Edad Antigua Los númidas Los númidas en las guerras púnicas
Los númidas en las guerras púnicas

Primera Guerra Púnica (264-241 AC)

Durante la Primera Guerra Púnica, Numidia luchó por Cartago. Mientras se libraba la guerra con Roma en Sicilia, el general cartaginés Hannón dirigió una serie de campañas que aumentaron considerablemente la zona de África controlada por Cartago. Extendió su control a Theveste (actual Tébessa, en Argelia) 300 km al suroeste de su capital.

Hannón fue riguroso al exprimir impuestos del territorio recién conquistado para pagar tanto la guerra con Roma como sus propias campañas. La mitad de toda la producción agrícola se tomó como impuesto de guerra, y se duplicó el tributo adeudado por todos los pueblos y ciudades. Estas exacciones se aplicaron con dureza, causando dificultades extremas en muchas zonas, creando el descontento.

Cuando Cartago perdió la guerra, la fuerte indemnización de guerra de Roma agotó el tesoro real y la ciudad descubrió que no podía pagar a sus mercenarios, muchos de ellos númidas. Los númidas se pusieron de parte del ejército rebelde contra Cartago en la Guerra de los Mercenarios.

Un joven jefe llamado Naravás o Naravaso, que combatió con Spendio en la rebelión de los Mercenarios, se pasó al lado de Amílcar Barca con 2.000 jinetes en el 239 AC, por lo que este le concedió la mano de su hija Salambó. Posiblemente, salvó al ejército cartaginés de la destrucción.

Sus tropas de caballería ligera resultaron muy útiles a los cartagineses para hostigar a los ejércitos enemigos mediante rápidos ataques, y para desmantelar las líneas de suministros rebeldes. Desempeñaron un importante papel en la batalla de la Sierra, donde el ejército mercenario fue completamente destruido.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/numidas-al-servicio-de-cartago-atacan-un-convoy-de-mercenarios-1024x573.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/numidas-al-servicio-de-cartago-atacan-un-convoy-de-mercenarios-300x168.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/numidas-al-servicio-de-cartago-atacan-un-convoy-de-mercenarios-768x430.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/numidas-al-servicio-de-cartago-atacan-un-convoy-de-mercenarios-1536x859.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/numidas-al-servicio-de-cartago-atacan-un-convoy-de-mercenarios-100x56.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/numidas-al-servicio-de-cartago-atacan-un-convoy-de-mercenarios.png 2017w
Númidas al servicio de Cartago atacan un convoy de mercenarios durante la guerra de los mercenarios 240-238 AC. Autor Giuseppe Rava

Naravás al parecer era hermano de Gaia, príncipe de los númidas masilos (númidas orientales), y posiblemente favoreció la alianza con Cartago.
Durante la campaña de los cartagineses en Iberia, Sifax que era rey de los masesilos (númidas occidentales), se apoderó de las ciudades púnicas existentes en el litoral de Numidia, y estableció su capital en la ciudad costera de Siga. El poder que estaba alcanzando Sifax era muy considerable, y decidió hacer frente a Cartago, desafiando el poder de la misma.

Cartago se alió con el rey Gaia de masilos (númidas orientales), y, por otro lado, ordenaron a Amílcar Barca que enviara una fuerza bajo el mando de Asdrúbal el Bello desde Iberia. Ambos ejércitos se enfrentaron en una gran batalla en el 236 AC, en la que perecieron 8.000 masesilos y fueron capturados otros 2.000. Ello provocó la huida del rey númida que con unos pocos jinetes se vio obligado a marchar a la tierra de los mauris junto al océano. Masinisa con 17 años, fue enviado a Iberia con un contingente númida.

En la tierra de los moros, cerca del Atlántico, no se menciona la acción del rey. Pero el prestigio de Sifax era considerable, por lo que acudieron a gentes procedentes de diversas partes: se trata indudablemente el reclutamiento de un ejército formado, no solo con contingentes mauris, sino de otros lugares. Este ejército aparentemente estaba destinado a pasar a Iberia.

Segunda Guerra Púnica (218-202 AC)

Cuando comenzó la Segunda Guerra Púnica en el 218 AC, los masilos del rey Gaia apoyaron a los cartagineses, e incluso el joven Masinisa que entonces tenía 17 años, fue enviado a Iberia al frente de la caballería númida.

