Edad Antigua Persas y macedonios Asedio de Tiro (332 AC)
Asedio de Tiro (332 AC)

Antecedentes

La derrota de Darío en la batalla de Issos dejó de nuevo el camino libre a Alejandro, quien prosiguió con su plan. Avanzó tomando todos los puertos del Mediterráneo, muchos de ellos fortificados. Hasta que llegó a la ciudad de Tiro, que era la más fuerte y la más rica. Había resistido una vez un asedio de 13 años por el rey de Babilonia Nabucodonosor.

En esa época, Tiro era la más importante ciudad-estado fenicia, con cerca de 40.000 habitantes, y estaba dividida en dos partes: la Ciudad Nueva o isla de Tiro, situada en un islote a 800 metros de la costa y la Ciudad Vieja o Tiro continental, situada a orillas del litoral.

La isla de Tiro estaba rodeada por unas formidables murallas que llegaban a alcanzar los 46 metros de altura en la zona frente a la costa. Además poseía 2 puertos, denominados el puerto de Sidón (situado al norte) y el puerto Egipcio (situado al sur) y estaba unida al pequeño islote de Melkart, donde estaba situado el templo de Melkart, la deidad más importante de Tiro. Tenía un perímetro amurallado de 4,4 km de largo, contaba con 9.000 defensores y disponía de 80 buques de guerra.

Alejandro llegó a Tiro en enero del 332 AC. Una delegación de tirios destacados salió de la ciudad cuando el ejército de Alejandro se acercó y saludó formalmente al joven rey. Le informaron que la gente de Tiro había decidido hacer todo lo que él pudiera ordenar, dentro de lo razonable. Alejandro necesitaba acceder a Tiro, y entonces ideó una excusa bastante dudosa para hacerlo. Deseaba entrar en su ciudad, les dijo a los tirios, para poder hacer un sacrificio en el antiguo templo del dios tirio Melqart, a quien los griegos identificaban con su propio dios Heracles. Los tirios, que no querían ofender a su antiguo cliente, el rey Darío, al ofrecer demasiada hospitalidad a Alejandro, declinaron cortésmente.

Era una época de gran fiesta religiosa en Tiro, y permitir la entrada de Alejandro a la ciudad podría ser interpretada como un reconocimiento cuasi oficial de su señorío. Los tirios sugirieron en cambio que Alejandro hiciera su sacrificio a Heracles en la Ciudad Vieja, que estaba frente a la isla en el continente. Obedecerían felizmente todos sus otros mandatos, dijeron que no permitirían que tanto persas como macedonios entraran en su ciudad mientras el resultado de su guerra aún estuviera en duda.

Alejandro se enfureció cuando escuchó la negativa de Tiro. Rápidamente convocó un consejo de guerra y comenzó a hacer planes para sitiar la ciudad. Con su carisma incomparable, pronto inculcó en sus soldados un feroz deseo de tomar Tiro. De manera algo conveniente, Alejandro afirmó haber tenido un sueño en el que Heracles lo tomó de la mano y lo condujo a Tiro. Aristander, el vidente de la corte del rey, consideró esto como un presagio favorable. Sin embargo, dejando a un lado los buenos augurios, persuadir a sus hombres de sitiar Tiro y lograr su caída eran dos cosas muy diferentes. Tomar una ciudad fortificada nunca era fácil, y Tiro sería muy difícil por estar situada en una isla. Además, la armada persa, una gran parte de la cual fue proporcionada por la propia Tiro, todavía tenía el dominio en el mar.

