Edad Antigua Los griegos Batalla de las Termópilas (480 AC)

Antecedentes

Los atenienses tras Maratón se habían estado preparando para afrontar una guerra contra Persia desde mediados de la década. Finalmente, en 482 AC, se tomó la decisión, bajo la guía del estadista ateniense Temístocles, de construir una masiva flota de trirremes, imprescindible para que los griegos pudiesen enfrentarse a los persas. Sin embargo, los atenienses carecían de la capacidad y la población suficiente para enfrentarse al enemigo a un mismo tiempo en tierra y en el mar, por lo que para combatir a los persas necesitaban llegar a una alianza con otras polis de Grecia.

El ejército persa de Jerjes I tendría unos 200.000 efectivos, y planeó llevarles por tierra protegidos por la flota. Para ello mando construir dos puentes de barcas en el Holesponto entre Abidos y Sestos diseñados por el griego Harpalo. Para el primer puente se emplearon 314 barcos y para el segundo 360, encima de los barcos se situaron pasarelas de madera.

Puente de barcos construidos por los ingenieros griegos a servicio de los persas sobre el Holesponto 480 AC

Puente de barcos construidos por los ingenieros griegos a servicio de los persas sobre el Holesponto 480 AC

En el invierno del 481 AC se habían acabado los preparativos, y Jerjes estableció su cuartel general en Sardes, desde donde envió embajadores por toda Grecia solicitando de nuevo la tierra y el agua, símbolos de la sumisión. En Atenas los embajadores persas fueron juzgados y ejecutados, en Esparta, simplemente fueron arrojados a un pozo, lo que significaba la guerra.

Movimientos previos

Jerjes partió de Sardes a mediados de abril, durante el invierno había estado reuniendo 3 instruyendo se ejército, a mediados de mayo llegó a Troya, donde al parecer realizó un sacrificio a los antiguos héroes, a primeros de junio llegó a Abios donde había concentrado su flota que consistía en 1.000 trirremes y 200 naves menores. Cruzó el Holesponto por Sestos y se dirigió a Doriskos donde a finales de junio pasó revista a su flota y a su ejército. A mediados de junio llegaron al río Strymon, donde sus ingenieros construyeron un puente de barcas. A finales de julio llegaron a la ciudad de Melas (Tesalónica) donde se reunieron de nuevo con la flota descansaron. A mediados de agosto abandonan el camino de la costa y pasan entre el monte Olimpo y el monte Osa, llegando a Larisa. A finales de agosto después de atravesar Teasalia llegan al paso de las Termópilas.

Ruta de Jerjes a las Termopilas 480 AC: 1 mediados de abril, parte de Sardes, 2 mediados de mayo llega a Troya; 3 primeros de junio cruza el Holesponto, 4 finales de junio llega a Doriskos; 5 mediados de julio tienden un puente de barcas sobre el Strymon; 6 finales de julio llegan a Therma (Tesaloníca) donde se reúnen con la flota; 7 mediados agosto despueste de bordear el monte Olimpo llegan a Larsa; 8 finales agosto llegan a las Termópilas.

Ruta de Jerjes a las Termopilas 480 AC: 1 mediados de abril, parte de Sardes, 2 mediados de mayo llega a Troya; 3 primeros de junio cruza el Holesponto, 4 finales de junio llega a Doriskos; 5 mediados de julio tienden un puente de barcas sobre el Strymon; 6 finales de julio llegan a Therma (Tesaloníca) donde se reúnen con la flota; 7 mediados agosto despueste de bordear el monte Olimpo llegan a Larsa; 8 finales agosto llegan a las Termópilas.

Temístocles sugirió que la ruta hacia el sur de Grecia (Beocia, Ática y el Peloponeso) exigía que el ejército de Jerjes atravesase el estrechísimo paso de las Termópilas. Este paso podía bloquearse fácilmente con los hoplitas griegos a pesar del abrumador número de soldados persas. Además, y para evitar que los persas superaran la posición griega por mar, los navíos atenienses y aliados podrían bloquear el estrecho de Artemisio. Esta estrategia dual fue finalmente aceptada por la confederación. Sin embargo, las ciudades del Peloponeso prepararon planes de emergencia para defender el istmo de Corinto en el caso de que fuera necesario, a la vez que las mujeres y niños de Atenas fueron evacuados en masa hacia la ciudad peloponesia de Trecén.