Aníbal partió hacia Italia con unos 5.000 jinetes númidas al mando Maharbal y 37 elefantes. En la batalla de Tesino y en la batalla de Trebia se emplearon unos 4.000 jinetes númidas y 3 elefantes; y en la batalla de Cannas unos 3.500 jinetes.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-trebia-318-ac-1024x491.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-trebia-318-ac-300x144.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-trebia-318-ac-768x368.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-trebia-318-ac-1536x736.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-trebia-318-ac-100x48.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/batalla-de-trebia-318-ac.png 2026w
Batalla de Trebia 318 AC. La caballería númida (4.000) y tres elefantes, atacan a los romanos que cruzan el río.

Sifax firmó una alianza en el 213 AC con los romanos, y estos enviaron a Quinto Estatorio como asesor militar, para instruir a sus tropas en el arte de la guerra. Atacó a los masilos (númidas orientales), que estaban liderados por el rey Gaia. Fue derrotado por su hijo Masinisa y obligado a refugiarse en Mauretania.

En el 210 AC, Sifax envió una embajada a Roma recordándoles su enemistad con los cartagineses. Livio no relata qué esperaba obtener de esta embajada, pero la conclusión más lógica es que esperaba algún tipo de ayuda romana para recuperar su reino. Todo lo que obtuvo a cambio fue una embajada senatorial que le obsequió una toga y una túnica moradas, una silla de marfil y una cantidad de oro.

Cuando Gaia murió en 206 AC, sus hijos Masinisa y Oezalces se enfrentaron por la herencia. Durante la lucha, el principal rival de Masinisa, buscó refugio primero en Cartago y luego en Sifax, los cuales, naturalmente, enemistaron a Masinisa.

Animado por Asdrúbal, Sifax declaró la guerra a Masinisa y probablemente fue ahora cuando los dos acordaron una alianza matrimonial. Para Sifax, esta guerra tenía mucho sentido, dado el respaldo cartaginés y un enemigo debilitado. Para los cartagineses, sin embargo, debemos preguntarnos si la seguridad africana estaba mejor garantizada por una guerra en curso entre las tribus. Solo podemos suponer que creían que la seguridad del norte de África sería mejor servida por un reino númida fuerte, firmemente aliado con ellos, en lugar del habitual estado de guerra casi constante entre las tribus. Irónicamente, era la misma política que Roma iba a utilizar con tanta eficacia contra ellos.

Sifax y Masinisa se enfrentaron en la batalla, pero Masinisa fue derrotado y obligado a huir a las montañas. La política de Cartago pareció rendir grandes dividendos, con Sifax ganando fácilmente el control de masilos y uniendo a toda Numidia bajo su dominio. Masinisa fue reducido a la condición de bandido, siendo perseguido por Sifax o los cartagineses. Livio relata una narrativa romántica que involucra persecuciones dramáticas, escapes y escondites en cuevas.

Después de un período de tiempo indeterminado, Masinisa hizo un nuevo intento de recuperar su tribu, levantó un nuevo ejército de masilos y comenzó a atacar objetivos tanto de Sifax como de los cartagineses. Una vez más, Masinisa y Sifax se encontraron en la batalla y, una vez más, Masinisa fue derrotado y obligado a huir. Esta vez, sin embargo, huyó con los romanos y ofreció su lealtad a Escipión. Escipión en un momento decidió encarcelarlo, pero luego le liberó.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/publio-cornelio-escipion-el-africano-liberando-a-masinisa-1024x625.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/publio-cornelio-escipion-el-africano-liberando-a-masinisa-300x183.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/publio-cornelio-escipion-el-africano-liberando-a-masinisa-768x468.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/publio-cornelio-escipion-el-africano-liberando-a-masinisa-1536x937.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/publio-cornelio-escipion-el-africano-liberando-a-masinisa-2048x1249.png 2048w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/publio-cornelio-escipion-el-africano-liberando-a-masinisa-100x61.png 100w
Publio Cornelio Escipión el Africano liberando a Masinisa. Autor Giovanni Batista Tipolo

Escipión el Africano, tras su victoria en la batalla de Ilipa, envió a su amigo Cayo Lelio a ratificar la alianza con Sifax. Este rechazó ratificar cualquier tipo de trato si no era con el propio Escipión, lo que obligó al romano a navegar con dos quinquerremes a Numidia, lo que conllevaba un considerable riesgo. Se dice que ancló en el puerto al mismo tiempo que Asdrúbal Giscón, que regresaba a Cartago tras la derrota. Sin embargo, el barco de Escipión consiguió llegar a puerto antes de ser interceptado por los siete trirremes del cartaginés. Asdrúbal Giscón no se arriesgó a actuar contra el romano y violar el terreno neutral.

