Siglo XVIII Guerra de Sucesión Española I (1701-07) Guerra de Sucesión Española. Campañas en 1.702
Guerra de Sucesión Española. Campañas en 1.702

Antecedentes

Ante el penoso estado del ejército español, Felipe V realizó las primeras reformas del ejército, y en diciembre de 1.701 y en abril de 1702 vieron la luz las primeras Ordenanzas, llamadas de Flandes porque allí se publicaron. El modelo que se proponía seguir era, naturalmente, el francés. En esos textos se ponían las bases de la nueva planta militar. Uno de sus pilares esenciales era definido por la idea de ejército permanente.

Las reformas comenzaron en Flandes e Italia por ser en esos momentos zonas de operaciones, la península no estaba amenazada ya que Portugal era aliado de las dos coronas.

En cuanto a la infantería, se estima que había 18 tercios, algunos en un estado tan lastimoso que no llegaban los 400 efectivos. Se intentó crear regimientos de infantería al modelo francés, pero finalmente se crearon nuevos tercios, debido a la tradición en el reclutamiento.

En cuanto a la caballería, en Flandes se crearon 6 trozos nuevos (Croix, Apelterre, Dupuy, Frerin, Ríos, y Fableaucourt), a Italia se envía el trozo de Flandes desde la península.

Cada trozo de caballería se componía de 400 jinetes en 8 compañías de 50, y se modificaron junto con los tercios de dragones a 2 escuadrones cada uno con 3 compañías de 35 jinetes, para ir adaptándose al modelo francés.

Campañas en Italia 1.702

Batalla de Cremona

Antecedentes

Tras haberse vuelto más circunspecto debido a la derrota sufrida en la batalla de Chiari, el mariscal francés François de Neufville de Villeroy se atrincheró en un buen campamento en Urago, cerca de Chiari, donde se mantuvo durante un amplio tiempo a la espera del enemigo. Pero tras haber transcurrido dos meses sin haber tenido lugar ninguna acción destacada, los franceses, con dificultades de aprovisionamiento, y defendiendo un territorio sin apoyo popular, desmontaron el campamento el 12 de noviembre y se trasladaron a la otra orilla del río Oglio, para finalmente acampar ante la ciudad de Cremona.

El príncipe Eugenio ocupó Mantova y dividió a sus tropas en Ostiano a unas 24 millas (38 km) de distancia. Como Cremona estaba bien defendida por las murallas, y el castillo de la ciudad era prácticamente inexpugnable y, por lo tanto, tenía que concebir un plan atrevido para entrar en la ciudad. Sobornó a un sacerdote, Giovanni Cozzoli, rector de la parroquia de Santa Maria Nuova, para que abriera un pasaje secreto que conducía a su bodega, y a través del cual 100 granaderos podrían ser admitidos. Además, algunos soldados pudieron mezclarse con los campesinos y los agricultores el día del mercado, ganando así la entrada, y pudieron esconderse en el presbiterio, dando un total de 400 soldados dentro de las murallas de Cremona, listos y listos para abrir las puertas, y permitir en el ejército completo.

Para entonces, los franceses estaban cansados de la guerra, y el letargo y la inactividad llevaron al libertinaje y la embriaguez de los cuales el príncipe Eugenio estaba al corriente. En consecuencia, decidió atacar por sorpresa a las dos guarniciones francesas en la puerta de Ognissanti (actual Venecia) y en la puerta de Margherita (actual Romana), que cuando se abriera a toda prisa, permitiría a su caballería entrar en la ciudad. Entonces estarían en posición de tomar el puesto de guardia de la plaza Piccola (actual Cavour) y los 2 cuarteles de la puerta Po, donde los soldados irlandeses al servicio de Francia estaban acuartelados.

La batalla

En la noche del 1 de febrero de 1.702, comenzó la operación. La consternación que prevaleció fue descrita por un historiador italiano: “¡La confusión, el terror, la violencia, la rabia, la huida y la masacre estaban en todas partes! ¡Terrible para todos fue el despertar! ¡Más espantoso aún lo que vieron cuando estaban despiertos! Los franceses, entre furia y sorpresa, armándose apresuradamente e irregularmente, tomaron sus mosquetes, sables y bayonetas, y salieron de sus alojamientos o puestos, desnudos y descalzos, o cubiertos solo con una camisa, ignorante de a donde se apresuraban, a qué enemigo se enfrentaban o lo que había reducido a la desafortunada Cremona a esos extremos, durante esa horrible noche. Los austriacos creían que la victoria ya estaba a su alcance”.

El mariscal Villeroy estaba dormido en su alojamiento en el palacio Offredi (actual Cavalcabo). Salió corriendo en camisón, montó a su caballo y se dirigió a la escena de la batalla. Fue herido y fue capturado por un soldado irlandés del ejército austriaco, llamado Francis McDonnell, quien lo llevó de inmediato a su oficial al mando, donde fue encarcelado.

Con la mayor parte de la ciudad tomada, y con el mariscal Villeroy tomado prisionero, parecía que Cremona estaba condenada. Pero el drama solo apenas estaba comenzando. Dos batallones de la brigada irlandesa, que no podían pagar el libertinaje de los franceses, ni tenían la oportunidad en virtud de su estricta disciplina, estaban fuertemente atrincherados cerca de la puerta del Po. El batallón del regimiento de Dillon festaba mandado por el comandante Daniel O’Mahoney, quien dirigió un feroz ataque a las tropas imperiales cuando supo que estaban en la ciudad, y en el último momento les impidió abrir la puerta.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-cremona-2-de-febrero-de-1702.png 1125w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-cremona-2-de-febrero-de-1702-300x183.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-cremona-2-de-febrero-de-1702-768x469.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-cremona-2-de-febrero-de-1702-1024x625.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-cremona-2-de-febrero-de-1702-100x61.png 100w
Batalla de Cremona (2 de febrero de 1.702). Entre el príncipe Eugenio de Saboya y el mariscal francés Villeroy

Otro batallón fue atacado por los granaderos austriacos, y los irlandeses les permitieron acercarse lo más cerca posible, y luego lanzaron una volea tras otra de plomo caliente contra sus filas, hasta que fueron rechazados. Los irlandeses pudieron volver a ocupar rápidamente los emplazamientos de Santa Lucía y Santa Salvatore quemando el puente de barcazas en el río Po e impidiendo la llegada de otras tropas imperiales desde Castelvetro Piacentino.

En esa etapa, el príncipe Eugenio se dio cuenta de que los irlandeses eran una gran amenaza, y que se tendría que hacer algo con ellos si se quería obtener la victoria. Entonces intentó el soborno. Eligió a Francis McDonnell como su mensajero, y se acercó con una bandera de tregua. Prometió a los irlandeses una riqueza sin precedentes si cambiaban de bando, pero también les prometió la aniquilación si permanecían donde estaban. Los irlandeses respondieron que no estaban interesados en ninguna de esas ofertas, y tomaron prisionero a McDonnell en su lugar.

Esas negociaciones con los irlandeses dieron a los franceses algo de tiempo para recuperarse de sus excesos y frivolidades de la noche anterior, y dice O’Conor: “Así terminó la sorpresa de Cremona, uno de los eventos más notables de la guerra moderna. Una guarnición de 7.000 personas. Hombres, en una ciudad fuertemente fortificada, sorprendidos en sus camas, obligados a marchar en sus camisas, en la oscuridad de la noche, a través de calles llenas de caballería, encontrando la muerte a cada paso, dispersos en cuerpos pequeños, sin oficiales que los guíen, luchando. Durante diez horas sin comida ni ropa, en la profundidad del invierno, recuperando gradualmente cada puesto, y finalmente forzando al enemigo a un retiro precipitado”.

El príncipe Eugenio, que estaba aislado y temía quedar atrapado en la ciudad, escapó por la tarde a través de la puerta de Margherita y regresó a Ostiano con 535 prisioneros, incluido Villeroy. El príncipe Eugenio perdió 300 soldados en la batalla, y los franceses contabilizaron 1.000 muertos.

Los irlandeses en los batallones de Dillon tuvieron 600 bajas, de las cuales 223 eran muertos.

Daniel O’Mahoney fue el héroe de la batalla, y fue especialmente seleccionado para llevar los despachos de la batalla al rey Luis XIV en Versalles, París. Luis XIV lo recibió con gusto en sus aposentos privados, y pasaron una hora solos discutiendo la batalla y otros asuntos militares. Como resultado de esta conversación, Mahoney fue ascendido al rango de coronel, al igual que dos oficiales del regimiento de Burkes. Todos los oficiales y hombres de las unidades irlandesas recibieron incrementos salariales.

Secuelas

Eugenio de Saboya tuvo la satisfacción de haber llevado a bien una empresa delicada, incluida la gloria de hacer prisionero a tan ilustre personaje. Sin embargo, debido a haber cometido el error de introducir en la ciudad a más jinetes que infantes, hizo que fracasase, viéndose obligado a abandonar lo que parecía ser una fácil conquista.
Las tropas francesas, cogidas de improvisto, desplegaron sangre fría, energía y perseverancia. Su recompensa fue la conservación de la ciudad en sus manos.
Por lo que respecta al mariscal de Villeroy, el menos diestro de los jefes del ejército francés, culpable de la negligencia con la que se hacía el servicio de armas en la plaza, culpable también de no haber vigilado los movimientos y actitudes de Eugenio de Saboya, fue hecho prisionero.
Durante su retirada, Eugenio de Saboya se apoderó de parques de suministro y de almacenes a lo largo del río Oglio. Regresó posteriormente a sus acuartelamientos y fortificó Mantua, tras la llegad de un refuerzo de 15.000 hombres.

Viaje de Felipe V a Italia

El rey Felipe V decidió salir para Nápoles en abril de 1.702, pero su destino final era el norte de Italia, que estaba en guerra. Los consejeros españoles se oponían al viaje porque temían que el Rey se quedara para siempre en Nápoles, y porque el viaje costaba mucho dinero. Pero el duque de Medinasidonia, el duque de San Esteban del Puerto y Antonio de Ubilla apoyaron el viaje del Rey, al igual que el embajador francés Harcourt y el secretario de estado de Luis XIV, marqués de Torcy.

El 25 de enero de 1.702, Luis XIV autorizaba en una carta a su nieto la travesía a Italia y le aconsejaba que desembarcase en Mantua después de que el ejército borbónico hubiese expulsado de allí a los imperiales, y mientras tanto, que adulase a la nobleza proponiendo una bajada de impuestos a fin de ponerla de su lado. Felipe V pidió llevarse a su esposa, pero los españoles se opusieron rotundamente, pues pensaban que, en ese caso, no volverían a ver al rey en España y que el duque de Saboya se acercaría a los reyes y se convertiría en el gobernante de hecho.

El 3 de marzo, se recibió carta de Luis XIV diciendo que la reina no debía ir a Italia, sino dirigirse a Zaragoza y presidir allí las Cortes Aragonesas.

A finales de marzo aún se discutía en Barcelona si Felipe V debía salir para Italia, donde había empezado la guerra. Portocarrero y D`Hancourt estaban en contra de que el rey fuera a Italia. Marsin, Louville y la Ursinos dijeron que debía ir, y si estos decían que sí, estaban diciendo que la opinión de Luis XIV era que su nieto fuera. Y finalmente se decidió que fuera a Italia.

En 2 de abril de 1.702 (8 de abril en otras fuentes), Felipe V salió para Nápoles, con 20 galeras españolas y 8 navíos franceses mandados por D`Estrés. En Nápoles, pensaba también jurar los fueros. Felipe V, se llevó consigo a Italia a un gobierno de España, denominado de Despacho Universal, o a veces Consejo Secreto.

Cerca del Papa, Felipe V tenía al cardenal-duque D`Estrées, tío del jefe militar, que en este momento estaba más por el modo de hacer de la Ursinos que por el de Louville. Felipe V quería convencer al Papa de que los Estados Pontificios estaban implicados en la contienda por Italia y, por tanto, el Papa debía tomar partido. La simple decisión de apoyar a España, significaría la desaparición del grupo independentista napolitano, que tanto molestaba a España.