Inicio del asedio

Alejandro montó en cólera y, después de destruir el distrito costero de Tiro, inició los preparativos del asalto. Aparte de ser un insulto a su corona, el desafío de Tiro sería un ejemplo para todos los que se le opusieran, mientras que la conquista de una fortaleza tan inexpugnable como era la isla, mermaría considerablemente la voluntad de resistencia de los territorios por conquistar.
Alejandro tenía algunos factores a su favor. Alejandro, por el contrario, aportó una potencia nueva y aterradora a la guerra de asedio. Presagiando su enfoque implacable y despiadado de la guerra, Alejandro hizo uso de una amplia gama de equipos, incluidos gastraphetes (ballestas grandes de torsión), katapeltei makedonikoi (catapultas macedonias de torsión), las torres de asedio gigantes, el empleo del chelore o testudo, etc. Junto con sus habilidades de ingeniería de combate, estas armas permitieron a los macedonios atacar incluso las fortificaciones mejor defendidas.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--plano-y-vista-de-la-ciudad-1024x442.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--plano-y-vista-de-la-ciudad-300x130.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--plano-y-vista-de-la-ciudad-768x332.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--plano-y-vista-de-la-ciudad-1536x664.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--plano-y-vista-de-la-ciudad-2048x885.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--plano-y-vista-de-la-ciudad-100x43.png 100w
Asedio de Tiro (332 AC). Plano y vista de la ciudad

La catapulta macedonia utilizada para esta tarea era similar a una ballesta gigantesca. Se diferenciaba de la ballesta en que la energía mecánica utilizada para lanzar sus proyectiles no se almacenaba en los brazos del arco, sino en gruesas bandas de retorcidos tendones de animales. El tendón era fuerte y elástico, y estas propiedades le permitían almacenar energía en un espacio relativamente compacto. Dos haces de tendones, uno a cada lado del arma, se montaron en posición vertical, perpendicular al proyectil. Por medio de palancas, el operador del arma torcería los haces de tendones a lo largo de su eje longitudinal. Este proceso, conocido como torsión, almacenó energía en las cuerdas retorcidas de los tendones hasta que se tensaron.

El primer problema al que se enfrentaba Alejandro era simplemente cómo llegar a las murallas de Tiro. Para ello ordenó la construcción de un espigón o mole, desde el continente hasta la ciudad, para poder llevar las máquinas de asedio. Los macedonios eligieron la ruta más corta, pero más profunda y comenzaron a llenar el canal con piedras y madera. Las ruinas de la parte continental de Tiro se utilizaron en la construcción del espigón, acarreadas por la población de las ciudades vecinas y los propios soldados. Arriano describe cómo primero se clavaron troncos de madera en el fango del fondo marino para asegurar la estructura, sobre los cuales se vertieron piedras y ladrillos recubiertos con arena. Mientras construían el espigón, los trabajadores eran bombardeados por las catapultas de la ciudad.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--alejandro-dirigiendo-el-fuego-1024x652.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--alejandro-dirigiendo-el-fuego-300x191.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--alejandro-dirigiendo-el-fuego-768x489.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--alejandro-dirigiendo-el-fuego-1536x978.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--alejandro-dirigiendo-el-fuego-100x64.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--alejandro-dirigiendo-el-fuego.png 1979w
Asedio de Tiro (332 AC). Alejandro dirigiendo el fuego de los gastraphetes o ballestas de torsión macedonias. Autor Angus McBride

Construcción de las torres de asedio

A medida que avanzaba la construcción del espigón, los tirios salieron de su puerto seguro y se burlaron de los laboriosos macedonios. Preguntaron a los trabajadores si estaban tratando de desafiar a Poseidón, el antiguo dios del mar, construyendo el espigón sobre el agua. Sin embargo, a medida que el topo se acercaba a la ciudad, los tirios perdieron su arrogancia y comenzaron a tomarse la amenaza más en serio. Cuando el espigón se acercaba al alcance de las murallas de Tiro, los macedonios fueron alcanzados por numerosos misiles lanzados desde las galeras y desde las murallas de tiro.

