Siglo XVIII Guerra de Sucesión Polaca (1733-38) Batalla de Colorno (25 de mayo al 5 junio de 1.734)
Batalla de Colorno (25 de mayo al 5 junio de 1.734)

Antecedentes

Las tropas francesas y saboyanas, que suman más de 50.000 efectivos, bajo el mando de Carlos Emmanuel de Saboya, habían entrado en territorio milanés el 24 de octubre, contra una resistencia mínima, ya que las fuerzas austriacas en el ducado sumaban solo sumaban 12.000 efectivos. Para el 3 de noviembre, la ciudad de Milán se había rendido, aunque el gobernador austríaco, el conde Wirich Philipp von Daun, aún conservaba la fortaleza. El mariscal de Francia, Claude Louis Héctor de Villars, el duque de Villars, de 81 años, se unió a Carlos Emmanuel en Milán el 11 de noviembre. Mientras que Villars quería moverse de inmediato hacia Mantua para asegurar los pasos alpinos y evitar los refuerzos austriacos, Carlos Emmanuel, desconfiando de sus aliados franceses y sus tratos con España, buscó asegurarse Milán.

El ejército pasó los siguientes tres meses eliminando la oposición austriaca de las ciudades fortificadas restantes en el ducado. Villars intentó interesar a don Carlos de Parma en unirse a la expedición contra Mantua, pero don Carlos se centró en la campaña en Nápoles.

Villars comenzó a moverse contra Mantua, pero Carlos Emmanuel resistió y el ejército hizo poco progreso. A principios de mayo, un ejército austríaco de 40.000 efectivos mandados por el dúo mariscal Claudio Florimondo de Mercy y Federico Luigi de Württemberg-Winnental cruzaron los Alpes y amenazó con acercarse a la retaguardia del ejército francés mediante una maniobra de flanqueo. Villars respondió retirándose de Mantua e intentó sin éxito interrumpir el cruce del río Po por parte del ejército austríaco.

Entre febrero y abril de 1.734 los ejércitos austro-alemanes, se reunieron en Mantua. Se movieron hacia Parma, cruzando el río Po el 2 de mayo con dos puentes improvisados, en Portole y Monte di San Benedetto, ocupando Mirandola, Guastalla y Novellara y estableciéndose con la mayor parte de las unidades en Ponte Sorbolo y Serraglio Mantovano.

El mariscal Villars, después de haber cruzado el Po hasta Casalmaggiore, puso su cuartel general en el centro de una línea fortificada defensiva con unos 20.000 soldados de élite, ocupando la altura de Sacca norte de la ciudad de Colorno, territorios del ducado de Parma de Carlos I, ya aliado con los franceses y comprometido en la guerra contra los austriacos.

El ataque y la ocupación austriaca de Colorno

El 24 de mayo, las tropas imperiales estacionadas en Ponte Sorbolo que tenían como objetivo obtener la posesión de los territorios de la zona de Parma, hicieron avanzar a un cuerpo de 14.000 efectivos más allá de Enza, posicionándose en Frassinara, una ciudad en la zona de Parma hacia Colorno. Las unidades restantes permanecieron acampadas en la guarnición de Ponte di Sorbolo, también tenían un destacamento de 6.000 hombres en Guastalla, otro de siete a ocho mil en San Benedetto Po y el resto de su ejército estaba estacionado en el Serraglio.

El 25 de mayo hubo un primer intento de ocupar el Palacio de Colorno: Frederick Louis de Württemberg-Winnental, fue informado erróneamente de que el país estaba desprovisto de guarniciones de defensa, y envió un destacamento de unos 200 húsares y dragones para ocuparlo, pero fueron rechazados por las milicias francesas al mando de Jean-Baptiste Desmarets, el marqués de Maillebois, que defendió el Palacio con 4 compañías de granaderos, quienes a su cargo mataron a 30 entre dragones y húsares.
Al día siguiente, el marqués de Maillebois reforzó la guarnición con 400 hombres más, dejando al mando a Aimery de Cassagnet de Tilladet, marqués de Fimarçon y coronel del regimiento borbónico, mientras que al otro lado, el general imperial, marqués d’Houécourt, Léopold-Marc de Ligniville, a la cabeza de unos 800 granaderos y otros tantos coraceros, se movilizó para el segundo intento de ocupación de Colorno.