En efecto, en 21 de septiembre de 1.701, algunos patricios napolitanos se habían echado a la calle y habían provocado un motín popular. Estaban en la conspiración: el duque de Telesse, Giusepe Capece, Carlo Sangro, Tiberio Caraffa y otros, y usaban el grito de “viva el emperador”. Simpatizaba con estos conspiradores Giambatista Vico. El pueblo napolitano aprovechó para saquear e incendiar lo que le vino en gana, y más tarde abandonó a los conspiradores, que fueron apresados unos, y murieron los otros, bien en combate, en el patíbulo o en la cárcel. Felipe V, al llegar a Nápoles, se mostró descontento con la actuación del virrey Medinaceli y le sustituyó por el marqués de Villena.

Felipe V llegó a Baya en 16 de abril de 1.702, y los nobles italianos se mostraron obsequiosos con el rey, tal vez para conseguir buenos destinos, pero el pueblo se mostró frío y distante. El 20 de mayo, Felipe V hizo su entrada en Nápoles. Lo hacía bajo palio, y las varas eran llevadas por nobles napolitanos. El arzobispo de Nápoles, cardenal Cantelmi, salió a recibirle a Puerta Capuana, y todo el clero estaba detrás del arzobispo. Felipe V juró respeto a los fueros y privilegios napolitanos, y los brazos sociales napolitanos le juraron obediencia. El rey fue entonces a San Jenaro, para obtener el milagro anual, y el milagro de la licuación de la sangre de San Genaro se resistió hasta el tercer día. Tras su mejora de relaciones con la Iglesia, el milagro se produjo cada vez que el rey visitaba el templo.

En Nápoles, Felipe V rebajó los impuestos, suprimió gabelas, concedió grandezas y declaró a San Genaro patrón de Nápoles, lo cual agradó a los italianos. D`Estrées fue nombrado Grande de España. Se concedió amnistía a los presos de la revuelta pasada. Se envió a Roma a Louville para pedir que un delegado del Papa acompañase en todo momento a Felipe V, designación que recayó en el cardenal Barberini. Felipe V le pidió a Barberini que el Papa hiciera una declaración reconociéndole como rey de Nápoles, y Barberini contestó que no podía hacerlo porque Eugenio de Saboya y su ejército estaban cerca de Roma.

Se trataba de combatir sublevaciones a favor de los austríacos, que podrían poner Italia entera en sus manos. El duque de Popoli se puso de parte de Felipe V, y a éste le siguieron muchos barones napolitanos. Esa unión de fuerzas permitió arrestar al príncipe de Caserta y al marqués de Pescara, que habían iniciado revueltas contra España. También el virrey de Nápoles, duque de Medinaceli, fue sustituido por ineficaz y se nombró para el puesto al marqués de Villena. Nápoles parecía pacificado.

Luis XIV le pidió a Felipe V que se trasladara a Toscana y Milán, cerca del campo de operaciones de la guerra. El 18 de mayo de 1.702, Felipe V envió una carta a su abuelo contándole que estaba triste, que se sentía mal, tenía flojera física y sentía la animadversión de la gente. Eran los signos de la llamada “enfermedad de Felipe V”. Luis XIV le contestó que se mostrara prudente, no diera señales de desconfiado, pero diera muestras de autoridad.

En 2 de junio de 1.702 Felipe V, por órdenes de Luis XIV, se dirigió a Milán. Llegado a la Toscana, pidió colaboración de Florencia y de Génova. El 11 de junio desembarcó en Finale (al oeste de Génova) y hasta allí salió a recibirle el príncipe de Vaudemont, gobernador de Milán. Juntos fueron a Milán, donde entraron el 9 de junio de 1.702. Allí se unieron a un ejército español de 50.000 hombres, mandado por el duque de Aguilar, y uno francés de 50.000, mandado por el duque de Vendôme, para atacar a los austríacos.

El 1 de julio de 1.702, Felipe V ordenó que atacasen a los austriacos, y Francia ganó su primera batalla de esa guerra en 26 de julio y en agosto de 1702, culminando con la toma de Guastalla en septiembre, enmendando las derrotas de 1.701. Una explicación del cambio de la suerte es que Maximiliano Manuel duque de Baviera fue convencido por Luis XIV para luchar de su lado y eso ocupaba a muchos alemanes en la defensa de los accesos a Viena. Y también hay que tener en cuenta la llegada de Felipe V con refuerzos españoles.

Por otra parte, Saboya se pasó al bando austriaco. Se dice que Felipe V se entrevistó con su suegro en Acqui en julio de 1.702 y le negó el privilegio de los Grandes de España de sentarse en presencia del rey y situarse a su derecha, y que el Duque de Saboya se encolerizó y tomó partido por el bando contrario a los Borbones.

Batalla de Santa Vittoria (26 de julio de 1.702)

A principios de marzo, Vendôme asumió el mando de Villeroi, capturado en Cremona en febrero; Con su ejército sustancialmente reforzado, Vendôme se embarcó en una serie de marchas y contra marcha para aliviar Mantua.

Aunque Vendôme escoltó un convoy de reabastecimiento a Mantua, Eugenio continuó el bloqueo, apoyándose en posiciones fortificadas o en la fosa de Montanara, cerca de Borgoforte, y se produjeron varias escaramuzas sangrientas. En junio, Vendôme se reunió en Cremona con el nuevo rey Borbón de España, Felipe V; los dos dividieron sus fuerzas, Felipe asediaría las ciudades controladas por los imperiales, con la esperanza de atraer a Eugenio lejos de Mantua mientras Vendôme lo rastreaba buscando una oportunidad para atacar.

A principios de julio, Vendôme llegó a la aldea de Sissa con Felipe más al sur en Castelvetro di Modena y los dos ejércitos se unieron en Castelnuovo. Suponiendo que avanzaban sobre Guastalla, Eugenio separó tres regimientos de caballería bajo el mando del general Visconti para observar los movimientos franceses y en la tarde del 23 de julio, acamparon en el pequeño pueblo de Santa Vittoria, cerca del actual Gualtieri.

Al enterarse de la presencia de Visconti en Santa Vittoria, Vendôme reunió una fuerza compuesta por 20 escuadrones de caballería y 24 compañías de infantería. Dado que la fuerza nominal de un escuadrón francés era 135 con 50 en una compañía de infantería, esto indica un máximo de 2.700 de caballería y 1.200 de infantería. Tuvo éxito en alcanzar la sorpresa, su caballería llegó a última hora de la mañana del 26 de julio cuando la mayoría de la caballería imperial estaba pastando y los franceses cortaron su retirada al tomar el puente sobre el río Crostolo. Los imperiales se reunieron rápidamente y se produjo una feroz lucha hasta que apareció la infantería francesa y Visconti se vio obligada a retirarse. Los imperiales perdieron la mayor parte de su equipaje, pero las fuentes no están claras en cuanto al número de víctimas, se puede hacer una estimación de 500 imperiales frente a 2.000 franceses.

Los franceses siguieron capturando Guastalla, luego Borgoforte, obligando al Príncipe Eugenio a alejarse de Mantua.

Batalla de Luzzara (15 de agosto de 1.702)

Después la batalla de Santa Vittoria del 26 de julio, Vendôme capturó Guastalla , luego giró hacia el norte para sitiar a Borgoforte.

Vendôme, con el objetivo de aislar al ejército enemigo, asedió primero a Brescello y luego a Mirandola (los terraplenes se rompieron e inundó el campo) y Reggio, que se tomó a primeros de agosto. Después de que Reggio capitulara, Correggio, Carpi y Novellara permitieron que el ejército franco-español se concentrara nuevamente en la orilla derecha del río Po avanzando hacia Luzzara, ciudad ocupada por los imperiales en la margen derecha del río Po, que fue sitiada mientras las tropas acampaban en el campo entre la ciudad y el río Po, resguardadas por los terraplenes, que cruzaban la llanura, pero sin tomar precauciones particulares, dado que se suponía que el ejército imperial estaba mucho más al norte, aún en Borgoforte.

Las fuerzas francesas total eran de unos 36.700 hombres: 28,000 soldados de infantería, 7.200 jinetes y dragones, 30 cañones, incluían 10.000 saboyanos y cinco regimientos de la Brigada Irlandesa.

El príncipe Eugenio levantó su bloqueo de Mantua, ya que estos movimientos amenazaron con separarlo de sus bases de suministros en Módena y Mirandola. Tomando todas las fuerzas disponibles, alrededor de 26.900 hombres: 20.000 soldados de infantería, 6.000 jinetes y dragones, y 18 cañones; marchó para interceptar a los franceses en Luzzara, pero llegó demasiado tarde para evitar su rendición y estableció su cuartel general en el pueblo de Riva, al norte de las posiciones francesas.

El príncipe Eugenio, en la noche del 14 al 15 de agosto, adelantó rápidamente, y explotando la protección ofrecida por los bancos, llegó una corta distancia de las posiciones enemigas. Los dos ejércitos estaban separados por dos kilómetros de campos cultivados, surcados por zanjas y canales de irrigación, ambos protegidos por dos bancos largos.

Despliegue inicial

El ala derecha imperial y la izquierda francesa, se apoyaban en la orilla del Po, mientras que los extremos opuestos estaban cubiertos por alas de caballería enfrentadas, divididas por una tierra quebrada y difícil de cruzar.

Los imperiales habían desplegado en:

  • Ala izquierda: la caballería bajo el mando de Vaubonne en 2 líneas.
  • Flanco izquierdo: infantería mandado por Starhemberg en 2 líneas.
  • Centro: infantería mandada por Liechtenstein en 2 líneas.
  • Flanco derecho: infantería mandada por Visconti.
  • Reserva: caballería ligera y pesada mandada Eugenio
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--despliegue-de-fuerzas.png 1129w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--despliegue-de-fuerzas-300x219.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--despliegue-de-fuerzas-768x561.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--despliegue-de-fuerzas-1024x747.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--despliegue-de-fuerzas-100x73.png 100w
Batalla de Luzzara (15 de agosto de 1.702). Despliegue de fuerzas

Se dice que a última hora de la tarde las tropas imperiales, entonces desplegadas para la batalla detrás del terraplén, fueron descubiertas por casualidad por un oficial francés, que dio el aviso e inmediatamente el ejército francés desplegó:

  • Ala derecha: la caballería de Revel con las brigadas de caballería de Montpeyroux y Sully en primera línea, y las brigadas Ganges y Lestagne en segunda línea.
  • Flanco derecho mandado por d’Albergotti, en primera línea las brigadas de infantería de Duguast, Luxemburgo y Chavigny; en segunda línea las brigadas de Imecourt, Sezanne, Guercy y de Dreux.
  • Centro mandado por el propio Vandecourt en primera línea las brigadas de infantería de La Roque, d’Orgemont y Galmoy. En segunda línea las brigadas de infantería de Lignerac, Pallavicini, y Montandre.
  • Flanco izquierdo mandado por Practontal, en primera línea las brigadas de infantería de Vandeuil, Beaujeau, Tribulcio y Wartigny; en segunda línea las brigadas de Broglie, Surco, de Ruffey y Seneterre.
  • Reserva caballería mandado por Vandôme
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--despliegue-de-fuerzas-1.png 1165w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--despliegue-de-fuerzas-1-300x201.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--despliegue-de-fuerzas-1-768x515.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--despliegue-de-fuerzas-1-1024x686.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--despliegue-de-fuerzas-1-100x67.png 100w
Batalla de Luzzara (15 de agosto de 1702). Despliegue de fuerzas (1)
La batalla

Alrededor de las 17,00 horas, el príncipe Eugenio ordenó un asalto general; los franceses fueron tomados por sorpresa, dado que aún no habían terminado de efectuar su despliegue.

El principal impulso de los imperiales se dirigió hacia el ala izquierda francesa que se vio obligada a retroceder, con graves pérdidas, hasta doblar el despliegue en un ángulo recto. La situación fue restablecida providencialmente, para los franceses, por la intervención de todas las reservas que pudieron detener el avance enemigo a unos pocos cientos de metros de Luzzara.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--vista-de-la-batalla.png 1346w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--vista-de-la-batalla-300x163.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--vista-de-la-batalla-768x417.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--vista-de-la-batalla-1024x556.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702--vista-de-la-batalla-100x54.png 100w
Batalla de Luzzara (15 de agosto de 1.702). Vista de la batalla
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702-0a-enfrentamiento-de-caballerias.png 944w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702-0a-enfrentamiento-de-caballerias-296x300.png 296w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702-0a-enfrentamiento-de-caballerias-768x778.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702-0a-enfrentamiento-de-caballerias-100x101.png 100w
Batalla de Luzzara (15 de agosto de 1702). Enfrentamiento de caballerías

El ala derecha de Eugenio fue rechazada no menos de cuatro veces, mientras que la lucha de la izquierda fue igualmente sangrienta, sus mercenarios daneses casi se rompen en varias ocasiones. La línea francesa logró mantenerse hasta que el puro agotamiento y la oscuridad terminaron los combates alrededor de la medianoche.

