Siglo XVIII Guerra de Sucesión Española I (1701-07) Guerra de Sucesión Española. Campañas de 1.705
Guerra de Sucesión Española. Campañas de 1.705

Situación política

Aliados

Después de la victoria en la batalla de Blenheim, los aliados pensaron en el camino de acción que terminaría la guerra lo antes posible. Debido a la logística de aquellos días, podían atacar en Flandes, por el Mosela o por Strassbourg. Atacar a Strassbourg «la clave de Alemania» sería, por supuesto, muy agradable estratégicamente, pero no abriría el camino a París. Atacar en Flandes significaría tomar el camino a

París a través de múltiples cadenas de fortalezas, y así no terminar la guerra rápidamente.

Atacar por el río Mosela significaría tomar a Trier y Traarbach en el otoño de 1.704, acumular suministros allí y abrir la próxima campaña con un asedio de Thionville y Metz. El camino hacia Lorraine, donde sería fácil conseguir suministros, entonces estaría abierto. Los primeros pasos en este sentido se habían dado en el otoño de 1.704.

Leopoldo I murió el 5 de mayo de 1.705, llegando al poder el joven Jose I. Una de las primeras medidas del nuevo emperador fue excluir a los jesuitas de la política. Nombró a Salm como Obersthofmeister (el puesto más importante en el gobierno) en lugar de Harrach y, por supuesto, mantuvo a Eugenio como jefe del ejército.

El Imperio siguió tratando de debilitar a España, ayudando a los rebeldes en Cataluña.

El principal objetivo de José para ese año fue ayudar a Victor Amadeo en Italia (por lo que los aliados enviaron a 8.000 prusianos) y poner fin a la rebelión húngara. Aunque había tenido cierto éxito en Hungría, ambos planes fracasarían.

En Prusia, Federico tenía tres ejércitos luchando fuera del país, y en casa presionaría este año por sus derechos hereditarios en Ansbach y Bayreuth.

Las dos coronas

Los aliados con unos 250.000 hombres superaban por primera vez a las dos coronas que disponía de 200.000. La reacción francesa a la derrota Blenheim fue tomar medidas draconianas para que esperaban que los aliados comenzaran atacando Thionville, se mantuvieron a la defensiva en todas partes excepto en Italia.

Luis XIV intentó desestabilizar el Imperio mediante el envío de dinero a los rebeldes bávaros y a los húngaros.

En España Felipe V siguió con las reformas militares, se sustituye el tercio por el de regimiento como unidad de encuadramiento de una docena de compañías de infantería con una fuerza total de cerca de 650 hombres. En los años anteriores se habían cambiado en Flandes e Italia.

Posteriormente se procedió a la regularización de la uniformidad, a la desaparición del maestre de campo, siendo remplazado por el coronel, y a la nueva denominación geográfica de las unidades. Desde el punto de vista técnico, la infantería abandonaba la pica, el arcabuz y el mosquete para utilizar universalmente el fusil con llave de chispa y bayoneta. Desaparecían así las distintas especialidades de los tercios y, en adelante, la infantería adoptó formaciones lineales donde predominaba el frente sobre la profundidad.

Los ejércitos reales fueron divididos en tres elementos: las tropas de la Casa Real, las tropas de continuo servicio y la milicia provincial.

Se mandó crear 100 regimientos de milicia; una novedad que incorporaba esta ordenanza era la aparición en España del servicio militar obligatorio: si las plazas no se cubrían completamente con voluntarios, otros vecinos elegidos por sorteo podían ser obligados a prestar servicio para completar la plantilla.

La caballería fue estructurada en caballería de línea y dragones, sustituyó definitivamente los trozos y tercios por regimientos, la caballería de línea redujo el empleo de las pistolas en combate y fue recuperando paulatinamente el choque frontal con sable. Se crearon 10 nuevos regimientos de línea en la península (Girondella, Mendivil, Montenegro, Moscoso, Narvaez, Real de Asturias, Reina, Villacencio, Castilla y Estrella), y se crearon 3 regimientos en Nápoles (Nápoles, Nebot y la Muerte) y 3 regimiento de dragones en Nápoles (Vallejo, Graftton, y Ferrari). La composición de un regimiento tanto de línea como de dragones sería de 3 escuadrones cada uno compuesto de 4 compañías, El número de regimientos de caballería seguiría aumentando hasta alcanzar 46 de línea y 16 de dragones en 1.707.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/guerra-de-sucesion-espanola--situacion-en-1705.png 842w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/guerra-de-sucesion-espanola--situacion-en-1705-300x212.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/guerra-de-sucesion-espanola--situacion-en-1705-768x542.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/guerra-de-sucesion-espanola--situacion-en-1705-100x71.png 100w
Guerra de Sucesión Española. Situación en 1.705

Campaña de los Países Bajos en 1.705

Maximiliano-Emanuel de Baviera retomó sus funciones como gobernador de los Países Bajos españoles en 1705. Mientras el marqués de Bedmar, nombrado virrey de Sicilia, abandonó los Países Bajos el 12 de febrero de 1705.

El plan de Marlborough para este año era invadir Francia mediante ataques embates paralelos, a una distancia de apoyo mutuo para que ninguno de los dos pudiera ser batido por separado. Él mismo lideraría 60.000 tropas inglesas y holandesas cruzarían el Mosela desde Trèves, mientras que el mariscal de Baden con 30.000 austriacos y alemanes marcharía hacia el oeste desde Landau hasta el río Saar. Pero, para su decepción, descubrió que los almacenes sobre el Mosa y el Mosela que los Estados Generales habían acordado llenar con suministros estaban medio vacíos.

El 14 de abril de 1.705, Marlborough llegó a La Haya para reunirse con los diputados de los Estados Generales y discutir la siguiente campaña. Sin embargo, le resulta difícil convencer a los miembros para que se suscribieran a su plan; no estaban a favor de despojar de fuerzas a los Países Bajos.

Las tropas aliadas abandonaron sus cuarteles de invierno. Las tropas de las Provincias Unidas se reunieron entre Maestricht y Lieja, mientras que las tropas inglesas, que esperaban la llegada de nuevos reclutas se reunieron en Berg-op-zoom, Breda y Den Bosch.

La articulación de los generales franceses era la siguiente: el mariscal Villeroy dirigía el ejército de Flandes bajo las órdenes del elector de Baviera, el mariscal Villars dirigía el ejército del Mosela y el mariscal Marsin dirigía el ejército del Rin. La voluntad de Luis XIV es permanecer en estos tres frentes a la defensiva, mientras se conocía las intenciones de los aliados.

El mariscal Villeroy, con el consentimiento del Elector, reunió sus tropas en los diferentes frentes para proteger a los Países Bajos y asentóe los regimientos de la Guardia Francesa y la Guardia Suiza en Bruselas y Mechelen.

Campaña del Mosela (mayo-junio 1.705)

El campamento del duque de Villars se encontraba cerca de Sirques en el Mosela; su izquierda estaba apoyado en una colina llamada Königsberg y se extendía hasta Königsmacheren. Desde este campamento, podía cubrir los lugares de Luxemburgo, Thionville y Saarlouis.

El 5 de mayo, 1.705, el ejército británico, que recibió refuerzos, dejó a sus cuarteles para marchar hacia el río Mosa, acamparon entre Venlo y Roermond y trataba de situarse cerca del ejército de las Provincias Unidas que se encontraba cerca de Maastricht. El 14 de mayo, las tropas del ejército del Duque dejaron Vise, cruzaron el Mosa para llegar a Trier 26 de de mayo. El día 1 de junio por la mañana, cruzaron el río Sarre en Consarbrück. Las tropas danesas de Hesse y de Lüneburg se unieron el 3 de junio. Después de un movimiento difícil, tropas aliadas llegaron a Efft, al lado de la Perle en el Mosela. Las tropas francesas se situaron en Apach, en una posición ventajosa en comparación con los aliados. Además, el refuerzo previsto de las tropas imperiales, Prusia, el Palatinado y de Wûtrtembourg del príncipe de Baden fallaron, a pesar de las peticiones del duque de Marlborough.

El 13 de junio, las tropas de ambos lados estaban a la vista, el duque de Marlborough a la cabeza de 80.000 hombres y mariscal Villars al frente de 55.000 hombres. Pero la voluntad de los alemanes era asediar Saarlouis, mientras que los representantes de los Estados Generales deseaban llevar de vuelta el ejército para proteger los Países Bajos. El duque de Marlborough tuvo que renunciar a su deseo de atacar a los franceses de mariscal Villars. Decepcionado por la poca diligencia de las tropas del príncipe de Baden y las reservas de los representantes de las Provincias Unidas, Marlborough decidió levantar el campamento 16 de de junio y dirigirse a los Países Bajos.

