Edad Antigua Los griegos Batalla de Esfacteria (425 AC)

La batalla de Esfacteria en 425 AC, durante la Guerra Arquidámica (primera fase de la guerra del Peloponeso), representó la victoria de Atenas sobre Esparta. Es una etapa importante de la historia militar, dado que una tropa de infantería ligera venció a una falange de hoplitas.

Antecedentes

Batalla de Sepeia 494 AC

Durante siglos, las ciudades-estado de Argos y Esparta estuvieron peleando por el control y el liderazgo del Peloponeso. Cleomenes I, rey de Esparta le fue profetizado por el oráculo de Delfos que iba a tomar Argos. Feliz con la noticia de que iba a poner fin al viejo enemigo de Esparta, llevó a su ejército que eran unos 2.500 hoplitas hacia el norte para atacar a su rival. Tomó una ruta bastante extraña según Herodoto, hizo un sacrificio en el río Erasmus, pero los presagios le fueron desfavorables. Creyendo que el pase por el río le estaba prohibido; cruzó a través de mar y desembarcó al sureste de Argos, cerca de la ciudad de Nafplio cerca de Tirinto.

Batalla de Sepeia 494 AC. Ruta de las fuerzas espartanas, al serle desfavorable el sacrificio, Cleomenes rey de Esparte, decidió no cruzar el río Erasmus y trasladar sus fuerzas por mar.

Batalla de Sepeia 494 AC. Ruta de las fuerzas espartanas, al serle desfavorable el sacrificio, Cleomenes rey de Esparta, decidió no cruzar el río Erasmus y trasladar sus fuerzas por mar.

Los argivos reunieron su ejército que tendría unos 2.000 hoplitas y marcharon hacia el sur para enfrentarse con ellos fuera de la ciudad de Tirinto en un lugar llamado Sepeia.

El líder argivo dijo a su heraldo que hiciese el eco de las órdenes dadas por su homólogo espartano, para evitar cualquier engaño y permitir que los argivos siguiesen lo que los espartanos estaban haciendo. Cuando Cleómenes descubrió lo que estaba pasando, dijo en secreto a sus tropas que atacasen los argivos, cuando el heraldo diese el mensaje de romper la formación para la comida. El heraldo espartano dio el mensaje y el heraldo argivos lo imitó, preparándose para la comida mientras que la fuerza espartana atacó, cogiéndoles desprevenidos y atacándoles mientras comían.

Batalla de Sepeia 494 AC. Las fuerzas espartanas de Cleomenes I derrotan a los argivos y establecen el dominio espartano completo en el peloponeso. Según Herodoto, el ejército espartano angañó a los argivos hacieéndoles creer que iban a comer.

Batalla de Sepeia 494 AC. Las fuerzas espartanas de Cleomenes I derrotan a los argivos y establecen el dominio espartano completo en el Peloponeso. Según Herodoto, el ejército espartano engañó a los argivos haciéndoles creer que iban a comer.

Según Herodoto, rey espartano Cleómenes masacró a los restantes argivos, quemándolos vivos en el bosque sagrado de Argos donde habían huido para refugiarse, mandando prender fuego. Tras la batalla Esparta quedó como la única potencia del Peloponeso.

En el 468 AC Atenas se alió con Tesalia y Argos que seguía siendo la rival más poderosa de Esparta en el Peloponeso, la guerra con Esparta estaba asegurada, Esparta como respuesta creó la liga del Peloponeso.

Cimón fue sustituido por Pericles, reforzando el puerto de el Pireo uniéndolo con murallas con Atenas.

El primer acto bélico se produjo en el 458 AC, cuando Atenas arrebató Naupactos (Lepanto) a los lócridas ozolienos, dominando así el golfo de Corinto y estableciendo restricciones sobre el comercio con Italia y Sicilia, más adelante los megarenses se apartaron de la liga del Peloponeso, lo que significó para Atenas una fuerte defensa avanzada contra la posibilidad de una invasión terrestre del Ática. Pericles disponía de una fuerza de 13.000 hoplitas, 16.000 hombres para guarnecer las fortificaciones, 1.600 arqueros y 300 trirremes.

Batalla de Tanagra 457 AC

Al estallar la guerra, Atenas descargó el primer golpe en Argólida, aunque sin fortuna, seguido de una batalla naval en el golfo sarónico y el bloqueo de Egina por tierra y por mar.