Finalmente decidieron reunir una fuerza de 10.000 hoplitas, de los cuales 1.000 eran espartanos, todos bajo el mando del rey espartano Leonidas. Los espartanos no mandaron más efectivos porque se encontraban celebrando la festividad religiosa de las Carneas, finalizada la misma acudirían con el resto del ejército.

También reunieron una flota de 324 trirremes y 9 pentaconteros bajo el mando del espartano Euribiades (los espartanos aportaron 10 naves frente a las 180 atenienses de Temístocles).

Acudieron al paso de las Termópilas (Aguas Calientes) que estaba dividido en tres puertas: la del oeste, la del centro y la del este. La oeste estaba al este de la desembocadura del Asopo, la del este en el lado occidental de la ciudad de Alpeni. Al sur de las tres estaba el monte Calidromo, Leónidas se estableció en la del centro que tenía una anchura de 35 metros, donde existía un muro defensivo levantado por los habitantes de Fócida, y que rápidamente repararon.

Paso de las Termópilas

Paso de las Termópilas, se puede apreciar las tres puertas, el campamento persa y el sendero de Anopea.

También le llegaron noticias a Leónidas, desde la cercana ciudad de Traquinia, de la existencia de un sendero montañoso llamado Anopea, que pasaba por un lugar llamado Dracospilia y seguía hacia el oeste hacia la garganta del Asopo,en las cercanías del pueblo de Traquis, y que bordeaba las tres puertas. En respuesta, Leónidas envió a 1.000 soldados fócidos para que se estacionaran en las alturas y evitasen esa maniobra.

Los persas avanzaron con su flota por delante y en la costa de Magnesia fue sorprendida por un temporal y según Herodoto perdieron 400 buques y gran cantidad de víveres cuando llegó a la isla Eubea, dividió la flota en dos partes: una con 200 naves fenicias que bordearía la isla para bloquear la línea de retirada de la flota aliada, y la otra entraría en el canal de Eubea y entablaría combates con los griegos.

La vanguardia persa trabó combates a media tarde con los barcos griegos, siendo éstos favorables al bando griego, que capturó hasta 30 barcos. Por la noche, estalló otra tormenta, naufragando la mayoría del destacamento persa enviado a cortar la retirada griega.

Ruta de la flota de Jerjes 480 AC

Ruta de la flota de Jerjes 480 AC

El segundo día de batalla, las noticias de este naufragio llegaron a los griegos. Sabiendo sus vías de escape seguras, decidieron mantener la posición. Utilizaron tácticas de ataque y retirada sobre varios barcos cilicios, capturándolos y destruyéndolos. No obstante, al tercer día la flota persa atacó las líneas griegas con todos sus efectivos, los griegos adoptaron la formación de media luna para evitar ser envueltos. Tras un día de cruentos combates, los aliados mantuvieron las posiciones, no sin sufrir severas pérdidas en el proceso. La mitad de la flota ateniense había quedado dañada, pero los aliados habían infligido un número equivalente de bajas a la armada persa. Esa noche, los griegos recibieron las noticias de la caída de las Termópilas. Dado que la flota griega se encontraba menguada, y en cualquier caso ya no tenía sentido defender Artemisio, se retiraron a la isla de Salamina.

Jerjes llegó con su ejército al paso de las Termópilas y acampó en la puerta este junto a la desembocadura del Asopo, espero cuatro días con el fin de atemorizar a los griegos. Mandó a sus jinetes para que informasen de lo que hacían los griegos y le informaron que estaban haciendo ejercicios, sin que se inmutaran por su presencia.

