Edad Media El Imperio Bizantino Imperio Latino (1204-1261)
Imperio Latino (1204-1261)

Reparto del Imperio Bizantino

La toma de Constantinopla por los cruzados el 13 de abril de 1204 produce un vuelco en las relaciones entre los bizantinos y los cristianos de Occidente.

La corona imperial fue ofrecida en un principio a Enrico Dandolo, quien se negó a aceptarla. La elección entonces se encontraba entre Balduino IX conde de Flandes y el nominal líder de la cruzada, Bonifacio de Montferrato. Mientras Bonifacio se consideraba la opción más probable, debido a sus conexiones con la corte bizantina, Balduino era joven, valiente, piadoso y virtuoso, uno de los pocos que habían interpretado y respetado sus votos cruzados de manera estricta, y el líder más popular en el ejército. Con el apoyo de Venecia, fue elegido el 9 de mayo de 1204, y coronado el 16 de mayo en la catedral de Santa Sofía en una ceremonia que seguía muy de cerca las prácticas bizantinas. La esposa de Balduino, sin darse cuenta de estos hechos, había zarpado para Acre. Allí se enteró de la elección de su marido como emperador, pero murió en agosto de 1204 antes de que pudiera reunirse con él.

El Imperio Latino fue organizado en principios feudales: el emperador era el señor feudal de los príncipes, que recibían porciones del territorio conquistado. El Imperio bizantino fue repartido con arreglo al tratado conocido como Partitio Romaniae firmada el 1 de octubre de 1204:

  • Los venecianos se quedaban con tres octavos, incluyendo Creta, los puertos de Albania, Epiro, Peloponeso, Eubea así como de partes de la misma Constantinopla, asegurándose la influencia de Venecia en los asuntos del Imperio.
  • Bonifacio de Montferrato ocupó Tesalia y creó el reino de Tesalónica.
  • Godofredo de Villehardouin reinó sobre el Peloponeso e instauró el principado de Acaya (o de Morea).
  • Otón de La Roche recibió el ducado de Atenas.

La repartición del territorio generó dificultades, ya que, enfrentados unos con otros, se negaron a someterse a la autoridad del emperador latino de Constantinopla.

Al mismo tiempo, bajo la autoridad de descendientes de diversas familias imperiales, se constituyen tres focos de resistencia bizantina:

  • Los nietos de Andrónico Comneno, Alejo y David, se establecen en Trebisonda.
  • Miguel Ángelo ocupa las montañas de Epiro.
  • Teodoro Láscaris, yerno de Alejo III, se asienta en Nicea.

Cada uno de estos tres nuevos estados independientes perseguía el objetivo de restablecer el Imperio a su favor y, por ende, arrebatar Constantinopla a los latinos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/imperio-latino.png 1960w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/imperio-latino-300x124.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/imperio-latino-1024x423.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/imperio-latino-768x317.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/imperio-latino-1536x634.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/imperio-latino-100x41.png 100w
Imperio Latino. Repartición del Imperio Bizantino entre los cruzados de la Cuarta Cruzada.

El Imperio Latino en Europa o de Constantinopla

Para los territorios del Imperio Latino aún necesitaban ser conquistados, primero era necesario vencer la resistencia de los griegos de Tracia y capturar Tesalónica. Durante esta campaña de 1204, Balduino entró en conflicto con Bonifacio de Montferrato, el candidato rival para el imperio, quien estaba por recibir un gran territorio en Macedonia con el título de rey de Tesalónica. Bonifacio esperaba independizarse por completo del Imperio, sin hacer homenaje por su reino, y se opuso a la propuesta de Balduino para marchar hacia Tesalónica. La hostilidad entre flamencos y lombardos agravó la disputa. Balduino insistió en ir a Tesalónica, pero Bonifacio puso sitio a Adrianópolis, donde Balduino había establecido un gobernador. Cuando la guerra civil parecía inminente, se logró llegar a un acuerdo gracias a los esfuerzos de Enrico Dandolo y Luis I de Blois. Bonifacio recibió Tesalónica como feudo por el Emperador, y fue nombrado comandante de las fuerzas que marcharían a la conquista de Grecia.