Cartago necesitaba a su nuevo aliado, y Asdrúbal Giscón ofreció la mano de su hija Sofonisba a Sifax, prometida a Masinisa desde el 206 AC. A partir de entonces, Sifax se convirtió en el más firme partidario de Cartago.
En vísperas de la invasión romana de África, la situación interna favorecía mucho a los cartagineses. Las dos principales tribus númidas habían sido unidas por Sifax, que estaba unido a los cartagineses.

Los romanos enviaron a Masinisa para realizar una revuelta en los masilos y socavar a Sífax.

En el 204 AC, los romanos desembarcaron en África y pusieron sitio a Útica. Las fuerzas combinadas del rey númida y Asdrúbal Giscón consiguieron romper el asedio a Útica, haciendo retroceder a Escipión. Sin embargo, el romano poco después derrotó a ambos en la batalla de los Grandes Campos. Mientras Escipión se concentraba en Cartago, Lelio y Masinisa persiguieron a Sifax hasta Cirta su capital.

Durante la persecución, el ejército de Sifax amenazó con desertar cuando el ejército de Lelio y Masinisa se acercaba a su línea de batalla. En un valiente intento de infundir moral a sus tropas, Sifax cargó solo contra la caballería romana. En el desesperado galope, su caballo, herido, le arrojó al suelo. El rey númida fue prendido inmediatamente por soldados romanos y llevado ante Masinisa. Las tropas de Sifax regresaron a la capital, que cayó poco después reclamada por Masinisa. Sifax fue entregado a Escipión el Africano como prisionero, muriendo en Tibur (actual Tívoli) hacia 203 AC.

En Cirta se encontraba la bellísima Sofonisba, que fue hecha prisionera por Masinisa y de la que seguía enamorado, esta le imploró que no la entregase como esclava a los romanos y si esto no le era posible, que la liberase con la muerte. El joven Masinisa ordenó el inmediato casamiento, pero sin darse cuenta de las consecuencias que dicha acción conllevaba. Cuando se presentó ante su general en jefe Escipión, este le recriminó su proceder y le ordenó que le entregase a la joven reina para ser llevada a Roma como esclava junto con el botín de guerra.

Pero Masinisa entre la orden de su comandante y la petición que le había hecho Sofonisba, decidió enviarle una copa con veneno, que ella con gran sentido de la dignidad y fortaleza de ánimo bebió, muriendo inmediatamente. Escipión sabía muy bien la capacidad de persuasión para implicar a Sifax en la causa cartaginesa y que podía seguir haciéndolo en el futuro como esposa de su aliado Masinisa.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-905x1024.png 905w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-265x300.png 265w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-768x869.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-1357x1536.png 1357w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-100x113.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac.png 1490w
Muerte de Sofonisba en el 203 AC. (1) Masinisa rey de Numidia ; (2) Sofonisba; (3) Publio Cornelio Escipión el Africano; (4) esclavo africano. Autor Adam Hook
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-1-1001x1024.png 1001w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-1-293x300.png 293w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-1-768x785.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-1-100x102.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-1.png 1498w
Muerte de Sofonisba en el 203 AC (1). Portada del libro Masinissa: Ally of Rome
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-2-966x1024.png 966w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-2-283x300.png 283w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-2-768x814.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-2-1449x1536.png 1449w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-2-100x106.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-sofonisba-en-el-203-ac-2.png 1498w
Muerte de Sofonisba en el 203 AC (2). Portada del libro Masinissa: Ally of Rome

