Edad Media Cruzadas Bálticas Cruzada contra los curonianos y semigalianos (1201-90)

Cargando anuncio...

Antecedentes

Ya en 1.201 los curonianos comenzaron a luchar contra los cruzados atacando repetidamente Riga en 1.201 y en 1.210 el ataque fue tan importante que la ciudad estuvo a punto de caer, llegaron del mar como los vikingos, pero fueron rechazados finalmente. Sin embargo el obispo Alberto estaba considerando que Curonia estaba en la esfera de influencia del rey Valdemar II de Dinamarca y no se inició ninguna campaña a gran escala contra ellos.

Los curonios atacando Riga desde el mar en 1.210

El 20 de agosto de 1.228, los curonianos junto con los semigalianos atacaron el monasterio de Daugavgriva y mataron a todos los monjes que había en el interior. Los cruzados tomaron represalias al año siguiente realizando una incursión en tierras curonias, matando gente y quemando los campos de cultivo, lo que causó una hambruna. Debido a la falta de alimentos, los curonianos se vieron obligados a prometer convertirse al cristianismo y aliarse con los cruzados. En este mismo año, es decir, 1.229. El obispo Alberto murió dejando a sus súbditos la misión de continuar.

En 1.230 las tierras de Cursa fueron obligados a firmar un acuerdo con los cruzados. Este acuerdo fue firmado por el Dome Capitolio de Riga, Hermanos de la Espada, y el Ayuntamiento de Riga y los ancianos curonios. Por este acuerdo estaban obligados a bautizarse, pagar tributo a Riga y tomar parte en la guerra contra los paganos. El acuerdo no le daba ningún derecho a los cruzados sobre los curonios. Con la llegada de Balduino de Alna, vicelegado papal, se anuló este acuerdo y concluyó uno nuevo el 28 de diciembre con el gobernante de Lamekin, en el centro de Curonia, por el que se bautizó y entregó su reino en manos del papado. Esto enfadó a los cruzados que querían la tierra para ellos mismos. Por lo que los alemanes se quejaron de él a la Curia Romana, y en 1.234 el Papa Gregorio IX, cesó a Balduino como su delegado. Balduino fue fue relevado por Wilhelm de Modena, que era más amigable para los cruzados y concedió un tercio de la tierra a la Orden.

Batalla de Saule o del Sol (1.236)

Bajo la dirección del maestro Volkwin, la Orden estaba haciendo frente a la falta de recursos financieros, la disminución de la mano de obra, y la mala reputación. La Orden estaba en conflicto con el papado bajo el Papa Gregorio IX y el emperador del Sacro Imperio, dos de sus mayores partidarios, sobre Estonia. Sin embargo, el 19 de febrero, 1.236, el Papa Gregorio IX emitió una bula papal por la que declara una cruzada contra Lituania. Volkwin puso su objetivo en Samogitia (Lituania de las Tierras Bajas), planeaba conquistar la costa del mar Báltico y conectar con los caballeros teutónicos en Prusia. La Orden quería seguir expandiéndose a lo largo del río Daugava y era un poco reacia a marchar contra Samogitia. En el otoño de 1.236 un grupo de cruzados llegaron de Holstein, que exigieron ser conducidos a la batalla, Volkwin reunió a una gran fuerza de 110 caballeros, unos 500 sargentos montados, 700 mercenarios y 400 alemanes de distintas procedencias, 1.500 nativos en total unos 3.500 efectivos, que incluía tropas de la república de Pskov, livonios, latgalianos, y estonios.

Batalla de Saule 1236.