Batalla de Adrianópolis (1205)

Durante el invierno siguiente, los cruzados continuaron con las conquistas en Bitinia, donde Enrique, hermano de Balduino, tomó parte. Sin embargo, en febrero los bizantinos se rebelaron en Tracia consiguiendo expulsar a la guarnición de Adrianópolis. Pidieron ayuda de Kaloyan, rey de Bulgaria, cuyos ofrecimientos de alianza habían sido rechazados por el emperador, Kaloyan se había aliado con el Papa, asegurando así el reconocimiento de su título de Rex, aunque deseaba ser reconocido como «emperador» o «zar».

Kaloyan fué a socorrer a Adrianópolis con un gran ejército. Llevaba consigo búlgaros, valacos unos 40.000 hombres y 14.000 jinetes cumanos que no estaban bautizados.

Balduino, junto con Dandolo, Luis de Blois y el mariscal Villehardouin, el historiador, se dirigieron a sitiar Adrianópolis. Sus fuerzas eran varios miles de soldados y 300 caballeros.

Primer día de batalla, 13 de abril de 1205

El 13 de abril, Kaloyan envió a la caballería cumana a explorar y realizar un «ataque de tanteo» contra los caballeros. Los cumanos lanzaron un ataque sorpresa contra el emperador Balduino I y los airados caballeros lanzaron un hábil contraataque, al que la caballería cumana se da la vuelta inmediatamente y «aparentemente huyó». Así comienza una larga persecución, con la que Kaloyan atrajo con éxito a los caballeros fuera de sus campamentos. Después de una carrera prolongada, los cumanos se dieron la vuelta bruscamente y comenzaron a disparar flechas al enemigo en estampida, en el contraataque cayeron muchos jinetes latinos y caballos de guerra. Al darse cuenta de su propia estupidez, los caballeros decidieron mantenerse firmes y esperar el ataque de los búlgaros. Baldwin toma la decisión de esperar a que todos los caballeros y soldados restantes se reunieran y se preparasen para la batalla.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2017/07/batalla-de-adrianopolis-1205--ataque-de-los-cumanos-1011x1024.png 1011w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2017/07/batalla-de-adrianopolis-1205--ataque-de-los-cumanos-296x300.png 296w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2017/07/batalla-de-adrianopolis-1205--ataque-de-los-cumanos-768x778.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2017/07/batalla-de-adrianopolis-1205--ataque-de-los-cumanos-1516x1536.png 1516w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2017/07/batalla-de-adrianopolis-1205--ataque-de-los-cumanos-100x101.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2017/07/batalla-de-adrianopolis-1205--ataque-de-los-cumanos.png 1655w
Batalla de Adrianópolis (1205). Ataque de los cumanos el primer día 13 de abril

Al no ser atacados, los latinos se retiraron al campamento.

Kaloyan preparó la emboscada, los búlgaros cavaron agujeros en el suelo llamados «pozos de lobos», con el fin de crear obstáculos para el movimiento y la formación de batalla de los caballeros de caballería pesada. Dentro de la emboscada Kaloyan situó a la infantería, mientras que la reserva la constituye la caballería pesada, por si la primera empieza a ceder ante los latinos. La caballería ligera cumana recibe la orden de llevar a los caballeros a la trampa.

La misma noche, Baldwin convoca a una reunión con todos los barones y líderes presentes de la Cuarta Cruzada. Toman la decisión de que, en caso de un nuevo ataque de los cumanos, el ejército no debe seguirlos, sino que deben formar una línea de batalla frente al campamento.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-adrianopolis-1205--movimientos-de-fuerzas-738x1024.png 738w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-adrianopolis-1205--movimientos-de-fuerzas-216x300.png 216w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-adrianopolis-1205--movimientos-de-fuerzas-768x1065.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-adrianopolis-1205--movimientos-de-fuerzas-1108x1536.png 1108w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-adrianopolis-1205--movimientos-de-fuerzas-100x139.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/03/batalla-de-adrianopolis-1205--movimientos-de-fuerzas.png 1236w
Batalla de Adrianópolis (1205). Movimientos de fuerzas

Segundo día, 14 de abril de 1205

El jueves 14 de abril de 1205, durante la celebración de la Pascua católica, la caballería ligera cumana atacó arduamente el campamento de los caballeros con flechas, fuertes gritos y repiques de acero. Indignados por este sacrilegio, los caballeros tomaron sus armas, ensillaron y se pusieron en formación de batalla. A pesar del plan hecho de antemano, el conde Luis I de Blois no esperó al resto del ejército y avanza con su unidad tras la caballería ligera cumana mucho más rápida. Engañados por esto, los otros soldados, ya cegados por la ira, siguieron su ejemplo. Debido a esto, el ejército deja atrás su fortaleza y comienza una persecución, que inevitablemente los conducía al lugar de la emboscada. Debido a la velocidad de su caballería, los cumanos tuvieron que detenerse varias veces y esperar a que la furiosa caballería pesada latina los alcanzase. Esperaban a los latinos, disparaban varias andanadas de flechas y volvían a realizar una huida fingida. Hasta que llegaron al lugar de la emboscada, ubicada en un barranco entre cerros.

