Siglo XVIII Guerra de Sucesión Austriaca (1740-48) Campaña en Italia 1.746-47. Final
Campaña en Italia 1.746-47. Final

Campaña en Italia 1.746

Inicio de las operaciones

Al final del año 1.745, María Teresa de Austria y Federico de Prusia firmaron el tratado de Dresde, por el cual Prusia se retiraba de la guerra. A primeros de año los ejércitos austriacos estaban en movimiento hacia Italia, 30.000 hombres bajo Maximiliano Ulises, conde Browne cruzaron por el Tirol hacia Italia a mediados de enero, promedió más de 20 km al día durante un mes a través de puertos de montaña nevados, algo inaudito; y se preparaban para tomar la ofensiva en febrero.

A principios de 1.746, las posiciones borbónicas eran las siguientes. Los españoles tenían fuerzas cubriendo el río Adda desde el lago di Como hasta el río Po mientras asediaban la ciudadela de Milán. Tenían guarniciones en Pavía y Plasencia , y una segunda línea de puestos orientada hacia el oeste en el Ticino (22 Bns y 32 Escons), desde el lago Maggiore hasta Vigevano y hacia Mortara. La mayor parte de sus fuerzas estaban en el Adda.

Las líneas francesas iban desde Mortara a Valenza, Casale, Moncalvo, Asti, Nizza y Acqui. Fuertes fuerzas alrededor de Carcare cubría la Riviera. La fuerza principal, incluidas algunas tropas españolas, estaba bloqueando a Alessandria.

Frente a los borbones estaban los austriacos de von Liechtenstein en Novara, Vercelli y Trino, y los piamonteses en Cresentino, Verua, Chivasso y Chieri. La caballería aliada estaba en Villanuova de Asti. Otros puestos avanzados a la derecha condujeron el Tanaro a Ceva. Carles Emmanuel todavía retenía muchos batallones en los pasos alpinos. Las fuerzas austriacas restantes, aparte de la guarnición sitiada de Milán, estaban en Mantua bajo von Schulenburg, donde los refuerzos de von Browne (3.000 hombres en 13 RIs, 4 RCs y 2 RHs) se unieron a ellos en febrero, después de una dura marcha sobre el Alpes.

La acción comenzó a mediados de febrero. Maillebois acababa de regresar de Milán, donde había estado discutiendo por el fin del asedio de Alessandria. Los españoles no habían estado de acuerdo, diciendo que Milán debía ser lo primero (tenían las cañones de asedio genoveses y no los liberarían), pero que podía usar sus fuerzas en el Ticino si Carles Emmanuel intentaba aliviar a Alessandria. Entonces se enteró de que los austriacos, bajo el conde Browne, habían cruzado a la orilla sur del Po y estaban en el río Secchia, mientras que se habían visto patrullas austriacas en el Adda entre Cremona y Pizzeghettone. Los españoles, sin su permiso (que no era necesario), llamaron a su línea las tropas de la Riviera; los franceses a duras penas pudieron superar un empuje piamontés de Saorgio, a solo 13 km de Ventimiglia.

Los borbones tenían que reunirse. Pero los franceses no podían ir a los españoles, o perderían sus comunicaciones con Francia. Los españoles no estaban interesados en abandonar Milán. Entonces, la única esperanza parecía ser un tratado con Carlos Emmanuel . El mariscal se inclinó hacia atrás tratando de no dar lugar a la reanudación de las hostilidades. El mariscal sabía que se proclamaría un armisticio desde Turín; su hijo fue quien lo arregló. No lo sabía, y de Argenson sí, que Carlos Emmanuel se reservaba el derecho de reanudar las hostilidades a partir del 1 de marzo.

Asedio de Asti 1.746

El comandante de Asti informaba una mayor actividad enemiga en su sector. Sentía que sería atacado pronto, posiblemente el 5 de marzo. Maillebois le ordenó que tomara precauciones, pero no creía que los caminos fueran adecuados para el movimiento de artillería. Además, el mariscal estaba seguro de que el armisticio ya había entrado en vigor en ese momento; seguramente en un día más o menos recibiría la comunicación oficial. Pero no llegó.

Entonces Gages y el infante don Felipe se enteraron de las conversaciones franco-piamontesas. Aparentemente no recibieron comunicación desde Madrid. Indignados por la perfidia francesa, se negaron a enviarle refuerzos (aunque aún era libre de usar los españoles bajo su propio mando). El día 5 de marzo, Maillebois partió en alivio de Asti con 17 Bns, todo lo que pudo reunir, y llegó allí el día 8 de marzo, para encontrar al enemigo la había. Se habían perdido 9 batallones unos 6.000 hombres.

El día 5 de marzo, 31 Bns aliados y 6 RCs habían invertido la fortificación. Las fuerzas borbónicas en otros lugares fueron atrapadas por una serie de ataques y demostraciones. Las baterías abrieron fuego el día 6. El comandante de la plaza aludió al nuevo tratado de paz, una vez que se rompieron las murallas exteriores el día 7 de marzo.

Maillebois se retiró y se concentró en San Salvatore. Algunos historiadores afirman que la toma de Asti por parte de Carles Emmanuel había sido traicionera, pero ni el rey Luis ni Argenson lo creyeron así. Había actuado exactamente como le había explicado que lo haría, y como estaban dispuestos a aceptar.

Las negociaciones discretas continuaron con él durante algún tiempo, hasta que, dado el curso de los acontecimientos, la presencia del embajador francés en Turín se convirtió en una vergüenza. Los españoles finalmente el 25 de marzo, aceptaron los términos del tratado, aunque su implementación había sido superada por los acontecimientos.

Para los españoles, la pérdida de Asti fue un evento preestablecido, parte de la paz separada que Francia pronto anunciaría al mundo. El día 11, los españoles, genoveses y napolitanos en Alessandria fueron retirados a Tortona, desde allí para marchar en ayuda del Infante.

El príncipe se burló de Maillebois, diciendo que los españoles podían cuidarse solos: el mariscal era libre de proteger sus preciosas líneas de comunicación. Aún así, Maillebois intentó cumplir con su deber. Tuvo que abandonar a Alessandria, por supuesto. Los franceses fueron retirados por el río Tanaro a Sale y Piovera. Su preocupación inmediata era que los piamonteses volvieran a ocupar Bassignana.

Una vez allí, podrían revertir su propia operación del año anterior y dividir a los ejércitos borbones. Instó a la retención española de su último puesto occidental, en Valenza; de lo cual, si fuera necesario, podrían tomar Bassignana desde la retaguardia.

El 24 de marzo, los piamonteses invirtieron Casale, que se rindió el 28. Por ahora, los españoles se concentraban en el este, los franceses a lo largo de las orillas del Scrivia: alrededor de Sale, Novi y Lemmo. Los españoles todavía tenían Tortona.

Los piamonteses se concentraron en el ángulo entre los ríos Po y Tanaro. Los austriacos avanzaban por ambas orillas del Po desde el este.

Después de mediados de marzo, el general Bärnklau marchó con 15 batallones desde Mantua, supuestamente contra Milán. Browne, en la orilla sur del Po, comenzó unos días después y marchó a Guastella, que asedió. El infante Fernando huyó de Milán la noche del 18 al 19 de marzo. Bärnklau se desvió, cruzó el Po para unirse a Browne en Guastella.

El principal ejército español (47 Bns y 53 Escons) acampó en Pavía. Sus fuerzas en Parma, a 35 km de distancia de Guastella, intentaron un alivio pero fueron derrotados. Browne sobrepasó a Parma y lo cortó de Plasencia.

Estaba usando sus tropas ligeras para tomar las líneas del río delante de su cuerpo principal, tomando las posiciones del enemigo una por una.

Castelar se negó a salir y unirse al Infante, que entonces había cruzado el Po y se estaba estableciendo en Plasencia , a pesar de un refuerzo de 12 batallones y dos regimientos de caballería. El infante intentó acercarse a él, pero descubrió que el río Taro estaba desbordado. Liechtenstein, uniéndose a Bërnklau, marchó para unirse con Browne, dejando un destacamento para vigilar Plasencia desde la orilla norte del río Po.

Castelar eventualmente irrumpió en Chiavari, en la costa de Liguria, pero tampoco pudo cruzar el río Taro. Castelar aparentemente estaba celoso de Gages y buscaba ganarse el favor de la reina española defendiendo su ciudad natal.

Estos movimientos ocuparon el final de marzo y todo abril. Los austriacos tampoco pudieron cruzar el río Taro. El 6 de mayo, el Infante, de vuelta en Plasencia , alejó a la fuerza de observación austriaca en la orilla lejana del Po y estableció una cabeza de puente allí. El 11 de mayo, los austriacos llegaron frente a Plasencia.

En el oeste, Maillebois y Carlos Emmanuel se esforzaron por desequilibrarse. Se hicieron incursiones en la Riviera, uno tan al oeste como Sospel, y otro en el extremo de la línea, Valenza fue asediada. El barón Leutrum conttroló ambas acciones, cabalgando entre los dos frentes. En el centro de la acción, los piamonteses tenían unos 20 Bns. Maillebois se oponía a estos con 17 Bns franceses y 3 Bns genoveses. Forzó al enemigo a retroceder penetrando simultáneamente desde Savona y en el centro, y los empujó detrás del río Bormida. Luego fintó contra Bassignana. Leutrum mordió el anzuelo y reforzó su izquierda, tras lo cual Maillebois cruzó el Bormida por encima de la derecha del enemigo y lo obligó a retroceder. Se estableció una cabeza de puente en el centro de Tanaro. Pero Valenza se había rendido el 2 de mayo, por lo que los franceses simplemente despejaron el terreno entre el Tanaro y el Bormida, ocuparon a Niza y sitiaron a Acqui.

Batalla de Plasencia o de Piacenza (16 de junio de 1.746)

En este momento, Maillebois recibió nuevas instrucciones de Versalles. El 5 de abril, el rey Luis le había escrito al Infante en un intento por arreglar la disputa entre España y Francia. Había enfatizado que Maillebois estaría bajo las órdenes del Infante y “lo obedecería en todas las ordenes”; respondería ante Luis por su conducta. Al mariscal se le dio el mandato adicional de que debía, independientemente del coste estratégico, marchar para reforzar a los españoles. Para decirlo sin rodeos, el rey francés estaba dispuesto a sacrificar tanto a su propio ejército como al español, sin esperanzas de un resultado exitoso, para complacer a Isabel de Farnesio.

El hombre que sugirió poner al ejército francés bajo las órdenes españolas había sido, irónicamente, ese despreciador de los Dons, Argenson. Su objetivo seguía siendo el aislamiento de Austria, pero más que nunca necesitaba la cooperación española para lograrlo. Esta nueva estratagema tenía dos partes. Una dejaba que los españoles controlaran la dirección estratégica en Italia. La otra cedía Flandes a los aliados al final de la guerra como moneda de cambio para don Felipe, algo por lo que su conquistador, el mariscal de Sajonia, no estaba entusiasmado.