Las bajas en ambos bandos fueron fuertes, particularmente entre las unidades irlandesas y el regimiento de Albemarle en la derecha francesa. La oscuridad y el cansancio de la batalla obligaron a los contendientes a suspender la lucha.

Durante la noche, Eugenio se atrincheró su posición y los franceses no reanudaron el ataque por la mañana. Los dos ejércitos permanecieron frente a frente durante dos días.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702-0afuerzas-atrincheradas-despues-de-la-batalla.png 960w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702-0afuerzas-atrincheradas-despues-de-la-batalla-300x222.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702-0afuerzas-atrincheradas-despues-de-la-batalla-768x567.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-luzzara-15-de-agosto-de-1702-0afuerzas-atrincheradas-despues-de-la-batalla-100x74.png 100w
Batalla de Luzzara (15 de agosto de 1.702). Fuerzas atrincheradas después de la batalla

Los imperiales perdieron alrededor de 3.000 hombres, mientras que las pérdidas de sus adversarios ascendieron a 4.600 soldados.

En general, la batalla no tuvo un ganador, aunque, como a menudo en las campañas italianas de la Guerra de Sucesión Española, ambos líderes se declararon ganadores. El hecho es que el objetivo de Eugenio de liberar a Luzzara no se logró y en pocos días se vieron obligados a rendirse, además de Luzzara, los imperiales perdieron a las fortalezas de Guastalla y Brescello, logrando controlar a el ducado de Mantua y forzando al ejercito imperial a abandonar el valle del río Po en Italia.

Eugenio fue llamado a Viena en enero de 1.703 para asumir el cargo de jefe del Consejo de Guerra Imperial, mientras Vendôme continuaba los preparativos para la campaña de verano. En octubre de 1.703, Víctor Amadeo II , duque de Saboya desertó a la Gran Alianza y Vendôme pasó los siguientes tres años en Saboya.

Felipe V sumido en un nuevo acceso de su enfermiza melancolía, se reembarcó y regresó a España, pasando por Cataluña y Aragón y haciendo entrada triunfal en Madrid el 13 de enero de 1.703. A su regreso le esperaban las malas noticias de que la dieta imperial le había declarado la guerra a él y a su abuelo como usurpadores del trono español.

Operaciones en el Rin 1.702

En el Sacro Imperio, el emperador Leopoldo estaba amenazado en sus estados hereditarios por una insurrección húngara, mientras que el Imperio estaba en medio de una crisis causada por la erección del electorado de Hannover.

Leopoldo usó todos los esfuerzos para involucrar al cuerpo confederado del Imperio en la guerra; y en el mes de marzo anterior había logrado obtener la adhesión de los cinco círculos de Suabia, Franconia, el Alto y Bajo Rin y Austria a la Gran Alianza. Este ejemplo fue seguido poco después por el elector de Treves y el círculo de Westfalia. Suabia, Franconia y los círculos Renanos habían pertenecido previamente a una unión formada por el elector de Baviera a instancias de Luis XIV, en el verano de 1.701, con el fin de mantener su neutralidad en la disputa entre el Emperador y Luis.

En Baja Sajonia, los dos duques descontentos de Brunswick Wolfenbüttel habían reunido un ejército de 12.000 hombres, y habían dado la orden a un francés; pero el elector de Hannover entró en sus dominios con una fuerza más fuerte (marzo de 1.702) y los obligó a desarmarse; y luego el Emperador encontró medios para separar a los hermanos prometiendo la única soberanía al anciano.

El 8 de septiembre, el elector de Baviera, por fin, se quitó la máscara y obtuvo la posesión de la ciudad imperial de Ulm enviando, en la noche anterior, soldados disfrazados de campesinos, que abrieron las puertas a sus compañeros. Maximiliano se negó a abandonarlo, a pesar de un decreto de la dieta de Ratisbona, así como de una protesta dirigida a él por su suegro, el Emperador; y procedió a apoderarse de Memmingen y otros lugares necesarios para asegurar sus comunicaciones con los franceses.

El Emperador, que tenía una mayoría en la dieta de Ratisbona, emitió una declaración de guerra contra Francia en nombre del Imperio (6 de octubre de 1702), que difería poco en puntos esenciales de los que ya había publicado como Soberano de Austria. La Dieta también facultó al Emperador para adoptar contra Baviera todas las medidas permitidas por la constitución del Imperio; como consecuencia de las cuales se emitieron proclamaciones al mando de todos los súbditos del Imperio, bajo pena de muerte, para renunciar al servicio del Elector y entrar en el del Emperador y sus aliados.

Asedio de Landau (16 de junio al 12 de septiembre de 1.702)

A principios de 1.702, Luis Guillermo, margrave de Baden-Baden recibió el mando de las tropas de los círculos Imperiales de los electorados de Suabia, Franconia, Renania Superior y Westfalia y el Palatinado. En abril Luis cruzó la orilla oeste del Rin cerca de Speyer y giró hacia el sur. El ejército imperial ocupó Wissembourg y Lauterbourg antes de marchar sobre Landau. El ejército palatino estaba acampado en Lustadt, mientras que 2.000 hombres bajo el mando del conde Leiningen detuvieron a Germersheim. El conde Friesen se estacionó por primera vez en Rastatt en la orilla este; cruzó a la orilla oeste el 22 de abril y se unió al ejército de Luis. El 24 de abril, Luis reconoció la fortaleza y luego comenzó a construir un campamento atrincherado en Langenkandel para su propio ejército. Estas actividades precedieron a la declaración de guerra que tuvo lugar el 15 de mayo. De hecho, el Sacro Imperio Romano no estuvo oficialmente en guerra hasta el 6 de octubre. Luis de Baden fue nombrado comandante de todas las tropas en el Rin el 18 de junio.

Fuerzas involucradas

El anfitrión imperial de Luis de Baden contaba con 25.900 infantería y 10.920 caballería organizada en 41 batallones y 71 escuadrones. El segmento más grande del ejército eran las tropas imperiales, que consistían en 8.400 infantes y 8.000 jinetes. La caballería comprendía 6 escuadrones cada uno de los regimientos coraceros (Castell, Cusani, Darmstadt, Gronsfeld, Hohenzollern, Hannover y Zante) y dragones de regimiento Styrum. La infantería incluía 4 batallones de Marsigli, 2 batallones de Thüngen y un batallón cada uno de Baden, regimientos de infantería de Bayreuth, Fürstenberg, Osnabrück y Salm. El Palatinado aportó el segundo contingente más grande, 4.800 de infantería y 800 de caballería. Estos soldados estaban organizados en tres escuadrones de cada uno de los regimientos de dragones de Vehlen y coraceros de Hofkirchen, un batallón de Anspach y dos batallones cada uno de los regimientos de Infantería Iselbach, Lübeck y Saxe-Meinin.

El contingente de Würzburg contaba con 3.000 infantes y 800 de caballería, incluyendo cuatro escuadrones del regimiento de dragones Schad, tres batallones de Bibra y dos batallones de los regimientos de infantería de Fuchs Las fuerzas de Suabia contaban con 3.500 infantes y 240 de caballería, formados por dos escuadrones del regimiento de dragones de Württemberg y un batallón cada uno de los regimientos de infantería de Baden-Baden, Baden-Durlach, Fürstenberg-Möskirch, Fürstenberg-Stühling y Reischach. El círculo de Renania Superior contribuyó con 2.400 infantería y 360 de caballería, formados por tres escuadrones del regimiento de dragones Darmstadt y dos batallones, cada uno de los regimientos de infantería de Buttlar y Nassau-Weilburg. La fuerza del electorado de Maguncia contaba con 2.400 infantes y 360 de caballería, encuadrados en tres escuadrones del regimiento de dragones de Bibra y dos batallones, cada uno de los regimientos de infantería de Kurmainz y Schrattenbach. Había 1.400 infantería de Franconia, organizados en batallones de cada uno de los regimientos de infantería de Erffa y Schnebelin. El ejército también tenía un escuadrón de Guardias de Caballería de Anspach, Oettinger y Württemberg.

No se enumeran todas las tropas disponibles. Para proteger el asedio contra las incursiones francesas, Luis situó 10 batallones y 15 escuadrones en el río Lauter bajo el mando de Christian Ernst, el margrave de Brandenburg-Bayreuth, 7 batallones y 12 escuadrones en Rastatt y 7 batallones y 8 escuadrones en el Rin superior. Para junio, el ejército de Luis tenía 32.000 infantes y 14.000 de caballería. Los generales del ejército imperial incluían a Feldmarschall Hans Karl von Thüngen que había luchado con Luis en la batalla de Slankamen; Bernhard I, duque de Saxe-Meiningen; Charles Alexander, duque de Württemberg; John Ernst, conde de Nassau-Weilburg; Franz Sebastian von Thürheim; y Maximilian Karl Albert, Príncipe de Löwenstein-Wertheim-Rochefort.

Ante la gran hueste imperial, el ejército francés más débil del mariscal francés Catinat retrocedió, pero no antes de reforzar a Landau con dos batallones de artillería real. Landau estaba defendido por el teniente general de 72 años Ezéchiel du Mas, conde de Mélac, que mandaba una guarnición de 4.095 soldados de infantería y 240 hombres de caballería. Mélac era notorio por su brutal devastación del Palatinado en 1.688. Aparte de los artilleros, la fuerza de Mélac consistía en dos batallones del regimiento de infantería de Nettancourt, un batallón de cada uno de los regimientos de infantería de Sarre, Borbón y Soisson, dos escuadrones del regimiento de caballería de Forsac y una compañía libre de Mélac. La compañía libre estaba compuesta por desertores enemigos. El diputado de Mélac era el brigadier de l’Esperoux, el comandante de infantería era el brigadier d’Amigny, el oficial de artillería era du Breuil, el ingeniero era Villars y el comandante de Crownwork era el teniente coronel Colomes. Después de que la fortaleza fuera rodeada, varios oficiales que habían estado de licencia intentaron deslizarse a través de la inversión para unirse a sus unidades dentro de la fortaleza. El 18 de mayo, el brigadier de Guesques y el coronel de Nettancourt fueron capturados por la caballería palatina en las afueras. d’Amigny logró colarse el 16 de junio disfrazado de campesino. Durante el asedio, el regimiento de Nettancourt fue dirigido por el coronel de Gournay.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--plano-de-la-fortaleza.png 1197w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--plano-de-la-fortaleza-300x195.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--plano-de-la-fortaleza-768x499.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--plano-de-la-fortaleza-1024x665.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--plano-de-la-fortaleza-100x65.png 100w
Asedio de Landau 1.702. Plano de la fortaleza
El asedio

El 15 de junio de 1.702, Luis de Baden abandonó su campamento en Langenkandel y avanzó todo su ejército a las cercanías de Landau. Dispuso sus tropas en 6 campamentos alrededor de la fortaleza con su cuartel general en Arzheim. El sitio comenzó el 16, y se planearon tres ataques simultáneos. Luis dirigió personalmente el ataque principal contra la puerta sur. Los condes de Nassau-Weilburg y Leiningen lideraron a las tropas palatinas en ataques de diversión contra los movimientos de tierras en Queichausfluss, mientras que Thüngen ordenó el ataque contra los trabajos de la Corona. Usando su abundante suministro de municiones, los artilleros franceses lanzaron fuego pesado y preciso contra las fuerzas en las trincheras imperiales. Con el fin de proteger a los grupos de trabajo, los hombres fueron equipados con cascos y correas prestados de la caballería pesada.

