Edad Moderna Guerras italianas (1494-1559) Octava guerra Italiana (1.551-59)

Antecedentes

La tregua de Niza en junio de 1.538, las posesiones del duque de Saboya se quedaron divididas entre franceses e imperiales, mientras que al duque le quedaba Niza.

El 10 de octubre de 1540, el emperador Carlos V invistió a su hijo Felipe con el ducado de Milán, frente a las apetencias del rey de Francia. La muerte de los embajadores franceses ante los turcos, Rincón y Fregoso, en territorio milanés fue la excusa que provocó una nueva guerra (1.542–46) que no alteró la situación en Italia, manteniendo la ocupación de los territorios del duque de Saboya.

En 1.545, el papa Pablo III, enajenó los territorios de Parma y Piacenza de la Santa Sede y se los otorgó a su hijo Pedro Luis Farnesio creando los ducados de Parma y Piacenza, con gran disgusto del emperador Carlos V, que recuperó Piacenza en septiembre de 1.547 tras el asesinato del duque.

Su hijo Octavio Farnesio, vio confirmada la posesión de Parma por el nuevo pontífice Julio III en marzo de 1.550, y el duque temiendo la reacción del Emperador se alió con Enrique II en nuevo rey de Francia reiniciándose otra nueva guerra en Italia.

Enrique II firmó con el sultán Solimán un tratado de alianza, en virtud del cual las flotas francesa y turca en el Mediterráneo comenzaron a implementar las operaciones militares conjuntas contra los Habsburgo, lo que permitió a Francia concentrarse los principales esfuerzos de las fuerzas de tierra en el Rin

Junto al Imperio luchó el almirante genovés Andrea Doria, que el 8 de septiembre de 1.550 fue capaz de capturar la ciudad de Mahdia en Túnez. Los combates en el mar comenzó con el hecho de que en 1.551 los turcos comenzaron un asedio de Trípoli, y la flota turca se unieron a las galeras francesas de Marsella. Cuando en 1.552 Enrique II atacó a Carlos V, a continuación, los turcos enviaron al Mediterráneo Occidental 100 galeras. Flota franco-turca saqueó la costa de Calabria, capturó la ciudad de Reggio Calabria, Andrea Doria sería derrotado en una batalla cerca de la isla de Ponza, y en 1.553 llevó a cabo la invasión de Córcega.

En el ámbito continental, Enrique II se alió con los príncipes protestantes alemanes en el tratado de Chambord en 1.552. En una rápida ofensiva en Lorena, que fue un éxito, Enrique conquistó los tres obispados de Metz, Toul y Verdún, y repelió a los Habsburgo en la batalla de Renty (12 de agosto de 1554).

 

Campañas en Italia

En Italia, las tropas francesas se movieron a Piamonte, mientras las imperiales hacían lo mismo en Milán. Por falta de fondos, se llegó a una tregua en abril/mayo de 1.552 en la que Farnesio permanecía en Parma, pero la guerra se trasladó a Siena.

 

Batalla de Marciano (2 de agosto de 1.554)

En 1.552, la población de Siena expulsó a la guarnición española y pidió apoyo al rey de Francia. Feliz de encontrar un nuevo aliado en Italia, Francia envió dinero, tropas y armas a la nueva autorizada de la república de Siena. En 1.553, el emperador Carlos V firmó una alianza con el duque de Toscana. En enero de 1554, el líder toscano envió un ejército de 9.000 hombres, bajo el mando de Giacomo de Médici, marqués de Marignano para asediar Siena, que estaba defendida por Pietro Strozzi. Durante varios meses tuvo lugar una pequeña guerra de emboscadas y escaramuzas entre los dos ejércitos para controlar los accesos de la ciudad. Con la llegada de las tropas imperiales, la balanza se inclinó del lado del marqués de Marignano, que pudo reforzar la lucha en torno a la ciudad.