Una vez que habían pasado con seguridad los pozos, los cumanos dieron la vuelta, presumiblemente preparados para una lucha seria. Sin embargo, cuando los caballeros cargaron con su formación cerrada y cargaron, muchos de los caballos cayeron junto con sus jinetes en los «pozos de los lobos». Esto detuvo el ataque, creando agitación y confusión entre los atacantes. Entonces la infantería búlgara emboscada salió y rodeó completamente a los caballeros. Cuando Baldwin llegó con el resto de los 200 caballeros, ya era demasiado tarde. Sus intentos de romper el cerco y liberar al conde Louis son inútiles. Al ver esto, Kaloyan, a su vez, atacó y rodea a Baldwin con su caballería pesada, aislando a los caballeros en dos pequeños grupos. Con la formación rota, rodeados e incapaces de cooperar entre sí, los caballeros fueron completamente aniquilados. Para lograr esto, los búlgaros usaron cuerdas y armas astiles en forma de gancho. Con estas armas consiguen desmontar a los caballeros que luego eran rematados con espadas, martillos y hachas.

A pesar de todo, la batalla fue dura y duró hasta altas horas de la noche. La parte principal del ejército latino fue eliminada, los caballeros son derrotados y su emperador, Balduino I, fue hecho prisionero en Veliko Tarnovo, donde fue encerrado en lo alto de una torre en la fortaleza de Tsarevets.

Batalla de Adrianopolis 1205. Balduino IX de Flandes es vencido y hecho prisionero por el Zar búlgaro Kaloyan, falleciendo durante el cautiverio, al parecer asesinado. Autor Vasil Goranov.
Batalla de Adrianópolis 1205. El Zar búlgaro de origen cumano Kaloyán capturando a Balduino de Flandes

El dogo Enrico Dandolo llevó las fuerzas restantes de vuelta a Constantinopla y logró contener a los búlgaros hasta la llegada del nuevo emperador, su hermano Enrique.

Después de su captura por los búlgaros, el destino del emperador Balduino I era desconocido para sus súbditos y, durante su ausencia, Enrique, su hermano, asumió la regencia. Si bien se sabe que Baldwin murió en cautiverio, se desconocen las circunstancias precisas de su muerte. Aparentemente, inicialmente fue tratado como un prisionero valioso, pero luego lo dejaron morir en una de las torres de Tsarevets, donde estaba detenido.

Batalla de Rusion (1206)

En enero de 1206 el ejército búlgaro marchó hacia el sur. Parte de sus tropas se dirigieron a  Adrianópolis y el otro bajo el mando de Kaloyan se dirigió a Rusion fortaleza ocupada por los latinos.

De acuerdo con su plan de batalla quería forzar a los latinos a salir de la fortaleza. Para ello capturaron una pequeña fortaleza en las proximidades. Unos 120 caballeros y muchos soldados de caballería salieron de Rusion y cabalgaron toda la noche. En la mañana del 31 de enero llegaron al castillo, pero descubrieron que los búlgaros lo habían abandonado y se volvieron a Rusion, siendo emboscados 7 km antes de Rusion. Solo consiguieron llegar 10 de los 120 caballeros y cayeron miles de soldados. Muchas ciudades más fueron rápidamente tomadas como Perint, Chorlu, Arcadiópolis, Messina y Daonion. Los búlgaros asediaron la importante ciudad de Didimótico (Didymoteicho) que sería tomada en el año siguiente.

En toda la operación militar los cruzados perdieron más de 200 caballeros, muchos miles de soldados y varias guarniciones venecianas fueron completamente aniquilados. El nuevo emperador del Imperio Latino Enrique de Flandes tuvo que pedir al rey francés otros 600 caballeros y 10.000 soldados. Sin embargo, los cruzados tuvieron suerte, en 1207 Kaloyan fue asesinado durante el asedio de Tesalónica y el nuevo emperador su primo Boril, que era un usurpador necesitaba tiempo para hacer hacerse con el trono.