Dado que los barcos de Tiro no tenían nada que temer de las galeras enemigas, pudieron acercarse bastante al muelle y atacar a los macedonios en varios puntos, haciendo imposible la continuación de las obras de construcción. En respuesta, Alejandro hizo que sus soldados construyeran dos torres de asedio gigantes y las cubrieran con pieles húmedas para protegerse de las flechas de fuego enemigas. En lo alto de estas torres, los macedonios colocaron artillería para tomar represalias contra las galeras de guerra tirias que se acercaban demasiado. Al mismo tiempo, se colocó una empalizada alrededor del perímetro del espigón.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--espigon-macedonio-1024x680.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--espigon-macedonio-300x199.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--espigon-macedonio-768x510.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--espigon-macedonio-1536x1019.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--espigon-macedonio-2048x1359.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--espigon-macedonio-100x66.png 100w
Asedio de Tiro (332 AC). Espigón macedonio con dos torres se aproxima a las murallas de Tiro. Autor Adam Hook

En respuesta, los tirios construyeron un brulote o barco de fuego, la embarcación cargada con materiales combustibles y cubierta con brea y azufre. De los mástiles que habían sido cortados e inclinados hacia delante, colgaban grandes ollas de sustancias inflamables. Se colocó un lastre pesado en la popa, lo que provocó que la proa del barco se elevara fuera del agua. Cuando se levantó un viento favorable, dos trirremes tirios (barcos a remo) remolcaron al brulote o barco de fuego fuera del puerto y lo encallaron en el espigón. Los marineros a bordo del barco de fuego arrojaron sus antorchas en el barco y se alejaron de un salto, nadando a salvo de regreso a la ciudad.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro332-ac--un-brulote-1024x645.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro332-ac--un-brulote-300x189.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro332-ac--un-brulote-768x484.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro332-ac--un-brulote-1536x967.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro332-ac--un-brulote-100x63.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro332-ac--un-brulote.png 1764w
Asedio de Tiro (332 AC). Un brulote o barco incendiario es arrastrado por otros dos barcos contra las torres de asedio.

El brulote rápidamente se vio envuelto en una poderosa conflagración cuando los materiales inflamables empacados a bordo se encendieron. Las ollas colgantes de los mástiles derramaron su contenido sobre el lunar cuando las llamas provocaron el colapso de los mástiles. Mientras tanto, las tripulaciones de los otros barcos de Tiro permanecieron cerca y dispararon contra las torres de asedio para evitar que los macedonios se acercaran lo suficiente para apagar las llamas. Cuando las propias torres comenzaron a arder, una salida general de barcos tirios atacó el muelle en todos los puntos. Los tirios derribaron la empalizada alrededor del espigón y destruyeron todas las máquinas de asedio macedónicas colocadas en él.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--ataque-tirio-a-las-torres-1024x629.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--ataque-tirio-a-las-torres-300x184.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--ataque-tirio-a-las-torres-768x472.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--ataque-tirio-a-las-torres-1536x944.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--ataque-tirio-a-las-torres-2048x1259.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--ataque-tirio-a-las-torres-100x61.png 100w
Asedio de Tiro (332 AC). Ataque tirio a las torres macedonias. Autor de la izquierda Milek Jakubiek AKA EthicallyChallenged. Autor de la derecha Johnny Shumate

El ataque de Tiro fue un duro golpe para Alejandro, quien vio con disgusto cómo su topo y el costoso equipo de asedio que había en él ardían en llamas. El joven rey, sin embargo, no admitió la derrota e inmediatamente comenzó la construcción de un segundo espigón más ancho que podría albergar más torres. Se arrojaron más escombros materiales de relleno para llenar la profundidad, mientras que los ingenieros de Alexander cortaron árboles y se pusieron a trabajar en la construcción de nuevas máquinas de asedio.

Bloqueo de Tiro

Al darse cuenta de que mientras los tirios mantuvieran el dominio del mar, no podría llegar a las murallas, Alejandro se fue con sus guardias y algo de infantería ligera y se dirigió a la cercana ciudad de Sidón, donde reunió todas las naves disponibles de esa ciudad. Al mismo tiempo, otros dos reyes fenicios, Gerostratus de Aradus y Enylus de Biblos, adivinando en qué dirección probablemente iría la suerte de la guerra, desertaron de la flota persa y se acercaron a Alejandro con sus barcos. Chipre, asombrado por la noticia de la victoria de Alejandro en el Issos, envió una flota de 120 barcos para unirse a él, mientras que Rodas y varias otras potencias menores también enviaron barcos para ayudar a Alejandro. Pronto el rey había acumulado una formidable flota de más de 250 barcos.

