Edad Antigua Los partos Campaña Parta de Nerón (58-63)

Antecedentes

En el 34, el rey parto Artabano III decidió colocar a su hijo, Arsaces III, en el trono armenio vacante desencadenó el conflicto con Roma, que no estaba dispuesta a abandonar Armenia. El emperador Tiberio ordenó el envenenamiento de Arsaces, que fue muerto por sus asistentes. Poco después Farasmanes I de Iberia, apoyado por los romanos se hizo con Artaxata, y situó en el trono a su hijo Mitridates.

Cuando las noticias llegaron a la corte parta, Artabano envió a su otro hijo Orodes para recuperar el trono, éste fue incapaz de asegurarse suficientes mercenarios porque los pasos estaban controlados por los íberos. El ejército parto en su mayoría eran jinetes, mientras que los íberos eran infantes, hubo una batalla en que que Farasmanes I derrotó en combate singular a Orodes, los partos creyendo que su líder había muerto huyeron.

Roma no estaba en condiciones de librar una guerra, y tuvo que reconocer Mitrídates de Iberia como legítimo rey de Armenia. Aunque esta fue una gran victoria, la situación en Armenia estaba todavía lejos de ser resuelto definitivamente.

Así, en 51, por temor a la ambición de su hijo, el rey de Iberia Farasmanes I convenció a Roma para invadir Armenia y tomar el trono para sí mismo.
Radamisto invadió rápidamente Armenia. El rey Mitrídates, se refugió en la fortaleza de Gorneas, fue traicionado por la guarnición romana que había sido sobornado por su sobrino y se rindió, sólo para ser ejecutado.

El rey parto Artabano III reunió fuerzas de todo el imperio y marcho contra Iberia, el gobernador romano Lucio Vitelio acercó las legiones a la frontera, temiendo una guerra en dos frentes, Artabano III llegó a un entendimiento con el general romano, renunciando a reclamaciones partas de influencia en Armenia.

El emperador Claudio, con el deseo de evitar provocar a los partos, exigió solamente nominal que se retirasen los ibéricos. Se realizó una incursión desde Capadocia, pero una expedición desde Siria fue cancelada para evitar la guerra.

Pero un año después 52, los acontecimientos tomaron un nuevo giro que obligará a los romanos para intervenir directamente. Aprovechando la oportunidad, el rey parto Vologases I invadió Armenia, las fuerzas partas avanzaron sin oposición y conquistaron las capitales armenias Tigranocerta y Artaxata y puso a su hermano Tiridates en el trono, mientras que su otro hermano Pacoro le dio Media Atropatena. Esta acción constituía una violación del acuerdo que había alcanzado por Octavio con Fraates IV en el que se explicitaba que eran los romanos los que tenían el derecho de nombrar y coronar a los monarcas armenios.

La falta de provisiones y una epidemia invernal y una insurrección liderada por su heredero Vardanes hicieron que Vologases tuviera que retirar sus tropas de Armenia, oportunidad que volvió a aprovechar Radamisto para hacerse con el poder. Sin embargo, su comportamiento tiránico menos de dos años después provocó una rebelión, los nobles se alzaron y llamaron de nuevo a Vologases I, que ocupó el país, Radamisto se vio obligado a huir a la corte de su padre el Iberia, le condenó a muerte por haber conspirado contra el poder real. A continuación, Tirídates I fue llamado al trono por los armenios, ocupando el trono en el 54.

Al mismo tiempo, el emperador Claudio se preparó la guerra. De hecho, con la nueva invasión de Armenia, Vologases I habían roto un tratado firmado con Roma 70 años antes, que concedía a los romanos el derecho de nombrar los reyes armenios, y Tiridates no había sido coronado por Roma. Claudio murió  en el 54 y le sucedió Neron.

