.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-carros-de-guerra-hititas.png 1795w
Instrucción de carros de guerra hititas. Los jefes de carros de guerra instruyéndose en el manejo de la lanza mientras el ayudante lo hace con el escudo Autor Brian Delf para Osprey

Había un método de entrenamiento deportivo para caballos escrito el 1345 AC y se ha recuperado gracias al hallazgo arqueológico en la antigua Hattusa (actual Turquía) de 4 tabletas de arcilla con escritos cuneiformes pertenecientes al Imperio hitita. En este texto queda detallado tres partes:

  • El examen de selección. Era un examen previo de 4 días de duración, servía para seleccionar los caballos que se destinaban al entrenamiento y los que no, ya que entrenar caballos suponía un gran peso tanto económico como temporal para el imperio y de su resultado dependía en gran medida la suerte en la batalla.
  • El método de entrenamiento. Duraba 7 meses (214 días) y se basaba en empezar trabajando el caballo sin carga de peso, para fortalecer el aparato musculo-esquelético y cardio-vascular, antes de someterle al estrés de ser enganchado. Gran parte del entrenamiento se basaba en la realización de series con la finalidad de reducir la fatiga y evitar lesiones que inhabilitaran al animal.
  • La nutrición diaria de los caballos. Hay que tener en cuenta que en esa época la nutrición de los caballos era muy sencilla y se basaba en el forraje. Además del forraje se disponía de diferentes cereales, siendo los más abundantes la avena y la cebada con sus respectivas cáscaras o salvado, los cuales, y al contrario que hoy en día, en ningún lugar consta que se remojaran, trituraran, molieran o cocieran para “aumentar su digestibilidad”.

Los tripulantes de los carros se especializaron en rápidas marchas nocturnas, asi como esquivar obstáculos para irrumpir súbitamente sobre el enemigo, empleándoles en masa para romper las formaciones mediante la carga, persiguiéndoles a continuación y aniquilándoles.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-los-conductores-de-carros-de-guerra-hititas-1024x731.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-los-conductores-de-carros-de-guerra-hititas-300x214.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-los-conductores-de-carros-de-guerra-hititas-768x548.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-los-conductores-de-carros-de-guerra-hititas-1536x1096.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-los-conductores-de-carros-de-guerra-hititas-100x71.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/instruccion-de-los-conductores-de-carros-de-guerra-hititas.png 1872w
Instrucción de los conductores de carros de guerra hititas. Tenían que esquivar obstáculos y a veces volcaban como en este caso, quedando heridos sus tripulantes. Autor Adam Hook para Osprey

Guerra de asedio hitita

La guerra de asedio ya está atestiguada en los registros escritos del Reino Antiguo Hitita. Si el enemigo se retiraba a una ciudad fortificada, los hititas podrían decidir sitiarla.

Los registros administrativos guardan silencio sobre la guerra de asedio y asuntos relacionados. En un texto literario llamado “El asedio de Ursu”, que data del reinado de Hattusili I, proporciona información detallada al respecto y da testimonio del conocimiento de varias técnicas de asedio comunes en la guerra del segundo milenio. Menciona el reconocimiento del territorio que rodea la ciudad enemiga por parte de oficiales y continúa describiendo el uso de torres de asedio, rampas de asedio de tierra y arietes. El excavado de minas y túneles por debajo de las estructuras fortificadas y el uso de escaleras de asalto seguramente también eran técnicas de uso común.

El último medio para obligar a una ciudad sitiada a rendirse era rodearla para cortar suministros de agua y alimentos. Es muy probable que el hambre podía ser un arma poderosa en la guerra de asedio, pero los asedios de larga duración consumían demasiados recursos de hombres y materiales.