Tras la partida de los aliados, el mariscal de Villars envió al conde de Druy a tomar la ciudad de Trier, abandonada por el comandante del lugar. El mariscal Villars también transfirió, 35 batallones y 50 escuadrones a los Países Bajos como refuerzo.

Conquista de Huy (junio 1.705)

Las tropas aliadas del general Overkerque en los Países Bajos estaban disminuidas. Se reducían a 30 batallones y 12 escuadrones estacionados cerca de Maestricht, para proteger la frontera de las Provincias Unidas.

Mientras que las tropas francesas, españolas y bávaras, estaban compuestas por 119 batallones y 160 escuadrones, mandadas por el elector Maximiliano-Emanuel de Baviera, el mariscal Villeroy y mariscal Arco.

El mariscal Villeroy decidió aprovechar su superioridad numérica en Brabante y el país de Liéja; y tomar a Huy, avanzar a Lieja y demoler la ciudadela para debilitar la posición de los aliados en el Mosa. Se las arregló para convencer al elector bávaro de su estrategia y esperó las órdenes del Rey. El 19 de mayo, movió su ejército de Heylissem hacia Mehaigne hasta Vinalmont .

El 28 de mayo, las tropas del marqués de Gacé invierten la ciudad de Huy, indefensas, y luego comenzaron el asedio de la ciudadela. La guarnición compuesta de 4 batallones de las Provincias Unidas, estaba atrincherada en el castillo y en los cinco fuertes vecinos llamados Picard, el Rouge, el Joseph, el Trogné y el Tard Avisé. Los atacantes abrieron la trinchera el 30 de mayo por la noche delante de los fuertes Joseph y el Rouge, con el apoyo de la artillería. El 3 de junio, el marqués de Gacé atacó simultáneamente los fuertes Picard y Rouge con 500 granaderos, apoyados por un destacamento del regimiento de la Guardia Francesa. Después de unas horas de lucha, se toman los dos fuertes.

El marqués de Gacé continuó el bombardeo de la ciudadela y luego, el 10 de junio, decidió preparar el asalto de la brecha por parte de los granaderos. Pero el gobernador de la ciudadela, el brigadier de Cronston, se dio cuenta de la maniobra y mandó batir la zona. Después de negociaciones para la rendición de Huy, el lugar fue totalmente sometido 11 de junio y 1.317 soldados y 96 oficiales fueron capturados y llevados a Namur.

El 15 de junio, las tropas del elector de Baviera avanzaron hacia la ciudad de Lieja. Los alrededores no estaban defendidos e invirtieron la ciudad el 18 de junio. La guarnición se retiró a la ciudadela, que el elector había planeado atacar el 21 de junio.

Sin embargo, el anuncio del regreso del ejército de Marlborough cambió el equilibrio de poder sobre el Mosa. El elector de Baviera decidió abandonar la ciudad de Lieja el 27 de junio para volver a Tongeren y regresar a sus líneas.

El 1 de julio, el ejército del Duque cruzó el Mosa cerca de Visé, mientras el general Overkerque progresaba hacia Jare. Su ejército estaba formado por 92 batallones y 160 escuadrones. Ante esta nueva amenaza, el mariscal Villeroy se retiró detrás de sus líneas de defensa. Los aliados progresaron en Brabante. Marlborough quería forzar las líneas francesas en el río Gette.

A principios de julio, el Duque envió un destacamento de 10 batallones y 10 escuadrones al mando del general Schultz para recuperar la ciudad y la ciudadela de Huy. Lo que se hizo el 12 de julio, después de una defensa de seis días, y la guarnición francesa de 450 hombres fueron llevados prisioneros a Maestricht.

La línea de defensa francesa

Las tropas francesas del mariscal Villeroy están ahora atrincheradas detrás de una importante línea de defensa norte-sur entre Namur y Amberes. Esta línea comenzaba en Marche-les-Dames en el Mosa, subía por el arroyo del Soile hacia Hemptinne, luego a Wasseiges, donde la línea cruza el Mehaigne. Luego regresaba a las aldeas de Mierdorp y Orp-le-Petit, luego a lo largo del río Petite Gette, a través de Heylissem, Wange a la ciudad de Léau. En la confluencia con el Gran Gette, la línea estaba detrás del río Gette, pasaba por las ciudades de Diest, Aarschot en el rio Demer y Malinas en el río Dyle. La línea defensiva luego subía el Nèthe y luego el Pequeño Nèthe hasta Lier para unirse a las líneas de defensa de Amberes.

El duque de Marlborough quería romper las líneas francesas en Brabante. Se las arregló para disponer de cerca de 100 batallones y 146 escuadrones en total 73.000 efectivos, mientras que el ejército de los aliados consistía en 92 batallones y 160 escuadrones en total 70.000 efectivos.

Batalla de Eliksem o de Elixheim (18 de julio de 1.705)

La sede del mariscal Villeroy se encuentra en Mierdorp, a pocos kilómetros al norte de Mehaigne. Su infantería se dividía en pequeños destacamentos en los 115 km de la línea de defensa, mientras que su caballería estaba un poco atrás, lista para intervenir si era necesario.

En preparación para el ataque, el duque de Marlborough organizó un ataque de diversión al sur de la línea cerca del río Mosa. Con este fin, el general Overkerque movió sus tropas compuesta por dragones el 17 de julio, por la noche, en la llanura de Bourdines, al sur de Mehaigne, que dieron la alarma en las tropas francesas

El mariscal de Villeroy interpretó ese movimiento como la intención de atacar el sur de la línea en las cercanías de Gelbressée, cerca desde Tourinne, envió el refuerzo de 10 batallones y 10 escuadrones del general Schultz procedentes de Huy y 12 escuadrones del barón de Hompesch.

El ejército del Duque avanzó a través de Montenaken, Houtain-l’Eveque, St. Gertrude, Overwinden y Neerwinden, y al final de la noche llegó a las líneas francesas casi indefensas en la zona entre Neerheylissem y Orsmaal.

A partir de las 04,00 horas, del 18 de julio, las tropas de Noyelles que se componían de 20 batallones y 38 escuadrones escogidos, cruzaron las líneas en tres puntos: en Orsmael, Wangé y Eliksem (Heylissem), sorprendieron a los puestos franceses y los hicieron huir, algunos de los cuales huyeron a la fortaleza de Léau, justo al norte del cruce. Al amanecer, el conde de Noyelles y el general Schultz cruzaron con la caballería entre los puestos de Wange y Heylissem. Hacia el norte, el conde de Noyelles atacó el castillo de Wange, cuyo puente de piedra en el Pequeño Gette solo estaba defendido por 40 hombres. Los granaderos del conde Cardogan cruzaron el puente, seguidos por algunos cuerpos separados.

Los escuadrones de dragones franceses estacionados detrás de Orsmaal no reaccionaron y así dejaron pasar a las tropas aliadas. En el flanco sur, el barón de Welderen, al frente de tres batallones, se apoderó del puente de Neerheylissem y el general Schultz tomó el puente de Neerhespen. Los aliados eran dueños de tres puntos de paso en el río Gette, su caballería se estableció en las alturas de Hakendover, así como algunos batallones. El ejército del Duque finalmente cruzó el río y los 50 escuadrones y 20 batallones aliados se desplegaron entre Eliksem (Heylissem) y Tirlemont.

Los franceses reaccionaron muy lentamente. El teniente general vizconde de Alègre no fue informado inmediatamente del cruce, pero ordenó a 33 escuadrones de bávaros, españoles, colonianos y franceses, así como a 11 batallones mandados por el conde de Caraman para preparar un contraataque. La caballería francesa fue la primera que reaccionó, pero fue rechazada por el fuego de mosquete de la infantería aliada. Los franceses llevaron algunas piezas de artillería y comenzaron a abrir fuego. Sin embargo, la caballería del barón de Hompesch contraatacó y logró apoderarse de piezas de artillería francesa.

Maximiliano de Baviera, advirtió sobre el avance de las tropas aliadas que se movían, y acudió con 30 escuadrones para apoyar a las dos brigadas de infantería de Ríos y Gondrin ya comprometidas y envió la orden al conde de Caraman, al marqués de Antin y al príncipe de Birkenfeld, estacionado en Noduwez para unirse a él con sus 21 batallones.