Los caballeros marchaban hacia el sur hacia Samogitia, asaltando y saqueando poblados locales. Los lugareños tenían sólo unos pocos días para reunir tropas para la defensa. A su regreso hacia el norte de los caballeros, sin embargo, se encontraron con un grupo determinado de samogitianos (unos 4.500) en un cruce de río. No dispuesto a correr el riesgo de perder sus caballos en el pantano, los de Holstein se negaron a luchar a pie, lo que obligó a los caballeros a montar el campamento para pasar la noche. A la mañana siguiente, 22 de septiembre día de San Mauricio, las principales fuerzas paganas, posiblemente dirigidas por el duquee Vykintas, llegaron al campamento. La caballería ligera lituana comenzó a arrojar jabalinas, que eran muy eficaces contra la caballería pesada de Livonia difícil de manejar. El terreno pantanoso era ventajoso para los paganos con sus equipos más ligeros. La masacre de las tropas cristianas, incluyendo el propio Volkwin, sembró la confusión en las filas de los livonios. Las fuerzas nativas con armas ligeras, bajo el mando de los hermanos pronto huyeron de la batalla. Los cruzados y caballeros al verse solos intentaron huir a Riga fueron supuestamente muertos por los samogitianos. Las bajas fueron de unos 50 caballeros muertos y unos 2.000 infantes, los samogitianos perdieron unos 1.200.

Batalla de Saule 1236. Caída y muerte del maestre Volkwin

Batalla de Saule 1236. Muerte del maestre livonio Volkwin. Autor FritzVicari

Después de la batalla los restos de la orden de Livonia se incorporaron, junto con sus posesiones, a la Orden Teutónica, conservando sus uniformes y distintivos, pasando a llamarse Orden de Livonia.

Batalla de Skoudas (1.259)

Después de la destrucción de la Orden de los Hermanos de la Espada en el 1.236, la orden teutónica tomó el control de todas las operaciones de los cruzados en tierras de Letonia. La nueva Orden de Livonia reinició su guerra contra curonios que disfrutaban de las libertades que el legado del Papa les había concedido. Los curonios se revelaron y fueron aplastados, Curania se dividió de nuevo entre el episcopado de Curonia y la Orden de Livonia.

En 1.242, bajo la dirección del maestro de la Orden de Livonia Andrés de Groningen los cruzados habían comenzado la conquista militar de Curonia. Derrotaron a los curonios tan al sur como Embute cerca de la frontera con la Lituania contemporánea y fundaron la fortaleza principal de Kuldīga. Papa Inocencio IV concedió en 1.245 a la Orden de Livonia dos tercios de los territorios conquistados y un tercio al Obispado de Curonia.

La Orden de Livonia había estado luchando contra los samogitianos desde 1253, cuando Mindaugas fue coronado como rey de Lituania y transfirió partes de Samogitia a la Orden. Los samogitianos no reconocieron la transferencia y lucharon por su independencia. Para los caballeros, Samogitia era una región de importancia estratégica, ya que separa físicamente a sus ramas de Prusia y Livonia. En 1257, los samogitianos realizaron una incursión contra la Memel quemando la ciudad y asesinando a 12 caballeros, pero sin conseguir el castillo de Memel que era de nueva construcción (Klaipeda), se firmó una tregua de dos años.

Una vez que expiró la tregua, los samogitianos con una fuerza de unos 3.000 hombres, invadieron Curlandia. Este ataque pudo haber sido provocada por Mindaugas, ya que concedió Samogitia en su totalidad a la Orden el 7 de agosto de 1.259, mientras buscaba aliados contra la Horda de Oro que estaban saqueando las tierras lituanas en el invierno de 1.259. Mientras que los samogitianos saqueaban Curlandia, los caballeros de Kuldīga solicitaron refuerzos a Klaipeda. Reunieron una fuerza de caballeros y curonios, y persiguieron a los samogitianos, cuando marchaban de vuelta a casa con el botín. Los alcanzaron cerca de Skuodas, y se entabló la batalla. Durante la misma, los curonios no resisten la presión de los samogitianos y se retiraron del campo de batalla dejando a los caballeros expuestos, pereciendo 33 caballeros.

Inspirado por el éxito, los samogitianos organizaron casi inmediatamente otra incursión en Curonia. Esta vez el gran maestre Burchard von Hornhausen mandó a los caballeros de la Orden. Sin embargo, los caballeros fueron cuidadosos para evitar una emboscada mientras los samogitianos decidieron no participar en una batalla campal. Retirándose ambos.