Ofensiva de Corbulo 58

El emperador Nerón dio a Domicio Corbulo, que fue llamado desde Germania, el control de dos provincias, Capadocia y Galacia, con autoridad o imperium propraetorial y más tarde proconsular. A pesar de Galacia era considerada un buen lugar de reclutamiento y Capadocia tenían unas pocas unidades de auxiliares, la grueso de su ejército llegó desde Siria, donde se quedaron las legiones X Fratensis y la XII Fulminata, quedaron con Umidio Cuadrato gobernador de la provincia, mientras él se llevo la III Gálica y la VII Ferrata, así como cohortes que estaban invernando en Capadocia. Corbulo quedó impresionado por el lamentable estado de las legiones. Los soldados muy viejos o incapacitados fueron sustituidos por reclutas de Galacia y Capadocia. La legión X fue relevada por la IV Escítica que estaba en Moesia. Entrenó a sus tropas en las montañas de Anatolia oriental, para la aclimatación a las nieves de Armenia.

Vologases I y Neron. A la izquierda moneda Vologases I rey de Partia (51 - 78), a la derecha moneda de Nerón emperador de Roma (37-68)

Vologases I y Neron. A la izquierda moneda Vologases I rey de Partia (51 – 78), a la derecha moneda de Nerón emperador de Roma (37-68)

Los romanos pidieron rehenes a Vologases I rey de Partia para firmar la paz y que Tiridates fuese a Roma.

Tiridates, apoyado por su hermano, se negó a ir a Roma, e incluso participar en las operaciones contra los armenios quienes él consideraba que eran leales a Roma. La tensión aumentó y finalmente, en la primavera del 58, estalló la guerra.

Corbulo había situado un gran número de sus auxiliares en una línea de fuertes cerca de la frontera de Armenia bajo un ex primus pilus, Pacio Orfitus. Desobedecer las órdenes de Corbulo, suponía pena de muerte. Utilizó algunas alas de caballería auxiliar recién llegadas para organizar una redada contra los armenios, que parecía no estar preparados. La incursión fracasó, y las tropas se pusieron en retirada, incluso se extendió el pánico entre las guarniciones de los otros fuertes. Fue un mal comienzo para una campaña, y Corbulo castigó severamente a los sobrevivientes y sus comandantes.

Después de haber adiestrado su ejército durante dos años Corbulo, a pesar de este contratiempo, ya estaba listo. Tenía tres legiones a su disposición (III Gallica y VI Ferrata de Siria y IV Scythica), a la que se añadieron un gran número de auxiliares y contingentes aliados de reyes clientes orientales como Aristóbulo de Armenia Menor y Polemon II del Ponto. La situación era, además, favorable a los romanos: Vologases se enfrentaba a una revuelta seria de los hircanios en la región del mar Caspio, así como incursiones de escitas dahas y sakas (dahae y sacae) de Asia Central, y fue incapaz de apoyar a su hermano.

Campaña parta de Nerón: Corbulo invade y conquista Armenia

Campaña parta de Nerón 58-59: Corbulo invade y conquista Armenia

La guerra hasta ahora había aparecido en su mayoría escaramuzas en la frontera romana de Armenia. Corbulo trató de proteger los asentamientos armenios pro-romanos de los ataques, y al mismo tiempo tomó represalias contra los partidarios de los partos. Dado que Tiridates evitaba la confrontación en una batalla campal, Corbulo dividió su fuerza, de modo que pudieran atacar varios lugares al mismo tiempo, e instruyó a sus aliados, los reyes Antíoco IV de Comagene y Farasmanes I de Iberia para efectuar incursiones sobre Armenia desde sus propios territorios. Además, concluyó una alianza con los moschoi, una tribu que vive en el noroeste de Armenia.

Tirídates reaccionó enviando emisarios a preguntarle por qué estaba siendo atacado, ya que se les había dado rehenes. Corbulo reiteró la exigencia de buscar el reconocimiento de su corona por parte de Nerón. Con el tiempo, las dos partes acordaron en una reunión. Tirídates anunció que iba a llevar 1.000 hombres a la reunión, lo que implicaba que Corbulo debía llevar el mismo número de hombres “de manera pacífica, sin corazas ni cascos“. En cualquier caso, en una demostración de fuerza Corbulo decidió tomar con él la mayor parte de su fuerza, no sólo IV Ferrata, sino también hombres de 3.000 de la III Gallica más los auxiliares. Tirídates también apareció en el lugar acordado, pero, al ver a los romanos en orden de batalla, y a su vez desconfiando de sus intenciones, no lo hizo, y se retiró durante la noche. Tirídates entonces recurrió a una táctica que había funcionado bien un siglo antes en contra de Marco Antonio: envió fuerzas para asaltar ruta de abastecimiento del ejército romano, que se extendía desde las montañas a Trapezus en el mar Negro. No lo consiguieron, ya que los romanos habían tenido la precaución de asegurar las rutas de montaña mediante una serie de fortalezas.