Alrededor de las 07,00 horas, las fuerzas francesas desplegaron en dos líneas de caballería con la infantería de Caramán a unos dos kilómetros por detrás. Marlborough, quien acababa de llegar al lugar, encabezó personalmente una carga de la primera línea de caballería inglesa que hizo que la caballería enemiga volviera grupas.

Entonces llegó la segunda línea de caballería aliada, y se hizo una segunda carga combinada contra la caballería enemiga que huyó del campo de batalla.

La infantería del conde de Caraman, asesorado por el teniente coronel Steckenberg del regimiento de Alsacia, formó una posición defensiva con sus brigadas, pero fueron rodeadas por cerca de 80 escuadrones aliados. Los regimientos de la Guardia Francesa y de la Guardia Suiza, lograron cubrir su retirada hacia el estrecho de Noduwez.

Mientras el duque de Marborough tomaba la ciudad de Tirlemont, que no estaba fortificada, y luego dirigía sus tropas hacia el Gran Gette, el batallón de Montluc, abandonado, se rindió. En total, 1.500 soldados franceses, bávaros y españoles fueron hechos prisioneros de guerra, incluidos dos tenientes generales, el marqués de Alègre y el conde de Horn, tres brigadiers, cinco coroneles y numerosos oficiales.

El ejército aliado continuó su avance para llegar a La Hulpe el 17 de agosto. Las desmoralizadas tropas francesas se reagruparon detrás del Dyle, a lo largo del Yssche, pero Marlborough no pudo continuar la batalla después de la decisión. Los diputados de las Provincias Unidas se negaron a retirar sus tropas. Mientras los franceses atrincherados detrás de Dyle construyen una nueva línea de atrincheramientos.

Intento aliado de cruzar el río Dyle (julio 1.705)

El ejército del duque de Marlborough estableció el campamento entre Rosbeek y Tirlemont, mientras que el conde Overkerque estableció su campamento entre Grune y Heylissem. Pero el 19 de julio, se dirigieron a Lovaina y los dos ejércitos se establecieron frente a Lovaina, Vlierbeek y Coorbeek, justo fuera del alcance de los cánones del lugar. Sin embargo, la ciudad de Lovaina se negó a abrir las puertas. Para evitar el riesgo de envolvimientoo, los franceses abandonaron las posiciones en Diest, Zichem y Aarschot en el Demer.

El reconocimiento del paso del río Dyle por los exploradores de los aliados mostró una defensa más débil entre Louvain y Neeryssche. Por eso, el 29 de julio, el duque de Marlborough envió tres destacamentos durante la noche para cruzarlo. El primer destacamento, compuesto por 5 batallones (9.000 soldados) y 9 escuadrones (2.000 caballería) bajo el mando del general Heukelom, tenía como objetivo cruzar el río Dyle en Neeryssche, el segundo destacamento compuesto por 12 batallones comandados por el príncipe de Wirtemberg debía intentar el paso en Saint-Joris-Wert y el tercer destacamento, con 11 escuadrones ingleses, bajo el mando del conde de Oxenstiern, debe cruzar el río en Corbeek.

En Neeryssche, los soldados aliados del primer destacamento lanzaron puentes y la vanguardia de dos batallones de fusileros y granaderos logrró cruzar el río Dyle e infiltrarse en las dos aldeas. Pero las tropas francesas y bávaras no fueron sorprendidas, los regimientos de los dragones de Bretaña y Pasteur, apoyados por la primera columna de la infantería del rey, logran repeler a los aliados en el otro lado del río. En Saint Joris-Wert, los batallones del príncipe de Wirtemberg ni siquiera pudieeon cruzar el Dyle. Después de este intento fallido, el duque de Marlborough llevó a su ejército entre Meldert y Bossut.

Movimientos aliados en Flandes (agosto 1.705)

En la zona de Amberes, los aliados tenían un cuerpo de 7 batallones y 2 regimientos de dragones, o 12,000 hombres, comandados por el barón de Spar. Mientras que los franco-españoles tenían 27 batallones para defender la frontera en el lado del mar, que se distribuían de la siguiente manera: 12 batallones y 1 escuadrón de dragones, detrás de la línea de Lier en Amberes, bajo las órdenes del conde de Gacé; 7 batallones, en la tierra de Waas, bajo las órdenes del barón de Wrangel; y 8 batallones, detrás del canal de Gante en Brujas, bajo las órdenes del conde de la Mothe.

El 3 de agosto, el barón de Spaar, con un gran destacamento de fusileros y granaderos, dejó su campamento de Remen para ir a Gante, atacó varias fortificaciones en Rabot y Lowendeghem en el canal entre Brujas y Gante. Tomó prisioneros a unos 300 soldados, luego tomó la dirección de Brujas.

Como resultado de los movimientos de las tropas francesas, superiores en número, el barón de Spaar fue obligado a volver a cruzar el canal y retirarse con sus tropas el 7 de agosto a Maldegem .

Flanqueo de Dyle por los aliados (agosto 1.705)

Como resultado del intento fallido de cruzar el río Dyle, el duque de Marlborough planeó rodearlo por su fuente y tomar las posiciones francesas por retaguardia.

El 15 de agosto, el ejército de Overkerque, seguido por el de Marlborough, comenzó a flanquear el Dyle, dejó Meldert para dirigirse Corbais. Pero el elector de Baviera, consciente de las intenciones de los aliados, mandó reforzar Bruselas con los regimientos de Picardía y Bearn, y el fuerte de Monterrey, en la segunda muralla de la ciudad, un tercer destacamento. Mientras que el mariscal de Marsin, que había partido de Alemania para ponerse a las órdenes del mariscal Villeroi, llegó a Lovaina.

El 16 de agosto, el ejército aliado continuaba su marcha a Promelles. El duque de Marlborough instaló la sede de los dos ejércitos en Genappe. Por la noche, ordenó a 20 batallones y 20 escuadrones, bajo el mando del teniente general Bulau, el conde Blou y Murray, que estuvieran listos para marchar. Al temer un ataque de Leuven por el bosque de Sonian y el río Yssche, Maximiliano de Baviera se estableció en Neerijse para estar cerca de la línea de sus enemigos. Posicionó al coronel Pasteur con su regimiento de dragones de Bretaña y el segundo batallón de Bearn en Wareloo, y Antoine de Grimaldi, oficial de las tropas españolas, con 10 batallones y 12 escuadrones en Vivier d’Oye.

En la tarde del 16 de agosto, el duque de Marlborough mandó atacar el puesto de Waterloo defendido por el coronel Pasteur. Después de una defensa feroz, se retira ligeramente para evitar ser rodeado, dejando que los aliados ocupasen sus posiciones.

El 17 de agosto, después de marchar toda la noche, los aliados se situaron frente La Hulpe en el río Yssche. El ejército del elector de Baviera y del mariscal Villeroy está estacionado al otro lado del arroyo. Los aliados hicieron una maniobra de diversión, simulando que se dirigían a Bruselas. Pero Maximiliano de Baviera, no se lo tragó y mantuvo sus posiciones.

Hubo algunas escaramuzas en el bosque de Soignes en Groenendael. El duque de Marlborough quería comprobar la resistencia del ejército franco-bávaro en su centro. Para este propósito, avanzó un destacamento de 600 granaderos escoceses, apoyados por 14 batallones, hacia el regimiento de la Guardia Francesa del duque de Guiche, que logró repeler el ataque con su artillería.

Todo el día, el 18 de agosto, los dos ejércitos fortalecieron sus posiciones y se pusieron en orden de batalla. Pero en vista de la posición de las tropas francesas, algunos generales aliados temían que para derrotar al enemigo tenían que sufrir grandes pérdidas. Por esa razón, el general Schlangemburg solicitó que se presentase la decisión del ataque a los representantes de los Estados Generales, mientras que el conde de Overkerque, comandante del ejército de las Provincias Unidas, apoyaba la maniobra del duque de Marlborough. ¡Y a pesar de este apoyo, los diputados de los Estados Generales toman la decisión de no participar en la lucha !

El duque de Marlborough se vio obligado a retirar su ejército. El 19 de agosto, levantó su campamento y los aliados se retiraron a sus posiciones al otro lado del Dyle, al otro lado de la carretera entre Lovaina y Namur. El duque de Marlborough se aposentó en Corbais, el general de Overkerque en Nil-Saint-Martin y el general Dopft en Nil-Pierreux .