La vanguardia del destacamento imperial, que era de 100 soldados de caballería, fue atacada en su marcha hacia Colorno por un equipo de 30 dragones y 30 húsares, que los rechazaron y obligaron a los imperiales a retirarse, pero habiendo perdido no menos de 20 dragones. El resto de las tropas imperiales que llegaron a Colorno, lucharon para poder entrar y ocuparlo durante más de dos horas: los granaderos franceses que se situaron detrás de las paredes de los terraplenes de los jardines, hicieron dos cargos contra los coraceros alemanes, matando no menos de 12 y rechazando el segundo ataque.

Villars, frustrado por las tácticas dilatorias de Carlos Emmanuel, renunció al ejército el 27 de mayo. Cayó enfermo en el camino de regreso a Francia y fallecería en Turín el 17 de junio.

Desde el 28 de mayo, las tropas franco-sardas se movilizaron para pasar el Po, concentrándose en los campos de Sacca y Sanguigna, cerca del río Po y en el campo alrededor de Colorno.

Después de la medianoche del 1 de junio, con un cuerpo de aproximadamente 14.000 infantes y 1.200 de caballería, las tropas imperiales marcharon en silencio y regresaron a Colorno con la intención de tomar la ciudad y su castillo, que estabae defendido por 2.000 soldados franceses, distribuidos entre el Palacio y el pueblo. El Louis Georges Érasme de Contades, que estaba con 400 hombres para defender el Palacio, luchó tenazmente, rechazó los ataques de los invasores durante más de una hora e incluso logró mantener su posición después del fuego de tres proyectiles de artillería.

El marqués de Mallebois, después de escuchar la noticia del ataque imperial, avanzó desde el campamento de Sacca con 10 compañías de granaderos en ayuda de Contades, pero cuando llegó a la aldea vio que estaba a punto de caer en manos enemigas y que el puente que daba acceso a la plaza ya había sido ocupado. Simplemente se limitó a favorecer la retirada de Contades y sus veteranos.

El señor Darcy, capitán del regimiento de Picardia, aseguró la huida de Contades y se quedó para defender el Palacio: se encerró en una torre con unos 30 hombres y se defendió hasta la capitulación.

Muchas fueron las pérdidas francesas, de las cuales 180 fueron los prisioneros hechos por los imperiales. También en el lado imperial las víctimas de ese día fueron altas, se estima en más de 300, incluido el marqués de Houécourt, el general Léopold-Marc de Ligniville, quien, a la cabeza de la columna derecha de las tropas imperiales durante las primeras etapas de la ataque a Colorno, al no encontrar el punto de ataque asignado, llegó a la orilla derecha de Parmay marchando hacia el lado oeste de la ciudad, cerca de la Iglesia de la Anunciación. Aquí se unió a las tropas al mando de Walsseg desde donde comenzaron el ataque. Su regimiento fue atacado y fue alcanzado por disparos de rifle. Aunque resultó herido, lideró el asalto de sus soldados, pero nuevamente fue alcanzado por dos proyectiles cayó muerto en el lecho del arroyo. Junto con él, 20 soldados fueron muertos y 80 fueron capturados. El cuerpo de Ligniville sería enterrado en Colorno el 3 de junio después de recibir honores militares.

Derrotada la guarnición francesa de Colorno, el príncipe Württemberg, en lugar de perseguir a los franceses con todas sus fuerzas y atacarlos en sus campamentos en Sacca, prefirió detenerse poniendo dos regimientos en la aldea.

El pueblo de Salerno permaneció fiel al duque de Parma, don Carlos, descendiente legítimo de la familia Farnese (Farnesio), y hay confirmación de que los sacerdotes y aldeanos locales también tomaron las armas y lucharon contra los invasores austro-alemanes. El intenso fuego llevado a cabo por los habitantes de Colorno, desde las calles y desde las ventanas de las casas, en particular contra un destacamento de las tropas imperiales que ingresaron a la ciudad y la muerte de un general como Ligniville, indujo al príncipe Frederick Louis de Württemberg a ordenar la destrucción de Colorno en represalia, seguido de una serie de devastación por parte de las tropas de ocupación y los habitantes quedaron expuestos al desprecio y al tormento de los vencedores. Los lugares sagrados no se salvaron, los archivos de la comunidad del pueblo y los de la parroquia fueron en parte robados y en parte quemados. El duque de Parma, Carlos de Borbón, antes de partir para la conquista de las Dos Sicilias y al ver el acercamiento de las tropas imperiales en el norte de Italia, puso parte de la colección Farnese en Génova.

