Siglo XVIII Guerra de Sucesión Polaca (1733-38) Asedio de Mirandola 1.735

Después de la conquista de la ciudadela de Messina y Sicilia, a mediados de mayo de 1.735, un ejército de 20.000 soldados de varias naciones comandados por el capitán general duque de Montemar llegó al territorio boloñés y en poco tiempo conquistó una gran parte de Lombardía junto con las fuerzas francesas y savoyanas, haciendo que los austriacos se retiraran a Trentino, que entonces solo poseían las dos únicas fortalezas de Mirandola y Mantua.

Ya el 29 de mayo, un destacamento español había llegado cerca de Mirandola. A mediados de julio de 1.735, el duque de Montemar se dispuso a asaltar el Mirandola. La fortaleza estaba defendida por el barón de Stentsch con 1.300 soldados de guarnición.

Mientras los aliados tomaban posiciones, el duque de Montemar marchó hacia Concordia en la Secchia junto con 12 batallones y 6 regimientos de caballería. El 14 de julio, Montemar envió el ultimátum al comandante coronel Stentsch, a quien rechazó. Al día siguiente, el general español inspeccionó los alrededores y el 16 de julio plantó el campamento en Camurana de Medolla, a unos tres kilómetros al sur de Mirandola. En la noche entre el 21 y el 22 de julio se instaló una batería de morteros en casa Boretti y el bombardeo comenzó en la mañana del 23 de julio. Unos días más tarde, se agregaron dos baterías de cañones de 18 libras en dirección a los bastiones de los Lores (o de Bonaga) y de los Servitas.

Sin embargo, la aproximación española a los muros de Mirandola se realizó muy lentamente, tanto por el obstáculo constituido por los numerosos fuertes que se habían establecido alrededor de la ciudadela para obstruir el avance de los enemigos como por los disturbios causados por las frecuentes salidas de los austriacos. Los españoles tardaron cuatro semanas en llegar bajo los muros de la ciudad sitiada: allí construyeron una trinchera paralela, que se levantó para dominar el camino cubierto. Al mismo tiempo, se prepararon cuatro baterías de brechas que comenzaron a golpear los dos bastiones del sur, pero sin debilitar particularmente a los sitiados.

En la noche del 25 de agosto, sobre las 22,00 horas, se hicieron estallar dos minas cerca de una afilada defensa de 60 hombres, que lograron salvarse al deslizarse en la brecha causada por la explosión. Sin embargo, el regimiento de Castilla no lo aprovechó y permaneció fuera de la ciudadela. La brecha causó el pánico de las tropas austriacas, pero el barón de Stentsch logró calmarlos y enviar a la brecha una reserva de hombres que intercambiaron disparos de mosquete con los enemigos durante toda la noche, mientras los sitiadores se acercaban y se establecían permanentemente. El resultado de la batalla de esa noche fue de 30 muertos y 118 heridos para los españoles y solo 9 muertos y 12 heridos para los asediados.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-1735--planos-del-asedio-1024x506.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-1735--planos-del-asedio-300x148.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-1735--planos-del-asedio-768x379.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-1735--planos-del-asedio-100x49.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-1735--planos-del-asedio.png 1462w
Asedio de Mirandela 1735. Planos del asedio. A la izquierda plano de la fortaleza, a la derecha plano del asedio

El 26 de agosto, el coronel Stentsch celebró el consejo de guerra para evaluar la situación: el mariscal de campo Wallis había suministrado la fortaleza para durar al menos cuatro semanas (y ya habían pasado cinco), las balas de cañón eran escasas, la comida estaba a punto de terminar, la guarnición militar estaba exhausta, muchos oficiales estaban enfermos o heridos, mientras que de los 1.300 soldados, 150 estaban enfermos, 100 estaban heridos y 50 estaban muertos. Por la tarde, el consejo de guerra decidió enviar un baterista para negociar la capitulación con honores. El teniente español Antonio Pedro Nolasco de Lanzós y Taboada, conde de Maceda (que había tomado el mando del asedio para reemplazar al duque de Montemar que había ido a Livorno para solicitar la llegada de la artillería necesaria para el asedio de Mantua) rechazó la propuesta, alegando capturar a los sitiados como prisioneros de guerra. En consecuencia, el barón de Stentsch hizo saber que, aunque estaba enfermo, continuaría defendiéndose hasta el agotar la munición.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-agosto-de-1735--vista-del-asedio-1024x603.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-agosto-de-1735--vista-del-asedio-300x177.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-agosto-de-1735--vista-del-asedio-768x453.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-agosto-de-1735--vista-del-asedio-100x59.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-agosto-de-1735--vista-del-asedio.png 1193w
Asedio de Mirandela agosto de 1735. Vista del asedio