El 2 de septiembre, el duque de Marlborough envió al general Dedem con un destacamento de 15 batallones y 15 escuadrones para atacar la plaza de Léau en el Gette, en la retaguardia. Después de unos días resistencia. El 3 de septiembre, el general Dedem abrió la trinchera e instaló su artillería. Tomando nota de los números de los asediadores, el barón Dumont, gobernador de la plaza de Léau, pidió salir con honores. Ante la negativa de los aliados, se vio obligado a rendirse con su batallón el 5 de septiembre, siendo hecho prisionero de guerra y trasladado a Maastricht.

Paso del río Nethe (septiembre-octubre 1.705)

Mientras los franceses construían nuevas fortificaciones detrás del Dyle, el duque de Marlborough se trasladó a Breda para discutir opciones militares con los representantes de los Estados Generales. Después de dejar algunas guarniciones en las plazas de Diest, Hasselt y Tongres, el Duque desplazó su ejército el 28 de septiembre a Herentaels en el Pequeño Nethe.

En vista de este movimiento, el elector de Baviera desplazó su ejército al norte:

  • En Lovaina, el Conde d’Artagnan con 9 batallones y el regimiento de caballería Condé.
  • A lo largo del Dyle, el ala izquierda de su caballería, la Casa del Rey, la Gendarmería y tres regimientos de dragones.
  • En la nueva línea de defensa entre Werchter y Boischot en el Nethe, 50 escuadrones de caballería y 6 escuadrones de dragones. 
  • En Navarataune, el conde de Gassé con 8 escuadrones.
  • En Hayen, el conde de Guiscadr con 11 batallones y 5 escuadrones de dragones.

Además, reforzó en Santvlied al coronel de Entragues con 500 hombres además del batallón ya estaba en el lugar.

19 de de octubre de elector de Baviera se enteró de que el duque de Marlborough había regresado a Herentaels para moverse al día siguiente con su ejército hacia el norte, destacó 48 escuadrones y 2.000 granaderos para que se dirigieran de noche a la llanura al sur de Herentaels, en Herenthout, Bouwelet Noorderwijk. Después de dejar el campamento, el ejército aliado cruzó el Nethe en 6 puentes en Grobbendonk. Pero cuando la caballería franco-bávara quiso intervenir, el grueso de las tropas ya había cruzado la Nethe y varios batallones del fusileros fueron capaces de cubrir la retaguardia durante su paso del río. El destacamento del elector de Baviera, sin embargo, logró tomar posesión de una gran parte del tren de bagajes del ejército aliado, es decir, caballos, municiones y ropa.

Toma de Zandvliet por los aliados (octubre 1.705)

El 21 de octubre, el ejército del duque de Marlborough acampó en Brecht y al día siguiente en Kalmthout. Después de ser reconocida la pequeña fortaleza de Santvlied en la orilla derecha del río Escalda, al norte de Amberes, el duque de Marlborough destacó al conde de Noyelles para que asediara la plaza el 24 de octubre. Abrió trincheras y comenzó a batir con la artillería a partir del 27 de octubre.

El conde de Maillé, comandante de la fortaleza, venció la carrera el 29 de octubre de 1705 y los asediados se rindieron y fueron hechos prisioneros de guerra. Al día siguiente, los aliados demolieron esta fortaleza, luego se unieron al ejército del duque de Marlborough en sus cuarteles de invierno cerca de Breda.

Toma de Diest por los franceses (octubre 1.705)

La ciudad de Diest, en el Demer, era un lugar importante en el sistema de defensa de los aliados. Por eso el elector de Baviera decidió asediarlo y tomarlo antes del invierno. Para ello, envió al conde de Artagnan y al señor de Grimaldi con 18 batallones y 42 escuadrones.

El 25 de octubre de 1705, los franceses invierten el lugar y abren la trinchera por la noche. Al día siguiente, asentaron las baterías de cañones y morteros que comenzaron a bombardear la ciudad. El conde de Artagnan confió el ataque a la puerta de Montaigu al señor de Siminae, al frente de 11 compañías de granaderos. En ausencia de una brecha, escalaron las murallas y lograron poner pie en las mismas. Una vez que tomada la puerta, el comandante de la plaza rindió la guarnición, compuesta por 4 batallones y 4 escuadrones. Los 175 oficiales y 1.552 soldados fueron llevados a Bruselas.

Campaña en Italia en 1.705

Batalla de Casano (15 de agosto de 1.705)

Antecedentes

En el verano de 1.705, la Guerra de Sucesión Española se había librado en Italia durante cinco años. El duque Amedeo de Saboya, se había pasado de la alianza con los franceses a los imperiales, como respuesta Luis XIV envió refuerzos a Luis José de Borbón, duque de Vendôme, comandante en jefe de las fuerzas francesas en Italia, para que ocupase el ducado de Saboya, y dar un escarmiento al duque Amadeo. Los franceses ocuparon casi todo el territorio y el Duque quedó aislado en el Piamonte, con pocas tropas, encerrado en las pocas fortalezas que aún poseía. Un ejército de emergencia era su única esperanza. El duque de Saboya envió emisarios al Emperador para que acudiera en su ayuda

El príncipe Eugenio, consiguió organizar con gran dificultad un ejército, a pesar de las dificultades económicas en las que se encontraba la corte de Viena, y tenía ante él un obstáculo de considerable dificultad: descender de los Alpes y prácticamente cruzar todo el valle del Po de este a oeste, pasando por territorios, como los milaneses, controlados y gobernados por el enemigo. La primavera la pasó reorganizando y entrenando el ejército e integrando los contingentes prusianos y palatinaos, contingentes financiados por las potencias marítimas de Inglaterra y los Países Bajos.

El ejército marchó solo a fines de junio y comenzó un peligroso juego del gato y el ratón con el ejército franco-español, liderado por los dos hermanos Vendôme, en un intento por evitar una batalla que seguramente hubiera sido sangrienta antes de llegar a Piamonte. El 28 de junio cruzó el río Oglio y sobre el 10 de julio llegó a las fronteras del ducado de Milán, engañando al enemigo gracias a las marchas y contramarchas. Ahora el obstáculo era el curso del río Adda.

El comandante francés en Italia, Vendôme , colocó a su hermano Philippe de Vendôme en Cassano de Adda con 20.000 hombres mientras él mismo dirigía una reserva móvil.

Cuando el ejército imperial llegó a Iveza en Brianza, construyeron un puente de pontones a cubierto de fuego de artillería y Vendôme se preparó para defender el cruce. Esto era una finta; después de realizar un intento de cruzar, el príncipe Eugenio quemó el puente y se dirigió hacia Mantua. Luego se dobló hacia atrás con la esperanza de atrapar al destacamento francés en Cassano por sorpresa y llegó a Romanengo el 14 de agosto, a unos 40 kilómetros de distancia.

Un primer reconocimiento de Concesa resultó negativo. Se hizo un intento más concreto aguas arriba del río, en la localidad de Paradiso, pero esta vez los franceses se prepararon, la escasez de equipos y pontones hizo el resto. En este momento, el príncipe Eugenio, dejó una fuerza de cobertura en el curso alto de Adda, y marchó rápidamente con la mayor parte del ejército hacia Lodi con la esperanza de dejar atrás al menos parte del ejército contrario. Llegó a Treviglio a mediados de agosto y, por algunos prisioneros franceses, supo que en Cassano de Adda había solo 20 batallones de infantería y 30 escuadrones de dragones y caballería, acampados de una manera no totalmente segura, en la orilla oriental del Adda, había un puente detrás de un canal llamado Retorto.

Por su parte, los franceses pensaron que el enemigo tenía la intención de descender del río y, para evitar esta eventualidad, se ordenó al ejército francés, ubicado cerca de la ciudad lombarda, que se dirigiera hacia Rivalta, más abajo del curso del río Adda. Por lo tanto, fue una sorpresa cuando se dieron cuenta de que el Príncipe estaba desplegando sus tropas para luchar frente a Cassano.

