Edad Media El Imperio Bizantino El ejército de la dinastía de los Comnenos

Cargando anuncio...

Antecedentes

A inicios del de la dinastía de los Comnenos en 1.081, el Imperio Bizantino se había reducido a la más pequeña extensión territorial de toda su historia. Rodeado de enemigos, y financieramente arruinado por un largo período de guerra civil, las perspectivas del imperio parecían sombrías. El estado estaba indefenso, ya que el ejército bizantino no era ni una sombra de lo que había sido: durante el siglo XI, décadas de paz y negligencia habían reducido las antiguas fuerzas temáticas, y la batalla de Manzikert en 1.071 había destruido a la profesional tagmata, el núcleo del ejército bizantino. En Manzikert, los rastros de unidades de su linaje durante siglos en el Imperio Romano fueron eliminados, y la subsecuente pérdida de Asia Menor privó al Imperio de su principal campo de reclutamiento. En los Balcanes, al mismo tiempo, el Imperio estaba expuesto a las invasiones por el reino normando de Sicilia, y por incursiones de pechenegos a través del Danubio.

El ejército bizantino llegó a su punto más bajo en 1.091, cuando Alejo I solo disponía de 500 soldados de las fuerzas profesionales del Imperio. Estos formaron el núcleo del ejército, con la incorporación de los sirvientes armados de los parientes de Alejo y los nobles alistados en el ejército, además de la importante ayuda de una gran fuerza de aliados cumanos, que ayudaron a ganar la batalla de Levounion (1.091) contra los pechenegos (petchenekos o patzinakos). Sin embargo, a través de una combinación de habilidad, determinación y años de campaña, Alejo, Juan y Manuel Comneno lograron restablecer el poder del Imperio Bizantino con la creación de un nuevo ejército desde sus cimientos. Este proceso no puede, sin embargo, al menos en sus primeras fases, ser visto como una reestructuración militar planificada del ejercicio. En particular, Alejo I se vio forzado a reaccionar ante los acontecimientos en lugar de controlarlos; los cambios que hizo al ejército bizantino fueron, en gran parte, por la inmediata necesidad y de carácter pragmático.

La nueva fuerza tenía un núcleo de unidades profesionales y disciplinadas. Contenía formidables unidades de guardias como los varegos, los athanatoi, una unidad de caballería pesada estacionada en Constantinopla, los vardariotai y los archontopouloi, reclutados por Alejo entre los hijos de los oficiales bizantinos muertos, los regimientos de mercenarios extranjeros, y también unidades de soldados profesionales de las provincias. Estas tropas provinciales incluían caballería catafracta de Macedonia, Tesalia, Tracia, y otras fuerzas provinciales como los arqueros Trebisonda de la costa del Mar Negro y de Anatolia. Junto con tropas reclutadas y pagadas directamente por el estado, el ejército  de los Comnenos incluía los seguidores armados de los miembros de la muy amplia familia imperial y sus muchas conexiones. En esto se pueden ver los inicios de la feudalización de los militares bizantinos. La concesión de las explotaciones pronoia, donde la tierra, o más exactamente los ingresos de los derechos de la tierra, se entregaban a cambio de obligaciones militares, estaba empezando a convertirse en un elemento notable de la infraestructura militar hacia el final del período Comneno, aunque se hizo mucho más importante posteriormente.

En 1.097, el ejército bizantino ascendía alrededor de 70.000 hombres en total. En 1.180, a la muerte de Manuel Comneno, cuyas campañas había sido frecuente en gran escala, el ejército era probablemente mucho mayor. Durante el reinado de Alejo I, el ejército de operaciones ascendía a unos 20.000 hombres, que se aumentó a cerca de 30.000 hombres en el reinado de Juan II. Al final del reinado de Manuel I el ejército de campaña bizantino había aumentado a 40.000 hombres.

Estructura

Bajo el emperador, el comandante en jefe del ejército era el megas domestikos (Gran doméstico). Su segundo al mando era el protostrator. El comandante de la Armada era el megaduque, quien también era el comandante militar de Creta, las islas del mar Egeo y el sur de la Grecia continental.

El comandante encargado de una fuerza de campo independiente, o una de las divisiones principales de un gran ejército expedicionario era denominado strategos (general). Las fuerzas provinciales eran regidas por un doux (duque), (aunque a veces este título fue concedido al administrador superior por debajo del doux), que era un oficial militar con la autoridad civil, bajo el doux un asentamiento fortificado, o fortaleza, era mandada por un oficial con el título kastrophylax (director del castillo). Los comandantes de menor rango, con la excepción de algunos títulos arcaicos, eran conocidos por el tamaño de la unidad que mandaban, por ejemplo, un tagmatarchos encabezaba un tagma (regimiento). El comandante de los varegos tenía un título único, akolouthos (acólito), indicativo de su cercana asistencia personal del emperador.