Al comienzo de la inversión, el ejército de Luis no poseía ninguna artillería de asedio. Sin embargo, las posiciones de baterías fueron preparadas y inicialmente armadas con piezas de campaña. Estos cañones ligeros hicieron poco daño a las murallas de la fortaleza. Después de las negociaciones del príncipe Löwenstein, se formó un tren de asedio con cañones pesados aportados por las ciudades imperiales de Augsburgo, Frankfurt, Nuremberg y Ulm. Las ciudades de Hanau y Darmstadt proporcionaron pólvora adicional. El primer convoy fue de 42 cañones Halb-Karthaunen, 2 de Viertel-Karthaunen y 13 morteros llegaron el 21 de junio. Luis contrató a 20 artilleros expertos del Palatinado y 22 más de Bohemia. Con su ayuda, el bombardeo de Landau comenzó el 2 de julio. Otro grupo de 60 artilleros bohemios llegó el 7 de julio y algunos estaban acostumbrados a usar una nueva batería de 8 cañones que entró en acción el 9 de julio. En última instancia, el ejército de Luis empleó 46 morteros y 114 cañones, incluidas armas de calibre de 30 y 24 libras .

Al abrigo de la noche, los franceses montaron salidas con objeto de destruir las trincheras de asedio. Mélac dirigió personalmente varios de estos ataques. Un ingeniero francés llamado Rovère se disfrazó y se metió dentro de las líneas imperiales, pero fue encontrado y capturado el 8 de julio.

La segundo paralela se abrió el 21 de junio y la tercer paralela el 16 de julio. Mélac inundó el foso el 26 de julio. Los tres paralelos se completaron el 2 de agosto y se interconectaron. Para esta fecha, el daño a las murallas de la fortaleza ya se podía ver. Mientras tanto, los asediadores superaron los trabajos de tierra exteriores uno por uno. En esta situación, los franceses confiaban cada vez más en las minas enterradas dentro de las obras en peligro. Cuando los imperiales tomaban tal posición, antes de retirarse, los franceses encenderían la mecha y esperaban que muchos atacantes explotaran en la explosión subsiguiente. Para evitar esto, los imperiales excavaron contra-minas.

Archiduque José, que más tarde se convirtió en el emperador, llegó a Landau con su séquito de 250 cortesanos el 26 de julio. José tomó el mando nominal del ejército, mientras que Luis de Baden continuó tomando todas las decisiones críticas. Dos días después, cuando el ejército imperial desfilaba para la inspección del archiduque, Mélac creyó que había un ejército de socorro bajo Catinat al alcance de la mano y hizo los preparativos para defenderse contra un asalto. Cuando el comandante francés finalmente se dio cuenta de lo que estaba pasando, el frustrado Mélac envió un mensaje preguntando dónde estaba la sede de José para que pudiera bombardearla. José, cuyo cuartel general estaba fuera de alcance, respondió que el francés debía cumplir con su deber. El archiduque visitó las líneas de asedio e incluso apuntó algunos de los cañones. En una llamada cercana, José estaba hablando con un artillero cuando el hombre fue alcanzado en el pecho por una bala.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--plano-del-asedio.png 1124w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--plano-del-asedio-300x218.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--plano-del-asedio-768x558.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--plano-del-asedio-1024x743.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--plano-del-asedio-100x73.png 100w
Asedio de Landau 1.702. Plano del asedio

A principios de agosto, los asediadores habían cavado hasta 30 pasos de contraescarpa. A las 23,00 horas del 6 de agosto, una mina abrió una brecha en la contraescapa. Inmediatamente, Thürheim, conde Herberstein y Luis Thomas, conde de Soissons lideraron la columna de asalto durante una tormenta severa. A pesar de la feroz resistencia de los defensores, las tropas imperiales se afianzaron en el camino cubierto. En el mismo momento, algunas de las tropas de Thüngen lideradas por Jorge Federico II, margrave de Brandenburg-Ansbach y Próspero Fernando Felipe, conde de Fürstenberg-Stühlingen, asaltaron el trabajo de la Corona, logrando un punto de apoyo en la contraescarpa. Las tropas imperiales sufrieron bajas de 10 oficiales y 500 hombres, mientras que las pérdidas francesas fueron casi iguales.

El 16 de agosto, el conde de Soissons fue muerto por un disparo de artillería.

La guarnición francesa estaba escasa de disparos de cañón y de mosquetes. Despojaron el plomo de todas las ventanas de la ciudad para hacer balas. Había mucha harina para hornear pan, pero la faltaba de otros alimentos hacía que la dieta de los hombres fuera muy pobre. Para pagar a sus soldados, Mélac derritió su placa de plata personal. Para entonces, solo quedaban 1.800 soldados franceses en servicio. Otros 900 murieron y 800 estaban en el hospital. El rey Luis XIV y sus oficiales instaron a Catinat a marchar para socorrer a Landau, pero el viejo mariscal se negó, alegando que no tenía tropas suficientes. Un mensaje de Catinat llegó a Mélac con la noticia de que no podía esperarse ninguna ayuda.

Para el 30 de agosto, el ejército imperial estableció baterías en el glacis que estaban armados con 35 cañones y 23 morteros. Estos comenzaron a volar las paredes de ravelin en su frente y lograron crear una brecha el 8 de septiembre. Para estas fechas el trabajo de la Corona era una pila de escombros. Creyendo que el fuerte de la Corona y su guarnición de 800 hombres estaban condenados si los imperiales montaban un asalto serio, Mélac decidió abandonar la posición. En la noche del 5 de septiembre, La Corona fue evacuada, excepto por una fuerza simbólica de 120 hombres. Sin darse cuenta de que el trabajo de la Corona estaba desguarnecida, el ejército imperial hizo preparativos para asaltar el lugar. El asalto se produjo el 8 de septiembre, precedido por la detonación de una mina en el marco de la Corona.

El puñado de defensores disparó una descarga, encendió su propia mina y se retiró a la fortaleza cubierta por el fuego de dos cañones.

El 9 de septiembre, Mélac convocó un consejo de guerra en el que estaba decidido a rendir la fortaleza. Al mediodía de ese día, el comandante francés levantó la bandera blanca y envió a du Breuil a negociar los términos. El día 10, Luis de Baden y Mélac firmaron los artículos de capitulación, tras lo cual Luis elogió a su enemigo por su defensa enérgica. A los supervivientes franceses se les permitió marchar con los tambores y los colores ondeando. Se les dio un pasaje gratuito a las líneas francesas y se les permitió mantener sus armas personales, equipaje, dos morteros y un cañón de 6 libras, uno de 12 libras y dos de 24 libras. El 12 de septiembre, los franceses comenzaron a marchar a casa, escoltados por un batallón de infantería y 300 de caballería.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--vista-del-asedio.png 1338w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--vista-del-asedio-300x174.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--vista-del-asedio-768x445.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--vista-del-asedio-1024x594.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/asedio-de-landau-1702--vista-del-asedio-100x58.png 100w
Asedio de Landau 1.702. Vista del asedio Caspar Luyken
Secuelas

Aparte de la posesión de la fortaleza, el ejército imperial solo pudo salvar 46 cañones y 19 morteros; el resto de la artillería se estropeó. Una guarnición imperial de seis batallones bajo el conde Friesen fue asentada en Landau. El 17 de septiembre, el archiduque José y su esposa recorrieron la ciudad antes de regresar a Viena. La población de Landau sufrió gravemente. Muchas casas fueron destruidas y los mercaderes habían suministrado a los soldados franceses no fueron reembolsados. En septiembre, el electorado de Baviera entró en la guerra como aliado de Francia y capturó a Ulm. Luis de Baden había esperado conquistar Alsacia, pero en lugar de eso, cruzó a la orilla este del Rin para proteger a los estados imperiales en el sur de Alemania. Catinat puso un pequeño ejército en manos de Claude Luis Hector de Villars y lo envió a la orilla este. El 14 de octubre de 1.702, Villars derrotó a Louis en la batalla de Friedlingen.

En 1.703, la posición imperial se degradó gravemente debido a la quiebra de Samuel Oppenheimer y la mala gestión fiscal. Luis de Baden se quejó de que sus tropas no estaban debidamente pagadas, pero no pudo resolver el problema. Mientras tanto, el ejército de Villars despejó el Breisgau de las tropas imperiales y capturó a Kehl el 9 de marzo de 1703. Camille d’Hostun, duc de Tallard, marchó desde el río Mosela con otro ejército para unirse a Villars. Bloqueado de moverse hacia el norte por Luis de Baden en las Líneas de Stollhofen, Villars avanzó hacia el este para vincular las fuerzas con el nuevo aliado de Francia, Maximiliano II Emanuel, elector de Baviera. Louis abandonó las líneas de Weissenburg a los franceses sin batalla. El escenario estaba preparado para que Tallard intentara recuperar a Landau del ejército imperial.

Batalla de Friedlingen (14 de octubre de 1.702)

La declaración formal de guerra llegó el 15 de mayo de 1.702. El bloque borbónico o felipista quedó constituido por las Dos Coronas (Francia y España), Baviera, Colonia y Saboya (que cambió de bando en 1.703); mientras que el partido aliado o imperial quedó formado por el Sacro Imperio, Inglaterra (Reino Unido de Gran Bretaña a partir de 1707), las Provincias Unidas, Prusia y Portugal (desde 1.703).

Luis XIV ordenó a Catinat que apoyara a su aliado el elector de Baviera, éste despachó a Villars , comandante del fuerte francés de Huningue (Alsacia) con la orden de Luis XIV de avanzar en dirección a Suabia (en el sur de Alemania), con la misión de unirse a las tropas de su aliado, Maximiliano II Manuel, el elector de Baviera y, una vez efectuada la conjunción, atacar a las fuerzas del emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Leopoldo I.

Se había elegido como punto de partida de la maniobra la fortificación de Friedlingen, que se encontraba emplazada en las proximidades de la frontera germano-helvética, debido a que en dicha región resultaba fácil cruzar el río Rin. El ejército francés tenía unos 20.000 efectivos y 33 cañones.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-friedlingen-1702--fortalezas.png 1128w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-friedlingen-1702--fortalezas-300x213.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-friedlingen-1702--fortalezas-768x544.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-friedlingen-1702--fortalezas-1024x725.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-friedlingen-1702--fortalezas-100x71.png 100w
Batalla Friedlingen 1.702. Fortlezas de Huningue (derecha) y Friedlingen (izquierda) a orillas del Rin. Aguafuerte según un dibujo de Emanuel Büchel
La batalla

En la madrugada del 14 de octubre de 1.702, 20.000 soldados con 33 cañones, al mando de Villars, atravesaron el Rin y destruyeron el fuerte de Friedlingen (en el municipio actual de Weil am Rhein, Alemania) que estaba situado frente al francés, al norte de Basilea. Las tropas imperiales, a las órdenes del margrave Luis Guillermo de Baden-Baden (conocido como Luis el Turco, con rango de general, más tarde ascendido a mariscal de campo), que disponía de unos 14.000 efectivos, tenía por misión impedir el avance de los franceses, para lo cual se habían atrincherado contingentes de infantería en el bosque de Käferholz, a la vez que unos escuadrones de caballería estaban apostados en lo alto de la cercana montaña de Tüllingen.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-friedlingen-1702--plano-de-la-batalla.png 847w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-friedlingen-1702--plano-de-la-batalla-300x294.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-friedlingen-1702--plano-de-la-batalla-768x753.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-friedlingen-1702--plano-de-la-batalla-100x98.png 100w
Batalla de Friedlingen 1.702. Plano de la batalla: franceses en amarillo, los imperiales en rojo.

Amparados en sus trincheras, los imperiales rechazaron los ataques franceses, retirándose hacia el norte a la caída de la noche, dejando de este modo al ejército francés en posesión del campo de batalla. Los imperiales sufrieron 335 muertos y 742 heridos, mientras que en el lado francés hubo 1.703 muertos y 2.601 heridos.

Secuelas

Aunque ninguno de los dos contendientes salió vencedor de la batalla, los franceses quedaron dueños del campo de batalla, por lo que se suele admitir que lograron una victoria táctica. No obstante, los imperiales consideran que lograron una victoria (como figura en la lápida del monte de Tüllingen), pues consiguieron su objetivo, que era el de impedir que las tropas francesas alcanzasen Suabia para reforzar allí a las de Maximiliano II Manuel de Baviera, puesto que los franceses, tras el alto número de bajas sufridas, desistieron de su empeño y se retiraron de nuevo tras la línea del río Rin.
Aunque Villars capturó las pequeñas fortalezas de Friedlingen y Sternschanze, que había pasado mientras avanzaba, se retiró a través del Rin a principios de noviembre. El margave había luchado así una campaña exitosa y obtuvo una victoria estratégica. Los franceses estaban más lejos de Baviera de lo que habían estado a principios de 1.702, y era posible que Baviera se reconciliara con el Emperador.