El día en que Valenza se rindió, Parma también lo hizo, y Liechtenstein, el comandante de teatro austriaco, se mudó a Plasencia. El 15 de mayo, los hombres de Castelar llegaron a Plasencia desde Chivari. Los franceses también enviaron 10 Bns hacia allí el 22 de mayo y se retiraron de sus recientes conquistas a las cercanías de Novi. Los piamonteses se concentraron en Alessandria, cruzaron el Bormida y empujaron a los franceses de regreso a la Scrivia. Una línea tenue de comunicaciones aún se extendía, a través del paso Bochetta, a Génova y más allá.

La moral francesa se había desplomado. En el mes que pasaron en Novi, se perdieron 15.000 hombres, en su mayoría por deserción. El 15 de junio, Maillebois, después de reiteradas instancias del Infante, llegó con todo su ejército a Plasencia ; él había dado órdenes de que la línea de tropas de comunicación, en caso de amenaza, retrocediera detrás del río Var en la frontera entre Francia y Niza. Carlos Emmanuel siguió a los franceses, pero fue bloqueado por una retaguardia en el desfiladero de Stradella.

La batalla de Plasencia el 16 de junio de 1.746, fue iniciada por los borbones, que esperaban aplastar a los austriacos de forma aislada, luego girar y derrotar a los piamonteses. Cages, entonces comandante del teatro borbónico, había fortificado un campamento en el glacis de la ciudad, tenía 25.000 españoles y 15.000 franceses. Sus oponentes sumaban 45.000 austriacos y 10.000 piamonteses, pero estos últimos no parecían estar de humor para luchar y permanecieron en Stradella, mientras que los últimos estaban fortificando hacia el sur y limpiando sistemáticamente los puestos avanzados borbones.

Maillebois fue quien instó a atacar a los austriacos, mientras que los piamonteses permanecieron a un día de distancia. Gages hizo el plan real. Su centro se debilitaría y mantendría a los austriacos con fuego de artillería. Los franceses avanzarían a la derecha, se abrirían y atacarían el flanco izquierdo austríaco, enviando un destacamento avanzado aún más profundo, para establecer una posición de bloqueo directamente detrás del enemigo. Los españoles atacarían desde la izquierda para fijar a la derecha austriaca en el centro. El terreno por el que lucharían consistía en campos bordeados de álamos y canales fangosos, a menudo de solo unos centímetros de profundidad, pero bordeados por altos bancos de tierra cubiertos de tojo. También había edificios agrícolas dispersos y fortines.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-piacenza-16-de-junio-de-1746--despliegue-de-fuerzas.png 654w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-piacenza-16-de-junio-de-1746--despliegue-de-fuerzas-300x270.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-piacenza-16-de-junio-de-1746--despliegue-de-fuerzas-100x90.png 100w
Batalla de Piacenza (16 de junio de 1746). Despliegue de fuerzas

Los ataques se produjeron al amanecer, pero las marchas de aproximación nocturnas no habían sido sin derramamiento de sangre. Browne (Liechtenstein estaba nominalmente a cargo, pero se encontraba enfermo) entendió el plan enemigo desde el principio. El comandante de la derecha, Botta de Adorno, puso en alerta a sus tropas la noche anterior, pero fue suficiente. Browne rechazó su izquierda, bajo el general Nadasti, detrás del canal Rifiuto. Maillebois se sorprendió al encontrar al enemigo frente a él, y creyó que un espía había traicionado el plan. A medida que avanzaban los borbones, las cañones austriacos comenzaron a bombardear su campamento.

Lo peor estaba por llegar. Gracias al terreno plano, las formaciones francesas de la derecha se desplazaron demasiado hacia la izquierda, encorsetando a sus vecinos en el campo de exterminio austriaco. Maillebois trabajó febrilmente para resolver las cosas, pero sus hombres sufrieron muchas bajas. Intentaron avanzar hacia un fuego fulminante, pero nunca pudieron cerrar con el enemigo. Entonces los austriacos lanzaron un contraataque. Maillebois, en la confusión, trató de reunir a sus hombres sin éxito.

Los españoles se desenvolvieron mejor pero no lograron más. Atacaron a los hombres de Botta repetidamente, los Guardias Valones avanzaron con la bayonetas caladas y no se disparó un tiro. Inexorablemente ganaron terreno. Pero los austriacos tenían una vasta superioridad en la caballería.

Los jinetes de Bärnklau rompieron la línea española alrededor del mediodía.

Los franceses fueron destruidos al mismo tiempo. A las 2 de la tarde, los borbones habían sido perseguidos de vuelta a sus fortificaciones. Don Felipe se escondió en la ciudad, disfrazado de vendedor ambulante. Lombardía seguiría siendo austriaca por otra generación.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-piacenza-16-de-junio-de-1746--plano-de-la-batalla-1024x562.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-piacenza-16-de-junio-de-1746--plano-de-la-batalla-300x165.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-piacenza-16-de-junio-de-1746--plano-de-la-batalla-768x421.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-piacenza-16-de-junio-de-1746--plano-de-la-batalla-100x55.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-de-piacenza-16-de-junio-de-1746--plano-de-la-batalla.png 1086w

Esta acción fue la batalla más decisiva hasta la fecha. Los austriacos perdieron 3.400 hombres (700 muertos), los borbones 13.000 (9.000 españoles, 4.000 franceses), una tasa de bajas del 33% (4.500 muertos, 4.800 prisioneros de guerra). En palabras de Reed Browning, “Plasencia fue un matadero”. Si no fuera por la fortaleza, los borbones habrían sido completamente destruidos. Tal como estaban las dos partes permanecieron en posición.

Por sus acciones durante la batalla, el marqués de Montcalm recibió (después de varios meses como prisionero de guerra) el ascenso a brigadier.

Los austriacos mantenían una línea desde el Po al Rifiuto, los piamonteses estaban más allá de Stradella en el otro lado de el enemigo, y este último se extendía entre Plasencia Plasencia Plasencia Plasencia Plasencia Plasencia Plasencia Plasencia y San Antonio en el Trebia. A lo largo de la Riviera, los ataques partisanos eran cada vez más frecuentes, pero ninguno tuvo un éxito duradero. Maillebois ordenó que algunas de las tropas allí fueran adelantadas y reemplazadas por nuevas tropas de Francia (6 Bns por otros 6 Bns).

Los austriacos permanecieron inactivos durante algún tiempo. La enfermedad de Liechtenstein lo llevó a renunciar el 18 de junio. Su reemplazo temporal, sobre el más capaz Browne, fue Botta de Adorno, un exiliado genovés que simultáneamente ocupó un puesto administrativo que le otorgó rango sobre el irlandés. Botta y Carlos Emmanuel no estuvieron de acuerdo sobre la línea de acción adecuada. (Aunque el desacuerdo habría permanecido entre dos iguales compitiendo por el mando, Botta era una persona desagradable).

Botta había demostrado su naturaleza en el ámbito diplomático; él era el hombre que la zarina deseaba ejecutar por conspirar contra ella mientras era embajador en su corte. Después de que impuso su voluntad en la conquista de Génova más adelante en el año, lo que provocó su revuelta, el deseo general entre los borbones era que ella hubiera tenido éxito.

Ambos aliados eran de la opinión de tender «puentes de oro«, pero los austriacos querían que el enemigo se moviera hacia el oeste (hacia los alrededores piamonteses) para que los austriacos pudieran tener otra oportunidad en Nápoles, y los piamonteses querían que fueran al norte o al este. Maillebois resolvió el argumento dejando en sus propios términos (en las operaciones posteriores, fue el mariscal el francés, no de Gages, su superior nominal, quien tenía el timón).

Retirada borbónica

El 27 de junio, los Borbones cruzaron el río Po en Plasencia. El plan era marchar a lo largo de la orilla norte hacia Pavía, cruzar nuevamente a Tortona, detrás del ejército piamontés, y luego reanudar las operaciones contra Piamonte o irse a casa, según lo justificara la situación. Se enviaron fuerzas de cobertura para proteger el río Adda hasta Lodi. Al principio todo salió bien, pero una vez en el Milanesado nuevamente, el infante comenzó tener problemas. Milán lo tenía hipnotizado. Maillebois regresó para ayudarlo a decidirse, pero escribió al ministro de guerra pidiéndole que lo relevaran del mando. Mientras tanto, los piamonteses se retiraron de Stradella, enviaron tropas a Pavía y cubrieron el río Trebia.

Afortunadamente para los borbones, los aliados aún estaban en desacuerdo. Finalmente, se planificó una línea de acción. Browne cruzaría el río Po, y luego el río Adda, con 30 Bns y 36 Escons (6 regimientos de caballería), además de tropas ligeras. Las fuerzas de Carlos Emmanuel cruzarían el río Trebia hacia el este para unirse con los austriacos restantes que cubrían Plasencia. Esto dejaba una salida para Maillebois intentara cruzar el río Po una vez más. Pero en este momento, tenía otros problemas con los que lidiar.

Los borbones estaban ahora en la zona entre Milán, el Ticino, el Po y el Adda. El infante, imprudente como siempre, tenía la intención de permanecer allí y comenzar su gobierno como rey de Lombardía. Entonces de Maillebois estableció una posición en el Lambro, mirando hacia el este.
Los austro-sardos ocuparon Cremona y Pizzeghettone. Pero Browne sintía que la posición del enemigo en el Lambro era demasiado fuerte y dudó, pidiendo fuerzas adicionales. Maillebois vio una oportunidad y comenzó a discutir por un ataque contra él. Felipe V murió el 9 de julio de 1.746. Le sucedió un hijo de un matrimonio español anterior: Fernando VI. Descrito por Isabel de Farnesio como «de mente simple», el jugador de 32 años era ciertamente inexperto en los matices de la diplomacia. Pero al menos un ministro, el Marqués de la Ensenada, se había mantenido a favor de él. La esposa del nuevo rey, una princesa portuguesa, odiaba a Isabel de Farnesio y detestaba a los franceses. Ciertamente, la política española cambiaría. Tanto su esposa como Ensenada persuadieron a Fernando de que la paz era la mejor política.

Como sobrino de Carlos Emmanuel , el nuevo Rey inmediatamente sugirió negociaciones (que no se abordaron, dadas las circunstancias). Pero ese fue el menor de los cambios. La influencia perniciosa de la «malvada madrastra» había llegado a su fin. Su hijo, don Felipe, jugaba con un ejército que no le pertenecía.

Irónicamente, don Felipe fue la razón por la que España no se retirase simplemente. Recordado a España, habría sido una vergüenza y una amenaza potencial (Fernando vivía con miedo de ser asesinado, y a don Felipe no le caía bien). Además, al defender la causa de su medio hermano, el nuevo Rey mejoraría su propia reputación. Entonces, los españoles permanecerían en armas por el momento.