Los asedios que duraban más que la temporada de campaña entre la primavera y el otoño fueron excepciones. En esos casos, un pequeño contingente mantenía el asedio durante el invierno, mientras que la mayor parte del ejército regresaba a sus hogares.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/guerra-de-asedio-hitita-1024x705.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/guerra-de-asedio-hitita-300x207.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/guerra-de-asedio-hitita-768x529.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/guerra-de-asedio-hitita-1536x1057.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/guerra-de-asedio-hitita-2048x1410.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/guerra-de-asedio-hitita-100x69.png 100w
Guerra de asedio hitita. A la izquierda un asalto con escaleras diurno, autor James Field. A la derecha un asalto nocturno con ariete contra una de las puertas, autor Adam Hook para Osprey

Hattusa capital hitita

En el corazón de la meseta anatolia, provincia de Corum, junto a Bogazköy, un pequeño pueblo de campesinos que sobrevive en una región perdida entre cerros y páramos salpicados de roquedos, yacen las dispersas ruinas de la que antaño fue capital del Imperio hitita: Hattusa.

Primitivo núcleo de población Hatti (de donde toma su nombre), Hattusa es uno de los más antiguos asentamientos humanos del mundo, tras los de Mesopotamia. El sitio ha sido sistemáticamente excavado durante años por arqueólogos alemanes.

La ciudad ocupaba una accidentada llanura en pendiente, estratégicamente bien situada a efectos de defensa, con una extensión en su momento de esplendor de 1,8 km² con una longitud de 2,1 km de norte a sur y de 1,3 km de este a oeste. Hacia el siglo XIII AC la ciudad fue fortificada en todo su contorno con una doble muralla de aparejo ciclópeo de unos 7 km de perímetro, con 8 puertas monumentales.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/hattusa-capital-del-imperio-hitita-1024x642.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/hattusa-capital-del-imperio-hitita-300x188.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/hattusa-capital-del-imperio-hitita-768x482.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/hattusa-capital-del-imperio-hitita-1536x964.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/hattusa-capital-del-imperio-hitita-100x63.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/hattusa-capital-del-imperio-hitita.png 1803w
Hattusa capital del imperio Hitita. Reconstrucción de la ciudad, al fondo se ve la ciudadela donde estaba el palacio real

El centro de la ciudad cubría un área de unos 0,8 km² y estaba ocupado por una ciudadela con grandes edificios administrativos y templos. La residencia real, o acrópolis, se construyó sobre una cresta alta que ahora se conoce como Büyükkale (Gran Fortaleza).

En la parte superior de la ciudadela hay una un túnel que atraviesa la muralla. El propósito exacto de este túnel no se conoce con certeza, aunque se pensó que se había utilizado como puerta de salida. Es más probable que el túnel (y otros similares en la ciudadela) sirvieran como pasaje ceremonial.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/hattusa-capital-del-imperio-hitita-1-1024x645.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/hattusa-capital-del-imperio-hitita-1-300x189.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/hattusa-capital-del-imperio-hitita-1-768x484.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/hattusa-capital-del-imperio-hitita-1-1536x968.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/hattusa-capital-del-imperio-hitita-1-100x63.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/hattusa-capital-del-imperio-hitita-1.png 1913w
Hattusa capital del Imperio hitita (1). Reconstrucción de la ciudad, al fondo se ve la ciudadela donde estaba el palacio real

La población de la ciudad era de 40.000 y 50.000 en el pico; en el período temprano, el centro de la ciudad albergaba un tercio de ese número. Las viviendas que se construyeron con madera y ladrillos de barro han desaparecido del sitio, quedando solo las paredes de piedra de los templos y palacios.