Esparta respondió mandando un ejército bajo el mando de Nicodemo con 1.500 hoplitas espartanos y 10.000 peloponenses aliados a Boecia para inducirla a entrar en la Liga. Una vez conseguido su objetivo, de regreso se dirigieron a Atenas, derrotando en la batalla de Tanagra a un ejército ateniense de 14.000 efectivos bajo el mando de Mirónides que había ido a cerrarles el paso, no se sabe la disposición de los ejércitos, el combate fue igualado y duro, los espartanos estarían consiguiendo definir la batalla por el lado derecho, cuando los escuadrones de caballería tesalios se percataron, cambiaron entonces de bando. Este hecho fue clave, pues al comenzar la huida, los atenienses y sus aliados tuvieron que soportar el acoso de la caballería. Ambos bandos debieron de tener muchas bajas, ya que los espartanos regresaron a Esparta inmediatamente y no aprovecharon el éxito.

Dos meses después, los atenienses se reagruparon y derrotaron a los tebanos en la batalla de Enofita, a pocos kilómetros de la batalla anterior, destruyeron a continuación las murallas de Tanagra y causaron estragos en Lócrida y Fócida, tomando el control de Beocia excepto Tebas.

En el 456 AC, una expedición ateniense a Egipto acabó en desastre, los atenienses y sus aliados perdieron 250 barcos y casi 50.000 hombres a manos de los persas. Poco tiempo después hubo una revuelta en Tesalia, y las fuerzas atenienses enviadas fueron rechazadas. Cansados de guerra, los atenienses llamaron de nuevo a Cimón que suscribió con los persas el tratado de paz de Calias, y firmó una paz con los espartanos de 30 años a cambio del reconocimiento espartano de los territorios atenienses.

Batalla de Potidea (432-35 AC)

En el 435 AC, empezaron de nuevo las discordias, ese año Córcira (Corfú) se separó de Corinto y buscó apoyo en Atenas, Corcira era la llave del tráfico comercial italo-siciliano que proporcionaba trigo al Peloponeso. La flota de Corcira y Atenas que disponía de 110 trirremes, se enfrentó a la flota corintia que tenía 150 trirremes junto a la isla de Sibota, siendo derrotados los corintios que perdieron 70 naves frente a las 30 aliadas, los corintios se retiraron de Corcira.

Poco después los atenienses y los corintios lucharon otra vez, esta vez se debió a la rebelión de varias ciudades tributarias de Atenas ubicadas en la península Calcídica, rebelión que fue instigada y apoyada por el rey macedonio Pérdicas II, quien tenía intereses en debilitar el poder ateniense por motivos políticos y en ganarse la amistad de la liga del Peloponeso. Una vez efectuada la rebelión, Corinto envió soldados voluntarios para apoyarla, y al intervenir Atenas en la zona, sucedió el combate en la batalla de Potidea, la ciudad de Potidea se encuentra en el itsmo entre Calcidia y la península de Pelane, las tropas atenienses mandadas por Calias con 3.000 hoplitas entre los que se encontraba el filosofo Sócrates, y 600 jinetes macedonios se enfrentaron a las fuerzas corintias mandadas por Aristeo que disponía de 1.200 hoplitas, 400 psiloi y 200 jinetes. El enfrentamiento tuvo lugar en el mismo itsmo delante de la ciudad, los corintios fueron derrotados y se replegaron a la ciudad de Potidea, que estuvo sitiada durante tres años. Se sabe que el comportamiento de Socrates en la batalla (junio del 432) fue brillante, salvando la vida a su, en esos momentos, discípulo Alcibíades. Durante el asedio pidieron ayuda a Esparta, cuyo resultado de ello fue una declaración formal de guerra.

Batalla de Potidaea 432 AC Socrates defiende a Albiciades herido. Autor Milek Jakubiek

Batalla de Potidaea 432 AC. El filósofo griego  Socrates defiende a su alumno Albiciades herido. Autor Milek Jakubiek

El coste de la guerra, junto una plaga que asoló a Atenas en el 427 AC, hizo el control de Pericles insostenible, muriendo a consecuencia de la misma, siendo sustituido por Cleon.

La guerra se extendió a Sicilia, Atenas mandó una flota allí para impedir el tráfico de trigo con el Peloponeso, allí la guerra prosiguió con altibajos.