Batalla de Durbe (1.260)

El éxito de los samogitianos, animó a los semigalianos a rebelarse. Los caballeros intentaron fortalecer su posición estratégica y atacaron Tervete (Terwerten) con la esperanza de convertir el puesto avanzado semigaliano en un castillo teutónico. Cuando el ataque fracasó, construyeron una fortaleza en alrededores Dobele (Doblen) y Georgenburg (posiblemente la actual Jurbarkas) en Samogitia. Los Semigalianos atacaron Dobele, pero, debido a las malas tácticas de asedio, sufrieron fuertes bajas. Los samogitianos no atacaron directamente Georgenburg pero construyó una fortaleza en las cercanías, cortando el castillo sus suministros y acosando continuamente la guarnición.

Burchard von Hornhausen gran Maestre de la Orden, organizó un gran ejército para una campaña contra los samogitianos. El 25 de enero de 1.260, los caballeros obtuvieron una bula del Papa Alejandro IV para bendecir la cruzada y concluyeron un tratado de paz con Siemowit I de Mazovia. Los ejércitos de las órdenes Teutónica y de Livonia, y sus aliados entre los que había daneses, suecos y prusianos, se reunieron en el castillo de Memel, tenían previsto levantar el asedio del fuerte de Georgenburg. Sin embargo, se enteraron de que una gran fuerza samogitiana estaba asolando Curonia, y los caballeros decidieron marchar hacia la actual Letonia para detener los samogitianos. Los enemigos se reunieron en la orilla sur del lago Durbe. Los samogitianos dirigidos por Alminas disponían de unos 4.000 efectivos, y los cruzados unos 6.000 de los cuales 190 eran caballeros.

Los caballeros estaban plagados de desacuerdos internos. Por ejemplo, los daneses de Estonia se negaban a desmontar de sus caballos pesados, que no estaban bien adaptados para la batalla en el terreno pantanoso. Cuando la batalla comenzó, los curonios locales abandonaron a los caballeros porque los caballeros no estaban de acuerdo en liberar cualquier curonio capturado del campamento de los samogitianos. Peter von Dusburg incluso alegó que los curonios atacarían a los caballeros por retaguardia. Los estonios y otros aliados locales pronto siguieron el ejemplo Istmo y abandonaron los caballeros.

Los cruzados cuyo número había quedado muy reducido, fueron rodeados y sufrieron grandes pérdidas. Unos 150 caballeros perecieron junto con cientos de caballeros seculares y soldados de bajo rango.

Batalla de Durbe 1260. Los samogitianos dirigidos por Alminas derrotan a los cruzados. Autor Vincas Norkus

Después de la batalla y aprovechando la debilidad de los cruzados, los curonios, junto con los samogitianos, atacaron los castillos teutónicos oeste del río Venta. El 3 de febrero 1.261, en su camino de regreso, los paganos derrotaron nuevamente a los caballeros cerca Lielvārde (Lennenwarden), matando a 10 caballeros.

Batalla de Aizkraukle o de Ascheraden (1.279)

En 1.263, Treniota asesinó a Mindaugas y usurpó el trono de Lituania, y la nación se volvió al paganismo. La inestabilidad subsiguiente impidió que el Gran Ducado de Lituania pudiese aprovecharse al máximo del debilitamiento de las órdenes, sin embargo, mientras éstas estaban ocupadas reconquistar territorios rebeldes y no representaban ningún peligro para Lituania.

En 1.265, la Orden construyó un castillo de piedra en Jelgava, sobre el río de Lielupe en tierras controladas por Traidenis, tenía una gran importancia estratégica, se convirtió en la principal base militar de las cruzadas contra semigalianos, evitando el apoyo de Traidenis a los mismos.

Traidenis sitió el castillo durante un mes, pero no logró capturarlo. Se firmó un tratado de paz por el que Traidenis podía concentrarse en su guerra con Galicia-Volhynia, y los cruzados se dedicaron a reprimir el levantamiento curonio, los cruzados finalmente subyugaron los curonianos en 1.267, y concluyó el tratado de paz que estipulaba las obligaciones y los derechos de los rivales derrotados.