Campaña naval de 1.702

Batalla de Cádiz (23 de agosto-28 de septiembre de 1.702)

El 15 de mayo de 1.702, los poderes de la Gran Alianza, encabezados por Inglaterra y la República de Holanda, declararon la guerra a Francia y España. El emperador Leopoldo I también declaró la guerra a las potencias borbónicas, pero sus fuerzas bajo el mando del príncipe Eugenio ya habían comenzado las hostilidades en el norte de Italia a lo largo del valle del Po en un intento de asegurar para Austria el ducado español de Milán. La exitosa campaña del príncipe Eugenio en 1701 había despertado entusiasmo en Inglaterra por la guerra contra Francia, y ayudó a los esfuerzos del emperador Leopoldo para persuadir al rey Guillermo III de que enviara una flota aliada al mar Mediterráneo. El conde Wratislaw, enviado del Emperador en Inglaterra instó a que la visión de una flota aliada en el Mediterráneo afectaría a una revolución en la provincia española de Nápoles; ganar el sur de Italia de las precarias garras de Felipe V; intimidaría al papa francófilo Clemente XI; y animaría al duque de Saboya, y a otros príncipes italianos, a cambiar de bando. Más modestamente, el príncipe Eugenio pidió un escuadrón para proteger el paso de sus suministros desde Trieste a través del Adriático.

Los ingleses tenían sus propios intereses en el Mediterráneo: la Compañía Levante necesitaba escoltas, y una presencia naval aliada podría desafiar el dominio de la flota de Toulon del rey Luis , un ataque en el que podría asestar un golpe mortal al poder naval francés. Sin embargo, quedó claro que antes de que los aliados pudieran comprometerse con la estrategia del Mediterráneo, primero sería necesario asegurar una base en la península Ibérica. La decisión de capturar Cádiz, cuya posesión abriría el Estrecho y colocaría en manos aliadas la puerta al comercio con el Nuevo Mundo. Fue tomada antes de la muerte del rey Guillermo III en marzo de 1702, pero la política se mantuvo bajo su sucesor, la reina Ana , y sus ministros dirigidos por el conde de Marlborough.

Los representantes de Inglaterra en la corte portuguesa en Lisboa, John Methuen y su hijo Paul, también clamaban por una fuerte manifestación naval en la costa española para alentar al vacilante rey Pedro II a anular sus recientes tratados con Francia y España, y unirse a la Gran Alianza. Los Methuens estaban asistidos por el príncipe George de Hesse-Darmstadt, un primo de la Emperatriz Eleonora. Los aliados esperaban que mientras los Methuens negociaban con los portugueses, el Príncipe podía inspirar e incluso dirigir la insurrección pro-austriaca en España en nombre del hijo menor y del pretendiente del Emperador al trono español, el Archiduque Carlos.

La flota anglo-holandesa zarpó a finales de julio y cruzó la costa portuguesa el 20 de agosto. El almirante Rooke mandaba 50 buques de guerra (30 ingleses, 20 holandeses) y transportes, con un total de 160 barcos; Ormonde, comandante de las tropas, tenía bajo su mando a 14.000 hombres en total, 10.000 ingleses (incluyendo 2,400 marines) y 4.000 holandeses. Sin embargo, Rooke no tenía fe en la expedición: sus barcos no tenían suficientes víveres para una campaña prolongada, y le preocupaba el puerto francés de Brest, que se encontraba entre él e Inglaterra. La flota estaba organizada:

Flota inglesa:

  • Escuadra roja al mando del vicealmirante Thomas Hopsonn con su insignia en el Prince George (90), junto con el Association (90), el Monmouth (70) el Essex (70) el Oxford (70) el Yarmouth (70) y el Grafton (70).
  • Escuadra azul al mando del contralmirante John Graydon con su insignia en el Triumph (90) junto con el Cumberland (80), el Lennox (70) el Berwick (70), el Torbay (80), el Pembroque (60) y el Northumberland (70).
  • Escuadra blanca al mando del contralmirante Stafford Fairbone con su insignia en el St. George (96), junto con el Barfleur (90) el Stirling Castle (70), el Burford (70), el Expedition (70), el Chichester (80) y el Swiftsure (70).
  • Escuadra del vicealmirante de Inglaterra almirante George Rooke al mando del buque insignia Royal Sovereign (110), junto con el Kent (70), el Boyne (80), el Bedford (76), el Ranelagh (80), el Plymouth (80).

Además disponía de 6 fragatas, 2 corbetas, 5 bombardas, y 10 brulotes, alcanzando 2.570 cañones y unos 16.400 hombres de tripulación.

Flota holandesa:

  • Escuadra del Mosa al mando del vicealmirante Van der Goes con su insignia en el Zeven Provincien (90), junto con el Holland (72), el Veluwe (64), el Dordrecht (72), el Wssenner (64) y el Aemelia (64).
  • Escuadra de Amsterdam al mando del teniente almirante Van Almonde con su insignia en el Vrijheid (94), junto con el Handerbroek (50), el Het Loo (64), el Reigersberg (72), el Unie (92), el Gouda (64) y el Katwijk (72).
  • Escuadra del Norte al mando del teniente almirante Callenberg con su insignia en el Beschermer (90), con el Wulverhorst (50), el Uthrecht (64), el Enkhuizen (72) el Arhem (64), el Alkmaar (72) y el Slot van Muyden (72).

Además disponían de 3 fragatas, 3 bombardas y 3 brulotes, alcanzando 1.580 bocas de fuego y una dotación de 10.850 hombres.

El príncipe George, en su barco el Adventure, se había unido a la flota en el cabo de San Vicente. Tanto el Príncipe como Paul Methuen (quienes también se habían unido a la expedición), informaron a Rooke que Cádiz estaba mal defendida, pero la propia inteligencia del almirante, recibida de un pescador capturado, sugería que una poderosa guarnición de regulares españoles ya había fortalecido la ciudad.

Las dudas aliadas sobre la fuerza real que se oponía a ellas se vieron agravadas por la estratagema española de encender hogueras extensas a lo largo de las alturas. Por lo tanto, después de que la flota aliada atracó en Cádiz el 23 de agosto, pasaron tres días en discusiones inútiles antes de llegar a una decisión.

Cádiz, la principal ciudad de Andalucía, tenía una guarnición de unos 300 hombres mal equipados con un número similar que bordeaba la costa, pero la repentina aparición de la flota aliada generó un estado de emergencia. Las ciudades ricas de Córdoba y Sevilla contribuyeron a la causa española, los nobles tomaron las armas y el campesinado local se organizó en batallones, de modo que después de reforzar la guarnición de la ciudad, el gobernador Francisco del Castillo, marqués de Villadarias, todavía podría reunir en el campo quinientos o seiscientos jinetes, y varios miles de la milicia. Para aumentar aún más la fuerza de su posición, el comandante español aseguró el puerto hundiendo dos grandes cascos en su entrada.

El conde el conde Fernán Núñez se apresuró a colocar sus galeras en una línea diagonal que iba de los muelles de Cádiz a Puerto Real. Esto imposibilitaba la comunicación entre las tropas de Butler y los buques de Rooke. La potencia de fuego de las defensas costeras y las andanadas desde las galeras mantendrían la flota enemiga a suficiente distancia y disuadirían a Rooke de intentar cualquier maniobra anfibia. En Cádiz, el pequeño ejército de Villadarias se concentraría en resistir hasta el último hombre mediante ataques puntuales y muy rápidos a la vanguardia inglesa.

Desembarco y saqueo

El desembarco tuvo lugar en la bahía entre Rota y el fuerte de santa Catalina el 26 de agosto con un viento fresco, lo que provocó la pérdida de unas 25 embarcaciones de desembarco y 20 hombres ahogados. El fuego de una batería española de 4 cañones y la carga de un escuadrón de caballería ofrecieron resistencia al desembarco. Las filas más importantes de las fuerzas aliadas consistían en granaderos que rechazaban a los jinetes españoles. Sin embargo, uno de los oficiales aliados, el coronel James Stanhope, quien más tarde se convertiría en comandante en jefe británico en España, elogió el coraje de las tropas inglesas y españolas comprometidas en la pequeña acción, admitiendo que otros 200 jinetes más habrían arruinado el desembarco.

Desde el lugar de aterrizaje, las fuerzas de Ormonde marcharon hacia Rota. La ciudad fue encontrada desierta. Los aliados se quedaron allí por días, desembarcando caballos y tiendas. Aunque el poder militar permanecía en manos anglo-holandesas, al príncipe George se le había otorgado el jefe de la administración civil en cualquier ciudad ocupada por los aliados. Distribuyó manifiestos en los que invitaba a los españoles pasarse a la Casa de Austria. El hecho de que algunos se unieran para unirse a los aliados en Rota era valioso, ya que el representante imperial dependía de voluntarios locales para hacer contacto con otros habitantes. Sin embargo, las autoridades españolas habían tomado medidas severas para evitar el abandono, amenazando con colgar a cualquiera atrapado en posesión de uno de los manifiestos del príncipe Jorge.

Los aliados procedieron a tomar el fuerte de Santa Catalina antes de ingresar a la ciudad del Puerto de santa María. Los hombres de Ormonde acamparon inicialmente más allá de la ciudad, pero el error fue permitirles entrar en ella a ella. Las tropas encontraron la ciudad llena de almacenes sin vigilancia llenos de bienes, y las bodegas llenas de vino y de brandy, la mayoría de los cuales eran propiedad de comerciantes ingleses y holandeses que hacían negocios bajo nombres españoles. Los hombres se dedicaron al saqueo,y la destrucción, no solo de los almacenes, sino también de los conventos e iglesias. El príncipe George se desesperó y envió a casa un informe condenando la conducta de los oficiales, particularmente los subordinados de Ormonde, Henry Belasys (El segundo al mando de Ormonde), O’Hara, y el barón Sparr holandés, a quien responsabilizó por persuadir a Ormonde de separar a las tropas en la ciudad. Al principio, la marina no estaba involucrada en el saqueo, pero pronto se vieron tentados a tomar parte.

La causa del archiduque Carlos había sufrido un grave revés debido al comportamiento y la mala conducta de los hombres de Ormonde.

Las tropas anglo-holandesas se internaron en pueblos y aldeas para hacerse con provisiones y sembrar el terror con la idea de que esa brutalidad atemorizaría a los rústicos y ablandaría a Villadarias, que permanecía encastillado en Cádiz. Nada más lejos de la realidad. Las violaciones y saqueos de la soldadesca inglesa motivaron que, a sus espaldas, se fueran organizando milicias de jinetes expertos que tendían letales emboscadas a la caballería de Ormond.

Reembarque y retirada

Después de la ocupación del Puerto de Santa Maria, el avance perdió impulso. La costa pantanosa hasta Puerto Real fue ocupada, y los generales ingleses se volvieron más recalcitrantes. Sin embargo, el barón Sparr insistió en atacar el fuerte Matagorda situado en los Puntales, lo que permitiría la entrada de la flota de Rooke en el fondeadero, y destruir las naves enemigas en su interior. Con 600 soldados holandeses y 1.600 ingleses, los aliados hicieron una calzada a través de la arena profunda y acercaron una batería del bastión, pero entonces se encontraron dentro del alcance de las galeras del conde Fernan Núñez.

Villadarias, mientras tanto, continuó acosando a los aliados separados y cortando sus comunicaciones. Mediante un ataque repentino también recapturó a Rota, cuyo comandante de la guarnición, el ex gobernador, fue condenado a muerte y ejecutado como un traidor. Los anglo-holandeses fueron detenidos y Matagorda resistió, y después de varios días, Rooke declaró que si incluso se tomaba el fuerte, el otro bastión que custodiaba la entrada de los Puntales evitaría que la flota navegara por el estrecho pasaje.

Día tras día Butler, que dirigía las operaciones desde su nave, el Royal Sovereign, recibía las noticias de las bajas. Para colmo, las defensas se cobraban buque tras buque. En solo un día el fuego combinado de los baluartes y las galeras hundieron tres barcos ingleses y uno holandés que se habían acercado demasiado. El 28 de septiembre, cuando se cumplían ya 35 angustiosos días de sitio, Rooke ordenó recoger a las tropas expedicionarias y desplegar velas hacia mar abierto.