Mapa Guerra del Peloponeso con indicación de las batallas

Mapa de la Guerra del Peloponeso con indicación de las batallas

Batalla de Pilos (425 AC)

En la primavera de 425 AC, Esparta ayudó a Mesina a rebelarse contra Atenas. En esa misma época, los espartanos invadieron el Ática dirigidos por el rey Agis. Los atenienses enviaron 40 naves a Sicilia bajo el mando de Eurimedonte y Sófocles, con la orden de restablecer la democracia en Corcira (Corfú). Demóstenes que los había ganado poco tiempo antes en la batalla de Olpae, pudo embarcar a bordo de una de las naves. Una tempestad obligó la flota a refugiarse en Pilos, un excelente puerto natural de la costa del Peloponeso a unos 70 km de Esparta, lo que retrasó el viaje a Corfú. Este rodeo le vino bien a Demóstenes que quería reforzar las fortificaciones de Pilos, poner un pie en el Peloponeso y alentar una rebelión de los hilotas contra los espartanos. Los comandantes pensaban que era una pérdida de tiempo y de dinero, pero los soldados continuaron, a pesar de todo, fortificando la zona, pues el mal tiempo impedía su salida. Las fortificaciones fueron acabadas en seis días y Demóstenes se quedó en la isla con cinco barcos mientras que la flota continuó su misión hacia Corcira y Sicilia.

Cuando Esparta tuvo conocimiento de que Atenas había tomado Pilos, retiró su ejército del Ática. Los espartanos marcharon sobre Pilos a primeros de mayo y llamaron a su flota de 60 barcos que se dirigía hacia Corcira (Corfú) para que se dirigiera hacia Pilos. Demóstenes anticipándose a las acciones espartanas y envió dos de sus barcos para llamar a la flota ateniense. El puerto de Pilos estaba en una gran bahía cuya entrada estaba casi completamente bloqueada por la isla de Esfacteria: no existía más que un paso estrecho por cada lado de la isla para entrar en la bahía.

Los espartanos planearon bloquear por tierra y mar la fortaleza de Pilos, y controlar las dos entradas del puerto a fin de impedir a la flota ateniense entrar y desembarcar un contingente en la isla.

Mientras los atenienses regresaban, los espartanos llegaron primero, y tomaron posiciones a lo largo de toda la costa antes de lanzar su asalto. Además, destacaron unos 420 hoplitas al mando de Epitadas, con sus respectivos hilotas, a la boscosa isla de Esfacteria, que protegía la bahía. El fin era impedir que los atenienses ocupasen la isla.

Demóstenes disponía de pocos hoplitas. La mayoría de sus tropas eran marinos desarmados de las restantes trirremes. Apostó 60 hoplitas en el punto más débil de las fortificaciones de la plaza pensando que los espartanos querían desembarcar allí. El resto de sus tropas estaba en las murallas, tierra adentro.

Pilos y Esfacteria campo de batalla

Pilos y Esfacteria campo de batalla

El asalto no se hizo esperar mucho duró del 25 al 30 de mayo. Por mar, la flota de 60 naves se organizó para, por turnos, acercarse a la playa lo suficiente para desembarcar. Por tierra, los hoplitas espartanos se lanzaron contra las defensas recién levantadas. Este asalto fue el más fácil de detener. Los atenienses, aunque habían tenido poco tiempo, habían hecho un buen trabajo, y los espartanos, en su precipitación, ni siguiera disponían de escaleras para asaltar el muro. Los pocos hoplitas y las tropas peor armadas no tuvieron mucha dificultad en hacer retroceder una y otra vez a los espartanos.

Por mar, sin embargo, la cosa era muy distinta. Los 43 barcos espartanos mandados por Trasimélidas y Brásidas, aunque maniobrando con dificultad, trataban de arrimarse a la playa y a las rocas cercanas y, lanzando pasarelas para desembarcar. Los hoplitas atenienses tuvieron que resistir saltando de roca en roca, empujando cada pasarela, impidiendo que los espartanos descendieran de los barcos, mientras esquivaban los proyectiles que les lanzaban desde los barcos. Brásidas fue herido, y las tropas espartanas, incapaces de desmantelar las fortificaciones de la playa, fueron rechazados por las tropas atenienses.