Durante la dinastía de los Comnenos, los nombres anteriores de las unidades básicas de la caballería bizantina, bandon y moira, desaparecieron poco a poco para ser reemplazadas por la allagion, se cree que eran entre 300 y 500 de fuertes hombres. El allagion, comandado por un allagator, probablemente fue dividido en subunidades de 100, 50 y 10 hombres. En campaña los allagia podrían agruparse (por lo general de tres en tres) en cuerpos más grandes llamados taxeissyntaxeislochoi o tagmata. La unidad de infantería fue el taxiarchia, un tipo de unidad registró por primera vez durante el reinado de Nicéforo II, era teóricamente de 1.000 hombres, y estaba comandada por un taxiarchos.

Unidades de Guardias y Casa Imperial

Muchas de las unidades de Guardias anteriores no sobrevivieron al reinado de Alejo I, las scholas, los inmortales (athanatoi), y los  excubidores (exkoubitoi) no se volvieron a mencionar en los reinados de sus sucesores. Las excepciones notables a este proceso son los varegosvestiaritai, y probablemente los archontopouloi. Los hetaireia (compañeros), mandada por el megas hetaireiarches, se sigue mencionando, aunque siempre fue más una colección de unidades individuales en virtud de un título administrativo que un regimiento como tal. En este período, la Guardia Varega que se nutría de ingleses, rusos y escandinavos, con un total de 5.000 hombres.

Varegos en constantinopla siglo XI-XII: 1 varego campeón del circo; 2, 3 y 4 varegos ingleses; 5 guardia varego privado; 6 dama bizantina. Autor Giuseppe Rava

lnmediatamente después de la batalla de Dirraquio (1.081), Alejo I contrató 2.000 hombres para formar los vardariotai (jinetes catafractas majiares cristianos del valle de Vardar), estaban bajo el mando de un oficial con el rango de primikerios.

De creciente importancia durante el período Comneno fueron los oikeioi (los de la casa), cuando se movilizaban para la guerra, eran el equivalente de los Guardias Reales de los reyes occidentales y pudieron haber servido como catafractas. Estas tropas habrían sido parte del séquito personal del emperador, con sus familiares y los más estrechos colaboradores acompañados de sus respectivos séquitos, además de que probablemente también se incluía la unidad de guardias vestiaritai. Hubieran estado equipados con las mejores armas y armaduras y montados sobre caballos de guerra de la mejor clase disponible. Aunque no era un regimiento formal, habría sido una fuerza de combate formidable, sin embargo, habría estado disponible solo cuando el emperador tenía que ir a la batalla en persona. Los oficiales de los vestiaritai, recibían el título noble de la corte sebastos y dos de ellos, Lampardas Andrónico y Alejo Petraliphas, fueron prominentes generales. Bajo Alejo I, y, probablemente después, los oikeioi imperiales también sirvieron como una especie de «escuela de personal» para la formación de prometedores jóvenes oficiales. Alejo tuvo 300 jóvenes oficiales en su casa, a quien él entrenó personalmente. En la campaña contra Bohemundo 1.107-1.108 el mejor de los oficiales bizantinos mantuvo bloqueado al ejército normando en la costa de Albania. La victoria de esta campaña, probablemente como resultado, en parte, de la mayor disciplina de las fuerzas bizantinas se consiguió debido a la calidad de sus comandantes.

Otro grupo importante eran los archontopouloi, que fueron reclutados por Alejo entre los hijos de los oficiales bizantinos muertos.

Unidades profesionales provinciales

En el curso del siglo XI las unidades eran soldados reclutados temporalmente entre los campesinos pertenecientes a los themas (provincias militares), estas fueron reemplazadas por fuerzas más pequeñas con dedicación exclusiva, los tagmata (regimientos) provinciales. La anarquía política y militar de finales del siglo XI hizo que únicamente los tagmata provinciales del sur de los Balcanes los que sobrevivieran. Estos regimientos, cuyos soldados podrían catalogarse como «mercenarios indígenas», se convirtieron en parte integrante del ejército central y los ejércitos de muchas campañas del período Comneno, los tagmata catafractas de Macedonia, Tracia y Tesalia, fueron particularmente importantes, otras fuerzas como los arqueros de Trebisonda en la costa del Mar Negro y de Anatolia también tuvieron su importancia.