Vendôme cuando se dio cuenta de lo que estaba pasando, se puso al frente de 1.500 jinetes y se dirigió a unirse a su hermano.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--plano-de-la-batalla.png 1149w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--plano-de-la-batalla-300x198.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--plano-de-la-batalla-768x506.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--plano-de-la-batalla-1024x675.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--plano-de-la-batalla-100x66.png 100w
Batalla de Casano 15 de agosto de 1.705. Plano de la batalla
Despliegue de fuerzas

Ejército francés defendió un puente de barcos construidos justo frente a las murallas de la ciudad protegidas en la costa este por una fortificación construida en los meses anteriores. Las tropas, que una vez interrumpieron la marcha hacia Rivalta, se alinearon detrás de uno de los canales que parten del Adda para regar la llanura. La línea francesa formaba un arco irregular que descansaba ambas alas sobre el río.
Vendôme disponía de unos 15.000 hombres: 12.000 soldados de infantería en 20 batallones, 3.000 jinetes y dragones en 60 escuadrones, 18 cañones de campaña. Desplegó en centro, dos alas y reserva:

  • Ala izquierda: mandada por Praslin, en primera línea los regimientos de dragones de Lautrec, Vérac, y Heron; y los regimientos de granaderos de Anjou, y La Fére; y los regimientos de infantería de Auvergne, La Marine, y Dillon (irlandés).
  • Centro: mandado por Ravend con los regimientos de infantería de Grancey, Fitzgerlad, Galmoy) en primera línea y los regimientos de Bourt, Limousin, y Sarre en segunda línea.  
  • Ala derecha: mandada por Medavy. En primera línea: los regimientos de Mirabeau, Perche, Ponthieu, Vendôme. En segunda línea: los regimientos de Algigeois, Angoumois, Gatinais, Médoc, y Querci).
  • Reserva mandada por Albergotti con 4 regimientos de caballería francesa.

El príncipe Eugenio apoyó a las tropas de tal manera que concentrara el mayor esfuerzo en dos puntos. La primera y principal dirección de ataque estaba en su ala derecha, en un intento de conquistar el puente de piedra que cruzaba el Retorto; la segunda en su ala izquierda con la intención de converger en los puentes de barcos, encerrando el ejército enemigo. Contaba con 17.700 hombres: 9.000 soldados de infantería y 8.400 jinetes y dragones. Desplegó en dos alas, centro y reserva:

  • Ala izquierda, mandada por Anhalt-Dessau. En primera línea 3 regimientos de infantería y 2 de dragones. En segunda línea la brigada Zumjumgen con 3 regimientos.
  • Centro, mandado por von Bibra. Primera línea la brigada de Reventlau con 3 regimientos, y brigada de Harsch con 2 regimientos. En segunda línea la brigada de Wuerttemberg con 3 regimientos. 
  • Ala derecha mandada por Leiningen. En primera línea 2 regimientos y en segunda línea 2 regimientos.
  • Reserva la caballería mandada por el príncipe de Lorena, en primera línea las brigadas de de Visconti (2 regimientos de coraceros) y Falkenstein (2 regimientos de dragones). En segunda línea las brigadas Roccavione (2 regimientos de coraceros) y de Pannewitz (2 regimientos de dragones).
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--despliegue-de-fuerzas.png 1111w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--despliegue-de-fuerzas-300x145.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--despliegue-de-fuerzas-768x371.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--despliegue-de-fuerzas-1024x494.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--despliegue-de-fuerzas-100x48.png 100w
Batalla de Casano 15 de agosto de 1.705. Despliegue de fuerzas

El príncipe de Leiningen tenía como misión que cerrar las compuertas del Retorto en la esclusa Fara del Adda. Tenía órdenes de moverse desde Paradiso sobre Trezzo y llegar a Fara para cerrar por la noche con las esclusas del Retorto, con el fin de drenar todas las acequias de riego que fluyen frente a Cassano y facilitar el avance de las tropas imperiales.

Las compuertas se encontraban en el sótano de las instalaciones de Fara. En la noche el príncipe se emborrachó, y por la mañana se quedó dormido. Fue despertado por los disparos de cañón en la madrugada, y el agua de los canales continuaba fluyendo regularmente manteniendo los canales llenos. Cuando los prusianos del príncipe de Anhalt, que venían de los Quemados, creían que estaban atravesando los canales secos, se los encontraron llenos. El agua mojó los contenedores de pólvora de los soldados que cruzaron el Retorto con agua hasta el cuello.

La batalla

El ataque comenzó alrededor de las 13,00 horas. Leiningen lanzó el ala derecha imperial contra el enemigo, que se encuentra más allá del Retorto, un canal con cierta dificultad (se había hecho un intento de bloquear las esclusas del Retorto pero fue impedido por los franceses que destruyeron las mamparas). El primer y segundo ataque fueron rechazados por los dragones y la infantería francesa, con graves pérdidas en ambos bandos debido al nutrido fuego. En el segundo de estos asaltos, el propio general Leiningen fue herido de muerte.

El príncipe Eugenio se situó directamente a la cabeza de las tropas del ala derecha, quienes, galvanizados por su presencia, se lanzaron al agua, superando impetuosamente la orilla opuesta, repeliendo al enemigo y conquistando el puente. Las tropas francesas se retiraron al refugio de una trinchera improvisada construida en la mañana con los carruajes del ejército, reorganizándose para enfrentar al enemigo palmo a palmo. La batalla fue reavivada, sangrienta, y la infantería austriaca, a pesar de las grandes pérdidas, superó incluso este segundo obstáculo que obligó a los franceses a reparar en el último bastión reducido antes del puente.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--vista-de-la-batalla.png 1147w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--vista-de-la-batalla-300x181.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--vista-de-la-batalla-768x463.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--vista-de-la-batalla-1024x618.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--vista-de-la-batalla-100x60.png 100w
Batalla de Casano 15 de agosto de 1.705. Vista de la batalla. Autor Jan van Huchtenburg

En este punto, para ganar la batalla, Eugenio necesitaba que el ala izquierda completase el cerco, pero en ese sector las cosas no progresaban tan rápido. El general Anhalt-Dessau tenía una congestión mucho más dura: sus tropas se enfrentaban a la mayor parte del ejército francés. Los 4.000 prusianos de Anhalt superaron un primer obstáculo, el canal Pandina, pero en el cruce con el agua al cuello, se les mojó la pólvora y tuvieron que cargar contra los franceses a la bayoneta, que se retiraron detrás del Pandina. El príncipe de Leininggen perdió su vida allí, su cuerpo está enterrado en la iglesia de San Nicolas.

Los franceses se retiraron detrás del Cremasca, un segundo canal que, como el Pandinna, partían del Retorto. La resistencia francesa era insuperable: a pesar de los repetidos intentos, la línea de defensa no cedió un palmo. El ala derecha, agotada y bajo el fuego de los defensores desde las posiciones y una batería asentada en las murallas de Cassano más allá del Adda.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705.png 1115w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705-300x181.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705-768x464.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705-1024x618.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705-100x60.png 100w
Batalla de Casano 15 de agosto de 1.705. Autor Jean Baptiste Martin Schlacht

Hacia la puesta del sol, el príncipe Eugenio, herido dos veces, la primera fue alcanzado por una bola de mosquete en su pierna, pero continuó luchando hasta que fue nuevamente herido en la rodilla. Dejó el mando al general von Bibra, pero entonces el ímpetu imperial se había agotado y ordenó el regreso a Treviglio, dejando el campamento al ejército de Vendôme. La batalla había durado desde la 1 a las 5 de la tarde.

Las tropas imperiales no fueron perseguidas y se retiraron a Treviglio. Eugenio de Saboya mandó por la noche que los heridos fueran trasladados a Palazzuolo, donde se contaron 4.347 heridos. En el campo de batalla quedaron 6.584 muertos y 1.942 fueron hechos prisioneros. Entre los heridos estaban el príncipe José de Lorena y el príncipe de Wurtemberg, falleciendo ambos poco después.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--vista-del-campo-de-batalla.png 1353w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--vista-del-campo-de-batalla-300x165.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--vista-del-campo-de-batalla-768x422.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--vista-del-campo-de-batalla-1024x562.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-casano-15-de-agosto-de-1705--vista-del-campo-de-batalla-100x55.png 100w
Batalla de Casano 15 de agosto de 1.705. Vista del campo de batalla. Autor Jan van Huchtenburg

El ejército francés había impedido el paso del río a los imperiales y no hubo más intentos durante el año. Por otra parte, el príncipe Eugenio había retenido al ejército de Italia en Lombardía, distrayéndole del Piamonte, ganando así un tiempo precioso para duque Amedeo, quien estaba cada vez más preocupado por su capital, Turín, que solo habría sido invertida y asediada el año siguiente.

El 9 de octubre de 1.705, el príncipe Eugenio levantó el campamento en Treviglio, tomó el camino a Crema, pasó a Montichiari; luego el Oglio a Palazzolo, Urago y Pontoglio y finalmente acamparon en Castiglione.

Al regimiento de los granaderos de la Guardia del ejército de prusiano, cuyo valor brilló en la batalla, se le permitió usar una borla de cuero que colgaba de la daga y la bayoneta en un premio de gran valor.