El Imperio búlgaro perdió los territorios significativos con Hungría, el Imperio Latino y el Despotado de Epiro.

Enrique entonces pudo recuperar la mayor parte de los territorios perdidos en Tracia. En 1209 tuvo que someter a los nobles lombardos del reino de Tesalónica que se habían rebelado contra el sucesor del rey Bonifacio.

Conflictos con el despotato de Épiro

Mientras tanto, Miguel I Comneno Ducas había creado el que luego se conocería como despotado de Epiro, el principal foco de la resistencia griega en Europa a la invasión de los cruzados. Atacó el principado de Acaya entre 1207 y 1209 y en 1210 se alió con Boril de Bulgaria para atacar el reino de Tesalónica. Derrotados por el emperador Enrique, este exigió a Miguel Comneno que se declarase su vasallo. Pero Miguel lo evitó dando en matrimonio su hija a Eustaquio, hermano de Enrique, con un tercio de sus tierras como dote.

En 1211 el zar búlgaro Boril firmó una alianza con el emperador de Nicea para tomar Constantinopla, pero fracasaron en su intento. En vista de ello, Boril decidió firmar la paz con Enrique, a quien dio en matrimonio a María, hija del zar Kaloyan. El Imperio Latino conseguía así cierta seguridad en Tracia y Tesalónica.

En 1214, sin embargo, Miguel Comneno fue asesinado y le sucedió Teodoro Comneno Ducas, que estaba decidido a capturar Tesalónica. El 11 de junio de 1216, mientras supervisaba las reparaciones de los muros de Tesalónica, Enrique murió envenenado y fue sucedido por Pedro de Courtenay, que fue capturado y ejecutado por Teodoro al año siguiente. La regencia fue establecida en Constantinopla, encabezada por la viuda de Pedro, Yolanda de Flandes hasta 1221, cuando su hijo Roberto de Courtenay fue coronado emperador.

El zar Iván Asen II alrededor de 1221 a 1222 hizo una alianza con Teodoro Comneno Ducas de Épiro.

Distraído por la reanudación de la guerra con Nicea, y esperando en vano la ayuda del Papa Honorio III y del rey de Francia Felipe II, el Imperio Latino no pudo evitar la caída final de Tesalónica ante Epiro en 1224. El ejército epirota conquistó Tracia en 1225/6, así como tierras búlgaras en Macedonia incluyendo Odrin, apareciendo ante la misma Constantinopla. Después de la muerte del emperador latino Roberto de Courtenay en 1228, el zar Iván Asen II fue considerado la opción más probable para salvar la regencia de Balduino II, estableciendo una tregua.

Teodoro Comneno pensaba que Bulgaria era el único obstáculo hacia su camino a Constantinopla y en marzo de 1230 invadió el país con un enorme ejército de unos 15.000 a 20.000 efectivos. Cuando el zar búlgaro se enteró de que el estado era invadido, reunió un pequeño ejército de unos 10.000 efectivos, de los cuales unos 3.000 eran cumanos y rápidamente se dirigieron hacia el sur.

El 9 de marzo, los dos ejércitos se encontraron cerca del pueblo de Klokotnitsa, Teodoro fue derrotado, y después de la victoria, el despotado de Épiro pasó a ser vasallo tributario de Bulgaria.

El Imperio Latino en Asia Menor

Las iniciales campañas de los cruzados en Asia Menor dieron como resultado la captura de la mayor parte de Bitinia para 1205, con la derrota de las fuerzas de Teodoro I Lascaris en Poemanenum y Prusa. Los éxitos latinos continuaron y en 1207 se firmó una tregua con Teodoro, recientemente proclamado emperador de Nicea. Los latinos infligieron una nueva derrota a las fuerzas nicenas en la batalla del río Ryndakos en octubre de 1211. Tres años después ambos imperios firmaron el tratado de Ninfeo (1214) en que Teodoro reconocía el control de la mayor parte de Bitinia y Misia.

Batalla de Antioquia de Meandro (1211)

El sultán selyúcida de Rüm, Kaikosru I, había dado asilo al antiguo emperador bizantino Alejo III Ángelo. El sultán utilizó el pretexto de ayudar a Alejo para ponerlo de nuevo en el poder atacando a Teodoro I Láscaris. Habiendo fracasado en convencer a Teodoro de abdicar en favor de Alejo, el sultán invadió el territorio de Teodoro en la primavera de 1211.