Catafractas bizantinos siglos XI y XII: a la izquierda siglo XI y XII, a la derecha siglo XII con el acolchado exterior más largo

Aunque creados en determinadas provincias estos tagmatas (regimientos) habían dejado de tener un papel de defensa local. Dado que las regiones fueron reconquistadas y esto trajo un mayor control lo que hizo que las fuerzas provinciales se restablecieran, aunque en un principio, a menudo, solo servían para proporcionar guarniciones locales. En el reinado de Manuel II, el historiador Nicetas Choniates menciona una división de un ejército de campaña que se compone de los tagmata oriental y occidental. Esta anotación implica que los regimientos regulares estaban siendo otra vez reclutados en Anatolia. Los colonos militares, a menudo con origen en los enemigos derrotados, también suministraban soldados, uno de esos grupos de colonos, derrotaron a los pechenegos, se instalaron en el distrito Moglena y proporcionaron una unidad al ejército, y otra estaba compuesta de serbios que se asentaron alrededor de Nicomedia, en Anatolia. Hacia el final de las subvenciones los ingresos del período pronoia, de los ingresos generados por la tierra, permitieron a las provincias usarlas para aumentar la caballería pesada con la inmediata perdida en la tesorería del estado. Los orígenes y la organización de la infantería indígena del ejército bizantino de este período no están claros. Se sabe que hubo un registro oficial de los soldados que sirvieron en la infantería, pero sus orígenes geográficos y los nombres no se registran. Como la caballería nativa se organizaba en unidades regionales es probable que la infantería tubiera una organización similar. Es posible que cada tagma fuera nativo de una provincia, como el descrito en las fuentes como la «Legión de Macedonia» o la «División de Macedonia», que incluía un taxiarca de infantería, o posiblemente más de uno, junto a la mejor documentada caballería pesada de los catafractas.

Unidades mercenarias

Los extranjeros como los latinikoi (una formación de caballería pesada de Europa Occidental), eran miembros las familias de origen occidental, que habían estado viviendo en el Imperio Bizantino durante generaciones, los tourkopouloi o turcópolos (como su nombre lo indica, se componía de los turcos y mercenarios reclutados en los reinos seljúcidas), los skythikon o escitas (pechenegos, cumanos y uzes de las estepas de Ucrania).

Mercenarios normandos en Constantinopla (siglos XII-XIII). Están jugando a los dados a la salida de un burdel. Autor Angus McBride

Contingentes de vasallos y aliados

Con el fin de aumentar el tamaño de su ejército, recurrieron a aliados como los 3.000 paulicianos de Filipópolis y formó el «Tagma de los maniqueos», y los 7.000 turcos enviados por el sultanato del Rüm. Los soldados proporcionados por los vasallos imperiales (como los serbios, normandos y antioquenos), actuaban bajo sus propios líderes. Estas tropas, normalmente, eran sometidas a un general bizantino, como parte de su mando, que comandaba con otras tropas de una capacidad de combate similar, o se combinaban para crear una fuerza de tipo mixta. Sin embargo, si los contingentes de extranjeros eran especialmente grandes y su líder, una figura poderosa y prominente, entonces podían seguir siendo independientes; Balduino de Antioquía mandó una gran división del ejército bizantino en la batalla de Miriocéfalo.

Los bizantinos como norma mezclaron los grupos étnicos dentro de las formaciones que componían el ejército de campaña con el fin de minimizar el riesgo de que todos los soldados de una determinada nacionalidad cambiasen de bando o se retirasen de la batalla. Durante la primera parte del siglo XII, los serbios fueron obligados a enviar 300 hombres de caballería cada vez que el emperador bizantino estuviera en campaña en Asia Menor. Este número se incrementó después de que Manuel I aplastó la rebelión serbia en 1.150 a 2.000 serbios en las campañas europeas y 500 serbios para las campañas de Anatolia. Hacia el final del período Comneno los soldados alanos, especialmente, la caballería, se convirtieron en un elemento importante en los ejércitos bizantinos.

Soldados bizantinos siglos XII-XIII:1 jinete ligero; 2 caballero u hombre de armas; 3 infante típico de Anatolia. Autor Angus McBride

Soldados bizantinos siglos XII-XIII:1 jinete ligero; 2 caballero u hombre de armas; 3 infante típico de Anatolia. Autor Angus McBride

Ejércitos de la aristocracia

Las fuerzas semi-feudales establecidas por los magnates dynatoi, o provinciales, fueron una añadido útil para el ejército bizantino. Algunas familias de las provincias se convirtieron en líderes muy poderosos, por ejemplo, la familia Gabras de Trebisonda logró una independencia virtual, durante el siglo XII, de la autoridad central. Los miembros ricos e influyentes de la aristocracia regional podrían tener un número considerable de tropas de sus sirvientes, familiares e inquilinos. Su calidad, sin embargo, tendía a ser inferior a las tropas profesionales. Los guardias personales de los aristócratas, que también fueron generales en el ejército bizantino, fueron también notables en este período. Estos guardias se habrían parecido a versiones más pequeñas de los oikeioi imperial. El sebastocrátor Isaac, hermano de Juan II, incluso, mantenía su propia unidad de guardias vestiaritai. El guardia de los megas domestikos Juan Axouch era lo suficientemente poderoso como para sofocar un brote de disturbios entre las tropas aliadas bizantinas y venecianos durante el sitio de Corfú en 1.149. Integraban una unidad muy bien equipada, eran soldados eficaces y con frecuencia incluía a los parientes del general.