La resistencia francesa en Cassano desbarató todos los dispositivos que había tomado Eugenio de Saboya para ocupar el Piamonte y acudir en socorro del duque de Saboya, obligando a que los Imperiales establecieran allí sus cuarteles de invierno, lo cual ofreció al duque de Berwick la oportunidad de terminar dicha campaña con la toma del castillo de Niza, privando así al duque de Saboya de toda posibilidad de recibir refuerzos.

Asedio de Niza 1.705

Conquista de la ciudad

La mañana del 4 de marzo de 1.705, las tropas francesas cruzaron el Var distribuyendo en la campaña de Niza, ocuparon la colina de Cimiez, alrededor de Villefranche y para evitar el paso de las tropas de Saboya, a los valles de Paillon y Sospel. El día 6, a pesar de unos 30 disparos, se tomó el pueblo de Villefranche. La ciudadela resistió mientras dos fragatas inglesas cañoneaban a los franceses.

El ejercito francés estaba dirigida por el duque de la Feuillade. Constaba de 6 regimientos de infantería, 2 batallones de artillería, una brigada de caballería, cinco grupos de seis ingenieros militares, compañías de mineros, milicias provenzales, y mano de obra local que cada localidad debería proporcionar. E 1 de abril, llegaron otros dos batallones de refuerzo.

La plaza de Niza estaba mandada por el marqués de Caraglio, gobernador del condado. El 15 de marzo comenzaron las trincheras de aproximación, posteriormente se establecieron las paralelas y 200 soldados ocuparon el convento de Saint-Jean-Baptiste, en la entrada norte de Pont-Vieux. Dirigió los asedios de Niza, de Villefranche, de Saint-Hospice y de Montalban. Del 2 al 7 de abril, sucesivamente estas tres fortalezas se rindieron. El 10 de abril El marqués de Caraglio ordenó a sus tropas que se retirasen al castillo de Niza y autoriza a los cónsules a negociar la entrega de la ciudad. Los cónsules se comprometieron a capitular en las mismas condiciones que en 1.691 y a pagar 10.000 libras. La firma tuvo lugar en Mónaco, el 13 de abril, en presencia del duque de Feuillade que recibió la orden de unirse al duque de Vendôme en Piamonte con importantes tropas. Los que se quedaron en Niza fueron situados al mando del marqués de Bénac. Se firma una tregua de seis meses el 19 de abril.

Además de su guarnición de 1.100 hombres, el castillo recibió 250 soldados de las guarniciones de Villefranche, Saint-Hospice y Montalban. El duque de la Feuillade partió hacia Piamonte dejando 9 batallones en Niza y en los alrededores de la ciudad. Ésta conservó sus privilegios y franquicias, y los derechos percibidos por Luis XIV fueron los mismos que los del duque de Saboya. La población debía albergar a las tropas francesas. El marqués de Caraglio aprovechó la tregua para reparar las brechas, fortalecer la defensa y reponer el castillo.

El 18 de agosto, la guarnición francesa evacuó la ciudad y se retiró a Riquier, Cimiez, Montalban y Villefranche, excepto una compañía de mineros responsables de inutilizar los bastiones de la ciudad. Sus tropas se mantuvieron bajo control en el Piamonte, Luis XIV decidió reanudar el sitio de Niza para atraer a parte de las fuerzas de la Casa de Saboya. Pero el duque de Feuillade intervino para que las tropas de Niza fueran enviadas a Turín porque pensaba que era mejor tomar la capital.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/vista-de-niza-en-1705.png 2883w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/vista-de-niza-en-1705-300x110.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/vista-de-niza-en-1705-768x282.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/vista-de-niza-en-1705-1024x376.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/vista-de-niza-en-1705-100x37.png 100w
Vista de Niza en 1.705
Conquista del castillo de Niza

Luis XIV asintió, y el 19 de octubre se prorrogó por seis meses el alto el fuego en Niza. Pero, una vez más, se invirtió: el 12 de octubre, Luis XIV escribió al duque de Berwick, gobernador de Languedoc, para encomendarle la tarea de tomar el castillo de Niza.

Los días 26 y 27 de octubre, 12 galeras y tartanas cargadas de tropas y municiones abandonaron Toulon, descargaron tropas y carga en Villefranche. El 31 de octubre, Berwick acampó frente a Niza. El 4 de noviembre tenía 500 hombres ocupados en el convento de Saint-Jean-Baptiste. El ejército francés tenía 5.500 hombres, más milicias y 1.000 trabajadores, habitantes del condado de Niza. Las baterías se asentaron en Montalban (1), desde Lazaret a Riquier (5), cerca del Paillon aguas arriba de la ciudad (2), en las alturas de Saint-Charles (3). Varias baterías se asentaron en el Faubourg Saint-Jean Baptiste. La guarnición del castillo incluía 1.400 hombres más compañías libres, milicias, y trabajadores. Los almacenes estaban bien surtidos. El 14 de noviembre comenzó el ataque. La ciudad capituló de inmediato. Las tropas se instalaron en los conventos. Todas las casas entre la parte alta de la ciudad y el glacis de la ciudadela estaban en ruinas. Se construyeron reductos en La Trinité y cerca de Aspremont para evitar cualquier ayuda del duque de Saboya. Se produjeron intercambios de disparos que causaron pocas bajas, pero la inevitable devastación de la guerra golpeó cruelmente a la población atrapada entre dos incendios. Berwick decidió asaltar por el lado de Limpia, que se consideraba inexpugnable. Gracias a un plan de apoyo, Luis XIV siguió de cerca el asedio. Los morteros del fuerte Montalban, demasiado lejos del castillo, se acercaron a orillas del Paillon.

Las trincheras de aproximación, cruzaron la línea desde Paillon hasta Lazaret. Los mineros empezaron a socavar el glacis. El 8 de diciembre, una bala de Niza mató a dos ingenieros que acompañan al duque de Berwick, durante una inspección.

Del 9 al 22 de diciembre los atacantes acentuaron su presión, arruinando las obras de la ciudadela, el bastión nuevo y la cortina de la torre. Los cañones de San Carlos se acercaron a la orilla del mar el 26 de diciembre. Caraglio retiró la parte del castillo donde se encuentra la mazmorra, los 60 cañones grandes y 24 morteros.

El 4 de enero de 1706, el marqués de Caraglio aceptó capitular y el acta se firmó esa misma tarde.

En la fortaleza había 11 oficiales y 118 soldados heridos o enfermos que debían permanecer en Niza. Los otros 120 oficiales y 704 soldados partirían hacia Saorge. Poporcionaron 124 caballos para los oficiales y 161 mulas para el equipaje.

Las bajas fueron 700 a 800 muertos y heridos franceses. Luis XIV le otorgó a Berwick 6.000 libras de pensión y lo nombra mariscal de Francia.

Luis XIV ordenó la demolición de las defensas de la ciudad y el castillo.

Campaña en la península Ibérica 1.705

Conquista anglo-portuguesa de Alburquerque 1.705

En abril de 1.705 un ejército anglo-portugués de 24.000 hombres con cañones y morteros, mandado por mandado por el conde Henri Massue de Ruvigny de Galway, auxiliados por el conde de las Galveas y el corregidor, coronel Silva Pantoja; invadió España por la Codosera, que es ocupada enseguida, plantándose frente a Valencia de Alcántara que fue tomada tras varios días de fuerte resistencia y sometida a saqueo. En torno al 13 de mayo el invasor se presentó frente a Alburquerque, al mando de cuya defensa estaba Domingo Losada apodado el “ Cara de Perro”. La ciudad fue abandonada ante la imposibilidad de su defensa, refugiándose en el castillo. Fueron rechazadas las primeras intimaciones de rendición, la débil muralla medieval fue pronto bombardeada y el ejército sitiador inició los trabajos para cavar dos minas bajo los muros del castillo. Tras 9 días de asedio el castillo y ante la falta de agua por no haber llenado los aljibes, se entregó con honores, el coronel Losada consiguió salir a toda la guarnición con su armamento, un pequeño cañón, y las banderas desplegadas. Las disputas internas y las sospechas de traición recayeron sobre él, que fue encarcelado en Badajoz, destituido del mando de su regimiento y condenado a presidio, al poco tiempo logró fugarse y se pasó a Portugal donde no hay constancia de que tomara armas contra España. La ciudad estaría ocupada durante 11 años.