Batalla de Pilos 425 AC intento de desembarco espartano. Los espartanos intentan desembarcar y los atenienses tratan de impedirlo. Autor Peter Dennis

Batalla de Pilos 425 AC intento de desembarco espartano. Los espartanos intentan desembarcar y los atenienses tratan de impedirlo. Autor Peter Dennis

Los atenienses tuvieron que soportar estoicamente dos días más de asedio, hasta que al atardecer del tercer día, los espartanos de tierra se retiraron en busca de madera para construir ingenios de asedio. La flota mientras entró en la bahía.

El tercer día, el resto de la flota ateniense volvió. Habiendo sido reforzada por 10 barcos, contaba en total con 50 naves. Los espartanos habían descuidado el plan original de proteger con sus barcos la entrada de la bahía por si atacaban los atenienses, pensaron que la estrechez de la bahía compensaría las mayores cualidades de los marineros atenienses. La flota ateniense había penetrado en la bahía por las dos bocas y desplegado con una inigualable precisión, entablando el combate.

Batalla de Pilos 425 AC flota ateniense sorprende y derrota la flota espartana. Autor Peter Dennis

Batalla de Pilos 425 AC. La flota ateniense entra en la bahia  y sorprende y derrota la flota espartana. Autor Peter Dennis para Osprey

Los espartanos fueron cogidos por sorpresa y desplegaron sin orden ni formación. Pronto los espartanos perdieron sus barcos. Los 420 hoplitas lecedemonios, de los cuales la mitad eran espartiatas quedaron totalmente aislados en el islote de Esfacteria. Las naves atenienses establecieron una vigilancia cercana a Esfacteria para impedir la huida de los espartanos.

Batalla de Esfacteria 425 AC espartiatas desembarcando en el islote. Autor Ángel García Pinto.

Batalla de Esfacteria 425 AC espartiatas desembarcando en el islote. Autor Ángel García Pinto.

Los espartanos, incapaces de organizar una expedición de socorro para sus tropas, pidieron un armisticio y enviaron embajadores a Atenas a fin de negociar el regreso de la guarnición de la isla.

Esparta y Atenas empezaron las negociaciones. Para obtener el derecho de aprovisionar a la tropa de Esfacteria, Esparta debía entregar 60 trirremes. El demagogo Cleón hizo encallar las negociaciones reclamando además los puertos de Megara y Trecén, así como Acaya. La postura ateniense tenía un fin: la humillación de Esparta mediante la captura o exterminio de los defensores de Esfacteria. Los espartanos entonces se dieron cuenta de que Cleón realmente no perseguía ningún acuerdo, retiraron la embajada e intentaron abastecer a Esfacteria con la ayuda de nadadores.

Los atenienses empezaron a entender el embrollo en el que Cleón les había metido. Era imposible abastecer a la flota en aquel extremo de la península del Peloponeso. Además, los griegos desconocían el número exacto de guerreros espartanos atrapados en la isla. Como era muy boscosa, permanecían ocultos, y los atenienses no se decidían a atacar.

La situación se estancó, y en Atenas, la gente comenzó a echarle la culpa a Cleón. Éste se jactó de que lograría la victoria en veinte días. Para lograr la victoria, se unió a Demóstenes, llevando con él un contingente de peltastas y de arqueros. Nicias que era el estratego que debía encabezar el relevo en el bloqueo de Esfacteria, le cedió con sorna el mando a Cleón.

La fortuna no estaba con los espartanos. Un día de viento, un pequeño fuego del campamento pasó a los árboles, y la isla ardió durante dos días enteros. Los espartanos se salvaron, pero ahora Demóstenes sabía más o menos cuántos eran, y planeó el asalto final.

La batalla

El 10 de agosto, los atenienses desembarcaron arqueros, honderos y peltastas junto a los hoplitas antes del alba. Los destacamentos espartanos desplegados al sur de la isla no advirtieron la primera oleada, y fueron rápidamente eliminados. Después, los atenienses se dirigieron hacia el pozo, donde se encontraron con la falange espartana ya formada.

Batalla de Esfacteria 425 AC fases: 1 los hoplitas espartanos despliegan delante del pozo para proteger el suminstro de agua; 2 los psiloi o o infanteria ligera ateniense atacan a los espartanos hacienoles retroceder; 3 los espartanos se refugian en un antiguo fuerte, pero son envueltos y finalmente se rinden.