Tamaño del ejército

No hay registros fiables y detallados que permitan una estimación exacta del tamaño total del ejército bizantino en este período; se sabe que Alejo tuvo dificultades para reclutar suficientes tropas para repeler a los italo-normandos, Juan I pudo armar ejércitos tan grandes como los del reino de Hungría y Manuel I reunió un ejército capaz de derrotar a la gran fuerza cruzada de Conrado III.

Durante el reinado de Alejo I, el ejército de tierra pudo haber alcanzado alrededor de 20.000 hombres. En 1.143, se calcula que todo el ejército bizantino contaría con unos 50.000 hombres y continuó siendo de este tamaño hasta el final del reinado de Manuel I. El número total de fuerzas móviles y mercenarios profesionales que el emperador podía reunir era de unos 25.000 soldados, mientras que las guarniciones y milicias estáticas que se extendían por el imperio constituían el resto con unos 25.000 hombres. Durante este período, las provincias europeas de los Balcanes pudieron proporcionar más de 6.000 jinetes en total, mientras que las provincias orientales de Asia Menor proporcionaron aproximadamente el mismo número. Esto ascendió a más de 12.000 jinetes en todo el Imperio, sin incluir los de los contingentes aliados. Constantinopla tenía una guarnición permanente de unos 10.000 soldados que no incluían a los 5.000 varegos guarnecidos en los dos palacios imperiales.

En 1.176 Manuel logré reunir aproximadamente 30-40.000 hombres, de los cuales 25.000 eran bizantinos y el resto eran contingentes aliados de Hungría, Serbia y Antioquía, aunque esto fue para una campaña excepcional. Sus recursos militares se extendían hasta poner otro ejército más pequeño en el campo simultáneamente. Después de la muerte de Manuel I, el ejército bizantino parecía haber disminuido en número. En 1.186, el emperador Isaac II reunió 250 caballeros y 500 infantes de la población latina de Constantinopla, un número equivalente de mercenarios georgianos y turcos, y unos 1.000 soldados bizantinos. Esta fuerza de más de 2.500 logró vencer a la rebelión de Alexis Branas. El ejército rebelde que no podía haber superado 3-4.000 hombres había sido la fuerza de campaña enviada contra los búlgaros. Otra fuerza de alrededor de 3-4.000 fue estacionada en la ciudad de Serres.

Armamento

Las armas y armaduras de las fuerzas bizantinas en los siglos XI y XII fueron en general más sofisticadas y variadas que las que se encuentran sus contemporáneas en Europa Occidental. Bizancio estaba abierto a la influencia militar de los mundos musulmán y estepario de Eurasia, siendo esta última especialmente productiva en la innovación de equipo militar. El período Comneno, a pesar de la guerra casi constante, fue notable por la falta de tratados militares, que parece que se agotó durante el siglo XI. Así que, a diferencia de períodos anteriores, no hay descripciones detalladas de las tácticas de Bizancio y su equipo militar.

Infante superpesado bizantino siglo XII. Autor Angus McBride

Los escudos, skoutaria, eran generalmente largos con forma de cometa, aunque los escudos redondos ligeramente cónicos siguieron utilizándose.

En cuanto a la armadura se fue imponiendo la cota de malla (lorikion alysidoton) siguiendo la influencia occidental.

En cuanto a los yelmos se impusieron los spangenhelm acabado en punta, y con los segmentos directamente remachados uno a otro y no a una estructura. También se emplearon cascos cónicos, y de tipo frigio con el vértice inclinado hacia delante, construido con cazoleta de una sola pieza, a menudo con una banda frontal añadida.

Los yelmos llevaban protecciones para el cuello unidas a las partes trasera y laterales del casco (aventail), podían ser de tela acolchada, tiras de cuero o de tela reforzada con tiras metálica, también con una malla o almófar unida a la banda frontal.

El ejército Comneno tenía una artillería formidable que era particularmente temido por sus enemigos de oriente. El fuego griego lanzado en recipientes o granadas de cerámica, con flechas o con lanzallamas y fue utilizado tanto para atacar las fortalezas del enemigo y ciudades fortificadas, como para la defensa. Emplearon máquinas de torsión como los alakations o ballistas, y las de contrapeso como los fundíbulos, o trebuchetes a menudo denominado helépolis, el mayor de los cuales podía derribar murallas de la época.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-07-26. Última modificacion 2017-07-27.