Laskaris pretendía sorprender a los turcos por su rápida aproximación. Al principio, el sultán se mostró incrédulo cuando le comunicaron la presencia de los latinos, pero finalmente abandonó el sitio y formó sus fuerzas para la batalla en el valle del Meandro, cerca de Antioquía del Meandro o de Pisidia. Los turcos se vieron limitados por la estrechez del valle y no pudieron desplegar toda su fuerza, especialmente su caballería. Por lo tanto, el sultán decidió esperar el ataque latino. A medida que el ejército latino se acercaba a los turcos, la caballería mercenaria latina de Laskaris lanzó una impetuosa carga contra el centro turco. Su ataque causó muchas víctimas a los turcos, en particular a los arqueros y honderos ligeramente protegidos, cuando los caballeros atravesaron su formación y luego volvieron para cargar de nuevo por retaguardia.

Kaikosru, sin embargo, pronto logró restaurar la disciplina entre sus tropas, sacudidas por el súbito ataque latino, y usó superioridad en número para rodear y envolver a los latinos. El ejército latino fue atacado por el flanco y por retaguardia por las fuerzas selyúcidas. Sin embargo, las tropas selyúcidas se detuvieron para saquear el campamento niceno, permitiendo que las fuerzas de Teodoro se reagrupasen y contraatacaran a los desorganizados turcos.

Teodoro buscó a Kaikosru I y lo desafió a un combate singular, el turco consiguió a golpearle en la cabeza con la maza, cayendo al suelo mareado por el impacto. El turco ya estaba dando órdenes a su séquito para que le llevasen a Laskaris lejos, cuando este último se recuperó y cortó las patas de su montura. El sultán también cayó al suelo y fue decapitado inmediatamente, su cabeza fue puesta en una lanza y la agitaron, los turcos entraron en pánico y huyeron. Las fuerzas selyúcidas fueron derrotadas y el antiguo emperador Alejo, el suegro de Láscaris, fue capturado durante la batalla y posteriormente encarcelado, terminando sus días recluido en un monasterio. Después de la batalla, los turcos llevaron el cadáver de su sultán de nuevo a la capital Konya donde fue enterrado en el mausoleo dinástico.

Batalla de Antioquia de Pisidia (1211). El emperador Teodoro I Laskaris desafía al sultán seljúcida Khalikhosru a un combate singular y le mata, a la derecha exhibiendo la cabeza cortada del sultán.

La lucha liberó al nuevo Imperio de Nicea de la presión de los selyúcidas, pero el ejército de Láscaris había sufrido muchas bajas. En particular, su muy efectiva caballería mercenaria latina había sido casi destruida. Como resultado, Láscaris insuficientemente podía defender su territorio de un ataque del Imperio Latino y tuvo que firmar la paz y ceder parte de su territorio que bordeaba el mar de Mármara. Sin embargo, la victoria le dio prestigio a Láscaris y la captura de Alejo terminó la oposición interna a su gobierno.

Batalla de Poimanenon (1122)

La paz con el Imperio Latino fue mantenida hasta 1222, momento en el cual la potencia emergente de Nicea se sintió lo suficientemente fuerte como para desafiar al Imperio latino, por aquel entonces debilitado por la constante guerra en sus provincias europeas. En la batalla de Poimanenon en 1224, el ejército latino fue derrotado, y por los siguientes años el emperador Roberto de Courtenay fue forzado a ceder todas sus posesiones de Asia a Nicea, excepto Nicomedia y los territorios justo enfrente de Constantinopla. Nicea también se volvió al mar Egeo, capturando las islas adjuntas al Imperio. En 1235, finalmente, las posesiones latinas cayeron ante Nicea.

Batalla de Klokotnitsa (1128)

Después que Roberto de Courtenay muriera en 1228, fue creada una nueva regencia bajo Juan de Brienne. Después de la desastrosa derrota epirota por los búlgaros en la batalla de Klokotnitsa, fue eliminada la amenaza epirota para el Imperio Latino, solo para ser sustituida por la de Nicea, que inició la adquisición de territorios en Grecia. El emperador Juan III Ducas Vatatzes de Nicea firmó con Bulgaria una alianza que en 1235 dio lugar a una campaña conjunta contra el Imperio latino, y a un asedio infructuoso de Constantinopla el mismo año.