Asedio anglo-portugués de Badajoz 1.705

Después de Tomar Albuquerque, se dirigieron a Jerez de los caballeros, que también fue tomada y finalmente se dirigieron a Badajoz, que sería asediado a primeros de junio de 1.705. La ciudad tenía una guarnición de unos 1.000 efectivos mandados por Antonio Luis de Sousa. Los sitiadores se vieron obligados a retirarse cuando el mariscal René de Froulay de Tessé envió refuerzos de caballería, y se retirarse a Caya.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-aliado-de-badajoz-en-1705--plano-de-la-ciudad.png 990w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-aliado-de-badajoz-en-1705--plano-de-la-ciudad-300x194.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-aliado-de-badajoz-en-1705--plano-de-la-ciudad-768x496.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-aliado-de-badajoz-en-1705--plano-de-la-ciudad-100x65.png 100w
Asedio aliado de Badajoz en 1.705. Plano de la ciudad

Un ejército portugués regresó el día 1 de octubre, al mando del marqués de las Minas, seguido de Galway y Nicolas Fagel, en total había 30.000 efectivos (25.000 de infantería y 5.000 de caballería), habiendo entre ellos ingleses, irlandeses y holandeses. El tren de bagajes se acercaba a 3.000 carretas y carros y más de 1.000 mulas de carga, escaso teniendo en cuenta la complejidad del material que había de emplearse en un sitio y la circunvalación tan extensa de la plaza de Badajoz para poder cercarla. El tren de artillería lo formaban 60 cañones de bronce, y 15 morteros diversos.

El asedio no se realizó en toda regla al no cerrar totalmente la ciudad, que recibía suministros y refuerzos por la margen derecha.

Las dos baterías, asentadas en Picuriña y Osario, comenzaron a batir la muralla el día 5 de octubre y sus trincheras estaban a tiro de fusil.

El día 11 se abrió el fuego con 30 cañones y 12 morteros. El fuego de contrabatería de la plaza, que era bastante efectivo, logró retrasar los trabajos e incluso incendiar la batería del Osario, donde el general aliado Gallway perdería una mano, debiendo el general Fagel hacerse cargo de las operaciones.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-aliado-de-badajoz-en-1705--asentamientos-de-artilleria.png 1342w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-aliado-de-badajoz-en-1705--asentamientos-de-artilleria-300x202.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-aliado-de-badajoz-en-1705--asentamientos-de-artilleria-768x516.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-aliado-de-badajoz-en-1705--asentamientos-de-artilleria-1024x688.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-aliado-de-badajoz-en-1705--asentamientos-de-artilleria-100x67.png 100w
Asedio aliado de Badajoz en 1.705. Asentamientos de artillería

Siguieron batiendo las murallas de la ciudad, abriendo un brecha en el baluarte de San Pedro, alcanzando los 50 metros y era practicable para un asalto. Afortunadamente, la indecisión del jefe aliado, Fagel, y la cercanía del ejército hispano-francés no lo permitieron.

El ejército borbónico de socorro se reunió, que se había reunido entre Talavera y Lobón, bajo el mando del Mariscal de Tessé, quién había ordenado la movilización de todos los hombres de la provincia de Extremadura de 18 a 60 años, llegando refuerzos incluso desde Ciudad Rodrigo, consiguió reunir 13.000 infantes y 7.000 caballos, número corto para enfrentarse a 30.000 soldados que rodeaban Badajoz.

Alburquerque y Valencia de Alcántara estaban en poder de los aliados y Badajoz era la única fortaleza que sostenía la frontera de Extremadura. Su caída significaba quedar abierto el camino a Madrid, además de todos los pertrechos que pudiera proporcionarle la ciudad. El propio Rey ordenó liberar Badajoz. Recibida tan tajante respuesta, el ejército se dirigió hacia Malpartida, donde pasó el río por el vado de Hoces y por los bosques de Sagrajas marchó hacia el puente de Gévora.

En el puente entabló combate con avanzadas portuguesas y, desde allí, se dirigió a la Fuente de Cuadrejones situada en la zona próxima al fuerte de San Cristóbal y cerca del río. Desde el fuerte, apoyó con la artillería la defensa de la plaza.

Indecisos en el asalto, el día 15 de octubre estuvo dedicado íntegramente al bombardeo y el día siguiente fue tormentoso y lluvioso, lo cual se aprovechó para empezar a levantar el cerco, dirigiéndose por el cerro del Bote al vado del Moro, desde donde se retiraron a Elvas. El día 17 fue el último de operaciones contra la ciudad que, a pesar del refuerzo recibido, no pudo desgastar a los aliados, que se retiraron tranquilamente, haciendo noche el 18 en la aldea de Telena y pasando el río, en sus inmediaciones, el 19.

Las marchas y contramarchas de los aliados en los días 13 y 14 de octubre permitieron a los hispano-franceses ocupar la línea del Gévora, que les sirvió de defensa y posteriormente atravesarlo para enlazar con San Cristóbal en Badajoz.

Campañas navales en 1.705

Batalla de Punta Cabrita o de Málaga (21 de marzo de 1.705)

En enero de 1705, Felipe V decidió reconquistar Gibraltar y nombró comandante de la armada al mariscal de Tessé. Este se da cuenta de que es imposible recuperar la plaza mientras los aliados tuvieran acceso a ella por mar, por lo que ordenó al almirante de Pointis hostigar la plaza con una flota de 18 navíos de línea.

El mismo día de su llegada, 11 de marzo, el príncipe de Hesse, Jorge de Darmstadt, que mandaba Gibraltar, pidió asistencia a John Leake, quien partió desde Lisboa el 17 de marzo con una escuadra de:

  • 24 navíos ingleses: Hampton-Court (70), Revenge, (70), Expedition (70), Warspite (70), Yarmouth (70), Swiftsure (70), Bedford (70), Thomas Hardy (), Nothingham (60), Pembroke (60), Colchester (60), Monck (60), Canterbury (60), Assurance (70), Antelope (54), Centurion (50), Leopard (54), Newcastle (50), Greenwich (54), Swalow (50), Panther (50), Garland (44), Tyger (40), Lark (42). 
  • 4 navíos holandeses: Prinses Amelia (64), Vlissingen (60), Overijssel (58), Schiedam (54). 
  • 8 navíos portugueses: Nossa Senhora da Esperanca (70), Sao Joao de Deus (60), Nossa Senhora das Ondas (64), Nossa Senhora dos Prazeres (60), Assuncao (66), Nosse Senhora dos Remedios (60), Nossa Senhora do Cabo (60), Nossa Senhora das Necessidades (50).

Al enterarse de la pronta llegada del inglés, el barón de Pointis levó anclas. Hasta entonces no pudo darse comienzo al asalto por las malas condiciones climatólogicas. Cuando se encontraban a 3 km de punta Carnero se escucharon desde la escuadra aliada los disparos que hacían las baterías de Punta Europa contra la escuadra francesa.

Al vicealmirante Leake ordenó dar caza al enemigo que se internaba en el Mediterráneo. Antes del amanecer del 21 de marzo se realizó el contacto de las dos escuadras en la costa malagueña, en Punta Cabrita. Se habían adelantado los navíos de la escuadrilla del vicealmirante Thomas Dilkes compuesta por cuatro navíos ingleses el Revenge (70), Newcastle (50), Expedition (70) y Antelope (54) y uno holandés, que son los que se enfrentaron en primera instancia a los buques franceses.

Después de cinco horas son capturados los navíos Marquis (56), Arrogant (56) y Ardent (64), los dos últimos con poca resistencia, y quemados por los propios franceses los navío el Lys (88) y el Magnanime (74), insignia de Pointis. El resto de buques franceses pudo huir y finalmente llegar a Tolón, mientras la escuadra aliada entraba en Gibraltar con los trofeos y más tropas. El mariscal Tessé abandonó el sitio de Gibraltar.

Bombardeo de Alicante 1.705

El 20 de junio de 1.705, se firmaba el pacto de Génova. Se trataba de una alianza política y militar entre Inglaterra y un grupo de propietarios y nobles catalanes austracistas (denominados vigatans) en representación del principado de Cataluña. Según los términos del acuerdo, Inglaterra desembarcaría tropas militares en Cataluña, que unidas a las fuerzas catalanas lucharían en favor del pretendiente al trono español Carlos de Austria contra los ejércitos de Felipe V, comprometiéndose asimismo a mantener las leyes e instituciones propias catalanas.

Tras la firma del pacto, en el verano de 1.705, el archiduque Carlos embarcó en Lisboa en dirección al Mediterráneo con una flota de 180 barcos con 9.000 soldados ingleses, holandeses y austriacos y 800 jinetes bajo el mando del conde de Peterborough, el holandés Shrattenbach y Jordi de Darmstadt.

