Edad Antigua Carros de guerra Los hurritas y Mitanni

Cargando anuncio...

Los hurritas cuyo nombre procede de hurru que significa cima de montaña y tar que significa procedencia, es decir procedentes de las montañas, cruzaron el Cáucaso y se dirigieron hacia la parte norte del imperio Sumerio. Fusionándose con la población local dando lugar a diferentes reinos, hacia 1.800 AC los hurritas aparecen establecidos en pequeños principados de la alta Mesopotamia y el norte de Siria, en donde su influencia se dejó notar con especial relevancia posteriormente. Poco a poco van ocupando los dos grandes reinos establecidos en la zona, el reino de Mari y los amorritas, uno de cuyos reinos era Ebla.

Los textos de la Mari paleobabilónica dejan vislumbrar, en efecto, la presencia de numerosos príncipes hurritas que reinan, al parecer de forma independiente, en amplios territorios bañados por los ríos Balih y Habur, siendo el más importante el de Mitanni que fue unificando al resto.

En el 1.600 AC, los hurritas conquistaron la ciudad de Ebla (significa roca blanca) en 1.600 AC, estaba bajo el control de los amoritas desde hacía dos siglos y estaba situada a unos 45 km del sur de Alepo, tenía unos 250.000 habitantes, siendo la más importante de la zona, Indilimma probablemente fue el último rey de Ebla. Un rey mitano llamado Mursili o Hattusili, la asalto y la destruyó completamente. Ebla nunca se recuperó de su destrucción y siguió siendo un pequeño pueblo hasta que finalmente fue abandonado y olvidado en el siglo VII de nuestra era.

Mitanni nació en el 1.595 AC, y su capital fue la ciudad de Washshukanni.

Conquista de la ciudad de Ebla (Siria) 1600 AC. El rey mitano Mursili o Hattusili derrota a Indilimma rey de Ebla, arrasando la ciudad. Autor Luca Tarlazzi

Conquista de la ciudad de Ebla (Siria) 1600 AC. El rey mitano Mursili o Hattusili derrotó a Indilimma rey de Ebla, arrasando la ciudad. Autor Luca Tarlazzi

Ejército de Mitanni

El poder de Mitanni se basó en la creación de un nuevo tipo de guerrero: el mariyannu (joven guerrero en indoeuropeo). Este arquetipo era el auriga perfecto. Así desarrollaron un nuevo tipo de carro de guerra, ligero, aunque más robusto que el egipcio, con dos caballos, un conductor y el noble. Pero el toque maestro llegó con el uso de las armaduras. Los hurritas desarrollaron la cota de escamas de bronce, que los nobles mitannios usaron para cubrirse tanto ellos como sus caballos, dado que la protección del escudo era muy poco eficaz y se necesitaba una mayor protección frente a los arqueros enemigos. Los veloces carros, dirigidos por un auriga y con un guerrero protegido desde la cabeza a los pies, y equipado con un poderoso arco, y con caballos también parcialmente protegidos, se convirtieron en el núcleo del ejército. El efecto de este ejército sobre la infantería enemiga era terrorífico, y el continuo entrenamiento de los nobles les dio cierta superioridad sobre los cuerpos de carros enemigos. El concepto de maryannu fue rápidamente copiado por todo Oriente, y en él se basaron tanto egipcios como hititas y ciudades estados de Siria y Palestina para mejorar sus carros. De hecho, este tipo de guerrero sería, tras la caída del reino, el mayor legado de este valeroso pueblo, una nueva arma que revolucionaría la Baja Edad de Bronce.

Seg

Carro de guerra e infanteria de Mitanni

Carro de guerra e infantería de Mitanni

ún las escasas fuentes disponibles, el ejército de Mitanni se organizaba en dos alas de carros (derecha e izquierda), con una retaguardia de infantería no especializada, cuyas funciones eran de apoyo y de sostenimiento del centro del ejército cuando las alas de carros se lanzaban al combate.

Los archivos de Nuzi hacia el 1.400 AC detallan el equipo de cada carro: dos carcaj con 37 flechas cada uno, arco, látigo, escudo, espada, lanza, casco y coraza escamas de bronce.