La sede española estaba paralizada, esperando instrucciones de Madrid. Las cosas no auguraban nada bueno; don Felipe había sido despojado de su título de Gran Almirante (un cargo puramente nominal, pero lucrativo). Y la esposa española del Delfín, (también llamada María Teresa como la de Austria) acababa de morir en el parto. Argenson sugirió expresamente reemplazarlo sabaudiano, en lugar de un español.

Dos hombres salvaron a los ejércitos borbones: Maillebois y Botta de Adorno. Botta aún se negó a actuar, por lo que Carlos Emmanuel lo dejó cubriendo a Plasencia y marchó para unirse a Browne en Santa Cristina (con 15 Bns y 2 regimientos de caballería). Al llegar el 2 de agosto, él también juzgó que la posición del enemigo era demasiado fuerte, pero ahora los austro-sardos tenían a los hombres para llevar a cabo una operación de flanqueo. Al tomar Lodi, a través del cual los borbones enviaban suministros desde la neutral república de Venecia, el ejército enemigo se vería obligado a retirarse.

Carlos Emmanuel tuvo que amenazar con abandonar la campaña antes de que Botta lo dejara ir. Esto se debió en parte a que tenía la intención de evacuar a Pizzeghettone y Pontenure en el camino, lo que abría una ruta para los borbones si deseaban regresar a Parma, algo que complacería a los piamonteses tanto como una retirada a Génova.

Maillebois no podía persuadir a los españoles de atacar, pero podía persuadirlos de que se retiraran. Se abrió una ruta a Tortona, y Botta permaneció inactivo. El 8 de agosto, los borbones comenzaron a cruzar el río Po en la confluencia del Lambro y del Tidone. Esta fue una operación de dos días. Primero, un destacamento avanzado fue transportado a través del Po hacia una península pantanosa entre el Po y el Tidone. Una partida se dispuso a destruir el puente más cercano del enemigo sobre el Po, en Parpanese. El puente sobre el Tidone en la península también se destruyó.

Luego se tendieron tres puentes sobre el Po y cruzó el resto del ejército. Una fuerza de cobertura vigilaba el camino de Plasencia a Tortona. Carlos Emmanuel estaba muy atrás en Borghetto, pero Botta se apresuró desde Plasencia el 9 de agosto para atrapar a los borbones.

La guardia del Tidone no estaba bien colocada. Los austriacos atacaron el 10 de agosto y les arrollaron, amenazando con fijar a los borbones en una franja de tierra. Maillebois se contuvo y finalmente rechazó ese ataque, mientras que la mayor parte de su ejército escapaba hacia el oeste. Su retaguardia estaba compuesta por la guarnición Piacenza de Castelar, que había tenido tiempo de cruzar hacia el norte del Po, marchar a lo largo de la orilla y cruzar hacia la península. No fue sino hasta el 15 de agosto que Carlos Emmanuel cruzó el río Po y llegó a Casteggio; Botta había progresado aún menos, no queriendo cercar a Maillebois.

El cruce del Po por Maillebois fue visto como una gran hazaña de armas. A diferencia de algunas de las otras acciones de retirada alardeadas en aquel tiempo, realmente fue un movimiento audaz y hábil.

El día 11 de agosto, los borbones estaban en Stradella, el día 12 en Voghera. Tenían 88 Bns y 83 Escons, que sin embargo podrían haberse reducido, era la mayor parte del ejército. En Voghera se encontraron con de la Mina, recién llegado el 13 de agosto, con órdenes de tomar el mando, con el Infante específicamente fue colocado como su subordinado. Tanto Castelar como Gages fueron retirados del mando.

Los españoles estaban infundidos con un nuevo espíritu, pero no era agresivo. Su nuevo rey había dicho que tenía la intención de continuar la guerra y ver que sus medios hermanos estaban garantizados en sus posesiones italianas, y que quería una armonía completa con Francia. Pero se negó a usar el tesoro y la sangre españoles en esos esfuerzos. De la Mina, que una vez había declarado que llevaría a su ejército al mar si se lo ordenaban, ahora tenía la orden de sacarlo “sin exponer a un solo granadero”. El Infante recibió instrucciones de evitar a sus antiguos asesores y no prestar atención a los franceses.

Gracias a la fallida propuesta de matrimonio entre Francia y España, y la sustitución sugerida de una conexión sabaudiana, los españoles creían que el rey Luis XV todavía estaba negociando con Carlos Emmanuel a sus espaldas.

Otras operaciones en 1.746

Entonces comenzó la frustración de Maillebois. En los alrededores de Voghera y Alessandria el terreno era bueno para la defensa, con muchos ríos y terreno accidentado. Al mantener allí a los borbones, reforzados (recibieron 13.200 hombres) podrían reanudar el ataque. Pero, por supuesto, de la Mina no tenía inclinación a hacer tal cosa. Obligó a Maillebois a aceptar retirarse a Tortona, permitiendo que el enemigo (Browne con 20.000 hombres) cruzara el Scrivia con seguridad y se acercara a Novi. Los austriacos comenzaron a amenazar la línea de comunicación con Génova. Maillebois quería contraatacar, pero el mariscal español se negó a verlo (Maillebois era técnicamente su subordinado), envió al Infante hacia Génova y luego le dijo a los franceses que participaría si el Infante (también su subordinado y ahora a km de distancia), le ordenaba que lo hiciera.

Maillebois envió una partida española para mantener Novi. De la Mina revocó este movimiento después de que llegó la partida, y los austriacos tomaron el lugar. Los borbones se retiraron a Gavi, pero los españoles siguieron marchando hacia Voltaggio. Obviamente la campaña estaba llegando a su fin. Novi era la última posición desde la cual se podía lanzar una ofensiva o cubrir Génova. Sin embargo, la ruta desde Gavi a través de Voltaggio condujo al paso Bochetta de 11 km de largo, que podría defenderse por algún tiempo, aunque eventualmente sería flanqueado.

La porción de Liguria de los Apeninos solo tiene un promedio de 1.500 metros, pero el terreno es extremadamente accidentado. El paso Bochetta era la única ruta practicable a través de ellos para un gran ejército, y el desfiladero era tan estrecho que solo tres hombres podían pasar a la vez.

El 22 de agosto Los borbones situaron su retaguardia en el paso de la Bochetta y continuaron hacia la República. Se enviaron fuerzas fuertes a Oneglia y Savona para evitar a Carles Emmanuel , que entonces avanza en el Bormida con 20 batallones; los austriacos se estaban posicionando para ingresar en Génova, con Browne en Novi y Botta en Tortona. Los dos mariscales borbones escribieron a sus respectivos gobiernos, explicando que la retirada a Niza era la única línea de acción aceptable. El mismo día 24 de agosto, el ejército comenzó su marcha a casa. Se dejaron 7 brigadas para proteger la República (incluidas todas las tropas genovesas).

También era posible que Carlos Emmanuel invadiera Saboya o el Delfinado. Por lo tanto, Maillebois envió de vuelta a los batallones que había llamado desde esos lugares, y trató de acelerar su retirada.

El ejército tuvo que pasar lo que era esencialmente un desfiladero de 160 km entre el mar y las montañas a 5-6 millas de distancia. El único camino era una pista de mula sobre la costa, a lo largo de la cual las tropas tenían que pasar en una sola fila, bajo la amenaza constante de bombardeo naval.

Afortunadamente, solo había dos rutas por las que un enemigo podía venir desde el norte: desde Acqui hasta el Bormida, cruzando la cuenca y descendiendo a Savona, o desde Alessandria a través de Ceva hasta el col de Tende, y luego hacia Albenga o Oneglia. Esta última ruta es algo más alta y más difícil. Retrasándose mientras se atrevió a ayudar a los genoveses a preparar una defensa (que resultaría ser una pérdida de tiempo), Maillebois envió un comandante capaz (Mirepoix) para mantener el primer punto clave de estrechamiento en Savona.

El 1 de septiembre, el paso de Bochetta cayó en manos de los austriacos. Browne había asumido la tarea de limpiarlo; Botta pidió baja por enfermedad para no tener su nombre vinculado al desastre que se avecina.

El paso estaba lleno de reductos y Browne esperaba un 50% de bajas. En el caso, los austriacos solo perdieron 200 hombres y probablemente infligieron más al enemigo. Simplemente subieron las crestas a ambos lados y giraron sobre cada posición en sucesión. El trabajo se realizó en un solo día. Mientras tanto, los hombres de Carlos Emmanuel reconocieron las vías de aproximación a Savona desde el Bormida. Todavía estaban obstaculizados por el asedio de Tortona, que consumía a 10 de sus batallones, y por el hecho de que la caballería era inutilizable en los Apeninos.

El 3 de septiembre, las retaguardias borbónicas abandonaron sus posiciones y marcharon hacia Savona; el cuerpo principal estaba en Voltri. Los genoveses, su ciudad ya golpeada por disparos navales, se rindieron rápidamente a Botta de Adorno, quien comenzó a exigir su venganza personal sobre la ciudad que lo había exiliado al imponer una gran indemnización (20 millones de libras, más requisiciones en especie).

Los austriacos perdieron 300 hombres y gran parte de sus equipajes cuando su campamento, en el lecho seco de un río, fue golpeado por una inundación repentina. Pero el ayuntamiento de la ciudad estaba dividido y no se aprovecharon del desastre.

El 6 de septiembre, 10 Bns de austriacos se trasladaron a Savona; los borbones estaban en Finale. Del 7 al 9 de septiembre, Carlos Emmanuel corrió hacia Savona, ocupando la ciudad justo por delante de los austriacos.

No deseaba tener que rogar a sus aliados por el acceso al mar. La fuerza combinada bloqueó la ciudadela genovesa. Los días 9 y 10 de septiembre, un destacamento de flanqueo de piamonteses salió de las montañas e intentó atentar contra las columnas borbónicas que aún se retiraban, pero fueron rechazados.

La última posición borbónica

El día 23 de septiembre, Maillebois estaba en Ventimiglia, donde esperaba para resistir. Por una vez, de la Mina estuvo de acuerdo. Esperaba que la defensa allí podría salvar a Niza para el Infante. Así que Maillebois ocupó Ventimiglia con 1.200 hombres, puso 8 batallones en Mentone, y 15 batallones en la otre posible aproximación en Sospel, con 17 batallones cubrió las colinas en el medio, el resto del ejército regresó a Niza. La defensa estaba lista por el 27 se septiembre.

El 29 de septiembre, Carles Emmanuel , con 52 Bns (incluidos los austriacos) estaba presionando a Dolceaqua, con otra partida de 10 Bns moviéndose a Breil desde Saorgio.

El comandante en Sospel, Campo Santo, temía ser envuelto y se retiró. Esto obligó a las tropas de su derecha a retirarse también. Todo el cuerpo se concentró en Mentone y marchó hacia La Turbie. Carlos Emmanuel ordenó que Ventimiglia fuera fijada y evitada, persiguiendo a los borbones a Mentone unos días detrás de ellos. Aún así, los borbones intentaron una posición, el monte Agel, una montaña al este de La Turbie, a aproximadamente 1,5 km de la costa, que se elevaba bruscamente a unos 1.200 metros.