La flota había quedado en tan mal estado, que tuvo que buscar refugio en la costa portuguesa para reabastecerse y reparar las naves.

Batalla de la ría de Vigo o de Rande (23 de octubre de 1.702)

La flota de Indias, que debía regresar a España, bajo el mando del almirante y general Manuel de Velasco y Tejada, retrasó el viaje un año mas y pidió que fueran escoltados por buques de guerra franceses, los Borbones esperaban que sirviera para financiar la guerra que se avecinaba y los contrarios simplemente querían apoderarse de ella.

La escuadra española se componía exclusivamente de 17 galeones, un tipo de buque ya en desuso aunque con gran capacidad de carga y de los cuales sólo 3 eran buques de guerra, la capitana el Jesús, María y José (44) y las dos almirantas el Santísima Trinidad (44) y el San Juan Bautista (50), el resto eran galeones mercantes armados: la Bufona (36), el Azogue (50), el Nuestra Señora del Rosario y las Animas (44), el Santo Cristo de Maracaibo (40), el Santo Cristo del Buen Viaje (36), el Santa Cruz (36), el Santo Domingo (30), el Adjuan Bexta (30), el Nuestra Señora de los Dolores (30), el Nuestra Señora de la Merced (30), el Toro (26), el Nuestra Señora de las Angustias (24); completaban la flota 3 corbetas, 2 pataches y un buque auxiliar. En sus bodegas debían de transportar oro, plata, perlas, esmeraldas, amatistas, diamantes, cochinilla, índigo, maderas para teñir y de ebanistería, azúcar, gengibre, cacao, algodón, lana colorada, tabaco, cueros, pieles, etc.

La escolta francesa estaba compuesta por la flota de Brest, bajo el mando del marqués de Château-Renauld, se dirigió a la Martinica, donde se uniría a la flota de Indias para protegerla. La flota estaba compuesta por 15 navíos de línea: el Fort (76), que era el buque insignia, el Prompt (76), el Ferme (74), el Espérance (70), el Superbe (70), el Bourbon (68), el Asure (66), el Oriflamme (64), el Prudent (64), el Sirene (62), el Solide (36), el Modere (54), el Dauphin (46), el Volontaire (45), Triton (45), además había 3 fragatas (el Entreprenante, el Choquante, el Emeraude), 1 brulote (el Favori) y 1 aviso.

Finalmente, el 11 de junio de 1.702 salieron los galeones de La Habana, hasta las Azores no divisaron ninguna vela enemiga, pero durante el viaje la fiebre amarilla se cebó con la flota francesa, que no estaba acostumbrada a esas latitudes, costando la vida de 2 coontraalmirantes, 2 capitanes, y gran numero de oficiales y marineros.

En las Azores, descansaron 4 días y se enteraron de que la flota anglo-holandesa estaba sitiando Cádiz, se celebró un consejo de guerra a bordo de el Fort y se decidió buscar un puerto alternativo, los franceses propusieron Brest (norte de Fracia) y descargar allí la valija, otros propusieron el puerto gallego de El Ferrol (noreste de España), y finalmente se decidieron por el puerto de Vigo, donde la flota se suponía estaría a resguardo del enemigo.

La flota franco-española llegó a la ría Vigo el 21 de septiembre, y atracaron en un lugar llamado la ensenada de San Simón. La ría tiene una longitud de unos 1.500 metros y acaba en dicha ensenada que es amplia y aunque tiene poca profundidad sus fondos son de lodo y arena que no dañan a los cascos en la bajamar, dos fuertes protegían el paso en el estrecho de Rande donde actualmente está el puente.

El gobernador de Galicia, el príncipe de Barbanzón, que residía en la zona empezó a coordinar con los mandos navales las labores defensivas: Se reclutaron milicias, se repararon y reforzaron las estructuras que defendían el estrecho (al sur el castillo de Rande y al norte el castillo de Corbeiro) armándose con cañones franceses 8 de hierro y 12 de bronce, cada uno (los españoles eran de pequeño calibre) y se tendió una barrera defensiva formada por troncos, mástiles, barriles y cadenas para tratar de cerrar el paso a la ensenada de San Simón. Protegiendo los extremos de la barrera estaban dos navíos franceses, el Esperance (70) cañones al sur y el Bourbon (68) al norte, tras la barrera los buques de escolta franceseses formación en media luna. En medio de todos ellos estaban dos brulotes y, finalmente, los preciados mercantes.

Tras esto empezó la discusión de que hacer con la carga, dado que la Casa de Contratación prohibía formalmente la descarga sin su presencia. En Madrid se reunió el Consejo del Reino y se aprobó que se descargaran los metales preciosos pertenecientes a la Corona, el resto dependía de la Casa de Contratación, que mandaría a sus representantes.

Con el mensajero iba el ingeniero francés Renaud d’Elizegaray para inspeccionar las defensas, tardarían 15 días en hacer el recorrido Madrid-Vigo, perdiendo un precioso tiempo, aunque es posible que se empleara para descargar las mercancías de contrabando que solían transportar los galeones y que eran ocultados a la Casa de Contratación.

El 19 de octubre se empieza a descargar el buque insignia, 75 toneladas de oro y plata, para su transporte, el príncipe de Barbanzón había reunido más de 1.400 carros tirados por bueyes, que podían llevar cuatro cofres sellados cada uno, y 2.000 mulos, que se dirigieron a Pontevedra, Padrón y Lugo por caminos de montaña. Sin embargo, los preciosos metales hacían de lastre en los galeones, es decir, iban en el fondo de la bodega, por lo que, antes, había que descargar el resto de mercancías. Para contabilizarlas, el Consejo de Indias había dotado de poderes especiales a Juan de Larrea, que llegó a Vigo, en silla de postas, cuando la mayor parte de lo correspondiente al Rey había sido llevado al interior, inmediatamente se preocupó de que el diezmo fuese desembarcado y registrado en primer lugar, y después el resto.

Se había trazado un recorrido por etapas hasta el alcázar de Segovia, donde se almacenaría, requisándose carros de bueyes de las zonas, de modo que solo tenían que recorrer la etapa que les quedaba más cerca, trasvasándose la carga a otro carro al cubrir la etapa.

La actividad llenaba la ría cuando llegó un patache gaditano anunciando que “tras grandiosas pérdidas, los anglo-holandeses, desmoralizados, han levantado el cerco de Cádiz”. Y que la flota se había dividido en dos, una con rumbo a las Indias y otra hacia Inglaterra.

La noticia, junto con la progresiva consolidación de Felipe de Anjou como rey español, invitó a cargar, de nuevo, las bodegas y a deshacer la estacada. Incluso, cinco barcos franceses regresaron a Brest y milicianos y paisanos dejaron las armas para volver a casa.

La batalla

Mientras la flota holandesa se había dirigido a la bahía de Lagos (al sur de Portugal) para aguada y conseguir suministros, el almirante inglés recibió información de pescadores, de que la flota de Indias se había dirigido hacia Galicia, inmediatamente envió las fragatas por delante para reconocer las rías, y puso rumbo a Galicia.

Las veloces fragatas inglesas que iban delante para explorar, llegaron el 19 de octubre, una se internó en la ría de Pontevedra y otra en la de Vigo y ambas capturan barcos pesqueros para informarse de qué está pasando y cómo están las defensas. Esto provocó que cundiese el pánico y que se acelerase la descarga, pues era obvio que el escondite ya no era secreto. Incluso los mercaderes reacios a desembarcar sus mercancías y pagar un caro transporte por tierra se preocuparon por sacar sus bienes de las bodegas cuanto antes. Hundieron en el estrecho de Rande (algo menos de 1 km) 3 mercantes nuevos que había en la dársena de Redondela, una pequeña aldea próxima a Vigo, y los barcos franceses ocuparon sus posiciones de combate.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-ria-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--movimientos-previos.png 1041w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-ria-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--movimientos-previos-300x184.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-ria-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--movimientos-previos-768x471.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-ria-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--movimientos-previos-1024x628.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-ria-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--movimientos-previos-100x61.png 100w
Batalla de la ría de Vigo o de Rande (23 de octubre de 1.702). Movimientos previos

El almirante José Chacón, con 200 marinos franceses y 150 mosqueteros españoles, guarnicionaron las baterías de Rande. Dos compañías de Velasco y 200 milicianos ocuparon Corbeiro, 1.000 protegieron el perímetro de la ciudad y unos cientos se distribuyeron por el castillo de San Sebastián y el Castro, Laje y la bahía de Teis. En trincheras de reserva, Barbanzón dispuso 3.000 hombres mal armados y 30 hidalgos a caballo.

El 21 de octubre, la escuadra enemiga apareció al sur de las Cíes, después de haber perdido 10 navíos y 6 fragatas en su asedio a Cádiz, la flota anglo-holandesa estaba compuesta de 27 navíos de línea, 5 fragatas, 6 cañoneras y 10 brulotes, además de 9 bajeles mercantes, les quedaban unos 12.000 infantería de marina. El 22, entre una leve niebla, ocupó posiciones de combate: delante, 10 navíos holandeses, 15 ingleses y todos los brulotes. Entró en la ría por la orilla norte, lejos del alcance de los cañones de tierra y dobló la guía sin responder a los disparos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-ria-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--vista-de-la-batalla.png 1224w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-ria-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--vista-de-la-batalla-300x159.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-ria-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--vista-de-la-batalla-768x407.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-ria-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--vista-de-la-batalla-1024x543.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-ria-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--vista-de-la-batalla-100x53.png 100w
Batalla de la ría de Vigo o de Rande (23 de octubre de 1702). Vista de la batalla. Grabado inglés

Llegaron a la estacada y arriaron 17 chalupas con infantes de marina para romperla, pero las baterías de Corbeiro y de Rande hundieron dos y les hicieron huir. Por la tarde, Hopson, en consejo de guerra con sus oficiales, encargó al duque de Ormond y sus infantes de marina asaltar los dos fuertes. También se acordó poner una cuchilla metálica en el Torbey (80) para cortar la barrera de Rande.

A la mañana siguiente, el Zeven Provincien (90) desde el norte, y el Association (90) abrieron fuego contra los fuertes, mientras que los holandeses desembarcaban (2.000) al norte en Domaio para atacar el castillo de Corbeiro y los ingleses (4.000) al sur desembarcaron en Teis para atacar el castillo de Rande. Las milicias huyeron al primer disparo, y los defensores aguantaron un par de horas, los anglo-holandeses se hicieron con los fuertes y giraron los cañones contra las naves franco-españolas.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-bahia-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--desembarco-y-conquista-de-los-fuertes.png 1289w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-bahia-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--desembarco-y-conquista-de-los-fuertes-300x177.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-bahia-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--desembarco-y-conquista-de-los-fuertes-768x453.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-bahia-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--desembarco-y-conquista-de-los-fuertes-1024x604.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-bahia-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702--desembarco-y-conquista-de-los-fuertes-100x59.png 100w
Batalla de la bahía de Vigo o de Rande (23 de octubre de 1.702). Desembarco y conquista de los fuertes. Autor Ludolf Backhuysen

Mientras el Torbey (80) a plena vela aprovechando viento de popa, se lanzó contra la estacada, arrastrando toneles, tablas, cadenas y cuerdas. Detrás, el Grafton (70), el Mary (60), el Kent (70) y el Monmouth (70) y otros buques menores como el Phoenix y el Vulture, la barrera no se rompe, y los cuyos tripulantes saltaron y rompieron la barrera con hachas, a pesar del fuego de los barcos franceses. El Torbey (70) recibió numerosos impactos del Bourbon (68) y del Esperance (70).

Abierta la estacada, entraron por el norte el Zeven Provincien (90) seguido de la escuadra holandesa y por el sur el Somerset (80) seguido por ingleses entraron en la ensenada.

