Edad Antigua Los griegos Batalla de Mantinea (361 AC)

Ocurrió en el 362 AC entre los tebanos liderados por Epaminondas y apoyados por los habitantes de Arcadia y Beocia, y los espartanos, dirigidos por el rey Agesilao II y apoyados por Elis, Atenas y Mantinea. Los espartanos fueron derrotados, pero con la muerte de Epaminondas sólo sirvió para allanar el camino a la conquista de Grecia por Macedonia.

 

Antecedentes

Después de que la batalla de Leuctra en 371 AC, hiciera tambalear la hegemonía espartana, el político y general Epaminondas de Tebas procuró construir una nueva hegemonía centrada en su ciudad. Para ello, los tebanos habían marchado al sur, a la zona dominada tradicionalmente por los espartanos, y creó la liga Arcadia, una federación de ciudades-estado de la meseta central del Peloponeso, para contener la influencia espartana, de tal modo que Tebas mantuviera el control total.

<img class=" wp-image-4092" src="https://arrecaballo.es/wp-content/uploads/2016/03/mapa-de-esparta-y-boecia-en-367-ac.png" alt="Mapa de Esparta y Boecia en 367 AC" width="619" height="619" srcset="https://arrecaballo.es/wp-content/uploads/2016/03/mapa-de-esparta-y-boecia-en-367-ac ventolin tablets 4mg.png 512w, https://arrecaballo.es/wp-content/uploads/2016/03/mapa-de-esparta-y-boecia-en-367-ac-150×150.png 150w, https://arrecaballo.es/wp-content/uploads/2016/03/mapa-de-esparta-y-boecia-en-367-ac-300×300.png 300w” sizes=”(max-width: 619px) 100vw, 619px” />

Mapa de Esparta y Boecia en 367 AC

Los espartanos se habían aliado con Elis (ciudad de menor importancia del Peloponeso con una desavenencia territorial con Arcadia) en un esfuerzo de minar a la liga Arcadia. Cuando los arcadios calcularon mal y se apropiaron del santuario de Zeus en Olimpia, en Elis, una de las ciudades-estado de Arcadia, Mantinea, se separó de la Liga. Mantinea se unió a Esparta y Elis para atacar la liga Arcadia. Atenas decidió dar su apoyo a Esparta, pues estaba recelosa del poder tebano. Los atenienses también recordaban que, al final de la guerra del Peloponeso, los tebanos demandaron que Atenas fuera destruida y sus habitantes esclavizados. Un ejército ateniense fue mandado por mar para juntarse con las fuerzas expedicionarias espartanas, con el fin de evitar que fuera interceptado en tierra por el ejército tebano.

Ejercito tebano en el 362 AC: 1 peltasta tesaliano; 2 peltasta aeniano; 3 oficial tebano herido con un casco boecio. Autor Angus McBride

Ejercito tebano en el 362 AC: 1 peltasta tesaliano; 2 peltasta aeniano; 3 oficial tebano herido con un casco boecio. Autor Angus McBride

Tras enterarse de que Agesilao II ya había salido de Esparta al mando de las tropas, decidió hacer una marcha nocturna hacia la capital de Laconia, esperando encontrarla desguarnecida tras la salida del ejército. Al enterarse, Agesilao dio media vuelta e inmediatamente se volvió con las tropas ligeras y la caballería de vuelta a Esparta, llegando solo un momento antes que los beocios, el otro rey de Esparta, Arquidamo, consiguió rechazarlos fuera de los limites de la ciudad.

Batalla de Mantinea 362 AC movimientos previos

Batalla de Mantinea 362 AC movimientos previos

Epaminondas marchó con sus tropas a Mantinea, pero no por el camino más corto, sino siguiendo la cadena montañosa que se encuentra al oeste de Tegea. Al llegar junto a la ciudad de Mantinea, descendió por la ladera del monte y formó en el llano, frente a los enemigos.

Despliegue inicial

Los dos ejércitos se encontraron a unos treinta estadios de Mantinea, en el camino que lleva a Palantio, junto bosque llamado de Pélago. Agesilao II colocó su ejército protegiendo Mantinea, en una llanura de 2 kilómetros de ancho entre las montañas Mytikas y Kapnistras. Para atacar Mantinea, Epaminondas no tenía más remedio que enfrentarse al ejército de Agesilao. El contingente espartano estaba al mando del rey espartano Agesilao II, estaba compuesto de 20.000 hoplitas: 3.000 de Esparta, 7.000 de Mantinea, 2.000 de Elis, 2.000 de Acaya, y 6.000 de Atenas; 2.000 jinetes: 1.000 de Atenas y 1.000 de Mantinea y otras ciudades; y 1000 psiloi mercenarios.

Ocuparon una posición entre dos montes, en su ala derecha situó la caballería disponiendo su formación en varias divisiones con la caballería y tropas ligeras a los flancos.