Las posiciones fueron excavadas y ocupadas detrás de la colina, pero la intención era usarlas como punto de partida para una respuesta contra los piamonteses a medida que avanzaban. Esto debía tener lugar el 13 de octubre, pero el plan se vino abajo. Maillebois dejó, como pensaba, suficientes hombres (unos 400) en el monte Agel para sostenerlo. El comandante del destacamento, sin embargo, leyó mal el terreno. Al ver al enemigo moviéndose con fuerza hacia el norte, pensó que iba a ser flanqueado y se retiró. Observado la retirada, el piamontés reconoció el monte Agel y lo tomó. También, desde allí, asaltaron y tomaron un reducto francés en La Turbie que era la clave de toda la posición, obligando a los franceses a abandonar sus obras.

El 18 de octubre, después de un consejo de guerra, Niza fue abandonada y el ejército tomó posiciones a lo largo del Var. Dos días después, la ciudadela de Ventimiglia se rindió. Durante el resto del mes, los austro-sardos limpiaron la zona y comenzaron las conversaciones para determinar nuevas operaciones.

María Teresa de Austria todavía quería conquistar Nápoles, lo que sería fácil ahora que los amigos del rey Carlos VII de Nápoles se habían ido.

Carlos Emmnuel había recuperado la mayor parte de su territorio original (excepto Saboya) y podía echar una mano o volver a proteger los Alpes. Fue en ese momento cuando los británicos intervinieron. Como pagadores tanto de los austriacos como de los piamonteses, sintieron que tenían algo que decir. La guerra en Flandes no iba bien. De hecho, la guerra ya no estaba en Flandes, estaba en las fronteras de Holanda. Pidieron una invasión de la provincia rica e intacta de la Provenza. O el rey Luis XV enviaría fuerzas sustanciales para defenderlo, o los aliados obtendrían alguna recompensa.

Hay que tener en cuenta que Marlborough había hecho una sugerencia similar en 1.707 y se había visto frustrado porque Eugenio de Saboya había recibido la orden de atacar Nápoles. Los británicos no dejaron de mencionar esa parte de la historia.

Al otro lado del río Var, Maillebois se temía lo peor, los ejércitos borbones combinados, débiles como estaban, parecía improbable una invasión de la Provenza. Pero el 30 de octubre, de la Mina reveló su intención de llevar a todas las tropas españolas (6.000 hombres) a Saboya, para mantenerlo como moneda de cambio. Además, 10 Bns de napolitanos regresarían a Nápoles.

Después de que los españoles se marcharan, el Infante partió Aix el 5 de noviembre, Maillebois se quedó con 11.000 infantería, más los 10 Bns con destino a Nápoles. El país no era apto para la caballería. El enemigo era tres veces más fuerte que el suyo. Sacó 3 Bns de la Barcelonta, recluto a 12 Bns de la milicia local y recibió una promesa de 20 Bns de Flandes.

A principios de noviembre, los franceses se concentraron en Grasse, cubriendo el río Var con una fuerza de cobertura. En Grasse, podrían obstaculizar un cruce en el centro del Var mientras evitaba ser atrapados en la costa. Un empuje sureño contra Tolón también tendría que tener en cuenta esa posición. Se establecieron también puestos complementarios, lo que permitía una retirada segura. Después de organizar las defensas, el mariscal Maillebois fue cesado. El rey Luis estaba más preocupado por recuperar la buena voluntad española, y de la Mina se negaba a cooperar más con el mariscal. Su reemplazo sería el mariscal Charles Louis Auguste Fouquet, duque de Belle-Isle.

Invasión de la Provenza

A finales de noviembre, los aliados habían reunido 42 Bns austriacos y 18 Bns piamonteses en Niza, más 5.000 de caballería, en total 43.000 hombres.

Sus comunicaciones, desde Villefranche a Ventimiglia, a Savona (cuya ciudadela aún estaba bloqueada), y a Génova, estaban despejadas. La última fortaleza borbónica en Lombardía, en Tortona, se rindió el 23 de noviembre. En la costa, la presencia de la Royal Navy, sustancialmente aumentada, bajo el cargo del vicealmirante Medley, prometía suministros listos, apoyo de fuego, y un flanco seguro. Browne estaba al mando a petición de Carles Emmanuel , entonces enfermo de viruela. La Royal Navy sería menos efectivo de lo esperado, debido al mal tiempo.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/campana-en-provenza-finales-de-1746.png 939w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/campana-en-provenza-finales-de-1746-300x244.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/campana-en-provenza-finales-de-1746-768x626.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/campana-en-provenza-finales-de-1746-100x81.png 100w

El 30 de noviembre, los aliados cruzaron el río Var en 6 columnas, y los franceses retrocedieron, como lo había previsto Maillebois. El comandante era Mirepoix, ya que Belle-Isle estaba en Aviñón, reuniéndose con los españoles, a quienes persuadió para que cambiaran de rumbo y cubrieran la izquierda francesa en Brignoles, Saint Maximin y Tourves. A Belle-Isle también se le habían prometido 40 batallones de Flandes, por lo que decidió abandonar el plan original de retirada y simplemente desplegarse en la llanura costera, retirándose según fuera necesario hasta que llegaran los refuerzos. Con suerte, los aliados serían tomados en el flanco a medida que avanzaban.

Mientras tanto, los británicos habían desembarcado tropas (alrededor de 1.000 austriacos y sabaudianos) en las islas de Lérins (frente a Cannes), descubriendo grandes cantidades de almacenes navales; asegurar esas islas garantizaría un punto seguro de madera y riego para la flota. El joven capitán que bombardeó las defensas fue recomendado para un ascenso, en contraste, el comandante enemigo de 74 años fue despojado de su nobleza por su propio gobierno y sentenciado a diez años en su propia prisión.

Las defensas de Tolón parecían tambalearse, pero las fuerzas prometidas del norte estaban en movimiento y los aliados no se movían. Primero, Antibes todavía estaba en manos enemigas. Todo el material de asedio tenía que venir de Génova y desembarcar en fuertes marejadas en playas abiertas. En cualquier caso, Botta estaba requisando gran parte del material necesario para su propia colección privada. La flota bombardeaba la fortificación, pero progresaba poco, gracias nuevamente al tiempo.

Segundo, los materiales de cualquier tipo escaseaban; el ejército estaba teniendo dificultades para encontrar forraje, y sus métodos de requisar solo estaban enojando a los locales. Tercero, Génova estaba en revuelta.

Revuelta genovesa

La revuelta genovesa se desencadenó el 5 de diciembre de 1.746, cuando un equipo de morteros austriacos vio su pieza caer por el pavimento de una calle mientras la arrastraban. Le pidieron a los transeúntes que lo ayudaran a desenterrarlo, y el oficial a cargo pensó en hacer que los «voluntarios» trabajen más golpeándoles con su bastón. Esto produjo una lluvia de piedras de la multitud que miraba, y la lucha continuó.

El segundo día, una muchedumbre irrumpió en una armería y se armó. Soldados genoveses desmovilizados se unieron a ellos. Para el 10 de diciembre, el gobernador, Botta de Adorno, descubrió que negociar con el ayuntamiento era una pérdida de tiempo, ya que ya no estaban a cargo. Él y sus hombres fueron expulsados, por el paso Bochetta, y el 11 de diciembre, los genoveses «requisaron» todos los suministros y transportes destinados al ejército de Browne.

Para el 31 de diciembre, Belle-Isle tenía 85 Bns y 22 Escons, además de los españoles con 25 Bns y 14 Escons, 44.000 de infantería y 6.000 de caballería.

A principios de enero de 1.747, comenzó su contraofensiva. Para el 20, después de separar las fuerzas para proteger la costa, había entrado en la zona del enemigo con 50.000 hombres (6.000 de caballería). En Antibes, apenas habían comenzado a abrir los primeros trabajo de zapa. Y, para sobrevivir, el cuerpo de observación tenía que extenderse por el campo.

La primera acción ocurrió contra los piamonteses, en Castellane el 21 de enero. Perdieron a su general y 1.000 hombres. El día 24 de enero Draguigan fue ocupado por los franceses, el día 25 se estableció una línea a Fréjus. Para el 30 de enero, los borbones habían empujado hacia el río Siagne (la mejor posición defensiva al oeste del Var), y tenían artillería en acción contra las baterías austriacas opuestas. Al día siguiente, los aliados se retiraron a Cagnes. No tenían provisiones, y con tormentas en la costa era poco probable que las tuvieran. El 1 de febrero, Belle-Isle se concentró en Grasse, mientras su vanguardia aliviaba a Antibes. Su hermano, Le señor de Belle-Isle, atacó la retaguardia aliada en el Var el 2 de febrero, persiguiéndola hasta la mitad del último puente sobre el ancho río de 100 metros antes de que los defensores pudieran incendiarlo.

Esta campaña de 12 días les costó a los franceses 100 hombres y a los aliados 4.000. La alta reputación de Belle-Isle recibió más confirmación, pero también la de Browne (se reconoció que los británicos le habían pedido que realizara una tarea extremadamente difícil y que el fracaso se debió a circunstancias fuera de su control). Su ejército permaneció intacto.

Entonces las fuerzas de ambos bandos se miraban hasta marzo (hasta entonces los aliados tardaron en quemar por completo ese último puente), momento en el que entraron en sus respectivos cuarteles de invierno o marcharon para tratar con Génova. El desvío de 40 Bns franceses de Flandes no tuvo impacto en esa campaña. En primavera regresaron a la acción, ayudando al mariscal Sajonia a ganar otra batalla, en Laffeld.

Campaña en Italia en 1.747

Ataque austriaco a Génova

La guerra estaba terminando. Todas las partes buscaban activamente la paz y una variedad de negociaciones estaban en progreso. Sin embargo, tanto Francia como Austria sintieron que se necesitaba un impulso adicional.

Para los austriacos, la revuelta genovesa era una mancha en sus manos que tenía que ser eliminada. Para los borbones, la misma revuelta les daba una puerta de entrada a Lombardía y quizás en un último intento de ganar un ducado para don Felipe. Para los otros actores del teatro italiano, este último año fue solo una molestia. Nápoles salió de la guerra. Génova era el caldero y tenía pocas opciones. Los piamonteses, con sus cortos objetivos territoriales resueltos, intentaron lo mejor que pudieron hacer lo menos posible para apoyar a su aliado Austria.

Al final de la campaña de invierno anterior, el mariscal Belle-Isle había redistribuido sus fuerzas en los cuarteles de invierno: 18 Bns franceses en Delfinado, 6 Bns en el Franco Condado, 3 Bns en el Languedoc, junto con los 25 Bns españoles restantes de la Mina que estaban en Saboya. Esto le dejaba 71 Bns en el lado francés del Var. Opuesto a él había 27 Bns bajo el mando del barón Leutrum. El resto de los defensores habían ido a tratar con la revuelta de Génova.