El 28 de agosto, el preboste de Mirandola, el clero, el podestà y una representación de ciudadanos de Mirandola, exhaustos por 38 días de asedio, habían caído 12-13.000 bombas y 15.000 balas de sobre la ciudad, fueron al coronel Stentsch rogándole que concediera la rendición. El coronel Stentsch, mientras los consolaba lo mejor que podía, se mantuvo firme en su decisión de resistir hasta el final, aunque solo le quedaban pocas de balas de fusil y algo de munición de artillería.

Las medicinas se habían agotado durante días, el último pan se distribuyó el 29 de agosto, mientras que los rifles y la artillería ya no servían por falta de munición.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-agosto-de-1735--detalle-del-asedio-1024x530.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-agosto-de-1735--detalle-del-asedio-300x155.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-agosto-de-1735--detalle-del-asedio-768x398.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-agosto-de-1735--detalle-del-asedio-100x52.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/asedio-de-mirandela-agosto-de-1735--detalle-del-asedio.png 1097w
Asedio de Mirandela agosto de 1735. Detalle del asedio

El 30 de agosto, solo quedaban 72 balas de cañón en los almacenes de Mirandola, aunque el comandante Stentsch había hecho que se recuperaran alrededor de 1.000 de los escombros pagándoles una cracy (kreuzer) cada uno.

En la mañana del 31 de agosto, cuando se agotaron todas las provisiones y solo quedaban 36 balas de cañón y 3-4 barriles de pólvora, el comandante de Mirandola, después de escuchar al consejo de guerra, se vio obligado a mostrar la bandera blanca de rendición.

El 1 de septiembre, un cuerpo de 2.000 españoles ingresó a Mirandola. Al día siguiente, el comandante Federmaresciallo Filippo di Gomiour asumió el gobierno de la ciudad. El mismo día, la guarnición austriaca compuesta por 1.005 hombres, fue tomada prisionera de guerra y enviada fuera de la ciudad: los oficiales conservaron con su equipaje y caballos, los soldados no fueron despojados.

Después de la conquista de Mirandola, el duque de Montemar llegó el 9 de noviembre desde San Possidonio a Mirandola, a lo que envió después de 10 días un refuerzo de otros 700 soldados españoles, con una gran cantidad de provisiones, para proteger mejor la ciudad. Poco después se supo que las fuerzas austriacas reforzadas comenzaban a cruzar el Po nuevamente.

Mientras esperaban la firma de los Preliminares de Paz de Viena, los españoles evacuaron el campamento y se llevaron todos los suministros, y el 11 de abril de 1.736 cedieron la fortaleza de Mirandola al conde imperial general de Wachtendonk quien, después de entrar en la fortaleza con 400 hombres, la devolvió al marqués Niccolao Lucchesini en nombre del duque de Módena Rinaldo d’Este, quien regresó a Módena el 24 de mayo.

Los españoles abandonaron definitivamente Italia a partir del puerto de Livorno el 9 de febrero de 1.737, mientras que el 5 de julio siguiente el duque de Módena reanudó oficialmente la guarnición militar de Mirandola, abandonada por los alemanes el día anterior.

La ciudad de Mirandola sería nuevamente asediada en 1.742 por el rey de Cerdeña, esta vez en el contexto de la guerra de Sucesión Austríaca.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-01-01. Última modificacion 2021-08-10.
Valora esta entrada