Batalla de las Termopilas 480 AC. Una patrulla persa reconociendo la posición griega, estos están haicendo ejercicios mientras otros vigilan armados desde el muro. Autor Steve Noon

Batalla de las Termopilas 480 AC. Una patrulla persa reconociendo la posición griega, estos están haciendo ejercicios mientras otros vigilan armados desde el muro, los espartanos tenían la costumbre de hacer ejercicios físicos dos veces al día antes del desayuno y por la tarde . Autor Steve Noon

 

La batalla

El quinto día de su llegada, Jerjes finalmente decidió lanzar un ataque sobre los griegos. Primero envió a los soldados de Media y a los del Juzestán contra los aliados, con instrucciones de capturarlos y llevarlos ante él. Estos contingentes lanzaron un ataque frontal contra la posición griega, que se había situado en la muralla fócida, sin embargo, se trataba de tropas de infantería ligera, numerosas pero en franca desventaja de armamento y armadura frente a los hoplitas griegos. Al parecer iban armados con escudos de mimbre, espadas cortas y lanzas arrojadizas, poco efectivas contra la muralla de escudos y lanzas largas de los griegos. Tras varios asaltos fracasados, decidió enviar a sus tropas de élite: los Inmortales que eran unos 10.000 efectivos. Los griegos para evitar la fatiga, rotaban sus unidades ya que el frente no exigía muchos efectivos y en ese momento les tocaba el turno a los espartanos, estos realizaron su maniobra favorita el anastrophe que consiste en fingir una retirada, cuando el enemigo les perseguía, daban media vuelta y contraatacaban, así es que les dejaron saltar el muro y cuando menos lo esperaban los masacraron.

Batalla de la Termópilas 480 AC (1)

Batalla de la Termópilas 480 AC (1)

Batalla de las Termópilas 480 AC (2). Autor Brian Palmer

Batalla de las Termópilas 480 AC (2). Autor Brian Palmer

Batalla de las Termópilas 480 AC (3). Autor Johnny Shumate

Batalla de las Termópilas 480 AC (3). Autor Johnny Shumate

Batalla de las Termóplilas (4). Autor Giuseppe Rava

Batalla de las Termóplilas (4). Autor Giuseppe Rava

Batalla de las Termopilas 480 AC (5). Autor Peter Dennis

Batalla de las Termopilas 480 AC (5). Autor Peter Dennis

Batalla de las Termópilas 480 AC. El rey espartano Leonidas alzando su dory (lanza) en señal de triunfo, detras se ve el podio del rey Jerjes desde donde cotempla la batalla. Autor Johnny Shumate

Batalla de las Termópilas 480 AC. El rey espartano Leonidas alzando su dory (lanza) en señal de triunfo, detrás se ve el podio del rey Jerjes desde donde contempla la batalla. Autor Johnny Shumate

En el segundo día, Jerjes envió de nuevo a sus arqueros para ablandar y después lanzo la infantería para atacar el paso con los mismos resultados. Recibió la visita de un traidor griego de Tesalia llamado Efialtes que le informó de la existencia del paso montañoso que rodeaba las Termópilas, ofreciéndose a guiarles. Al anochecer envió a su comandante Hidarnes jefe de los Inmortales, para que rodeasen a los aliados a través del paso, según Diodoro, Hidarnes contó con una fuerza de 20.000 hombres para esta misión lo que es una exageración para avanzar por un sendero de montaña.

Al amanecer del tercer día, los fócidos que guardaban el sendero Anopea, se dieron cuenta de la llegada de la columna unos corrieron a avisar a Leonidas y otros se retiraron a una colina cercana para preparar su defensa asumiendo que los persas habían venido a atacarles, pero estos se limitaron a dispararles flechas y seguir su camino.

Batalla de las Termopilas 480 AC. Marcha de los inmortales. Los inmortales sorprenden a los fócidos al amanecer, estos se colocan apresuradamente su equipo, pero los inmortales les disparan flechas y siguen su camino. Autor Steve Noon

Batalla de las Termopilas 480 AC. Marcha de los inmortales. Los inmortales sorprenden a los fócidos al amanecer, estos se colocan apresuradamente su equipo, pero los inmortales les disparan flechas y siguen su camino. Autor Steve Noon

Cuando los fócidos avisaron a Leonidas que habían sido rodeados, y se quedó con una fuerza de 300 espartanos, 400 tebanos y 700 tespios defendiendo el muro por ambos lados. El resto se retiró, con el sacrificio de esta fuerza, evitó que la caballería persa los hubiese masacrado durante la retirada. Los persas sufrieron 20.000 bajas frente de 2.000 a 3.000 griegas.

