Edad Media Los avaros La sociedad ávara

Cargando anuncio...

Además de los ávaros propiamente dichos el khanato (khaganato) se componía principalmente de búlgaros, eslavos y germanos (principalmente gépidos). Inicialmente, los ávaros y sus súbditos vivían por separado, a excepción de las mujeres eslavas y germánicas que estaban casadas con hombres ávaros. Con el tiempo, los eslavos y pueblos germánicos fueron siendo incluidos paulatinamente en el orden social ávaro y la cultura adquirió costumbres bizantinas.

Reconstrución antropológica de un ávaro.

Reconstrucción antropológica de un ávaro encontrado en la tumba de Kunbabony.

Posteriormente se volvieron, poliétnicos (personas heterogéneas). La investigación moderna muestra que cada una de las grandes confederaciones de los guerreros de la estepa (como los escitas, los hunos, húngaros, búlgaros, ávaros, jázaros, cumanos, mongoles, etc.) no eran étnicamente homogénea, sino más bien confederación de múltiples etnias.

Los eslavos y pueblos sometidos trabajaban la tierra y ocupaban el territorio, sus amos avaros iban y venían a su antojo, reclamando tributos, invernaban en sus hogares y exigían atenciones y alimento, y por supuesto, esposas e hijas de los eslavos para hacerles compañía en las frías noches de la Panonia.
Las primeras generaciones ávaras mantuvieron la costumbre nómada de enterrar a la nobleza tribal con armas, caballo y los restos del banquete del funeral (quemados en una pira). Es de suponer que mantendrían una existencia semi-nómada, ligada a los pastos para sus enormes rebaños de caballos.

La aparición de ávaros en la cuenca de los Cárpatos está marcada por sepulturas poco profundas, sin restos humanos o animales, pero conectadas con el culto de los muertos (“tumbas votivas de tipo turco”) que contienen lanzas, bridas y estribos. El khagan fue la figura fundamental, rodeado por una minoría de la aristocracia nómada.

Al final del khanato, los principales asentamientos ávaros eran los rings (anillos): asentamientos rodeados de imponentes fortificaciones de tierra y empalizadas de madera que controlaban el acceso a los pastos húngaros. Eran al menos nueve y la capital era un ring situado entre el Danubio y el Tisza.

Anillo o ring ávaro. En el centro del mismo guardaban sus riquezas

En estos rings los ávaros acumularon enormes riquezas fruto de los tributos de sus pueblos súbditos, extorsiones a sus vecinos, saqueos, servicio como mercenarios, etc. No todas sus riquezas se obtenían de forma violenta, también desarrollaron un papel como comerciantes, transportando mercancías entre el Imperio Bizantino, los reinos francos y la Estepa Euroasiática. Además de comerciar también trabajaban los metales, desarrollándose la orfebrería.

Eslavos y germanos aportaron cierta estabilidad al khanato dando lugar a la aparición de villas permanentes y la creación de una base agrícola. Parece que los avaros abusaron bastante de sus súbditos sobre todo de los eslavos que utilizaban como mano de obra prácticamente esclava y carne de cañón en las guerras. A veces parece como si los consideraran un rebaño más.

Guerreros ávaros en los Balcanes siglo VII: 1 Noble ávaro, 2 guerrero ávaro, 3 infante eslavo, al fondo las yurtas. Autor Angus McBride

Para la administración tuvieron que recurrir a gente de fuera del khanato ya que no consiguieron desarrollar una cultura avanzada, de hecho no han dejado textos escritos.

Los ávaros, la práctica de las creencias chamánicas, parecen haber sido tolerantes en cuanto a la religión de sus súbditos, que fueron, sin embargo, obligados a realizar los servicios económicos y militares.

Entierros de excepcional riqueza han sido descubiertos, lo que confirma que el poder se limitaba al khan y una clase noble de ‘guerreros de élite’. Además de los tesoros de monedas de oro que acompañaba a los entierros, los hombres fueron enterrados a menudo con los símbolos de su rango, tales como cinturones decorados, armas, estribos e incluso su caballo, de forma similar  a las tumbas que se encuentran en el centro de Asia.

La aculturación y la integración de los ávaros en el nuevo entorno europeo resultó ser superficial, pero ya la segunda generación empezó a utilizar en su antiguo traje,  adornos de metal funcional según la moda bizantina de decoración.

Los productos bizantinos (joyas, cinturones, juegos, vasos de metal, ánforas) fueron objetos de prestigio en sus círculos. Sin embargo, todos estos fenómenos no reflejan un cambio cultural profundo, que supondría una modificación progresiva de su estilo de vida y de su estructura socio-política. De hecho, el centralizado khanato ávaro con su estepa-nómadas organización oriental se mantuvo básicamente conservadora, y durante sus más de 200 años de existencia no fue capaz de integrarse con la Europa Medieval, ya sea ideológica, política o económicamente. Su organización se debilitó y se negó, y su caída, al final del siglo VIII, fue causada por la decadencia interna y por los ataques de los francos y búlgaros.

 

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2015-02-07. Última modificacion 2017-02-13.