Masinisa participó en la batalla de Zama con 6.000 jinetes, siendo decisiva su actuación. Tiqueo fue un líder númida perteneciente a la facción de Sifax. Tras la derrota y captura de este por los romanos, fue atraído a la órbita cartaginesa por Aníbal, acudió a su ayuda con 2.000 jinetes. En la batalla participaron 2.000 infantes ligeros, posiblemente númidas, y 80 elefantes que estaban con poca instrucción participando en la batalla de Zama, que se volvieron contra las tropas propias. Tiqueo murió en la batalla.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/masinisa-y-sus-guardias-antes-de-la-batalla-de-zama-en-el-202-ac-844x1024.png 844w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/masinisa-y-sus-guardias-antes-de-la-batalla-de-zama-en-el-202-ac-247x300.png 247w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/masinisa-y-sus-guardias-antes-de-la-batalla-de-zama-en-el-202-ac-768x932.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/masinisa-y-sus-guardias-antes-de-la-batalla-de-zama-en-el-202-ac-1265x1536.png 1265w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/masinisa-y-sus-guardias-antes-de-la-batalla-de-zama-en-el-202-ac-100x121.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/masinisa-y-sus-guardias-antes-de-la-batalla-de-zama-en-el-202-ac.png 1388w
Masinisa y sus guardias antes de la batalla de Zama en el 202 AC. (1) Masinisa, (2) y (3) guardias reales, uno lleva cota de malla y el otro linotorax. Autor Adam Hook
https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-5-1024x696.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-5-300x204.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-5-768x522.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-5-100x68.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2014/05/batalla-de-zama-202-ac-5.png 1730w
Batalla de Zama 202 AC (5). Carga de los elefantes de Aníbal que son atacados por los vélites romanos, unos pasan entre las filas romanas sin causar daño, otros son muertos y otros retroceden contra las líneas púnicas. Autor Peter Dennis

Tercera Guerra Púnica (149-146 AC)

Masinisa en pocos años había pasado de ser un príncipe de una tribu númida menor y un vasallo cartaginés a ser el rey de una Numidia unida. Gobernó Numidia durante los siguientes 50 años hasta su muerte en el 148 AC con más de 90 años. Pasó su reinado forjando a las dispares tribus númidas en un reino poderoso y unido. A su muerte, Numidia era, con mucho, el reino más fuerte del norte de África.

Durante su reinado se caracterizó por la lealtad total, o la aparente lealtad total, a Roma y sus intereses.

Las políticas de su reinado pueden desglosarse en los principios de consolidación y expansión. En términos de consolidación, se enfrentó a la unificación de las diversas tribus que formaban Numidia en un solo pueblo bajo un rey. Las dos tribus más grandes, los masesilos y los masilos habían sido rivales y enemigos tradicionales. Además, había varias tribus más pequeñas y principados en la región que debían quedar bajo su control. Bajo su liderazgo, la economía númida creció, las pocas ciudades, como su capital Cirta, se desarrollaron y floreció el comercio.

La evidencia más clara que tenemos de las actividades de Masinisa proviene de su política exterior y sus actividades relacionadas con Cartago.
Roma claramente tenía en mente la creación de una Numidia fuerte para mantener a Cartago bajo control. Masinisa claramente tenía en mente la conquista y eliminación de Cartago.

Del 201 al 151 AC, siguió una política constantemente antagónica hacia los cartagineses, pero lo hizo de tal manera que nunca incurriría en la ira de Roma. Su política fue de invasión constante, ya que el territorio cartaginés fue asaltado, sus ciudades costeras hostigadas y colonos colocados en sus territorios.

En respuesta, todo lo que Cartago podía hacer era apelar a Roma, ya que no podían emprender acciones directas contra Masinisa sin ser considerados en incumplimiento del tratado de paz con Roma, todo lo cual Masinisa conocía muy bien. Además, podía estar seguro de que su posición entre los romanos, y los Escipiones en particular, era alta.

De vez en cuando, el Senado se vio obligado a responder a las apelaciones de Cartago y enviar una comisión para investigar. Apiano afirma que se les dijo explícitamente a los comisionados que favorecieran a Masinisa, pero es poco probable que esto hubiera sido necesario.