Strozzi tuvo que encontrar una solución para mejorar su línea de comunicación y el 11 de junio de 1.554, el ejército de Siena hizo una salida para recibir el refuerzo de los franceses y se las arregló para llevar algo de comida para abastecer a la ciudad. A principios de julio (8 y 9 de julio) llegó un nuevo refuerzo francés bajo el mando de Blaise de Monluc, pero Strozzi no pudo tomar el importante puerto de Piombino. El 17 de julio, Strozzi decidió hacer un nuevo movimiento con 14.000 hombres, esta vez el objetivo era distraer al ejército de la Toscana y lanzar una incursión hacia Valdichiana en la Toscana y saquear las aldeas y campos de cultivo en los alrededores de la ciudad de Arezzo.

El 20 de julio Strozzi comenzó el asedio de Arezzo pero la llegada de 3.000 infantes desde Roma dio ventaja a los defensores y el ejército de Siena tuvo que abandonar el asedio. Finalmente, el 22 de julio, el marqués de Marignano decidió perseguir al ejército de Strozzi. Durante una semana, el ejército de Siena saqueó las aldeas cercanas a Arezzo, tomando el burgo de Foiano della Chiana con 10.000 sacos de maíz. A fines de julio, los exploradores franceses detectaron la llegada del ejército imperial a la zona y Strozzi tomó una posición defensiva en los alrededores del pueblo de Marciano.

Durante 3 días los dos ejércitos se enfrentaron: Strozzi tenía una buena posición, pero la falta de dinero y la falta de comida lo forzaron a tomar la iniciativa. Durante la noche del 1 de agosto, Strozzi decidió trasladar su ejército desde su posición al pueblo de Lucignano y envió su artillería por delante. El 2 de agosto, el núcleo del ejército de Strozzi comenzó a moverse a las 10,00 horas, el movimiento se hizo frente a las tropas imperiales y rápidamente Marignano ordenó un avance completo de sus tropas. Dos horas más tarde los arcabuceros españoles ya estaban escaramuzando con la retaguardia francesa, la maniobra había fallado y Strozzi decidió desplegar su ejército en una formación de batalla al sur de la zanja de Scannagallo, Marignano hizo lo mismo y desplegó frente a él.

 

Despliegue inicial

El ejército toscano toscano-imperial mandado por Giacomo dei Medici, marqués de Marignano disponía de 12.000 infantes, 1.300 jinetes y 4 cañones, desplegó de la siguiente manera:

  • Flanco derecho tenía 5.000 infantes de la Toscana y otros estados italianos desplegados en 2 grupos mandados por el conde de Popoli y Juan de Manrique.
  • El centro 4.000 infantes alemanes en dos grupos al mando de Nicolás Mandruzzo, a la izquierda un cuadro de 2.000 españoles del Tercio de Sicilia y el Tercio de Nápole mandado por Francisco de Haro.
  • Flanco izquierdo un cuadro de 1.200 hombres del Tercio de Corcega reforzado por compañías libres de soldados de Córcega mandado por Lorenzo Juárez de Figueroa.
  • Ala izquierda reagrupar toda la caballería, 2 escuadrones de caballería ligera mandados po el conde de Sforza di Santaforia y el conde de Nuvolara y detrás de ellos unos escuadrones de 300 hombres de armas (caballería pesada) mandado por Marcantonio Colonna.
  • Artillería, una batería de 4 cañones a la derecha.
  • Reserva 200 arcabuceros españoles y una compañía de arcabuceros napolitanos, bajo el mando de Camillo Colonna.