Batalla de Esfacteria 425 AC fases: 1 los hoplitas espartanos despliegan delante del pozo para proteger el suministro de agua; 2 los psiloi o o infantería ligera ateniense atacan a los espartanos haciendoles retroceder; 3 los espartanos se refugian en un antiguo fuerte, pero son envueltos y finalmente se rinden.

Demóstenes dio órdenes a las tropas ligeras para que desplegaran a ambos flancos, y envió otro contingente por la costa para rodear a los espartanos por retaguardia. Los hoplitas atenienses se quedaron frente a los espartanos.

Batalla de Esfacteria 45 AC los psiloi o infanteria ligera ateniense atacando a los hoplitas espartanos. Autor Peter Dennis

Batalla de Esfacteria 45 AC los psiloi o infantería ligera ateniense atacando a los hoplitas espartanos, al fondo se ve a los holplitas ateniensas. Autor Peter Dennis para Osprey

Los peltastas y honderos de los atenienses corrieron hacia los flancos y pronto rodearon a los espartanos, al igual que las tropas que aparecieron por la retaguardia ateniense. Comenzó una infernal lluvia de proyectiles sobre los espartanos.
Demóstenes, mantenía a su falange quieta, mientras los espartanos empezaban a sufrir bajas a pesar de la protección de sus escudos, por lo que decidieron replegarse a un fuerte abandonado de la isla que se encontraba a unos dos kilómetros, comenzaron a retroceder, intentando mantener la formación hacia arriba, a pesar del acoso de los psiloi atenienses, casi la mitad de los espartanos cayó en la lenta retirada, de aproximadamente una hora.

Batalla de Esfacteria en 425 AC los psiloi o infanteria ligera ateniense hacen retroceder a los hoplitas espartanos.

Batalla de Esfacteria en 425 AC los psiloi o infantería ligera ateniense hacen retroceder a los hoplitas espartanos que sufren numerosas bajas durante su repliegue.

Poco a poco, las tropas ligeras se fueron envalentonando, acercándose cada vez más a los espartanos. Teniendo en cuenta el enorme número de proyectiles lanzados, el porcentaje de bajas no era nada espectacular, pero, encerrados en la fortaleza, lejos del único pozo, aunque salobre, de la isla, los espartanos harían frente todavía a lo peor. Su comandante, Epitadas, fue muerto; su segundo, Estifón, fue herido.

Un comandante mesenio condujo a sus tropas a lo largo de la arista de un acantilado y desembocó en la retaguardia de los espartanos. Cercados y agotados, los espartanos capitularon. 292 hoplitas fueron hechos prisioneros, de los cuales 120 eran espartiatas. Los atenienses perdieron alrededor de 50 hombres.

Batalla de Esfacteria 45 AC ultima posicion de los espartanos en el fuerte abandonado. Autor Peter Dennis para Osprey

Batalla de Esfacteria 45 AC. Ultima posicion de los espartanos en el fuerte abandonado. Autor Peter Dennis para Osprey

Secuelas

Los acontecimientos de Esfacteria provocaron una gran conmoción en Grecia: ¡por primera vez, los espartanos preferían entregarse antes que morir! Una grave crisis sacudió la ciudad, desmoralizada, y condujo a la matanza de 20.000 hilotas. La presencia de un puesto ateniense en Pilos ponía en peligro el conjunto del territorio mesenio, inmovilizando así una guarnición lacedemonia en la región. Por fin, Atenas amenazó con matar a los prisioneros de Esfacteria si los espartanos no suspendían sus invasiones anuales del Ática.

La batalla demostró de manera brillante el valor de las tropas ligeras, pues los espartanos fueron vencidos sin que las tropas de hoplitas entraran en combate. Los atenienses hicieron un uso excelente de las tropas ligeras y las nuevas tácticas que la expansión ateniense a otros territorios como Tracia donde se empleaban con gran profusión, a partir de esta batalla, los peloponesos los incorporaron a su ejército.

El tiempo en que los lacedemonios estuvieron asediados en la isla, desde la batalla de Pilos hasta la librada en Esfacteria, fue de 72 días en total.