Batalla de Mantinea 362 AC despliegue de fuerzas

Batalla de Mantinea 362 AC despliegue de fuerzas

Epaminondas, desplegó su ejército de forma similar al espartano, ocupando un frente de la misma longitud. El ejército tebano estaba compuesto por contingentes tanto de Tebas como de otras ciudades-estado de Beocia, y contaban con el apoyo de los arcadios todavía leales a la liga. Tenía una fuerza de 28.000 hoplitas: 10.000 de Tebas y Beocia, 2.000 de Tesalia, 1.500 de Eubea, 1.500 de Malis, 3.000 de Lócrida, 3.000 de Sición, y 5.000 de Argos; 3.000 jinetes: 1.000 de Tebas y Beocia y 2.000 de Tesalia; y 4.000 psiloi tesalios y mercenarios.

Batalla de Mantinea 362 AC despliegue inicial

Batalla de Mantinea 362 AC despliegue inicial

Epaminondas simuló dar a sus tropas las instrucciones para montar el campamento, por lo que, viendo a los beocios dejar las armas, los lacedemonios y los aliados peloponesios rompieron también poco a poco su formación pensando ya en retirarse. Fue entonces cuando Epaminondas dispuso a sus hombres en columna y, dando la orden de recoger de nuevo y rápidamente las armas, con él mismo a la cabeza, marchó en línea recta contra el enemigo. Éste, desconcertado por el ataque cuando ya no esperaban tal cosa, procedió precipitadamente a volver a formar la línea de batalla.

La batalla

Epaminondas dio entonces la orden de avanzar, cogiendo al enemigo con la guardia baja y provocando bastante confusión en el campo de Mantinea en la preparación de la batalla.

Mandó por delante y a ambos flancos su caballería y psiloi o infantería ligera, que hicieron retroceder a la caballería de Atenas y Mantinea. Diodoro indica que la caballería ateniense del ala derecha de espartana, aunque no era inferior en calidad a la beocia, no pudo aguantar las armas arrojadizas que lanzaba la infantería ligera que Epaminondas había colocado entre su propia caballería, expulsándoles de la colina Kanipstra, en el ala izquierda la caballería tebana y tesaliana derrotaron fácilmente a la de Mantinea expulsándoles de la colina Mytikas. Una vez derrotada la caballería peloponesa, comenzaron a hostigar los flancos de la falange enemiga.

Mientras tanto, la falange tebana avanzaba. Jenofonte describe el ala izquierda tebana como “un trirreme, con su espolón de proa sobresaliendo por el frente“, a la vez que indica que Epaminondas pensaba que si fuese capaz de golpear y atravesar las líneas enemigas en cualquier lugar, destruiría al ejército completo de sus adversarios.

Batalla de Mantinea 362 AC avance de los tebanos

Batalla de Mantinea 362 AC avance de los tebanos

Como en Leuctra, el ala derecha que era donde estaban situados los espartanos, recibieron el terrible choque del batallón Sagrado y los hoplitas de élite tebanos. En un principio hubo un breve equilibrio inicial, pero luego los tebanos lograron romper las líneas espartanas, y la falange enemiga completa fue puesta en fuga. Parecía que iba a ser una nueva victoria decisiva de Tebas basada en el modelo de Leuctra pero, cuando los victoriosos tebanos se lanzaron en persecución de sus enemigos, Epaminondas fue herido mortalmente por el espartano Antikatres que le dio una lanzada mortal en el pecho y murió poco después. A medida que las noticias de la muerte de Epaminondas se extendían en el campo de batalla de un soldado a otro, los aliados cesaron en su persecución del ejército derrotado.

Batalla de Mantinea 362 AC tebanos persiguiendo a los espartanos

Batalla de Mantinea 362 AC tebanos persiguiendo a los espartanos

 

Batalla de Mantinea 362 AC muerte de Epaminondas. Autor Johnny Shumate

Batalla de Mantinea 362 AC muerte de Epaminondas. Autor Johnny Shumate

Secuelas

Los jefes tebanos Iolaidas y Difanto también cayeron. En su lecho de muerte, Epaminondas, al saber que sus compañeros habían muerto, instó a los tebanos a firmar la paz, a pesar de haber ganado la batalla. Lo cierto es que la batalla podría haber sido una completa victoria beocia, pero al final la muerte de Epaminondas cambió totalmente el escenario del conflicto. Los beocios se retiraron (nunca volverían a entrar con todo su ejército en el Peloponeso). Las pocas guarniciones que quedaron en el país serían retiradas pocos años después.

La ambiciones y la influencia de Tebas en la región quedaron de esta manera enterradas para siempre en los campos de Mantinea. Sin el liderazgo de Epaminondas, la hegemonía de Tebas se derrumbó. El resultado final de la batalla fue el allanamiento del camino para que Macedonia conquistara Grecia, asegurada la debilidad de Tebas y Esparta.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2016-03-20. Última modificacion 2017-02-13.