El cuerpo de infantería se componía de personal equipado con escudos y lanzas cortas, que no luchaban en falange, sino que se comportaban como una infantería media auxiliar, dando apoyo al sistema de carros. También se usaron corredores, tropas ligeras que corrían detrás de los carros para auxiliar a los aurigas, protegerlos si caían o incluso, apoyar en sus ataques a los carros enemigos.

Carro de guerra hurrita rompiendo la formación seguido de la infantería

Carro de guerra hurrita rompiendo la formación seguido de la infantería que actuaban como auxiliares

También se reclutaron tropas de infantería ligera entre feroces tribus menos culturizadas, como los Apiru, que luchaban como hostigadores, y que eran conocidos tanto entre los egipcios como entre los Mitanni.

A pesar de contar con recursos humanos inferiores a los de Egipto y los hititas, los mitannios, con la ayuda de las ciudades estado subyugadas, y desplegando un buen número de nobles maryannu, se batieron con dureza a lo largo y ancho de Oriente Próximo.

Fueron especialistas en la cría y doma de potros, y se les atribuye las primeras carreras de carros, de ellos aprenderían más tarde los hititas.

Reyes de Mitanni

Los dos primeros reyes son legendarios y no se conoce nada acerca de su gobierno, solamente sus nombres. Kirta (1500-1490 AC) instauró el reino alrededor a finales del siglo XVI AC, y Shuttarna I (1490-70) se encargó de asentarlo. El tercer soberano, Barattarna (1470-50) es de quién se tienen más datos y su existencia está comprobada gracias a tablillas cuneiformes. El siguiente rey serán Parshatatar (1450-40 AC).

Shaushtatar (1440-10 AC) será el que llevará a Mitanni al máximo apogeo como consecuencia de la sumisión de Kizzuwatna, al noroeste, y Asiria al sudeste. Pero su política expansionista, que tenía la finalidad de integrar bajo su poder los ejes económicos de los estados vecinos, acabó chocando con los intereses de los monarcas egipcios de la XVIII dinastía, que buscaban en Asia un territorio de expansión natural para satisfacer sus necesidades de abastecimiento de aquellas materias primas de las que tanto escaseaban.

Mapa imperio de Mitanni

Mapa imperio de Mitanni

En efecto, Tutmosis III (1.490-36 AC), el gran faraón que otorga una nueva dimensión al Imperio Nuevo egipcio, desarrolla una amplia actividad militar y diplomática en Asia, e incluso -emulando a Tutmosis I- atravesó el Éufrates. Sin embargo, sus campañas no son decisivas y al final del reinado disminuye la tensión bélica que permite una entente entre Egipto, Mitanni y sus estados vasallos. A la muerte de Tutmosis III accede al trono faraónico su hijo Amenofis II, que tiene que aplastar las revueltas generalizadas contra sus posesiones en Siria. Saushtatar de Mitanni no interviene directamente, lo cual parece facilitar el buen entendimiento de ambos monarcas. Entonces se logra un acuerdo según el cual Egipto mantiene el control de la costa de Siria y Palestina, mientras que Mitanni ejerce un dominio efectivo sobre Siria septentrional. Las alianzas matrimoniales, por las que princesas mitannias desposaron con faraones (práctica que comienza por Tutmosis IV y acabó con Amenofis IV), garantizaron la fluidez de las relaciones comerciales y una amistad interestatal, que permitió dedicar los efectivos militares a otros centros de atención. De este modo, Mitanni incrementó su presencia en el ámbito anatólico, que comienzaba a verse alterado desde la ascensión al trono hitita de Tudhaliya I. La tranquilidad lograda se prolonga a lo largo de la segunda mitad del siglo XV y el primer cuarto del siglo XIV.