Los tirios estaban muy alarmados por el despliegue naval de Alejandro, y retiraron sus dos puertos, bloqueando la entrada con barcos lastrados. Quedando bloqueados por los barcos de Alejandro. El espigón seguía avanzando hacia las murallas de la ciudad. En consecuencia, planearon un ataque sorpresa contra la flota chipriota que bloqueaba el puerto de Biblos (norte). Colocaron velas en la desembocadura del puerto para poder tripular sus barcos en secreto. Al mediodía, cuando los marineros chipriotas se estaban reabasteciendo y Alejandro se había retirado a su tienda para su descanso habitual del mediodía, los tirios salieron con 13 galeras de guerra, cada una con las mejores tripulaciones e infantes de marina que la ciudad pudo reunir. Emergiendo silenciosamente del puerto norte, sin atreverse siquiera a marcar el tiempo para los remeros por temor a ser escuchados, los tirios se abalanzaron sobre los desprevenidos chipriotas.

Algunas de las embarcaciones chipriotas amarradas estaban completamente vacías de tripulación, mientras que otras estaban recién tripuladas cuando comenzó el ataque. Varias naves chipriotas fueron rápidamente destruidas, pero Alejandro, que había surgido inesperadamente, reunió todas las naves que pudo convocar. La mayoría de ellos los envió para bloquear el puerto norte para evitar que los tirios enviaran refuerzos. Con el resto, navegó para atacar a los barcos tirios que atacaban.

Los tirios en lo alto de las almenas vieron la fuerza de Alejandro girando alrededor de la ciudad para atacar sus buques de guerra. Intentaron alertar a sus compatriotas del inminente ataque, pero nadie pudo oírlos por el fragor de la batalla. De alguna manera, los tirios lograron señalar a sus barcos que Alejandro se acercaba, y las galeras de guerra se dirigieron desesperadamente al puerto. La mayoría fueron capturados por los barcos de Alejandro, pero algunos lograron escapar. La mayoría de los marineros, al darse cuenta de su desesperada situación, abandonaron las naves y escaparon a nado hacia la ciudad.

Contraataque tirio

La construcción del espigón continuó incesantemente hasta que finalmente alcanzó las paredes de Tiro. Algunas naves fueron equipadas con catapultas, e incluso se las ató de dos en dos para llevar grandes torres de asedio.
Alejandro ordenó disparar a sus máquinas de asedio con la esperanza de abrir una abertura en las defensas de Tiro, pero los muros estaban bien construidos y las armas macedonias causaron poco daño.

Sometidos a ataques constantes desde todas direcciones, los tirios demostraron gran entereza e inventiva en la defensa de la ciudad. Diodoro describe algunas de las estratagemas que usaron. Ruedas de bronce giratorias desviaban los proyectiles, mientras las murallas eran recubiertas con sacos rellenos de algas que amortiguaban el impacto de las piedras de las catapultas. Para reforzar el muro que sería atacado desde el espigón se construyó otro detrás del mismo grosor.

Con el fin de rechazar a los asaltantes, los tirios forjaron unos tridentes arrojadizos con los que ensartaban y arrancaban los escudos enemigos, otros atacantes eran atrapados por redes de pesca con lastres y arrojados al vacío. Al mismo tiempo, arena muy caliente era arrojada contra los macedonios, “filtrándose bajo sus corazas y túnicas, quemando la piel con su intenso calor”.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-tiro-332-ac--ataque-de-los-macedonios-896x1024.png 896w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-tiro-332-ac--ataque-de-los-macedonios-263x300.png 263w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-tiro-332-ac--ataque-de-los-macedonios-768x878.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-tiro-332-ac--ataque-de-los-macedonios-1344x1536.png 1344w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-tiro-332-ac--ataque-de-los-macedonios-100x114.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/12/asedio-de-tiro-332-ac--ataque-de-los-macedonios.png 1444w
Asedio de Tiro (332 AC). Ataque de los macedonios contra la muralla de la ciudad. Se observa que los tirios emplean redes de pescar. Autor Johnny Shumate

Además, afiladas hoces cortaban las cuerdas que sujetaban los arietes, ganchos de hierro arrastraban a los hombres a su perdición y metal fundido era vertido sobre los sitiadores, mientras una continua lluvia de proyectiles caía sobre ellos. Esta implacable defensa resistió por un tiempo en el espigón. En su frenesí, los tirios mataron a varios prisioneros macedonios en sus almenas, a la vista de sus horrorizados compatriotas.