Batalla de Anfipolis (422 AC)

Posteriormente a la batalla Esfacteria, el suministro de grano desde Sicilia y Sur de Italia, quedó amenazado, los espartanos tenían que recuperar el honor y decidieron cortar el suministro de plata en Tracia, y que Atenas empleaba para financiar la guerra, Brásidas, uno de los generales espartanos, reunió un ejército de aliados e ilotas de unos 2.500 efectivos entre los que no había espartiatas y se dirigió a la colonia de Anfípolis, que controlaba a un gran número de minas de plata. La ciudad estaba defendida por el general ateniense Eucles, quien pidió ayuda a Tucídides, que estaba estacionado en Tasos con siete trirremes atenienses.

Para capturar la ciudad antes de que llegara Tucídides, Brásidas ofreció dejar a todos los que desearan quedarse a guardar su propiedad, y ofreció el paso franco a aquellos que quisieran partir. Anfípolis se rindió, a pesar de las protestas de Eucles. Tucídides llegó al cercano puerto de Eyón el mismo día que la ciudad se rendía, y le defendió con la ayuda de aquellos que permanecieron en Anfípolis. Mientras tanto, Brásidas comenzó a aliarse con otras ciudades tracias, y con Pérdicas de Macedonia, y atacó otras ciudades de la región, como Torone. Los atenienses temieron que sus otros aliados capitularan rápidamente, como los de Anfípolis, si Brásidas les ofrecía términos favorables de paz.

Tucídides fue considerado responsable de la caída de Anfípolis, fue llamado a Atenas donde fue juzgado y exiliado.

En respuesta a la caída de la ciudad, Atenas y Esparta firmaron un armisticio de dos años. Atenas tenía la esperanza de que podría fortificar más ciudades en preparación de futuros ataques de Brásidas, y los espartanos tenían la esperanza de que Atenas al fin devolvería los prisioneros tomados en la batalla de Esfacteria, curiosamente los ciudadanos espartanos que habían capitulado fueron desterrados de Esparta y expoliados todos sus bienes.

Cuando el armisticio terminó en 422 AC, Cleón llegó a Tracia con una fuerza de 30 barcos, 1.200 hoplitas, y 300 jinetes, con muchas otras tropas de aliados de Atenas. Volvió a capturar Torone y Escione; en Escione, el comandante espartano Pasitélidas fue muerto. Cleón ocupó posiciones en Eyón, mientras Brásidas ocupó posiciones en Cerdilio. Brásidas tenía unos 2.000 hoplitas y unos 300 soldados de caballería, más algunas tropas de Anfípolis, pero no se sentía con fuerzas suficientes para derrotar a Cleón en una batalla campal. Brásidas entonces regresó a Anfípolis, y Cleón se trasladó hacia la ciudad para la preparación de la batalla. Cuando Brásidas no salió, Cleón supuso que no habría ataque, y empezó a regresar con sus soldados a Eyón.

En este punto, Brásidas salió de Anfípolis y cargó contra las desorganizadas tropas atenienses. En la debacle que siguió, Brásidas fue herido de muerte, aunque los atenienses no se dieron cuenta de ello. Cleón murió también cuando fue atacado por el comandante espartano Cleáridas. El ejército ateniense entero huyó a Eyón, aunque aproximadamente 600 de ellos fueron muertos antes de que alcanzaran el puerto. Tan solo siete espartanos murieron.

Brásidas vivió lo suficiente para enterarse de su victoria y fue enterrado en Anfípolis. Los anfipolitanos lo recordarían como el fundador de la ciudad.

Paz de Nicias (421 AC)

Tanto en Esparta como en Atenas los partidarios de la guerra habían perdido a sus respectivos jefes militares, Cleon y Brasidas, El líder ateniense Nicias fue el principal responsable de haber creado en Atenas, contra la resistencia de los elementos radicales, los supuestos para la conclusión de la paz, y en 421 AC se firmó la paz de Nicias. Fue concertada para un período de 50 años, y el tratado preveía esencialmente el restablecimiento de la situación anterior a la guerra.

Anfípolis revertió a Atenas, y los habitantes de las comunidades que volvían a ésta obtenían el derecho de elegir nueva residencia. Cierto número de ciudades de la península Calcídia fueron declaradas autónomas, aunque con la obligación de pagar a Atenas el antiguo tributo fijado por Arístides. Atenas hubo de abandonar 10 puntos ocupados en la costa del Peloponeso. Delfos y su santuario fueron proclamados autónomos.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2016-03-19. Última modificacion 2017-02-02.