La flota aliada mandada por el conde Peterborough, que se dirigió a asediar Barcelona con el archiduque Carlos, cuando pasaban por Alicante, ordenó que la ciudad que se posicione a favor de Carlos, pero las autoridades locales se negaron, y la flota bombardeó la ciudad de Alicante el 3 de agosto de 1.705.

Tras en bombardeo, se dirigieron a Altea donde el archiduque fue proclamado Rey y la revuelta valenciana de los maulets se extendió liderada por Juan Bautista Basset y la flota continuó su camino hacia Barcelona, dejando una pequeña parte de la flota a la Marina apoyando a los sublevados y tomando Dénia.

Dénia la primera plaza de la corona de Aragón a proclamar rey a Carlos III, que prometió suspender tributos y gravámenes, unido a la coactiva presencia de la escuadra aliada.

Conquista de Barcelona 1.705

Los vigatans cumplieron su parte del pacto y desde la Plana de Vic, que ya controlaban desde la primavera, fueron extendiendo la rebelión en favor del Archiduque por las comarcas vecinas del interior del Principado. Lo mismo hizo la familia Nebot de Riudoms desde el Campo de Tarragona, así como Antoni Desvalls, marqués de Poal, desde las comarcas de Lérida, y Joan Esteve y el doctor Francesc Carreu, desde Seo de Urgel. Los sublevados iban vestidos con distintivos imperiales y a principios de octubre de 1.705 se habían adueñado prácticamente de todo el Principado, excepto de Barcelona donde seguía dominando la situación el virrey felipista Francisco Antonio Fernández de Velasco y Tovar

La flota llegó a Barcelona el 22 de agosto cuando estaba en pleno apogeo la revuelta austracista. Fondearon frente a Barcelona, desembarcando en la desembocadura del Besós. A pesar del pacto de Génova, no se produce el alzamiento favorable y la situación se prolongaría durante casi un mes.

Pocos días después desembarcaban unos 17.000 soldados aliados y comenzó el sitio de Barcelona, al que se sumaron los vigatans, que por otro lado tomaron represalias contra felipistas que vivían fuera de la ciudad y contra casas de jesuitas, que apoyaban a Felipe V.

Las noticias del avistamiento de la flota habían llegado a Barcelona el día 13 de agosto, cuando el consejo municipal, el Consejo de los Ciento, recibió información de Tortosa de que una considerable flota enemiga, 150 velas, se dirigía allí. El Consejo ofrece su asistencia al virrey en todo lo necesario. El día 16 acuerdan el acopio de víveres y avituallamiento para el asedio, demostrando su compromiso con la Corona al día siguiente, aunque con alguna salvedad.

El 18 convoca una comisión delegada para todo lo relativo a la defensa, la Novena de Guerra, y se consignan 3.000 libras catalanas para gastos.

El día 20 ofrecen la formación de la Coronela, la milicia ciudadana, y Velasco contestó que contaba con tropas suficientes para cubrir murallas y fortificaciones, reservando tal posibilidad para caso de mayor urgencia. El día siguiente el síndico de la ciudad visita al virrey, insistiendo en la formación de la milicia “para prevenir los disturbios y atajar los incendios que pudieran provocar los bombardeos de la escuadra enemiga”, a lo que Velasco se vuelve a negar. También se escribió a Felipe V para que enviara refuerzos.

Las tropas borbónicas sobrepasaban los 6.000 infantes y los 1.000 jinetes. La fortaleza de Montjuic estaba guarnecida por tropas veteranas de napolitanos y se encontraban artilladas moderadamente las diversas posiciones en las murallas y en la fortificación.

Celebraron consejos de guerra en el Britannia los días 27 de agosto y 2, 5 y 8 de septiembre. Su análisis es que carecían de fuerza suficiente para un asalto, y eran escépticos respecto de un alzamiento catalán antes de la caída de Barcelona. Llegaron noticias informando de que Berwick había recibido orden de dirigirse a Barcelona con tres regimientos de dragones y seis batallones de infantería desde la Provenza.

El tiempo apremiaba y se decidió realizar un ataque por sorpresa, con un número limitado de tropas, a la fortaleza de Montjuic, para intentar su captura y, con ésta, un elemento que consiguiera decantar la situación.

El ataque se produciría en la madrugada del 14 de septiembre, con un contingente reducido de tropas, unos 1.800 infantes y 300 jinetes. Previamente Peterborough había ordenado simular el reembarco de la artillería y el levantamiento del campamento.

Batalla de Montjuic 1.705

El príncipe Jorge de Darmstadt, que había sido virrey de Cataluña en tiempos de Carlos II dirigió el ataque para tomar la fortaleza de Barcelona la noche del 13 al 14 de septiembre con la aproximación sigilosa de tres columnas: la primera compuesta por 400 granaderos ingleses e irlandeses; la segunda por 400 mosqueteros ingleses, 100 holandeses y 100 catalanes; y la tercera con 300 dragones y 1.000 soldados ingleses. Otros 1.000 catalanes con Antonio de Peguera bajo las órdenes de James Stanhope cerrarban el paso a la guarnición de Barcelona en caso de querer reforzar la fortaleza.

La columna avanzó por Sarriá y Gracia hasta situarse en Sans, desde donde comenzó el ataque, el Príncipe iba en la vanguardia, cubierta su retaguardia por el conde inglés. Comienza a escalar por el foso y murallas. Este primer ataque consiguió ganar y controlar la obra exterior, donde se capturaron varias piezas de artillería.

Los españoles quedaban el castillo principal, con su guarnición napolitana contraatacaron rechazando el primer ataque. De la ciudad salieron 400 granaderos a caballo en defensa de la guarnición y Jorge de Darmstadt murió en el combate con estas tropas, mientras que 300 aliados fueron capturados. Sin embargo, los aliados se reagruparon y fueron dirigidos por el propio conde de Peterborough, quien contaba con más de 1.000 catalanes. El día 14, el conde de Peterborough conquistó las defensas exteriores del castillo.

Los aliados empezaron a bombardear la posición de los napolitanos. El día 27 un proyectil acertó en la santabárbara, provocando la deflagración de la pólvora almacenada. En la explosión se produce la muerte del comandante y de gran parte de los defensores y la captura total de Montjuic, desde donde comienzan a bombardear la ciudad, apoyados por la flota.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-barcelona-1705-por-los-aliados-.png 892w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-barcelona-1705-por-los-aliados--300x261.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-barcelona-1705-por-los-aliados--768x669.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-barcelona-1705-por-los-aliados--100x87.png 100w
Asedio de Barcelona 1.705 por los aliados
Asedio de Barcelona 1.705

Nada más capturar el castillo de Montjuic, los aliados comienzan el 15 de septiembre el bombardeo de la ciudad desde allí. El virrey felipista Francisco Velasco formó a la milicia armada de los gremios de la ciudad, la Coronela, mientras la población vacilaba.

Pocos días después, el 4 de octubre, Velasco se dirigió al Consejo de los Ciento para proponer la capitulación y evitar la destrucción de la ciudad.

Los aliados aceptaran las capitulaciones presentadas por el virrey, y el día 9 se concertó la entrega para el día 14 de octubre. Es entonces cuando se produjo el levantamiento popular, instado por rumores acerca de los pretendidos planes de Velasco de llevarse a los prisioneros acusados de conspiración. La situación se complicó con combates callejeros, pillajes y saqueos. Ante este escenario, los aliados entraron en la ciudad para ocupar las murallas y establecieron patrullas por las calles, dictando órdenes de que la población permaneciera en sus casas.

Cuando entraron las tropas de Peterborough hubo vivas a la patria y a la libertad y a Carlos III. Gracias a la intervención del Consejo de Ciento el virrey Velasco y algunos felipistas destacados lograron salvar la vida. Cuando el archiduque Carlos, Carlos III, entró en Barcelona el 22 de octubre se le hizo entrega de las capitulaciones de la rendición en las que se insistía en que fueran respetadas las leyes catalanas y las disposiciones de las últimas Cortes catalanas, en clara referencia a lo acordado en el pacto de Génova.

Carlos III juró el 7 de noviembre de 1.705 las constituciones catalanas y a continuación convoca las Cortes.

La caída de Barcelona llevó a la adhesión de toda Cataluña y Valencia a Carlos III: Tarragona, Tortosa, Gerona, Lérida y San Mateo (al sur del Ebro) acudieron a la causa de Carlos III.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-04-14. Última modificacion 2021-05-31.
Valora esta entrada