Los arietes y algunas torres de asedio flotantes desmoronaron parte de las murallas, por lo que Alejandro Magno ordenó un primer ataque en el sector del espigón. Desde lo alto de las torres de asedio se abrirían grandes compuertas que dejarían a los hombres sobre el adarve de las murallas. El ataque comenzó. Las torres dejaron caer sus compuertas, pero grandes tridentes surgidos de lo alto de las murallas las sostuvieron en lo alto, sin permitir que cayesen sobre las almenas.

Un segundo ataque en un sector de la muralla muy dañado por las torres flotantes también fracasó.

Asalto de la ciudad

Alejandro navegó con varios consejeros alrededor de la isla, buscando un punto débil, no descubrieron ninguno hasta que llegaron al muro sur. Allí las murallas parecían más débiles. Ordenó que los barcos bombardeasen ese sector para abrir una brecha practicable. Cuando fue abierta decidió lanzar el ataque definitivo.
El 30 de julio del 332 AC, la brecha era practicable y ordenó el ataque definitivo. La brecha sería atacada por dos grupos desde las naves: uno de pezhetairoi (piqueros) al mando de Ceno y otro de hipaspistas (guardias) liderados por el propio rey. A su vez, se lanzó a las naves restantes contra los dos puertos y se atacó también con torres de asedio desde el terraplén. La idea era que los defensores dividieran sus fuerzas.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-por-alejandro-magno-332-ac--ataque-el-30-de-julio-1024x614.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-por-alejandro-magno-332-ac--ataque-el-30-de-julio-300x180.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-por-alejandro-magno-332-ac--ataque-el-30-de-julio-768x461.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-por-alejandro-magno-332-ac--ataque-el-30-de-julio-1536x921.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-por-alejandro-magno-332-ac--ataque-el-30-de-julio-2048x1228.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-por-alejandro-magno-332-ac--ataque-el-30-de-julio-100x60.png 100w
Asedio de Tiro por Alejandro Magno (332 AC). Ataque el 30 de julio
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--los-hipaspistas-1024x980.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--los-hipaspistas-300x287.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--los-hipaspistas-768x735.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--los-hipaspistas-1536x1470.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--los-hipaspistas-100x96.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2021/11/asedio-de-tiro-332-ac--los-hipaspistas.png 1631w
Asedio de Tiro por Alejandro Magno (332 AC). Los hipaspistas entrando por la brecha en las murallas. Autor Tom Lovell

Alejandro y sus hombres pronto tomaron posesión de una sección de la muralla y tomaron el control de varias torres. Simultáneamente la flota consiguió irrumpir en los muelles y desembarcar a todavía más macedonios.
La ciudad estaba a merced de los macedonios. Los heraldos macedonios comenzaron a anunciar por las calles que la vida de aquellos que se resguardasen en los templos sería respetada, pero pocos hombres tirios decidieron hacer caso. Resistieron en cada calle, cada esquina, cada plaza y cada rincón de la ciudad, siendo masacrados por las expertas tropas helenas. Los últimos defensores murieron en el santuario Agenor, un templo dedicado al fundador mítico de la ciudad. La mayor parte de los supervivientes, entre los que se encontraba una embajada cartaginesa y numerosos peregrinos, se habían resguardado en el Templo de Melkart, y sus vidas fueron respetadas.