Batalla de 4-5 de junio de 1.734

El 3 de junio, rondas de tropas imperiales realizaron reconocimientos alrededor de Colorno para estudiar los movimientos enemigos: algunos de ellos marcharon hacia las primeras trincheras defensivas del campamento de Sacca. Al retirarse a las primeras escaramuzas francesas, notaron que un gran cuerpo de caballería avanzaba hacia Colorno, evaluado como el preludio de un ataque inminente en el país.

El mismo dia, obligados hasta ese momento a observar los movimientos de las tropas de Mercy, desde la orilla izquierda del Po, Carlos Emmanuel III de Saboya, a la cabeza de su ejército, pasó el río en Casalmaggiore, y con el general De Coigny se pusieron en marcha para ocupar la parte del país que queda más allá de Parma hacia el norte.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-colorno-25-de-mayo-al-5-de-junio-de-1734--plano-de-la-batalla-1024x642.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-colorno-25-de-mayo-al-5-de-junio-de-1734--plano-de-la-batalla-300x188.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-colorno-25-de-mayo-al-5-de-junio-de-1734--plano-de-la-batalla-768x481.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-colorno-25-de-mayo-al-5-de-junio-de-1734--plano-de-la-batalla-100x63.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/batalla-de-colorno-25-de-mayo-al-5-de-junio-de-1734--plano-de-la-batalla.png 1178w
Batalla de Colorno (25 de mayo al 5 de junio de 1734). Plano de la batalla

Al mismo tiempo, las tropas de Württemberg que estaban en ese lado del río reforzaron las defensas del Palacio y el ejército imperial mandado por el mayor general conde de Hennin fue llamado de regreso a Colorno, y también con órdenes de enviar urgentemente piezas de artillería, pontones y suministros bajo la escolta de 100 jinetes y 700 de infantería del regimiento Bareith, que llegaron al día siguiente al campamento.

Al amanecer del 4 de junio, el marqués de Maillebois, junto con el mariscal de campo señor d’Affres, marqués de la Isla, el señor de Thomè Brigadier, Charles-René Armand, duque de Tremoille y coronel del regimiento de Champaña y el señor de Souillac Teniente coronel del regimiento de Picardia, al frente de 20 compañías de granaderos y la mayor cantidad de piquetes, dividido en 4 columnas partieron hacia Colorno. Penetraron de casa en casa y ahuyentaron a los enemigos.

Se colocaron en orden de batalla a la derecha y a la izquierda del puente Colorno para mantenerlo cubierto de posibles ataques imperiales y para poder atacar con más confianza el otro puente de piedra que estaba en la desembocadura del arroyo Lorno ya que todavía estaba bajo el control de una guarnición austriaca. Este puente fue atacado por Louis Thomè, coronel del regimiento de Foix, quien al frente de su destacamento derrotó a los enemigos, que se retiraron fueron diezmados por el fuego de los granaderos que estaban en el centro de la línea de batalla bajo las órdenes del marqués de Maillebois. Ocupando la torre cercana, los hombres de Thomè lograron dar a los aliados franco-sardos el control de un punto estratégico que les daba la oportunidad de ver los movimientos enemigos desde el Palacio, desde la plaza del pueblo y desde el frente que se estaba formando a lo largo de ambas orillas de Parma.

El ejército imperial, bajo el mando directo del mayor general Hektor Franz de Vins, partió en orden de batalla en este lado de Parma, reforzando la guarnición en Colorno con 10 compañías de granaderos y 100 hombres de piquetes. Ocupadas las casas vecinas, desde los jardines, desde las orillas del Parma, hacia las ocho de la mañana, abrieron un fuego intenso sobre los enemigos que duró tres horas. Los franceses fracasaron en los asaltos para cruzar el puente de la plaza, inicialmente cayeron en las casas cercanas, desde donde lograron mantener a los imperiales bajo fuego continuo, y solo al anochecer asentaron las baterías mientras se mantenía el fuego de artillería para abrir una brecha en la línea imperial austro-alemana.