Las regiones del sur invictas en sus territorios (Ceklis y Megava) se unieron al el gobierno del gran ducado de Lituania.

Caballeros de la orden de Livonia con caballeros de la orden Teutónica

Los cruzados respondieron en febrero de 1.279, con una cabalgada o chevauchée en territorio lituano. El ejército cruzado incluía hombres de la Orden de Livonia, del arzobispado de Riga, daneses de Estonia, y aliados curonianos y semigalianos. En el momento de la campaña, Lituania estaba sufriendo una hambruna y Sirputis hermano de Traidenis estaba asolando las tierras polacas alrededor de Lublin. El ejército cruzado llegó hasta Kernavė, el centro de las tierras de Gran Duque. Los lituanos no ofrecieron ninguna resistencia abierta, lo que les permitió saquear muchos pueblos. En su camino de regreso a casa los caballeros fueron seguidos por una pequeña fuerza de Traidenis.

Cuando los enemigos se acercaron Aizkraukle, el gran maestre envió la mayor parte de los guerreros aliados a su casa con su parte del botín. Al día siguiente 5 de marzo, los lituanos atacaron. Los lituanos lograron una victoria decisiva, en la que perecieron 71 caballeros junto con el gran maestre Ernesto von Rassburg y el jefe de los daneses Eilart Hoberg. Fue la segunda mayor derrota de los cruzados en el siglo XIII.

La Orden decidió elegir a un gran maestre de los Caballeros Teutónicos para que cualquier ataque futuro se llevara a cabo de forma simultánea desde el oeste y el desde el norte de forma conjunta.

Los semigalianos bajo el duque Nameisis se rebelaron una vez más y se sometieron a la protección de Traidenis, gran duque de Lituania.

Ataques semigalianos a Riga

Fuerzas semigalianas bajo el duque Nameisis atacaron sin éxito la ciudad de Riga en 1.280, en respuesta alrededor de 14.000 cruzados sitiaron el castillo de Turaida en 1.281. Para conquistar los castros semigalianos restantes, Villekin de Endorpe gran Mestre de la Orden, construyó un castillo llamado Heiligenberg justo al lado del castillo Tervete en 1287.

En marzo 1.287 los semigalianos hicieron otro intento de conquistar Riga, unos1.400 semigalianos atacaron la fortaleza de los cruzados en Ikšķile y saquearon las tierras cercanas. Casi inmediatamente después del ataque, el maestro de la Orden de Livonia, Willekin von Endorp, decidió invadir Semigalia en venganza. El ejército cruzado consistía en caballeros de la Orden, las unidades de los ciudadanos de Riga y un número desconocido de aliados livonios y latgalianos. El ejército cruzado perdió su pista y vagó durante unos días a través de bosques y pantanos en Semigalia. Por último, el 26 de marzo, acamparon cerca del río Garoza. Sin embargo, los cruzados fueron seguidos por los exploradores semigalianos, por lo que la ubicación de su campamento pronto llegó a conocimiento de las principales fuerzas semigalianas.

Ataque de los semigalianos durante las cruzadas Bálticas

A la mañana siguiente, el ejército semigaliano atacó a los cruzados por sorpresa. En un primer momento, consiguieron contenerles con mayor o menor éxito, pero poco a poco los semigalianos ganaron la iniciativa y lograron rodear las fuerzas de los cruzados. Muchos de los caballeros fueron muertos y muchos más, incluyendo un gran número de aliados, fueron hechos prisioneros. Sólo unos pocos caballeros lograron volver a Riga. Entre las víctimas se encontraban el gran maestre de la Orden y al menos 35 caballeros, tambien el comandante semigaliano.

El nuevo gran maestre de la Orden, Cuno Haciginstein organizó la última campaña contra los semigalianos en 1.289 y 1.290, siendo conquistados los castros de Dobele, Rakte y Sidarbe y la mayoría de los guerreros semigalianos supervivientes se unieron a los samogitianos y a las fuerzas lituanas.

Entrada creada originalmente por Arre caballo! el 2017-08-02. Última modificacion 2017-08-02.