Durante las guerras de Roma contra los galos (197-193 AC) y contra los ligures (194-153 AC), Masinisa envió jinetes para ayudar a los romanos.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/caballeria-ligera-numida-atacando-un-poblado-ligur-785x1024.png 785w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/caballeria-ligera-numida-atacando-un-poblado-ligur-230x300.png 230w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/caballeria-ligera-numida-atacando-un-poblado-ligur-768x1001.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/caballeria-ligera-numida-atacando-un-poblado-ligur-1178x1536.png 1178w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/caballeria-ligera-numida-atacando-un-poblado-ligur-100x130.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/caballeria-ligera-numida-atacando-un-poblado-ligur.png 1290w
Caballería ligera númida atacando un poblado ligur. (1) jefe númida herido, (2) y (4) jinetes númidas, el (4) esta saltando de un caballo a otro, (3) guerrero ligur. Autor Adam Hook

La primera comisión llegó tan temprano como en 193 AC y estaba encabezada por el mismo Publio Cornelio Escipión el Africano. No hace falta decir que la comisión falló a favor de los númidas. Así se estableció el tono para los siguientes 50 años.

Las principales disputas fronterizas estallaron en los años 182, 174 y 162 AC. Cada vez que se enviaba una comisión romana, esta fallaba a favor de Masinisa. Lenta y seguramente, por lo tanto, el territorio númida avanzaba y el territorio cartaginés se reducía.

Masinisa demostró además su utilidad como aliado romano al proporcionarles asistencia militar (elefantes y caballería) y grano durante la guerra de Numidia, para apoyar sus diversas guerras de este período, tanto en España como en Macedonia. Utilizó su generosidad para entrar en el escenario mediterráneo más amplio con donaciones de grano a la isla de Delos en la década del 160 AC, por lo que se erigieron estatuas en su honor. Además, estableció vínculos diplomáticos con Egipto, Bitinia y Rodas y su hijo Mastanabal fue admitido en los Juegos Panatenaicos en Grecia.

La primera comisión llegó tan temprano como en 193 AC y estaba encabezada por el mismo Publio Cornelio Escipión el Africano. No hace falta decir que la comisión falló a favor de los númidas. Así se estableció el tono para los siguientes 50 años.

Las principales disputas fronterizas estallaron en los años 182, 174 y 162 AC. Cada vez que se enviaba una comisión romana, esta fallaba a favor de Masinisa. Lenta y seguramente, por lo tanto, el territorio númida avanzaba y el territorio cartaginés se reducía.

Masinisa demostró además su utilidad como aliado romano al proporcionarles asistencia militar (elefantes y caballería) y grano durante la guerra de Numidia, para apoyar sus diversas guerras de este período, tanto en España como en Macedonia. Utilizó su generosidad para entrar en el escenario mediterráneo más amplio con donaciones de grano a la isla de Delos en la década del 160 AC, por lo que se erigieron estatuas en su honor. Además, estableció vínculos diplomáticos con Egipto, Bitinia y Rodas y su hijo Mastanabal fue admitido en los Juegos Panatenaicos en Grecia.

En la década del 150 AC, parece que las incursiones númidas en territorio cartaginés habían aumentado en frecuencia, quizás motivadas por la edad avanzada de Masinisa. Aunque no se sabe con certeza cuáles eran sus ambiciones últimas, sería sorprendente que no incluyeran la anexión de Cartago. Este último paso requeriría una planificación muy cuidadosa si quería evitar una ruptura con Roma. Sin embargo, un signo claro de esta ambición fue el desarrollo entre la élite cartaginesa de una facción pronúmida, junto con facciones prorromanas y nacionalistas.

Aunque la cronología de los acontecimientos es confusa, parece que a finales de la década del 150 AC, los númidas se adentraron en las Grandes Llanuras alrededor de Cartago, ocupando temporalmente una parte considerable de ellas. Como de costumbre, se enviaron comisiones senatoriales romanas para arbitrar, en el 153 AC y nuevamente en el 152 AC. Ambos fueron particularmente notables. La comisión de 153 AC. incluyó al anciano Marco Porcio Catón (el Viejo) quien, teniendo un prejuicio romano tradicional, vio la situación como prueba de un peligroso ascenso del poder cartaginés, en lugar de uno númida. Aparentemente, esto condujo a las declaraciones entonces infames de Catón cada vez que hablaba en el Senado finalizaba diciendo “Carthago delenda est” (Cartago debe ser destruida).

Obviamente, las incursiones fronterizas y las disputas continuaron, ya que en el 152 AC, llegó otra comisión senatorial, esta vez incluyendo a Publio Cornelio Escipión Nasica. Rompiendo tanto con la tradición romana como con la escipiónica, falló a favor de Cartago.