La abrumadora potencia de fuego disponible para las tropas franco-sardas, de las cuales, mientras tanto, algunas lograron pasar el puente y ocupar los primeros edificios y casas; obligó a las tropas imperiales a retroceder al Palacio y, en particular, a los jardines, que se atrincheraron y continuaron disparando toda la noche.

El marqués de Maillebois hizo construir dos puentes de pontones en el Lorno, no lejos de la ciudad y el Palacio, por donde cruzó la infantería y la caballería, y acampó cerca de la desembocadura del río Lorno con el Parma, y avanzó hacia San Andrea en dirección a Parma. Esa noche, las patrullas austriacas detectaron intensos movimientos de tropas franco-sardas en otra parte del río, con la intención de marchar lentamente hacia Parma. La sospecha de que esos movimientos estaban maniobrando alrededor de las líneas, entre los imperiales, comenzó a considerar una posible retirada de Colorno.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/ejercito-frances-en-1720.png 564w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/ejercito-frances-en-1720-207x300.png 207w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2020/01/ejercito-frances-en-1720-100x145.png 100w
Ejército francés en 1.720. Infantería Real: 1 Sargento del regimiento Tourville: 2 Soldado del regimiento del Rey; 3 Tambor del regimiento Lyonais; 4 Oficiales del regimiento del Delfín. Autor Eugène Leliepvre.

En la mañana del 5 de junio, 2.000 soldados de las tropas imperiales aparecieron fuera de sus trincheras posicionándose frente a los dos pontones que estaban en el arroyo Lorno, manteniendo el lecho del Parma entre ellos y los aliados, que se colocaron al otro lado del río. También trataron de destruir el puente de la aldea haciéndolo volar, pero, sin embargo, bajo la continua presión de las tropas franco-piamontesas, se retiraron y desmontaron la artillería haciendo que se escapara de las líneas. Los aliados franco-sardos se aprovecharon de esto, avanzando masivamente con 10 compañías de granaderos, 10 de piquetes y la mayor cantidad de caballería e infantería, pasaron el Parma y finalmente liberaron a Colorno de la presencia austriaca.

El mariscal de campo Marqués de Peze se separó de los ejércitos junto con Jean-François de Quesse, señor de Valcourt y comandante de una brigada de carabineros reales, con 200 granaderos y 500 jinetes persiguieron los enemigos en retirada. Pero no pudieron alcanzarlos: solo informó que había visto su última columna partir hacia el puente Sorbolo.

El rey de Cerdeña y el marqués de Coigny entraron en Colorno esa noche, donde los ejércitos imperiales austriacos perdieron más de 1.200 hombres en los dos ataques, incluido el regimiento Seckendorff y un batallón del regimiento Wilczek. Las pérdidas francesas fueron mayores, aunque declararon 800 hombres entre muertos y heridos en la batalla del 4 de junio; Georges-Jacques Clermont-Gallerande d’Amboise, brigadier del ejército del Rey y coronel del regimiento de d’Auveigne, resultó gravemente herido en el ataque y moriría en el campo de Sanguigna dos días después; así como seis capitanes de los granaderos y muchos oficiales subordinados.

Secuelas

Los ejércitos austro-alemanes se retiraron de Colorno, se retiraron hacia Ponte Sorbolo y volvieron a ocupar las posiciones al norte de Reggio Emilia para evitar posibles ataques de las tropas franco-sardas más allá de Enza.

El 7 de junio, el general Mercy curado de la enfermedad se dirigió a Ponte Sorbolo, reanudó el mando de las tropas imperiales y desaprobó las operaciones de Württemberg-Winnental en Colorno: haber tomado el control del Palacio y luego perderlo fue la causa de muchas pérdidas.

Cuando Carlos de Borbón conquistó las Dos Sicilias, siguiendo los tratados de paz que decretaron la obligación de renunciar al título de duque de Parma para convertirse en rey de Nápoles, la colección Farnese, previamente puesta en seguridad en Génova, ya no regresó a los palacios de Colorno y Parma, pero se desvió definitivamente a Nápoles. La transferencia de las obras se completó entre 1.735 y 1.736.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2020-01-01. Última modificacion 2021-08-10.
Valora esta entrada