Chateau-Renault contraatacó con el Fort (76), pero el escaso espacio para maniobrar provocó una cruel y salvaje lucha cuerpo a cuerpo, pues el cañoneo causó grandes destrozos en los barcos y el mutuo abordaje se inició pronto. La superioridad artillera de los anglo-holandeses se impuso enseguida. El Solide (56), desarbolado, ardió y explotó al alcanzar el fuego la santabárbara. En otras naves, como el Tritón (42) , el combate seguía al llegar la noche. El Bufon se hundió, arrastrando a gran parte de la tripulación. El Favorit cargado con tabaco se situó al costado del Torbey (70) para rociarlo de pez y prenderle fuego, el brulote explotó, enviando una nube de polvo de tabaco sobre su enemigo. Aunque los ingleses apagaron el fuego, ciento quince hombres murieron asfixiados.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-bahia-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702.png 1276w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-bahia-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702-300x196.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-bahia-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702-768x503.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-bahia-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702-1024x670.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/batalla-de-la-bahia-de-vigo-o-de-rande-23-de-octubre-de-1702-100x65.png 100w
Batalla de la bahía de Vigo o de Rande (23 de octubre de 1.702). Cuadro anónimo holandés

Algunos buques ingleses, que desconocían los bajíos, quedaron encallados momentáneamente cerca del islote que da nombre a la ensenada, al querer operar en busca de posiciones ventajosas.

Las líneas francesas se rompieron dos horas después y Chateau-Renault ordenó hundir los barcos para impedir que cayeran en manos enemigas. El propio vicealmirante francés hundió su barco, huyendo en una chalupa con su tripulación, aunque todos no pudieron cumplir la orden y algunos encallaron. Los buques ingleses Montmouth (70), el Mary (60), el Kent (70) y Dordretch (72) fueron los primeros en dirigirse a los galeones. Mientras Velasco, viendo que los galeones no tenían escapatoria, ordenó hundir los navíos. Los anglo-holandeses consiguieron capturar algunos antes de que se hundieran.

Secuelas

En la batalla de Rande hubo más de 1.000 muertos y otros tantos heridos españoles y 800 muertos y más de 1.500 heridos ingleses. Los ingleses se hicieron con 5 barcos franceses y 6 españoles, pero solo pudo llevarse 3 españoles y 3 franceses. Por su parte los holandeses apresaron a 5 españoles y 1 francés, aunque solo pudieron llevarse a casa a 2 españoles y el galo, que llegó a Holanda de milagro, siendo el resto saqueados e incendiados para evitar su represa.

Una vez ganada la batalla, los atacantes saquearon Redondela y la isla de San Simón. Vigo quedó a salvo protegida por su muralla y defensas.

Cuatro días más tarde, arribó Cloudesley Shovel con 20 naves. Buscando víveres, los ingleses atacaron huertos y establos de la comarca Redondelana, pero se encontraron con las guerrillas de las milicias campesinas. Entre ellas estaba el conde de Ribadavia, quien, con vasallos y amigos, obligó a muchos grupos a reembarcar. Tras quemar varias iglesias y el convento de frailes de la isla de San Simón, los ingleses partieron el 30 de octubre, aprovechando la bajamar y el viento. Los holandeses, antes de irse, incendiaron el Bourbon (68) y los galeones que no podían navegar. Shovel permaneció otros diez días más con veintisiete naves, cuatro buques hospitales y las naves presas, españolas y francesas, que se habían arreglado. Desmanteló el fuerte de Rande, requisando cañones de los barcos y baterías de tierra, y canjeó prisioneros en Bayona.

El día 30 de octubre Rooke ordena partir a su armada, que abandona la ría de Vigo, aunque dejó una guarnición de 27 buques de guerra junto a los apresados al mando del almirante Shovel.

Y tras irse los ingleses, los labradores llegaron a Redondela para llevarse lo poco que quedaba en tierra, pues, en el mar, Barbanzón se lo impidió y empleó buzos para recuperar “una cantidad nada despreciable de plata y las mercaderías que el agua de mar no había podrido”.

Por fin, el 6 de noviembre de 1.702, las últimas unidades inglesas abandonaron la ría de Vigo. Los ingleses se llevaron sus presas el Modere (54), el Prompt (76) y el Triton (45) y los galeones San Diego de San Francisco Javier (12), el Nuestra Señora del Rosario (44) y el San Juan Bautista (50). El almirante Chacón fue hecho prisionero y llevado a Londres.

El San Juan Bautista (50) que era el antiguo Darmouth, había sido capturado por Francia anteriormente y luego vendido a España, los ingleses le rebautizaron el Vigo pero se hundió al año siguiente por un temporal cerca de Holanda.

El Nuestra Señora del Rosario (44) fue apresado sin que hubiera sido descargado, fue remolcado por el Monmouth (70), pero a la altura de las islas Cíes, chocó contra un pedregal de percebes, una enorme brecha se abrió en la proa y se hundió.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/galeon-hundido.png 1126w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/galeon-hundido-300x206.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/galeon-hundido-768x527.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/galeon-hundido-1024x703.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/galeon-hundido-100x69.png 100w
Galeón hundido

El botín fue descargado en la Torre de Londres y se valoró en un millón de libras, sin embargo el encargado de la fábrica de la Moneda, el físico Isaac Newton, registró una cantidad de estos metales de solo 4.500 libras de peso, con un valor cercano a las 15.000 libras. La noticia de la batalla disparó la bolsa inglesa, y se acuñaron medallas conmemorativas para celebrar la victoria, e incluso se dedicó una calle en Londres llamada Vigo Street para recordar la victoria.

Oficialmente, al Alcazar de Segovia llegaron 13,6 millones de pesos (antiguos duros de plata), unas 370 toneladas de plata. Con esta Flota salió a la luz todo el fraude que había en la Carrera de Indias y cómo el Rey era el principal perjudicado. A esta cantidad, hay que sumarle la que se “extravió” camino de Segovia, algunos carros fueron asaltados a la altura de la localidad orensana de Rivadavia, muertos sus guardianes y robado su contenido, otros ocho fueron interceptados cuando intentaban atravesar la villa de Chantada (Lugo) por su señor feudal, Juan Manuel Enríquez Sarmiento, lo que se recuperó después por la zona tras interrogar duramente a sus habitantes, pues aprovecharon la ocasión para ocultar riquezas y lo que saquearon las milicias en los últimos momentos.

La mayoría de las mercancías que venían en los galeones pertenecían en realidad a empresas inglesas y holandesas, que en realidad usaban a testaferros españoles, pues les estaba prohibido comerciar con la América española. Así pues, tras consultar con sus asesores, el rey Felipe V decidió quedarse con cerca de 9 millones de pesos, alegando que en realidad eran de los enemigos. El Rey fue el que más recaudó en todos los viajes. Con esos fondos pudo pagar a Francia los daños y perjuicios y aún le sobró bastante para pagar la Guerra de Sucesión. Los barcos españoles perdidos eran muy viejos y anticuados, mientras que los franceses eran nuevos, y la perdida supuso que Francia dejó de ser una potencia naval.

A Felipe V también le interesaba decir que todo quedó en el fondo de la ensenada, para evitar reclamaciones. Y los franceses dijeron lo mismo de sus barcos para intentar obtener una mayor indemnización.

Campaña en los Países Bajos en 1.702

Ascenso de John Churchill, duque de Marlborough

El hombre al que Guillermo III hizo comandante en jefe del contingente inglés y nombró embajador Extraordinario y plenipotenciario en las Provincias Unidas fue John Churchill, duque de Marlborough, que se dirigió a los Países Bajos con 12 batallones ingleses.

La primera tarea de Churchill bajo Guillermo III fue reconstruir el ejército, que Jacobo había disuelto en el caos cuando vio que todo estaba perdido. Abordó el trabajo con energía.

Al llegar a La Haya en julio, Marlborough inició de inmediato negociaciones para un acuerdo de última hora con Francia y España. Habiendo fracasado, comenzó la reconstrucción de una Gran Alianza contra Luis XIV. El 7 de marzo, Marlborough firmó el tratado principal, mediante el cual el Imperio, Holanda e Inglaterra acordaron unirse para imponer sus demandas territoriales sobre Francia y España. El Imperio acordó suministrar 66 regimientos de infantería y 24 de caballería (82.000 hombres en total), Holanda 82 regimientos de infantería y 20 caballería (100.000 en total) e Inglaterra 33 regimientos de infantería y 7 caballería (40.000 en total).

El ejército inglés tras el tratado de Ryswick se había reducido a 12.000 hombres en Irlanda, 7.000 en Inglaterra y 4.000 en Escocia encuadrados en 14 regimientos de caballería (5 guardias y 9 de línea), 8 regimientos de dragones, y 33 regimientos de infantería (3 de guardias y 30 normales), cada uno con un batallón de 250 en caballería y 450 en infantería.

Marlborough consiguió la neutralidad del joven Carlos XII de Suecia, que acababa de obtener una emocionante victoria sobre Rusia y estaba siendo asiduamente presionado por Luis XI. Dinamarca se comprometió a suministrar tropas a la Gran Alianza.

Un entusiasta parlamento inglés ratificó rápidamente los tratados que Marlborough había negociado, y los preparativos avanzaron rápidamente para poner al país en pie de guerra. Inglaterra tuvo que reunir a 58.000 hombres, 40.000 marineros para su flota y 18.000 soldados para su ejército; los 22.000 soldados restantes requeridos para cumplir con su compromiso con la Gran Alianza serían soldados extranjeros pagados. Luego, el 20 de febrero de 1.702, el rey Guillermo cayó de su caballo mientras hacía ejercicio y se rompió la clavícula, muriendo el 8 de marzo, Ana, hija menor de Jacobo II, ascendió al trono. La Reina renovó su confianza en Marlborough; durante los siguientes cinco años, la gestión no solo de las operaciones militares de Inglaterra en el Continente sino también de los asuntos internos del país quedaría en gran parte en manos del Duque.

Reformas militares de Marlborough

En las últimas guerras había dos tipos de operaciones: los asedios y las batallas campales, las últimas guerras habían fomentado una tendencia a favorecer los métodos defensivos de guerra. Durante la segunda mitad del siglo XVII, el principio de acción ofensiva tal como se acepta hoy recibió poco reconocimiento; para ser considerado un comandante exitoso, era menos importante ganar victorias que protegerse contra la derrota.

Las numerosas fortalezas y ciudades fortificadas de Flandes brindaron un amplio margen para el ejercicio de tales tácticas no ofensivas; guarnecidos de manera segura, servirían como puntos fuertes sobre los cuales un ejército defensor podría actuar casi indefinidamente mientras se enfrentaba a una fuerza superior.

Al intentar reducir una de esas fortalezas, el atacante debe emplear dos ejércitos: uno para realizar la inversión real, el otro para cubrir el asedio y evitar los ataques de las fuerzas campaña defensoras. Las técnicas de asedio se impusieron y era posible predecir con un alto grado de precisión el coste económico, el tiempo y el coste en vidas, para tomar una fortaleza particular.

Las batallas campales a gran escala se evitaban, y en caso de enfrentamiento, lo importante era no salir derrotado en vez de la destrucción del enemigo.

En cuanto a la infantería había 4 clases de infantes, mosqueteros, piqueros, fusileros y granaderos, Marlborough redujo las filas de 6 a 4 o incluso a 3, trató de reducir los infantes solo a fusileros y granaderos, los batallones usualmente de 800 efectivos se se organizaron en flanco derecho e izquierdo, que a su vez se organizaban en pelotones y secciones, un pelotón inglés tenía 50 hombres, mientras que el francés tenía 100. Los fuegos que se realizaban por líneas sucesivas, pasaron a hacerse simultáneamente cuando se encontraban a 30 a 50 pasos del enemigo, pasando a cargar a la bayoneta a la carrera.

El despliegue de las tropas desde el orden de marcha a orden de línea era un procedimiento complicado, y a pesar de la instrucción realizada cada invierno tomaba un tiempo considerable. Mantener el orden y la cohesión a lo largo de la batalla, era el objetivo al que se dirigía los ejercicios rigurosos y una disciplina rígida. Una rota la línea, rara vez podría ser reparada; cualquier las filas podía proporcionar a los escuadrones de caballería enemigos un punto de penetración.

La caballería se colocaba en ambos alas, también en dos líneas, y en la retaguardia podría haber una pequeña reserva de caballo y pie. En el siglo XVII era la práctica general en el continente para los escuadrones cuando se cargan para atacar con fuego de carabina o pistola antes de sacar sus espadas. Marlborough organizó la caballería para cargar con la espada como su única arma, alcanzando su velocidad máxima, un trote completo, justo antes del momento del impacto. Como se verá, esta acción de choque le dio a la caballería inglesa una ventaja decidida sobre sus oponentes franceses, cuyos escuadrones en Blenheim aún se detenían para disparar sus armas de fuego.