Carro de guerra hurrita o de Mitanni. El conductor con escudo y el mariyannu con arco. Autor Angus McBride para Osprey

Carro de guerra hurrita o de Mitanni. El conductor con escudo y el mariyannu con arco. Autor Angus McBride para Osprey

Shaushtatar saqueó Assur llevándose tesoros importantes y tal parece que Asiria, débil por aquel entonces, fue obligada a pagarle tributo. Luego le siguió Artatama I (1410-00 AC) y a éste Shutamma II (1400-1385 AC), el cual pactó con los egipcios, según atestiguan numerosas cartas y textos hallados. Esto no parece tan descabellado debido a los ricos tesoros y otros recursos que Egipto poseía y que Mitanni necesitaba. Además al parecer ambos países se necesitaban en contra de los hititas los cuales venían azotando las fronteras de los hurritas.

Después siguió el rey Artashumara (1385-80 AC), que fue asesinado rápidamente tras asumir el cargo. Lo sucedió Tushratta (1380-50 AC), su hermano. Aquí empezó una serie de crisis, en las cuales Egipto se alejó mientras que hititas y asirios seguían presionando la frontera. Por otro lado, los estados vasallos de los hurritas comenzaron a revelarse apoyados por los hititas, los cuales después terminaron invadiendo el imperio de Mitani sembrando el caos y la destrucción, empero no pudieron tomar la capital y se asentaron más en la zona de Siria. Al parecer durante esta era de expansión hitita sería cuando estos copiaron el carro de combate de los hurritas.

El siguiente rey fue Artatama II (1350), el cual junto con Shuttama III (1350)pasaron por momentos de incertidumbre. El primero fue apoyado a subir al trono por los hititas y el segundo por los asirios, los cuales ya parecían hacer planes para repartirse el imperio de Mitanni y que sólo parecía interrumpir la expansión de estos dos pueblos.

Después llegó Shattiwaza (1350-20 AC), quién se alzó con el poder, cuando los hititas tomaron Carchemish y parte de la zona oeste al Éufrates, asegurándose territorios que servirían de escudo ante Asiria.

El siguiente rey fue Shattuara I (1320-00 AC), el cual fue humillado tras ser hecho prisionero y llevado a la misma Assur, donde se comprometió con el asirio Adad-nirari a pagar tributo.

Carro de guerra hurrita

Carro de guerra hurrita

El sucesor del soberano hurrita fue Wasashatta (1300-1280), el cual se rebeló abiertamente contra los asirios, pidiendo ayuda inútilmente a los hititas, pues estos prefirieron ocuparse de sus propios asuntos. Sí fingieron que iban a ayudarlo recibiendo el dinero, pero jamás acudieron en su socorro. Los asirios entonces llegaron a Taidu y tomaron muchas otras urbes más entre ellas Nabula, Kahat, Amasakku y Hurra. También cayó Irridu, y el rey Wasashatta y toda su familia fueron capturados. El destino de la familia real se desconoce, pero parece que siguieron gobernando como una provincia vasalla. Adad-nirari entonces tomó el título de gran rey. Aparentemente con Wasashatta el imperio Mitani, si es que aún se le puede llamar así, llegó prácticamente a su fin.

Hubo aún uno más que podría llegar a ser considerado como rey de Mitani, si bien algunos prefieren no incluirlo en la lista. Primero está Shattuara II (1280-70 AC), quién durante el reinado del asirio Shalmanasar I, se rebeló con la ayuda de los hititas. El ejército sublevado estaba bien preparado, pero el monarca asirio no tuvo piedad y mató a casi 15.000, cegó a muchos otros, y destruyó lo que quedaba de las ciudades hurritas incluyendo Taidu e Irridu. Los pueblos identificados como hurritas fueron finalmente deportados y esparcidos perdiéndose por diversos lares. Los pocos que quedaron sobre el antiguo territorio de Mitanni, después se vieron enfrascados en una lucha entre hititas y asirios. Estos últimos perdieron territorios orientales, a causa de invasiones como la de las tribus arameas, alrededor de un siglo más tarde de la caída de Mitani como entidad política totalmente autónoma. Respecto a los pueblos hurritas que se asentaron en Palestina y Siria, se terminaron mezclando y usando otros idiomas, primero el acadio y después el arameo.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-03-19. Última modificacion 2017-02-02.