Además, de regreso en Roma, intentó contrarrestar la influencia de Catón defendiendo la preservación de Cartago. Solo se puede suponer que, a diferencia de Catón, vio el verdadero poder en ascenso en la región. Esto fue seguido en 151 AC por el pago final de reparación de guerra hecho por Cartago a Roma, que tuvo dos posibles efectos.

En primer lugar, puede haber creado la sensación entre la élite cartaginesa de que su obligación con Roma era clara y que estaban libres de todo vínculo (que incluía los de no ir a la guerra sin la autorización de Roma). En segundo lugar, pudo haber creado un sentimiento similar en la mente de Masinisa de que Cartago ya no estaba bajo la protección de Roma, una vez que la deuda había sido saldada. En cualquier caso, era indicativo que dentro de un año desde el final de las reparaciones de guerra de Cartago, estallaría una guerra abierta entre Numidia y Cartago.

Guerra númida-cartaginesa (151-150 AC)

Cuando estalló la guerra, la causa inmediata fue la facción pro-númida de la élite cartaginesa. Quizás animada por el cumplimiento de sus obligaciones con Roma, la facción nacionalista expulsó a los pro-númidas de la ciudad, lo que ocurrió en el 152/151 AC. Estos hombres, naturalmente, fueron directamente a Masinissa, quien vio su oportunidad de explotar la situación y exigió su reincorporación. Apiano lo describe: Masinissa envió a dos de sus hijos, Gulasa y Micipsa a Cartago como enviados, quienes, después de ser rechazados, fueron atacados por elementos anti-numidas en Cartago. Aunque sobrevivieron, le dio a Masinisa la excusa perfecta para la guerra y puso sitio a la ciudad de Oroscopa.

En respuesta, los cartagineses, que habían sido hostigados durante décadas por Masinisa y se les había negado la oportunidad de tomar represalias, y ahora tal vez creyéndose libres de Roma, levantaron un ejército de 25.000 infantes y 400 de caballería y declararon la guerra a Masinisa. Fueron dirigidos por Asdrúbal el Boetarca, que marchó hacia las posiciones númidas, con la esperanza de enfrentarse a Masinisa en la batalla. En el camino recibieron un impulso con la incorporación de 6.000 jinetes númidas dirigidos por dos jefes númidas, Asasis y Suba, que se habían peleado con los hijos de Masinisa. Con lo que sus fuerzas se elevaron a 31.500 efectivos. Apiano afirma que ambas fuerzas totalizaron 110.000 hombres, lo que sitúa a las fuerzas númidas en 80.000 hombres (que es claramente demasiado alto).

Asdrúbal, animado con estas tropas de refuerzo, aproximó su campamento al enemigo, obteniendo una ligera ventaja en diversas escaramuzas.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/caballeria-numida-1024x701.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/caballeria-numida-300x205.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/caballeria-numida-768x526.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/caballeria-numida-1536x1051.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/caballeria-numida-100x68.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/caballeria-numida.png 2035w
Caballería númida. Autor Giuseppe Rava

Masinisa, con la intención de tenderle una emboscada, se retiró poco a poco para dar la impresión de que estaba huyendo. Este repliegue lo efectuó hasta llegar a una gran llanura desierta, rodeada por todos lados de colinas y precipicios. Luego retrocedió y fijó su campamento en campo abierto; Asdrúbal, por su parte, ocupó las colinas al considerarlas una posición más sólida. Ambos contendientes se dispusieron a entablar combate al día siguiente.

La batalla se prolongó durante todo el día sufriendo numerosas bajas en ambos bandos. Al caer la noche cesaron los combates con cierta ventaja de Masinisa. Al regresar del campo de batalla se encontró con Escipión al que recibió con cordialidad debido a la gran amistad que había tenido con su abuelo. Al enterarse los cartagineses de la presencia en el campamento cartaginés de Publio Cornelio Escipión Emiliano (nieto de El Africano), había ido a Numidia para conseguir elefantes para la guerra en España, le pidieron que gestionara una reconciliación con Masinisa.
Se concertó una tregua en la que se reunieron ambas partes. La propuesta cartaginesa era la cesión de la ciudad de Emporion (Ampurias) y el pago inmediato de 200 talentos de plata y 800 en un plazo posterior. Pero cuando el rey solicitó la devolución de los desertores (las tropas de Asasis y Suba) los cartagineses se levantaron de la mesa de negociaciones sin mediar palabra.
Masinisa rodeó con un foso la colina en la que estaba el campamento cartaginés con el objetivo de cortar la entrada de suministros. Las zonas en las que se hubieran podido conseguir estaban muy alejadas de la región a la que el númida los había atraído, tanto que el rey a duras penas había logrado acarrear hasta allí un poco de alimento desde gran distancia.