 

Caída de Artaxata 58

Corbulo decidió atacar directamente a los bastiones fortificados Tirídates. No sólo eran instrumentos de control de la región circundante y fuentes de ingresos y los soldados, pero, además de ser una amenaza sobre ellos, podría obligar a Tirídates a arriesgarse en una batalla campal.

Vologases avanzó sobre Armenia, pero tuvo que volver inmediatamente por la revuelta de los hircanios en la región del Mar Caspio, que aprovecharon  su ausencia para levantarse de nuevo.

Corbulo dividió sus fuerzas en tres partes, una mandada por él mismo, otra por Cornelio Flaco su legado y la tercera por Instenio Capito su prefecto de campo. Asaltaron con éxito tres de estos fuertes, incluyendo Volandum (posiblemente la moderna Iğdır), el más fuerte de todos en esa provincia, según Tácito, se tomó en un solo día con mínimas bajas, y masacrando a su guarnición. Aterrorizados por esta demostración de poderío romano, varias ciudades y pueblos se rindieron, y los romanos preparaban para actuar contra la capital armenia norte, Artaxata.

Esto obligó a Tiridates para enfrentarse a los romanos con su ejército, cuando se acercaba Artaxata. La fuerza romana, reforzada por una vexillatio de la legión X Fretensis, marchó en formación de cuadro, con las legiones apoyadas por jinetes auxiliares y arqueros a pie. Los soldados romanos tenían órdenes estrictas de no romper la formación, y a pesar de los ataques repetidos de tanteo y retiradas fingidas por los jinetes-arqueros partos, se mantuvieron unidos hasta la noche. Durante la noche, Tirídates retiró su ejército, abandonando su capital. Sus habitantes se rindieron de inmediato y se les permitió salir sin ser molestados, pero la ciudad fue incendiada, ya que los romanos no podían prescindir de los hombres suficientes para guarnecer la ciudad. Tirídates pudo huir de la capital antes de que la capturaran los romanos.

Caída de Tigranocerta 59

En el 59, los romanos marcharon hacia el sur, hacia Tigranocerta, segunda capital de Armenia. En su camino, los hombres de Corbulo castigaron los que resistieron o se escondieron de ellos, mientras que se demostró la clemencia para los que se entregaron. En el terreno áspero y seco del norte de Mesopotamia, el ejército sufrió de falta de provisiones, en especial de agua, hasta que llegaron a las zonas más fértiles cerca Tigranocerta. Durante ese tiempo fue descubierto y suprimido un complot para asesinar a Corbulo. Varios nobles armenios que se habían unido al campamento romano fueron implicados y ejecutados. De acuerdo con una historia proporcionada por Frontino, cuando el ejército romano llegó a Tigranocerta, lanzaron la cabeza cortada de uno de los conspiradores por encima de las murallas de la ciudad. Por casualidad, aterrizó justo donde el consejo; inmediatamente decidieron entregar la ciudad, que en consecuencia se salvó. Poco después en el año 60, fue bloqueado un intento del ejército parto, bajo el rey Vologases, de entrar en Armenia, Córbulo envió al legado Verulano Severo con auxiliares que le rechazó.

Los romanos estaban ahora en el control de Armenia, e instalaron rápidamente a su nuevo rey, Tigranes V, el último descendiente de la casa real de Capadocia, en Tigranocerta. Algunas partes occidentales periféricas de Armenia también fueron cedidas a los vasallos romanos. Corbulo dejó 1.000 legionarios, tres cohortes auxiliares y dos alas de caballería (3-4.000 jinetes) para apoyar al nuevo monarca, y se retiró con el resto de su ejército a Siria, cuyo gobierno asumió como una recompensa por su éxito.