Schulenburg reemplazó a Botta de Adorno en enero de 1.747. Antes de su destitución, a este último se le había pedido que retomara Génova a cualquier precio y, después de recuperar sus pérdidas en Novi, había avanzado y despejado el paso Bochetta de sus defensores de la milicia.

Cuando se hizo cargo, Schulenburg realizó algunos ataques de sondeo, que fueron rechazados, animando a los defensores. Obviamente este iba a ser un trabajo difícil. A los 24 batallones que Botta le había dejado, Schulenburg añadió 32 de Browne (que sería nombrado comandante del teatro en febrero), y recibió una promesa de ayuda de Carlos Emmanuel.

Schulenburg no estaba listo para moverse hasta abril. En febrero de 1.747, Belle-Isle se arriesgó a enviar un grupo de oficiales y 200.000 libras por barco a Génova. Navegando a lo largo de la costa para evitar las patrullas británicas, su llegada electrificó a la República. Los genoveses tenían alrededor de 4.000 regulares todavía bajo sus colores. También habían armado no solo a los ciudadanos, sino también a los campesinos. Todo lo que se necesitaba era un liderazgo experimentado, y eso fue entonces lo recibieron.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/guerra-de-sucesion-austriaca--tropas-al-servicio-de-genova-1024x668.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/guerra-de-sucesion-austriaca--tropas-al-servicio-de-genova-300x196.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/guerra-de-sucesion-austriaca--tropas-al-servicio-de-genova-768x501.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/guerra-de-sucesion-austriaca--tropas-al-servicio-de-genova-100x65.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/guerra-de-sucesion-austriaca--tropas-al-servicio-de-genova.png 1165w
Guerra de Sucesión Austriaca. Tropas al servicio de Génova. De izquierda a derecha: Partisano Corso, dragón, soldado griego, compañía disciplinaria, milicias y ultramontanos. Fuente Compagnie disciplinaire – Milice – Oltramonti

En marzo, Belle-Isle, que tuvo que esperar hasta mayo para llevar a cabo operaciones activas en su propio sector, comenzó a enviar grandes convoyes de tropas a Génova. Cada convoy tenía alrededor de 6.000 hombres, o 6 Bns. El primero fue de 4.000 franceses y 2.000 españoles, el segundo de 4.000 españoles y 2.000 franceses. La mitad del primer convoy se perdió, pero el resto llegó a salvo. Acompañando a las tropas iba el general de brigada de Mauriac. Fue puesto a cargo de la defensa.

El apoyo francés a los genoveses fue irónico: ¡una monarquía absoluta que ayuda a una revolución popular!. A raíz de la primera erupción de violencia contra los austriacos, los elementos de clase baja y media habían dejado de lado al Senado tradicional; la revuelta se debió casi tanto a la reforma como a derrotar a un ejército extranjero. Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo, se decidió llevar de vuelta al Senado para complacer a los franceses, que se sentían más cómodos tratando con una oligarquía establecida.

La sociedad genovesa se dividió entre las antiguas familias aristocráticas y los comerciantes, por un lado, y las nuevas familias nobles. Estos últimos eran el partido de guerra, pero tenían una representación débil en el Senado.

La ciudad de Génova está enclavada entre dos espuelas de una elevada cresta que baja desde el norte. La clave de la defensa estaba donde se unían las espuelas, en el fuerte Sperone. La parte más débil de las defensas se encontraba al final de cada espolón, entre las tierras altas y el mar. Cada lugar tenía su fuerte: Belvedere en el oeste y Madonna del Monte en el este.

La ofensiva de Schulenburg comenzó el 11 de abril, obstaculizada logísticamente por el capitán general de Lombardía, Pallavicini, un genovés que, a diferencia de Botta, no deseaba ver violada su ciudad. Schulenburg tenía alrededor de 15.000 tropas; los defensores tenían, si se incluían ciudadanos armados unos 50.000. Mientras la Royal Navy vigilaba el puerto, columnas de tropas aliadas se acercaban a la ciudad por todos lados. Para el día 12, las levas de campesinos genoveses habían sido empujadas y algunas de las fuerzas de Schulenburg estaban bastante cerca de la costa, en el pueblo de Bolzanetto. Una columna había tomado una colina llamada Due Fratelli, a unos 1.5 km al norte del fuerte Sperone, otra había capturado el fuerte de Madonna del Monte. El día 13, Mauriac tomó su pequeña fuerza de asiduos franceses y recapturó la colina Due Fratelli, y los fuertes de Bolzanetto y de Madonna.

Entonces se llegó a una negociación, que duró tres días pero no tuvo ningún resultado. A partir del día 20 de abril, Schulenburg y Mauriac consolidaron sus respectivas posiciones. El 1 de mayo, los defensores se sintieron animados por la llegada del mariscal Boufflers, quien declaró: “muéstrame el peligro y buscaré mi gloria para protegerte de él”. El mariscal demostró ser un comandante efectivo, pero no duró mucho, muriendo de viruela el 2 de julio.

A principios de mayo, los austriacos realizaron otra serie de sondeos y comenzaron a limpiar las bandas de milicias enemigas en la parte superior de Scrivia. La ciudad clave de Voltri fue tomada el día 15 de mayo, junto con el castillo de Masone. El general de la Rocca también apareció, con 8 batallones piamonteses. La Royal Navy comenzó a disparar sus cañones en el flanco occidental de las líneas, y las posiciones de la batería se fortificaron. Para reforzar la defensa, se enviaron más asiduos españoles y franceses que desembarcaron en La Spezia y Leghorn y marcharon por tierra, obviamente, las líneas de asedio no eran herméticas.

El primer asalto de Schulenburg comenzó el 21 de mayo. El esfuerzo principal se hizo en el valle de Polcevera. Boufflers lanzó una serie de contraataques, pero después de cuatro horas, los austriacos conservaron las posiciones que habían ganado. Poco más sucedió durante el resto del mes.

Los piamonteses, entonces con 12 Bns fuertes, se apoderaron del valle de Polcevera, y los austriacos el resto de la línea de circunvalación.

El 12 de junio, tuvo lugar otro ataque, con el objetivo de tomar la Madonna del Monte por segunda vez. Tres columnas austriacas vinieron del valle de Bisagno, y una de ellas intentó tomar la posición desde la retaguardia, pero fue detenido por 2 batallones enemigos. Las columnas restantes empujaron hacia el mar y obligaron a los defensores a regresar a la Madonna. Con este flanco cerrado, Schulenburg descargó y emplazó cañones de buques de guerra británicos, y luego comenzó un bombardeo contra los atrincheramientos enemigos con el fin de llevar a cabo un asalto importante. Los genoveses confiaban en rechazarlo: tenían mucha artillería y también 18 Bns regulares (11 franceses, 7 españoles). Pero el ataque nunca llegó.

Operaciones en el oeste

El mariscal Belle-Isle comenzó operaciones ofensivas a finales de mayo. Se había decidido que la mejor forma de ayudar a Génova era:

  • Continuar enviando pequeños cuerpos de tropas a la ciudad como lo permitieran las circunstancias.
  • Ocupar el condado de Niza y avanzar más cerca de Génova para acortar el tiempo que las tropas con destino a Génova tendría que gastar en el mar.
  • Lanzar una gran ofensiva contra Piamonte que al menos obligaría a Carlos Emmanuel a pedir ayuda austriaca. Si los austriacos reducían sus fuerzas frente a Génova, no podrían realizar el asedio de manera efectiva.

La ofensiva alpina también podría atrapar a Carlos Emmanuel entre dos frentes y obligar a los piamonteses a retirarse de la guerra.

Primeramente, los franceses retomaron las islas de Lérins, en alta mar desde Cannes. Este era un práctico abrevadero para la Royal Navy. El 24 de mayo, una tormenta obligó al escuadrón enemigo que cubría las islas a buscar refugio en Villefranche, permitiendo que 30 compañías de infantería desembarcaran sin oposición desde una colección de galeras y barcos. Estos pronto capturaron las islas, con la ayuda de disparos de dos barcos. El almirante Byng, el último comandante del Mediterráneo, no hizo ningún intento real de retomar las islas, un hecho que contaría en su contra en la corte marcial en 1.757 por no haberlo retomado la base mucho más importante de Menorca.

Después, de Belle-Isle comenzó la segunda conquista de Niza. Para esto tenía 48 Bns (incluidos 2 españoles: los españoles habían prometido 33 Bns y 40 Escons para las operaciones este verano, a pesar de su deseo de retirarse). Belle-Isle había enviado fuerzas adicionales al Delfinado (23 Bns) en preparación para la tercera fase de la ofensiva. Su oponente Leutrum, con solo 27 batallones, pensó que el río Var estaba demasiado elevado por las lluvias para ser cruzado, pero estaba equivocado. El 9 de junio, los franceses cruzaron en 5 columnas, perdiendo 9 hombres ahogados, y los piamonteses se retiraron. Belle-Isle pasó el río el mismo día.

El día 11 de junio se rindió la ciudadela de Villefranche. Leutrum tenía órdenes de no defender a Niza, y simplemente se retiró antes de que el enemigo avanzara. Con todas las fortificaciones costeras genovesas en manos de los aliados, no se esperaba que los borbones pudieran despejar el camino a la ciudad en una sola campaña.

Para el 20 de junio, los piamonteses mantenían una línea entre Oneglia y Ormea. La vanguardia francesa estaba en San Remo. Ventimiglia fue sitiada el 26 de junio y se rindió el 30. Belle-Isle ya había enviado 3 brigadas para ser usadas en el Delfinado.

La velocidad de las operaciones de asedio francesas fue ayudada por el almirante Byng, que eligió usar toda su fuerza en apoyo de las operaciones en Génova, en lugar de patrullar activamente contra el transporte marítimo francés. Esto permitió a los atacantes mover sus cañones de asedio por mar.

En ese momento, de la Mina una vez más intervino, argumentando, dado el éxito de la campaña hasta el momento, que los borbones deberían hacer su mayor esfuerzo a lo largo de la Riviera. Esto estaba de acuerdo con el objetivo estratégico general, pero completamente en oposición a los planes de Belle-Isle y las disposiciones que había hecho. En un punto muerto, los comandantes remitieron el asunto a sus respectivas cortes. Finalmente, Belle-Isle, quien, aunque tenía la típica opinión francesa de la Mina, siempre fue cortés, se salió con la suya, y otras 4 brigadas (18 Bns franceses y 2 Bns españoles) fueron enviados al Delfinado.

Aunque el plan de Belle-Isle era sólido, tenía un motivo oculto: su hermano, el señor de Belle-Isle, había sido designado para mandar la ofensiva en Piamonte, y el mariscal esperaba de esta manera ganar un segundo bastón de mariscal para la familia.