Asdrúbal, estudiando la situación, pensaba que podía abrir una brecha en el cerco con su ejército, relativamente intacto por el momento. Sin embargo, después de hacer un recuento de las provisiones se dio cuenta de que tenía más que Masinisa y que podía aguantar más tiempo. Decidió mantenerse a la espera de un ataque precipitado por parte del rey.

Por otro lado, había recibido noticias de que una delegación romana se encontraba en camino con el objeto de establecer una paz negociada. Lo que Asdrúbal ignoraba era que los embajadores romanos llevaban órdenes de que si Masinisa resultaba vencido, entonces debían arbitrar para resolver las diferencias, pero si tenía ventaja en los combates debían espolearlo más.
Sin embargo, lo que no se pudo lograr en el campo de batalla se logró durante la espera, cuando el hambre y la pestilencia arrasaron el campamento cartaginés, destruyendo sus fuerzas. Al no tener otra opción, Asdrúbal aparentemente aceptó los términos de la paz.

Curiosamente, los términos de Masinisa fueron entregar los desertores y otros 50 años de reparaciones de guerra (por un total de 5.000 talentos de plata), esta vez pagaderos a él, así como el regreso de los desertores y muy probablemente los territorios alrededor de la ciudad de Emporium. Con el trato aparentemente acordado, Asdrúbal luego hizo marchar a sus sobrevivientes de regreso a Cartago, cuando Gulasa, uno de los hijos de Masinisa, los atacó con su caballería. Se produjo una masacre que provocó la muerte de Asdrúbal y los supervivientes del ejército cartaginés. Apiano sitúa las pérdidas cartaginesas totales en 58.000, posiblemente a los 25.400 iniciales que salieron de la ciudad, se les fueron añadiendo otros 27.000 hombres adicionales.

Después de sufrir el desastre militar a manos de Masinisa, y por temor a que Roma tuviera un pretexto para la guerra; los cartagineses condenaron a muerte a Asdrúbal (aunque no lograron ejecutarlo) y a Cartalón, así como a todos los comandantes que estuvieron implicados en el ataque a Masinisa, y a los principales miembros del partido militar.

Para Masinisa, a pesar de la forma en que se obtuvo, su victoria fue total. El ejército de Cartago había sido destruido, se había ganado territorio adicional y Cartago entonces estaba en deuda con él en términos de reparaciones de guerra. Claramente, Cartago estaba firmemente en su esfera, no en la de los romanos.

El territorio cartaginés había quedado restringido a una franja costera (que luego se convertiría en la provincia romana de África) con Numidia dominando las llanuras de Libia.

Sin embargo, su victoria duró poco, ya que los acontecimientos en Roma pronto lo superaron. Como era habitual en estos casos, la mayoría del Senado vio en esta guerra una prueba de la renovada amenaza de Cartago, no de los númidas, y a pesar de Escipión Nasica, el clamor por acabar con Cartago de una vez por todas fue demasiado grande.

Creyendo que de esta manera apaciguarían a los romanos, se envió una embajada para acusar a estos hombres y al propio Masinisa de haber llegado a un conflicto armado. Sin embargo, cuando uno de los senadores preguntaron a los embajadores por qué no habían condenado a los culpables al comenzar el ataque, en lugar de hacerlo tras la derrota; y por qué no les habían enviado embajadores antes, en vez de hacerlo entonces, no supieron dar respuesta.

Se envió otra embajada en la que el gobierno cartaginés, en un intento de salvar la ciudad de su destrucción, decidió rendirse incondicionalmente. Se entregaron 300 niños, hijos de los principales dirigentes de la ciudad, como rehenes a cambio de garantizar a Cartago su independencia y el mantenimiento de sus territorios. También como condición se debían cumplir las decisiones de los cónsules una vez se hubiesen asentado estos en suelo africano.