Dentro del recinto, la ciudad se distribuía a dos niveles. En la ciudad baja todavía pueden verse los impresionantes cimientos del gran templo del dios de la tempestad Hatti y de la diosa solar Arinna (de 150 x 135 m de planta), que estaba rodeado de un complejo de tiendas, almacenes, talleres y escuelas. Algunas enormes tinajas de cerámica usadas para almacén de grano se mantienen in situ. Se ha hallado toda una biblioteca de tablillas de arcilla con escritura cuneiforme, que ha proporcionado el mayor caudal de información sobre los ritos y costumbres de este remoto pueblo.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/hattusa-capital-del-imperio-hitita-3-1024x667.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/hattusa-capital-del-imperio-hitita-3-300x195.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/hattusa-capital-del-imperio-hitita-3-768x500.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/hattusa-capital-del-imperio-hitita-3-1536x1001.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/hattusa-capital-del-imperio-hitita-3-100x65.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/hattusa-capital-del-imperio-hitita-3.png 1952w
Hattusa capital del Imperio hitita (3). Máxima extensión de la ciudad

Otros cuatro recintos han sido clasificados también como templos, aunque no unánimemente, ya que de estos presuntos santuarios religiosos solo queda un conjunto apenas reconocible de instalaciones rituales, tan rudamente edificadas que muchos especialistas consideran que no son sino meras viviendas privadas. Sea como fuere, estas estructuras se caracterizan por la total asimetría de su planta y la ausencia de columnas o capiteles. Tampoco se ha encontrado un solo ejemplar de estatuas de culto exentas. La mayoría de las imágenes religiosas que han sobrevivido de los hititas consisten en relieves rupestres.

En la ciudad alta, destaca coronando un gran peñón la ciudad-fortaleza de Büyükkale, que era la residencia real y ya fue sede del poder durante el periodo pre-hitita. Hay también otros promontorios fortificados, como los de Sarikale y Yenicekale.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/buyukkale-ciudadela-de-hattusha-finales-siglo-xiii-ac-1024x674.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/buyukkale-ciudadela-de-hattusha-finales-siglo-xiii-ac-300x198.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/buyukkale-ciudadela-de-hattusha-finales-siglo-xiii-ac-768x506.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/buyukkale-ciudadela-de-hattusha-finales-siglo-xiii-ac-1536x1011.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/buyukkale-ciudadela-de-hattusha-finales-siglo-xiii-ac-100x66.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/buyukkale-ciudadela-de-hattusha-finales-siglo-xiii-ac.png 1868w
Buyukkale ciudadela de Hattusha finales siglo XIII AC. Autor Brian Delf

Los lienzos septentrionales de la gran muralla son los mejor conservados, destacando la Puerta Real al este y la Puerta de los Leones al oeste, así como la poterna de Yerkapi al norte, un túnel bajo la muralla de 70 m de largo con una falsa bóveda de bloques ciclópeos. La doble muralla, con sus torres defensivas se alza sobre un talud de tierra recubierto de piedra, protegido, a su vez, por un parapeto de piedra. Sostenía una superestructura en adobe, de la que apenas quedan trazas.

Las grandes puertas de entrada estaban encuadradas por pares de grandes monolitos de andesita con forma curva, que mutuamente apoyados en su parte superior, hoy desaparecida, creaban falsos arcos apuntados de perfil parabólico, marcando la entrada y salida de los largos pasajes abovedados que atravesaban el murallón.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/puertas-del-rey-y-de-leon-en-la-parte-superior-de-hattusha-1024x353.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/puertas-del-rey-y-de-leon-en-la-parte-superior-de-hattusha-300x103.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/puertas-del-rey-y-de-leon-en-la-parte-superior-de-hattusha-768x265.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/puertas-del-rey-y-de-leon-en-la-parte-superior-de-hattusha-1536x530.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/puertas-del-rey-y-de-leon-en-la-parte-superior-de-hattusha-2048x706.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/03/puertas-del-rey-y-de-leon-en-la-parte-superior-de-hattusha-100x34.png 100w
Puertas del Rey y de León en la parte superior de Hattusha a finales siglo XIII AC. Autor Brian Delf

Para ver documentales de los hititas en español ver las páginas:

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-03-17. Última modificacion 2021-11-17.
Valora esta entrada