Saqueo y masacre en la ciudad

La fuerza principal de los tirios abandonó la muralla una vez que los macedonios la tomaron e hizo una última resistencia en el santuario de Agenor, en el interior de la ciudad. Los soldados macedonios, llenos de ira y frustración por el prolongado asedio y el recuerdo de sus camaradas ejecutados, masacraron a los defensores de Tiro en grandes cantidades. A los soldados les subió la sangre y los macedonios se volvieron locos en una liberación brutal de furia reprimida. Las niñas y los niños se refugiaron en los templos, esperando compasión de los conquistadores, pero los hombres tirios en edad militar se mantuvieron firmes, luchando hasta el final en las puertas o en los tejados de sus casas. Al final, unos 8.000 tirios fueron muertos en la defensa de la ciudad. Las pérdidas macedonias se situaron en la cifra inverosímilmente baja de 400.

Alejandro, a pesar de su típica sed de sangre, perdonó a varios altos funcionarios de Tiro. Entre ellos se encontraban el rey Azemilcus y un grupo de enviados cartagineses que se habían refugiado en el templo de Heracles, donde habían ido para hacer un sacrificio a Melqart (Heracles), tal como Alejandro había querido hacer originalmente. Sin embargo, aparte de estos pocos afortunados, el destino de los tirios fue rápido y brutal. Casi todos los demás supervivientes, unos 30.000 en total, fueron detenidos y vendidos como esclavos.

Al final del saco, con sus hombres exhaustos por la matanza, Alejandro todavía estaba lleno de rabia. Hizo que crucificaran a otros 2.000 tirios a lo largo de la playa en las afueras de la ciudad. Este era el lado oscuro del estilo de liderazgo de Alejandro. Si un oponente presentaba una lucha valiente y luego se sometía a Alejandro, era probable que el rey fuera caballeroso y perdonara a su enemigo. Si, por el contrario, el enemigo seguía frustrando sus esfuerzos, especialmente provocando un asedio prolongado, Alejandro no solía tener piedad.

Toma de Gaza

Durante el asedio de Tiro, Darío le había escrito a Alejandro ofreciéndole todo su Imperio al oeste del río Éufrates, 300 millones en talentos de oro y la mano de su hija a cambio de la paz y el regreso seguro de la familia real capturada. Alejandro se negó, diciendo que Darío simplemente le estaba ofreciendo lo que ya había ganado en la batalla. Alejandro, el rey persa debería considerarse su igual, y debería dirigir toda la correspondencia futura a Alejandro como el Señor de Asia.

Para Alejandro, el camino a Egipto estaba casi despejado. Después de Tiro, solo había un obstáculo en el camino de Alejandro: la ciudad de Gaza, 240 km al sur de la costa mediterránea. Allí, el gobernador designado por los persas, un eunuco llamado Batis, tuvo la temeridad de resistir a Alejandro.

Una vez más, Alejandro asedió una ciudad enemiga. Los macedonios construyeron un montículo de 45 metros de alto en el muro sur de la ciudad sobre el cual colocaron sus máquinas de asedio, que habían sido transportadas allí por mar. Después de tres meses de bombardeos continuos, Alejandro dirigió un asalto a la ciudad devastada. Gaza cayó después de presentar una dura lucha. Alejandro, que volvió a negar su voluntad y sufría una dolorosa herida en el hombro provocada por una catapulta de Gaza, estaba lívido. Como los tirios antes que ellos, los residentes de Gaza fueron vendidos como esclavos, y la ciudad fue repoblada con colonos leales a Alejandro, que fueron importados de zonas vecinas. Egipto pronto caería ante los macedonios y con él la última de las bases de Persia en el Mediterráneo.

Alejandro hizo desnudar al infortunado Batis y le ataron por los tobillos con correas de cuero. Después el rey hizo atar a Batis a su carro y lo arrastró alrededor de los muros de Gaza hasta que murió, tal como Aquiles había profanado el cadáver de Héctor en la Ilíada. De esta forma, Alejandro, que a menudo emulaba a los mejores héroes de Homero, también replicaba abiertamente los peores.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2021-11-14. Última modificacion 2022-04-23.
Valora esta entrada