El ejército romano con más de 80.000 infantes y 4.000 jinetes desembarcó en Útica. Los cónsules exigieron la entrega de toda la flota y armas de asedio de la ciudad, lo que cumplió inmediatamente. Los púnicos entregaron 200.000 equipos individuales para soldados y 2.000 catapultas y balistas. Pero cuando se dio como nueva exigencia el traslado de la ciudad fenicia a 15,5 km (80 estadios) tierra adentro y la destrucción de su antigua localización. Los cartagineses se negaron, ya que significaba perder su dominio marítimo y comercial junto con su identidad cultural, por lo que comenzó el asedio.

La declaración de guerra romana y la destrucción que siguió debieron ser un duro golpe para Masinisa y sus planes. Da la casualidad de que no vivió para ver la destrucción de Cartago en 146 AC, por Publio Cornelio Escipión Emiliano, quien tomó el título de Africano de su abuelo como recompensa por la matanza que siguió. La ciudad fue destruida y los supervivientes vendidos como esclavos, aunque no se sembró sal entre las ruinas, a pesar de los informes modernos.

Si bien la guerra se ha visto con frecuencia desde la perspectiva romana, se ha pensado poco en la de Numidia. Para Masinisa, el desenlace de la guerra deshizo décadas de trabajo. El territorio cartaginés restante se convirtió en una provincia romana, estableciendo una presencia romana permanente en el norte de África, controlando las rutas comerciales del Mediterráneo. Aunque no vivió para ver esto, muriendo alrededor del 148 AC.

Asentamiento romano del norte de África

Con la destrucción de la ciudad de Cartago, el territorio cartaginés era una pequeña franja costera centrada en los pocos pueblos y ciudades costeras que quedaban, la mayor de las cuales era Útica.

Si los romanos se retiraban, el resto del norte de África sería anexado por Numidia, que había demostrado ser una fuerza poderosa en la región. Además, la muerte de Masinisa había eliminado al aliado más incondicional de Roma en la región. En el fondo de las mentes romanas debieron haber estado los primeros atisbos del monstruo que habían creado. Su muerte también les había brindado una gran oportunidad para detener a Numidia en seco. A su muerte, Masinisa había hecho a Escipión el albacea de su testamento.

https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-masinisa-rey-de-numidia-en-el-148-ac-1024x596.png 1024w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-masinisa-rey-de-numidia-en-el-148-ac-300x175.png 300w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-masinisa-rey-de-numidia-en-el-148-ac-768x447.png 768w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-masinisa-rey-de-numidia-en-el-148-ac-1536x893.png 1536w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-masinisa-rey-de-numidia-en-el-148-ac-100x58.png 100w, https://imagenes.arrecaballo.es/wp-content/uploads/2022/01/muerte-de-masinisa-rey-de-numidia-en-el-148-ac.png 2044w
Muerte de Masinisa rey de Numidia en el 148 AC. Escipión el en el lecho de muerte Africano es nombrado albacea de su testamento

Esto en sí mismo no es sorprendente dados los fuertes lazos de amistad y clientela que existían entre los Escipiones y Masinisa. Parece que habría tres herederos principales: sus hijos Micipsa, Gulasa y Mastanabal. Apiano afirma que eran los únicos hijos legítimos.

No están claras cuáles fueron las instrucciones exactas de Masinissa y hasta dónde las siguió Escipión. Livio afirma que Masinisa dejó su reino indiviso a su muerte, obviamente temiendo un regreso a la situación anterior a la Segunda Guerra Púnica. Tanto Apiano como Zonaras detallan la división de Numidia por parte de Escipión.

Lo que surgió fue una división tripartita del poder sobre un reino aparentemente unido. Según Apiano, Micipsa, como el mayor recibió la capital Cirta y el palacio real, Gulusa fue puesto a cargo de los ejércitos de Numidia y Mastanabal fue puesto a cargo del poder judicial. Así Escipión dejó Numidia con tres gobernantes conjuntos, cada uno con su propia esfera de influencia: política, militar y judicial.

La precisión con la que Apiano informó esta división está abierta a dudas y no se sabe si hubo alguna división territorial que la acompañara, especialmente dados los eventos del 118 AC, cuando Numidia se dividió en partes iguales entre los tres hijos. En cualquier caso, está claro que el poder de los númidas se vio debilitado por este acuerdo tripartito, una situación que convenía perfectamente a Roma. Con la creación de la provincia romana del norte de África, el poder númida se redujo aún más.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2022-01-24. Última modificacion 2022-06-19.
Valora esta entrada