Mientras tanto, Schulenburg levantó el asedio de Génova el 20 de junio y envió sus cañones de asedio. Asegurado por Carlos Emmanuel de que el enemigo no se abriría paso, intentó reanudar las operaciones, pero en julio, los eventos en otros lugares fueron lo suficientemente graves como para que el asedio se terminara de todos modos.

Belle-Isle no recibió una respuesta del rey Louis hasta el 9 de julio. Ofreció el peor tipo de compromiso. El mariscal debía caer en el deseo de los españoles de proceder directamente a Génova, en parte para mejorar las relaciones franco-españolas, pero principalmente para demostrar la omisión de Luis con los genoveses. Reconociendo las realidades de la situación, Belle-Isle fue absuelto de cualquier fracaso posterior. Sin embargo, se le instó a continuar con el movimiento contra Piamonte utilizando las fuerzas reunidas hasta entonces en el Delfinado, que eran insuficientes para una operación decisiva. El espíritu de la época no ofrecía la opción de “renunciar en protesta”. Además, el caballero Belle-Isle todavía tenía la oportunidad de ganar su bastón.

Les llevó dos días convencer a de la Mina de que debían seguir con las cosas como estaban. El hermano de Belle-Isle estaba en Guillestre el 14 de julio cuando recibió el veredicto. El mismo día, el Señor ordenó a sus tropas que subieran a sus posiciones iniciales; la ofensiva comenzaría el 18 de julio.

Batalla del col de Assietta (19 de julio de 1.747)

Los franceses y españoles decidieron un ataque concertado contra Saboya-Piamonte, con la esperanza de sacarlo de la guerra. Mientras los españoles avanzaban hacia el norte a lo largo de los Apeninos, el mariscal Belle-Isle intentó avanzar a través del paso Stura. El hermano del mariscal, el caballero Belle-Isle avanzaría hacia Turín desde el norte.

Los franceses cruzaron el monte Genevre hacia Italia el 15 y 16 de julio y se enfrentaron con dos valles, ambos dirigiéndose hacia su objeto: Turín, la capital de Saboya. El valle del norte estaba protegido por una fortaleza en Exilles. El valle del sur estaba protegido por la fortaleza Fenestrelle. Entre estos dos valles estaba el col del la Assietta, una montaña con una elevación de alrededor de 2.500 metros. Al ver que el enemigo podía pasar a lo largo de la cresta, y que un camino sobre la cresta era la mejor conexión entre las fortalezas de Exilles y Fenestrelle, el 29 de junio el rey de Saboya-Cerdeña había ordenado que 3.000 trabajadores comenzaran a construir una línea defensiva allí. Numerosos obstáculos, reductos y una empalizada de 3 metros de altura, se habían construido en la ladera.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--plano-de-la-batalla-1024x581.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--plano-de-la-batalla-300x170.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--plano-de-la-batalla-768x436.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--plano-de-la-batalla-100x57.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--plano-de-la-batalla.png 1292w
Batalla del col de Assietta (19 de julio de 1747). Plano de la batalla. Grabado de Herhard, Biblioteca Nacional de Francia

Despliegue de fuerzas

Carlos Emmanuel III ordenó que en el col de Assietta se atrincheraran unos 7.000 hombres de 13 BIs, de fuerzas saboyanas y austriacas bajo el mando del teniente general Giovanni Battista Cacherano de Bricherasio. Las trincheras se construyeron de tal manera que permitieran una en todas las direcciones. Sin embargo, el punto clave de todo el perímetro defensivo estaba en la cumbre del Gran Serin, en la que se desplegaron los tres mejores batallones a disposición del general piamontés 3 Bns suizos; los 4 Bns austriacos se desplegaron en defensa directa del col de Assietta. En apoyo del ejército piamontés, también intervinieron grupos organizados de combatientes valdenses (vaudois), ya acostumbrados a llevar a cabo con éxito actos de guerra de guerrillas en los valles que conocían muy bien su tarea, como siempre en estos casos, que era mantener involucrados al mayor número de soldados franceses.

Los austro-sardos desplegaron:

  • Col de Assietta, 3.000 hombres en 6 Bns mandados por el mayor general Alciati. En el flanco derecho 4 Bns de los RIs suizo Meyer y los austriacos Traun, Forgatz y Hagenbach. En el flanco izquierdo 1 Bn de milicias de Casales. Como reserva un Bn del RI austriaco Colloredo.
  • Extremo de la Assietta, 500 hombres mandados por el conde de San Sebastiano, encuadrados en un Bn del regimiento de Guardias.
  • Gran Serin, 1.500 hombres mandados por el conde de Martinengo, en 2 Bns del RI suizo Kalbermatten, y otro Bn del RI suizo Roy.
  • Fuerzas ligeras, 1.500 hombres de las milicias valdenses (vaudois), de la milicia de Pragelat, y voluntarios de Piamonte.
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747-1024x511.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747-300x150.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747-768x383.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747-1536x767.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747-100x50.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747.png 1639w
Batalla del col de Assietta (19 de julio de 1747). Despliegue de fuerzas

Los franceses disponían de 20.000 hombres encuadrados en 32 Bns, mandados por el caballero Belle-Isle, los espías franceses advirtieron a los generales franceses que el enemigo se estaba fortaleciendo en Assietta y, por lo tanto, se decidieron atacar de inmediato para aplastar a las fuerzas antes de que se fortificaron por completo. Desplegaron en 3 columnas:

  • Columna derecha mandada por el mando del marqués de Villemur giró ampliamente hacia la derecha y alrededor de gran parte de la posición enemiga para atacarla en otra sección de la montaña. Estaba compuesto por 14 Bns encuadrados en las brigada de Mailly (RIs de Mailly [2], de Boulonnois [1], y de Agenois [1]); brigada del Rosellón (RIs de Rosellón [2], de Perigord [1], de Guyenne [1], y de Beaujoulais [1]); brigada de de Condé (RIs de Condé [2], de Saintogne [1], de Beauce [1], y RG Reales de Modèna [1]).
  • Columna central bajo el mando del mariscal de Arnaud que atacaría a los más destacados en su frente. Estaba compuesta por 8 Bns encuadrados en la brigada de Artois (RIs de Artois [2], de Auxerrois [1], de Aunis [1], y de Santerre [1]), además estaba reforzados por 8 Cías de granaderos y 16 piquetes.
  • Columna izquierda bajo el mando del general Mailly, debía moverse a través de un barranco y atacar la posición enemiga. Estaba compuesta por 8 Bns encuadrados en la brigada Borbón (RIs de Borbón [3], de Landes [1], y de Soissonais [1]); y la brigada de la Reina (RIs de la Reina [2], de Béarn [1], y de Guisa [1]).

No estaban presentes 5 Escons, 3 Bns (2 de Mailly y 1 de Boulonnois, que se habían dejado en Oulx donde se encontraba el cuartel general francés.

Desarrollo

Para el 17 de julio, las columnas atacantes estaban en Oulx (donde estaba el cuartel general) o subiendo hacia el col de Assietta. Se destacaron partidas para cubrir el Dora Riparia y la cabecera del Pragelas, y las alturas que los dominan, en caso de un contraataque.

Escars tenía la intención de ir al norte del Dora Riparia a través de un valle lateral, llegando al noreste de Exilles, pero la nieve era demasiado profunda, por lo que regresó a Oulx.

Reconociendo el col de Assietta el 17, el caballero Belle-Isle descubrió los puestos avanzados piamonteses, que fueron empujados hacia atrás, pero no encontraron más evidencia del enemigo. Gracias a una espesa niebla, la visibilidad se redujo a 20 metros. Más tarde en el día, la niebla se convirtió en lluvia, nieve y granizo. Ya a la 1 de la tarde, Belle-Isle no podía ver nada, así que regresó a Oulx. Allí escuchó de Villemur que el enemigo no tenía más de 7 atacantes excavando en la cresta. Aunque incorrecta, esta noticia le dio al Caballero la impresión de que todavía tenía sorpresa local. Sus órdenes eran que las columnas derecha y central atacaran las obras enemigas el día 19 de julio, mientras Escars se moviera directamente por el Dora Riparia a Salbertrandt (más allá de de donde estaba Exilles).

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--vista-de-la-batalla.png 1003w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--vista-de-la-batalla-300x240.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--vista-de-la-batalla-768x616.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--vista-de-la-batalla-100x80.png 100w
Batalla del col de Assietta (19 de julio de 1.747). Vista de la batalla

El col de Assiette discurre aproximadamente de este a oeste, superando los 2.400 metros. Aunque tiene una suave pendiente hacia el oeste, en el sur, cae a 1.000 metros en menos de 3 km al Chisone (un valle lateral de Pragelas que conduce directamente a Fenestrelle). En el norte cae 1.600 metros en 3 km a Exilles. El col de Assietta es una meseta de unos cien metros cuadrados más o menos, en el que se centraron las defensas piamontesas. Las obras corrieron a lo largo de la cima de la cresta de este a oeste durante aproximadamente 2 km, con el col a medio camino. Las defensas también corrían de norte a sur en la cara occidental de la meseta.

Allí es donde los defensores tenían su campamento, el reducto de la Assietta. El muro en el extremo occidental de la línea se llamaba extremo (Butta) de la Assietta, y eso en el extremo oriental, el reducto del Serin (por el Gran Serin, en el que se encontraba). En su naturaleza, las obras consistían en un parapeto de 1,5 a 2,5 metros de altura, hecho de capas de fascinas y revestidos con piedras en bruto. Las pendientes al frente actuaban como un glacis natural, pero también estaban libres de obstrucciones a la línea de visión y sembradas con obstáculos para el movimiento.

Los franceses acamparon sobre y debajo de la cresta el día 18 de julio. Presionado por el tiempo, el Caballero decidió asaltar el extremo de Assietta con su vanguardia (compuesta de elementos de las columnas de Villemur y de Mailly), el lado noroeste del reducto de Assietta con la columna de Mailly (a la izquierda), y el reducto del Serin con la columna de Villemur (a la derecha). Esto implicaba un alto, fuera del alcance de los defensores, mientras que Villemur se movió alrededor del flanco sur de la posición hasta su extremo más alejado.

Un relato piamontés de la batalla cuenta cómo el primero de los atacantes aparecieron a la vista a sobre 10,00 horas, y el cuartel general y el cuerpo principal del enemigo aparecieron en una loma hacia el oeste a las 11,00 horas. Los franceses formaron a simple vista y luego avanzaron según lo planeado. Se detuvieron justo fuera del alcance de carabina, permaneciendo allí desde el mediodía hasta las 16,00 horas. Los pocas cañones que tenían se emplazaron en un montículo y comenzaron a disparar a la parte más cercana de las obras.