El ejército franco-sienés estaba mandado por Pietro Strozzi, contaba con 12.000 infantes y 1.000 jinetes, y se desplegó de la siguiente manera:

  • Ala derecha 1.000 jinetes en 2 escuadrones mandados por el conde de Mirandola y Ludovico Borgonovo.
  • Flanco derecho cuadro de 3.000 lansquenetes alemanes (10 compañías) mandados por Georg Reckenrot.
  • Centro un cuadro de 2.500 franceses (14 compañías) al mando del señor de Velleron, en segunda línea un cuadro de 2.500 grisones suizos (10 compañías) al mando del barón de Fourquevaux.
  • Flanco izquierdo, frente a la infantería toscana, 4.000 infantes sieneses (15 a 20 compañías) mandados por Paolo Orsini, conde de Caiazzo.

Como se dijo anteriormente, Strozzi había enciado su artillería a Lucignano junto con lo saqueado en Foiano della Chiana.

Batalla de Marciano (2 de agosto de 1.554). Primera fase

La batalla

A) Alrededor de las 11,00 horas, Marignano lanzó su caballería para probar la resistencia del enemigo. El ataque tiene éxito y en menos de 30 minutos la caballería de Strozzi fue eliminada del campo de batalla. Los restos de la caballería de Siena huyeron hacia el pueblo de Fiona della Chiana.

B) Al ver la victoria de los jinetes imperiales, la artillería de Marignano abrió fuego contra la compacta masa de infantería, especialmente en el cuadro suizo.

C) En menos de una hora, la situación de Strozzi pasó de crítica a desesperada, su caballería había desaparecido del campo de batalla y la artillería imperial tenía la ventaja. Para evitar la artillería, decidió lanzar un ataque masivo contra la posición de Marignano. Primero atacaron los alemanes de Georg Reckenrot, seguidos por el escuadrón francés de la izquierda, fueron recibidos por los dos españoles Tercios y las tropas imperiales de Niccolò Mandruzzo. La lucha fue terrible y la decisión fue desequilibrada.

D) Mientras tanto, la caballería pesada imperial y parte de la caballería ligera dejó de perseguir a los sieneses y regresó para atacar el flanco derecho y la retaguardia de cuadro suizo. Perturbado por el fuego de artillería y en una posición de movimiento, los suizos ofrecieron una resistencia muy pobre y abandonaron el campo de batalla.

Batalla de Marciano (2 de agosto de 1.554). Segunda y tercera fase

E) Los jinetes de Marignano continuaron su ataque y cargaron la retaguardia el cuadro de los lansquenetes de Reckenrot. Atacado desde el frente, flanco y retaguardia, el escuadrón alemán fue destruido y los supervivientes tuvieron que abandonar el campo de batalla.

F) Las tropas del Imperio y la infantería de Toscana atacaron al resto de las tropas de Strozzi. El escuadrón francés fue destruido después de una resistencia valiente y las tropas italianas se retiraron en gran desorden frente a un enemigo numéricamente superior. A las 13,00 horas, la última resistencia del ejército franco-sienés fue anulada y el marqués de Marignano pudo completar su victoria.

Batalla de Marciano en el Valle Chiana 1554. Autor Giorgio Vasari. Palazzo Vecchio Florencia

 

Batalla de Marciano en el Valle Chiana 1554. Detalle ampliado. Autor Giorgio Vasari.

 

Batalla de Marciano en el Valle Chiana 1554. Detalle ampliado. Autor Giorgio Vasari.

Secuelas

En tan solo dos horas, el ejército franco-sieneś fue destruido y tuvo 4.000 muertos y 1.700 prisioneros por tan solo 200 muertos y unos 400 heridos en el lado toscano-imperial. El asedio de Siena pudo reanudarse y después de una valiente resistencia en una situación desesperada, la ciudad de Siena capituló el 17 de abril de 1.555.

La mayor parte del territorio de Siena fue anexado por el ducado de Toscana. Los españoles mantuvieron algunas posiciones estratégicas, Orbetello, Port’Ercole y Talamone en la costa y Porto Longone en la isla de Elba, que fueron llamados, los presidios Toscanos.

Aunque la guerra finalizo en el año 1.555 fue decisiva para que en 1.559 la república de Siena desapareciera y fuera anexionada al gran ducado de Florencia.