La artillería de campaña hasta este momento había desempeñado un papel relativamente menor, en parte debido a la precisión y rango limitados de las piezas de campo en bruto que estaban en uso, y también por el hecho de que el trabajo de moverlas dentro y fuera de la posición no se realizaba por soldados, sino por civiles contratados, que eran reacios a tomar cualquier riesgo. Marlborough atribuyó gran importancia a la artillería y aprovechó la superioridad en la potencia de los cañones que disfrutaron los ingleses sobre los franceses. Antes de una batalla, él personalmente ubicaba cada una de sus baterías, coordinando cuidadosamente su fuego de artillería con el de su infantería; y no dudaba en mover sus cañones a una posición más ventajosa a medida que se desarrollaba la operación.

Operaciones en el bajo Mosa

Para Marlborough, la situación en los Países Bajos al comienzo de la temporada de campaña de 1.702 parecía una que exigía una vigorosa acción aliada ofensiva. Se encontró con la resistencia de los holandeses y su complejo defensivo que había caracterizado gran parte de las campañas a finales del XVII, y no había hecho nada para evitar que los franceses ocuparan los Países Bajos Españoles, y tampoco querían hacer ningún intento de expulsarlos.

Luis XIV tenía una posición extremadamente ventajosa como resultado de la ocupación de los Países Bajos Españoles y la Barrera Holandesa y su ocupación del arzobispado de Colonia y el obispado de Lieja, cuyos gobernantes habían hecho causa común con Luis. Los franceses controlaban las importantes vías fluviales de Scheldt, la Mosa (excepto la fortaleza de Maastricht, todavía en manos holandesas), y el Bajo Rin desde Bonn hasta Nimega. Durante el verano de 1701, Louis había hecho construir, bajo la dirección de su hábil ingeniero Sébastien Vauban, un sistema de defensa de 112 km que se extendía desde Namur en el río Mosa hasta Amberes en el río Escalda. Estas “líneas de Brabante”, que consistían en extensos trabajos de campo basados en varios ríos pequeños y complementados por zonas bajas que se podían inundar deliberadamente, estaban fuertemente guarnecidas y estaban diseñadas para impedir el paso a cualquier ejército enemigo que intentara llegar al territorio francés al oeste del Mosa.

Al disponer de sus fuerzas para las campañas de verano, Luis XIV colocó en los Países Bajos un ejército de 60.000 hombres liderado por uno de sus generales más competentes, el mariscal Boufflers. Envió a otros 60.000 bajo Villars y Vendôme a Italia para continuar la lucha contra el príncipe Eugenio de Saboya. Un tercer ejército francés de 20.000 hombres bajo el mando del mariscal Catinat fue puesto en guardia en la región de Alsacia, para hacer frente al príncipe Luis de Baden, que estaba bloqueando cualquier movimiento francés hacia el este a través del Alto Rin. El príncipe sostenía las fuertes “líneas de Stollhofen”, un elaborado sistema de fortificaciones que había construido para cerrar la brecha de 15 km entre el río Rin en Stollhofen (25 km por debajo de Estrasburgo) y las laderas de los bosques de la Selva Negra.

Cuando el 2 de julio Marlborough, acompañado por sus dos oficiales holandeses de campo, fue a Nimega, allí para asumir el mando de un ejército de 60.000 efectivos, la lucha había estado en curso durante diez semanas.

Marlborough pronto descubrió que cualquier plan para marchar hacia el sur y buscar una batalla decisiva con los franceses era obstinadamente obstaculizado por las autoridades en La Haya, así como por los generales holandeses en su ejército, quienes en su ansiedad por proteger a Holanda no querían alejarse. Marlborough se dio cuenta de que debía hacer un esfuerzo para sacar a los franceses del área entre el Bajo Rin y el Mosa antes de que los holandeses aceptaran las operaciones contra los españoles. Holanda, y tenía que lograr esto sin comprometer sus fuerzas en una batalla campal.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/campana-de-marlborough-en-1702.png 1106w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/campana-de-marlborough-en-1702-300x235.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/campana-de-marlborough-en-1702-768x601.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/campana-de-marlborough-en-1702-1024x801.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2019/04/campana-de-marlborough-en-1702-100x78.png 100w
Campaña de Marlborough en 1.702

El 15 de julio, trasladó su ejército a Grave, en el Mosa, a 13 km al sudoeste de Nimega, y diez días más tarde, tras haber cruzado el río en secreto por tres lugares, cruzó hacia la orilla izquierda. Su intención era avanzar hacia Maastricht, controlado por los holandeses, con la esperanza de que esta amenaza a las comunicaciones francesas obligaría a Boufflers a retirarse. Antes de que pudiera comenzar su marcha, sin embargo, para aplacar a los holandeses se vio obligado a dividir a su ejército y dejar una fuerza sustancial atrincherada frente a Nimega.

Habiendo cubierto 65 km en cinco días, Marlborough se detuvo en Lille St. Hubert dentro del territorio del obispado de Lieja para ver qué haría Boufflers. El comandante francés reaccionó como se esperaba. Al encontrar a su enemigo entre él y las Líneas de Brabante, llamó a Tallard desde Rin y retrocedió hacia el sudoeste a través de las fortalezas de Venlo y Roermond, dejando ambos fuertemente guarnecidos. El 1 de agosto, su camino de retiro se extendía sobre un ancho páramo entre Lille St. Hubert y el pueblo de Peer. Aunque esto llevaría a su ejército a través del frente aliado, Boufflers decidió hacer el intento al amparo de la oscuridad. Esto era lo que Marlborough estaba esperando, y ordenó a sus tropas que se quedaran en armas toda la noche. Pero en el momento crucial, los diputados holandeses prevalecieron sobre él para abandonar el ataque. A la mañana siguiente, ante la insistencia del comandante en jefe, fueron con sus generales para observar el paso de los franceses a través del brezal y, escribe a Parker en sus Memorias, “los vieron apresurarse en la mayor confusión y desorden imaginables; sobre esto todos reconocieron que habían perdido una oportunidad muy buena para asestar al enemigo un golpe fatal”.
Una segunda oportunidad llegó al día siguiente cuando el cansado ejército francés estaba todavía a 15 km de su destino, acampado en una posición mal elegida que lo hacía particularmente vulnerable a un ataque. Pero de nuevo las manos de Marlborough estaban atadas por la timidez holandesa, y Boufflers escapó a salvo detrás de sus líneas de defensa, donde pronto se le unió Tallard. El 5 de agosto, el ejército aliado avanzó hacia Peer, una zona a varios km del río Demer, que formaba parte de la posición de Brabante.

Furioso por la pérdida de todo el Mosa Bajo (debajo de Maastricht, solo las fortalezas aisladas de Stevensweert, Roermond y Venlo todavía estaban en manos francesas) Luis XIV incitó a Boufflers a una acción vigorosa. Una buena línea de acción era interrumpir las líneas de suministro de Marlborough, que debido a que el paso del Mosa todavía estaba bloqueado por las fortalezas francesas. Marlborough, que estaba tan ansioso por la acción como los franceses, preparó el escenario al disponer que un gran convoy de carromatos de pan desde el norte y que debería pasar al alcance de Boufflers. Así, los franceses abandonaron la seguridad de sus líneas el 9 de agosto, con la intención de interceptar el convoy de suministro cerca de Eindhoven. Sin embargo, el movimiento de Marlborough para cortar detrás de ellos se hizo prematuramente, y Boufflers escapó de la trampa. El duque ahora movió a su ejército principal hacia el sur, manteniendo al convoy del general Opdam escoltando a 6.000 hombres en la retaguardia como señuelo.

Con las exhortaciones del Rey en mente, Boufflers siguió su búsqueda, y después de tres días encontró a Opdam cerca de Helchteren, donde para su consternación encontró no solo la pequeña fuerza del general holandés, sino todo el ejército de Marlborough preparado para la batalla en la llanura abierta. Sin embargo, una vez más, la hábil maniobra de Marlborough fue ir en vano. Su ventaja sobre los franceses cansados y desprevenidos era tan evidente que los diputados holandeses aceptaron un ataque. La batalla comenzó con un intercambio enérgico de artillería que causó varios cientos de bajas en cada bando, pero cuando se le ordenó a Opdam hacer un asalto clave a la izquierda francesa, que estaba muy desorganizado debido a un terreno pantanoso, se negó a avanzar porque porque no estaba firme. Las horas restantes de la luz del día se desperdiciaron sin que se realizara ningún ataque, y durante la noche, Boufflers pudo completar su despliegue. Al día siguiente, los Diputados, encontrando el equilibrio entre las dos partes más parejo, aunque todavía a favor de Marlborough, prohibieron más acciones ofensivas. Esa noche, Boufflers retrocedió detrás del río Demer. Fue una amarga decepción para Marlborough

El desaliento de los diputados y generales holandeses había impedido a Marlborough en al menos cuatro ocasiones forzar una acción decisiva sobre los franceses. Durante el resto de la campaña de 1.702 recurrió a la reducción de las tres fortalezas del Mosa debajo de Maastricht. La guerra de asedio era una forma convencional de operación a la que estaban bien acostumbrados los holandeses, y no plantearon objeciones, particularmente contra Venlo, que, además de ser la más fuerte de las tres, era la más cercana a Holanda. Se invirtió el 29 de agosto, pero aunque los preparativos se habían ordenado con mucha antelación, hubo largos retrasos en llevar las pesadas baterías de asedio por el río y asegurar la mano de obra civil para llevar a cabo los atrincheramientos y los trabajos de minas necesarios. Para cubrir el sitio, Marlborough se situó un ejército de 45.000 en Asch entre el Helchteren y el Mosa, donde podría interceptar no solo cualquier intento francés para aliviar a Venlo sino también cualquier movimiento contra la guarnición holandesa en Maastricht, a unas diez millas al sur. Venlo cayó el 23 de septiembre después de un brillante asalto a un fuerte periférico por parte de una fuerza británica (que incluía el regimiento Real Irlandés del Capitán Parker), y Stevensweert y Roermond fueron capturados en rápida sucesión. Para el 7 de octubre, todo el Meuse fue despejado hasta Maastricht.

Era tarde en la temporada para nuevas campañas, pero Marlborough buscó una vez más la oportunidad de aplastar al ejército francés. A menos de 30 km hasta el Mosa de Maastricht se encontraba la ciudad de Lieja , cuya retención por parte de los franceses era de gran importancia para sus comunicaciones con Bonn y sus otras fortalezas en el Rin. Para verificar un posible movimiento aliado en esta dirección, Boufflers, quien estaba bajo las órdenes de Luis XIV para salvar a Lieja a toda costa, se mudó a Tongres y se atrincheró en el Jaar, un pequeño afluente que desemboca en el Mosa sobre Maastricht. La amenaza no impidió que Marlborough marchara hacia el sur. En la noche del 13 al 14 de octubre cruzó el Jaar entre la posición francesa y el Mosa. Como era de esperar, su propuesta de atacar a Boufflers fue vetada y se aprobó la toma Lieja . La ciudad abrió sus puertas de inmediato, pero hubo una fuerte oposición de la ciudadela, que solo cayó con un asalto general el 23 de octubre, y en un fuerte periférico que capituló seis días después. La captura de Lieja fue el éxito culminante de Marlborough en la campaña de 1.702, y un duro golpe para los franceses, quienes además de sufrir 10.000 bajas en el asedio se encontraban aislados de sus posiciones en el arzobispado de Colonia.

A principios de noviembre, Marlborough trasladó a sus hombres a los cuarteles de invierno y se dirigió a Inglaterra, evitando por poco la captura cuando el barco en el que descendía el Mosa fue asaltado por una banda de irregulares franceses. Escapó utilizando un pasaporte francés que había sido hecho para su hermano, el general Charles Churchill (debido a que la costumbre todavía persistía desde los días de caballería para que los generales otorguen pases de seguridad a sus opuestos). Marlborough fue recibido con entusiasmo por los ingleses y el Parlamento; la Reina le confirió un ducado, y se le concedió una pensión de 5.000 libras al año de por vida.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2019-04-13. Última modificacion 2021-05-31.
Valora esta entrada