A las 16,30, la columna de Mailly comenzó su avance contra el reducto de Assietta, la vanguardia estaba compuesta de 12 Cías de granaderos y una de zapadores. Pero al hacerlo, tuvo que pasar cerca de la empalizada que conectaba el extremo de Assietta con el reducto, que estaba guarnecido un Bn austriaco del regimiento de Traun. Los defensores esperaron hasta que los franceses estuvieran dentro del ángulo formado por las dos posiciones, y abrieron un fuego abrasador, inmovilizándolos. El mismo de Mailly, que seguía el avance a caballo, y por tanto era un excelente objetivo, resultó levemente herido. los granaderos lograron ocupar algunas posiciones avanzadas débiles ocupadas por los voluntarios valdenses a la izquierda, y esperaron con confianza la llegada de la segunda ola de asalto.

El segundo ataque fue llevado a cabo por el 1° BI del RI Borbón en formación de columna, fue recibida por un nutrido fuego enemigo, que alcanzó hasta la fila 12, perdiendo 150 hombres en pocos minutos. El tercer ataque, mucho más masiva que los anteriores, estaba formado por 2 BIs restantes del RI Borbón y 1º BI del RI de la Reina, que sufrieron el mismo destino.

En el cuarto ataque, formado por todos los hombres sobrevivientes, la columna de Mailly fue destruida casi por completo. En dos horas de combate, la brigada Borbón tuvo 31 oficiales muertos, 67 heridos y 952 soldados fuera de combate; La brigada de la Reina tuvo 21 oficiales muertos, 51 heridos y 780 pérdidas de tropas. Mailly no tuvo más remedio que retirar a los 400 hombres que le quedaban y ocupar una posición más abajo de la pendiente, para evitar una posible salida de defensores.

En la columna de centro, la vanguardia se acercó al amparo de una cresta, luego, de dividió en dos grupos, apareció repentinamente al alcance de carabina, los hombres corrieron hacia cada uno de los ángulos más prominentes del extremo (Butta) de la Assietta, posición defendida por una Cía de Guardias y otra Cía de granaderos piamonteses de Casale, unos 120 hombres en total; contra quienes avanzaron en perfecto orden 3.000 franceses de la brigada de Artois, precedidos por la vanguardia Cías de granaderos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--ataque-de-los-dragones.png 851w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--ataque-de-los-dragones-300x232.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--ataque-de-los-dragones-768x595.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--ataque-de-los-dragones-100x77.png 100w
Batalla del col de Assietta (19 de julio de 1.747). Ataque de los dragones

Se desarrolló una lucha feroz. Allí nuevamente, se hicieron cuatro asaltos seguidos, uno tras otro, sin pausa. El relato piamontés describe cómo los generales franceses abrían el camino, seguidos por sus oficiales. Una vez que llegaron a las obras, los hombres comenzaron a arrancar las faginas con las manos o a cavar en los cimientos. Los franceses, apretujados en una espesa multitud, cayeron unos sobre otros: el general Arnault fue muerto casi de inmediato; el coronel Montcalm, herido, fue enterrado bajo los cadáveres de sus propios soldados. Los granaderos defensores los atacaron todo el tiempo, arrojando granadas, disparando, o arrojándoles piedras, incluso descendieron para poder acuchillar a los franceses con sus bayonetas. Los franceses seguían adelante, realizando nuevos asaltos trepando sobre montículos hechos de sus propios muertos. Finalmente, los franceses comenzaron a convertir el muro en una pendiente que se podía subir.

Al ver esto desde su posición privilegiada en la loma de la batería, el caballero Belle-Isle, sintiendo que había llegado el momento decisivo, galopó y reunió a los granaderos llevándoles de regreso al asalto, o, mejor dicho, a la masacre. Herido por una bola de fusil, subió directamente a la empalizada y plantó una bandera, pero cuando lo hizo, le dispararon nuevamente y cayó muerto, uniéndose al comandante de la columna, 5 coroneles y muchos otros oficiales. Aun así, los franceses continuaron durante un tiempo su frenético ataque. Un hombre logró escalar hasta la cima, pero al instante recibió un ataque de bayoneta.

La lucha se prolongó hasta las 19,00 horas, cuando los granaderos defensores comenzaron a quedarse sin pólvora y comenzaron a arrojar más piedras. También sufrieron bajas, tanto de la columna de ataque como de la batería francesa, que todavía estaba en acción. Parecía que los defensores tendrían que abandonar posición.

En el extremo opuesto de la fortificación, el Gran Serin, defendido por 3 BIs suizos, fue atacado por la columna de Villemur algo más tarde en el día con 12 BIs y 12 Cías de granaderos. Esta posición era crítica, primero, porque dominaba el resto de los trabajos, y segundo, porque cubría el camino de retirada de los defensores. Tres veces los franceses atacaron con el mismo ímpetu que mostraban en otros lugares; en cada asalto se aproximaban a la fortificación, que era lo suficientemente difícil de escalar sin que nadie les disparara. Tres veces fueron rechazados, en el último asalto, la situación llegó a ser tan crítica, que el general Bricherasio hizo que intervinieran todas las reservas y envió al conde de San Sebastiano, que estaba en el extremo (Butta), la orden de de llevar al Gran Serin una parte de sus hombres. El oficial no obedeció la orden, ni siquiera a una segunda transmisión, exigiendo que se le transmitiera la orden por escrito; y cuando finalmente se la llevaron, no pudo ejecutarla porque estaba nuevamente bajo un ataque en pinza, desobediencia que, al final, determinaría la victoria de los piamonteses.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--grabado-1024x642.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--grabado-300x188.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--grabado-768x481.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--grabado-100x63.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/batalla-del-col-de-assietta-19-de-julio-de-1747--grabado.png 1152w
Batalla del col de Assietta (19 de julio de 1.747). Grabado

Con la puesta del sol, los franceses interrumpieron sus ataques y comenzaron a retirarse. Agotados y casi sin munición, los defensores no los persiguieron, aunque los comandantes del batallón pidieron a Bricherasio perseguirlos. Si hubieran estado en condiciones de hacerlo, es probable que los franceses hubieran sido completamente destruidos.

Los atacantes perdieron una cuarta parte de su fuerza: 94 oficiales murieron y 337 resultaron heridos, y 4.553 hombres resultaron muertos o heridos. Los aliados sufrieron 219 bajas, incluidos 9 oficiales. Los franceses no continuaron la campaña. El día 22, de Villemur, el general sobreviviente de mayor rango, retiró sus fuerzas sobre la frontera.

La batalla del col de Assietta todavía se recuerda en el Piamonte. Hay un monumento y se realizan recreaciones de la batalla. Los franceses también ganaron laureles, pero no pelearon una batalla muy competente. El plan en papel, ideado por Bourcet, no requería un asalto frontal, sino que se envolviera la fortificación. Varios oficiales, incluido Mailly, protestaron por las órdenes del Caballero, pidiendo un retraso para preparar el equipo de escala o para atacar un flanco más débil. Incluso mariscal Belle-Isle tuvo dudas sobre poner a su hermano a cargo.

Invasión aliada de Niza

Se le ordenó a Browne que continuara las operaciones contra Génova, pero que tuviera en cuenta sus recursos. La gran cantidad de warasdiners (croatas) agudizó la situación de falta de personal, que simplemente empacaron sus pertenencias y se marcharon a su casa (podían hacerlo por las condiciones de su reclutamiento, que serían cambiados por otros más exigentes).

En julio de 1.747, el mariscal Belle-Isle había prevalecido en el tema para enviar aún más tropas a Barcelonneta (20 Bns españoles y 10 Bns franceses). Esto dejaba 40 Bns en Niza, que no se consideraba lo suficientemente fuerte como para mantener la línea en esos momentos. Los llevaron de regreso al río Paillon, frente a Niza el 22 de julio.

El 23 de julio, llegó la noticia de la batalla de Assiette. Belle-Isle pensó en la pérdida de los planes de su hermano, de Belle-Isle pensó en su defensa y comenzó a retirar unidades para mantener la línea de Var, en total, 40 batallones del Delfinado. Se dejaron 30 Bns bajo Mailly en el último distrito, con órdenes de comenzar la construcción de una serie de obras defensivas en la frontera. Se animó a de la Mina a seguir adelante con un avance español en la Riviera, pero pensó que eso era una tontería, y se negó.

En agosto de 1.747, las disposiciones de Belle-Isle fueron las siguientes: 11 batallones franceses y 7 españoles en Génova; 31 Bns franceses y 31 Bns en Niza; 10 Bns en la costa provenzal y 48 Bns en el Delfinado, 18 de los cuales estaban en ruta hacia Castellane y las defensas Var. Esto daba un total de 61.000 hombres (8.000 en Génova). Por otro lado, los austriacos tenían 87 Bns más débiles (30.000 hombres) y 6.000 irregulares; los piamonteses tenían 57 Bns (27.000 hombres), más 10,000 milicias y valdenses (vaudois).

Una ofensiva aliada era posible, pero el clima político lo hacía improbable.

El rey Luis todavía esperaba un acuerdo con Carlos Emmanuel y la España de Fernando VI buscaba un acercamiento con Inglaterra, que estaba presionando para otra invasión de Francia, pero ni los austriacos ni los piamonteses estaban interesados. Para contentar a todos, acordaron una ofensiva limitada, Carlos Emmanuel tenía al menos ganas de recuperarse

El rey sardo-saboyano propuso concentrarse cerca de Cuneo, subir por el río Stura y pasar por el col del la Magdalena. Desde allí, el ejército podría marchar hacia Barcelonneta (no era probable, dado que estaba cubierto por el inexpugnable fuerte de Tournoux) o hacia el sur a través de varios pasos hacia Niza. La dificultad allí era la falta de caminos que se encuentran lejos de la costa; era posible que pudieran ser cortados por una defensa a lo largo del río Roja, irónicamente, justo donde habían estado desplegados antes de su retirada. Todos las opciones eran difíciles. Sin embargo, la mejor era comenzar desde Cuneo, aunque los aliados podrían tomar menos itinerarios para llegar a su destino que Belle-Isle.

En total, se reunieron 35 Bns austriacos y 16 Bns piamonteses para los movimientos iniciales. Leutrum comandaba las fuerzas destinadas a Niza. Los austriacos, bajo Browne, harían un movimiento fingido hacia Tournoux, mientras que los piamonteses entraban en Niza. También se programaron ataques contra los hombres de Mail más al norte, pero en el caso de que no tuvieran ningún efecto. El avance comenzó el 23 de agosto. Para el 31, Leutrum estaba en Dolceacqua.

Los austriacos subieron por el valle del Stura y cruzaron el col de la Magdalena, pero Browne no pudo hacer mucho frente a la fuerte oposición francesa. En cualquier caso, tenía órdenes secretas de no arriesgar a sus hombres. La provocación de una incursión francesa daba a los austriacos una excusa para actuar agresivamente. Una vanguardia que penetró sobre el col e intentó tomar un puesto avanzado fue rodeada y capturada. Browne intentó pasar por los laterales, pero los piamonteses siguieron adelante, arrastrando a los austriacos con ellos.