Batalla de las Termópilas 480 AC, los espartanos rodeados por delante y por detrás por las fuerzas persas

Batalla de las Termópilas 480 AC, los espartanos y demás griegos rodeados por delante y por detrás por las fuerzas persas

Batalla de las Termópilas 480 AC. Muerte de Leónidas. Autor Steve Noon

Batalla de las Termópilas 480 AC. Muerte de Leónidas. Autor Steve Noon

Batalla de Salamina 480 AC

Tras atravesar las Termópilas, el ejército persa prosiguió su avance, saqueando e incendiando Platea y Tespias, ciudades de Beocia que no se habían sometido a los persas, para luego marchar sobre la ciudad de Atenas, que ya había sido evacuada por aquel entonces. Mientras tanto, los aliados, en su mayoría del Peloponeso, prepararon la defensa del istmo de Corinto, demoliendo la única carretera que lo atravesaba y construyendo una muralla que lo cruzaba. La ciudad cayó, los pocos atenienses que se habían atrincherado en la Acrópolis fueron derrotados, y Jerjes ordenó el incendio de la ciudad.

Caida de la Acrópolis Ateniese. Tras la batallas de las Termópilas, los atenieses abandonaron la ciudad, pero algunos se quedaron para defender la Acrópolis. Autor Peter Dennis

Caida de la Acrópolis Ateniese. Tras la batallas de las Termópilas, los atenieses abandonaron la ciudad, pero algunos se quedaron para defender la Acrópolis. Autor Peter Dennis

Como en el caso de las Termópilas, para que esta estrategia fuese efectiva se requería que la armada aliada bloquease simultáneamente a la flota persa, impidiéndole el paso a través del golfo Sarónico, para evitar que las tropas persas simplemente desembarcaran pasado el istmo, en el Peloponeso. Sin embargo, en lugar de un mero bloqueo, Temístocles persuadió a los aliados para que buscaran una victoria decisiva contra la flota persa.

Engañaron a los persas para que llevasen su armada hacia los estrechos de Salamina, Jerjes planeaba simplemente aplastar a los 300 trirremes griegos, que se oponían a su fuerza de 400 naves en las estrechas aguas en torno a Salamina. Temístocles, en cambio, tenía otras ideas. Desplegó su flota con los atenienses y los corintios a la izquierda, los eginetas y los espartanos a la derecha, esperando atraer a los persas a las aguas poco profundas y estrechas próximas a la bahía de Eleusis. Al aproximarse los persas, la mayoría de los trirremes griegos quedarían ocultos de ellos por una isla próxima. Con el fin de atraer a los persas a su perdición, Temístocles ordenaría a los 50 trirremes corintios bajo su mando que izaran velas y fingieran retirarse.

Los trirremes persas, construidos para combatir en mar abierto, se verían casi imposibilitados para maniobrar en el estrecho.

La mañana del 20 de septiembre del 480 AC, Jerjes subió a un trono dorado en las tierras altas sobre Salamina. Cuando atacaron a la vanguardia persa, muy dispersa en su persecución de los corintios, supuestamente en fuga. Cuando los capitanes de las naves persas que iban en cabeza se dieron cuenta de que habían caído en una trampa, ordenaron una ciaboga es decir girara para hacerlos frente. No obstante, las naves que iban detrás de ellos no tenían a dónde ir, lo que sumió a la flota en el desorden. El número superior de los persas se había convertido ahora en un estorbo más que en una ventaja.

Batalla de Salamina 480 AC

Batalla de Salamina 480 AC despliegue de las fuerzas

Una línea de trirremes griegos maniobró ordenadamente para embestir al desconcertado enemigo, y sus espolones de bronce infligieron un mortal castigo a las naves persas, que se hundieron.

La flota persa sufrió un grave revés en la batalla de Salamina, donde perdieron 200 trirremes, la mitad de su contingente, frente a 40 de los griegos, acabando con la amenaza sobre el Peloponeso.

Jerjes, temiendo que los griegos atacasen los puentes del Helesponto y que pudieran dejar atrapado a su ejército en Europa, se retiró con gran parte del mismo de vuelta a Asia. Dejó un ejército más reducido de fuerzas escogidas al mando de Mardonio, para que completaran la conquista a lo largo del año siguiente.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2016-03-14. Última modificacion 2017-02-02.