En 1237, Balduino II alcanzó la mayoría de edad y asumió las riendas de un estado muy disminuido. La precaria situación del Imperio lo obligó a viajar con frecuencia a Europa Occidental en busca de ayuda, pero sin éxito. Con el fin de obtener dinero, se vio obligado a recurrir a medios desesperados, como la eliminación y venta de los techos principales del Gran Palacio y la entrega de su único hijo, Felipe, a los comerciantes venecianos como garantía para un préstamo.

En 1247, los nicenos habían rodeado eficazmente Constantinopla, solo las fuertes murallas de la ciudad consiguieron mantenerlos a raya.

Batalla de Pelagonia (1259)

El emperador de Nicea Teodoro II Láscaris falleció en 1258 y le sucedió el joven Juan IV Láscaris, bajo la regencia de Miguel Paleólogo, quien estaba decidido a restaurar el Imperio bizantino y recobrar todo el territorio que tenía antes de la Cuarta Cruzada. En 1259, Guillermo II Villehardouin se casó con Ana Comnena Ducaina, también conocida como Inés, hija de Miguel II de Epiro, cimentando así una alianza entre el despotado de Épiro y Acaya contra Nicea y se aliaron con Manfredo de Sicilia quien les envió 400 caballeros sicilianos.

En 1259, los nicenos invadieron Tesalia y en septiembre los ejércitos de Acaya y epirota marcharon hacia el norte para encontrarse con ellos. Los nicenos estaban guiados por el sebastocrator Teodoro Ducas, hermano de Miguel II de Epiro. Según la francesa Crónica de Morea, las fuerzas nicenas consistían el principal ejército bizantino, con 2.000 mercenarios turcos y cumanos, 400 alemanes, 1.300 húngaros, 4.000 serbios y búlgaros, y 600 valacos. Teodoro reunió todos los campesinos locales y sus rebaños y los colocó en lo alto de las colinas, de manera que desde lejos parecía que formaban parte del ejército.

Teodoro envió a un falso desertor a Miguel II y Guillermo, exagerando el número de tropas nicenas y reprendió a Miguel por intentar atacar a un miembro de su familia. El duque de Carintia, quien también tenía 300 alemanes con él, no creyó al desertor, y convenció a los de Acaya para que se quedaran cuando ya habían decidido huir.

Miguel y sus tropas desertaron durante la noche y se pasaron al lado niceno; esto ocurrió porque el hijo ilegítimo de Miguel, Juan, se enfrentó con Guillermo. Al día siguiente, los alemanes bajo el duque de Carintia atacaron a sus compañeros mercenarios alemanes del lado niceno. El duque resultó muerto en la lucha. Los arqueros húngaros mataron a todos los caballos de Acaya, dejando a los caballeros sin defensa. Los soldados de infantería aquea huyeron y los caballeros se rindieron; el príncipe Guillermo huyó igualmente y se ocultó en un almiar cercano donde pronto fue capturado. Teodoro lo llevó ante Juan Paleólogo, hermano de Miguel VIII, quien estaba al mando de la expedición, y Guillermo fue forzado a abandonar las fortalezas estratégicas en Acaya, incluyendo Mystras, antes de que ser liberado.

Batalla de Pelagonia (1259). Autor Faisal Hashemi

Juan Paleólogo siguió para capturar Tebas. El principado de Acaya, que se había convertido en el reino franco más fuerte en Grecia en el período posterior a la Cuarta Cruzada, quedó reducido a vasallaje niceno; el ducado de Atenas pronto se convertiría en el reino franco dominante.

El 25 de julio de 1261, con la mayoría de las tropas latinas fuera en campaña, el general niceno Alejo Estrategopoulos encontró una entrada sin vigilancia en la ciudad de Constantinopla y entró con sus tropas, restaurando el Imperio bizantino para su señor, Miguel VIII Paleólogo.

Sin embargo, la posición del Imperio bizantino en el continente europeo seguía siendo incierta debido a la presencia de los reinos rivales del despotato de Epiro, Serbia y el Segundo Imperio Búlgaro. La reconquista de Constantinopla permitió el renacimiento del Imperio bizantino que se convirtió nuevamente en una potencia influyente; sin embargo, perdió rápidamente este rol debido a que una gran parte del territorio imperial estuvo siempre ocupada por otras fuerzas, mientras que el establecimiento de Génova y de Venecia en el mar Egeo privó al Imperio bizantino de una gran parte de sus ingresos.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-07-27. Última modificacion 2022-03-23.
Valora esta entrada