Browne estaba en un dilema político. Estaba totalmente de acuerdo con las ideas de Carlos Emmanuel y había prometido utilizar la mayor parte de su ejército en la invasión, recibiendo la orden de Viena de comprometerse lo mínimo posible. Génova era el principal objetivo de la guerra, y requería el máximo esfuerzo. Se vio obligado a obstruir su propia campaña.

El 17 de septiembre comenzaron las lluvias. El mismo día, un almacén se perdió en un incendio accidental. Aún así los sabaudianos querían continuar. El 19 de septiembre, los aliados intentaron flanquear un puesto avanzado francés que bloqueaba su avance, pero su esfuerzo mal coordinado no tuvo éxito. Unos días después el tiempo en las montañas empeoró, y se retiraron de nuevo al Stura.

Ventimiglia

A finales de agosto, Belle-Isle se estaba preparando para enfrentarse con Leutrum. Tenía 14 batallones en Eze, 37 alrededor de Drap, 14 cerca de Châteauneuf y 8 en Levens, todos cubriendo la ciudad de Niza. El 3 de septiembre, los piamonteses aparecieron en Mentone, de donde se retiraron los borbones. También se retiraron de La Turbie, exponiendo Ventimiglia al enemigo, que fue invertido.

Para el 4 de septiembre, Leutrum había acumulado 35 Bns en Dolceacqua, con un número igual disperso por el norte de Niza. El día 10, Belle-Isle, seguro de que los pasos se estaban cerrando para la temporada, ordenó refuerzos adicionales al sur (12 Bns de Tournoux). No se produjeron acciones importantes durante el resto del mes. El 9 de octubre, Belle-Isle sugirió el alivio de Ventimiglia, pero de la Mina, aunque tenía instrucciones de cooperar plenamente con los franceses, se mostró reacio. Tal operación sería arriesgada. Un consejo de guerra el 11 no decidió nada.

Leutrum, que cubría el asedio de Ventimiglia, se atrincheró en el monte Grammonde, una cresta de 11 km de largo que corre de norte a sur, con un promedio de 900 metros y alcanzó una altura máxima de 1.400. La cara occidental no era practicable para un asalto. La cresta descendía hasta la costa, donde los profundos desfiladeros en el borde del agua eran la única forma de pasar. Y esto era solo una primera línea de defensa. Las principales posiciones estaban en la Roja detrás de él. La izquierda de Leutrum sostenía la cresta y la línea de la Roja. Numéricamente inferiores, disfrutaban de una inmunidad relativa. La mayor parte de sus fuerzas estaban a varias km al norte, donde podían marchar directamente hacia la ciudad de Niza detrás de un enemigo que avanzaba.

Pero el 14 de octubre, Belle-Isle recibió la noticia de que el enemigo se estaba dirigiendo a los cuarteles de invierno. Los austríacos en el ejército de Leutrum (entregados subrepticiamente en septiembre por Browne a espaldas de Viena) se dirigían a Lombardía, y los piamonteses estaban ocupando algunos de sus puestos. Parecía menos probable que Leutrum pudiera flanquear cualquier avance borbónico.

En una operación que comenzó el 18 de octubre, Belle-Isle empujó 61 batallones a la Roja; el 19 se tomó Sospel. La posición de Grammonde, ocupada principalmente por austriacos, fue abandonada. Habían recibido órdenes de mantener, pero no resistir un ataque determinado. Para el 20, los últimos piquetes aliados fueron conducidos sobre la Roja, destruyendo el puente en Ventimiglia cuando se fueron. La ciudad había sido aliviada.
Después de reparar el puente, Belle-Isle descubrió que la posición principal de Leutrum era demasiado fuerte, por lo que no hizo más movimientos ofensivos. Ambas partes enviaron sus fuerzas a cuarteles de invierno a fines de octubre, dejando guarniciones para cubrir sus respectivos territorios.

Final de las operaciones en Italia en 1.748

1.748 fue el último año de la guerra. En los Países Bajos, el mariscal Sajonia ponía sitio a Maastricht para forzar el ritmo de las conversaciones de paz en Aix-la-Chapelle. En Italia, no se hicieron movimientos en el frente alpino. Las operaciones no podían comenzar aquí hasta mayo, cuando ya se había firmado el tratado de paz preliminar (María Teresa el 25 de mayo, Carlos Emmanuel el 31 de mayo). Sin embargo, las negociaciones austro-españolas fueron más lentas y se prolongaron hasta el 28 de junio. Por lo tanto, los austriacos mantuvieron la presión en Génova, y tanto los españoles como los franceses continuaron apoyando a los genoveses.

Ambas partes habían aumentado su fuerza en la segunda mitad de 1.747.

En febrero de 1.748, los borbones, mandados desde septiembre de 1.747 por el duque de Richelieu, habían acumulado 24 Bns franceses y 8 Bns españoles, más al menos 3.000 regulares genoveses. Después de rechazar un ataque austriaco contra Voltri en enero, Richelieu intentó recuperar Savona al desembarcar una parte de sus fuerzas desde el mar hasta el oeste de la ciudad. Lamentablemente, el desembarco fue fallido y el intento tuvo que ser suspendido. También se enviaron tropas para ayudar a los genoveses en Córcega, donde los británicos estaban ayudando a la causa rebelde.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/defensa-de-genova-en-1748--plano-de-la-zona.png 664w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/defensa-de-genova-en-1748--plano-de-la-zona-300x259.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/03/defensa-de-genova-en-1748--plano-de-la-zona-100x86.png 100w
Defensa de Génova en 1748. Plano de la zona

Browne volvió a mandar a los austriacos este año. Al no poder cerrar directamente a Génova, a través de Voltri, decidió hacer una tentativa en La Spezia. Por un lado, la cercana Sarzana era el granero de la República. Por otro lado, había una mayor variedad de opciones a través de los Apeninos en el flanco oriental del estado. En cualquier caso, sería bastante difícil, ya que el ejército de Italia solo podía reunir a unos 26.000 hombres (en palabras del doctor Duffy, “el enemigo podría formar unidades enteras de desertores austríacos”).

Browne esperaba comenzar la ofensiva en febrero, pero el estado de la administración en Lombardía era tan mala como el ejército; el oficial a cargo del comisariado, un Chotek, debía haber sido uno de los peores nombrados por Viena. El dinero inglés necesario para el tren de asedio no llegó, y su bloqueo tenía más agujeros que una red de pesca (para ser justos, lo que se necesitaba eran embarcaciones ligeras, y estas, al ser requisados, resultaron sorprendentemente escasas). ¡Para echar sal en la herida, el emperador Francisco Esteban, todavía gran duque de Toscana, consideró oportuno llenar sus arcas suministrando productos toscanos a los genoveses!.

48 Bns austriacos reunidos en Parma. Quedaban 14 Bns bajo el mando del general Nadasti, que atacaría el paso de Bochetta como una diversión.

También se había acordado que los austriacos continuarían ayudando a los piamonteses a bloquear la Riviera del Ponente. Se retiraron 13 Bns de allí, pero se agregaron 10 Bns nuevos, con la promesa de 5 Bns más.

La insistencia piamontesa en esa reticencia austriaca coincidió y contribuyó a agriar las relaciones entre los dos aliados.

Los preparativos tardaron hasta mayo, momento en el que Richelieu había reunido 39 Bns, más masas de campesinos armados. El cuerpo principal de su ejército tenía su base en Sestri Levante, y se estableció una cobertura en el frente, milicias en las crestas de las colinas, y los regulares en los valles.

Se conservaron 9 Bns en Génova. El triángulo de La Spezia, Sarzana y el castillo de Massa (que no estaba en territorio genovés) estaba guarnecido y fuertemente fortificado.

La mejor opción para los austriacos, bajo las circunstancias, era bajando al mar hasta un punto un poco al este de Rapallo, esto no excluiría a Génova de su suministro de alimentos. Como parecía que la Royal Navy pronto podría cesar sus operaciones, Browne recibió instrucciones de proceder solo hasta donde él pudiera llegar esperar sin ayuda, es decir, sería una demostración política y nada más.

El avance de Browne comenzó a fines de mayo. El 28 de mayo estaba en Borgotaro a 56 km de la costa. El cuerpo principal se movió directamente de Borgotaro a Vara. Otra columna marchó hacia el Valle de Magra a su izquierda, y una tercera hacia Borzonasca a su derecha. Los campesinos dieron muchos problemas; hubo proclamas, desafío y represalias.

El 4 de junio, los austriacos tomaron Varese, en el valle de Vara, pero su avance se vio detenido temporalmente. El día 5 junio, Nadasti avanzó hacia el paso de la Bochetta. Browne se concentró en Varese (35 Bns), enviando otros 7 Bns a Borzonasca. Entonces estaba listo para atacar las principales obras defensivas genovesas en el monte Bisa en el centro, que estaban asentadas en la costa de Chiavari. El asalto, contra 32 Bns de regulares y 8.000 milicianos, continuó el día 9 de junio y no llegó a ninguna parte.

Richelieu estaba a punto de lanzar un contraataque el día 10 cuando recibió la noticia de que pronto se suspenderían las hostilidades, por lo que envió a Browne un parlamentario, ofreciendo un armisticio inmediato. Esto se acordó, aunque el 12 de junio, las fuerzas austriacas que no estaban bajo el control directo de Browne (Nadasti y las fuerzas de Borzonasca) lanzaron ataques simultáneos en sus sectores, los cuales fallaron. Los hombres de Richelieu, por su parte, tomaron una posición austriaca casi al mismo tiempo, y el 13 de junio, un molesto Browne ordenó un avance general; un elemento del ejército llegó a la costa el día 14. El 15 de junio, las hostilidades se suspendieron por completo, pero no antes de que una horda de campesinos genoveses intentara asaltar las posiciones costeras austriacas. Sería el último acto de guerra.

Tratado de Aix-la-Chapelle

Según los términos finales del tratado de Aix-la-Chapelle o de Aquisgrán (en realidad, como la mayoría de esos documentos, una colección de acuerdos bilaterales), don Felipe recibió Parma, Piacenza y Guastella, una victoria que los éxitos franceses pagaron en los Países Bajos. Isabel de Farnesio tuvo que estar satisfecha con esto (aunque la nueva administración española no lo estaba, invocaron al tratado de Fontainebleau, sin éxito).

Módena fue restaurada a la familia d’Este, bajo estrecha supervisión austriaca. Génova mantuvo intactos sus territorios anteriores a la guerra, mientras que Piamonte ganó las porciones de los milaneses cedidos en 1.743 en el tratado de Worms, a excepción de ciertas tierras pertenecientes a Piacenza, que fueron entregadas a don Felipe. Carlos Emmanuel también recuperó Saboya y Niza (ambos más una responsabilidad desde el punto de vista militar). María Teresa perdió territorio no solo en Italia, sino más importante, la rica provincia de Silesia), sino que aseguró su herencia y mejoró su reputación. Francia no recibió nada, ni territorio, ni compensación financiera por sus esfuerzos, ni siquiera la buena voluntad española.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-03-11. Última modificacion 2021-01-05.
Valora esta entrada