Contraataque parto 61

Los romanos eran muy conscientes de que su victoria era aún frágil, y que tan pronto como el rey parto se había ocupado de la rebelión de Hircania, volvería su atención a Armenia. A pesar de la renuncia Vologases a arriesgarse en un conflicto total con Roma, al final, se vio obligado a actuar cuando Tigranes invadió la provincia parta de Adiabene en 61. Las protestas enfurecidas de su gobernador Monobazus, y sus peticiones de protección, no pudieron ser ignoradas por Vologases, cuyo prestigio y autoridad real estaban en juego.

Vologases concluyó apresuradamente un tratado con los hircanios a fin de tener libertad de acción para hacer la campaña contra Roma, y ​​llamó a una asamblea de los grandes de su reino. Allí reafirmaron públicamente la posición de Tirídates como rey de Armenia, coronándole con una diadema. Nombró spahbod (mariscal de campo) a un tal Moneses, al que le concedió el mando de un contingente de catafractos y auxiliares adiabenos para expulsar a Tigranes de Armenia. El mismo Vologases participó en persona en la campaña tras acabar con los hircanios rebeldes.

Cuando fue informado del inminente ataque, Corbulo envió inmediatamente dos legiones la IV Escitica y XII Fulminata mandadas por Verulano Severo y Vetio Bolano para apoyar a Tigranes, aunque con instrucciones secretas de actuar de forma cautelosa en lugar de agresiva. mientras él se quedó con las otras tres legiones bajo su mando (III Gallica, VI Ferrata y XV Apolinaris) para fortificar la línea del río Eufrates, por temor a que los partos pudiesen invadir Siria. Como la región tenía una importante escasez de agua ordenó la construcción de defensas en los puentes y ocultó los arroyos enterrándolos con arena. Envió una carta a Nerón en la que le solicitaba el envío de otro comandante, pues ahora eran dos provincias Armenia y Siria, las que se encontraban en peligro.

Formación romana en testudo o tortuga reforzada con arqueros para defenderse de jinetes arqueros. Autor Jason Juta

Formación romana en testudo o tortuga reforzada con arqueros para defenderse de jinetes arqueros siglo I. Autor Jason Juta

Monaeses mientras tanto, entró en Armenia y se aproximó Tigranocerta. Tigranes había tenido la precaución de reunir suministros, y la ciudad fue fortificada y guarnecida con romanos y armenios por igual. El asedio estuvo en gran parte a cargo del contingente de Adiabene, ya que los partos, siendo soldados de caballería, estaban poco cualificados y poco dispuestos a participar en asedio. El asalto de los partos fracasó, y tuvieron que replegarse debido a una salida exitosa romana. En este punto, Corbulo envió un emisario a Vologases, que había acampado con su corte en Nisibis, ubicada a 37 kilómetros de Tigranocerta y la frontera-romana de los partos. El asedio fallido y una escasez de forraje para su caballería una plaga de langostas, obligó a Vologases ponerse de acuerdo para retirar a Monaeses de Armenia. Al mismo tiempo, sin embargo, los romanos también dejaron Armenia, algo que, según Tácito, levantó sospechas de que habían llegado a un acuerdo de retirada mutua. Se firmó una tregua y una embajada de los partos fue enviada a Roma. Las negociaciones no lograron llegar a un acuerdo, y la guerra se reanudó en la primavera del 62.

Campaña parta de Nerón: Contraataque parto que culmina con la rendición de Paetus

Campaña parta de Nerón 61-62: Contraataque parto que culmina con la rendición de Lucio Casinio Peto

Mientras tanto, el legado para Capadocia había llegado, en la persona de Lucio Casenio Peto, el cónsul del año anterior (61). El ejército estaba dividido entre él y Corbulo, con la legión IV Escitica, XII Fulminata, y la recién llegada V Macedónica junto con los auxiliares de Ponto, Galacia, Capadocia van a Peto, mientras que Corbulo retuvo la legión III Gallica, VI Ferrata y X Fretensis. A causa de su antagonismo por la gloria, las relaciones entre los dos comandantes romanos fueron tensas desde el principio. Es de reseñar que Corbulo mantuvo las legiones que había pasado los últimos años haciendo campaña con él, y le dio a su colega, que después de todo quien debía llevar a cabo la campaña principal, las unidades más inexpertas. Las ​​fuerzas romanas totales dispuestas contra los partos eran, sin embargo, considerables: las seis legiones solas totalizaban unos 30.000 hombres. El número exacto y la disposición de las unidades auxiliares no está claro, pero había siete alas de caballería y siete cohortes de infantería sólo en Siria, que comprenderían una fuerza de 7-9.000 tropas.