Abdicación de Carlos V

Entretanto, el emperador cedió los territorios italianos en su hijo el príncipe Felipe de España: en 1.554 le cedió Nápoles y Milán, y le nombró vicario imperial en Siena, y en 1.556 le cedió los reinos castellanos, aragoneses y el de Sicilia, así como el vicariato general sobre Italia, que le otorgaba la autoridad perpetua sobre los territorios del Sacro Imperio en Italia, pero por consejo de Granvela se mantuvo en secreto.

El recién nombrado papa Paulo IV, enemigo visceral de los Habsburgo, incitó al rey Enrique II de Francia a expulsar a los españoles de Italia, para lo cual unió sus propias tropas a las del francés mientras que en julio de 1.556 declaró a Felipe II desposeído de su título de rey de Nápoles. El duque de Alba no esperó más y se dirigió a Roma al frente de 12.000 soldados; ante tal amenaza el papa pidió una tregua parlamentada, tiempo que aprovechó para que un ejército francés mandado por Francisco de Guisa entrase por el norte de Italia y marchase hacia Nápoles.

Felipe II contaba con la neutralidad de Venecia, el apoyo de Génova, y había acercado a su posición al duque Cosme de Médici de Florencia y al duque Octavio Farnesio de Parma. Con Octavio Farnesio había pactado un acuerdo en Gante, por el que Farnesio recibiría los feudos de Parma y Piacenza, así como la alianza con el monarca español y con el duque de Florencia, el 19 de julio de 1.557 se le transfirió Siena como una subinfeudización, con la excepción de unos puntos costeros denominados Estado de los Presidios de Toscana (Portercole, Talamone, Monte Argentario, Orbetello, Porto Santo Stefano).

Alba optó por evitar la batalla campal, reforzando las defensas de las principales ciudades a la espera de que el ejército galo, lejos de sus bases, acabase por rendirse. La táctica del duque consiguió los resultados esperados. Por ello y ante la llamada de Enrique II a consecuencia de la aplastante victoria de España sobre los franceses en la batalla de San Quintín, el duque de Guisa hubo de volver presurosamente a Francia. Sin apoyo francés, las tropas papales fueron arrolladas por las españolas y el duque de

Alba entró victorioso en Roma en septiembre de 1.557. El papa solicitó la paz y la obtuvo.

 

Paz de Cateau-Cambrésis

La paz con Francia vino con Cateau-Cambresis, en la que el rey Enrique II de Francia renunció a sus reivindicaciones italianas, se confirmó la soberanía de Nápoles y Milán al rey Felipe II de España, se ratificó la posesión de Parma y Piacenza a Farnesio, Siena a Médici, y la restauración de gran parte de las posesiones de la Casa de Saboya. Los territorios de la Casa de Saboya, dada su posición geográfica, habían sido el principal escenario italiano de guerra entre franceses e imperiales desde 1.535, de ahí las protestas del duque de Saboya ante las dietas imperiales. El duque Manuel Filiberto de Saboya se puso al servicio de los españoles, contribuyendo a la victoria de San Quintín, con lo que en la paz de Cateau-Cambrésis obtuvo casi la restauración del territorio de su padre Carlos III antes de las guerras. En definitiva, el tratado de Cateau-Cambrésis entre Francia y España, confirmó la era de la supremacía española sobre Italia.

Al término de las guerras italianas en 1.559, la Casa de Austria había conseguido asentarse como la primera potencia mundial, en detrimento de Francia. Los estados de Italia, que durante la Edad Media y el Renacimiento habían acumulado un poder desproporcionado a su pequeño tamaño, vieron reducido su peso político y militar al de potencias secundarias, desapareciendo algunos de ellos.

A esta serie de guerras, le sigue la guerras de religión de Francia donde España tomaría parte de manera activa.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2018-03-05. Última modificacion 2018-03-05.