Batalla de Rhandeia otoño 62

Peto no obstante se mostró confiado en la victoria, e inició su propia invasión de Armenia, mientras que Corbulo permaneció en Siria, reforzando las fortificaciones en la frontera del Eufrates. Peto tenía sólo dos legiones con él, la IV Escitica y la XII Fulminata, y avanzó hacia Tigranocerta. Algunas fortalezas menores fueron tomadas, pero la falta de suministros le obligaron a retirarse hacia el oeste durante el invierno.

Los partos habían pensado originalmente en invadir Siria, pero Corbulo hizo una exhibición convincente del poder militar, la construcción de una potente flotilla de barcos equipados con catapultas y un puente sobre el río Eúfrates, lo que le permitió establecer un punto de apoyo en la orilla de los partos. Por lo tanto los partos abandonaron sus planes para Siria, y volvieron su atención hacia Armenia. Allí, Peto había dispersado sus fuerzas y concedido permiso a sus oficiales, inconsciente del avance de los partos. Al enterarse de ello, avanzó inicialmente para satisfacer Vologases, pero después de ser derrotado un destacamento de reconocimiento, se asustó y se retiró a toda prisa.

Peto envió a su esposa e hijo a la seguridad en la fortaleza de Arsamosata, y trató de bloquear el avance de los partos mediante la ocupación de los pasos de las montañas de Tauro con destacamentos de su ejército. De este modo, sin embargo, dispersó aún más sus fuerzas, que posteriormente serían derrotados por los partos. La moral romana se hundió y el pánico cundió en el ejército, que ahora estaba sitiado en una serie de campamentos apresuradamente erigidos cerca Rhandeia. Peto, quien parece haber caído en la inactividad desesperado, envió mensajes urgentes a Corbulo para que acudiese en su rescate.

Ctafractas: 1 parto, 2 armenio, 3 portaestandarte con draco

Duelo de catafractas: 1 parto, 2 armenio, 3 portaestandarte parto con draco. Autor Angus McBride

Corbulo mientras tanto, había sido consciente del peligro que enfrentaba a su colega, y puso parte de sus fuerzas en previsión; pero él no marchó para unirse a Peto, y algunos lo acusaron de retrasar con el fin de aprovechar más la gloria de haberlo rescatado. Sin embargo, cuando las peticiones de ayuda le llegaron, él respondió rápidamente y marchó con la mitad del ejército de Siria, llevaron muchas provisiones cargadas en camellos. Pronto se encontró con los dispersados restos del ejército Peto, y logró reunirlos en torno a su fuerza. Sin embargo, antes de que pudiera llegar al rescate, Peto había capitulado.

El tratado fue humillante: no sólo deberían los romanos abandonar Armenia y entregar todos los fuertes que tenían, sino que también acordaron construir un puente sobre el río Arsanias cercano sobre el que Vologases podía pasar en señal de triunfo, subido encima de un elefante. Además, el ejército romano sería saqueado a voluntad por los armenios, que tomaron incluso armas y la ropa de los romanos sin encontrar ninguna resistencia. Peor aún, según los rumores difundidos por Tácito, los romanos deberían pasar bajo el yugo, un gesto de humillación a los ojos de los romanos.

Roma, por su parte, parecía ser inconsciente de la situación real en Armenia. Tácito registra ácidamente que “los trofeos de la guerra de los partos y los arcos fueron construidos en el centro de la colina Capitolina” por decreto del Senado, aun cuando la guerra no se ha decidido. Las ilusiones se hicieron añicos por la llegada de la delegación parta a Roma en la primavera del 63. Sus demandas, y el posterior interrogatorio del centurión que los acompañaba, revelaron a Nerón y al Senado la verdadera magnitud de la catástrofe, que Peto había ocultado en sus despachos. Sin embargo, en las palabras de Tácito, los romanos decidieron “aceptar una peligrosa guerra sobre una paz vergonzosa“; Peto fue llamado, y Corbulo colocado de nuevo a cargo de la campaña en Armenia, con un extraordinario imperium que le colocaba por encima de todos los otros gobernadores y gobernantes clientes en el Este. El puesto de Corbulo como gobernador de Siria fue confiado a Cayo Cestio Galo.

Corbulo reordenó sus fuerzas, la retirada de las legiones IV Scythica y XII Fulminata derrotadas y desmoralizadas a Siria, dejando la X Fretensis para proteger Capadocia, y al frente de sus veteranas III Gallica y VI Ferrata a Melitene, donde estaba el ejército de invasión que se estaba montando. A éstos también añadió la V Macedónica, que había permanecido en el Ponto durante todo el año anterior y no se ha contaminado por la derrota, la recién llegada XV Apolinar, y un gran número de auxiliares y contingentes de los reyes de los clientes.

Después de que su ejército cruzase el Éufrates, siguiendo una ruta abierta por Lúculo más de cien años antes, recibió a los enviados de Tiridates y Vologases. La aproximación de una gran fuerza, y el reconocimiento de la capacidad de Corbulo como general, los dos arsácidas estaban ansiosos por negociar. Corbulo, siguiendo sin duda las instrucciones de Nerón, reiteró la vieja posición romana: si Tirídates aceptaba su corona desde Roma, la guerra podría evitarse.

Tirídates estuvo de acuerdo con las negociaciones, y en Rhandeia, la escena de la derrota romana del año pasado, fue acordado como punto de encuentro. Para los armenios, este lugar fue pensado como un recordatorio de su fuerza, mientras que Corbulo aceptó porque no esperaba expirar la desgracia anterior, por la paz o la guerra.

Una vez allí, Corbulo puso al hijo Peto, que había servido bajo su mando como legado, a cargo de una partida para recoger los restos de los soldados romanos y asegurarles un entierro apropiado. El día acordado, tanto Tirídates y Corbulo, cada uno acompañado por 20 hombres de a caballo, se reunieron entre los dos campos. Tirídates acordó viajar a Roma y buscar la confirmación de su corona de manos de Nerón. En señal de este acuerdo, unos días más tarde, los dos ejércitos desfilaron con el equipo completo. Tiridates se acercó al campamento romano, donde una estatua del emperador Nerón había sido erigida sobre una plataforma elevada, y se colocó su diadema real a sus pies en sumisión.

Tiridates rey Armenio delante de una estatua de Nerón. Autor Ángel García Pinto

Tiridates I rey de Armenia delante de una estatua de Nerón. Autor Ángel García Pinto

En el año 66, Tirídates visitó Roma para recibir la corona y fue generosamente recibido por Nerón, que aprovechó la ocasión para aumentar su propia popularidad. Ordenó que las puertas del templo de Jano fuesen cerradas, por lo tanto se declara que la paz reinaba en el Imperio Romano.

En cuanto a Corbulo, fue honrado por Nerón como el hombre que había llevado ese “triunfo” pero debido a su popularidad e influencia en el ejército, hizo que se convirtiera en un rival potencial. Junto con la participación de su hijo político Lucio Annio Viniciano en un intento frustrado contra Nerón en 66, Corbulo se convirtió en sospechoso a los ojos del emperador en 67, mientras viajaba en Grecia, Nerón le ordenó su ejecución. Al enterarse de eso, Corbulo se suicidó.

Armenia en adelante sería gobernado por una dinastía persa, y a pesar de su lealtad nominal a Roma, habría sido objeto de una creciente influencia de los partos. A juicio de las generaciones posteriores, “romanos habían perdido Armenia“, y aunque la Paz de Rhandeia marcó el comienzo de un período de relaciones relativamente pacíficas que durarían 50 años, Armenia seguirá siendo un hueso constante de la discordia entre los romanos, los partos, y sus sucesores sasánidas.

El rey Vologases mantuvo unas buenas relaciones con los emperadores romano, en el 70 felicitó a Vespasiano por su acceso al poder y le ofreció 40.000 jinetes. En el 71 envió una corona de oro a Tito por su victoria sobre los judíos. En el 75 pidió ayuda a Roma contra los alanos que estaban invadiendo su territorio, al parecer hubo fuerzas romanas ayudando al parto.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2014-06-20. Última modificacion 2017-12-26.